Trabajo simone dalmasso

336 views

Published on

es un trabajo muy bien desarrollado

Published in: Education
0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
336
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
1
Actions
Shares
0
Downloads
3
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Trabajo simone dalmasso

  1. 1. GUATEMALA, MIGRACION Y REMESAS: IMPACTOS SOCIO-ECONOMICOS EN EL SISTEMA DE VIDA NACIONAL
  2. 2. IntroducciónEn el último siglo de historia, la sociedad guatemalteca ha vivido etapas muy difíciles de desarrolloy de vida política: los gobiernos liberales presentes a principio del siglo XX decretaron profundasdivisiones socio-económicas adentro del país; las dictaduras que se produjeron desde 1954 y laguerra civil que se generó desde los años „70 han contribuido a endurecer – y a veces aniquilar - lascondiciones de vida de la mayoría de la población.El siglo terminó con un proceso de pacificación forzoso que abrió las puertas a una nueva etapa dedemocracia formal abierta a las necesidades de desarrollo económico impuestas por el empuje de laeconomía globalizada y las necesidades consumistas del sistema neoliberal.Sobre todo, la subscripción de acuerdos comerciales desventajosos para el desarrollo de laeconomía local, tal como el Tratado de Libre Comercio con los Estados Unidos y los demás paísescentroamericanos, y la ausencia de una política proteccionista hacia la producción nacional hangenerado una situación de pobreza creciente en el país.Sin mayores posibilidades de encontrar fuentes de sustento económico adentro de las fronterasnacionales, la población guatemalteca, al igual que la de los demás países centroamericanos, mira alextranjero como la única oportunidad de escaparse de la miseria y conseguir una vida digna.México, y sobre todo Estados Unidos, han sido los países donde, desde el principio del siglo XXI,siempre más guatemaltecas y guatemaltecos se refugian para buscar un empleo y poder ahorrardinero para sustentar sus propias familias en las comunidades de origen. Todo eso a pesar de lasdificultades que este sistema de vida prevé.Paradójicamente, esta nueva dinámica económica basada sobre la recepción de remesas desde elextranjero constituye la única forma para que las economías de los países centroamericanossobrevivan y no colapsen.El presente trabajo trata de analizar el fenómeno migratorio de inicio siglo en Guatemala, susrepercusiones en los hogares de origen de los migrantes y el nuevo panorama económico generadopor el envío de remesas desde el extranjero. 2
  3. 3. 1. El fenómeno migratorio en GuatemalaEn la historia reciente del país, la migración ha sido siempre concebida como una oportunidad paramejorar las oportunidades de empleo de la población: tradicionalmente, a México viajaban 100,000trabajadores temporales que se mudaban desde sus comunidades fronterizas para el corte del café.El terremoto que en el 1976 destruyó enteras comunidades del interior del país decretó un flujomigratorio importante. Las dictaduras y el periodo de fuerte represión interna vivida en los años ‟80fomentó una segunda etapa de emigración: después de la firma de la paz, en 1996, regresaron deMéxico alrededor de 42,000 refugiados.Paralelamente a la realidad migratoria hacia México, se desarrolló la práctica de buscar nuevasoportunidades de vida en los Estados Unidos. El analista Luis Rivadeneira (2001)1 indica que parael 1990 la cifra global de los guatemaltecos en los Estados Unidos podría haber sido de 500,000personas, tomando en cuenta los inmigrantes ilegales. Esta cifra equivalía al 6% de la población deGuatemala, en aquel entonces.A principio del año 2000, casi dos tercios de la población migrante guatemalteca se encontraba enel estado de California, y se caracterizaba por el predominio de fuerza laboral joven, por lo general,trabajando en los servicios, en el comercio y actividades de manufactura (CEPAL/CELADE 2000).Por