Successfully reported this slideshow.
We use your LinkedIn profile and activity data to personalize ads and to show you more relevant ads. You can change your ad preferences anytime.

Dv29122917

21 views

Published on

El 18 de diciembre de 2017, el Gobierno Vasco hace público el Informe Final del "Proyecto de investigación de la tortura y malos tratos en el País Vasco entre 1960 y 2014", al que todo el mundo alude como el Informe sobre torturas. Como cabía esperar, dicho informe fue blanco de fuertes críticas por parte de quienes, por unos motivos u otros, siguen deseando que la tortura siga siendo algo que todo el mundo sabe que se produce muy frecuentemente pero que no quieren que pase a ser parte de la verdad oficial. El problema está en que si la tortura no pasa a ser parte de la verdad oficial, no se podrá erradicar.

Published in: Law
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

Dv29122917

  1. 1. No soy quien para hacer un balance del año que se va. Sé además que la vida sería más llevadera si dispusiéramos de una segunda oportunidad. Hay momentos en que sí la tenemos, es clave vivir con realismo y optimismo el momento actual, el hoy de todos los días. El escritor y político británico Harold MacMillan (1894-1986) tiene una frase ingeniosa: «Deberíamos utilizar el pasado como trampolín y no como sofá». El pasado utilizado como ‘sofá’ es muy peligroso, significa apoltronarse y vivir de rentas. El que queda anclado en el pasado pierde el tren de la historia. Estrenamos el nuevo año y el nuevo calendario. El pasado es inamovible, pero examinando diligentemente en sus pros y sus contras, puede ayu- darnos a reorientar el futuro. El trampolín significa posibilidad de avance cualitativo hacia nuevas metas. El pasado, utilizado como ‘trampolín’ y no como ‘sofá’, nos ayudará, sin duda, a afron- tar el presente y el futuro con más realismo y garantía de éxito. ¡Feliz Año! :: JOSÉ AGUSTÍN ARRIETA TOLOSA Pasado y futuro CARTAS AL DIRECTOR Las cartas dirigidas a esta sección no debe- rán exceder de 15 líneas mecanografiadas y han de llegar a la Redacción debidamente identificadas con firma, nombre y apelli- dos, y número de DNI. Es imprescindible adjuntar dirección y un teléfono de contac- to. La Dirección de El Diario Vasco se reserva el derecho a resumirlas y no se mantendrá co- rrespondencia escrita, personal o telefónica sobre las mismas. Los envíos se harán bajo el encabezamiento «Cartas al Director» por cualquiera de estas vías: Por fax: 943 410 814 Por correo postal: Camino de Portuetxe, 2. 20018 San Sebastián Por correo electrónico: redaccion@diariovasco.com R ecientemente el Gobier- no Vasco ha publicado su ‘Proyecto de investigación de la tortura y malos tra- tos en el País Vasco entre 1960 y 2014’, un concienzudo trabajo di- rigido por Laura Pego, Francisco Etxeberria y Carlos Martin Beris- tain. Tanto Etxeberria como Mar- tin Beristain son de sobra conoci- dos,porloquenoesnecesarioabun- dar en las garantías que su presen- cia en el proyecto proporciona. Sí quiero decir que he podido traba- jar en varias otras iniciativas con Laura Pego, y muy pocas personas conozco tan metódicas, concienzu- das y rigurosas como ella, lo que apuntala aún más, si cabe, la serie- dad del proyecto.También pude tra- bajar, en el marco de un informe mucho más humilde que solamen- te abarcaba 45 casos analizados con Protocolos de Estambul en 2014, y en esa ocasión coincidí con parte del equipo de psicólogos y psiquia- tras que han participado en el in- forme del Gobierno Vasco. Estas personas refuerzan aún más estas garantías. En esta ocasión son 202 los casos que se han sometido al Protocolo de Estambul, comple- mentando los 4.113 casos de tortu- ra que se documentan en el infor- me. En mi opinión, es un informe sólido y solvente, que los demás de- beremos estudiar para ver de qué manera se puede avanzar en la ta- rea de buscar verdad, justicia, repa- ración y, sobre todo, no discrimi- nación para estas víctimas. Hay