Antologia poetica universos diversos. Poesía del Siglo XXI

4,032 views

Published on

Es acaso la poesía una rueda, un
samsara que acumulando karma de vidas anteriores es capaz de reencarnarse para
insistir, tal que en épocas pasadas, en exactos argumentos como el amor, los celos,
la muerte, la desolación, la tragedia, lo cotidiano, lo místico, el paisaje, la añoranza,
lo social, la soledad, la incomprensión; el mismísimo Aristóteles sostenía en su
Poética: que más allá de la simple imitación del mundo real, “la poesía es un arte
creativo que representa lo universal en la experiencia humana”. Alonso de Molina

Published in: Education
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

Antologia poetica universos diversos. Poesía del Siglo XXI

  1. 1. 4 Universos Diversos Universos Diversos Poesía del Siglo XXI
  2. 2. Universos Diversos 5
  3. 3. 6 Universos Diversos Antología Poética Universos Diversos Poesía del Siglo XXI Ilustraciones, diseño de portada y maquetación: Mª Risabhadeva Maldonado González www.risabhadeva.com Selección de textos: Jerónimo Muñoz Coordinador: Alonso de Molina Editorial Alaire Imprime: Artes Gráfica Ayala ©Todos los derechos corresponden a cada uno de los autores que figuran en esta obra Depósito legal:
  4. 4. Universos Diversos 7 Contenido Saludo Editorial .............................................................................8 Presentación .................................................................................9 Prólogo........................................................................................10 Blanca Sandino............................................................................16 Luis Oroz .....................................................................................22 Rafael Calle..................................................................................28 José Juan Martínez Ferreiro.........................................................34 Paula Malugani............................................................................40 Alejandra Craules Bretón.............................................................46 Magdalena Salamanca Gallego ....................................................52 Julián Borao.................................................................................58 Mónica López Bordón..................................................................64 Julio González Alonso ..................................................................70 Alejandra Menassa de Lucía.........................................................76 Ramón Carballal Durán................................................................82 Laura Gómez Recas......................................................................88 José Manuel Sáiz .........................................................................94 Mónica Angelino........................................................................100 Manuel González Vales..............................................................106 Yolanda Cañas Arias...................................................................112 Héctor Medina ..........................................................................118 María Magdalena Jiménez de la Plata ........................................124 Abraham Chinchillas..................................................................130 Leticia de Santos Velasco...........................................................136 Alonso de Molina.......................................................................142
  5. 5. 8 Universos Diversos Saludo Editorial En un tiempo de auge por la gran cantidad de poetas que demandan, en razón a su calidad, un sitio donde medrar a la sombra de sus versos, nos encontramos con una antología que reúne una serie de autores en la disparidad de los estilos que adornan la magia de la lírica actual. Esta antología presenta al Grupo Alaire, por segunda vez en su corta trayectoria, en esta ocasión junto a otros diecisiete poetas escogidos entre más de cien solicitudes, que creemos que procurarán en las voluntades receptoras las más variopintas y gratificantes sensaciones, en un mundo, el de los versos, que se nos presenta franco y emotivo a partes iguales. Franco, porque cada autor se desnuda ante el poema, mostrando su parte, la de cada cual, más libérrima. Emotivo, por cuanto se pueden palpar las sensaciones que desprenden los versos en ese hilo sensorial cautivador, que se logra cuando se escribe con la belleza percutiva del ritmo de la palabra Esperamos que ustedes, lectores, disfruten de la amalgama estilística que representa el libro que tienen en sus manos. Desde la poesía que traza las líneas del razonamiento cotidiano, oxígeno de la hermosura primordial en los sueños del ciudadano corriente; pasando por la métrica hábilmente combinada con la destreza del lado más provisto de la retórica, y, presentados ambos aspectos, técnica, rítmica y semánticamente impecables, hasta la grandiosidad del inconsciente haciendo caso omiso a la visión real, figurativa, retratada, para adentrarse en un universo de surrealismo policromático y genial, sabiamente administrado hasta lograr el resultado que nos conmueve. Todo eso y mucho más es lo que les espera a ustedes, queridos lectores, cuando se vayan adentrando entre las páginas de este libro; eso fue lo que nosotros sentimos al leerlo, y es eso lo que esperamos que suceda con ustedes cuando sepan de sus versos. Rafael Calle
  6. 6. Universos Diversos 9 Presentación Ya lo habíamos observado en Área Reservada –Antología Poética 2007- y Un Mundo y Aparte –Antología Poética 2008, los temas recurrentes de todos los tiempos y autores persisten en los poetas de hoy. Es acaso la poesía una rueda, un samsara que acumulando karma de vidas anteriores es capaz de reencarnarse para insistir, tal que en épocas pasadas, en exactos argumentos como el amor, los celos, la muerte, la desolación, la tragedia, lo cotidiano, lo místico, el paisaje, la añoranza, lo social, la soledad, la incomprensión; el mismísimo Aristóteles sostenía en su Poética: que más allá de la simple imitación del mundo real, “la poesía es un arte creativo que representa lo universal en la experiencia humana”. Quizá a favor nuestra, de nuestros coetáneos, podamos aducir que se nos distingue por una mayor predisposición al acercamiento cósmico e inmediato, para lo cual Internet juega un papel fundamental, junto a una ética y un pensamiento más holístico y conciliador. Eso tal vez sea el hecho diferencial, temas recurrentes de siempre, en espacios y escenarios nuevos. ¿Es la poesía de hoy mejor o peor que la poesía de hace unas décadas o incluso siglos?, es muy difícil concretar una respuesta, solo podríamos afirmar que a fin de todo la poesía de hoy es la que es, la que tenemos, y que el reto poético podría estar en encontrar las claves, las pautas, que nos inspiren el Poema Nuevo, nada que ver con escribir un nuevo poema, o sea, decir lo mismo pero de manera diferente; pero sobre todo que la palabra siga viva, que haga participar al lector y le emocione. Me queda expresar agradecimiento a los más de cien poetas que han concurrido a esta convocatoria y de los cuales por motivos de espacio la selección final ha quedado limitada a los veintidós poetas, once hombres y once mujeres de diferentes estilos que garantizan la diversidad de la obra mostrada en las siguientes páginas; así como a todas las personas que han hecho posible que este proyecto sea una realidad. No ya un poema, si tan solo un único verso de los aquí ofrecidos, perdurara en el tiempo, podríamos sentirnos mucho más que satisfechos; y si no también, porque la experiencia de haber compartido ilusión, letras y papel vale todo el esfuerzo realizado y mucho más. Alonso de Molina
  7. 7. 10 Universos Diversos Prólogo Muy pocos se han atrevido a dar una definición de la Poesía. Algunos, desde la ignorancia, han formulado explicaciones o han emitido asertos que han promovido una triste sonrisa en otros. Los filólogos, los críticos y los poetas mismos se han acercado a la explicación de la Poesía, desde distintas y competentes ópticas, sin conseguir, individualmente, una tesis que sea universalmente aceptada. Desde Roman Jakobson a Carlos Bousoño, desde Navarro Tomás a Samuel R. Levin, desde Bécquer a Lorca, han sido muchos los que han aportado el fruto de sus estudios o experiencias a la determinación de este arte singular. Ahora bien, para tener conocimiento de los caracteres genéricos de algo, en los cuales todos los doctos estudiosos coinciden, es bueno tender los ojos a la Real Academia Española, la cual, en su Diccionario, dice: Poesía 1. f. Manifestación de la belleza o del sentimiento estético por medio de la palabra, en verso o en prosa. Pero sería necesario determinar qué es la belleza, pues el término aparece como directamente intuido aunque su significación no parece totalmente consensuada. Volvamos a la R. A. E.: belleza. 2. f. Propiedad de las cosas que hace amarlas, infundiendo en nosotros deleite espiritual. Quedémonos con la fusión de ambas definiciones: Poesía Manifestación (por medio de la palabra, en verso o en prosa) realizada de forma que nos hace amarla y nos produce un deleite espiritual. Como vemos, han quedado en segundo plano aquellas palabras tan usadas en poesía como “métrica”, “rima”, “estrofa”, etc. ¿Qué duda cabe de que estas palabras significan peculiaridades interesantísimas para conseguir la “belleza” en la “manifestación”? Pero es innegable que la poesía actual tiende a conseguir que sus manifestaciones sean amadas y produzcan deleite espiritual sin tener que utilizar los artilugios que aquellas palabras implican. La poesía actual que se presenta en esta Antología, Universos Diversos, está comprometida en esta búsqueda de la belleza y el deleite espiritual sin sometimiento (con notabilísimas excepciones) a más imposiciones que las de la palabra expresiva de la belleza misma.
  8. 8. Universos Diversos 11 Veamos ahora un par de aspectos de la poesía, quizás menos tratados que aquellos que, con cierta simpleza y por su fácil comprensión, figuran en los discursos más triviales y cuyas palabras-guías hemos citado más arriba. Decía Vicente Aleixandre: “Cada día está más claro que toda poesía lleva consigo una moral”. La poesía es una toma de conciencia y una conducta. Trasciende, pues, de una mera experiencia verbal y trasciende de la pura estética para entrar en una zona ética, donde se contempla la responsabilidad del escritor. (Leopoldo de Luis). La moral cambia de un tiempo a otro y de uno a otro lugar. El poeta ha de ser testigo y, a su vez, apóstol de aquella moral que él repute por más acertada y sincera. También decía Aleixandre: “Más allá de ese placer evidente (el placer creativo), algo más hondo mueve al poeta: el poeta se comunica. *…+ Y esta comunicación tiene un supuesto: el idóneo corazón múltiple donde puede despertar integra una masa de vida participada” La comunicación con los demás, ese verterse en el todo humano, esa presencia en “el otro”, ese mezclarse en “el otro” con su palabra y su estética es lo que, a su vez, ayuda al poeta a encontrarse a sí mismo. El poeta ha de comunicarse con los demás humanos, entendidos como conjunto denso, como un todo vivo. Ética, comunicación y, añadiremos, ritmo, algo de lo que sí se ha hablado mucho en poesía. Sí: ritmo. Pero no solo ya aquel ritmo fónico que propone Navarro Tomás: “El ritmo del verso es considerado sobre el mismo principio que el de la música o el canto. En todo verso se reconoce la presencia de un período rítmico equivalente al compás musical”. No. Hoy la concepción del ritmo es mucho más amplia. Los avances introducidos por las últimas tendencias del formalismo ruso tratan de terminar con las restricciones del antiguo concepto del ritmo como un ente meramente fónico o métrico. Buscan una alianza entre las ciencias lingüísticas y literarias, colaboración que se puede simbolizar con el título de la comunicación de Roman Jakobson en 1958: “Linguistic and Poetics”. El estudio métrico se relacionará con los distintos campos de la poética y será por tanto una disciplina de carácter abierto, como se refleja en el trabajo de Domínguez Caparrós (Métrica y poética. Bases para la fundamentación de la métrica en la teoría literaria moderna~) en el que se hace referencia a esa concepción más amplia del ritmo que introducen los formalistas rusos: “El estudio del verso es, pues, un estudio lingüistico que, como estudio del lenguaje, abarca los aspectos fónicos, sintácticos y semánticos”. Sí. El análisis de la poesía ha de tener en cuenta esos tres aspectos. Y debemos dejar de lado, de una vez por todas, esas teorías simplistas y
  9. 9. 12 Universos Diversos parciales que nos intentan adherir a un rígido sistema de alternancia acentual. Recordemos siempre a Paul Valéry: J’ai lu ou j’ai forgé vingt “definitions’ du rythme, dont je n’adopte aucune. (He leído o he forjado veinte “definiciones” del ritmo, de las cuales no adopto ninguna). (Valéry moría en 1945). Bellas son la alternancia acentual y la métrica clásica, sin duda. Pero no menos bellas son otras creaciones poéticas que, como muchas de las presentes en esta Antología, prescinden, más o menos esporádicamente, de dicha alternancia y nos trasladan a un universo de evocaciones en el que la palabra se diluye en la idea. En este grupo de poetas escogidos para formar la Antología “Universos Diversos”, encontraremos reflejados estos aspectos de la poesía, apareciendo en cada cual de forma más o menos patente y, siempre, envueltos en las propias constantes de su poética. Veamos estas poéticas: Abrahán Chinchillas, con su poesía templada, ceñida y culta, de llamativa exquisitez verbal, introduce al lector en un mundo de sensaciones sorpresivas que le hacen recordar al conceptismo, por una parte, y a un cierto realismo por otra, si bien hermético, dentro de la amplia sugestión de sus propuestas. En Blanca Sandino, las connotaciones éticas son muy perceptibles. Su poesía está escrita desde un ángulo privilegiado donde se pueden observar todas las “varillas” del abanico de la vida y, cómo no, su “país” multicolor. Es su poesía clara y, a veces, contemplativa y juiciosa, pero nunca se olvida de la nota tierna que nos retrotrae a nuestra humanidad. Decía Rafael Pérez Estrada: “La imaginación es un lugar en el que llueve”. J. J. M. Ferreiro está siempre empapado. Su “hermetismo cercano” está poblado de unas metáforas tan llenas de vida y colorido que el lector, tras degustarlas con delectación, abre sus propias alas para sumergirse en un cosmos de intuiciones estéticas que sólo Ferreiro es capaz de hacer evocar. José Manuel Sáiz es la ternura mansa y sencilla. Sus ojos nos ayudan a ver toda la belleza de las cosas más simples, simplicidad que, a través de su poesía, cobra una candorosa estética. Sáiz nos da una lección de vivir al acercarnos a su universo de cotidianidades sublimadas, transparentadas, que están ahí, pero cuya belleza sólo el poeta es capaz de descubrir. En un realismo próximo a la experiencia cotidiana basa Julián Borao su poesía que, en seguida, adquiere un carácter reflexivo que roza lo trascendente. Y eso sin olvidar incorporar a su estética la belleza de lo puro, de lo natural, de las bases mismas de la vida, siempre tratadas desde la integridad de una ética acendrada.