el 70% se trataba de población masculina. La mayor parte de este sector estaba comprendida enlos grupos de edad entre 15 y 45 años, tanto a nivel de población masculina como femenina.Al momento de emigrar, el grupo de trabajadores más grande está constituido por personasempleadas en ocupaciones agropecuarias que vivían en áreas rurales del país.El segundo grupo más grande está formado por trabajadores desempeñados como artesanos,trabajadores de la construcción, mecánicos y que provenien de áreas urbanas y semiurbanas.El tercer grupo más grande está constituido por trabajadores no calificados en los tres sectoreseconómicos.Según los datos elaborados en la Encuesta sobre emigración internacional de Guatemaltecos por laOrganización Internacional para las Migraciones – OIM -, hasta en la actualidad, el volumen deestos tres grupos de trabajadores representa entre el 55% y el 70% de la población total deemigrantes. Para ellos la edad de la migración es temprana - entre los 15 y los 29 años de edad -porque por el tipo de perfil profesional que tienen tienden a incorporarse más temprano al mundodel trabajo: en la mayoría de los casos estas personas tienen una formación de estudios incompleta.La mayoría de emigrantes que trabajan en el exterior tuvo que adecuarse al mercado de trabajo en elpaís de destino: en efecto, el 77% de los emigrantes cambió de actividad y solamente el 23% semantuvo en el mismo grupo ocupacional.El cambio ocupacional impuso, y sigue imponiendo, ocupaciones no calificadas como las de peonesen minería, cargadores, trabajadores en oficios domésticos, porteros, guardianes, lavanderos,vendedores ambulantes y ayudantes de albañil. Uno de los grupos más grandes de emigrantes, lo delos maestros, padece una inflexión fuerte a la hora de encontrar trabajo en los EEUU: solamente el3% de ellos sigue en la misma ocupación que tenía en Guatemala.En cambio, las ocupaciones básicas calificadas (albañiles, plomeros, carpinteros, electricistas)tienen apertura en el mercado extranjero.El 12% de las amas de casa permanece como tal en el extranjero.En general, se puede afirmar que en comparación con el grupo masculino, el grupo de mujerestiende a mejorar su situación ocupacional en el exterior: en este sentido, las posibilidades laboralesque brinda el mercado de trabajo en el extranjero permiten que la mujer se incorpore a las diferentes1 Rivadeneira, Luis, Guatemala: Población y Desarrollo: un diagnostico socio demográfico, 2001 p.52 3
  4. 4. ocupaciones que se ofrecen, desarrollando su perfil profesional con más facilidad con respecto almercado laboral guatemalteco.El 51% de los emigrantes, o sea la mayoría, ha viajado al país de inmigración a través del apoyoofrecido por un “coyote”, el 46% lo ha hecho con visa de turista y, de estos últimos, el 1% tiene lacondición de residente en el extranjero.Actualmente, en Estados Unidos residen más del 10% de los habitantes de Guatemala2.La situación del emigrante guatemalteco en este país no es pasiva: hay cerca de 300 asociaciones dediverso tipo (CEPAL). GUATENET, fundada en junio de 1998 es una red integrada por 16organizaciones de varios estados: junto con las asociaciones afiliadas, GUATENET representa acasi un millón doscientos mil guatemaltecos residentes en EEUU. Los grupos y asociaciones deguatemaltecos mantienen relaciones con sus homologas de países centroamericanos y llegan aformar coaliciones coyunturales. De acuerdo a la CEPAL, existen organizaciones de guatemaltecosdesde comunitarias, formadas por quienes se originan de lugares comunes, y otras que participan yse organizan ante la Casa Blanca y las cámaras del Congreso para formular propuestas de inclusiónsocial y de medidas favorables a la regularización del estatus migratorio de los guatemaltecos.2 GUATENET, http://www.fhrg.org/immigrs.htm 4
