Successfully reported this slideshow.
We use your LinkedIn profile and activity data to personalize ads and to show you more relevant ads. You can change your ad preferences anytime.

Abonos organicos (ensayo)

Este es un ensayo de abonos organicos para en mejor desarrollo de suelos

  • Login to see the comments

Abonos organicos (ensayo)

  1. 1. Carlos Alberto Macario Orozco ¿Sabías que?... Los desperdicios orgánicos componen casi el 70% de nuestra basura doméstica, y es muy útil para elaborar un excelente abono para nuestras plantas. Hoy en día, se presenta la necesidad de tener producción de mejor calidad, más sanas y que a su vez no degraden el suelo, esto nos obliga a regresar a la antigüedad e implementar nuevamente la Agricultura Orgánica. La materia orgánica es indispensable para mantener la fertilidad del suelo. De ahí que su incorporación en forma de abono es indispensable en sistemas de producción ecológica. Esta práctica, en conjunto con otras como: las obras de conservación de suelos, la adecuada rotación y asociación de plantas, la diversificación de cultivos en el tiempo y en el espacio, entre otras, nos aseguran el alcance de un equilibrio en el sistema y, por lo tanto, una producción continua, es decir, la posibilidad de sembrar todo el año y por muchos años. (Añasco, 2001) Los abonos orgánicos, son principalmente los residuos, desechos de origen animal o vegetal, estos desechos son muy importantes, ya que al obtenerlos las plantas obtienen más nutrientes, los cuales son muy importantes en el crecimiento y desarrollo de esta. Estos al descomponerse, brindan al suelo carbono orgánico, lo cual hace que el suelo vaya mejorando su composición tanto física, química y biológica. Es muy importante el uso de abonos orgánicos, ya que éstos son fuente de vida para el suelo y necesarios para la nutrición de las plantas. Los abonos orgánicos
  2. 2. posibilitan la degradación de los nutrientes del suelo y permiten que las plantas los absorban mejor de manera que van ayudando a un óptimo desarrollo de los cultivos. Los abonos orgánicos, nos permiten tener cultivos de mejor calidad, en la actualidad los suelos han sido degradados trágicamente por el cambio y uso de suelo y el mal uso del hombre, esto ha ocasionado pérdidas de vegetación, mala producción en cultivos, etc. Hablando de los abonos orgánicos, lo interesante del caso, es que el uso de los abonos orgánicos no es una práctica nueva. Por el contrario, éstos tienen su origen desde que nació la agricultura, los usaban pues era lo único que existía para poder tener cultivos de calidad y buenas producciones. Pero ¿Qué pasó con el uso de estos?, se dejaron de utilizar los abonos orgánicos, desde que se comenzaron a implementar fertilizantes químicos, esto es lo que conllevo a una degradación del suelo mucho más grande y más rápido el deterioro de este. Los fertilizantes químicos son un tipo de sustancia o denominados nutrientes, en formas químicas saludables y asimilables por las raíces de las plantas, para mantener o incrementar el contenido de estos elementos en el suelo, esto si permiten una buena producción y reproducción de la planta, pero la implementación de químicos en el suelo, a la larga te hacen un suelo “infértil”. Esto quiere decir que después de mucho tiempo de utilizar estos químicos, cualquier cosa o especie de lo que sea que se siembre o se quiera producir, va a ir creciendo con deficiencias o pueden llegar a morir, porque no tiene los suficientes nutrientes y minerales que son necesario para el desarrollo de la planta. Al igual que existen abonos orgánicos existen fuentes inorgánicas de minerales que contribuyen a la recuperación del equilibrio perdido por el mal manejo que la agricultura convencional ha ocasionado en la mayoría de los suelos. Algunas de es-tas fuentes inorgánicas son: cal, carbonato de calcio, algunos sulfatos, azufre, roca fosfórica, entre otros.
