JUNIO 2010 AÑO 41 Nº 114




ACCESO A
LA SALUD
Un Derecho violentado en
la Centroamérica rural




COSTA DE MARFIL: La paz...
La Fundación Anesvad somos una
     ONG para el Desarrollo con más
     de 40 años de experiencia en coo-
     peración qu...
SUMARIO                                                                      EDITORIAL

 Editorial
              3        ...
ACCESO A LA SALUD
     UN DERECHO VIOLENTADO EN LA CENTROAMÉRICA RURAL
       Comunidades rurales de cuatro países -El Sal...
EN PORTADA




Discriminación por etnia y género
Políticas inequitativas que no sólo sufren las poblaciones     La ruralid...
ACCESO A LA SALUD




     Medicina natural para contrarrestar
     la falta de medicamentos
     GUATEMALA. Comunidad “Nu...
EN PORTADA




Lucha sin tregua por
la calidad del agua
EL SALVADOR. Comunidad “Hacienda Corinto”

En El Salvador, hablar ...
ACCESO A LA SALUD




     Tan lejos de todo
     NICARAGUA. Comunidad “Germani”

     A escasos kilómetros de la frontera...
EN PORTADA




Tierra de Tolupanes
HONDURAS. Comunidad “El Pacayal”

Desde que tuvo lugar el reciente golpe de Estado en H...
ACCESO A LA SALUD



       Frente a enfoques curativos,
       promocionamos la salud y prevenimos
       enfermedades
  ...
EN PORTADA




Conseguimos así crear una nueva conciencia de preven-            rural, es además, pionero en
ción, y evita...
ACCESO A LA SALUD



                  Compromiso comunitario
                  No perciben un sueldo por ello. Y aunque l...
EN PORTADA



                                                  Maritza Isabel Rodríguez (Germani, Nicaragua)
            ...
ACCESO A LA SALUD




       Foto comentada
       Ixhiile’ u ixoje’ ve’ ni qil tu vatzib’ale’, meeb’a’ ixoj tan vi’ kuxh ...
Un mundo,
dos realidades
 S
        antiago Atitlán es un municipio con gran impacto turístico en Guatemala. Un lugar pa-
...
Fotografía: Miguel Iglesias Peña
16 •
fOTO-REPORTAJE




    COSTA DE MARFIL:
    la paz que no llega
                 La convulsa situación política que vive C...
COSTA DE MARFIL




                     Actualmente mantenemos activos tres proyectos en los        para adaptarlas a las...
fOTO-REPORTAJE




                                                                                                       ...
SIETE AÑOS COORDINADOR DEL PROGRAMA NACIONAL
                   DE LUCHA CONTRA LA LEPRA Y LA ÚLCERA DE BURULI DE BENÍN (P...
EN PRIMERA PERSONA




mente organizadas, coordinadas y supervisadas. Así,
este aspecto debe ser una prioridad: trabajar e...
Christian Johnson




       puede construirse. El problema es que la detección pre-        A. Los Programas Nacionales y ...
EN PRIMERA PERSONA



    Iniciativa Mundial de Lucha
    contra la úlcera de Buruli
    Marzo 2010, Ginebra
    Esta entr...
Haití,
         el reto de la
         reconstrucción
         Fotografías: Tigú Gimarães




       N
               unca...
a fondo




da a levantarse orgullosa y con voluntad ante este tipo de
catástrofes, pero que no aguanta más. Los fondos pa...
Haití, el reto de la reconstrucción




       Haití y La República Dominicana: La Fundación Anesvad en Haití
       dos p...
a fondo




CUANDO LOS TERREMOTOS NO CASTIGAN POR IGUAL:

                                                                ...
Nuevas
       iniciativas
       para frenar la trata de
       seres humanos en Laos


       L
             aos es un Es...
Los niños que aparecen en las fotografías no
                                                                             ...
VOCES SOLIDARIAS




             La cooperación al desarrollo
                       SE ENCUENTRA EN UNA ETAPA DE VITALID...
Herencias y legados



Si tu meta es un mundo mejor,
recogemos
tu testigo

 Dejar un mundo mejor para las generaciones fut...
Henao, 29 - 48009 BILBAO   Cea Bermúdez, 31 - 28003 MADRID
Tfno. 902 11 88 00         Tfno. 91 535 90 59
Fax 94 441 07 39 ...
Upcoming SlideShare
Loading in …5
×

Anesvad: Revista Junio 2010

1,176 views

Published on

Revista de Junio 2010 de Anesvad: Acceso a la Salud. Un Derecho violentado en la Centroamérica rural.
La revista de junio de Anesvad presenta una imagen renovada con un diseño más actual, que pretende acercarte nuestra actualidad, proyectos y últimas campañas de una manera clara y sencilla.

Published in: Health & Medicine
0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
1,176
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
2
Actions
Shares
0
Downloads
20
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Anesvad: Revista Junio 2010

