Successfully reported this slideshow.

Arboles de nicaragua

20,755 views

Published on

Published in: Design

Arboles de nicaragua

  1. 1. Región Ecológica I ÁRBOLES DE NICARAGUA JUAN BAUTISTA SALAS ESTRADA Secci‫ף‬n de Ecol‫ף‬gia Forestal, Servicio Forestal Nacional Instituto Nicarag ense de Recursos Naturales y del Ambiente IRENA 1
  2. 2. Árboles de Nicaragua N 634.97 S161 Salas Estrada, Juan B. Árboles de Nicaragua / Juan Bautista Salas Estrada. — Managua, Nicaragua: Instituto Nicaragüense de Recursos Naturales y del Ambiente, IRENA, 1993. 390 p. : il. 117 ils; 9 maps. Incluye Glosario y Bibliografía. — Trabajo a cargo de la Sección de Ecología Forestal. 1. ARBOLES—NICARAGUA 2. ARBUSTOS—NICARAGUA 3. ECOLOGÍA FORESTAL 4. BOSQUES— DIMENSIONES 5. RECURSOS NATURALES— NICARAGUA Esta publicación ha sido posible gracias al apoyo financiero del Gobierno de la República de Nicaragua a través del Ministerio de Finanzas (MIFIN), y de la Agencia Sueca para el Desarrollo Internacional (ASDI). © Juan Bautista Salas Estrada © Sección de Ecología Forestal, Servicio Forestal Nacional, Instituto Nicaragüense de Recursos Naturales y del Ambiente Kilómetro 12½, Carretera Norte Managua, Nicaragua Diseño y diagramación: ELB Servicios Fotografía de la portada: Ing. Roberto Araquistain C. Edición Editorial HISPAMER 2
  3. 3. Región Ecológica I Dedicatoria Dedicamos fraternalmente este libro sobre los Árboles de Nicaragua a: b Escolares de la Enseñanza Primaria y del Ciclo Básico que en una u otra forma están contribuyendo a la recuperación y mantenimiento de los ambientes naturales a través de arborizaciones. b Brigadas Ecológicas que con sus actividades para repoblar forestalmente a Nicaragua y mantener limpias las áreas verdes urbanizadas, están contribuyendo a recuperar ambientes naturales alterados, mejorar la salud de la población y la economía del país. b Estudiantes de la Enseñanza Superior, en todos los niveles de las distintas carreras en todo el país, que motivan y participan en actividades ecológicas para resolver pro–blemas de salud, alimentación, recursos naturales, ambientes urbanos y del campo. b Profesores de todos los niveles de la Enseñanza en Nicaragua que con su saber y buena voluntad están contribuyendo a la formación de las nuevas generaciones que tienen por delante el reto ineludible de usar bien, proteger y desarrollar los recursos naturales para mantener a Nicaragua, bella, productiva, limpia y digna de admirar, en donde todo sea vida, riqueza, y esplendor que aleja la miseria, mala consejera para el progreso, la prosperidad y la paz. b Profesionales nicaragüenses y extranjeros que trabajan activamente en proyectos de desarrollo comunal integral y de recursos naturales, suelos, aguas, fauna silvestre y acuática, y bosques, impulsando la investigación y la producción agrosilvo-pastoril del país para el bienestar de la gente y el desarrollo a nivel nacional. b Diplomáticos, cuyos países que representan, tienden manos amigables y calurosas al Gobierno y a la población nicaragüense, cooperando fraternalmente con ayuda de distinta naturaleza que llega a la gente de las ciudades, pequeños poblados y del campo. b Parlamentarios de la Asamblea Nacional Nicaragüense, que en forma comprensiva estudian y analizan las mociones que llegan a sus manos para elaborar las leyes que sobre los recursos naturales, suelos, aguas, fauna silvestre, fauna acuática dulce y marítima, vegetación en general, bosques, y ambientes naturales y urbanos, hay que ir decretando en forma dinámica y a tono con la época que se vive, para que sean funcionales, en favor de la biodiversidad nicaragüense, las bellezas escénicas naturales, ambientes sanos y limpios naturales, producción agrosilvo-pastoril y producción de fauna silvestre y de fauna acuática y marítima. b Alcaldías Municipales de todo el país, en la persona de cada Alcalde y de su 3
  4. 4. Árboles de Nicaragua b b b b 4 personal, como unidades administrativas, organizativas y políticas de base del gobierno nicaragüense que funcionan como un gobierno local, y que están preocupados implementando actividades tendientes a la defensa, buen uso y desarrollo de los recursos naturales y de la cultura, para el progreso y bienestar de su población. Campesinos, ecólogos prácticos, autodidactas, de su localidad, que viven en íntimo contacto con la naturaleza y que con su noble trabajo de producción de alimentos para la gente extraen de la tierra las cosechas de las plantas que cultivan, la carne y la leche de los animales que crían, los productos de los bosques naturales o plantados, los variados productos y animales vivos provenientes de la vida silvestre y de los ríos, lagunas y lagos, con todo lo cual contribuyen a la producción de alimentos para su familia y para comerciar. Todos los reporteros, locutores, comentaristas, fotógrafos, filmadores, periodistas, dibujantes artísticos, redactores y escritores especialistas, cuyos esfuerzos y dedicación le dan vida a la prensa hablada, televisada y escrita, cubriendo en todos los medios de comunicación (radiodifusoras, canales de televisión y periódicos), con amplio despegue informaciones e importantes mensajes sobre los recursos naturales, los suelos, la vegetación, la flora, la fauna silvestre, la importancia de la ecología aplicada en la defensa, producción y desarrollo de nuestra gran diversidad biológica o biodiversidad. En 1993 han sido de gran impacto las informaciones sobre la sequía, los despales, el consumo de leña, la escasez del agua en el campo y las ciudades, los grandes arrastres de suelo por erosión de aguas descontroladas. El programa televisado agroecológico es muy bueno. La cultura y el desarrollo tienen que ir de la mano; en este sentido es muy importante y de gran impacto el programa cultural televisado filmado en el campo en diferentes zonas de Nicaragua como el filmado entre la Laguna de Moyúa y Sébaco, con amplia información sobre su fisiografía, bellezas escénicas, recursos naturales, historia, uso de los recursos que hace la gente. Pintores nicaragüenses que plasman la belleza de la naturaleza nica y de los árboles en sus cuadros maravillosos que despiertan interés por el aprecio y cuido de nuestras riquezas naturales para que sirvan de marco en la recreación campestre, ecoturismo, la cultura, y el desarrollo nicaragüense. Cantantes y Poetas que están incluyendo en sus canciones la defensa de la ecología, y en sus versos el encanto, la belleza, y el amor a la naturaleza.
  5. 5. Región Ecológica I Indice Dedicatoria ..................................................................................................................................... 3 Reconocimientos ............................................................................................................................ 7 Prólogo .......................................................................................................................................... 11 Capítulo I Introducción .......................................................................................... 13 Capítulo II Fuentes de Información ....................................................................... 15 Capítulo III Distribución de los Árboles y Arbustos en el Planeta Tierra ............ 17 Capítulo IV Bosquejo de la Vegetación de Nicaragua .......................................... 25 Capítulo V Región Ecológica I (Sector del Pacífico) ............................................ 33 Capítulo VI Región Ecológica II (Sector Norcentral) ............................................ 47 Capítulo VII Región Ecológica III (Sector Central) ................................................ 59 Capítulo VIII Región Ecológica IV (Sector del Atlántico) ....................................... 67 Capítulo IX Láminas y Fichas Dendrológicas para la Determinación de Árboles81 Capítulo X Lista General de Árboles de Nicaragua según Familias y Nombres Científicos ............................................. 323 Capítulo XI Lista General de Árboles de Nicaragua según Nombres Comunes343 Glosario ....................................................................................................................................... 361 Bibliografía ................................................................................................................................. 375 Indice .......................................................................................................................................... 377 5
  6. 6. Región Ecológica I Prólogo E l primer botánico que colectó especies de la flora nicaragüense fue el médico oaxaqueño José Mariano Mociño, quien en 1797 vino desde México, formando parte de la Real Expedición Científica a la Nueva España. Después de haber escrito La Flora de México (en el cual incluyó sus observaciones botánicas sobre Nicaragua), pasó a España, donde fungió como director del Museo Real de Historia Natural de Madrid. Posteriormente fue encarcelado, encadenado y desterrado a Francia, a consecuencia del brote nacionalista español que surgió a raíz de la caída del bonapartismo en Europa, donde murió pobre y olvidado. Desde entonces hasta 1974 (cuando el Missouri Botanical Garden envió un experto a realizar la identificación sistemática de la flora nicaragüense), fueron muy pocas las personas que realmente se dedicaron al estudio de la rica flora nacional. Entre ellas figuraron el Profesor Miguel Ramírez Goyena, quien en 1911 publicó en dos tomos un compendio de la botánica nicaragüense, con un apéndice sobre las plantas medicinales del país, y el Hermano Antonio Garnier, de las escuelas cristianas de La Salle, quien a finales de la década del 40 tenía su propio herbario y acostumbraba llevar al campo a sus alumnos para que colectáramos las especies nativas que crecían en los alrededores de la laguna de Tiscapa. Juan Bautista Salas es otra de esas avis rara que, sin dejar su vocación de profesor, se dedicó por propia iniciativa al estudio de la flora nicaragüense, primero como profesor de la Escuela de Agricultura y luego de la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua. Siendo muy joven acompañó por toda Nicaragua al botánico Bruce William Taylor, allá por el año de 1957, cuyas observaciones el científico australiano plasmó en una obra poco conocida, pero valiosa por su enfoque pionero: los “Estudios ecológicos para el aprovechamiento de la tierra en Nicaragua”, bajo la iniciativa del Ministerio de Economía, de aquel entonces, realizada con el apoyo técnico de FAO. Desde hace más de 30 años Juan Bautista Salas, con la paciencia y modestia del sabio, se ha dedicado al estudio de la flora nicaragüense; a montar su siempre inconcluso pero no por ello menos valioso herbario que se ha salvado de todas las etapas de robos, incendios, terremotos, prisión política, que su autor tuvo que soportar (al igual que Mociño), desastres que serían suficientes para desalentar al más animoso investigador y legítimo patriota en la consecución de su sueño. Por tanto, este libro sobre los Árboles de Nicaragua representa un aporte muy meritorio del científico, profesor y patriota, del amigo Juan Bautista, quien refugiado, olvidado y finalmente rescatado en un rincón de IRENA, sigue 11
  7. 7. Árboles de Nicaragua rodeado de una nueva generación de discípulos, que le han ayudado a organizar e ilustrar la obra sencilla, pero trascendental que hoy nos brinda. Al patrocinar el Ministerio de Finanzas esta magnífica obra científica cristaliza nuestros esfuerzos y recursos que por tanto tiempo hemos dedicado a las investigaciones, siendo quizás esta obra uno de nuestros mejores logros sobre todo por ser promovida por nicaragüenses con fondos nicaragüenses. Dr. Jaime Incer Barquero Managua, 24 de agosto de 1993 A los 196 años del arribo de la Real Expedición Botánica al país 12
