La trinidad

3,584 views

Published on

En este seminario se presenta la trinidad desde un punto de vista bíblico y también desde la perspectiva de Elena G. de White.

0 Comments
3 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

No Downloads
Views
Total views
3,584
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
8
Actions
Shares
0
Downloads
151
Comments
0
Likes
3
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

La trinidad

  1. 1. La Trinidad<br />Pr. Benjamín Rojas Yauri<br />
  2. 2. Pregunta 4<br />Se acusa frecuentemente a los adventistas del séptimo día de negar la deidad real y la preexistencia eterna de Cristo, la Palabra Eterna. ¿Es cierta esta acusación? ¿Creen ustedes en la trinidad? Por favor, presenten una base bíblica de sus creencias. (1957, QD, 35)<br />T. E. Unruh (Presidente de la Asociación Oriental de Pensilvania)<br />Dr. Donal Grey Barnhouse (Editor de Eternityy destacado dirigente protestante del ala conservador en USA)<br />Walter Martín, George R. Cannon se reunieron con LeRoy E. Froom y W. E. Read (1955-1956) Diálogo al que se unieron los anteriores. <br />Introducción<br />
  3. 3. La respuesta dada a la pregunta anterior en aquel entonces fue:<br />Los Adventistas del 7° Día basan su creencia en la Trinidad en afirmaciones de las Sagradas escrituras, no en un credo histórico. El artículo 2 de las declaración de creencias fundamentales es explícito:<br />Que la divinidad, o trinidad, comprende al Padre Eterno, un ser personal y espiritual, omnipotente, omnipresente, omnisciente, infinito en sabiduría y amor; al Señor Jesucristo, el hijo del Padre Eterno, por medio del cual fueron creadas todas las cosas y por quien se llevará a cabo la salvación de las huestes de los redimidos, y al Espíritu Santo, la tercera persona de la divinidad, el gran poder regenerador en la obra de la redención. (Mat 28.19)<br />Introducción<br />
  4. 4. «‘Las cosas secretas pertenecen a Jehová nuestro Dios; mas las reveladas son para nosotros y para nuestros hijos para siempre’. Deuteronomio 29:29. La revelación de sí mismo que Dios ha dado en su palabra es para nuestro estudio. Esto podemos procurar entender. Pero más allá de esto no hemos de penetrar. El más elevado intelecto puede ponerse a prueba hasta agobiarse en conjeturas acerca de la naturaleza de Dios, pero este esfuerzo será estéril. Ninguna mente humana puede comprender a Dios. Nadie debe complacerse en especular acerca de la naturaleza de Dios. Aquí el silencio es elocuencia. El Omnisciente está por encima de toda discusión.» Ministry of Healing, 429 (Ministerio de curación, 336).<br />Introducción<br />
  5. 5. Elena G. de White creía en la Trinidad<br />«Antes que ocurran los acontecimientos finales de la obra de la apostasía, habrá una gran confusión en lo que concierne a la fe. No habrá conceptos claros y definidos con respecto al misterio de la Divinidad. Una verdad tras otra se irá corrompiendo» (Dios nos cuida, 357).<br />
  6. 6. Ella nunca usó el término Trinidad, pero si usó la palabra Divinidad y cuando se refiere a los integrantes de la Divinidad lo haca en términos que expresan individualidad, interdependencia y funciones diversas. Ella dice que se trata de los tres mayores poderes que existen en el universo, además cuando se refiere al Espíritu Santo, lo describe como la Tercera Persona de la Divinidad:<br />«El pecado podría ser resistido y vencido únicamente por la poderosa intervención de la tercera persona de la Divinidad…» DTG, p. 625.<br />La Trinidad en Elena G. de White<br />
