Successfully reported this slideshow.
We use your LinkedIn profile and activity data to personalize ads and to show you more relevant ads. You can change your ad preferences anytime.
133transformaciones (atraso versus                  ternativa a la escuela "totali-      se llega al "desvío" o sea al sta...
134que confunde los diversos ni-        ser necesaria. Este nuevo tipo        aparentemente polémicas, enveles y que erige...
135clásica de la conciencia revolu-     caso de Furet, pese a sus es-           terado. Se hacen historias delcionaria, al...
136        tan iluminadoras. Se trata de                      las costumbres democráticas                       lle. Lo qu...
137  des de ideas. En estos ámbitos               requiere esta metamorfosis del                    6.  de discusión y pro...
138clave para la comprensión del                     Otro material, este de índole teó-                 curso de la nueva ...
139licamente (ideas, discursos, ri-    por ello fiscalizan, denuncian        resquebraja, comienza la revan-tos, signos), ...
140cional su insuficiencia concep-      gunda parte de Pensar la revo-        para conceptualizar, ni siquieratualizadora....
141el poder, el acento fue deposi-      por eso su juicio sobre el 9 Ther-   puestos, si no contradictorios.tado por esta ...
142                                     fusión genéricamente contenida          un intento crítico de correccióncubrir el ...
143análisis e interpretaciones puede      BIBLIOGRAFÍA                                      Hobsbawm, Eric, Las revolucion...
Upcoming SlideShare
Loading in …5
×

François Furet: Pensar la revolución francesa

3,006 views

Published on

Published in: Education
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

François Furet: Pensar la revolución francesa

  1. 1. 133transformaciones (atraso versus ternativa a la escuela "totali- se llega al "desvío" o sea al sta-progreso); la cultura campesina taria" dentro de los paradigmas linismo, uno no entiende porpermitió que se reprodujeran de la modernización, pero en obra de quién el Estado se apo-hábitos autoritarios (el culto a la ningún caso por fuera de ella. dera de la sociedad y reproducepersonalidad sería una versión Si bien han sido los "revisio- una sangrienta dictadura y lamoderna del buen zar) (dicta- nistas" precisamente quienes sociedad como elemento diná-dura versus democracia), etc. más han aportado en el conoci- mico desaparece bajo los ten-En otras palabras, la visión miento de otros aspectos de la táculos del Estado. ¿Será queoccidental de la experiencia so- historia soviética, como corrien- de darse una interpretación so-viética le ha impedido ver que te han entrado últimamente cial del stalinismo, se correríael modelo instaurado respondía en una fase de crisis. Su per- el riesgo de ejemplificar en ela condiciones económicas, so- cepción de la URSS siempre a la caso de la URSS un curso na-ciales, políticas y culturales pro: luz de lo que ha sido la experien- tural de acumulación y desarro-pias de Rusia. cia occidental se ha visto en se- llo diametralmente diferente al rios aprietos cuando analizan Occidental? ¿Será que la meta-Por esta razón principal inscri- el campo de lo social. El tejido historia catalizada por la expe-bimos a Lewin dentro de la de la sociedad les ayuda a ex- riencia occidental podría quedarcorriente "revisionista", pues in- plicar las particularidades so- desvirtuada y por eso dicho enfo-tenta ser una interpretación al- cietales de Rusia, pero cuando que es abandonado? Hugo Fazio V. Las siguientes notas son un ejer- predominante en la historiogra- cicio de indagación acerca de la fía de revolución burguesa no virtual utilidad y fecundidad tiene un genuino rango concep- historiográfica de la noción de tual, es más bien una noción que revolución burguesa. Estas no- enmascara dos presupuestos sin tas se construyen en función fundamento: el carácter necesa- del muy debatido trabajo de rio del evento o acontecimiento Francois Furet Pensar la revo- histórico revolución francesa, lución francesa. y el de que se trata de una rup- tura de épocas. Como es sabido la revolución francesa constituye el arquetipo A su parecer "revolución bur- fundamental de lo que sería la guesa" es una especie de punto revolución burguesa, esto es, focal en el que se traslapan los los procesos de ruptura e inno- tiempos y se sobreponen todos vación que caracterizarían la los niveles de la realidad histó- irrupción y el establecimiento rica. Anulación del pasado, cons- de formas sociales propiamente titución del presente y diseño modernas, estructuradas las ac- del porvenir, operación reduc- tividades productivas en torno tiva carente de fecundidad expli- al mercado, regidas por una cul- cativa. Consideración de aconte- Alan Arias Marín y Ma. tura de corte individualista y cimientos que generan capitalis- Teresa Calderón: Pensando con unas instituciones políticas mo en el nivel económico, pre- Pensarla Revolución y jurídicas correspondientes a dominio burgués en el orden so- Francesa... la democracia representativa. cial y político y valores ideoló- Para Furet la noción clásica, gicos de clase (1). Operación1. Cfr. Furet, Francois. Pensar la Revolución,págs. 32-33.
