Successfully reported this slideshow.
We use your LinkedIn profile and activity data to personalize ads and to show you more relevant ads. You can change your ad preferences anytime.

La base de tu vida cristiana

489 views

Published on

  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

La base de tu vida cristiana

  1. 1. LAS CINCO BASES FUNDAMENTALES DEL CRECIMIENTO CRISTIANO. •Debemos Acudir Diariamente a la Biblia. •Debemos Orar Diariamente. •Debemos Reorientar Nuestras Relaciones. •Debemos Testificar. •Debemos Obedecer a Dios. I. PRIMERA BASE: DEBEMOS ACUDIR DIARIAMENTE A LA BIBLIA. Es necesario que conozca algunos aspectos importantes acerca de la Biblia. A. ¿QUÉ ES LA BIBLIA? La Biblia es la Palabra de Dios. En ella encontrará consejo Divino para toda circunstancia de su vida. El acercarse diariamente a ella producirá en usted, el carácter y estilo de vida que Dios quiere que viva. “Toda la escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia, a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra.” (2Timoteo 3:16-17) B. ¿POR QUIÉNES Y EN CUÁNTO TIEMPO FUE ESCRITA LA BIBLIA? Una de los aspectos más notables y asombrosos de la Biblia es su estructura, pues si bien es cierto que para su compilación fue necesaria la labor de más de 40 hombres entre los cuales encontramos legisladores, reyes, sabios, hombres de estado, pescadores, médicos, entre otros; a lo largo de un período de 1600 años, y de diferentes continentes y culturas, todo lo cual contribuye a que su mensaje y sus principios sean universales y aplicables a toda persona en cualquier época y lugar del mundo, sin embargo, la Biblia tiene un solo autor o inspirador que es el Espíritu Santo lo cual explica su sorprendente unidad. “Porque nunca la profecía fue traída por voluntad humana, sino que los santos hombres de Dios hablaron siendo inspirados por el Espíritu Santo. (2Pedro 1:21) C. ¿PARA QUIÉN FUE ESCRITA LA BIBLIA? La Biblia es una de las fuentes de revelación divina para la humanidad. Lo cual significa que: •Dios quiso revelarse a los hombres a través de su Palabra. •La Biblia fue escrita para todos. •Usted puede entender la Biblia. Lamentablemente muchos creyentes tienen la idea que no van a poder entender la Biblia. Piensan que fue escrita para teólogos o para ministros, de manera que se limitan a escuchar conferencias y sermones de “los entendidos en la Palabra” o a leer libros sobre la Biblia en vez de estudiarla por sí mismos. Lo sorprendente es que la Biblia fue escrita para la gente común. El Señor dice en su Palabra: “Os escribo a vosotros, hijitos, porque vuestros pecados os han sido perdonados por su nombre ... porque habéis conocido al Padre”. (Juan 2:12-13) Resulta evidente que los “hijitos”, o sea los cristianos recién convertidos, pueden entender la Biblia. Y esto significa que ¡usted también puede entender la Biblia! Lo importante es que nos lleguemos a ella en una actitud sencilla, con una mente sumisa a la acción del Espíritu Santo, y con un corazón enseñable. A pesar de que existen pasajes difíciles, podemos decir que es mucho más lo que sí entendemos que lo que dejamos de entender, y no hay razón para perderse de una inmensa bendición por unos pocos pasajes difíciles. Podríamos decir que para “llegar al Cielo” es suficiente con conocer Juan 3:16, pero si queremos tener una vida victoriosa y feliz, tendremos quealimentarnos regularmente con la Palabra de Dios. Es necesario, eso sí, saber que el estudio de la Palabra exige el esfuerzo más grande que se nos puede pedir, el
