BIOGRAFÍA DEL C. BENITO JUÁREZ

1,611 views

Published on

Por Anastasio Zerecedo
Instituto Politécnico Nacional
México, 2006
Fuente: LIBROS Y PUBLICACIONES IPN

Published in: Education
0 Comments
1 Like
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

No Downloads
Views
Total views
1,611
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
421
Actions
Shares
0
Downloads
7
Comments
0
Likes
1
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

BIOGRAFÍA DEL C. BENITO JUÁREZ

  1. 1. BIOGRAFÍA DEL C. BENITO JUÁREZ LA INDEPENDENCIA INTERRUMPIDA juarez bio.indd 3 17/08/2006 01:24:21 p.m.
  2. 2. DIRECTORIO DR. JOSÉ ENRIQUE VILLA RIVERA Director General DR. EFRÉN PARADA ARIAS Secretario General DR. JOSÉ MADRID FLORES Secretario Académico ING. MANUEL QUINTERO QUINTERO Secretario de Extensión e Integración Social DR. LUIS HUMBERTO FABILA CASTILLO Secretario de Investigación y Posgrado DR. VÍCTOR MANUEL LÓPEZ LÓPEZ Secretario de Servicios Educativos DR. MARIO ALBERTO RODRÍGUEZ CASAS Secretario de Administración LIC. LUIS ANTONIO RÍOS CÁRDENAS Secretario Técnico ING. LUIS EDUARDO ZEDILLO PONCE DE LEÓN Secretario Ejecutivo de la Comisión de Operación y Fomento de Actividades Académicas ING. JESÚS ORTIZ GUTIÉRREZ Secretario Ejecutivo del Patronato de Obras e Instalaciones ING. JULIO DI-BELLA ROLDÁN Director de XE-IPN TV Canal 11 LIC. JUAN ÁNGEL CHÁVEZ RAMÍREZ Abogado General LIC. ARTURO SALCIDO BELTRÁN Director de Publicaciones juarez bio.indd 4 17/08/2006 01:24:21 p.m.
  3. 3. BIOGRAFÍA DEL C. BENITO JUÁREZ A�������� Z������� I�������� P���������� N������� – M����� – LA INDEPENDENCIA INTERRUMPIDA J��� C����� S��� C����� juarez bio.indd 5 17/08/2006 01:24:22 p.m.
  4. 4. Biografía del C. Benito Juárez La independencia interrumpida Pintura: Benito Juárez. José Escudero y Estronceda. Palacio Municipal, Ciudad Hidalgo, Michoacán Primera edición: 2006 D.R. © 2006 Instituto Politécnico Nacional Dirección de Publicaciones Tresguerras 27, 06040, México, DF ISBN: 970-36-0322-X Impreso en México / Printed in Mexico juarez bio.indd 6 17/08/2006 01:24:22 p.m.
  5. 5. 7 ÍNDICE Presentación ........................................................................ 9 Introducción ....................................................................... 13 La independencia interrumpida José Carmen Soto Correa ................................................. 21 Biografía del C. Benito Juárez Anastasio Zerecero ........................................................... 47 juarez bio.indd 7 17/08/2006 01:24:22 p.m.
  6. 6. juarez bio.indd 8 17/08/2006 01:24:22 p.m.
  7. 7. 9 L a comunidad del CECyT Benito Juárez del ��� por iniciativa de la Academia de Historia de México y la de Lengua y Comunicación, junto con el H. Consejo Técnico Consultivo Escolar y las autoridades del plantel, decidieron formar la Comisión de Festejos del Bi- centenario del Natalicio de don Benito Pablo Juárez Gar- cía, misma que acordó coordinarse con las comisiones del H. Congreso de la Unión y de la H. Cámara de Senadores formadas con el mismo propósito para realizar una serie de actividades académico-culturales, las cuales inicia- ron el día 9 de marzo del 2005 y concluirán en diciembre de 2006, entre dichas actividades destacan la participa- ción de artistas de la música, a la fecha se han realizado: conciertos de guitarra clásica, piano, chelo, ensamble de cuerdas, música folklórica y un magno concierto de la Orquesta Sinfónica del ���, sin faltar la danza clásica y contemporánea, representaciones teatrales sobre Juárez, concursos de poesía coral e individual, así como de ora- toria. Además nuestra comisión politécnica de festejos del Bicentenario de don Benito Pablo Juárez García en coor- dinación con las comisiones especiales de la H. Cámara PRESENTACIÓN juarez bio.indd 9 17/08/2006 01:24:22 p.m.
  8. 8. Biografía del C. Benito Juárez10 de Senadores y la H. Cámara de Diputados, acordó pu- blicar varias obras juaristas, una de ellas es la presente Biografía del C. Benito Juárez de Anastasio Zerecero y el ensayo: La independencia interrumpida, elaborado por el doctor en ciencias José Carmen Soto Correa. El presente esfuerzo editorial está en deuda con varias personalidades, en primer lugar con el doctor en ciencias José Enrique Villa Rivera, Director General del ���, cuya formación académica se refleja en su apoyo a las activi- dades de nuestra comisión de festejos, de igual manera mi afecto al doctor en ciencias Efrén Parada Arias, Secre- tario General del ���, por seguir de cerca de manera soli- daria nuestras actividades académicas festivas. Además, mi más amplio afecto al ingeniero Luis Eduardo Zedillo Ponce de León, Secretario Ejecutivo de la Comisión de Operación y Fomento de Actividades Académicas, por su apoyo a las actividades de la presente Comisión. Asi- mismo expreso mi reconocimiento al licenciado Arturo Salcido Beltrán, Director de Publicaciones del ��� por su decidida participación en la Comisión Politécnica de Fes- tejos del Bicentenario de don Benito Juárez. De manera especial expreso mi reconocimiento al Se- nador Sadot Sánchez Carreño, Presidente de la Comisión Especial para los Festejos del Bicentenario del Natalicio de don Benito Juárez del Senado de la República; asimis- mo manifiesto mi agradecimiento por sus atenciones y por su texto introductorio al presente libro al Senador de la República Óscar Cruz López, originario de la misma entidad del Benemérito. Mi reconocimiento al Diputado Jacobo Sánchez López, Presidente de la Comisión Espe- cial para los Festejos del Bicentenario del Natalicio de don Benito Juárez García, de la H. Cámara de Diputa- dos del Congreso de la Unión quien ha sabido ser amigo juarez bio.indd 10 17/08/2006 01:24:22 p.m.
  9. 9. Presentación 11 de los politécnicos acompañándonos en varios festejos académicos a don Benito Juárez y escribiendo una intro- ducción a la presente obra. Agradezco también al etno- historiador Raúl García Guarneros su participación en la introducción del presente libro. Para nuestra institución educativa es grato expre- sar nuestro reconocimiento al doctor Juan Ramón de la Fuente, Presidente del Consejo Consultivo para los Fes- tejos del Natalicio de don Benito Juárez. Y con particular afecto al profesionista Francisco Martínez Neri, Rector de la Universidad Autónoma Benito Juárez de Oaxaca y egresado de nuestra Vocacional cinco del ���. Asimis- mo de la Universidad Autónoma de Chapingo al Rector doctor José Sergio Barrales Domínguez y al ex Rector doc- tor Gerardo Gómez, juaristas consecuentes que nos han distinguido con su participación en varios de los eventos festivos. C������� �� F������� ��� B����������� ��� N�������� �� ��� B����� P���� J����� G����� ��� CECyT “B����� J�����” D�. C����� A������ F����� �� D��� G������� juarez bio.indd 11 17/08/2006 01:24:22 p.m.
  10. 10. juarez bio.indd 12 17/08/2006 01:24:22 p.m.
  11. 11. 13 I. D������� J����� S������ L���� A partir de la Independencia de la Nueva España, el pueblo mexicano lucha incansablemente por ad- quirir más independencia y soberanía, continúa con la revolución cultural en la reforma y la revolución social de 1917. La presente obra que lleva por título la Biografía del C. Benito Juárez, de Anastasio Zerecero y el ensayo La inde- pendencia interrumpida, escrita por José Carmen Soto Co- rrea, son escritos en los que sin lugar a dudas se conjuga el tiempo pasado con el presente, dado que se narran y comentan hechos de gran trascendencia históricos, que son apasionantes y de gran interés para todos los mexi- canos. La Comisión Especial para los Festejos del Bicen- tenario del Natalicio de don Benito Juárez García de la H. Cámara de Diputados del Congreso de la Unión se congratula con la presente obra como un aporte para la reflexión que realiza el autor y quien de manera ejemplar INTRODUCCIÓN juarez bio.indd 13 17/08/2006 01:24:22 p.m.
  12. 12. Biografía del C. Benito Juárez14 celebra al restaurador de la República, don Benito Pablo Juárez García. Nos queda reconocer la visión amplia del autor para documentar mediante la bibliografía toda la obra y la que lo ubica como un académico e investigador del Institu- to Politécnico Nacional, quien además ha desempeñado funciones públicas, contribuyendo al tratamiento de la independencia en nuestro país, que sirve para conocer la historia nacional, rescatar nuestra memoria histórica, en donde los valores y los símbolos nacionales adquieran presencia y relevancia actual. Alos directivos del Instituto Politécnico Nacional que editan este libro, los felicitamos por su atinado y decidido apoyo al investigador quien preocupado por estos temas contribuye a la formación sólida de la actual generación, ubica y distingue el porqué nuestro país se vio envuelto en revueltas y guerras para lograr la independencia na- cional, de ello nos damos cuenta a través de la lectura de la presente obra. En el caso del ensayo de José Carmen Soto Correa, el autor nos da elementos para el análisis y el debate del juarismo que propicia nuevas visiones, mejores enfoques y eleva la calidad del mismo. El autor menciona hechos concretos, señala lugares, cita nombres y fechas muy interesantes, sobresaliendo personajes que por su pensamiento y su obra son ahora nuestros héroes nacionales, en primer lugar al padre de la patria, don Miguel Hidalgo y Costilla, al generalísimo don José María Morelos y Pavón, creador de la división de poderes en donde predominó el sistema parlamen- tario. De todas estas luchas que sucedieron, sin duda desta- ca de entre muchos ilustres mexicanos don Benito Pablo juarez bio.indd 14 17/08/2006 01:24:22 p.m.
  13. 13. Introducción 15 Juárez García, quien logró la unidad de los mexicanos a pesar de las adversidades que en su tiempo se presenta- ron, logrando como estadista y restaurador de la Repú- blica la identidad y la unidad nacional mediante la expe- dición de las Leyes de Reforma, que en el Bicentenario de su nacimiento sigue prevaleciendo su pensamiento y obra liberal, que adquiere mayor trascendencia mundial y no se agota en su perfeccionamiento. II. S������ Ó���� C��� L���� Biografía del C. Benito Juárez de Anastasio Zerecero sigue manteniendo su vigencia no obstante que fue la primera que sobre el Benemérito se escribió, dando lugar a que él mismo le hiciera comentarios, dicha biografía nos re- cuerda cómo hace ya 200 años que nació en San Pablo Guelatao, Oaxaca, Benito Juárez. Ahora a 134 años de su muerte, viviendo la lucha del México joven. Juárez creció en las rodillas de las montañas, el paisaje bronco, austero, ascético de la sierra, le dio la fortaleza de su carácter, la reciedumbre de su voluntad indomable. Su presencia, en la historia de México, es excepcional. Funde, en su per- sona, los rasgos, las tradiciones, los símbolos de la cul- tura zapoteca. Tiene, de los indios serranos, la expresión seria, la soledad del hombre reflexivo, pero aduna, en su conducta, la sabiduría de los textos del derecho, que nos llega de la geografía occidental. Es, pues, un hombre completo, un ejemplo, del grupo étnico, que con tanto orgullo, llamamos mexicano. juarez bio.indd 15 17/08/2006 01:24:22 p.m.