  2. 2. 134que confunde los diversos ni- ser necesaria. Este nuevo tipo aparentemente polémicas, enveles y que erige a la clase bur- de práctica y de conciencia his- rigor estamos frente a un en-guesa como actor histórico ho- tóricas están ligadas a un tipo sayo sistemático de construcciónmogéneo y protagónico "A una de situación sin ser definidas de un discurso de historiografíaobra considerada inevitable se por ella. La novedad revolucio- crítica. Trabajo que se articulale ofrece un agente perfecta- naria, el elemento de discon- con otros discursos historio-mente adaptado. Al sistema- tinuidad, pertenece al ámbito gráficos, opera frente a ellos ne-tizar la idea de una ruptura de la representación simbólica gativamente, para extraer ele-radical entre el antes y el des- (ideológico-político-cultural), di- mentos de esclarecimiento parapués, la interpretación social de rá Furet. "La revolución fran- la explicación y la investigaciónla revolución francesa corona cesa consiste en un imaginario históricas, incluso en los puntosuna metafísica de la esencia y colectivo del poder. Su interés ciegos de las perspectivas cri-de la fatalidad" (2). Así, la re- histórico reside en lo que ella ticadas, como es en el caso devolución burguesa estaría ha- tiene de único y es precisamente la historiografía comunista-mi-ciendo referencia simultánea este único lo que llegó a ser litante francesa representadaa un contenido y a un actor his- universal: la primera experiencia por Soboul y Mazauric. A estetóricos que se desarrollan al uní- de la democracia" (4). comportamiento crítico nega-sono durante la necesaria e ine- tivo Furet incorpora perspec-vitable explosión revolucionaria. Hay pues, en Furet, un rechazo tivas historiográficas, como las a los intentos de explicación in- de Tocqueville y Cochin, las tegral (tanto temporal como de que en su parcialidad analíticaNo obstante que Furet desecha niveles sociales) implícitos en y problemática sirven de co-con vehemencia la noción de re- su comprensión de la noción de rrectivo a la historiografía tra-volución burguesa en tanto rup- revolución burguesa. Hay, en dicional, aportándole al discursotura necesaria explicada causal- cambio, una propuesta compro- de Furet elementos de apoyo ymente, reconoce en el fenómeno metida con el ámbito imaginario- perspectivas indispensables pararevolucionario variables inédi- cultural que implica una teoría la construcción de su propuesta.tas, independientes de la situa- y una práctica específicas delción precedente y que desarro- proceso revolucionario francés;llan consecuencias que le son esta modalidad única e inédita se 3.propias; hay pues, el reconoci- manifestó en la revolución fran-miento de novedades que rom- cesa aunque habría de tener pro- Es llamativa la presencia cons-pen efectivamente con sus an- yección universal. Es notable su tante no sólo de consideracionestecedentes. Este elemento de insistencia en una discontinui- políticas vinculadas al ambienteruptura es caracterizado como dad no derivada de la explica- intelectual de la tradición de"una modalidad de la acción ción causal y en una origina- izquierda en Francia, sino a lahistórica", se trata "de una lidad particular con potencia- permanente intervención de ele-dinámica que podría llamarse lidades universales; notable, so- mentos discursivos de la teoríapolítica ideológica o cultural, bre todo, por provenir de un política moderna y contempo-para decir que su múltiple po- discurso historiográfico fuerte- ránea. El hecho de que para Fu-der de movilización de los hom- mente arraigado a la idea de ret la novedad histórica de labres y de acción sobre las cosas continuidad en los procesos revolución francesa radique enpasa por un reforzamiento del históricos. el espacio del imaginario polí-sentido" (3). Esta irrupción, tico cultural, la ideología prác-catalogada incluso como nove- tica de la revolución —por ellodad histórica, encuentra sus 2. centra su atención en el análisiscondiciones de posibilidad en del jacobinismo como formauna crisis política, sin por ello Las reflexiones de Furet son sólo 2. Furet, Francois, op. cit., pág. 33. 3. Ibidem, pág. 36. 4. Ibidem, pág. 104.
  3. 3. 135clásica de la conciencia revolu- caso de Furet, pese a sus es- terado. Se hacen historias delcionaria, al igual que Cochin — fuerzos, no será la excepción). período y no de problemas, afir-refuerza esta necesidad de que Esta identificación política con el ma Furet. Si la historiografíaincorpore como condición de su objeto de estudio ha tendido a tradicional no ha sido sensiblecriticidad, elementos discursivos vincular el trabajo historio-gráfico a estas inconsecuencias, sostieney problemáticas del discurso de a la conciencia, las intenciones y la el autor, es porque se yuxta-la política. acción de los revolucionarios. ponen y mezclan en ella estos Donde esta precariedad diferentes niveles a costa dePara Furet una historiografía historiográfica aparece más una hipótesis implícita: la ne-crítica es aquella capaz de con- ostensiblemente, sostiene Furet, cesariedad del acontecimientoceptualizar los objetos que ana- es en la historiografía de revolucionario. De allí que noliza. En última instancia, en izquierda: su pathos militante la resulte necesario explicar eltanto que la resultante de su hace reduplicar los orígenes y la acontecimiento, basta con re-análisis histórico concluye en identifica acrítica-mente con su ferirlo a sus causas, hay unala inédita experiencia histórica tarea de transformación social y coincidencia entre la necesidadde la democracia, el concepto valorativa (cultural). En histórica y la acción revolu-que está en juego y que toca consecuencia, afirma, los procesos cionaria.dirimir es el de la democracia. de revolución son observadosEl ensayo de un trabajo his- como una ruptura que La fatalidad de la ruptura quetórico-crítico pasa por la dis- necesariamente tiene que ocurrir y aparece en el relato historiográ-cusión teórico-política. que puede ser entendida mediante fico parece calcada sobre la ilu- un esquema de explicación causa- sión que los protagonistas tu-4. efecto, independientemente de que vieron de la revolución. A esa las explicaciones de un fenómeno incapacidad de los hombres por¿Cuál es el andamiaje historio- político sean de índole económico- conocer la historia que hacengráfico del que arranca la pro- social y que el relato del aconte- se unen, según Furet, los vi-puesta de Furet? Las premisas cimiento político abandone la cios de la mala historia, entredel trabajo histórico son enun- intención explicativa en favor de ellos el de creer que lo ya suce-ciadas a partir de la consta- una simple narración en in- dido tiene la fuerza de lo nece-tación en la historiografía tra- terioridad con los protagonistas. sario.dicional, particularmente la de El problema de fondo, señalaorientación comunista-socialista Furet, consiste en la superposi- 5.