  10. 10. Universos Diversos 13 Una muy constante referencia a la naturaleza impregna de vida la poesía de Julio González Alonso. Esta referencia dota su poesía de una dulce propuesta de libertad en la que se trasluce toda una moral limpia y un gran sentido de la responsabilidad de cada vivir particular. La poesía de Julio González comunica, manifiesta, una forma de vivir con honestidad que camina de la mano de su poesía. Luis Oroz sabe tejer encajes de emociones con el hilo de la palabra. Trenza estos hilos, los ensortija, los devana, los hila en finísimas hebras que vuelve a tejer en dibujos insospechados. Y el resultado es una poesía íntegramente bella, sin resquicios de incompetencia o abandono. Una poesía de la que el lector se hace cómplice enseguida, con la que goza, con la que se siente, siempre, identificado. Pureza, ingenio y proximidad. En Manuel González Vales, la poesía se torna reflexión, introspección, búsqueda de los errores cometidos y fracasos sufridos. Y de toda esta meditación surge, de un modo implícito, una esperanza (“la poca reserva de esperanza que queda”), una idea de perfeccionamiento y de posibilidad de superación. El sentido moral es evidente: se entrevé la existencia de un camino, quizás corto, pero suficiente para alcanzar la rectitud y la paz. Y todo ello envuelto en un lenguaje sereno y en una voz bien modulada. En Rafael Calle, la poesía se emboza en una densa blonda de imágenes que, si bien al lector apresurado pueden parecer absolutamente herméticas, están siempre basadas en una realidad subyacente, expresada con vocabulario escogido. La ética de su manifestación no es evidente, pero se paladea en cada verso una toma de conciencia, la elección de una opción madurada. Hay un ansia de trascendencia en su poesía. Sin salir de la órbita del hermetismo, Ramón Carballal, dueño de un lenguaje culto y refinado, expone al lector a la emoción estética con sus metáforas suavemente impactantes. Ramón Carballal comunica un cosmos de sentimientos expresados de forma delicada sin recurrir a incómodas contorsiones. Es una poesía bella y transmisora. Alejandra Craules sueña y traslada sus sueños a su poesía. Sueños de amor, de pérdidas irreparables o muertes, de rituales actos de fe. Todo arropado por una exquisita quimera que, sin abandonar la realidad desde la que brota, inspiradora de sus temáticas, hace volar al lector por mundos imprecisos pero extraordinariamente emotivos. Héctor Medina realiza con su poesía una meditación introspectiva y comunica con sensible lirismo el resultado de esas cavilaciones. Su mundo poético está apartado,
  11. 11. 14 Universos Diversos desligado de la insulsa carrera que sólo por inercia se mantiene. Una bruma de tristeza, hábilmente modulada con sus imágenes, envuelve su voz limpia y seria. Un lenguaje de gran altura poética reviste hermosamente el mensaje de Leticia de Santos. Una catarata de imágenes sorprendentes y originales inunda al lector de su poesía. Poesía exquisita e intensa, llena de matices, que nos trasladan a un mundo de sentimientos fructificados bajo el sol de la inspiración. En la madurada, completa poesía de Alonso de Molina palpita una fresca sensación de libertad. Poesía ubicada en extensiones: dominios, territorios, plazas, calles, desiertos, abismos, volcanes… Poesía situada en temporalidades: futuro, horas, tiempo, final, vida, tarde, noche, medianoche, alba… Poesía asentada en Naturaleza: fuego, tierra, olivo, fruto, agua, nube, fuente, azahar, luz, sol, viento, ocaso, espuma… Poesía que nos acerca a una de las éticas más nobles y actuales: la de la belleza en libertad, la de la emancipación de la creatividad. Y poesía que proclama esa tendencia inmarcesible del hombre a buscarse a sí mismo, arropado por un entorno realmente bello, y a comunicar a toda la masa humana el resultado trascendente de esa búsqueda. Y vamos a hacer un alto en nuestros comentarios sobre poetas y poéticas. Si echamos la vista atrás, vemos que las temáticas de la poesía de siempre (temas religiosos, metafísicos, sociales, históricos; poemas que nos hablan del amor, el odio, la muerte, la soledad, la tristeza, la alegría, la paz, la amistad, la naturaleza, etc.) esas temáticas, decíamos, han encontrado su hueco en la polícroma paleta de los artistas que hasta aquí hemos leído. Pero, de aquí en adelante, vamos a sumergirnos casi completamente en el tema de más amplia repercusión en la poesía de todos los tiempos: el amor. El amor con sus derivaciones de desamor, ausencia, celos, espera, desesperanza. Ese amor que tan variados matices ha tenido en la poesía a lo largo de la historia. En efecto, desde las jarchas, primeras manifestaciones poéticas en lengua romance, en las que el amor se expresaba sin enmascarar el erotismo acompañante; pasando por el siglo de Oro, con su artificioso platonismo; por el neoclasicismo, con su mayor carga de liberalidad; por el romanticismo, con su sombra de trágica concepción de la vida; llegando al modernismo, con su exquisitez, y al 27 con su rotura de moldes; a lo largo de toda nuestra poesía, el amor ha imperado como tema principal. Y llegamos a los tiempos actuales, los de estos Universos Diversos de hoy, en los que el amor y sus secuelas se reflejan con una carga emotiva, una libertad y una sinceridad nunca encontrados en nuestra poesía en español. En Magdalena Jiménez encontramos una poesía en la que se recuerda al amor, en la que se sueña con el amor, en la que duele el amor.
  12. 12. Universos Diversos 15 En Laura Gómez prevalece la figura de la amante que espera, del desamor doloroso, del amor puro. En su espera enamorada nos hace evocar a Penélope (¿Quién deshila lo tejido día a día?) En Mónica López, el amor más hermoso se funde con la negrura de la muerte. Y es hermoso el amor en cuanto lo asocia con todo lo bello, bellamente mirado, que la imaginación puede forjar. La belleza, la muerte y también, ¿cómo no?, el amor son las constantes en la poesía de Paula Malugani que domina con maestría la difícil composición del soneto. Magdalena Salamanca construye fascinantes versos que se diversifican en bellas imágenes, sugerentes de dulces mundos poéticos, hasta encontrarse irremediablemente con el amor, matraz en el que fragua toda la alquimia de su poesía Mónica Angelino, solo de forma casi encubierta comunica su mensaje de amor, embozado en sentimientos paralelos que hablan de frustración, incapacidad, proyectos de futuro, hasta desembocar en un bellísimo erotismo. Sueños de amor ante el mar, ante la Naturaleza toda, en la que se refleja el amor. Muerte por amor, dolor por la ausencia del amor, estos son los espacios tiernos por los que vuela la poesía de Yolanda Arias. Y amor en su más amplio sentido, dulce, sensual, profundo e incluso trascendente es el que impregna los cultos y refinados versos de Alejandra Menassa. Es su manifestación amorosa vehemente, decidida, dinámica y poderosa. Es la posesión por el amor. Es la vivencia completa del amor. Es esta una Antología importante en la actualidad poética de habla española. Su título, Universos Diversos, ya nos habla de su vocación: la recopilación de unas muestras significativas de las obras de una selecta parte de los poetas actuales que, pese a su diversidad, y gracias a ella, encierra las claves de las tendencias más importantes que imperan en nuestra poesía. Vocación colmada, objetivo conseguido. Jerónimo Muñoz
  13. 13. 16 Universos Diversos Blanca Sandino Blanca Sandino heredó de sus abuelos su afición por las letras y su temperamento inquieto. El año 2001 se seleccionó de entre otros poemas "Insomnio (Airado)" para el Rincón Literario de la UNED. y se emitió recitado a finales de abril de aquel año, en el programa: "Tus poemas por las ondas" de Radio 3. Más tarde, Insomnio fue elegido para formar parte del primer libro virtual (que patrocinaba la UNED) “Todas las voces, una voz” representando a España. El 29 de mayo de 2004, en el programa de La 2 titulado “Ayer y hoy de la poesía. El Humor”, fue seleccionado y leído: “De pronóstico... reservado”. En 2008 le fue concedido el V Premio de Poesía Virtual Alaire." Posteriormente por sus manifiestas cualidades literarias y humanas fue invitada a unirse al Grupo Alaire de Poesía.
  14. 14. Universos Diversos 17 La memoria de ti A Susana Ayllón Desde aquí, donde estoy, veo cómo los álamos desgobiernan la luz del mediodía, cómo, avaros, la atesoran, y cómo, ella, huye de entre sus ramas, abierta y paralela a sí -abanico desnudo de país y varillas- dejando atrás dos raíles de consistencia incierta, y una queja: como un ir y venir de vagones estrechos de un verde indefinible. Indefinible no, aciago. No recuerdes, no debes recordar, me digo, y el pensamiento, aún «en carne viva», se interna por los mapas maltrechos y enroscados, amarillos cual piel sin estrenar de serpientes antiguas. Y conspira. Y deambula. Y planea también su no regreso. Pero la senda que conduce hacia el miedo, Susana, es siempre de ida y vuelta. Qué obstinada la pleamar de sombras, pienso, y qué densas y oscuras a pesar de ese signo tan igual a su igual con que la luz abraza su negritud. La tarde, que ha quedado a merced de quien quiera adoptarla, es aduana huérfana, es carta a medio abrir, es apócrifa como un pañuelo que a nadie dice adiós, y tan inútil como una letanía de lágrimas que arrancase a mis ojos -con sus dedos de limón y canela- la esencia del primitivo barro: del barro primigenio, inalterable ya, que guardará por siempre tu memoria. La memoria de ti.
  15. 15. 18 Universos Diversos Regiones Imposibles Se nos conceda el temblor del náufrago. Nos sea permitido el privilegio de describir sólo regiones imposibles. Antonio Aliberti ¿Fue la noche que desvió tu rumbo, o fue la brisa, caricia repetida en cada rama; o fue destino o fue presentimiento; o fue la hiedra blanca (como nácar) quien enredó entre tus dedos mis cabellos? ¿Fue fragmento efímero de un sueño el gozo abstracto de quererte? (Embarranqué en tu amor: yo buscaba tu alma, y huyendo de lo fácil, lo sencillo -mis manos sin armar sólo eran olas- conquistaron tu tierra palmo a palmo.) La luz que me cegó, estoy segura, venía de tus ojos: me vivías, día tras día, en cada ser, en cada cosa, y vela abierta al viento -sólo vela- ave marina cóncava, convexa, mis dedos por tus sienes navegaron (tenía fiebre el agua y tiritaba, y se «oían» brillar sobre nosotros las estrellas). ¿Fue la ternura ciñéndome los hombros con tus besos -sin condiciones rendidos nuca y cuello-, o ser poema, metáfora o ser, únicamente, verso? Se me apagó la voz en un silencio de pleamar, de verbo: amar, amarte, amarnos. (Estábamos tan cerca, tanto, tanto, que me rozó tu miedo de perderme.) Nos buscamos el alma, y no sé cómo: «Nos fue permitido el privilegio de describir sólo regiones imposibles».
