Revista desexologia-nº1

8,349 views

Published on

Revista desexología

Published in: Education
  • Be the first to comment

Revista desexologia-nº1

  1. 1. Volumen 1 Número 1 ISSN | nºissn __________ | www.desexologia.com Marzo 2011 Contenido Presentación / Presentation In memoriam Dr. Juan José Borras Valls Resúmenes comunicaciones y ponencias Asociación Española de Especialistas en Sexología (AEES) del XV Congreso Latinoamericano de Sexología y Educación Sexual /Abstracts comunications and papers of XV Latinamerican Congress of Sexology and Sexual Education Agresiones sexuales Antropología de la sexualidad Derechos sexuales Discapacidad Academia Española de la Academia Española de Sexología y Medicina Disfunciones sexuales Educación sexual Sexual (AESMES) Erotismo Formación en sexología Historia y sexualidad Identidad sexual / Identidad de género Información sexual Infecciones de transmisión sexual Investigación Medicina sexual Nuevas tecnologías y sexualidad Instituto ESPILL de Psicología, Sexología y Medicina Sexual Orientación sexual Parafilias Pareja y sexualidad Reproducción Salud sexual Terapia sexual Trabajadores del sexo (prostitución) Violencia de género LibrosFederación Latinoamericana Videos Universidad Nacionalde Sociedades de Sexología Asociación Mundial de Normas publicación/ Publication Rules de Educación a y Educación Sexual Distancia Sexología Congresos y reuniones científicas / (FLASSES) Meetings
  2. 2. DE SEXOLOGÍA Revista Científica de Sexología DIRECTOR Felipe Hurtado Murillo DIRECTORES ASOCIADOS Carlos San Martín Blanco María Pérez Conchillo (Valencia) CONSEJO DE REDACCIÓN María Lamerias Fernández (Ourense) Andrés López de la Llave (Madrid) Antonio Casaubón Alcaráz (Granada) COMITÉ EDITORIAL Marta Arasanz Roche (Barcelona) Rosemary Coates (Australia) José Díaz Morfa (Madrid) Rubén Hernández Serrano (Venezuela) Félix López Sánchez (Salamanca) Cristina Tania Fridman (Argentina) José Luis Arrondo Arrondo (Navarra) Eusebio Rubio Aurioles (México)Carmen Pérez-Llantada Rueda (Madrid) Antonio Pacheco Palha (Oporto, Portugal) Manuel Más García (Tenerife) Teresita Blanco Lanzillotti (Uruguay) José Bustamante Bellmunt (Alicante) Beverly Whipple (New Jersey, EE.UU.) Ignacio Moncada Iribarren (Madrid) Eli Coleman (Minnesota, EE.UU.) Aldara Martos Palomeque (Alicante) José Cáceres Carrasco (Navarra) Felipe Navarro Cremades (Alicante) Francisco Donat Colomer (Valencia) Marcelino Gómez Balaguer (Valencia) Olatz Gómez Llorens (Valencia)Antonio Martín Morales (Malaga) Ángel Luis Montejo González (Salamanca)Manuel Lucas Matheu (Almería) Ramón González Correales (Ciudad Real) Ana Puigvert Martínez (Barcelona) Gemma Pons Salvador (Valencia) Ana Rosa Jurado López ( Málaga) M. José Tijeras Úbeda ( Almería ) Froilán Sánchez Sánchez (Valencia) Inmaculada Bayo ( Barcelona ) Rafael Prieto Castro ( Córdoba ) Isbelia Segnini ( Venezuela ) Carolina Villalba ( Uruguay Kevan Wyle ( UK ) Rosa María Montaña ( Valladolid ) Carlos De La Cruz ( Madrid ) Silverio Saenz Sesma ( Zaragoza ) Natalia Rubio ( Madrid ) Koldo Seco ( Bilbao ) Concepción San Luis Costas (Madrid) Desexologia.com | Revista De Sexología 2011 2
  3. 3. PRESENTACIÓN El entendimiento que hoy día tenemos de la Sexología como ciencia, se sustenta en unos pilares que fueron puestos inicialmentepor investigadores predecesores, que partían desde diferentes enfoques y perspectivas. A saber, Bloch e Hirschfeld desde lafenomenología (1), Krafft Ebing (2) facilitando la aceptación de la sexología desde el ámbito académico-científico aunquecriminalizándola, Havelock Ellis (3) planteando la compresión de la normalidad en la conducta sexual, Freud (4) intentando curar elsufrimiento sexual, Masters y Johnson (5,6) y algo más tarde Kaplan (7), desarrollando investigaciones psicofisiológicas de la respuestasexual humana y técnicas terapéuticas de las disfunciones sexuales. En las décadas 80-90 de la pasada centuria se inició el desarrollo de fármacos para el tratamiento de diferentes trastornossexuales, así como de nuevas técnicas diagnósticas que ayudaron a tener un conocimiento detallado de la fisiología sexual, una mayorcomprensión de la etiología orgánica y mayores posibilidades de tratamiento (8), hecho que en conjunto han permitido integrar losaspectos biopsicosociales de la sexualidad y los diferentes enfoques psicoterapéuticos, que han permitido desarrollar lo queconocemos como la terapia sexual. La investigación en sexología viene desarrollando una actividad creciente que se hace presente en diversos eventos científicos yforos de debate, siendo en la actualidad una parte importante de la producción científica (9). La investigación debe ser, como no puede ser de otra manera, un componente más de las actividades profesionales de la sexología,en las que hay que adquirir unos conocimientos teóricos necesarios para poder utilizar con posterioridad el método científico basadoen la evidencia. La producción científica en sexología es necesaria para aumentar la compresión de la función sexual humana en su triple vertiente(placentera, afectiva y reproductiva), para aglutinar la dispersión de conocimientos que desde las diversas disciplinas y desde losdiferentes profesionales se vierten en las distintas fuentes de divulgación, para comprender la diversidad enriquecedora en identidad,orientación y comportamiento sexual y para mejorar la salud sexual optimizando la eficacia de las estrategias educativas, preventivas,diagnósticas y de tratamiento (10). Con este fin nace la nueva revista “De Sexología” que pretende ser un medio de difusión de la actividad creativa, investigadora, deopinión y debate, de todo el quehacer profesional que desde diferentes disciplinas y puntos de actividad profesional, aglutine eldesarrollo científico de la Sexología. Las y los profesionales que han hecho posible su alumbramiento creemos necesaria su existencia dado el nivel de desarrollo que haalcanzado la sexología, la gran cantidad de profesionales que quieren y necesitan divulgar sus conocimientos y, la escasez de oferta depublicaciones científicas en español. En nuestras páginas pretendemos abarcar, distribuidas por secciones, todos aquellos aspectos que puedan ser de interés general ypara el mayor número de personas con interés por la Sexualidad. Las normas editoriales establecidas por la revista están basadas en criterios aprobados en consensos internacionales, con el fin deque los artículos que se publiquen tengan la mejor difusión posible y el mayor impacto científico. La revista sale en versión digital motivada por la necesidad de actualización en las nuevas tecnologías, que en un mundo globalutilizan la mayoría de los profesionales al ser de más rápido y fácil acceso, a la par que de menor coste económico y ambiental, ya queno utilizamos ni tinta ni papel en su edición. La periodicidad que hemos considerado más adecuada es la semestral, con dos números anuales, pero con la posibilidad, si seconsidera necesario, de realizar números adicionales. Desde el equipo editorial asumimos un firme compromiso de velar por la calidad y el rigor científico de los artículos que seanaceptados para su publicación, poniendo toda nuestra ilusión en que el esfuerzo compartido es la mejor herramienta para que lapublicación desarrolle el nivel científico esperado y sea el referente para la Comunidad científica que se dedica y preocupa por laSexología. Felipe Hurtado MurilloBIBLIOGRAFÍA 1. Hirschfeld M. Sexualpathologie. Ein Lehrbuch für Árzte und Studierende. Parte I: Geschlechtl. Entwicklungsstörungen mit besonderer Berücksichtigung derOmanie. Parte II: Sexuelle Zwischenstufen. Das mänMannliche Weib und der weibliche Mann. Parte III: Störungen im Sexualstoffwechsel mit besorender Berücksichtigung der Impotenz. Bonn: Marcus & Weber; 1916-1921. 2. Krafft-Ebing R. Psychopatia Sexualis, ed. 12. Stuttgart; 1906. 3. Ellis H. Studies in the psychology of sex. 2 Vol. New York: Random House; 1936. 4. Freud S. Obras completas. Editorial Biblioteca Nueva; 1972. 5. Masters WH, Jhonson VE. Human sexual response. Boston: Little Brown; 1966. 6. Masters WH, Jhonson VE. Human sexual inadequacy. Boston: Little Brown; 1970. 7. Kaplan HS. La nueva terapia sexual. Madrid: Alianza editorial; 1974. 8. Díaz Morfa J. La sexología clínica: presente y futuro. ¿De dónde venimos, dónde estamos, y hacia dónde vamos?. Sexología Integral 2004; 1:1-2. 9. Gil Latorre F. Necesidades de investigar en sexología. Sexología Integral 2009; 6(2): 55-56. 10. Organización Panamericana de la Salud; Organización mundial de la salud. Promoción de la Salud Sexual. Recomendaciones para la acción. Guatemala 2000; 35-6. Desexologia.com | Revista De Sexología 2011 3
  4. 4. In memoriam Dr. Juan José Borrás Valls 15/VII/1954 – 31/XII/2010 Queridos amigos: Mis hijos, nuestra familia, el equipo del Instituto Espill y todos nuestros amigos estamos desolados por la muerte de Juanjo. Un ictus el día 28 de diciembre le postró el tiempo suficiente para que nos pudiéramos despedir de él. Paranosotros va a ser muy duro acostumbrarnos a estar sin él, era el amor de mi vida y sus hijos lo adoraban. Una pérdida tan repentina en un hombre tan sano y feliz nos resulta inexplicable, pero la Parca no atiende a razones y corta los hilos cuando llega el momento.Mis hijos y yo hemos sido muy felices con él, hemos disfrutado mucho de su compañía. Los que le conocéis sabéis de su semblante afable y sonriente, y de su cálida mano que siempre acogía. Juanjo era, como dice el poeta, “en el buen sentido de la palabra, bueno”, y eso es lo mejor que se puede decir de un hombre. Además era un grandísimo profesional de reconocido prestigio y la sexología mundial llora con nosotros su pérdida. Ha sido un privilegio compartir la vida con él. Nos ha dado tanto amor y alegría.Para su último viaje le vestimos con la chaqueta que llevó en la inauguración del XIII Congreso Mundial de Sexología y con el pantalón de la clausura del XV CLASES (Congreso Latinoamericano de Sexología y Educación Sexual). La medalla de la Academia Internacional de Sexología Médica y la insignia de la Academia Española de Sexología y Medicina Sexual lucían en su pecho, como en tantos actos felices. Las flores de su familia, amigos y compañeros learropaban: de la FEES (Federación Española de Sociedades de Sexología); de la Asociación Española de Especialistas de Sexología, a su presidente de honor; del Instituto Espill, a su “gran maestro”… Se ha ido en paz un hombre bueno, generoso, noble y leal, pero siempre vivirá en nuestro corazón. Juanjo era una persona muy querida y estamos abrumados y muy agradecidos por las numerosas muestras de condolencia. Hemos descubierto el poder de sentirnos consolados por tantas manifestaciones de cariño y aprecio. Queremos que esta cadena de amor perdure entre todos nosotros.Disfrutad cada día, cada momento; no dejéis guardado un te quiero, ni una sonrisa. Afortunadamente hemos tenido elprivilegio de poder compartir su amor hasta el último momento. Nosotros estábamos en paz con él y él lo estaba connosotros; eso nos produce un gran consuelo. Consuelo que queremos transmitir a todos los que lloráis su pérdida. Élquiere, lo sabemos, que seamos muy felices y le recordemos con el cariño y la alegría que él siempre nos ha regalado. Carpe diem María Pérez Conchillo, Pepe Borrás Pérez y Víctor Borrás Pérez. Desexologia.com | Revista De Sexología 2011 4
