AÑOS
VICERRECTORÍA DE EXTENSIÓN, VOLUMEN 2. EDICIÓN ESPECIAL, ENERO 2014.
EN MEMORIA DE LA GESTA HEROICA DEL 9 DE ENERO DE...
AÑOS
EN MEMORIA DE LA GESTA HEROICA DEL 9 DE ENERO DE 1964
AUTORIDADES DE LA UNIVERSIDAD DE PANAMÁ
Dr. Gustavo García de Paredes
Rector
Dr. Justo A. Medrano
Vicerrector Académico
Dr...
CONTENIDO
María del Carmen Terrientes de Benavides
Mártires de la gesta patriótica del 9 de Enero de 1964
Los heridos ofic...
PRIMERAS PALABRAS
El 9 de enero de 2014 se cumplen 50 años de un
acontecimiento histórico que marcó para siempre la
concie...
…La Patria se fue, como siempre se ha ido,
con camisa blanca
y la corbata azul de adolescencia,
con el civismo juvenil de ...
PintorJaimeRicardoDeFreitasPintorJaimeRicardoDeFreitas
Ezequiel González Meneses, 28 años.
Estudiante del Instituto Nacion...
José Del Cid Cobos, Jr, 23 años.
Los hermanos Jacinto Palacios Cobos y José Del Cid
Cobos, Jr, fallecieron asfixiados, al ...
Ricardo Murgas Villamontes, 40 años.
Murió cuando se dirigía a las afuera de la ciudad en un
taxi. Se especula que el taxi...
Víctor M. Garibaldo Figueroa, 29 años.
Fue la segunda víctima fatal del viernes 10 de enero,
cuando se encontraba con un g...
Carlos Renato Lara, 32 años.
Estudiante de la Escuela Nocturna Octavio Méndez
Pereira, en la provincia de Colón. Tuvo una ...
Publicación del periódico La Hora, martes 14 de enero, 1964.
Mártires
8
Los heridos oficiales en las provincias de
Panamá y Colón
…La sangre de los héroes no es estéril,
es río desbordado que fe...
TIPO DE HERIDANOMBRE CIUDAD
* Gilberto Guerra
* Víctor Laremont
* Julio Ramírez
* Claudio Márquez
* Luis Méndez
* Rolando ...
Conversando con Sofía
El nivel de los sueños. Carlos González Palomino
Dr. Gustavo García de Paredes, Rector de la Univers...
Entrevista al Dr. Gustavo García de Paredes,
Rector de la Universidad de Panamá
1.¿Cuál es el antecedente histórico más si...
(clasistas, socialistas, comunistas, anarquistas), un
buen número de jóvenes panameños de las primeras
promociones de la r...
9. ¿Hubo algunos políticos panameños involucrados
en esa lucha?
Sí, los hubo. El 3 de noviembre de 1959, fecha de
separaci...
En horas de la mañana del 10 de Enero de 1964, los estudiantes universitarios, acompañados de una multitud
significativa, ...
Hernando Franco Muñoz
Luis Navas P.
José A. Del Cid Felipe
Urania Atenea Ungo M.
Enoch Adames Mayorga
Edgar Spence Herrera...
Dignidad e ignominia en la cintura de América
Hernando Franco Muñoz
Los incidentes que se produjeron entre el 9, 10,11 y 1...
Con diversas intensidades se produjo un rechazo de la
presencia imperial,que se bamboleaba entre lo consciente
y lo incons...
La gesta popular del 9 de Enero puso fin a la presen-
cia colonial. No era posible prolongar esa presencia.
Creo que actor...
* Ernesto James
* Daniel Góndola
* Adriano Wright
* Arístides Martínez
* Rolando Parkins
* Ramón Beltrán
* Eduardo Voltier...
Panameños de los estratos sociales procedentes de los barrios populares de Santa Cruz, las barracas de
Ancón, Santa Ana, E...
En horas de la noche del 9 de Enero de 1964, el pueblo panameño se congregó en el área principal del balcón
presidencial, ...
Colón: el último disparo, las últimas bajas
de los patriotas
Luis Navas P.
En horas casi nocturnas del jueves 9 de Enero d...
Ningún grupo social se eximió del irrespeto promovido
por una supuesta y arrogante superioridad racial del
ciudadano blanc...
La indignación popular se volcó contra las propiedades de los norteamericanos residentes en Panamá
(¡Siempre! 29 de enero ...
Las balas de las fuerzas armadas estadounidenses hicieron impacto en todos los edificios limítrofes con la
Zona del Canal ...
Las tropas del ejército de los Estados Unidos ocuparon la ciudad de Colón, durante los días 9, 10 y 11 de
Enero de 1964 (L...
Realidad histórica de los inicios de la Gesta
del 9 de Enero de 1964
José A. Del Cid Felipe
“Gracias a los mártires, porqu...
o en otros lugares de las escuelas, evitando con esta
acción ondear ambos pabellones. Así reconocía al
colegio como un áre...
inicio de las clases y a pesar de que se habían cerrado
con llaves las drizas del mástil, izan una bandera de
mayor tamaño...
José A. Del Cid Felipe. Doctor, bibliotecólogo y docente investigador en la Facultad de Humanidades
de la Universidad de P...
Evacuación del personal por barcos y ferrocarril.
Estudiantes zoneítas custodian la base del asta de la bandera de los Est...
Urania Atenea Ungo M.
Como ningún otro acontecimiento de nuestra historia, el 9
de Enero de 1964, marca nuestra memoria e ...
Los estudios académicos establecen que las mujeres son
ignoradas u omitidas en la Historia, siempre ha sido así y
en nuest...
Urania Atenea Ungo M. Magíster, catedrática de Filosofía de la Facultad de Humanidades de la Universidad de Panamá,
femini...
En la foto se ven estudiantes del Instituto Nacional cuando son contenidos por la policía de Balboa, que
exhiben pancartas...
La cuestión estatal-nacional y
el 9 de Enero de 1964
Enoch Adames Mayorga
Introducción
La manera en que se insertó el istm...
versus arrabal, artesanos, pequeñas burguesías urbanas
y agrarias en la “primera fase” republicana y a la que
corresponde ...
Sin embargo, en esta fase republicana (1940), la consti-
tución de la identidad nacional se intentó hacer desde el
Estado ...
acontecimiento portentoso—como afirmación soberana
total—, tiene la particular característica de estremecer a
la sociedad ...
Jóvenes estudiantes portando la bandera nacional, saltan la cerca de alambre
con la que se impedía la entrada de los panam...
Tras el asesinato de una unidad militar norteamericana en el área ubicada frente al edificio de la
Pan American Life, los ...
El 9 de Enero de 1964, acumulación y epicentro
de la política exterior panameña
Edgar Spence Herrera
La causa panameña
La ...
noviembre de 1958, respectivamente. Ambos eventos
tuvieron como propósito la afirmación de la soberanía
panameña en todo e...
Luego de este triunfo de la diplomacia panameña,
Estados Unidos de América accede a la negociación y
firma los Acuerdos Ta...
Estudiantes panameños, sin temor a las balas de los soldados y policías de la Zona del Canal, izan una
bandera panameña en...
Soldados blancos norteamericanos, fueron ubicados exclusivamente en las áreas de refuerzo y protección
de la población de ...
El proyecto de nación y la juventud panameña
Marco A. Gandásegui, hijo.
En nuestra agenda como panameños tenemos dos
grand...
los Mil Días (entre 1899 y 1902) y de lo que consideraban
un descuido que rayaba con la traición por parte de
Bogotá en su...
Revista VIA LETRA. Cincuentenario 9 de Enero 1964
Revista VIA LETRA. Cincuentenario 9 de Enero 1964
Revista VIA LETRA. Cincuentenario 9 de Enero 1964
Revista VIA LETRA. Cincuentenario 9 de Enero 1964
Revista VIA LETRA. Cincuentenario 9 de Enero 1964
Revista VIA LETRA. Cincuentenario 9 de Enero 1964
Revista VIA LETRA. Cincuentenario 9 de Enero 1964
Revista VIA LETRA. Cincuentenario 9 de Enero 1964
Revista VIA LETRA. Cincuentenario 9 de Enero 1964
Revista VIA LETRA. Cincuentenario 9 de Enero 1964
Revista VIA LETRA. Cincuentenario 9 de Enero 1964
Revista VIA LETRA. Cincuentenario 9 de Enero 1964
Revista VIA LETRA. Cincuentenario 9 de Enero 1964
Revista VIA LETRA. Cincuentenario 9 de Enero 1964
Revista VIA LETRA. Cincuentenario 9 de Enero 1964
Revista VIA LETRA. Cincuentenario 9 de Enero 1964
Revista VIA LETRA. Cincuentenario 9 de Enero 1964
Revista VIA LETRA. Cincuentenario 9 de Enero 1964
Revista VIA LETRA. Cincuentenario 9 de Enero 1964
Revista VIA LETRA. Cincuentenario 9 de Enero 1964
Revista VIA LETRA. Cincuentenario 9 de Enero 1964
Revista VIA LETRA. Cincuentenario 9 de Enero 1964
Revista VIA LETRA. Cincuentenario 9 de Enero 1964
Revista VIA LETRA. Cincuentenario 9 de Enero 1964
Revista VIA LETRA. Cincuentenario 9 de Enero 1964
Revista VIA LETRA. Cincuentenario 9 de Enero 1964
Revista VIA LETRA. Cincuentenario 9 de Enero 1964
Revista VIA LETRA. Cincuentenario 9 de Enero 1964
Revista VIA LETRA. Cincuentenario 9 de Enero 1964
Revista VIA LETRA. Cincuentenario 9 de Enero 1964
Revista VIA LETRA. Cincuentenario 9 de Enero 1964
Revista VIA LETRA. Cincuentenario 9 de Enero 1964
Revista VIA LETRA. Cincuentenario 9 de Enero 1964
Revista VIA LETRA. Cincuentenario 9 de Enero 1964
Revista VIA LETRA. Cincuentenario 9 de Enero 1964
Revista VIA LETRA. Cincuentenario 9 de Enero 1964
Revista VIA LETRA. Cincuentenario 9 de Enero 1964
Revista VIA LETRA. Cincuentenario 9 de Enero 1964
Revista VIA LETRA. Cincuentenario 9 de Enero 1964
Revista VIA LETRA. Cincuentenario 9 de Enero 1964
Revista VIA LETRA. Cincuentenario 9 de Enero 1964
Revista VIA LETRA. Cincuentenario 9 de Enero 1964
Revista VIA LETRA. Cincuentenario 9 de Enero 1964
Revista VIA LETRA. Cincuentenario 9 de Enero 1964
Revista VIA LETRA. Cincuentenario 9 de Enero 1964
Revista VIA LETRA. Cincuentenario 9 de Enero 1964
Revista VIA LETRA. Cincuentenario 9 de Enero 1964
Revista VIA LETRA. Cincuentenario 9 de Enero 1964
Revista VIA LETRA. Cincuentenario 9 de Enero 1964
Revista VIA LETRA. Cincuentenario 9 de Enero 1964
Revista VIA LETRA. Cincuentenario 9 de Enero 1964
Revista VIA LETRA. Cincuentenario 9 de Enero 1964
Revista VIA LETRA. Cincuentenario 9 de Enero 1964
Revista VIA LETRA. Cincuentenario 9 de Enero 1964
Revista VIA LETRA. Cincuentenario 9 de Enero 1964
Revista VIA LETRA. Cincuentenario 9 de Enero 1964
Revista VIA LETRA. Cincuentenario 9 de Enero 1964
Revista VIA LETRA. Cincuentenario 9 de Enero 1964
Revista VIA LETRA. Cincuentenario 9 de Enero 1964
Revista VIA LETRA. Cincuentenario 9 de Enero 1964
Revista VIA LETRA. Cincuentenario 9 de Enero 1964
Revista VIA LETRA. Cincuentenario 9 de Enero 1964
Revista VIA LETRA. Cincuentenario 9 de Enero 1964
Revista VIA LETRA. Cincuentenario 9 de Enero 1964
Revista VIA LETRA. Cincuentenario 9 de Enero 1964
Revista VIA LETRA. Cincuentenario 9 de Enero 1964
Revista VIA LETRA. Cincuentenario 9 de Enero 1964
Upcoming SlideShare
Loading in …5
×

Revista VIA LETRA. Cincuentenario 9 de Enero 1964

1,939 views

Published on

Publicación de la Vicerrectoría de Extensión de la Universidad de Panamá dedicada al 50 Aniversario de la Gesta del 9 de Enero de 1964.

