D1
. espectaculos@elpais.com.uyMontevideo. Domingo 21 de octubre de 2012 EL PAIS
Sección
DESPECTÁCULOS
La versión juvenild...
D2
Montevideo. Domingo 21 de octubre de 2012D2 | ESPECTÁCULOS EL PAIS
Parecido (1). Adviértanse las semejanzas entre Carlo...
Upcoming SlideShare
Loading in …5
×

21 de octubre de 2012 - Martina Iñíguez - Prontuario de Gardel del año 1915 - Diario El País de Montevideo

675 views

Published on

Domingo 21 de octubre de 2012 - Interesante artículo del diario El País (Uruguay) sobre Carlos Gardel y su lugar de nacimiento.

La autora de este artículo es la investigadora argentina Martina Iñíguez.

Published in: News & Politics
0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
675
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
2
Actions
Shares
0
Downloads
1
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

21 de octubre de 2012 - Martina Iñíguez - Prontuario de Gardel del año 1915 - Diario El País de Montevideo

  1. 1. D1 . espectaculos@elpais.com.uyMontevideo. Domingo 21 de octubre de 2012 EL PAIS Sección DESPECTÁCULOS La versión juvenildel veterano Bruce Willis Joseph Gordon-Levitt protagoniza Looper, asesinos del futuro, una aventura de cien- cia ficción en la que interpreta a un ma- tón a sueldo que con el paso del tiempo se convierte en Bruce Willis. El film va en el Festival de Cine y luego se estrena. Espectáculos / D3 Es el dinero que ganó Ashton Kutcher entre mayo de 2011 y mayo de 2012. Es el mejor pagado de la televisión en EE.UU. 24 millones Una institución de la salsa visita Uruguay El Gran Combo de Puerto Rico, liderado por el legendario Rafael Ithier, está embar- cado en una gira mundial que el 1º de no- viembre recalará en el Teatro de Verano. En entrevista con El País el director asegura que la salsa está en un excelente momento. Espectáculos/ D5 IÑIGUEZ MARTINA “Nos contaron algo que no tiene nada que ver con Gardel” BUENOS AIRES ■ VICTORIA MOLNAR —¿Hay un interés argentino de que Gardel sea francés? —Ninguno. En nuestro caso quere- mos demostrar, y tenemos elemen- tos para hacerlo, que Carlos Gardel nació en Uruguay y se nacionalizó argentino. Si cae la nacionalidad uruguaya, cae también la argenti- na, así que defender el origen oriental de Gardel es defender tam- bién su nacionalidad argentina, única jurídicamente vigente, ya que nunca fue anulada. Significa que dos países del Río de la Plata compartimos al cantor de tangos más importante de la historia. No hay razón para pelear por eso, el problema es que deja orgullos heri- dos y, sobre todo, en este momento contradice fanatismos que sostie- nen lo contrario. —¿A qué obedece ese “fanatismo” por la versión francesa, y qué opi- nión le merece el libro “El padre de Gardel”? —Puede ser por razones emotivas o por ignorancia. También porque hubo un fraude, y quienes lo sostu- vieron durante muchos años ahora ● ● ● Sigue en pág. 2 Martina Íñiguez cuestiona el libro “El padre de Gar- del”, del argentino Juan C. Esteban y los franceses George Galopa y Monique Ruffiè. l trabajo de Esteban y sus colegas franceses ocupó semanas atrás los titula- res de los medios de todo el mundo, especialmente con la afirmación del “descubrimiento” de la partida de nacimiento de Gardel (o más bien de Charles Romuald Gardes) en Toulouse, Francia. La investigadora Íñi- guez afirma que El padre de Gardel es un “engaño sensacionalista y descali- ficador que no aporta nada nuevo”, señalando entre otras cosas que la partida en cuestión era conocida desde hace más de ochenta años.