que recordar, además, que la tortura no es algo que se produz- ca únicamente en el ámbito vasco. Siguen produciéndose denuncias en el resto del Estado, en las que hay todo tipo de víctimas, muchas de ellas inmigrantes sometidos a malos tratos con claros tintes racis- tas o personas detenidas en las mo- vilizaciones sociales. Este hecho no sólo no resta relevancia a este re- ciente informe, sino que, por el con- trario, la incrementa. Con este informe, el Gobierno Vasco ha reconocido y evidenciado la existencia de la tortura.Ahora lo coherente será reforzar más, si cabe, las medidas preventivas de forma que haya menos denuncias y, a ser posible, ninguna. Y, por su parte, ahora es el turno delGobierno cen- tral, con muchas más competen- cias en esta materia, quien debe rea- lizar un reconocimiento público del daño causado por la tortura y otros malos tratos. También debe dejar meridianamente claro que los ma- los tratos a personas detenidas ya no serán tolerados.Y tomando este informe como ejemplo, deben re- cogerseypublicarsedemaneracom- pleta y unitaria datos detallados y desglosados sobre la aplicación de la tortura.Con esos datos habrá que evaluar la respuesta ofrecida a las víctimas directas y a sus familiares por parte de las autoridades políti- cas, legislativas y judiciales en todo el estado. Y obrar en consecuencia en esos tres ámbitos. La publicación y presentación del informe ha generado diversas reacciones y, cómo no, críticas. Se ha criticado este informe afirman- do que «adopta una metodología meramente expositiva sobre las de- nuncias recogidas». Pues no es así. Evidentemente, todo informe ini- cial que documenta casos que no han sido investigados previamen- te en su gran mayoría, o que lo han sido de forma escasa, deberá por ló- gica contar con una parte expositi- va, que enumere los casos para po- der comprobar las dimensiones del problema. Se da la circunstancia, además, de que el proyecto termi- na con una serie de conclusiones y recomendaciones muy completas. No se puede tildar de meramente expositivo un documento que con- tiene conclusiones y recomenda- ciones, precedidas por un detalla- dísimo relato de la metodología se- guida que da cuenta de la rigurosi- dad del estudio. Me parece, sin embargo, mucho más grave criticar el informe afir- mando que no hay condenas judi- ciales que den certificación de ve- racidad a las denuncias. Muchas personas discrepan conmigo cuan- do afirmo que los funcionarios de policía son la primera línea de de- fensa de los derechos humanos. Pero actitudes corporativistas que toleran manzanas podridas escu- dándose en la ausencia de senten- cias ponen en duda mi afirmación y es, además, hacer trampas al so- litario. Son pocas las sentencias por- que la tortura es uno de los delitos menos reconocidos y más oculta- dos en todos los países del mundo. Prácticamente forma parte de su naturaleza. En ocasiones ocurre que se aprecie la existencia del delito pero que éste quede impune al no haber posibilidad de atribuirlo a per- sonas concretas. En España hay va- rias sentencias delTribunal Supre- mo en este sentido.También se han documentado casos en los que se coacciona al detenido o detenida en relación con lo que vaya a con- tarle al forense en el examen mé- dico. Por tanto, las sentencias judi- ciales necesariamente son pocas y no sirven, desde luego, como vara de medir de la extensión del pro- blema. No es accidental en este orden de cosas que el Tribunal Europeo de Derechos Humanos haya con- denado con reiteración a España no por torturar, sino por no investigar debidamente la tortura. Para ello sería necesario contar –entre otras muchas cosas– con un mecanismo independiente de investigación de denuncias contra funcionarios po- liciales, solución que han adopta- do múltiples países tanto lejanos como de nuestro entorno más pró- ximo. Pero para eso hace falta vo- luntad política.Y para que la haya, va a ser necesario despertar la in- dignación de los y las