  16. 16. Universos Diversos 19 PERSONÆ (bocetos I) La palabra que envenenó mi boca fue la tuya: cada distancia tiene su silencio. - Quizá no fuera «adiós» la palabra precisa; quizá no fue razón de amor. Quizá no era «ternura» la palabra que envenenó mi boca. Mas cuando diciembre reclina la cabeza bajo un sombrero cónico y pequeño, sé que no existe ningún vacío que tu ausencia no colme. - La palabra que envenenó mi boca fue la tuya, allí, en el silencio. Y no había sacado tres veces seis ni mi destino pasaría de nuevo por la misma casilla. No era la cárcel -decías- sino, decías, la habitación del duende que lanzaba sus hechizos a luna. - La palabra que envenenó mi boca fue la tuya (y tu brindis). Mío el tablero, y el cubilete, y las fichas; el dado, la sombra, y el sonido del hielo contra el vaso. - Y aún estaba en pie Manhattan. y no había bajo todos los cielos este olor a ceniza. -sólo ausencias e incertidumbres; y nos quedaba tiempo-. - …/…
  17. 17. 20 Universos Diversos …/… Lento éxtasis, aullido atávico de lobos; se desalaba tu océano al caer las estrellas: agua dulce para mi sed, amor. Para mi sed agua, y luz para la sala límpida y blanca, aquella que fuera nuestra: se llena de azucenas y lirios que tus manos alguna vez sembraron en mí, en mí, y en medio de la noche. Y en medio de la noche (ay, oscuridad carente de sentido): yo, tu tierra prometida, yo, que me transformo en jardín de tus divagaciones cuando me abrazas; yo, que si te nombro, eres; eres cuando ellas caen (lento es el éxtasis, amor) sobre la tierra. - En la declinación de todos los verbos, enmudeces (la vida es una soledad poblada de palabras) y se hiela el aullido del lobo en medio de sus fauces: viento del Norte, tú. Viento mi boca. Lento, qué lento el éxtasis. PERSONÆ (boceto II) Han pasado seis horas, mis seis horas. Querías modelarme a tu gusto amerizarme, alunizarme (o desahuciarme) querías un acople perfecto de alta costura. Y fue prêt-a-porter mi cuerpo. Cada palabra, cada centímetro no era yo, era mi piel o tu piel o tu amor o mi amor, ajustándose a mí como un guante. (Y sobre aquel incierto abismo, indivisibles ambos).
  18. 18. Universos Diversos 21 PERSONÆ (bocetos III) Hoy que los ojos se vuelven hacia dentro y no encuentran la imagen minuciosa que perdieron un día de pájaros azules, ni la escritura apócrifa ni aquel a bocajarro de imperfecto pretérito, puedo fingir que nada me importa. Puedo, incluso contra todo pronóstico, fingir que no me importas tú que te empeñas en existir entre el sístole y diástole al que mi corazón se obliga: y aunque una soledad de gestos ajenos me espere a la vuelta de la esquina y se hunda mi mano en tu espalda y no soporte más tiempo esta distancia ni la línea quebrada que me impide alcanzarte, puedo: porque siempre me encuentro en ti, cuando me busco. Contraluz Vuelves –niña con vestido blanco- en la luz que se descuelga entre el infinito y la nada, de ese lugar que existe y que no existe, a conjugar el verbo de los días en pasado; pero todo lo tornas bello, y bajo el cielo agolpado entre las ramas, por darte aquel capricho (rosas, magnolias, jaras), mis lágrimas florecen en las tuyas.
  19. 19. 22 Universos Diversos Luis Oroz Nacido en Madrid, 1972, y residente en Mallorca. Cofundador del foro poético Alaire. Finalista en el I certamen “Poemas sin rostro” 2005, ganador en el II certamen “Poemas sin rostro” 2006, ganador del Premio Ágora en el VI certamen Francisca Adrover 2007, Accésit en el V Premio Literario “Verbo Azul” 2008, Finalista en el V Certamen Internacional de poesía “Memorial Bruno Alzola García” 2008, libro seleccionado en la edición XXIV del Premio “Gerardo Diego” de poesía 2008. Publicaciones: De ti al papel (Poesía- irc) 2005, Experimento poético (Antología), Educarte 2007, La hoja azul en blanco (Asociación verbo azul) 2007, Antología de poetas, (Editorial Alaire) 2008, Poemas en el canal (Ediciones tres fronteras) 2008
  20. 20. Universos Diversos 23 Las arañas del flexo Desde el flexo inundado de minutos callados se descuelgan arañas de tristeza inconsciente, hoy la luz de estos ojos que mantengo cerrados, iluminan por dentro mi añoranza creciente. No hay palabras calladas en mis labios repletos, no hay pedazos de sueño que amortigüen la vida, sólo abarcan mis dedos, expectantes y quietos las llanuras que el alma desandó en cada herida. Y la noche es más noche cada vez que se duerme mi reflejo en nostalgias, ¡solitario clamor!, cuando el mundo no mira soy capaz de esconderme en la esquina mordida de mis cartas de amor. Ya lo ves, soy tan débil que prefiero una sombra a una luz que ilumine lo que estoy escribiendo, y es que a veces; lo siento, mi ignorancia me asombra y no puedo explicar lo que tanto comprendo. Desde el flexo, suicidas, las arañas se encienden, y me abarcan distancias más allá de la piel, me recorren las venas y los párpados prenden cuatro pétalos tristes en mi flor de papel. Se levanta la cárcel de pesadas pestañas, y los hilos que el tiempo se empeñó en descoser van formando el misterio de las mil telarañas, enredando en el pecho lo que no pudo ser. Quedan cuatro palabras suplicando un alarde, quedan, dulces o amargas, tres arañas más mías, dos pupilas inmensas y una luz tan cobarde que se apaga al contacto de mis manos vacías.
  21. 21. 24 Universos Diversos Ya no vuelvo a morir (Poema ganador del II Certamen “poemas sin rostro” Murcia 2006) Pensaba que la muerte eran tus labios oficiando metáforas de olvido, pensaba que la muerte era escribir sin alma los capítulos de una inmortalidad enamorada, creía que morir era dejarse dos ventanas abiertas y algún libro, eternamente prólogo, en la casa sin piel de la conciencia. -Tenía tantas risas casi tuyas que quise desreir la vida entera en pantallas de luz- ahora descubro que dejé de sentir, tal vez sintiendo un fúnebre latido entre los dedos, que descolgué el exilio de tu beso para avivar silencios, y mi boca se dedicó a contar cuántos poemas se entierran en la luz sin haber muerto. Pensaba que la muerte era un reguero de puntos suspensivos… y olvidé que el espíritu se nutre de todos los cadáveres, de todas las incógnitas que viven silenciando el compás de las palabras. -Ya ves, tengo tu olvido borracho de una añeja indiferencia, pero ya no hay un cura en los espejos “extremando la unción” de las caricias. …/…
  22. 22. Universos Diversos 25 …/… Soy la reencarnación de la sonrisa que se escapó de ti mientras dormías, y la muerte fue sólo el anticipo de un cariño exprimido. ¡Ya no vuelvo a morir cuando te pienso! tengo la inmunidad del que ha aprendido a guardar en la tumba una inyección letal para los sueños. Poeta Eres el solitario que despierta detrás de una esperanza desolada, eres la libertad encarcelada, eres la llave de una puerta abierta. Relámpago en los ojos, lluvia muerta latiendo en un renglón de la mirada, eres todo el dolor de un casi nada, todo el placer de la belleza incierta. Llegaste sujetando realidades con hilos de tu sueño, reafirmando una duda, con letra temblorosa. y te vas añorando eternidades, te vas como viniste, deshojando una ausencia de ser en cada cosa.
  23. 23. 26 Universos Diversos Serpiente No es este tu lugar… no debieras estar mientras se mueren las últimas imágenes bajo el veneno negro que te inyectan mis dedos. No será mi presión la que te deje convertida en perfume, ni este disfraz de tiempo detenido calentará la ausencia de tu “siempre”. Tampoco es este un sitio para mí, no quisiera volver a deshacerme en la acidez onírica del beso, ni enroscar la emoción de la memoria sobre la luz confusa del ayer. -Era el peligro de vivir tranquilo en el manglar espeso de tus labios. Dejemos esta dermis sobre el suelo, que se vaya secando hasta hacer transparente la nostalgia, hasta quebrar el miedo que provoca metáforas de muerte. Abandonemos esta piel antigua, y comprende, reptando en mi palabra, que muy probablemente seremos engullidos por la enorme serpiente del amor. Y me quedé mirando ...y me quedé mirando aquella luz gastada que nos queda después de masticar el pensamiento. La miraba sin ver, y en mi deshielo, vestida de horizonte, una extensión de lágrimas templadas …/…
  24. 24. Universos Diversos 27 …/… difuminaba el arco de mis labios. Había recitado entre las piernas el poema de amor. Y me quedé mirando aquella ingravidez que soportaba el peso de una vida iridiscente. Era el contraste azul de aquellos cuerpos soñándose la voz... ¡cuánto silencio! y quise bostezar esa ternura de labios hacia dentro, de miedos y esperanzas hacia dentro. Tras la quietud valiente de los párpados desdibujé las horas, succionando el espacio vital donde se vierten tantísimas partículas de olvido. Y me quedé mirando... hondamente mirando, y desangré los ojos entre acordes de afilados te quiero. Emborraché los huesos con el licor que exhalan las caricias, cuando el aire, apenas sin oxígeno, se puso de puntillas para alcanzar su pecho. Embriagados quedaron nuestros brazos, dando tumbos de amor, inexplicablemente invertebrados. Después cerré los ojos, apagué las preguntas abandoné la luz como si el mundo le diera más colores a los ciegos, y me quedé mirando...
  25. 25. 28 Universos Diversos Rafael Calle Rafael Calle Hernández, 1954, natural de Palma de Mallorca. Reside en Palma. Director de la Editorial Alaire y de la Revista del mismo nombre. Cofundador del Grupo Alaire. Director del Foro Poético Alaire. Obra publicada: Antología Alaire. 2008
  26. 26. Universos Diversos 29 Confidencias del agua A mi amiga Blanca Sandino. Cuando sientes anciana la bravura del río por el cauce que arriba al remanso del miedo, hay un pez con sentido que corteja la espuma, anestesia del ansia, y el cartílago herido de un salmón encallado, donde curva la idea del origen por el fondo abisal de una mirada. Cuando tiembla en el agua un rumor de caricias la sed del intelecto desata la aventura, el dique seductor, un muro de fantástica presencia que busca detener el agua a la deriva. Cuando asoman los puentes sobre antiguos pantanos, octubre es un ardid que renueva los sueños, una flor aborigen de un suspiro desnudo, y un frenesí larvando la consecuencia mística del agua en la región del duende. Cuando trenza un afluente los recodos del frío, el otoño se enreda en la orilla del karma, el valle de la voz oculta entre la fronda, cogida de alfileres al vicio del cariño y a todas las costumbres del vetusto duramen que sostiene la albura de un árbol de melancolía. La pulpa es por la virtud del agua.
  27. 27. 30 Universos Diversos 1, el hombre sin sombra Me pregunto por qué no tengo sombra, por qué mi afinidad al 1 mal sumado, álgebra custodiándome en la umbra, como el ámbar que cela un organismo de número fatal: El 2 en el ocaso. Me siento ya vestigio de una huida constante, del espasmo de un coito de navaja y cuchillo, metal y furia en cueros que empuñaba el encanto y una mella en la hoja color desasosiego, por emblema del frío. Quisiera los arrullos de un febrero insolente, asesinar presagios que procura su ausencia, renacerme paloma de un gorjeo furtivo y el mensaje de invierno de una historia de pájaros, inminente bandada de unidades sin nido. Y tengo tres sollozos de cristal asfixiante prisioneros del aire que nutre carne rota, 1 el yo de la tierra del peligro, el 2 es un temblor de momentos que abrasan, y el último es atajo de un espíritu ansioso por hacer el camino.
  28. 28. Universos Diversos 31 El jardín de las cajas de Pandora No podré conocerte aunque fluyas conmigo como amarga lección de un delirio sin forma, mercurio aniquilado, valor inadvertido. La franja inapelable de las cosas. Oráculo y bastión del último testigo, la mente, ciudadela en ruinas revoltosas, augurio desolado, arancel del instinto, en un jardín sembrado de cajas de Pandora. Si cierta fue la llama de la furia, más certeza serán las brasas del sosiego. Del fuego que provoca un lagrimal confuso, la estela que se rinde de un rito de coloso. Ya no sabré las normas de tu jungla, laberinto genial de los deseos. Es la hora de ser el cuello del embudo por decantar al fin los incendios del loco.
