Successfully reported this slideshow.
We use your LinkedIn profile and activity data to personalize ads and to show you more relevant ads. You can change your ad preferences anytime.
Upcoming SlideShare
POEMAS CORTOS 3
Next
Download to read offline and view in fullscreen.

0

Share

Download to read offline

Alfredo espino 3 poemas y mas

Download to read offline

Poemas de Alfredo Espino y otros autores Salvadoreños

Related Books

Free with a 30 day trial from Scribd

See all
  • Be the first to like this

Alfredo espino 3 poemas y mas

  1. 1. ALFREDO ESPINO 1. El Nido Es porque un pajarito de la montaña ha hecho, en el hueco de un árbol, su nido matinal, que el árbol amanece con música en el pecho, como que si tuviera corazón musical. Si el dulce pajarito por entre el hueco asoma, para beber rocío, para beber aroma, el árbol de la sierra me da la sensación de que se le ha salido, cantando, el corazón. 2. Árbol De Fuego Son tan vivos los rubores de tus flores, raro amigo, que yo a tus flores les digo: "Corazones hechos flores". Y a pensar a veces llego: Si este árbol labios se hiciera... ¡ah, cuánto beso naciera de tantos labios de fuego...! Amigo: qué lindos trajes te ha regalado el Señor; te prefirió con su amor vistiendo de celajes... Qué bueno el cielo contigo, árbol de la tierra mía... Con el alma te bendigo, porque me das tu poesía... Bajo un jardín de celajes, al verte estuve creyendo que ya el sol se estaba hundiendo adentro de tus ramajes.
  2. 2. 3. Los ojos de los bueyes ¡Los he visto tan tristes, que me cuesta pensar cómo siendo tan tristes, nunca puedan llorar! … Y siempre son así: ya sea que la tarde los bese con sus besos de suaves arreboles, o que la noche clara los mire con sus soles, o que la fronda alegre con su sombra los guardo. . Ya ascendiendo la cuesta que lleva al caserío. entre glaucas hileras de cafetos en flor… o mirando las aguas de algún murmurador arroyuelo que corre bajo un bosquesombrío. ¿Qué tendrán esos ojos que siempre están soñando y siempre están abiertos?… ¡Siempre húmedos y vagos y sombríos e inciertos, cual si siempre estuviesen en silencio implorando! Una vez, en la senda de una gruta florida yo vi un buey solitario que miraba los suelos con insistencia larga, como si en sus anhelos fuera buscando, ansioso, la libertad perdida… Y otra vez bajo un árbol y junto a la carreta cargada de manojos, y más tarde en la hondura de una limpia quebrada, y en la inmensa llanura, y a la luz de un ocaso de púrpura y violeta ¡Siempre tristes y vagos los ojos de esos reyes que ahora son esclavos! Yo no puedo pensar cómo, siendo tan tristes, nunca puedan llorar los ojos de los bueyes… 4. Ascensión ¡Dos alas!... ¿Quién tuviera dos alas para el vuelo? Esta tarde, en la cumbre, casi las he tenido. Desde aquí veo el mar, tan azul, tan dormido, que si no fuera un mar, ¡Bien sería otro cielo!... Cumbres, divinas cumbres, excelsos miradores... ¡Que pequeños los hombres! No llegan los rumores de allá abajo, del cieno; ni el grito horripilante con que aúlla el deseo, ni el clamor desbordante de las malas pasiones... Lo rastrero no sube:
  3. 3. ésta cumbre es el reino del pájaro y la nube... Aquí he visto una cosa muy dulce y extraña, como es la de haber visto llorando una montaña... el agua brota lenta, y en su remanso brilla la luz; un ternerito viene, y luego se arrodilla al borde del estanque, y al doblar la testuz, por beber agua limpia, bebe agua y bebe luz... Y luego se oye un ruido por lomas y floresta, como si una tormenta rodara por la cuesta: animales que vienen con una fiebre extraña a beberse las lágrimas que llora la montaña. Va llegando la noche. Ya no se mira el mar. Y que asco y que tristeza comenzar a bajar... (¡Quién tuviera dos alas, dos alas para un vuelo! Esta tarde, en la cumbre, casi las he tenido, con el loco deseo de haberlas extendido ¡Sobre aquél mar dormido que parecía un cielo!) Un río entre verdores se pierde a mis espaldas, como un hilo de plata que enhebrara esmeraldas... 5. Cañal en flor Eran mares los cañales que yo contemplaba un día (mi barca de fantasía bogaba sobre esos mares). El cañal no se enguirnalda como los mares, de espumas; sus flores más bien son plumas sobre espadas de esmeralda... Los vientos-niños perversos- bajan desde las montañas, y se oyen entre las cañas como deshojando versos... Mientras el hombre es infiel, tan buenos son los cañales,
