Successfully reported this slideshow.
We use your LinkedIn profile and activity data to personalize ads and to show you more relevant ads. You can change your ad preferences anytime.

Agroecologia

Agroecología

  • Login to see the comments

Agroecologia

  1. 1. Actualización Profesional en Manejo de Recursos Naturales, Agricultura Sostenible y Pobreza Rural Agroecología José Restrepo M. Diego Ivan Angel S. Martín Prager M. Universidad Nacional de Colombia y Fundación para la Investigación y el Desarrollo Agrícola (FIDAR) Centro para el Desarrollo Agropecuario y Forestal, Inc. CEDAF Septiembre, 2000
  2. 2. Agroecología CEDAF J. Restrepo /D. Angel S. / M. Prager © Centro para el Desarrollo Agropecuario y Forestal, Inc. (CEDAF), Santo Domingo, República Dominicana. Julio del 2000. Derechos exclusivos de edición en castellano reservados para todo el mundo: CEDAF. Calle José Amado Soler No. 50, Ensanche Paraíso. Apartado Postal 567-2. Santo Domingo, República Dominicana. Teléfono (809) 544-0616 / Fax: (809) 544-4727 Sitio Web: http://www.cedaf.org.do Correo Electrónico: cedaf@cedaf.org.do El material consignado en estas páginas se puede reproducir por cualquier medio, siempre y cuando no se altere su contenido. El CEDAF agradece a los usuarios incluir el crédito institucional correspondiente en los documentos y eventos en los que se utilice. Las ideas y planteamientos contenidos en los artículos firmados, o en los artículos institucionales con específica mención de autores, son propias de ellos y no representan necesariamente el criterio del CEDAF. Hecho el depósito que prevé la ley 418. Impreso en la República Dominicana. Cita correcta: José Restrepo M., Diego Iván Ángel S. y Martín Prager M.. 2000. Agroecología Palabras Claves: 1. Agroecología, 2. Agroecosistemas, 3. Sistemas de Producción, 4. Agricultura Sostenible, 5. Desarrollo Sustentable, 6. Sistemas. ISBN: ISBN 99934-8-002-9 Septiembre del 2000 Santo Domingo, República Dominicana
  3. 3. Listado de Acrónimos Acrónimo Nombre completo que corresponde APEC Cooperación Económica del Pacífico CATIE Centro Agronómico Tropical de Investigación y Enseñanza CEPAL Comisión Económica para América Latina CIAT Centro Internacional de Agricultura Tropical CIP Centro Internacional de la Papa CIMMYT Centro Internacional de Mejoramiento de Maíz y Trigo FAO Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación FSR Farming Systems Research (Investigación en Sistemas de Producción) ICTA Instituto de Ciencias y Tecnología Agrícola (Guatemala) INIAP Instituto Nacional de Investigación Agropecuaria (Ecuador) IRRI Instituto Internacional de Investigación en Arroz ITDG Instituto de Tecnologías Intermedias de Londres IITA Instituto Internacional de Agricultura Tropical MERCOSUR Mercado Común Suramericano NAFTA Acuerdo Comercial de América del Norte CEDAF Agroecología J. Restrepo /D. Angel S. / M. Prager
  4. 4. Agroecología CEDAF J. Restrepo /D. Angel S. / M. Prager Tabla de Contenido Presentación. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . i Agradecimientos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . ii Introducción. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . iii Propósito del Manual . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . iv Componentes . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . iv Cómo utilizar el manual . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . v Autoevaluación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . vii Objetivos de la Guía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . viii Sección 1. Conceptualización y Desarrollo de la Agroecología . . . . . . . . . . . . . . . . . . 1 Estructura de la sección . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 3 Objetivos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 3 Preguntas orientadoras . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 3 1.1 El Enfoque de la agricultura convencional y su impacto en el ambiente . . . . . . . . . . . 4 1.2 La Agricultura moderna o de altos insumos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 5 1.3 ¿Qué es la agroecología?. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 6 1.4 Bases filosóficas de la agroecología. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 6 1.5 Historia y definiciones de la agroecología. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 7 1.6 Ejercicio 1.1 Agroecología y agricultura convencional . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 12 1.6 Ejercicio 1.2 Escuelas de la agricultura . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 12 Bibliografía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 14 Sección 2. El Agroecosistema . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 16 Estructura de la sección . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 17 Objetivos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 17 Preguntas orientadoras. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 17 Introducción . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 18 2.1 Definición . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 18 2.2 Estructura y función . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 19 2.3 Recursos de un agroecosistema . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 20 2.4 Procesos ecológicos en el agroecosistema. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 21 2.5 Diseño de agroecosistemas sustentables . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 23 2.6 Clasificación de los agroecosistemas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 24 2.7 Ejercicio 2.1 El Agroecosistema . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 25 Bibliografía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 26 Sección 3 Aplicaciones de la Agroecología en los Sistemas de Producción. . . . . . . . . . . 27 Estructura de la sección . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 29 Objetivos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 29 Preguntas orientadoras. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 29 Introducción . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 30 3.1 Agricultura y medio ambiente . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 30
  5. 5. CEDAF Agroecología J. Restrepo /D. Angel S. / M. Prager 3.2 Cómo se relaciona la estabilidad con la diversidad genética . . . . . . . . . . . . . 32 3.3 Sistemas de cultivos. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 33 3.4 Manejo y conservación de la biodiversidad . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 35 3.5 Manejo y conservación de suelos y aguas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 37 3.6 Manejo y conservación del suelo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 40 3.7 Economía del recurso hídrico . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 42 3.8 El Componente animal en los sistemas de producción . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 44 3.9 Control integrado de plagas. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 46 3.10 Manejo de post cosecha y agroindustria . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 48 3.11 Ejercicio Aplicación de la agroecología en un sistema productivo de la región . . . 51 3.11 Ejercicio El Sistema de producción natural . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 52 Bibliografía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 53 Sección 4. Metodologías y Herramientas que Utiliza la Agroecología . . . . . . . . . . . . 55 Estructura de la sección . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 57 Objetivos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 57 Preguntas orientadoras. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 57 Introducción . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 58 4.1 Enfoque mecanicista y reduccionista . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 58 4.2 Enfoque de sistemas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 60 4.3 Investigación en fincas de agricultores . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 62 4.4 Diagnóstico rural rápido . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 63 4.5 Investigación participativa . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 65 4.6 Indicadores de sostenibilidad . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 68 4.7 Ejercicio 4.1 Caracterización y análisis del enfoque, metodología y herramientas utilizadas en nuestro trabajo con agricultores . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 72 Bibliografía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 72 Sección 5. Políticas, Agroecología y Desarrollo Rural . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 73 Estructura de la sección . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 75 Objetivos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 75 Preguntas orientadoras. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 75 5.1 Impactos de la industrialización sobre la agricultura y el desarrollo rural en América Latina (1950 - 1980) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 76 5.2 Situación actual de la población rural en América Latina . . . . . . . . . . . . . . . . . . 78 5.3 Efectos de la globalización en las economías campesinas de América Latina . . . . . . . . 78 5.4 Agroecología y desarrollo rural sustentable . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 79 5.5 Propuestas de desarrollo rural sustentables . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 80 5.6 Ejercicio. Identificación y formulación de estrategias de desarrollo sustentable para los principales sistemas de producción en República Dominicana . . . . . . . . . . . . . . . . . . 82 Bibliografía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 84
  6. 6. Agroecología CEDAF J. Restrepo /D. Angel S. / M. Prager Sección 6. Reflexiones Finales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 85 Estructura de la sección . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 87 Objetivos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 87 Preguntas orientadoras. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 87 6.1 Etica y desarrollo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 88 6.2 Alcances de la propuesta agroecológica . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 90 6.3 Implementación de la propuesta agroecológica . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 94 6.4 Necesidades de investigación y transferencia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 97 6.5 Ejercicio 6.1 Consideraciones finales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 103 Bibliografía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 104 Anexos. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 105 ANEXO #1 . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 107 Zonas de Vida de la República Dominicana de acuerdo al Sistema de Clasificación de Holdridge, publicado en 1982. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 107 Monte Espinoso Subtropical . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 107 Bosque Seco Subtropical . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 107 Bosque Húmedo Subtropical . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 108 Bosque muy Húmedo Subtropical . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 109 Consideraciones generales sobre su uso apropiado . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 110 Bosque pluvial Subtropical . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 111 Condiciones climáticas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 111 Bosque húmedo Montano Bajo. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 111 Bosque muy húmedo Montano Bajo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 112 Bosque muy húmedo Montano . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 113 ANEXO #2 . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 114 Biodiversidad de la Isla Española . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 114 ANEXO #3 . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 117 Glosario . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 117