  29. 29. 32 Universos Diversos Ansiedad Tengo miedo de ser el resumen del ansia cuando tiembla el preludio y el instante devora; cuando cierran la mente el niño y el silencio y el aire es una piedra, una obsesiva densidad que aplasta y asfixia la memoria. Tengo pena del buque que navega suspiros en los mares decrépitos del hombre, del piélago más tonto del cerebro a las postrimerías del encanto, híbrida magnitud de tiempo mentirosa. Tengo frío en los ojos y en los iris heladas, ventisquero de nieve en carestía, un heraldo futuro que congela la sangre. Ártico breve de virtud remota. Tengo y tengo cenizas de fiebre traicionera sobre la carne tibia, desértica y cristiana, similitudes tengo con el ascua creyente, fugada de la hoguera donde siguen ardiendo mis derrotas. Si tengo lo que soy, esencia de ansiedad por un vivir castrante, quisiera vertebrar esta agonía en la belleza simple y libre de las cosas.
  30. 30. Universos Diversos 33 El néctar de la duda No sé decir verdades duraderas porque siento que soy la duda temeraria, el pájaro que emigra al sur de los conceptos, en una itinerante decisión de ideas animosas, al bies de la esperanza. No sé si tarde, pero sé que llegan mil colibrís libando el néctar de la flor desarreglada, en una tradición de polen roto y picos kilométricos sin rumbo alimentándose de mis estambres. El néctar del sabor de las entrañas. Perdido en ordenar cuanto sucede, solo queda ordenarme la añoranza en el cosmos fatídico de los saldos punibles; restas y divisiones a cuchillo, multiplicando vedas, acrecentando el ansia, despedazando flores. ¿Qué podría quedar de jardines geniales en una resistencia de flor estrafalaria? Si existe el duende de la paz ansiosa puede ser el momento de buscarlo, ahora que la duda me entorpece, ahora que se mueven los fantasmas. Son los escalofríos que asombran mis certezas, el pulso más inhóspito del ave y su arrogancia, un jardín de laureles sospechosos, el zumo del silencio. Respuestas sin palabras. Con un temblor que asume la duda sostenible, en los presentimientos se despereza el alba.
  31. 31. 34 Universos Diversos José Juan Martínez Ferreiro -La Graña (Ferrol) 1958-, poeta y biólogo, vive en Viveiro, en la comarca de la Mariña Lucense y trabaja como profesor Biología y Geología de Enseñanza secundaria en el IES Vilar Ponte de esta misma localidad. J. J. M. Ferreiro escribe desde la adolescencia. Desde 2002 participa muy activamente en distintos foros de Internet. Actualmente está vinculado a la revista y los proyectos literarios de la Editorial Alaire (www.editorialalaire.com). Ha ganado el premio Feliciano Rolán en 1988 de A Guarda (Pontevedra), al año siguiente fue finalista en ese mismo premio. En el año 2006 fue finalista del premio “Gerardo Diego” de la Diputación provincial de Soria. Ha participado en diversas antologías y publicaciones varias, la última de ellas “Antología Poética del Grupo Alaire”.
  32. 32. Universos Diversos 35 Los cuerpos vivos Muere en los cuerpos vivos el purpúreo filo, la antorcha solitaria de un espacio quebrado. Yace en los cuerpos vivos el astro derrumbado de confuso sabor a cosmos intranquilo. Vierten los cuerpos vivos extracto de berilo, desperdicio impaciente de bólido apagado. Los cuerpos vivos abren un borde deshuesado ―el dolor de la médula de un caos en sigilo. Es el cuerpo instantáneo la transacción hostil que acrecienta en la piel un tacto quebradizo ―el barro del placer, ciego afán taciturno. Todas las manos saben del delirio nocturno, del tejido templado al fuego de un hechizo que encandece los cuerpos de pálpito sutil.
  33. 33. 36 Universos Diversos Blade Runner “Todos esos momentos se perderán en el tiempo como lágrimas en la lluvia. Es la hora de morir. " Roy Batty en el film "Blade Runner” En la humedad de los neones se sienten palpitar dos corazones puros, dos fulgores intactos cuyo espesor es una angustia de la carne. He visto los estigmas de esos cuerpos avanzar sobre el sueño milenario. Sus sombras caminar cual peregrinos tras la luz. He sentido el calor de su esperanza temblar entre mi manos. He visto una nave enloquecida naufragar el amor del ojo limpio He visto resbalar sus lágrimas y saboreado su aceite; un humor de misericordia lenta o ternura de acero, casi líquida. El forjador de tierra Lograrás extender un milagro radiante de porvenir azul, espacio irracional insaciable de ojos ―luz de nervios de oro, tornar el forjador de la tierra en el viento fraguando la semilla bajo cielos de trigo. …/…
  34. 34. Universos Diversos 37 …/… Serás ruido... maestro sobre las estampidas de la era inicial. Subsistirás disuelto en la templada savia del bosque de laurel ―penumbra de resinas y de excitados troncos. Serás la tierra joven, humus negro y fecundo; tibio te besará el labio del verano. Germinando a través del ojo de las garzas, admirarás arder oxígeno en las células. Un elixir carnal brotará en tu pletórica morada, rebosante de fragancia y bullicio ―el sudor cristalino que clama en el aliento de los vientres y huevos cuajados de criaturas. El ocaso serás en la enlunada sien de las lánguidas horas de adobe en la meseta ―en el color febril que en las jaras delira. Serás la palidez de un lago rico en aves, lienzo que nutrirá los ojos de los niños; el avizor silencio de su cuerpo espontáneo. Amarás el tumulto en todas las esquinas; allí donde las frondas celan tu desnudez y el agua adorna hierba apretada en tus muslos. Serás un corazón de veloces latidos, curvando como cimbras la mañana pimienta, la revuelta marina ―flanco añil del abismo. Serás la negra chova, el fantasma del Castro, convocado en salitre, tormenta y aguacero. Lindarás el cantil recóndito y agreste; hundirás luz con piedra en un mar excesivo. Serás agua salvaje y su tránsito puro; un regreso cruzado en las torres y trípodes de bronce: gremios mágicos de leyenda y parábola. Tu destino será la sed de las estirpes vejadas en la sombra, mineral del olvido. Pero regresarás en sangre divulgado, en relente de bruma, deshonrando las Moiras.
  35. 35. 38 Universos Diversos En la deriva Esta noche es una matriz germinando mi cuerpo. En su deriva encallo en tu vientre cobrizo; vestigio sonámbulo del sueño de las horas. Inverosímil, un aroma a salitre araña en tinta azul las llagas de lo oscuro. Suena lejano el mar —las olas son esferas rodando en la mirada de los peces, con sus trabadas erres, emes, oes, tropezando mojadas todas juntas—; todo en él es materia de ballenas. Se encorvan espaldas de sal ante el poder mamífero agitado. Más cercanos percibo mis dominios. Limitando a mi diestra, el trigal ondulante y un túnel fascinado donde pestañea un pavo real. A la siniestra, un navío se hunde en la laguna blanca mientras el manantial derrama sus espejos en flores que no miran. Se calienta el mercurio de la sed y en mi ojo dilatan las cruces de la noche muerta. Una lluvia azabache corre detrás de ti ―remando al frente, dos astros gemelos.
  36. 36. Universos Diversos 39 El resplandor de las libélulas Cuando la noche cae se enciende el brío de las ávidas flechas. La luna y sus estratos de sábanas profundas esparcen la ceniza de unos pechos deshojados ―persiguen la belleza como a una misteriosa tempestad, y tú eres la miel de las llagas o el hongo luminoso que micelia la sangre. ¡Que se tensen los arcos, que se hiendan los bosques! y gustemos del ámbar que derraman los pinos. Todo enmudecerá mientras se electrifica el néctar, mientras los manantiales encorvan los relámpagos y la sed de un aullido desgarra tu metamorfosis. Mi placer es el río ―su estallido de insectos cuando un lazo de tu fragancia anuda el resplandor de las libélulas. En el acero de tus ojos abre el olvido una campana resonante en la luz de las aguas inmóviles.
  37. 37. 40 Universos Diversos Paula Malugani Psicoanalista y poeta, nacida en Buenos Aires en 1969, vive en Ibiza desde 1987. En 1991 comienza su psicoanálisis. Ha participado, desde 1993 como integrante en los Talleres de Poesía de la Escuela Grupo Cero. Coordina un taller de escritura desde 1998. Organiza con frecuencia recitales poéticos. Colabora con el suplemento cultural del Diario de Ibiza. El certamen Puig d´en Missa ha premiado sus poemas, en 1995 fue finalista en Oviedo del Concurso ‘Voces del Chamamé’, del que se editó un libro. El premio ‘Pablo Menassa’, mencionó especialmente su poemario inédito: ‘Al trasluz del sueño’. Desde septiembre de 2008 publica sus poemas en el blog: ‘La bitácora de Paula Malugani’. Ha participado en congresos internacionales de psicoanálisis y publicado en los libros de Actas de los mismos. En poesía, ha publicado en los libros: Talleres de Poesía I (1995) y A Mares (1999), ambos en colaboración con otros autores, de la Editorial Grupo Cero. Recientemente ha publicado una muestra de su trabajo en una antología que reúne poetas de Ibiza.
  38. 38. Universos Diversos 41 Mi lugar es la muerte Volver de navegar un día cualquiera, ver la vida en el alba, fue una suerte. ¡Qué del cárcamo oscuro me liberte su palpitante agitación de fiera! Aunque al clavar con su aguijón me hiera sin que jamás en su labor deserte, hasta agotar mi corazón –ya inerte- y tornarme a la tierra cuando quiera. Convertida en campana o mariposa, lloviendo como letra sigilosa con el semblante frágil pero fuerte. Trazando el verso que por fin me injerte en el cáliz alegre de la rosa, y comprender... Mi lugar es la muerte.
  39. 39. 42 Universos Diversos El petirrojo al fin Mientras preparo bolso y gabardina antes de enarbolarme a mi jornada, perfumes de heliotropo o mandarina libran en mí su procesión dorada. Nacido el sol, la fronda está encendida, es un vergel de sueños el jardín. El petirrojo al fin, la bienvenida al reciente estallido del jazmín. Ese pájaro en flor rubí proclama: ‘Ley de lo bello es su inasible fuga’, y en vuelo –al viento- su esplendor derrama... Mi pluma en su alegría se desliza, ve el rocío temblar sobre la grama en el rincón que el musgo treboliza.
  40. 40. Universos Diversos 43 La noche de los pañuelos rojos Era la noche de los pañuelos rojos como labios que rozan el veneno, como un crepúsculo ardiente que irrumpe, sobre la arena innumerable. Cuando miraba al fondo de tus ojos caía, sin remedio, en el abismo y era imposible encontrarte o regresar... Era la muerte con sus pañuelos rojos, la sangre desbocada el semblante transido. Ahora tiemblo, hay un trémulo palpitar en el espejo y otra que emula mi nombre, los arpegios quebrados de mi voz.
  41. 41. 44 Universos Diversos Tentación y manzana ¿Qué sucesión de lluvias y caminos me recorre, descalza de amarillo? ¿Qué pueblo sumergido quiere brotar desde mi sangre escrita? Un mirlo vuelve al jardín del sueño emplumando un fulgor en la memoria. Es invierno en su luz de domingo y la pluma que me escribe quiere ser ala, quiere batirse a vuelo en la poesía; tentación y manzana.
  42. 42. Universos Diversos 45 Al fondo del jardín La Cabellera de la noche poblada con estrellas tiembla. No hay viento ni música, sólo el silencio sueña flores de jacarandá en el cielo, allá lejos; y al fondo del jardín, la luna es un farol que vuela. ¿Si no estuviera aquí, dónde estaría? Cuando el gallo cantó Yo estaba... ¿en dónde? Germán Pardo García Hay veces que quisiera irme de veras: cuando el sol se desparrama amarillo sobre la hierba fresca. Y tú te vas así, sin hacer ruido, tal vez a ver el cielo teñirse de escarlata en la tormenta... Y yo, ¡Tan diminuta! Sin luz ni para ir a comprar velas.