  3. 3. En la actualidad existen muchos tipos de abonos orgánicos, que a su vez todos tienen la misma función o finalidad: Producir cultivos de calidad y sanos, que más que nada brinden la subsistencia económica de los productores, y alimentos para su consumo Para la preparación y aplicación de abonos, se debe realizar primeramente un análisis de suelo o en estudio edafológico, que nos refiera sobre las condiciones limitantes del mismo (deficiencia o exceso de minerales, acidez, compactación, erosión, entre otros aspectos). Son varios los tipos de abonos orgánicos que podemos utilizar en las fincas ecológicas para tal fin. Algunos ejemplos son el compost, los biofermentos, bocashi y los abonos verdes; como más adelante se mostrará, la acción de los microorganismos es indispensable para su preparación y funcionamiento. (Añasco, 2001) Como se había mencionado anteriormente, en la actualidad se tiene esa necesidad de implementar abonos orgánicos, para una agricultura orgánica, ya que los suelos han sido degradados gracias a la aplicación e implementación de sustancias toxicas que han ocasionado falta de fertilidad. Aquí se presenta la degradación de suelos, esta se define como un cambio en la salud del suelo resultando en una disminución de la capacidad del ecosistema para producir bienes o prestar servicios para sus beneficiarios. Los suelos degradados contienen un estado de salud que no pueden proporcionar los bienes y servicios normales del suelo en cuestión en su ecosistema. (organizacion de las naciones unidas para la alimentacion y la agricultura, 2014) Los abonos orgánicos son el futuro de los cultivos, ya que estos tienen muchos beneficios, con la agricultura ecológica se benefician tanto productores como consumidores. Los primeros se ven beneficiados al eliminarse todo tipo de sustancias y agentes tóxicos en la tierra y así poder tener una mejor producción en
  4. 4. sus cultivos y de mayor calidad. De igual forma se tiene una recuperación del equilibrio del sistema productivo. Los consumidores se favorecen al consumir productos totalmente saludables. A su vez, ambos gozan de los beneficios de un ambiente más sano, que esto lleva a un equilibrio a su vez social. A continuación les hablare brevemente de un tipo de abono orgánico, que implemente y me funciono muy bien. Es uno de los abonos más importantes y empleados en la actualidad, este tiene por nombre Bocashi. El bocashi es un sistema de preparación de abono orgánico de origen japonés que puede requerir no más de 10 o 15 días para estar listo para su aplicación; sin embargo, es mejor si se aplica después de los 25 días, para dar tiempo a que sufra un proceso de maduración. Bocashi significa fermento suave (no obstante es un tipo de compost) y se considera provechoso porque sale rápido, utiliza diversos materiales en cantidades adecuadas para obtener un producto equilibrado y se obtiene de un proceso de fermentación. Los agricultores han ido creando formas alternativas de elaborarlo, siguiendo sus principios básicos y reemplazando las materias primas de la fórmula inicial por otras que cumplan las mismas funciones pero son más fáciles de conseguir, es decir, la creación de abonos se debe adaptar a las condiciones y posibilidades del agricultor. La receta se puede variar, pero no se debe cambiar el procedimiento para preparar el bocashi. El bocashi que nosotros realizamos fue pequeño, ya que se utilizaron pocas cosas en su elaboración. La sostenibilidad de los sistemas de producción ecológica depende básicamente del manejo de los suelos. En este contexto, la fertilización con insumos naturales, como el estiércol de animales, el compost y el humus es una práctica indispensable inherente a la producción ecológica. El bocashi es un compost mejorado, que se obtiene a través de un proceso de fermentación anaeróbica (sin aire) de diferentes insumos orgánicos gracias a la