  8. 8. Introducción I Introducción l mundo de los árboles representa: vida, encanto, belleza, acogimiento, y admiración, en cualquier parte del planeta Tierra, a cualquier nivel intelectual. En Nicaragua no hay quien no admire, adopte, plante, cultive y proteja un árbol como un querido miembro familiar. Un árbol es ya en sí un poema de amor en la Creación. El tema sobre los árboles es un tema inagotable porque introducirse en el mundo de los árboles es adentrarse en un mundo de maravillas, y de amor en donde se va descubriendo con mucho interés, todo lo que los árboles hacen en la Creación. Los árboles de Nicaragua son los elementos florísticos más impactantes del tapiz vegetal del país tanto por su gran diversidad, tamaño, apariencia y belleza como por su contribución a nuestra salud, producción de ambientes de vida, suministro de alimentos a la vida silvestre y humana, medicinas, leña y maderas aserrables y muchos beneficios más. En las ciudades, o en las áreas rurales de Nicaragua, la gente conoce con frecuencia los árboles que hay a su alre–dedor. El agricultor es generalmente un miniecólogo que conoce los árboles de su propiedad y dónde encontrarlos. Hoy en día la población cambia mucho de lugar, y cuando se desplaza de una localidad a otra se encuentra con una vegetación y flora bastante desconocida. Entonces necesita información sobre los recursos naturales del nuevo ambiente, incluyendo los árboles. Cada día que transcurre, los nicaragüenses demandamos más información sobre nuestros árboles. Esto es más notorio entre la juventud estudiosa, especialmente en las Carreras de Agronomía, Dasonomía (Bosques), Biología, Ecología, Fitotecnia y Arquitectura. Por consiguiente, toda divulgación que se haga sobre nuestros árboles es una importante contribución para ir llenando vacíos de información útil que ayudará a mejorar los sis-temas de aprovechamiento de nuestros recursos naturales. Estimamos que en Nicaragua hay más de 2,000 E especies nativas de árboles y, por lo menos, unas 300 especies introducidas, mayormente para uso frutal, ornamental y forestal, lo cual amerita el presente estudio sobre los árboles de Nicaragua. Con la edición de este trabajo, deseamos ir aproximando más los árboles al ser humano y éstos a la naturaleza. Los árboles de Nicaragua no son tan conocidos como los de los países vecinos porque no tenemos manuales ni guías prácticas, fáciles de usar a nivel popular, con descripciones e ilustraciones de los árboles, ni siquiera de los más comunes. Por esto el reconocimiento e identificación de los árboles no es fácil. Entonces, uno de los propósitos que perseguimos primordialmente, a través de las láminas dendrológicas a colores, es facilitar el reconocimiento e identificación de las distintas especies de árboles mediante la representación organográfica de sus tallos, hojas, flores, frutos y semillas, y completamos esta información con la lectura de la ficha dendrológica de cada especie en donde se resume la posición taxonómica, características organográficas, ecología, rangos de distribución a nivel nacional e internacional, y utilidad de cada árbol. En el presente trabajo se incluyen 117 láminas de especies de árboles con sus respectivas fichas dendrológicas que representan 97 géneros de 49 familias de plantas. Hacemos notar que en la selección de las especies no utilizamos ningún criterio particular porque consideramos que todo árbol es útil. Sin embargo, dentro de las especies incluidas hay unas que son útiles por su madera aserrable, otras por su producción de leña de alto valor energético; muchas son de uso múltiple; un gran número son valiosas dentro del ambiente de las formaciones forestales en que se desarrollan naturalmente, varias se regeneran rápidamente y protegen la tierra. La distribución natural de los árboles en Nicaragua atiende a las variaciones en las condiciones ambientales del país, resultado de las diversas formas de conjugación de los factores del medio ambiente: 13
  9. 9. Árboles de Nicaragua clima, geología, topografía y suelo. Hay árboles que sólo viven en las nebliselvas de altura, o bosques nubosos, como el Liquidámbar, el Nogal y los Pinos; otros que sólo los encontramos en las zonas más secas y cálidas de la plataforma continental del Pacífico como el Guayacán, el Nacascolo, el Escobillo y el Brasil, y finalmente otros que son propios de las pluvioselvas del Atlántico como el Barba chele, el Cativo y el Sotacaballo. Para facilitar la comprensión sobre la distribución, reconocimiento e identificación de los árboles dentro de los diferentes tipos de Bosques o Formaciones Forestales, hemos elaborado un pequeño mapa sobre la “Zonificación de la Vegetación en Nicaragua”. Este mapa se subdivide en cuatro Regiones Ecológicas dentro de las cuales aparecen 27 Formaciones Forestales. Las Regiones Ecológicas son las siguientes: 14 Región Región Región Región Ecológica Ecológica Ecológica Ecológica I, II, III, IV, del del del del Sector Sector Sector Sector del Pacífico Norcentral Central Atlántico En el bosquejo sobre la vegetación de Nicaragua se describen, en forma general, las características de cada una de las Regiones, se mencionan sus Formaciones Forestales principales, se incluyen cuatro listas de los árboles más comunes y mejor conocidos de cada Región, mencionando además sus nombres comunes, sus nombres científicos y familia, estratificando las listas por Formaciones Forestales. También se mencionan separadamente árboles que son comunes en cada una de las cuatro regiones, y se enlistan separadamente árboles de humedales de ambientes ribereños, árboles de manglares, árboles pioneros e invasores, y árboles plantados y cultivados que encontramos en los patios de las casas o en el sector rural. Todo esto para acercarnos más rápido al encuentro con los árboles. Por ser la primer obra publicada y el escaso tiempo de elaboración, solicitamos nos dispensen posibles errores. Estamos anuentes a recibir toda clase de sugerencias y críticas, las cuales tomaremos muy en cuenta en una próxima edición.
  10. 10. Región Ecológica I II Fuentes de Información el estudio de los árboles se ocupa la Dendrología, ciencia forestal que atiende a la determinación c i e n tífica, descripción de la morfología interna y externa, incluyendo las maderas; y la Ecología, que profundiza en el conocimiento de la naturaleza y sus bosques y árboles, de la forma que crecen, se reproducen y responden a los cambios de ambientes. Ambas, como Dendroecología nos informan como están distribuidas las especies en sus ambientes naturales. Los datos contenidos en este libro proceden de fuentes documentales y de trabajo de campo realizado a lo largo y ancho de todo el territorio nacional. Las fuentes documentales consultadas han sido, en su mayoría, libros de ciencias, textos de enseñanza e informes técnicos, cuya información consideramos útil en estudios de Fitogeografía, en cuyo ámbito está inmerso nuestro trabajo sobre los árboles de Nicaragua. Entre los autores extranjeros más relevantes hemos consultado a: Paul C. Standley and Julian A. Steyermark (1946); ONU, FAO y José Sarukhán (1958); Elbert Little Jr., Frank H. Wadsworth y José Marrero (1967); L. Zoppis y D. Giudice (1958). El Jardín Botánico de Misuri, localizado en San Luis, Misuri (Estados Unidos), fue fundado en 1859 por Henry Shaw. Cuenta con tres programas: Investigación, Educación y Horticultura. En la parte de Investigación dispone de científicos que trabajan en la colección, identificación y clasificación de plantas tropicales. Y su Herbario tiene más de 3.8 millones de especímenes. El Inventario Botánico de la Flora Nicaragüense fue un proyecto del Missouri Botanical Garden (MBG), con la anuencia y cooperación del Gobierno de Nicaragua, que logró en 10 años extensas colecciones que sumaron aproximadamente 115,000 muestras botánicas de todo el país. Además se organizó el Herbario Nacional, que actualmente se encuentra en la Universidad Centroamericana (UCA) de Managua. Entre los autores nacionales y extranjeros que D también hemos consultado, figuran: Miguel Ramírez Goyena, autor de dos volúmenes titulados: Flora Nicaragüense que se editaron, respectivamente, en 1909 y 1911. Hno. Garnier, de nacionalidad francesa y profesor del Instituto Pedagógico de Managua, cuyas colecciones de plantas acopió aproximadamente entre 1930 y 1940. Publicó un pequeño libro que fue utilizado por los Hermanos Cristianos en la enseñanza secundaria. Dr. Lewis E. Long aglutinó colecciones botánicas en la Estación Experimental de El Recreo y sus alrededores, cuando la flora aún no estaba perturbada, durante los años de 1944 a 1950. Recolectó muestras de más de 500 especies que fueron muy bien determinadas. Dr. Elbert L. Little Jr., consultor en Dendrología, elaboró el estudio Árboles del Noreste de Nicaragua, financiado por el Gobierno de Nicaragua, ONU, FAO, e INFONAC, en 1971. Identificó 221 especies de árboles, habiéndose quedado 37 más, sólo en género o en la familia. Eddie A. Salter, nicaragüense nacido en Bluefields, estudió los árboles y arbustos más notables, el uso de sus maderas y otros productos, de 37 familias y sus representantes en cada una, en 1949. Frank Cokling Seymour compiló una lista, entre 1968 y 1976, de plantas vasculares de Nicaragua: A Check List of the Vascular Plants of Nicaragua (Una lista compulsada de las plantas vasculares de Nicaragua). Juan B. Salas E. hizo estudios botánicos en La Calera dentro de un radio de un kilómetro en los alrededores de la Escuela de Agricultura, ubicada en el Km. 12 de la Carretera Norte, entre 1954 y 1955. Se recolectaron aproximadamente unas 1,500 especies de plantas, que fueron determinadas en el Herbario de la Escuela de Agricultura de El Zamorano, Honduras. Bernardo Ponsol, S.J., español, inició estudios biogeográficos de la flora y fauna nicaragüense y sus factores ecológicos de 1945 a 1948. Fue un trabajo científico pionero de los estudios 15
  11. 11. Árboles de Nicaragua biogeográficos en Nicaragua. Murió trágicamente, antes de completar su estudio, en un accidente aéreo en La Libertad, Chontales, mientras realizaba uno de sus viajes de investigación científica, los que extendía a otros países centro–americanos. Dr. Bruce William Taylor, de la FAO y Juan B. Salas E., patrocinados por el Ministerio de Economía, realizaron estudios ecológicos para el aprovechamiento de la tierra, de 1957 a 1959. Recolectaron más de 10,000 especímenes de unas 2,500 especies de plantas consideradas importantes en los estudios ecológicos y abarcaron un 50 por ciento del territorio nicaragüense. Investigación de IRENA La información de este libro se ha tomado de trabajos de campo realizados a nivel nacional. Estos constituyen en su mayoría, la información dendroecológica del Banco de Datos de la Sección de Dendrología y Ecología Forestal, del Instituto Nicaragüense de Recursos Naturales y del Ambiente (IRENA), el cual empezó a funcionar en enero de 1981 como una Sección Técnica dedicada a estudios pragmáticos de vegetación y flora. Se efectuaron más de 25,000 muestreos dendroecológicos para establecer la distribución espacial de los tipos de vegetación o comunidades y su comportamiento en ciertos factores ambientales que se presentan en un área geográfica limitada, además de su composición florística. Se recolectaron alrededor de 8,000 especímenes botánicos de árboles de los cuales 4,500 se identificaron científicamente con el respaldo de la autoridad 16 científica del Missouri Botanical Garden de los Estados Unidos. Esta institución cuenta con más de 120 especialistas botánicos en determinadas familias de plantas, distribuidos en diferentes países del mundo y quienes se encargan de su identificación, asegurando la determinación moderna y exacta. Aunque existen otros sistemas de clasificación en el ordenamiento de las especies de árboles y arbustos, empleamos el sistema de clasificación de Arthur Cronquist. Éste es un sistema integrado de clasificación de las plantas en el que se toma en cuenta a varios autores. Las especies —nombres científicos— corresponden a formas arborescentes nativas o exóticas de la flora nicaragüense, cuya presencia ha sido comprobada. De la información dendrológica obtenida, correspondiente a cada especie se elaboraron 150 fichas que incluye: nombre científico, nombre común, descripción de la morfología interna y externa, además de información relacionada con su ecología y distribución. Se elaboraron 450 láminas dendrológicas que tienen como objetivo facilitar el reconocimiento de la especie de parte de los futuros usuarios. La lámina dendrológica nos permite apreciar las partes morfológicas importantes y detalles de la especie. Continuaremos nuestros trabajos de investigación al estudiar árbol por árbol, arbusto por arbusto, zona por zona en todo el país, para el conocimiento, recuperación y manejo de nuestros bosques como uno de nuestros máximos recursos naturales que debemos mantener. Nos falta describir unas 4,050 especies y para ello necesitamos hacer la siguiente labor: Recorrer 450,000 kilómetros para recolectar, procesar, determinar y estudiar 243,000 muestras botánicas de árboles. Redactar 3,000 fichas de árboles, dibujar 3,000 láminas, estudiar 130 familias botánicas de árboles. Publicar 3,000,000 de fichas y 3,000,000 de láminas, 130 folletos de familias, 5,000 folletos de ecosistemas y 10,000 mapas de los ecosistemas forestales del país; toda esta labor que estamos haciendo será divulgada al igual que el presente libro para seguir dando a conocer lo bello y maravilloso que son nuestros árboles y su zonificación ecológica.
