El bautismo de jesus

1,056 views

Published on

Trabajo de arte sobre el bautismo de Jesús.

Published in: Spiritual
0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
1,056
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
1
Actions
Shares
0
Downloads
5
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

El bautismo de jesus

  1. 1. El Bautismo de Jesús Pablo Hernández Gallego 1º C Carla Hernández Gallego 1º C
  2. 2. <ul><li>Para representar esta escena de la vida de Cristo, Goya se ha basado en el Evangelio según San Marcos, presentando a Jesús en las aguas del río Jordán, avanzando hacia San Juan y éste vertiendo el agua sobre su cabeza inclinada. Un fuerte rayo de luz procedente del Espíritu Santo ilumina la escena, quedando el resto de la composición en penumbra. En ambas figuras se aprecia la influencia de la escultura clásica contemplada por el pintor durante se reciente estancia en Italia. Las hercúleas formas de Jesús y San Juan son modeladas por la luz sobrenatural procedente de la paloma del Espíritu Santo, creando un conjunto de intensa espiritualidad. La pincelada rápida indica que la obra sería para devoción personal o de alguien cercano al artista. </li></ul><ul><li>Autor: Francisco de Goya </li></ul><ul><li>Fecha: 1771-75 </li></ul>
  3. 3. Autor: Piero Della Francesca Fecha:1448-50
  4. 4. <ul><li>El Bautismo de Cristo es una de las obras tempranas más famosas de Piero della Francesca. En ella encontramos una referencia paisajística básica para la pintura del Quattrocento ya que se acerca a la realidad que circunda al artista, considerándose una imagen de las cercanías de Sansepolcro donde el pintor nació y vivió la mayor parte de su tiempo. Encontramos así una destacable alusión a la perspectiva, fundamental en la obra de Piero, ya que las propias figuras conforman el espacio donde se asientan. La figura de Cristo se sitúa en el centro de la composición, recibiendo el agua bendita de su primo san Juan Bautista; sobre su cabeza encontramos la paloma del Espíritu Santo y bajo sus pies las aguas del río Jordán. Tres figuras aladas se sitúan junto al árbol; han sido identificadas como los ángeles que acompañaban a Cristo en su bautismo pero no portan las vestiduras ni los elementos típicos, interpretándose como una alusión a la Concordia entre las Iglesias occidental y oriental que llegaron a acercamientos en el Concilio Ecuménico celebrado en Florencia en 1439, fecha en la que el maestro se encuentra en la capital de la Toscana. Esa hipótesis se refuerza con los atuendos orientales de los personajes que se aprecian tras el catecúmeno que se despoja de sus ropas. Las figuras están sabiamente interpretadas, obteniendo un marcado acento volumétrico gracias al empleo de la luz, resaltando el aspecto escultórico y anatómico de los personajes, especialmente de Jesucristo. Las tonalidades no son muy vivas, al bañar las figuras con esa luz blanca y uniformemente distribuida. Las referencias a la Escuela florentina del Quattrocento , tan admirada por el maestro, son obligadas, encontrando ecos de Masaccio , Masolino , Fra Angelico o Domenico Veneziano . </li></ul>
  5. 5. <ul><li>Esta obra, de sencillez compositiva, desprende una atmósfera de devota espiritualidad que aglutina a las diferentes figuras presentes en la escena. Dicha composición es muy similar a la de La Matanza de los inocentes , estructurada en tres planos diferentes. En el primero, Cristo es bautizado por San Juan Bautista, cuya mano derecha traza un arco hacia la cabeza de Jesús. Tras este arco, tres ángeles, uno de ellos a la izquierda, recogen las ropas de las figuras principales. El tercer plano viene dado por el fondo paisajístico, entre cuyas nubes desciende la paloma del Espíritu Santo. El colorido de la representación es brillante, sabiamente contrastado con la oscuridad de la vegetación y las nubes del plano del fondo. En el segundo plano dominan los tres colores primarios: azul, amarillo, rojo. </li></ul><ul><li>Autor: Guido Reni </li></ul><ul><li>Fecha: 1623 </li></ul>
  6. 6. <ul><li>Giotto presenta una composición cuyo centro es el cauce del río Jordán, donde se produjo el bautismo de Cristo. Flanqueando esta zona se sitúan dos macizos rocosos sobre los que se apoyan San Juan Bautista, algunos discípulos y otros santos que sostienen las vestimentas de Cristo. La tensión del argumento los figura el artista en la excepcionalidad del rostro de Jesús, que mira intensamente al Bautista, entre la solemnidad del acto y el agradecimiento. El resto de las figuras también están bien caracterizadas y sus poses son creíbles, pero la resolución del agua es decepcionante. Giotto, bien por despiste, bien por un tratamiento más ligero, la presenta de manera imposible, irracional. El agua no puede cubrir hasta la cintura, ya que también tendría que llegar hasta las rocas. Esta formulación tiene mucho que ver con concepciones de la tradición gótica, más que con el arte innovador de Giotto. Pero, por otra parte, resulta excepcional la representación del Padre que, en escorzo espectacular, asiste al bautismo de su hijo y le da la bendición. Posiblemente, las partes menos importantes de la escena, las ejecutara algún ayudante del obrador del artista. </li></ul><ul><li>Autor: Giotto di Bondone </li></ul><ul><li>Fecha:1302-05 </li></ul>