  5. 5. 2. Las remesasSegún el análisis de Manuel Orozco, la integración económica que ha producido la fuerte ola demigraciones de la última década ha producido efectos financieros muy significativos y que seresumen en las “5 Ts” propias de este proceso: turismo, telecomunicaciones, transportes,transferencias de remesas y comercio nostálgico. Aunque el presente trabajo quiere investigar lasituación relacionada con las remesas, no deben ser descuidados otros importantes datoseconómicos generados por las migraciones masivas de personas.En el caso de Guatemala, por ejemplo, el negocio que deriva de los transportes que utilizan losmigrantes para salir y regresar del país es representado por 180 mil viajes al año, principalmente porvía aérea. Mensualmente, los migrantes y sus familiares invierten 17,3 millones de dólares enllamadas telefónicas y desde Guatemala se realizan 50.000 envíos de productos pertenecientes al“comercio nostálgico” donde se pueden listar queso duro, dulces típicos, crema fresca, tejidos, miel,chocolate, botas/zapatos, café molido, artículos de cuero, cerámica, ron botran, incaparina, cigarrosetc.Volviendo al tema principal de este trabajo, de acuerdo a la CEPAL, el monto de las remesasrepresenta alrededor del 11% de los ingresos del remitente, suponiendo una ocupación plena de180-192 horas mensuales y un salario mínimo de 6 dólares la hora3.En la actualidad, el volumen del flujo financiero representado por las remesas es superior al montototal de las exportaciones anuales de mercancías y de los ingresos económicos generados por elturismo.Las remesas no implican obligaciones financieras futuras por parte del estado que las recibe ytienen un impacto positivo en las condiciones de vida de millones de familias receptoras porqueayudan a satisfacer las necesidades básicas, realizar mejoras a las viviendas y, en algunos casos,hasta permiten financiar inversiones en actividades productivas y comerciales en las comunidadesde origen.En el caso de Guatemala, en el periodo desde el 2002 al 2005 el volumen de las remesas,comparado respecto al PIB, pasó del 6,8% al 9,5%, es decir, un incremento del orden del 40%. Si aestos valores se aplican los indicadores del Banco Mundial podríamos decir que sólo el efecto de lasremesas habría contribuido en reducir los niveles de pobreza en un 6,4% en el periodo de cuatroaños (2002/2005).Lejos de ser utilizadas principalmente como fuente de ahorros e inversión, las remesas siguensiendo el principal medio para mejorar las condiciones personales de los receptores, en sus vidasdiarias.Según la última Encuesta sobre remesas y microempresas realizada por la OIM en Guatemala, enel 2005, el 48,7% de los montos recibidos se gastan en consumo familiar. De este monto, el 79,5%se utiliza para gastos alimentarios, el 6,7% para compra de ropa y zapatos, el 1,9% para gastosdestinados a la adquisición de mobiliario, equipo y para transportes.El 20,6% de las remesas se gasta en los denominados consumos intermedios: de este gasto, el 37%se utiliza para la compra de medios de producción, el 53% para mantenimiento e instalaciones yequipo, el 9,2% para alquileres e instalaciones. Un aspecto significativo es que, con respecto al2004, en el 2005 se invirtió más en medios de producción, llegando el dato del año anteriorsolamente al 11% del total de gastos de remesas.De forma consecuente, y con una tendencia en decrecer con respecto a las anteriores anualidades, seestimó que solamente un 15,2% de las remesas se está utilizando para la promoción de inversiones3 CEPAL, Uso productivo de las remesas en Centroamérica, p. 8 5