  12. 12. Distribución de los Árboles y Arbustos en el Planeta Tierra III Distribución de los Árboles y Arbustos en el Planeta Tierra n la época actual, la información sobre los Árboles de Nicaragua es más valiosa si incluímos en n u e s t r o documento información relacionada con la distribución de los árboles en la Tierra por cuanto muchas de las especies autóctonas de Nicaragua tienen un ámbito de distribución regional en América y en las islas del Caribe, principalmente, de manera que es muy útil conocer el rango de distribución de nuestros árboles para aprovechar la literatura escrita sobre ellos en los otros países como: Estados Unidos, México, Guatemala, El Salvador, Honduras, Costa Rica, Panamá, Venezuela, Colombia, Ecuador, Brasil, Argentina, Cuba y Puerto Rico. Además, con la gran movilización de árboles desde su centro original de distribución a otras partes de la Tierra, se ha favorecido también la llegada de muchos árboles a Nicaragua. Por tanto, es muy interesante conocer también sus nombres y algo sobre la vida de cada uno de ellos. Entre algunos de los árboles exóticos o introducidos están: las Naranjas dulces y agrias, los Limones dulces y agrios, las Mandarinas, las Limas, las Grapefruits, que vienen de Asia; la Llama del bosque viene de Africa; el Malinche viene de Madagascar; el Mango y el Tamarindo proceden de la India; los Eucaliptos vienen de Australia. Asimismo, algunos árboles de Nicaragua han sido llevados a otros regiones y países como Africa, la India, y América del Sur. Nuestra mayor contribución a otros países aumentará con la difusión del estudio que hagamos sobre nuestros árboles. Por nuestra parte, aprovecharemos mejor nuevas especies de árboles potencialmente útiles en nuestro país pero que aún no se han importado. E Fitogeografía Con el avance de las Ciencias, ha avanzado también el conocimiento de la Vegetación y de las Floras de la Tierra, y los estudios fitogeográficos o de geobotánica ofrecen, hoy día, moderna y valiosa información que puede llegar a nosotros por la comunicación escrita, la radio, la televisión, telex y fax. Asimismo, la red mundial de aviones permite viajar rápidamente y transportar material vegetal o documentos de urgencia relacionados con las plantas. La fitogeografía o geobotánica estudia la distribución de plantas en la superficie de la tierra. La ecología de las plantas es esencial en el presente estudio. Las relaciones recíprocas entre las necesidades vitales de las plantas y las condiciones de vida que se les ofrecen en la Tierra son esenciales en ecología vegetal. Igualmente, es importante la historia del origen y la dispersión de las plantas. En los estudios fitogeográficos se toma en cuenta la distribución de cada una de las unidades sistemáticas (florística o corología), el estudio de las comunidades o asociaciones vegetales (fitosociología), los fundamentos ecológicos de la distribución de las plantas (geobotánica ecológica), la historia de la flora y la vegetación (geobotánica genética). Todo árbol ocupa sobre la Tierra una determinada extensión que corresponde a su área de distribución. Toda especie vegetal tiene la facultad de propagarse por una o varias formas sexuales o asexuales (semillas, esporas, etc.), siempre que se produzcan residencias ecológicas (condiciones ambientales) adecuadas a sus necesidades vitales, y así mismo de que sus gérmenes (semillas, espora, etc.) puedan llegar a dichas residencias en forma viable (con vida y capaz de germinar) en un tiempo determinado para cada especie y puedan continuar desenvolviéndose en dichas residencias, las más veces en competencia con otras especies. El área de distribución de la mayoría de las especies vegetales abarca una extensión relativamente pequeña en la superficie de la Tierra. En consecuencia, la flora de los diversos países es también muy diferente. Con la palabra “Vegetación” se designa generalmente a la cobertura o tapiz vegetal de una localidad, de un país, mientras que con la palabra “Flora” se indica al conjunto de unidades sistemáticas vegetales. 17
  13. 13. Árboles de Nicaragua La interpretación del área de una especie vegetal, de un árbol por ejemplo, demanda estudiar las relaciones entre las necesidades vitales del árbol y las condiciones externas que actúan sobre él en el ámbito de su espacio vital. Esto quiere decir que no se puede tomar en cuenta simplemente a la localidad en que se halla, sino al ambiente en que se encuentra, determinado por factores ecológicos tales como: geología, topografía, clima, suelo, vida silvestre, vegetación e influencia humana. La Flora y la Vegetación actuales de la Tierra constituyen el término final, hasta el presente, de un largo desenvolvimiento a través de las épocas geológicas que empezaron hace millones de años, según estimaciones científicas. Algunas observaciones sobre la disribución de los árboles en Nicaragua • Cada una de las especies de árboles de Nicaragua (Camíbar, Nogal, Liquidámbar, Nancite, Escobillo, Comancuabe, Palo de arco, etc.) ocupa una determinada extensión que representa condiciones favorables para su establecimiento. • El ámbito de la distribución de los árboles de Nicaragua es reducida para unas especies (Nogal, Chilca de río, Tapatamal, Liquidámbar, etc.) y amplia para otras (Ceiba, Laurel negro, Jiñocuabo, Nancite, etcétera). • Varias de las especies de los árboles de Nicaragua se componen de un número considerable de ecótipos o razas hereditarias adaptadas a condiciones ambientales algo distintas unas de otras, las cuales representan a la especie en las varias residencias ecológicas correspondientes. • Hay ecótipos de especies de árboles adaptados a la longitud de los períodos lluviosos, a diferentes exigencias edáficas, o a la variación de la temperatura en los distintos pisos altitudinales, de modo que individuos de una misma especie, procedentes de distintas partes de su área de distribución, o de distintas residencias ecológicas, pueden comportarse de modo algo diferente en cuanto a su fisiología y ecología. El ecótipo se puede definir como una subunidad de la ecoespecie, no sujeta a la pérdida de fertilidad por recombinación genética con otras unidades similares dentro de la ecoespecie. • Es muy importante tener en cuenta las adaptaciones de los árboles al clima y al suelo para hacer mejor uso de ellos en la naturaleza, en Silvicultura, o donde se les desee plantar para un determinado propósito. 18 • • • • • Los árboles ocupan en forma natural sobre la tierra, una parte de las áreas que reúnen condiciones apropiadas para sus necesidades vitales, y que se encuentran fuera de su lugar de origen. Por consiguiente, podrían poblar fuera de su centro de distribución. En Nicaragua hay varias especies de árboles de otros continentes que han sido introducidos y aprovechan muy bien áreas que reúnen condiciones vitales apropiadas a su desarrollo. Estas áreas no las hubieran alcanzado aún por sí solas por limitaciones en los dispositivos dispersantes, medios de diseminación y tiempo ciertamente considerable que requiere todo medio de dispersión. Entre algunos de los árboles que han encontrado en Nicaragua condiciones vitales naturales apropiadas a su desarrollo, están: el Mango, el Tamarindo, el Jacinto o Paraíso, el Malinche, y algunos cítricos como el Limón agrio. Nuestras especies de árboles, como todos los árboles del planeta Tierra, una vez que lograron constituírse en esa forma de vida vegetal, o sea en árbol, y de ser capaces de vivir, han venido perdurando durante largos períodos de tiempo en la Naturaleza. En su lucha por la existencia los árboles han soportado las variaciones geológicas, la formación de las montañas, las variaciones del clima, del suelo, y el impacto ecológico generado en el uso actual que se hace de la tierra. En la lucha continua por su existencia y distribución, los árboles han avanzado hacia otras áreas desde su centro de origen, esto se refleja en la configuración de su área respectiva de distribución la cual puede ser “continua”, o “discontinua”. El área de distribución de una especie de árbol se considera “continua” cuando las distintas localidades en que se encuentra el árbol se hallan tan cercanas entre sí que resulta fácil la diseminación de sus semillas de unas localidades a otras. En caso contrario, cuando las áreas de distribución aparecen fragmentadas a considerables distancias unas de las otras el área de distribución es “discontinua”. El desarrollo de estudios y su divulgación sobre las causas de la distribución geográfica de nuestros árboles en Centroamérica es un paso científico que será útil en la historia natural, manejo y conservación de nuestros recursos naturales, y que por consiguiente merecen mucha atención.
  14. 14. Distribución de los Árboles y Arbustos en el Planeta Tierra Los árboles y los acontecimientos geofísicos y biológicos en el planeta Tierra En los últimos cincuenta años ha sido copiosa la producción de textos y obras científicas relacionadas con el origen y evolución de la Tierra, el origen de la vida, la evolución del reino vegetal y del reino animal, el origen y evolución del Hombre, de los climas del mundo, de la vegetación y de las floras del mundo, etc. En fin, un gran cúmulo de conocimientos que nos permiten comprender rápidamente en un abrir y cerrar de ojos cómo está organizado el planeta Tierra, cómo está organizada la vida, cómo están distribuidos los climas del mundo, cómo podemos utilizar las plantas y los animales en nuestro propio beneficio, cómo podemos mantener exitosamente nuestros ambientes, etcétera. Se estima que el sistema solar, del cual forma parte la Tierra, se inició hace unos 6,000 millones de años, quedando la Tierra ya organizada hace unos 4,600 millones de años y continuando su evolución hasta formar los actuales paisajes. Es posible que la vida primitiva se haya iniciado hace unos 3,000 millones de años en formas de vida acuática muy simple en el nivel celular o de menor complejidad, iniciándose aquí una larga cadena evolutiva entre el Reino Vegetal y Animal. En la teoría de la Evolución Orgánica se define a la evolución orgánica en sí como un proceso en el cual nacen grandes diferencias, a través de una sucesión de cambios relativamente pequeños y generalmente lentos. Algunas estimaciones indican que los primeros peces primitivos y las primeras plantas terrestres aparecieron hace unos 425 millones de años, y que hace unos 180 millones de años aparecieron los primeros bosques de pino y de plantas con flores hasta llegar a los tipos de vegetación y floras actuales. Todo ser viviente pluricelular, ya sea vegetal o animal, tiene origen a nivel celular, en el inicio donde principió la cadena evolutiva de los seres vivientes en consecuencia, todo ser viviente pluricelular, incluyendo los árboles, recapitulan (reproducen) en poco tiempo los procesos evolutivos que requirieron millones de años. Por esta razón la historia de la flora y la vegetación se fundamenta en la “geobotánica genética”. Asimismo, todo cambio ambiental es percibido a nivel celular. Climas del Mundo Las Categorías de Vegetación del planeta Tierra (bos- ques de coníferas, bosques de hojas anchas, sabanas, plantas desérticas, tundra, etc.) están íntimamente relacionadas en su formación con las Categorías Climáticas (clima tropical húmedo, clima tropical seco, clima subtropical húmedo, etc.), lo mismo sucede con las Categorías Taxonómicas (especie, género, familia, etc.). Por consiguiente, es muy importante el estudio de los climas del mundo en relación con la distribución de los árboles en el planeta Tierra. Llamamos “clima” al conjunto de condiciones de una Región, Zona o Localidad, estudiado a través de un largo período en estaciones metereológicas sencillas o complejas. Esto incluye la temperatura y la precipitación pluvial promedio anual, entre uno de los varios datos metereológicos cuya información se ha ido acumulando por muchos años. El clima de una región resulta de la combinación de factores físicos como la topografía, orientación de las montañas, nivel altitudinal, zona latitudinal, etc., y potencialmente se pueden dar tantas posibles combinaciones de tal manera que dos regiones no llegan a coincidir en tener exactamente las mismas condiciones climatéricas. Los climas del mundo se pueden clasificar en término general en tres grandes grupos: Tropicales, Templados y Fríos. Climas Tropicales Los climas Tropicales corresponden al Trópico o sea la zona de la Tierra que aparece en la esfera celeste, com–prendida entre el Círculo menor al Norte del Ecuador, llamado “Trópico de Cáncer” en el Hemisferio Boreal, y el Círculo menor al Sur del Ecuador, llamado “Trópico de Capricornio” en el Hemisferio Austral. Los círculos menores del Trópico de Cáncer y del Trópico de Capricornio distan aproximadamente 23.5°C de la Línea Ecuatorial. Las Regiones que están cerca de la Línea Ecuatorial, entre 0 y 60° se conocen como las de “latitudes menores del mundo”; son permanentemente calurosas y estacionalmente húmedas y lluviosas, determinando dos estaciones, una relativamente seca y otra lluviosa, pero siempre cálidas. El término “latitudes mayores” se refiere a zonas que se encuentran entre 60 y 90° de latitud. La latitud, o sea los círculos menores y mayores que se alejan desde la Línea Ecuatorial, es un factor básico que se relaciona con varias manifestaciones climatéricas, entre ellas, la temperatura, la cual, en el plano altitudinal basal, disminuye progresivamente a medida que se aumenta la distancia desde la Línea Ecuatorial. 19