  1. 1. JUNIO 2010 AÑO 41 Nº 114 ACCESO A LA SALUD Un Derecho violentado en la Centroamérica rural COSTA DE MARFIL: La paz que no llega HAITÍ, el reto de la reconstrucción
  2. 2. La Fundación Anesvad somos una ONG para el Desarrollo con más de 40 años de experiencia en coo- peración que trabajamos para promover y proteger el Derecho a la Salud. Tenemos carácter inter- nacional y actualmente estamos presente en 18 países de los tres continentes más empobrecidos del planeta: África, Asia y América Latina. Nuestras principales áreas de intervención son las Enferme- dades Tropicales Desatendidas (ETD), la Atención Primaria en Sa- lud (APS) y la Trata de Seres Hu- manos. En la Fundación Anesvad trabaja- mos en estrecha colaboración con las ONG e instituciones locales de cada país para favorecer un desa- rrollo sostenible de las comunida- des en las que intervenimos. Res- pondemos así a las necesidades reales de la población, respetan- do su cultura y sus prioridades. De esta manera, promovemos la par- ticipación activa de la población en la identificación de sus nece- sidades, así como en la definición y puesta en marcha de acciones que contribuyan a la mejora de su calidad de vida. Comité Editorial: Bernardo García, Pilar Matías, Almudena Morante, Silvia García, Verónica Malda, Olatz Landa y Nagore Eskisabel. Jefa de Redacción: Nagore Eskisabel. Redacción: Miren Hualde y Adrián Seminario. Fotografía: Tigú Gimarães, Miguel Iglesias Peña y Fundación Anesvad (N.E, M.H, A.S). Colaboraciones: Felipe Rivas y Domingo Sánchez. Diseño gráfico: Koncepto Impresión: MCC Graphics Esta publicación está impresa en papel con Certificación Forestal (PEFC), garantizando que la materia prima para su fabricación proviene de bosques gestionados con criterios de sostenibilidad y uso racional. Al mismo tiempo, la empresa editora ha obtenido la Certificación de la Cadena de Custodia, mediante la cual garantiza el seguimiento de los materiales certificados desde el bosque hasta el producto final. Los contenidos de esta publicación están sujetos a una licencia Creative Commons 3.0 Unported. Se permite su reproducción y difusión sin fines comerciales, siempre y cuando se cite la fuente. Cualquier alteración, transformación o derivación de esta obra sólo puede distribuirse bajo una licencia 2• idéntica a ésta. Para ver una copia, visite http://creativecommons.org/licenses/by-nc-sa/3.0/deed.es.
  3. 3. SUMARIO EDITORIAL Editorial 3 La salud es un Derecho, EN PORTADA Acceso a la 4 no un privilegio Salud La salud es un Derecho Humano irrealizable en muchos lugares del mundo. Los Estados están obligados a garantizarlo en igualdad de condiciones para todos y todas, pero esta máxima, recogida en la UN MUNDO, Declaración Universal de los Derechos Humanos, no se cumple. Las DOS REALIDADES 15 brechas económicas, políticas, culturales y sociales existentes entre países, y también entre distintas zonas de cada país, condicionan el disfrute de este Derecho que, dicho sea de paso, es inalienable. FOTO-REPORTAJE Costa de Marfil: 16 Centroamérica se ha convertido en un paradigma de esta realidad tan contundente como injusta. La región, que arroja Índices de Desarrollo Humano Medio, esconde enormes desigualdades que no se evidencian en los datos de promedio. Aunque no debiera, el La paz que no llega acceso a la salud está sujeto a la zona de residencia, la posición so- cial, el sexo, la raza o la edad. La inversión en salud de países como El Salvador, Guatemala, Ni- caragua y Honduras no alcanza el 2% del PIB. Una cifra ridícula si consideramos lo que dicta el Organismo de las Naciones Unidas a este respecto: afirma que con una inversión menor al 6% del PIB no se puede garantizar la cobertura sanitaria de un país. Tampoco la calidad de este servicio, claro está. Aunque en el último año se han observado avances, sobre todo en el caso de El Salvador, que recientemente ha cambiado de Gobier- EN PRIMERA PERSONA Christian Johnson 20 no y ha establecido como prioridad mejorar en salud, aún persiste la incapacidad para solventar las necesidades sanitarias de la po- blación. Los sistemas siguen orientados hacia un enfoque curativo, falta cobertura, escasea el personal y los medicamentos son pocos A FONDO Haití, 24 y muy caros. De hecho, son de los más caros del mundo y no están al alcance de todos los bolsillos. En una región en la que existe un mal reparto de la riqueza, este hecho favorece que las vulnerabili- dades se concentren en los grupos de población más empobreci- El reto de la dos, que son los que no pueden hacer frente a los elevados costos reconstrucción de la salud. La mayoría de ellos viven en el ámbito rural, allí donde los cuatro principios fundamentales de la salud -disponibilidad, ac- cesibilidad, aceptabilidad y calidad-, no se cumplen. 28 Como ONGD, es nuestra obligación acompañar a los gobiernos PROYECTO DESTACADO nacionales, a las organizaciones locales y a la población de estos países para avanzar en la consecución de este Derecho que debe Nuevas iniciativas para frenar ser equitativo y universal. la trata de seres humanos en Laos VOCES SOLIDARIAS Ignasi Carreras 30 •3
  4. 4. ACCESO A LA SALUD UN DERECHO VIOLENTADO EN LA CENTROAMÉRICA RURAL Comunidades rurales de cuatro países -El Salvador, Guatemala, Honduras y Nicaragua- nos revelan los déficits en salud de la población más vulnerable de Centroamérica. Una región golpeada por la pobreza, los conflictos internos y los desastres naturales. Trabajamos para revertir esta situación. C entroamérica se caracteriza por contar con más de 38 millones de habitantes, el 40% de los cuales vive en zonas rurales. Lugares donde se concentra la pobreza y la marginación social, particularmente para las mujeres, los niños y las niñas, y la población indígena. La ruralidad de estos países es sinónimo de inaccesibilidad y aislamiento. Muchas de las comunidades se encuentran a varias horas de distancia del establecimiento de salud más cercano y, en muchas ocasiones, los caminos que tienen que recorrer son impracticables. A veces, las personas enfermas o en situación de riesgo, tienen que ser trasladadas en mula, a hombro o en camilla al centro de salud más próximo, que puede estar a una distancia de cinco horas a pie. Y no siempre se llega. Este aislamiento, unido a la falta de recursos económicos y a la escasez de actividades productivas -la mayoría vive en condiciones de extrema pobreza, trabajando en la agri- cultura de subsistencia-, ha agudizado su vulnerabilidad respecto a la salud, la educación y otras determinantes po- líticas, económicas, culturales y sociales. Gran parte de esta población, que tiene altos índices de analfabetismo, ni tan siquiera conoce que tiene, no sólo Derecho a la salud, sino también a la educación o a tener una vida digna. La situación se recrudece con las poblaciones indígenas, especialmente maltratadas y marginadas, sin derecho, ni tan si quisiera, a la tierra. Domingo Sánchez, líder indígena Ixhil y Coordinador General de la red CNPRE, organización colaboradora de la Fundación Anesvad y de FIECA en Gua- Se necesitan hasta cinco temala, señala que “las poblaciones indígenas no conocen sus derechos más básicos en cuento a la tierra, la educa- horas para llegar al centro ción o la salud. Por ello, es importante concienciarles para de salud más cercano transformar las políticas que discriminan”. 4•
  5. 5. EN PORTADA Discriminación por etnia y género Políticas inequitativas que no sólo sufren las poblaciones La ruralidad de estos países de Centroamérica comparte, indígenas de Guatemala, sino que se reproducen, también, además, otra triste realidad: todas las comunidades han en las zonas rurales de El Salvador, Honduras y Nicaragua. sufrido fuertemente los conflictos internos de sus países Todas estas poblaciones, cada una con sus especificida- y han sido víctimas de sucesivos desastres naturales. As- des, eso sí, comparten indicadores de pobreza y falta de pectos que han recrudecido su recurrente condición de acceso a la salud. Son grupos excluidos que tienen menos pobreza y que han limitado, y limitan, su desarrollo. disponibilidad de recursos en materia de infraestructuras, En ellas existe, además, una importante discriminación equipos e insumos médicos, volumen y especialidad del por razones de etnia y de género. Existen poblaciones en recurso humano, así como escasa posibilidad de recibir las que no se habla el castellano y se guarda una fidelidad tratamiento para sus necesidades de salud. absoluta a los idiomas locales, algo que les imposibilita Las comunidades rurales viven en entornos insalubres, comunicarse con el personal de salud y les ha apartado con falta de saneamiento ambiental y mala calidad del progresivamente del apoyo institucional de gobiernos agua, lo que no hace sino empeorar su ya precario esta- locales y