  14. 14. Biografía del C. Benito Juárez16 La obra de Zerecero, nos recuerda cómo la vida de Benito Juárez mantiene una unidad evidente. De niño, manifiesta su amor a la libertad; de joven, un estudiante modelo, que ávido de saber, penetra en los libros y se entrega con sus conocimientos como armas, a la nueva tarea de ayudar a los menesterosos. De igual manera es de resaltarse que en la semblanza que sobre Zerecero realiza el doctor José Carmen Soto Correa, con el título La independencia interrumpida, expli- ca cómo un Juárez legítimo de la raza indígena, entra a la política, con la limpieza viril de sus convicciones li- berales; recoge el ideario del movimiento de Miguel Hi- dalgo, del licenciado Primo de Verdad, de Fray Melchor de Talamantes y la erudición del doctor Mora. Un Juárez que representa a una generación de jóvenes liberales que se une con los viejos insurgentes que desencadenaron la Revolución de Ayutla, en la cual el Benemérito se nos presenta como una antorcha luminosa, en medio de las sombras de un centralismo vergonzoso en el que unos cuantos han acaparado la tierra, el clero abandona la ni- tidez de su misión espiritual y se preocupa por conservar la propiedad de los bienes temporales dominado por el ansia de poder y de mando. En el apartado de la inde- pendencia interrumpida Benito Juárez se nos presenta como la síntesis de la historia nacional. Es el resumen, de los próceres anteriores a él, la encarnación llameante de Hidalgo y de Vicente Guerrero, y es, al mismo tiempo, la reedición del espíritu constitucionalista del inmenso Morelos que amó la ley; el derecho y la razón fueron sus armas, tanto en la Revolución de Ayutla, como en la Gue- rra de Reforma y en la intervención francesa. Las Leyes de Reforma, constituyen el instrumental legislativo del presidente Juárez, para transformar el país y consolidar juarez bio.indd 16 17/08/2006 01:24:23 p.m.
  15. 15. Introducción 17 el carácter de la nación mexicana. Es Juárez, un revolu- cionario cabal, que por la vía pacífica y con la majestad del derecho, transforma la sociedad de su tiempo. De- fiende la Constitución de 1857; y cumpliéndola inicia la Reforma; y con las Leyes de Reforma, custodia la Inde- pendencia, y restaura la República. Juárez, en la Guerra de Reforma y en la lucha contra la intervención francesa se manifestó, no en favor de las facciones; sino a favor de una revolución que con el dere- cho se propuso en primer lugar el cambio más profundo de las estructuras de un pueblo: el cambio de las estruc- turas mentales. Con la República Restaurada la colonia ha quedado atrás, la beligerancia popular la sepultó. Juárez es el primer ciudadano de una República que hasta entonces, sólo existía en el pensamiento. En síntesis, Juárez representa en nuestra historia al poder civil por excelencia. Su lucha tenaz y perseveran- te por la abolición de los fueros, subraya su aspiración de ver instaurada la igualdad entre los mexicanos, como el único fundamento posible para la existencia de la Re- pública. Su mérito excepcional: su legado más valioso y trascendente que nos dejó es con seguridad, la confianza inquebrantable que tuvo en la ley, como el supremo re- curso de una nación para superar sus dificultades para progresar en la paz y enfrentar con éxito el gran reto del futuro. Juárez no pertenece sólo al pueblo de México, sino a todos los pueblos explotados y sojuzgados del mundo, no es el apóstol regional, su pensamiento tiene validez tan amplia, que hoy por hoy, las nuevas corrientes del derecho internacional como es el planteamiento de la paz mundial y la posibilidad de la convivencia pacífica, juarez bio.indd 17 17/08/2006 01:24:23 p.m.
  16. 16. Biografía del C. Benito Juárez18 la cooperación y el comercio, tienen su fundamento en la profunda verdad de sus concepciones. La sola evocación de Juárez, compromete al que lo pronuncia con nuestro México. De igual manera, de Juá- rez nos queda como herencia su inquebrantable rectitud y su gran sentido humano de lo justo, estas directrices forman la ecuación de su vida y lo convierten hoy, no sólo en un símbolo, sino en el modelo a seguir para las futuras generaciones de mexicanos. Por lo anterior y en el marco de la conmemoración del Bicentenario del Natalicio de Benito Juárez, mi más amplio reconocimiento a la Comisión del CECyT “Benito Juárez” del Instituto Politécnico Nacional, por su partici- pación en las actividades que para tal efecto ha progra- mado la Comisión Especial para la conmemoración del Bicentenario del Natalicio de don Benito Juárez García de la H. Cámara de Senadores durante este año 2006. III. R��� G����� G�������� Escribir una biografía resulta ser un arte delicado, ya no digamos una simple compilación de datos, que el mismo historiador puede estar sujeto a los errores que la histo- ria en ocasiones muestra. Por ello, la biografía de Anastasio Zerecero sobre la vida y obra del ciudadano Benito Juárez, en el contex- to de los cambios medulares que transformaron la vida nacional en la segunda mitad del siglo ���, que lo con- juarez bio.indd 18 17/08/2006 01:24:23 p.m.
  17. 17. Introducción 19 dujeron a ser el principal protagonista en la etapa de La Reforma y en la restauración definitiva de la República. La presente obra nos ofrece un pasaje especial en la vida de un personaje de gran peso histórico: Benito Pa- blo Juárez García, quien fue protagonista fundamental de la construcción del México libre y soberano de hoy; que ante el caos político generado desde la consumación de la Independencia, el país había estado al arbitrio de los intereses extranjeros, siendo Benito Juárez el ideólogo que contribuyó a unificar a los mexicanos, en momen- tos que el intervencionismo europeo y estadounidense se cernía sobre el suelo nacional. La obra de Zerecero tiene como primer mérito el ha- ber sido la primera biografía escrita sobre el Benemérito, elaborada por un hombre que escribió importantes ensa- yos políticos y consultó una amplia bibliografía, hemero- grafía, el Archivo de la Nación y fuentes documentales públicas y privadas. Este autor, con sus importantes tra- bajos de investigación histórica, tiene un tercer mérito, el haber sido el mismo participante activo en los principales sucesos de su tiempo, como lo analiza en la semblanza que de dicho personaje hace el doctor José Carmen Soto Correa en su trabajo La independencia interrumpida. Cabe recordar como se ha comentado en la Acade- mia de Historia de México que en muchas ocasiones y en tiempos de crisis y oscuridad, hacemos a un lado el recuerdo de nuestros héroes que forjaron nuestra patria y con obras como la presente volvemos los ojos hacia la historia para tener presente aquellos hombres que enca- raron y enfrentaron una y mil adversidades por la lega- lidad, la libertad y la soberanía y supieron defender sus ideales como lo hizo el inmortal indio zapoteca, quien juarez bio.indd 19 17/08/2006 01:24:23 p.m.
  18. 18. Biografía del C. Benito Juárez20 venció todo prejuicio y se volvió un ejemplo no sólo na- cional sino internacional. Por ello, la academia de historia del Instituto Politec- nico Nacional se complace en presentar: La Biografía del C. Benito Juárez, de Anastasio Zerecero y el ensayo La in- dependencia interrumpida, que contiene un planteamiento innovador que José Carmen Soto Correa hace, cuando se- ñala que a Juárez hay que estudiarlo como consumador de nuestra Independencia, restaurador de las institucio- nes republicanas y de la territorialidad de México. juarez bio.indd 20 17/08/2006 01:24:23 p.m.
  19. 19. 21 A E�������� � G����� E�������� D espués de varias conspiraciones fallidas ten- dientes a lograr la Independencia de la entonces Nueva España, el 16 de septiembre de 1810, don Miguel Hidalgo y Costilla inició en el pueblo de Dolores Guanajuato, un movimiento de independencia utilizan- do como método la lucha: la insurrección que rápida- mente atrajo a miles de indígenas, mestizos, campesinos y miembros de las diferentes castas, que le permitió en un brevísimo tiempo quedar al frente de un numeroso ejército insurgente, ya que si bien inició su movimiento con 600 hombres, cuando llegó a las goteras de Guanajua- to ya era seguido por más de 100 mil personas. En toda la historia de México no se ha vuelto a formar un mo- vimiento insurgente con columnas tan numerosas, con ellas triunfó en las principales ciudades del centro y occi- dente de la Nueva España como Guanajuato, Valladolid (hoy Morelia) y Guadalajara, además con la ayuda de sus insurgentes tomó una gran cantidad de poblaciones. Para 1811 cuando Miguel Hidalgo, Ignacio Allende, Juan Aldama, José Mariano Abasolo, señalados como los LA INDEPENDENCIA INTERRUMPIDA J��� C����� S��� C����� juarez bio.indd 21 17/08/2006 01:24:23 p.m.
  20. 20. Biografía del C. Benito Juárez22 principales cabecillas fueron traicionados, hechos prisio- neros, juzgados, condenados y degollados, exponiendo sus cabezas en jaulas de hierro en cada una de las esqui- nas de la Alhóndiga de Granaditas en Guanajuato. A la muerte de Hidalgo el movimiento insurgente organizado principalmente en ejércitos de caballería desarrolló una guerra de posiciones fortificando el cerro de la Estrella en Tlalpujahua, el cerro del Coporo en Jungapeo, entre otros. Combinado lo anterior con una guerra de movi- mientos, los grupos de insurgentes además de enfrentar a las fuerzas realistas, mantenían fuertes pugnas entre sí, por soluciones independentistas diferentes, por ejem- plo, Ignacio López Rayón, quien había sido secretario de Hidalgo, y que con autorización del prócer de la patria, había cruzado las líneas enemigas logrando llegar a su región de origen, el oriente michoacano, donde influen- ciado por la junta de Cádiz, estableció en Zitácuaro, la Altísima y Suprema Junta Nacional Americana, la cual se confería entre otras funciones, la de ser la máxima au- toridad de las fuerzas insurgentes, dicha junta fue recibi- da de diferente manera por los insurgentes, y así Albino García, máximo jefe insurgente del Bajío, le decía que él no reconocía más altísimo que un cerro, más soberano que dios y más junta que la de dos ríos,1 dándose entre Rayón y Albino García una fuerte rivalidad, al grado tal que Rayón mandó fuertes contingentes armados contra García, estos enfrentamientos interinsurgentes debilita- ron el movimiento; en el caso de José María Morelos y Pavón, después de pedir a la Junta, que no se mencionara al rey,2 sobre el asunto mantenía una distancia prudente 1 Osorno, Fernando, El insurgente Albino García, p. 80. 2 Olaveda, Jaime, Gordiano Guzmán un cacique del siglo XIX, p. 28. juarez bio.indd 22 17/08/2006 01:24:23 p.m.
  21. 21. La independencia interrumpida 23 esperando condiciones propicias para quitarle de ma- nera total la máscara a la Independencia, y así primero convocó al Congreso de Chilpancingo y después al de Apatzingán donde se planteó por primera vez la elabo- ración de una Constitución. Después de su fusilamiento al 22 de diciembre de 1815, la lucha por la Independencia al carecer de una dirección nacional que cohesionara a los principales jefes, el movimiento entra a una fase de dispersión y atomización regional y así en las montañas del sur y tierra caliente del ahora estado de Guerrero los restos del ejército de Morelos eran comandados por Vi- cente Guerrero y Juan Álvarez, entre otros, mientras que en el centro de dicha entidad operaba Nicolás Bravo; en el sur de Jalisco y la tierra caliente michoacana combatía Gordiano Guzmán; Ozorno, por su parte, batallaba en la Sierra Norte de Puebla, Guadalupe Victoria luchaba en el centro de Veracruz controlando la ruta México-Veracruz; a la par decenas de caudillos operaban en sus regiones, esta situación de estancamiento se extendió hasta prin- cipios de 1821, cuando el 24 de febrero de dicho año, Vi- cente Guerrero por los insurgentes y Agustín de Iturbide por los realistas, firmaron el llamado Plan de Iguala o de las tres Garantías (Religión, Unión e Independencia), con base al cual para mediados de 1821 se firmaban los Tra- tados de Córdoba con el último virrey Juan O’Donojú, y para el 27 de septiembre se forma una Junta Provisional, se redactaría el Acta de Independencia y se convocaría a un Congreso Constituyente, los españoles seguían (ocu- pando la Isla de San Juan de Ulúa en Veracruz), negándo- se a reconocer los Tratados de Córdoba. Al final fue alto el precio que se pagó cuando los insurgentes con el ánimo de consumar la Independen- cia transigieron con los realistas, ya que el proceso de la juarez bio.indd 23 17/08/2006 01:24:23 p.m.