  15. 15. Árboles de Nicaragua La elevación sobre el nivel del mar (msnm) conocida con el término “altitud” es otro factor muy importante en la producción de los llamados “climas de montaña”. Por ejemplo, las montañas más altas localizadas en una zona tropical como el Volcán Chimborazo, en la República del Ecuador, de 6,310 m de altitud, generalmente poseen una región cubierta de nieve y hielos que generan fríos tan crudos como los de Groenlandia, al mismo tiempo sus altas laderas albergan una vegetación típica de la tundra. La temperatura disminuye a un promedio de 1.0°C por cada aumento de 100 m de altitud; en esto entra en juego la presión atmosférica que es progresivamente menos pesada en las capas atmosféricas superiores. La Zona Tropical es una zona tórrida, de elevada temperatura media anual y cambios poco pronunciados en las diversas estaciones. Las altas temperaturas se deben a que los rayos solares inciden perpendicularmente sobre la superficie de la tierra. En la Zona Tropical, la temperatura, según Köppen, es siempre superior a los 18°C. En la Zona Tropical hay climas que van desde muy secos (desiertos) con precipitaciones pluviales promedio anual entre 25 y 250 mm hasta climas muy húmedos (pluvioselvas tropicales) con precipitaciones pluviales promedio anual comprendidas usualmente entre 2,000 y 8,000 mm. En Nicaragua las temperaturas promedio anual oscilan entre 18 y 28°C, mientras que las precipitaciones promedio anual se dan entre 750 mm (en las zonas más secas) y 6,000 mm en las zonas más lluviosas. Climas Templados Las Zonas Templadas, no muy calientes ni muy frías en el nivel altitudinal basal (0-300 msnm), son dos: Una en el Hemisferio Norte, entre el Círculo del Trópico de Cáncer y la Línea del Círculo Polar Artico, y la otra en el Hemisferio Sur, entre el Círculo del Trópico de Capricornio y el Círculo Polar Antártico. En las Zonas Templadas las temperaturas comprendidas son generalmente inferiores a 18°C y superiores a 0°C, sin embargo, en los climas templados más fríos las temperaturas pueden ser inferiores a 0°C. En las Zonas Templadas se dan temperaturas extremas que varían, según la época del año, desde 45°C bajo cero a más de 55°C sobre cero. Climas Fríos En las Zonas Polares enmarcadas dentro de los Círculos Polares Ártico (en el Hemisferio Norte) y Antártico (en el Hemisferio Sur), el clima es muy frío con 20 temperaturas bajo cero, sin embargo, durante el verano puede haber días en que la temperatura sube a 32°C sobre cero. Las características climatéricas de las Zonas Polares Árticas suelen extenderse periódicamente hasta los 50° de latitud sur, traslapándose en parte con las Zonas Templadas. El Hemisferio Sur no tiene ninguna de las categorías climáticas de la Zona Polar Ártica, a diferencia de la Antártida que se encuentra al Sur del paralelo 60°. Hay dos clases de regiones que caracterizan los climas de las “latitudes mayores” entre 60 y 90°: la “taiga” (bosques) y la “tundra” (llanuras heladas con poca vegetación). Vegetación del Mundo La tierra, el aire, el agua, la energía solar, son los recursos básicos o componentes del Mundo Viviente. De ellos proviene la vegetación de la cual procede la energía de todas las formas de vida del Reino Animal. Dentro del amplio panorama de la Evolución, dondequiera que caiga la lluvia y produzca ambientes de humedad, la tierra seca se cubre de un manto verde. Con excepción de las zonas polares y de las cimas de las montañas cubiertas de hielo y nieve y las partes más secas de los desiertos, las plantas cubren la Tierra. Las plantas crecen exhuberantes en planicies y valles con suelos muy fértiles. Trepan las montañas, florecen en aguas poco profundas, junto a las orillas de los ríos, lagos y pantanos. Se les encuentra también en las arenas de las playas marinas donde las aguas saladas del océano bañan sus raíces durante cada marea. Se adhieren a las rocas de los barrancos y se asoman por sus grietas. Las plantas también luchan continuamente por crecer en todo sitio en los ecosistemas urbanos como en los alambres eléctricos, tejas de barro de los techos de las casas, entre los adoquines y baldosines de las aceras. El bienestar, la vida misma de todas las criaturas vivientes no existiría en nuestro planeta sin las plantas, sin la próspera supervivencia de la capa verde. Es corriente agrupar a la vegetación natural de la Tierra en las cuatro categorías siguientes: Bosques, Llanuras con pastos, Desiertos y Tundra. Estos tipos de las agrupaciones vegetales se refieren principalmente a la expresión de crecimiento de los conjuntos vegetales en densidad y altura climácica, relacionada ésta con la forma de vida vegetal de los cuerpos de las plantas (árbol, arbusto, hierba, etc.). Pero en las subdivisiones de los tipos de la vegetación se toman también en cuenta Categorías Taxonómicas y Categorías
  16. 16. Distribución de los Árboles y Arbustos en el Planeta Tierra Climáticas, que determinan notoriamente la fisionomía de los Conglomerados Vegetales y su funcionamiento estacional, por ejemplo: Bosques de Coníferas; Bosques de hojas anchas caducas; Bosques de hojas anchas principalmente perennes; Bosques mixtos de hojas anchas y coníferas; Bosques con matorrales; Pastos y árboles esparcidos o matorrales; Llanuras herbosas según regiones: Sabanas, Estepas, Pampas, Praderas; Plantas desérticas y matorrales; Tundra y Vegetación de Páramos. Cada tipo de vegetación y sus divisiones, están relacionados con los climas estacionales de la Tierra y con los ecosistemas. Unidades Sistemáticas La Taxonomía y la Sistemática Vegetal son las dos disciplinas científicas que estudian las formas de vida de las plantas y su ordenación. La Taxonomía se encarga de buscar los caracteres que permitan la clasificación de los seres vivos y la Sistemática es la responsable de ordenar los estudios taxonómicos. La Taxonomía y la Sistemática Vegetal son disciplinas esenciales en los estudios florísticos del mundo. Las Unidades Sistemáticas, o Taxones, del Reino Vegetal, de menor a mayor Categoría, son las siguientes: “especie”, que se compone de individuos vegetales; “géneros”, que se componen de especies; “familias”, que son conjuntos de géneros; “ordenes”, que son conjuntos de familias; “clases”, que son conjuntos de órdenes; “divisiones”, que son conjuntos de clases; “sub-reinos”, que se componen de civisiones, y éstos que conforman el “Reino Vegetal”. Hay que tener presente que los organismos individuales son las únicas unidades sistemáticas que realmente existen. La “especie” es sólo un concepto mental de un grupo de individuos suficientemente semejantes y relacionados, que pueden reproducirse entre sí, por ejemplo: Todos los árboles de Carao cuyo nombre científico es “Cassia grandis” en que la especie es “grandis”, el género es Cassia, y la familia es Caesalpiniaceae. El género es un conjunto de especies que tienen cierto número de caracteres comunes, por ejemplo, todos los árboles del género Cassia. La familia es la “unidad sistemática de las clasificaciones por categorías taxonómicas, que comprende un conjunto de géneros, todos los cuales tienen en común diversas características importantes”. El nombre científico es el nombre con que en Taxonomía Vegetal se designa a cada especie. Está compuesto por dos palabras latinizadas, agregando al final el apellido abreviado del autor clasificador (Chocoyito: Diospyros nicaraguensis Standl.). Cuando otro científico hace una revisión que afecta al nombre científico, las iniciales del primer clasificador se ponen entre paréntesis, y a continuación el apellido abreviado del autor que hizo la revisión (Ceiba: Ceiba pentandra (L.) Gaertn). La Sistemática Vegetal explica el orden jerárquico y el grado evolutivo alcanzado por los grupos vegetales (taxones) según sea el sistema de clasificación utilizado. Todos los sistemas de clasificación de plantas actuales son filogenéticos, o sea que se basan en la filogenia que a su vez se fundamenta en la Teoría de la Evolución Orgánica en la cual se toma en cuenta la estructura celular, el arreglo de las células, la presencia o ausencia de órganos y tejidos vegetativos, la semejanza de estructuras reproductoras. En la Ciencia de la Botánica se define el conocimiento ordenado, clasificado y sistematizado de las plantas. Incluye hechos comprensibles basados en afirmaciones precisas y definidas de pruebas experimentales repetidas y cuidadosas observaciones. Actualmente existen varios sistemas de clasificación de plantas debido a que la Botánica Sistemática es aún una ciencia en desarrollo. Sin embargo, los científicos, a nivel mundial, están tratando de producir un sólo sistema de clasificación de plantas. En la Sección de Ecología Forestal del Instituto Nicaragüense de Recursos Naturales y del Ambiente — IRENA— estamos trabajando con el sistema de Arthur Cronquist. Principales tipos de áreas de distribución de las plantas en el mundo Conocer la distribución de las especies, géneros, familias, órdenes, clases y divisiones de plantas en las diferentes partes del globo terrestre es muy importante en todos los aspectos de los estudios florísticos a nivel mundial, especialmente en la historia de la evolución de las especies actuales. Las plantas se han venido desarrollando y diversificando en una forma más o menos independiente en las diversas regiones de la tierra a través de las distintas edades geológicas, y en cada una de ellas se han adaptado marcadamente a las condiciones dominantes. De la multitud de plantas que han compartido el planeta, unas están actualmente en expansión, otras en peligro de extinción y algunas se han extinguido en tiempos recientes. Unas plantas se han conocido a través de sus restos fósiles y de su observación directa y otras nunca las conoceremos; unas plantas han sido 21
  17. 17. Árboles de Nicaragua expandidas por el hombre a lugares que no habrían podido colonizar por sí mismas, otras han sido relegadas por la presión humana. Todas estas plantas forman un todo complejo que no es más que el resultado de la evolución de las primeras formas vitales, aparecidas hace millones de años. La Florística o Corología define cuatro tipos principales de áreas de distribución de los seres vivos: “cosmopolitas”, “circunterrestres”, “disjuntas” y “endémicas”. Cuando un determinado “taxon” (especie, género, familia, orden, etc., de plantas) vive en gran parte de la biósfera, es decir, en gran parte del planeta Tierra, se dice que ocupa un área “cosmopolita”. A nivel específico (especies) los casos de cosmopolitismo son muy extraños y se hacen más frecuentes cuando ascendemos en la jerarquía sistemática (familias, órdenes, etcétera). Un taxon ocupa un área llamada “circunterrestre” cuando sus poblaciones están limitadas latitudinalmente, localizándose alrededor del globo terrestre. Por ejemplo, géneros de especies de distribución pantropical (que se encuentran en todos los trópicos de la tierra) como Ixora y Rinorea, de la familia Rubiaceae, que desde luego están también presentes en la Flora Nicaragüense. Por área “disjunta” se entiende aquella que en la actualidad aparece fraccionada en varias partes, de forma que las distancias que separan a las diferentes poblaciones no pueden ser atravesadas por sus propios medios de diseminación. Estas áreas discontinuas son el resultado de la ruptura de un área continua inicial, o de migraciones a grandes distancias. Un “área endémica” es la que se refiere a un “territorio muy concreto”, su extensión es progresivamente mayor según la Categoría Sistemática a que nos estemos refiriendo. Los endemismos surgen a través de las barreras de aislamiento geográficas, ecológicas o genéticas, y se suelen distinguir “paleoendemismos” o “endemismos antiguos” para los de “Tipo Relicto”, o sea, poblaciones limitadas de individuos de una misma especie que han ido desapareciendo, y “neoendemismos” o “endemismos recientes” para los que están en expansión. Los paleoendemismos suelen denominarse “macroendemismos” y como tales pueden ser considerados familias, géneros