Successfully reported this slideshow.
We use your LinkedIn profile and activity data to personalize ads and to show you more relevant ads. You can change your ad preferences anytime.

Aspectos Literarios de la Carta a los Romanos

5,738 views

Published on

Un estudio sobre los aspectos literarios

Published in: Spiritual
  • Be the first to comment

Aspectos Literarios de la Carta a los Romanos

  1. 1. Aspectos Literarios de Romanos
  2. 2. • 1. Autoría • 2. Destinatarios • 3. Lugar y fecha de redacción • 4. Ocasión y propósito • 5. Tema principal • 6. El texto y el estilo literario • 7. Bosquejo del libro Aspectos a estudiar en esta sesión
  3. 3. La Carta a los romanos ocupa una posición especial entre las cartas de Pablo En primer lugar, está dirigida a una comunidad que no fue fundada por Pablo o alguno de sus discípulos, y que el Apóstol sólo conoce de oídas. En segundo lugar, esta carta sólo otorga un pequeño espacio a las cuestiones actuales de la comunidad a la que se dirige, desarrollando en su lugar temática y sistemáticamente la concepción paulina del evangelio; el contenido doctrinal supera de tal modo a la mera correspondencia epistolar que a menudo se ha considerado Romanos más como un escrito doctrinal que como una carta. De hecho, su carácter literario representa un problema, aun cuando se considere este escrito como carta.
  4. 4. AUTOR DE LA CARTA
  5. 5. AUTOR: El apóstol Pablo. Pablo afirma claramente que él es el autor (Ro. 1: 1 ), y las referencias personales y hechos dados en el capítulo 15 nos dicen más allá de toda duda que Pablo es el autor. El libro no carece de apoyo externo, incluyéndose un lugar en el canon de Marción y en el fragmento Muratori. La evidencia interna es especialmente fuerte, ya que el lenguaje, la teología y el espíritu son inequívocamente paulinos. Ciertas coincidencias involuntarias entre Romanos y Hechos deben también notarse:
  6. 6. (1) La colecta para los necesitados, que Pablo está a punto de llevar a Jerusalén (15:25,26; cf. Hch. 24:17); (2) el anunciado propósito del apóstol de visitar Roma como asunto de larga data (1:13; 15:23,24; cf. Hch. 19:21); (3) su recelo con respecto a su próxima visita a Jerusalén (15:30-31; cf. Hch. 20:22,23).
  7. 7. Sobre el nombre de Pablo, cf. Hch 13, 9. A pesar del desprecio de las naciones, expresado en la palabra esclavo o servidor (en griego doulos), Pablo la recoge para indicar su total vinculación a Cristo. En la Escritura y en la versión griega de los Setenta, la palabra está ya valorizada y se usa para designar a los «servidores de Dios», como Moisés, Josué o David (Jos 14,7; 24,29), sin hablar del siervo del libro de Isaías. En Gál 1, 10; Flp 1, 1 Y aquí, Pablo se designa como el servidor de Cristo Jesús, no ya de La carta identifica al Autor:
  8. 8. «Jesucristo», comprendido entonces como un nombre propio, sino del mesías Jesús. Pablo se declara apóstol por llamada, es decir, llamado por Dios y no por los hombres, como señala Gál 1, 1s.16. Es un «enviado» (en griego apostolos); más concretamente, enviado a los paganos o «apóstol de las naciones» (Rom 11,13; cf. Gá12, 8). Pablo no identifica a los apóstoles solamente con los doce (cf. Rom 16, 7 Ysobre todo 1 Cor 15, 5 Y7). Así, pues, ha sido separado, puesto aparte, como dice también en Gá11, 15: «Aquel que me había separado del vientre de mi madre y llamado por su gracia». Este último elemento hace también eco al
  9. 9. relato de la vocación de Jeremías (Jer 1,5). El apóstol es enviado para el Evangelio de Dios, o sea, la «buena nueva» de la salvación, que antaño se refería a la liberación de los desterrados anunciada en Is 40, 9; 52, 7, Y ahora a la de Cristo.
