Successfully reported this slideshow.
We use your LinkedIn profile and activity data to personalize ads and to show you more relevant ads. You can change your ad preferences anytime.

Artivismo: Alcalde de Tirana

2,870 views

Published on

Published in: Education
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

Artivismo: Alcalde de Tirana

  1. 1. ALCALDE DE TIRANA Antoni Gutiérrez-Rubí @antonigr Historias de Artivismo
  2. 2. Tirana era una ciudad gris, típica del comunismo, insegura y con decenas de construcciones ilegales. Cada año aumentaba su decadencia y a nadie le importaba, hasta que llegó un hombre para cambiarla por completo. Edi Rama, alcalde de Tirana descubrió que pintando la ciudad de colores podía recuperar el espacio público y a la vez luchar contra la corrupción y la inseguridad. Fuente: El color de la ciudad sin nombres
  3. 3. En 1997, este pintor que vivía en París viajó a la capital albana a visitar a sus padres. Fue atacado por unos delincuentes que casi lo matan, mientras caminaba por una de sus calles en la noche. Al sobrevivir, se dio cuenta que su ciudad natal tenía que cambiar y regresó a Albania para convertirse en ministro de cultura. Años después, con el refrendo de sus electores, cambió el Ministerio por la Alcaldía.
  4. 4. Tuvo la idea de hacer lo que siempre había hecho: pintar. Con el poco presupuesto que tenía en la alcaldía, se dedicó a rescatar las fachadas de antiguos edificios y fábricas comunistas y teñirlas de color. Esto empezó a llenar de alegría a la ciudad. “La pintura fue vista como esperanza y dio un sentido de seguridad a la gente. Pintar fue una forma de hacer política”, aseguró en una de sus charlas en la plataforma TED, donde fue elegido como ponente por el impacto social que causó su proyecto. La revista Art in América llegó a llevar en su portada una fotografía de una de las calles que parecía más una obra de arte abstracto.
  5. 5. Pintar las casas solo fue el principio. Se recuperaron parques y espacios públicos, se demolieron construcciones ilegales, la delincuencia disminuyó radicalmente. Desde entonces, su iniciativa ha dado la vuelta al mundo y otros la copian en Brasil, Colombia, México y otras partes de Europa, que pretenden rescatar las ciudades a través del color. Una vez más colorida, se empezó a tomar en cuenta otro problema que hasta entonces nadie percibía. Lo más común al llegar a Tirana era perderse. Un 80 % de las calles no tenían nombre y las casas no contaban con números. Los bancos no encontraban las direcciones, las cartas se perdían, los vecinos no sabían dónde estaban. Las referencias eran los lugares tradicionales como las torres gemelas, las fábricas, la pizzería Kolonat o una farmacia.
  6. 6. Hace un par de años, la Unión Europea financió un sistema de direcciones y señalización que empieza a cambiar el orden de las cosas en la ciudad sin nombres. Hasta entonces, la gente se ubicaba gracias a los colores de Rama. Hasta la caída del muro de Berlín, Tirana era una ciudad pequeña –213 calles- y bastante rural. Una vez terminado el comunismo empezó a crecer exponencialmente sin tener un plan urbanístico. Actualmente, hay 1.000 calles y algunas de ellas ya empiezan a tener nombre y numeración. Los nombres han sido escogidos por un grupo de expertos de la Academia de las Ciencias y del Instituto de la Lengua Albanesa, que han analizado nombres de figuras no politizadas nacionales e internacionales que llevarán las nuevas calles de la ciudad. Tirana es un ejemplo de la importancia de lo visual y lo estético en cambiar los comportamientos y la historia de una ciudad. Una ciudad sin colores y sin nombres que se ha convertido en una explosión de color y vida en apenas diez años.

×