y especies. Los neoendemismos se han diferenciado un poco de las formas de que proceden y se suelen clasificar como “Variedades” o “Sub-especies”, por ello suelen llamarse también “microendemismos”. Los estudios Florísticos o Corológicos que inves22 tigan las áreas de distribución de los seres vivos son un instrumento de trabajo que permite la “sectorización del planeta Tierra”. Formaciones y Asociaciones Vegetales Para facilitar la descripción de la Vegetación en las diferentes partes del mundo, manteniendo cierta interrelación, ésta se subdivide en varios grupos llamados “formaciones vegetales”, como por ejemplo: la “pluvioselva del Atlántico de Nicaragua”, o la “floresta decidua del Pacífico”, entonces, una “formación vegetal” es un grupo de asociaciones vegetales dentro de una división natural de clima. Las formaciones vegetales ofrecen divisiones amplias y facilitan la comparación de la vegetación en puntos separados a considerables distancias. Una asociación vegetal es la división edáfica (del suelo) de una “formación vegetal” que se caracteriza por su fisionomía, y localmente por varias especies entre las dominantes. La condición edáfica puede ser un efecto muy fuerte como ocurre en la “formación sempervirente del Atlántico Norte de Nicaragua”, cuando el Pino en suelos pobres reemplaza al bosque de hojas anchas de los suelos climáticos. Sucesión Vegetal La “Sucesión Vegetal” es la lucha entre los elementos de la vegetación para obtener el dominio de un sitio en donde no hay vegetación o la vegetación anterior ha sido alterada. Es una lucha continua que nunca termina. El hombre con su influencia en la alteración de la vegetación natural ha activado mucho el proceso de “Sucesión” en el mundo. Nicaragua es un país “nemoral”, o sea un país totalmente boscoso, aunque en la actualidad haya extensiones sin vegetación, áreas con vegetación herbácea, matorrales o pastos y árboles esparcidos. Al ser cortada la vegetación boscosa original se ha motivado el desarrollo de miles de asociaciones vegetales sucesionales desde la superficie (cero metro) del suelo hasta la altura climácica del bosque de la localidad (10 a 50 m, según la formación forestal). Sectorialización de la Vegetación y sus Reinos Florales a nivel mundial Las plantas se han venido desarrollando en las diversas localidades de la Tierra a través de las distintas edades geológicas en una forma más o menos independiente, y en cada una de esas localidades se han ido adaptando marcadamente a las condiciones dominantes. Por consiguiente, en la actualidad se distin-
  18. 18. Distribución de los Árboles y Arbustos en el Planeta Tierra guen diversos “reinos florales”, y dentro de éstos, territorios florales menores, (Regiones, Provincias, Sectores, Distritos, y algunas categorías intermedias) los cuales poseen una flora que en gran parte les es propia (es decir, se caracteriza por el predominio de determinados elementos florales y muchas veces por la presencia de taxones endémicos). El fundamento de la ordenación surge precisamente del estudio de las áreas endémicas y del nivel taxonómico a que dichas áreas se refieren. La flora determina la vegetación de tal manera que un territorio floral suele presentar condiciones climáticas especiales, el carácter de dicho territorio se refleja también en la vegetación. La mayoría de los territorios florales suelen tener también fronteras fisiográficas más o menos naturales. Los “reinos florales” se delimitan por endemismos de Orden y de Familias Taxonómicas. Las Regiones poseen endemismos numéricamente importantes que llegan a nivel de Género y Familia. Las provincias Corológicas poseen numerosas especies. Sectores y Distritos son las categorías inferiores en las que el grado de endemicidad es prácticamente nulo pero poseen elementos que los caracterizan y diferencian (especies en disyunción de área, y especies en límite de área, comunidades representativas, paisajes particulares, etc.). Generalmente se distinguen seis “reinos florales”: el Holártico, el Paleotrópico, el Neotrópico, el Australiano, el Capense y el Antártico. El Gran Grupo Floral Holártico comprende toda la Zona Templada Fría y Septentrional del Globo Terrestre, y es el mayor de todos. Canadá, Estados Unidos de Norteamérica, Europa, la Unión Soviética, China, Mongolia, Japón y Egipto están dentro de este Gran Grupo Floral Holártico. Entre las familias más prominentes están: Betuláceas, Salicáceas, Ranunculáceas, Saxifragáceas, Umbelíferas, Primuláceas y Campanuláceas. La notable uniformidad de este vastísimo territorio se debe a las relaciones que existieron entre sus floras durante la era geológica del Terciario. Los dos Grandes Grupos Florales Tropicales se extienden por los países intertropicales y aún más allá, abarcan también regiones subtropicales. Estos dos grandes grupos son el Paleotrópico y el Neotrópico. En ellos dominan gran número de familias casi exclusivamente tropicales tales como: Arecáceas (palmeras), Aráceas, Lauráceas, Myrtáceas, Melastomatáceas, Euforbiáceas, Piperáceas, Moráceas y Asclepiadáceas, elemento floral tropical. El Reino Floral Paleotrópico abarca gran parte de Africa (entre las latitudes 15°30'), gran parte de la India, Tailandia y Filipinas. Este reino comprende además dos familias propias: Las Pandanáceas y las Dipterocarpáceas. El Reino Floral Neotrópico abarca toda la América Latina, desde el norte de México hasta el extremo sur de Argentina, estando en este gran territorio los siguientes países: México, Guatemala, Belice, El Salvador, Honduras, Nicaragua, Costa Rica, Panamá, Venezuela, Colombia, Ecuador, Brasil, Perú, Chile y Argentina. Este reino floral comprende además tres familias propias: Las Cactáceas, las Bromeliáceas y las Cannáceas, así como los géneros Agave, Yucca, Fuchsia, y otros más. El Reino Floral Australiano abarca todo el Continente Australiano cuya extensión es de unos 7,705,000 km². En este continente predomina un relieve de penillanura con una serie de levantamientos en la parte oriental que forman la gran cordillera divisoria, que en el extremo sur recibe los nombres de Montes Azules y Alpes Australianos. En la parte occidental del continente se levanta una meseta de considerable extensión que es arenosa y desértica. El Continente Australiano abarca cuatro grandes zonas climáticas y de vegetación: Una zona seca que incluye desiertos con plantas desérticas y matorrales. Masas de aire seco soplan del interior del país hacia el Occidente y mantienen como tal al extenso desierto que ocupa el segundo lugar en el mundo después del Sahara en el Norte de Africa. Hay otra zona climática extensa, en forma de herradura, que bordea la extensa zona seca desértica y en la cual hay climas secos semiáridos y climas secos semihúmedos. En el resto del continente, principalmente en una faja oriental y en otra faja al norte, hay climas lluviosos secos y climas húmedos. La flora tiene caracteres propios. Se distinguen cuatro zonas florales: El “Desierto Tropical del Centro” con plantas desérticas y matorrales, las Sabanas y Bosques Xerofíticos sudoccidentales, los Bosques sudorientales de hoja caediza, y las selvas tropicales al Este y al Norte del continente. El Reino Floral Australiano es pues en su mayor parte un reino de xerófitos con inviernos templados. El tapiz vegetal autóctono lo componen bosques y 23 matorrales esclerofilos, sabanas arboladas, malezas xerofíticas (Chaparrales) e incluso asociaciones
  19. 19. Árboles de Nicaragua 24
  20. 20. Distribución de los Árboles y Arbustos en el Planeta Tierra 25
  21. 21. Árboles de Nicaragua ZONIFICACION DE LA VEGETACION DE NICARAGUA LIMITES ——————— Regiones ——————— Sub-Regiones —————— Pinos de altura ··············· Pinos del Caribe Preparado por: JUAN B. SALAS ESTRADA Elaborado por: MARTHA LAYNEZ CACERES 26
  22. 22. Distribución de los Árboles y A. FORMACIONES VEGETALES ZONALES Arbustos en el Planeta Tierra DEL TRÓPICO (Principales Formaciones Forestales) Bosques bajos o medianos caducifolios de zonas cálidas y secas. Bosques medianos o bajos subcaducifolios de zonas cálidas y semihúmedas. Bosques medianos o altos perennifolios de zonas muy frescas y húmedas. Bosques medianos o altos perennifolios de zonas muy frescas y húmedas (Nebliselvas de altura). Bosques altos perennifolios de zonas muy frías y muy húmedas. Bosques medianos o altos subperennifolios de zonas moderadamente cálidas y semihúmedas. Bosques medianos o altos subperennifolios de zonas frescas y húmedas. Bosques medianos o altos perennifolios de zonas muy frías y húmedas. Bosques medianos o altos perennifolios de zonas muy frías y muy húmedas (Nebliselvas de altura). Bosques medianos o altos subperennifolios de zonas moderadamente cálidas y húmedas. Bosques medianos o altos perennifolios de zonas frescas y húmedas. Bosques altos perennifolios de zonas muy frescas y húmedas. Bosques altos perennifolios de zonas frías muy húmedas (Nebliselva de altura). Bosques medianos o altos perennifolios de zonas moderadamente cálidas y húmedas. Bosques altos perennifolios de zonas frescas muy húmedas. Bosques altos perennifolios de zonas muy frescas y muy húmedas. Bosques altos perennifolios de zonas moderadamente frescas y muy húmedas (Pluvioselva). Bosques muy altos perennifolios de zonas moderadamente cálidas muy húmedas (Pluvioselva). Bosques muy altos perennifolios de zonas moderadamente frescas y muy húmedas (Pluvioselva). Bosques muy altos perennifolios de zonas moderadamente cálidas muy húmedas (Pluvioselva). Bosques muy altos perennifolios de zonas moderamente frescas y muy húmedas (Pluvioselva). A. FORMACIONES VEGETALES AZONALES DEL TRÓPICO (Principales Formaciones Forestales) Bosques bajos de esteros y marismas (Manglares del Litoral del Océano Pacífico). Bosques bajos de esteros y marismas (Manglares del Litoral del Océano Atlántico). Bosques bajos de sitios inundados periódicamente con agua salada (Praderas salinas frente al Golfo de Fonseca). Bosques de medianos a altos de sitios inundados periódicamente o permanentemente con agua dulce (Márgenes del Lago de Nicaragua). Bosques de medianos a altos de sitios inundados periódicamente o permanentemente con agua dulce. Asociaciones Vegetales dentro de los ecosistemas 17 y 18. Pinares de “Pino del Caribe” o “Pino Costeño”. Asociaciones Vegetales dentro de los ecosistemas 17 y 18. 27
  23. 23. Bosquejo de la Vegetación de Nicaragua IV Bosquejo de la Vegetación de Nicaragua Aspectos Generales sobre la Vegetación En la vegetación nicaragüense y su composición florística, o sea los conjuntos de todas las plantas de nuestro país y sus especies existen muchas condiciones naturales silvestres primitivas, producto de la evolución de hace varios cientos o miles de años. Nicaragua es un laboratorio natural al aire libre, muy envidiable por su gran variedad de condiciones climáticas, geológicas, topográficas, edáficas, florísticas, faunísticas y paisajísticas. Por eso encontramos en nuestro país un lugar bello para vivir y nos sentimos muy felices y orgullosos de ser nicaragüenses. Nuestra flora la hemos enriquecido con plantas útiles de todo el mundo que también han encontrado en nuestros ambientes lugares generosos e ideales para prosperar. Atendiendo a las variadísimas condiciones ambientales, resultado de las diversas formas de conjugación de los factores del medio ambiente, nuestra flora nacional se encuentra formando agrupaciones características pequeñas o grandes llamadas Formaciones Forestales. Por su ubicación geográfica, a Nicaragua le corresponde un clima tropical benigno, y en cuanto a su fisiografía, una variedad de ambientes agradables, cálidos y templados, por estar entre dos mares con corrientes de aire que llevan vapor de agua en todas direcciones. La mayor parte del país se encuentra en buenas condiciones de humedad atmosférica y terrestre durante casi todo el año, asegurándose así el mantenimiento de una buena cubierta vegetal que puede formar bosques siempre que la vegetación no sea eliminada o intervenida. Las formaciones vegetales de Nicaragua (Formaciones Forestales) no son entonces, más que la clasificación de la vegetación espontánea que se ha desarrollado y evolucionado en el país dentro de determinadas zonas naturales atendiendo al clima. Dicho de otro modo; son los tipos de bosques que se han producido en nuestro territorio nacional atendiendo a las variaciones climáticas. Una formación vegetal está integrada por un grupo de asociaciones vegetales que se producen debido a variaciones edáficas y a etapas sucesionales, o sea de formación del bosque natural. Una sucesión vegetal es la lucha entre las especies vegetales por obtener el dominio de un sitio en donde no hay vegetación o en donde la vegetación anterior ha sido alterada. Es una lucha continua que nunca termina. El hombre, con su gran influencia en la vegetación, afecta el proceso natural de las sucesiones vegetales al intervenir contínuamente la naturaleza. Generalmente hablando, en cuanto a la variación de la intensidad de algunos de los factores climáticos en nuestro país, se puede decir que a un mismo nivel del mar es más cálido al sur que al norte del país, y más cálido en las zonas bajas de la región del Pacífico que en la región del Atlántico. Es más fresco en todo el país a medida que se asciende sobre el nivel del mar. Es más húmedo en la región del Atlántico que en la región del Pacífico. Es más húmedo en la parte alta de las montañas que en las partes bajas de las mismas prominencias, todo lo cual ayuda en la motivación de las distintas “Formaciones Vegetales” o Formaciones Forestales del Trópico en Nicaragua. Es maravilloso contemplar cuánta belleza y cuántos secretos encierra nuestra flora. Asimismo, cuánta historia evolutiva de la tierra nos brinda a nivel local, nacional, continental y mundial. Nuestra vegetación nos presenta aspectos de los más variados: Bosques bajos espinosos, de zonas cálidas y secas, que dejan ver poco a poco el encanto de sus especies. Nebliselvas de alturas en donde altos y siempre verdes árboles conviven con una enorme cantidad de especies de toda forma de vida recibiendo continuamente las caricias vivificadoras de las brumas. Pluvioselvas tropicales en donde llueve los 12 meses del año y en donde las asociaciones vegetales son de lo más variado, produciéndose, por la gran abundancia de palmeras, una tonalidad paisajística de 25