—vulgata marxista—, de los ción de dos objetos de naturalezadefectos en la construcción del diferente: la revolución en tantoobjeto histórico, las periodiza- En virtud de las consideraciones proceso, susceptible de ser anteriores la propuesta historio-ciones y cortes que propone, el explicada en términos causalestipo de relatos y el orden discur- gráfica de Furet aparecerá vin- sobre la larga duración, de ser culada a las pautas del compor-sivo de los mismos. abordada en términos de su ba- tamiento teórico contemporá- lance, y la revolución aconteci- neo; su propuesta reclamará unaEn la historiografía francesa, miento en tanto modalidad de historia capaz de conceptuali-bajo la determinación de la acción circunscrita al tiempo zar problemas, apta para des-cultura política predominante, corto. Esta superposición in- componer el objeto en sus di-la cuestión de la revolución telectual de dos objetos, insos- mensiones analíticas y en susfrancesa atañe a la identidad tenible a todas luces, se traduce correspondientes duraciones cro-nacional y por lo tanto ha es- en quiebres al interior de la nológicas.tado siempre presente en la di- estructura lógica del relato his-námica de la historia francesa toriográfico: mestizaje de géneros Con estas pautas, propias dey, particularmente, en los ava- (analítico y descriptivo), una historiografía de preten-tares de la política. Hacer la yuxtaposición de marcos cro- sión crítica, Furet acude a doshistoria de la revolución francesa nológicos diferentes, subsumi-dos discursos histórico-políticos enno ha dejado de ser un quehacer en un período siempre rei- los que encuentra característi-político (ciertamente el cas y orientaciones que le resul-
  4. 4. 136 tan iluminadoras. Se trata de las costumbres democráticas lle. Lo que preocupa a Cochin las obras de Tocqueville y Co- que paulatinamente ocuparán es la revolución francesa como chin. En lo que sigue, Furet se- los espacios de la sociedad serán acontecimiento, la revolución- ñala. la indicación de que las contra- modalidad. Con un sentido his- dicciones causales de la revuelta toriográfico, si se quiere más La obra de Alexis de Tocque- no serán de carácter social sino, tradicional, Cochin atiende a ville consiste en un trabajo his- más bien, de carácter intelectual la ruptura y la califica enfáti- tórico-conceptual a caballo entre y moral. camente como política. Su tra- la historiografía y la teoría po- bajo es una tentativa por con- lítica, ciertamente en contravía La presentación de esta tesis ceptualizar el resorte, el mo- de la historiografía tradicional requiere de una descomposi- vimiento interior de la diná- dominante acerca de la revo- ción y distinción del objeto mica político-cultural de la Re- lución francesa. Intención con- histórico y sus temporalidades volución, es ahí donde encuen- ceptualizadora y, sobre todo, correspondientes. Analizar la re- tra la clave explicativa del acon- análisis guiado no por la idea de volución francesa en tanto que tecimiento, "tentativa de con- la ruptura sino por la hipótesis proceso supone estudiar la es- ceptualizar lo que es funda- de la continuidad entre el Anti- tructura y dinámica del Anti- mental y al mismo tiempo ina- guo Régimen y las consecuen- guo Régimen y remitirse tem- presable en la Revolución: su cias del proceso revolucionario, poralmente a un período de lar- fluir" (7) El objeto privilegiado "...la Revolución no ha creado ga duración. La descripción y de la perspectiva de Cochin ra- un nuevo pueblo, una nueva análisis de los hechos mostrará dica en la explosión del aconte- Francia: la revolución ha or- la destacada presencia del ám- cimiento. La distinción entre la denado, coordinado y legalizado bito político que, llegado el mo- vivencia y el pensamiento crí- los efectos de una gran causa mento, será preeminente para tico de la vivencia aleja a Co- sin haber sido esta causa. Re- entender la dinámica de la so- chin de la perspectiva psicolo- presenta más bien la culmina- ciedad. Tocqueville analizará la gista de la historiagrafía tra- ción, el remate de tendencias que compleja dialéctica de la demo- dicional identificada con los pun- actuaban en la sociedad del An- cratización de los espacios so- tos de vista de los actores. Más tiguo Régimen, que una trans- ciales y de la cultura, demo- sociológico, Cochin pretende formación radical de Francia y cratización de los espíritus, con explicar la situación y no la in- de los franceses. El conjunto de el proceso de descomposición tención de los protagonistas estas tendencias democráticas, aristocrática que permea los frente al evento. Las represen- analizadas sucesivamente en el avances administrativos de la taciones imaginarias mediante nivel de la sociedad civil, de centralización, verdadero me- las cuales se expresan las inten- las costumbres, del gobierno y canismo del cambio (6). ciones no explican nada, son, de la ideología forma una especie por el contrario, precisamente de tronco común entre el An- Analizado y conceptualizado de lo que hay que dar cuenta. tiguo Régimen, y la Revolución el proceso de la revolución fran- aparece como una simple etapa cesa cabría esperar el análisis en el desarrollo de sus efec- subsiguiente de la revolución Bajo la influencia de Durkheim tos..." (5). Ese tronco común francesa en tanto acontecimien- Cochin concentra su atención encontrará su lógica en el pro- to. Tocqueville no lo considera. en aquellas formas típicas de la longado proceso de centrali- La historiografía de Cochin es época, susceptibles de cohesio- zación administrativa desarro- precisamente esta página de- nar o desestructurar las solida- llado por el Antiguo Régimen; jada en blanco por Tocquevi- ridades sociales; las socieda-5. Ibidem, pág. 172.6. Cfr. "La democracia (la igualdad de condiciones) no puede caracterizar el estado social anterior a la Revolución puesto que define el estado social posterior a la Revolución. De ahí, la necesidad de una conceptualización diferente: el elemento común al antes y al después es la cen tralización, agente del cambio; esta centralización democratiza los espíritus de una sociedad que padece aún las tensiones provocadas por sus formas aristocráticas vaciadas de contenido. La contradición que empuja a esta sociedad a la revolución, si intentamos definirla en tér minos históricos, no es pues, esencialmente de orden social, sino intelectual y moral...", pág. 98.7. Ibidem, pág. 218.