nacionales. do de salud. Padecen de desnutrición y de enfermedades infecciosas, diarreicas y respiratorias, que paradójicamen- te, son fácilmente prevenibles. Pero los enfoques están El 40% de la población centroamericana orientados a la curación en lugar de a la prevención y las vive en el ámbito rural, allí donde enfermedades se detectan en estadios crónicos, cuando muchas veces ya nada se puede hacer por salvar vidas. los gobiernos no miran. Víctimas del Otras veces, exigen un tratamiento que requiere de una mal reparto de la riqueza que impera gran inversión en medicamentos. Algo que estas familias no pueden permitirse. La población indígena suple esta en la región, sufren importantes carencia de insumos con la medicina tradicional, que tie- brechas salariales, no cuentan con ne a su vez, un valor cultural, porque preserva el acervo de establecimientos de salud, les falta sus ancestros, pero ésta no siempre es efectiva. “Acuden a la medicina natural, porque no existe medicina química personal médico y no tienen insumos suficiente. Y aunque lo hubiera en farmacias y clínicas, no ni medicamentos. Recibir una atención tendrían recursos económicos suficientes para comprarla. La gente se sostiene con la siembra del frijol y el maíz”, sanitaria digna es un privilegio que casi sentencia Sánchez. nadie se puede permitir. •5
  6. 6. ACCESO A LA SALUD Medicina natural para contrarrestar la falta de medicamentos GUATEMALA. Comunidad “Nueva Esperanza” La comunidad de Nueva Esperanza se sitúa en torno a titud y las tradiciones de sus habitantes. Aquí, el recurso 3.000 metros de altitud. Sus habitantes pertenecen a la a la medicina natural es una constante, primero, por la etnia indígena Ixhil. Una comunidad duramente castiga- ausencia de medicamentos, y segundo, por una cuestión da por los 36 años de guerra civil que sufrió Guatemala cultural. hasta el año 1996. Los desplazamientos forzosos de estas El hospital más cercano se encuentra a varias horas de dis- poblaciones fueron una constante mientras duró el con- tancia a pie y tanto la elevada desnutrición infantil como la flicto armado. mortalidad materna, preocupan. Además de la comunidad Con su último desplazamiento, un grupo de ixhiles se ins- de Nueva Esperanza, en esta zona, entre cerros y montañas, taló en Nueva Esperanza, una pequeña aldea rural donde se ubican otras 107 aldeas de similares características. El Mi- la vida y el trabajo en equipo se hacen imprescindibles. nisterio de Salud guatemalteco no cubre la sanidad básica Un lugar donde el legado cultural maya impregna la ac- para las personas que habitan en ellas. 6•
  7. 7. EN PORTADA Lucha sin tregua por la calidad del agua EL SALVADOR. Comunidad “Hacienda Corinto” En El Salvador, hablar de hacienda es sinónimo de terrate- chas de las familias almacenan esta agua en pilas y cubos niente. Vastas propiedades de tierras que históricamente en los que proliferan las larvas y los zancudos, responsa- han estado en muy pocas manos. Ahora, en algunas de bles de transmitir enfermedades como el dengue. Una estas haciendas, viven comunidades como la de Corinto, ETD convertida en epidemia en este país. extremadamente humilde y pobre. En Hacienda Corinto, al igual que en el resto de las comu- Las condiciones de vida aquí son precarias. Predominan nidades rurales de este país, la salud también se ha visto las casas de adobe y, aunque hay electricidad en casi condicionada por fenómenos como la gran brecha salarial todas las viviendas, es un entorno de difícil acceso y am- existente en la zona y las secuelas de una cruenta guerra biente insalubre. El agua de consumo es de mala calidad civil de 12 años. Muchas de estas familias todavía tienen y, puesto que no hay sistema de recogida de basuras, ésta que vivir en ausencia de familiares, amigos y amigas que se amontona en cañadas y ríos que se contaminan. Mu- cayeron durante el conflicto. •7
  8. 8. ACCESO A LA SALUD Tan lejos de todo NICARAGUA. Comunidad “Germani” A escasos kilómetros de la frontera con Honduras, se en- causa del estilo de vida de las familias, que tienen que co- cuentra Somoto. Un pequeño municipio de Nicaragua cinar dentro del hogar con carbón vegetal. No les queda cuyas comunidades se hallan muy alejadas del núcleo ur- otro remedio para calentar su escaso sustento del día a bano, hasta 50 kilómetros de distancia. día: maíz y frijoles. Son comunidades campesinas como la de Germani, con Las elevadas distancias y los limitados recursos con los poblaciones dispersas en las laderas de las montañas. que cuenta esta población les imposibilitan acceder a la Aquí, no hay electricidad y tampoco agua potable. Las unidad de salud más próxima cuando se enferman. Y aun- familias se abastecen de agua a través de corrientes su- que pudieran hacerlo, después de recorrer largas horas a perficiales que son conducidas a las viviendas con man- pie -la mayoría de las veces, ni las ambulancias pueden gueras, sin recibir ningún tratamiento previo. Proliferan llegar a estas comunidades a tiempo-, faltaría personal así enfermedades diarreicas y ETD como el dengue o la médico para atenderles: aquí, por cada 10.000 habitantes, leishmaniasis. Igualmente presentes están la tuberculosis sólo hay un médico/a. Los colectivos más afectados por y las enfermedades respiratorias agudas. Éstas últimas a ello, como siempre, son las mujeres, los niños y las niñas. 8•
  9. 9. EN PORTADA Tierra de Tolupanes HONDURAS. Comunidad “El Pacayal” Desde que tuvo lugar el reciente golpe de Estado en Hon- bosque y de evitar su deforestación. Nadie puede talar duras, gran parte de la ayuda que llegaba al país, tanto árboles si no hay antes una autorización del presidente desde organismos como el Fondo Monetario Internacio- del consejo de la tribu. Aunque se pretende respetar y nal o el Banco Mundial, como de la cooperación interna- conservar su acervo cultural, es notorio que las familias cional, han disminuido drásticamente. Este hecho ha de- pertenecientes a estas tribus han cambiado muchas de jado a la población hondureña en una situación de gran sus costumbres. La convivencia con la población ladina vulnerabilidad. Una fragilidad que impacta mucho más ha influido para que se den esos cambios, y ninguna de en lugares como Yorito, uno de los municipios con peor las familias indígenas habla ya la lengua tol. Índice de Desarrollo Humano (IDH) del país. La situación No hay hospitales en la zona y la orografía dificulta el ac- es más grave, si cabe, en el ámbito rural, que es donde ceso de estas poblaciones a la unidad de salud más próxi- se encuentra el Caserío Pacayal. Una aldea marginal ha- ma, que se encuentra a cuatro horas de distancia. A ello bitada por una etnia indígena muy minoritaria, conocida hay que sumarle la falta de alimentos o enfermedades como Tolupan Mina Onda, cuyos antepasados se remon- como la malaria, la tuberculosis o el SIDA, que golpean tan más allá de los mayas. con fuerza a la población. Sobre ésta última hay una gran Las personas que pertenecen a esta tribu tienen sus pro- carencia de educación para la prevención, porque Hon- pias costumbres y tradiciones y, al igual que el resto de duras es el país que presenta mayor índice de prevalencia habitantes del Pacayal, están pendientes del cuidado del del VIH/SIDA a nivel de la región. •9
  10. 10. ACCESO A LA SALUD Frente a enfoques curativos, promocionamos la salud y prevenimos enfermedades Desde la Fundación Anesvad, en alianza con FIECA y otras ONG nacionales de Centroamérica, estamos fortaleciendo las capacidades locales para que sea la población rural la que dé respuesta a sus propios problemas de salud. E l enfoque curativo que prevalece en los sistemas de Innovación y resultados salud de El Salvador, Guatemala, Honduras y Nicara- gua supone un lastre para la universalización de la Desde la Fundación Anesvad, en alianza con FIECA y otras salud. Las comunidades rurales, extremadamente pobres, ONG locales de Centroamérica, trabajamos desde hace se encuentran alejadas de los centros de salud -la mayoría dos años bajo esta lógica con un “Programa de Integración de ellos están, además, desmantelados- y no pueden cos- centroamericana en salud comunitaria” cuyo objetivo tearse una atención en salud que resulta demasiado cara. es contribuir a mejorar el nivel de salud de la población Además, los Estados encuentran dificultades para incre- más empobrecida de estos cuatro países, por medio de mentar su inversión en salud y garantizar que ésta se dis- estrategias sostenibles de educación, formación, atención tribuya de forma equitativa. La solución pasa por cambiar en salud, participación ciudadana e incidencia política. este enfoque por el preventivo. Hay que evitar llegar al Actualmente intervenimos en más de 50 comunidades nivel curativo, consiguiendo que la gente no se enferme. rurales de estos cuatro países, cada uno de los cuales tie- Para ello, hay que promocionar la salud, generando tanto ne en formación a 20 promotores y promotoras de salud hábitos como espacios saludables. Y hay que desarrollar a los/las que se capacita en salud comunitaria -despara- las capacidades locales, para que sea la población la que sitación, saneamiento ambiental, tratamiento de aguas dé respuesta a sus propias necesidades de salud. y disposición de excretas, lactancia materna, nutrición, etc.-, de tal forma que puedan actuar en sus comunida- des dentro del primer nivel de atención en salud. Y se les sensibiliza sobre la importancia que tiene reproducir y multiplicar esos conocimientos en las poblaciones a las que representan, para que éstas se eduquen en hábitos saludables y sean conocedoras de cuáles son sus dere- chos y obligaciones respecto a la salud, algo que es indis- pensable para incidir en las políticas públicas. Intervenimos en más de 50 comunidades rurales de estos cuatro países, con 80 promotores y promotoras de salud en constante formación. Evitamos así muertes fácilmente prevenibles, fortalecemos las instituciones y fomentamos la participación ciudadana. Más de 4.000 personas se benefician de ello. 10 •
