Successfully reported this slideshow.
We use your LinkedIn profile and activity data to personalize ads and to show you more relevant ads. You can change your ad preferences anytime.

Los paradigmas de la tecnociencia en el desarrollo del conocimiento en colombia

353 views

Published on

LOS PARADIGMAS DE LA TECNOCIENCIA EN EL DESARROLLO DEL CONOCIMIENTO EN COLOMBIA.
Por: Alexander de Jesús Ríos Ariz.

Published in: Education
  • Login to see the comments

  • Be the first to like this

Los paradigmas de la tecnociencia en el desarrollo del conocimiento en colombia

  1. 1. LOS PARADIGMAS DE LA TECNOCIENCIA EN EL DESARROLLO DEL CONOCIMIENTO EN COLOMBIA. Por: Alexander de Jesús Ríos Ariz. El incremento vertiginoso del conocimiento científico y tecnológico que nos permite intervenir el fenómeno de la vida, de la cual somos su consciencia, carece de aumento sapiencial para orientar nuestras acciones libres a favor de la lógica de la vida y no en su contra, como está sucediendo” (Cely Galindo, 2001). Con el auge de las ciencias y las tecnologías a mediados del siglo XX y su paso de la industria militar al uso civil, genero grandes cambios en el modo y la calidad de vida de los seres humano. Con la corporativización de la ciencia los sectores productivos privados y corporativos de los Estados Unidos, en el año de 1971 Ravetz lo denomino “proceso de corporativización de la ciencia” y citado por Delgado, (2010). Catapulto a los Estados Unidos de América como potencia política, económica y tecnocientífica del mundo. País que realizó grandes inversiones en materia de macrociencia, donde se genero un trabajo colaborativo entre todos los investigadores de entes publicos y privados, dando como resultado los centros de investigación y desarrollo más conocidos como (I + D), centros de innocación de las tcnociencias. Toda acción humana se realiza para resolver problemas o para perfeccionar los procesos reales de la sociedad en pro de mejorar la calidad de vida, con el nacimiento de la tecnociencia, como mecanismo de aplicar los conocimientos de las ciencias a la vida práctica, específicamente a las tecnologías de uso masivo por la población global, es así que la tecnociencia es vista como un sistema de acciones humanas que impacta directamente el sistema político, económico y social. Pero sin duda alguna el impacto es más significativo es en la educación, convirtiéndola en la base piramidal de la sociedad
  2. 2. tecnocientífica en donde se genera la investigación e innovación. Para Cely Galindo, (2001) la tecnociencias es más que eso: El incremento vertiginoso del conocimiento científico y tecnológico que nos permite intervenir el fenómeno de la vida, de la cual somos su consciencia, carece de aumento sapiencial para orientar nuestras acciones libres a favor de la lógica de la vida y no en su contra, como está sucediendo” (Cely Galindo, 2001). Pero también podemos encontrar en la tecnociencia el camino perfecto para la rehumanización de la sociedad del conocimiento y la información, resolviendo problemas como:  El hambre en zonas más pobres del mundo, con la investigación y creación de semillas resistentes a las sequias, a los suelos pobres en nutrientes y el control de plagas.  La reducción emisiones de sustancias causante del efecto invernadero, con la generación de tecnologías limpias o amigables con el medio ambientes, pero su desarrollo de masificación a la población ha sido muy lento debido al poder económico y corruptor que ejercen las grandes petroleras ha retrasado su ingreso a la gran industria mundial.  Masificación de las TIC y la conectividad en el tercer mundo. Podeos preguntarnos ¿si han sucedido grandes avances en materia de tecnociencia, por que no ha resuelto los grandes problemas de la sociedad? Para muchos investigadores, esto puede ser un problema ético, porque en muchos casos ésta no está al servicio de la sociedad sino al servicio de las grandes corporación que financian las investigaciones y sobre ponen sus intereses económicos al bien común. Para Restrepo Tamayo, (2014), es
  3. 3. una necesidad imperiosa de exigir un manejo ético de las investigaciones tecnocientíficas, evitando que se conviertan en una amenaza para la sociedad: Trazar unas prospectivas éticas se hace pertinente en tanto que las demandas de poder de la tecnociencia se convierten en una amenaza, si no se posee un marco ético de referencia a través de la prudencia responsable. El riesgo del cientificismo está en ausentar la responsabilidad del campo investigativo y hacer separación formal de toda referencia ética. (P, 87) Pasar de un plano operativo a un plano ético, es un devenir de la tecnociencia, que se ha masificado por el uso de la internet y la creación de las redes del conocimiento, pero estas prácticas de la macrociencia, construye