Published in: Education
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

Revista VIA LETRA. Cincuentenario 9 de Enero 1964

  1. 1. AÑOS VICERRECTORÍA DE EXTENSIÓN, VOLUMEN 2. EDICIÓN ESPECIAL, ENERO 2014. EN MEMORIA DE LA GESTA HEROICA DEL 9 DE ENERO DE 1964
  2. 2. AÑOS EN MEMORIA DE LA GESTA HEROICA DEL 9 DE ENERO DE 1964
  3. 3. AUTORIDADES DE LA UNIVERSIDAD DE PANAMÁ Dr. Gustavo García de Paredes Rector Dr. Justo A. Medrano Vicerrector Académico Dr. Juan Gómez Vicerrector de Investigación y Postgrado Dr. José De Los Santos Chen Barría Vicerrector Administrativo Dra. María del Carmen Terrientes de Benavides Vicerrectora de Extensión Ing. Eldis Barnes Vicerrector de Asuntos Estudiantiles Dr. Miguel Ángel Candanedo Secretario General Mgter. Luis Posso Director de Centros Regionales y Extensiones Docentes VICERRECTORÍA DE EXTENSIÓN Dra. María del Carmen Terrientes de Benavides Vicerrectora de Extensión Lic. Omaira Domínguez Directora Administrativa Mgter. Mercedes Arosemena Directora de Relaciones con las Universidades Particulares Lic. Guillermo Domínguez Director de Relaciones Nacionales Dra. Argénida de Barrios Directora General de la Universidad del Trabajo y de la Tercera Edad Maestro Néstor Castillo Director de Cultura Prof. Pedro Rivera Director de Grupo Experimental de Cine Universitario Prof. Ramiro Gómez Director del Departamento de Servicios Comunales Prof. Miguel Ruiz Director del Departamento de Sonido Familia en malva. Carlos González Palomino * Eduardo Robinson * Luis Freire * Eduardo Sánchez * Joaquín Gonzáles * Pablo Pierre * Aurelio Castillo * Alberto Chandeck Panamá Panamá Panamá Panamá Panamá Panamá Panamá Bala Bala Bala Bala Bala Bala Bala Tipo de heridaNombre Ciudad María del Carmen Terrientes de Benavides Directora Ángela Alvarado Aguilar María Carballeda Editoras Nimia Herrera G. Correctora de Texto José A. Del Cid Felipe y Ricardo Ríos Iconografía Eyra Harbar José A. Del Cid Felipe Briseida Allard O. Colaboradores Carlos F. De La Guardia L. Francisco Javier Gallegos Diseño y Diagramación Fotografías: Revista LIFE, Revista Lotería, Revista Siempre y Revista La Colina Periódicos: Crítica, La Hora, Panamá América, The Panamá Tribune, El Día y El Paladín del Instituto Nacional Sitios web: Panamapoesia.com, www.raulleisr.com, www.carlospalomino.com y www.ruben blades.com Portada: “Monumento a los Mártires del 9 de Enero de 1964”, del destacado pintor y escultor panameño, Carlos González Palomino Contaportada: Foto de la revista LIFE
  4. 4. CONTENIDO María del Carmen Terrientes de Benavides Mártires de la gesta patriótica del 9 de Enero de 1964 Los heridos oficiales en las provincias de Panamá y Colón Entrevista: memoria de la identidad nacional Dr. Gustavo García de Paredes, Rector de la Universidad de Panamá Dignidad e ignominia en la cintura de América Hernando Franco Muñoz Colón: el último disparo, las últimas bajas de los patriotas Luis Navas P. Realidad histórica de los inicios de la gesta del 9 de Enero de 1964 José A. Del Cid Felipe Reflexiones acerca de las mujeres y la patria Urania Atenea Ungo M. La cuestión estatal-nacional y el 9 de Enero de 1964 Enoch Adames Mayorga El 9 de Enero de 1964: acumulación y epicentro de la política exterior panameña Edgar Spence Herrera El proyecto de nación y la juventud panameña Marco A. Gandásegui, hijo La Universidad de Panamá en la coyuntura heroica Miguel Montiel Guevara Memorias de la tierra en los márgenes del agua Notas sobre género y nación en Panamá Briseida Allard O. Rindiendo testimonio César A. Villarreal Coclé y el 9 de Enero Ricardo Arturo Ríos Torres Desde el balcón Ángela Alvarado Aguilar La casa de Raúl Leis Eyra Harbar Carlos González Palomino: pincel de la nacionalidad Héctor Rodríguez C. Poesía e identidad nacional Nimia Herrera G. 9 de Enero: un minuto de silencio Bertalicia Peralta “Por la metralla del buen vecino” Roberto Iván Cedeño M. Una gesta heroica en imágenes César Del Vasto Periódicos de la época Monumentos al 9 de Enero de 1964 Caricatura del periódico La Hora Primeras palabras Mártires Héroes Conversando con Sofía Del tintero de… Heraldo de la historia Del pincel, las pinceladas Vida en la palabra La tonada inasible Vida en imágenes Memoria en común
  5. 5. PRIMERAS PALABRAS El 9 de enero de 2014 se cumplen 50 años de un acontecimiento histórico que marcó para siempre la conciencia nacional con gran impacto emocional. Una nación pequeña en territorio y habitantes, pero gigante en valor y dignidad, se enfrentó a las fuerzas armadas del país más rico y poderoso del mundo. Panamá tenía desde el siglo XIX una relación conflictiva con los Estados Unidos de América que se prolongó hasta fines del siglo XX. La gesta del 9 de enero de 1964 fue el acto de ignominia que colmó la acumu- lación de atropellos que sufrimos los panameños y las panameñas por la situación colonial a la que estábamos sometidos. Los sucesos se inician cuando los estudiantes del Instituto Nacional intentaron izar nuestra enseña nacional en los predios del enclave colonial de la Zona del Canal, territorio que estaba bajo el control militar y jurisdiccional de los Estados Unidos, en cumplimiento del Acuerdo Chiari-Kennedy del 10 de enero de 1963, en el cual se establecía la obligación de izar la bandera panameña junto a la norteamericana, en todos los sitios públicos sin exclusión. El acuerdo fue incumplido, los estudiantes del Instituto Nacional fueron agredidos y nuestra bandera rota, por la policía y civiles norteamericanos. La indignación colectiva que generó esta nueva agresión contra Panamá dio origen a una insurrección popular que dejó como saldo 21 muertos y más de 300 heridos, pero reforzó el sentimiento de identidad nacional y puso fin a la presencia colonial, algunos años más tarde. Después del 9 de enero de 1964 era imposible prolongar la presencia norteamericana en nuestra tierra. La Universidad de Panamá, a través de la Vicerrectoría de Extensión, en memoria de estos acontecimientos, publica en la revista Vía Letra, artículos inéditos de destacados intelectuales, información y fotografías que constituyen una documentación relevante de esos lamentables sucesos. Hemos querido enriquecer este ejemplar con la obra del ilustre pintor panameño Carlos Alberto Palomino, destacado por su carácter nacionalista y contestatario. Situado siempre al lado de los oprimidos, de los que sufren, pero también de los que planifican y vislumbran un mundo más justo y más humano, a través de trazos rápidos y colores fuertes y contrastados. Esta revista, que hace honor al lema de la Primera Casa de Estudios Superiores del País de ser “Conciencia Crítica de la Nación” será un referente para quienes tengan el deseo de conocer los detalles de un acontecimiento que determinó, como ningún otro, el destino de un pueblo que no se arrodilló frente al imperio. DRA. MARIA DEL CARMEN TERRIENTES DE BENAVIDES Vicerrectora de Extensión Primeras palabras VíaLetra 1
  6. 6. …La Patria se fue, como siempre se ha ido, con camisa blanca y la corbata azul de adolescencia, con el civismo juvenil de su paso y el fértil batallón de sus arterias a enarbolar el vuelo allí donde cortaron las alas tricolor de sus emblemas… Fragmento de la poesía “Soberana presencia de la patria” de Diana Morán, 1964. Alberto Oriol jr. Tejada, 36 años. Cuarta víctima de los hechos ocurridos los días 9, 10, 11 y 12 de enero de 1964, culminó sus estudios primarios en la Escuela República de Chile y fue herido mortalmente alrededor de las 10:00 p.m., presentando múltiples perforaciones en su anatomía. Ascanio Arosemena, 20 años. Estudiante de la Escuela Profesional, acompañó al primer grupo de lesionados al Hospital Santo Tomás, poco después herido mortalmente por una bala calibre 0.38 y el primer mártir de la gesta. Celestino Villarreta, 43 años. Sargento de la Guardia Nacional, fue mortalmente herido de bala por los norteamericanos, en la provincia de Colón. PintorAdolfoOrtiz Mártires de la gesta patriótica del 9 de Enero de 1964* PintorAdolfoOrtizPintorFélixDomingo Mártires * Para la Vicerrectoría de Extensión es un compromiso histórico recuperar los rostros que faltan en cerámica y preservarlos para la posteridad. 2
  7. 7. PintorJaimeRicardoDeFreitasPintorJaimeRicardoDeFreitas Ezequiel González Meneses, 28 años. Estudiante del Instituto Nacional de la Generación del 58, dirigente estudiantil quien participó de manera activa en la Marcha patriótica del 3 de noviembre de 1959.Falleció a causa de un balazo calibre 38. Gonzalo Crance Robles, de 14 años. Primo de Rosa Elena Landecho, partió desde el barrio de Santa Ana, acompañado de un grupo de adolescentes, hacia la Avenida 4 de julio. Según el certificado forense de defunción, es oficialmente el segundo mártir de la gesta. PintorJaimeRicardoDeFreitas Estanislao Orobio Williams, 18 años. Curso sus estudios secundarios hasta el quinto año en el Instituto Bolívar. Posteriormente reanuda sus estudios en la Escuela Nicolás Victoria Jaén, en la jornada nocturna recibiendo cursos de Inglés y Francés. Fue herido mortalmente en el costado derecho, como a las 8:30 p.m., falleciendo el 10 de enero a las 11:00 a.m., en el Hospital Santo Tomás. Jacinto Palacios Cobos, 23 años. PintorFélixDomingo VíaLetra 3
  8. 8. José Del Cid Cobos, Jr, 23 años. Los hermanos Jacinto Palacios Cobos y José Del Cid Cobos, Jr, fallecieron asfixiados, al quedar encerrados en los elevadores del edificio de la Panamerican Life, Avenida 4 de Julio (hoy Avenida de los Mártires), cuando se originó un incendio de consideración. Jacinto recibió, además, un tiro de bala. Jorge Enrique Gil, 17 años. Falleció asfixiado por el incendio provocado en las instalaciones del edificio de la Panamerican Life, junto con un grupo de jóvenes procedentes del barrio El Marañon. Maritza Alabarca Ávila, 6 meses de nacida. Residió con sus padres en la provincia de Colón, donde falleció asfixiada producto de los gases lacrimógenos. Ovidio Lizardo Saldaña, 25 años. Fue parte del grupo del barrio de El Chorrillo que estuvo en la avenida “4 de Julio”, protestando por los aconte- cimientos. Falleció en las instalaciones del Hospital Santo Tomás, producto de un proyectil de arma de corto alcance. PintorFélixBueno PintorRicardoJaimeDeFreitasPintorCarlosMenotti PintorGuillermoMeza Mártires 4
  9. 9. Ricardo Murgas Villamontes, 40 años. Murió cuando se dirigía a las afuera de la ciudad en un taxi. Se especula que el taxista que manejaba, fue también asesinado. Rodolfo Benítez Sánchez, 34 años. La primera víctima del viernes 10 de enero. Completó sus estudios primarios en la Escuela República de Chile, posteriormente se dedicó a la mensajería en diferentes empresas. Rosa Elena Landecho. Asesinada el 10 de enero de 1964, en horas de la mañana, por una bala de arma de largo alcance disparada desde el Hotel Tívoli, hacia su residencia ubicada en los multifamiliares de San Miguel, en la Ciudad de Panamá. Teófilo Belisario de la Torre, 38 años. Tercera víctima de los sucesos.Oriundo del barrio conocido como Hollywood, en Curundú, fue alcanzado por un proyectil en las inmediaciones del Palacio Legislativo. PintorFélixDomingoPintorAdolfoOrtiz PintorCarlosMenottiPintorEdgarVisnetti VíaLetra 5
  10. 10. Víctor M. Garibaldo Figueroa, 29 años. Fue la segunda víctima fatal del viernes 10 de enero, cuando se encontraba con un grupo de amigos en los predios del Palacio Legislativo. Alberto Nichols Constance. 35 años. Vivió en el barrio de San Miguel, en el área cercana a la Iglesia Anglicana, en compañía de su esposa e hijos. Fue herido mortalmente de un disparo de bala calibre 38, en un costado del cuerpo. Víctor Manuel Iglesias, 26 años. Fue dirigente estudiantil en el grupo “Sebastián Tapia” del Instituto Nacional, donde no finalizó sus estudios. Al momento de su fallecimiento, laboraba manejando bus para la ruta de Río Abajo. Rogelio Lara, 70 años. Muerto por una bala de fusil, mientras descansaba después de su jornada laboral vendiendo frutas en una carretilla, en la Avenida Central. PintorFélixDomingo PintorGuillermoMeza Mártires 6
  11. 11. Carlos Renato Lara, 32 años. Estudiante de la Escuela Nocturna Octavio Méndez Pereira, en la provincia de Colón. Tuvo una osada y valiente participación en la resistencia de los patriotas en la Costa Atlántica. Luís Vicente Bonilla, 15 años. VíaLetra 7
  12. 12. Publicación del periódico La Hora, martes 14 de enero, 1964. Mártires 8
  13. 13. Los heridos oficiales en las provincias de Panamá y Colón …La sangre de los héroes no es estéril, es río desbordado que fecunda con dolor, las entrañas de los pueblos... Fragmento de la poesía “A los héroes panameños” de Elsie Alvarado de Ricord, 1964. * Eduardo Robinson * Luis Freire * Eduardo Sánchez * Joaquín Gonzáles * Pablo Pierre * Aurelio Castillo * Alberto Chandeck * Alejandro Peralta * Jorge Luque * Francisco Salgado * Hortencio Pinilla * Enrique Riley * Albano Palacios * Robinson Hernández * Eligia Gutiérrez * Eduardo Sánchez * Gilberto Guerra * Víctor Laremont * Julio Ramírez * Claudio Márquez * Luis Méndez * Rolando Rodríguez * Antonio De León * Bolívar Cortéz Panamá Panamá Panamá Panamá Panamá Panamá Panamá Panamá Panamá Panamá Panamá Panamá Panamá Panamá Panamá Panamá Panamá Panamá Panamá Panamá Panamá Panamá Panamá Panamá Bala Bala Bala Bala Bala Bala Bala Bala Bala Bala Bala Vidrios Bala Bala Perdigones Bala Bala Bala Bala Bala Perdigones Bala Bala Perdigones TIPO DE HERIDANOMBRE CIUDAD VíaLetra 9