  10. 10. DESTINATARIOS
  11. 11. No tenemos noticias sobre el origen de la comunidad cristiana en Roma. La carta a Rom presupone que en Roma existe ya una comunidad cristiana, de cuya fe ha llegado noticia a todo el mundo (1,8). Pablo se había propuesto ya visitarla hacía bastante tiempo (l,10ss), pero hasta entonces no había podido realizar aún su propósito (15,22ss). En ninguna parte de la carta se indican nombres de misioneros que hayan sido los primeros en llevar el evangelio a Roma. No se menciona tampoco al apóstol Pedro, que según la tradición posterior habría sido el primer obispo de la comunidad
  12. 12. romana. Es verdad que se podría considerar como un hecho histórico el que Pablo y Pedro, con un breve intervalo, sufrieron en Roma el martirio. Pero ninguno de ellos fundó la comunidad. Esta nació por obra de misioneros anónimos y desconocidos. Seguramente desde muy pronto hubo cristianos que fueron de Jerusalén a Roma (véase Hch 2,10) y que trajeron a esta ciudad el mensaje acerca de Cristo.
  13. 13. LUGAR Y FECHA DE REDACCION
  14. 14. El Autor: Pablo estaba en Grecia, probablemente en Corinto: El Auditorio: Los oyentes o sea, los lectores estaban en Roma. Pablo encomia a Febe como la persona que llevó su carta de Corinto a Roma. La iglesia donde ella asistía estaba en Cencrea, un pueblo pequeño a 8 millas de Corinto (16:1).
  15. 15. Una clave para fijar la fecha aparece en la observación que Pablo hace respecto a la colecta para las necesidades de los santos pobres (capítulo 15) Pablo está a punto de comenzar su viaje a Jerusalén con los representantes de las iglesias contribuyentes. Es así que Romanos fue escrita después de 2 Corintios. De Hechos 20:3 sabemos que Pablo pasó solamente tres meses en Corinto antes de que un complot de los judíos lo arrojara de la ciudad, requiriendo un cambio de planes, a saber, de un viaje por mar a un viaje por tierra via Macedonia. Consecuentemente, Romanos debe
  16. 16. haber sido escrita sólo unos meses después de 2 Corintios, posiblemente en el año 57 (o a fines del 56), y presumiblemente desde Corinto, ya que Pablo recomienda a Febe, de la ciudad cercana de Cencrea, que según parece estaba lista para partir a Roma y que presumiblemente llegó a ser la por-tadora de la carta. Dado que Gayo (16:23) posiblemente sea la misma persona que el Gayo de 1 Corintios 1:14, esto tiende a fortalecer el caso a favor de Corinto como lugar de origen de la carta.
  17. 17. OCASIÓN Y PROPÓSITO
  18. 18. El objetivo de Ia carta es el anuncio y preparación de la visita del Apóstol a Roma planificada ya desde hacia mucho tiempo Pablo quiere «comunicar un don espiritual» a los cristianos romanos, a fin de que «sean fortalecidos» y para que el mismo «se consuele con ellos», desea «anunciar el evangelio también en Roma», para «obtener» también entre ellos «algún fruto» (1,10 15)
  19. 19. Pablo se preocupaba acerca de la salud de la Iglesia en Roma. Antes de que llegaran allí Pedro y Pablo (a causa de su prisión), no se sabe de ningún líder preeminente en la Iglesia Primitiva que estuviera en Roma. Encontramos el relato de las esperanzas personales y los blancos de Pablo así como su pasión de ver a la gente de su parentezco judío aceptar a su Mesías (9 a 11). Pablo también tiene interés en obtener su apoyo para su viaje misionero a España (15:24).