  43. 43. 46 Universos Diversos Alejandra Craules Bretón Poeta mexicana estudió Letras Españolas y se diplomó en Creación y Apreciación Literaria. En 2003 ganó el premio nacional de poesía otorgado por el Instituto Mexicano de la Juventud con su primer poemario 'Palabras Fértiles' publicado por el Instituto Hidalguense de la Juventud. Su segundo poemario 'Puntos Cardinales' fue publicado por la editorial Todas las Voces. Uno de sus trabajos fue incluido en la antología “El sol desmantelado. Homenaje a W.H. Auden” editado por AlbatrosPress. En 2007 residió en Francia en Centre d`art Manay Art Centre “CAMAC” y en Cataluña en la residencia artística “Can Serrat” donde experimento con poesía concreta y profundizó en la relación que guarda la poesía con las artes visuales. En el 2008 fue incluida en la antología ANTOLOGJIA POETIKE “KORSI E HAPUR” AUTORË TË LIDHJES SË KRIJUESVE “PEGASI” DHE TË TJERË, publicada por la sociedad de escritores albaneses Pegasi donde se incluyen el trabajo de Craules traducido al albanes. En 2009 la exposición de sus “Caligramas” ha dado gira en los campus y preparatorias de la UAEH.
  44. 44. Universos Diversos 47 El Escudo de Aquiles A Fabio Turri Aquiles duerme su mano derecha resguarda mi seno izquierdo No puedo alcanzarlo en el sueño estoy frente a él siento su piel no puedo tocarlo a través del plasma Está cansado ser héroe día a día no es tarea fácil trabajar ocho horas y estudiar cuatro y por supuesto el placentero cansancio que sobreviene al orgasmo Quiero fumar pero los semidioses no toleran la nicotina lucho contra mi cerebro que pide humo para meditar Sólo consigo aire ansioso que produce vértigo temo terminar en medio del mediterráneo sin un rastro ni de él ni de un cigarro para morir tranquila Las huellas de batallas caducas dejaron surcos al pie de la cama El escudo se torna azulino responde al nombre del mar el va y ven de su voz en cada confesión confusa toma el aliento de mi razón Aquiles duerme acaricio su rostro de niño recuerdo hace un rato su cabello largo esparcido en la almohada mi boca traza desde su frente el camino hacia su talón no conozco su debilidad …/…
  45. 45. 48 Universos Diversos …/… él dice que son mis senos Todo es ideal un trago más de Smirnoff para creerlo nunca había sentido mi cuerpo tan lejos ni la fe tan épicamente justiciera tan seducida por el amor de un hombre tan lejano como mi cuerpo Cierro los ojos un momento despierto sobresaltada y es cierto su mano aún protege mi seno Aquiles duerme tiemblo con sólo verlo Éxtasis parece una treta de mi mente no hay espacio para dudas temo a lo desconocido temo a la felicidad Mil palpitaciones no puedo respirar huyo de él salgo a la calle mi cabello corre por mi rostro mi aura esta ciega sólo su escudo cubre mi desnudez El escudo de Aquiles es la distancia el tiempo el desafío de la incertidumbre el destino obstinadoabsurdobromistamacabro Abro los ojos no está su mano en mi seno pero quién dice que lo no real no es cierto después de todo la justicia poética me faculta puedo derogar o crear nuevas leyes que convengan a mis fantasías …/…
  46. 46. Universos Diversos 49 …/… Soberbia relación la del héroe y la poeta la pasión basada en palabras la esperanza enraizada en la quimera Me da miedo no acostumbrarme a la reciprocidad es seguro huiré día a día sin que él lo sepa regresaré a diario de la misma manera a besar su talón a enloquecer con sus labios Aquiles duerme ojos zarcos cuerpo perfecto voz que cruza el océano para ser escuchada en visiones de dimensión profética Ti amo Alejandra Yo le creo Estos son mis gustos más enfermizos Me gusta buscar en el ultrasonido los rasgos de un rostro que no se distingue Me gusta llevar a la tumba de mi hija juguetes y globos y contarle cuentos mientras riego sus flores Me gusta ir en sus cumpleaños a cantarle Me gusta pensar en ella y hablarle a diario creyendo que me escucha Me gusta soñar que va creciendo imaginar su primer paso su primer esfuerzo por articular "mamá" Me gusta fantasear construyendo la imagen De cómo sería a los diecisiete años con el brillo grisáceo de sus ojos y su indiscutible parecido a mí Me gusta que piensen que soy alegre aunque mis sueños estén muertos Me gusta disfrazarme de adolescente para ocultar la prematura vejez que produce el dolor …/…
  47. 47. 50 Universos Diversos …/… Me gusta la cara de quien quiere fingir su asombro al saber que mi nena me dejó Periódicamente me gusta mirar su ropita y tratar de encontrar su olor ver su fe de bautismo y leer su nombre en voz alta María de Jesús Craules Bretón Me gusta llorar a solas para evitarles a los demás la pena de consolarme Me gusta enloquecer a diario alucinar que fue un mal sueño dando por cierto que no murió Lunario De luna los sueños ocultos de luna los rojos otoños de luna los lunares de una niña de luna que descalabrada en los mares de sus lunas jugaba con el conejo de queso Y de luna los lunares azules de tres hermanos viejos eran uno en el tiempo lunar el que contó cuentos a la luna infante el que le dio consejos para el primer eclipse y el que perdió a la luna que ya no era niña en el lado oscuro lunar Ya los tres hermanos viejos encanecidos por un rayo de luna bajo su nieta luna por siempre dormirán De luna las noches nauseabundas por las mareas de la luna De luna los lunares enormes con su forma de luna creciente sobre un charco de luna láctea De luna las ilusiones de luna los desencantos de luna las cartas escritas en el contorno de la noche lunar
  48. 48. Universos Diversos 51 Calle La calle llora otra vez Descalzo deshaces cadenas de líquido amniótico La calle sangra otra vez Sientes deslizarse sensaciones deshiladas y deslavadas La calle ríe otra vez Tú imitándola despejas sueños en proceso de desencanto La calle despierta otra vez ya no calzarás nunca mi cuerpo permanecerás solo con la nuca en el suelo los ojos semiabiertos la cordura en el viento Instrucciones para un arcángel La espada se empuña con la mano izquierda tres veces una reverencia ante Jesucristo se corta el cielo con ella de oriente a poniente y se expulsa al diablo de poniente a oriente nuevamente se cierra el cielo para no dejar regresar al maligno Con la empuñadura junto al corazón se reza un padre nuestro se envaina la espada en el interior Siempre hay que tomarla con la mano izquierda para poder persignarse con la derecha y luchar en el nombre de Dios
  49. 49. 52 Universos Diversos Magdalena Salamanca Gallego Madrid en 1973. En la actualidad trabaja de psicoanalista, especialidad que estudia en la Escuela de Psicoanálisis y Poesía Grupo Cero desde 1993, de la cual es integrante, también desde el mismo año, de uno de los Talleres de Poesía que imparte dicha institución. En su trayectoria poética, ha publicado en revistas de poesía internacionales como “Las 2001 Noches” y “Extensión Universitaria” y en comunidad con otros autores, los libros “Talleres de poesía I” y “Armas de mujer”. La Asociación Pablo Menassa de Lucia en su 4º convocatoria, concedió a su libro “Estallidos del deseo” el tercer premio (ex aequo). Además, en abril de 2007 publica “Habitación 501” su segundo y, por ahora, último libro de poesía publicado
  50. 50. Universos Diversos 53 No soy la triste flor que se derrama junto al fuego No soy la triste flor que se derrama junto al fuego, ni la acequia que, seca, recorre sin caudal la tierra, no soy ni el gusano ni la bella mariposa que en ti descansa. Soy esa coma que prodiga la respiración pausada, el secreto del viticultor, su paciencia ante la amada, la atlética enredadera, saltadora de obstáculos, el calendario que se pierde entre los días, soy un lunes, sí, un lunes blanqueado, poroso, almidonado y fértil. No soy el compás del funesto encuentro con la muerte ni los celibatos que se esconden debajo de las sotanas, no soy la pequeña y sutil piedra que al caminar molesta. Soy el brío de la blandiente espada en la batalla la tersura de tu juventud clavada en la mirada el azogue que baila un ritmo de zamba, posible misterio recorriendo la espalda, soy para ti, la palabra, naciente sol de madrugada.
  51. 51. 54 Universos Diversos Otra vez volví a soñar contigo Otra vez volví a soñar contigo estabas sola, tendida en el infinito, vestías sedas de colores agitadas por el viento. Había mucha gente de almas transparentes que te miraba con los ojos huecos, esperando una respuesta. Tu cabello parecía huir de la escena como queriendo alcanzarme, yo dormía, pero tú, insistías en alcanzarme. Es un sueño, me digo… Tus manos giraban, con marcada precisión, en torno a un eje, son las diez, las once, las doce… Pronto las almas serán humanos conversando, lamiendo los restos de su transparencia, y sus huecos ojos obtendrán respuesta. Ya son las tres, las cuatro, las siete… hoy llegaré tarde, pero dime, ¿por qué girar si el camino recto lleva al horizonte? Te vi sonreír con gesto de amapola difuminada entre la gente, te vi soñar, tantas veces…
  52. 52. Universos Diversos 55 Cuando una hoja cae, algo pasa volando Nunca lamentaste sostener entre los puños la daga, el vértigo arrebatado de un reloj de agujas inquietas pronunciando un silbido aterrador, para este lunes lluvioso. Frente a la condena del diario vivir, como hoja que cae hacia una laguna inerte mientras refleja el eco del gavilán en sus aguas, hablo a la escritura tenue, magia para la noche. No lamentes los ocres acordes de esta sátira que camina hacia la muerte, como cortejo aquiescente en época de soles. Amanecen, tatuados en la frente, los años; el viento primaveral, ciñe por la cintura los árboles que brotan de tus ojos, como eternas palabras inermes, ante el cuerpo roído del hombre. Cuando una hoja cae, algo pasa volando...
  53. 53. 56 Universos Diversos Quebranto de los días Ante la aflicción, el dolor o la pena de los días, arrullada por las márgenes de esta mujer que me envuelve, descifro con vacuidad de pensamiento los pormenores del destino: Nadie me dijo que la vida era siempre hacia delante, firme hacia el frente, caminando huellas de otros pasos, haciendo huellas, dejando en el camino la marca del caminar. ¿Quién puede con tanta solemnidad? ¿Acaso es necesario vestirse de gala y celebrar haber nacido? ¿Quién puede con la pérdida? Este daño de vivir y ser palabra, y navegar victoriosa por los mares de tu piel sin hundirme, sin dejar nada, siempre hacia delante, huyendo del profundo fluir para no temer la vuelta para silenciar los goznes que abren y cierran las puertas de este corazón enamorado, latiendo bajo mi pecho.
  54. 54. Universos Diversos 57 Diálogo en la soledad Ante ti, en esta soledad de años que los ancestrales sabios proponían, subida en el palco austero de un diálogo sin palabras que se rompen en vibraciones infinitas, astilladas por vientos ajenos a la perspicacia, me descompongo en los aciertos de tu voz. Asomada al balcón del quinto satélite lunar, allí donde la mirada es siempre noble y perversa, oteo el paradigma humano que rodea la soledad y gime, enaltecida, su virtual presencia aún cuando, todavía, la ceguera no es condenada, pero sí culpable de las negruras del alma. Sola, en este desafío voluntario de vanidad, santiguo el minucioso trabajo de la tierra deshabitada y, con milenaria potencia, rompo las cadenas que te lloran, desconecto las argucias proclives al amor ultra terreno, para comenzar, como alud de potencia máxima, un diálogo de pasiones humanas que entierre esta soledad.
  55. 55. 58 Universos Diversos Julián Borao Bizkaia. 53 años. Profesor de Lengua y Literatura, Geografía e Historia y Lengua Francesa (Licenciado en Filosofía y Letras, Univ. de Deusto, Bilbao 1977). Actualmente estoy destinado temporalmente en la Sección Española de Hendaya (Francia). De 1984 a 1990 viví en París, destinado en el Colegio Español, y de 1994 a 2000 en Ferney- Voltaire (junto a Ginebra) destinado en la Sección Española del Liceo Internacional. Comencé a escribir poesía en la adolescencia (14-15 años) y lo he mantenido hasta hoy. En mi juventud me relacioné con grupos poéticos de Bilbao, participando en tertulias y encuentros poéticos y trabando amistad con algunos poetas, de los que destacaría a mi gran amigo Eduardo Apodaca, fallecido hace dos años. Algunos de mis poetas favoritos son Biedma, Kavafis, Valente, Claudio Rodríguez y Gamoneda. Además de la poesía me apasionan la música y los viajes.