  14. 14. TIPO DE HERIDANOMBRE CIUDAD * Gilberto Guerra * Víctor Laremont * Julio Ramírez * Claudio Márquez * Luis Méndez * Rolando Rodríguez * Antonio De León * Bolívar Cortéz * Juana Díaz * Carlos Lemm * Ruperto Céspedes * Alfonso González * Fernando Boyce * Franklin Cheng * Cecilio Mata * Luis Riasco * Mario Camarena * Ernesto James * Daniel Góndola * Adriano Wright * Arístides Martínez * Rolando Parkins * Ramón Beltrán * Eduardo Voltier * Luis Charles * Julio Grimaldo * Beatriz Ávila * Benjamín Marín * John Scott * Inocencio Garibaldi Panamá Panamá Panamá Panamá Panamá Panamá Panamá Panamá Panamá Panamá Panamá Panamá Colón Colón Colón Colón Colón Colón Colón Colón Colón Colón Colón Colón Colón Colón Colón Colón Colón Colón Bala Bala Bala Bala Perdigones Bala Bala Perdigones Perdigones Bala Bala Bala Vidrios Culatazo Bayoneta Culatazo Bayoneta Golpes Bayoneta Golpes Bomba lacrimógena Perdigones Bala Bomba lacrimógena Bala Bala Bala Bomba lacrimógena Bala Culatazo Héroes 10
  15. 15. Conversando con Sofía El nivel de los sueños. Carlos González Palomino Dr. Gustavo García de Paredes, Rector de la Universidad de Panamá VíaLetra 11
  16. 16. Entrevista al Dr. Gustavo García de Paredes, Rector de la Universidad de Panamá 1.¿Cuál es el antecedente histórico más significativo del 9 de enero de 1964, después de la separación de Panamá de Colombia y la firma de los tratados Hay-Bunau Varilla? Creo que el más importante antecedente de los sucesos del 9 de enero de 1964 es el que tiene que ver con el rechazo a la presencia de bases militares en Panamá. Debemos recordar que el 10 de diciembre de 1947 el ministro de relaciones exteriores de Panamá, Francisco Filós, y el embajador de Estados Unidos, General Frank T, Hines, suscribieron un Convenio de Bases. Casi secretamente. La reacción no se hizo esperar. El 12 de diciembre, 2 días después de la firma, decenas de egresados y estudiantes de la Universidad de Panamá llevaron la protesta a las calles. La confrontación con las fuerzas del orden alcanzó tal grado de violencia que la Asamblea Nacional, apoyán- dose en diputados como Ricardo J. Alfaro y Harmodio Arias, se vio obligada a rechazar el convenio. En esta confrontación hirieron al estudiante Sebastián Tapia. Es importante destacar, insisto en ello, que las primeras generaciones de egresados de la Universidad de Panamá encabezaron esa movilización. 2. ¿En qué contexto se desencadenan estos aconte- cimientos? El contexto es sumamente importante al analizar un acontecimiento. Acababa de terminar la Segunda Guerra Mundial y se iniciaba la guerra fría. Se configuraba Memoria de la identidad nacional un nuevo orden internacional. Estados Unidos insistía en conservar las bases militares que operaban en Isla Grande, Jaqué, Las Margaritas, Pocrí, Isla del Rey, Punta Mala, en la misma base de Río Hato, Salud, San Blas, San José, Taboga, Taboguilla y Victoria. Según el convenio anterior, suscrito en 1942, esas bases militares debían desmantelarse un año después de finalizada la guerra. 3. Hábleme de las consecuencias de aquella jornada. ¿Qué se ganó? La movilización alcanzó el éxito buscado. El 22 de diciembre la Asamblea Nacional rechazó por unanimi- dad el convenio, y en 1948 Estados Unidos se vio obligado a desmantelar todas las bases que tenía diseminadas en el país, excepto las de la Zona del Canal.Y, si mal no recuerdo, tampoco desmanteló la que tenía ubicada en la población de Río Hato. 4. Se dice que sería la primera vez en la historia que movimientos políticos de envergadura, orgánicos, actuaban coordinadamente en función de la presencia militar en Panamá. ¿Casual? De ninguna manera. En esa época, precisamente en esa época,al amparo de las nuevas ideologías eurocentristas ConversandoconSofía Gustavo García de Paredes. 12
  17. 17. (clasistas, socialistas, comunistas, anarquistas), un buen número de jóvenes panameños de las primeras promociones de la recién inaugurada Universidad de Panamá, como ya dijimos, (1935-1947) ya pensaban al país de otra manera. 5. ¿Recuerda a algunos protagonistas de aquella jornada? No los recuerdo a todos. Puedo destacar, eso sí, a algunos que seguirían jugando papeles importantes a todo lo largo del Vigésimo Siglo. Entre otros, vale la pena destacar a Jorge Illueca, Carlos Iván Zúñiga, Hugo Víctor, César de León, Rodrigo Molina, Marta Matamoros, Rómulo Escobar Bethancourt, Manuel Solís Palma, Adolfo Benedetti, César Quintero, Carlos Calzadilla, Enrique Karlsson, Camilo O. Pérez, Gerardo González, Aristides Ureña, Efraín Merel, Nemesio López Zapata, Ángel Gómez, Domingo Barría, David Acosta, Álvaro Menéndez Franco y muchos más. Se patentizaba, así, la conjunción de lo objetivo con lo subjetivo. Es decir, la convergencia de realidad y conciencia crítica. Esos mismos panameños, a los que se sumarían cada año generaciones universitarias tan o más radicales, también fueron protagonistas de la diversidad de eventos vinculados a la cada vez más clara necesidad de perfeccionar la independencia nacional, reivindicar la soberanía titular sobre el territorio ocupado y desmantelar las bases militares en la Zona del Canal. De igual manera recuperar la integridad cultural. Y revertir la llamada “zona de la ruta”, considerado el recurso económico más importante de Panamá. 6. ¿De qué otro antecedente importante se puede hablar? Otro precedente importante de la gesta de enero de 1964 queda asentado para la historia el 2 de mayo de 1958 como “Operación Soberanía”. Ese día 25 estudiantes universitarios, divididos en dos grupos, invadieron y colocaron 70 y 75 banderas panameñas en las áreas engramadas de Balboa y del edificio de la adminis- tración de la Zona del Canal, mejor conocido como el “Administration Building”. Hubo, por supuesto, algunas escaramuzas, incluyendo, si mal no recuerdo, el uso de gases lacrimógenos. 7. ¿Recuerda a los cabecillas de ese movimiento? Entre los que participaron en este evento se mencionan a los estudiantes universitarios Carlos Arellano Lennox, Ricardo Ríos Torres, Julio Rovi, Julio César Alcedo, Porfirio De Cruz, Félix Espinosa,Anel Rodríguez,Valentín Corrales, Eduardo Miró, Rosada Guerrero, Yolanda Berguido, Magda Paredes y otros. 8. ¿Y los gobiernos de entonces qué hacían? Sería de justicia considerar como precedentes del 9 de enero algunas expresiones de los diplomáticos panameños en la coyuntura. Por ejemplo, Temístocles Díaz, vicepresidente de Panamá, proclamó en Río de Janeiro el deseo de “transformar el Canal en fuente de ingreso nacional, como Egipto hizo con el Canal de Suez”. En el mismo tono se expresó Miguel J. Moreno, ministro de Relaciones Exteriores del Gobierno de Ernesto De La Guaría hijo, en la Décimo Cuarta Sesión de Naciones Unidas, en septiembre de 1959, requiriendo al presidente de Estados Unidos, general Dwight D. Eisenhower, por negarse a discutir las diferencias sobre el tema soberanía. Creo que ambos esfuerzos se complementaban. Una de las estrategias de toda negociación es demostrar que los pueblos son los que presionan para que se alcancen determinados objetivos. VíaLetra 13
  18. 18. 9. ¿Hubo algunos políticos panameños involucrados en esa lucha? Sí, los hubo. El 3 de noviembre de 1959, fecha de separación de Panamá de Colombia, algunos políticos y profesores universitarios (también miembros de partidos políticos) incursionaron en predios de la Zona de Canal con el objeto de “sembrar banderas”. La policía interceptó a los manifestantes en un sitio ubicado en el calle posterior al desaparecido Hotel Tívoli, paralela a la antigua Avenida 4 de Julio. El área en cuestión se ubica en la parte posterior del Monumento a los Mártires. Se trata, como puede verse, de una sucesión de eventos, propio de una crisis en estado de gestación, cuyas figuras protagónicas, aparentemente disímiles, e incluso en una relación de conflicto entre ellos, parapetados en aceras opuestas, son motivados por el mismo denominador común: la soberanía nacional. 10. Mientras todo esto ocurría en el país Panamá, ¿qué ocurría del otro lado? ¿Qué pensaban los residentes no panameños en la Zona del Canal? Lo lógico. Habían nacido allí. Vivían allí. Todo lo que tenían en la vida, incluso sus muertos, estaban asenta- dos en esa larga cintura que enlazaba dos océanos. No eran estadunidenses en sentido estricto. No eran neoyorquinos, tejanos o miamenses. Ni panameños no “gringos”. Eran zonians. Poseían sentimientos híbridos. Era imposible que no sintieran amor por el único entorno humano que conocían. La racionalidad, para lo único que les serviría a ellos era para justificar sus reacciones instintivas y mentales. Para ese conglomerado humano era irracional agarrar sus muleles e irse a otro lado. Estaban, pues, dispuestos a defender lo que consideraban su entorno vital. Las condiciones emocionales estaban dadas para las confrontaciones. 11.Nada ocurre porque sí,sin causas de fondo.No se pelea por pelear ¿Qué motivaba estas reacciones? La acumulación de antecedentes económicos, sociales, psicológicos y emocionales, amén de los referentes históricos y geopolíticos de la coyuntura (a los que habría que examinar cuidadosamente) explican las causas que desencadenaron el 9 de enero de 1964 el enfrentamiento entre la población panameña y las tropas del ejército estadunidense, con un saldo de 21 muertos y más de 500 heridos. Es la historia conocida y todavía por conocer. Gustavo García de Paredes. Doctor, Rector de la Universidad de Panamá. ConversandoconSofía 14
  19. 19. En horas de la mañana del 10 de Enero de 1964, los estudiantes universitarios, acompañados de una multitud significativa, realizaron una marcha que partió de las instalaciones del Palacio Legislativo hacia la presidencia de la república (Foto de la Revista LIFE). Ricardo Arturo Ríos Torres, Presidente de la Unión de Estudiantes Universitarios (U.E.U) dirigió la Marcha Patriótica del 3 de noviembre de 1959. Participó con Carlos Arellano Lennox en la Operación Soberanía del 2 de mayo de 1958. VíaLetra 15
  20. 20. Hernando Franco Muñoz Luis Navas P. José A. Del Cid Felipe Urania Atenea Ungo M. Enoch Adames Mayorga Edgar Spence Herrera Marco A. Gandásegui, hijo Miguel Montiel Guevara Briseida Allard O. Los hijos del fuego. Carlos González Palomino Del tintero de… Deltinterode… 16
  21. 21. Dignidad e ignominia en la cintura de América Hernando Franco Muñoz Los incidentes que se produjeron entre el 9, 10,11 y 12 de enero de 1964 constituyen la máxima expresión de la existencia de una contradicción fundamental: nación-imperialismo que se inició en el siglo XIX y se prolongó hasta finales del siglo XX. Esta contradicción marcó la viabilidad de Panamá como nación y determinó las relaciones con los Estados Unidos por existir en el istmo una vía de tránsito que interesó tempranamente a los intereses imperialistas y hegemónicos del norte. La gesta histórica de enero de 1964 se inició cuando estudiantes panameños del Instituto Nacional intentaron izar la bandera panameña en el entonces territorio colonial de la Zona del Canal de Panamá que estaba bajo control militar y jurisdiccional de los estadounidenses. Panamá era un país con una "quinta frontera" como bien la calificó, más tarde, Omar Torrijos Herrera. Los estudiantes trataban de hacer cumplir un acuerdo diplomático entre ambos estados que obligaba a izar el emblema nacional panameño al lado de la bandera de la barras y las estrellas, como muestra de la soberanía de Panamá en aquella cintura del territorio nacional. El aludido intento terminó con una agresión a los patriotas panameños por parte de policías norteamericanos y civiles que habitaban en Zona de Canal, y esto desató una auténtica insurrección popular por la indignación colectiva que ocasionó la prepotencia de los Estados Unidos de agredir a jóvenes estudiantes. La población civil panameña espontáneamente salió a la defensa de las víctimas de la injustificada violencia. Ello desató una auténtica insurrección popular. Los estadounidenses respondieron con una intervención militar de las tropas acantonadas en Panamá que terminó con 23 muertos panameños y más de 300 heridos. Esto despertó un sentimiento nacional colectivo y reforzó la identidad nacional que jamás pudo quebran- tar la presencia militar extranjera del Imperio más feroz que conoce la historia de la humanidad. El pueblo panameño había enfrentado la presencia extran- jera como un cuerpo extraño que en efecto afectaba la esencia misma de la existencia del tejido histórico-social que iba conformando la nación panameña. Desde el Incidente de la Tajada de Sandía a mediados del siglo XIX , pasando por la Guerra de los Mil días, hasta la firma del Tratado Hay-Bunau Varilla de 1903 que hipotecaba la soberanía nacional al crear un estado colonial en la zona de tránsito. Sucesos como el desarme de la Policía Nacional y las diversas intervenciones de las tropas norteamericanas en los procesos electorales y toda la serie de incidentes que produjeron tempranos roces entre panameños y estadounidenses a lo largo del siglo XX. Todo esto dejó claro que aunque nuestro país surgió al concierto de las naciones como una república mediatizada amplios sectores de capas medias y populares rechazaron la presencia militar de Estados Unidos en el Istmo de Panamá. Y no descansaron hasta eliminar la presencia militar extranjera y liquidar el estado colonial en una lucha generacional de largo aliento. VíaLetra 17