  2. 2. de pensar; pero es la única forma en que se puede aprender. D. ¿CÓMO ESTÁ COMPUESTA LA BIBLIA? La Biblia es un conjunto de 66 libros distribuidos en dos grandes secciones llamadas "Testamentos". Los primeros 39 libros pertenecen alAntiguo Testamento, y los 27 libros restantes conforman el Nuevo Testamento. Los libros pertenecientes a cada Testamento pueden ser agrupados de acuerdo con su género. Para visualizarlo, estudiemos el siguiente cuadro: ANTIGUO TESTAMENTO HISTORIA(1 7) PENTATEUCO(5) Génesis Levítico Deuteronomio Éxodo Números HISTÓRICOS(12) Josué Samuel 2 2 Crónicas Jueces 1 Reyes Esdras Rut 2 Reyes Nehemías 1 Samuel 1 Crónicas Ester POESÍA(5) Job Proverbios Cantar de los Cantares Salmos Eclesiastés PROFECÍA( 17) PROFETAS MAYORES (5) Isaías Lamentaciones Daniel Jeremías Ezequiel PROFETAS MENORES(12) Oseas Jonás Sofonías Joel Miqueas Hageo Amós Nahum Zacarías Abdías Habacuc Malaquías NUEVO TESTAMENTO HISTORIA(5) EVANGELIOS(4) Mateo Lucas Marcos Juan IGLESIA (1) Hechos de Los Apóstoles EPÍSTOLAS O CARTAS (21) GENERALES(9) Romanos Gálatas Colosenses 1a. Corintios Efesios 1a. Tesalonicenses 2a. Corintios Filipenses 2a. Tesalonicenses PASTORALES(4) 1a. Timoteo Tito 2a. Timoteo Filemón UNIVERSALES(8) Hebreos 2a. Pedro 3a. Juan Santiago 1a. Juan Judas 1a. Pedro 2a. Juan
  3. 3. PROFECÍA (1) Apocalipsis Cada libro está dividido en capítulos (números grandes) y versículos (números pequeños), y se acostumbra a citar de la siguiente manera: Nombre del libro, usualmente va en forma abreviada, seguido del número del capítulo, dos puntos (:) que separan el número del capítulo, de los versículos. Ejemplos: Heb. 9:27-28 Se lee: Carta a los Hebreos, capítulo 9 versículos 27 y 28. 2 Ti. 2:15-20 Se lee: 2ª. Carta a Timoteo, capítulo 2 versículos 15 al 20. E. ¿QUÉ DEBE HACER UN HIJO DE DIOS CON LA BIBLIA? Hay cinco cosas que debemos hacer con la Palabra de Dios. 1. - RECIBIRLA: OYENDO. “Así que la fe es por el oír, y el oír, por la palabra de Dios.” (Romanos 10:17) “Oraba yo pidiendo fe, y pensaba que algún día la fe caería sobre mi desde el cielo, como un rayo. Pero la fe no parecía venir. Un día leí en el capítulo 10 de Romanos, “La fe es por el oír; y el oír es por la Palabra de Dios”. Antes cerraba mi Biblia, y pedía la fe. Ahora abro mi Biblia y comienzo a estudiar, y desde entonces mi fe no ha cesado de crecer.” D. L. Moody 1. – RECIBIRLA: LEYENDO. “Y lo tendrá consigo, y leerá en él todos los días de su vida, para que aprenda a temer a Jehová su Dios, para guardar todas las palabras de esta ley y estos estatutos, para ponerlos por obra...” (Deuteronomio 17:19) La lectura bíblica: Se caracteriza por una lectura rápida de una porción extensa, uno o varios capítulos. Es una lectura panorámica, de las grandes obras de Dios a través de la historia, de lo que Él ha dicho o ha hecho. Esta forma de acercarnos a la Biblia tiene como meta extraer las ideas generales y no los detalles.
  4. 4. 2. MEDITARLA: “Nunca se apartará de tu boca este libro de la ley, sino que de día y de noche meditarás en él, para que guardes y hagas conforme a todo lo que en él está escrito; porque entonces harás prosperar tu camino, y todo te saldrá bien.” (Josué 1:8) La meditación bíblica. Se caracteriza por pensar detenidamente en un versículo o en una idea de una porción de la Escritura. Enfatiza nuestra relación íntima con Dios y la respuesta personal de su Palabra. El propósito es tener un diálogo íntimo con Dios. 3. MEMORIZARLA: “Grábate en la mente todas las cosas que hoy te he dicho,” (Deuteronomio 6:6) 4. ESTUDIARLA: “Escudriñad las Escrituras; porque a vosotros os parece que en ellas tenéis la vida eterna; y ellas son las que dan testimonio de mí.” (Juan 5:39) El estudio bíblico. Implica una cuidadosa observación de cómo se relacionan entre sí las distintas partes del pasaje. Tiene como propósito buscar y captar el significado más profundo del texto. 5. OBEDECERLA: “Mas la que cayó en buena tierra, éstos son los que con corazón bueno y recto retienen la palabra oída, y dan fruto con perseverancia.” (Lucas 8:15) Cada vez que acudamos a la Palabra, debemos hacerlo en total dependencia al Espíritu Santo, su autor. Y es recomendable hacerse las siguientes preguntas: •¿Qué dice el Pasaje? •¿Qué me enseña acerca de Dios? •¿Contiene alguna promesa? •¿Contiene algún precepto que yo deba obedecer? •¿Cómo puedo aplicar el contenido a mi vida? • II. SEGUNDA BASE: DEBEMOS ORAR. A. QUÉ ES ORAR? Orar es conversar y compartir con Dios. Al principio puede parecerte extraño, pero en la medida en que continúes haciéndolo, la oración llegará a ser más y más significativa. Aprende a ver a Dios como tu Padre, como tu amigo así te parecerá natural la oración pues esto es lo que normalmente hacemos con nuestros amigos y con nuestros seres queridos. B. CUÁNDO DEBEMOS ORAR? Si bien es cierto que la oración debe llegar a ser un estilo de vida, debemos tener también momentos especiales de oración. Empieza el día con oración, y ora en el transcurso del día. Lleva a Dios todos tus problemas. El se interesa en todo lo que te ocurre. Ya hemos dicho que la oración es la práctica de conversar y compartir todo con Dios, en una forma sencilla y libre durante todo el día.