votantes. Y no creo que sea imposible. Un in- forme como éste es un paso más en esa dirección. ANDRÉS KRAKENBERGER ACTIVISTA DE DERECHOS HUMANOS Informe sobre torturas: reacciones y reflexiones :: JOSÉ IBARROLA Integradores/as sociales al límite Como técnico superior en integra- ción social y profesional en acti- vo en el ámbito social, además de estar asociado a una de las dieci- séis asociaciones estatales de in- tegración social (AGISAS) que de- fienden la profesión en todo el te- rritorio nacional, queremos ma- nifestar nuestro rotundo y pro- fundo malestar ante las convoca- torias de subvención que lleva adelante el Gobierno Vasco en el ámbito de la inserción sociolabo- ral de personas con discapacidad para financiar el coste del perso- nal de las Unidades de Empleo con Apoyo. Las bases de estas mismas convocatorias (en la composición de las unidades de empleo con apo- yo en centros especiales de em- pleo, en la inserción de las perso- nas con discapacidad en el merca- do ordinario de trabajo y demás convocatorias con el mismo fin) permite que las entidades priva- das, cobrando dinero público, ten- gan la opción de contratar prácti- camente a cualquier persona para desempeñar el puesto de trabajo de preparador/a laboral, tutor de empleo con apoyo y técnico/a de acompañamiento laboral. En re- lación a ello, que en las bases de la convocatoria ‘defina’ «el personal para desempeñar el puesto de tra- bajo de preparador/a laboral debe- rá estar como mínimo en posesión de una titulación de ciclo medio», da lugar a un intrusismo laboral completo hacia los/as integrado- res/as sociales siendo este siste- mático e intencionado cuando esta profesión es la única que está ha- bilitada y capacitada legalmente para desempeñar los puestos de trabajo anteriormente menciona- dos. Ante el silencio administra- tivo que ha realizado el Gobierno Vasco en todas las convocatorias impugnadas jurídicamente en 2017 parece clara una cuestión: ustedes seguirán callándose y nosotros se- guiremos alzando la voz. Hasta la siguiente. :: JULEN ULANGA GANUZA ANDOAIN D icen que cantando la pena, la pena se olvida, pero si la canta Maite Martín se recuerda me- jor. Nada más emocionante a cier- ta edad, cuando ya no se está para grandes emociones, que reencon- trase con los amigos y comprobar que sin ellos «todo lo demás es selva». Lo peor es hacer números y darse cuenta de que las cuentas no salen. La facturita de las pen- siones ha crecido un tres por cien- to y bate su propia plusmarca al llegar a los 8.881 millones. Para decirlo de otro modo, pero no de distinta manera, cada compatrio- ta, incluso de los que no quieren serlo, tendría que trabajar gratis durante 69 días para pagar la deu- da autonómica y cumplir la Ley de Estabilidad. No estamos por la labor ni por descansar de ella, mientras el Banco de España ad- vierte del riesgo de un rebrote del procés y Cataluña sufre ya los lla- mados «efectos negativos» en tu- rismo, en comercio, en vivienda y lo que es peor, en consumo. Los empresarios y los partidos políti- cos le están pidiendo a Ciudada- nos que Arrimadas trate de formar Gobierno, aunque sus posibilida- des de gobernar sean tan peque- ñas que no se divisan a distancia. Doña Inés del alma nuestra es la más valiente, pero le piden que sea temeraria. El orbe católico, que es bastan- te más pequeño que el universo, dice por boca del buen papa Fran- cisco, que en Europa se está des- naturalizando la Navidad hasta convertirla en un festejo de luces y sonidos. Ciertamente, a escote nada es caro, pero la deuda hay que pagarla hasta la última mone- da. Los que no son cristianos se li- mita a hablar de lo que ellos lla- man «los desagradables sucesos de Jerusalén», y los malos cristianos, como yo, seguimos creyendo en su magia, sobre todo cuando hay criaturas recientes, aminándolo todo. Hay cosas que solo se en- tienden al principio de la vida. VUELTA DE HOJA MANUEL ALCÁNTARA La penúltima deuda Viernes 29.12.17 EL DIARIO VASCO 24 OPINIÓN

×