  5. 5. 137 des de ideas. En estos ámbitos requiere esta metamorfosis del 6. de discusión y producción de individuo, ecuación resuelta por opinión pública, la unidad orgá Rousseau por medio de la volun- Furet entiende la revolución co- nica se construye mediante una tad general y representada sim- mo proceso virtual de recupera- relación abstracta del individuo bólicamente por el carácter po- ción de pasado y también como con la idea, único vericueto po pular de la nueva política. "La acontecimiento de quiebre, como sible para constituir la unani política aparece así como com- ruptura. El análisis del proceso midad, el consenso unánime. El plementaria de la democracia: nos provee de los materiales pa- jacobinismo es un modelo típico es una especialidad del consenso ra una explicación causal. El ideal de las mismas. Se consti míticamente liberado de sus pe- análisis del acontecimiento nos tuye como la forma clásica de la sos sociales. Necesita, pues, en- permite interpretar lo decisivo, conciencia revolucionaria, con contrar sustitutos a la práctica esto es, lo novedoso que surge forma la matriz de una nueva re natural que hacían los cuerpos del acontecimiento y que, sin lación política original y especí organizados de las cuestiones embargo, no se puede derivar fica del período. En el poder, en del Estado: éstos son los polí- de sus causas. tanto que amalgama de la acción ticos, los partidos, las ideolo- y del imaginario colectivo que gías" (9). El estudio de los antecedentes representa simbólicamente la nos ofrece materiales prácticos voluntad general, se convertirá y teóricos que iluminan el evento en una forma de coacción colec Este proceso de identificaciones y representaciones simbólicas, revolucionario propiamente di- tiva. Se trata de la inauguración cho. Un material práctico, vincu- moderna de la política de los sig por ausencia de mecanismos de representación política reales, lado al comportamiento político nificados, nuevo e inédito prin y social consiste en el desarrollo cipio de legitimidad cuyo meca es lo que pone en movimiento comportamientos en los que no político contradictorio de la mo- nismo de producción es analiza narquía francesa del Antiguo do por Cochin (8). existe legitimidad alguna posi- ble para el disenso o la oposición Régimen y que hará evidente su "el jacobismo, tras la ficción del crisis y el consecuente vacío de El jacobinismo en tanto matriz poder a partir de 1787 (11). Fu- de una política de coacción co- pueblo sustituye a la vez a la sociedad civil y al Estado. A tra- ret señala que son las particula- lectiva, representante unánime ridades derivadas de la forma de de la voluntad general, sólo pue- vés de la voluntad general, el pueblo-rey se identifica a partir constitución del Estado absolu- de comprenderse en tanto que tista las que ofrecen los rasgos una compleja articulación entre de ese momento míticamente con el poder, esta creencia es la de esta evolución. El permanente mecanismos sociológicos y un esfuerzo de conciliación del centro conceptual filosófico cen- que origina el totalitarismo" (10). Estado absolutista con la socie- trado en el individuo. Esa arti- dad de órdenes se le aparece co- culación es la condición para que mo el principal mecanismo de la sociedad pudiera acceder a la La propuesta de Furet nutrida corrosión. Siguiendo a Tocque- política. En ella los individuos por estos elementos críticos de ville, encontrará a la sociedad tienen que alterar su naturaleza los discursos de Tocqueville y francesa como demasiado demo- o singularidad concreta, a dife- Cochin estará en condiciones de crática para lo que tenía de no- rencia de la política del Anti- ensayar una visión y una inter- biliaria y demasiado nobiliaria guo Régimen. El espacio políti- pretación sistemática más com- para lo que ya contenía de demo- co inaugurado por la Revolución pletas. crática. La atención principal,8. Ibidem. "En el consenso de las logias, de los círculos y de los museos, se puede ver ya esbozada la voluntad general de Rousseau,aquella arte imprescindible del ciudadano que no puede reducirse a sus intereses particulares; aquel acto puro del entendimiento que razonaen el ilencio de las pasiones sobre lo que su semejante tiene el derecho de exigir de él: la sociedad filosófica es la primera forma deproducción de una coacción colectiva nacida en la confluencia de un mecanismo sociológico y de una filosofía del individuo. La suma de lasvoluntades libres crea la tiranía de lo social, religión de la revolución francesa y del siglo XIX", pág. 222. pág. 222.9. Ibidem, pág. 223.10. bidem, pág. 228.11. Cfr. págs., 36-37; 52-59; 168-208.
  6. 6. 138clave para la comprensión del Otro material, este de índole teó- curso de la nueva legitimidaddesenvolvimiento político fran- rico o ideológico y que será de- (13).cés y de su culminación crítica cisivo para la comprensión deradicaría en la preservación de la dinámica del hecho revolucio- Con estos materiales teórico-la jerarquía y su orden a costa nario, apunta Furet, lo consti- prácticos Furet pasa a interpre-de la paulatina pérdida de la sig- tuye la ideología igualitaria (12). tar el acontecimiento que, comonificación política de ese orden. La categoría operativa de este portador de lo novedoso, escapaLa representación plástica más discurso es la noción de pue- a la determinación material deelocuente es el papel de la aris- blo, su centro conceptual el pro- sus supuestas causas (14). En eltocracia, detentadora de privi- blema del individuo. En la tra- jacobinismo se expresará ese do-legios pero desposeída paulati- dición dominante (Rousseau) de minio del imaginario represen-namente de función política. De la cultura política francesa el tado sobre las acciones, esa men-ahí la relevante función que co- individuo se estatuye, en vir- talidad colectiva revolucionariamienzan a desempeñar los inte- tud de una igualdad natural co- en acción, que constituye la nue-lectuales con sus formas institu- mún a todos, en un sujeto libre va modalidad histórica que inau-cionales de organización: las so- consagrado por el derecho. ¿Có- gura la revolución. Según Furetciedades de ideas. Emergencia mo pensar lo social desde ese durante el acontecimiento pro-de una socialidad política que punto de partida? ¿Si sólo desde piamente revolucionario (1789-en la medida en que sustentaba el individuo se funda el poder y 1794) la lucha por el