  6. 6. y ahorros: en el 2004 este dato llegaba al 25% del total. De este monto, se destina el 62,4% alahorro, el 19,5% a la compra de bienes inmuebles, el 16,9% a la construcción de viviendas y el1,1% a la compra de maquinarias y animales.En cambio, otro dato que subió con respecto al año pasado es relativo a la inversión social(educación y salud) y que alcanza el 15,4% del total de utilizo de las remesas. De este monto, el57,7% se dedica a la salud y el 42,3% a la educación: principalmente, se incrementó el rubro deeducación, ya que de US$ 75 pasó a US$ 195,7.En términos generales, entonces, se puede decir que no contando con perspectivas de inversión yahorro seguras, aquella parte de sociedad guatemalteca que recibe remesas prefiere invertir eneducación para los hijos y en medios de producción.En este sentido, el Fondo Multilateral de Inversiones – FOMIN – en su Clúster “Las remesas comoinstrumento de desarrollo” manifiesta que las remesas no son tan significativas en el impactoproductivo y que, en general, no derivan en iniciativas empresariales, por lo que sugiereincrementar los flujos de remesas hacia la región, reduciendo su costo de envío y mejorar losefectos de desarrollo de estos fondos. También, recomienda que los proyectos deben dirigirse aperfeccionar la regulación y la supervisión del ahorro popular y de las instituciones microfinancieras, con el fin de situarlas en una mejor posición y de ofrecer servicios financieros a lostitulares de depósitos. Por lo tanto, los proyectos deben orientarse hacia el desarrollo deinstrumentos financieros y fondos de inversión destinados a aprovechar el capital de los emigrantesen la creación de nuevas empresas y otras aplicaciones innovadoras4.Según esta línea de análisis, se puede afirmar que la magnitud del aporte directo de las actividadeseconómicas generadas con las remesas es muy pequeña, pues solamente se encontraron cerca de 8mil negocios y/o empresas y 17 mil hogares que exploran pequeñas unidades agropecuarias. En suconjunto, éstas generan un valor agregado del orden de los 557 millones de quetzales al año - sucontribución directa al PIB es cercana al 0,3% -, lo que demuestra un bajo valor agregado, debido adiferentes causas, tales como la falta de maquinaria y equipo apropiado, dificultades para el accesoa los servicios financieros de la banca, etc.Tal como se puede considerar en los debates más actuales sobre este tema, las remesas son flujosfinancieros en busca de opciones de inversión. Sin embargo, un número muy reducido deinstituciones financieras cubre las necesidades de las familias transnacionales y pocos organismospúblicos están creando un entorno que multiplique el impacto de estos flujos.Hogares de origen y beneficiariosLos gastos de los hogares que reciben remesas es 70% superior al gasto de un hogar promedionacional: de este dato, se puede afirmar que las personas que reciben remesas tienen una mejorcalidad de vida que el promedio nacional.Entre los beneficiarios de las remesas se encuentra un 21,9% de jefes(as) de hogar, de los cuales el23,3% corresponde a población indígena y el 76,7% a población no indígena, lo que significa quetres cuartas partes del total de la población beneficiaria con las remesas corresponde a población noindígena.Sigue un 11,8% de cónyuges, un 48,7% de hijos, un 10% de nietos, un 1.5% de padres/suegros, un1,4% de hermanos y un 2,4% de otros parientes.4 Clúster Las remesas como instrumento de desarrollo. Elaborado por el Fondo Multilateral de Inversiones – FOMIN –www.iadb.org/mif 6
  7. 7. En total, en Guatemala hay 3,7 millones de beneficiarios, de los cuales el 43% reside en áreasurbanas y el 57% en área rural.Los departamentos más beneficiados son el de Guatemala (21%) donde se ubica la ciudad máspoblada del país, el departamento de San Marcos (9,6%), el de Huehuetenango (9,1%) y el deQuetzaltenango (6,6%).Tal como en la encuesta del año 2004, también la del 2005 confirma que los cuatro departamentosarriba mencionados alcanzan una cuarta parte del total de la población beneficiaria. Este datoconfirma la tradición de migración que tienen algunos de los departamentos fronterizos con México,que históricamente han generado el volumen mayor de migración al exterior.Según la Encuesta del 2005 son 814,911 los hogares beneficiados por las remesas y la relación deparentesco es vinculante