  5. 5. RESÚMENES DE COMUNICACIONES Y PONENCIAS Desexologia.com | Revista De Sexología 2011 5
  6. 6. AGRESIONES SEXUALESAgresiones sexuales: educando para reducir el riesgo de victimización y agresión en adolescentesAntonio Fuertes Martín (Universidad de Salamanca), Isabel Vicario-Molina (Universidad deSalamanca), Mª Begoña Orgaz Baz (Universidad de Salamanca), José Luís Martínez Álvarez(Universidad de Salamanca), Andrés Fernández Fuertes (Universidad de Cantabria), Rodrigo J.Carcedo González (Universidad de Salamanca).Resumen: Las agresiones sexuales entre jóvenes y adolescentes constituyen un serio problemasocial, no sólo debido a las altas tasas de victimización (Spitzberg, 1999; Young y Furman,2008; Young, Grey y Boyd, 2009), sino por las consecuencias para las víctimas (Howard yWang, 2005). Parece, además, que tanto varones como mujeres pueden ser víctimas y agresores(Muñoz-Rivas et al., 2009; Struckman-Johnson y Struckman-Johnson, 1998). A la luz de estosdatos, es necesario desarrollar estrategias eficaces para la prevención de las agresiones sexualesen los adolescentes y jóvenes. Por ello, a partir de una experiencia concreta de intervención, seesbozan algunas recomendaciones para desarrollar futuras intervenciones en el marco de losprogramas educativos.Palabras clave: Adolescencia, agresiones sexuales, prevención, programas educativos.Abstract: Sexual aggresions among adolescents and young people is a very serious socialproblem, not only for the high rates of victimization (Spitzberg, 1999; Young y Furman, 2008;Young, Grey y Boyd, 2009), but also for the important consequences for the victims (Howard yWang, 2005). Some investigations have pointed out that both boys and girls can be victims andaggressors (Muñoz-Rivas et al., 2009; Struckman-Johnson y Struckman-Johnson, 1998). In lightof these data it’s necessary to develop effective interventions to prevent sexual aggressionsamong teenagers and young people. Therefore, on the basis of a specific experience ofintervention, we outline some proposal to increase the efficacy of future educative interventions.Key Words: Adolescence, sexual aggressions, prevention, school-based programs.Las agresiones sexuales entre los jóvenes y adolescentes son un problema importante,(Spitzberg, 1999; Young y Furman, 2008; Young, Grey y Boyd, 2009), con considerablesconsecuencias para la salud de las víctimas (Howard y Wang, 2005).En nuestro país, diversos estudios con adolescentes y jóvenes universitarios (e.g., Fuertes,Ramos, De la Orden, Del Campo y Lázaro, 2005; Fuertes, Ramos, Martínez, López y Tabernero,2006; Ramos, Fuertes y de la Orden, 2006; Sipsma, Carrobles, Montorio y Everaerd, 2000;Ramos y Fuertes, 2005) encontraron una prevalencia de victimización entre las mujeres queoscilaba entre el 30 y el 40%, y una prevalencia del uso de estrategias coercitivas que variabaentre un 15 y un 24% para los varones. Sin embargo, los comportamientos coercitivos no sonpatrimonio exclusivo de los varones (Struckman-Johnson y Struckman-Johnson, 1998; Russell yOswald, 2001). Muñoz-Rivas et al. (2009) encontraron que un 21% de los varones de su muestrahabía sido víctima de coerción sexual, y un 14,9% de las mujeres admitió haber ejercido algunaforma de coerción sexual.Teniendo en cuenta estos datos, se ha considerado la necesidad de diseñar y desarrollarestrategias eficaces para prevenir las agresiones sexuales en los adolescentes y jóvenes. En estesentido, nos planteamos el objetivo de diseñar, desarrollar y evaluar un programa de prevenciónde las agresiones sexuales en el marco escolar, utilizando un grupo de control y un grupo detratamiento para poder conocer la eficacia del mismo. Así, las hipótesis que planteamos fueronlas siguientes: Desexologia.com | Revista De Sexología 2011 6
  7. 7. Los participantes del grupo de tratamiento mostrarían puntuaciones más elevadas en los factoresde protección (empatía, percepción de control y asertividad) después de la intervención.Los participantes del grupo de tratamiento mostrarían puntuaciones más bajas en los factores deriesgo (creencias estereotipadas) después de la intervención.No se encontrarían diferencias en estas variables en el grupo control entre ambos momentos demedida.Método: La muestra estuvo formada por 169 participantes de edades comprendidas entre los 16y los 18 años. Se asignaron 93 alumnos (39,9% varones y 60,2% mujeres) al grupo detratamiento, y 76 alumnos (69,7% varones y 30,7% mujeres) al grupo control. Todos eranestudiantes de secundaria de institutos de la provincia de Salamanca (España).Variables e instrumentos: Creencias estereotipadas en torno a la sexualidad y la coerciónsexual: Sexual Beliefs Scale (Muehlenhard y Felts, 1998).Empatía hacia la víctima: cuestionario de empatía hacia la víctima y el agresor desarrollado porDeitz, Blackwell, Daley y Bentley (1981).Percepción de control: escala de percepción de control ante la coerción sexual desarrollada porFuertes et al. (2006).Asertividad heterosocial: escala de asertividad en las relaciones heterosociales (Fuertes et al.,2006).Diseño y procedimiento: Se utilizó un diseño antes-después con un grupo de tratamiento y ungrupo control. Se tomó una medida inicial antes de la intervención en relación a las variablesseñaladas anteriormente, y dos medidas posteriores (tres semanas después y ocho mesesdespués) tras la finalización de la intervención, también en ambos grupos.Los contenidos del programa incluían los componentes cognitivos, emocionales ycomportamentales que tradicionalmente parecen estar involucrados en este comportamientosexual (Pacifici et al., 2001). Así se trabajaron los conocimientos y la información en relacióncon la coerción sexual, las creencias, mitos y expectativas, los posibles factores de riesgoasociados a las conductas coercitivas, la empatía hacia las víctimas, y las habilidades paracomunicarse y negociar las relaciones sexuales (para una revisión, ver Fuertes, Fernández yRamos, 2007).El programa se desarrolló en siete sesiones de una hora en los centros escolares, en sesionesconjuntas para chicos y chicas, salvo las sesiones quinta y sexta, que se desarrollaron porseparado para chicos y chicas, ya que en dichas sesiones se trabajaban las estrategias específicaspara evitar las situaciones potencialmente coercitivas.Análisis estadísticos: Para comprobar la eficacia de la intervención, realizamos ANOVASmixtos, siendo la variable dependiente cada una de las dimensiones de la intervención(creencias, empatía, percepción de control y asertividad), como factor de medidas repetidas, losmomentos temporales (antes y después de la intervención) y como factores inter: el grupo al quepertenecían los sujetos (tratamiento versus control) y el sexo. Para analizar e interpretar lasinteracciones, realizamos pruebas a posteriori con el ajuste de Bonferroni.Resultados: Respecto a las creencias estereotipadas en torno a la sexualidad y la coerciónsexual, la interacción momento de medida por grupo fue estadísticamente significativa [F(2,256) = 5,59; p = 0,004; eta2=0,04]. Una vez realizadas las pruebas a posteriori con el ajuste deBonferroni, en el grupo de tratamiento obtuvimos diferencias significativas entre los treselementos de medida (p = 0,0001). Por lo tanto, tras la intervención, desciendensignificativamente las puntuaciones de creencias estereotipadas. En el grupo control no haydiferencias significativas.Para la empatía hacia la víctima, la interacción momento de medida por grupo fue significativaF(2,256)=7,72, p=,001, eta2=,06], pero en este caso también la interacción de segundo ordenmomento de medida x grupo x género fue significativa [F(2,256)=4,26, p=,01, eta2=,03]. Una Desexologia.com | Revista De Sexología 2011 7
  8. 8. vez realizadas las pruebas a posteriori para interpretar esta última interacción, en el caso de losvarones del grupo de tratamiento encontramos diferencias significativas (p= 0,0001) en empatíaentre la medida previa a la intervención y las realizadas después, no encontrándose diferenciassignificativas entre las dos medidas tras la intervención. En las mujeres del grupo de tratamientoy los participantes del grupo control no se encontraron diferencias significativas.En la percepción de control, no fue significativa la interacción momento de medida por elgrupo[F(2,250)=1,70, p=,18]. A partir de los resultados obtenidos pudimos comprobar unincremento de las puntuaciones en los momentos de medida posteriores, aunque no fuesignificativo. En el grupo control, pudimos observar un comportamiento aleatorio de laspuntuaciones en los tres momentos de medida.Por último, en a asertividad heterosocial tampoco fue significativa la interacción [F(2,254)=0,38, p=,69]. En este caso, ninguno de losgrupos experimentó mejoras significativas.Discusión: La intervención que aquí hemos presentado abarcaba conceptos, pero tambiénvalores, habilidades, estrategias, etc., relacionadas con las agresiones sexuales y la coerciónsexual. Para evaluar el grado en el que habíamos alcanzado nuestros objetivos, cumplimosalgunas exigencias básicas en cualquier programa de prevención: la evaluación pre y postintervención, la utilización de un grupo control, y el seguimiento –en dos momentos temporalesdiferentes- para ver si los cambios se mantenían a lo largo del tiempo.Respecto a los factores de riesgo (creencias estereotipadas-mitos), nuestra intervención semostró eficaz. No obstante, el en caso de los factores de protección, obtuvimos resultadosmixtos, ya que la asertividad heterosocial no aumentó de manera significativa, y la percepciónde control tampoco. No obstante, los varones del grupo control aumentaron de manerasignificativa su empatía hacia la víctima.En general, podemos decir que nuestros resultados se acomodaron razonablemente bien a loesperado, especialmente en los contenidos más conceptuales y actitudinales (la empatía y losmitos-creencias sobre las agresiones sexuales), promoviendo una mayor sensibilidad hacia estatemática y sus posibles