  5. 5. C. CÓMO DEBEMOS ORAR? Nuestra vida de oración debe ser tal, que lleguemos a conocer al Señor Jesús íntimamente. La eficacia de nuestra oración tiene relación directa con la comunión que mantengamos con Cristo. Antes de enseñar a orar a sus discípulos, Jesús dio unas orientaciones básicas para que ellos las tuvieran en cuenta: “Mas tú, cuando ores, entra en tu aposento, y cerrada la puerta, ora a tu Padre que está en secreto; y tu Padre que ve en lo secreto te recompensará en público.” (Mateo 6:6) Como podemos ver, la oración se traduce en momentos de intimidad con Jesús. “Y orando, no uséis vanas repeticiones, como los gentiles, que piensan que por su palabrería serán oídos. No os hagáis, pues, semejantes a ellos; porque vuestro Padre sabe de qué cosas tenéis necesidad, antes que vosotros le pidáis.” (Mateo 6:7,8) Orar es hablar con Dios de manera espontánea; por eso Jesús dijo que no usáramos vanas repeticiones. Se trata de un diálogo natural con Dios. “Y cuando ores, no seas como los hipócritas; porque ellos aman el orar en pie en las sinagogas y en las esquinas de las calles, para ser vistos de los hombres; de cierto os digo que ya tienen su recompensa.” (Mateo 6:5) La oración es un acto personal. No existen "fórmulas mágicas”, por lo tanto, cuando ores no pretendas hacerlo como lo hacen otros, eres tú delante de Dios, y preséntate a Él con humildad. D. ¿CÓMO DESARROLLAR TU TIEMPO DE ORACIÓN? 1. Sugerencias para tu tiempo diario con Dios: •Planea tener un tiempo diario con Dios. •Busca un lugar tranquilo. •Mantén una lista de tus peticiones así como de las respuestas del Señor. •Lee un capítulo diario de la Palabra. •Pide ser guiado en la planeación y el desarrollo del día. •Recuerda a cada momento de tu cotidianidad que Dios está contigo. • 2. Para que tu tiempo de oración sea más significativo te sugerimos incluir diariamente cuatro cosas: a) Da gracias y alaba a Dios en toda circunstancia. “Dad gracias en todo, porque esta es la voluntad de Dios para con vosotros en Cristo Jesús.” (1Tesalonicenses 5:18) b) Pide sabiduría al Señor. “Y si alguno tiene falta de sabiduría, pídala a Dios, el cual da a todos abundantemente y sin reproche, y le será dada.” (Santiago 1:5) c) Confiesa contrito y humillado, ante Dios, tus pecados. “Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados y limpiarnos de toda maldad.” (1Juan 1:9) d) Lleva tus problemas a Dios, confiando en sus promesas. “Por nada estéis afanosos, sino sean conocidas vuestras peticiones delante de Dios en toda oración y ruego, con acción de gracias.” (Filipenses 4:6)
  6. 6. III. TERCERA BASE: DEBEMOS RE-ORIENTAR NUESTRAS RELACIONES. Al comenzar su nueva vida centrada en Cristo, usted deberá también re-orientar y cultivar nuevas relaciones. A. LA PRIMERA GRAN RELACIÓN QUE USTED INICIA ES CON DIOS. Dios desea tener intimidad con usted. Por consiguiente las dos bases anteriores, lectura diaria de la Biblia y práctica frecuente de la oración le ayudarán a desarrollar esa anhelada intimidad con Él. “Mas a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios”; (Juan 1:12)
  7. 7. B. LA SEGUNDA RELACIÓN QUE USTED RE-ORIENTA ES CON SU FAMILIA. Dios desea que la iglesia (su gran familia) viva la dimensión del cielo a través de su vida familiar aquí en la tierra. No importa la situación que usted esté viviendo con cada miembro de su familia, Dios quiere que sus hijos reflejen la gracia de Dios tanto en sus vidas como en sus familias. En consecuencia, piense que su testimonio, su fe, su vida, serán los instrumentos que Dios usará para que los otros miembros de su familia le conozcan. “Ellos dijeron: Cree en el Señor Jesucristo, y serás salvo, tú y tu casa.” (Hechos 16:31) C. LA TERCERA RELACIÓN