  2. 2. D2 Montevideo. Domingo 21 de octubre de 2012D2 | ESPECTÁCULOS EL PAIS Parecido (1). Adviértanse las semejanzas entre Carlos Gardel y Clelio Oliva, su presunto primo hermano de Tacuarembó. no quieren reconocer que se equivocaron. No es posible, analizando a fondo la historia, no darse cuenta de todas las inconsistencias que hay en ese relato. Nos contaron un cuen- to que no tiene nada que ver con la biografía de los prime- ros años de Gardel, y del que está probada su falsedad. El padre de Gardel es una publi- cación engañosa en la que ni siquiera tuvieron en cuenta los testimonios del nieto de Paul Lasserre, presunto padre fran- cés. Se le ha dado publicidad en todo el mundo con un en- foque sensacionalista y para vender libros, anunciando el supuesto “hallazgo” de una partida de nacimiento que se conoce desde hace 80 años. Los periodistas que en las últi- mas semanas reprodujeron tal falsedad fueron sorprendidos en su ignorancia y en su buena fe. Fue algo hecho expresa- mente, porque ahora Juan Carlos Esteban, el autor argen- tino del libro y miembro del Centro de Estudios Gardelia- nos (CEG) dice que no des- miente públicamente lo de la partida para no causar más confusión, y por otro lado agrega que “no hay mal que por bien no venga porque así todo el mundo sabe que Gar- del era francés”. Esteban ha descalificado y difamado siste- máticamente a todo aquel in- vestigador que hubiera apor- tado pruebas que contradigan la “historia oficial”, o que hu- biera cambiado de idea al en- tender la falsedad de la mis- ma. Nos acusa de negociar con Gardel, de fabuladores, agrede a investigadores en vez de re- futar argumentos. Hasta hubo quienes dijeron que tengo te- rrenos en Tacuarembó que van a aumentar de manera expo- nencial si Gardel resulta uru- guayo. —¿Quién dio origen a esa “bio- grafía falsa”? ¿Había tanto di- nero en juego? —Sí, tras su fallecimiento ha- bía mucho dinero en juego que vendría por derechos de autor de sus películas y discos. No tengo cifras certeras, por- que en algunos casos no hay registros o se niegan a darlas, pero se estima que los dere- chos de Gardel dieron entre 300.000 y 800.000 dólares por año durante 70 años. La bio- grafía apócrifa del Gardel fran- cés fue creada por quien fuera su apoderado, Armando Defi- no. A través de un testamento ológrafo irregular, que habría sido fraguado o falaz —nadie puede cambiar su identidad ni nacionalidad después de muerto—, se nombró albacea testamentario y comprometió en el fraude a Berta Gardes, asegurándose así el silencio y dependencia de sus decisiones de la misma. Defino se movió rápido para difundir la versión del origen francés, nacionali- dad que necesitaba afianzar para detener la repatriación de los restos que comenzaba a gestionarse en Uruguay. La tan mentada “partida de naci- miento” fue un documento original con la que engañaron a los jueces, pero investigacio- nes posteriores demostraron que en realidad pertenecía a Charles Romuald Gardes, na- cido en Toulouse en 1890, hijo natural de Berta como madre soltera y que habría muerto al entrar en la adolescencia. A Defino le hubiera sido fácil pa- garle a algún empleado del Re- gistro Civil para que eliminara su nombre de los registros de defunción. Charles era menor que Carlos Gardel, quien ha- bría sido fruto de una relación prohibida entre Carlos Escayo- la y María Lelia Oliva, su cuña- da de 13 años de edad. Carlitos estuvo indocumentado hasta ● ● ● Viene de página D1 “Gardel pensaba terminar su vida en Uruguay” Parecido (2). Primeros planos similares de los ojos de Carlos Gardel y de su presunto abuelo uruguayo, Juan Bautista Oliva. ■ En junio de 2012, Fran- çois Lasserre, nieto de Paul Lasserre (supuesto padre de Gardel según la tesis france- sista) solicitó apoyo a “los amigos de Carlos Gardel” para la realización de un análisis de ADN que despeje las dudas y abrió un blog para juntar firmas a tal fin (http://adngardel.blogspot. com). En julio, Lasserre envió cartas de puño y letra y en los idiomas francés y espa- ñol a cuatro autoridades de la cultura argentina: Jorge Coscia, secretario de Cultura de la Presidencia de la Nación Argentina; Hernán Lombardi, ministro de Cultura de la ciudad de Buenos Aires; José Gobello, presidente de la Academia de