  11. 11. EN PORTADA Conseguimos así crear una nueva conciencia de preven- rural, es además, pionero en ción, y evitamos que los niños y las niñas fallezcan por la región, en tanto en cuanto desnutrición, que las madres no estén en condiciones óp- integra los esfuerzos de varias timas para dar a luz o para cuidar de sus hijos e hijas, y que instituciones, pero también en ninguno/a de ellos/as, enferme por causas fácilmente pre- otros aspectos fundamentales, Transformamos venibles. Fallecimientos que llegan a causa de las diarreas como es la investigación y la una realidad o de una deficiente nutrición. Y atendemos, además, otras incidencia en el ámbito local, vicisitudes que surgen en la región, como por ejemplo, el y la creación de sinergias in- socialmente dengue en El Salvador, el VIH/SIDA en Honduras, la desnu- terinstitucionales para lograr injusta trición en Guatemala o la tuberculosis en Nicaragua. llevar esa integración a la prác- tica. “Representa la estrategia “El trabajo que hacen los promotores y las promotoras de que debe cuajar a nivel local. En pequeño, es el modelo salud es fundamental y tiene un gran impacto en las fami- que queremos replicar en todo el territorio nacional”, se- lias, porque es la primera fuente de orientación que tie- ñala Violeta Menjívar, viceministra de Salud de El Salvador, nen estas poblaciones. Como recurso humano que habita quien asegura que no se puede seguir abandonando al y va a habitar en las comunidades, estamos apuntando a mundo rural. Coincide con ella el alcalde de Somoto (Ni- la sostenibilidad de las acciones que estamos poniendo caragua), Wilson Pablo Montoya, quien se muestra suma- en marcha”, explica Ricardo González, Director de APC, mente contento por este programa: “La atención sanitaria organización con la que colaboramos en Nicaragua. en las comunidades con promotores y promotoras de sa- Este programa que fortalece las capacidades locales, in- lud de ONGD y otras instituciones es vital, ya que promue- formando y desarrollando las habilidades de la población ven el desarrollo humano sostenible”. • 11
  12. 12. ACCESO A LA SALUD Compromiso comunitario No perciben un sueldo por ello. Y aunque lo necesitan, porque provienen de esas mismas aldeas rurales que están en situación de pobreza y exclusión social, su compromiso va más allá: buscan transformar una realidad que es socialmente injusta. Se empoderan, adquieren nuevos conocimientos y los comparten con sus comunidades para que éstas se invo- lucren en su autodesarrollo. Sin los promotores y las promotoras, este programa no sería viable. He aquí las historias de vida de cuatro de ellas, las que trabajan en las comunidades que están descritas en páginas anteriores. Yenny Fermán de Paz (Hacienda Corinto, El Salvador) Tiene 21 años y recientemente ha terminado el bachillerato. Algo que aparentemente no tiene mucho mérito, cobra una especial importancia en su casa, situada en la Hacienda Corinto. Es una casa reducida, con lo básico para sobrevivir. Dar el salto a la universidad y seguir estudiando es un lujo que no puede permitirse. Pero trabajar como promotora de salud y lograr que su comunidad se empodere es algo que ella ya está consiguiendo: “Quiero que mi gente mejore sus condiciones de vida, y para ello, la salud es la clave”. Mercedes González (Caserío El Pacayal, Honduras) Mercedes González nació en 1959 en El Pacayal. Un lugar remoto y pobre en Honduras. Durante una década fue voluntaria del pro- grama del Ministerio de Salud Pública de su país y, en ese periodo, manejó un botiquín con medicamentos básicos y realizó labores de primeros auxilios entre la población. En la actualidad es una re- ferencia sanitaria en su comunidad. Responde tanto a las pequeñas atenciones sanitarias como a las urgencias, a la hora que sea: “Ser promotora de salud y ayudar a una comunidad pobre como la mía es un orgullo, sobre todo cuando ves que por una simple diarrea los niños y las niñas sufren más de la cuenta”. FIRMA INVITADA SALUD EN MANOS PRIVADAS Las fallas en los sistemas de salud de Centroamérica son históricas y di- versas. Desde el punto de vista financiero, la inversión que realizan los gobiernos está lejos de satisfacer las demandas de la población. Ante estas limitantes, es la propia población la que más invierte en salud: en países como Guatemala, por ejemplo, el gasto de bolsillo de las familias se estima en un 57%, lo que equivale a un 4% del PIB. Dada la saturación de los servicios públicos y el poco acceso a la seguri- dad social, las mejores opciones para la atención en salud se encuentran, además, en el sector privado. Sin embargo, a este servicio sólo pueden acceder los grupos minoritarios con mayores ingresos. Y de nuevo en Felipe Rivas Guatemala, con un esquema que se repite en El Salvador, Nicaragua y Vicepresidente de la Fundación Honduras, éstos son los menos: mientras más de la mitad de la población de Innovaciones Educativas percibe menos de dos dólares al día, un 0.003% de los guatemaltecos y las Centroamericanas (FIECA) guatemaltecas posee casi el 50% de los depósitos bancarios del país. 12 •
  13. 13. EN PORTADA Maritza Isabel Rodríguez (Germani, Nicaragua) Enfermera de profesión, es la única persona en su comunidad con este nivel académico. Además, ha llegado a ser líder comunitaria. Una labor que ejerce las 24 horas del día, por convicción: “Hay que concienciar a las personas, sean indígenas o campesinas, vivan apartadas de todo o no, sean pobres o no, de que el Derecho a la Salud es universal”, explica rotunda. Sabe que el camino es largo y duro, pero se congratula de estar empezando a ver los primeros resultados: “Hemos logrado que las mujeres embarazadas asistan puntuales a sus controles, evitando así más muertes maternas”. Teresa Velasco (Nueva Esperanza, Guatemala) Viene de la comunidad de Nueva Esperanza y habla en Ixhil, su idioma original. Con la barrera que el idioma supone para el en- tendimiento entre las poblaciones indígenas de estas aldeas y el personal de salud de los hospitales, que sólo hablan castellano, eso es una gran ventaja. Con ella, todos y todas se entienden. Atiende una comunidad en la que viven 200 familias e invierte una media de 45 minutos en cada visita que realiza. Sabe de la importancia de este programa para la población y así lo transmite: “Hay que seguir fortaleciéndolo”. ¿CÓMO SE ELIGE A LOS/LAS PROMOTORES/AS DE SALUD? Compromiso y buen hacer son dos atributos que definen a los promotores y las promotoras de salud, pero detrás, hay mucho más: se busca que sean referentes o líderes en las comunidades en las que van a trabajar, que tengan algún tipo de educación formal que les permita el aprendizaje de las tareas que luego van a desarrollar, que sean voluntarios/ as y que se empoderen. A partir de ahí, no hay condicionantes. Éste programa, por ejemplo, cuenta con promotores y promotoras de salud cuya edad oscila entre los 18 y los 56 años, y en aras de lograr una igualdad de género, cuenta con representación tanto masculina como femenina, aunque los primeros, sean los menos. En muchos países de esta región, está mal visto que los hombres se dediquen a otras labores que no sean las productivas. Las dificultades económicas de gran parte de la población les impiden, por lo tanto, acceder a este servicio que está dominado por las compañías farmacéuticas. Industrias que, en nuestra región, pertenecen a las grandes corporaciones y a algunos grupos de poder de otros países, y que no están dispuestos a ceder ni lo más mí- nimo, en términos de bajar precios, regular la calidad de los medicamentos, etc. Son ellos los que dominan el mercado y los servicios privados de salud, y son las dificultades económicas las que determinan su consumo. Más allá de estas condiciones económicas, hay que cambiar el enfoque curativo por el preventivo. Y éste debe ser un enfoque basado en derechos, lo que implica más recursos y más participación. Hay que universalizar los derechos de la salud y eso exige una fuerte inversión y participación de los Estados, pero también implica una apertura consistente a la participación de la sociedad civil y de la cooperación internacional en todo este entramado. Los desafíos son, por lo tanto, evidentes: se debe incrementar la inversión en salud, hay que hacer prevalecer los marcos legales y compromisos internacionales, hay que promover estrategias de participación ciudadana que potencien comunidades vigilantes de la salud de sus pobladores, y hay que establecer políticas de Estado que privilegien a la población más vulnerable y desprotegida, que es aquella que no cuenta con ingresos, que vive en las lejanías o que simplemente por el hecho de ser indígena, resulta marginada. • 13