  20. 20. La carta a los Romanos es un resumen del Evangelio de Pablo, es decir, de su teología, para un grupo de gente, de los cuales algunos conocían a Pablo, pero la mayoría de los cuales no lo conocían. Por lo tanto, Pablo tiene que ser tan claro y comprensivo en esta carta como le es posible puesto que está escribiendo a gente que no le ha oído predicar antes. La mayoría de las otras cartas de Pablo son una continuación de su ministerio personal.
  21. 21. Pablo comienza por definir el problema como el pecado Romanos 1:19 a 3:20. Empieza con los pecados obvios de los gentiles, pero luego incluye a los judíos y los pecados de ellos también. La esperanza para los pecadores es la justificación por fe en Jesucristo y no por las buenas obras Romanos 3:21 a 8:17. Esta idea iba en contra de las ideas religiosas comunes de la población tanto de los gentiles como de los judíos.
  22. 22. Pablo les dice que la redención por medio de la gracia involucra a todo el orden creado, tanto visible como invisible. Dios asegura la victoria Romanos 8:18 a 11:36. Constante a su molde, Pablo no deja a su auditorio con solo unas declaraciones teológicas generalizadas, sino que se aferra de las cosas esenciales y describe cómo debemos vivir siendo cristianos Romanos 12:1 a 15:13.
  23. 23. TEMA PRINCIPAL
  24. 24. El tema de la carta aparece en Rom 1,16-17 y es desarrollado en el resto del escrito. El contenido de la carta explicita el significado del evangelio(la palabra significaba, en griego, «buena noticia») para Pablo: como poder de Dios capaz de salvar a todo el mundo, sin distinción de raza, género, estado social o religión, por cuanto consiste en la revelación de la «justicia de Dios», es decir, en la revelación de su bondad salvadora. Fundamentalmente, se trata de una acción de Dios que, por pura gracia, y no por méritos propios, que se puedan hacer valer ante Dios, salva a toda persona que crea en Jesús. Ello implica que se deja
  25. 25. liberar de todo aquello que la esclaviza y no le deja vivir humanamente, no por sus méritos, sino como resultado de la entrega amorosa de Jesús, que dio su vida por nosotros en la cruz. Para Pablo, esta salvación había sido ya anunciada por Dios, tal como se revela en el Antiguo Testamento. Y ha llegado a su plenitud en la muerte y resurrección de Cristo. La acción salvadora de Dios es, primariamente, una liberación de las fuerzas que esclavizan al ser humano y no le dejan vivir para Dios y para los demás (Rom 14,79 y 13,8-10).
  26. 26. Pablo concreta dicha esclavitud, a lo largo de la carta, en tres fuerzas que presenta como personificadas: a) la del poder destructor del pecado (ver Rom 1,18–3,20 y 6,17-20); b) la de la Ley externa que nos indica lo que debemos hacer, pero no nos da la fuerza necesaria para poderlo hacer (ver Rom 7); y c) la de la muerte eterna, que es la consecuencia del mal que nos atenaza y que él llama pecado (ver Rom 5,12-21 y 6,16.21-23). La reflexión de Pablo va desde el comienzo de la humanidad, en Adán, hasta su destino final, en la Parusía, al final del mundo, cuando Cristo regrese en majestad.
  27. 27. Para él, la historia de la humanidad antes de Cristo es una historia que se encuentra bajo el poder del pecado introducido en el mundo por la desobediencia de Adán (Rom 1,18–3,20). El inicio del cambio lo introduce Abrahán cuando es escogido gratuitamente por Dios para crear un pueblo que sea una bendición para todos los pueblos de la tierra y él se abre por la fe a esta oferta (Rom 4). Pero el cambio decisivo, y comienzo de la nueva época, lo realiza Cristo con su muerte y resurrección (Rom 3,21-31). De su fuerza participan los cristianos: por la fe, don