poder es ely desarrollaba a la ideología la ley, la soberanía, qué es lo so- centro de gravedad. El poder seigualitaria podía ser calificada cial? El concepto de voluntad disputa mediante la palabra,de democrática. En su afianza- general contratada por los indi- pero el poder ya tiene dueño,miento como circuito de poder viduos funda la institución so- es del pueblo. El es la sustanciareal mediante su intercambio cial capaz de interconectar al del igualitarismo revolucionario,sustitutivo de funciones, estatus conjunto de los ciudadanos, los quien aspire al poder no puedey privilegios con la aristocracia, propietarios privados. Sólo de dejar de pertenecer a él puestoestas sociedades van fraguando esa manera, cuando el individuo que el poder se define por el con-una idea de poder, reflejo inver- libre obedece a esa voluntad, trol que el pueblo (sus políticos)tido del poder tradicional y por constituida en Estado, es que ejerce sobre el discurso, sobrelo tanto incompatible y exclu- se puede predicar que el indivi- la palabra, sobre la opinión. Esayente con éste, vertical y jerár- duo sólo se obedece a sí mismo. naturaleza discursiva e imagi-quicamente organizado. El po- ¿Cómo es que este sistema de re- naria de la lucha política es lader del Antiguo Régimen cuya presentaciones se funda y de- que hace imposible toda formavieja idea de legitimidad se viene sistema de acción política? de representación política, ins-arraigaba y se producía en la vo- Las condiciones para que ésto taura la ficción de la democracialuntad providencial y la opción suceda consisten en la existencia directa y enajena los interesesde poder de la ideología revolu- de un poder disponible por un reales de la sociedad a la pree-cionaria cuya nueva idea de le- lado, y en la capacidad de atri- minencia inapelable de la polí-gitimidad se arraigaba y se pro- buirse, de expropiar, la interpre- tica. El pueblo y su voluntadducía en lo social y en su imagen tación de la voluntad general del unánime en tanto que general,mítica: la voluntad general, pro- pueblo, por el otro. Eso se ha fuente absoluta de la soberaníaducían, ambos, la imagen de un realizado, y Furet señala que eso (popular), no puede sufrir extra-poder indiviso propio de una so- es lo radicalmente nuevo o revo- ñamiento en ninguna represen-ciedad idealmente no contradic- lucionario del acontecimiento, tación. Las consecuencias, se-toria; a final de cuentas, la ima- mediante el discurso. Un dis- gún Furet, consisten en que elgen y el deseo de un poder ab- curso portavoz de la voluntad nuevo principio de legitimidadsoluto. general y de la nación: el dis- sólo puede representarse simbó-.12. Cfr., págs. 46-52.13. "Me parece pues que hay dos condiciones indispensables para el nacimiento de esta ideologia: la existencia, ante todo, de un poder dispo nible, abandonado por las autoridades tradicionales y luego, que ella pueda investir este poder... Pero la Revolución necesita también, para desarrollarse como idea, la posibilidad de confiscar en provecho propio la interpretación de la voluntad del pueblo ", pág. 61.14. Cfr. págs. 34-37; 66-82.
  7. 7. 139licamente (ideas, discursos, ri- por ello fiscalizan, denuncian resquebraja, comienza la revan-tos, signos), ante la imposibili- y eventualmente sustituyen a cha de lo social, la aparición dedad de la representación los representantes infieles. El ja- los intereses diferenciados, ex-política sólo es dable la cobinismo realiza en sí mismo presión de individuos desigua-representación simbólica. Esta esta dinámica, la fusiona; du- les. Comienza la política verda-es la paradoja peligrosa de la rante un tiempo será la sociedad dera, la genuinamente moderna.democracia directa, su entraña de ideas que logra representar Muere la democracia directa contotalitaria, su terrorismo al pueblo y simbolizarlo, encar- sus paradojas imposibles. Co-enmascarado. narlo. mienzan dos instauraciones: la de la democracia representativaEsta dinámica del terror Fuera del pueblo no hay salva- y la de una legalidad que pon-habita el conjunto del espacio ción, es la dictadura del Comité dere el poder sin freno. La revo-social, habita en el pueblo, es de Salvación Nacional, la una- lución francesa ha concluido.decir en ninguna parte. El nimidad sin fisuras, la consagra-control de las opiniones en ción de la guillotina. Esta es laaras de la unanimidad es el mecánica del ejercicio del poder, 6.eje de la disputa por el sobra decir que se volverá enpoder. Hay que vigilar, estar contra de sus ejecutores. La Re- Pensar la revolución francesaatento a las desviaciones, volución crea e inventa sus cir- es pensarla como una revoluciónseñalar a los desviados, cunstancias adversas, las ima- política. Furet desvirtúa la his-excluirlos, adivinar e imaginar gina. La guerra europea no será toria social de la Revolución. Losa quienes complotan. La red más que la ampliación conti- elementos explicativo-causalesdel complot va de lo más nental de esa necesidad de po- de índole económica y socialínfimo, porque cada individuo lítica interna que es el complot como los que nos ofrecen los dis-está facultado para producir (15). cursos históricos tradicionalessoberanía, a la confrontación si acaso sirven para iluminar elentre el pueblo y su enemigo Para Furet la derrota del jaco- acontecimiento revolucionario,imaginado y real, y llega hasta binismo el 9 Thermidor es el pero de ninguna manera expli-la conspiración de las fin de la revolución francesa, de can su necesidad y ni siquiera lonaciones para abatir a la Re- lo genuinamente novedoso y hacen posible. La revoluciónvolución. Desviación de los in- específicamente revolucionario francesa es un fenómeno de ca-dividuos, complot (16). Es el fin del modelo ac- rácter político cuyas claves in-aristocrático, guerra contra los tuante de la mentalidad colec- terpretativas y explicativas sonreyes de Europa. tiva revolucionaria. La ideología y no pueden ser más que polí- igualitaria deja de ser el corazón ticas.La ideología igualitaria, la que daba vida a la política toda.puesta en acción de esa Esa imagen que la revolución Pensar la revolución francesamentalidad colectiva tenía de sí misma, ese discurso con perspectiva historiográficarevolucionaria, es la clave de que la legitimaba, esa mecánica crítica es conceptualizar los pro-la integración nacional, su gran que la mantenía viva se degrada blemas básicos que la caracte-poder