  7. 7. Presentación Numerosos diagnósticos aseveran un grave deterioro de la base de recursos naturales de la República Do- minicana. Estos estudios indican que la cobertura forestal, de cuestionable calidad y uniformidad, no pasa del 12 por ciento y que una parte importante de los 2.8 millones de hectáreas con aptitud forestal en el país han sido y están siendo utilizadas inadecuadamente. Al igual que en la mayoría de los países tropicales, el mal manejo de los suelos y de los sistemas de cultivo ha resultado en una acentuada perdida de su fertili- dad, estructura y materia orgánica; así como en erosión y contaminación. El resultado ha sido una dismi- nución de la productividad agrícola y un incremento significativo en los costos de producción. Se han logrado avances significativos en las regiones tropicales en el desarrollo de tecnologías adecuadas para mejorar la productividad agropecuaria en sistemas sostenibles. Sin embargo, estos resultados raras veces llegan al campo, debido principalmente a deficiencias en el entendimiento de las relaciones entre los componentes de los sistemas agrícolas tropicales por aquellos que dirigen el sector, incluyendo profe- sionales agropecuarios y extensionistas. En el orden institucional, se observan organismos del sector pú- blico débiles y con duplicidad de funciones, con escasos recursos para atender problemas que sobrepasan sus capacidades. Más aún, faltan liderazgos institucionales que coordinen la formulación e implementa- ción de las políticas. Quizás, el mayor de todos los problemas que enfrenta la sociedad dominicana es la falta de entendimiento de la profundidad y complejidad de problemas relacionados con el deterioro de los recursos naturales del país. Ese entendimiento podría variar si científicos, administradores, profesionales y líderes tuvieran la oportunidad de discutir, informar y persuadir a la comunidad en general acerca de la necesidad de enfren- tar los problemas ambientales en general y en particular aquellos relacionados a la sostenibilidad de los recursos naturales y la agricultura. Brindar esa oportunidad es precisamente lo que pretende el Proyecto Ágora. El Proyecto Ágora es, en esencia, un cambio del enfoque tradicional de un proyecto piloto para promover cambios sistemáticos. El mismo propone un atajo: agricultores claves, líderes y tomadores de decisiones en los sistemas alimentario y agropecuario, expertos, políticos, periodistas y ONG son convocados y apo- yados técnicamente, para que lleguen a un entendimiento de consenso en temas claves relacionados al manejo de los recursos naturales, la sostenibilidad de la agricultura y el combate de la pobreza rural. Basa- do en ese entendimiento, ellos guiarán o dirigirán sus propias instituciones o negocios para que sean más compromisarios a las necesidades de un mejoramiento sostenible de la calidad de vida de los pobladores rurales. El componente Actualización Profesional de Ágora busca dotar al profesional dominicano de co- nocimientos actualizados sobre aspectos conceptuales de desarrollo reciente y sobre tecnologías de punta de uso potencial en el país. Por esta razón se han elaborado los documentos de capacitación que ponemos a disposición del país. Altagracia Rivera de Castillo Directora Ejecutiva del CEDAF J. Restrepo /D. Angel S. / M. Prager i CEDAF Agroecología
  8. 8. Agradecimientos La estrategia para la elaboración de los documentos de la Serie Proyecto Ágora ha sido muy interesante y ardua. Después de muchos meses identificando autores dominicanos para la elaboración de los documentos, nos dimos cuenta que no disponían de tiempo para escribirlos. De ahí vino la idea de Vicente Zapata, Gerente de La Organización que Aprende de Colombia, de contratar especialistas colombianos para elaborar los documentos y a expertos dominicanos que colaborarían con éstos en el suministro de informaciones y datos dominicanos así como en la revisión de los contenidos. Por eso debemos agradecer al Dr. Vicente Zapata por la idea, por diseñar la metodología para la elaboración de los documentos y por la coordinación general de los trabajos. De la misma manera debemos reconocer y agradecer el esfuerzo de los autores José Restrepo M., Diego Iván Ángel S. Y Martín Prager M. de la Universidad Nacional de Colombia Sede Palmira. Diversos especialistas dominicanos participaron en distintas oportunidades e intensidad con el autor. En- tre ellos debemos agradecer a Geraldino Caminero, de la Dirección General Forestal y Eleuterio Martí- nez, del Consejo Nacional de Asuntos Urbanos, por sus aportes en los aspectos relativos al país y por revisar los primeros borradores del documento. También agradecemos a Milton Martínez de la Universi- dad Autónoma de Santo Domingo y Josefina Espaillat, del Centro Poveda, por sus comentarios y observa- ciones finales. Todo el personal del CEDAF ha participado de alguna forma en la elaboración, revisión, digitación e im- presión de los documentos que ha originado el Proyecto Ágora. A todos ellos muchas gracias por su dedi- cación y cooperación. Finalmente, queremos agradecer a todas las personas, incluyendo a profesores y técnicos que ofrecieron sus sugerencias sobre los documentos durante los talleres y reuniones que para esos fines se celebraron durante los casi dos años de trabajo que duró el proceso completo de elaboración y edición de los docu- mentos. Gracias a todos. Teófilo Suriel E. Coordinador Proyecto Ágora ii J. Restrepo /D. Angel S. / M. Prager Agroecología CEDAF
  9. 9. Introducción El enfoque convencional de la agricultura ha producido aumentos importantes en la productividad agro- pecuaria y ha logrado una cobertura significativa en la oferta de alimentos. Sin embargo, a pesar de estos logros, este modelo viene afectando el ambiente, especialmente los recursos naturales como el bosque, el suelo, el agua y la biodiversidad de plantas y animales. En las últimas dos décadas han surgido diferentes teorías y propuestas encaminadas a buscar una mejor armonía entre la agricultura y el ambiente, sobresa- liendo como enfoque principal la Agroecología, la cual muestra como unidad principal la optimización del agroecosistema. En este manual vamos a presentar en seis secciones las diferentes teorías, conceptos y herramientas que hacen posible la agroecología. La primera está dirigida a conocer los conceptos fundamentales, la filoso- fía y la historia que la sustentan. En la segunda sección, se va a presentar las ideas en relación al funciona- miento de los agroecosistemas. En la tercera su aplicación a los diferentes sistemas de producción agropecuarios. En la cuarta las metodologías que faciliten la implementación o desarrollo de enfoques agroecológicos. En la quinta se analizará el surgimiento de la agroecología en un contexto que posibilite el desarrollo rural haciendo énfasis en las políticas que es necesario adoptar para que estos enfoques ten- gan un grado de consolidación y finalmente en la sexta sección, se hará unas reflexiones entre las cuales se incluye la importancia de la utilización de estos enfoques en los programas de desarrollo y las implicacio- nes que desde el punto de vista ético, se evidencian. CEDAF Agroecología J. Restrepo /D. Angel S. / M. Prager iii
  10. 10. Estructura General de la Guía Se sugiere seguir el orden propuesto. El estudiante deberá leer cuidadosamente cada capítulo, realizar los ejercicios y reflexionar sobre lo que esta ocurriendo en su país y en su zona de trabajo. Se debe favorecer el intercambio de ideas y experiencias entre los participantes. Para el desarrollo de ciertos componentes el tutor podrá invitar a una persona que maneje adecuadamente un tema. Al final el estudiante deberá rea- lizar la evaluación y discutirla con los otros participantes en presencia del tutor. Componentes 1. Conceptualización y Desarrollo de la Agroecología En esta sección vamos a presentar el origen del pensamiento agroecológico, las razones que posibilitan este surgimiento, la historia y las bases filosóficas que han influido en la consolidación de estos enfoques. También vamos a presentar las diferentes bases teóricas de las escuelas de agricultura, sus objetivos, for- talezas y limitaciones. 2. El Agroecosistema El agroecosistema es la unidad de análisis principal de la agroecología. Los enfoques agroecológicos se basan en simular la estructura y función de los agroecosistemas naturales, reemplazando sus componen- tes de tal manera que la estructura y función se conserve. En esta sección se discutirán los diferentes com- ponentes que constituyen el ecosistema, los procesos principales que ocurren en su dinámica y trayectoria y algunas reflexiones sobre la manera que deben diseñarse ecosistemas sustentables. 3. Aplicaciones de la Agroecología en los Sistemas de Producción En esta sección se discutirán los diferentes aspectos tecnológicos que posibilitan la aplicación de la agroe- cología, comenzando por describir el proceso de producción desde la siembra hasta la post cosecha, ha- ciendo énfasis en los principios de manejo que la agroecología utiliza. 4. Metodologías y Herramientas que Utiliza la Agroecología El desarrollo de la agricultura moderna privilegió la visión del investigador o el técnico en el desarrollo de las tecnologías, sin considerar o tener en cuenta la participación del agricultor, ni las condiciones biofísi- cas en que estos sistemas se desarrollan. Los enfoques agroecológicos se basan en metodologías que son realizadas por equipos de investigación de carácter multidisciplinario, donde se da importancia a la participación del agricultor, el investigador, el técnico y el especialista en ciencias sociales y económicas. También se tiene en cuenta las condiciones ecológicas y socioeconómicas en las cuales los productores tienen sus predios. En esta sección se mostra- rán las diferentes metodologías en las cuales se basan los enfoques agroecológicos. Al final de la sección se presentarán algunas herramientas de carácter práctico para evaluar el desempeño de sistemas agrícolas sustentables. iv J. Restrepo /D. Angel S. / M. Prager Agroecología CEDAF
  11. 11. 5. Políticas, Agroecología y Desarrollo Rural Esta sección se orienta al análisis de la utilización de estos enfoques de tal manera que posibiliten los pro- cesos de desarrollo rural. Se discutirá sobre los tipos de políticas adecuadas que sirvan de base para la consolidación de los enfoques agroecológicos. Se hará énfasis en aquellas teorías del desarrollo que faci- liten el empoderamiento del sector rural y una organización de sus diferentes actores para que se apropien de los beneficios generados por los procesos productivos. 6. Reflexiones Finales En la sección seis se discutirá sobre los avances logrados y el estado actual de la agroecología, mostrando los obstáculos y posibilidades de su desarrollo. J. Restrepo /D. Angel S. / M. Prager v CEDAF Agroecología
  12. 12. vi J. Restrepo /D. Angel S. / M. Prager Agroecología CEDAF DIAGRAMAGENERALDELDOCUMENTO ConceptualizaciónPoseeunaAgroecologíaBasadaenAntecedentesEscuelas Permiteeldesarrollo de Tendencias Agroecosistemas Queposeen ProcesosComponentes Queintegran Enfoques Basadosen Sistemasde producciónUtilizando RecursosSuelo Como Agua ParticipativoSistémicoNecesitade Utilizando Metodologíasde evaluacion Fauna Indicadores TeniendoencuentaelFlora Marcosociopolítico Humano