  4. 4. porque teniendo puñales, se dejan robar la miel... Y que triste la molienda aunque vuela por la hacienda de la alegría el tropel, porque destrozan entrañas los trapiches y las cañas... ¡Vierten lagrimas de miel!
  5. 5. ESCRITORES SALVADOREÑOS Claudia Lars Carmen Brannon Vega (verdadero nombre), nació en Armenia, Sonsonate, El Salvador, el 20 de diciembre de 1989. Es la escritora salvadoreña que ha alcanzado un mayor reconocimiento nacional por su alta calidad y depurado lirismo. Publicó en Repertorio Americano, dirigido por aquellos años por el escritor costarricense Joaquín García Monge y en Zig-zag, de Chile. Siempre se le ha situado a la par de Gabriela Mistral, con quien mantuvo estrecha amistad, y Juana de Ibarborou. Fue por largos años directora de la Revista Cultura del Ministerio de Educación. Obtuvo diversos premios, entre ellos cabe destacar: el del Cuarto Centenario de la Ciudad de San Salvador, Certamen nacional de Cultura y los Juegos Florales de Quezaltenango. Obra publicada: Estrellas en el pozo, 1934; Canción redonda, 1937; La casa de vidrio, 1942; Romances de norte y sur, 1946; Sonetos, 1947; Ciudad bajo mi voz, 1947; Donde llegan los pasos, 1953; Escuela de pájaros, 1955; Fábula de una verdad, 1959; Tierra de infancia, 1958; Canciones, 1960; Girasol; Presencia en el tiempo, 1962; Sobre el ángel y el hombre, 1963; Del fino amanecer, 1966; Nuestro pulsante mundo, 1969; Obras escogidas, (selección de Matilde Elena López), 1973- 1974; Poesía última, 1975; Sus mejores poemas ( selección de David Escobar Galindo), 1976; Poesía Completa I, II, (Selección de Carmen González Huguet),1999. Canción Que Te Hizo Dormir Claudia Lars La noche del mundo: ¡qué largos cabellos!… Los suelta en la torre, la torre del viento. Los peina en el valle, los trenza en el cerro, los abre en las ramas frías del almendro. ¡La noche del mundo: qué oscuro su cuerpo!… En él transforman las cosas del suelo: el lirio descalzo se calza de acero; el loro se vuelve piedra de silencio; la errante neblina, ángel medio ciego; y el naranjo en flor, un oso de hielo. La noche del mundo: ¡qué nombre de sueño, qué barca volante, qué tiempo sin tiempo!
  6. 6. Hugo Lindo Hugo Lindo nación en La Unión en 1917 y murió en San Salvador en 1985. Fue diplomático, abogado, cuentista, novelista y poeta. Ocupó el cargo de director del Departamento Editorial del Ministerio de Educación y luego el de Ministro de Educación. También representó al país en puestos diplomáticos en Chile, Colombia y España. Fue miembro de número de la Academia Salvadoreña de la Lengua y correspondient e de la Chilena y Colombiana. Asimismo se desempeñó como decano de la facultad de Cultura general y Bellas Artes de la Universidad “Dr. José Matías Delgado”. Su obra le hizo merecedor de varios premios. El poemario Libro de horas obtuvo el Primer Premio del Certamen Permanente “15 de septiembre”, en Guatemala, 1947. Navegante río obtuvo el Primer Premio Centroamerican o en los Juegos Florales de Quezaltenango, 1962. A su novela Cada día tiene su afán se le concedió el Segundo Premio República de El Salvador en el Certamen Nacional de Cultura, 1964. Además de su obra premiada, destaca por sus ensayos jurídicos; cabe mencionar su tesis doctoral El divorcio en El Salvador, 1948, la cual obtuvo una medalla de oro, y el ensayo Movimiento unionista centroamerican o, 1958. En narrativa destacan los siguientes libros: Guaro y champaña (cuento, 1947); Aquí se cuentan cuentos (cuento, 