Successfully reported this slideshow.
We use your LinkedIn profile and activity data to personalize ads and to show you more relevant ads. You can change your ad preferences anytime.

Ratonperez

1,652 views

Published on

Para trabajar en casa la lectura, escritura y comprensión lectora.

  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

Ratonperez

  1. 1. Cuaderno de actividadesRATÓN PÉREZ Jesús Rodríguez
  2. 2. IntroducciónEl cuento de Ratón Pérez lo escribió el Padre Coloma para el rey niño AlfonsoXIII, cuando se le cayó su primer diente; y el rey Buby I no es otro que Alfon-so XIII, al que su madre llamaba cariñosamente Buby. Así, el Padre Coloma ha-ce coincidir en una historia de ficción a un personaje procedente de la tradi-ción popular, el Ratón Pérez, con un personaje auténtico.Y, yo como vuestro profesor de Primer Ciclo de Primaria, os lo copio con todomi cariño para que os sirva de motivación en el cuidado de vuestra salud buco-dental y acordaros que los dientes sólo se cambian una vez en la vida, despuéshay que cuidarlos cepillándolos cada vez que comáis y sobre todo antes de irosa la cama. Pero el cuidado de los dientes no termina en el cepillado sino quetambién se cuidan con la alimentación que tomemos procurando no comer dema-siadas golosinas, que al tener mucho azúcar, estropean el esmalte del dienteproduciendo dolorosas caries.Alfonso XIII fue un niño débil de salud, mimado y caprichoso, pero inteligentey espontáneo.Huérfano de padre desde que nació, recibió del Padre Coloma una atención es-pecial. Lo aconsejaba y, a través de cuentos como éste, que vais a leer, le ense-ñaba que debía ser valiente, cumplir con sus obligaciones, y no dejarse influen-ciar por los halagos cortesanos.Alfonso XIII fue el abuelo de Don Juan Carlos I, nuestro Rey. Jesús Rodríguez Bravo Profesor 1º Ciclo de Primaria Colegio Ntra. Sra. del Carmen HH. Maristas de Badajoz. 1
  3. 3. E ntre la muerte del rey que rabió y la llegada al trono de la reina Mari-Castaña, se sabe que reinó un rey, Buby I, que fue gran amigo de losniños pobres y protector decidido de los ratones. Fundóuna fábrica de muñecos y ca-ballos de cartón para losprimeros. Y, como protecciónpara los segundos, prohibió eluso de ratoneras.El rey Buby comenzó a reinara los seis años bajo la tutelade su madre, señora muy pru-dente.Era el rey Buby un niño encantador y, cuando en losdías de gala le ponían su corona de oro y su realmanto bordado, parecía un muñequito de porcelanasentadito en el trono.Sucedió un día, que comiendo el rey unas sopas, se leempezó a mover un diente. Se alarmó la corte entera, yllegaron todos los médicos de cámara. El caso eragrave, pues había llegado para Su Majestad la horade mudar los dientes.Se reunió en consulta toda la Facultad, y se decidió alfinal sacar a Su Majestad el diente. Los médicos qui-sieron anestesiarle, pero el rey Buby era animoso y va- 2
  4. 4. liente y se empeñó en afrontar el peligro cara a cara.Quiso, sin embargo, rezar antes, porque lo mismo puedeescaparse el alma por la herida de una lanza que porla mella de un diente.Le ataron al suyo una hebrade seda encarnada, y el médi-co más anciano comenzó atirar. Hizo el rey un puche-rito y saltó el diente tanblanco, tan limpio y tan pre-cioso como una perlita. Lorecogió en una bandeja deoro el gentilhombre de guardia y fue a presentarlo aSu Majestad la reina.Esta señora, muy amiga de la tradición, resolvió que elrey Buby escribiese a Ratón Pérez una carta y pusieseel diente debajo de la almohada, como han hecho to-dos los niños desde que el mundo es mundo.Apuradillo se vio el rey Buby para escribir la carta. Lo consiguió por fin; sólo se manchó de tinta los cinco de- dos de cada mano, la punta de la nariz, la oreja izquierda y los encajes de la camisa. 3
  5. 5. Se acostó aquella noche más temprano que de costum-bre. Puso con mucho cuidado debajo de la almohadala carta con el diente y se sentó encima dispuesto a es-perar despierto a RatónPérez.Ratón Pérez tardaba, y elrey Buby abría mucho losojos luchando contra elsueño que se los cerraba. Selos cerró por fin, el cuerpecillo resbaló buscando el ca-lor de las mantas y la cabecita quedó apoyada en laalmohada.De pronto, sintió una cosa suave que le rozaba lafrente. Se incorporó de un brinco y vio sobre el embozo,un ratón muy pequeño, con sombrero de paja, lentes deoro, zapatos de lienzo y una cartera roja, terciada a laespalda.Le miró el rey Buby muyadmirado, y Ratón Pérez sequitó el sombrero, inclinó lacabeza y, en esta actitud res-petuosa esperó a que SuMajestad hablase.Su Majestad, después de pen-sarlo mucho, sólo acertó a decir torpemente: 4
