Successfully reported this slideshow.
We use your LinkedIn profile and activity data to personalize ads and to show you more relevant ads. You can change your ad preferences anytime.
Cara y cruz de Claudia Lars 
Alta visión de un sueño sin espina, 
honda visión en realidad clavada; 
ansia de vuelo en rec...
Un Rancho y Un Lucero 
Alfredo Espino 
Un día ?¡primero Dios!? 
has de quererme un poquito. 
Yo levantaré el ranchito 
en ...
Quezaltepec 
Alfredo Espino 
La noche fue dantesca... En medio del mutismo 
rompió de pronto el retumbar de un trueno... 
...
El Salvador será (Roque Dalton) 
El Salvador será un lindo 
y (sin exagerar) serio país 
cuando la clase obrera y el campe...
El Ojo De Agua de Salvador Salazar Arrué 
Entre cañas, 
entre yerbas, 
abrazando furtivo la paloma del cielo… 
Escondido, ...
David Escobar Galindo 
Vi la tierra descalza 
Vi la tierra descalza 
y quise descalzarme yo también. 
Oí el agua desnuda 
...
Manlio Argueta 
Promesa 
Juro no alzar la voz. No sublevarme. 
No decir la verdad cuando nos duela. 
Ofrecer la mejilla ca...
David Escobar Galindo 
Por nómadas caminos 
Por nómadas caminos secundarios 
se llega siempre al sur, piedras abajo, 
hast...
Upcoming SlideShare
Loading in …5
×

