Successfully reported this slideshow.
We use your LinkedIn profile and activity data to personalize ads and to show you more relevant ads. You can change your ad preferences anytime.

1 semana

  • Be the first to comment

1 semana

  1. 1. 1 SEMANA. -Estoy harta de esta situación... Exclamo Melissa Melissa era una niña que vivía cerca del año 2100, en una sociedad donde todos son iguales, donde todos son gobernados por un rey y este los tiene sometidos y drogados con una dosis diaria de una sustancia que hace que las personas no tenga sentimientos, todos eran muy fríos, los matrimonios eran arreglados conforme su situación económica. Por suerte la situación económica de Melissa era más que buena, pues era una de las familias más ricas de Ginebra (Suiza). Pues desde sus bisabuelos y abuelos, tenían terrenos que se sobré evaluación de más y con suerte, uno de esos terrenos, el rey siempre lo había querido es por eso que, al papá de Melissa le toco más suerte y así estaban tan bien económicamente hablando. Cuando Melissa apenas es una pequeña niña de 6 años pregunta a su madre con un tono dulce lo siguiente: -mamá porque no podemos dejar de tomar la sustancia- dijo Melissa -Hija, son órdenes del rey y es lo único que tenemos que acatar- la madre con preocupación de la pregunta de la hija aumenta la dosis de ella para que no sintiera ni siquiera duda. El rey por el contrario nunca tomo esta sustancia, él siempre estaba consciente de lo que hacía y de lo que iba a pasar tarde que temprano con su población. -Luis, muéstrame tu nuevo invento por Favor- dijo el rey Luis era el químico fármaco biólogo encargado de mostrar o de crear nuevas sustancias que cada vez eran más fuertes para el dominio de las personas y de la población entera. - Aquí esta señor rey, aunque es muy potente, todos nosotros somos capaces de soportarla.- En el país de suiza todos ya eran personas dominadas, el país enteró fue encubado para mantener una temperatura estable, los animales fueron asesinados para que los únicos habitantes de suiza fueran los humanos. Melissa, era única en ese país, pues como cuando ella nació se empezó a consumir esta sustancia, ella se volvió inmune por muy fuerte que fuera, a ella no le hacía efecto. Los únicos que sabían de esta situación eran ella y loro Pichu. A Pichu Melissa lo rescato del bosque entre su friolento temperamento, pues ya que este iba a ser asesinado por la policía del país, pues ya que mataban todo aquello que no les sirviera para algo en específico, entonces ella lo escondió en su casa, sus papás nunca accedieron a la idea de tener un animal en casa, pero también tenían miedo de perder a su hija, puesto que si se enteraban los vigilantes de la población asesinaban a la hija y a Pichu. Los padres de Melissa sabían que su hija era hermosa, pues ella era alta, pelo negro, ojos color miel claro, labios rojos y muy blancos, sabían que el rey en cualquier momento la iba a ver y se la iban a quitar, por eso no la dejaban salir mucho, aunque Melissa se molestará. - estoy desesperada de siempre estar en este cuarto, en esta casa aunque sé que es muy grande y tiene muchas comodidades, quiero salir y divertirme- Melissa le decía eso siempre a Pichu. Cuando tenía 13 años fue la última vez que salió y fue cuando tomo a Pichu, ahora ella era una dama de 18 años de edad por cumplir 19 y aun así no podía hacer nada de lo que muchas de las niñas de su edad lo estaban haciendo. Retrocediendo en el tiempo, antes de que llegara este rey, gobernaba uno que era mil veces mejor que este, pues ya que este siempre se preocupaba por el bien de la población y no para su propio bien, en su mente nunca estuvo perjudicar a la población o robarse el dinero de esta, si no por lo contrario el gobernaba porque a él le gustaba, pero una radiación fuerte lo mató. Una tarde todos fueron convocados a reunirse en el parque principal de Ginebra, en el cual había árboles grandes, hermosos y de todos colores, todos estaban asustados porque siempre hacían ese tipo de juntas era porque algo malo estaba sucediendo.