  7. 7. «La Divinidad se conmovió de piedad por la humanidad, y el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo se dieron a sí mismos a la obra de formar un plan de redención. Con el fin de llevar a cabo plenamente ese plan, se decidió que Cristo, el Hijo unigénito de Dios, se entregara a sí mismo como ofrenda por el pecado. ¿Con qué se podría medir la profundidad de este amor? Dios quería hacer que resultara imposible para el hombre decir que hubiera podido hacer más. Con Cristo, dio todos los recursos del cielo, para que nada faltara en el plan de la elevación de los seres humanos» (Consejos sobre la salud, 219).<br />La Trinidad en Elena G. de White<br />
  8. 8. «Hay tres personas vivientes en el trío celestial; en el nombre de estos tres grandes poderes -el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo- son bautizados los que reciben a Cristo mediante la fe, y esos poderes colaborarán con los súbditos obedientes del cielo en sus esfuerzos por vivir la nueva vida en Cristo» (El Evangelismo, 446).<br />La Trinidad en Elena G. de White<br />
  9. 9. «Nuestra santificación es la obra del Padre, el Hijo y el Espíritu Santo. Es el cumplimiento del pacto que Dios ha hecho con los que se unen a él, para permanecer con él, con su Hijo y con el Espíritu en santa comunión. ¿Ha nacido usted de nuevo? ¿Ha llegado a ser una nueva criatura en Cristo Jesús? Entonces coopere con los tres grandes poderes del cielo que están obrando en su favor. Al hacerlo le revelará al mundo los principios de la justicia» (TheSigns of the Times, 19 de junio de 1901).<br /> La Trinidad en Elena G. de White<br />
  10. 10. «Los eternos signatarios celestiales -Dios, Cristo y el Espíritu Santo- armándolos [a los discípulos] con algo más que una mera energía mortal . . . avanzaron con ellos para llevar a cabo la obra y convencer de pecado al mundo» (El evangelismo, 447).<br />«Debemos cooperar con los tres poderes más elevados del cielo: el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo, y estos poderes trabajarán mediante nosotros convirtiéndonos en obreros juntamente con Dios» (El evangelismo, 448).<br /> La Trinidad en Elena G. de White<br />
  11. 11. «Los que son bautizados en el triple nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, al comienzo mismo de su vida cristiana declaran públicamente que han abandonado el servicio de Satanás y que han llegado a ser miembros de la familia real, hijos del Rey celestial» (Joyas de los testimonios, 2:389).<br /> La Trinidad en Elena G. de White<br />
  12. 12. TEXTOS BÍBLICOS SOBRE TRINIDAD<br />Lo siguiente está basado en el Trabajo de Ralph A. Smith, Trinity and Reality: AnIntroductiontothe Christian Faith (Moscow, ID: Canon Press, 2004), 3.<br />
  13. 13. Si queremos resumir la proposición básica del Adventismo respecto a nuestra creencia en Dios esta puede ser hecha a través de 5 afirmaciones:<br />Hay un solo Dios.<br />El Padre es Dios.<br />El Hijo es Dios.<br />El Espíritu es Dios.<br />El padre, el Hijo y el Espíritu son tres personas distintas que se relaciona una con otras. No se trata meramente de tres nombres diferentes dados a un mismo Dios. <br />Aunque se reconoce que no es fácil entender a Dios se intentará a la Luz de la Palabra de Dios sustentar las 5 oraciones postuladas.<br />La Trinidad en la Biblia<br />
  14. 14. Que la Biblia enseñe este postulado, básicamente no es discutido. <br />Deut 6:4.<br />1 Sam 2:2.<br />2 Rey 19:15.<br />Is 37:16; 44:8. <br />Mr 12:28–34.<br />1 Cor 8:4–6.<br />1 Tim. 2:5. <br />San 2:19.<br />Hay un solo Dios:<br />
  15. 15. Este postulado tampoco es muy discutido. <br />Ro 1:7.<br />1 Co 1:3.<br />1 Co 8:6.<br />1 Co 15:24.<br />2 Co 1:3.<br />Ef 4:6.<br />Fil 4:20. <br />El Padre es Dios:<br />
