Técnicas secas de dibujo

42,131 views

Published on

Técnicas secas de dibujo

  1. 1. TÉCNICAS SECAS DE DIBUJO Las técnicas secas son aquellas en que la pintura es sólida, aunque untuosa, y no es necesario disolvente para su aplicación. El pigmento se queda sujeto en la rugosidad del soporte. Se aplican directamente y no necesitan ni de secado, ni de agua, ni medios para diluir. Están indicadas para trabajar en escalas tonales por presión del material sobre el papel, por superposición de capas, por texturas o superposición de líneas y por difuminado. También son aptas para el dibujo de línea o para trabajar con manchas, que originarán un dibujo respectivamente más duro o más delicado.
  2. 2. La mina de grafito es un compuesto de grafito y arcilla mezcladas a altas temperaturas. El grafito es un carbono natural que se crea por la presión de la tierra sobre la madera en estado de descomposición. Las minas que tienen menos arcilla son más blandas, más gruesas y el negro que dan es más intenso. Manchan más y son difíciles de borrar. Las minas que tienen más arcilla son todo lo contrario: más duras y manchan menos. También hay grafito en barras que permite hacer trazos más gruesos. EL GRAFITO
  3. 3. Sombreado cruzado Consiste en trazar líneas en dos o más direcciones diferentes. Cuanto más rugosa es la superficie más se rompe la regularidad de los trazos cruzados; la precisión de las marcas sólo se mantiene en el papel liso. La calidad del trazo depende del tipo de superficie, las superficies rugosas producen un sombreado cruzado menos mecánico. Se trata de un método de dibujo tonal en el que cada serie adicional de líneas cruzadas oscurece el tono en una zona. Sombreado Es un método para producir efectos tonales que se basa en el movimiento natural de la mano o la muñeca, de forma que el codo actúa como eje sobre el tablero de dibujo, formando manchas de sombreado denso en una dirección. Cuando se realiza sobre papel rugoso, el grano de papel produce zonas uniformes de tonos medios, pues el grafito se adhiere a las protuberancias y las zonas dentadas se quedan en blanco. Sobre papel liso quedaría una zona de tonalidad más uniforme. PROCEDIMIENTOS
  4. 4. CARBONCILLO El carboncillo también se utiliza en los dibujos académicos, con un acabado muy esmerado, que realizan los estudiantes de arte copiando reproducciones en escayola de esculturas clásicas. Para este tipo de dibujo se utilizan carboncillos de distinta dureza. El efecto es un suave modelado en el que se reproducen sombras, luces y reflejos con mucho detalle y una escala de grises muy amplia. Para conseguir este efecto se funden los tonos con un difumino, una barra de papel enrollado y afilado. Es carbón vegetal que se obtiene de la madera del bonetero o evónimo. Se usa para dibujar y ocasionalmente se obtiene de otras maderas como el sauce, nogal, tilo o romero. El carboncillo se utiliza para hacer dibujos preparatorios, estudios detallados de claroscuro y para esbozar la composición de una pintura. Por su gran ductilidad, tanto para el dibujo a línea como para la mancha, es una herramienta útil para realizar bocetos. Variando la presión se consigue una gran gama de grises, desde un intenso negro aterciopelado hasta el gris más sutil. Frotando la barra en horizontal sobre el papel se consiguen superficies de mancha con textura que se pueden variar en intensidad y suavizar difuminándolas. Permite realizar dibujos muy rápidos, de gran intensidad y complejidad.
  5. 5. Lápiz sanguina Es un lápiz con una mina de color rojizo o marrón y nos permite mezclarlo con agua para crear efectos de degradado. Lápiz sepia Es un lápiz, parecido a la sanguina pero cuya mina tiene un tono castaño oscuro. Es ideal para bocetos y retratos. Lápiz compuesto o lápiz de carbón. Este lápiz es conocido con el nombre de lápiz de carbón o Conté y puede presentarse también en barra que se obtiene a partir del carbón comprimido. Es un lápiz graso y blando que permite dibujar un tono negro muy intenso. En ocasiones se utiliza en dibujos de carboncillo para marcar más los perfiles. La sanguina en barra está compuesta de pigmento ocre rojo, óxido de hierro o hematites roja y una pequeña cantidad de aglutinante, que suele ser goma de tragacanto y que da consistencia a la barra. Se caracteriza por el tono rojizo en diferentes tonalidades que van del anaranjado al púrpura y diferentes grados de dureza. También se comercializan barras en tonos sepia y muchos más colores.
  6. 6. Lápices de colores La mina de estos lápices se consigue con pigmentos diversos mezclados con tiza, talco o caolín y una sustancia aglutinante como es la goma de celulosa. Existe una gran variedad en el mercado, algunos de ellos pueden diluirse en agua, como los lápices acuarelables, o en trementina. Los lápices de colores no se pueden mezclar previamente, sino que hay que hacerlo en el papel, aplicando colores encima. Los procedimientos para conseguir efectos de degradado y texturas son similares al lápiz convencional. El soporte ideal es un papel grueso o rugoso que retenga el pigmento que se desprende.
  7. 7. EL PASTEL Los pasteles son pigmentos en polvo aglutinados con goma de tragacanto o meticulosa. Se presentan en barritas o tizas de colores o en lápices. Existe una amplia variedad de colores aunque la mezcla de colores se realiza en el mismo papel, bien superponiendo o difuminando con los dedos o difuminos. Debido a la delicadeza de la técnica, los dibujos al pastel, al igual que el carboncillo, deben ser fijados al papel ya que basta soplar para que se desprenda parte de los colores en polvo. El soporte es el papel, que podemos encontrar en múltiples colores. El papel más apropiado ha de ser áspero o con grano para que retenga el pigmento en polvo.
  8. 8. Las tizas Las hay de distinta dureza. Las blandas son útiles para realizar fundidos y las duras para resaltar detalles en dibujos más terminados. Se van aplicando los tonos por capas, haciendo superposiciones. Al ser un color en forma de barra podemos realizar tramas con líneas. Lo más característico de este material es que permite realizar fundidos muy vaporosos de color bien con los dedos o con difuminos. Algunos artistas utilizan fijadores en spray para ir asentando las capas de color a medida que el trabajo avanza. El papel más utilizado para este tipo de material es el papel de color. Hay marcas que tienen algunos con un grano bastante abierto para que la tiza se vaya incrustando. Sin embargo, hay que tener cuidado porque llega un momento en el que el papel no admite más material. La última capa debe dejarse sin fijador para que el color brille, que es una de las características más destacadas de esta técnica.
  9. 9. EL PASTEL AL ÓLEO, GRASO O DE CERAS BLANDAS Los pasteles al óleo son más parecidos a los crayones de cera que a los pasteles blandos, es decir en la preparación de las barras en lugar de aglutinantes acuosos como la goma de tragacanto, se emplean aceites, jabones, ceras de hidrocarburos o grasa animal. Los pasteles grasos son más flexibles y contienen más cantidad de pigmento que los crayones de cera sin embargo resultan difíciles de manejar a altas temperaturas, y tienden a deshacerse entre los dedos cuando hace calor. La apariencia del pastel al óleo permanece inalterada hasta que se somete a fuente de calor o se diluye con alcohol blanco o trementina (lo disuelve en frío). Los pasteles pueden ofrecer varias formas, tales como acabados texturados o de raspado, superponiendo colores que posteriormente son eliminados con herramientas que permiten sacar capas de color previas, hasta encontrar el efecto que buscamos.

×