  5. 5. actividad de microorganismos. El bocashi contiene macro y micro nutrientes para las plantas así como microorganismos activadores. Metodología A continuación se presenta la metodología de cómo se elaboró el bocashi:  Primero que todo, en un lugar protegido del sol y la lluvia, ojalá sombreado, se reúnen todos los materiales por separado. Se comienza haciendo capas sucesivas de cada material en el siguiente orden: maleza-agua con melaza y levadura-tierra-agua con melaza y levadura-maíz-agua con melaza y levadura-ceniza-agua con melaza. Así sucesivamente.  Se repite la serie hasta terminar los materiales; la me- laza y levadura se diluyen en un balde con agua (espere a que haga espuma) y luego se van rociando a medida que se van haciendo las capas.  Cuando ya tenemos el montón se comienza a voltear cuidadosamente, de un lado al otro, procurando mezclar bien todos los ingredientes, aplicando agua para lograr la humedad adecuada (50 %) y sin apelmazar el montón.  La humedad se mide apretando con el puño muestras de diferentes lados; si el montón se desmorona está muy seco, si escurre agua está muy húmedo; si se siente la humedad y mantiene su forma al soltarlo está bien.  Es muy importante cuidar el contenido de humedad para que el abono salga bueno; si está muy seco se hace lento el proceso, si está muy húmedo se puede podrir y se pierde.  Terminada la mezcla de los materiales se extiende el montón dejándolo de unos 50 cm. de alto y se cubre bien con sacos o se deja destapado si se encuentra bajo techo.  Durante los primeros 6 a 7 días se debe voltear 2 veces al día para evitar que se caliente demasiado; si se pasa de 50° C se quema y pierde calidad biológica. Para medir la temperatura, se puede hacer con un machete, el cual se introduce durante unos 5 minutos al montón de bocashi, al tocar el machete se dará cuenta si está muy caliente o si está muy frío.
  6. 6.  A partir del día 3 se va extendiendo más y se baja el montón a unos 30 cm. de altura. Del día 7 hasta los 10 a 15 días se voltea una sola vez. Es muy importante que es- té a temperatura ambiente. Cuando esté de un color gris claro y consistencia suelta, polvosa, está listo. Es necesario dejarlo en reposo por unos 15 días más, para que sufra un proceso de maduración y su calidad mejores.  Se puede aplicar a cultivos permanentes (café, plátano, frutales) a razón de 3 a 4 Kg. Por planta.  Para hortalizas es necesario dejar que el abono madure, para lo que se deja en sacos por unos 2 a 3 meses; se aplican 30 a 100 gr por planta.  Para almácigos o semilleros se recomienda mezclar 10 a 40 % de bocashi con 80 a 50 % de tierra y mezclar un 10 % de carbón pulverizado. En un buen bocashi predominan minerales como nitrógeno, fósforo, potasio, calcio y magnesio, proporciones que dependen de la cantidad y calidad de las materias primas empleadas. Materiales 1. Tierra 2. Agua 3. Melaza 4. Maleza 5. Ceniza 6. Levadura 7. Maíz Molido Este tipo de abono orgánico es muy eficaz ya que brinda una mayor nutrición a la tierra y esta permite un mejor desarrollo en los cultivos.
  7. 7. Por último es importante recordar que en la Agricultura Orgánica el objetivo prioritario de los abonos es el suelo y no la planta, claro que a su vez en un futuro el equilibrio de la tierra podrá brindar los nutrientes necesarios a la planta. La finalidad de los abonos orgánicos es recuperar el valor nutricional del suelo a través de la alimentación de este. La agricultura orgánica, nos conlleva a un cambio de conciencia, un cambio que lleva muchos pasos, donde el primero es cambiar la forma de pensar de cada uno de nosotros de, el querer crecer y cambiar. Primero que nada tenemos que darnos cuenta del potencial que tienen nuestros recursos, lo que poseemos, no hay que buscar sustituirlos, si no reutilizarlos; tenemos que buscar la manera de buscar el menos impacto posible que nos permita evitar cambios en nuestro entorno, nuestros suelos; y uno de los más importantes es evitar poner en riesgo la salud tanto del productor como del consumidor. Ya queda de nosotros mismo, si le damos atencon a la necesidad que se nos presenta de ser Organicos, o seguir dañando el suelo, que a su vez nos perjudica en nuestros cultivos y eso conlleva a perjuicios en la salud y el ambiente.
  8. 8. Referencia bibliografica Bibliografía Añasco. (2001). preparacion y uso de abonos organicos solidos y liquidos. San José, Costa Rica. organizacion de las naciones unidas para la alimentacion y la agricultura. (2014). Obtenido de http://www.fao.org/soils-portal/degradacion-del-suelo/es/

×