  22. 22. Con diversas intensidades se produjo un rechazo de la presencia imperial,que se bamboleaba entre lo consciente y lo inconsciente entre los nacionales panameños. Todo esto con matices antiyanquis y antiimperialistas. Tempranamente el pueblo de Panamá demostró tener momentos explosivos producto de la espontaneidad propia de los habitantes de esta tierra que terminaban en choques violentos entre panameños y la soldadesca estadounidense. La correspondencia diplomática y los diarios de esa época dejaron testimonios claros de que la presencia extranjera - expresada en la ocupación militar extranjera - no era vista con buenos ojos por los panameños. Aunque se hicieron avances importantes en los diversos tratados sobre el Canal de Panamá durante el siglo XX, en lo que se denominó la política revisionista de las relaciones contractuales con Estados Unidos, las verdaderas causas de conflicto no eran resueltas pues perduraba la presencia militar extranjera en Panamá y el control de la vía acuática por Estados Unidos quien recibía pingües beneficios económicos que nunca favorecían al pueblo panameño ni al desarrollo nacional. Las supervisiones de las elecciones populares por parte de los militares estadounidenses eran solicitadas por los sectores oligárquicos que se disputaban el poder. Las solicitudes de intervención demostraba el vergonzoso contubernio que existía entre éstos y el imperialismo. Esa es una deshonra que por muchos años salpicó hasta venerados dirigentes políticos con gran carisma popular. Desde el movimiento inquilinario de 1925, que terminó con una ocupación militar de los estadounidenses, y el rechazo a los Tratados Filós- Hines de 1947 - entre otros acontecimientos - dejaron claro que sectores lúcidos de la clase media y de los sectores populares no permitiría la ampliación ni la bendición de la presencia militar norteamericana. El pueblo panameño construyó su camino en medio de múltiples dificultades. Pocas naciones de América Latina hicieron viable el estado- nación con tantos factores en contra. Los sucesos del 9 de Enero de 1964 se produjeron en medio de un mundo estremecido por las luchas anticolo- niales y revolucionarias. En la dinámica interna y externa los sucesos de mayo de 1958 en Panamá y los ecos de la Revolución Cubana de 1959 habían tenido efectos, así como el levantamiento armado del Cerro Tute en el centro del país. La década de 1950 y 1960 se habían caracterizado por el papel protagónico que habían asumido los estudiantes como sujeto revolucionario y catalizador de los descontentos populares. Las reivindicaciones sociales estaban a la orden del día. La ebullición social superaba los controles sociales y políticos de la oligarquía.La represión era el arma utilizada para validar su poder que carecía de legitimidad. El reforzamiento del nacionalismo panameño era una tarea que la oligarquía no podía llevar adelante ni mucho menos la eliminación del enclave colonial. La clase media profesional llenaba un espacio impor- tante encabezando las luchas nacionalistas y sus aliados naturales eran el movimiento estudiantil, sindical y campesino. Estos sectores alimentaron el espíritu nacional panameño que los grupos económica- mente dominantes nunca promovieron. Sus intereses políticos y económicos estaban en perfecta armonía con el dominio colonial. Deltinterode… 18
  23. 23. La gesta popular del 9 de Enero puso fin a la presen- cia colonial. No era posible prolongar esa presencia. Creo que actores políticos fundamentales de esos acontecimientos históricos hacen un balance que es oportuno recordar. Con sus lúcidos juicios sobre el acontecimiento histórico comentó sus aportes que siguen siendo esclarecedores y oportunos. Veámoslos: Jorge Illueca califica: "... al 9 de Enero de 1964, como la piedra angular de la nacionalidad" ; por su lado Carlos Iván Zuñiga con excelente capacidad analítica opina de estos eventos: "Sólo los que desconocen estos capítulos de nuestra vida son capaces de sugerir, ayunos de patriotismo, que nuestras jornadas reivindicadoras tienen su fuente en consignas extra-nacionales"; en tanto que Diógenes de la Rosa indica,con aguda reflexión intelectual: " Por eso el 9 de Enero es una fecha de recapitulación y de reiniciación de la política diferente frente a los Estados Unidos con miras a la solución definitiva y radical de la dependencia de los Estados Unidos." Desde otras miras, Carlos Calzadilla resalta: "Las balas ni fusiles detuvieron el arrojo de los panameños durante la noche. Millares de estudiantes y pueblo salían de todas partes portando banderas para colocarlas en la Zona. Grandioso y elocuente mensaje en tal desigual desafío, salía de las entrañas del panameño, no importaban las balas." El intelectual Ricaurte Soler Batista sentencia: "Las clases dominantes, por su parte, perciben con claridad que las manifestaciones que tuvieron lugar en enero de 1964 podrían repetirse en cualquier momento, afectando sensiblemente la estabilidad social y política del país y alterando la "legitimidad" de statu quo." Estos análisis y comentarios de distinguidos intelectuales y patriotas son testimonios irrefutables del alcance que tuvieron los incidentes de Enero de 1964. Esos hechos cambiaron la historia panameña. Allí se consolidó el estado nacional panameño: los sucesos de 1966, el rechazo de los Tratados “3 en uno” de 1967, el agotamiento de las formas de dominación oligárquicas expresados en el juicio político a Marcos Robles y la descarada intervención de la Guardia Nacio- nal como árbitro de las contradicciones oligárquicas condujeron a la sociedad panameña al escenario del golpe de estado de 1968. Todo ello proviene del cordón umbilical: político y social que generó la sacudida que se produjo en la sociedad panameña después del 9 de Enero. Las bases para la consolidación de la nación panameña es producto de este movimiento.Y la crisis de la política entreguista de la vieja oligarquía, tiene un momento de quiebre en esa misma fecha. Los orígenes del golpe de estado de 1968, y el posterior desarrollo de una política nacionalista iniciada por Torrijos tiene vínculos con la gesta de 1964. Los sectores de capas medias,populares y un segmento de la burguesía nacional con ánimos patrióticos crearon un frente amplio que llevo adelante un proyecto político que concluyó la firma de los Tratados Torrijos-Carter. Éstos pusieron término a la presencia colonial estadounidense que tantas distorsiones y angustias produjeron en la sociedad panameña. A 50 años del 9 de Enero de 1964, la consolidación del estado nacional panameño es producto de las luchas por la recuperación de la soberanía. El despegue económico de la República de Panamá, aunque no VíaLetra 19
  24. 24. * Ernesto James * Daniel Góndola * Adriano Wright * Arístides Martínez * Rolando Parkins * Ramón Beltrán * Eduardo Voltier * Luis Charles * Julio Grimaldo * Beatriz Ávila * Benjamín Marín * John Scott * Inocencio Garibaldi Colón Colón Colón Colón Colón Colón Colón Colón Colón Colón Colón Colón Colón Golpes Bayoneta Golpes Bomba lacrimógena Perdigones Bala Bomba lacrimógena Bala Bala Bala Bomba lacrimógena Bala Culatazo siempre ha favorecido a los más pobres,es consecuencia de las luchas del pueblo panameño y de manera especial, de la gesta de 1964. Las nuevas generaciones que se pasean en las áreas revertidas, que constituyeron la antigua Zona del Canal, quizás, desconocen que jóvenes estudiantes, intelectuales, trabajadores y el pueblo panameño en general lucharon con tenacidad para liberar nuestro suelo de la presencia colonial estadounidense. Seis patriotas valientes estudiantes del Instituto Nacional, portan la bandera nacional y el estandarte del colegio enfrentando la agresión inminente de los “zonians”. Ellos son de izquierda a derecha: Napoleón de Bernard, Eligio Carranza, César Villarreal, Luis Vergara, Inocencio García y Alcibíades Picota (Caballero F., K. Las luchas patrióticas del Instituto Nacional). La liberación de los pueblos es producto de las luchas colectivas y del valor su gente. No hay milagros sin luchas, no hay liberación sin sacrificios. Hernando Franco Muñoz. Politólogo y abogado, catedrático de Derecho Administrativo en la Facultad de Derecho y Ciencias Políticas de la Universidad de Panamá Deltinterode… 20
  25. 25. Panameños de los estratos sociales procedentes de los barrios populares de Santa Cruz, las barracas de Ancón, Santa Ana, El Marañón y El Chorrillo, procedieron a enarbolar la enseña patria en los alrededores de la Avenida 4 de julio (Foto de la Revista LIFE). VíaLetra 21
  26. 26. En horas de la noche del 9 de Enero de 1964, el pueblo panameño se congregó en el área principal del balcón presidencial, para escuchar las declaraciones del presidente Roberto Chiari, ante la eminente ruptura de las Relaciones de Panamá con los Estados Unidos de América (Foto de la Revista LIFE). Deltinterode… 22
  27. 27. Colón: el último disparo, las últimas bajas de los patriotas Luis Navas P. En horas casi nocturnas del jueves 9 de Enero de 1964, se difundió a través de las radioemisoras del país la agresión de los policías y de los soldados estadounidenses acantonados en la Zona del Canal en contra, inicial- mente, de los estudiantes del Instituto Nacional y, luego, contra amplios sectores sociales quienes se sumaron a la lucha por la defensa de la soberanía nacional. Cientos de heridos colapsaron el sistema sanitario panameño. Las autoridades de la Zona del Canal de manera cínica afirmaban que ellos solamente habían empleado armas para “cazar patos”. Era necesario desnudar la vil mentira. Los nacionales fueron atendidos en, la ciudad de Panamá en el Hospital Santo Tomás y la Caja de Seguro Social, en el Hospital Amador Guerrero, en la ciudad de Colón, según datos del Lic. Guillermo E. Beleño C. quien fungía como Jefe del Servicio de Informes y Estudios Sanitarios, del Ministerio de Trabajo, Previsión Social y Salud Pública. El documento, invaluable, acerca de las certificaciones forenses de heridos y muertos, reposa en los archivos del Ministerio de Relaciones Exteriores de Panamá. Este documento posee la certeza histórica para afirmar que los agresores utilizaron en esa ocasión: balas, perdigones, bayonetas, culatazos y gases lacrimógenos sofocantes. La mayoría de las lesiones se ubican en el abdomen, piernas, tórax y cráneo. De las 471 personas atendidas en los tres centros hospitalarios, fallecieron 21: 18 fueron asesinados en Panamá; 3 en Colón. Del total de heridos, 336 fueron en Panamá y 105, en Colón. En cada ciudad se eliminó las niñas. La mayoría de los heridos eran hombres (434) y murieron 19. De las 37 mujeres, fallecieron 2 niñas, en sus respectivas residencias. Los heridos de balas fueron 85: 72 en Panamá y 13 en Colón. De estos, 11 fueron asesinados en Panamá y 2 en Colón. Por efecto de los gases fueron atendidos 37, pero, en Colón, se concentró este tipo de afectación con 28 y de manera fatal una niña de solo 6 meses. La mayoría eran indígenas Gunas. Por heridos de perdigones la mayoría (36) eran de Panamá y los otros de Colón (9). En cambio, los heridos por bayonetas y culatazos predominó en Colón con 9, de un total de 11. ¿Qué sucedió en Colón? ¿Por qué los enfrentamientos se prolongaron hasta el 12 de enero? Es bueno recordar que Colón surge como ciudad-puerto (1852) por la construcción del ferrocarril (1850-55) desplazando a Portobelo y San Lorenzo del Chagres. A partir de 1904, quedó encerrada por la Zona del Canal y gracias a la construcción de un corredor y a la carretera transístmica se pudo entrar y salir sin tener que ingresar a la Zona del Canal. En sus 16 calles, según el censo de 1960, convivían 59,598 habitantes. En esa ciudad coexistían nacionales, descendientes de chinos, hindúes, hebreos, griegos, españoles, italianos, afrodescendientes, que fueron llegando desde 1850. La lucha contra la discriminación practicada por las autoridades de la Zona del Canal era cotidiana y permanente. VíaLetra 23
  28. 28. Ningún grupo social se eximió del irrespeto promovido por una supuesta y arrogante superioridad racial del ciudadano blanco estadounidense. El primero en caer abatido, en la ciudad de Panamá fue el estudiante secundario Ascanio Arosemena, el 9 de Enero a las 7:30 p.m. Un proyectil le perforó el pulmón derecho y le atravesó la aorta. Al día siguiente Rosa Elena Landecho, una niña de 11 años, una potente bala le destrozó el cráneo cuando se encontraba en el balcón del multifamiliar de San Miguel, Corregimiento de Calidonia. Particularidades de la lucha en Colón En Colón, los primeros enfrentamientos se dieron en el lapso de las 7 a las 11 de la noche. Las aceras del YMCA, el Templo Masónico y el Comisariato, o calles 11,12 y 13 de la Avenida Bolívar y se extendía hacia la Avenidas Balboa y Del Frente (hoy Avenida de Los Mártires) fue el campo de batalla. De los 9 heridos por bayonetas y culatazos sobresale el dirigente obrero Andrés Galván. El primer mártir colonense es Carlos Renato Lara estudiante del colegio nocturno, contaba con 18 años. El 11 de enero recibió varios impactos, más de uno le disparó. Una bala le destruyó el cerebro y varios perdigones impactaron el tórax y el abdomen. No había otra disyuntiva, era necesario recurrir a las armas. Piedras y modestas bombas incendiarias no eran suficientes. El 10 de enero, en horas tempranas, fracasamos al intentar asaltar una ferretería para confiscar las armas de caza que allí se vendían. Un cazador furtivo, Aniceto Camargo, al vernos con esa angustia, nos confía su rifle calibre 22 con el solemne compromiso de su devolución. Con el rifle de Aniceto Camargo, manejado por empíricos tiradores, se organizaron varios turnos integrados por Roger Amor, Antonio Yepez De León, Rolando Sterling, Antonio Ferro, Deyanira Gómez y los hermanos Luis y Juan Antonio Navas Pájaro. El grupo integrado por Juan, Ferro y Deyanira fueron los últimos que dispararon, y a Juan lo hieren aproximada- mente el 11 a las 11:45 de la noche. Varios perdigones se le incrustaron en el cerebro. Veinte minutos después cayó asesinado el Sargento de la Guardia Nacional Celes- tino Villarreta, un potente disparo le destruyó el corazón. En esas horas tempranas del 12 de enero, las fuerzas armadas de los EE.UU lanzó cantidad imprecisa de gases lacrimógenos y sofocantes. Así murió la niña de 6 meses Maritza Alabarca Ávila, víctima de los efectos de los brutales gases arrojados sobre la población civil. Asimismo, el 12 de enero,Thomas Mann, Sub Secretario para Asuntos L.A. le informó a su Jefe inmediato Dean Rusk que en el Atlántico habían sufrido 4 bajas más entre sus militares, producto de un solo francotirador. Ese mismo día, el Jefe de la Guardia Nacional, Bolívar Vallarino, envió a Colón un contingente militar al mando de los mayores Omar Torrijos y Boris Martínez para contrarrestar la única resistencia que aún se mantenía combatiendo. Durante esos días de enero, se constató como una leve brizna se transforma en vientos huracanados y un río manso deviene en un poderoso torrente donde convergen muchas fuerzas. Se hizo lo que se pudo. Hicimos lo que tuvimos que hacer. Se luchó con convicción. Deltinterode… 24