  22. 22. Biografía del C. Benito Juárez24 Independencia se vio interrumpido cuando los Tratados de Córdoba permitieron que los reaccionarios y monár- quicos conservaran la totalidad de sus privilegios, ya que dándose la mano con aquellos liberales conservadores partidarios de una monarquía republicana dejaron in- mutables los intereses coloniales. Estos tratados dejaron además en su primer momento en minoría a los liberales partidarios de la República, y las consecuencias del Plan de Iguala en el imperio de Iturbide, interrumpiendo la consumación de la independencia. Más tarde el llamado ejército trigarante, surgido del acuerdo entre realistas e insurgentes además de promo- ver la caída del imperio de Agustín I, después del gobier- no de Guadalupe Victoria (José Manuel Antonio Ramón Adaucto Fernández y Félix), de la separación de Centro América para formar dichas regiones los Estados Unidos Centroamericanos (con excepción de Chiapas que deci- dió pertenecer a México), y del breve gobierno de Vicente Guerrero (del 1 de abril de 1829 al 17 de diciembre de 1829) el cual fue derrocado por una revuelta militar, que fue el inicio de constantes levantamientos militares que provocaron en el país un largo periodo de inestabilidad entrando México en el nefasto santanato, que no permi- tió la consolidación de las instituciones, ya que tan solo en treinta años (1824-1854) hubo cuarenta gobiernos, el periodo fue tan patético que, por ejemplo, en cinco años de 1835 a 1840, hubo veinte secretarios de Hacienda; este periodo lo calificamos con el apellido del funesto general proveniente del bando realista Antonio López de Santa Anna, quien ejerció sobre la incipiente nación mexicana un bonapartismo expresado en múltiples revueltas de todo signo político en las que participó en varios gobier- nos títeres que puso y la más de una decena de gobiernos juarez bio.indd 24 17/08/2006 01:24:24 p.m.
  23. 23. La independencia interrumpida 25 en las que fue Presidente de la República en los siguien- tes periodos: del 16 de mayo al 3 de junio de 1833; del 18 de junio al 3 de julio de 1833; de octubre a diciembre de 1833; del 24 de abril de 1834 al 27 de enero de 1835; del 13 de marzo de 1839 a junio de 1839; del 10 de octubre de 1841 al 21 de octubre de 1842; 25 de octubre de 1842; del 4 de junio al 12 de septiembre de 1843, sin contar que del 24 de diciembre de 1846 al 21 de marzo de 1847 dejó al frente del gobierno al vicepresidente Valentín Gómez Farías, para ocupar de nuevo Antonio López de Santa Anna por novena vez la presidencia del 21 de marzo al 2 de abril de 1847; del 21 de mayo al 16 de septiembre de 1847 por décima vez; y del 21 de abril de 1853 al 12 de agosto de 1855 por un- décima y última vez, al ser sacado por la Revolución de Ayutla. La llegada de Santa Anna al poder fue una desgracia para México, debido a que su cobardía y franca traición fueron la causa de que nuestro país perdiera más de la mitad de su territorio; ya que ante el peligro de ser fusila- do, el 2 de marzo de 1836 firmó los Tratados de Velasco, aceptando la separación de Texas. Y cuando fue llevado a Washington, asumiendo una actitud de sumisión se com- prometió con el presidente estadounidense Andrew Jack- son, a llegar a un acuerdo de límites. El baquetón y sin- vergüenza de Santa Anna, acabó siendo socio del militar norteamericano que lo apresó, Samuel Houston, a quien le enviaba su producción chiclera de su hacienda Manga del Clavo, para que se la comercializara en los Estados Unidos. La agresión estadounidense no sólo se daría en el caso anterior, sino que durante el gobierno interino de Mariano Salas en 1846 se dio una nueva intervención, los puertos mexicanos estaban bloqueados y Santa Anna en Cuba, pero la flota comandada por el comodoro Winfield juarez bio.indd 25 17/08/2006 01:24:24 p.m.
  24. 24. Biografía del C. Benito Juárez26 Scout, le permitió el paso del navío que lo transportaba sabiendo que sería de nuevo Presidente y que ya había pactado la venta de parte del territorio, lo que aconteció cuando se firmó el Tratado de Guadalupe Hidalgo el 2 de febrero de 1848, con el que México perdió Arizona, Nue- vo México y la Alta California, es decir, más de la mitad de su territorio: 2 millones 400 mil kilómetros cuadrados; mientras que el gobierno de Santa Anna recibía 15 millo- nes de pesos para que sancionara el despojo. El corrupto de Santa Anna, que se hizo llamar su alteza serenísima santificado por el clero, se coronó como vende patria en 1853, cuando cedió el territorio mexicano de la Mesilla, por un pago de 10 millones de pesos. Lo anterior provocó que no se diera una cabal consumación de nuestra Inde- pendencia, ni la instauración de una forma de gobierno republicana, ni el establecimiento territorial de México; y sí en cambio resultara un gobierno administrado por una oligarquía latifundista y minera en la que tuvo un papel protagónico la casta militar proveniente del ejército rea- lista, y sobre la que el clero ejerció un control y hegemo- nía disfrutando además junto con los militares de fueros especiales. La anterior situación llevó a los antiguos in- surgentes liberales como Juan Álvarez y Anastasio Zere- cero a oponer al centralismo opresor un planteamiento federalista, el cual lograra triunfar de manera definitiva con la Revolución de Ayutla, cuando lucharon junto a toda una generación formada en las instituciones educa- tivas liberales representada por Benito Juárez quien ade- más encabezara la lucha durante la Guerra de Reforma y la lucha contra el Imperio y la intervención extranjera en las que salió triunfante. La independencia interrumpida, es la caracterización que considero pertinente para este periodo, es el título juarez bio.indd 26 17/08/2006 01:24:24 p.m.
  25. 25. La independencia interrumpida 27 que doy a la introducción de la Biografía del C. Benito Juá- rez, de Anastasio Zerecero; y obedece a la convicción de que Juárez será el que en definitiva logre consumar la In- dependencia, con su triunfo en la Guerra de Reforma, que en su sentido amplio y total es una revolución burguesa, la cual al terminar con los fueros y tribunales especiales establece los derechos y la igualdad ciudadana, incluso da por primera vez a los mexicanos un documento que los acredita como tales: su acta de nacimiento, gracias a la creación del registro civil. Asimismo, consolidó y creó instituciones republicanas, refundando el Estado-Nación con la Constitución de 1857. La lucha de Juárez fue ade- más una revolución ya que con su triunfo armado contra el imperio de Maximiliano, logró el establecimiento defi- nitivo de los límites geográficos de México. Pareciera que la historia de la formación de México corriera paralela a la historia de Juárez, como bien lo interpreta y descri- be la biografía sobre el Benemérito. Por cierto, el autor de dicha biografía, es también un caso de excepción, es todo un personaje histórico que vivió y tomó partido al lado de las fuerzas progresistas desde la lucha por la independencia con Hidalgo, hasta la lucha contra la in- tervención francesa; Anastasio Zerecero Azpeytia fue un personaje protagonista de los acontecimientos cruciales del México de su época, fue fundador de la sociedad se- creta el Águila, que se unió a la lucha de Hidalgo, dicha sociedad que después cambiaría su nombre por el de Los Guadalupes,3 dedicada a conspirar, comprar armas y fo- 3 Sobre la orden de Los Guadalupes véase: Zerecero, Anastasio, Memorias para la historia de las revoluciones en México; De la Torre Villar, Ernesto, Los Guadalu- pes y la independencia; Gudea, Virginia, En busca de un gobierno alterno. Los Gua- dalupes en México; Gudea, Virginia, Los Guadalupes en México, Revista Relaciones y Briceño Senosian et al., Guadalupe Victoria primer Presidente de México. juarez bio.indd 27 17/08/2006 01:24:24 p.m.
  26. 26. Biografía del C. Benito Juárez28 mentar la Revolución de independencia, fue diputado al Congreso General, estuvo en la cárcel cuando Iturbide disolvió la Asamblea. Anastasio Zerecero después de la caída de Iturbide fue electo diputado federal por el Esta- do de México en 1826, demostrando una gran actividad que se tradujo en una gran cantidad de intervenciones e iniciativas de ley. Asimismo, este personaje ante la ame- naza de la restitución del orden colonial, como legislador fue uno de los que el 25 de noviembre de 1827 encabe- zó la drástica medida de expulsar a los españoles, con el argumento de que en ellos estaba “la resistencia a la independencia para conquistar ésta –decía– era necesario acabar con ellos (expulsándolos) porque eran absoluta- mente intransigentes”.4 En este asunto por paradójico que parezca como lo señaló Lorenzo de Zavala, Zerecero se caracterizó por so- correr a las familias de los españoles expulsados. El 21 de junio de 1827, cuando José Joaquín Fernández de Lizardi (El Pensador Mexicano) murió, su gran amigo Anastasio Zerecero “fue encargado del entierro y presidió los fu- nerales”,5 fue además un federalista yorquino partidario radical de Vicente Guerrero, como Juárez, y no obstante que era diputado fue procesado junto al también dipu- tado Alpuche y José Salgado gobernador de Michoacán; su hermano Mariano Zerecero fue condenado a la pena,6 a Zerecero por ser diputado el 25 de marzo de 1830 se le impusieron cinco años de destierro en los Estados 4 Zerecero, Anastasio, Memorias para la historia de las revoluciones en México, p. 104; además véase Flores Caballero, La contrarrevolución en la Independen- cia, México, pp. 97-110. 5 Costaloe, Michel P., La primera República Federal de México (1829-1835), pp. 98-109. 6 Henríquez Ureña Pedro, Estudios mexicanos, p. 173. juarez bio.indd 28 17/08/2006 01:24:24 p.m.
  27. 27. La independencia interrumpida 29 Unidos, donde sobrevivió con grandes penurias y se des- engañó de los liberales norteamericanos. En 1846 como periodista, fue un difusor de las ideas liberales, como se constata cuando fue director de El federalista puro, estuvo a favor de la guerra para evitar la pérdida de Texas. En 1847 se alistó en la Guardia Nacional para combatir la invasión estadounidense, en 1854 se adhirió al Plan de Ayutla contra Santa Anna; estuvo en la lucha contra el imperio de Maximiliano, en la Guerra de Reforma peleó como liberal rojo radical contra los conservadores para derogar privilegios y status particular de los fueros mi- litares, que se habían establecido desde el origen mismo del ejército trigarante, los cuales para A. Zerecero, se die- ron cuando Iturbide primero con el carácter de generalí- simo de dicho ejército con el que fue investido, y después como presidente de la Regencia y como Emperador llevó a cabo un programa de reorganizar el nuevo ejército, en el cual: De los nueve cuerpos de infantería que se formaron, sólo a uno, que fue el quinto, se le dio por Coronel a don José María Lobato, que había estado en las filas de los antiguos independientes: en los otros cuerpos se nom- braron coroneles precisamente de los jefes que habían pertenecido a las tropas realistas, como se hizo en esto se hacía en todo.7 Esto explica en parte el papel del ejército formado des- pués del abrazo de Acatempan, en lo referente a su ideo- 7 De Zavala, Lorenzo, La venganza de la colonia. El liberalismo mexicano en pensa- miento y acción, pp. 161-164. juarez bio.indd 29 17/08/2006 01:24:24 p.m.
  28. 28. Biografía del C. Benito Juárez30 logía conservadora y de casta, de la que como diría Zere- cero en sus memorias: El ejército formado después de la independencia, te- niendo por principal base las tropas que fueron realistas desde que se hizo la revolución contra el llamado impe- rio de Iturbide, y más particularmente desde el año 24 y desde las revoluciones de los años 28, 29, 32 y 33 y las que siguieron, caminaba de defección en defección. El día que un ciudadano, cualquiera que fuese su mérito, era elevado a la presidencia, al ocupar la silla veía nacer a su lado la revolución que lo había de derribar, y te- nía que ocuparse exclusivamente de este pensamiento. ¿Quién me defenderá? ¿Con qué pagaré a los que me de- fienden? Esto es lo que ha pasado a todos hasta Comon- fort, y lo que hubiera pasado al actual presidente don Benito Juárez, que más que todos ha sido combatido, si no hubiera opuesto a todo los ataques de sus enemigos interiores y exteriores, un carácter de hierro, un valor a toda prueba y una constancia de que tal vez no presenta ejemplo de la historia. Nuestros generales y jefes juga- ban la una y una: en este año defendían al Partido Libe- ral y al siguiente al contrario; los subalternos se vendían por cuatro reales.8 Este ejército de matriz realista apoderado de la adminis- tración pública estaba vinculado profundamente al clero, lo anterior debido al hecho de que desde el mismo Plan de Iguala: Se había proclamado a la religión, como una de las tres garantías, y “el sostenimiento de la región católica con 8 Ibid., p. 206; véase además: Rahle, Günter, El ejército y la formación del Estado en los comienzos de la Independencia de México. juarez bio.indd 30 17/08/2006 01:24:24 p.m.
