Precisiones desarrollo pensamiento

2,039 views

Published on

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
2,039
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
515
Actions
Shares
0
Downloads
14
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Precisiones desarrollo pensamiento

  1. 1. PRECISIONES PARA LA ENSEÑANZA‐APRENDIZAJE DE DESARROLLO DEL PENSAMIENTO FILOSÓFICOLa selección de los contenidos de Desarrollo del Pensamiento Filosófico toma en cuenta la cuestión de la significatividad. En efecto, estos contenidos son significativos pues pueden convocar el interés de los docentes y se pueden poner al servicio de las inquietudes de los destinatarios de esta enseñanza. Es decir, sin desconocer las exigencias de la lógica interna de  la  disciplina  filosófica,  la  selección  de  contenidos  tiene  presente  los  intereses,  las vivencias, las necesidades y las posibles interrogantes del estudiantado al que va dirigida.  Con  respecto  a  la  enseñanza  propiamente  dicha  de  estos  contenidos,  cabe  señalar  la necesidad de que sea accesible. Para ello, es preciso transmitir los conceptos filosóficos en forma sencilla y elegir textos filosóficos comprensibles. A veces se renuncia a la claridad por  temor  a  banalizar  los  temas  tratados.  Sin  embargo,  es  un  error  creer  que  la profundidad de un problema está ligada necesariamente a la oscuridad de su planteo, o, a la  inversa,  que  la  sencillez  y  claridad  en  la  transmisión  de  un  tema  está  ligada necesariamente a la superficialidad de este.  Además de la accesibilidad, el modo de abordar los contenidos debería transformarlos en contenidos aplicables y pertinentes, ligándolos de algún modo a experiencias directas o indirectas  de  los  estudiantes,  o  cognoscibles  a  través  de  razonamientos,  testimonios, historias de vida, casos, ejemplos, relatos, dilemas, expresiones artísticas.  Por  último,  es  preciso  que  las  habilidades  que  se  pueden  desarrollar  a  través  de  esta enseñanza  filosófica  sean  habilidades  transferibles,  es  decir,  habilidades  que  se  puedan utilizar  en  contextos  diversos  (por  ejemplo,  las  capacidades  para  analizar  un  texto,  para argumentar correctamente, para distinguir entre descripciones y juicios de valor).  Como puede advertirse, el paradigma que guía esta propuesta curricular es un paradigma problematizador,  o  sea,  es  un  paradigma  que  enseña  a  extraer  problemas  filosóficos  de situaciones dadas y a desarrollar en el estudiante su capacidad de cuestionamiento. De ese paradigma  surge  la  propuesta  de  contenidos  y  la  didáctica  que  le  es  afín.  Esa  didáctica pone en cuestión ciertos modos tradicionales de enseñar. Las propias biografías escolares de  los  docentes  y  la  reflexión  sobre  sus  modos  de  enseñanza  permiten  visualizar  que  la secuencia estructurante más habitual en la escuela secundaria es la secuencia explicaciónaplicación.  Se trata de un esquema incorporado en los hábitos y en las representaciones sobre cómo debe ser una clase. Según este esquema, la clase comienza con una exposición por parte del  docente,  en  la  que  se  desarrollan  los  contenidos  que  deben  ser  enseñados.  A continuación,  el  docente  propone  uno  o  varios  ejercicios  que  permiten  aplicar  lo  que  él acaba  de  enseñar.  Esta  etapa  de  aplicación  le  sirve  al  docente  para  examinar  si  los estudiantes  han  comprendido  los  conceptos  explicados  previamente.  El  aspecto  más seductor de esta secuencia es que garantiza el control de los tiempos y de lo que sucede en la clase. La exposición inicial encuadra un tema y delimita sus alcances, al tiempo que las  actividades  propuestas  buscan  confirmar  lo  expuesto.  Sin  embargo,  esta  modalidad dificulta la toma de posición por parte de los estudiantes y no ayuda a promover en ellos la problematización.   1  