  13. 13. Autoevaluación ¿Por qué es necesario actualmente el enfoque agroecológico en la agricultura? El enfoque agroecológico nos permite entender las relaciones presentes en el agroecosistema entre los diferentes componentes y de esta manera analizar de una manera integral el proceso productivo. ¿Cuál es el objetivo del enfoque agroecológico? El objetivo del enfoque agroecológico es optimizar las relaciones de producción del agroecosistema. Se busca armonizar producción y conservación. ¿Cuál es la metodología más adecuada en el enfoque agroecológico para lograr un mejoramiento de los sistemas de pro- ducción? Aquella que posibilite la participación de diferentes actores (técnicos, productores, consumidores) en la búsqueda de la optimización del agroecosistema, de tal manera que se logre un mejoramiento del bienestar de aquellas personas que participan en los procesos pro- ductivos. ¿Cómo pasar de un sistema de agricultura convencional a un sistema que utilice un enfoque agroecológico? Es un proceso gradual que toma varios años. Las primeras acciones estarán encaminadas a lograr una mayor diversificación de los pre- dios agrícolas, disminución de insumos externos y costosos, mayor reciclaje de nutrientes y una mayor equidad entre todas aquellas personas que participan del proceso productivo. ¿Cuáles son los beneficios de aumentar la biodiversidad en los agroecosistemas? Menor riesgo al productor. Menores problemas de insectos y enfermedades. Mayor seguridad alimentaria. ¿Cuáles son las principales dificultades para la aplicación de un enfoque agroecológico? Los resultados no son tan evidentes en el corto plazo, se requiere recuperar los equilibrios. La falta de estímulos (mejor precio, créditos, etc). ¿Qué posibilidades tiene la aplicación del enfoque agroecológico en los próximos años? Bastante altas; teniendo en cuenta la mayor presión por la conservación de los recursos naturales y la demanda creciente por productos más sanos. Hay que recordar que la aplicación de los enfoques agroecológicos no significan una agricultura ineficiente. Mencione algunos tipos de agricultura que estén basadas en el enfoque agroecológico Agricultura orgánica, agricultura biodinámica, agricultura mesiánica, agricultura biológica. ¿Cuáles son los modos de actuación en agricultura para aplicar el enfoque agroecológico? Adoptar prácticas las cuales contribuyan a lograr una mayor biodiversidad de los agroecosistemas. Implementar prácticas de conservación de suelo y agua. Disminuir los problemas fitosanitarios. Procurar un mayor valor agregado de los productos. Adoptar un enfoque sistémico. ¿Qué futuro tiene la aplicación del enfoque agroecológico en República Dominicana? J. Restrepo /D. Angel S. / M. Prager vii CEDAF Agroecología
  14. 14. Propósito del Documento Hacia el futuro la producción de alimentos, fibras, etc, se debe realizar con dos objetivos fundamentales: conservar y/o mejorar la base de los recursos naturales y producir alimentos sanos. Se requiere, entonces, de un enfoque agroecológico. Este manual procura lograr una reflexión de parte de los profesionales del sector dirigida a la práctica de una agricultura respetuosa con el ambiente. Ello implica reflexionar como se están realizando los procesos productivos en nuestro país y como podemos contribuir al desarrollo de propuestas basadas en el enfoque agroecológico. Los técnicos e investigadores que estudien este manual actualizarán sus conocimientos para poder conciliar producción agrícola y conservación. Objetivos del Documento • Lograr un mejor entendimiento de los procesos productivos, con el fin de lograr una mayor interacción entre producción agrícola y conservación. • Conocer la evolución y surgimiento de la agroecología. • Estudiar los aspectos metodológicos que caracterizan y tipifican la agroecología. • Analizar y discutir los alcances del enfoque agroecológico para lograr una mayor sostenibilidad de la producción agrícola. • Reflexionar sobre las contribuciones del enfoque agroecológico en los programas y procesos del desarrollo rural. • Discutir los alcances del enfoque agroecológico para el mejoramiento de los sistemas de producción a nivel regional y local. viii J. Restrepo /D. Angel S. / M. Prager Agroecología CEDAF
  15. 15. Conceptualización y Desarrollo de la Agroecología J. Restrepo /D. Angel S. / M. Prager 1 CEDAF Agroecología Sección 1
  16. 16. Sección 1. Conceptualización y Desarrollo de la Agroecología 2 J. Restrepo /D. Angel S. / M. Prager Agroecología CEDAF Tabla de Contenido Estructura de la sección. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 3 Objetivos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 3 Preguntas orientadoras . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 3 1.1 El Enfoque de la agricultura convencional y su impacto en el ambiente . . . . . . . . 4 1.2 La Agricultura moderna o de altos insumos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 5 1.3 ¿Qué es la agroecología? . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 6 1.4 Bases filosóficas de la agroecología . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 6 1.5 Historia y definiciones de la agroecología . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 7 1.6 Ejercicio 1.1 Agroecología y agricultura convencional . . . . . . . . . . . . . . . . . . 12 1.6 Ejercicio 1.2 Escuelas de la agricultura . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 12 Bibliografía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 14
  17. 17. Estructura de la Sección Objetivos • Reflexionar sobre las dificultades que han caracterizado el desarrollo agrícola moderno en el mejora- miento de los sistemas de producción agropecuarios. • Explicar los conceptos fundamentales de la agroecología. • Conocer el desarrollo histórico de la agroecología. • Entender los fundamentos filosóficos y tendencias de las diferentes escuelas de agricultura. Preguntas Orientadoras ¿Qué es Ecología? ¿Qué es Agroecología? ¿Cuáles son las características de la agricultura convencional o de altos insumos? ¿Qué es la Revolución Verde? - Problemas de la agricultura empresarial y campesina en América Latina. J. Restrepo /D. Angel S. / M. Prager 3 CEDAF Agroecología AGRICULTURA Agroecología Agricultura Convencional Revolución verde Agroquímicos MOVIMIENTOS - Orgánica - Biodinámica - Permacultura - Bajos insumos Altos insumos Rendimientos moderados Rendimientos altos Impacto ambiental positivo Impacto ambiental negativo
  18. 18. 1.1 El Enfoque de la Agricultura Convencional y su Impacto en el Ambiente Durante mucho tiempo los modelos de desarrollo desconocieron la importancia de los factores am- bientales para el funcionamiento y mantenimiento del sistema económico y social. De hecho se asu- mía que el medio ambiente era exógeno al sistema y que la disponibilidad de los recursos naturales no representaba ninguna restricción. Hoy se considera que existe un capital natural, el cual es necesario mantener para asegurar la sostenibilidad del siste- ma socio económico en el largo plazo. Por otro lado, la experiencia histórica de las últimas cuatro décadas, donde se le dio prelación al modelo conocido como la “revolución verde” en la agricul- tura por parte de la mayoría de los gobiernos y las instituciones internacionales, viene sufriendo transformaciones, ya que no logran reducir la po- breza rural especialmente en los países conocidos como del tercer mundo. Muchos investigadores, entre los que sobresalen Altieri y Atkins, han demostrado que a pesar de que la revolución verde aumentó la productividad espe- cialmente de algunos cereales producidos por un reducido número de agricultores que poseen gran- des extensiones de tierra y acceso al crédito, las consecuencias para el ambiente y para el ingreso de la gran mayoría de los pequeños productores agrí- colas del tercer mundo, tuvo consecuencias adver- sas. Veamos por qué. El empleo de semilla de alto rendimiento ha reducido o desplazado un mayor número de variedades tradicionales, erosionando la biodiversidad de los cultivos. El uso de grandes do- sis de fertilizantes inorgánicos y plaguicidas viene causando contaminación química de la tierra y el agua y aumento de las plagas como consecuencia de la creciente inmunidad biológica a los plaguici- das. La alta productividad, está ahora también cues- tionándose ya que los campos no rinden como antes. El descenso de los rendimientos y el aumento del costo de los insumos son factores que han llevado a la Organización para la Agricultura y la Alimenta- ción (FAO), a la conclusión de que es necesario un nuevo enfoque. Ha llegado la hora de aplicar tipos de agricultura sostenibles desde el punto de vista social y ecológico. En una entrevista con el respon- sable de la oficina regional de la FAO para Asia y el Pacífico, el señor Obaidullah Khan manifestó que en el Asia, el sistema agrícola de arroz de altos in- sumos se encontraba en declive. Hay una deficien- cia cada vez mayor de micronutrientes en el suelo, debido al uso intensivo de fertilizantes minerales, mientras que no es efectivo el uso excesivo conti- nuo de plaguicidas para resolver los problemas de las plagas. En sus primeros estudios de la revolución verde, la Dra. Vandana Shiva de la India, demostró los cos- tos ocultos del modelo (en términos de subsidios para los insumos e infraestructura) al igual que es defectuoso el método utilizado para comparar los rendimientos relativos de los sistemas tradicionales y los de la revolución verde, exagerando el resulta- do de los últimos a la vez que minimiza el de los primeros. Al comparar ambos sistemas, el método usual es medir sólo los rendimientos de un cultivo particular y también sólo un componente del cultivo (por ejemplo el grano) dejando aparte el valor de otros cultivos (como otros granos, legumbres o frutales etc.) u otros recursos (usos diversos del cultivo en cuestión, por ejemplo la paja para pienso o fertili- zante en el caso del grano; y en los arrozales el pes- cado) en la misma zona de granja del sistema tradicional que ya no existe o cuya producción se ha reducido por el sistema de monocultivo. Utilizando los cálculos apropiados, el rendimiento total del sistema tradicional se reflejaría de forma más ade- cuada, se apreciaría mejor su eficacia y se situarían en su justa medida los logros atribuidos a la revolu- ción verde. 4 J. Restrepo /D. Angel S. / M. Prager Agroecología CEDAF
  19. 19. La escasez de alimentos, la malnutrición y la pobre- za rural son problemas de consideración en Améri- ca Latina. Estos problemas han sido percibidos como el resultado de un alto crecimiento demográ- fico y una baja productividad agrícola. Consecuen- temente, se implementaron una serie de proyectos internacionales y nacionales siguiendo el modelo de la revolución verde, destinados a mejorar la pro- ducción de alimentos y generar excedentes econó- micos (Binstrup y Anderson). Después de más de tres décadas de innovaciones tecnológicas e institu- cionales en la agricultura, la pobreza rural y la baja productividad aún persisten en América Latina. Aún más, la distribución de beneficios, ha sido ex- tremadamente desigual, beneficiando a los agricul- tores que poseen más capital, tierras óptimas y otros recursos. En muchas áreas, el resultado final ha sido un incremento en la concentración de tierras, en la diferenciación y estratificación campesina y en el aumento de campesinos sin tierra. En el caso particular de la República Dominicana se encuentra en la misma situación que los demás paí- ses vecinos latinoamericanos. Según un estudio de base del sector agropecuario y forestal del Secreta- riado Técnico de la Presidencia, el sector agrope- cuario no exportador no ha recibido la prioridad y atención que merece en términos de su importancia económica y social. Implícitamente el sector ha sido concebido como un soporte de segundo orden para el desarrollo nacional y como una fuente pro- veedora de mano de obra y alimentos baratos y una fuente indirecta de financiamiento para el resto de la economía. La mayor parte de los excedentes que genera son apropiados por la economía de las áreas urbanas y de los sectores “modernos” a través de los deficientes sistemas de comercialización y del dete- rioro de los términos de intercambio urbano - rura- les y agropecuario industriales. La necesidad más apremiante de los sectores rurales más desposeídos de América Latina es la sobrevi- vencia; Por consiguiente, es indispensable mejorar la producción de subsistencia para el bienestar de esas poblaciones rurales. Para que el desarrollo agropecuario coincida con las necesidades y posibi- lidades del campesinado local, se necesita un crite- rio de desarrollo agropecuario que sea más sensible a las variaciones de la ecología, las presiones demo- gráficas, las relaciones económicas, la globaliza- ción y la organización social predominantes en la región. Esta complejidad a menudo se pasa por alto en un enfoque puramente tecnológico. La agroeco- logía, como nueva estrategia de desarrollo agrope- cuario, ha ampliado sus criterios de desempeño para incluir cualidades de sustentabilidad, estabilidad biológica, conservación de recursos y equidad, jun- to con el objetivo de lograr una mayor producción. 1.2 La Agricultura moderna o de altos insumos La terrible hambruna de Europa en los siglos 18 y 19, las hambrunas masivas que ocurrieron en la In- dia en 1943 y en China en 1958 de más de 25 millo- nes de personas, llevaron a los gobiernos de los países industrializados en colaboración con las transnacionales a invertir en la investigación quími- ca y fitotécnica con el fin de disminuir la baja pro- ducción de la agricultura. En la década del 60 y las siguientes se fue estructurando toda una política agrícola liderada por el Banco Mundial a través del Grupo Consultivo sobre Investigación Agrícola In- ternacional (GCIAI) y los Centros Internacionales, los cuales iniciaron un programa para solucionar los problemas del hambre en el mundo con un modelo que fue bautizado con el nombre de Revolución Verde. Los principales componentes de este modelo se en- cuentran relacionados con el uso de insumos exter- nos, como fertilizantes sintéticos, plaguicidas y herbicidas, desarrollo de híbridos y variedades de alto rendimiento, mecanización del trabajo y esta- blecimiento de sistemas de siembra basados en el monocultivo, los cuales son más fáciles de manejar, J. Restrepo /D. Angel S. / M. Prager 5 CEDAF Agroecología