con el envío de remesas.El 47,9% de los hogares son beneficiados por las remesas enviadas por hijos(as), el 24,2% poresposos(as). Si a este último rubro se le suma la categoría de yerno/nuera (1,3%) se podría decir queuna cuarta parte de los hogares receptores de remesas tienen a sus cónyuges residiendo en elexterior. Sigue un 12,2% de remesas enviadas por hermanos y un 9,9% enviadas por otros parientes.El 69,8% de los hogares recibe remesas mensualmente, el 5,6% cada dos meses, el 5,1% de formasemestral y el 4,1% de forma trimestral.La remesas son recibidas por el 65,4% por transferencias electrónicas - incremento significativo conrespecto al 2004 (51,7%) por la confianza en este medio, rapidez y accesibilidad - aunque eselevado el costo. La empresa Western Unión domina este mercado, con un 87,9% de preferencias.El 21,1% de las remesas se reciben a través de Money Order – aquí se nota un decrecimiento conrespecto al 2003 y al 2004 (54,4% y 34,3% respectivamente) –. Solamente el 10,6% de las remesasse reciben a través de cuenta bancaria, aunque se puede notar un incremento del 1% en el utilizo deeste medio con respecto al 2004 (9,7%). Este dato significa que el mecanismo es lento pero que estáganando confianza entre la población migrante.El 36,8% de los hogares receptores tienen entre 1 y 3 años de estar recibiendo remesas, el 18,8%más de 11 años, reflejando que los remitentes no se olvidan de sus familiares en Guatemala aunquelos años pasen, el 17,9% entre 4 y 5 años, el 15,9% entre 6 y 10 años y el 9,8% menos de un año.A nivel de sectores productivos beneficiados por las remesas, el 25,9% pertenece al comercio yservicios, el 18,9% a la agricultura, el 18,4% a la industria, el 17,7% a la educación, el 6,4% a laconstrucción, el 5% a establecimientos financieros y el 4,6% a transportes y comunicaciones.Entre las categorías ocupacionales, el 45,3% de los beneficiados por las remesas son empleadosprivados, el 30,6% son trabajadores por cuenta propia con local, el 9,6% son empleados públicos, el5,9% son trabajadores por cuenta propia sin local, el 3,8% jornaleros o peones y el 3,4% patrones.El 38,9% de las jefaturas del hogar que reciben remesas corresponde a población femenina y el61,1% corresponde a población masculina, indicadores diferentes a los reportados por el Censo dePoblación 2002 (22,7% jefaturas femeninas y 77,3% masculinas). Este dato explica la realidadsolamente de forma parcial, porque la migración es un fenómeno mayoritariamente masculino y lalógica impondría que la mayoría de las personas que se quedan responsables del hogar seanmujeres. Este asunto se explica por los rasgos culturales tradicionales, por los cuales se prefieredestinar las remesas a hombres, aunque no sean tan directamente relacionados con el hogar deorigen como las mujeres. 7
  8. 8. Carrera, M. (1998), al respecto de los hogares de procedencia de migrantes dice que suelen serextendidos pero con mas miembros en edad de trabajar, o con menos niños dependientes. Estorefleja las lógicas de inserción laboral con las que generalmente actúa el hogar frente a la pobreza5.La cuestión mas problemática acerca de los hogares de origen del migrante es, por supuesto, elfuerte peligro de desintegración familiar que se puede generar de la separación de los dos cónyugeso de los hijos con respecto a los padres.Además, para la gente que se queda, no siempre la situación sigue mejorando: de acuerdo a laCEPAL (1992) y otras organizaciones de la sociedad civil (1997), “las mujeres que se quedan acargo de la familia no obtienen una mayor autonomía dentro del hogar”6.Sin embargo, la migración es vista como la única manera para salir de la pobreza y como tal esaceptada, aunque provoque mucho sufrimiento.Los hogares de los migrantes, por razones de necesidad, en cierta manera aceptan la separación desus miembros, pues en determinado momento, un hogar con un emigrante es propenso a convertirseen un