  29. 29. La independencia interrumpida 31 9 Ibid., p. 207. 10 Ibid., p. 208. exclusión de cualquiera otra, hecha la independencia, el elemento clerical era de mucho peso y entraba en todas las combinaciones”.9 Lo anterior se sustentaba en la Constitución de 1824, la cual iniciaba su texto señalando: “en nombre de Dios to- dopoderoso, autor y supremo legislador de la sociedad”; y que en su artículo tercero decía: “La religión de la na- ción mexicana es y será perpetuamente la �.�.�. (católica, apostólica y romana). La nación la protege por sus leyes sabias y justas, y prohíbe el ejercicio de cualquier otra.” Por cierto que con todo y el referido artículo, el Vaticano reconocería la independencia hasta 1836. El hecho de que la Constitución, señalaba que la católica era la religión oficial del Estado, permitió extremos intolerantes como el caso que ejemplificara el doctor Mora, cuando por pro- testante, un inglés fue “asesinado por un fanático, por no haberse arrodillado al pasar por la calle el viático… ¿Qué pasaría si Michelena (el embajador mexicano en Ingla- terra) fuera muerto por ser católico?”.10 Hechos como el anterior aunados a que la Iglesia controlaba el crédito y era la propietaria de gran parte de las propiedades rús- ticas y urbanas, generaba que el gobierno integrado por una aristocracia criolla y latifundista, que fue incapaz de conformar la República debido a que el clero era un fac- tor determinante que tenía supremacía sobre las institu- ciones laicas; otro factor era el ejército, de ahí que fuera común que el clero y los militares hicieran causa común, por ser “dos clases privilegiadas… que absolutamente juarez bio.indd 31 17/08/2006 01:24:24 p.m.
  30. 30. Biografía del C. Benito Juárez32 defendían la religión y los fueros”.11 Y que además, por- que ambas trataban de refuncionalizar las instituciones que habían estado vigentes a lo largo del periodo colo- nial. Los liberales, por su parte, trataban de poner punto final a los fueros militares y eclesiásticos; y así, cuando el ejército reaccionario apoyado por el clero se rebeló, pri- mero contra el timorato de Comonfort y después contra el naciente gobierno de don Benito Juárez: el ejército con- servador. El ejército conservador capitaneado alternativamente por Zuloaga y Miramón. Vencido éste en Calpulalpan y establecido el gobierno constitucional en México, la re- acción continuó, y siendo imponente por sí sola, apeló a la intervención extranjera, bajo cuya protección se erigió la farsa del llamado imperio de Maximiliano, que termi- nó con la catástrofe de Querétaro.12 Los fueros de este ejército conservador terminaron de tajo en 1859, cuando el general Jesús González Ortega, quien comandaba a los republicanos que defendían al gobierno legítimo de Juárez, quien: Después de haber vencido en encuentros parciales a los reaccionarios que defendían al llamado gobierno de Mi- ramón, y de haberlo vencido también en el campo de batalla en la memorable acción de Calpulalpan, acabó de una plu- mada con ese antiguo ejército, mandando dar de baja a todo él en masa, por un decreto muy sencillo que ex- pidió en los primeros días del mes de enero de 1860, 11 Idem. 12 Hale, Charles A., El liberalismo en la época de Mora 1821–1853, p. 160. juarez bio.indd 32 17/08/2006 01:24:25 p.m.
  31. 31. La independencia interrumpida 33 en el poco tiempo que gobernó como general en jefe del ejército republicano, mientras llegaba a la capital el pre- sidente constitucional que venía de Veracruz.13 Y en el caso de los fueros eclesiásticos, éstos tuvieron su fin, su supresión definitiva, a partir de la Ley Juárez, dada en noviembre de 1855, que fue “sancionada por el presi- dente Juan Álvarez y autorizada por don Benito Juárez como ministro de justicia”.14 Estas medidas alcanzarían su plenitud en la Constitución de 1857. Lo anterior fue el contexto histórico que tuvoAnastasio Zerecero para escri- bir su biografía sobre don Benito Juárez, cuya motivación para escribirla se dio cuando acompañaba en su éxodo republicano a Juárez. Por cierto que cuando pasaron por Dolores Hidalgo, Guanajuato, fue testigo junto con toda la comitiva de cómo don Benito hizo justicia a dos sobre- vivientes que participaron con Hidalgo en la lucha por la independencia: Pedro García trabajador en la casa de don Miguel Hidalgo con quien tomó las armas acompa- ñándolo durante toda su vida y continuando en la lucha hasta el final; este insurgente es autor por cierto, de uno de los primeros relatos de la Guerra de independencia: Memoria sobre los primeros pasos de la independencia.15 Asimismo, Juárez también dio un reconocimiento a Por- tillo, otro participante. Al respecto Anastasio Zerecero en sus memorias señala que: 13 Zerecero, Anastasio, Memorias..., p. 209. 14 Ibid., p. 208. 15 Ibid., p. 209. juarez bio.indd 33 17/08/2006 01:24:25 p.m.
  32. 32. Biografía del C. Benito Juárez34 Don Benito Juárez al paso por este pueblo (Dolores Hi- dalgo) para San Luis el año de 1863, nombró general de brigada a García, expidió el despacho de capitán a Porti- llo y decretó que se conservase la casa que fue habitación del señor Hidalgo, quedando a cargo de un conserje, y que en ella se abriere un libro en blanco donde firmaran los que la visitasen, visitamos la casa.16 Estando en San Luis Potosí, Guillermo Prieto y José María Iglesias le pidieron a Zerecero que escribiera sus memorias, ya que había sido testigo y actor de aconte- cimientos cruciales para México, resultado de estos ex- hortos será su obra clásica: Memorias para la historia de las revoluciones en México. Pero en ese momento Anastasio Zerecero decidió darle prioridad a escribir la Biografía del C. Benito Juárez, y lo hizo cuando el futuro de la Repú- blica era incierto, y cuando en el mundo los países que luchaban por gobiernos republicanos contra las monar- quías, los que luchaban por su liberación nacional contra los imperios, la Europa dominada por los absolutismos, la América Latina asediada por intentos de reconquista, cuando todos estaban atentos a lo que pasaba en México que enfrentaba al que entonces era considerado el mejor ejército del mundo; cuando se preguntaban quién era su presidente, quién era Benito Juárez, quién era el que ha- bía llamado a una guerra nacional total para defender la integridad territorial y a la República. Anastasio Zerecero, consciente tanto de lo que Juárez representaba para México, como del deseo del exterior 16 García, Pedro, Los primeros pasos de la Independencia, vol. IV, tomo I, Documen- tales de la Independencia. juarez bio.indd 34 17/08/2006 01:24:25 p.m.
  33. 33. La independencia interrumpida 35 en general y de América en particular de conocer sobre quién era Benito Pablo Juárez García, decide escribir su famosa biografía durante la tercera etapa del éxodo re- publicano, cuando Juárez se dirigía de Monterrey a Chi- huahua, y cuando la termina la manda a Matías Romero, entonces representante diplomático de México ante los Estados Unidos, quien el 20 de junio de 1866, le informa- ba extraoficialmente por medio de una carta a Benjamín Vicuña Mackenna, director del periódico decenal: La Voz de América, que se publicaba en New York, que su compa- triota y amigo Anastasio Zerecero: Le había remitido una biografía del Sr. Juárez, que es la más completa y exacta que hasta ahora he visto… Esto a mi juicio se consigue, declarando, como lo hago en esta carta, que he leído detenidamente tal biografía y la he encontrado exacta, en todo lo que de ella conozco, pu- diendo asegurar además que los hechos de la vida del Sr. Juárez que he presenciado están fielmente referidos.17 Matías Romero con base a lo anterior, le pedía que pu- blicara en su periódico dicha biografía, lo cual permiti- ría que en la América meridional se conociera la vida de Juárez, en los momentos en los que “las circunstancias de México y sus virtudes personales lo han colocado en un lugar prominente que trae y fija las miradas de todos los americanos”.18 Atendiendo la petición Benjamín Vi- cuña, publicó la Biografía del C. Benito Juárez, escrita por Zerecero, en los números 21 y 22 correspondientes a 17 Zerecero, Anastasio, Memorias..., p. 35. 18 Carta de Matías Romero a Benjamín Vicuña Mackenna, p.10. juarez bio.indd 35 17/08/2006 01:24:25 p.m.
  34. 34. Biografía del C. Benito Juárez36 los días 10 y 20 de junio de 1866, respectivamente, Benito Juárez en su peregrinar republicano tuvo oportunidades de leer dichas publicaciones en Chihuahua, haciéndoles tres aclaraciones con fecha 20 de agosto de 1866, mis- mas que remitió a Matías Romero. Al siguiente año, en 1867, la biografía sobre Juárez escrita por Zerecero con las aclaraciones del Benemérito, fue publicada por pri- mera vez por la imprenta del gobierno de Puebla a cargo de José María Osorio. Posteriormente Zerecero, publicó su Biografía del C. Benito Juárez, como parte del volumen: Memorias para historia de las revoluciones en México; y para 1902 Ángel Pola, incluyó el texto de Zerecero, dentro del volumen: Benito Juárez; exposiciones cómo se gobierna, tomo V, de la Biblioteca Reformista.19 En tiempos recientes, en 1965, el licenciado Darío Vasconcelos publicó la Biografía del C. Benito Juárez, sin señalar quién era su autor. Y para el año de 1972 y 2002, se volvió a editar en Puebla la obra juarista de Zerecero, con prólogo de Salvador Cruz. Hoy se publica dicha bio- grafía, con motivo del Bicentenario del Natalicio de don Benito Juárez, remarcando la vigencia de dicha obra con la cual se encuentran en deuda la gran mayoría de los biógrafos del Benemérito, ya que como lo señaló el in- geniero Jorge L. Tamayo, dicha biografía incluso llevaría a don Benito Juárez a escribir su autobiografía: Apuntes para mis hijos.20 Es justicia señalar que los biógrafos de Benito Juárez están en deuda con la biografía escrita por Zerecero, de la que no sólo ha servido por su informa- ción, y se han servido de su esquema descriptivo. 19 Idem. 20 Pola, Ángel, Benito Juárez; exposiciones, cómo se gobierna. juarez bio.indd 36 17/08/2006 01:24:25 p.m.
  35. 35. La independencia interrumpida 37 Es importante señalar que Anastasio Zerecero, debe ser considerado un historiador moderno porque en sus investigaciones históricas, además de su testimonio como testigo y partícipe de varios de los hechos históricos que relata, utiliza documentos del Archivo de la Nación, ar- chivos y colecciones de documentos privados y públicos, recurre a la hemerografía, realiza consulta bibliográfica, lee, analiza y critica a los autores de su época que tratan el tema en cuestión. Era un erudito, que en su caracteri- zación de la historia, llegó a señalar que: Por más que el historiador quiera ceñirse al simple oficio de narrador de los hechos, ni puede dejar de llamar la atención sobre ciertas consideraciones que se despren- den de ellos mismos, tan palpitantes que es necesario cerrar los ojos para no percibirlas; ni hacer abstracción de ciertas apreciaciones en que no se puede dejar de en- trar; y esto es ponerse al alcance de la filosofía o de la historia.21 Anastasio Zerecero es como vemos, consciente de cómo la imparcialidad no existe tajantemente en la investiga- ción histórica, por mi parte comparto su punto de vista, como lo que señalo en otro trabajo: En toda reconstrucción histórica se conjugan los factores subjetivos con los objetivos, los primeros presentes por vivir el historiador inmerso en una sociedad concreta con intereses concretos que generan su ideología, y los factores objetivos del hecho histórico en cuestión, el cual 21 Prólogo de Salvador Cruz a la obra de Zerecero Anastasio, Biografía del C. Benito Juárez, p. 14. juarez bio.indd 37 17/08/2006 01:24:25 p.m.