víctimas (empatía), y un mayor conocimiento y capacidad dediscriminación de las situaciones de riesgo.No obstante, nuestra intervención no mostró cambios significativos en la dimensiónprocedimental del programa (la asertividad). En este sentido, podríamos aventurar que paraconseguir cambios significativos en una dimensión procedimental es necesario destinar mástiempo y sesiones a practicar la adquisición de habilidades. En este caso, la limitación temporales posible que haya impedido la consolidación del posible aprendizaje.Somos conscientes de las limitaciones de nuestro trabajo, como la selección de la muestratotalmente escolarizada (lo que cuestiona la posible generalización de resultados), laslimitaciones temporales en la implementación del programa y el foco de análisis en unindividuo. No obstante, nuestra intervención ha producido algunos cambios, lo que debeanimarnos a seguir profundizando en el diseño, implantación y difusión de programas deintervención, así como la promoción de nuevas iniciativas en este campo. Por esta razón, acontinuación pasamos a exponer algunas recomendaciones a tener en cuenta para mejorarfuturos programas de prevención.Recomendaciones de cara al futuroA la hora de llevar a cabo el diseño, la puesta en marcha y la evaluación de un programa, nosiempre la toma de decisiones va a depender de nosotros. Por ejemplo, en algunos casos, loscentros escolares tienen cerrado su calendario y tenemos que negociar y ajustar el número desesiones, el número de participantes, etc. Sin embargo, en la medida de lo posible,recomendamos seguir las siguientes recomendaciones:1. Plantear objetivos claros, evaluables y realistas, que no estén únicamente centrados enconseguir cambios en las actitudes y conocimientos, sino que consideremos también ladimensión conductual, o más específicamente la reducción de la incidencia de la perpetración y Desexologia.com | Revista De Sexología 2011 8
  9. 9. la victimización. Algunos autores (Schewe y O’Donohue, 1993; Yeater y O’Donohue, 1999)consideran que este debería ser el criterio a tener en cuenta, si queremos conocer la verdaderaeficacia de los programas desarrollados.2. Seleccionar los contenidos del programa de acuerdo a las teorías que explican lasagresiones sexuales y en base a experiencias y programas previos. Por suerte, a pesar de laslimitaciones teóricas y prácticas, no partimos de cero, y las investigaciones previas y la teoríaacumulada deber ser nuestro punto de partida.3. Adecuar la duración del programa a los objetivos. Como hemos visto, para obtener ydesarrollar nuevas habilidades y estrategias se necesita tiempo y práctica, por lo que losprogramas deben tener una duración suficiente para que los chicos y chicas sean capaces deincorporar ese aprendizaje y generalizarlo. Parece, además, que aquellos programas que duranmás son más efectivos (Anderson y Whiston, 2005). Por lo tanto, son necesarias propuestaseducativas más completas y secuenciadas, que abarquen amplios periodos de tiempo, e incluirsesiones de recuerdo tras la finalización del programa.4. Evaluar y considerar las características de los destinatarios. Es recomendable llevar acabo una evaluación previa para poder adaptar el programa a las características y necesidades desus destinatarios. Esta adaptación puede facilitar en gran medida el aumento de la eficacia delprograma.5. Planificar acciones concretas para varones y mujeres. Desde nuestro punto de vista, chicosy chicas pueden necesitar y demandar elementos diferentes en la prevención. No obstante, elintercambio de opiniones y experiencias entre ellos puede ser muy útil para trabajar aspectosconcretos como las actitudes, creencias, empatía… Por ello, lo más recomendable es utilizaracciones complementarias, y optar por el tratamiento conjunto, o por separado, en función de losobjetivos concretos.6. Contar con educadores formados y capacitados, que sirvan como referente para losparticipantes. Parece que los programas en los que los educadores son profesionales, obtienenmejores resultados que los que utilizan iguales (Anderson y Whiston, 2005). Sin embargo, debenser jóvenes con experiencia en el trabajo con adolescentes y con formación, habilidades ymotivación suficientes para llevar a cabo la intervención (López, 1995).7. Evaluar el programa. Debe ser una parte más del proceso de intervención. En este sentido,deberíamos plantearnos la evaluación del proceso educativo, del impacto en los participantes yde los educadores (Bruess y Greenberg, 2004). Se trata de planificar la evaluación para que nospermita tomar decisiones que mejoren los resultados de los programas de prevención.Dada la gravedad del problema de las agresiones sexuales entre los jóvenes y adolescentes, esnecesario trabajar en la prevención de este fenómeno. Si bien es cierto que los resultados queobtenemos tras desarrollar los programas, no son los que desearíamos, no podemos dejarnosllevar por el desencanto, sino que debemos afrontar el reto de diseñar acciones preventivas máseficaces.Aunque consideramos fundamental el diseño y la puesta en marcha de acciones preventivasconcretas, somos conscientes de que los programas puntuales pueden ofrecernos resultadoslimitados, aunque no por ello despreciables. Por ello, consideramos fundamental que laprevención de las agresiones sexuales tiene que darse dentro del marco de la promoción delbienestar personal y las relaciones interpersonales. Una acción preventiva en la adolescencia oen la juventud (aunque esté muy bien diseñada, desarrollada y evaluada), en ausencia de unaverdadera educación afectiva y sexual previa, es difícil que consiga sus objetivos. No podemosesperar tanto, sino que debemos anticiparnos a la aparición de comportamientos de riesgo oproblemáticos. La educación sexual que enfatice las fortalezas y capacidades para el desarrollointerpersonal positivo son la mejor estrategia de prevención con la que contamos.Referencias: Desexologia.com | Revista De Sexología 2011 9
  10. 10. Anderson, L. A. y Whiston, S. C. (2005). Sexual assault education programs: A meta-analytic examination of their effectiveness.Psychology of Women Quarterly, 29, 374-388.Bruess, C. E. y Greenberg, J. S. (2004). Sexuality Education. Therory and Practice (4 th ed.). New York: Oxford University Press.Deitz, S. R., Blackwell, K., Daley, P. y Bentley, B. (1982). Measurement of empathy toward rape victims and rapists. Journal ofPersonality and Social Psychology, 43, 372-384.Fuertes, A., Ramos, M., De la Orden, M. V., Del Campo, A. y Lázaro, S. (2005). The involvement in sexual coercive behaviours of collegemen: Prevalence and risk factors. Journal of Interpersonal Violence, 20, 872-891.Fuertes, A., Ramos, M., Martínez, J. L., López, D. y Tabernero, C. (2006). Prevalencia y factores de vulnerabilidad y protección de lavictimización sexual en las relaciones con los iguales en las mujeres universitarias españolas. Child Abuse and Neglect, 30, 799-814.Howard, D.N. y Wang, M.Q. (2005) Psychosocial correlates of U.S. adolescents who report a history of forced sexual intercourse.Journal of Adolescent Health,36, 372-379.López, F. (1995). La Educación Sexual de Adolescentes y Jóvenes. Madrid: Siglo XXI.Muehlenhard C.L. y Felts, A.S. (1998). Sexual beliefs Scale. En C.M. Davis, W.L. Yarber, R. Bauserman, G. Schreer and S.L. Davis (pp. 116–118). Handbook of sexuality-related measures, London: Sage.Muñoz-Rivas, M. J., Graña, K., O`Leary, K. D. y González, M. P. (2009). Prevalencia y predictores de la agresión sexual en las relacionesde noviazgo en adolescentes y jóvenes. Psicothema, 21, 2, 234-240.Pacifici, C., Stoolmiller, M. y Nelson, C. (2001). Evaluating a prevention program for teenagers on sexual coercion: A differentialeffectiveness. Journal of Consulting & Clinical Psychology, 69, 552.Ramos, M. (2004). Factores de protección y vulnerabilidad de la coerción sexual en adolescentes y jóvenes. Sexpol, 60, 16-18.Ramos, M. y Fuertes, A. (2005). Vulnerabilidad frente a la victimización sexual: factores psicosociales y contextuales asociados.Sexología Integral, 2.Ramos, M., Fuertes, A. y De la Orden, M. V. (2006). La victimización sexual en las relaciones con los iguales en una muestra de mujeresadolescentes y jóvenes: Prevalencia y creencias relacionadas con la victimización. Revista de Psicología Social, 21, 127-140.Sipsma, E., Carrobles, J. A., Montorio, I. y Everaerd, W. (2000). Sexual aggression against women by men acquaintances: Attitudes andexperiences among Spanish university students. Spanish Journal of Psychology, 3, 14-27.Spitzberg, B. H. (1999). An analysis of empirical estimates of rape and sexual coercion. Violence and Victims, 14, 241-260.Struckman-Johnson, C. y Struckman-Johnson, D. (1998). The dynamics and impact of sexual coercion of men by women. En P. B.Anderson y C. Struckman-Johnson (Eds.), Sexually aggressive women: Current perspectives and controversies (pp. 121-143). NuevaYork: Guilford.Yeater, E. A. y O’Donohue, W. (1999). Sexual assault prevention programs: Current issues, future directions, and the potential efficacyof interventions with women. Clinical Psychology Review, 19, 739-771.Young, A., Grey, M. y Boyd, C.J. (2009). Adolescents’ experiences of sexual assault by peers: Prevalence and nature of victimizationoccurring within and out of school. Journal of Youth and Adolescence, 38, 1072-1083.Young, B. J. y Furman, W. (2008). Interpersonal factors in the risk for sexual victimization and its recurrence during adolescence.Journal of Youth and Adolescence. 37, 297-309.Eficacia de un programa educativo para reducir las agresiones sexuales con adolescentesVicario-Molina, Isabel. Fuertes-Martín, AntonioEmail: ivicario@usal.esLas agresiones sexuales entre jóvenes y adolescentes constituyen un serio problema social queafrontamos en las últimas décadas, debido a la demostrada magnitud del problema (Spitzberg,1999; Young y Furman, 2008; Young, Grey y Boyd, 2009) y a los claros efectos traumáticos quese producen en las víctimas (Howard y Wang, 2005). Parece, además, que tanto varones comomujeres pueden ser víctimas y agresores (Muñoz-Rivas et al., 2009; Struckman-Johnson yStruckman-Johnson, 1998). Es necesario, por lo tanto, desarrollar estrategias eficaces para laprevención de la coerción sexual en los adolescentes y jóvenes. Por ello, se diseñó y evaluó unprograma de prevención de las agresiones sexuales en chicos y chicas adolescentes, con ungrupo de tratamiento y un grupo control. La intervención, llevada a cabo durante siete sesiones,contemplaba la adquisición de conocimientos y actitudes positivas hacia la víctima (empatía), elaprendizaje y desarrollo de habilidades, y de factores de riesgo tanto de la victimización comode la perpetración. Los objetivos de la intervención fueron: a) conocer si nuestro programaproducía cambios en los adolescentes en las diferentes dimensiones; y b) si esos cambios serelacionaban con un menor comportamiento sexual coercitivo a medio plazo. Los resultados trasla evaluación previa al tratamiento y posterior al tratamiento (6 meses y un año) indican que laintervención fue eficaz en aspectos actitudinales y emocionales, pero que es necesario mejorar laadquisición de habilidades (asertividad y comunicación) para evitar las agresiones sexuales. Se Desexologia.com | Revista De Sexología 2011 10