  24. 24. Árboles de Nicaragua sofisticada naturaleza. Por otro lado, tenemos asociaciones especiales, como manglares, cuyo interés económico, paisajístico y social es enorme; igualmente bellos pinares que nos brindan su madera y otros productos. En muchas áreas naturales de Nicaragua, la vegetación ya no es lo que fue. La creciente población demanda producir más alimentos a través de las prácticas agropecuarias, lo que significa eliminar la vegetación, al convertir los terrenos boscosos en tierras agrícolas o en pastizales, lo cual si se hace sin tener en cuenta nuestra complicada ecología, nuestras Formaciones Vegetales, nuestra flora y nuestra fauna, en cada parcela de tierra cuyo uso pasa de bosques a cultivos, o pastos, los orga–nismos del bosque sufren una catástrofe en donde los logros de avance y equilibrio ecológico alcanzado por ellos en millones de años, especialmente los árboles, se pierde rápidamente, por lo que el uso de la naturaleza demanda un armonioso equilibrio entre la vegetación natural y el uso de las tierras, pero de nuestra flora sólo se conoce un pequeñísimo porcentaje, y esto interfiere seriamente en la defensa intelectual de nuestros recursos naturales. Sin embargo, se está haciendo mucho esfuerzo por dominar el conocimiento de nuestra flora y se espera que profesores y estudiantes se ocupen también seriamente de esto para que, con su valiosísima contribución, ayuden a mantener a nuestro país bello, rico, agradable y productivo; que hayan muchas áreas naturales con nuestra vegetación nativa, cuyas condiciones ambientales benéficas jamás se pueden producir en bosques monótonos integrados por árboles plantados para formar bosques artificiales en los cuales desaparecen miles de especies de la flora y de la fauna nativa al cambiarse las condiciones ambientales bióticas. Todo el territorio nicaragüense se encuentra geográficamente dentro de la zona tropical norte, a medio camino entre el Trópico de Cáncer y el Ecuador. La vege–tación de Nicaragua, y las especies de su flora, integran más específicamente la Provincia Biológica de Centroamérica donde se entremezclan los elementos suramericanos con norteamericanos, además de formas endémicas o autóctonas. La Región Neotropical se caracteriza por la abundancia de cactáceas y bromeliáceas como sucede en nuestro país. La zona tropical se caracteriza a nivel mundial por una elevada temperatura media anual y cambios poco pronunciados en las diversas estaciones del año. Sin 26 embargo, no todas las regiones comprendidas en los trópicos reúnen estas condiciones, puesto que en el clima tiene mucha importancia la altitud sobre el nivel del mar y los vientos. Nicaragua no es un caso excepcional en este sentido sino que cuenta con un clima muy complejo en sus manifestaciones y constituye para el país un marco ambiental de suma importancia en cuanto a los tipos de flora y fauna y su valor científico y productivo. Altitudinalmente el territorio nicaragüense está comprendido entre 0 m al nivel de las playas marinas y 2,107 m sobre el nivel del mar (msnm) en la cúspide del Cerro Mogotón que está en la frontera norte con la República de Honduras. El sol es la principal causa del clima cuya energía llega a la Tierra. Sus rayos inciden bajo diferentes ángulos sobre la superficie del planeta, cayendo perpendicularmente sobre las regiones ecuatoriales y tanto más oblicuamente cuanto mayor sea la latitud o vecindad de un lugar al polo, ya que los rayos perpendiculares calientan más la superficie de la Tierra y pueden producir elevadas temperaturas y calor sofocante. Esto es más frecuente al nivel del mar en donde la presión atmosférica contribuye a ello ya que es mayor a los 760 mm normalmente. La energía de los rayos solares llega con menos intensidad a las zonas templadas y sobre todo a las zonas glaciales, debido a la curvatura de la superficie de nuestro planeta. Algunos tipos de vegetación del mundo como los bosques de pino y la tundra deben su presencia, entre otros factores importantes, a la temperatura. Los pinares y otros bosques de coníferas, se desarrollan preferentemente en donde la temperatura promedio anual es menor a 22°C. Algunas especies soportan inviernos crudos sobreviviendo entre la nieve, mientras que la tundra se desarrolla en sitios en donde la temperatura promedio anual oscila entre 3 y 6°C. Cabe también hacer notar que la incidencia perpendicular u oblicua de los rayos solares sobre un mismo punto de la Tierra varía de acuerdo a la hora del día y el mes del año debido a su rotación. En Nicaragua el día tiene normalmente una duración promedio anual de 12 horas, amaneciendo y oscureciendo entre 5:00 a.m. y 6:45 p.m., según la época del año. El sol se acerca al cenit del arco que describe entre 11:15 a.m. y 12:45 p.m. La intensidad y la duración de la iluminación solar en una montaña es algo que tiene que ver con la presencia de algunas especies vegetales y la formación de asociaciones vegetales. La altitud, como se mencionó antes, juega un
  25. 25. Bosquejo de la Vegetación de Nicaragua papel importante en la modificación del clima tropical moderado que le corresponde a Nicaragua. En los polos se congela el agua al nivel del mar como consecuencia de encontrarse esos lugares alejados del ecuador terrestre. En las partes altas del Chimborazo, en la República de Ecuador, a 6,887 msnm encontramos nieve perpetua como consecuencia de la altitud dentro del propio trópico ecuatoriano. La altitud es uno de los importantes factores de temperatura responsable de una gran variedad de condiciones climáticas dentro del territorio nicaragüense, a pesar de que en Nicaragua las diferencias de altitud están comprendidas entre 0 y 2,107 msnm (partes más altas de la montaña El Mogotón). Sin embargo, dentro de estos 2,107 m hay una gran diversidad de condiciones climáticas de modo que casi a cada 50 m de diferencia de altitud se van encontrando cambios muy sutiles en los ambientes naturales de la Tierra, todo lo cual se va traduciendo en adaptaciones de las plantas y animales silvestres que en conjunto forman nuestra flora y fauna a nivel nacional. Los registros de las estaciones meteorológicas del país, por varios años consecutivos, algunos por más de 30 años, permiten conocer que la temperatura media de un lugar disminuye como 1.0°C por cada 100 m de ascenso altitudinal. Esta razón decrece arriba de los 1,000 msnm, donde para experimentar la reducción de un grado bastan solamente 80 m de ascenso. Las anteriores relaciones pueden sufrir modificaciones en determinadas localidades de acuerdo a la latitud, la longitud y la orografía del país, todo lo cual se ha venido conociendo a través de las investigaciones ecológicas de la flora y la fauna realizadas hasta la fecha. La influencia de la altitud es tan importante en el territorio nicaragüense que en las montañas hay más cambios de ambientes naturales en el plano vertical de una montaña que en el plano horizontal de una planicie de considerable longitud. Entonces, será fácil comprender la enorme cantidad de ambientes que se producen en las zonas montañosas de la Región Norcentral del país como consecuencia de la altitud. La influencia de gran humedad ambiental en el territorio nicaragüense se debe a las grandes masas de agua oceánicas, lacustres y fluviales de las cuales emergen enormes cantidades de vapor de agua que mantienen una alta humedad relativa en la atmósfera, o que se resuelven en forma de lloviznas o en fuertes aguaceros, motivando en todo el país variados ecosistemas en que las influencias orográficas y altitudinales juegan también un papel fundamental. El agua contenida en los ríos, lagos o mares, o retenida entre los poros del terreno, tiende a evaporarse bajo el calor del sol. A mayor temperatura, mayor cantidad de agua evaporizada. En el proceso de evaporación contribuye a la ventilación que al disipar la humedad sobre la superficie evaporante permite que renovadas masas de aire seco, ávidas de agua, absorban nuevas cantidades de vapor. La capacidad del aire para retener vapor de agua va en aumento proporcional a la temperatura. La humedad relativa es la proporción de vapor de agua que una masa de aire contiene en relación con su capacidad de saturación, es menor a bajas temperaturas (5° por ejemplo) y aumenta progresivamente hasta llegar a las altas temperaturas (32 a 38°C por ejemplo). Llueve cuando una masa de aire saturada de humedad se enfría, lo cual puede ocurrir en capas atmosféricas altas o en las partes altas y frías de las montañas. La distribución de la humedad atmosférica en el territorio nicaragüense es motivada por el ascenso de vapor de agua de las partes más calientes (alta presión) a las partes altas más frías (baja presión). Las masas de agua en ascenso pueden ser empujadas por el viento, que son corrientes horizontales de aire que se desplazan de zonas de baja presión, llevando consigo el aire húmedo a distintos puntos del país. La distribución de la precipitación pluvial es afectada por la altura y orientación del relieve orográfico nicaragüense. Las principales masas de aire húmedo entran del mar Atlántico descargando parte de su contenido regularmente en las planicies costeñas en donde el territorio es muy húmedo; el resto de la humedad de dichas masas de aire puede irse condensando tierra adentro en las cumbres de los cerros y cordilleras y producir nieblas o lluvias, o mantener en el ambiente una alta humedad relativa. Es notorio que la influencia de la humedad procedente del Océano Atlántico al sureste del país llega como una lengua hasta las inmediaciones de San Juan del Sur en la Costa del Pacífico, motivando ésto una tonalidad característica del alcance del rango de la distribución de especies de la flora y la fauna del Litoral Atlántico las cuales se entremezclan en ese sector con especies de la flora y fauna de la Región del Pacífico. La humedad ambiental que se mantiene en casi todo el Litoral Atlántico es tan alta que por las mañanas se puede observar durante unos 9 meses en el año una densa neblina. La Región del Pacífico es definitivamente más 27