  20. 20. demandan menos tiempo de atención, se prestan más para la mecanización de sus labores y sacan ventaja de las economías de escala. Las variedades e híbridos generados por la revolu- ción verde son más resistentes a la mayoría de las plagas endémicas y enfermedades locales. Tam- bién mejoran a menudo la tolerancia a las dificulta- des abióticas, típicas de la región como el calor, frío, sequía, salinidad o acidez del suelo. El secreto de su mayor potencial de rendimiento no es sólo el hecho de que puedan producir buenos resultados con altos insumos (fertilizantes, agua, agroquími- cos, etc.), sino porque pierden menor rendimiento al sufrir dificultades. Para los fitomejoradores a menudo ha sido más importante mejorar la estabili- dad del rendimiento que el aumento del rendimien- to potencial. Con la misma cantidad de agua y fertilizante, las variedades mejoradas superan a las locales. Incluso sin el fertilizante químico las mejoradas obtienen mejor rendimiento porque son intrínsecamente más eficientes en la conversión de nutrientes, afirman los investigadores del Grupo Consultivo de Investi- gación Agrícola Internacional. Sin embargo, ésta tecnología que caracteriza la agricultura moderna no ha sido capaz de contribuir de manera significa- tiva a solucionar la pobreza de los sectores campe- sinos. Se requiere por lo tanto de un reenfoque. 1.3 ¿Qué es la Agroecología? El término agroecología ha llegado a significar mu- chas cosas. Definida a grosso modo, la Agroecolo- gía a menudo incorpora ideas sobre un enfoque de la agricultura más ligado al medio ambiente y más sensible socialmente; centrada no sólo en la pro- ducción sino también en la sostenibilidad ecológica del sistema de producción. A esto podría llamarse el uso normativo o prescriptivo del término agroe- cología, porque implica un número de característi- cas sobre la sociedad y la producción que van mucho más allá de los límites del predio agrícola. En un sentido más restringido, la agroecología se refiere al estudio de fenómenos netamente ecológi- cos dentro del campo de cultivo, tales como rela- ciones depredador/presa, o competencia de cultivo/maleza. En el corazón de la Agroecología está la idea que un campo de cultivo es un ecosistema dentro del cual los procesos ecológicos que ocurren en otras for- maciones vegetales, tales como ciclo de nutrientes, interacción depredador/presa, competencia, co- mensalía y cambios sucesionales, también se dan. La Agroecología se centra en las relaciones ecoló- gicas en el campo y su propósito es iluminar la for- ma, la dinámica y las funciones de estas relaciones. En algunos trabajos sobre agroecología está implí- cita la idea que por medio del conocimiento de es- tos procesos y sus relaciones, los sistemas agroecológicos pueden ser administrados mejor, con menores impactos negativos en el medio am- biente y la sociedad, más sostenidamente y con me- nor uso de insumos externos. 1.4 Bases filosóficas de la Agroecología De a cuerdo a Norgaard (1983) citado por Altieri la Agroecología tiene una base filosófica diferente a la de las ciencias agrícolas convencionales. La Agroecología es holística mientras que las ciencias convencionales son atomistas. La Agroecología es un enfoque distinto del desa- rrollo agrícola convencional, porque se basa en un paradigma científico diferente. El paradigma es ho- lístico, los sistemas sociales y agroecológicos se re- flejan mutuamente, pues han coevolucionado juntos. La investigación de la ciencia natural y de la ciencia social, lo mismo que sus prescripciones, no se pueden separar. El paradigma es nuevo y está evolucionando todavía, pero la Agroecología com- parte el paradigma con numerosos otros campos de investigación. (Durham 1978, Lorenz 1977). 6 J. Restrepo /D. Angel S. / M. Prager Agroecología CEDAF
  21. 21. 1.5 Historia y definiciones de la Agroecología Según (Hecht 1998), el uso contemporáneo del tér- mino “Agroecología” viene de los años 70, pero la ciencia y práctica de la Agroecología son tan anti- guos como los orígenes de la agricultura. A medida que los investigadores analizan las agriculturas in- dígenas, las que son reliquias modificadas de for- mas agroeconómicas más antiguas, se hace más notorio que muchos sistemas agrícolas desarrolla- dos a nivel local, incorporan rutinariamente meca- nismos para acomodar los cultivos a las variables del medio ambiente natural, y para protegerlos de la depredación y la competencia. Estos mecanismos utilizan insumos renovables existentes en las regio- nes, así como los rasgos ecológicos estructurales propios de los campos, los barbechos y la vegeta- ción circundante. En estas condiciones la agricultura involucra la ad- ministración de otros recursos además del cultivo propio. Estos sistemas de producción fueron desa- rrollados para disminuir riesgos ambientales y eco- nómicos y mantienen la base productiva de la agricultura a través del tiempo. Si bien estos agroe- cosistemas pueden abarcar infraestructuras tales como trabajos en terrazas, zanjas e irrigación, el co- nocimiento agroeconómico descentralizado y desa- rrollado localmente es de importancia fundamental para el desarrollo continuado de estos sistemas de producción. El por qué esta herencia agrícola ha tenido relativa- mente poca importancia en las ciencias agronómi- cas formales refleja prejuicios que algunos investigadores contemporáneos están tratando de eliminar. Tres procesos históricos han contribuido en un alto grado a oscurecer y restar importancia al conocimiento agronómico que fue desarrollado por grupos étnicos locales y sociedades no occidenta- les: a. La destrucción de los medios de codificación, regulación y transmisión de las prácticas agrícolas. b. La transformación de muchas sociedades indígenas no occidentales y los sistemas de producción en que se basaban como resultado de un colapso demográfico, de la esclavitud y del colonialismo y de procesos de mercado. c. El surgimiento de la ciencia positivista impidió que el desarrollo de una agricultura más holística se infiltrara en la comunidad científica formal. Históricamente, el manejo de la agricultura inducía sistemas ricos en símbolos y rituales, que a menudo servían para regular las prácticas del uso de la tierra y para codificar el conocimiento agrario de pueblos sin tradición escrita (Ellen 1982, Conklin 1972). La existencia de cultos y rituales agrícolas está docu- mentada en muchas sociedades, incluso las de Eu- ropa Occidental. De hecho, estos cultos eran un foco de especial atención para la inquisición católi- ca. Escritores sociales de la época medieval tales como Ginzburg (1983) han demostrado cómo las ceremonias rituales eran tildadas de brujería y cómo dichas actividades se convirtieron en focos de in- tensa persecución. El contacto europeo con gran parte del mundo no occidental no fue benéfico y a menudo involucró la transformación de los sistemas de producción para satisfacer las necesidades de los centros burocráti- cos locales, los enclaves mineros y de recursos, y del comercio internacional. En algunos casos se lo- gró por medio de la coerción directa, reorientando y manipulando las economías a través de la unión de grupos elites locales y en otros casos de hombres claves, y por intermedio de intercambios. Estos pro- cesos cambian fundamentalmente la base de la eco- nomía agrícola. Con el surgimiento de las cosechas pagadas y la mayor presión ejercida por ítems espe- cíficos de exportación, las estrategias para el uso de predios rurales, que habían sido desarrolladas a tra- vés de milenios con el fin de reducir los riesgos J. Restrepo /D. Angel S. / M. Prager 7 CEDAF Agroecología
  22. 22. agrícolas y de mantener la base de recursos, fueron desestabilizados. Muchos son los estudios que han documentado estos efectos (Watts 1983, Wolf 1982, Palmer y Parson 1977). Considerando estos aspectos, cabe preguntarse cómo la agroecología logró emerger nuevamente. El redescrubrimiento de la agroecología es un ejemplo poco común del impacto que tienen las tec- nologías preexistentes sobre las ciencias, donde, adelantos que tuvieron una importancia crítica en la comprensión de la naturaleza, fueron el resultado de una decisión de los científicos de estudiar lo que los campesinos ya habían aprendido a hacer. En 1979 Kuhm señala que en muchos casos, los cientí- ficos lograron meramente validar y explicitar, en ningún caso mejorar, las técnicas desarrolladas con anterioridad. Como emergió nuevamente la idea de la agroecolo- gía también requiere de un análisis de la influencia de un número de corrientes intelectuales que tuvie- ron relativamente poca relación con la agronomía formal. Como Altieri 1987, lo ha señalado, el crédito de gran parte del desarrollo inicial de la agricultura ecológica en las ciencias formales le pertenece a Klages (1928), quien sugirió que se tomaran en cuenta los factores fisiológicos y agronómicos que influían en la distribución y adaptación de las espe- cies específicas de cultivos para comprender la compleja relación existente entre una planta de cul- tivo y su medio ambiente. Más adelante Klages (1942) expandió su definición e incluyó en ella fac- tores históricos, tecnológicos y socioeconómicos que determinaban qué cultivos podían producirse en una región dada y en qué cantidad. Papadakis (1938) recalcó que el manejo de cultivos debería basarse en la respuesta del cultivo al medio ambien- te. La ecología agrícola fue aún más desarrollada en los años 60 por Tischler (1965) e integrada al cu- rriculum de la agronomía en recursos orientados al desarrollo de una base ecológica a la adaptación ambiental de los cultivos. La agronomía y la ecolo- gía de cultivos están convergiendo cada vez más, pero la red entre la agronomía y las otras ciencias (incluyendo las ciencias sociales) necesarias para el trabajo agroecológico, están recién emergiendo. En particular fue Azzi (1956) quien acentuó que mientras la meteorología, la ciencia del suelo y la entomología son disciplinas diferentes, su estudio en relación con la respuesta potencial de plantas de cultivo converge en una ciencia agroecológica que debería iluminar la relación entre las plantas culti- vadas y su medio ambiente. Wilsie (1962) analizó los principios de adaptación de cultivos y su distri- bución en relación a factores del hábitat, e hizo un intento para formalizar el cuerpo de relaciones im- plícitas en sistemas de cultivos. Chang (1968) pro- siguió con la línea propuesta por Wilsie, pero se centró en un grado aún mayor en los aspectos ecofi- siológicos. Desde comienzos de los años 70, ha ha- bido una expansión enorme en la literatura agronómica con un enfoque agroecológico, inclu- yendo obras tales como las de Dalton 1975, Netting 1974, Van Dyne 1969, Spedding 1975, Cox y Atkins 1979, Richards 1984, Altieri y Letourneau 1982, Gliessman 1981, Conway 1985, Lowrance 1984 y Bayliss - Smith 1982. 1.5.1 Contribuciones del movimiento ambiental a la agroecología El movimiento ambiental de los años 60 - 70 hizo una gran contribución intelectual a la agroecología. Debido a que los asuntos del ambientalismo coinci- dían con la agroecología, ellos infundieron al dis- curso agroecológico una actitud crítica de la agronomía orientada hacia la producción, e hicie- ron crecer la sensibilidad hacia un gran número de asuntos relacionados con los recursos. 8 J. Restrepo /D. Angel S. / M. Prager Agroecología CEDAF