  11. 11. plantea la necesidad de diseñar medidas preventivas más eficaces que promuevan cambios anivel individual, interpersonal y social.La importancia de la revelación en el abuso sexual infantil.Amparo Iznajar Fernández. María Pérez Conchillo. Isabel Añó MirandaInstituto Espill. Valencia. EspañaEmail: isanyo1@hotmail.comPalabras clave: Abuso sexual, revelación, credibilidad, menores, indicadoresResumen: En nuestra experiencia, en el Servicio de Atención Psicología a Menores Victimas de Abusos Sexuales y MenoresPerpetradores, de la Conselleria de Bienestar Social de la Comunidad Valenciana, consideramos sumamente importante la exploraciónde la revelación, atendiendo a las actuaciones del entorno que recibe dicha revelación. Este análisis ofrece material sumamente valiosoe imprescindible para la valoración adecuada del caso. El análisis de las distintas formas en que se produce “la revelación” de supuestosabusos sexuales en menores, podría tenerse en cuenta como un indicador más de la credibilidad del testimonio del menor.Programa de intervención en menores que abusan sexualmente de otrosIznajar Fernández, Mª Amparo. Añó Miranda, Isabel. Pérez Conchillo, María.Instituto Espill. Valencia. España.Email: aiznajar@hotmail.comPalabras clave: Abusos sexuales, menores perpetradores, tratamiento menores, menores abusadores, conductas sexualmenteinadecuadas.Resumen: Los programas de intervención en abusos sexuales a menores, por lo general se centran en las víctimas y dejan de lado laatención a los perpetradores. Desde el Servicio de Servicio de Atención Psicología a Menores Víctimas de Abusos Sexuales y MenoresPerpetradores, de la Conselleria de Bienestar Social de la Comunidad Valenciana, concertado con el Instituto Espill, entendemos quenuestra responsabilidad, como profesionales de la salud, no se debe limitar a las víctimas de abusos sexuales, si no que se debeintervenir también con el menor abusador, máxime cuando nuestro servicio depende del Servicio de Protección de menores.Atendiendo a los menores perpetradores estamos, además de prestándole ayuda a ese menor, trabajando en prevención, ya que elobjetivo de la intervención es evitar que el menor vuelva repetir las conductas abusivas, para proteger a potenciales víctimas y por supropio bien. Como profesionales no podemos olvidar que el abusador tambi én tiene derecho al tratamiento. En un documento de laIATSO (International Association for the Treatment of Sexual Offenders) se aboga por la defensa, en todo el mundo, de un tratamientode los delincuentes sexuales humano, digno, comprensivo, ético y efectivo. Desgraciadamente todavía no tenemos todas las respuestasen el tratamiento de los abusadores sexuales. En nuestro programa, dependiente del Servicio del menor como ya se ha dicho, noscentramos en conseguir la rehabilitación de los agresores sexuales menores, con el fin de evitar que vuelvan a reincidir en lasconductas abusivas, prestando especial atención a su desarrollo psicosexual. Como sexólogos entendemos que la intervención en laesfera sexual es fundamental, para abordar cualquier problemática relacionada con conductas sexualmente abusivas. Por eso en elprograma tiene gran relevancia la educación sexual personalizada, adecuada a la edad y circunstancias del menor. En resumen, eltratamiento pretende que los menores que realizan conductas sexualmente inadecuadas y conductas sexualmente abusivas, puedantomar conciencia de sus actos, reconocer los límites y fomentar la empatía con las víctimas con el fin de evitar la reincidencia yapoyarles en desarrollar relaciones significativas saludables en un marcho de promoción de la salud sexual y los derechos sexuales.La explotación sexual infantil en España: objetivos del Plan de Acción Nacional.Pons Salvador, Gemma.Profesora Titular de la Facultad de Psicología de la Universidad de Valencia. Unidad de Investigación Agresión y Familia. Miembro de laAsociación Española de Especialistas en Sexología. España.Palabras Clave: Explotación Sexual Infantil. Plan de Acción en España.La explotación sexual infantil abarca un conjunto de diferentes actividades sexuales, con o sin contacto físico directo, que tienenconsecuencias muy negativas para el desarrollo adecuado del menor y que dañan, degradan y en muchas ocasiones ponen en serioriesgo la propia vida de los niños, niñas y adolescentes víctimas. Entre las distintas formas de ESI se pueden resaltar la pornografía y laprostitución infantil, así como distintos medios utilizados para ello como son el tráfico de menores con fines sexuales y la explotaciónsexual comercial en los viajes. Otras variantes incluyen por ejemplo, los matrimonios precoces. Estas formas y medios de ESI seinterrelacionan con frecuencia y son consideradas en la mayoría de los países como actos delictivos. Se trata de una cuestión queconcierne a todos los ciudadanos e instituciones, tanto públicas como privadas, y que hace necesario la puesta en marcha de accionesdesde un enfoque global e integral, teniendo en cuenta perspectivas tanto nacionales como internacionales, que permitan hacer frentea los diversos factores que contribuyen a su mantenimiento y a reducir el mercado de “consumidores”.Con estos objetivos se propusieron en España un Plan de Acción cuya primera edición data del año 2002, y un segundo Plan del año2006 que sigue vigente en la actualidad. La presente ponencia recoge los objetivos principales de éste segundo Plan de Acción y que seindican a continuación.Objetivo 1. Conocimiento de la realidad sobre la explotación sexual de la infancia y la adolescencia en España y articulación demecanismos de detección y denuncia.Los casos conocidos de ESI no representan el fenómeno de esta problemática. Para mejorar el conocimiento de esta realidad senecesitan mejorar los sistemas de detección y denuncia. También la investigación es un modo de conocer el fenómeno de la ESI a partir Desexologia.com | Revista De Sexología 2011 11
  12. 12. de cuyos resultados se pueden establecer mecanismos para su lucha. Partiendo de estas ideas en este objetivo general se articulandistintos objetivos específicos con acciones que responden, por un lado, a la mejora de la detección y denuncia y, por otro, a lapromoción de la investigación.Objetivo 2. Sensibilización, movilización social, y prevención de situaciones de explotación sexual de menores.Dar a conocer la existencia y la problemática de la ESI es un primer paso para poder luchar contra la misma. Por ello, la sensibilización yla movilización social se convierten en puntos clave en un Plan de estas características, en la que los medios de comunicación juegan unpapel fundamental. Esta sensibilización debe dirigirse a la población en general, pero especialmente a los y las profesionales dedistintos ámbitos que puedan estar más en contacto con esta problemática. Por ello, para poder trabajar desde la prevención esnecesario implicar al sector empresarial que pueda tener algún tipo de relación o conocimiento sobre la explotación sexual (sectorturístico, internet, etc). Otros programas de prevención dirigidos a la infancia, padres, madres, educadores y en especial a niños, niñasy adolescentes pertenecientes a grupos de riesgo se hacen necesarios para trabajar en éste ámbito. También aquí se incluyen losprogramas que ayuden a evitar la reincidencia de los abusadores sexuales, entendiendo que de éste modo se trabaja sobre laprevención de nuevas víctimas.Objetivo 3. Establecimiento de un marco legislativo/jurídico idóneo para combatir la explotación sexual de menores, tanto en elnivel nacional como internacional.En la lucha contra cualquier problemática social es imprescindible el establecimiento de un marco legal específico sobre el tema, comoestá siendo el caso de la lucha contra la ESI. En líneas generales hasta la fecha se ha ido respondiendo a lo establecido en la legislaciónvigente Europea, pero se necesita un marco de acción que revise y se adapte a los nuevos cambios y conocimientos sobre laproblemática, tanto en materia relacionada con las víctimas como con los agresores, así como con los ámbitos en los que se puedadesarrollar la actividad de ESI. En este sentido en el presente objetivo general se incluyen objetivos específicos y acciones relativastanto al ámbito nacional como internacional.Objetivo 4. Protección e intervención con los niños/as y adolescentes que sufren explotación y tratamiento de los agresores.Los menores afectados por la explotación sexual se encuentran en situación de riesgo o desamparo y por tanto se deben ocupar deellos los organismos encargados de la protección y el bienestar general de la infancia. En este sentido, los objetivos específicos que serecogen en este apartado hacen referencia a programas y medidas relacionadas más directamente con la ESI. También, se incluyenaquí las acciones referentes al tratamiento de los abusadores sexuales, entendiendo que constituyen una parte fundamental en lalucha contra esta problemática.Objetivo 5. Fortalecimiento de las instituciones y organizaciones, públicas y privadas, que intervienen en la lucha contra laexplotación sexual de menores y en su protección.La formación de las y los profesionales relacionados con el problema de la ESI, es necesaria para garantizar la aplicación adecuada delas medidas que se utilicen tanto para la prevención como para la intervención y, en general, para garantizar una buena coordinaciónque permita una adecuada lucha contra esta problemática. Asimismo, la dotación de recursos, materiales, humanos y técnicos, asícomo el apoyo a las ONGs implicadas resultan acciones fundamentales en el trabajo contra la ESI, que se incluyen aquí como objetivosespecíficos. También, en este objetivo general se incluye el objetivo específico de evaluación del presente Plan, considerando que laevaluación supone una herramienta imprescindible para conocer la consecución de los objetivos y el establecimiento de las nuevasguías de acción.Para más detalles sobre el II Plan de Acción contra la Explotación Sexual de la Infancia y la