hogar en el extranjero, ante el posible viaje del núcleo principal del hogar.En los emigrantes de 22 municipios de Guatemala, se estableció que de un total de 19,689cónyuges, el 45% están dispuestos a continuar el matrimonio aún separados en el presente y almomento del reencuentro, solamente el 6% ha disuelto la unión, mientras se ignora acerca del 49%restante, dato que es revelador en cuanto a la posible duda o expectativa que se presenta comoconsecuencia de la separación.Es importante resaltar que la separación o el divorcio varían en cuanto al grupo étnico de referencia:es así como en los hogares indígenas sólo el 2% de las uniones se han separado, mientras que en loshogares no indígenas la separación asciende al 9%.Finalmente, aunque en el medio de muchísimas dificultades, se puede afirmar que la ausencia físicade la persona emigrante en el hogar es parcialmente aliviada por el producto final de su emigración:la remesa.Población residente en el extranjeroEl volumen de población guatemalteca que reside en el extranjero es constantemente mayor. Segúnlas últimas encuestas, se puede brindar la siguiente tabla. POBLACION AÑO POBLACION RESIDENTE EN EL TASA DE TOTAL7 EXTRANJERO8 EMIGRACION 2002 11,799,056 1,237,162 10,5 2003 12,084,398 1,260,000 10,4 2004 12,388,861 1,312,000 10,6 2005 12,699,780 1,364546 10,7Se calcula que la cantidad de población en el extranjero que enviaba remesas en el 2005 fuera de1,136,175 personas, de las cuales el porcentaje de hombres es del 73% y el de las mujeres del 27%.5 Carrera, Maribel, Migración y comunidad de origen, 1998.6 CEPAL, Uso productivo de las remesas en Centroamérica, p. 57 Fuente: Instituto Nacional de Estadística – Celade. Año 2002 Censo de Población 2002 con la omisión incluía y losaños subsiguientes Proyecciones de Población.8 OIM Estimaciones de Estudios de OIM 8
  9. 9. Las principales ciudades de inmigración en los Estados Unidos, donde se concentra el 97% del totalde migrantes guatemaltecos son Los Ángeles, CA (36,3%), New York, NC (10,6%), Miami, FL(8,3%), Washington, DC (4,1%) Houston, TX (3,8%), Boston, MA (3,6%) Chicago, IL (3,2%).En general, la mayor parte de población que toma la decisión de viajar está comprendida entre los25 y 45 años de edad. De estos, los que envían remesas son, por el 51,6% hijos de los jefes delhogar, por el 17,4% esposos, por el 12,7% hermanos, por el 10,7% otros parientes, por el 4% padreso suegros y por el 1,7% nietos.El nivel de escolaridad que presenta la población migrante no es muy alto, por lo general. El 52,5%tiene algún grado de primaria (31,7% primaria completa, 20,9% primaria incompleta), el 19%terminó el ciclo de educación diversificada, el 3,4% no completó el diversificado, el 12,6%concluyó la secundaria, el 6,1% no la completó, el 0,5% son profesionales universitarios, el 0,6%tiene algún grado de educación universitaria y el 4,8% no tiene ningún grado de escolaridad.En el 2005, el volumen de remesas enviadas a Guatemala alcanzó los US$ 2,998,245,399 y elpromedio mensual que recibió cada hogar receptor de remesas fue de alrededor US$ 306. 9
  10. 10. 3. Las oportunidades de inversión productivas en Guatemala: Las microempresasEn Guatemala existen aproximadamente 312,322 (38,3% del total) hogares que reciben remesas yque tienen una actividad productiva.Del total de hogares identificados que tienen una actividad productiva, el 66,8% corresponde amicroempresas, el 3,2% a pequeñas empresas, el 28% a unidades agrícolas y un 2% pertenece aotras actividades. De esos resultados, se puede derivar que mas de una tercera parte de los hogaresbeneficiados de remesas están canalizándo los recursos hacia una actividad productiva,principalmente en pequeños negocios y unidades agrícolas que generan economía y empleos.Eventualmente, y con el seguimiento adecuado, estas pequeñas unidades productivas podrían creceren el futuro, consolidarse y transformarse en pequeñas empresas, lo cual