  2. 2. -Melissa corre se nos hará tarde. -Ya voy mamá, dame un minuto más - Melissa no te pongas bonita porque resaltaras en esta reunión y no te queremos perder- dijo el padre con un tono molesto y asustado. Mientras Melissa solo oía, y seguía arreglándose, pues ella estaba emocionada pues ya que iba a salir después de tanto tiempo, quería impresionar a todos con su belleza y esplendor. Saliendo de la casa, todos iba de gala pero sin embargo Melissa con ese vestido dorado y sus zapatillas negras era la que más lucía, su padre un poco temeroso le dice - Hija por favor, no te acerques mucho al rey.- con un tono preocupante - Padre ¡No! Ya ni te preocupes.- respondió un poco nefasta Llegando al jardín donde fueron citados todos y cada una de las familias tomaron sus asientos asignados, con un violinista tocando su canción más requerida, con un largo lapso de espera, por fin sale el rey, las trompetas suenan y cada uno de los habitantes se paran a recibirlo. -Habitantes de Ginebra, dueños de Suiza es un a lago que el día de hoy cada uno de ustedes esté aquí presente, con tanta formalidad y sobre todo con tanta hermosura de mujeres (cada una de las que estaban ahí se sonrojaron), el motivo por el cual hoy estamos aquí, es nada más y nada menos porque tengo una noticia muy importante que darles, puesto que al ver que cada uno de ustedes casa día la sustancia dada no la suficiente, con mi químico y todo su equipo han creado una nueva de esta que es mucho más eficaz y más veraz en su reacción. Dada por terminada esta reunión les pido que pasen por favor un integrante de cada familia a tomar su sustancia que requieren.- Cuando el rey se retira se escucha un murmullo muy fuerte, pues ya que nadie quería tomar más de esta. - ¿Piensa que somos animales?- se escucha a lo lejos un grito agudo que el rey alcanza a percibir, todos asombrados voltean y se dan cuenta de aquella hermosa mujer tratando d hacer justicia, en ese momento el rey se da cuenta que ella es única que no era drogada, así que le contesta - Porque habría de creerlo, acaso ¿así te sientes tú?- - no con exactitud, pero si una población es gobernada por un animal como usted, que se puede esperar de cada uno de nosotros, usted cada día nos quiere tener más dominados, sin darse cuenta que lo único que está haciendo es que la raza huma.... -¡Cállate, no tienes derecho a tan siquiera dirigirme la palabra, una niña como tu, en el único lugar donde deberías estar es en el cementerio.- El papá de Melissa asustado por lo que le llegara a suceder a ella, se dirige con el rey -Discúlpela mi rey, ella no sabe lo que dice, es que la sustancia la tiene un poco extraña últimamente- - Pues yo no sé cómo estén las cosas en su familia lo único que le ordeno es que ella debe consumir el triple que usted y su esposa.- - Si mi señor lo juro, no volverá a pasar.- -Eso espero... - ¡ sube al auto Melissa, A H O R A!- exclamó el padre muy enojado - Lo único que acabo de hacer esta noche es tratar de salvarnos papá, tratar de que por fin nos dejen en paz y cada uno de nosotros vivamos como queremos, es que es tan injusto.- dijo Melissa con un tono en el cual se le escuchaba que estaba llorando. - Injusto es lo que acabas de hacer hoy con nosotros, con nuestra familia, nos hiciste quedar en ridículo, y más que nada, me desobedeciste...- -Papá pero yo solo...- - No te quiero escuchar.- el papá furioso le contesta a Melissa. Melissa enojada baja de coche y se va corriendo, sus papas por primera vez en la vida dejan que se
  3. 3. valla. —Es que siempre sucede esto, cuando solo quiero las cosas se arreglen, todo me sale mal, mi papa nunca me entiende, y mi madre nunca me apoya en nada— pensaba Melissa, mientras caminada por las calles de Ginebra con sus tacones en la mano, con el rímel de sus ojos corrido juntos sus lágrimas por sus mejillas. Un joven llamado Rodrigo, la iba persiguiendo, observando cada uno de los gestos y direcciones a donde se dirigía, aunque Melissa no se había percatado de esto, sentía que alguien la observaba pero sin embargo no le prestó atención, después de varias horas ella por fin se sentó en un café, en el cual se encontraban varias personas tomando uno muy caliente y temblorosa. En la mesa en la que estaba era para dos personas, pero ya mayoría de estas era para una sola, pues ya que no se relacionaban mucho entré desconocidos. – A veces prefería morir...– lo dijo en voz baja Melissa, pero la alcanzo a oír Rodrigo y le pregunta ¿por qué? Melissa asustada, voltea y le pregunta con una voz tímida -¿Qui.. Quien eres tú?- –Rodrigo, mucho gusto..