Adolescencia:http://www.mtin.es/SGAS/FamiliaInfanc/infancia/PlanesInformes/ExplotSex.pdf ANTROPOLOGÍA DE LA SEXUALIDADSeducción, emociones y cambio.Celia LaniadoCentro de trabajo: SASH. Buenos Aires. Argentina.Email: celia@altillo.comPalabras clave: Seducción, comunicación, cuerpo, lenguaje, emociónResumen: El aquí y ahora de la seducción en relación con las emociones y el cambio. El abordaje de este trabajo parte de 2perspectivas 1) La biología cultural de H. Maturana 2) La Ontología del Lenguaje (coaching) que es una disciplina de fundamentoscontemporáneos que aporta una manera diferente de interpretar a los seres humanos y el modo de relacionarse entre si. Uno de lospostulados básicos es que el lenguaje no solo describe la realidad, sino que a través de él la generamos. Es decir, según como hablamosy como escuchamos, será la realidad que generemos. Objetivo: es el entrenamiento y la incorporación de herramientas de seducción através de los tres dominios que nos constituyen: cuerpo, lenguaje y emoción según la interpretación del Coaching Ontológico.Método: El taller será interactivo, de carácter vivencial, con ejercicios y amplia participación de los asistentes. De dos horas deduración, cupo: 50 asistentes.Resultados: facilitará el aprendizaje (interpretando que implica la expansión de nuestra capacidad de acción efectiva) y la adquisiciónde habilidades de seducción para que puedan abrir nuevos espacios de vida.Conclusión: Estoy convencida de que este taller será tremendamente útil, pues proporciona apertura para posicionarnos con unaidentidad atractiva y relevante. La práctica sustituye cualquier explicación. Se solicita la exposición del taller el viernes 22/10 por latarde, preferentemente después del horario de almuerzo, para tener un tiempo de preparación de la sala .Áreas temáticas: Historia, sociología, antropología y sexualidad, Investigación básica en sexología, Educación sexual.Diversidad sexual y educación en la universidad Desexologia.com | Revista De Sexología 2011 12
  13. 13. Jiménez Ríos, Francisco Javier. Amaro Ávalos, M.C.Universidad de Granada. Asociación Española Especialistas Sexología. España.Email: fjjrios@ono.comPalabras clave: Diversidad, homosexualidad, persona, respeto, educaciónResumen: Diversidad, homosexualidad, persona, respeto, educación El objetivo de este trabajo es mostrar la sensibilidad de personasuniversitarias a la riqueza de la diversidad sexual y el horizonte educativo que significa. La metodología empleada ha consistido en laaplicación de una encuesta sobre diversidad sexual y educación elaborada con las personas participantes en la asignatura “ValoresSexuales y Educación Integral” durante el curso 2005-2006 en la Facultad de Ciencias de la Educación de la Universidad de Granada. Aeste cuestionario han respondido 684 personas elegidas al azar que cursan estudios de Pedagogía, Psicología, Medicina y Enfermeríaen las universidades de Granada y Roma (La Sapienza y Tor Vergata). Los resultados manifiestan con fuerza que la diversidad sexualconstituye un valor que se muestra desde la radicalidad última de la realidad personal humana. El valor de la persona es anterior a lasopciones y acciones en que se constituye, dinamizando su proceso de realización. Junto al valor de cada persona, en y más allá de suproceso de realización, aparece el valor del respeto basado en la dignidad de la persona, y los valores de la igualdad y la libertadorientados por la justicia y la solidaridad. Las respuestas cobran fuerza cuando las preguntas se dirigen de manera concreta a la vidacotidiana de las personas participantes, como es el tener un hijo homosexual o convivir con una persona homosexual. La unanimidades clara cuando se trata de proponer una educación sexual adecuada en los diversos niveles del proceso de formación como el mejorinstrumento para dinamizar estos valores personales y sociales que se ponen de manifiesto. Concluimos con la necesidad de unaeducación sexual adecuada que permita la incidencia social de estas manifestaciones positivas ante la diversidad sexual que, teniendoen cuenta otros estudios, consideramos en el plano de la deseabilidad.Áreas temáticas: Historia, sociología, antropología y sexualidad, Educación sexual. DERECHOS SEXUALESDerechos Humanos y Políticas estatales: los desafíos e Implementación de los derechos sexuales en el Uruguay.Carreras Perez, Shirley Mercedes.Sociedad Uruguaya de Sexología. Montevideo. Uruguay.Email: booqui72001@yahoo.comPalabras clave: Reglamentación,Empoderamiento,Equidad,Diversidad, LibertadResumen: Desde el retorno a la democracia Uruguay se ha abocado a promulgar leyes que garantizan y promueven el ejercicio de losderechos, priorizando actualmente los derechos sexuales y reproductivos.Objetivos: exponer una reseña de las políticas estatales y la creación e implementación de leyes que promueven los Derechos Sexualesy Reproductivos en nuestro país. Desde el Estado y diversas instituciones se vienen promoviendo políticas para el ejercicio de lamaternidad y paternidad deseada y responsable; se ha comenzado la implementación de la Educación Sexual Formal, así como se hanadoptado medidas que tienden a reducir la mortalidad materno infantil. No obstante, considero que Uruguay tiene déficit en materiade Derechos Sexuales y Reproductivos pues no existe correspondencia entre la ideología con la que participa en Convenciones yConferencias Internacionales con las condiciones reales que se dan en la sociedad uruguaya. Conclusiones - Consagrar los DerechosHumanos - Fomentar las Políticas Sociales dirigidas a visibilizar la diversidad. - Continuar fomentando acciones claras y seguras quedisminuyan la inequidad de género en la sociedad. - Disponer de espacios de reflexión y toma de conciencia para educarnos enderechos. -Implementar la E. Sexual Formal obligatoria desde temprana edad. Cuando aprendamos a identificar y reconocersocialmente la diversidad, habremos comenzado a reivindicar y desmitificar las actitudes discriminatorias y los preconceptos queatañen a la Sexualidad y, nos acercaremos a ser mejores seres humanos portadores y ejecutores de Derechos.O que significa ser adolescente hoje para os adolescentesMartins de Melo, Sonia Maria. Poletti, Enemarí.UDESC - Universidade do Estado de Santa Catarina. Florianópolis. Brasil.Email: soniademelo@gmail.comPalabras clave: adolescência – escola – educação sexual - processos dialógicos - emancipaçãoPalavras chave: adolescência – escola – educação sexual - processos dialógicos - emancipaçãoResumen: A presente reflexão busca abordar as percepções de adolescentes sobre “o que significa ser adolescente hoje para eles”.Para esta pesquisa, foram entrevistados oito alunos de 5ª a 8ª série, na faixa etária entre doze a quinze anos, sendo quatro do sexofeminino e quatro do sexo masculino, de uma Escola Estadual de Santa Catarina. Ficou evidente nas falas desses jovens que seradolescente para eles hoje é curtir essa fase, experimentando novas emoções e sensações nos relacionamentos da amizade, no ficar eno namorar; é ter limites naquilo que fazem, é estudar, é ser reconhecido como adulto. Mediante suas falas percebemos que há umavasta opção de situações concretas de seu processo de desenvolvimento, de relações interpessoais e de experiências que osadolescentes estão vivendo. Nessa perspectiva, fica reforçada a concepção de que a educação é uma possibilidade de reconstrução ede expressão dessa etapa nos seus projetos de vida. Nesse sent ido, a escola sendo um dos espaços educativos, também poderá ser umespaço privilegiado de projetos emancipatórios construídos coletivamente com os adolescentes, num processo dialógico. Mas para issoé fundamental, inicialmente, acolhê-los e escutá-los.Áreas temáticas: Derechos sexuales, Salud sexual, Educación sexual. Desexologia.com | Revista De Sexología 2011 13
  14. 14. La responsabilidad profesional del sexólogo, jurídica y estrajurídica: perspectiva del juristaNavarro Cremades, Felipe.Departamento de Medicina Clínica. Facultad de Medicina UMH. Campus de San Juan. San Juan (Alicante) España.Email: felipe.navarro@umh.esPalabras clave: Responsabilidad: deontológica. Jurídica, penal, civil. administrativaResumen:Objetivos: Exponer al sexólogo una perspectiva actual de determinados riesgos profesionales relevantes a los cuales estápresumiblemente expuesto en su práctica profesional, en especial los de tipo jurídico.Metodología: Presentación de diversos tipos pertinentes de responsabilidad a que puede estar sujeto el sexólogo como profesionalclínico en especial los jurídicos de tipo penal, civil y administrativo así como extrajurícos, en concreto los deontológicos.Resultados: En la práctica clínica cada vez son más frecuentes, complejas y actualizables las situaciones de riesgo de incurrir elsexólogo en responsabilidad tanto juríca como extrajurídica - Conclusiones: Ante esta situación de riesgo potencial y real para elsexólogo, de relevancia cada vez mayor, es pertinente una aproximación práctica al conocimiento de dichos riesgos para facilitar, enalgún sentido, su prevención y gestión.Áreas temáticas: Derechos sexuales.Promoción de la salud sexual en los adultos mayores.Giraldo Sánchez, Agustín Alfonso. Zea Herrera, María Del CarmenUniversidad de Antioquia. Medellín. Colombia.Email: aagiraldo@une.net.coPalabras clave: Sexualidad, Educación sexual, Educación en salud, Adulto Mayor, Promoción de la salud.Resumen:Objetivos: Comunicar la experiencia del AUM de la Facultad de Enfermería, Universidad de Antioquia, Medellín, Colombia, enpromoción de la salud sexual, 2006 – 2010, desde la perspectiva educativa, de promoción de la salud y envejecimiento exitoso.Metodología: En su desarrollo curricular, el AUM aborda la sexualidad del adulto mayor a través de talleres participativos einvestigativos que permiten a los participantes descubrir qué piensan, qué sienten los adultos mayores de su propia sexualidad y de susexpresiones comportamentales. Resultados: Los mayores pueden aún sentirse atractivos sexualmente, tener percepciones corporalespositivas, referir dificultades para acceder a la intimidad en el medio familiar, relacionar: enfermedades prevalentes, medicamentosprescritos con el ejercicio de la sexualidad, preferencias, mitos, disfunciones sexuales, tipos, frecuencias de los actos sexualesrealizados y las fuentes de orientación sexual recibida.Conclusiones: Las prácticas saludables del ejercicio de la sexualidad deben y pueden aprenderse siempre, hasta en la vejez; las AUMson una buena opción. Conviene motivar en la comunidad la reflexión sobre las necesidades afectivas y/o sexuales que tienen losmayores y fortalecer los espacios de participación e interacción intergeneracional que motiven el intercambio de saberes.Posiblemente el trabajo interdisciplinario constante sobre la sexualidad, el derecho a ésta, permita a los mayores interesados “exigir-expresar-denunciar” insatisfacciones, mitos, prohibiciones y dificultades para acceder a su intimidad. Los pensamientos y sentimientosque tienen los mayores de la sexualidad, emergen a pesar de la adversidad cultural, pues relatan su vivencia sexual en la vida íntima yrelacional que van más allá de la genitalidad y de la reproducción.