  23. 23. La versión de los años 60 del movimiento ambiental se originó como consecuencia de una preocupación por los problemas de contaminación. La perspecti- va Maltusiana ganó una fuerza especial a mediados de la década del 60 por medio de obras tales como “la bomba poblacional” de Paul Ehrlich (1966) y “La Tragedia de los Comunes” de Garrett Hardin (1968)”. Estos autores presentaron como principal causa de la degradación ambiental y del agotamien- to de recursos el crecimiento de la población. Este punto de vista fue técnicamente ampliado por la pu- blicación de los límites del crecimiento del Club Roma, el cual utilizó simulaciones computarizadas de las tendencias globales de la población, del uso de recursos y la contaminación. Los asuntos ambientales en su relación con la agri- cultura fueron claramente señalados por Carson en su libro “Primavera Silenciosa (1964)” el que plan- teaba interrogantes sobre los impactos secundarios de las sustancias tóxicas especialmente de los insec- ticidas en el ambiente. Parte de la respuesta a estos problemas fue el desarrollo de enfoques de manejo de plagas para la protección de los cultivos, basados enteramente en teoría y práctica en los principios ecológicos (Huffaker y Messenger 1976). El impacto tóxico de los productos agroquímicos era sólo uno de los interrogantes ambientales, era necesario también evaluar los costos energéticos de sistemas de producción específicos. El estudio clá- sico de Pimentel (1979) demostró que en la agricul- tura de los Estados Unidos cada kilo caloría derivado del maíz se obtenía a un enorme costo energético de energía externa. Los sistemas de pro- ducción norteamericano fueron por lo tanto compa- rados con otros tipos diferentes de agricultura, los que eran de menor producción por área de unidad (en términos de kilocalorías por cada hectárea) pero mucho más eficientes en términos de rendimiento por unidad de energía invertida. El alto rendimiento de la agricultura moderna se obtiene a costa de nu- merosos gastos, los que incluyen insumos no renovables tales como el combustible de fósiles. Los problemas de la toxicidad y de los recursos energéticos, coincidieron con los problemas de la transferencia tecnológica en contextos del tercer mundo. “La tecnología descuidada (editada por Milton y Farvar en 1968)” fue una de las primeras publicaciones que intentó, en gran medida, docu- mentar los efectos de proyectos de desarrollo y transferencia de tecnología de zonas templadas, so- bre las ecologías y las sociedades de países en desa- rrollo. Cada vez un mayor número de investigadores de diferentes áreas comenzaron a realizar comentarios sobre la pobre adecuación en- tre los enfoques que se dan al uso de la tierra en los países del norte y en los del tercer mundo. El artícu- lo de Janzen (1973), sobre agroecosistemas tropica- les, fue la primera evaluación ampliamente difundida de por qué los sistemas agrícolas tropica- les podrían comportarse de una forma diferente a los de las zonas templadas. 1.5.2 Otros movimientos y enfoques que fortalecen la Agroecología a. Agricultura Orgánica La agricultura orgánica es un sistema productivo muy antiguo practicado por muchos agricultores desde los tiempos del Imperio Romano y por las culturas aborígenes que habitaban en el nuevo mun- do, a la llegada de los españoles y portugueses. La agricultura orgánica se basa en evitar e incluso ex- cluir totalmente los fertilizantes y pesticidas sintéti- cos de la producción agrícola. En lo posible, reemplaza las fuentes externas tales como substan- cias químicas y combustibles adquiridos comercial- mente por recursos que se obtienen dentro del mismo predio o en sus alrededores. Dichos recursos internos incluyen la energía solar y eólica, el con- J. Restrepo /D. Angel S. / M. Prager 9 CEDAF Agroecología
  24. 24. trol biológico de las plagas, el nitrógeno fijado bio- lógicamente y otros nutrientes que se liberan a partir de la materia orgánica o de las reservas del suelo. Las opciones específicas que fundamentan la agricultura orgánica son la máxima utilización de la rotación de cultivos, los rastrojos vegetales, el abo- no animal, las leguminosas, los abonos verdes, los desechos orgánicos externos al predio, el cultivo mecanizado, las rocas fosfóricas y los aspectos del control biológico de plagas con miras al manteni- miento de la fertilidad del suelo y su estructura, el suministro de nutrientes vegetales y el control de los insectos, malezas y otras plagas. Hoy en día se acepta ampliamente que la agricultu- ra orgánica no representa un retorno a los métodos previos a la revolución industrial, sino más bien combina las técnicas agrícolas conservacionistas tradicionales con tecnologías modernas. Los agri- cultores que aplican este sistema usan equipos mo- dernos que no deterioran el suelo o el agua, semillas de buena calidad, prácticas de conservación de sue- los y agua y las últimas innovaciones relacionadas con la alimentación y cría de animales, siempre y cuando no afecten la salud de los animales o del hombre. b. Agricultura Biodinámica Los principios de la agricultura biodinámica son precursores de la agricultura orgánica moderna y se basan en el pensamiento de Rudolph Steiner (1861 - 1925) filósofo austríaco fundador de la Sociedad Antroposófica, cuyas prácticas todavía son aplica- das fielmente por muchos agricultores europeos. El método de Steiner comprende las ciencias espiri- tuales relacionadas con las fuerzas vitales y los efectos físicos de los cuerpos celestes sobre el cre- cimiento de las plantas y los animales. La filosofía de Steiner y su aplicación en la agricultura ha per- durado por muchos años en Europa y viene interesando a muchas fraternidades agrícolas. Millares de años antes de Steiner, las crónicas lati- nas de Latón y de Varrón registraban los métodos agrícolas integrados aplicados a los agricultores del Imperio Romano. La propiedad que tienen las legu- minosas de fijar nitrógeno era conocida en la Meso- potamia, Egipto y China hace más de 3000 años y la importancia del abono natural, ya conocida en la antigüedad, en la Europa del siglo pasado se con- virtió en la base de las enseñanzas de Steiner. Los métodos agrícolas integrados predominan en la antigüedad y todos sabían que esos sistemas actua- ban en un marco global. Pero a partir de la segunda guerra mundial, los adeptos de las tecnologías con alto nivel de insumos le han puesto la etiqueta de “alternativos” y los han dejado de lado, como si se tratasen de una novedad poco creíble, practicada solamente por grupos marginales. c. Permacultivo En los últimos años muchos grupos, investigadores particulares, organismos no gubernamentales y al- gunas universidades vienen desarrollando una nue- va forma de agricultura que disminuya el impacto negativo sobre los recursos naturales, entre esa multitud de ofertas sobresale la de David Holmgren y Bill Mollison de Australia, los cuales desarrolla- ron un concepto de cultivo integrado que se llama Permacultura. De los primeros experimentos en su propio huerto pasó a elaborar un sistema muy per- feccionado que actualmente se enseña en más de 60 institutos de permacultivo de 54 países. Se trata de una metodología que abarca todos los aspectos de los asentamientos humanos y no sólo la agricultura. Permanente equivale a duradera y cul- tura deriva de agricultura. Pero la cultura, en la acepción plena de la palabra, no es sino el modo en 10 J. Restrepo /D. Angel S. / M. Prager Agroecología CEDAF
  25. 25. que la sociedad se adapta a su base de recursos, su manera de educar a sus hijos, sus valores, su reli- gión, su cocina etc. El permacultivo es la adapta- ción sostenible de una sociedad a su base de recursos; es una ciencia y una ética. Dice donde co- locar los componentes de la máquina para que el conjunto funcione bien. El permacultivo atañe en parte a la agricultura, en parte a la horticultura, los transportes, la arquitectura, las finanzas, la ingenie- ría social, la producción sin desperdicios, el recicla- do de éstos etc. Es un sistema científico tanto para las personas como para la recuperación de las espe- cies nativas y la restauración de los paisajes, pues la agricultura es la principal responsable de ese dete- rioro. Lo que hace diferente al permacultivo es que parte de una ética de protección de la tierra, que in- siste sobre la protección de las personas y preconiza la reinversión de todo lo que excede a las propias necesidades para beneficio de la población y de la tierra. d. Agricultura sostenible de bajos insumos Un número cada vez mayor de agricultores, trabaja- dores de desarrollo y científicos están llegando a la conclusión de que las técnicas de la revolución ver- de sobre el uso intensivo de capital no son una alter- nativa factible para el segmento más pobre de los millones de agricultores que viven en las regiones tropicales en condiciones de producción menos fa- vorables desde el punto de vista ecológico, geográ- fico y de desarrollo. Para obtener una mayor productividad, los agricultores dependen de los re- cursos locales y los procesos ecológicos así como del material genético específico de cada lugar. Los insumos externos no deben ser excluidos, pero su empleo debe realizarse de forma estratégica para poder ser un complemento de los insumos internos o actuar en caso de emergencia como, por ejemplo, una plaga inesperada. Los factores sociales deben también ser tomados en cuenta, utilizando recursos como el conocimiento local e institucional para au- mentar la cohesión social y las economías locales. Muchas instituciones y organismos a nivel mundial se pronuncian a favor de un desarrollo equilibrado y de un uso más eficiente de los insumos, pero no de renunciar por completo a los mismos. John Dixón, especialista en producción agrícola de la FAO, se ocupa por ejemplo del desarrollo de los sistemas agrícolas y entrevé la posibilidad de adoptar siste- mas integrados sin insumos, pero estima que es más interesante reducir el empleo de los productos quí- micos usándolos con mayor eficiencia. Es imposi- ble producir suficientes alimentos en ciertos países del tercer mundo sin utilizar fertilizantes. “Los mé- todos orgánicos no podrían satisfacer jamás las ne- cesidades alimentarias de Asia y no basta decir que hace 30 años se aplicaban esos métodos, porque en- tonces la población era la mitad de la actual”. La tendencia reciente de la investigación hacia lo inte- grado y sostenible progresa sin embargo, pero unida de una red de seguridad, lo que se aconseja es la in- troducción gradual de algunas prácticas ambiental- mente sensibles, completadas con un uso más cauteloso de los insumos químicos. El debate de la agricultura sostenible debe incluir también la de- manda de productos alimenticios de una población mundial que crece sin cesar. Los países en desarro- llo dispondrán de modelos diferentes a los modelos clásicos con altos niveles de insumos que, a largo plazo, podrían dar a sus poblaciones en expansión un abastecimiento de alimentos mucho más durade- ro. J. Restrepo /D. Angel S. / M. Prager 11 CEDAF Agroecología