  26. 26. Árboles de Nicaragua seca. El agua del Océano Atlántico que llega a la Región del Pacífico es relativamente en menor cantidad. Las masas de vapor de agua que se levantan del Océano Pacífico, y que con la ayuda de los vientos sureños se adentran en tierra firme y se resuelven en lluvias, no son de la magnitud de las que se levantan en el Océano Atlántico y se adentran en territorio nicaragüense. En consecuencia, los ambientes naturales que se han originado en la Región del Pacífico son muy distintos a los de la Región Atlántica. En la zona del Volcán Cosigüina, al norte de la Región del Pacífico, y en la zona entre Peñas Blancas, La Virgen y San Juan de Sur, hay más humedad que en las zonas comprendidas entre ambas. Asimismo, llueve más en las tierras más inmediatas a las costas marinas que en las más alejadas tierra adentro. La distribución de las lluvias en el territorio nicaragüense se puede apreciar bien en un mapa de isoyetas que es un mapa con líneas que une puntos con igual precipitación pluvial promedio anual, expresada comúnmente en milímetros mensuales o anuales, 750 a 6,000 mm, o también en pulgadas (30 a 240"). Las variaciones que se dan en cuanto a las lluvias y a la temperatura son las causas climáticas que más notoriamente influyen en la duración de los períodos de sequía y húmedos lluviosos en los distintos puntos del territorio nicaragüense. Como ejemplos de zonas con distintos períodos de sequía tenemos las siguientes: Localidad Municipio Meses de sequía Condega Pueblo Nuevo 7a8 Teustepe Santa Cruz 7a8 La Paz Centro Malpaisillo 6½ Managua Masaya 6 La Virgen San Juan del Sur 5 El Viejo Cosigüina 5 Rosita Siuna 4 Matagalpa Jinotega 4 Nueva Guinea El Rama 3 Bluefields Laguna de Perlas 1 a 2 San Juan del Norte Bluefields 0 En cuanto a sectores con promedios de temperatura anual completamente diferentes tenemos los siguientes: Zonas bajas cálidas del Pacífico Zonas bajas cálidas del Atlántico Sur Zonas bajas subtropicales en pinares del Atlántico Norte Zonas subtropicales altas del Pacífico 28 24 a 29°C 24 a 26°C 22 a 24°C 19 a 22°C Región subtropical norcentral del país 18 a 24°C Zonas subtropicales altas del Atlántico 18 a 24°C En Nicaragua no se producen las 4 estaciones de los países fríos: Invierno. Cuando cae nieve y hay fríos intensos. La vegetación permanece adormecida y los animales limitan sus actividades. Primavera. Cuando toda la vegetación despierta o entra en actividad. Al principio la floración de las plantas es casi simultánea en la naturaleza. Los animales entran en actividad. Verano. El tiempo es relativamente cálido, puede haber lluvias, temperaturas frías o temperaturas sofocantes. Se efectúan cultivos de producción, hay fructificación de árboles frutales. Otoño. La temperatura ambiente empieza a bajar. Los árboles latifoliados se libran de sus hojas produciéndose follajes policromos antes de la caída de las hojas. Los animales silvestres se preocupan por sus madrigueras y muchas especies, como ardillas, guardan alimento. Es el preludio del invierno. Consideramos que en Nicaragua sólo tenemos 2 períodos climáticos: el invierno, cuando llueve y el verano, de sequía. Como vimos anteriormente, los períodos de sequía pueden ser de un escaso mes hasta de unos 8 meses, y en los sectores en donde estas sequías se suceden la temperatura media anual puede oscilar entre 18 y 29°C. Sin embargo, en las nebliselvas disfrutamos de un clima primaveral, pero de una primavera permanente. Increíble pero cierto. Los períodos de sequía de 8 meses en tierras bajas de 100 a 200 msnm, o suelos pobres y de alta pedregosidad, temperatura promedio anual de 26°C, y precipitación pluvial promedio anual de 900 mm, son propios de una región caliente muy seca. Su vegetación natural, sin perturbar, corresponde a bosques medianos decíduos, pero si la vegetación ha sido altamente intervenida la fisionomía del área aparecerá como la de una zona algo árida en donde las plantas y los animales se ven seriamente afectados en los tiempos de severa sequía. En su aspecto, este paraje intervenido podría similar una sabana africana o un desierto en Arizona. Sin embargo, ninguno de esos lugares corresponden a este ambiente en Nicaragua que es más húmedo y en donde las sabanas son mantenidas por el hombre. Un período de sequía de unos 3 meses en tierras altas de 700 a 1,000 msnm, los buenos suelos, temperatura promedio anual de 22 a 24°C, y precipitación pluvial promedio anual de unos 1,500 mm, son pro-
  27. 27. Bosquejo de la Vegetación de Nicaragua pios de una región fresca y húmeda. Su vegetación natural, sin perturbar, corresponde a bosques de medianos a altos, perennifolios, con ambientes acogedores en donde la flora y la fauna se mantienen activas durante todo el año siempre que la naturaleza no haya sido intervenida. En su aspecto el paraje anterior podría pasar por uno de latifoliadas en los Montes Apalaches de Estados Unidos en primavera o verano, y otro al sur de Francia en donde la Falsa acacia, Robinia pseudoacacia, se confunde con nuestro Guachipilín, Diphysa robinioides. Esta similitud dio origen seguramente a un anuncio turístico que figuraba en el hotel de montaña de Santa María de Ostuma en Matagalpa, con la leyenda: “Hotel de eterna primavera”. Nuestros pinares de altura no tienen nada que envidiar a los bellos pinares mexicanos o norteamericanos. Nuestros pinares de Ocote en montañas pedregosas similan pinares de Pinus silvestre de Francia e Italia. Los rodales de Liquidámbar cuando se libran de sus hojas producen un follaje policromo similar a los rodales de esta misma especie “Sweetgum” Liquidambar styraciflua en otoño, en América del Norte. Los pinares de bajura del noreste de Nicaragua semejan extensos pinares en el Estado de Florida de los Estados Unidos de Norteamérica. Por lo antes expuesto podríamos sacar en conclusión que en nuestro país las manifestaciones climáticas no corresponden solamente a estación seca o estación húmeda llamadas verano o invierno localmente, sino que las manifestaciones de nuestro clima son muy complejas y con su análisis podemos determinar cuidadosamente nuestras zonas biogeográficas más predominantes. Sectorialización de la Vegetación Conforme la Sectorialización de la Vegetación y de los Límites de los Reinos Florales a nivel mundial, hecho por botánicos, Nicaragua está inmersa dentro del Reino Floral Neotropical. Desde el punto de vista tropical hay flora que es común a los Reinos Florales Paleotropical y Neotropical. En ambos domina gran número de familias exclusiva o principalmente tropicales, como las Arecaceae (palmeras), Araceae, Zingiberaceae, Lauraceae, Myrtaceae, Melastomataceae, Euphorbiaceae, Piperaceae, Moraceae, Asclepiadaceae, y otras muchas más, todas del elemento pantropical. En el Reino Floral Neotropical son, además, familias exclusivas y dominantes las Cactaceae, las Bromeliaceae, y las Cannaceae, en el que predominan también los géneros: Agave, Yucca y Fuchsia, los cuales aparecen en Nicaragua. Por consiguiente, en el territorio nicaragüense, las familias antes mencionadas están muy bien representadas con abundancia de especies que incluyen un gran número de individuos. En Nicaragua hay alrededor de 280 familias de plantas vasculares de las cuales unas 140 (un 50%) incluyen especies arborecentes. Entre estas familias están las siguientes: Acanthaceae, Actinidiaceae, Achatocarpaceae, Anacardiaceae, Annonaceae, Apocynaceae, Aquifoliaceae, Araliaceae, Araucariaceae (introducida), Arecaceae, Asclepiadaceae, Asteraceae (Compositae), Betulaceae, Bignoniaceae, Bixaceae, Bombacaceae, Boraginaceae, Buddlejaceae, Burseraceae, Cactaceae, Caesalpiniaceae, Capparaceae, Caprifoliaceae, Casuarinaceae (introducida), Caricaceae, Cecropiaceae (segregada de Moraceae), Celastraceae, Chloranthaceae, Chrysobalanaceae (segregada de Rosaceae), Clethraceae, Clusiaceae (segregada de Guttiferae), Combretaceae, Connaraceae, Convolvulaceae, Cunoniaceae, Cupressaceae (introducida), Cyatheaceae (helechos arborescentes), Cyrillaceae, Dichapetalaceae, Dilleniaceae, Ebenaceae, Elaeocarpaceae, Ericaceae, Erythroxylaceae, Euphorbiaceae, Fabaceae (Papilionaceae), Fagaceae, Flacourtiaceae, Hamamelidaceae, Hernandiaceae, Hippocrateaceae, Humiriaceae, Hydrophyllaceae, Icacinaceae, Juglandaceae, Julianaceae, Lacistemataceae, Lauraceae, Lecythidaceae, Liliaceae, Loganiaceae, Lythraceae, Magnoliaceae, Malpighiaceae, Malvaceae, Melastomataceae, Meliaceae, Mimosaceae, Monimiaceae, Moraceae, Moringaceae (introducida), Myricaceae, Myristicaceae, Myrsinaceae, Myrtaceae, Nyctaginaceae, Ochnaceae, Olacaceae, Oleaceae, Onagraceae, Oxalidaceae, Pandanaceae (introducida), Papaveraceae, Pellicieraceae, Phytolaccaceae, Pinaceae, Piperaceae, Poaceae (Bambúes), Podocarpaceae, Polygalaceae, Polygonaceae, Proteaceae, Punicaceae (introducida), Quiinaceae, Rhamnaceae, Rhizophoraceae, Rosaceae, Rubiaceae, Rutaceae, Sabiaceae (introducida), Salicaceae, Sapindaceae, Sapotaceae, Simaroubaceae, Solanaceae, Staphyleaceae, Sterculiaceae, Styracaceae, Symplocaceae, Theaceae, Theophrastaceae, Thymelaeaceae, Tiliaceae, Trigoniaceae, Ulmaceae, Urticaceae, Verbenaceae, Violaceae, Vochysiaceae y Zygophyllaceae. Con la palabra Vegetación designamos aquí a la Cobertura o Tapiz Vegetal de Nicaragua, mientras que 29
  28. 28. Árboles de Nicaragua con la palabra Flora nos referimos a las Unidades Sistemáticas o Taxones. Nicaragua se encuentra entre las latitudes 10°45' N y 15°15' N, y entre las longitudes 83°00' W y 88°00' W. Esto significa que las temperaturas tropicales van siendo más moderadas en las bajuras de Nicaragua en comparación con las temperaturas tropicales en las bajuras cercanas a la línea ecuatorial. También significa que va habiendo una variación progresiva en la presencia dominante de algunas unidades sistemáticas vegetales o taxones que imprimen alguna determinada característica a la vegetación nicaragüense. Para poder analizar detalladamente las asociaciones vegetales es fundamental acelerar los estudios florísticos con los cuales se puede ir determinando la vegetación de cada sector. La temperatura, conjuntamente con la precipitación acuosa y la humedad, son factores climáticos esenciales en la producción natural de las “Formaciones Vegetales Zonales”. Nicaragua es un país cuyo territorio es accidentado. Prominencias montañosas y la orientación de cordilleras, contribuyen a la producción de variados Ecosistemas Forestales, ya que con la elevación progresiva de las tierras sobre el nivel del mar hay una disminución progresiva de la temperatura, y los vientos cargados de humedad procedentes mayormente del Océano Atlántico, así como también del Océano Pacífico, mantienen ambientes húmedos conforme la distribución y orientación de las montañas. Estas diferencias en temperaturas y en humedad se traducen en la producción natural de variadas formaciones vegetales. En Nicaragua predomina mayormente un “Clima de Montaña” dentro de las características básicas de un país inmerso en una faja circunterrestre intertropical. La elevación sobre el nivel del mar (msnm) conocida como altitud es muy importante ya que en la Región Ecológica I del Pacífico la temperatura disminuye 1.0°C por cada 100 m de altitud hasta llegar a los 1,000 msnm. De allí en adelante (a mayor altitud) la temperatura disminuye 1.0°C por cada 80 msnm de manera que conociendo la altitud de una montaña se puede estimar en forma aproximada la temperatura, la cual puede ser firmemente sustentada si conocemos la ecología de las especies presentes en las asociaciones vegetales locales. En el poblado de Puerto Cabezas se han registrado temperaturas hasta de 22°C, y los pinares empiezan a unos pocos metros sobre el nivel del mar. Entonces, se podrá utilizar como base unos 23°C para estimar la 30 temperatura de una prominencia de 400 msnm la cual será entonces de unos 19°C. En el poblado de El Crucero, a unos 1,000 msnm, a la orilla de la Carretera Panamericana entre la ciudad de Managua y la ciudad de Diriamba, la temperatura promedio anual estimada es de unos 18 a 19°C ya que en el balneario de La Boquita, a orillas del Océano Pacífico, se registran temperaturas promedio anual de 28°C. Los niveles altitudinales en el territorio nicaragüense, en metros sobre el nivel del mar (msnm) y su extensión equivalente estimada en kilómetros cuadrados (km²), es como sigue: Niveles De 0 a 500 msnm De 501 a 1,000 " De 1,001 a 2,107 " Superficie de Lagos " Extensión del País Extensión 85,500 29,700 5,510 9,290 130,000 km² km² km² km² km² Atendiendo a la temperatura, en función de la elevación del terreno sobre el nivel del mar, consideraremos tres zonas principales: • • • Zonas Calientes, de 0 a 500 msnm Zonas Templadas, de 500 a 1,000 msnm Zonas Frías, de 1,000 a 2,107 msnm En el Sector del Noreste del país, entre Laguna de Perlas, el Río Waspuk y el Río Coco, la temperatura promedio anual anda debajo de los 24°C en los primeros cien metros de altitud, cayendo todo el sector dentro de las Zonas Templadas. Los registros metereológicos indican que en Nicaragua los promedios de precipitación pluvial anual, en distintas partes del territorio nacional, varían entre 750 mm en la parte más seca y cálida que corresponde a Santa Cruz en el Km. 68 sobre la carretera que va de la ciudad de Managua al poblado de El Rama, y 6,000 mm al oeste de San Juan del Norte en la esquina sureste del país. La precipitación pluvial y la humedad relativa son condiciones atmosféricas que sirven para especificar más las Zonas Calientes, Templadas, y Frías subdividiéndolas en muy húmedas y secas según se hallen en el área de régimen de lluvias continuas del Atlántico o alternas del Pacífico con dos estaciones, la estación húmeda o invierno, y la estación seca o verano. Ejemplo: zonas calientes muy húmedas, zonas calientes muy secas, zonas templadas muy húmedas, zonas templadas muy secas, etcétera.