Áreas temáticas: Derechos sexuales, Salud sexual, Educación sexual.El derecho al sexo y su reconocimiento como derecho básico del ser humano en el ordenamiento jurídico internacional.Recio Alfaro, Carles.Universitat de València. Valencia. España.Email: carlesrecio@hotmail.comPalabras clave: Sexo, Derechos Humanos, ONUResumen: El derecho al sexo y a su ejercicio siempre ha tenido un parco reconocimiento en el ordenamiento jurídico. La proclamaciónde los Derechos Humanos como fundamento básico de la dignidad de la persona ha reconocido experiencias básicas del ser humanocomo el alimento, el vestido o la vivienda pero se ha acercado al sexo con mucho recato, consiguiendo de hecho un desarrollo legalnulo hasta tiempos relativamente recientes. Esta comunicación pretende estudiar la evolución del tratamiento jurídico del tema sexualcomo derecho básico del ser humano desde sus inicios hasta nuestros días.Áreas temáticas: Derechos sexuales.Programa de promoción de la salud sexual y reproductiva en población inmigrantelatinoamericana en la ciudad de Valencia (MIHSALUD)Alcaraz Quevedo, Manuela.Jefa de Sección de Promoción de la Salud del Centro de Salud Pública de Valencia. DirecciónGeneral de Salud Pública. Generalitat Valenciana. España. Desexologia.com | Revista De Sexología 2011 14
  15. 15. El programa MIHsalud del Centro de Salud Pública de Valencia (CSPV) se dirige fundamentalmente a la población iberoamericana de laciudad de Valencia y se inicia como respuesta al objetivo fijado por la Dirección General de Salud Pública (DGSP) de la Conselleria deSanitat (Generalitat Valenciana) de elaborar un proyecto de promoción de la salud y participación comunitaria por departamento desalud.Para desarrollar el programa, en 2006 se creó una comisión intersectorial, con representación de Salud Pública, Direcciones deAtención Primaria, Dirección General de Inmigración, Ayuntamiento de Valencia, Universidad y otras instituciones relevantes. A partirde un análisis de la realidad y de un estudio cualitativo (1), se consideró como tema de actuación prioritario (por las característicassociodemográficas, de indicadores de salud y de utilización de servicios), la promoción de la salud sexual y reproductiva en poblacióninmigrante iberoamericana. Se priorizaron dos zonas básicas de salud de la ciudad de Valencia: Russafa y Font de Sant Lluís. Ambastenían una elevada proporción de personas de origen latinoamericano, especialmente de Ecuador, Bolivia y Colombia (representan un41% en Russafa y un 40% en Font de Sant Lluís del total de población extranjera con tarjeta sanitaria) (Fuente: SIP, 2008). En cuanto alos indicadores de utilización de servicios y salud, este tipo de población supone un porcentaje muy importante de la actividad de losCentros de SSyR, presenta una mayor tasa de IVE y constituye un porcentaje importante de los casos de violencia de género.El programa piloto se aprobó por la DGSP y se dotó presupuestariamente por el CSPV; tienecomo objetivo general promover la salud, especialmente la salud sexual y reproductiva, a travésdel empoderamiento de la propia población. El diseño del programa es abierto y tiene un enfoqueparticipativo e intersectorial.El programa lo realiza el Centro de Salud Pública de Valencia en colaboración con la asociación ACOEC y tiene las siguientes líneas deactuación:1) Mediación Intercultural en salud2) Formación de profesionales sanitarios en competencia intercultural3) Acción comunitaria a través de actuaciones en territorio y en las asociaciones y entidades de población inmigrante iberoamericanas.La intervención posteriormente se amplia en el Departamento de salud Valencia Dr. Peset, además de las zonas básicas de Ruzafa yFuente de San Luís y el Centro de Salud Sexual y Reproductiva (CSSyR) de Fuente de San Luis, a las zonas básicas de San Marcelino y dePlaza de Segovia y CSSR de Dr. Peset.En 2010 se ha iniciado el trabajo en el Departamento H. Clínic Malva-rosa, en las zonas básicas de Nazaret, Salvador Pau, RepúblicaArgentina y Serrería II, implicando a los CSSR de Nazaret y Malva-rosa.En el programa se inicia con una mediadora intercultural (MI) y actualmente trabajan dos MI y se cuenta con la colaboración deagentes de salud de base comunitaria que proponen las asociaciones colaboradoras. Las mediadoras atienden a las personas ensituación de vulnerabilidad; aportándoles información, orientación y facilitando un acercamiento de la población a los servicios desalud y de SSyR, según un protocolo de remisión consensuado con los profesionales de atención Primaria y CSSR.Tras 25 meses, la MI ha atendido a 355 personas; un 86,5% han sido mujeres y un 13,5%, hombres. La edad de media ha sido de 29años en las mujeres y de 30 en los hombres. Del total de personas atendidas, 41,6% procedían de Bolivia; 30,6% de Ecuador y 13,13%de Colombia. El 35,8% de los casos fueron remitidos por el CSSyR, el 29% por las matronas de AP y el 16,3% por l@s médic@ de AP. Laintervención de la MI se dirigió a dar información sobre el funcionamiento del CSSyR (93,5%), la promoción del uso del preservativo(93%) y la reflexión sobre el proyecto reproductivo (83,4). Un 84,3% de las personas atendidas por la MI se remitieron a consulta alCSSyR. Un 4,8% de las mujeres atendidas presentaron sospecha de violencia de género. La MI confirmó casi un 50% de estos casos quefueron derivados a servicios de atención a la mujer.La acción comunitaria se fue construyendo a través de la puesta en marcha de estas actividades:Foro Comunitario 2º Martes Salud; Elaboración de Mapas Comunitarios; Contacto con personaslíderes del territorio y activación de puntos de información; Visitas y entrevistas a asociaciones;Captación, formación y acción de agentes de salud de base comunitaria; Conversaciones; yTalleres de salud.Las y los agentes de salud se seleccionan a partir del contacto con asociaciones de población inmigrante ( 37 asociaciones y 27entidades censadas) y tras su capacitación en un curso en la linea formación-acción(13 agentes en 2009 y 15 agentes en 2010), realizanactividades en el ámbito de las asociaciones y algunos directamente en los territorios prioritarios de la intervención. Estas actuacionesson coordinadas y supervisadas por las mediadoras interculturales.El equipo “mediadora y agentes de salud”, elabora un mapa comunitario, activa puntos de información en salud en lugares estratéticosde los barrios, realiza conversaciones de orientación sobre salud entre sus iguales, distribuyendo material informativo-divulgativo, asícomo imparten talleres dirigidos a grupos de población inmigrante.Hasta hoy se han realizado más de 350 atenciones individuales; se han activado 68 puntos informativos; se han realizado 710conversaciones informales y se han realizado 112 talleres con 902 participantes.Los “Foros 2º Martes Salud”, son espacios de comunicación entre los ámbitos técnico-profesional y comunitario . A partir de un listado de temas de salud que interesan, se invita a unapersona que presenta el tema y la exposición se somete al debate y discusión. Habitualmenteparticipan una media de 21 personas pertenecientes a unas 14 asociaciones. Durante 2008 y 2009se han realizado 16 foros.En cuanto a la formación de los/as profesionales de salud en competencia intercultural y atención a la diversidad, con la finalidad deque los propios centros sanitarios sean también espacios de mediación y las/os profesionales incorporen la atención a la diversidad ensu día a día, se han realizado dos cursos de 40 horas sobre “Interculturalidad y Salud” y tres talleres de 10 horas sobre “Comunicación yCompetencia Intercultural”. Estas acciones formativas se llevan a cabo en colaboración con la Escuela Valenciana de Estudios para la Desexologia.com | Revista De Sexología 2011 15
  16. 16. Salud (EVES) y en ellas han participado un total de 67 profesionales, un 90 % pertenecen a los centros de salud en donde se realiza elprograma.Cabe destacar como fortalezas de la experiencia, la acción compartida entre la asociación ACOEC, el Centro de Salud Pública deValencia y los centros de AP y el CSSyR, el Ayuntamiento de Valencia y la valoración positiva de la misma, por los distintos actoresimplicados (directivos, profesionales, asociaciones de inmigrantes y ciudadanos), que ha posibilitado el mantenimiento y crecimientode este programa dirigido a la disminución de las desigualdades en salud en la población iberoamericana de la ciudad de Valencia.Necesidades de atención sexológica desde la perspectiva de los usuarios y las usuarias.Madrigal Vílchez, Amparo.Asociación Amigas de Nicaragua. Miembro de la Comisión de Sensibilización de CALCSICOVA (Coordinadora de Asociaciones de Luchacontra el Sida de la Comunidad Valenciana). España.Durante las últimas décadas, la sociedad española ha experimentado una gran modificación del paisaje demográfico. Este nuevopaisaje ha significado un enorme enriquecimiento sociocultural, y a la vez ha conllevado el importante reto de convivir en una sociedadmucho más compleja que la de las décadas anteriores.Este enriquecimiento y complejidad sociodemográfica se ha experimentado “bruscamente” durante la segunda mitad de la década delos noventa. La recepción de personas llegadas desde los cinco continentes con la intención de residir en el país, transformó a Españade país emisor de emigrantes, a país receptor de población inmigrante.El cambio sociodemográfico ha apremiado tanto a la administración sanitaria como a organizaciones sociales, a investigar y aprofundizar el conocimiento respecto a esta nueva población tan diversa como desconocida. Identificar el estado de salud, determinarlas prioridades de atención y prevención con esta población ha sido un campo de estudio, en que los profesionales de la sexología, aligual que otras especialidades, han jugado un importante papel.El primer choque cultural al que se enfrenta la población migrante, es el uso del lenguaje. En el caso de la población de origenlatinoamericano, la gran mayoría es de habla hispana a excepción de Brasil, se encuentran con que a pesar de hablar la misma lengua,tienen un uso y sentido de la lengua diferente, por tanto, hasta que no incorporan los nuevos