integrador, seductor; en un instrumento táctico, even- rizan. Estos grandes problemasopera sobre la base de su tualmente utilizado. Ese meollo son problemas políticos, de lacontrario, el principio de la revolucionario de la revolución constante intervención del dis-exclusión. El francesa llega cumplidamente a curso de la teoría política co-funcionamiento de esta su fin, realiza plenamente sus mo condición de posibilidad dedinámica alucinada y finalidades, convirtió en acto to- una conceptualización en la his-alucinante reina en la das sus posibilidades, sus sue- toria política. En Pensar la re-interacción y contraposición ños de poder absoluto. La dicta- volución francesa Furet recri-entre las sucesivas Asambleas dura inapelable de la política se mina a la historiografía tradi-Legislativas, quienes en tantoque representantes del puebloexpresan su soberanía en las 15. Cfr. págs. 83-87.leyes, y el conjunto de 16. Cfr. págs. 97-104.instituciones de ideas quesimbolizan al pueblo y que
  8. 8. 140cional su insuficiencia concep- gunda parte de Pensar la revo- para conceptualizar, ni siquieratualizadora. Pareciera que Fu- lución francesa. en el sentido negativo, puestoret piensa que la conceptuali- que no hay un trabajo críticozación histórico-política de un Dificultad mayor para los his- en relación al argumento delfenómeno como la revolución toriadores de gran vuelo, como concepto rousseauniano de de-francesa sólo pudiera hacerse Furet, aceptar que la fecundidad mocracia.desde su propia manera de con- interpretativa y explicativa delceptualizar. Su afán, a veces más trabajo histórico produce ver- Furet, cobijándose en la tradi-polémico que crítico, le dificulta dades, verdades parciales, rela- ción de la cultura política fran-ver con precisión que el proble- tivas y que nunca accede o pro- cesa, no permite la presencia dema de conceptualizar en la his- duce la Verdad. la economía política y el pragma-toria, de que la historiografía tismo ingleses ni de la filosofíasea teóricamente productiva, En Pensar la revolución fran- crítica alemana en la constitu-es una de las antinomias bá- cesa, hay tres conceptos que ción de la ideología igualitario-sicas del quehacer historiográ- constituyen la columna verte- individualista; queda de estefico. Sin duda que hay concep- bral de su interpretación, ellos modo prisionero en la tradicióntualización, incluso conceptuali- son la noción de democracia y del igualitarismo iusnaturalista.zación política en los empeños la dupla conceptual básica so- Furet quiere conceptualizar perohistoriográficos serios de hacer ciedad y política. no es plenamente consecuenteuna historia social de la revo- con ese empeño. Incluso al in-lución, ciertamente, se trata de La noción de democracia juega terior de la tradición de la cul-un modo de conceptualizar di- un papel determinante en la via- tura política francesa Furet po-ferente al de nuestro autor. Los bilidad de la tesis de Furet de día habernos mostrado la argu-intentos de explicación integral que con la derrota del jacobi- mentación racional que lo llevao social de fenómenos históricos nismo y el colapso de la actua- a preferir la democracia repre-como las revoluciones burguesas lidad de la imposible democracia sentativa y a entender así porconstruyen su conceptualización directa se pone punto final a la qué poseía las condiciones parapolítica desde una comprensión revolución francesa como acon- terminar con el Terror. La ori-económico-social de la política; tecimiento; la instauración de ginaria soberanía del pueblo fueno así Furet que construye su otra forma democrática, la de en efecto reinterpretada comoconceptualización política del fe- la democracia representativa libertades políticas individua-nómeno de la revolución fran- abriría paso a la manifestación les. De allí que el derecho nocesa desde una perspectiva po- de los intereses de la sociedad se hubiese fundado en el man-lítica de la política, muy en la y así, allanaría el camino para tenimiento de los naturalmentetendencia de la contemporánea la instauración de la legalidad. iguales sino que se fundase endiscusión politológica. la tarea de garantizar las liber- ¿Cuál es el concepto de demo- tades civiles de los individuos.La historiografía está y ha esta- cracia en Furet? ¿Lo hace ex- La famosa distinción de Cons-do atravesada por una antino- plícito, tienen deliberado empe- tant entre "libertad de los mo-mia sin solución en lo relativo ño en hacerlo? En rigor, no sa- dernos" y la "libertad de losa sus posibles modos de produ- bemos cuál es el concepto de antiguos" resuena permanente-cir teoría, de conceptualizar. A democracia en Furet, sabemos mente en el trasfondo del textograndes rasgos se puede afirmar eso sí de su repudio a la demo- de Furet. La democracia anti-que se producen conceptos aprio- cracia directa y de su beneplá- gua, bárbara, en tanto partici-rísticamente y se opera con ellos cito por las formas representa- pación directa y colectiva en lamediante la lógica deductiva tivas de la democracia. Furet formación de leyes que repre-—el Furet crítico-político de la muestra el argumento que lleva sentan y norman al "bien co-primera parte de Pensar la re- a la construcción de la noción mún", es obsoleta, imposible yvolución francesa—, o bien se de democracia directa, su vincu- contraproducente para las li-producen conceptos a posteriori lación con la ideología igualitaria bertades civiles y políticas mo-como resultado de una operación y al individuo como el pivote dernas, sostuvo Constant. Enlógica inductiva —el Furet po- conceptual de tal construcción. sentido contrario a la partici-lémico-historiográfico de la se- Como sea, eso no es suficiente pación colectiva y directa en