1959); Espejos paralelos (cuento, 1974); El anzuelo de Dios (novela, 1956); ¡Justicia, señor Gobernador! (novela, 1960); Yo soy la memoria (novela, 1985); y Antología del Cuento centroamerican o (antología, 2 volúmenes, 1949-50) Otros libros del autor son: Desmesura (poesía, 1992); Varia poesía, con prólogo del poeta colombiano Rafael Maya (Antología poética, 1960); Fácil palabra (poesía, 1985); Recuento (anotaciones literarias e históricas de Centroamérica, 1969); Sólo la voz (poesía, 1968); Aquí mi tierra (poesía, 1989); Sangre de Hispania fecunda (poesía, 1972); Maneras de llover (poesía, 1982) y Resonancia de Vivaldi (poesía). Hugo Lindo De la poesía I Bien: es lo que decíamos ahora. Encenderse de lámparas sin motivo aparente. Alzar copas maduras y beber los colores de la nieve como quien bebe alas de paloma o brinda con angélicas especies. II Claro: lo que decíamos ahora. ¿Para qué detener en las palabras lo que se va por ellas, y revierte en el propio minuto del encanto a su silencio tenue? ¿Para qué definir lo que pudiera relatarse jeroglíficamente? III Exactamente: de eso hablábamos. De no decir el nombre de las cosas ni aquella calidad de las aprieta, sino sólo su sombra, mejor dicho, el milagro sonoro de su aroma. Dejar que las palabras por sí solas, tomen hacia el prodigio la ruta aérea de las hojas.
  7. 7. Alfredo Espino Alfredo Espino fue un poeta salvadoreño. Nació en el Departamento de Ahuachapán, zona occidental de El Salvador, en el año de 1900. hijo de Enriqueta Najarro, maestra por vocación, y Alfonso Espino, poeta, creció en un hogar que respiraba poesía y amor al arte, su hermano Miguel Ángel Espino también creció para volverse artista de la pluma pero en la rama de la prosa. Estudio Jurisprudencia en la Universidad de El Salvador. Se doctoró en 1927. Murió en San Salvador, el 24 de mayo de 1928. Su único libro es Jícaras Tristes, recopilación de 96 poemas, publicada póstumamente gracias a varios amigos y bajo el visto bueno de Alberto Masferrer, es uno de los libros más editados en su país; su autor es de los más leídos y comentados pero no estudiado o analizado en su expresión. Tiene una poética delicada, buscó plasmar su terruño con una visión lírica; la que presentó con un estilo sencillo, fácil de captar, por lo tanto, sin complicaciones formales; escribió sonetos, romances y versos libres. Árbol de fuego Son tan vivos los rubores de tus flores, raro amigo, que yo a tus flores les digo: "Corazones hechos flores". Y a pensar a veces llego: Si este árbol labios se hiciera... ¡ah, cuánto beso naciera de tantos labios de fuego...! Amigo: qué lindos trajes te ha regalado el Señor; te prefirió con su amor vistiendo de celajes... Qué bueno el cielo contigo, árbol de la tierra mía... Con el alma te bendigo, porque me das tu poesía... Bajo un jardín de celajes, al verte estuve creyendo que ya el sol se estaba hundiendo adentro de tus ramajes.
  8. 8. El Salvador será El Salvador será un lindo y (sin exagerar) serio país cuando la clase obrera y el campesinado lo fertilicen lo peinen lo talqueen le curen la goma histórica lo adecenten lo reconstituyan y lo echen a andar. El problema es que hoy El Salvador tiene como mil puyas y cien mil desniveles quinimil callos y algunas postemillas cánceres cáscaras caspas shuquedades llagas fracturas tembladeras tufos. Habrá que darle un poco de machete lija torno aguarrás penicilina baños de asiento besos pólvora. Álvaro Menén Desleal Arco iris Hamaca de siete paños en que se mece la brisa. Listón que han puesto las nubes colgando en la lejanía. Banderola de señales; semáforo sin esquinas. Alada cuerda de seda donde los pájaros brincan. Alfabeto del color con que se escriben los días. Cartelón de propaganda en que se anuncia anilina. Viudo párpado del cielo y divorciada pupila. Iris, polícroma flor sin aroma y sin espinas. ¡Siete lazos con que Dios ata las Siete Cabritas!