  16. 16. Este postulado es común mente atacado y negado, esto hace necesario que se argumente un poco mas ampliamente sobre el asunto.<br />El Hijo es llamado Dios (Jn 1:1; 20:28; Hech 20:28; Ro 9:5; Tit 2:13; Heb 1:8).<br />El Hijo recibe nombres divinos (Jn. 1:1, 18; Hech 5:31; 1 Cor. 2:8; San. 2:1; Apo 1:8; 21:6; 22:13).<br />El Hijo tiene atributos divinos<br />Eternidad (Jn 1:2; 8:58; 17:5; Ap 1:8, 17; 22:13).<br />Inmutabilidad (Heb1:11, 12; 13:8).<br />Omnipresencia (Jn 3:13; Mt. 18:20; 28:20).<br />Omnisciencia (Mt 11:27; Jn 2:23–25; 21:17; Ap 2:23).<br />Omnipotencia (Jn 5:17; Heb 1:3; Ap 1:8; 11:17).<br />El Hijo hace el trabajo divino.<br />Es creador (Jn 1:3, 10; Col. 1:16–17).<br />Salva (Hech 4:12; 2 Tim. 1:10; Heb. 5:9).<br />Juzga (Jn 5:22; 2 Cor. 5:10; Mt. 25:31–32).<br />El Hijo es adorado como Dios (Jn 5:22–23; 20:28; 1 Cor. 1:2; Filp. 2:9–10; Heb 1:6).<br />El Hijo es Dios:<br />
  17. 17. Este es un postulado que ha sido bastante controvertido pero veamos las evidencias:<br />El Espíritu Santo es llamado Dios (Hech 5:3–4; 2 Cor. 3:17).<br />Al Espíritu Santo se le ha dado un nombre divino (Mt. 12:28).<br />El Espíritu Santo tiene atributos divinos (1 Cor. 2:13–14; Gal. 5:22; 1 Tim. 4:1; Heb. 3:7; 9:14; 1 Jn. 5:6–7).<br />El Espíritu Santo hace el trabajo divino (Jn. 6:33; 14:17, 26; 16:13; Hech 1:8; 2:17–18; 16:6; Ro 8:26; 15:19; 1 Cor. 12:7–11).<br />El Espíritu Santo es adorado como Dios (Mt. 12:32).<br />El Espíritu Santo es Dios:<br />
  18. 18. No se tratan de tres nombres para un mismo Dios, sino de tres entes diferentes, independientes y que se interrelaciones entre si.<br />El Hijo ora al Padre (Jn 11:41–42; 17; Mt. 26:39 ff.).<br />El Padre le habla al Hijo (Jn. 12:27–28).<br />El Padre el Hijo y el Espíritu Santo aparecen juntos pero son claramente distintos uno de los otro (Mt. 3:16–17).<br />El Padre envía al Hijo y al Espíritu Santo, y el Hijo también envía al Espíritu Santo (Jn 3:17; 4:34; 5:30; 6:39; 14:26; 15:26; 16:7).<br />El Padre y el Hijo se aman uno a otro (Jn. 3:35; 5:20; 10:17; 14:31; 15:9–10; 17:24).<br />El padre, el Hijo y el Espíritu tres personas distintas:<br />
  19. 19. La Divinidad o Trinidad consiste de tres personas: el Padre eterno, el Señor Jesucristo, Hijo del Padre eterno y el Espíritu Santo (ver Mat. 28: 19; Juan 1: 1-2; 6: 27; 14: 16-17, 26; Hech. 5: 3-4; Efe. 4: 4-6; Heb. 1: 1-3, 8; com. Juan 1: 1-3, 14). "Hay tres personas vivientes en el trío celestial... el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo" (Ev 446), Cristo y el Padre son "uno solo en naturaleza, en carácter y en propósitos" (PP 12), "pero no en persona" (3JT 267; cf. 5TS 182). El Espíritu Santo "es una persona así como Dios es persona" (Ev 447). (CBA 5:894).<br />Conclusión: La Trinidad<br />
  20. 20. Es imposible afirmar:<br />Que desde una perspectiva histórica la Iglesia Adventista del 7° Día no haya creído en la Trinidad.<br />Que Elena G. de White no apoye la creencia en la Trinidad.<br />Que la Biblia no sostenga la Trinidad como una de sus enseñanzas fundamentales.<br />Que la Iglesia Adventista del 7° Día tenga hoy en día una comprensión equivocada de la Trinidad.<br />Conclusión<br />
  21. 21. «Con respecto a la personalidad y las prerrogativas de Dios, dónde se encuentra y quién es, son temas que no debemos atrevemos a tocar. Acerca de esto, el silencio es elocuencia. Los que no tienen un conocimiento experimental de Dios son los que se aventuran a especular con respecto a El. Si lo conocieran más, tendrían menos que decir en cuanto a lo que El es. La persona que en la vida diaria tiene una comunión más estrecha con Dios y un conocimiento más profundo acerca de El, es quien se da cuenta más profundamente de la total imposibilidad de que los seres humanos expliquen al Creador. . . Dios siempre ha sido. Es el gran YO SOY. . . Es infinito y omnipresente. No tenemos palabras que puedan describir su grandeza y majestad» (Alza tus ojos, 324).<br />Conclusión<br />

×