  29. 29. Bosquejo de la Vegetación de Nicaragua Regiones Ecológicas de Nicaragua Tomando en cuenta los factores ecológicos siguientes: geología, topografía, clima (temperatura y humedad), suelo y vegetación, dividimos al país, para facilitar el estudio de la vegetación, en las cuatro Regiones Ecológicas siguientes: Región y Sector Extensión Región Ecológica I (Sector del Pacífico) 28,042 km² Región Ecológica II (Sector Norcentral)21,125 km2 Región Ecológica III (Sector Central: Bocay–San Carlos)20,531 km2 Región Ecológica IV (Sector del Atlántico) 60,302 km2 Extensión total del país 130,000 km2 En la recopilación de la información para determinar y describir las Regiones Ecológicas se han consultado muchos estudios de vegetación, a nivel centroamericano mayormente, además de los estudios de vegetación, florísticos y ecológicos que se han hecho en Nicaragua. Los estudios de vegetación de América tropical, incluyendo a Nicaragua, por supuesto, comprenden actualmente descripciones regionales y zonales de conglomerados vegetales en base a condiciones climáticas y edáficas principalmente, imperantes en un determinado sector. Estos estudios son de particular interés en el desarrollo integral y aprovechamiento múltiple de los recursos naturales renovables, como en agroforestería. Todos sabemos que las plantas y los animales tienden a formar asociaciones o comunidades que responden precisamente a la intensidad de los elementos del clima y de las condiciones del terreno que motivan ambientes especiales dentro de los cuales podemos encontrar una determinada flora y fauna. La dirección de los vientos, el relieve de la tierra, las formaciones geológicas, el grado de evolución de los suelos, y aún la latitud y longitud, afectan en una u otra forma la distribución natural de las plantas nativas en Nicaragua, las cuales forman los hogares y son al mismo tiempo la fuente de alimento de una variadísima fauna silvestre de los trópicos, y aún de las zonas templadas que llegan a Nicaragua. Principales Formaciones Forestales Zonales del Trópico en las cuatro Regiones Ecológicas de Nicaragua 1. Bosques bajos o medianos caducifolios de zonas cálidas y secas, 750 a 1,250 mm. 26 a 29°C. 0 a 500 msnm. Llueve de mayo a octubre. 2. Bosques medianos o bajos subcaducifolios de zonas cálidas y semihúmedas, 1,200 a 1,900 mm. 26 a 28°C. 0 a 500 msnm. Llueve de mayo a noviembre. 3. Bosques medianos o altos perennifolios de zonas muy frescas y húmedas, 800 a 1,880 mm. 22 a 24°C. 300 a 1,150 msnm. Llueve de mayo a diciembre. 4. Bosques medianos o altos perennifolios de zonas muy frescas y húmedas (Nebliselvas de altura), 1,250 a 1,500 mm. 20 a 22°C. 1,000 a 1,745 msnm. Llueve de mayo a enero. 5. Bosques altos perennifolios de zonas muy frías y muy húmedas, 1,250 a 2,000 mm. 19 a 22°C. 1,500 a 2,107 msnm. Llueve de mayo a febrero. 6. Bosques medianos o altos subperennifolios de zonas moderadamente cálidas y semihúmedas, 1,500 a 2,000 mm. 25 a 26°C. 200 a 500 msnm. Llueve de mayo a noviembre. 7. Bosques medianos o altos subperennifolios de zonas frescas y húmedas, 1,500 a 2,000 mm. 19 a 22°C. 500 a 1,000 msnm. Llueve de mayo a diciembre. 8. Bosques medianos o altos perennifolios de zonas muy frías y húmedas, 1,500 a 2,000 mm. 19 a 22°C. 1,000 a 1,500 msnm. Llueve de mayo a diciembre. 9. Bosques medianos o altos perennifolios de zonas muy frías y muy húmedas (Nebliselvas de altura), 1,500 a 2,000 mm. 18 a 21°C. 1,500 a 1,750 msnm. Llueve de mayo a diciembre. 10. Bosques medianos o altos subperennifolios de zonas moderadamente cálidas y húmedas, 2,000 a 2,750 mm. 24 a 26°C. 0 a 500 msnm. Llueve de mayo a diciembre. 11. Bosques medianos o altos perennifolios de zonas frescas y húmedas, 2,000 a 2,750 mm. 20 a 24°C. 500 a 1,000 msnm. Llueve de mayo a diciembre. 12. Bosques altos perennifolios de zonas muy frescas y húmedas, 2,000 a 2,750 mm. 18 a 23°C. 1,000 a 1,500 msnm. Llueve de mayo a diciembre. 13. Bosques altos perennifolios de zonas frías muy húmedas (Nebliselva de altura), 2,000 a 2,750 mm. 18 a 21°C. 1,000 a 1,500 msnm. Llueve de mayo a diciembre. 14. Bosques medianos o altos perennifolios de zonas moderadamente cálidas y húmedas, 2,750 a 3,000 mm. 23 a 26°C. 0 a 200 msnm. Llueve de 31
  30. 30. Árboles de Nicaragua mayo a diciembre. 15. Bosques altos perennifolios de zonas frescas muy húmedas, 2,750 a 3,000 mm. 23 a 24°C. 200 a 500 msnm. Llueve de mayo a diciembre. 16. Bosques altos perennifolios de zonas muy fres- 32 cas y muy húmedas, 2,750 a 3,000 mm. 20 a 23°C. 500 a 1,132 msnm. Llueve de mayo a diciembre. 17. Bosques altos perennifolios de zonas moderadamente frescas y muy húmedas (Pluvioselva), 2,750 a 3,250 mm. 22 a 24°C. 5 a 200 msnm. Llueve de mayo a diciembre. 18. Bosques muy altos perennifolios de zonas moderadamente cálidas muy húmedas (Pluvioselva), 3,250 a 4,000 mm. 24 a 26°C. 0 a 200 msnm. Llueve de mayo a enero. 19. Bosques muy altos perennifolios de zonas moderadamente frescas y muy húmedas (Pluvioselva), 3,250 a 4,000 mm. 20 a 23°C. 200 a 719 msnm. Llueve de mayo a enero. 20. Bosques muy altos perennifolios de zonas moderadamente cálidas muy húmedas (Pluvioselva), 4,000 a 6,000 mm. 24 a 26°C. 0 a 200 msnm. Llueve todo el año. 21. Bosques muy altos perennifolios de zonas moderamente frescas y muy húmedas (Pluvioselva), 4,000 a 6,000 mm. 23 a 24°C. 200 a 500 msnm. Llueve todo el año. Principales Formaciones Forestales Azonales del Trópico en las cuatro Regiones Ecológicas de Nicaragua. 22. Bosques bajos de esteros y marismas (Manglares del Litoral del Océano Pacífico), 1,200 a 1,900 mm. 26 a 28°C. 0 a 6 msnm. Llueve de mayo a noviembre. 23. Bosques bajos de esteros y marismas (Manglares del Litoral del Océano Atlántico), 2,750 a 6,000 mm. 22 a 24°C. 0 a 6 msnm. Llueve de 9 a 12 meses. 24. Bosques bajos de sitios inundados periódicamente con agua salada (Praderas salinas frente al Golfo de Fonseca), 1,900 mm. 26°C. 0 a 6 msnm. Llueve de mayo a noviembre. 25. Bosques medianos a altos de sitios inundados periódicamente o permanentemente con agua dulce (Márgenes del Lago de Nicaragua), 1,500 a 2,750 mm. 26 a 28°C. 39 a 45 msnm. Llueve de mayo a diciembre. 26. Bosques de medianos a altos de sitios inundados periódicamente o permanentemente con agua dulce. Asociaciones Vegetales dentro de los ecosistemas 17 y 18, 2,750 a 6,000 mm. 22 a 24°C. 5 a 10 msnm. Llueve de 9 a 12 meses. 27. Pinares de “Pino del Caribe” o “Pino Costeño”. Asociaciones Vegetales dentro de los ecosistemas 17 y 18, 2,750 a 3,500 mm. 22 a 24°C. 5 a 200 msnm. Llueve de mayo a diciembre.
  31. 31. Región Ecológica I V Región Ecológica I (Sector del Pacífico) a Región Ecológica I (del Pacífico) es, en términos generales, la más seca y caliente del país. Su e x t e n sión es de unos 28,042 km². Desde el punto de vista de la fisionomía de la vegetación y de su composición florística, la Región Ecológica I comprende diferentes categorías de vegetación (formaciones forestales caducifolias, subcaducifolias, y perennifolias) y una gran diversidad de especies vegetales nativas y de asociaciones vegetales cuya presencia en cada locali- L dad responde a los factores ecológicos de clima, geología, topografía, suelo y actividades humanas. Con el análisis de la influencia de los factores ecológicos y del hombre se hace comprensible la organización y distribución de la vegetación y flora actual en la Región Ecológica I. En este análisis ayuda mucho tener en cuenta el relieve de la región, el régimen climático, los tipos de vegetación y su composición florística, y por último la influencia humana a que ha sido sometida la región. ZONIFICACION DE LA VEGETACION DE NICARAGUA Región Ecológica I (Sector del Pacífico) A. FORMACIONES VEGETALES ZONALES DEL TROPICO (Principales Formaciones Forestales) Bosques bajos o medianos caducifolios de zonas cálidas y secas. Bosques medianos o bajos subcaducifolios de zonas cálidas y semihúmedas. Bosques medianos o altos perennifolios de zonas muy frescas y húmedas. Bosques medianos o altos perennifolios de zonas muy frescas y húmedas (Nebliselvas de altura). Bosques medianos o altos subperennifolios de zonas frescas y húmedas. B. FORMACIONES VEGETALES AZONALES DEL TROPICO (Principales Formaciones Forestales) Bosques bajos de esteros y marismas (Manglares del Litoral del Océano Pacífico). Bosques bajos de sitios inundados periódicamente con agua salada (rdrs slns fet a Glo d Fnea. Paea aia rne l of e osc) Bosques de medianos a altos de sitios inundados periódicamente o permanentemente con agua dulce (Márgenes del Lago de Nicaragua). Preparado por: JUAN B. SALAS ESTRADA Elaborado por: MARTHA LAYNEZ CACERES 33

×