  28. 28. gratuito de Dios en Cristo (Rom 1,16-17 y 3,21-31), y por su nuevo nacimiento por el bautismo (Rom 6,1-11), que libera de la esclavitud de la Ley (Rom 7: siendo pecadores, no la podemos cumplir como norma externa, aunque nos indique bien qué es lo que debemos hacer) y otorga el don del Espíritu (Rom 8), que nos capacita, como fuerza interior, para cumplir la voluntad de Dios. La humanidad, pues, se encuentra configurada por sus dos progenitores, Adán y Cristo; pero la fuerza de Cristo es superior a la del pecado que procede de Adán (Rom 5,12-21). La desobediencia
  29. 29. de Israel, como pueblo (siempre queda un resto, signo de que Dios es siempre fiel a sus promesas, incluso cuando el pueblo falla), abre la puerta a la incorporación de los paganos a la historia de la salvación (se convierten en pueblo de Dios por pura gracia). Pero ello provocará que, a su vez, todo Israel se abra a la gracia, de modo que, al final, Dios sea todo en todos. Y la historia de la humanidad revele cómo el Dios de la gracia, que no puede dejar de ser fiel a las promesas hechas al pueblo de Israel, ha logrado sus propósitos de salvar a la humanidad entera por puro amor
  30. 30. gratuito. Así, el amor providente de Dios se convierte en motor decisivo de la unión y la paz entre todos los pueblos de la tierra (Rom 9–11). De esta experiencia de la gracia (del don de Dios), brota una tarea, la posibilidad de un modo alternativo de vivir, que ahora el pueblo cristiano está llamado a realizar, como culto espiritual a Dios (Rom 12,1–15,13).
  31. 31. TEXTO Y CONTENIDO
  32. 32. Aunque a menudo pueda parecer un tratado teológico, externa y realmente tiene la forma de carta. De hecho, se dirige a una comunidad concreta, con la cual Pablo quiere comunicarse, superando la barrera del espacio que le separa de ella. Y, además del saludo epistolar, típico de las cartas helenistas (Rom 1,1-7: nombre del remitente y de los destinatarios, acompañado de un saludo), contiene un cuerpo de comunicaciones personales, tanto sobre la situación de Pablo, como sobre los temas que le preocupan en este momento (Rom 1,8-15; 15,14-33). Y unos saludos finales (Rom 16).
  33. 33. Algunos denominan «epístola» a este tipo de escrito. Puede ser acertado, si no se olvida que en latín epistola significa «carta». Aparte del saludo (1,17), acción de gracias y comunicaciones sobre la situación del Apóstol (1,8- 15 y 15,14-33), el contenido central de la carta está dividido en dos partes. La primera (1,16–11,36)es una exposición teológica sobre el contenido y el significado del evangelio de Pablo (lo que se ha denominado «la justificación por la fe y la salvación que brota de ella»), tanto en su contenido y significado teológico nuclear, como en
  34. 34. su dimensión histórico-salvífica, es decir, en su continuidad con la revelación de Dios que nos ha quedado testimoniada en el Antiguo Testamento. Pero dentro de este fragmento, el estilo unas veces es expositivo (p.ej. en 1,18-32; 3,2126; 5,1-21 y 8,1- 30), mientras que otras veces resulta más bien polémico (p.ej. 2,1–3,20; 3,27–4,25; 6,1–7,25; 9,1– 11,36).
  35. 35. La segunda parte (12,1–15,13)desarrolla, a modo de exhortación y de aplicación práctica a problemas concretos de la comunidad, las consecuencias que se derivan de la concepción teológica que Pablo acaba de desarrollar, aplicando los principios teológicos paulinos a la vida y problemas concretos de la comunidad de Roma. De la experiencia agradecida del amor totalmente gratuito y sorprendente de Dios, revelado en Jesús, que ha llevado a Pablo a prorrumpir el himno al amor de Dios que leemos en Rom 8,31-39, brota una manera determinada de amar al prójimo, que es como la quintaesencia de la voluntad de Dios (Rom 13,8-10).
  36. 36. BOSQUEJOS

×