  9. 9. David Escobar Galindo DIÁLOGO EN LA TINIEBLA No busco la verdad, pero persigo su estela cautivante, su aleteo que es la réplica infiel de lo que creo y el huidizo fulgor de lo que digo. La verdad absoluta es un castigo que quizás no merezca mi deseo. Y su ausencia es el último trofeo que desvela mi angustia de testigo. Me quedo con la flor de la pregunta, aspirando el aroma sin respuesta, dejando que el silencio apenas hable. Y al sentir que la lágrima despunta, la verdad, como un grillo, me contesta desde el jardín del vértigo insondable. (Cielo escondido) Me ofreces ese cielo Que no alcanzo. Serio me dices Que te dé la mano. ¡Mucho tendremos que luchar por ese cielo! Porque ¡dímelo tú, Si vendes ese cuadro! ¿Nos podría alcanzar para ese sueño? Y si vendo mis libros, ¿tú qué dices? ¿Podrán tus manos alcanzarme el cielo?
  10. 10. El Ojo de Agua Entre cañas, entre yerbas, abrazando furtivo la paloma del cielo... Escondido, tembloroso, ambicioso, lúbrico... Agua pechuga; agua pluma; agua... ¡Ladrón de luz, niño malo, devuelve al aire la mensajera luminosa, la mensajera de amor, la cristófora-colomba que escondes contra el pecho! Naturaleza muerta (Sobre un cuadro de Morandi) La noche me camina. Un ciprés traza el límite De un fantasma nocturno Y parece que todo se adormece en sí mismo. ¡Cuán raro este paisaje!: busco entre los objetos la más pequeña llama, un eco, un caracol…pero s en vano. Quizás todos, a veces, nos sentimos extraños. Y una tarde cualquiera, al mirar el contorno De una natura abstracta suspiramos, temblamos: Y en la flor retorcida, En la fruta intangible, En todo lo insinuado, lo peor hacer, Lo vago, hallamos nuestro espacio. Después, cuando la noche nos camina, Cuando nadie nos mira, Reconstruimos los seres de la tarde Y entramos, por un sueño, en el cuadro. Bolonia, enero de 1958.
  11. 11. LOCOS A los locos no nos quedan bien los nombres. Los demás seres llevan sus nombres como vestidos nuevos, los balbucean al fundar amigos, los hacen imprimir en tarjetitas blancas que luego van de mano en mano con la alegría de las cosas simples. Y qué alegría muestran los Alfredos, los Antonios, los pobres Juanes y los taciturnos Sergios, los Alejandros con olor a mar! Todos extienden, desde la misma garganta con que cantan sus nombres envidiables como banderas bélicas, tus nombres que se quedan en la tierra sonando aunque ellos con sus huesos se vayan a la sombra. Pero los locos, ay señor, los locos que de tanto olvidar nos asfixiamos, los pobres locos que hasta la risa confundimos y a quienes la alegría se nos llena de lágrimas, cómo vamos a andar con los nombres a rastras, cuidándolos, puliéndolos como mínimos animales de plata, viendo con estos ojos que ni el sueño somete que no se pierdan entre el polvo que nos halaga y odia? Los locos no podemos anhelar que nos nombren pero también lo olvidaremos
  12. 12. Por qué escribimos Uno hace versos y ama la extraña risa de los niños, el subsuelo del hombre que en las ciudades ácidas disfraza su leyenda, la instauración de la alegría que profetiza el humo de las fábricas. Uno tiene en las manos un pequeño país, horribles fechas, muertos como cuchillos exigentes, obispos venenosos, inmensos jóvenes de pie sin más edad que la esperanza, rebeldes panaderas con más poder que un lirio, sastres como la vida, páginas, novias, esporádico pan , hijos enfermos, abogados traidores nietos de la sentencia y lo que fueron, bodas desperdiciadas de impotente varón, madre, pupilas, puentes, rotas fotografías y programas. Uno se va a morir, mañana, un año, un mes sin pétalos dormidos; disperso va a quedar bajo la tierra y vendrán nuevos hombres pidiendo panoramas. Preguntarán qué fuimos, quienes con llamas puras les antecedieron, a quienes maldecir con el recuerdo. Bien. Eso hacemos: custodiamos para ellos el tiempo que nos toca.