  26. 26. 1.6 Ejercicio 1.1 Agroecología y Agricultura Convencional Objetivos Reconocer las bases conceptuales a partir de las cuales ha sido posible el desarrollo de la agroeco- logía. Identificar el impacto que ha tenido el desarrollo de la agricultura convencional en el ambiente. Orientaciones para el instructor Para la realización de este ejercicio proceda de la manera siguiente: • Explique el objetivo del ejercicio e informe so- bre el tiempo que disponen los participantes para la realización de esta actividad. • Divida el grupo en dos subgrupos. Uno de los subgrupos deberá llevar el nombre de agricul- tura convencional y el otro el nombre de Agroecología. El nombre corresponde con el tema que deben desarrollar. • Entregue a cada subgrupo algunos marcadores y a cada participante una ficha de cartulina (ta- maño sugerido: 70 cm de ancho por 20 cm de alto). • Solicite a cada subgrupo que en un tiempo de 30 minutos coloquen en cada ficha una caracte- rística del sistema de agricultura que les corres- ponde. Cada ficha debe ser discutida y posteriormente asignada a alguno de los partici- pantes para que sea expuesta en público. • Coloque enfrente dos pliegos de papel pegados a la pared; uno con el nombre de agricultura convencional y el otro con el nombre de agroe- cología. A continuación solicite a cada uno de los participantes que salga al frente, pegue su fi- cha en la cartelera correspondiente y explique los efectos positivos o negativos que ha tenido o puede tener en su región. Una vez terminada esta presentación debe haber un espacio para preguntas o ampliación de las diferentes ideas mencionadas. • Para finalizar el ejercicio, realice una síntesis sobre los principales puntos mencionados y tra- te de desarrollar con todo el grupo una defini- ción sobre que debe ser un sistema agroecológi- co. Recursos • Papelógrafo • Marcadores • Cartulina Tiempo sugerido: 1 hora y 15 minutos 1.6 Ejercicio 1.2 Escuelas de la agricultura Objetivo Reconocer las bases teóricas de las diferentes es- cuelas de la agricultura que han influido en el desa- rrollo del pensamiento agroecológico, comprendiendo sus objetivos, fortalezas y limita- ciones. Orientaciones para el instructor Para la realización de este ejercicio proceda de la manera siguiente: • Explique el objetivo del ejercicio e informe so- bre el tiempo que disponen los participantes para la realización de esta actividad. • Divida el grupo en cuatro subgrupos. A cada subgrupo asígnele el nombre de una escuela (Agricultura biodinámica, orgánica, permacul- tura o de bajos insumos) la cual corresponde con el tema que deben desarrollar y solicíteles que nombren un coordinador. • A cada subgrupo se debe entregar un juego de fichas en las que se encontrarán mezcladas dife- rentes premisas de cada una de las escuelas. El coordinador será el encargado de ordenar las fi- chas que los otros participantes deben conse- guir con los distintos subgrupos a través del intercambio de información. Los participantes pueden agregar otra información que no se en- cuentre en las fichas y que ellos consideren im- portante. • Una vez se han reunido todas las fichas para los diferentes temas, el coordinador de cada sub- 12 J. Restrepo /D. Angel S. / M. Prager Agroecología CEDAF
  27. 27. grupo procederá a explicar el tema correspon- diente a todo el grupo. Después de cada presentación permita un espacio de cinco minu- tos para formular preguntas y resolver inquietu- des. • Posteriormente coloque cada una de las cartele- ras en un lado del tablero o del escenario donde estén trabajando y en forma conjunta con todo el grupo elabore un cuadro de similitudes y dife- rencias entre las diferentes escuelas. • Finalmente, del cuadro de similitudes y diferen- cias solicite a los participantes que identifiquen que elementos están a favor o en contra del pen- samiento agroecológico y que otros aspectos se deben tener en cuenta. Recursos • Papelógrafo • Marcadores • Cartulina • Fotocopias Tiempo sugerido: 1 hora y 15 minutos. Material para el desarrollo del ejercicio A continuación se presentan las fichas que se pue- den utilizar en el ejercicio, agrupadas en cada uno de los temas para que sierva de orientación al ins- tructor. Las fichas pueden ser ampliadas según la experiencia y conocimiento del instructor en cada uno de los temas. Agricultura orgánica: Se practica desde hace miles de años Practicada por aborígenes del nuevo mundo a la llegada de los españoles Excluye el uso de fertilizantes e insecticidas sintéticos en la producción agrícola No acepta el uso de insumos externos Uso de prácticas como la rotación de cultivos, abonos orgánicos de origen animal o vegetal Combinación de prácticas de conservación tradicionales con tecnologías modernas Uso del control biológico Uso de técnicas que no afecten la salud del hombre o de los animales. Agricultura biodinámica: Sus principios han contribuido al desarrollo de la agricultura orgánica Fundada por Rudolph Steiner en Europa Uso de ciencias espirituales y los efectos de los cuerpos celestes en el crecimiento de las plantas Uso de abonos naturales Permacultura: Fundada por David Holmagren y Bill Mollison en Australia Tiene en cuenta todos los aspectos de los asentamientos humanos Incluye actividades como la horticultura, transporte, obras civiles, etc. Busca la producción sin desperdicios Reciclaje de residuos Agricultura de bajos insumos: Los insumos externos son un complemento de los insumos internos Se acepta el uso de insumos externos en casos de emergencia como ataques severos de plagas Utilización de recursos como el conocimiento local e institucional Reducción de insumos químicos a través de un uso más eficiente Introducción gradual de prácticas ambientales J. Restrepo /D. Angel S. / M. Prager 13 CEDAF Agroecología
  28. 28. Bibliografía Altieri, M.A. 1985. Agroecología. Bases científicas de la agricultura alternativa. CETAL - Chile. 132p. Altieri, M.A. 1995. Agroecología. Una alternativa dentro del sistema. Revista de la FAO (CERES) No. 154 (Vol 27,No.4). Roma, Italia. pp 26-31. Altieri, M.A. 1998. Por qué estudiar la agricultura tradicional CLADES. Programa de educación a distancia. Centro de Investigación Educación y Desarrollo CIED. Lima 33. Perú. Collinson, M. 1995. La evolución verde. Los planes del CGIAR ante el futuro de la Revolución Verde. Washington. USA. 36p. Fukuoka, M. 1978. The One - Stran revolution rodake books, inc. Pensylvania USA. 49p. Gillman, H y Grimaux, H. 1992. La utopía como criterio. Revista de la FAO (CERES) No. 138. Vol 24 No.6. Roma, Italia. pp 18-27. Gliessman, S. 1991. Agroecología. Investigando las bases ecológicas para una agricultura sostenible. Agroecología y Desarrollo Volumen 1, número 1. Santiago de Chile. pp 26-34. Hecht, Susanna. 1998. Evolución del pensamiento agroecológico. CLADES. Programa de Educación a distancia Centro de Investigación y Desarrollo. CIED. Lima 33, Perú. pp 4-18. Mollison, B. 1987. The permaculture institute Tyalgum, new south wales, Australia. 30p. 14 J. Restrepo /D. Angel S. / M. Prager Agroecología CEDAF
  29. 29. El Agroecosistema J. Restrepo /D. Angel S. / M. Prager 15 CEDAF Agroecología Sección 2
  30. 30. Sección 2 El Agroecosistema 16 J. Restrepo /D. Angel S. / M. Prager Agroecología CEDAF Tabla de Contenido Estructura de la sección . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 17 Objetivos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 17 Preguntas orientadoras . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 17 Introducción . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 18 2.1 Definición. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 18 2.2 Estructura y función . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 19 2.3 Recursos de un agroecosistema . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 20 2.4 Procesos ecológicos en el agroecosistema . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 21 2.5 Diseño de agroecosistemas sustentables . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 23 2.6 Clasificación de los agroecosistemas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 24 2.7 Ejercicio 2.1 El Agroecosistema . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 25 Bibliografía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 26
  31. 31. Estructura de la Sección Objetivos • Comprender que es un agroecosistema en el contexto agroecológico. • Entender como esta estructurado y como funcionan los agroecosistemas. • Conocer los diferentes recursos que hacen parte del agroecosistema. • Identificar y explicar los procesos ecológicos que se presentan en los agroecosistemas. • Conocer y entender las bases para el diseño de agroecosistemas. Preguntas orientadoras 1. ¿ Qué definición conocen de agroecosistemas? 2. ¿ Cómo caracterizaría un agroecosistema? 3. ¿ Qué recursos hacen parte de un agroecosistema? 4. ¿ Qué aspectos tomaría en cuenta para diseñar agroecosistemas sustentables? J. Restrepo /D. Angel S. / M. Prager 17 CEDAF Agroecología AGROECOSISTEMAS DEFINICION ESTRUCTURA Y FUNCION RECURSOS PROCESOS ECOLOGICOS DISEÑO DE AGROECOSISTEMAS SUSTENTABLES CLASIFICACION DE LOS AGROECOSISTEMAS
  32. 32. Introducción La ecología es la ciencia que estudia la relación en- tre los seres vivos y su ambiente involucrando la parte viva y no viva. El ecosistema natural es desde el punto de vista ecológico la unidad funcional bá- sica de estudio, los ecosistemas naturales que ob- servamos actualmente son el resultado de la evolución conjunta durante millones de años de una enorme diversidad de especies, estos están en cam- bio permanente y los procesos de selección natural son continuos. Un ecosistema es más estable cuan- to menor sea su artificialización. Cuando el hombre actúa sobre los ecosistemas na- turales alterándolos completamente y volviéndolos artificiales en función de la producción de diferen- tes cultivos es cuando los llamamos “Agroecosiste- mas”. Este concepto es manejado tanto por la agricultura convencional como por la agroecología, la diferencia radica en que la primera busca como resultado una mayor producción neta con el uso de fuentes de energía externa (maquinaria, fertilizan- tes, pesticidas, etc.) mientras la segunda pretende desarrollar modelos de producción y aprovecha- miento sostenido fomentando los ciclos vitales de la naturaleza. El concepto de agroecosistema en el contexto agroecológico es más amplio y complejo que lo mencionado hasta ahora. En esta sección se preten- de hacer claridad sobre éste, partiendo de que es la unidad de análisis principal y que los enfoques agroecológicos buscan simular la estructura y fun- ción de los agroecosistemas naturales, reemplazan- do sus componentes de tal manera que su estructura y función se conserven. Se darán también a cono- cer los recursos y procesos que hacen parte de los agroecosistemas y finalmente se harán algunos aportes sobre criterios y bases para el diseño de agroecosistemas sustentables. 2.1 Definición Un agroecosistema puede ser definido en cualquier escala, pero para empezar lo consideraremos desde el punto de vista del modelo de Odum (1993) basa- do principalmente en la agricultura moderna del tipo que se práctica en los Estados Unidos. Este au- tor presenta cuatro características que distinguen los agroecosistemas de este tipo: a. Requieren fuentes auxiliares de energía que puede ser humana, animal y combustible para aumentar la productividad de organismos espe- cíficos. b. La diversidad es muy reducida en comparación con la de otros ecosistemas. c. Los animales y plantas que dominan, son selec- cionados artificialmente y no por selección natu- ral. d. Los controles del sistema son en su mayoría ex- ternos y no internos ya que se ejercen por me- dio de la retroalimentación del subsistema. Para el trópico muchos tipos de agroecosistemas no tienen estas características y por el contrario se dis- tinguen por un gran manejo de la diversidad y se- lección natural que componen una compleja agricultura donde plantas y animales semi domesti- cados y silvestres hacen parte del sistema. Desde el punto de vista agroecológico nos ocupare- mos principalmente de los agroecosistemas o siste- mas agrícolas dentro de unidades geográficas pequeñas, de tal manera que se tomara en cuenta las interacciones entre las personas, los recursos natu- rales y la producción de alimentos dentro de un pre- dio o un campo específico, sin olvidar que estos son sistemas abiertos que reciben insumos de afuera dando como resultado productos que pueden ingre- sar en sistemas externos (Figura 2.1). Los sistemas agrícolas o agroecosistemas son una interacción compleja entre procesos sociales exter- nos e internos y entre procesos biológicos y am- bientales, estos pueden ubicarse espacialmente al nivel del terreno de cultivo, pero a menudo también 18 J. Restrepo /D. Angel S. / M. Prager Agroecología CEDAF