- -te conozco? - –En realidad no, solo que despide que estábamos en la reunión, me llamo mucho la atención en la manera en la cual le hablaste al rey, creí que nadie en la vida se iba a atrever a hacer eso. -Así que tú estuviste presente en esa junta... Y como es que llegaste a este lugar junto conmigo? –ah! Pues es que vi cómo te peleaste con tus padre y no pude evitar perseguirte... Además eres una mujer muy guapa, ¿cuántos años tienes? - tengo 18, aunque en realidad en 15 días cumpliré 19. Y tú? -yo tengo 20, y en 9 meses cumpliré 21, ja-ja-ja!, pero dime cómo te llamas? - Jajá por que tanto interés... ¿En tan solo una hora? - Pues como ya te dije eres una mujer muy interesante! - Me llamo Melissa, mi padre es dueño en HLMY (HLMY, es un empresa donde se Fabrican y se crean diseños para todas las casas de Ginebra). –Oh! Muy bien, siempre he apoyado y he admirado a HLMY, sabes aunque yo estoy estudiando arquitectura, me encanta pintar, es un artes de lo más profundo del corazón. - ¿cómo es que pintas con lo más profundo del corazón?- - Si, cuando eres pintor aprendes a ver más profundo de lo que se e a simple vista, aprendes a observar con atención y sabes qué ventajas o desventajas tiene esa hermosa arte, sé que suena un poco loco, pero es la realidad.- Melissa se quedó pensando en lo que le acababa de decir, como que no captaba lo que estaba escuchando y solo se disponía a seguir escuchando con interés. -La verdad, es que cuando empiezas a pintar, no sabes lo que estás haciendo, no que resultado tendrás de esta... Solo sabes que lo que estás haciendo, está hecho por ti y no importa la opinión de los demás, también es cierto que cada persona ve lo que quiere ver...- – ¿Y tú que ves en mí?- - Yo veo a una niña atrapada en un cuerpo de una mujer muy guapa, de una mujer que ha sufrido por su belleza, que justo ahora esta triste y esta desorientada.- Melissa con certeza estaba sorprendida de lo que estaba escuchando, pues ya que todo lo que escuchaba era en verdad lo que ella sentía, lo que ella era, aunque estuviera asustada al mismo tiempo, por el contrario Rodrigo, estaba encantado con la belleza de ella, y sin darse cuenta pasaron horas y horas hasta que dieron las 2 am, y se dieron cuenta de esto cuando, -señores fue un placer que vinieran a visitarnos, pero como comprenderás nosotros ya tenemos que cerrar el café y así mismo limpiarlo- dijo el mesero con un tono un tanto molesto y al mismo tiempo irónico.
  4. 4. Al escuchar esto los dos asombrados ven sus relojes, y se dan cuenta por fin de la hora en la que estaban y de cómo habían pasado de rápido. -Fue un placer conocerte, espero tener el honor de volver a salir contigo.- le dijo Rodrigo a Melissa entusiasmado. - Yo encantada, pásame tu número de teléfono.- Al momento que se lo pasan se despiden con un beso en la mejilla con sabor a no te vallas, son embargo ya era tarde y los dos tenían que regresar a casa... De vuelta a casa, Melissa no quería ni entrar, pues ya sabía lo que le esperaba con sus padres que en primera estaban molestos por lo sucedido en la junta y después por estas horas de llegada; Implorando porque sus papás ya estén dormidos, entra a la casa con mucho cuidado, le dice al guardia que si le da las llaves de su apartamento para no molestar a sus padres, el guardia con una cara más frívola que la del rey solo mueve la cabeza diciendo que sí. Caminando a su lote en el cual estaba su casa, ve a lo mejor que estaba una patrulla fuera de su hogar, asustada acelera el paso, con los tacones en la mano y los labios muy rojos, sus ojos pintados negros a medio pintar empieza trotar y después a correr, no sabe que es lo que está pasando y el camino que normal mente hacia 5 minutos caminando, se le hizo eterno, al por fin llegar ahí, entra desesperada a buscar a sus padres, pero solo ve a su padre sentado en la sala que está enfrente de la cocina. - Padre que esta pasado.- –Me desobedeciste María Melissa.- Melissa sabía que cuando su padre mencionaba su primer nombre, es porque algo realmente malo estaba pasando. -Lo se padre, pero es que...- –Es que nada, aparte de que me humillas frente al rey, llegas a estas horas...- -Padre, ¿por qué esta aquí la policía?- –¿tu porque lo crees?- responde el padre con un todo molesto. -Mmm no no lo sé.- contesta Melissa un tanto tartamuda - Porque el rey mandó a primero analizar en donde vives, y después que cosas tienes en tu casa.- Aún más asustada Melissa hace la siguiente pregunta - ¿Y ya entraron a mi cuarto?- Pues ya que ahí es donde se encontraba Pichu, y ella sabía que si lo veían lo iban a matar, en tan solo unos minutos, cuando ella llevaba casi 6 años con él. - Si Melissa.