  29. 29. La indignación popular se volcó contra las propiedades de los norteamericanos residentes en Panamá (¡Siempre! 29 de enero de 1964). ¡Cómo no sentir orgullo de ser panameño! Este pequeño país que en 1960 había alcanzado un millón de habitantes, rompió relaciones diplomáticas con la primera potencia imperial, la más fuerte y mejor armada. Los acusamos por agresión ante la ONU y la OEA. Hubo de inmediato manifestaciones de apoyo a Panamá en todos los continentes al grito de: ¡Yankee go Home! Posteriormente, los obligamos a negociar la eliminación de la Zona del Canal, el desmantelamiento de todas sus bases militares y la entrega de la Zona del Canal que habíamos cedido en 1903 a perpetuidad. No fue fácil soñar el futuro. Un año después, en enero de 1965, en el primer aniversario de la Gesta Patriótica fuimos arrestados. Para restarle fervor en Colón a la conmemoración, el Gobierno de Marcos Robles recurrió a la persecución. Al igual que ayer, el próximo 9 de Enero al cumplirse 50 años lo haremos un jueves y en medio de un proceso electoral. Los panameños y panameñas estamos obligados a actuar con madurez en las actuales circunstancias para construir, entre todos, un proyecto de sociedad donde tengamos derechos al bienestar y al progreso social. Cincuenta años después sigue pendiente la lucha contra la pobreza. Ese es el sueño, esa es la esperanza. Si ayer pudimos vencer, hoy también es posible. ¡Que así sea!1 VíaLetra Luis Navas P. Magister, catedrático de Relaciones Internacionales en la Facultad de Administración Pública de la Universidad de Panamá. Héroe de la insurrección patriótica del 9 de Enero de 1964, en la provincia de Colón. 1 (Véase el Diario Crítica, 14-1-64. P.2). 25
  30. 30. Las balas de las fuerzas armadas estadounidenses hicieron impacto en todos los edificios limítrofes con la Zona del Canal (Lotería No. 191, octubre 1971). Deltinterode… 26
  31. 31. Las tropas del ejército de los Estados Unidos ocuparon la ciudad de Colón, durante los días 9, 10 y 11 de Enero de 1964 (Lotería, 191, octubre, 1971). VíaLetra 27
  32. 32. Realidad histórica de los inicios de la Gesta del 9 de Enero de 1964 José A. Del Cid Felipe “Gracias a los mártires, porque sus heroicos sacrificios no fueron en vano, pues a través de la gesta patriótica del 9 de enero de 1964, se abrieron los caminos hacia la Libertad…Adelante, Dios los espera… entren al cielo, que nosotros ya entramos en la Zona del Canal…” En una conmemoración del Descubrimiento del Nuevo Continente, el 12 de octubre de 1962, por primera vez, se izan ambos pabellones, teniendo como marco central la inauguración oficial del puente sobre el Canal de Panamá. Este logro de enarbolar ambas banderas, sufrió un significativo revés por la intención de los estadounidenses de bautizar el nuevo puente, con el nombre de Maurice Thatcher,en honor al ex gobernador de la Zona del Canal. Nacionalistas panameños, encabezados por la diputada Thelma King, exigían bautizar la monumental estructura, bajo el nombre de Puente de las Américas. La insistencia norteamericana provocó que durante el acto de inauguración y los subsiguientes días se dieran brotes de protestas en contra de la antinacionalista acción. No sólo los panameños reclamaron por los acontecimientos en la inauguración del Puente de las Américas, también lo hizo un funcionario de la Compañía del Canal de Panamá, el estadounidense Gerald Doyle, el cual interpone el 26 de octubre de 1962, una demanda judicial ante la Corte de Justicia nortea- mericana en contra del izamiento de ambas banderas. Esta acción paralizó el proceso por más de 8 meses, debido a la decisión absurda e irregular de la Corte Distritorial de los Estados Unidos de acoger dicha demanda y posteriormente una apelación, el 27 de septiembre de 1963. Esta frustrante decisión no sólo afectó los fines naciona- listas de los panameños, incluso fue el detonante para que el embajador de los Estados Unidos en Panamá, un año después, presentara formal renuncia de su cargo, al parecer disgustado por los impedimentos burocráticos y, principalmente por la deshonestidad mostrada por sus compatriotoas en otros temas similares, ante la mirada de la comunidad internacional. Tras más de un año de esperar por parte de las autori- dades estadounidenses el cumplimiento de izar la bandera panameña en la Zona del Canal, los zoneítas se prepararon antes del 1 de enero de 1964, para desman- telar de forma arbitraria la mayor cantidad de astas posibles, con la intención de anular la simbología de los panameños, representada en la enseña tricolor. El 2 de enero, después de los días de asuetos otorgados en los Estados Unidos, por las festividades navideñas y las vacaciones finales del año 1963, las escuelas del área de la Zona del Canal, reiniciaron sus clases en un ambiente totalmente tenso. Para esa fecha, la bandera de los Estados Unidos que ondeaba frente a la Escuela Superior de Balboa había desaparecido. Cabe señalar, que la bandera estadounidense fue retirada el 30 de diciembre de 1963, por órdenes del gobernador Robert Fleming, decretando que, si bien no se izaría frente a la Escuela Superior de Balboa, según las costumbres norteamericanas, ondearían en las aulas Deltinterode… 28
  33. 33. o en otros lugares de las escuelas, evitando con esta acción ondear ambos pabellones. Así reconocía al colegio como un área de conflictos, dirigido por el estudiante estadounidense Jim Jenkins y los miembros del Consejo Cívico Zoneíta. En un arbitrario acto de complacencia a favor de los zonians, el Gobernador Fleming, en un desconocimiento abierto de los acuerdos establecidos, ordena no izar ninguna de las dos banderas en ciertos sitios y edificios de la Zona del Canal. Debía entenderse que correspondía al gobernador Fleming, el cumplimiento de lo acordado1 . El mismo gobernador decidió descontinuar el enarbolamiento de la bandera de los Estados Unidos en muchos lugares donde hasta entonces había sido habitualmente enarbolada. La primera bandera norteamericana suprimida fue la de la propia residencia del gobernador y, posteriormente, fueron eliminadas otras más en distintos lugares de la Zona del Canal Tampoco se contempló el izamiento de la bandera de Panamá en las bases militares y en los barcos que cruzaban el Canal. Rápidamente los residentes del área, enviaron una misiva con más de quinientas firmas al Presidente Johnson, quejándose por la decisión asumida por las autoridades de la Secretaría del Ejército de los Estados Unidos. Inmediatamente y por mandato de la Casa Blanca, el Gobernador Fleming se reúne con un grupo de miembros del Consejo Civil de la Zona en una sesión urgente para discutir las medidas a seguir. Los líderes del grupo deci- dieron resistir cualquier intento por partes de las autori- dades y detener las acciones del izamiento de la bandera panameña en algunos sitios de la Zona. El 3 de enero de 1964, el sargento Carlton Bell, iza la bandera de los Estados Unidos sin acompañarla de la bandera panameña frente al monumento dedicado a los héroes que participaron en la Primera Guerra Mundial, ubicados en la localidad de Gamboa, en flagrante violación a los acuerdos firmados oficialmente el 10 enero de 1963, que señalaban que ambas banderas ondearían en las tierras ocupadas por el enclave colonial. Este lamentable hecho fue repudiado por los panameños y considerado como un abierto desafío en contra de la soberanía de nuestro territorio. Este policía se negó a cumplir las órdenes de las autoridades y continuó, varios días después, izando solamente la bandera norteame- ricana. El sitio se convirtió en una plaza circense, donde todos presenciaban el acto de desobediencia, entre aplausos y vitoreos en abierta complicidad de sus supe- riores y civiles que disfrutaban del patético espectáculo. Los primeros días, esta acción recibió amplia cobertura de los medios de comunicación zoneítas: radiales, escritos y televisivos, dando un abierto ejemplo a los estudiantes de 8 colegios y 3 escuelas,que poco después se negaron a cumplir las órdenes del gobernador. Tal fue el efecto impactante de la prensa que los zoneítas corrieron a los comisariatos a comprar banderas de los Estados Unidos, con la intención de realizar “la siembra de banderas yanquis”, desplegándolas en balcones, casas, automóviles y en varios sitios públicos de la Zona del Canal. Los padres de familia acompañados por miembros de la policía, llevaron a cabo manifestaciones en diversos sitios de la Zona, incluyendo la propia residencia del Gobernador. El 7 de enero, cuatro días después de estos hechos, estudiantes de la Escuela Superior de Balboa, antes del 1 Gasteozoro, Carlos M. y otros. “La Historia de Panamá en sus textos”. Tomo II, 2da. Edición, Editorial Universitaria. Panamá 1999. VíaLetra 29
  34. 34. inicio de las clases y a pesar de que se habían cerrado con llaves las drizas del mástil, izan una bandera de mayor tamaño de los Estados Unidos,frente a las instala- ciones de ese plantel, rebelándose abiertamente contra las autoridades zoneítas, a pesar de las disposiciones dictadas por el gobernador, General Robert Fleming. Las autoridades policiales arriaron la bandera esa misma mañana y una hora después, los estudiantes la izaron de nuevo y se situaron alrededor del mástil para evitar que las autoridades retiraran la bandera.Después de la salida del colegio, unos veinte estudiantes montaron guardia durante toda la noche, recibiendo mantas y alimentos de simpatizantes, que los incitaban a no cumplir las disposi- ciones establecidas. Estos estudiantes apoyados por familiares y miembros del Consejo Cívico Zoneíta se declararon en rebeldía y pusieron de manifiesto su desacuerdo de izar ambos pabellones. Los miembros del Consejo Cívico del Pacífico, después de sostener una serie de reuniones, le solicitan al gobernador Fleming la suspensión de toda acción en relación al izamiento de ambas banderas. Cabe señalar que a tales pretensiones, ninguna autori- dad civil, ni militar se interpuso para hacer cumplir las normas pactadas. Sin embargo, el gobernador Fleming publicó el 8 de enero de 1964, una declaración donde dejaba sentada la posición del Gobierno norteamericano, solicitando el concurso de todos los ciudadanos de los Estados Unidos y extranjeros radicados en la Zona del Canal, para cumplir los compromisos preestablecidos, independientemente de sus ideas personales y políticas, vertidas por los consejos comunitarios. Fleming, manifestó lo siguiente: “Creo que es necesario que me refiera extensamente a las responsabilidades que recaen sobre los ciudadanos de Estados Unidos, de sujetarse a los compromisos oficiales de su Gobierno. Sí me gustaría, sin embargo, hacer énfasis en que aquí en la Zona del Canal, donde nuestros actos serán sujetos al escrutinio directo de ciudadanos de otros países, tenemos una responsabili- dad mayor. Solicito la cooperación de todos los ciudada- nos de los Estados Unidos en estos momentos para honrar los compromisos de nuestro país, demostrando buena fe mediante nuestras propias acciones. Debemos dar el ejemplo y algunas de nuestras acciones recientes no han sido ejemplares a la luz de los compromisos internacionales de los Estados Unidos.” 2 Durante el día jueves 9 de enero, los estudiantes de la Escuela Secundaria de Balboa, continuaron manifestán- dose dentro y en los predios del colegio, mientras las autoridades civiles daban la orden de desalojo de las áreas escolares, comerciales y administrativas, aledañas a la zona de conflicto, por vía marítima, y terrestre, incluso se activaron horarios de emergencia en las rutas del ferrocarril. El ambiente cotidiano de la urbe panameña, se tensionaba cuando las emisoras radiales difundían temas concernientes a las anteriores negociaciones de ambas naciones sobre el abanderamiento en los territorios zoneítas y los Tratados del Canal de Panamá. Mientras tanto, el gobernador Fleming y el Ministro de Relaciones Exteriores de Panamá Galileo Solís, se reunieron en horas del mediodía con la intención de resolver, satisfactoriamente, asuntos relacionados con la huelga de conductores de autobuses (SACA), que mantenían trabajadores del volante en la Zona del Canal y los aspectos específicos sobre las normas impuestas a la población yanqui sobre el izamiento de la bandera panameña. 2 Revista Lotería. Biblioteca de la Nacionalidad, (Sucesos del 9 del de enero) Autoridad del Canal de Panamá, 1999. Deltinterode… 30