  56. 56. Universos Diversos 59 Sobrevolando De repente las nubes, su algodonado manto, su vacío total contorsionista cubre el bazar errante de los días. Todo queda vencido a los contrastes al contemplar la luz atardecida desde otro firmamento, como si de su blanco resplandor la nieve que de la tarde azul de este diciembre nace me cediera su blanca levedad. De repente las nubes, su inevitable albor sobrevolando y yo mismo pensando ante el cristal, evocando y sintiendo la brevedad de un viaje de ida y vuelta, cuando las horas pulsan su flexibilidad desordenada. Y es ahora que comprendo. Viajo a merced de un dios omnipresente sin modelar su tránsito ni apaciguar sus ansias, miro accidentalmente hacia el poniente y una inquietud celebra esa distancia que me impone la vida poco a poco, -cada vez más despacio-, como si no acertara a perfilar los límites del cielo y de la tierra. Y en ellos me introduzco recordando cómo es que sucedió mientras descubro que hoy nada ha pasado.
  57. 57. 60 Universos Diversos De Monastir a Mahdia Cuando el azul tan pálido se acostumbra a la luz velada del ocaso, se acostumbran también los ojos a este Mediterráneo abandonado, a estas riberas próximas de costa maltratada por la humana desidia. Se confunden las casas a medio dibujar o dibujadas en medio de un disperso acontecer a orillas de lo vago y lo difuso que nos acerca al cielo de la tarde. Y es un cielo también difuso el que nos mira, un mar, una llanura poblada de palmeras erguidas en la adusta sequedad de tierras polvorientas cuando ningún presagio se cumple para nadie de quienes nos quedamos en la ruta imperfecta, mientras los hombres huelgan perezosos en las sillas de un bar o en cualquier sitio, como si cada gesto desairado, como si cada mano que la casualidad alzara en el camino fuese un callado puente hacia el olvido.
  58. 58. Universos Diversos 61 Cuando Cuando se ahoga el alba, cuando queda el mensaje y el rastro de la noche se termina, fugaz sabiduría desechada, cuerpos que se deslizan vagamente dormidos del ascensor a la húmeda autopista resbalando al vacío del solitario asfalto. Cuando la luna duerme y amanece despacio, sin compromiso alguno ni expectativa alguna, lloviendo bajo mínimos -sirimiri continuo sobre el río- fijando los contornos, a lápiz, del olvido. Cuando nace el propósito cansino de la pereza rota la víspera podrida de mil conversaciones aburridas disipando el alcohol detrás del humo vano que nos abrió los ojos a traición para hacernos llorar disimuladamente y sin testigos. Cuando los primeros rayos iluminan las calles – noche al fin terminada- cerrando así el epígrafe en una última página del libro de las horas. Cuando queda el entonces para decir mañana.
  59. 59. 62 Universos Diversos Inexplicable Beauty is not quality of things themselves: It exists merely in the mind which contemplates them, and each mind perceives a different beauty. “Of the Standard of Taste” 1742 (Hume) Que la verdad contemples, que la belleza exacta te conmueva mientras que tú imaginas su exacta perfección es paradoja acaso para quien no perciba la mínima emoción de este paisaje que infinito se extiende a su mirada, de todas esas cosas que oferentes se acercan a tus ojos en horas inefables. Existen y son ciertas de forma diferente en su certeza. Son las huellas del ser que ha dado forma al mundo y a la complejidad ausente del espacio en que mora con su indefinición. No sé si será Dios o serán dioses, si en mí late la vida o si seré, tal vez, quien la construye de manera inconsciente, no sé si será sueño o melodía aleve de un instante lejano que se alarga en su propia distante fantasía. Pero mi mente bebe de su suave deleite cuando con cada goce sutil e indescriptible puede seguir sintiendo la mágica caricia que la envuelve. Mientras las horas huyen tras una irrealidad inexplicable.
  60. 60. Universos Diversos 63 Acaso Acaso una palabra, acaso un nombre, acaso torrentera desatada que encuentro al descubierto, una mirada buscando el enunciado que me asombre. Acaso la canción que canta el hombre de un tiempo inmemorial, la voz amada que yace en la penumbra descuidada y alude ocasional a su pronombre. Acaso la memoria, la traición del incunable texto y de su olvido, lo frágil de la humana condición, la absurda vanidad de este sentido que envuelve la fugaz resurrección del vívido fulgor de lo que ha sido.
  61. 61. 64 Universos Diversos Mónica López Bordón (Las Palmas de Gran Canaria, 1976). Poeta, periodista y escritora. Licenciada en Ciencias de la Información (Periodismo) y Licenciada en Teoría de la Literatura (ambas en la Universidad Complutense de Madrid) Actualmente es contertulia de la Cadena Ser Henares, Columnista del periódico Puerta de Madrid, Directora de Comunicación de Grupo Cero y Coordinadora de Prensa, Comunicación e imagen de ACEDAP. Colabora con revistas nacionales e internacionales. Ha publicado los libros de poesía: “Mitos Azules” (en colaboración, 2004), “Árbol de sol” (2007) y está en proceso de publicación “Claros Improvisados”. En el año 2006 obtuvo el Premio Nacional de Poesía Hernán Esquío concedido por la SAF y en 2009 el Premio de Poesía Ángel Miguel Pozanco por la obra “Claros improvisados”.
  62. 62. Universos Diversos 65 Inacabable amor y deseo Sorpréndeme las manos con titánicas embestidas vísteme los labios desbordados de pasión furtiva muéstrame, en los bordes de tu piel, el cuerpo ligero y el rostro cálido, tiernamente, con tu distraída voz, inagotable y vividora. Quietamente dime la verdad con dos palabras sencillas, hermosas, vencidas en la melodía prometida, tejida en las impenetrables manos del poeta. Y no me preguntes nada. Sé que dormí el deseo en el soliloquio del alfarero, aquel que me dijo: “Vendrá la primavera, contigo vendrá la primavera y rozará el verso en la noche azulada, la gloria embellecida y todas sus flores, lirios, violetas, guirnaldas y rosas deshojadas por un mirlo inquieto”. Irremediablemente tienes que decirme del inmenso abrazo agarrando nuestro pecho, detenido en todas la bocas abiertas al mundo. Despiértame de esas fantasías del oráculo, del presentimiento y de las tentaciones contra el abismo sin sentido. Mírame, mañana, desprovista de mi nombre, seré en tus manos seguro azar, y un amor. Te observo desde el umbral, arden tus labios y los ojos de mujer. Ven a buscarme…
  63. 63. 66 Universos Diversos Busco la alondra que escapó de mi pecho Descubro en los mares árticos un juego para inventar silbidos de la tarde en el canto de la alondra. Olvido todos los nombres. Retrocede la noche como pájaro rendido en tu pecho deshabitado. Se alejan los vientos del Norte plegados en tantas cosas por encontrar. Entre las alondras vuelan gargantas de mundo inundadas de versos. Engendran sus nidos con el ir y venir de tanto viaje siempre, para volver. Resbalarán y caerán en mis manos alzadas, sonámbulas de tu boca, desnudas entre tus brazos… Cómo apagar el resplandor de este vuelo, la pasión de su ruta acariciando tus labios con los dedos, deslizándose por el horizonte abierto, alondra que no pudo hablar. Miro el cuerpo que anida en mi pecho invadiéndolo todo para encontrarme a mí misma volando, por primera vez.
  64. 64. Universos Diversos 67 La poesía no le teme a la muerte Es hora de hablar con la muerte sentarse frente a ella y abrir los ojos sin detenerse, dejarse llevar, vestirse de fuerza, emprender un vuelo de altura infinita, sin horizonte. Abrí los ojos. Hice del abecedario una sonata de primavera, sin miedo, dibujé su punto y aparte. La poesía no le teme a la muerte… su sangre se transforma en el próximo verso, al llegar el alba y tocar, de la mirada, su nuevo despertar. Soy de tu sangre la que resplandece en el amor.
  65. 65. 68 Universos Diversos Entre el mar y la muerte “Siéntate, mar, y vamos a contarnos la vida a la luz de la lámpara.” RAFAEL ALBERTI Me escondo en la muerte cuando me llama por mi nombre. El mar sonríe de lejos. La Tierra se rompe en mis pies y resbalan las estrellas al filo de la muerte, en la fuga interminable, sin retornos. Voy dejando huellas de musgo en la sepultura. Huellas desgarradas que huyen de su propia soledad, al ritmo del mar. Viejo mar que se extingue en el abismo, de orilla a orilla y ve una luz, una forma, brisa abierta, agonizante que aúlla un consuelo inexistente aquí, en medio del azul, sin refugio, sin nombre. Mi corazón aguarda entre los astros y los mares. Abre los ojos a la garganta de las olas, toca sus huesos, abre los ojos y calla en pleamar. Va de silencio en silencio hacia la vida. Hoy tengo miedo. Perdonad que lo diga.
  66. 66. Universos Diversos 69 Alma de príncipe A todas las madres del mundo. Es justo que no me reconozcas en este camino adusto, mil veces intransitable, de tu sonrisa herida de viento. Nos hemos convertido en dos personajes de novela con trama de suspense por definir. Escribimos cuando los dioses no nos vigilan y cuando lo hacen, también. Desde el kilómetro cero de la Tierra soñamos con pisar estelas en el universo, ser atómicos, hasta en la muerte. No queremos sobrevivir a nuestros propios cuerpos pero a veces, sin darnos cuenta, nos sentimos tan inmortales como el alma, tan extranjeros como el sol del mediodía partido en trozos de nada, aniquilado en fragmentos de homenajes tardíos. Dibujamos un territorio viviente sin coronas, cada célula es una vocal, un comienzo humano.
  67. 67. 70 Universos Diversos Julio González Alonso León, 1950, pero el destino temprano quiso que me criara en las montañas del Ayuntamiento de La Pola de Gordón. En este pueblo montañés y sus alrededores surgen las primeras vivencias infantiles y, con ellas, los primeros estudios, los primeros juegos, los primeros miedos, amores y desamores y las primeras ilusiones. La vida, más tarde, me llevará a León donde ampliar estudios y tener la ocasión de contactar con el teatro juvenil de los años 60; más tarde, a Barcelona para iniciar Psicología y mantener el contacto teatral a través del grupo Los Cátaros dirigido por Alberto Miralles y, aún más tarde, llegaré a Vizcaya, terminando Psicología en San Sebastián (Guipuúzcoa), enraizando familiarmente en tierras vascas y cayendo, de manera fortuita, en esto llamado de hacer poesía.
  68. 68. Universos Diversos 71 Ya veo Ya veo la escritura en la piel, espirales de tiempo y agua de los carrizales, los párpados cerrados. Ya no miran los ojos hacia fuera; un vértigo de sueños discurre por el filo de los recuerdos, astas de toro en carne de memoria, lo que fuimos, la ilusión, la ira, el nombre. Ya veo las horas repetidas, ramo de flores de plenitud de sonrisas, tus labios en el beso de palabras susurradas envueltas de silencio, olas alzadas a los acantilados del aire.
  69. 69. 72 Universos Diversos Tienes la edad del amor Como viene el mar azul sumiso a la tierra volcánica, en besos húmedos tú llegas a mis costas, entretienes mis arenas en tu boca y abrazo la cintura de tu agua. Tienes la edad del amor, la que imparable asciende en risas a los ojos llenos de luz de mediodía – y no hay defensa, no hay combate posible en el campo de mi piel, tierra donde dejas el rosario de cuentas en huellas de los labios – ¡Qué resistencia inútil al ocaso de los años; qué estéril el vano enfrentamiento a la pujante vida! Te contemplo a la caída de las tardes de verano con los últimos soles en los cielos de los días. Te contemplo sabiendo que las noches pondrán racimos estrellados a los sueños de antes de la madrugada, cuando el mar azul sumiso llegue hasta las playas con sonrisas de espumas en las olas y el viento, cambiante, arrastre las últimas caricias a poniente.
  70. 70. Universos Diversos 73 De las olas y los barcos hundidos Arde, cruje los metales de la poesía para llenar este vacío inmenso de claro mediterráneo y busca las olas que hundieron los barcos. Primer barco de amor sobre arenas y lunas de septiembre. Segundo barco de mástiles de nieve. Tercer barco de primavera con la quilla partida en los acantilados. Cuarto barco de besos perseguidos en las esquinas. Quinto barco sobre las aguas del puerto en el verano.