  14. 14. ACCESO A LA SALUD Foto comentada Ixhiile’ u ixoje’ ve’ ni qil tu vatzib’ale’, meeb’a’ ixoj tan vi’ kuxh aq’en ni tx’aon kat ixoj tzi’ toja’ as tan ta’n a’e’ ati xo’l chajlab’ tan ye’l taa’ chajlab’ ato’k vatz ikab’al ve’ b’a’nla a’. Nimal nixaa ixoj stoj ti’ toon tzi’ u a’e’ as jit kuxh ta’ne’ pet nich’o’n chajlab’ sta’n as ye’l tz’akab’al ati as ye’l aa tz’ak xo’l chajlab’, jit kuxhe’ pet nimatel kuxh lochb’al ye’ nitoone’. Me entristece ver a esta mujer Ixhil en situación de extrema pobreza, viviendo lejos de los servicios básicos y lavando en un arroyo retirado de su casa que está en malas condiciones. No tiene otra alternativa, porque en su comunidad no cuentan con un servicio de agua potable. Se da la paradoja de que las mujeres Ixhil, además de caminar mucho y tener que dejar a sus hijos/as solos/as, sufren de enfermedades contagiosas y no cuentan ni con medicinas ni con servicios de salud. Esta fotografía ha sido tomada y descrita por Domingo Sánchez, un líder indígena Ixhil con el que trabajamos por el desarrollo de su comunidad y por la defensa de los derechos de los pueblos indígenas de Guatemala. El texto está escrito en Ixhil, una de las 23 lenguas mayas que aún conserva el país. Si quieres ampliar esta información, con vídeos y reportajes, entra en www.anesvad.org y descubre nuestra nueva página web. 14 •
  15. 15. Un mundo, dos realidades S antiago Atitlán es un municipio con gran impacto turístico en Guatemala. Un lugar pa- radisíaco donde varios volcanes -entre ellos, el que da nombre al propio municipio- se unen frente a un inmenso lago que cautiva la vista y despierta los sentidos. A poca dis- tancia de este ‘paraíso’ frecuentado por turistas y veraneantes provenientes de todas partes del mundo, se encuentra el ‘albergue’. No se trata, precisamente, de un lugar de descanso para el visitante, sino que se halla en el extremo opuesto. Hablamos de un campo de desplazados de la tormenta ‘Stan’, la que en 2005 sepultó bajo toneladas de lodo los pocos sueños e ilusio- nes de casi 300 familias ya de por sí humildes y pobres. Aquí, los habitantes de la comunidad de Panabaj que sobrevivieron al deslave causado por la tormenta se hacinan en casetas de plástico y chapa desde hace cinco años. Un lustro viviendo en condiciones infrahumanas. Viven con miedo en el cuerpo, con gran temor de que otro deslave acabe sumergiendo sus precarias moradas entre toneladas de piedra y lodo, tal como sucedió hace cinco años. Y es que la actual ubicación se encuentra muy cerca de la anterior, en una zona de alto riesgo que, como decimos, está rodeada de volcanes. Un mundo, dos realidades. Uno de turismo y disfrute y otro de lucha constante por la supervi- vencia. Un mal endémico en muchos lugares del planeta. • 15
  16. 16. Fotografía: Miguel Iglesias Peña 16 •
  17. 17. fOTO-REPORTAJE COSTA DE MARFIL: la paz que no llega La convulsa situación política que vive Costa de Marfil desde el golpe de Estado de 1999 ha sumido al país en una crisis económica, social y sanitaria F ue ejemplo de modernidad y de estabilidad política. Eran otros tiem- pos. Los de bonanza del mayor productor de cacao del mundo que hacía que destacara en el complejo entramado africano. Pero de nue- vo, desde el pasado mes de noviembre, Costa de Marfil vive inmerso en el caos tras la disolución del Gobierno y el aplazamiento de las elecciones que debieran haberse celebrado en marzo. Tras el golpe de Estado de 1999 y el estallido de la guerra civil en 2002, el país quedó dividido en dos: el sur controlado por el Gobierno y el norte en manos rebeldes. Ambas partes firmaron un acuerdo de paz en 2007, conocido como el Acuerdo de Uaga- dugú, que resultó en un Gobierno de unidad y el nombramiento del líder rebelde Guillaume Soro como primer ministro. La inestabilidad es el día a día de Costa de Marfil y las elecciones han sido retrasadas seis veces. El censo electoral parece ser el eje de los aplazamientos electorales. El desacuerdo a la hora de establecer las bases para formalizar la población con derecho a voto, basado en intereses puramente electoralistas, sigue vigente. En el último intento, se logró consensuar un proceso de identifi- cación y registro del censo con el que se determinaron más de seis millo- nes de potenciales votantes, en un país de 18 millones de habitantes. Un intento baldío. Y la población no puede esperar más. Los indicadores de desarrollo humano así lo atestiguan. El Índice de Desa- rrollo Humano (IDH) es de 0.4, de los más bajos del mundo y la esperanza de vida al nacer es de 56 años. El Índice de Pobreza Humana es del 37% y el gasto público en salud alcanza, por la mínima, el 4%. Con estos datos, la situación socio-sanitaria del país es deplorable y el acceso a los niveles mínimos de salubridad y saneamiento para la población, una quimera. A las dificultades y enfermedades que de por sí conlleva el no tener re- cursos, en Costa de Marfil se suma una de las Enfermedades Tropicales Desatendidas, la úlcera de Buruli (UB). Es endémica en este país africano que presenta las estadísticas más elevadas de la enfermedad. Trabajamos en Costa de Marfil desde 1999, luchando contra la UB. Tras el estallido del conflicto y con el país divido en dos frentes, muchas de las organizaciones que venían desarrollando su labor en terreno salieron de sus fronteras. La Fundación Anesvad permaneció allí, manteniendo activos los proyectos gracias al trabajo de nuestras organizaciones alia- das en el Sur, que comenzaron a luchar contra dos enemigos: la UB y la guerra. Ésta última ha supuesto un freno para el trabajo que desarrollan organizaciones locales y ONGD, así como para las estrategias plantea- das por el Ministerio de Salud. • 17
  18. 18. COSTA DE MARFIL Actualmente mantenemos activos tres proyectos en los para adaptarlas a las necesidades de la población. Por distritos de Sakassou, Yamoussoukro y Daloa a través de último, y de forma piloto, tanto en Sakassou como en Centros de Salud en los que tratamos de mejorar la Daloa, implantamos la estrategia de descentralización atención que se presta a las personas enfermas de UB. del tratamiento antibiótico y de las curas. Un mecanis- Garantizamos un tratamiento integral y de calidad a mo que evita la hospitalización de las personas enfermas, quienes acuden al centro a través del apoyo a las dife- minimizando con ello el impacto socio-económico que rentes disciplinas que componen este tratamiento: nu- esta dolencia acarrea. Además, en Yamoussoukro y trición, tratamiento médico-quirúrgico, prevención de Sakassou, promovemos actividades de sensibilización limitaciones, apoyo escolar y alfabetización. Además, para favorecer el conocimiento de la enfermedad en las tratamos de mejorar las instalaciones de los tres centros comunidades En Costa de Marfil hay más de 700.000 personas desplazadas. Población que vive atrapada en su propio país desde que estallara el golpe de Estado en 1999. La capital, Abidjan, ha absorbido a cientos de miles de víctimas del conflicto armado que no tiene fin. Se agolpan en suburbios carentes de servicios básicos. Fotografía: Miguel Iglesias Peña 18 •
  19. 19. fOTO-REPORTAJE Fotografía: Miguel Iglesias Peña La guerra no sólo deja miles de personas desplazadas, sino que frena el desarrollo 11 años de conflicto. 11 generaciones sin paz, sin oportunidades. Desde la de la sociedad. Un desarrollo que, en buena medida, depende de la salud. En Costa Fundación Anesvad nos comprometemos a seguir trabajando por el desarrollo de de Marfil, país en el que la úlcera de Buruli es endémica, la atención sanitaria no las generaciones futuras de este país. ha avanzado lo que se esperaba. La presencia policial es habitual en las calles. Los controles, presentes en las carreteras de muchos países de África, se incrementan. Sobre todo en momentos de crisis. Para ampliar esta información, entra en www.anesvad.org • 19
