Successfully reported this slideshow.
We use your LinkedIn profile and activity data to personalize ads and to show you more relevant ads. You can change your ad preferences anytime.
Bisutería, lámparas, bandejas, relojes y otras piezas elaboradas bajo la técnica dela vitrofusión es la oferta de Creart. ...
En la cafetería del Campus Sur de la Universidad Politécnica Salesiana (UPS),con sede en Quitumbe (sur de Quito), Pablo Ál...
Una pareja de casados y desde entonces se dedican a la elaboración artesanalde cucharas, bandejas, jarrones, cofres, flore...
Un servicio personalizado de fotografía con diferentes temáticas en eventossociales. Ambas trabajan en empresas privadas d...
Katherine Arévalo y su madre, Katherine Argoti, están al frente de una iniciativacon misión social. Ellas crearon un espac...
El gusto de Ana Andrade por la moda y los colores, la llevó a iniciar laproducción de bisutería en el 2009. Su madre Johan...
La emprendedora vende aproximadamente USD 200 mensuales en productosde bisutería. “Siempre me ha gustado tener cosas origi...
Segundo emprendimiento
Segundo emprendimiento
Upcoming SlideShare
Loading in …5
×

Segundo emprendimiento

392 views

Published on

  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

Segundo emprendimiento

  1. 1. Bisutería, lámparas, bandejas, relojes y otras piezas elaboradas bajo la técnica dela vitrofusión es la oferta de Creart. El emprendimiento surgió en el 2008 enGuayaquil, como iniciativa de Priscila Linzán y su madre Nancy García.La vinculación de estas emprendedoras con el arte empezó en 1996, cuando, araíz de un accidente, Priscila Linzán empezó a tomar cursos artísticos comoterapia. Aprendió técnicas como acrílico, óleo, acuarela y dibujo técnico, eninstituciones como la Escuela de Bellas Artes y la Casa de la Cultura de Guayaquil.Así, la pintura se convirtió en un pasatiempo y pronto en un pequeño negocio.Linzán exponía y comercializaba sus obras de arte a conocidos y familiares comoun ingreso adicional a su trabajo.
  2. 2. En la cafetería del Campus Sur de la Universidad Politécnica Salesiana (UPS),con sede en Quitumbe (sur de Quito), Pablo Álvarez, Katerine Pauta, JohannaNicolalde y César Pacheco, estudiantes del octavo nivel de la carrera deGerencia y Liderazgo, son las personas que administran esta cafetería desdehace dos años.El proyecto empezó a gestarse en el primer trimestre del 2010 y para agosto deese año se materializó en un emprendimiento, que actualmente maneja unosUSD 7 500 en ventas al mes, la “fortaleza” de los alumnos fue arriesgarse porun negocio que las autoridades universitarias les propusieron, basadas en surendimiento académico.El negocio empezó con un monto de 10000 USD que le facilitó la entidadfinanciera, gracias a la presentación del proyecto que pensaban realizar, ycomo motivo de su desarrollo empresarial.Además para poder llevar a cabo el emprendimiento, decidieron realizarencuestas en las cuales, ponían a consideración las inversiones que se debíanrealizar y en los ámbitos que debían poner a disposición sus conocimientos y sudesarrollo económico.
  3. 3. Una pareja de casados y desde entonces se dedican a la elaboración artesanalde cucharas, bandejas, jarrones, cofres, flores, móviles, etc., en madera liviana.Es decir, utilizan pino, sauce, alisa… y las piezas que elaboran pesan enpromedio 70 gramos. Con esta iniciativa, llamada ARTD artesanías en maderaliviana, pueden vender hasta USD 600 en ferias -participan en cuatro al año- ymediante intermediarios, sus productos llegan a Brasil, España, Suiza, México,EE.UU., Costa Rica, Perú y Colombia.Este emprendimiento comenzó, hace unos 30 años, como un pasatiempo deTenemaza, quien aprendió a pintar en cerámica. Los productos que elaborabalos comercializaba desde su hogar (noreste de la capital azuaya).Ella identificó que a los clientes extranjeros les gustaban sus creaciones, perocomo la cerámica pesaba y se quebraba era difícil transportarla en maletashacia sus países de origen.
  4. 4. Un servicio personalizado de fotografía con diferentes temáticas en eventossociales. Ambas trabajan en empresas privadas de Guayaquil y pensaban encómo generar un ingreso adicional. Mantilla tiene conocimientos sobrefotografía y Orellana sobre la organización de eventos. Juntaron su talento,crearon el emprendimiento y se asociaron en enero del 2011.Así empezó la primera etapa de negocio, que incluyó investigaciones demercado, búsqueda de proveedores y elección de un nombre. Luego, en mayodel mismo año, juntaron USD 3 000 de sus ahorros personales y los invirtieronpara la creación de Memory’s Box.Mantilla explica que el servicio consta de una cabina fotográfica instalada eneventos como matrimonios, matinés, fiestas corporativas, fiestas de 15 años,graduaciones, etc. El pequeño estudio permite crear un ambiente diferente,basado en una temática única, de acuerdo con los gustos del cliente. Por estosservicios, facturan entre USD 1 300 y 3 000 mensuales, dependiendo de lacantidad de eventos que atiendan en el mes.
  5. 5. Katherine Arévalo y su madre, Katherine Argoti, están al frente de una iniciativacon misión social. Ellas crearon un espacio en donde las personas de la terceraedad participan de actividades recreativas grupales como: recorridos por elCentro Histórico de Quito, visitas a museos, eventos culturales, talleres demanualidades y fiestas.Este emprendimiento, que factura un promedio de USD 1 700 mensuales, sellama Abu Club. Funciona en la casa de Argoti, en el norte de Quito. Allí sereunen los abuelitos tres veces por semanaEl costo por persona es USD 20 de inscripción y 170 mensuales. Esto cubretodos los gastos, desde la alimentación y el transporte, hasta los paseos.
  6. 6. El gusto de Ana Andrade por la moda y los colores, la llevó a iniciar laproducción de bisutería en el 2009. Su madre Johanna Rhor recuerda que enese año, tras graduarse del colegio, le regaló a su hija algunos collares que lehabían pertenecido y estaban sin uso. De esta manera comenzó la afición de laemprendedora de reutilizar materiales en la creación de diseños para su uso personal.El mismo año entró a estudiar Psicología en la Universidad de Especialidades EspírituSanto de Guayaquil (UEES).Pronto, sus amigas, familiares y compañeras de la universidad, empezaron ahacerle pedidos. Por este motivo, en el 2010 realizó una inversión de USD 50 ycompró tagua, cadenas y otros materiales en el Mercado Artesanal de laciudad.Sin embargo, no tenía una técnica y elaboraba únicamente collares. “Decidíinvestigar en Internet y consultar revistas y libros especializados en bisutería,para lograr un mejor acabado”
  7. 7. La emprendedora vende aproximadamente USD 200 mensuales en productosde bisutería. “Siempre me ha gustado tener cosas originales. Por eso nuncarepito un diseño; cada pieza es única”, dice.

×