  71. 71. 74 Universos Diversos Si fuese agua Sería el mar; no gota. Si aire, el cielo; no viento. Si luz, el sol entero y si arena, delgada arena; no grano, no playa, no desierto. Mar, cielo, sol, delgada arena que se prende en tu cuerpo. Si fuese mar de tu cuerpo, cielo, sol, delgada arena; no gota, no viento, no rayo sólo de luz ni grano de arena de tu cuerpo sería lo que fueses tú, luz en tu mirada, aire en tu pelo agua en tu sonrisa arena en tus besos. Si fuese agua sería el mar; no gota. Si aire, el cielo; no viento.
  72. 72. Universos Diversos 75 No te entretengas en entender las palabras; Los hombres cuando hablan, callan. Escucha - no obstante - los gestos de sus ojos y el aire murmurar alrededor de sus labios; el silencio por entre sus sonrisas y la paz de las manos. No les des palabras. No les des la soledad de los discursos que apuntan a la nada. Y dales tu sonrisa, la paz de tus manos extendidas, la palabra rendida de discursos; el aire de tu aliento, el aliento de la sangre en corazón de hombre, tu mirada.
  73. 73. 76 Universos Diversos Alejandra Menassa de Lucía Psicoanalista de Grupo Cero, Médica Especialista en Medicina Interna, autora de ensayos de Medicina y Psicoanálisis. Poeta, integrante la Escuela de Poesía Grupo Cero, dirigida por Miguel Menassa, desde 1990. Coordina talleres en la misma institución, desde 1992. Premios y menciones: Accésit Poeta del Mediodía en Alcalá de Henares (1992), Premio Nueva gente 2001 de la Asociación de Artistas y Escritores Española, Premio de la Asociación Internacional de Escritores y Artistas al mejor libro de poesía 2006, por La piel del deseo, Primer Premio de Poesía Pablo Menassa de Lucia 2003 al libro La muerte en casa, Premio Estrella digital 2005 al poema Criptomemoria. Publicaciones en poesía: Talleres de Poesía I 1995, Primera Inquietud. 1995, Al oído del Viento. 1999, La llave de los días. 2002, La muerte en casa. 2003, La piel del deseo.2005, Revistas nacionales e internacionales. También pinta y expone y ha actuado en dos largometrajes como actriz.
  74. 74. Universos Diversos 77 Definitivamente, me rindo al fuego de tus besos, poesía No me advertiste que tenías un volcán en la boca, me muero porque su lava invada todos mis rincones. No me dijiste que tus labios eran la cuna del fuego: mi ardiente Prometeo, robaré tus labios cada noche. Como Ave Fénix, resurgiré de las cenizas en las que me sume tu incandescente boca, sólo para volver a besarte, y volver a arder, y volver a besarte: tus llamas son un imán para mi noche. Seré tu Juana de Arco, quémame cada hora en la hoguera que sobre mi cuerpo van construyendo tus labios. Hazme arder otra vez hasta fundirnos: metales preciosos nuestros cuerpos. Sé mi Nerón: prende fuego a tu Roma, mi boca no entiende otro lenguaje que la llama de tus besos, las pavesas del cielo, los refulgentes meteoritos de tus labios. No te apagues jamás, no te extingas jamás, la tea ardiente del deseo guarde para siempre el inagotable calor de tus labios, tus labios que derriten el hielo, tus labios que me impregnan de luz, tus labios: imprecación al fuego, Tus labios: destino de mi boca, estación final de mi deseo.
  75. 75. 78 Universos Diversos Un abismo se ocultaba en medio de las nubes Era el quinto día del naufragio. Entre las sábanas estábamos perdidos en tempestades de lujuria. Yo buscaba una honda para derribar a Dios, para que cesara de caer esa lluvia insistente sobre los dos. Era el día del hacha y de la rabia. Yo tenía en el pelo una orquídea amarilla y en la liga el cuchillo del alba. Era el quinto día de la muerte del sol. Yo buscaba una hormiga que en la almohada fundó su campamento y tú explorabas para encontrar las migas del amor que atraían insectos a libar el licor de nuestros sexos. Ya éramos en la noche las sombras del averno, el descenso sin retorno al abismo del tiempo que se ocultaba quieto entre las nubes, como callado espectro. Era el quinto día del relámpago y del trueno. Una luz eléctrica proyectaba en la pared nuestras sombras que, como un torpe gigante, hacían huir a los fantasmas. Llegaste con la pala de los días a abrir surcos en mi piel buscando el mineral, la precisa distancia entre los cuerpos, la fruta madurada a costa de libarla. Era el quinto día y tocaba a su fin esta batalla, la lucha cuerpo a cuerpo, la huida en desbandada al país de los ayes, el recorrer de una esquina a otra la ciudad de la cama. Tocaban a su fin los altos edificios del placer, las farolas nocturnas erectas e irisadas, el final de salivas y de savias destiladas, cómplice suicidio de manos, voces y miradas
  76. 76. Universos Diversos 79 Soy simple Soy simple: solo quiero que se abracen los labios, que se besen los cuerpos, sólo quiero rendirme al imán de tu pecho, soñar que estoy despierta cuando me atraviesas con tus alas y vuelo. Hacer vino en tu boca: alambique espléndido para la uva dorada de mi vientre. pedirte que me dejes vivir entre tus piernas, con mi único equipaje de estremecimientos, sumar tu dicha a mi dicha, tu anhelo a mi anhelo. Soy simple: quiero un amor que deje señales escritas en el tiempo: tu pluma y mi memoria, tu tinta y mi piel como un papiro hecho de sueños, cincel que orada los últimos recuerdos. He venido a morar en el misterio de tu voz azulada entré tan adentro en tu noche, tan lejos en tu alma, que ahora no hallo el camino para salir, ni quiero: me quedo aquí, aquí me quedo.
  77. 77. 80 Universos Diversos Aúllo en la noche Es inútil resistirse a mi aullido, soy una loba enferma de tu mordedura, licántropa empedernida, recorro la ciudad las noches en que el deseo de tu sangre me subleva. Te llevaré conmigo hasta los límites del espanto. Criatura de ficción, soy tan real como tus sueños, tan imposible como la noche en que vertieras en mi sexo el vino violeta de tu cuerpo. No me beses, mis afilados dientes podrían arrancarte el corazón. No me toques, mi piel lupina es un imán para tus manos. No me mires, soy un espejo irracional que refleja la verdad de tu alma. No cantes para mí melodías imposibles, que mis oídos podrían robar para siempre la agonía de tu voz. Aúllo en la noche, y mi aullido te convoca, héroe misterioso, cazador de lobos enamorado de su presa. Cuando hagamos el amor, me tornaré de pronto humana, la peor de las fieras que habitan el planeta, y morirás de miedo entre mis garras.
  78. 78. Universos Diversos 81 El subterfugio de la razón amante ¿Serás amor, un largo adiós que no se acaba? Pedro Salinas. Con este quebrado de insospechable resultado, dividendo de pasiones y anhelos, te haré un cuerpo de besos y mantearé la noche para que las estrellas despedidas nos alumbren. Matemática precisión de lo impreciso, precario hilo de seda donde mecer la dicha; el porvenir se teje en las manos amantes, crece el insomnio hasta tocar el día. ¿Cómo dormir si el poema espera los dedos licenciosos, la miel libada, la falta de decoro al amarnos, en este cuadrilátero donde lucho por desprenderme de tu sangre, y en cada movimiento más me atrapa la lujuria de tu aliento? Renuncio a conocer la savia de los días por venir, la huella del misterio, a querer saber tu nombre, la fecha de la muerte de este amor recién nacido; el calendario de los días en que nos besaremos, los horarios de retorno del tren del paraíso, el plan de ataque exacto de tus manos, la ruta indescriptible del deseo, los subterfugios de la razón amante.
  79. 79. 82 Universos Diversos Ramón Carballal Durán A Coruña, 1959. Ejerce como Profesor de enseñanza secundaria. PREMIOS: Ganador del III Certamen de “Poesía Virtual Alaire 2008”. BIBLIOGRAFIA: -Incluido en la “Antología de Poetas de Editorial Alaire 2008”. -Incluido en la “Antología Poética 2008 Área Reservada”, de Poetas de Hoy. -Poemas publicados en las Revistas “El invisible anillo” y “Editorial Alaire” (2008).
  80. 80. Universos Diversos 83 Nunca el viaje termina No es un anuncio, es la miel de una sombra, las pisadas de un gong que no teme el crepúsculo, la noche o la duda. A través de los cristales de un río, conmovida por los surcos de un viaje al dolor. Así, tú, tan parecida a una lágrima abierta sobre los nenúfares del tiempo. ¿Qué es lo que claudica cuando las alas ejercen su nombre? No lo pienses, aquí estamos en el centro del misterio, pisando playas, en medio de un puente llamado Carlos, casi en el sur, entre fresas y calles sin labios, junto a los bosques que aún sangran como madres de la tierra. Sí, acompáñame a los canales, tan perfectos, con su soga de luces, París como una frente traicionada -allí el episodio de los restaurantes inútiles, salidas o entradas, palabras cuya geometría se vació en tejados, después las crines que una isla puso en su féretro, el azul cansado de perder pupilas-. Nuestra libertad paga un precio de relojes sin alma, volvamos a las plazas que nos nombran, al sueño imposible de las aceras, tengo en la mano un vaso de ceniza y en él te reflejas, inmensa como la noche.
  81. 81. 84 Universos Diversos Le pregunto a mi cuerpo Dime si este lugar tiene forma, si es árida o viscosa la piel que interroga, si debajo de la materia, en su largo esófago no hay un jardín que anticipa escombros. Dime cuantas habitaciones tiene la ruina y en cuántas de ellas los ejércitos han contado sus bajas. Dime sobre qué árbol de amputadas nieves, sobre qué oración de muertos edificas tu casa. El pasillo Demasiados espejos y siempre una luz convirtiéndolos en noche. Voy a describir un pasillo largo: a los lados tiemblan cuadros como pasatiempos de un niño manco. Aunque no se escuche, un balón pisa la calle; aunque nadie lo vea, un teléfono conversa solo. No he contado las puertas que miran hacia dentro ni he podido fijar el color en su punto exacto de locura.
  82. 82. Universos Diversos 85 Nada más podrás contarle a la noche Dejo las botas a un lado, la noche llega inmensa y exige territorio. Ayer todo lo ocupaba tu mirada, mi casa era un regalo en tus pupilas y un tibio calor acariciaba las ventanas como pidiendo el desnudo de una herida. Hoy es pálida la distancia cuando ya no tiene un punto, un remoto signo en que mirarse. La última vez tu cuerpo fue nube, siempre en viaje. Desde mi rincón la silueta de tu voz se acostumbra a no verme. Soy ese miedo fugaz que te dirige la palabra, ya toda tú perfil desnudo, quieta como un sueño de piedra, tú con tus dedos amargos, asida al sol de una ventana, prendida a la seda de esa cortina que divide en dos tu cuerpo insomne. Nada podrás contarle a la noche, afila pues tus pupilas, deja que el brillo de un rayo golpeé profundo y me abra hasta el límite. Que no venga tu carne a ocupar mi deseo, quédate en la negrura, sé fantasmal olvido, calla como callan los pájaros muertos, abiertos en cruz a su sola demencia.
  83. 83. 86 Universos Diversos La ciudad atlántica Antes ya estaba aquí el pensamiento con su curva perfecta de ángeles rubios. Un lugar de simétricos cabellos, un barrio cuyos músculos extienden telarañas, un idioma con campanas de algodón y azufre. Hay ciudades que viven en el corazón como flores de abedul. Otras, sin embargo, orillan relojes, no aciertan con el grito de las banderas, a menudo sienten el frío de los osarios como un estigma de piedra y sal. ¿Qué obelisco insomne anticipa el soliloquio de los portales? ¿Quién renuncia a ser un dios entre umbrales rojos? Nunca conté las hebras que conducen al corazón cuadrangular, sí recuerdo en cambio el azote del viento contra mi rostro airado y el sabor de las preguntas formando en mi lengua una extraña oración cuya música quemaba las sienes. Todo por perseguir la magia de los barcos que regresan, sus colores (azul, blanco, rojo) estallan en mi pupila como mensajes de un futuro exacto, tal vez simple. Luego el reflejo de mi cuerpo en la pálida sombra del otoño adivina un cosmos en el hilo de los tranvías, en el temor de las fábricas, en la bienvenida del navegante mendigo de su propio azar.