  20. 20. SIETE AÑOS COORDINADOR DEL PROGRAMA NACIONAL DE LUCHA CONTRA LA LEPRA Y LA ÚLCERA DE BURULI DE BENÍN (PNLLUB) Christian Johnson “Hay que mantener los esfuerzos porque, si flaqueamos, la tendencia positiva de reducción del número de casos de úlcera de Buruli se invertirá” ANESVAD. Después de siete años como Coordinador do, pero hubiera mejorado los datos de la enfermedad en del Programa Nacional, ¿Cuál es el balance? Benín y, sobre todo, las secuelas y consecuencias de quie- nes la sufren. El otro punto en el que debo insistir es en CHRISTIAN JOHNSON. Tras esta etapa, debo reconocer la atención quirúrgica. En Benín no existen especialistas que ha habido avances y se han dado conquistas en la en cirugía plástica y, muchas veces, la atención la prestan mejora de la situación de la enfermedad en Benín. Sin médicos/as generalistas que tienen escasos conocimien- embargo, al mismo tiempo que manifiesto mi satisfacción tos en cirugía especializada en UB. Me hubiera gustado, al por esos avances, tengo que reconocer que restan mu- cabo de estos siete años, que este aspecto tan importante chas cosas por hacer, quedan muchos retos pendientes. y vital, estuviera resuelto. A. ¿Qué le hubiera gustado hacer y que por diferentes A. La prevención de discapacidades y la rehabilitación circunstancias no ha llegado a ponerse en marcha? física es otro aspecto fundamental, ¿Cómo lo valora? CJ. Me hubiera gustado ver más avances en la detección CJ. Ha habido progresos. Hoy todos los centros disponen precoz. Globalmente, tomando las cifras en su conjunto, de infraestructuras y de espacios para la rehabilitación y, todavía hoy en Benín, el 30% de las personas a las que gracias a la Fundación Anesvad, todas esas infraestructu- se detecta úlcera de Buruli (UB), notifica la enfermedad ras se han equipado. Ha habido construcciones, esas salas cuando ésta ya ha alcanzado la categoría 3. Es decir, que disponen de instrumentos y, además, se ha proporciona- cuando llegan a un centro médico, la enfermedad está ya do formación a personal local. Esto permite aprovechar en un estadio muy avanzado y su situación es grave, seve- los recursos locales y reducir en gran medida los costes ra. Si hubiéramos podido reducir esa cifra, ese 30% a un asociados a la rehabilitación y la prevención de discapa- 10%, hubiera sido un logro importante. Es muy complica- cidades. Sin embargo, esas iniciativas no están correcta- 20 •
  21. 21. EN PRIMERA PERSONA mente organizadas, coordinadas y supervisadas. Así, este aspecto debe ser una prioridad: trabajar en red bajo los mismos parámetros, para que todo lo que no hemos podido conseguir en estos años, lo veamos ahora. Estos son los puntos en los que invito a mi sucesor a trabajar. A. Hemos hablado de los retos, de las mejoras que están por llegar, pero, ¿Qué más destacaría como avance? CJ. Ha habido avances en diferentes aspectos. El primero de esos aspectos es la supervisión, la vigi- lancia de la enfermedad. Hoy todas las regiones endémicas del país disponen de promotores/ as de salud capaces de detectar precozmen- te la enfermedad. Este año, con el Programa trienal 2009-2011 de Lucha contra la Lepra y la Úlcera de Buruli (PNLLUB), en el que par- ticipa la Fundación Anesvad, se ha puesto el acento en la detección precoz y, el número de casos ha disminuido notablemente. Es una bue- na noticia porque la red de promotores/as que existe es lo suficientemente amplia como para tener censados los casos y poder trabajar en de- tección precoz. El segundo aspecto que también hay que subra- yar es que en Benín todas las personas afectadas pueden ser tratadas; se ha logrado extender la red para que todas ellas reciban la asistencia que necesiten. Otra cosa es que se rechacen los trata- mientos por razones socio-culturales, pero lo que es esencial es que hoy, si estás enfermo/a y acudes a un centro, nadie podrá decirte que no te atiende por falta de infraestructuras. Y cuando digo que todas las personas pueden recibir la atención necesaria, me refiero a los tres com- ponentes: antibióticos, cirugía y prevención de discapacidades. Existen infraestructuras de referencia como Lalo, Zagnanado, Davougon y Allada. A. Los mecanismos de lucha contra la UB han cambiado notable- mente desde las Declaraciones de Yamoussoukro y Cotonou. Se ha pasado de la cirugía a los tratamientos antibióticos y a la detección precoz. ¿Son estos dos últimos aspectos los fun- damentales ahora? CJ. La detección precoz es, efectivamente, prioritaria. Sa- El 80% de las personas bemos hoy día que el 80% de las personas afectadas afectadas que son que son detectadas precozmente pueden sanar sólo con antibióticos y sin necesidad de cirugía. Así se detectadas precozmente consigue reducir los costes indirectos que se de- pueden sanar sólo rivan de padecer la enfermedad porque, por ejemplo, no hay hospitalización. La detección con antibióticos y sin precoz es por tanto la base sobre la que todo necesidad de cirugía • 21
  22. 22. Christian Johnson puede construirse. El problema es que la detección pre- A. Los Programas Nacionales y su coordinación son coz es complicada por diversos factores: el propio sistema también fundamentales. de salud, la población, las creencias socio-culturales, etc. CJ. Los Programas Nacionales son esenciales porque no A. En ese sentido, el trabajo de sensibilización se pueden hacer acciones dispares y diferentes y esperar resulta vital. buenos resultados. Todos los Programas deben trabajar coordinadamente, con las mismas pautas, bajo los mismos CJ. Lo fundamental es aportar la información a los di- parámetros y con los mismos objetivos. La coordinación ferentes estratos sociales y sobre todo al público meta. interna es importante, pero también lo es la interregional. Por ejemplo, a los niños y las niñas menores de 15 años. Con los talleres y las charlas de sensibilización que les A. ¿Cómo valora la colaboración mantenida con la Fun- proporcionamos estamos llegando a la base de la pirá- dación Anesvad? mide sanitaria, la que conforma la población. Y hay que CJ. Ha sido original porque se rige por dos parámetros: la insistir en la edad adulta, para que también se confíe receptividad de la Fundación y la voluntad de estar cerca de en la medicina. Y en las mujeres, que en África soportan los pacientes. La experiencia de la Fundación Anesvad en muchas cargas y responsabilidades. Hay que trabajar Benín comenzó en los centros de Zagnanado, Davougon y con todas las personas y entre todas las personas. Y hay Zinvié y se ha extendido al PNLLUB con una apuesta clara que mantener los esfuerzos porque, si flaqueamos, la por la detección precoz. Con su apoyo hemos conseguido tendencia positiva de reducción del número de casos una asistencia integral con todos sus componentes y que se invertirá. el PNLLUB sea transversal Si quieres conocer todos nuestros proyectos, entra en www.anesvad.org/Proyectos 22 •
  23. 23. EN PRIMERA PERSONA Iniciativa Mundial de Lucha contra la úlcera de Buruli Marzo 2010, Ginebra Esta entrevista se realizó el pasado mes de marzo con moti- vo de la undécima reunión de la Iniciativa Mundial de Lucha contra la úlcera de Buruli. En este encuentro, que tiene lugar "En la lucha contra la anualmente en la sede de la Organización Mundial de la Salud úlcera de Buruli, si no existe en Ginebra, tomaron parte los gobiernos de los países afec- coordinación, un camino tados por la enfermedad, la comunidad científica, las ONGD y común, no llegaremos a otros organismos involucrados en abordar esta Enfermedad nada" Tropical Desatendida que es endémica en países de África y también está presente, aunque de de manera minoritaria, en otros lugares como Brasil, China, la India e incluso Australia. JEAN JANNIN Con motivo de este encuentro, en el que la Fundación Anes- Coordinador del Departamento de vad participó como miembro del Grupo Consultor, conversa- Enfermedades Tropicales Desatendidas de la mos con varios de los actores principales en esta lucha. Estas Organización Mundial de la Salud son sus declaraciones más destacadas: "La interacción entre las comunidades y los Centros de Tratamiento de la úlcera de Buruli, "Los avances médicos y además de la participación científicos sobre la úlcera de todas las personas de Buruli de los últimos implicadas, permite diez años han supuesto un mejorar la detección y giro de 180 grados" disminuir la incidencia de la enfermedad" PAUL JOHNSON Director del Departamento de Enfermedades Infecciosas de Austin Health en Australia y gislain sopoh Médico del Centro de Tratamiento de úlcera de miembro del Grupo Consultor de la Iniciativa Buruli de Allada, Benín Mundial de Lucha contra la úlcera de Buruli "Los/as pacientes "Los Programas prefieren los tratamientos Nacionales de cada país antibióticos, aunque deben abanderar la lucha deban acudir a los centros contra la úlcera de Buruli. para su control. Evitan la Deben trabajar más cirugía y más gastos para fuerte, es lo que pedimos" su familia" richard Philips kingsley asiedu Investigador en el Departamento de Medicina Coordinador de la iniciativa Mundial de Lucha en el Hospital de Kumasi, Ghana contra la úlcera de Buruli • 23