en la sociedad civil barreras y en muchos casos conlleva a la pérdida de autoridad o aprobación de sus prácticas, para Alcibar, (2009), el principal objetivo de la tecnociencia es obtener beneficios minimizando los riesgos y maximizando la producción: En definitiva, la tecnociencia se rige por unas normas colectivas que definen los objetivos de la organización, depende de un flujo continuado de reclutamiento y de recursos humanos, requiere de la infraestructura tecnológica para que la productividad sea máxima, está estructurada por jerarquías de poder, actúa dentro de los límites de una implacable lógica presupuestaria, funciona gracias a una eficaz gestión administrativa, y mantiene un control permanente de la calidad del trabajo efectuado. (P, 168). Si el desarrollo de la tecnociencia en los países avanzado, fue el producto del trabajo colaborativo entre los sectores públicos y privado, dirigidos por políticas claras, con grandes inversiones de su producto interno bruto, para Oppenheimer ( 2011), paises como los asiáticos donde la inversión es del 28%, en Europa del 30% y Estados Unidos del
  4. 4. 39%, donde los paises de América latina en conjunto solo llega al 2%. Eso sin mencionar los indices de los PIB que se invierten en educación, “La manera de despegar es sintiendo que estás quedándote atrás. El peligro es que, si la gente está satisfecha, no existe la exigencia social de mejorar los estándares educativos” (Oppenheimer, 2011). Para el caso de Colombia Oppenheimer, argumenta: Colombia se lanzó a competir en la carrera internacional por la calidad educativa, a sabiendas de que está arrancando de muy atrás. Ahora el nuevo gobierno del Presidente Santos buscará impulsar la formación técnica, iniciando desde los dos últimos años del bachillerato. Además propone imponer el bilingüismo desde la primaria y dotar a las escuelas con un “un computador por cada pupitre”. Esta apuesta del gobierno colombiano se sustenta en la búsqueda de políticas que fomenten la inversión en ciencia y tecnologías. Con la promulgación del Documento Conpes 3582 de 2009, para la Política nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación, cuyos objetivos son:  Fomentar la innovación en el aparato productivo colombiano, mediante la optimización renovación de los recursos tecnológicos y científicos presentes en el país.  Fortalecer la institucionalidad del SNCTeI, que tiene como punto de partida la aprobación de la ley 1286 de 2009 en la que se constituye el Fondo Francisco José de Caldas para la financiación de ACTI y se convierte a Colciencias en Departamento Administrativo.  Fortalecer el recurso humano para la investigación y la innovación. En esta estrategia se destaca la ruptura de los bajos niveles de formación avanzada en el
  5. 5. país a través del proyecto de inversión “Capacitación de Recursos Humanos para la Investigación” propuesto por Colciencias.  Promover la apropiación social del conocimiento, a través de su difusión en medios de comunicación y formación de mediadores de CTeI, así como el apoyo a entidades que cumplen con esta labor.  Focalizar la acción del Estado en el desarrollo de sectores estratégicos en el largo plazo, que se caractericen por la producción de bienes y servicios de alto contenido científico y tecnológico, y por ende, de alto valor agregado. El Documento Conpes 3582 de 2009, Es claro que Colombia debe invertir y fomentar las ciencias, la tecnología y la innovación, convirtiendo nuestro nación en un país competitivo y así pueda afrontar los retos de este mundo globalizado y en el que nuestros gobiernos han firmado Tratados de Libre Comercio (TLC), con otros países más desarrollados, que están sumiendo en la pobreza e indigencia las masas populares y que en última instancia están poniendo en riesgo la seguridad, social, alimentaría y económica de nuestra querida Colombia. Referencias Bibliográficas. Alcibar, M. (2009). Comunicación pública de la tecnociencia: más allá de la difusión del conocimiento. ZER. Vol 14 nº 27, 165-188. Cely Galindo, G. (2001). El horizonte bioético de las ciencias. Bogotá: Ceja y 3R Editores. Consejo Nacional de Política Económica y Social, República de Colombia. (2009). Documento CONPES 3582. Bogota D.C: Departamento Nacional de Planeación.
  6. 6. Delgado, G. C. (2010). Ciencia, tecnología y competitividad del aparato tecnocientífico y productivo estadunidense. Revista Académica del CISAN-UNAM, 45-77. Oppenheimer, A. (2011). ¡BASTA DE HISTORIAS! La obsesión latinoamericana con el pasado y las 12 claves del futuro. México: Penguin Random House Grupo Editorial México. Restrepo Tamayo, J. (2014). Prospectivas éticas en el horizonte de la responsabilidad: alcances y límites de la sugestiva visión de Hans Jonas. Revista Lasallista de investigación Vol II nº 1, 86-96.

×