  84. 84. Universos Diversos 87 Siempre tu voz Asume que no es fácil admitir que los huesos hablan -ni el vapor en los bolsillos, ni ese mercurio ciego que desprende una orquídea rota-. Veintisiete años como un intersticio deshabitado de huellas. Siempre el mar fuera del mar y los pasillos estrechos, las vidrieras sin ángeles ni albatros. Soy un habitante del rumor. Sí, yo hago coro a las luces que son como pájaros que han vendido mandíbulas de aire. Tengo una deuda con la piel de las esquinas, cuento una historia imposible, sembrada de mar, poblada de labios que no han conocido palabra, cada paso recorre siete veces el mundo y deposita la huella en el único centro (aquí está tu plaza, comida de asfaltos como un ala de hierro). Hay cosas que no es posible vender porque son refugio: la arena en los pechos, el corazón de una ciudad, sus monumentos antiguos que duermen bajo álamos, acacias o noviembres. Me falta el deseo de seguir aguardando, es como si se abrieran las rodillas y el verbo no encontrara su faro o su espiga roja. Tu cuerpo almacena pequeños estambres de luz. Como el lecho de un río, se aposenta. Yo escucho hormigas circuncidarse en mi sueño. ¿hay flores en los armarios o es un precipicio el oro que se derrama?. Siempre tu voz anula el trino, es fuerte y se mide en oráculos, con su número y su consonante gris.
  85. 85. 88 Universos Diversos Laura Gómez Recas Periodista. Miembro de la Asociación “Versos Pintados del Café Gijón”, de Madrid. Miembro de la Tertulia Gerardo Diego, del Café de Oriente, de Madrid. Ha participado en recitales poéticos en el Ateneo de Madrid, el Círculo de Bellas Artes o la Escuela Julián Besteiro, entre otros.
  86. 86. Universos Diversos 89 Safo Entre las algas que acunan las corrientes, sobre un fondo de coral, yazco envuelta en tu recuerdo anclado en dársenas remotas, sordo a este mi canto que te sueña bajo salobres olas de Leucada. Mas te espero, fundida en el abrazo que te evoca, inmersa en el formol del deseo, amor que derrite el rígor mortis y acucia a mi inmortalidad. La plenitud lunar, en esta fosa de linfas, acaricia mi fe para seguir venerándote, Faón, dios de mis días, el de los ojos de mar, mar en donde espero, amante, el beso de tu muerte.
  87. 87. 90 Universos Diversos Te esperaré Te esperaré en la ribera de la noche dulce, sobre sus arenas, en las otoñales sombras y en los soles del estío. En ti esperaré y sobre ti romperán las olas de mis días. Inmenso, el corazón vertido se hará espumoso silencio en la hondura baldía de tu abandono. Lluevo Sobre papel mojado lluevo. Mi alma, pulverizada, detona y copula con el blanco que me espera. Lluevo sobre papel mojado, fundida en desconsuelo. Me vierto en agua sobre él. Albo amante: me contempla y me devora.
  88. 88. Universos Diversos 91 Soneto de la cosedura Sacando el hilo tenue de la seda con dedos presurosos de ternura abro en tus bastidores mi costura y desfilo a puntadas tu vereda. Se enhebran los trigales y se enreda la aguja de mi sed y mi amargura en tapices y telas de alma oscura cuando paso el hilván con calma queda. Se desnuda la luna de su enagua y la deja caer sobre tu frente, sobrehilada en amor desde mi fragua. La vainica de un sueño en mí silente acordona tu tez con hilos de agua y hace arder tu telar, de luz, ardiente.
  89. 89. 92 Universos Diversos En el silencio Te amo en el grito de la espera, en su sordo y apagado estruendo desarticulado entre las redes de mis caderas. Te amo con un empuje almado de aplomo que desbarata el ácido de tu ausencia y el peso rotundo de tu abandono. La pasión, derramada sobre la arena de una playa que con sus olas erosiona el tiempo. Te amo entre las sombras y el cieno de una muerte que vive en mi cerebro, en el lacerado llanto que no vieron tus ojos, en el bajío del destierro, en el silencio, en el silencio de nuevo… en el silencio.
  90. 90. Universos Diversos 93 El despertar tardío Del despertar tardío del sentido llueven estos días trizas de esperanza, locuras transitorias que roban el coraje y dispersan las sensatas fibras femeninas. ¿Quién destila con palabras el vacío? ¿Quién deshila lo tejido día a día? ¿Quién remite la mentira apasionada? El fermento ácido de un alarde, del vacilar del corazón, de este castigo, es tan hermoso de vivir y tan sencillo... Es una luna inmensa, es una llama titilando furtiva en el cielo de su mirada.
  91. 91. 94 Universos Diversos José Manuel Sáiz Nació en Vitoria (España) un mes de Septiembre de 1959. Empresario en el ámbito de la construcción de las casas de madera. Aficionado a la poesía desde su juventud, es sin embargo a partir de su reciente participación en foros de poesía como el Foro Alaire, donde comienza a desarrollar con mayor dedicación esta afición. Desde un estilo propio, sencillo y claro, el autor aborda temas cercanos y humanos como la amistad, el amor, la juventud… exponiendo sentimientos con los que el lector se sentirá inmediatamente identificado.
  92. 92. Universos Diversos 95 Naturaleza simple Llovía sobre el patio y era primavera. Los amigos no vendrían aquella tarde a casa, tampoco recibí la carta que esperaba. Las campanas de la iglesia derramaron un ángelus azul sobre la tierra y nadie en el pueblo quiso compartir tertulia en los mentideros. Era como si el tiempo se volviera lento y gris por la quietud. Un petirrojo voló hasta la encina, movía nervioso la cabeza, parecía buscar entre las ramas. La tarde cayó sobre la mesa oscureciendo un libro de luz entre mis manos. Desde la ventana el patio parecía hermoso. De nuevo todo volvía a ser perfecto.
  93. 93. 96 Universos Diversos El hombre contra el hombre No ladraron los perros aquella noche. No ladraron. Los perros no ladran cuando tienen miedo, se esconden, se acobardan. Ellos saben por instinto cual es en cada momento la verdadera condición del hombre. Por eso aquella noche los perros no ladraron. (Y el pueblo se quedó soportando su silencio). Aquellos hombres entraron en la casa y se llevaron con sus fusiles el corazón del abuelo. Yo no vivía entonces. Pero revivo ese dolor a través de la memoria amarga de la abuela y de las lágrimas azules de mi madre. Los perros no ladraron aquella noche –me dijeron. Callaban. Tenían miedo. (Yo puedo sentir ahora su miedo y su silencio). Todavía quedan hombres libres de corazones fuertes viviendo en paz y apaciguando con cada latido el temeroso instinto de los perros. (Por eso yo perdono a los soldados que se llevaron de aquella casa la querencia del abuelo). A lo lejos ladra un perro. Y otro más cerca le responde. Yo no quiero que sus ladridos se vuelvan emisarios de muerte contra nadie. Duerma, abuela. Descanse, madre. El abuelo está velando sus sueños. ¿No oyen cómo ladran los perros esta noche? Ya no quedan hombres con fusiles en el pueblo. Ya no quedan. Se fueron con sus banderas, abuelo ya se fueron. Que no vuelvan los estandartes oscuros de la guerra. Nunca más el hombre contra el hombre.
  94. 94. Universos Diversos 97 Ausencias Algunas noches la siento incorporarse en silencio junto a mí. Pero yo no abro los ojos ni digo nada, sólo escucho. Yo sé que a veces no duerme, que mira lejos buscando en la oscuridad. No sabe que percibo su respiración profunda cuando camina en lo íntimo de la noche y no imagina que yo ya sé frente a qué pared detendrá el sigilo de sus pasos. Durante un rato mi almohada será un recurso más, un cobijo fácil para no pensar en nada, para no escuchar aquello que ya no quiero oír. Después la oiré volver y beber un poco de agua; sentiré sus manos sobre la mesilla de noche y luego se acostará, al fin, en paz. . Al día siguiente le daré los buenos días preguntando si ha descansado bien, y ella me dirá que sí. (Cariño mío, cuando tú te hayas ido, cuando yo me quede a solas ordenando las cosas de nuestra habitación, yo haré de nuevo todo aquello que nunca me ves hacer: me llevaré el vaso de agua donde tú bebiste anoche, pondré derecho el retrato de tu madre en el rincón de la pared y recogeré de tu mesilla de noche un pañuelo blanco, usado, de papel. Cuando ella regrese a casa sólo quedarán restos de ausencia en su corazón
  95. 95. 98 Universos Diversos Gigante Ella vivió aquel día con el alma suspendida, con el cuerpo en el vacío, sopesando su vida, la muerte, y fijos los ojos en el abismo. Si al menos hubiera llovido aquella tarde –decía-. Pero no llovió. Aquel día tuvo, por el contrario, un hermoso y limpio atardecer (algo extraño en las predicciones de aquel invierno). Así no es posible rendir cuentas a la vida. Nadie merece ser víctima de uno mismo en el ocaso de un día tan perfecto. Ahora es primavera. En primavera la muerte no ronda los abismos. Ella revive de vez en cuando el vértigo de aquellas horas y a veces sueña que llueve en su recuerdo (y siente caer sobre su conciencia la doliente levedad de su cuerpo). Por fortuna aquella tarde no llovió. Unos niños gritan sobre el valle: ¡Gigante!, y el eco les responde: ¡Gigante! ¡Gigante! –aún más alto. Ella se siente ahora grande y madre. Aquel invierno simplemente ya pasó. A veces mira a sus hijos cae de lo profundo del sentimiento el recuerdo de un pálpito frío como de muerte . ¿Por qué lloras mamá? ¿Por qué nos abrazas tan fuerte? (Si aquella tarde no hubiera sido … ¡tan hermosa!)
  96. 96. Universos Diversos 99 No sabría describir No sabría describir la febril intensidad de aquellas tardes. Algún día entenderé por qué mi espíritu tranquilo guiaba con ansia mis pasos hacia el parque o por qué mis ojos se perdieron en una mirada oscura como la noche. (Hace algún tiempo, una muchacha, venía al parque y se sentaba sola frente a mí. Yo sentía sus ojos deslizarse sobre la madurez de mi rostro y una fuerza extraña se apoderaba entonces de mi corazón). La joven, un día -como un ave que se alza súbitamente en el aire- dejó de venir. Pero yo no conseguiré olvidar la indolente propuesta de su juventud. La rigidez de mis manos me habla ahora de un otoño que se aproxima pacientemente por el norte. (Me hubiera gustado preguntarle qué busca una muchacha en el rostro de un hombre que escribe versos bajo los árboles).
  97. 97. 100 Universos Diversos Mónica Angelino Nació el 5 de septiembre de 1959 en Gral. Rodríguez - ciudad en la que reside -, provincia de Buenos Aires, la Argentina. En 2007 se publicó su libro artesanal “El vuelo” (Poesía de bolsillo). Fue incluida en las antologías “Sinfonía abierta”, “Frente al espejo”, “Poetas y narradores 2007”. Edita el cuadernillo de distribución gratuita “Poesía Pan Caliente”. Ha sido publicada en diversos medios virtuales, periódicos y revistas de Argentina. Es directora de la revista virtual http//poesiafondoscuro.blogspot.com. Dirección de correo: monica_angelino@hotmail.com
  98. 98. Universos Diversos 101 Sin nombre (Un golpe de dados jamás abolirá el azar - Mallarmé) No es en este viento ni en este mate frío que abanica la noche no (¿Para qué dejar la puerta abierta para qué?) no vale este juego de barajas me escondieron los ases (siempre el póquer es del otro) hace tanto plasma en la calle tanto anhídrido en las venas atrapada en su guarida la luna está tan luna y yo sin encontrarte en esta oscura celda que se fagocita el alma.
  99. 99. 102 Universos Diversos Como no sé decir Las cosas que como aguijones de ácido se hincan en los ojos diseminan su licor entre las agazapadas uñas de la furia y se meten en los túneles carpianos de la pena o la alegría como no sé decir sin que la voz o los ojos sucumban al agua la orina y las pústulas enquistadas en cascarones viejos como no sé decir escribo poemas.
  100. 100. Universos Diversos 103 Marea alta Este cantar de salamancas en mi cuerpo se desliza por todas las grietas de tu espasmo como un cálamo de besos en la piel cortando los biseles del deseo en pequeños harapos de saliva dibujando truenos de colores en la pelvis fragmentos de espirales convulsivos agitándose en el hueco de mi boca estallando en torbellino las maracas de la fiebre cintas de Moebius traspasando límites con dos lenguas filosas para el goce y cuatro manos con sus dedos para albricias.

×