  33. 33. incluyen una dimensión temporal. El grado de con- trol externo versus el control interno puede reflejar la cantidad de administración a lo largo del tiempo, el que puede ser mucho más variable que el supues- to por ODUM. En sistemas de roza, tumba y quema por ejemplo, los controles externos tienden a dismi- nuir en los períodos posteriores de barbecho. Los agroecosistemas son entonces “artefactos” hu- manos y los factores que determinan el proceso de producción agrícola no terminan en los límites de los campos sino que abarcan aspectos del ambiente, presiones bióticas, condiciones económicas, socia- les y culturales de gran importancia. (Hecht, 1995). 2.2 Estructura y función Los agroecosistemas son diferentes para cada zona ya que son producto de muchas variables como el clima, suelo, relaciones económicas, estructura so- cial y la historia (Ver cuadro 2.1). Cuadro 2.1. Determinantes de un agroecosistema que de- ciden el tipo de agricultura de cada región Tipo de determinantes Factores Físicos Radiación Temperatura Lluvia, provisión de agua (humedad crítica) Condiciones del suelo Pendiente del terreno Disponibilidad de tierras Biológicos Plagas de insectos y enemigos naturales Población de malezas Enfermedades de plantas y animales La biota del suelo Riqueza natural vegetal Eficiencia fotosintética Patrones de cultivo Rotación de cultivos Socioeconómicos Densidad poblacional Organización social Económicos (precios, mercado, cré- ditocapi- tal) Asistencia técnica Implementos de cultivo Grado de comercialización Disponibilidad de mano de obra Culturales Conocimientos tradicionales Creencias Ideología Principios de género (aspectos) Acontecimientos históricos J. Restrepo /D. Angel S. / M. Prager 19 CEDAF Agroecología CIUDADES PAISAJES ARROYOS AGUAS SUBTERRANEAS VEGETACION FAUNA, ETC.INSUMOS INTERACCIONES FLUJOS COSECHA SISTEMAS EXTERNOS SISTEMAS DE MANEJO SUELO CULTIVO GANADO Figura 2.1. Estructura general de un agroecosistema y su relación con los sistemas externos (Briggs y Courtney 1985)
  34. 34. Los agroecosistemas pueden hacer parte tanto de agricultura de tipo comercial como de subsistencia, empleando altos o bajos niveles de tecnología, de- pendiendo de la disponibilidad de tierra, capital y trabajo. Algunas características de éstos, relacionadas con estructura y función son: • El agroecosistema es la unidad ecológica princi- pal. Contiene componentes abióticos (sin vida) y bióticos (con vida) que interactúan entre sí, por medio de los cuales se procesan los elementos químicos (nutrientes de las plantas) y el flujo de energía (a través de las cadenas tróficas). • La función de los agroecosistemas se relaciona con el flujo de energía y con el ciclaje de los nu- trientes que pueden sufrir modificaciones me- diante el manejo de los insumos que se introducen. El flujo energético se refiere a la fi- jación inicial a través del agroecosistema por las cadenas tróficas y su dispersión final por la res- piración. El ciclaje de nutrientes se refiere a la circulación continua de elementos desde una forma inorgánica a una orgánica y viceversa. • La cantidad total de energía que fluye a través de un agroecosistema depende de la cantidad fijada por las plantas o productores y los insumos que éstas recibieron durante este proceso. A medida que la energía pasa de un nivel trófico a otro siempre se pierde una cantidad considerable para la futura transferencia. Esto limita el núme- ro y cantidad de organismos que pueden mante- nerse en cada nivel trófico. • El volumen total de materia orgánica puede ser expresado en términos de su biomasa. La canti- dad, distribución y composición de biomasa va- ria con el tipo de organismo, ambiente físico, el estado de desarrollo del ecosistema y de las acti- vidades humanas. • Los agroecosistemas tienden hacia la madura- ción y pasan de estados menos complejos a esta- dos más complejos. En agroecosistemas donde predomina el monocultivo este cambio direccio- nal es inhibido. • La principal unidad funcional de agroecosiste- ma es la población del cultivo. • Cuando una población alcanza los límites im- puestos por el agroecosistema su número debe estabilizarse o si esto no ocurre debe declinar de- bido a enfermedades, depredación, competen- cia, poca reproducción, etc. • La diversidad de especies está relacionada con el ambiente físico, un ambiente con una estructura vertical más compleja alberga en general más especies que uno con una estructura más simple. Los agroecosistemas tropicales muestran una mayor diversidad que los de zona templada. 2.3 Recursos de un Agroecosistema La combinación de recursos encontrados común- mente en un agroecosistema son agrupados de la forma siguiente: Recurso humano. Conformado por las personas que habitan y trabajan en una parcela y explotan sus recursos para la producción agrícola basándose en sus incentivos tradicionales o económicos. Estos recursos están influidos por: a. Número de personas que la parcela debe soste- ner en relación con la fuerza de trabajo y su pro- ductividad. b. Capacidad para trabajar de estas personas la cual está influida por la nutrición y la salud. c. Inclinación al trabajo relacionada con el nivel económico y las actitudes culturales. d. Flexibilidad de la fuerza de trabajo para adaptar- se a variaciones de su requerimiento en el tiem- po lo cual se expresa en la disponibilidad de mano de obra a contratar y el grado en que los agricultores se prestan ayuda. Recurso natural. Son los elementos que provie- nen de la tierra, el agua, el clima y de la vegetación natural y que son explotados por personas para la producción agrícola. Los aspectos a considerar aquí son principalmente: área de la parcela inclu- yendo topografía, fragmentación de la propiedad, 20 J. Restrepo /D. Angel S. / M. Prager Agroecología CEDAF
  35. 35. ubicación respecto a mercados; profundidad, pro- piedades químicas y físicas del suelo; disponibili- dad de agua superficial y en el subsuelo; precipitaciones, evaporación, irradiación solar y temperatura y la vegetación natural como fuente importante de alimento, forraje para animales, ma- teriales para construcción o medicinas para los se- res humanos. Recursos de capital. Son los bienes y servicios creados, comprados o prestados por las personas re- lacionadas con la parcela para facilitar la explota- ción de los recursos naturales para la producción agrícola. Estos recursos pueden ser: a. Permanentes: como la tierra y el agua al sufrir modificaciones duraderas orientadas hacia la producción agrícola. b. Semi permanentes o aquellos que se deprecian y tienen que ser reemplazados periódicamente como almacenes, animales de tiro, herramien- tas, cercas. c. Recursos operacionales necesarios en las labo- res diarias del predio como abonos, semillas, etc. d. Recursos potenciales o aquellos que el agricul- tor no posee pero de los que puede disponer te- niendo que reembolsarlos en el tiempo como el crédito. Recursos de producción. Comprende la produc- ción agrícola de la parcela y también la pecuaria. Se transforman en recursos de capital si se venden y los residuos (rastrojo, estiércol) son insumos nutrientes reinvertidos en el sistema. 2.4 Procesos Ecológicos en el Agroecosistema Para producir, un agricultor debe manipular los re- cursos físicos y biológicos de su parcela. De acuer- do al grado de manejo tecnológico que se les de, estas actividades influyen en los siguientes proce- sos: Procesos energéticos. La energía ingresa al agroe- cosistema como luz solar y sufre numerosas trans- formaciones físicas; la energía biológica se transfiere a las plantas mediante la fotosíntesis y de un organismo a otro a través de la cadena alimenti- cia. Aunque la mejor fuente de energía es la luz so- lar, también son fuente de energía el trabajo humano y animal, la energía mecanizada y el conte- nido energético de los productos químicos utiliza- dos. Las anteriores fuentes de energía pueden ser cuanti- ficadas en valores energéticos, de igual forma los productos obtenidos: vegetales y animales también pueden expresarse en términos de energía. El costo y la disponibilidad de insumos para la agricultura provenientes de derivados del petróleo (energía, combustible fósil) han sido cuestionados por ser re- cursos finitos; por lo que los insumos y los produc- tos se han cuantificado para diferentes tipos de agricultura con el objeto de comparar su intensidad, rendimientos y productividad laboral, así como los niveles de bienestar que éstos proporcionan. Se han identificado tres etapas en el proceso de in- tensificación de la energía en la agricultura de los cuales, hoy en día, se pueden encontrar ejemplos en distintos lugares del mundo: a. Preindustrial: Sólo con insumos de mano de obra relativamente bajos. b. Semindustrial: Con altos insumos de fuerza ani- mal y humana. c. Totalmente industrial: Con insumos muy altos de combustibles fósiles y de maquinaria. En un sistema de producción agrícola completa- mente industrializado la eficiencia en el uso de energía es baja, debido a que se gasta demasiada energía en su producción. J. Restrepo /D. Angel S. / M. Prager 21 CEDAF Agroecología
  36. 36. Procesos biogeoquímicos. Los principales insu- mos de un agroecosistema son: los nutrientes libe- rados del suelo, el nitrógeno fijado por las leguminosas, la fijación de nitrógeno no simbióti- co, los nutrientes contenidos en la lluvia y el agua, los elementos nutritivos obtenidos de la incorpora- ción de estiércol y de los fertilizantes. Los produc- tos obtenidos involucran a los nutrientes consumidos por el ganado y los cultivos; mientras los productos perdidos son los nutrientes lixiviados (lavados) en el suelo, las pérdidas de nitrógeno por procesos de denitrificación (nitrógeno no disponi- ble) y volatilización (evaporados), las pérdidas de nitrógeno y azufre cuando se queman los rastrojos o el bosque, los nutrientes que se pierden en la ero- sión del suelo, además existe un almacenamiento bioquímico que incluye el fertilizante almacenado y el abono acumulado junto a los nutrientes en la zona radicular del suelo, el cultivo establecido, la vegetación y el ganado. Durante la producción y el consumo, los nutrientes minerales se trasladan cíclicamente a través de un agroecosistema; los ciclos de nutrientes como el ni- trógeno, fósforo y potasio se presentan en muchos ecosistemas agrícolas y se transfieren de los suelos hacia las plantas y animales y viceversa. Los agri- cultores incorporan nutrientes al agroecosistema cuando añaden elementos químicos o fertilizantes orgánicos (abono o compost) o remueven la cose- cha o cualquier otro material vegetal del predio, en general la optimización del proceso biogeoquímico requiere del desarrollo de una estructura del suelo y de una fertilidad adecuada la cual depende de: • Provisión regular de residuos orgánicos. • Nivel de actividad microbial suficiente como para contrarrestar el decrecimiento de los mate- riales orgánicos. • Condiciones que aseguren la actividad continua de las lombrices de tierra y otros agentes estabi- lizadores del suelo. • Cobertura proteccional del suelo. Procesos hidrológicos. El agua es parte importan- te de los sistemas agrícolas. Además de su papel fi- siológico, el agua influye en la entrada y salida de los nutrientes por medio de la lixiviación y la ero- sión. El agua ingresa en el agroecosistema en for- ma de precipitaciones, aguas que fluyen constantemente y por el riego; se pierde a través de la evaporación, la transpiración, del escurrimiento y del drenaje. El agua se almacena en el suelo, en donde es utiliza- da directamente por los cultivos y la vegetación en forma de agua subterránea que puede ser extraída para uso humano, del ganado, de los cultivos y en almacenamientos construidos tales como estanques o reservorios. La conservación del agua en el suelo es afectada por sus propias condiciones, las de la vegetación y por las prácticas agrícolas. El drenaje y la labranza agrícola por ejemplo aceleran las pérdidas por per- colación profunda; la remoción de los cultivos au- menta la cantidad de lluvia que llega al suelo y reduce la evapotranspiración. Uno de los controles principales de la acumulación de humedad en el suelo es ejercida por la cobertura de suelos. Al dejar el follaje cortado de las malezas como cubierta o mulch, se reducen las pérdidas de agua provenientes de la evapotranspiración y au- mentan los contenidos de humedad del suelo. Procesos sucesionales. La sucesión, es el proceso por el cual los organismos ocupan un sitio y modifi- can gradualmente las condiciones ambientales de manera que otras especies puedan reemplazar a los habitantes originales, se modifica radicalmente con la agricultura moderna. Los campos agrícolas ge- neralmente presentan etapas sucesivas secundarias en las que una comunidad existente es perturbada por la deforestación y el arado y por el estableci- miento de una comunidad simple (monocultivo), hecha por el hombre en el lugar. 22 J. Restrepo /D. Angel S. / M. Prager Agroecología CEDAF