- Melissa al escuchar esta respuesta, corre lo más rápido que puede hacia su cuarto y empuja la puerta lo más fuerte que puede, cuando logra abrir su puerta que había sido sellado por la misma policía, entra y ya no ve a Pichu, solo a su jaula y su comida, desesperada empieza a gritar y a preguntar por su pájaro, nadie le responde, todos solo la observan y siguiendo con su trabajo siguen destrozando su cuarto, no sabía que hacer solo se veía a Melissa de un lado hacia otro, bajaba subía, buscaba y sin embargo no veía a Pichu, después de varias horas de esperar a que ellos dejarán por fin su casa sola, tan solo pensaba en todos aquellos bellos momentos en que vivió con Pichu, es como si su mente fuera una galería de 5 años atrás pasando desde los momentos más insignificantes hasta sus grandes aventuras por las que juntos habían pasado. Cuando sale el último hombre de la casa, vuelve a preguntar a su papa que donde se encontraba Pichu y el respondió -Esas son las consecuencias de portarse rebelde ante las reglamos pone el rey.- Con esa respuesta se dio por entendido que por obviedad se habían llevado a Pichu a dónde asesinaban a los animales, Melissa cae en llanto abierto, sin más ni menos subió a su cuarto y se acostó llorando hasta quedar profundamente dormida. Su madre se acerca a ella y la cobija, con un tono triste le dice:
  5. 5. -Hija, te adoro, eres lo más grande que tengo desde el día que estabas en mi vientre, y sabes yo tengo la culpa de que tu sientas y percibas todo, y no seas como los demás, siempre me cegué a no ver tu realidad porque tenía miedo de que tuvieras los mismos problemas que yo tuve de pequeña y en vez de apoyarte, aconsejarte, preferí que tú lo enfrentaras sola y ve cómo has terminado, con una inmensa tristeza por un animal que te comprendía más que yo, que estaba más tiempo contigo y sin importar tu solo estabas ahí desahógate con en el en vez de conmigo... Melissa en realidad en cuanto escucho que su madre entro a su cuarto despertó y solo fingió estar dormida, cuando escucha que su madre deja de decirle todo lo que piensa, se levanta de la cama y le da un fuerte abrazo. -Madre, yo siempre te querré hasta que me muera y también me da gusto que me hallas dicho esto antes de que cualquier cosa pasara, sé que no soy la hija perfecta y al igual que tu he cometido muchos errores. -Hija, no digas eso, tu siempre serás mi princesa o sea mi hija perfecta... -Nunca espere de ti y de tu actitud frívola salieran esas palabras tan hermosas, peor madre estoy muy cansada y tengo sueño.- -Siga yo también, descansa y recuerda todo lo que te dije el resto de tu vida, te quiero La madre se acerca a la puerta del cuarto de su hija y así mismo apaga la luz del interruptor que estaba a lado del marco de la puerta. Al siguiente día Melissa quería salir un rato a andar en bici o caminar solo por las calles de Ginebra, pero su padre por lo hecho el día anterior no la quiso dejar ni si quiera asomarse en la ventana, pero como a los 5 min se fue a trabajar y tan solo quedaron ella, su madre y las criadas. Decidió meterse un rato a la alberca que tenía en casa, cuando de pronto escucho el timbre es obvio que ella no iba a abrir si no la criada, después de un tiempo llega la criada con ella y le dice que la busca un tal Rodrigo, Melissa lo deja pasar. Al llegar a donde estaba Melissa después de dar un recorrido por toda la casa para llegar a ella -¡Hola Melissa! Como has estado?- -¿Qué haces aquí? ¿Cómo es que supiste que vivo aquí?.- -muy fácil, tan solo pregunte que donde vivía el dueño de HLMY y fue fácil llegar a ti.- Melissa por lo pronto se salía de la alberca secándose con su toalla y poniéndose un short, haciéndose un chingo y poniéndose las sandalias mientras escuchaba atentamente lo que le decía Rodrigo. -La verdad yo pensé que no te volvería a ver.- –Y, ¿quieres que eso suceda?- -no claro que no, solo fue un simple comentario.- -Me alegra que solo haya sido un comentario, la verdad es que ayer no pude dormir de solo pensar en ti, pues me surgieron muchas dudas y preguntas en la cabeza no que encuentro respuesta.- -Ahh ¿sí? ¿Cómo cuáles?.- –como por ejemplo, porque un mujer o joven como tú no toma la sustancia.- - Por Dios ¿quién dice que no la tomo? Ja-ja-ja.- – Tus actitudes son muy notorias Melissa, cualquiera de los que estuvieron ahí pudieron darse cuenta , solo por qué hiciste.- -Eso no es verdad, yo al igual que todos, día a día tomo mi sustancia.- Melissa ya molesta por la situación empieza a alterarse.- -Relájate Melissa, mira no quiero que te asustes o algo así, pero quiero decirte que yo en realidad no la tomo tampoco, pues ya, yo soy alérgico y si la tomo me puedo morir.- Melissa al escuchar esto, se sintió un poco más relajada, en primero porque sabía que no era la única con sentimiento en Ginebra y en segunda porque se sentía ahora si más en confianza.