  36. 36. Biografía del C. Benito Juárez38 se sustenta en una amplia gama de materiales y docu- mentos en un proceso de manipulación del segundo por el primero.22 Lo anterior es reconocido por Zerecero en sus investiga- ciones históricas, en las que no oculta sus convicciones, sino que las señala, tratando de demostrarlas, lo que ejemplifica su intención de objetivación. En relación a la obra de Zerecero, lo primero es se- ñalar que este dividió su obra en ocho partes: la parte I, trata sobre la Sierra de Ixtlán, medio geográfico don- de nació Juárez, su llegada a la ciudad de Oaxaca, y sus primeros estudios. La parte II, se refiere a los estudios de Juárez en el Instituto de Ciencias y Artes, así como a sus inicios en la política y sus primeros cargos públicos. La parte III, está referida a su papel como gobernador de Oaxaca y a la intervención norteamericana a México, ante la cual mantuvo una férrea oposición, incluso des- pués de la batalla del 18 de septiembre de 1847, dada a los norteamericanos en Molino del Rey, en esta parte Ze- recero describe, cómo “Juárez empieza inmediatamente a levantar fuerzas. Establece una maestranza que en poco tiempo construye una batería de bomberos y pertrechos suficientes, decidido a continuar la guerra, como estaban todos los oaxaqueños”.23 En esta parte III de la biogra- fía de Zerecero, tenemos la primera aclaración de Juárez, con relación a la siguiente afirmación de su biógrafo: 22 Zerecero, Anastasio, Memorias..., p. 23 23 Soto Correa, José Carmen, Los discursos sobre Cristóbal Colón e ideología, p. 127. juarez bio.indd 38 17/08/2006 01:24:25 p.m.
  37. 37. La independencia interrumpida 39 24 Zerecero, Anastasio, Biografía del C. Benito Juárez, p. 33. En aquellos momentos se presenta el general Santa Anna en los límites del estado y exige que se le entregue el mando pretexto de que iba a continuar la guerra con el Norte. Cuando Santa Anna acababa de abandonar el mando del ejército que tan mal había dirigido, cuando de hecho dejaba abandonado el puesto de Presidente, cuando toda la nación lo acusaba por lo menos de inca- pacidad, el estado no podía dejar de declarar que se le debía prohibir la entrada en su territorio. Juárez así lo ejecutó, y he aquí la causa del profundo odio que siem- pre le ha tenido Santa Anna.24 La aclaración de Benito Juárez al párrafo anterior es la siguiente: En tales circunstancias recibo la noticia de que el gene- ral Santa Anna, que estaba ya separado del mando del ejército de la República, había llegado a la ciudad de Te- huacán con el intento de dirigirse a la capital de Oaxa- ca. Esta noticia alentó a los perturbadores del orden en dicha capital que redoblaron sus trabajos escribiendo y mandando agentes al general Santa Anna, para obligarlo a apresurar su marcha. El ayuntamiento dirigió una ex- posición, y la legislatura una excitativa para que de nin- guna manera se permitiese la venida de aquel general, porque su presencia en la ciudad en aquellas circunstan- cias era nociva al orden público. Entonces ordené al go- bernador del departamento de Teotitlán del Camino, que en el caso de que el general Santa Anna se internase en el territorio del estado, le hiciera saber que podía pasar y permanecer en cualquiera población del mismo, menos en la capital y sus inmediaciones. El general Santa Anna entró en efecto en el territorio del estado, estuvo algunos juarez bio.indd 39 17/08/2006 01:24:25 p.m.
  38. 38. Biografía del C. Benito Juárez40 días en Teotitlán, y después se retiró rumbo a Orizaba, sin haber exigido que se le entregara el mando.25 La diferencia con su biógrafo, es que Santa Anna —dice Juárez— no exigió la entrega del mando. Y con relación al profundo odio de Santa Anna por Juárez, no hay dis- cordancia, ya que el mismo Juárez relata a sus hijos, cómo fue desterrado por Santa Anna del país. La parte IV, está referida a las disposiciones juaristas sobre los tribunales especiales, al respectoAnastasio Zerecero, en su biografía señala que era imposible que el general Álvarez tuviera: La suficiente energía para decidirse entre las poderosas y opuestas influencias de Comonfort y Juárez, de Ocam- po y Lafragua… en tales circunstancias era imposible sa- car ninguna medida favorable al Partido Liberal sin usar ninguna estrategia. Lo comprendió así Juárez y aprove- chó los momentos en que Comonfort se separó dos o tres días de la capital para obtener de Álvarez que firmara la célebre Ley de Administración de Justicia del 22 de no- viembre, que es conocida por la Ley de Juárez.26 El Benemérito acertadamente en su observación a Zere- cero sobre el asunto, además de señalar que dicha ley es- taba en los motivos de la Revolución de Ayutla, el general Juan Álvarez estaba de acuerdo con ella. Incluso —señala Juárez— en un inicio: “el señor Comonfort no la contra- rió”;27 y cuando presento dicha ley al Presidente para que se tomara en consideración: 25 Ibid., pp. 33-34. 26 Ibid., pp. 79-80. 27 Ibid., pp. 38-39. juarez bio.indd 40 17/08/2006 01:24:25 p.m.
  39. 39. La independencia interrumpida 41 El señor Comonfort me manifestó: que estando suma- mente recargado de quehacer en su ministerio, no po- dría asistir a la lectura y examen del proyecto, pero que se podría despachar sin su presencia, en el concepto de que estaba conforme con lo que se acordase. El señor Pre- sidente fijó día para que se tratara este asunto y llegada la hora convenida, dijo el señor Comonfort no asistía al acuerdo por que había salido de la ciudad por asuntos de familia. Entonces y en atención a que la administración de justicia estaba paralizada por falta de magistrados y jueces legalmente nombrados, dispuso el Sr. Presidente que no se difiriese por más tiempo el despacho de este negocio. Leído, discutido y aprobado el proyecto a que aludo, mandó el Sr. Álvarez que se imprimiera y publi- cara como ley, sin que en esto hubiera habido sorpresa ni estratagema de ninguna especie.28 Con la aclaración de Juárez en relación a dicha ley con la Revolución de Ayutla, resaltando “sin que en esta hubie- ra habido sorpresa ni estrategia de ninguna especie”.29 Lo anterior se comprueba por el hecho de que hasta su muer- te Juan Álvarez apoyó dicha ley; asimismo, la verdadera actitud autogolpista de Comonfort se vio al apoyar éste una revuelta de signo conservador contra el gobierno li- beral. La parte V de la obra de Zerecero está referida a la traición de Ignacio Comonfort, la división entre liberales y conservadores, y los abatares de la Guerra de Reforma. En este capítulo además Anastasio Zerecero, se refiere a cuando: 28 Ibid., pp. 81-82. 29 Idem. juarez bio.indd 41 17/08/2006 01:24:26 p.m.
  40. 40. Biografía del C. Benito Juárez42 El 20 de marzo (Juárez) con sus ministros, unos cuantos empleados y una escolta de setenta hombres del Bata- llón de Policía de México y treinta caballería, al mando del general Francisco Iniestra, emprende Juárez su mar- cha para Colima. Vencida la primera jornada y cuando se acababa de alojar en el mesón de Santa Ana Acatlán pueblo distante doce leguas al sur de Guadalajara, se presenta Landa con seiscientos hombres y dos piezas de artillería. Se reúne el gabinete en aquellas críticas cir- cunstancias y Juárez propone a sus compañeros lo en- treguen a él y así puedan salvarse todos. Esta generosa proposición es desechada y en lugar de esto se decide la defensa. Iniestra manda tomar la iglesia que está frente al mesón y una casa inmediata a éste. A las cuatro de la tarde se rompe fuego. Tres veces se propone Landa asal- tar el mesón y otras tantas es rechazado.30 El anterior relato de Zerecero, da lugar a la tercera aclara- ción de Juárez, quien hace las siguientes precisiones: Manifesté a los Señores Ministros los que me acompaña- ban lo que acaba de participarme el señor Iniestra, y les dije que mi opinión era que ellos y los demás empleados que formaban mi comitiva, podían salir de aquel local con todas las precauciones posibles para no ser vistos por el enemigo, y ocultarse en algunas casas de la pobla- ción, o marcharse al campo para liberarse de las conse- cuencias de un asalto que indudablemente emprendería el enemigo… que yo me quedaba a seguir la suerte de nuestra fuerza; que el medio de salvación que les indica- ba no era indecoroso, porque no ejerciendo ellos mando militar alguno en aquellos momentos, ni habiendo sido nombrados para permanecer constantemente a mi lado, no tenían el mismo deber estrecho que yo, de permane- 30 Idem. juarez bio.indd 42 17/08/2006 01:24:26 p.m.
  41. 41. La independencia interrumpida 43 31 Ibid., p. 50. cer en mi puesto en estas circunstancias. Ellos sin em- bargo me contestaron de un modo enérgico y resuelto que no aceptaban mi indicación, cualquiera que fuese la suerte que me tocara. Les di las gracias y dispuse que si en el resto de la tarde no sufríamos un asalto, apro- vecharíamos la noche para romper el sitio, único medio de salvación que nos quedaba. Se comunicó la orden al Sr. Iniestra, y emprendimos la marcha a las once de la noche.31 La aclaración puntual de Juárez, es que nunca les pro- puso a sus acompañantes que lo entregaran para que su comitiva se salvara. La parte ��, la dedica Zerecero a analizar el gobierno de Juárez en Veracruz y sus disposiciones, asimismo trata sobre el triunfo de Juárez y el de su bandera la Constitu- ción de 1857. El apartado ��� está dedicado al peregrinar republicano del gobierno juarista, a la actitud de Juárez en defensa de la República, y su lucha contra la interven- ción francesa. En la parte ���� la última de su obra, Anas- tasio Zerecero, hace un retrato tanto de los rasgos físicos de Juárez, como de sus características psicológicas, a la luz de sus actitudes, acciones y decisiones que tomó a lo largo de su vida y ante toda gama de problemas. Y como parte final tenemos las tres aclaraciones hechas por Benito Juárez a la biografía escrita por Anastasio Zere- cero. Por último, debemos de señalar que nuestro autor como decano del Colegio de Abogados, murió el 18 de marzo de 1875, sus restos sin ninguna indicación están en el nicho 760, en el panteón de San Fernando (Rotonda de los hombres ilustres) donde están también los restos de Juárez. juarez bio.indd 43 17/08/2006 01:24:26 p.m.
  42. 42. juarez bio.indd 44 17/08/2006 01:24:26 p.m.
  43. 43. 45 Briseño Senosian, Lillian, Solares Robles, Laura y Suárez de la Torre, Laura, Guadalupe Victoria primer Presidente de México, México, Instituto Mora-SEP, 1986. Carta de Matías Romero a Benjamín Vicuña Mackenna, Washington, D. C. del 20 de junio de 1866, Referida por Salvador Cruz en el prólogo a la edición de la Biografía del C. Benito Juárez de Anastasio Zerecero, editada por el gobierno del estado de Puebla, México, 2002. Costaloe, Michel P., La primera República Federal de México (1829-1835), México, FCE, 1983. De la Torre Villar, Ernesto, Los Guadalupes y la indepen- dencia, México, Porrúa, 1985. De Zavala, Lorenzo, La venganza de la colonia. El libe- ralismo mexicano en pensamiento y acción, México, Empresas Editoriales, 1950. Flores Caballero, La contrarrevolución en la Independen- cia, México, El Colegio de México, 1973. García, Pedro, Los primeros pasos de la Independencia, vol. IV, tomo I, Documentales de la Independencia, México, Secretaría de Educación Pública, 1928. Gudea, Virginia, En busca de un gobierno alterno. Los Guadalupes en México, México, UNAM, 1975. BIBLIOGRAFÍA juarez bio.indd 45 17/08/2006 01:24:26 p.m.
  44. 44. Biografía del C. Benito Juárez46 Gudea, Virginia, Los Guadalupes en México, Revista Re- laciones, Estudios de Historia y Sociedad núm. 23, México, El Colegio de Michoacán, 1985. Hale, Charles A., El liberalismo en la época de Mora 1821–1853, México, Siglo Veintiuno editores, 1978. Henríquez Ureña Pedro, Estudios mexicanos, México, FCE-SEP, 1984. Olaveda, Jaime, Gordiano Guzmán un cacique del siglo XIX, México, SEP-INAH, 1980. Osorno, Fernando, El in- surgente Albino García, México, SEP80-FCE, 1982. Pola,Ángel, Benito Juárez. Exposiciones, Cómo se gobierna, México, Instituto Nacional de Estudios Históricos de la Revolución Mexicana, 1972. Prólogo de Salvador Cruz a la obra de Zerecero Anas- tasio, Biografía del C. Benito Juárez, México, Secretaría de Cultura del gobierno del estado de Puebla, 2002. Rahle, Günter, El ejército y la formación del Estado en los comienzos de la Independencia de México, México, FCE, 1997. Soto Correa, José Carmen, Los discursos sobre Cristóbal Colón e ideología, México, Alianza Editorial, 1999. Zerecero, Anastasio, Memorias para la historia de las revoluciones en México, México, UNAM, 1975. juarez bio.indd 46 17/08/2006 01:24:26 p.m.