  9. 9. 141el poder, el acento fue deposi- por eso su juicio sobre el 9 Ther- puestos, si no contradictorios.tado por esta corriente filosófica midor no queda fundamentado; Sin embargo el compromiso deen un sentido de la participación sus detractores podrán, a su vez, Furet con la explicación polí-política para la defensa y expan- ser moralizantes y calificar a tica lo inhibe a incorporar ar-sión de las libertades civiles y Furet de reaccionario. Si la con- gumentaciones provenientes depolíticas, ejercicio de la demo- ceptualización de Furet hubiese lo social. De haberlo hecho sucracia como decisión libre de las sido consecuente, la discusión tesis habría seguramente ga-voluntades individuales (priva- estaría situada en el nivel de la nado en consistencia: la demo-das) sobre el poder y la gestión argumentación de los conceptos cracia representativa, en tantopúblicas, por ello el énfasis se de la historia política y no en el que reivindicadora de interesescargaba en la representación y de las adhesiones ideológico-po- reales, habría podido mostrarse propendía por la paulatina re- líticas. virtudes de articulación y con-ducción de los espacios y ma- ciliación de intereses, mientrasterias de competencia pública a Otros conceptos problemáticos que la democracia directa en sufavor de intervenciones de los y, sin embargo, decisivos para dinámica ciega y excluyente ha-privados. el apuntalamiento de las tesis bría aparecido más apegada a de Furet y de su propuesta de la tierra y menos alucinada enFuret nos obliga a adivinar esta historiografía crítica son el bi- su obsesión complotista.concepción detrás de su tesis del nomio sociedad y política. Comofinal de la revolución francesa resultará evidente, se encuen- Es curioso que esta sociedaden la que adviene la democracia tran fuertemente ligados a su "dormida" durante la explica-representativa sobre las ruinas noción no plenamente concep- ción-interpretación del fenómenode la democracia directa y el Te- tualizada de democracia. A final jacobinista se "despierte" súbi-rror. Así como describió el argu- de cuentas, la idea de democra- tamente el 9 Thermidor. Con Ro-mento y la dinámica de la demo- cia ha sido siempre una noción bespierre derrotado, con la re-cracia directa en el jacobinismo mediadora y articuladora entre volución finiquitada, los inte-y nos ayudó a comprender la sociedad y política (sociedad ci- reses reaparecen, dan vigor yarticulación entre este concepto vil-Estado). toman cauce en los mecanismosy la práctica del Terror, la con- de representatividad de la nuevaceptualización explícita de su En Pensar la revolución fran- democracia. Cabe preguntar:idea de democracia habría evi- cesa la noción de sociedad es ¿no está haciendo Furet lo quetado el que su tesis interpreta- abordada mediante descripcio- le imputa a la historiografía detiva fuese moralizante. Concep- nes relativas a su estructura- izquierda? es decir, ¿no está ma-tualizar rigurosamente, como ción y funcionamiento. Muy en nipulando la presencia de lo so-es la fecunda exigencia crítica la línea de Tocqueville, la serie cial con sus continuidades y di-de Furet, habría requerido o bien de las contradicciones sociales ferencias de acuerdo a un esque-contra-argumentar el concepto constituye el motor de una con- ma explicativo si no preconce-de democracia directa y no sólo tinuidad básica en lo social que, bido sí arbitrariamente afirmadodescribirlo acontecimentalmen- sin embargo, corroe la sociabi- como político? te en su desarrollo práctico, o lidad política. Resulta claro quebien argumentar positivamente si la idea de sociedad estuviese Pero quizás donde el legítimoel concepto —que él juzgaba su- operando sobre el análisis histo- afán de conceptualización deperior— de democracia represen- riográfico que realiza nuestro Pensar la revolución francesatativa como dotado de las condi- autor la igualdad abstracta del encuentra un mayor escollo ra-ciones para liquidar el Terror. pueblo, esa categoría sustancial dique en la problemática com-En el trabajo de Furet opera un y operativa de la conciencia re- prensión de la política que tiene.concepto a priori que le sirve volucionaria, hubiese sido que- Sobra decir que este conceptopara interpretar y juzgar el pro- brantada. La sociedad francesa, es la clave de la propuesta his-blema; consiste en que resulta en su solución de continuidad, toriográfica y de las tesis inter-un concepto secreto, que no se presentaría fisuras y diferencias, pretativas de Furet "Me parecepone en juego deductivamente desigualdades, no sólo entre los —dice el autor— que la primeraen la construcción y descrip- ciudadanos, sino diferentes in- tarea de la historiografía revolu-ción de los hechos históricos, tereses, muchos de ellos contra- cionaria consiste en volver a des-
  10. 10. 142 fusión genéricamente contenida un intento crítico de correccióncubrir el análisis de la política en las sociedades de ideas e his- de la historiografía dominanteen cuanto tal". tóricamente realizada en el jaco- en Francia, visión "historiográ- binismo. Lo inquietante, sobre fica vinculada a la ideología deEllo es así porque la propuesta todo para una concepción poli- izquierda, proclive a buscar ex-de Furet consiste en reivindicar ticista de la política y la historia, plicaciones socio-económicas ba-la idoneidad de la explicación es que la explicación de la diná- jo el conjuro, según Furet, depolítica e histórica para el fenó- mica política se asiente en el ni- la noción de revolución burgue-meno de la revolución francesa, vel de lo imaginario y nunca apa- sa. Nuestro autor asume delibe-excluir o debilitar consistente- rezca la fuerza como el elemento radamente la vía de la explica-mente cualquier elemento expli- que dirime y, a final de cuentas, ción y la interpretación políticascativo ajeno al ámbito político y decide el sentido de los hechos. como contra-tendencia a la víapor último, confiar en que la di- Las condiciones de la fuerza, el de índole social. Su fecundidadnámica propia de la política en control de las armas, la obedien- y riqueza se derivan, en buenacuanto tal es apta para repre- cia de los verdugos, el filo de la medida, de ese movimiento pen-sentar adecuadamente la diná- guillotina son momento consus- dular correctivo en cuanto al én-mica del acontecimiento revo- tancial si no primordial en la fasis de las explicaciones.lucionario. Furet se compro- acción y el pensamiento de losmete a fondo con la "autonomía revolucionarios. Que el imagi- Otro punto fuerte del texto dede lo político". Una primera nario colectivo sea una condición Furet es su insistencia en la con-debilidad está en no permitir de fuerza material no suprime ceptualización, como condiciónla interconexión con argumen- el que la coacción violenta, las necesaria para que la historiatos económicos o sociales: la di- connotaciones de la fuerza hagan dé frutos teóricos; con ello se to-mensión económico-política ha posibles y determinen los sig- ca uno de los puntos más sensi-mostrado fecundidad teórica a nificados de las mentalidades y bles del hacer de los historiado-la teoría