  37. 37. Procesos de regulación biótica. El control de la sucesión (invasión de plantas y su competencia) y la protección contra los insectos plaga y enfermeda- des, son los principales problemas a vencer para mantener la continuidad de la producción en los agroecosistemas. En general los agricultores han utilizado diversos métodos los cuales son: ninguna acción, acción preventiva (semilla sana, variedades resistentes, fechas de siembra, etc.) o las acciones de control (plaguicidas químicos, técnicas cultura- les, control biológico). Las estrategias ecológicas para el manejo de plagas emplean una combinación de estos tres métodos, que apuntan a hacer del cam- po un lugar menos favorable para ellas pero más atractivo para los enemigos naturales. Los científicos que entienden el agroecosistema como el producto de la coevolución entre procesos sociales y naturales afirman que estos procesos eco- lógicos ya mencionados se desarrollan en forma pa- ralela e interdependiente con el flujo socioeconómico. La comprensión de esta coevolu- ción provee las bases para el estudio y diseño de agroecosistemas sustentables. (Ver anexo #1). 2.5 Diseño de agroecosistemas sustentables Teniendo claridad de lo que es un agroecosistema y conociendo los diferentes recursos y procesos que en él se dan, vamos a continuación a desarrollar en este tema los pasos sugeridos para diseñar agroeco- sistemas en el contexto agroecológico o agroecosis- temas sustentables. El primer paso en el diseño de agroecosistemas es su conceptualización lo cual puede incluir los si- guientes aspectos: • Finalidad:El propósito por el cual se establece el sistema. • Limites: Donde comienza y termina el sistema. • Contexto:Medio ambiente externo en el que opera el sistema. • Componentes: Los principales constituyentes del sistema. • Interacciones: Relaciones entre los componen- tes. • Insumos: Empleados por el sistema y que vie- nen de afuera. • Recursos: Los componentes que se encuentran dentro del sistema y son empleados en su funcio- namiento. • Productos: Productos o resultados esperados. • Subproductos: Productos útiles pero no esen- ciales. El segundo paso es adaptar en la medida de las posi- bilidades, las necesidades del sistema conceptuali- zado a las necesidades, condiciones y recursos disponibles en el área. En el cuadro 2.2 se resumen los factores que influyen en la elección de un agroe- cosistema (Spedding 1975). Cuadro 2.2. Factores que afectan la elección de los agroe- cosistemas Factores Ecológicos Caracteres Infraestructurales Necesidades Económicas Externas Factores Operacio- nales Internos Aceptación Personal - Clima - Suelo -Biológicos -Tenencia de la tierra -Provisión de agua -Abastecimiento de energía -Mercados -Comunica- ciones -Disponibili- dad de crédi- to -Tamaño del predio -Disponibi- lidad de mano de obra -Preferen- cias perso- nales Los ambientes varían en sus recursos y limitacio- nes, así como en el grado en que éstos pueden ser modificados. Las exigencias en recursos también pueden ser modificadas; sin embargo, todas esas modificaciones implican algún costo. J. Restrepo /D. Angel S. / M. Prager 23 CEDAF Agroecología
  38. 38. 2.5.1 Elementos de sostenibilidad de un agroecosistema Los criterios base de un agroecosistema sostenible son: La conservación de los recursos naturales re- novables, la adaptación de los cultivos al medio ambiente y el mantenimiento de un elevado pero sostenible nivel de productividad. Para garantizar la sostenibilidad ecológica a largo plazo sobre la productividad en el corto plazo, el agroecosistema debe: • Reducir el uso de energía y de recursos. • Estimular la producción local de artículos ali- menticios adaptados al escenario natural y so- cioeconómico. • Utilizar métodos de producción que restablez- can procesos homeostáticos que permitan esta- bilidad en la comunidad y que optimicen el intercambio y reciclaje de materia y nutrientes. • Reducir costos e incrementar la eficiencia y via- bilidad económica de las parcelas de tamaño pe- queño y mediano, estableciendo un agroecosistema diverso y potencialmente más flexible. La sostenibilidad podrá ser alcanzada mediante la comprensión de los cuatro subsistemas de la agri- cultura: Subsistema biológico. Plantas y animales, así como los efectos biológicos de los factores ambien- tales (clima, suelo) y de las actividades de manejo (labranza, fertilización, riego) sobre el desempeño de plantas y animales. Trabajo. Las labores físicas de la agricultura y como es que pueden ser logradas combinando mano de obra, habilidad, maquinaria y energía. Economía de la granja. Los costos de producción y los precios de los cultivos, las cantidades produci- das, los riesgos y todos los demás aspectos que ten- gan que ver con el ingreso de la parcela. Socioeconómico. Tiene que ver con los mercados para la producción, derechos de uso de la tierra, mano de obra, maquinaria, combustible, inversio- nes, créditos, impuestos, asistencia técnica, etc. 2.6 Clasificación de los Agroecosistemas Cada zona tiene una serie de agroecosistemas que son la resultante de variantes locales como el clima, suelo, estructura social, relaciones económicas y la historia (Ver cuadro 2.3). Así un análisis de los agroecosistemas podrá mostrarnos agriculturas tanto comerciales como de subsistencia utilizando altos o bajos niveles de tecnología dependiendo de la disponibilidad de tierra, capital y trabajo. Cuadro 2.3. Determinantes de un agroecosistema que in- ciden en el tipo de agricultura de cada región . Tipo de Determinantes Factores Físicos Radiación Temperatura Lluvia, provisión de agua condicio- nes del suelo (estructura y textura) Pendiente del terreno Disponibilidad de tierras Biológicos Plagas de insectos y enemigos natu- rales Población de malezas Enfermedades de plantas y anima- les Vida del suelo Entorno de Vegetación Natural Riqueza vegetal natural Eficiencia fotosintética Patrones de cultivo Rotación de cultivos Socioeconómicos Densidad poblacional Organización social Económicos (precios, mercado, crédito, capital) Asistencia técnica Implementos de cultivo Grado de comercialización Disponibilidad de mano de obra Culturales Conocimientos tradicionales Creencias Ideología Principios de género Acontecimientos históricos 24 J. Restrepo /D. Angel S. / M. Prager Agroecología CEDAF
  39. 39. Aunque cada parcela es diferente, algunas presen- tan similitudes pudiendo ser agrupadas juntas como un tipo de agroecosistemas. Una zona con tipos de agroecosistemas similares puede llamarse entonces región agrícola. Se conocen cinco criterios que permiten clasificar los tipos de agroecosistemas en una región: a. La asociación de cultivos y ganadería. b. Los métodos y técnicas de cultivo y crianza. c. La intensidad de empleo de trabajo, capital, or- ganización y la producción final. d. La disponibilidad de productos para consumo (usados en la parcela para la subsistencia) o para ser vendidos o cambiados por otros bie- nes. e. El conjunto de estructuras empleadas para faci- litar las labores en la parcela. Tomando como referencia estos criterios es posible determinar seis tipos de sistemas agrícolas en una región: (Norman 1979). • Sistemas de roce, tumba y quema. • Sistemas de cultivos semipermanentes alimen- tados por lluvias. • Sistemas de labranza y riego. • Sistemas de cultivos perennes. • Sistemas de pastoreo. • Sistemas de rotación de cultivos (cultivos anua- les con pastos). Estos sistemas siempre están transformándose obli- gados por los cambios poblacionales, los recursos disponibles, la degradación del medio ambiente, crecimiento o estancamiento económico, los cam- bios políticos, etc. Esta dinámica representa las respuestas de los agri- cultores a las variaciones del medio físico, los pre- cios de los insumos, el valor de los productos cosechados, las innovaciones tecnológicas y el cre- cimiento poblacional. 2.7 Ejercicio El Agroecosistema Objetivo Conocer, discutir y aplicar los diferentes elementos que contribuyen a conceptualizar lo que es un agroecosistema en el contexto de la agroecología. Orientaciones para el Instructor Para llevar a cabo este ejercicio, proceda de la si- guiente manera: • Explique a los participantes que el ejercicio con- siste en contestar una serie de preguntas sobre el tema visto. • Divida a los participantes en grupos de máximo cuatro personas. • Solicite que cada grupo nombre un relator quien presentará las respuestas del ejercicio en plena- ria. • Entregue a cada grupo sus respectivas preguntas (si el grupo es numeroso no importa que dos gru- pos contesten las mismas preguntas). • Provea a cada grupo de los materiales requeridos para socializar en plenaria las respuestas a las preguntas (hojas de papelógrafo, marcadores). • Solicite que en plenaria el relator de cada grupo presente las respuestas. Recursos necesarios • Preguntas • Hojas de papelógrafo • Marcadores • Papelógrafo Tiempo del ejercicio: 90 minutos J. Restrepo /D. Angel S. / M. Prager 25 CEDAF Agroecología
  40. 40. Instrucciones para los Participantes Para participar activamente de este ejercicio, proce- da de la siguiente manera: • Nombrar un relator para presentar los resultados en plenaria. • Comparta con su grupo su respuesta a las pre- guntas realizadas. • Participe activamente en los grupos de trabajo. • Busque en el grupo consenso en las respuestas a las preguntas. Este deberá ser presentado en ple- naria por el relator. Preguntas para el Trabajo de Grupo ¿Cuales son los principales elementos que caracteri- zan los agroecosistemas? ¿Cómo se relacionan entre ellos los recursos de un agroecosistema? ¿En que forma las modificaciones tecnológicas afec- tan los procesos ecológicos de los agroecosistemas? ¿Qué significa “conceptualizar” un agroecosiste- ma? ¿Qué factores afectan la “adaptación” de un agroe- cosistema a un área o región determinada? Elabore una lista de prácticas (locales o introduci- das) que contribuyan al diseño y desarrollo de agroecosistemas sostenibles en su región. Bibliografía Altieri, M.A. 1995. Diseño y Manejo de Agroecosistemas. Modulo II, II curso sobre Agroecología y Desarrollo Rural. CLADES. pp 11- 51. Angel, A. 1993. Bases Ecológicas del Pensamiento Ambiental. Cuadernos Ambientales serie Ecosistemas y Cultura #1. Ministerio de Educación Nacional. 77p. Conway, G. 1986. Análisis de Agroecosistemas para investigación y desarrollo. Instituto Internacional Winrock para el desarrollo de la Agricultura. 111p. Hecht, S. 1993. La Evolución del Pensamiento Agroecológico, en Modulo I. II curso sobre Agroecología y Desarrollo Rural. CLADES. pp 1- 14. Odum, E. 1993. Ecología. Peligra la vida. Instituto de Ecología. Universidad de Georgia. pp 29-56. 26 J. Restrepo /D. Angel S. / M. Prager Agroecología CEDAF
  41. 41. Aplicaciones de la Agroecología en los Sistemas de Producción J. Restrepo /D. Angel S. / M. Prager 27 CEDAF Agroecología Sección 3

×