Lima, 14 de agosto del 2011

D ÁlvaroS.*
Mejía
edro Paulet Mostajo
(1874-1945) dirigió la Escuela de Artes y Oficios a par...
Upcoming SlideShare
Loading in …5
×

Paulet y su visión de progreso ii

327 views

Published on

0 Comments
2 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

No Downloads
Views
Total views
327
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
2
Actions
Shares
0
Downloads
7
Comments
0
Likes
2
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Paulet y su visión de progreso ii

  1. 1. Lima, 14 de agosto del 2011 D ÁlvaroS.* Mejía edro Paulet Mostajo (1874-1945) dirigió la Escuela de Artes y Oficios a partir de 1904. Allí se formaban los técnicos que requeriría una futura industria nacional. “Irresistiblemente la época contemporánea evoluciona hacia el industrialismo”, escribió convencido de que la potencia política de un país se medía por su industria. Consideraba que nuestro progreso exigía que valorásemos el potencial de nuestro mar –al que debíamos considerar la cuarta región natural– y la construcción de una vía que uniera el Pacífico y el Atlántico. Sus propuestas no fueron atendidas y dejó el cargo de la escuela en 1910. No abandonó, sin embargo, sus convicciones. D Paulet se entusiasmó tanto con ese anuncio que escribió que cuando se inaugurase el primer alto horno, debíamos celebrarlo como un día de la independencia. Homenaje. El buscador más importante de Internet rindió así homenaje al sabio peruano Pedro Paulet. co, a través de la región más portentosa e inexplorada de Suramérica”. insuperables”. La cercanía de una siderúrgica barata decidiría también “a millares de fabricantes europeos, ahora Infraestructura forzados a emigrar, a que La Segunda Guerra Mundial trasladen sus maquinarias a brindó las condiciones para nuestro país”. la realización de algunos de sus proyectos. En 1941, La integración como director del Depar- El sabio consideraba como tamento Comercial de la el mejor mercado para los cancillería, pidió “el desa- productos peruanos y de rrollo intensivo de las tres otros países del Pacífico a grandes empresas naciona- la próspera Argentina. Era les –irrigaciones, carreteras el inicio de la integración Su interoceánica e industrialización–”. Para del continente y exigía que En 1933, como cónsul en Paulet, las dos primeras las se construyesen trenes que Yokohama, fue testigo del había iniciado el gobierno viajaran diariamente y sin milagro económico japonés del mariscal Óscar R. Be- transbordos “entre Lima y y escribió pensando en los navides (1933-1939) y la Buenos Aires, vía Cusco y beneficios para nuestro país tercera, su sucesor, Manuel La Paz, trayendo cereales de su ubicación geográfica: Prado Ugarteche, quien en y subsistencias en general “La situación central del Perú 1939 decidió crear una si- de los países de pampas, y llevándoles minerales y productos de nuestros países de cordilleras y selvas”. La Gran Diagonal Sudamericana nos Era el inicio de la integración abriría “mercados tan fructuosos como el marítimo” y el del continente y exigía que se terminal del Callao sería “un construyesen trenes que viajaran terminal continental, con su diariamente entre Lima y Buenos extremo en Buenos Aires”. La Aires, vía Cusco y La Paz. vía partiría de Lima –a la que sobre la costa suramericana del Pacífico le da la ventaja, poco explotada hasta la fecha, de poder servir de obligatorio pasaje entre el norte y el sur del continente. Pero otra ventaja aun mayor proviene de los afluentes peruanos del Amazonas, que son relativamente los de más fácil y rápido acceso desde esa costa, lo que nos asegura la posesión del mejor tramo terrestre en la comunicación entre el Pacífico y el Atlánti- • El Dominical • 13 derúrgica nacional. Paulet se entusiasmó tanto con ese anuncio que escribió que cuando se inaugurase el primer alto horno, debíamos celebrarlo como un día de la independencia: “Porque con carbón y hierro, toda clase de minerales nacionales y energía hidroeléctrica para forjar aceros especiales, podremos producir buques y rieles, cañones y maquinarias, municiones y herramientas, en cantidad, calidad y variedad otorgaba un rol central en el tráfico de norte a sur o de oeste a este en Sudamérica– y, pasando por Pachacámac, atravesaría Huancavelica, Ayacucho y Cusco, desde donde se bifurcaría hacia Argentina (por la ruta ya descrita) y hacia Brasil, por Madre de Dios, definiendo el tramo peruano de la carretera Transoceánica. Hacia 1943, sin embargo, la implementación de la siderúrgica nacional anunciada por el presidente Prado se detuvo por razones económicas. Estampilla. Sello postal alusivo a Paulet con ocasión del centenario de su nacimiento, en 1974. Argentina y los hornos En 1941, Paulet partió a su última misión diplomática como consejero económico y comercial de la embajada peruana en Buenos Aires, Argentina. Su misión era fundar la Cámara de Comercio Peruano-Argentina, y con ello sus planes de comenzar la integración del continente parecían realizarse. Hacia 1943, sin embargo, la implementación de la siderúrgica nacional anunciada por el presidente Prado se detuvo por razones económicas. La vida no le alcanzó a Paulet para ver el inicio del funcionamiento de la siderúrgi- ca. Murió en 1945, a los 71 años, poco antes del fin de la Segunda Guerra Mundial. Pasarían trece años desde su muerte para que por fin en 1958 se conectase el primer horno de la siderúrgica, durante el segundo mandato del presidente Manuel Prado. En 1950, el ministro de Asuntos Exteriores francés Robert Schuman propuso un proyecto de integración europea que daría lugar a Por una industria aeronáutica En su libro “La otra mitad del mundo” (1959) –producto de una visita a la Unión Soviética–, el filósofo peruano Francisco Miró Quesada Cantuarias manifestó su admiración por la Revolución Industrial, que había puesto a esa nación por encima de Estados Unidos y que había llegado a su cúspide con el lanzamiento al espacio del Sputnik. Años antes, en 1944, Paulet, en entrevista al diario bonaerense “Crítica”, difundía su proyecto de nave espacial, el Avión Torpedo, al servicio de una industria sudamericana. En palabras de Miró Quesada, hubiese forjado “una industria de retropropulsión” sudamericana. la Comunidad Europea del Carbón y del Acero, y que sería el germen de la actual Unión Europea. Años antes, como hemos visto, Paulet vislumbró y propuso algo similar para nuestra región. (*)Ganador del Concurso de Documentales Conacine 2011 con “En busca de Ordway”, basado en la vida y obra de Pedro Paulet.

×