  13. 13. ANTIVALORES Angustia: La angustia es un estado afectivo de carácter penoso que se caracteriza por aparecer como reacción ante un peligro desconocido o impreciso. Suele estar acompañado por intenso displacer psíquico y por pequeñas alteraciones en el organismo, tales como elevación del ritmo cardiaco, temblores, sudoración excesiva, sensación de opresión en el pecho o de falta de aire (de hecho, "angustia" se refiere a "angostamiento". Deshonestidad: La deshonestidad no tendría ningún papel en un mundo en que imperara la realidad y estuviera habitado por seres humanos plenamente conscientes. Desgraciadamente, debemos de convivir con la deshonestidad. Los humanos, abrigamos una variedad de tendencias e impulsos que no armonizan espontáneamente con la razón.
  14. 14. Arrogancia: La Arrogancia es el estado de estar convencido del derecho a situarse por encima de los otros. El arrogante (o soberbio) pretende ser superior a los demás, y desdeña la Humildad. Odio: El odio es un sentimiento negativo, de profunda antipatía, disgusto, aversión, enemistad o repulsión hacia una persona, cosa, situación o fenómeno, así como el deseo de evitar, limitar o destruir aquello que se odia. Irrespeto: Irrespetamos nuestros sentimientos cuando no los valoramos, para cumplir con el mandato de no sentir o no expresar lo que sentimos, empleando muchas veces el rebusque como mecanismo de defensa. Entonces en lugar de expresar nuestras emociones las represamos, por el miedo a ser juzgados. Esto va a formar parte del sistema de creencias que incorpora mensajes en los primeros años de vida del niño, y que luego éste si los acepta, los convertirá en mandatos. Y así, obtendremos una gran gama de reprimidos.
  15. 15. Irresponsabilidad: El culto a la irresponsabilidad muy difundido en nuestro país. Generando que "Dar la Palabra" no tenga ningún valor o significado. Pues el incumplimiento es casi tradición. Esto genera molestias entre personas que la sufren o compañías que dependen de proveedores, etc. Injusticia: La definición sería algo difícil de establecer, pues se debe ver el contexto en que se aplica la definición. Pero en el mas amplio concepto sería "El incumplimiento de un pacto". Las leyes, códigos y/o reglamentos son pacto entre los Hombres para poder convivir y el no cumplimiento de ellos le llamamos injusticia.
  16. 16. Conducta Sexual,drogas y alcohol Los ambientes recreativos nocturnos son lugares claves de la socialización de los jóvenes. Entre quienes frecuentan estos lugares, el consumo de alcohol y drogas provoca cambios en la toma de decisiones sobre relaciones sexuales y se asocia a una mayor probabilidad de practicar conductas sexuales de riesgo. Describir a los jóvenes que salen los fines de semana; analizar las relaciones entre el hecho de ir a dichos lugares y el consumo de alcohol y drogas; estudiar asociaciones entre consumo de sustancias y conductas sexuales. Los participantes salen habitualmente de noche, sobre todo los fines de semana. Las sustancias más consumidas fueron alcohol, cannabis, cocaína y éxtasis. Los consumidores de alcohol y drogas presentan hábitos recreativos nocturnos mucho más arraigados que los no consumidores, y el consumo de drogas aumenta en proporción a las actividades recreativas. El consumo precoz de alcohol y drogas se asoció, proporcionalmente, a experiencias sexuales precoces. Los consumidores de alcohol y drogas fueron mucho más propensos a adoptar conductas sexuales de riesgo que los no consumidores. Disfrutar de los ambientes recreativos nocturnos expone a los jóvenes portugueses a factores ambientales, que combinados con el consumo de sustancias, influyen en el tipo de relaciones entre consumo de alcohol y drogas y conducta sexual. Generador de valores: La actividad física y el sano esparcimiento de la personas, Generador de antivalores: La violencia y delincuencia.

Poemas de Alfredo Espino y otros autores Salvadoreños

Views

Total views

16,040

On Slideshare

0

From embeds

0

Number of embeds

14

Actions

Downloads

38

Shares

0

Comments

0

Likes

0

×