  35. 35. José A. Del Cid Felipe. Doctor, bibliotecólogo y docente investigador en la Facultad de Humanidades de la Universidad de Panamá. Destacamos que en dicha reunión, Fleming le manifiesta al ministro Solís sus propósitos de partir casi inmediata- mente aWashington D.C.,con la intención de reunirse con el Presidente Johnson. El Gobernador Fleming abandonó el territorio, aun teniendo pleno conocimiento del estado de insubordinación, de diferentes sectores en la Zona: habitantes, policías, estudiantes, padres de familia. La ausencia del Gobernador se hizo más notoria, debido a la renuncia al cargo del diplomático estadounidense Joseph Farland, quien desde el mes de agosto de 1963, había dejado de ejercer como Embajador de los Estados Unidos, quedando el país en espera de una nueva acreditación diplomática. Estas acciones dan origen a los inicios de la Gesta Patriótica del 9 de Enero de 1964, obligando a los estudiantes, a los trabajadores, a los estudiante univer- sitarios universitarios, en fin, a todos los panameños del país, a reclutarse en un ejército nacionalista de indefen- sos patriotas, que protegieron nuestra dignidad como república independiente y exigieron respeto a la Patria. Es aquí,cuando se pone de manifiesto la responsabilidad histórica y la efectiva revolución patriótica, gracias a la participación del glorioso nido de águilas quienes se opusieron a las ideas del yanqui, que sienten que tienen el poder de hacer y deshacer las leyes, de los que trataron de confinarnos en nuestra propia tierra y de sujetarnos a ellos de forma implacentera, derogando e ignorando los códigos que le molestaban, promulgán- donos sus normas imperiales. Los institutores demostraron valentía, de quien se siente libre, del que puede liberarse siempre que quiera. Invocaron el Derecho Natural, es decir el libre albedrío de las ideas, tienen la finalidad imponer la Libertad ante los opresores. Estudiantes del Colegio Instituto Nacional marchan hacia la Escuela Superior de Balboa( Balboa High School), el 9 de enero de 1964, en compañía de un grupo de profesores, civiles y camarógrafos, portando la enseña patria y gritando consignas. Fotografía Revista Life, 24 de enero de 1964 (Foto de la Revista LIFE). VíaLetra 31
  36. 36. Evacuación del personal por barcos y ferrocarril. Estudiantes zoneítas custodian la base del asta de la bandera de los Estados Unidos, para impedir la izada de la bandera panameña (Foto de la Revista LIFE). Deltinterode… 32
  37. 37. Urania Atenea Ungo M. Como ningún otro acontecimiento de nuestra historia, el 9 de Enero de 1964, marca nuestra memoria e identidad con un sentido y un significado fuerte: tenemos patria. La visión de miles de personas, jóvenes en su mayoría, desafiando viejos temores, insubordinados y actuantes, recuperando para sí un ser, casi no tiene parangón a lo largo de nuestra historia.Es una memoria dolida,pero que retrata una parte de nuestro ser del que podemos enorgullecernos, enarbolar y reivindicar, muy poco parecida a los miles de hechos pequeños y viles que se encuentran en la historia política del país. Su significación trascendió. No sólo se replantearon las históricas relaciones entre el Istmo y los EEUU, sino que emergió una conciencia que estableció que la vida institucional y política del país no podía seguir igual y se reflejó en lo más hondo de las personas e instituciones. Sus consecuencias no dejan de sentirse a todo lo largo de nuestra vida social. No fue meramente una jornada de rebeldía, sino una insurrección popular. ¿Participaron las mujeres durante el período histórico de 1903 a 1964? En el período comprendido entre 1903-1964, en esos sesenta y un años de historia,ocurrieron acontecimientos trascendentales, entre ellos, el surgimiento de la república y la lenta sedimentación de la nación, la construcción del Canal de Panamá, se estructuró institucionalmente el estado y se organizaron las diversas clases y sectores del país. Fue también la época del Partido Nacional Feminista (PNF), cuya historia fue borrada y recuperada por mujeres comprometidas con la lucha para obtener una vida digna e igualitaria. Reflexiones acerca de las mujeres y la patria En 1964 habían transcurrido 41 años desde la fundación del Partido Nacional Feminista –cuyos 90 años de congreso cumplieron el 2013- , es decir, la lucha de las mujeres ya tenía una historia (invisibilizada) y eran ciudadanas.Como ocurrió en todas partes del mundo, la presencia de las mujeres se ubica en los lugares menos importantes del trabajo remunerado, del sistema educativo y de la administración. Existía un “silencio” político sobre esta condición de inferioridad, que es un lugar común en todas las sociedades. En el contexto de esta reflexión es fundamental preguntar: ¿participaron las mujeres en la gesta heroica de 1964? Revisando las fotografías del período histórico del 9 de Enero de 1964,es evidente que la juventud fue la protago- nista casi absoluta de la gesta heroica. Las investiga- ciones historiográficas han comprobado que en momen- tos parecidos de fuertes convulsiones sociales, en diversas épocas históricas, cuando el “pueblo” se insubordina, las mujeres han tenido una participación. Este momento histórico en particular,seguramente,no fue la excepción. Pero, lo cierto es que en las fotografías se visualizan poco. Desde los inicios de la Modernidad, cada vez que las sociedades son sacudidas por grandes cambios políticos, las mujeres irrumpen masivamente en los momentos más convulsos,emergiendo desde su mundo colectivo histórico: lo privado. Esta participación femenina tiene varias características, es masiva y amplia en la base, exigua o inexistente en las cúpulas. Las mujeres siempre respon- den, aunque ocupan un lugar ambiguo y contradictorio: integradas a la masa de seguidores, de pueblo, de marginadas de las direcciones políticas. VíaLetra 33
  38. 38. Los estudios académicos establecen que las mujeres son ignoradas u omitidas en la Historia, siempre ha sido así y en nuestro país también, porque su mundo, el designado por la tradición, es el privado, sede de las “realizaciones” femeninas, sitio de la reclusión histórica, el lugar de los afectos y la familia, que funciona por consenso social producto de la larga socialización. Un insólito lugar de lo no histórico ni historiable. Son diversos mecanismos, en distintos sistemas y escenarios políticos, los que se han coludido, no para impedir que las mujeres participen, sino para impedir que esta sea en las formas como se obtiene, se produce y se reproduce el poder. Para las mujeres participar es siempre problemático, significa –aun hoy para muchas- transgredir el mandato central de la socialización femenina –permanece en tu lugar, tu proyecto de vida es tu familia- y puede ser de altos costos para la vida personal y la seguridad, como lo comprobaron las mujeres que se atrevieron a ingresar al mundo público, como Clara González y las líderes del Partido Nacional Feminista. La lucha por la soberanía, parte de ese mundo público, socioculturalmente difícil, pero era una necesidad vital, central de la nación de la cual las mujeres forman parte importante. Cabe cuestio- narse nuevamente: ¿no tenían opinión? Una reflexión sobre estos cincuenta años del 9 de Enero de 1964 en Panamá no puede hacerse sin recordar que entre los simbólicos 1903 y 1964 pende un significativo 1922, fecha de fundación del Partido Nacional Feminista, que cambió las vidas de las mujeres que se integran a esta reflexión, por derecho propio, si se realiza desde una cierta perspectiva intelectual, ética y política. Partir de esa perspectiva se convierte en un requisito indispensable: valorar lo pensado, lo soñado y lo expresado de diferentes maneras, tanto como lo realizado por personas (mujeres y hombres) condicionados por las reglas explícitas e implícitas vigentes en su mundo. Se trata, sobre todo, de intentar recuperar, a partir de la lectura de una historia que todavía no ha sido totalmente contada, un sentido. Una interpretación es siempre una lectura posible "sobre y desde"; es siempre objetable pues no se trata de todos los hilos, sino de aquellos que se juzgan significativos y/o esenciales. Sería posible reformular la pregunta: ¿cómo participaron las mujeres en los hechos de aquellos días de enero de 1964 que conmovieron a fondo a toda la nación? La patria y las mujeres hoy Mientras las investigaciones den respuestas a las preguntas planteadas en esta reflexión, es evidente que ante la reclusión en lo privado de la mayoría femenina, una pequeña pero deslumbrante constelación de heroínas puebla la historia de la América Latina – igual que en Panamá- de personajes que representan a las mujeres casi a pesar de sí mismas. En los últimos años, la presencia femenina en el mundo público llegó hasta la Presidencia de la República, sin que ello realmente signifique la disolución de las fronteras que dividen los dos grandes órdenes en que se organiza la vida social para mujeres y hombres, y menos la eliminación del principal mandato de la socialización genérica femenina. Por el contrario, cada vez más las mujeres pagan altos precios por su presencia en lo público. Lo público que hoy no posee como tarea el heroico desafío que fue la erradicación del enclave colonial en el corazón del país y que conmovió a la conciencia de la mayoría mujeres y hombres de la sociedad panameña, entonces: ¿cómo no estar ahí? Deltinterode… 34
  39. 39. Urania Atenea Ungo M. Magíster, catedrática de Filosofía de la Facultad de Humanidades de la Universidad de Panamá, feminista, especialista en estudios de género. Desde los inicios de la Modernidad es un hecho histórico comprobado que en las movilizaciones heroicas siempre están las mujeres, cuando lo utópico parece plenamente posible y cuando la política se institucionaliza ellas desaparecen. ¿Fueron así esos días de enero del 64? Desde esta perspectiva, el mejor homenaje a los héroes y mártires de aquel enero, también a Maritza, a Rosa Elena y a las invisibles,es investigar a fondo para completar esta historia, como se desentrañó recientemente la historia de las feministas de principio del siglo XX y recuperar así su memoria, su valiente sacrificio,para que la vida en el país sea mejor, vivible, digna y buena para todos y todas. Este fue el principio de todo, estudiantes panameños del Instituto Nacional van a la Zona del Canal solicitando permiso para izar la bandera panameña de acuerdo con el convenio vigente entre Panamá y los Estados Unidos. (¡Siempre!, enero 29, 1964). Se visualiza la participación femenina al frente. VíaLetra 35
  40. 40. En la foto se ven estudiantes del Instituto Nacional cuando son contenidos por la policía de Balboa, que exhiben pancartas que se explican por sí solas. (Crítica, Martes 26 de octubre de 1999). Se aprecia en la foto la participación femenina desde el inicio de los acontecimientos del 9 de Enero de 1964. Un grupo de civiles, estudiantes universitarios y del Instituto Nacional, marchan frente a las instalaciones de la antigua Biblioteca Nacional, rumbo a la presidencia de la república, en una marcha que aglutinó a miles de panameños, que repudiaban la masacre a un pueblo de paz. Se aprecian al frente algunas mujeres en la manifestación (Foto de la Revista LIFE). Deltinterode… 36
  41. 41. La cuestión estatal-nacional y el 9 de Enero de 1964 Enoch Adames Mayorga Introducción La manera en que se insertó el istmo como zona de tránsito al proceso internacional de valorización y acumulación de capital, no sólo configuró una articu- lación social dependiente que la condicionó en su estructura económica, sino que también determinó históricamente la forma mediante la cual se ha planteado políticamente la cuestión estatal-nacional. Distintas contradicciones articularon a lo largo de nuestra “breve historia”, las diferentes “cuestiones” que forjaron el devenir de esa particular y compleja transformación que dio lugar a la fusión de dos elementos que dotan a nuestra existencia histórica de una determinada especifi- cidad política y cultural: el Estado y la Nación panameña. Base conceptual Entendemos por Estado dos cosas: En su exterioridad, lo que se ve como organización institucional que apela a una legalidad territorial y al monopolio de la violencia legítima; en lo subyacente, la relación social que expresa un pacto de orden y de dominación política.A esta doble articulación se vincula la nación como referente del Estado. Esto último abre el círculo del estado como dominación política porque reorienta la expuesta dominación como expresión de contradicciones socia- les, alineada ahora al servicio de intereses generales, los de la nación. Siguiendo a O’Donnell, la nación la constituye entonces, ese “arco de solidaridades” que vincula el “nosotros” a la común pertenencia territorial delimitada por el Estado (O’Donnell, 2007: 34). En este contexto conceptual, el papel que desplegará el Estado estará determinado según cada caso de acuerdo a una especificidad históricamente situada; que explica a su vez, los distintos momentos de su evolución en relación a las cambiantes relaciones con sus respectivas sociedades civiles y en interacción con un sistema internacional de estados jerárquicamente organizados. No obstante,“no siempre las fechas de declaración formal de independencia de una nación implican la simultánea creación de Estados nacionales” (Ozlak: 43). Para la realidad panameña, la particular forma que alcanza como estado mediatizado y la manera limitada que asumió en el proceso de edificación nacional, está vinculada al momento histórico en que surge con pretensiones de ser poder centralizado territorialmente. Continuidad en la discontinuidad a. La primera fase En nuestro país, la construcción institucional, la integración territorial y comercial (conectividad), los soportes jurídico-políticos a la organización económica (reproducción de relaciones de producción), sentimien- tos de pertenencia e identidad nacional, etc., se desarro- llaron de manera compleja a través de un sinuoso y problemático proceso donde se articularon de manera distinta, la cuestión social, la cuestión democrática y la cuestión nacional. Por un lado, los antagonismos entre clases y grupos, que tuvieron a lo largo de nuestra historia distintas expresiones y denominaciones: burguesías comerciales, terratenientes y casatenientes VíaLetra 37