  7. 7. <ul><li>Junto a la Anunciación , formaba parte del cuerpo bajo del retablo principal realizado por El Greco para la iglesia del Colegio de Doña María de Aragón en Madrid. La composición está organizada con dos triángulos invertidos que tienen en el centro la paloma del Espíritu Santo, igual que su compañera. El superior alberga un Rompimiento de Gloria - característico del maestro - presidido por la blanca figura de Dios Padre, mientras que el inferior recoge la escena principal, con San Juan Bautista de pie y Cristo arrodillado sobre una roca. La escena tiene lugar de noche y las dos principales figuras son traídas a primer plano, omitiendo el espacio de alrededor, incluso el río Jordán es apenas una mancha. El agobio espacial se acentúa al colocar alrededor de Cristo a los ángeles que sujetan la túnica roja. Las figuras son gigantescas y, como en los demás lienzos del retablo, la luz es aplicada con fuertes fogonazos; los saltos de escala en los personajes son constantes. Este estilo tan peculiar será el que caracterice a El Greco y le haga célebre. </li></ul><ul><li>Autor: El Greco </li></ul><ul><li>Fecha: 1597-1600 </li></ul>
  8. 8. <ul><li>La figura de Cristo se sitúa en el centro de la escena mientras San Juan Bautista preside la zona izquierda de la composición. Detrás de Jesús se disponen tres ángeles y sobre Él la paloma del Espíritu Santo. El río Jordán y diferentes elementos vegetales completan la imagen. La anatomía de Cristo exhibe la influencia italiana mientras que los rostros estereotipados de los tres ángeles serían una prueba irrefutable del bizantinismo existente. Las figuras alargadas y la definición del volumen gracias a la luz son también evidentes rasgos bizantinos mientras que la sensación de profundidad debe buscarse en lo que se había hecho en el Quattrocento . La pincelada múltiple y breve es característica de los pintores de iconos. Doménikos intenta mezclar de la mejor manera posible los avances que proceden del continente a través de estampas y grabados, como si se tratara de un puzzle. Así demuestra el joven pintor sus deseos de aprender y de avanzar. </li></ul><ul><li>Autor: El Greco </li></ul><ul><li>Fecha: 1567 </li></ul>
  9. 9. <ul><li>El Bautismo de Cristo es una de las obras tempranas más famosas de Piero della Francesca. En ella encontramos una referencia paisajística básica para la pintura del Quattrocento ya que se acerca a la realidad que circunda al artista, considerándose una imagen de las cercanías de Sansepolcro donde el pintor nació y vivió la mayor parte de su tiempo. Encontramos así una destacable alusión a la perspectiva, fundamental en la obra de Piero, ya que las propias figuras conforman el espacio donde se asientan. La figura de Cristo se sitúa en el centro de la composición, recibiendo el agua bendita de su primo san Juan Bautista; sobre su cabeza encontramos la paloma del Espíritu Santo y bajo sus pies las aguas del río Jordán. Tres figuras aladas se sitúan junto al árbol; han sido identificadas como los ángeles que acompañaban a Cristo en su bautismo pero no portan las vestiduras ni los elementos típicos, interpretándose como una alusión a la Concordia entre las Iglesias occidental y oriental que llegaron a acercamientos en el Concilio Ecuménico celebrado en Florencia en 1439, fecha en la que el maestro se encuentra en la capital de la Toscana. Esa hipótesis se refuerza con los atuendos orientales de los personajes que se aprecian tras el catecúmeno que se despoja de sus ropas. Las figuras están sabiamente interpretadas, obteniendo un marcado acento volumétrico gracias al empleo de la luz, resaltando el aspecto escultórico y anatómico de los personajes, especialmente de Jesucristo. Las tonalidades no son muy vivas, al bañar las figuras con esa luz blanca y uniformemente distribuida. </li></ul><ul><li>Autor: Piero Della Francesca </li></ul><ul><li>Fecha: 1448-50 </li></ul>
  10. 10. Las figuras de Cristo y san Juan tienen gran volumetría y monumentalidad, adaptadas en el paisaje con seguridad para incorporar la perspectiva, la otra gran preocupación del Quattrocento . Los rostros de los personajes parecen labrados en piedra, destacando la dureza de sus anatomías. Verrocchio influirá mucho en la pintura de Botticelli , por lo que su faceta como maestro es digna de destacar. Autor: Andrea del Verrocchio Fecha: 1472-75
  11. 11. Fin

×