  45. 45. 47 L as grandes cordilleras que recorren la República Mexicana de norte a sur, costeando la una el Océa- no Pacífico y la otra el Golfo de México, van estre- chando lentamente sus distancias conforme se acercan al mediodía, hasta el grado de que en los límites septen- trionales del estado de Oaxaca, los ramales que de ellas nacen se confunden y enlazan formando de todo el país comprendido entre ambos mares un erizo de altas mon- tañas y profundas cañadas, ricas de metales preciosos, regadas por mil arroyos de aguas puras y cristalinas y cu- biertas de la más exuberante, bella y variada vegetación, desde el elevado pino hasta el esbelto cocotero. En medio de esas montañas y en un pequeño valle se asienta, en las últimas vertientes de la bellísima montaña de San Feli- pe, la bonita ciudad de Oaxaca, llamada en otro tiempo Antequera. Catorce leguas al noroeste de esta ciudad y a unas quinientas varas del poniente de Ixtlán, cabecera del distrito del mismo nombre, en el fondo de las montañas se esconde un humilde pueblecito, de cosa de doscientos habitantes, que se llama San Pablo Guelatao: un elegante y hermoso templo arruinado por frecuentes terremotos aún antes de haberse concluido; una iglesia tosca y mal BIOGRAFÍA DEL C. BENITO JUÁREZ A�������� Z������� I juarez bio.indd 47 17/08/2006 01:24:26 p.m.
  46. 46. Biografía del C. Benito Juárez48 construida, que suple la falta del primero; unas cuantas casitas de adobe y teja, algunas chozas de paja, un agres- te y pequeño lago que los habitantes de Guelatao llaman la “La Laguna Encantada”, porque formada por las fil- traciones de las sierras inmediatas y desaguándose por filtraciones también, conserva siempre un mismo cau- dal de aguas puras y transparentes, que las más fuertes tormentas ni enturbian ni aumentan; todo esto rodeado de un bosque de árboles frutales, con una temperatura templada y suave, hace del pueblecito de Guelatao un lugar encantador, un jardín que aromatizan los azahares del chirimoyo, de los naranjos y de los limoneros. Sus habitantes, indios de raza pura, hablan uno de los dia- lectos del idioma zapoteco y se dedican ya a la labranza, ya a la minería y algún tanto al comercio, haciendo fre- cuentes viajes para cambiar los productos abundantes de aquellas sierras por artículos indispensables de los valles inmediatos. En una de las casitas de Guelatao, de adobe y teja de que hemos hablado, nació el señor don Benito Juárez el 21 de marzo de 1806. He aquí la copia certifica- da de su partida de bautismo: El presbítero que suscribe, encargado de esta parroquia, certifico en toda forma de derecho que en el archivo de ella se encuentra un libro de forro encarnado cuyo tí- tulo es de “Bautismos”, y a fojas ciento sesenta y cinco, partida trece, se halla la del tenor siguiente: En la igle- sia parroquial de Santo Tomás Ixtlán, a veinte y dos del mes de marzo del año de mil ochocientos seis, yo, don Ambrosio Puche, vecino de este Distrito, bauticé solem- nemente a Benito Pablo, hijo legítimo y de legítimo ma- trimonio de Marcelino Juárez y de Brígida García, indios del pueblo de San Pablo Guelatao perteneciente a esta cabecera. Sus abuelos Paternos son Pedro Juárez y Justa López; los maternos Pablo García y María García. Fue juarez bio.indd 48 17/08/2006 01:24:26 p.m.
  47. 47. Anastasio Zerecero 49 madrina Apolonia García, india, casada con Francisco García, advirtiéndole sus obligaciones y parentesco es- piritual. Y para constancia lo firmo con el Sr. Cura. Fir- mado: Mariano Cortabarría, Ambrosio Puche. Es copia fiel y legalmente sacada de su original a que me remito, siendo testigo de su cotejo Francisco Ramírez, de esta misma cabecera. Ixtlán, octubre 24 de 1865. Firmado: José Antonio Márquez. Los padres de Juárez, pobres como en lo general lo son los habitantes de aquel pueblo, tenían, sin embargo, las comodidades que por lo común tienen los indios en el estado de Oaxaca: una casita en que vivir, un pequeño campo que cultivar; algunos animales domésticos y de labor para las necesidades de su cultivo, hacían no temer a sus propietarios la miseria, aunque por cierto no pudie- ran esperar la abundancia ni la riqueza, ni para ellos ni para sus descendientes. Allí se deslizaron los primeros años de Juárez, feliz y contento mientras sus padres le vi- vieron; triste y desgraciado a sus caricias sucedieron los malos tratamientos y poco cuidado de un tío suyo que quedó encargado de la tutela de la familia a la muerte de aquéllos. No era fácil por cierto en esos tiempos a una familia pobre dar una educación esmerada en San Pablo Guela- tao, ni mucho menos lo podía hacer un tutor que de lo que menos se cuidaba era del porvenir de Juárez. Creció, pues, hasta los doce años sin saber leer ni escribir, ni aun siquiera hablar el idioma castellano, pero había en él, el instinto del saber, el deseo de cambiar de posición, de elevarse por su propia fuerza de voluntad y una constan- cia tal, que como veremos más adelante, ha sido siempre el gran poder de que se ha servido en los momentos más críticos de su existencia. juarez bio.indd 49 17/08/2006 01:24:27 p.m.
  48. 48. Biografía del C. Benito Juárez50 El camino principal que va al interior de la sierra, pasa precisamente por San Pablo Guelatao, de suerte que el pobre niño podía contemplar a los pasajeros que llega- ban de la ciudad, donde se encontraba una hermana suya. ¡Cuántas veces oía relatar a los viajeros las bellezas, para ellos sin rival de la ciudad de Oaxaca y cuántas veces su tierna imaginación se las pintaba con todos los atractivos de lo desconocido, viviendo así en el ancho campo de los castillos en el aire! Hay una costumbre muy arraigada además en los habitantes de la sierra noroeste de Oaxaca, que consiste en llevar a sus hijos a la ciudad a servir en las casas prin- cipales, donde son muy apreciados los jóvenes serranos por su proverbial honradez, su lealtad y constancia en el trabajo. Los padres no exigen retribución alguna para sus hijos, a no ser la alimentación indispensable, un vestido sencillo y económico y la precisa obligación de que vayan a la escuela y aprendan a leer y escribir. El resultado de esta costumbre ha sido el que aun antes de que los go- biernos liberales establecieran escuelas en casi todas las poblaciones de la República, los habitantes menos aco- modados de esa sierra ya supiesen leer y escribir. Así el niño Juárez contemplaba a muchos jóvenes más pobres aun que él, que a su misma edad ya sabían mucho más y habían visto su sueño dorado, la “ciudad”. Tanto estos continuos estímulos, cuanto el poco paternal tratamien- to que en su casa recibía, lo decidieron al fin. Y un día del año 1818 abandonó la casa de su tutor y se marchó a Oaxaca, fuerte por la voluntad y rico en sueños dorados. Por lo pronto encontró abrigo en la casa en que vivía su hermana, y a poco en el paternal cariño de un Señor don Antonio Salanueva, que dividía su tiempo entre la práctica de la religión católica y la enseñanza de prime- juarez bio.indd 50 17/08/2006 01:24:27 p.m.
  49. 49. Anastasio Zerecero 51 ras letras en una escuela que al caso tenía abierta. Preci- so es advertir que Salanueva era tercero descubierto del Carmen, especie de frailes que no hacían votos de casti- dad ni de clausura, y que vestían un hábito semejante a la de otros frailes. Al lado del señor Salanueva aprendió Juárez a leer y escribir con los primeros rudimentos de la gramática castellana y la aritmética. No le faltaron, por cierto, las prácticas religiosas, ni el ejemplo de la mora- lidad y las buenas costumbres; y aunque en pobre me- dianía, recibió, con los alimentos y cuidados corporales, con el año de un protector, todos los sanos principios que formaron la honradez proverbial que lo ha caracterizado siempre. Terminada esta educación preliminar, Salanue- va cuidó de ponerlo de alumno externo en el Seminario Eclesiástico, única casa de educación secundaria que ha- bía en Oaxaca. Ahí comenzó el estudio de la latinidad en octubre de 1822, porque hasta entonces se abrieron las cátedras, y lo terminó en 1825. Tanto en este año como en 1823, tuvo actos públicos en los que dio pruebas de su inteligencia y adelanto en el estudio. Llegó el momen- to de dedicarse a una ciencia en especial, y también el comenzar a sufrir la presión moral de su protector que, religioso hasta el fanatismo, sin una inteligencia cultiva- da, y a pesar de su buen corazón y tal vez a causa de eso mismo, quiso que siguiera la carrera eclesiástica. Tuvo Juárez, pues, que dedicarse en 1826 al estudio de la teolo- gía, como también se dedicaron a él don Isidro Sánchez y don Francisco Parra, quienes compartieron con él la pro- tección de Salanueva, llegando ambos a ordenarse y a ser curas de la diócesis de Oaxaca. Vamos a ver cuáles fueron las causas poderosas que influyeron en esos momentos en Juárez y decidieron tan radicalmente su suerte futura. juarez bio.indd 51 17/08/2006 01:24:27 p.m.
  50. 50. Biografía del C. Benito Juárez52 II Difícilmente puede formarse hoy un juicio de la ignoran- cia en que se encontraban las provincias de Nueva Espa- ña en 1821, primero de la Independencia Mexicana. Es preciso tener presente para ello, que hacía muchos años que la España misma, tanto por su decadencia general cuanto por el sistema inquisitorial que la gobernaba, ya- cía en una profunda ignorancia, sobre todo en las cues- tiones sociales que hacía tiempo agitaban al mundo y que la Revolución Francesa había familiarizado en toda Eu- ropa sin penetrar la negra valla que el poder teocrático había puesto a España y sus colonias. Y si para penetrar esas ideas en la Península habían necesitado trescientas mil bayonetas, para llegar a la Nueva España necesitaron el transcurso del tiempo y la insurrección contra la me- trópoli. Pero llegaron al fin deslumbradoras, y entonces comenzó esa lucha tenaz entre lo nuevo y lo viejo, entre las reformas y los hábitos inveterados, entre la verdad y el error, entre la libertad y el despotismo clerical. Fue entonces preciso que una nueva generación se presentara a enfrentarse con la antigua, y en esta crisis terrible tocó a Juárez comenzar su vida independiente. El Seminario de Oaxaca estaba dirigido por un señor Ramírez, canónigo penitenciario de aquella catedral, que tanto por ser de una familia aristocrática cuanto por su posición social, y más que todo por la energía biliosa que lo caracterizaba, se había hecho uno de los corifeos del partido retrógrado. Ni una gran ilustración, ni por cier- to una inteligencia privilegiada, podían contrabalancear aquellas circunstancias, de donde resultó que el Semina- rio se convirtiera en sus manos en una arma de partido demasiado poderosa, porque encerraba en su seno a la ju- juarez bio.indd 52 17/08/2006 01:24:27 p.m.