Lunfardo; y Horacio Fe- rrer, presidente de la Acade- mia de Tango. Según señala Íñiguez, has- ta la fecha, las academias acusaron recibo pero no se recibió respuesta de los mi- nisterios. Dice François Las- serre: “Si bien creo sincera- mente que Carlos Gardel na- ció en 1890, en Toulouse, Francia, por honradez inte- lectual respeto la tesis uru- guaya. Sólo la comparación del ADN puede desempatar definitivamente las posturas (…) y clausurar para siempre un antiguo debate, a menu- do encrespado, sostenido a lo largo de setenta y siete años. (…) La lógica indica que habría que comparar primero la impronta genéti- ca de Berthe Gardes con la de Carlos Gardel; luego, la de Carlos Gardel con mi pro- pia impronta genética, que ofrezco espontáneamente”, dice en la misiva, y agrega: “Solicito el apoyo de todos los interesados en la verdad histórica, para lograr llevar a cabo todas las investigacio- nes científicas que fueran necesarias. Entonces, sin mirar atrás, sin animosidad ni pesar, voy a adherir al ve- redicto indiscutible”. Lasserre también señala en su carta: “Agradezco el apoyo de los gardelianos de todas las opiniones, y parti- cularmente al señor Marcelo O. Martínez, por su dedica- ción personal y su modo in- teligente y objetivo de obrar en la búsqueda de la verdad histórica. Me agrada pensar que si Carlos Gardel estuvie- ra todavía entre nosotros, apreciaría tal actitud y apo- yaría nuestra petición”. El pedido es apoyado también por uruguayos re- presentados por Gonzalo Vázquez Gabor, sobrino bisnieto de Carlos Escayola. “El señor Lasserre cuenta con nuestro apoyo y el de todos los investigadores y seguidores de Gardel que quieren conocer la verdad sin medias tintas”, expresa el uruguayo en una misiva publicada en ese blog. Piden una vez más la prueba de ADN  Hace un par de sema- nas, los argentinos Ricar- do Ostuni y Martina Íñi- guez se toparon con un “importante documento inédito” del Mago. Hallaz- go que los investigadores hicieron llegar a “El País” permitiendo la publica- ción de algunas de sus páginas escaneadas en esta nota. “Se trata de un pron- tuario argentino de Gar- del fechado el 14 de agosto de 1915, cuando se presentó espontánea- mente a solicitar una cé- dula de identidad que le fue otorgada y con la que pudo viajar a Brasil el 17 de agosto de ese año. Prueba, entre otras co- sas, que cinco años antes de hacer el registro de nacionalidad uruguaya, Carlitos se decía nacido el 11 de diciembre de 1887. Algo muy importan- te ya que la partida de na- cimiento de Charles Ro- muald Gardes, lo dice nacido en 1890”, adelantó Íñiguez. En una de sus pági- nas, con su nombre artís- tico, firma de puño y letra y huella dactilar, declara ser “natural argentino” nacido en La Plata, hijo de Carlos Gardel, de pro- fesión “empleado”, y de Berta Gardel. Artimañas de una personalidad cuya vida estuvo signada por el rechazo familiar. “Creo que las compli- caciones fueron el resul- tado de su indocumenta- ción, sumadas a que no podía confesar un origen escandaloso”, sostiene Íñiguez, agregando: “La vida de Carlitos fue una vida de abandono, caída y redención”. La novedad más importante de este reciente descubrimiento radica en que prueba que Gardel “tuvo algunos pro- blemas con la policía”. Detalles que están siendo analizados por los inves- tigadores argentinos, de los que dijeron, informa- rán a la brevedad. UN DOCUMENTO INÉDITO: LA TAPA DEL PRONTUARIO POLICIAL DE CARLITOS el 8 de octubre de 1920 cuando regularizó su situación ante el Consulado uruguayo en Bue- nos Aires donde le fue expedi- do un registro de nacionali- dad, con el que tramita su na- cionalización argentina. Es más, Francia no reconoce que Carlos Gardel y Charles Ro- muald Gardes hayan sido una misma persona. Yo le pregunté a Galopa (uno de los autores franceses del cuestionado li- bro) por qué no inscribían la muerte de Carlos Gardel en el acta del nacimiento