  6. 6. - Buenas noches...A lo cual respondió Ratón Pérez:- Dios se las dé a Vuestra Majestad muy buenas.Y con estas palabras quedaron Buby y Ratón Pérezlos mejores amigos del mundo.Se adivinaba a la legua que era éste un ratón muyeducado y habituado al trato social con personas dis-tinguidas. Su conversación era variada y sus conoci-mientos amplísimos. Había viajado por todas las cañe-rías y sótanos de la corte y anidado en todos los ar-chivos y bibliotecas.Sólo en la Real AcademiaEspañola se comió en me-nos de una semana tresmanuscritos.Habló también de su fa-milia: dos hijas casaderas,Adelaida y Elvira, y unhijo adolescente, Adolfo,que estudiaba la carreradiplomática. De su mujerhabló poco y como de paso.Le oía todo esto el rey Buby embobado, extendiendo decuando en cuando la manita para cogerle el rabo. 5
  7. 7. Más Ratón Pérez ponía el rabo de la otra parte,burlando así al niño sin faltar en nada el respeto almonarca.Era ya tarde y, como el rey Buby no pensaba en des-pedirle, Ratón Pérez insinuóque le era forzoso acudiraquella noche a la calle Ja-cometrezo 64 para recoger eldiente de otro niño que sellamaba Gilito.Era el camino peligroso, por-que había en la vecindad un gato muy mal intencio-nado al que llamaban Don Gaiferos.Se le antojó al rey Buby acompañarle en aquella ex-pedición, y así se lo pidió a Ratón Pérez. Se quedó elratón pensativo, atusándose el bigote; la responsabili-dad era muy grande y, además, tenía que pasar por sucasa para recoger el regalo de Gilito.A esto respondió el rey Buby que él tendría muchogusto en descansar un momento en casa tan respetable.Vivía Ratón Pérez en la calle del Arenal 8, en lossótanos de la tienda de comestibles de Carlos Prast,frente a una gran pila de quesos de Gruyére, que ofre-cían a la familia Pérez abundante despensa. 6
  8. 8. Loco de alegría, se tiró el rey Buby de la cama, y em-pezó a ponerse su blusita. Más Ratón Pérez saltóhasta su hombro y le metió por la nariz la punta desu rabo. Estornudó estrepitosamente el joven rey y, porun prodigio maravilloso, quedó convertido en el ratónmás guapo y gracioso que imaginarse pueda.Era todo él brillante como eloro y suave como la seda ytenía los ojillos verdes y re-lucientes como dos esmeral-das.Le agarró de la pata Ra-tón Pérez y se metió con él,disparado como una bala, por un agujero que habíadebajo de la cama.Era oscuro el camino, húmedo y hasta pegajoso. Y se cruzaban a cada paso con bandadas de diminutas alimañas que les mordían. A veces, se detenía Ratón Pérez y exploraba el terreno antes de seguir adelante; loque puso al rey Buby un poco nervioso, porque llegó asentir desde el hociquillo hasta la punta del rabo lige- 7
  9. 9. ros escalofríos que le parecieron señales de miedo. Seacordó, sin embargo, de que el miedo es natural en el prudente, y el saberlo vencer es ser valiente.y se venció y fue valiente.Al poco entraron en una suave explanada, donde serespiraba una atmósfera tibia, perfumada de queso.Pasaron junto a una enorme pila de éstos y se encon-traron frente a una gran caja de galletas de nata.Allí era donde vivía la familia de Ratón Pérez.Ratón Pérez presentó al reyBuby a su familia explicandoque era un turista extranjero.Las ratonas, que hacían la-bor con su aya, le acogieroncon elegante soltura. La se-ñora de Pérez bordaba parasu marido un precioso gorro, al calor de un alegre fue-go de rabitos de pasas.Sirvieron el té Adelaida y Elvira en primorosas tazasde cáscaras de alubias, y luego se hizo un poco de mú-sica. Adelaida, melancólica, cantó al arpa un aria queencantó al rey Buby.Elvira, vivaracha, cantó al piano con trágica entona-ción: 8
  10. 10. En el hospital del rey hay un ratón con tercianas, y una gaita morisca le está encomendando el alma.Entró en esto Adolfo, que ve-nía de jugar al pocker con losratones de la embajada ale-mana.Con gusto se hubiera quedadomás tiempo el rey Buby enaquella casa, pero Ratón Pérez, que había salido unmomento, volvió y le manifestó respetuosamente que yaera hora de partir.Se despidió el rey Buby, con mucha gracia, y la rato-na Pérez le plantó un sonoro beso en cada mejilla.Adelaida le tendió la pata con aire sentimental y Elvi-ra le dio un amistoso apretón de patas.Adolfo estuvo también muy amable. Les acompañóhasta la entrada, y el joven rey se fue pensando queAdolfo podría ser muy elegante, pero que sin duda te-nía sesos de mosquito.Comenzaron de nuevo su veloz carrera. Marchabadelante un pelotón de fornidos ratones, cuyas bayonetas 9