usos y sentidos, y se adecuen al nuevocontexto social mantienen una barrera en la comunicación. A esta barrera de comunicación se le suman los tabús sexuales de cadacultura, que evitan o dificultan llamar por su propio nombre todo lo relativo a la sexualidad.La forma de vivir la sexualidad varía de una cultura a otra, y por tanto la explicación del malestar lleva a equívocos y confusiones,dificultando la atención sexológica. En este sentido, la principal necesidad manifestada tiene que ver con las competencias lingüísticasy las barreras en la comunicación. Este hecho es señalado tanto por usuarios de habla hispana, como de otras lenguas. Por ello, espreciso que existan agentes de mediación que faciliten el contacto con la población migrante y autóctona, para identificar y conocer laforma de vivir la sexualidad en las diferentes culturas.Las necesidades de la población migrante, son tan diversas como diversa es la población autóctona. No obstante, entre la poblaciónmigrante se encuentran determinados colectivos o grupos de edad que requieren una especial atención preventiva y atenciónsecundaria (mujeres y jóvenes). En el caso de la población inmigrante femenina adulta se ha demandado servicios de planificaciónfamiliar, prevención de embarazos no deseados, interrupción de embarazos no deseados y programas de atención materno-infantil. Eneste sentido, se observa una elevada frecuentación de los servicios de ginecología y obstetricia y pediatría por parte de la poblacióninmigrante (Jansà y García de Olalla, 2004).De acuerdo con los necesidades detectadas entre la población inmigrante joven-adulta se encuentra el paulatino aumento de lasinfecciones de transmisión sexual entre hombres que tienen sexo con hombres (Del Romero Guerrero, 2009). Así como el crecienteaumento de población transexual de origen extranjero, y que en algunos casos ejerce la prostitución como fuente de ingresoseconómicos.En el caso de la población inmigrante juvenil, las necesidades identificadas son similares: dificultades al acceso a métodosanticonceptivos, riesgo de infección de ETS y VIH/Sida ya que se limitan a la prevención de embarazos no deseados; utilización y riesgodel uso inadecuado del fármaco Citotec con finalidad de interrumpir embarazos no deseados; y la necesidad de asesoría y mediaciónintercultural entre padres-madres e hijos-hijas adolescentes. (Serrano Fuster, 2007)La mediación intercultural y familiar, adquiere relevancia entre la población migrante debido al diferente ritmo en el proceso deintegración cultural. En muchos casos, los padres y madres de jóvenes inmigrantes intentan mantener las creencia, costumbres y rolesde género típicos de sus países de origen, entrando en conflicto con los jóvenes que incorporan con mayor facilidad las costumbres dela sociedad de acogida.En el caso de población de origen latinoamericano, se identifica como dificultad familiar, el contraste en las formas de educar,especialmente a la población adolescente. Acostumbrados a una cultura en la que se controla e impone las reglas de comportamiento,se teme por parte de muchos padres, que sus hijos e hijas adolescentes incorporen mayor autonomía en lo que respecta a susexualidad.Entran en conflicto valores como el mantenimiento de la virginidad, la aceptación con mayor naturalidad de la homosexualidad, elacceso a métodos anticonceptivos y a la interrupción voluntaria de embarazos; así como el uso de las nuevas tecnologías como nuevasformas de vivir la sexualidad. El uso de las nuevas tecnologías (teléfono móvil, chats, redes sociales, etc. ) son nuevas fuentes deinformación, así como de relación, que facilitan y/o dificultan (según el uso dado) la vida sexual de la población juvenil. Este tipo deinfluencia resulta muy compleja de manejar por parte de algunos padres y madres de jóvenes inmigrantes, por lo que se demandaservicios de orientación para desarrollar competencias comunicativas interculturales, que faciliten las relaciones con personas dediferentes culturas (no sólo con la autóctona, ya que la diversidad es muy amplia), para lograr una mayor comprensión, integración, ysatisfacción afectivo-sexual. DISCAPACIDAD Desexologia.com | Revista De Sexología 2011 16
  17. 17. Programa de educación sexual para personas con discapacidad física de la Comunidad Valenciana. 7 años de experiencia.Juan José Borrás Valls (1), Eduardo Martínez Agulló (2), María Pérez Conchillo (1)(1) Instituto de Psicología, Sexología y Medicina Espill. www.espill.org(2) Unidad de Neurourología y Urodinámica del Hospital La Fe de Valencia.Palabras clave: sexualidad y discapacidad física, educación sexual de los discapacitados físicos, salud sexual y discapacidad física,disfunción eréctil de causa neurológica.Resumen: En 2003 la Consellería de Bienestar Social de la Comunidad Valenciana puso en marcha el Programa de Educación Sexualpara Personas con Discapacidad Física. Se inició realizando el estudio DEN (Disfunción Eréctil de causa Neurológica) con el objetivo deevaluar el impacto que puede tener en hombres con DEN sobre su autoestima y satisfacción con la vida, el participar en un programade educación sexual que incluye talleres, charlas formativas y tratamiento farmacológico de la DE.Metodología: Se convocó a los varones con DEN en Alicante, Valencia y Castellón, recogiendo datos demográficos, clínicos einformación (cuestionarios IIEF, SEAR y LISAT8). Al mes, se realiza una 2ª visita. Transcurridos 3 meses, se realiza la última visita.Resultados: la función eréctil fue mejorada en un 43,4% (basal 36,6%; después del tratamiento 80%), la puntuación global delcuestionario SEAR aumenta un 7,2% y la puntuación total del cuestionario LISAT8 un 2,5%.En la pregunta de evaluación global de lasatisfacción (PEGS) aumenta un 15,9%, los muy satisfechos. La satisfacción con el tratamiento fue de un 46,3% en los sujetos y de un41,9% en sus parejas.En conclusión se percibe una mejoría de los tratados en su función eréctil, autoestima y satisfacción con la vida. Existe satisfacción conel tratamiento, tanto por parte de los sujetos como de sus parejas. Se pone en evidencia que la intervención es la esfera sexual mejorala calidad de vida, tanto de los hombres discapacitados, como de la pareja.El Programa de Educación Sexual de la Consellería se ha hecho extensivo a todas las personas con discapacidad física, tanto mujerescomo hombres. En 2006, el programa se implementó mediante el desarrollo de una plataforma informática, la web discasex.es (ydiscasex.com) que articulan el conjunto de estrategias de intervención en educación sexual y promoción de la salud sexual.Áreas temáticas: Salud sexual, Educación sexual, Sexualidad y nuevas tecnologíasAvanzando en la atención a la salud sexual de las personas con discapacidad intelectual:buenas prácticas en la vivienda tutelada, la experiencia de ivadis.Cinta Isabel EscaleraPsicóloga especialista en sexología, Coordinadora de la Comisión de Salud Sexual de IVADIS, Coordinadora del servicio de atención a lasalud sexual de las personas con discapacidad intelectual del Instituto Espill. Valencia. Españacintaescalera@hotmail.comPalabras clave: discapacidad intelectual, salud sexual, buenas prácticas, calidad de vida.Resumen: Este trabajo presenta un manual de buenas prácticas para la promoción de la salud sexual de las personas con discapacidadintelectual elaborado en el Instituto Valenciano de Atención al Discapacitado. Desde el reconocimiento del derecho a la salud sexualrecogido en la convención de la ONU sobre los derechos de las personas con discapacidad, la necesidad de desarrollarcomportamientos sexuales adecuados y la promoción de la salud sexual como factor de calidad de Vidal, se proponen BP quepretenden normalizar la sexualidad de las p.c.d.i. en un contexto de vida normalizada como la vivienda tutelada. Las bp tienen que vercon el derecho a la información sexual, el derecho a la privacidad, a la expresión emocional de la sexualidad, con la necesidad dedesarrollar comportamientos sexuales saludables y responsables, y con el compromiso de las entidad a prestar apoyos y proveer decontextos que fomenten la salud sexual, sin olvidar la necesidad de formación de los profesionales y de las familias.Abstract: This paper presents a handbook of good practices for the promotion of sexual health among intellectually disabled people,produced by the Valencian Institute for the Care of the Disabled. Good practices are proposed that aim to set guidelines on thesexuality of people with intellectual disabilities in a normalised life context such as sheltered housing, based on the recognition of theright to sexual health covered in the UN Convention on the Rights of Persons with Disabilities, the need to develop appropriate sexualbehaviours and the promotion of sexual health as a factor for quality of life. The good practices refer to the right to sexual information,the right to privacy and emotional expression of sexuality, the need to develop healthy and responsible sexual behaviours, theinvolvement of organisations committed to supporting and providing environments that promote sexual health, and the need fortraining for professionals and families.Introducción:El Instituto Valenciano de Atención a los Discapacitados y Acción Social (IVADIS) es unaentidad de derecho público, adscrita a la Conselleria de Bienestar Social de la GeneralitatValenciana, única para todo el ámbito de la Comunidad Valenciana, que desarrolla programas derehabilitación, tratamiento e integración socio-laboral de las p.c.d.i. u otras discapacidades a Desexologia.com | Revista De Sexología 2011 17