de Charles Romuald Gardes y me dijo: “Porque para eso habría que demostrar que fueron una misma persona”. Fueron dos personas diferentes y eso se hizo evidente a través del aná- lisis antropomórfico de foto- grafías infantiles que Berta en- tregó para reforzar esa biogra- fía falsa a nivel mediático, necesaria dada la magnitud de la figura de Gardel. Una es el retrato oval de su hijo francés (que aparece en la portada del libro El padre de Gardel) y otra de Carlitos Gardel cursando primer grado inferior. Median- te comparaciones entre las ca- racterísticas edilicias de la foto y un plano de la Escuela de Va- rones Nº 27, ubicada en la ca- lle Durazno 337 (según nume- ración antigua) del Barrio Sur de Montevideo, se demostró que se trataba del mismo lugar. —Signado por el abandono y la indocumentación debe haber sentido un gran desamparo… —Sin duda. Berta Gardes cui- dó y apoyó a Carlitos desde un principio, permitiendo que adoptara la identidad de su hijo fallecido para poder de- senvolverse en sociedad, lo que luego fue aprovechado por Armando Defino. Carlitos aprendió a querer a Berta y de- bió sentir un gran agradeci- miento porque ella lo quiso como a su propio hijo. De ser francés resulta incomprensible que pudiendo documentarse con esa partida francesa en 1908 estuviera mendigando documentos apócrifos a sus amigos políticos hasta 1920. Presumo que, a pesar de todo, esperaba ser reconocido en al- gún momento por su familia biológica. Carlitos cantó Mi Buenos Aires querido, pero existen pruebas documenta- das de que estaba programan- do pasar sus últimos días en Montevideo. ¿De dónde sale ese amor de Gardel al Uruguay de no haber sido porque era su tierra? —¿Cuál es la opinión actual de los descendientes de Carlos Escayola? —No están todos de acuerdo al respecto. Hay quienes no quieren hablar del tema por- que lo consideran vergonzante y otros que quieren reconocer- lo como parte de la familia e incluso sostienen que Carlos Gardel hasta le habría recla- mado a Carlos Escayola que lo reconociera. Ante la contro- versia entre la teoría francesis- ta y la uruguaya, fue solicitada por François Lasserre la reali- zación de un ADN, que es apo- yada por integrantes de la fa- milia Escayola, una gestión que en Buenos Aires fue impe- dida a nivel judicial porque el Centro de Estudios Garde- lianos dijo a la jueza encarga- da que no había controversia. Esteban, si bien reconoce en su último libro que el ADN es la única forma de saber la ver- dad, no apoya esta solicitud. En principio habría que defi- nir si el cuerpo que está en el Cementerio de la Chacarita es el de Carlos Gardel. Las autori- dades uruguayas podrían soli- citar que se realice el estudio a través de Cancillería, pero como la situación entre Argen- tina y Uruguay ya tiene una cantidad de temas espinosos creo que no consideran apro- piado el momento. “La biografía del Gardel francés se inventó porque había mucho dinero en juego”. “Francia no reconoce que Carlos Gardel y Charles Romuald sean uno solo”.  Hace diez años que la argentina Martina Íñi- guez dedica sus investi- gaciones a la figura de Carlos Gardel, y adhiere a la teoría que afirma que el cantor nació el 11 de diciembre de 1887 en Ta- cuarembó, producto de una relación ilícita, por lo que habría sido entrega- do en cuidado a la fran- cesa Berta Gardes. Íñiguez contó a El País que recibió la posta del investigador uruguayo Nelson Bayardo, autor de Carlos Gardel, a la luz de la historia, quien antes de fallecer la nombró “cónsul de la causa uru- guaya” en Argentina. De hecho, el tiempo ha dado frutos y está por terminar de escribir un libro que, con nuevos hallazgos, abona su teoría y des- miente mediante una in- mensa lista de pruebas lo que considera “la historia oficial de un Gardel fran- cés, inventada para poder acceder a su herencia a través de un testamento falaz”. La cónsul de Gardel uruguayo

×