  2. 2. En  efecto,  el  control  que  ejerce  el  docente  no  es  solo  sobre  los  tiempos  y  sobre  los contenidos  por  desarrollar,  sino  también  sobre  la  palabra  de  los  participantes.  Incluso, este esquema lleva en ocasiones a generar cierta capacidad en los estudiantes, muy lejana de  la  del  filosofar:  la  capacidad de decir  lo que  se  supone  que el  docente  espera que se diga.  Sin  desconocer  el  valor  de  una  excelente  explicación  filosófica  por  parte  de  un docente  o  la  necesidad  de  que  ciertos  contenidos  deban  ser  tratados  al  inicio  con  una explicación o una lectura de un filósofo, es posible postular una estructura alternativa a la de  explicación‐aplicación.  Se  trata  de  la  secuencia  que  comienza  con  una problematización y  culmina  con  una  conceptualización.  Según  este  esquema,  la enseñanza no se inicia con una explicación, sino con la presentación de un caso, un dilema o  un  problema  seleccionado  en  relación  con  los  contenidos  que  se  espera  enseñar.  Se trata  de  que  el  docente  les  plantee  a  los  estudiantes  el  desafío  de  la  reflexión  filosófica sobre ese caso, dilema o problema.  El propósito de esta fase es que la situación suscite la necesidad de encontrar respuestas argumentativamente  sustentables.  Al  presentar  esta  instancia  sin  una  explicación exhaustiva que la preceda, el docente pierde el control sobre lo que pueda suceder en la clase: no puede saber de antemano qué dirán los estudiantes, cuáles serán sus preguntas y sus aportes. Pero esa pérdida de control es, al mismo tiempo, una ganancia: es probable que  se  suscite  el  interés  de  los  participantes,  que  se  planteen  preguntas  y  se  expongan ideas  significativas.  Y,  por  sobre  todo,  desarrollen  actitud  filosófica.es  probable  que  se suscite  el  ejercicio  mismo  del  filosofar.  Luego  de  esta  etapa,  el  docente  deberá conceptualizar,  exponer  posibles  respuestas  filosóficas  al  problema,  basándose  en argumentos y en el saber filosófico consolidado. Esta conceptualización puede plantearse mediante exposiciones del docente o a través de textos filosóficos, siempre en diálogo con las preguntas abiertas durante el análisis del caso, dilema o problema. Seguramente, si el momento de la problematización ha sido logrado, la conceptualización filosófica brindada por  el  docente  implicará  un  importante  enriquecimiento  respecto  de  las  posturas iniciales2, y será significativa para los estudiantes.  Esta propuesta de enseñanza tiene como objetivos: - Promover  la  discusión  sobre  los  problemas  planteados,  brindando  la  oportunidad  de coordinar  diferentes  puntos  de  vista,  y  orientando  la  resolución  de  las  situaciones problemáticas. - Ofrecer condiciones para que los estudiantes se planteen nuevos problemas que no se hubieran planteado fuera de ese proceso brindado y coordinado por el docente. - Alentar  a  que  los  estudiantes  se  apropien  de  sus  propias  historias,  indaguen  en  sus propias biografías y sus sistemas de significado, hablen con sus propias voces y valoren sus propias percepciones. - Transmitir el conocimiento filosófico no de modo dogmático sino como problemático y dentro de un contexto, ayudando a ver los conceptos y los problemas dentro de una red que le dé significado. En definitiva, Desarrollo del Pensamiento Filosófico propicia el diálogo y reconoce en todos la capacidad de argumentar, el derecho a comunicarse, a exponer los propios argumentos, a  confrontar  ideales  de  vida.  Brinda  un  espacio  en  el  que  el  diálogo  pueda  permitir  la convivencia  de  un  pluralismo  axiológico  que  no  renuncia  a  la  búsqueda  conjunta  de acuerdos, de valores universales y de proyectos comunes.  2 Esta secuencia problematización-conceptualización se encuentra desarrollada en el texto de Siede, I., Laeducación política. Ensayos sobre ética y ciudadanía en la escuela. Ed. Paidós. Buenos Aires, 2007. 2  

×