  51. 51. Anastasio Zerecero 53 ventud más florida e inteligente de Oaxaca. Como en los primeros años de la Independencia se notaba en aquel es- tado la falta de hombres de letras, principalmente aboga- dos, que escaseaban para llenar los diversos empleos que el nuevo régimen de la nación hacía indispensable, pues que fuera de la carrera eclesiástica, que podía seguirse en los diversos seminarios que había en el país, la del foro no se estudiaba más que en las universidades de México, Guadalajara y Yucatán, se quisieron establecer algunas cátedras de derecho en el mismo Seminario, pero el pro- yecto encontró una tenaz oposición en Ramírez. Perdida esta esperanza, algunos abogados dieron cursos en sus casas, mientras se establecía, como se es- tableció, el Instituto de Ciencias y Artes, creado por la Legislatura del estado en agosto de 1826. Por supuesto, el clero inmediatamente declaró al Instituto una guerra a muerte, a pesar de que el gobierno cuidó de poner a su frente a un fraile dominico, el padre doctor y maestro Fray Francisco Aparicio, amigo de la juventud y hombre ilustrado, que sin duda se adelantaba a su época en aque- lla sociedad. Aparicio, con otros hombres respetables y apoyado por el gobierno, sostuvo la lucha que a poco se hizo de partido, siendo los gladiadores las dos casas literarias: el Seminario y el Instituto. La principal arma de que se valía el primero era el clero, quien decía del Instituto que era foco de prostitución y herejía. Mientras éste, por su parte, seducía los más inteligentes alumnos de aquél, presentando en sus actos todo el bello panora- ma de la ilustración moderna, tratando de ponerse a la altura del siglo en cuanto le era posible. Esa lucha fue sin duda la que decidió la suerte de Juárez. Las ideas del siglo habían comenzado a hacerse oír en el Seminario, y sus alumnos más distinguidos pudieron juarez bio.indd 53 17/08/2006 01:24:27 p.m.
  52. 52. Biografía del C. Benito Juárez54 percibir un horizonte más extenso y hermoso que el que les dejaba descubrir la suspicacia del clero. Empezaron a abandonar la casa y a recogerlos y abrigarlos en su seno: el Instituto. Entre estos alumnos, uno de los primeros fue el malogrado, inteligente e ilustrado joven don Miguel Méndez, indio de raza pura, que descollaba entre toda aquella juventud y a quien una temprana muerte arreba- tó del seno de sus amigos. Méndez era íntimo de Juárez y a esta amistad y a la de otros compañeros que ya habían entrado al Instituto, debió sin duda, el haber resistido a la natural influencia que su protector hubiera ejercido en él para inclinarlo a la carrera eclesiástica. Inició, pues, Juárez sus cursos de derecho en el Instituto. A fines de 1829 obtuvo la cátedra de física experimental. En 1832 presentó el examen correspondiente y recibió el grado de Bachiller en Derecho. Y el 13 de enero de 1834 el título de Abogado de los Tribunales de la República, previos los exámenes que previenen las leyes. Las dos casas literarias de Oaxaca se habían hecho el foco de los partidos políticos dominantes en la nación: el Seminario del partido retrógrado, y el Instituto del Partido Liberal más exaltado. Juárez, por consiguiente, al entrar en las cátedras de derecho, comenzó por com- prenderse a sí mismo y por formar sus convicciones en política. De tal manera, que ni sus convicciones lo han abandonado nunca, ni él ha abandonado jamás los prin- cipios liberales. Las elecciones generales de 1828 fueron en Oaxaca, como en toda la República, las más agitadas de todas las que se han hecho en el país. Se disputaban la Presidencia Pedraza y Guerrero. Todo el partido iturbidista se deci- dió por el primero e incluso el conservador en general, pues aunque no era de sus opiniones Pedraza, jefe de los juarez bio.indd 54 17/08/2006 01:24:27 p.m.
  53. 53. Anastasio Zerecero 55 moderados, les era preciso obtener el triunfo contra Gue- rrero, candidato del partido más exaltado. La lucha fue terrible, y en Oaxaca las autoridades tuvieron que termi- narla a balazos para impedir el triunfo de los liberales. En esta lucha tomó una parte muy activa el Instituto, y entre sus alumnos Juárez. Este hecho se puede decir que fue su bautismo político. En 1831 fue electo Regidor del Ayuntamiento, en 1832 Diputado a la Legislatura del es- tado, que funcionó en 1833 y 1834. En 1836 estuvo preso algunos meses porque se le cre- yó implicado en el movimiento que fracasó en aquel año para derrocar al Partido Conservador, triunfante desde 1831. En 1842 fue nombrado Juez de lo Civil y de Hacien- da, en 1845 el general Antonio de León, como transacción con el Partido Liberal, triunfante a medias en la revolu- ción del 6 de diciembre de 1844, lo llamó para su Secreta- ría de Gobierno. Pocos meses estuvo en ese puesto, por- que era imposible que estuviesen de acuerdo las ideas y hechos despóticos de De León con los principios liberales de Juárez. Después fue nombrado Ministro Fiscal del Tri- bunal Superior de Justicia, puesto en el que estuvo hasta fines de 1845, en que triunfó el Plan Absolutista procla- mado por el general Paredes. Otra revolución triunfa en agosto de 1846: el estado de Oaxaca declara que reasume su soberanía y una junta de personas notables, que se lla- mó Junta Legislativa, pone el poder ejecutivo del estado en manos de un triunvirato compuesto por Luis Fernán- dez del Campo, José Simeón Arteaga y Juárez. La opinión pública desde entonces comienza a declararse por este último, porque el primero había pertenecido a todos los partidos y a todos los gobiernos; el segundo con fama de tener una cabeza demasiado ligera, en tanto que Juárez había manifestado siempre buen juicio, aplomo en sus juarez bio.indd 55 17/08/2006 01:24:27 p.m.
  54. 54. Biografía del C. Benito Juárez56 decisiones, firmeza de principios políticos y, sobre todo, una honradez a toda prueba. Poco duró esta administración, pues a fines de agosto de 1846 se declara por la propia Junta Legislativa que el estado se regiría por la Constitución Federal de 1824. En consecuencia se hace la elección de gobernador, que re- cae en el señor Arteaga. Depués es electo Juárez Diputa- do al Congreso General Constituyente, que se reunió en la capital de la República el mismo año de 1846. III Este Congreso fue legislativo y constituyente a la vez. Se ocupó inmediatamente de arbitrar los recursos para con- tinuar la guerra con los Estados Unidos del Norte. Mien- tras el general Santa Anna, presidente propietario, se ba- tía con los americanos en La Angostura, desempeñaba la Presidencia el más constante, honrado y antiguo liberal reformista que había tenido el país hasta entonces: el C. Valentín Gómez Farías, quien inició en la Cámara como único medio de obtener fondos, un préstamo de catorce millones de pesos sobre los bienes del clero y, en caso de no poderse negociar, la venta de dichos bienes hasta ob- tener la suma requerida. Si bien es cierto que el Partido Conservador estaba en el Congreso en minoría, se le agregó el Partido Moderado, que estaba allí bien y fuertemente representado, y entre ambos lucharon contra el Partido Rojo que apoyaba a Gó- mez Farías. Crescencio Rejón, Ignacio Ramírez y Juárez sostienen la ley; y Mariano Otero y sus prosélitos mode- rados la atacan. La ley salió al fin sin que esa brillante dis- juarez bio.indd 56 17/08/2006 01:24:27 p.m.
  55. 55. Anastasio Zerecero 57 cusión tuviese eco, porque no la dejó escuchar el trueno del cañón extranjero. Perdidos en el terreno legal, el clero y el partido retrógrado hacen estallar pronunciamientos por todas partes contra la ley; y aún en la misma capital el que se llamó “de los Polkos”. Estos motines no termi- naron sino con la llegada del general Santa Anna, quien transige inmediatamente con el clero, cuando reciben al invasor extranjero en Puebla con toda la pompa del culto católico. El Congreso en seguida da su acta de reformas a la Constitución de 1824 y lo disuelve el general Santa Anna, negando toda clase de recursos a los diputados. La revolución clerical se había apoderado de los pues- tos públicos en Oaxaca desde el 15 de febrero de 1847, y aunque Juárez y sus amigos habían obtenido órdenes para restablecer las autoridades legítimas, habían sido eludidas con fútiles pretextos. Las cosas en este estado, llega Juárez a Oaxaca; una revolución local estalla el 23 de octubre y queda definitivamente restablecido el orden legal. La Legislatura comienza sus labores por aceptar la renuncia que con anticipación había hecho Arteaga y nombra gobernador a Juárez. Éste inicia su gobierno en noviembre de 1847, reem- plazando a Arteaga que terminaba su periodo el 12 de agosto de 1849. En esa fecha fue reelecto Juárez y terminó sus tres años el 12 de agosto de 1852. Sale entonces del puesto porque estaba prohibida por las leyes del estado una nueva reelección, que hubiera obtenido sin duda a no ser por este inconveniente. Estos cinco años de su administración fueron los que comenzaron a hacer de Juárez un hombre notable y co- nocido en toda la República. El estado de Oaxaca había seguido en nuestras contiendas civiles la misma suerte del resto de la nación. No había administración de justi- juarez bio.indd 57 17/08/2006 01:24:28 p.m.
  56. 56. Biografía del C. Benito Juárez58 cia, no había soldados, no había hacienda, y en medio de aquel caos aumentaba la confusión, la pérdida que el 18 de septiembre de 1847 había sufrido el estado, acabando completamente su división con su valiente jefe a la cabe- za (el general De León) en la batalla dada a los america- nos ese día en el Molino del Rey. Juárez empieza inmediatamente a levantar fuerzas. Establece una maestranza que en poco tiempo constru- ye una batería de bomberos y pertrechos suficientes, de- cidida a continuar la guerra, como lo estaban todos los oaxaqueños. En aquellos momentos se presenta el gene- ral Santa Anna en los límites del estado y exige que se le entregue el mando (la presente biografía de Anastasio Zerecero tiene tres aclaraciones de parte de Juárez, las cuales están incorporadas en la parte final de la presente obra, el asunto de Santa Anna es la primera), so pretexto de que iba a continuar la guerra con el Norte. Cuando Santa Anna acababa de abandonar el mando del ejérci- to que tan mal había dirigido, cuando de hecho dejaba abandonado el puesto de Presidente, cuando toda la na- ción lo acusaba por lo menos de incapacidad, el estado no podía dejar de declarar que se le debía prohibir la en- trada en su territorio. Juárez así lo ejecutó, y he aquí la causa del profundo odio que siempre le tuvo Santa Anna. Por último, el partido moderado hace que la paz se firme con los Estados Unidos, y Juárez entonces se dedica a la organización interior de Oaxaca. Largo sería señalar todos los actos gubernativos de Juárez durante estos cinco años. Bástenos decir que todos los ramos fueron atendidos, creados, reformados o mejo- rados: paga con demasía el contingente para el gobierno federal que se tenía señalado al estado; cubre constante- mente la lista civil y militar y amortiza completamente juarez bio.indd 58 17/08/2006 01:24:28 p.m.
  57. 57. Anastasio Zerecero 59 la deuda local, que durante dieciocho años había veni- do aumentando considerablemente, dejando en caja, al separarse del mando, unos cincuenta mil pesos de exis- tencia. Organizada de esta manera la entidad, cobró un nombre notable en la nación su gobernador, diciéndose de Oaxaca, que era un estado modelo en la República. Juárez se separa del mando, como hemos dicho, en agosto de 1852 y se retira a la vida privada con el empleo de Director del Instituto de Ciencias. Inmediatamente abre su despacho y comienza a vivir de la abogacía, tan pobre entonces, tan sencillo y tan honrado, como cinco años antes había entrado a desempeñar el puesto más eminente del estado. Pocos meses pudo disfrutar de esta tranquilidad. La revolución llamada del Plan de Guadalajara triun- fa en enero de 1853 en la capital de la República, y en febrero triunfa también en Oaxaca. En abril llega a Méxi- co el general Santa Anna, llamado por la revolución, y a pocos días manda sacar de su casa a Juárez. Era el 30 de mayo 1853. Juárez se encontraba en Etla, población a cuatro leguas de Oaxaca en el camino para México, preci- samente alegando como abogado en el juzgado de aque- lla villa. Y sin permitírsele ni siquiera despedirse de su familia, es llevado preso hasta Puebla, de donde sale por fin confinado a Jalapa. Pocos meses después se le manda cambiar su residencia a Huamantla. Llega a Puebla de paso y, al día siguiente por la noche, el hijo mismo de Santa Anna (José), lo saca de una visita en que estaba, lo mete en un coche y, sin permitirle llevar equipaje ni dine- ro alguno, lo hace viajar setenta leguas sin tener comuni- cación con nadie, hasta dejarlo en el muelle de Veracruz, de donde es transportado a un sucio calabozo del Casti- llo de Ulúa y, tres o cuatro días después, es embarcado en juarez bio.indd 59 17/08/2006 01:24:28 p.m.