QUE USTED RE-ENFOCA ES CON OTROS CRISTIANOS. Esta relación nos habla de compañerismo. Lo que significa pasar tiempo y realizar actividades con otros que aman a Cristo. Los cristianos, como brasas de fuego, arden cuando están juntos. Pero cuando están separados, el fuego del entusiasmo desaparece, El compañerismo es vital para el crecimiento cristiano. Por esta razón, la asistencia a la iglesia es de suma importancia. “Mantengamos firme, sin fluctuar, la profesión de nuestra esperanza, porque fiel es el que prometió. Y considerémonos unos a otros para estimularnos al amor y a las buenas obras; No dejando de reunirnos, como algunos tienen por costumbre, sino exhortándonos; y tanto más, cuanto veis que aquel día se acerca". (Hebreos 10:23-25)
  8. 8. La cuarta relación que usted inicia la estudiaremos simultáneamente con la cuarta base. IV. CUARTA BASE: DEBEMOS TESTIFICAR. A. LA CUARTA RELACIÓN QUE USTED RE-ENFOCA ES CON EL MUNDO; POR ESO DEBEMOS TESTIFICAR. Un testigo es la persona que dice lo que ha visto y oído y comparte su experiencia personal. Cualquiera que haya tenido una relación vital con Cristo, puede ser un testigo de Él. Testificar es el desbordamiento natural de la vida cristiana abundante. Como nuestra vida está llena de la presencia del Señor Jesús, no podemos evitar compartirlo con quienes entramos en contacto. Una vida cristiana dinámica debe ser "contagiosa". “Y les dijo: Id por todo el mundo y predicad el evangelio a toda criatura.” (Marcos 16:15) El siguiente gráfico le ayudará a visualizar sus nuevas relaciones.
  9. 9. V. QUINTA BASE: DEBEMOS OBEDECER A DIOS. La clave para el crecimiento en la vida cristiana es obediencia completa y espontánea a la voluntad de Dios. De nada sirve conocer las bases fundamentales del crecimiento si no las aplicamos a nuestra vida. Por esto la obediencia es una ley básica en el crecimiento cristiano. En los Evangelios hay por lo menos 45 mandamientos directos dichos por Jesús. Consideremos algunos de éstos. A. EN RELACIÓN CON SU REINO. “Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas las cosas os serán añadidas.” (Mateo 6:33) B. EN RELACIÓN CON LOS DEMÁS. “No juzguéis, para que no seáis juzgados.” (Mateo 7:1) C. EN RELACIÓN CON LA ORACIÓN. “Pedid, y se os dará; buscad, y hallareis; llamad, y se os abrirá.” (Mateo 7:7) D. EN RELACIÓN CON LAS ADVERSIDADES DE LA VIDA. “Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar.” (Mateo 11:28)
  10. 10. E. EN RELACIÓN CON NUESTRA ADMINISTRACIÓN ECONÓMICA. “Entonces les dijo: Dad a César lo que es de César, y a Dios lo que es de Dios.” (Lucas 20:25) ¿Se ha preguntado alguna vez, qué es lo de César y qué es lo de Dios? Lo de César tiene que ver con nuestras responsabilidades frente al estado colombiano, en reconocimiento de quienes nos dirigen en el gobierno. “Sométase toda persona a las autoridades superiores; porque no hay autoridad sino de parte de Dios, y las que hay, por Dios han sido establecidas. De modo que quien se opone a la autoridad, a lo establecido por Dios resiste; y los que resisten, acarrean condenación para sí mismos. Porque los magistrados no están para infundir temor al que hace el bien, sino al malo... Por lo cual es necesario estarle sujetos, no solamente por razón del castigo, sino también por causa de la conciencia. Pues por esto pagáis también los tributos, porque son servidores que atienden continuamente a esto mismo". (Romanos 13:1-6) Lo de Dios está relacionado con nuestra responsabilidad en la mayordomía cristiana. “Indefectiblemente diezmarás todo el producto del grano que rindiere tu campo cada año.” (Deuteronomio 14:22) “Traed todos los diezmos al alfolí y haya alimento en mi casa; y probadme ahora en esto, dice Jehová de los ejércitos, si no os abriré las ventanas de los cielos, y derramará sobre vosotros bendición hasta que sobreabunde.” (Malaquías 3:10) CONCLUSIÓN. Podemos ver las cinco bases fundamentales del crecimiento de esta manera: •Las dos primeras se refieren a nuestra relación (vertical) con Dios. •Las dos siguientes se refieren a nuestra relación (horizontal) con los hombres. •La obediencia es el catalizador para el crecimiento rápido.

×