  24. 24. Haití, el reto de la reconstrucción Fotografías: Tigú Gimarães N unca un desastre natural había impactado tan- por sus costas. El Estado debe ser fuerte y las instituciones to. Ni siquiera el tsunami que devoró parte del públicas deben darle capacidad para funcionar. Porque si sudeste asiático en 2004. La ola de solidaridad hablamos de la reconstrucción de Haití, ésta debe surgir internacional superó todas las expectativas. Desbordó asegurando la cobertura básica de las necesidades de su de tal manera lo esperado que no se supo gestionar de población. Hay que garantizar la salud, el acceso a un sa- manera óptima. Haití no estaba preparado logísticamen- neamiento básico, a una vivienda y a una educación para te antes del terremoto para recibir ayuda por mar y aire todos y todas. Y no sólo en Puerto Príncipe, no sólo en la en tal magnitud. Después del terremoto, todavía menos. capital. También en las zonas rurales, en los puntos más Muchos de los vuelos cargados con ayuda internacional y alejados y que ya antes del seísmo carecían de servicios. que pretendían aterrizar en el aeropuerto de Puerto Prín- Décadas de maltrato, de corrupción y de desgobierno han cipe, tuvieron que regresar a sus lugares de origen. Los hecho que este país que comparte isla, La Española, con que pudieron tomar tierra vieron cómo las mercancías, la vecina República Dominicana, ocupe el desgraciado ho- bienes de primera necesidad para la población, se amon- nor de ser el más pobre de todo el hemisferio occidental. tonaban en las pistas del aeródromo. Por eso, el dinero Una pobreza que se traduce en falta de salud. Una falta de y la ayuda internacional son indispensables pero no su- salud que impide su propio desarrollo, que frena su pros- ficientes. La descoordinación inicial de esa ayuda ha sido peridad y que genera más y más pobreza. la punta del iceberg de una situación dramática. Pero, La cumbre de Nueva York del pasado mes de marzo su- ¿Cómo pedir coordinación a un país cuyas instituciones puso una buena oportunidad para que la comunidad quebraban antes del temblor? internacional manifestara públicamente su intención de La recuperación de Haití será complicada pero más lo va condonar la deuda externa de Haití. Un yugo que pesa a ser su reconstrucción. Unos cimientos sólidos sobre los demasiado para un país y que, en definitiva, convertirá que debe asentarse la nueva casa haitiana deben ser el ini- la ayuda internacional en agua de borrajas si no es “elimi- cio del todo. O lo será de nuevo de la nada. En cuanto una nado”. De momento, la ayuda sigue llegando con cuenta nueva catástrofe natural, y Haití las suma por decenas, pase gotas. Demasiado lenta para una población acostumbra- 24 •
  25. 25. a fondo da a levantarse orgullosa y con voluntad ante este tipo de catástrofes, pero que no aguanta más. Los fondos para la reconstrucción de Haití fluyen con lentitud, a pesar de lo Los datos son elocuentes. cual, la Organización de las Naciones Unidas (ONU) sigue Sólo se puede permitir que mejoren: avanzando en la ayuda y ya ha alimentado a más de tres • En Haití, antes del terremoto, había 4 médicos millones y medio de personas y ofrece agua potable a otro por cada 100.000 habitantes. millón y medio diariamente. • 8 de cada 10 habitantes vive con menos de un La duda ahora es saber hasta cuándo se mantendrá la ayu- dólar al día, y su renta per cápita es 25 veces da internacional. Porque Haití ya no es portada en los me- inferior a la nuestra. dios informativos y otros desastres naturales acaparan y • El 10% más rico absorbe el 47% del ingreso requieren de la atención de las instancias internacionales. nacional, mientras que el 20% más pobre, sólo Y sin embargo preocupan la salud de la población y los absorbe un1,1%. riesgos a los que se enfrentan mujeres, niños y niñas que • Apenas un 8,5% de la población vive conectada malviven en campamentos y que, además, están en riesgo a un sistema de distribución de agua. de sufrir agresiones sexuales. • Por cada 1.000 nacidos vivos, mueren 63. • Anualmente fallecen 20.000 menores de 5 años por causas que son evitables, como por ejemplo, una diarrea. Se estima, además, que el 60% sufre desnutrición. • El 40% de las personas que viven en zonas rurales, carece de acceso a servicios básicos de atención en salud. • 25
  26. 26. Haití, el reto de la reconstrucción Haití y La República Dominicana: La Fundación Anesvad en Haití dos pueblos que llevan demasiado Trabajamos en Haití desde 2005 implementando acciones tiempo viviendo de espaldas de Atención Primaria en Salud con el objetivo de mejorar las precarias condiciones en las que viven las comunida- Comparten frontera, isla, mar y clima. Pero poco más les des de este país en el que la mitad de la población vive une. La República Dominicana y Haití, nacidos tras las co- con menos de 1$ al día y sufre problemas severos de des- lonizaciones española y francesa respectivamente, se han nutrición. Unas condiciones que se ven agravadas por las construido de espaldas. La frontera física que les separa no consecuencias de los fenómenos climatológicos que aso- es nada comparada con la barrera que supone la cuestión lan el país anualmente y a los que la Fundación Anesvad ideológica y cultural. Una barrera gestada desde los años presta especial atención. Para tratar de paliar estas con- 40 a base de prejuicios en torno a la población haitiana y diciones adversas hemos puesto en marcha 12 proyectos que ha frenado la mutua comprensión. La población hai- de cooperación al desarrollo y a raíz del último terremoto tiana se percibe como una amenaza para la hispanidad activamos cinco dispositivos de emergencia. dominicana, para su cultura. Su origen, africano, su vincu- lación al vudú y su mayor pobreza no son bien recibidos en el lado oeste de la frontera. A pesar de estos prejuicios, la población dominicana se ha volcado con las víctimas. La Fundación Anesvad trabaja en la República Dominicana desde hace más de una década, porque no debemos olvi- dar que, a pesar de sus playas de aguas cristalinas y de sus grandes infraestructuras hoteleras, buena parte de la po- blación dominicana carece de muchos servicios básicos y de infraestructuras, muchas de ellas desbordadas. Quizás ahora podamos dar una nueva lectura a la relación entre estos dos pueblos. Para ampliar esta información, entra en www.anesvad.org y en www.haitiyahoraque.org 26 •
  27. 27. a fondo CUANDO LOS TERREMOTOS NO CASTIGAN POR IGUAL: Italia Qinghai 6,2º 7,1º Baja California 6/4/2009 Cachemira 14/4/2010 7,2º Haití 4/4/2010 7,6º Wenchuan 7º 8/10/2005 12/1/2010 7,8º 12/5/2008 Perú Isla de Sumatra Isla de Java 8º 8,7º 28/3/2005 6,2º 15/18/2007 7,6º 30/9/2009 27/5/2006 Chile 8,8º 27/2/2010 • 27
  28. 28. Nuevas iniciativas para frenar la trata de seres humanos en Laos L aos es un Estado sin litoral en el sudeste de Asia y su ción a nivel nacional. En 2009, tras cinco años de colabo- paisaje, muy densamente arbolado, consiste, sobre ración finalizamos una evaluación para medir el impacto todo, en montañas rugosas, algunas llanuras y me- de este programa. setas. Como consecuencia de esta orografía y de factores Estos resultados han tenido su consecuencia: una nueva políticos y económicos, el 80% de su población subsiste iniciativa de trabajo a tres años que se enmarca en el tam- gracias a la agricultura. Pero Laos también es un país que bién recientemente renovado Acuerdo de Entendimiento entraña riesgos para las familias sin recursos. Sobre todo establecido entre AFESIP Laos y el Ministerio de Trabajo para mujeres o niñas que son analfabetas y viven en situa- de dicho país para el periodo 2009-2012. ción de vulnerabilidad. La presente propuesta contribuirá a la definición de un sis- En este rincón del sudeste asiático las mafias abundan y los tema nacional de protección y atención de víctimas de la negocios ilícitos derivados de la trata, también. En Laos al trata más sostenible y con un enfoque más sanitario que igual que en otros países con los que limita -como es el caso en años anteriores. Un paso importante en nuestra histó- de Tailandia, Camboya y Vietnam-, el negocio de la trata de rica lucha por frenar esta lacra. Una herramienta que sirve seres humanos para la explotación sexual va en aumento como nuevo muro de contención para quienes quieren lu- -según