  6. 6. - Pero en realidad yo si tomo mi sustancia, solo que una vez de bebe esta ya no me hizo efecto, me hice inmune y ahora no importa la dosis que me tome, siempre está con los 5 sentidos súper despiertos.- Melissa lo dijo con un tono relajado y feliz. - siempre he odiado vivir en Ginebra, por esta razón.- -yo también...- -Melissa quieres que te lleve tu merienda a la piscina? - se escuchó a lo lejos una de las criadas. -Si por favor, tráeme dos raciones.- -Sabes,- dijo Melissa a Rodrigo- a veces quisiera huir de aquí...- -Yo es lo que más deseo en la vida.- Entonces los dos en un momento de silencio se quedaron pensando acostados en el camastro que estaba justo en la parte alta de la alberca así que no se mojaban...cuando llego la criada los dos inmediata mente se pararon y se dispusieron a comer en la mesa, mientras comían, compartían miradas y sonrisas, y cuando terminaron de comer decidieron irse al cuarto de vapor un momento. Estando ahí Rodrigo le propone a Melissa escaparse de Ginebra e irse a Alaska donde el único problema es el frío... - Creo que si te doy una respuesta ahora, sería una respuesta precipitada, pero sin dudarlo lo haría ahora mismo.- -Sé que lo es, al igual este que este sentimiento que ahora siento por ti, creo que deberíamos irnos de hoy en 8 sin que nadie se dé cuenta y así también tiempo para conseguir el pasaje y todo para que sea un viaje agradable en vez de frustrante.- -Esa idea me agrada...- Al pasar el tiempo se dieron las 8 y Melissa prefiere que se valla antes de que llegue su padre. -sé que no conozco nada de él, pero también sé, que es el único que es igual que a mí, no sé si es correcto que siento esto por el en tan solo unas horas de estar con él, pero estoy enamorada.- se dijo a sí misma. Cuando llego su papá, llego con una nieve gigante para Melissa de su sabor favorito. -Hola hija como estas?- -Bien papá, gracias, a que se debe esta hermosa y deliciosa sorpresa?- -Hija sé que esta nieve no recompensara todo el daño que te he hecho, pero tengo que decirte algo..- -Dime papá, ¿qué pasa?- -Es que en realidad yo fui él que le marco a los agentes para que se llevarán a Pichu.- -No padre, yo ok creo que tu hallas sido capaz de eso, pues tu sabes lo que Pichu era para mí.- -Sé que es difícil hija pero es la verdad.- -Salte de mi cuarto ahora mismo, no te quiero ver.- Melissa molesta le grita a su padre. -Melissa por favor entiende, estaba muy molesto por lo que sucedió en el jardín, sé que no fue lo mejor que he hecho pero todos cometemos errores y no es fácil evitarlos.- -Lo se papá, pero me duele que lo hallas hechos con toda la intención, que no te importo lo que fuese a pasar conmigo, sé que no fue lo más apropiado, pero hice lo que yo sentía que era correcto y padre enserió discúlpame pero no quiero saber en este momento nada de ti.- Fue ahí donde Melissa decide aceptar la propuesta que Rodrigo le propuso, aunque por unos segundos dudo de lo que estaba haciendo cuando se siento segura de su decisión de inmediato toma su iPhone 50s y le manda un mensaje el cual decía: Rodrigo, he aceptado la propuesta, y estoy decidida a irme a dónde sea contigo solo quiero escapar de aquí. Arregla todo por favor y vámonos lo más pronto posible, te lo suplico, sé que es difícil lo que vamos a hacer, y por lo mismo estoy nerviosa, así que entre más pronto mejor, y un último favor... No me traiciones por lo que más quieras nos vemos en cuanto tengas todo resuelto,
  7. 7. yo ya tengo el dinero necesario en mi cuenta...

×