Successfully reported this slideshow.
We use your LinkedIn profile and activity data to personalize ads and to show you more relevant ads. You can change your ad preferences anytime.

Analizando el tiempo presente

395 views

Published on

Published in: Education
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

Analizando el tiempo presente

  1. 1. La yihad terrorista: el enemigo cercano y el enemigo lejano  Los atentados del 11 de septiembre de 2001 en Nueva York y Washington, de  una magnitud desconocida hasta entonces, pusieron de manifiesto que incluso el  corazón de la primera potencia mundial era vulnerable ante el nuevo terrorismo, que  se inspira en el precepto islámico de la yihad, es decir la guerra santa. El nuevo  concepto de yihad que defienden Al Qaeda y otros grupos terroristas difiere del  tradicional en que la capacidad de declararla no se atribuye a los gobernantes  musulmanes sino que se lo arrogan pequeños grupos de militantes.  La ideología que inspira acciones terroristas como las del 11­S en Estados  Unidos o el 11­M en España es el salafismo yihadista, que constituye una versión  extrema del islamismo radical. El término salafismo, que alude a los primeros  seguidores de Mahoma, se utiliza para definir un movimiento que pretende devolver al Islam la pureza de sus orígenes, basándose en una lectura literal del Corán y de los  dichos del Profeta, y rechazando no sólo todas las innovaciones derivadas de la  influencia occidental, sino también toda la cultura que los musulmanes han venido  elaborando con posterioridad al momento fundacional. Se trata pues de una variante  musulmana de un fenómeno más amplio, el fundamentalismo religioso. Su atractivo se basa en su simplicidad, ya que parece ofrecer una respuesta unívoca a todos los  dilemas morales que plantea la vida.  Al no estar ligado a la tradición cultural específica de ningún país, resulta  especialmente atractivo para aquellos jóvenes musulmanes desarraigados de sus  culturas de origen por la emigración, a los que ofrece una integración en la comunidad  musulmana universal (umma). Puesto que desprecia todo el debate teológico que se ha producido a lo largo de los siglos, a favor de una lectura supuestamente literal de los  textos fundacionales, se presta especialmente a la formación autodidacta de pequeños  grupos que redescubren el Islam al margen de los cauces oficiales.  Para conseguir que los musulmanes retornen a sus orígenes, los salafistas  pueden recurrir a dos vías, la de la predicación (dawa) y la del combate (yihad), y este  último se puede dirigir contra el enemigo cercano, los falsos musulmanes, o el  enemigo lejano, los infieles.  Los primeros propagandistas del salafismo yihadista, sobre todo egipcios,  subrayaron la importancia del enemigo cercano, mientras que los líderes de Al Qaeda,  el saudí Osama Bin Laden y el egipcio Ayman Al Zawahiri, han dado prioridad al  enemigo lejano. Esto supone pasar de una lucha por un objetivo político, el  establecimiento de un Estado islámista en un determinado territorio, Egipto, Argelia o Afganistán, a una lucha global, en la que el hecho mismo del combate tiene más  importancia que la estrategia política, que apenas es esbozada. La reconstrucción del  califato, es decir la sumisión de todos los musulmanes a una autoridad única que 
  2. 2. reinstaurará la pureza del Islam primigenio, representa un proyecto a largo plazo,  cuyos pasos intermedios ningún teórico yihadista se ha molestado en trazar.  Diversas encuestas muestran que en diversos países musulmanes existen  sectores importantes que simpatizan con la causa yihadista y justifican los atentados  contra civiles si se realizan en defensa del Islam. Esto significa que la capacidad de  reclutamiento de las organizaciones yihadistas es alta. A ello contribuyen diversos  factores, entre los que podemos destacar tres.   El problema de las generaciones jóvenes, muy numerosas debido a la fuerte  natalidad de hace veinte años, que encuentran gran dificultad para encontrar  un empleo adecuado a sus aspiraciones. La proporción de jóvenes adultos, entre  15 y 29 años, respecto a la población adulta total llega a situarse por encima del  40 % en bastantes países musulmanes. Y la falta de perspectivas puede hacer a  algunos jóvenes más receptivos hacia ideologías radicales como la yihadista.   Buena parte de los protagonistas de la yihad global son jóvenes musulmanes  que residen en Occidente. Casi todos los grandes atentados cometidos en los  últimos años en América del Norte y Europa Occidental han sido obra de grupos terroristas que reclutan en las comunidades musulmanas de Occidente o las  utilizan como refugio. Esto implica que, en parte, la radicalización que conduce  a la yihad terrorista se está produciendo en las sociedades occidentales, sin que  se trate necesariamente de inmigrantes recién llegados ni de gente que se  encuentre en una situación desesperada. Parece que el salafismo yihadista,  resulta atractivo para cierto número de musulmanes de Occidente, ya sean  estudiantes venidos de países árabes, inmigrantes llegados en busca de trabajo,  jóvenes de origen árabe o pakistaní nacidos en Francia o Inglaterra, o incluso  conversos. En este caso el radicalismo yihadista resultaría atractivo para  jóvenes que no se sienten integrados en la sociedad en que viven.   La percepción, ampliamente difundida por medios de comunicación árabes,  tanto radicales como moderados, de que el Islam se encuentra acosado y los  musulmanes son perseguidos por sus enemigos. Las imágenes procedentes de  Palestina, pero también de otros lugares, como Irak, resultan particularmente  importantes a estos efectos. Se trata de un victimismo que en parte tiene una  base real, pero también responde a una incapacidad para admitir la parte de  responsabilidad que los musulmanes tienen tanto en sus propios problemas  como en los conflictos que les enfrentan a otras comunidades, por ejemplo en los  casos ya analizados de Palestina, Chechenia y Cachemira.  En cuanto a la estructura organizativa que protagoniza la yihad global, su  principal característica parece ser la flexibilidad. A menudo los atentados yihadistas  son perpetrados por grupos locales que en determinado momento han entrado en  contacto con la red global que tiene como núcleo central a Al Qaeda. No se trata de una
  3. 3. estructura rígidamente jerárquica, ni de un conjunto de grupos independientes ligados tan sólo por una ideología común sino ante una red de redes, muy flexible y  descentralizada y que permite iniciativas locales.  La gran aportación del núcleo central de Al Qaeda, surgido entre los voluntarios internacionales que en los años ochenta habían acudido a Afganistán para luchar  contra los soviéticos, ha sido la integración de un gran número de grupos locales en  una lucha global. La facilidad de comunicaciones que caracteriza al mundo actual ha  simplificado esa tarea de integración. Y es importante subrayar que el mensaje de Al  Qaeda constituye sobre todo una llamada a matar y morir. El terrorista yihadista  parece motivado más por alcanzar el supuesto martirio en la lucha contra los infieles  que por contribuir a una precisa estrategia política, que apenas se esboza en el Estado  Islámico.  Contexto: http://www.slideshare.net/Bezmiliana/el­largo­recorrido­del­islam

×