  42. 42. versus arrabal, artesanos, pequeñas burguesías urbanas y agrarias en la “primera fase” republicana y a la que corresponde un expresión básica del Estado: el Estado oligárquico-liberal restringido (1903-1936). Por el otro lado, una transversal de contradicciones a este devenir que se despliegan inicialmente con el colonialismo español, continúan con el centralismo colombiano y posteriormente en la relación colonial y neocolonial con los Estados Unidos, que se extiende hasta 1999 (Urriola, 1972: 175). En ese período, la cuestión social se instala con la huelga inquilinaria de octubre de 1925, evento social que profundiza la cuestión nacional con la invasión estadounidense de ese año (12 de octubre). Estos eventos tendrán repercusiones en el golpe de estado de 1931, cuyo protagonista es el movimiento Acción Comunal, organización de corte nacionalista configurada por sectores de la pequeña burguesía y capas medias que se constituye en bastión de lucha contra el Tratado Alfaro-Kellogg (1926), por considerarlo lesivo a los intereses del país y a su vez organiza el primer golpe de Estado el 2 de Enero de 1931. Algunos de sus dirigentes posteriormente se incorpo- rarán al Partido Nacional Revolucionario (PNR) cuyo liderazgo se reconocerá en la figura de Arnulfo Arias. También en estas primeras décadas de la República—las de 1930—, se crea el Partido Comunista y el Partido Socialista. En esta articulación de contradicciones sociales con desenlaces políticos, la génesis de Acción Comunal la encontramos en el marco de antagonismos sociales y políticos de mediados de la década de los veinte, que tendrá consecuencias en las décadas poste- riores, especialmente en las condiciones que permiten la llegada al poder del Dr. Arnulfo Arias, en octubre de 1940. En este arco temporal de reclamos y movilizaciones se firma en 1936 el Tratado Arias-Roosevelt que permite eliminar el artículo 136 de la Constitución Nacional de 1904,que legitimaba la intervención estadounidense para garantizar la independencia del país. No obstante, este nuevo tratado obligaba al Estado panameño a la defensa del canal cediendo a lo largo de la república cerca de 15,000 hectáreas con 136 nuevos sitios de defensa. b. La segunda fase En articulación con lo anterior, tenemos una “segunda fase” que se despliega entre 1937 hasta la crisis de 1968 y tiene como organización política dominante a un Estado oligárquico-liberal ampliado. A finales de la década de los cuarenta se reconfigura la estructura de clases y con ello la naturaleza de los conflictos. Entra en escena a la par de las clases oligárquicas tradicionales (comerciantes y casatenientes) una primaria burguesía industrial. Igualmente se instala un proletariado cuyo proceso de configuración es por primera vez estricta- mente nacional1 . Es la ampliación del bloque de poder y el conjunto de reformas sociales lo que le da a la dominación oligárquica una expansión que se dilataría hasta finales de la década de los sesenta, mediante un “reformismo prudente y escalonado” (Soler, 1975: 42). Importancia crucial tiene el tema de la identidad nacional como elemento central en el proceso de fusión de lo nacional con lo estatal en estas temporalidades históricas. En el particular caso panameño, el nacionalismo como identidad cultural en estas fases de construcción del orden político, se expresará en corrientes político-ideológicas que correrán paralelo a la edificación estatal a lo largo de todo el siglo XX. Deltinterode… 1 La primera clase obrera, la de la construcción del canal, es el producto de los procesos de proletarización de los países de la cual era originaria. La “importación” de mano de obra a las tareas de construcción del canal definió en principio la naturaleza de su inserción: la transitoriedad. 38
  43. 43. Sin embargo, en esta fase republicana (1940), la consti- tución de la identidad nacional se intentó hacer desde el Estado por medio de la imposición de un concepto de homogeneidad étnica cultural de naturaleza eurocéntri- ca excluyendo de la condición ciudadana aquellos secto- res sociales—afroantillanos, asiáticos e hindúes—, que en el discurso hegemónico eran considerados como un “cuerpo extraño” a la sociedad nacional. Desde sus orígenes estamos ante un proceso que desde la forma y contenido de sus tramas históricas no resueltas, definió el carácter de la acción social de distintos actores, ya que vinculó tempranamente la lucha social a la lucha por la total soberanía estatal nacional. A lo largo de nuestra historia, las distintas formas de dominación – tanto institucionales como culturales— que se organizan en torno a la construcción estatal y sus bloques de poder, estarán incididas tanto por la presencia colonial norteamericana como por los asedios que desde la sociedad civil realizan los diversos movimientos sociales y políticos. A finales de la década de los cincuenta, los conflictos y las movilizaciones escalan en intensidad, se multiplican, se hacen extensivas social y políticamente y penetran sobre todo la matriz básica de la organización socioeco- nómica de la sociedad panameña: “la huelga estudiantil de 1958, con su secuela de mártires en las calles de la capital; la lucha por la autonomía municipal (1959); la ‘Marcha del Hambre’ realizada de Colón a Ciudad de Panamá, por millares de trabajadores y desocupados en 1959; el enfrentamiento de los estudiantes y el pueblo en noviembre del 59 contra autoridades y militares de la Zona del Canal, en la acción de izar la bandera panameña en esa parte del territorio nacional; el levan- tamiento armado del ‘Tute’, en Veraguas, en abril de 1959, como respuesta a la corrupción de los gobiernos oligárquicos, y a la brutal represión ejercida contra los movimientos populares; la huelga bananera de Bocas del Toro y Chiriquí, en 1960; la lucha por la reforma universitaria que tuvo su expresión más profunda en la huelga de 1962; y la celebración en Santiago de Veraguas, del Primer Congreso Nacional Campesino; los diversos movimientos obreros; las peleas de los campesinos por la tierra; el nuevo giro del movimiento inquilinario, caracterizado por la toma de tierras para construir las llamadas ‘barriadas brujas’ y tantas otras gestas y acciones populares, que en suma iban acumulando fuerzas contra la oligarquía y el imperialismo” (VV.AA. 1970: 106-107). Enero en la crisis de 1968 Es la acumulación de conflictos lo que está siempre detrás de los estallidos sociales. En 1963 se llega a un acuerdo con los Estados Unidos para izar la bandera nacional en 15 sitios públicos de la “Zona del Canal”, “acuerdo cuyo objetivo era dar la imagen de que ambos países compartían en cierta medida responsabilidades en la llamada Zona del Canal” (Ávila: 93). El rechazo y la posterior agresión sufrida por los estudiantes institu- tores de parte de las autoridades y civiles “zonians”, es el detonante de una movilización nacional que tiene los ribetes de una generalizada insurrección: el desenlace son tres días de enfrentamientos, 21 muertos, 300 heridos, y el rompimiento de relaciones diplomáticas entre Panamá y Estados Unidos. El 9 de Enero de 1964 es un parteaguas que se instala en el imaginario sociopolítico de la sociedad panameña y actúa como bisagra histórica. No puede ser entendido sin los antecedentes socio-políticos que generaron una acumulación explosiva; y hacia adelante, nada puede ser comprendido sin él. En ese sentido, este suceso como VíaLetra 39
  44. 44. acontecimiento portentoso—como afirmación soberana total—, tiene la particular característica de estremecer a la sociedad en todo lo que queda de la década de los sesenta, potenciando la crisis político-institucional de 1968 en crisis social integral. Hacia adelante la lucha generacional de carácter nacional, se expresará históri- camente bajo distintas formas y se prolongará incluso hasta mediados de la década de los setenta. Lo que hagan o no los individuos y grupos sociales después del 68,van a estar mediados por dos acontecimientos que se entremezclan en tiempos históricos distintos: El agota- miento y crisis de la forma oligárquica de dominación, y la no resuelta cuestión nacional. En lo que respecta al papel del estado,los acontecimientos del 9 de enero le mostraron a las clases dominantes lo frágil de la institucionalidad oligárquica y de repetirse podrían alterar significativamente la estabilidad social y la legitimidad del orden político nacional. Lo que sigue es una estrategia de negociación con el imperio para eliminar “las causas de conflicto”, que tendrá como resultado los denominados tratados “tres en uno” de 1967 que lo que hacían era escalar la potencialidad del conflicto2 . Corolario La crisis institucional y política de 1968, que selló el descrédito de partidos políticos e instituciones republi- canas, y que tiene como desenlace el golpe militar de ese año, es absolutamente incomprensible si no se buscan sus claves en la profundidad estructural de la década de los sesenta. Esta crisis hay que pensarla, tanto en el agotamiento de una forma de dominación política que tocaba fondo – la crisis de dominación oligárquica—; como por una transversal histórica que dada su profundidad institucional, acumulaba tensiones y conflictos: la lucha histórica por la total soberanía estatal nacional. Soler caracterizó el régimen que se instaura posterior al golpe del 68 como “bonapartista”3 (tercera fase en nuestra periodización) y adelantaba la siguiente explicación: “Las causas más inmediatas del suceso las encontramos en las multitudinarias manifestaciones antiimperialistas de Enero de 1964” (Soler, 1975: 46). Referencias bibliográficas Ávila, Víctor 1998 Panamá: Luchas Sociales y Afirmación Nacional (Panamá: CELA). O’Donnell, Guillermo 2007 “Hacia un Estado de y para la Democracia” en VV.AA. Democracia/Estado/Ciudadanía. Hacia un Estado de y para la Democracia en América Latina (Lima. PNUD) Ozlak, Oscar 2007 “El Estado Democrático en América Latina” en Nueva Sociedad (Buenos Aires) N°210. Soler, Ricaurte 1975 “Panamá: Nación y Oligarquía. 1925-1975” en Tareas (Panamá) N°34. Soler, Ricaurte 1989 Panamá Historia de una Crisis (México: Siglo XXI). Urriola, Ornel 1972 Dialéctica de la Nación Panameña (Panamá: Ediciones Momento S.A.). VV.AA. 1970 Panamá 1903-1970 (Santiago de Chile: Partido del Pueblo). Enoch Adames Mayorga. Magister, catedrático de Sociología de la Facultad de Humanidades de la Universidad de Panamá, Coordinador Académico del Programa FLACSO-Panamá. 2 “En 1967se llega a un acuerdo que se concreta en tres tratados: uno concerniente al Canal de Panamá, otro a la construcción de un canal a nivel (…), y el tercero concerniente a la defensa y neutralidad del canal” (Soler, 1989: 70) 3 “Entendemos por bonapartismo el poder estatal relativamente autónomo frente a las clases y sus luchas, que en determinadas coyunturas históricas orienta el proceso económico arbitrando los conflictos sociales” (Soler, 1975: 45) Deltinterode… 40
  45. 45. Jóvenes estudiantes portando la bandera nacional, saltan la cerca de alambre con la que se impedía la entrada de los panameños a la Zona del Canal. Soldados norteamericanos se tomaron el área frente a la Calle M, donde resultaros varios heridos y muertos, producto de los disparos provenientes del Hotel Tívoli, lugar que fue invadido por los comandos militares (Foto de la Revista LIFE). VíaLetra 41
  46. 46. Tras el asesinato de una unidad militar norteamericana en el área ubicada frente al edificio de la Pan American Life, los yanquis enfilan artillería pesada en contra de los manifestantes panameños dispersos en la Avenida 4 de Julio y la Avenida Kennedy (Foto de la Revista LIFE). Deltinterode… 42
  47. 47. El 9 de Enero de 1964, acumulación y epicentro de la política exterior panameña Edgar Spence Herrera La causa panameña La temprana relación de supeditación de la República de Panamá a los intereses hegemónicos de Estados Unidos de América, a escala hemisférica y mundial, se situó en las coincidentes circunstancias geopolíticas de la separación de Panamá de Colombia, el 3 de noviembre de 1903 y la consolidación de la Unión Americana como potencia emergente, en ese momento, con proyec- ciones de dominio universal. Esta realidad histórica más que un simple dato académico, constituyó un hecho geoestratégico cuyo entendimiento y dimensión repercutió en la existencia misma de Panamá, como centro neurálgico a través del cual la geoeconomía adquirió niveles ordenadores acordes con los intereses del naciente poder imperial. Dicho de otra manera, se trató de una relación centro-periferia que se construyó de forma unilateral mediante el establecimiento de un andamiaje colonial y militar, con capacidad y propósitos más allá de la protección de la vía interoceánica.Y es que la construc- ción del Canal de Panamá, si bien recortó los tiempos y caminos para el comercio, igualmente dividió al país en su geografía e interrumpió su desarrollo integral, autónomo e independiente. A partir de entonces, el tema del libre tránsito de mercaderías y personas por el Canal,se constituyó para los panameños en un problema de soberanía durante 97 años. Durante este período, la nación panameña sufrió varias agresiones militares norteamericanas. No obstante, a pesar de la abrumadora presencia militar de Estados Unidos de América, distintas generaciones de panameños resistieron las humillaciones y armados con argumentos históricos, jurídicos y políticos elaboraron con inteligencia y paciencia los términos y referencias de luchas en defensa de la soberanía nacional, iniciando de esta manera una larga marcha y una diplomacia de denuncia y reivindicación soberana, en todos los escenarios y foros internacionales. En este contexto, las relaciones entre Panamá y Estados Unidos de América experimentaron momentos de inflexión, conforme la geopolítica norteamericana utilizaba la Zona y el Canal de Panamá como plataforma de intervención y control hemisférico. Esta realidad gravitó mayormente cuando la hegemonía estadou- nidense en el hemisferio sufrió un dislocamiento con el triunfo de la revolución cubana, en enero de 1959. Operación Siembra de Banderas A esta altura del análisis, las relaciones entre Panamá y Estados Unidos de América experimentan nuevas distancias y fisuras, en tanto los contenidos de las reclamaciones populares incorporan elementos afines, no sólo con lo nacional panameño, sino con los movimientos contestatarios que en el sub-continente latinoamericano y caribeño proponían cambios en la relación de dominación hemisférica norteamericana. Este marco fue precisamente el escenario para las acciones Operación Siembra de Banderas, en dos momentos como lo fueron los días 2 de mayo y 2 de VíaLetra 43