crítica de la política de la conciencia revolucionaria. res: el de que la historiografíaasí como la competencia de inte- La concepción estrictamente cumpla con la aspiración de serreses y valores son un momento imaginaria de la política en Fu- una disciplina que no sólo des-no desechable del juego político. ret, dá al traste con la pretensión criba los hechos sino que sea sus- de una virtual explicación polí- ceptible de producir conocimientoAhora bien, donde la inconsis- ticamente autónoma de los acon- teórico. La insistencia de Furettencia aparece con mayor radi- tecimientos. El olvido de la fuer- no sobra. Su compromiso con lacalidad es en la comprensión de- za deja sin aliento la interpre- conceptualización es proble-ficiente del ámbito determinante tación política de la historia. mático, como ya se ha indicado;de la política en cuanto tal, que el texto de Furet hace evidentees lo que define su autonomía. que siempre hay conceptualiza-La política se afirma indepen- 8. ciones teórico-políticas implícitasdiente de la razón y/o la moral, en los tratamientos de los fe-su dinámica es la de la fuerza de Pensar la revolución francesa, de nómenos revolucionarios, quelas voluntades, la de la violencia Furet resulta ser un libro com- uno de los problemas consiste eny el choque de los valores y el plejo y estimulante para la in- hacerlas explícitas, otro —porinstinto. La política es, en su vestigación historiográfica y la supuesto— hacerlas bien, lo quedesnudez, brutal voluntarismo. reflexión acerca de ella. Su pro- no es fácil, y, el último, ponerlasQue ese voluntarismo remita a puesta de historiografía crítica, en juego en el análisis sea porintereses materiales de clases conceptual, problematizadora, vía deductiva o inductiva. Furetsociales y/o a lugares precisos con aliento analítico, política en realiza la tarea con insuficien-de relaciones de producción no sentido fuerte, no puede menos cias. Lo relevante consiste, qui-cambia la dimensión específica que poner a debate algunos de zás, en que en la insuficienciade lo político, ni el destino po- los problemas centrales y deci- de la conceptualización se puedelítico de sus protagonistas. Para sivos del quehacer histórico con- localizar una de las fuentes deFuret la dinámica política ra- temporáneo. deficiencia historiográfica. Nodica en esa amalgama singular jugar abierta y explícitamentede sistema de representaciones Pensar la revolución francesa es con nuestros conceptos en losimaginarias y sistema de acción,
  11. 11. 143análisis e interpretaciones puede BIBLIOGRAFÍA Hobsbawm, Eric, Las revoluciones bur-derivarse en irrespetar los he- guesas, Madrid, Labor, 1985. Bobbio, Norberto, "La revolución francesachos y su sentido intrínseco. y los derechos del hombre", Revista Letra Schaff, Adam, Historia y verdad, México, Nos. 15-16, Madrid, 1989. Grijalbo, 1982. Arias, Alan, "Preliminares para la discusión Pereyra, Carlos, El sujeto de la historia, de la democracia en América Latina",El texto Pensar la Revolución Madrid, Alianza, 1984. Revista Interamericana de Sociologíafrancesa de Furet es una contri- Castoriadis, Cornelius, El imaginario social y No. 1, Segunda Época, México, 1988.bución lúcida y fecunda en los la institución, Barcelona, Tusquets, --- . "Inteligencia y poder. Los limites del 1989. discurso teórico", Revista Análisis Po-intentos de corregir los viejos Furet, Francois, Pensar la revolución fran- lítico No. 10, Bogotá, Universidad Na-vicios de la nueva historia. cesa, Madrid, Petrel, 1980. cional, 1990. Alan Arias Marín - María Teresa Calderón obrera en las dos primeras ciu- tual organizada cronológica- dades y publicados en Contro- mente, dejan ver la intervención versia del Cinep, números 133— del interés valorativo de los au- 34 y 142. tores en los que se hace uso in- La historigrafía sobre el movi- discriminado de nociones rela- miento obrero colombiano en las tivas al problema de la con- últimas décadas estuvo signada ciencia de clase, falsa conciencia, por el interés de los investiga- introducción de ideas foráneas, dores de aclarar el rol político del desviaciones, sumisión, auto- mismo, sus relaciones con el Es- nomía, determinación de la es- tado y los partidos políticos, así tructura económica, etc. Con la como su desenvolvimiento a la excepción de Daniel Pécaut en luz de una periodización estable- su libro Política y Sindicalismo, cida con base en el curso de la en el cual se ensayaba una visión economía y del régimen político. más estructural del movimiento El énfasis en estos trabajos se obrero en relación con los pro- colocó en el estudio de su de- cesos sociales contemporáneos venir institucional desde los del país, y de Alberto Mayor, en años 30. Ello implicó un gran Etica, trabajo y productividad descuido y olvido del período de en Antioquia, en el que aborda formación de la clase obrera, de la temática de la formación deMauricio Archila: "Ni amos la diversidad de sus manifesta- un sistema de valores y una dis- ciones de resistencia, de sus ela- ciplina del trabajo en la regiónni siervos. Memoria obrera boraciones culturales, así como antioqueña; se tenía la impre-de Bogotá y Medellín (1910 del proceso de autoidentificación sión de un notorio estancamien- - 1945). En Controversia y autoestima por el cual buscó to de la investigación sobre el156-157 Edit. Cinep, Bogotá, su inserción distintiva en la so- movimiento obrero, que sólo en 1990. ciedad industrial. En esta di- los últimos años de los 80 se rección se pueden ubicar los tra- viene superando. bajos de Miguel Urrutia, Edgar Este trabajo del profesor Mau- Caycedo y Rojas y Moncayo, Los ensayos del profesor Ar- ricio Archila, es la coronación de quienes trabajaron desde con- chila, especialmente los que cepciones ideológicas, dejando la aluden a la recuperación de la un propósito de largo aliento marca de sus preferencias polí- memoria histórica de los traba- —el estudio de la memoria obre- ticas en sus textos, además del jadores, hacen parte de ese am- ra en cuatro grandes ciudades esfuerzo valorativo para tratar biente, de ese espíritu que busca del país: Barranquilla, Barran- de dar coherencia a sus estudios. cabermeja, Bogotá y Medellín— refrescar y reestimular un tema Se trata de trabajos que, a más que había desaparecido de la complementado por dos textos de presentar la información fac- sobre la formación de la clase agenda de los historiadores, por

×