11

Share

Download to read offline

15 Poemas de escritores Salvadoreños

Download to read offline

Poemas de escritores Salvadoreños

Related Books

Free with a 30 day trial from Scribd

See all

Related Audiobooks

Free with a 30 day trial from Scribd

See all

15 Poemas de escritores Salvadoreños

  1. 1. Cara y cruz de Claudia Lars Alta visión de un sueño sin espina, honda visión en realidad clavada; ansia de vuelo en recta que se empina, miedo del paso en curva accidentada. Rosa de sombra, rosa matutina, una caída y otra levantada; ángeles invisibles en la esquina donde el presente cambia de jornada. Marca el momento signo de la altura: brote de carne limpia y sangre pura en renovado campo de infinito... Y en promesa inefable y verdadera -Gabriel de anunciaciones y de espera-un mundo sin cadenas y sin grito. La armonía (David Escobar Galindo) La armonía es un río transitable. Cada aurora embarcamos corriente abajo, en ceremonia inédita. No recordamos nunca las estaciones en las que paramos ayer o antes de ayer o antes de siempre. En el viaje que a diario se repite en una barca nunca vista. Y aunque escribamos cotidianamente las minuciosas obras del trayecto, mañana la aventura será virgen.
  2. 2. Un Rancho y Un Lucero Alfredo Espino Un día ?¡primero Dios!? has de quererme un poquito. Yo levantaré el ranchito en que vivamos los dos. ¿Que más pedir? Con tu amor, mi rancho, un árbol, un perro, y enfrente el cielo y el cerro y el cafetalito en flor... Y entre aroma de saúcos, un zenzontle que cantará y una poza que copiará pajaritos y bejucos. Lo que los pobres queremos, lo que los pobres amamos, eso que tanto adoramos porque es lo que no tenemos... Con sólo eso, vida mía; con sólo eso: con mi verso, con tu beso, lo demás nos sobraría... Porque no hay nada mejor que un monte, un rancho, un lucero, cuando se tiene un "Te quiero" y huele a sendas en flor... El Nido Alfredo Espino Es porque un pajarito de la montaña ha hecho, en el hueco de un árbol, su nido matinal, que el árbol amanece con música en el pecho, como que si tuviera corazón musical. Si el dulce pajarito por entre el hueco asoma, para beber rocío, para beber aroma, el árbol de la sierra me da la sensación de que se le ha salido, cantando, el corazón.
  3. 3. Quezaltepec Alfredo Espino La noche fue dantesca... En medio del mutismo rompió de pronto el retumbar de un trueno... Tropel de potros que rompiera el freno y se lanzara, indómito, al abismo... Un pálido fulgor de cataclismo, al cielo que antes se mostró sereno, siniestramente iluminó de lleno, como si el cielo se incendiara él mismo... Entre mil convulsiones de montaña se abrió la roja y palpitante entraña en esa amarga noche de penuria... Y desde el cráter en la abierta herida brotó la ardiente lava enfurecida como un boa incendiando de lujuria. Cañal en flor Alfredo Espino Eran mares los cañales que yo contemplaba un día (mi barca de fantasía bogaba sobre esos mares). El cañal no se enguirnalda como los mares, de espumas; sus flores más bien son plumas sobre espadas de esmeralda... Los vientos-niños perversos-bajan desde las montañas, y se oyen entre las cañas como deshojando versos... Mientras el hombre es infiel, tan buenos son los cañales, porque teniendo puñales, se dejan robar la miel... Y que triste la molienda aunque vuela por la hacienda de la alegría el tropel, porque destrozan entrañas los trapiches y las cañas... ¡Vierten lagrimas de miel!
  4. 4. El Salvador será (Roque Dalton) El Salvador será un lindo y (sin exagerar) serio país cuando la clase obrera y el campesinado lo fertilicen lo peinen lo talqueen le curen la goma historica lo adecenten lo reconstituyan y lo echen a andar. El problema es que hoy El Salvador tiene como mil puyas y cien mil desniveles quinimil callos y algunas postemillas cánceres cáscaras caspas shuquedades llagas fracturas tembladeras tufos. Habrá que darle un poco de machete lija torno aguarrás penicilina baños de asiento besos pólvora. Hugo Lindo Dormiremos aquí Dormiremos aquí donde la hormiga acumula su sórdida riqueza. Aquí, donde el verano no se atreve a hincar la azada ni a plantar la flecha. Aquí donde el festón de las raíces se agazapa y enreda. Dormiremos. Donde el agua inefable del invierno se filtra, leve, queda, hasta mojar los párpados y la sonrisa yerta. Aquí, taller sombrío en que se forjan las cosechas. Dormiremos aquí. Cerrad la puerta.
  5. 5. El Ojo De Agua de Salvador Salazar Arrué Entre cañas, entre yerbas, abrazando furtivo la paloma del cielo… Escondido, tembloroso, ambicioso, lúbrico… Agua pechuga; agua pluma; agua… ¡Ladrón de luz, niño malo, devuelve al aire la mensajera luminosa, la mensajera de amor, la cristófora-colomba que escondes contra el pecho! La Brisa de Salvador Salazar Arrué Sopla la caña de la brisa leve y hay la melodía que se irisa; se danza con la dicha de la brisa y hay dicha en la hoja que se mueve. Al soplo de esta música en ?crechendo? la espiga ensaya un ritmo trascendente aprendido en la fuga de la fuente y se sabe fugar, permaneciendo… Sobre el juncal que cimbra con delicia, ondulando la luz, en su caricia despierta melodías olvidadas y se mueven sus manos angelinas, que interpretan llanuras y colinas, con prisa de palomas desaladas.
  6. 6. David Escobar Galindo Vi la tierra descalza Vi la tierra descalza y quise descalzarme yo también. Oí el agua desnuda y quise desnudarme yo también. Sentí el aire indefenso y quise estar inerme yo también. Me habló el fuego en lo oscuro y quise hallarme solo yo también. Entonces escuché gemir al semejante y busqué convertirme en los cuatro elementos para la redención de ese gemido. David Escobar Galindo TREN DE LA NOCHE Suena el tren en la noche —¿llamando a quién, a quiénes?—, el tren abajo, en los cañaverales, como una larga serie de pañuelos llorados; y su llamar se junta al fuego de los perros, sofocando las luces pequeñas y amarillas, llamándonos, llamándonos, porque nosotros, madre, nos iremos en él, con la canasta virgen y la hermanita enferma y un envoltorio de pañales como dormidas mariposas, y el tren no espera, no, no espera nunca, y por eso corremos entre el polvo nocturno como fieles y nítidas luciérnagas...
  7. 7. Manlio Argueta Promesa Juro no alzar la voz. No sublevarme. No decir la verdad cuando nos duela. Ofrecer la mejilla cada vez que me ofendan. A los pobres daré limosnas. Comeré pan duro para ser bueno con todos. Sólo dinero (pues no tengo nada) no habré de repartir... Después morir tranquilamente libre de pecados, de bronconeumonía o de un callo en el pie o de un catarro en el alma. Manlio Argueta Temor imaginado Me da miedo quererte, por eso me conformo con dibujar tu nombre con mi miel y mis ojos, navegar en las ondas de tu cuerpo de mar. Me da miedo llamarte. Cada palabra tuya a la distancia son tus labios que vuelan y tu celo que tiembla al ritmo de mi cuerpo. Me da miedo la música de tus voz en el aire y perderme en el tiempo sin tiempo del temor. Me da miedo el encuentro de tu sangre y mi sangre, no poder traducir el lenguaje distinto de tus actos que vuelan en la flor y las aves. Sólo tu ofrenda libre me repone del miedo para vencer lo real de tu asombro desnudo que al tacto de mis manos es piel imaginada.
  8. 8. David Escobar Galindo Por nómadas caminos Por nómadas caminos secundarios se llega siempre al sur, piedras abajo, hasta encontrar los rastros del origen. En estas tierras bajas se aglomeran vestigios de extraviados manantiales, basureros gemelos del crepúsculo, serenas maquinarias desterradas, y también las familias de los dioses que como enjambres fértiles siguen goteando miel por las truncas proezas del enigma.
  • GabrielaMolina109

    Sep. 28, 2020
  • analemus1

    Aug. 30, 2019
  • JosMartnez221

    Aug. 17, 2019
  • LucyColato

    Sep. 22, 2018
  • MarlonIvanLunaLopez

    Aug. 30, 2018
  • AlejandraJimenez129

    Aug. 12, 2018
  • RobertMartnez7

    May. 27, 2018
  • AmyMurciaMorales

    Aug. 21, 2017
  • BryanGuerra7

    Jun. 6, 2017
  • MarielaAndrea1

    Oct. 27, 2016
  • marcos5000

    Aug. 31, 2016

Poemas de escritores Salvadoreños

Views

Total views

120,253

On Slideshare

0

From embeds

0

Number of embeds

20

Actions

Downloads

394

Shares

0

Comments

0

Likes

11

×