  48. 48. noviembre de 1958, respectivamente. Ambos eventos tuvieron como propósito la afirmación de la soberanía panameña en todo el territorio nacional, principalmente en la entonces Zona del Canal.Así, los sucesivos gobier- nos panameños se vieron obligados a incorporar en su estrategia negociadora canalera los planteamientos anti monopólicos alrededor de la Vía Acuática; las exigencias de aumento de la anualidad por el usufructo del bien patrimonial panameño y las demandas laborales de los trabajadores nacionales en la Zona del Canal. Asimismo, obligó a los entonces gobiernos de Roberto F. Chiari y John F. Kennedy, de Panamá y Estados Unidos de América, respectivamente, a firmar el Acuerdo Chiari-Kennedy de enero de 1963, el cual permitía que la bandera panameña fuese izada junto a la norteameri- cana, en todos los sitios públicos sin exclusión. El arrogante desconocimiento de este Acuerdo por parte de los estudiantes zoneítas, sus familiares y autori- dades norteamericanas en la extinta Zona del Canal, dio lugar a la agresión militar a estudiantes del Instituto Nacional. Esta agresión generó una respuesta patriótica de la población panameña en defensa de la soberanía e inició de esta manera una larga jornada nacionalista, despertando simpatías y la solidaridad internacional a la causa de Panamá. El 9 de enero de 1964, acumulación y epicentro de la política exterior panameña. Desde esta perspectiva, el 9 de Enero de 1964 se constituyó en la acumulación y epicentro de la descolo- nización y maduración de la conciencia colectiva de la Nación panameña, respecto de la abrogación del Tratado Hay- Bunau Varilla de 1903. Asimismo, la consiguiente ruptura de las relaciones diplomáticas entre Panamá y Estados Unidos de América marcó un hito en las relaciones interhemisféricas, al punto de erosionar las bases del dominio y hegemonía norteamericana en el continente. Fue precisamente este hecho singular el que sirvió de escenario estratégico para la nueva política exterior en materia de negociaciones entre Panamá y Estados Unidos de América, con la finalidad de eliminar con prontitud las causas de conflictos a propósito del Canal de Panamá, tal como se estableció en la Declaración Moreno-Bunker de 3 de abril de 1964, misma que reanuda las relaciones diplomáticas entre ambos países. En medio de esta realidad, la política interna en el país toma rumbos de confrontación, como resultado de los procesos electorales que se avecinaron.Así las cosas, el tema y problema de las conflictivas relaciones bilate- rales panameñas-norteamericanas, es seguido con atención por todos los grupos y organizaciones políticas y sociales, con el ánimo de no permitir que se torcieran el espíritu y compromiso de la jornada de enero de 1964. En efecto, el gobierno surgido del Golpe de Estado de 11 de octubre de 1968, después de consolidado en el poder, retoma la cuestión canalera con los aportes del denominado alpinismo generacional, como una acumu- lación importante y de buena memoria. Es este el escenario que no permitió la prórroga de la Base de Río Hato, y el rechazo de los Tratados Robles-Johnson, mejor conocidos como Tres en Uno o perpetuidad en cifras.Asimismo, propició la celebración en el país de la Reunión del Consejo de Seguridad, del 15 al 21 de marzo de 1973, cuando el mundo vetó a Estados Unidos de América, exigiéndole negociar y entregar el Canal a su legítimo dueño. Deltinterode… 44
  49. 49. Luego de este triunfo de la diplomacia panameña, Estados Unidos de América accede a la negociación y firma los Acuerdos Tack-Kissinger, el 7 de febrero de 1974.Éste da un nuevo impulso a las negociaciones entre ambos países y, finalmente, entre algunas dificultades propias del proceso, se firman los Tratados Torrijos-Carter el 7 de septiembre de 1977 que pusieron fin a la ocupación colonial y militar estadounidense en Panamá. No obstante, las relaciones bilaterales en torno al Canal de Panamá adquieren un nuevo tono de discrepancias, durante los debates de aprobación de dichos Tratados en el Congreso y Senado de Estados Unidos de América. De esta suerte, Panamá hubo de desplegar una diplomacia activa al interior de la sociedad norteameri- cana para garantizar aliados, como ciertamente ocurrió que las reservas, enmiendas y entendimientos no desnaturalizaran los logros obtenidos por Panamá, en materia de soberanía en todo su territorio. Igual sucedió con la promulgación unilateral de la Ley Murphy 96-70, de 27 de septiembre de 1979, por parte de Estados Unidos de América que pretendió desconocer lo acordado en materia de administración del Canal de Panamá, imponiendo reglas arbitrarias concernientes a relaciones laborales y colocando a la nueva Junta Directiva del Canal bajo la tutela del Departamento de Defensa estadounidense. Todo esto fue superado con la entrega de la vía interoceánica a su legítimo dueño y la salida del último soldado norteamericano de Panamá, el 31 de diciembre de 1999. Hoy la administración panameña del Canal es un hecho y demostración del sentido de responsabilidad, dado su eficiente manejo y protección. Los sucesos del 9 de Enero de 1964 deben ser recorda- dos como un hito sagrado en la historia del país, y como referencia de la acumulación coherente en la construcción y perfeccionamiento del Estado nacional. En este sentido, la ampliación del Canal debe mantener encen- dida la llama del nacionalismo panameño, porque al cumplir 100 años debemos continuar administrándolo como un bien patrimonial, y la forma como adminis- tremos el Canal dirá si somos o no soberanos. Edgar Spence Herrera. Magíster, docente de la Universidad de Panamá, Investigador de FLACSO-Panamá, ex vice Canciller de la República. VíaLetra 45
  50. 50. Estudiantes panameños, sin temor a las balas de los soldados y policías de la Zona del Canal, izan una bandera panameña en un poste del alumbrado de la Avenida 4 de julio, hoy llamada por los panameños, la Avenida de los Mártires (Colina, 9 de enero 1989). Portando banderas panameñas, los sectores populares siguen avanzando aun con las amenazas de los rifles estadounidenses disparando (Lotería, 191, octubre, 1971). Deltinterode… 46
  51. 51. Soldados blancos norteamericanos, fueron ubicados exclusivamente en las áreas de refuerzo y protección de la población de zoneítas pertenecientes al Gold Roll, tras la evacuación de oficinas gubernamentales, escuelas y sitios públicos, aledaños a las áreas de conflictos (Foto de la Revista LIFE). VíaLetra 47
  52. 52. El proyecto de nación y la juventud panameña Marco A. Gandásegui, hijo. En nuestra agenda como panameños tenemos dos grandes tareas o retos pendientes. En primer lugar, nuestro compromiso con la Patria. En segundo lugar, nuestro proyecto de Nación. La Patria es lo que nos legaron nuestros padres, las generaciones que nos precedieron, especialmente, todos aquellos que hicieron sacrificios para que hoy podamos decir con orgullo que trabajamos y vivimos en toda la extensión de nuestro Istmo. Por el otro lado, tenemos que cumplir con las tareas inconclusas de nuestro proyecto de Nación. La Nación es lo que queremos legarle a nuestros hijos, a las futuras generaciones. Como padres responsables, pensamos que debemos construir lo mejor para quienes nos seguirán en el camino hacia el engrandecimiento del país. A diferencia de nuestro pensamiento patriótico – romántico e idealista – la Nación es constituida por las estructuras – espirituales y materiales - que estamos levantando y seguiremos construyendo con nuestro esfuerzo y trabajo. Son las riquezas, son las instituciones, son las relaciones sociales que se consolidarán con cada generación. La guerra por la soberanía fue la pieza central en la lucha de varias generaciones panameñas para avanzar con el proyecto de Nación, concebido por jóvenes de fines del siglo XIX y consolidado a mediados del siglo XX. Si en 1903 los comerciantes de la ruta de tránsito lograron romper con Bogotá – mediatizados por el pacto con EEUU – fue en 1964 que la gesta del 9 de enero, encabezada por la juventud panameña, sentó las bases para finiquitar la presencia neo-colonial de Washington. Hay que dejar claro que entre los próceres en 1903 no había un proyecto de nación. Liberales y conservadores panameños carecían aún de esta noción que podía dinamizar la sociedad en su conjunto. Eran otros los actores, alejados de las agitaciones conspirativas separatistas, que podían generar nuevas ideas en el tejido social panameño. Estos eran los liberales radicales – concentrados en los arrabales urbanos – quienes portaban las semillas del futuro nacionalismo panameño. Igualmente, los pequeños agricultores del “arco seco” del Golfo de Panamá que identificaban la ruta de tránsito como su mercado ‘nacional’. Según Hernán Porras, después de la Guerra de los Mil Días la alianza de fuerzas populares había neutralizado a los comerciantes de la ciudad de Panamá y a sus aliados interioranos y, de hecho, dominaba a la República. La hegemonía intelectual de los ‘transitistas’ estaba perdida. Solo le quedaba la pequeña península de la capital y esta por obra y gracia de fuerzas colombianas. Porras asegura que en cuestión de horas, este puñado humano de increíble resistencia cambia su porvenir y el del país. Poniendo en juego toda la experiencia aprendida en cuatro siglos de luchas y trastornos, salió del claustro de sus casas apiñadas e hizo lo que otros no pudieron construir. El 3 de noviembre de 1903 En la agenda emancipadora de nuestros próceres no existía preocupación en torno a la democracia o de la justicia social. Su visión se orientaba más hacia los problemas económicos y el futuro de lo que consideraban nuestra riqueza fundamental: La posición geográfica de Panamá. La destrucción de la guerra de Deltinterode… 48
  53. 53. los Mil Días (entre 1899 y 1902) y de lo que consideraban un descuido que rayaba con la traición por parte de Bogotá en sus negociaciones con EEUU para la construcción del Canal, los hizo actuar de una manera audaz, incluso con algunas muestras de desesperación. Sin embargo, no fue hasta diez años después de la independencia que con Belisario Porras, rodeado de una generación más joven de panameños, que emerge la cuestión de la democracia, de la soberanía y de la Nación como asuntos de Estado. Porras no avanzó significativamente, pero dejó sentadas las bases de la flamante República. Este hecho lo convirtió en una figura estelar en nuestro Panteón de republicanos. Aún existe una falta de cultura democrática en nuestro medio. A pesar de los avances realizados por el pueblo, todavía hay una oligarquía que cree que el país es su hacienda. El progreso ha sido lento. No fue hasta diez años después de la independencia con Porras rodeado de una generación más joven de panameños, que emerge la cuestión de la democracia, de la soberanía y de la Nación como asuntos de Estado. Una generación más tarde Arnulfo Arias echaría las bases de una nacio- nalidad aún imperfecta con su discurso fogoso que capturó la imaginación de los panameños más humildes. La siguiente generación fue encabezada por Omar Torrijos que negoció la eliminación de la Zona del Canal, la evacuación de las tropas militares extranjeras y la entrega del Canal de Panamá. Torrijos se empinaba sobre esa gloriosa generación que encabezó la gesta del 9 de enero de 1964. Fueron hitos en un camino que aún falta mucho por completar. Estamos hoy frente a una crisis de identidad, de objetivos, de proyecto. No es la primera vez y no nos debe alterar. Pero como harían los próceres, hay que actuar con audacia para superar el presente impasse. Cuando EEUU construyó el Canal entre 1904 y 1914 nuestra clase dirigente estaba confundida. No tenía una idea clara sobre dónde íbamos como pueblo, como país, como nación. Sólo sabía que sus cajas registradoras sonaban alegremente. Algo parecido ocurrió durante la segunda guerra mundial cuando un gobierno inconsti- tucional presidió los destinos del país entre 1941 y 1946 al calor de los ingresos que generaba un mundo envuelto en las llamas destructivas de una guerra global. A pesar de ese progreso, aún enfrentamos una crisis de identidad, de objetivos, de proyecto. El crecimiento espectacular de la economía a principios del siglo XXI, resultado de la ampliación del Canal y los reajustes a escala global, han generado nuevas riquezas, concen- tradas en muy pocas manos. Enfrentamos grandes desafíos, igual que los próceres, igual que los caídos del 9 de enero. Pueden estar seguros que igual que en el pasado, surgirá una nueva generación que sabrá dar un paso significativo hacia la democracia anhelada, que continuará perfeccionando nuestra soberanía y seguirá construyendo el proyecto de Nación. El 9 de enero Sin duda la expresión más acabada de nuestra democra- cia en construcción fue el 9 de enero de 1964. Hay quienes dicen que en esa ocasión no hubo héroes individuales. En esos días hubo un solo héroe: el pueblo panameño. Es la expresión más perfecta de la democracia. El 9 de enero de 1964 dimos un salto cualitativo. En esa jornada heroica nuestros jóvenes derramaron su sangre y ofrecieron al altar de la Patria y del proyecto de nación su máximo sacrificio. VíaLetra 49

×