  18. 18. través de una red de servicios especializados distribuidos en las provincias de Valencia, Alicantey Castellón.Entre estos servicios se encuentra el servicio de viviendas estructurado en viviendas tuteladasasistidas, donde los profesionales permanentemente ofrecen recursos y apoyos necesarios para elaprendizaje de habilidades de la vida diaria, sociales, sanitarias y laborales que posibiliten la mayorautonomía e integración; y viviendas tuteladas supervisadas donde viven p.c.d.i. con una altaautonomía personal y social en las que la presencia del profesional se reduce a momentos puntuales dela jornada.¿POR QUÉ UN MANUAL DE BUENAS PRÁCTICAS DE SALUD SEXUAL?La sexualidad es una dimensión fundamental del hecho de ser humano, que no debe ser obviada en aquellos servicios en los que lasp.c.d.i. conviven y viven. La promoción de la salud sexual debe ser un interés principal de las entidades que atienden a estas personaspor varias razones:El reconocimiento de su derecho a la salud sexual y reproductiva, como viene recogido en el art. 25 de la Convención de las NacionesUnidas sobre los derechos de las personas con discapacidad;La necesidad de desarrollar comportamientos sexuales adecuados y saludables que a menudo son deficitarios en las p.c.d.i.El compromiso de las entidades en ofrecer servicios que garanticen la calidad de vida de las personas que atienden, asumiendo que lasalud sexual es un factor de calidad de vida por cuanto influye en su bienestar físico y emocional.Las entidades que atienden a p.c.d.i. deben comprometerse con voluntad decidida a considerar la promoción de la salud sexual comoun valor y un objetivo a perseguir.Este manual de buenas prácticas se centra en el contexto de la vivienda tutelada y pretende ser un instrumento útil para guiar ygarantizar la ejecución de acciones que desarrollen el derecho a la salud sexual y reproductiva; y que facilite la reflexión, el análisis y laautoevaluación de los procesos y acciones que intervienen en ello.CONCEPTOS CLAVESALUD SEXUAL, entendida como la experiencia de bienestar físico, psicológico y sociocultural relacionado con la sexualidad, que seevidencia en la expresión libre y responsable de la capacidad sexual, y que fomenta bienestar personal y social enriqueciendo la vidaindividual y social.EDUCACIÓN SEXUAL INTEGRAL, como un derecho y una vía de promoción de la salud sexual que debe considerarse como un aspectofundamental de la atención a las personas con discapacidad intelectual.MODELO DE CALIDAD DE VIDA (CDV) (Schalock y Verdugo,2002): La CDV es unobjetivo principal para la planificación de servicios y una demanda de las p.c.d.i.. El modelomultidimensional de CDV de estos autores cuenta con la mayor difusión y consenso actualmenteen todo el mundo Puesto que la sexualidad está implicada en diversas facetas de la vida humana(biológica, psicológica y social), la promoción de la salud sexual puede llevarse a cabo desde unenfoque multidimensional y este modelo nos permite describir BP para la promoción de la saludsexual dentro de diversas dimensiones de calidad de vida.MODELO BIOGRÁFICO-PROFESIONAL de Félix López (2002), se basa en un concepto positivo de salud entendida como bienestar ypromoción de la calidad de vida, y defiende el derecho a vivir la sexualidad como un factor que promueve bienestar. Propone tolerar ladiversidad de las opciones y conductas sexuales según las creencias y características propias de cada persona y ayudar a ser más libre yresponsable en la promoción de su bienestar y del bienestar social. Los profesionales son mediadores entre las familias y las p.c.d.i.considerando su biografía y la salud, en este caso la mejor forma de resolver las necesidades afectivas y sexuales. La mediación deberealizarse desde el conocimiento científico y desde actitudes tolerantes y abiertas, en ningún caso el criterio de intervención debe serla opinión, creencias y la experiencia del profesional.MODELO ECOLÓGICO Permite analizar mejor los contextos, para conocer a qué retos se enfrentan las personas para adaptarse a susentornos naturales. Desde este enfoque el desarrollo de comportamientos sexuales adaptativos, supone no solo formar en habilidadesa la persona, sino también que la entidad rediseñe contextos y ofrezca apoyos para que la conducta sexual se manifiesteadaptativamente.BUENAS PRÁCTICAS (BP)A partir de nuestras reflexiones sobre situaciones que necesitan normalizarse en el contexto de la vivienda tutelada, planteamosobjetivos y proponemos BP que faciliten su consecución. Las siguientes BP pretenden impulsar la normalización de la sexualidad en uncontexto como la vivienda que fomenta la normalización de la vida de las p.c.d.i. Se proponen acciones dirigidas al usuario, a losprofesionales y a la entidad. Incluir en el plan de acogida de la vivienda todos los aspectos relacionados con la salud sexual: En la acogida, el profesionalinformará de los aspectos organizativos sin obviar las normas relacionadas con la intimidad y la salud sexual: Cuáles son los espaciosde privacidad y cómo deben usarse, de la posibilidad de disponer discretamente de preservativos en el botiquín, y de los recursos de lacomunidad relacionados con salud sexual. Hablará de la exigencia de discreción y respeto hacia las prácticas sexuales propias y las delos demás, de la necesidad de preservar la intimidad en las actividades de aseo y de la posibilidad de acudir al profesional, en privado,si necesita hablar de cuestiones íntimas. Aprender a gestionar los espacios y tiempos de privacidad y respetar la privacidad de los demás: En la VTA de IVADIS se atiende ap.c.d.i. procedentes de las residencias que, a menudo, no han interiorizado el significado de privacidad e intimidad. Los profesionales Desexologia.com | Revista De Sexología 2011 18
  19. 19. deben fomentar el respeto a la intimidad y la privacidad como norma básica de convivencia necesaria para que las personas seantratadas con dignidad; entendiendo la privacidad como un requisito básico para una conducta sexual adecuada.Las BP definen los dormitorios como espacios de privacidad y si son compartidos se deben consensuar normas sobre cómo y cuandousarlos como privados. La privacidad debe respetarse tanto en momentos de intimidad sexual como en los momentos de aseo personalo cuando una persona desea estar a solas. Será necesario además ser respetuoso y discreto con la propia sexualidad y la de los demás. Orientar y formar en habilidades sociales y desarrollo emocional necesarios en las relaciones afectivas: Las p.c.d.i. suelen serdeficitarias en habilidades sociales necesarias para iniciar y mantener relaciones de compromiso afectivo y suelen tener dificultades encomprender las emociones implicadas en las relaciones afectivas tanto las propias como las de los otros. Asumen, sin reflexión,estereotipos sociales sobre la sexualidad y las relaciones de pareja y establecen pautas de relación sexistas. Necesitan apoyos paracomprender la compleja dinámica de las relaciones personales, en especial la relación de pareja. Se proponen como BP: Proporcionarformación sobre roles de género y estereotipos asociados; elección y relación de pareja; cómo iniciar contactos; cómo rechazarproposiciones; cómo aceptar el rechazo a sus proposiciones y aceptar la diversidad en la orientación sexual, Conocer el funcionamiento del cuerpo y reconocer las sensaciones: La falta de apoyos a la formación y a la información sexualcausa que sus conocimientos sobre sexualidad se basen en mitos e ideas distorsionadas aprendidos informalmente del ambiente. LasBP en la vivienda consisten en disponer de bibliografía; participar en programas de formación y usar los servicios comunitariosdedicados a asesoramiento en materia de sexualidad; y disponer del personal para poder expresar dudas y resolverlas. con confianza yespontaneidad Prevenir, identificar y atender las ETG y enfermedades infectocontagiosas: Las p.c.d.i. necesitan tener información sobre ETG yenfermedades infecto-contagiosas, y su prevención, a fin de poder detectar situaciones de riesgo y síntomas de alarma, comunicarlo alos profesionales y acudir a los servicios especializados. Las BP van dirigidas a conocer las ETG y enfermedades infectocontagiosas y suforma de transmisión; y a que la entidad establezca protocolos de atención a las personas con enfermedades infecto- contagiosas. Mantener prácticas sexuales saludables: Las p.c.d.i. valoran con dificultad los riesgos de ciertas prácticas sexuales, y no suelenadoptar medidas de protección adecuadas. Siguen modelos de sexualidad sexistas que mitifican el coito como la forma de sexualidadmás deseable; y ceden fácilmente a las presiones de sus compañeros sexuales. Las BP proponen informar sobre prácticas sexualesplacenteras y seguras, prácticas de riesgo y métodos que disminuyen el riesgo; y entrenamiento en asertividad, toma de decisiones yvaloración de riesgos. Este apoyo lo presta el profesional de la vivienda ó desde servicios comunitarios especializados en salud sexual.Prevención del abuso sexual: Se da una alta incidencia de situaciones de abuso sexual en la población con d.i., y sabemos que lasp.c.d.i. pueden ser tanto víctimas como ofensores. Actualmente, además, debemos actuar ante situaciones de acoso a través deInternet. Las BP proponen a nivel de prevención el desarrollo de planes de formación para reconocer y actuar ante el acoso y/o abusosexual; a nivel de detección establecer protocolos de actuación y a nivel de intervención la derivación a servicios especializados. Prevención de embarazos no deseados: Las p.c.d.i. frecuentemente no son conscientes de lanecesidad de usar métodos anticonceptivos ni de decidir cuál es el método más adecuado a suscircunstancias, por lo que necesitan de y orientación para valorar y tomar decisiones. Lasmujeres con d.i. tienen derecho a conocer los motivos de la elección del método anticonceptivo ya ser partícipes de esta decisión, por lo que será necesario un trabajo de información y/oorientación previo a la consulta ginecológica. Las BP abordan el proceso de detección denecesidades y derivación a servicios de salud dando importancia a la necesidad de orientar,informar y ayudar a la toma de decisiones. Facilitar el acceso de las personas con discapacidad intelectual a los servicioscomunitarios relacionados con la salud sexual: Se establecerán planes de seguimiento de lasrevisiones ginecológicas, urológicas, etc. y se atenderán las demandas que requieran atenciónsexológica; Establecer planes de formación del personal en salud sexual: El personal de vivienda ocupa una posición privilegiada para recibir la primera demanda de manera espontánea y desarrollar acciones de orientación. Ya que la educación integral de la sexualidad implica de manera multidisciplinar a muchos profesionales la educación básica en salud sexual debe formar parte del programa de formación de estos profesionales. Realizar acciones de formación y mediación con las familias: Los tutores legales de las p.c.d.i. habitualmente son sus familiares, y a ellos corresponde tomar decisiones que incluyen todo lo relacionado con la salud sexual. Por tanto, se hace necesario que la comunicación y colaboración con la familia se establezca en términos de confianza que permitan al profesional mediar entre las necesidades del usuario y las decisiones de sus familiares.Para consultar o disponer del manual de buenas prácticas: www.ivadis.comO contactar con: Cinta Isabel Escalera, psicóloga de IVADIS cintaescalera@hotmail.comBibliografía:FEAPS, MANUALES DE BUENAS PRÁCTICAS www.feaps.org/confederacion/calidad_bbpp.htmIVADIS, “Privacidad, intimidad y salud sexual de las personas con discapacidad intelectual”, 2004www.ivadis.com (en hemeroteca) Desexologia.com | Revista De Sexología 2011 19

×