indican ONGD locales con las que trabajamos-, aun- crarse con el sufrimiento ajeno de mujeres y niñas. que no existan datos fehacientes al respecto, dado el carác- ter ilegal de este lucrativo y hermético negocio. Este proyecto, que está fundamentado en un enfoque sa- nitario volcado en la víctima de la trata, tiene como ob- Por todo esto, desde la Fundación Anesvad llevamos años jetivo contribuir a la mejora de la respuesta del Gobierno trabajando de la mano de la ONG local AFESIP Laos. Esta laotiano a las causas -prevención- y consecuencias -reha- organización comenzó su intervención en el país en el bilitación y protección- de la trata de seres humanos con año 2004, tras establecer un acuerdo de colaboración con fines de explotación sexual en mujeres y niñas respetando el Ministerio de Bienestar Social y Trabajo en materia de sus derechos más básicos: su integridad y el derecho a una trata y explotación sexual con un enfoque de interven- vida digna y saludable. Para ello, junto a AFESIP Laos desarrollaremos diversas in- La presente propuesta tervenciones con el fin de fomentar un sistema nacional contribuirá a la definición de protección, asistencia sanitaria y legal de calidad para mujeres y niñas víctimas de la trata con fines de explota- de un sistema nacional de ción sexual o que puedan estar en situación de riesgo. Di- protección y atención de cho sistema responderá a los estándares internacionales sobre protección y cuidado de víctimas de la trata, de víctimas de la trata mucho acuerdo a lo establecido en el Protocolo de Palermo, así más sostenible como otros marcos normativos de referencia. Si quieres conocer todos nuestros proyectos, entra en www.anesvad.org/Proyectos 28 •
  29. 29. Los niños que aparecen en las fotografías no son necesariamente víctimas de la trata PROYECTO DESTACADO CHINA Atención sanitaria a víctimas de la trata: una realidad emergente En China hay cerca de 1.300 centros que dan protección a personas destituidas y sin hogar, víctimas de la trata, la vio- lencia doméstica y el abuso. Sin embargo, ninguno de ellos está especializado en trata de seres humanos. No tienen ca- pacidad para identificar a las víctimas y, mucho menos, para proveer de la atención y protección requerida por quienes sufren esta lacra. La atención sanitaria que reciben estas per- sonas es, además, deficiente e inadecuada. Para dar respuesta a esta necesidad, desde la Fundación Anesvad hemos suscrito un acuerdo de colaboración con UNIAP, el proyecto interagencial de las Naciones Unidas para PERÚ: la lucha contra la trata de seres humanos en la sub-región del Gran Mekong. Se trata de un proyecto piloto que ha Sigue la reconstrucción arrojado excelentes resultados en otros países de la región, como es el caso de Vietnam. Buscaremos con ello identificar de Huancavelica correctamente a las víctimas de la trata y, ofrecerles al mis- El Departamento andino de Huancavelica fue uno de los más mo tiempo, una atención sanitaria adecuada a sus necesida- castigados por el fuerte seísmo que azotó Perú el 15 de agos- des. ¿Cómo? Fortaleciendo las capacidades locales, a través to de 2007. Sin embargo, la mayor parte de la ayuda interna- de una formación exhaustiva en la materia; estableciendo cional se concentró en Departamentos cercanos, y esta zona redes de proveedores de servicios gubernamentales y no recibió tan sólo el 3,79% de los aportes. Se da la paradoja de gubernamentales; y dando respuesta a las consecuencias que Huancavelica es el Departamento más empobrecido de físicas y psicológicas de la trata y la explotación de una ma- Perú. nera más efectiva y sostenible. Desde la Fundación Anesvad llevamos tres años trabajando por el desarrollo de su población. De hecho, acabamos de iniciar un nuevo proyecto encaminado a mejorar la salud y la nutrición de las personas afectadas por el terremoto de 2007. Buscamos, especialmente, elevar los niveles nutricionales de niños y niñas menores de tres años a través de la producción, revalorización y consumo de productos agropecuarios. Y pre- tendemos, además, complementar su dieta con hortalizas y alimentos de origen animal producidos de manera domésti- ca. De ello se beneficiarán cerca de 5.000 personas. • 29
  30. 30. VOCES SOLIDARIAS La cooperación al desarrollo SE ENCUENTRA EN UNA ETAPA DE VITALIDAD Y CAMBIO Ignasi Carreras Director del Instituto de Innovación Social de ESADE y experto en cooperación ¿Cómo percibe la cooperación al desarrollo ahora desde una posición, quizás más independiente que cuando era Director de Intermón Oxfam? Con vitalidad y en época de cambio. Con vitalidad porque consolida un apoyo cre- ciente de la sociedad, que aún en época de crisis le ha permitido seguir trabajando en muchos países, y con un rol más orientado a la transformación social. Primero porque los ciudadanos apoyan cada vez más su trabajo y segundo, porque las ONGD sinto- nizan más con los deseos de su contrapartes en los países de África, Asia y América Latina. Además, decimos que el Tercer Sector vive una época de cambio porque se percibe el deseo de trabajar no sólo en mera asistencia social, sino en profundizar en las causas que generan esas desigualdades e injusticias. Lo cierto es que en estos momentos de crisis las ONGD están Contra la pobreza se notando un descenso en el número de colaboraciones. necesitan campañas Es cierto que se nota una disminución en las aportaciones econó- de concienciación y micas, en las cuantías, pero no disminuye el número de personas socias. Por lo general, la ciudadanía no se da de baja, sólo quienes proyectos de desarrollo están pasando por un mal momento y las familias que pueden tener a varios de sus miembros en paro cesan su colaboración. En estos Hablar de Ignasi Carreras momentos estamos analizando en qué medida han disminuido las aportaciones es hablar de cooperación, y estimamos que puede rondar el 10%. Una cantidad que ascendería al 20% en el solidaridad, Tercer Sector caso de las empresas privadas. Pero son sólo estimaciones que habrá que ratificar. y sensibilización. Durante Volviendo sobre la escasa conciencia social de la población, usted considera fun- una década ha sido Director damental la labor de sensibilización y de información desde edades tempranas. de Intermón Oxfam, una organización a la que llegó Sí, pero no sólo desde edades tempranas. Es fundamental en todas las edades por- como voluntario en 1988 y que cuando los niños y las niñas se convierten en jóvenes y, más tarde en adultos/ que, seis años después, le as, muchas personas ya han muerto por el hambre, por desastres naturales y demás designó Director General. Con situaciones evitables. Pero además de hacer una educación en colegios orientada a una dilatada experiencia en la población más joven, debemos trabajar en la educación de las personas mayores y adultas. Deben existir campañas que focalicen en unas causas muy concretas y el tercer sector y una carrera que generen conciencia social y voluntad política de cambio. profesional vinculada al mundo de la cooperación, en ¿Incidiría más en esta última reflexión sobre la movilización social como instru- 2005 abandonó su cargo para mento para exigir a los responsables políticos que cambien las prioridades de trabajar por la cooperación al sus agendas? desarrollo desde otro ángulo. Para luchar contra la pobreza se tienen que combinar buenos proyectos de Aprovechando su visita a cooperación al desarrollo en los países en los que se trabaja, con campañas en las Bilbao charlamos con él sobre que se determine que hay que luchar contra las causas que provocan esas el presente y futuro de un situaciones de exclusión social. Sólo con la combinación de cambios locales con sector al que, como a todos, le cambios globales podremos conseguir la transformación social que permita que ha tocado lidiar con la crisis. muchas personas dejen de vivir en la pobreza 30 •
  31. 31. Herencias y legados Si tu meta es un mundo mejor, recogemos tu testigo Dejar un mundo mejor para las generaciones futuras es un acto de responsabilidad y de generosidad. Y un acto de vida. Compartir lo que tenemos a través de un testamento permite que la vida continúe en otras personas, perpetuando su voluntad de que sea posible un mundo más justo y solidario. Muchas personas ya han cumplido su voluntad, haciendo que la vida continúe a través de su contribución al bienestar y a la mejora de la salud de las poblaciones con las que trabajamos. Fundación Si desea testar a favor de la fundación Anesvad, le ofrecemos el asesoramiento preciso para que su voluntad sea cumplida de forma efectiva y con absoluta confidencialidad. 902 118 800 anesvad@anesvad.org
  32. 32. Henao, 29 - 48009 BILBAO Cea Bermúdez, 31 - 28003 MADRID Tfno. 902 11 88 00 Tfno. 91 535 90 59 Fax 94 441 07 39 Fax 91 533 69 65 anesvad@anesvad.org www.anesvad.org

×