permitiría generar másempleo para las comunidades de origen de los emigrantes.Las actividades productivas donde se desempeñan estos negocios son, por el 42,1% el comercio,por el 15,8% la industria y por el 12,1% los servicios (restaurantes, hoteles).El 48,5% de los dueños de estos negocios tienen legalizadas sus microempresas y/o unidadesagropecuarias, mientras que el 51,5% no tienen sus negocios de forma legal.El 82,3% de estas actividades están financiadas exclusivamente por recursos propios, mientras queel 4,6%de las empresas son financiadas exclusivamente por las remesas.En síntesis, podemos decir que entre negocios financiados a través de recursos propios, remesas yrecursos propios y remesas se llega a un 92,8% del total.Las remesas influyen positivamente porque permiten abrir negocios y acceder a créditos, pero laparte más importante de la cuestión relacionada con las perspectivas de implementación deactividades productivas tiene que ver con la situación ambiental donde se realizan las actividadesproductivas.La microempresa en Guatemala actúa sola en un contexto de actividad económica, es decir, no se hadesarrollado la capacidad de asociación. Además, con la globalización, cada vez más, se hacenecesaria la integración a redes económicas para que estos pequeños negocios y/o industrias puedansobrevivir, ya que al unir esfuerzos con otras unidades productivas, las actividades e inversionesdiversas de beneficio común pueden lograr incrementar colectivamente en cuanto a capacidad decompetencia.En Guatemala, la realidad del administrador y/o propietario de la pequeña unidad productivamantiene una preferencia natural hacia la acción individual, aun cuando esta tendencia obstaculicesu propio desarrollo, poniendo límites a la modernización de su negocio, la comercialización de susproductos y, en consecuencia, niveles de eficiencia que exige el mercado competitivo. Sin embargo,no se les puede cargar toda la responsabilidad de esto a los pequeños empresarios, porque puede serque aun no han tenido acceso a información sobre las ventajas de pertenecer a un programa demicroempresario.Lo antes mencionado se puede sustentar con algunos datos que demuestran que de los 814,911hogares solamente el 9,9% reportaron tener conocimiento sobre los programas de microempresa, el66,7% indicó que estos programas le parecían buenos y el 33,3% indicó que le parecían regulares,es decir, que no llenan las expectativas de los propietarios.Con relación a los programas de microempresa, se señaló que los programas que mas conocían eranlos que tienen las Ong (19,4%), las cooperativas (19%), Génesis (12,7%); siguen, en menorproporción, el MIPYME (5,3%) que promueve el Ministerio de Economía, los grupos de mujeres(4,5%), las fundaciones (4%) y el 32,6% que promueven otras instituciones, entre las que seencuentra el sistema bancario. 10
  11. 11. De los 361,709 jefes(as) de hogar que indicaron que tenían deseos de iniciar y/o ampliar unnegocio, el 91% manifestó interés en ser capacitados, principalmente en administración de negocios(51,8%) y en procesos productivos (23,4%), y en cómo mejorar las ventas (16,3%)Principalmente, según la Encuesta sobre remesas 2005 y microempresas, habría que implementar elproceso de capacitación en:a) área empresarial: donde es necesario desarrollar capacidad de gestión, fomentando laimplementación de procesos innovadores en la gestión productiva y empresarialb) área técnica: donde la capacitación debe dirigirse al perfeccionamiento en el manejo productivo yla transformación de productos, fomentando, también en este caso, la introducción de procesosinnovadores.c) área de mercadeo: donde la capacitación debe preparar a los microempresarios para diseñarestrategias encaminadas a aprovechar nuevas oportunidades en una economía globalizada9.Además, habría que mejorar las dinámicas de acceso a los créditos, ya que es evidente que losproductores tienen que financiar