  58. 58. Biografía del C. Benito Juárez60 el vapor paquete inglés sin pagarle el pasaje ni permitirle procurarse los recursos indispensables para una estancia indefinida fuera de su patria. Pero algunos amigos no lo olvidan y encuentra a bor- do fondos que, aunque escasos, le permiten llegar a La Habana, de donde pasa después a Nueva Orleans. Allí vive con el exiguo auxilio que su esposa le puede remi- tir, empeñando sus bienes patrimoniales. Permanece en Nueva Orleans hasta julio de 1855, en que se embarca, atraviesa el Istmo de Panamá y llega por fin a Acapul- co, donde se une al general Álvarez, quien mandaba en jefe las tropas defensoras del Plan de Ayutla contra San- ta Anna. En agosto triunfa la revolución del modo más completo y Santa Anna huye al extranjero. El 4 de oc- tubre, el general Juan Álvarez declarado Presidente de la República en Cuernavaca, nombra inmediatamente a Juárez Ministro de Justicia y Negocios Eclesiásticos. IV El movimiento de Ayutla había tomado en toda la Re- pública un carácter eminentemente reformista, porque más que nunca el clero se había esforzado en sostener la dictadura aborrecida de Santa Anna. El sentimiento de la nación era general bajo este aspecto, pero aún triunfante la revolución, se encontraba frente a frente con un ejérci- to que, aunque en desconcierto por el abandono en que lo había dejado su caudillo, era demasiado temible para que el Partido Liberal pudiera estar tranquilo, principal- mente cuando en el mismo gabinete encontraba obstácu- los en el general Comonfort, que era el principal hombre juarez bio.indd 60 17/08/2006 01:24:28 p.m.
  59. 59. Anastasio Zerecero 61 de acción y de prestigio que había sostenido el Plan de Ayutla. Comonfort, moderado por opiniones políticas y por carácter, era una rémora para el desarrollo del pro- grama del Partido Liberal. Desde la formación de ese gabinete comprendió que era imposible su subsistencia por mucho tiempo, pues estaba formado por elementos demasiado heterogéneos, y a la avanzada edad del Be- nemérito general Álvarez, era imposible que tuviera la suficiente energía para decidirse entre las poderosas y opuestas influencias de Comonfort y Juárez, de Ocampo, y Lafragua. Comonfort quería conservar el ejército con modificaciones a su manera. Juárez y Ocampo no que- rían ejército. Juárez y Ocampo querían el gobierno del pueblo por el pueblo. En tales circunstancias ninguna medida era favora- ble al Partido Liberal sin usar alguna estratagema. Lo comprendió así Juárez y aprovechó los momentos en que Comonfort se separó dos o tres días de la capital para que Álvarez firmara la célebre Ley de Administración de Justicia del 22 de noviembre, que es conocida por la Ley Juárez. Si bien esta ley contenía reformas notables en la ad- ministración de justicia, no llamó la atención por esto, sino porque suprimía los tribunales y fueros privile- giados y especiales del clero y del ejército. Era un gol- pe terrible para el partido retrógrado que siempre había vivido apoyado en estos dos colosos, que quedaban des- armados hasta cierto punto, al quitárseles la égida tras de la cual se parapetaban para substraerse a la justicia de la nación. La ley fue aplaudida por una inmensa ma- yoría de la República, pero al mismo tiempo jurada su destrucción por el Partido Conservador. (Este asunto es motivo de la segunda nota aclaratoria de parte de Juárez juarez bio.indd 61 17/08/2006 01:24:28 p.m.
  60. 60. Biografía del C. Benito Juárez62 a la presente biografía, está incorporada en la parte final de la presente). Comonfort, disgustado con la ley y con su autor, hizo lo que acostumbraba: transó con los enemigos del gobier- no y aprovechó, sino es que promovió, varios motines militares que estallaron al promulgarse la ley, e hizo fir- mar a Álvarez la renuncia del alto puesto que ocupaba y el nombramiento de Presidente Sustituto de la nación en favor de sí mismo. La Ley de Justicia, sin embargo, sub- sistió tanto porque de pronto no se atrevió a derogarla, cuanto porque el Congreso Constituyente le dio a poco su sanción unánime. Naturalmente Juárez quedó separado del Ministerio de Justicia. Lo nombró Comonfort gobernador del estado de Oaxaca y emprendió la marcha violentamente, porque aquella capital estaba siendo en esos momentos teatro de frecuentes motines militares. Mas al llegar lo encuentra todo tranquilo y se dedica a restablecer la administración pública. Esta segunda administración de Juárez fue tanto o más benéfica que la primera. Ensancha mucho más la aplicación del sistema democrático en el estado; reforma mejorando la instrucción pública y vuelve a levantar el Instituto de Ciencias, aniquilado por Santa Anna. Influ- ye poderosamente en la Legislatura Constituyente, y ésta desarrolla en la Constitución local el sistema municipal de un modo bastante amplio y establece el sufragio di- recto de todos los ciudadanos para la elección de gober- nador. Se reorganizan la hacienda y la administración de justicia; se sancionan los códigos civiles y criminales del estado, y cuando el orden público se altera por dos veces, lo restablece con energía y valor en Ixcapa, y con tino y prudencia en Tehuantepec. juarez bio.indd 62 17/08/2006 01:24:28 p.m.
  61. 61. Anastasio Zerecero 63 En septiembre de 1857 lo elige el estado como go- bernador constitucional por 112,000 votos directos, y la República entera Presidente de la Suprema Corte de Jus- ticia de la nación por una gran mayoría de votos. En oc- tubre la opinión pública y toda la prensa liberal obligan a Comonfort a llamarlo a desempeñar la cartera de go- bernación. En noviembre toma posesión del puesto y se presenta al Congreso a pedir facultades extraordinarias para el Ejecutivo. Ni antes ni entonces había tenido el Partido Libe- ral confianza en el liberalismo de Comonfort, ya que se anunciaba y aún se tenía por cierto que daría el golpe de Estado. Esto hizo que encontrase el proyecto de faculta- des extraordinarias una tenaz oposición y que se dijera a la postre, en plena discusión pública, que se concedían por sólo la confianza que inspiraba la presencia de Juárez en el gabinete. Razón tenían por cierto los diputados en desconfiar, puesto que el general Zuloaga, amigo personal de Co- monfort, seducido por el clero y con la anuencia del Pre- sidente, se pronuncia contra el gobierno el 17 de diciem- bre. Comonfort aparece nombrado jefe del motín. Juárez acude al Palacio Nacional en el momento que tuvo noticia del pronunciamiento para aconsejar a Comonfort que no lo aceptara y cumplir hasta el último momento con sus deberes de ministro. Comonfort, que estaba de antemano dispuesto a aceptar el pronunciamiento, como lo hizo dos días después, manda aprender a Juárez, lo tiene preso e incomunicado en Palacio, y disuelve el Congreso. Pero después de haber puesto todos los elementos del gobier- no del lado de los insurrectos y traicionado sus juramen- tos y deberes, se vio Comonfort a su vez desconocido por juarez bio.indd 63 17/08/2006 01:24:28 p.m.
  62. 62. Biografía del C. Benito Juárez64 los amotinados que tampoco tenían confianza en él. Era ya demasiado tarde para volver sobre sus pasos. Puesto Juárez en libertad, en medio de mil peligros, resuelto a aceptar la situación que Comonfort abandona- ba para irse al extranjero. V Hemos llegado a una época de la vida de Juárez tan ín- timamente unida a los acontecimientos de todo el país, que para poderla seguir en todas sus peripecias necesi- taríamos narrar la historia de México durante estos últi- mos ocho años. Los sucesos están demasiado recientes, y nosotros hemos tomado una parte demasiado activa en ellos para creernos con la fuerza e imparcialidad que se requiere para juzgarlos. Nos limitaremos a Juárez, que es el principal objetivo que nos hemos propuesto al em- prender este pequeño trabajo. La revolución que estallaba por la traición suicida de don Ignacio Comonfort, traía su origen de muy atrás. Como hemos dicho, al triunfar el movimiento de Ayu- tla el Partido Liberal había comprendido que era preci- so emprender la reforma radical del país y luchar hasta vencer al Partido Conservador, porque de otra manera ni la nación podía subsistir, ni menos establecerse aquellos principios de su credo político, que son un hecho ya en todos los países cultos de la tierra. Iniciada con la Ley Juárez, la lucha continuó tenaz y terrible. Por su parte, el clero promueve y sostiene la primera revolución de Pue- bla, que vence Comonfort personalmente en la batalla de Acatlán. Por la otra el Congreso Constituyente abre juarez bio.indd 64 17/08/2006 01:24:28 p.m.
  63. 63. Anastasio Zerecero 65 sus sesiones el l° de febrero de 1856. Las elecciones ha- bían correspondido a la amplia y liberal convocatoria de Ocampo, expedida el 17 de octubre próximo anterior. To- dos los representantes del pueblo pertenecían al Partido Liberal; o si algunos conservadores había, eran del todo vergonzantes. La mayoría de estos diputados pertenecía al Partido Liberal Rojo y el resto era de moderados. El Congreso se apresura a sancionar la Ley Juárez y se ocu- pa en la extinción de Jesuitas y su expropiación. El clero también sigue su camino: promueve la segunda revolu- ción de Puebla, que es vencida también. El malogrado Benemérito Miguel Lerdo de Tejada entra en el Minis- terio de Hacienda y propone a Comonfort dar la Ley de Nacionalización de Bienes del Clero, pero éste se opone y adopta un término medio emitiendo su Ley de Desamor- tización del 25 de junio. Aunque el Partido Liberal no la ve en lo general con buenos ojos, como lo comprueba la discusión que tuvo lugar en el Constituyente, la acepta como una reforma, única posible de obtenerse del mode- rantismo del gabinete. El 29 de julio siguiente, el Congreso comienza a dis- cutir el célebre Artículo 15 del Proyecto de Constitución, por el que se establecía la libertad absoluta de todos los cultos. El grano que Juárez había sembrado con su Ley de Justicia fructificaba. La discusión fue luminosa, pero terrible, y la nación hubiera ganado desde entonces el es- tablecimiento de este primer principio de la libertad del hombre, si el gobierno de Comonfort no hubiese hecho una guerra tenaz y nefasta al partido puro y a sus ideas en aquel Congreso, arrastrando a muchos diputados, indudablemente reformistas, como lo han probado des- pués, a votar contra sus convicciones por los mismos te- mores que el gobierno les infundía. La Constitución por juarez bio.indd 65 17/08/2006 01:24:28 p.m.
  64. 64. Biografía del C. Benito Juárez66 fin se sanciona, aunque incompleta, el 8 de febrero. El cle- ro vencido en los campos de batalla y con sólo unos cuan- tos hombres armados que merodeaban aquí y allá en su nombre, aún no se desanima enteramente y empieza a poner dificultades a la administración de Comonfort, ya con la cuestión del juramento de la Constitución, ya con no querer administrar los sacramentos. Comonfort no tenía fe en la causa que se le obligaba a defender. Comonfort aborrecía al partido puro que debía ser su único apoyo. Comonfort, en fin, claudicó, dudó, tuvo miedo; miedo que sin duda, como valiente que era, no hubiera tenido en el campo de batalla. Y por deshacer- se del Partido Liberal exaltado, cayó del eminente puesto que ocupaba, causando así infinitos males no sólo al par- tido, sino a la nacionalidad de México. Éste fue un golpe de teatro, un cambio rápido de es- cena: todos los elementos del gobierno pasan a la reac- ción. Hombre, armas y dinero quedan a su disposición, pues ocupaba la capital de la República. Un poco más tarde, obtiene el reconocimiento de todos los gobiernos amigos de México, que intervendrán en favor suyo. Es entonces cuando Juárez acepta la situación que Comonfort abandona. Éste contaba con todos los elemen- tos del país en su favor; Juárez los tendrá en contra. Pero Comonfort no tenía al pueblo, no lo conocía siquiera; en tanto que Juárez tenía fe en el pueblo y contaba con él. Los estados casi en su totalidad forman coaliciones desconociendo al gobierno de México y comienza a le- vantar fuerzas por todas partes para resistir a la reacción enseñoreada de la capital. Juárez llega a Guanajuato, ex- pide su manifiesto del 19 de enero de 1858, nombra su gabinete y es reconocido por todos los estados como Pre- sidente de la República. juarez bio.indd 66 17/08/2006 01:24:29 p.m.

×