sus actividades con sus propios recursos.La encuesta reportó que el 43,9% no recurre al crédito debido a los altos intereses, el 30,7% indicóno tener capacidad de pago, el 9,1% respondió que el trámite es muy difícil, el 4,9% no tienegarantías para realizar un préstamo, el 0,4% indicó que no tiene cerca las financieras y el 8%manifestó otras causas.En este sentido, es evidente la ausencia del Estado, que debería facilitar procesos para abrir serias yconcretas oportunidades productivas para sus ciudadanos.En el 2001, después de la crisis estructural que afectó el mercado del café y que produjo desempleopara 600,000 trabajadores guatemaltecos, el Estado, junto con la OIM promovió un proyectodenominado Fondo Comunitario para Guatemala, inversiones conjuntas entre vecinos y migrantes.El concepto era acumular los ahorros de los vecinos y de los migrantes en una sola cuenta ymecanismo financiero al que se denominaba con el nombre de Cuenta Comunitaria, operada por unbanco del sistema privado del país – denominado plataforma financiera -.Los Fondos Comunitarios buscaban aprovechar el envío de remesas monetarias de los migrantes asus familiares en sus respectivas comunidades de origen, pero, a su vez, tratando de ampliar yfortalecer el potencial de desarrollo que encierra esa relación entre vecinos y migrantes, poniendoen sus manos el control y el usufructo del poder conjunto que esa relación encierra. En estecontexto, los Fondos Comunitarios hubieran sido instrumentos para movilizar recursos propios decomunidades específicas, tanto de las remesas que reciben del exterior, como de la capacidadconjunta de ahorro e inversión. Dichas comunidades hubieran sido apoyadas con asistencia técnicapara descubrir y desarrollar el potencial existente, mejorar sus condiciones de infraestructura básicaa la formación y capacitación y aprovechar la tecnología para conectarse directamente a losmercados nacionales e internacionales.Hasta el 2010, fecha en que se realizó la presente investigación, no se supo nada con respecto a lasproyecciones obtenidas por este programa en el tiempo.Es probable que, como muchos programas intentados sin mucha voluntad política por parte delestado guatemalteco, este proyecto también fracasó frente a la evidencia de la incapacidad públicaen asumirse sus propias responsabilidades.9 Ernesto Parra Escobar, El impacto de la Microempresa Rural en la Economía Latinoamericana, Bogotá, agosto del2000 11
  12. 12. BIBLIOGRAFIABimal Ghosh, Las remesas de migrantes y el desarrollo: mitos, retorica y realidades, Organizaciónpara las Migraciones – OIM – y Proceso de la Haya sobre Refugiados y Migración – THP -Carrera, Maribel, Migración y comunidad de origen, 1998CEPAL, Uso productivo de las remesas en CentroaméricaClúster Las remesas como instrumento de desarrollo. Elaborado por el Fondo Multilateral deInversiones – FOMIN –Ernesto Parra Escobar, El impacto de la Microempresa Rural en la Economía Latinoamericana,Bogotá, agosto del 2000Instituto Nacional de Estadística – Celade. Año 2002 Censo de Población 2002Organización Internacional para las Migraciones (Guatemala), OIM Cuadernos de Trabajo Sobre Migración 17Encuesta Nacional sobre Remesas Familiares, año 2003 Cuadernos de Trabajo Sobre Migración 13Encuesta sobre Emigración Internacional de Guatemaltecos. Primera fase, el empleo. Cuadernos de Trabajo Sobre Migración 19Encuesta sobre Impacto de Remesas Familiares en los Hogares Guatemaltecos, año 2004 Cuadernos de Trabajo Sobre Migración 21Encuesta sobre Remesas 2005 y Microempresas Cuadernos de Trabajo Sobre Migración 11Programa Nacional de Fondos Comunitarios para Guatemala: Inversiones Conjuntas entre Vecinosy MigranteRivadeneira, Luis, Guatemala: Población y Desarrollo: un diagnostico socio demográfico, 2001Virgilio Álvarez Aragón, Julia Gonzales Deras, Crishians Manolo Castillo, Remesas y mercado deservicios: estudio de caso Salcajá, Quetzaltenango 12

×