  11. 11. relumbraban en la oscuridad. Detrás venía otro pelotónarmado también hasta los dientes.Confesó entonces Ratón Pérez que no se había decididoa emprender la expedición sin aquella escolta de va-lientes soldados para garantizar la seguridad del jovenrey. De repente, vio el rey Buby que desaparecía el pelotón delantero por una estrecha abertura. Había llegado el momento de peligro: y Ratón Pérez,despacito, se asomó por aquel temeroso agujero. Observóun segundo, retrocedió dos pasos, volvió a avanzarlentamente, y de improviso, agarrando al rey Buby porla pata, se lanzó por el boquete, atravesó como unaexhalación una extensa cocina y desapareció por otroagujero que había detrás de un fogón.En un instante, el rey Buby había visto pasar antesus ojos el pavoroso cuadrode aquella cocina: al calor-cillo de la lumbre, dormíael temido Don Gaiferos, cu-yos erizados bigotes subíany bajaban al compás de su 10
  12. 12. respiración... La guardia ratonil, inmóvil, silenciosa,dispuesta a entrar en combate, protegía el paso del reyBuby... Era imponente y aterrador...Cesó el peligro, ya sólo faltaba subir a la buhardilla,que era donde vivía Gilito. Aquella miserable habita-ción estaba abierta a todos los vientos. Los ratones lainvadieron por rendijas, grietas y agujeros. Se encaramóel rey Buby en una silla sin asiento, y desde allí pudoabarcar un cuadro de miseria, que nunca hubiera podi-do imaginar.Era aquello un cuchitril in-fecto. Entraba por las innu-merables rendijas el vientohelado del amanecer, y seveían por las aberturas deltecho grandes cuajarones dehielo.No había allí más mueblesque la silla que servía de ob-servatorio al rey Buby, un cesto de pan vacío colgadodel techo a la altura de la mano, y en un rincón unacama de pajas y trapos, en la que dormían abrazadosGilito y su madre.Se acercó Ratón Pérez, llevando al rey Buby de lapata. Al ver éste de cerca al pobre Gilito, se le angus- 11
  13. 13. tió el corazón de pena y de asombro, y rompió a llo-rar.¡El nunca había visto eso! ¿Cómo era posible que nohubiese sabido hasta entonces que había niños pobres?Ya no quería tener en su cama ni mantas mientrashubiese en su reino un solo niño que no tuviera por lomenos tres pantalones y cuatro camisas.Ratón Pérez se secó disimuladamente una lágrima conla pata, y procuró calmar el dolor del rey Buby, ense-ñándole la moneda de oro que iba a poner bajo laalmohada de Gilito a cambio de su primer diente.Despertó en esto la madre de Gilito y contempló alniño dormido. Amanecía ya yle era forzoso levantarse parair a ganar el jornal lavandoen el río.Levantó a Gilito entre susbrazos y le puso de rodillas,medio dormido, delante de una estampa del Niño Je-sús que había sobre la cama.El rey Buby y Ratón Pérez se pusieron de rodillas conel mayor respeto, y hasta los soldados se arrodillarontambién. El niño comenzó a rezar:- Padre nuestro, que estás en el cielo... 12
  14. 14. Hizo el rey Buby un gesto de inmensa sorpresa al oírley se quedó mirando a Ratón Pérez con la boca abier-ta.Comprendió éste su asombro y fijó en el joven rey suspenetrantes ojos; mas no dijo una sola palabra.Emprendieron el viaje de vuelta silenciosos; media horadespués, entraba el rey Buby en su alcoba con RatónPérez.Volvió éste a meter en la nariz del rey la punta de surabo; estornudó de nuevo Buby estrepitosamente, y seencontró acostado en su cama, en los brazos de la rei-na, que le despertaba con un cariñoso beso.Creyó al principio que todo había sido un sueño; perolevantó la almohada, buscando la carta para RatónPérez que había puesto allí la noche antes, y la cartahabía desaparecido.En su lugar habíaun precioso estuchecon el Toisón deOro.Lo dejó caer casisin mirarlo y se quedó pensativo largo tiempo. Depronto, dijo con esa expresión seria que toman a veceslos niños cuando reflexionan: 13
  15. 15. - Mamá... ¿Por qué los niños pobres rezan lo mismoque yo "Padre nuestro que estás en el cielo..."?La reina respondió:- Porque Dios es su Padre lo mismo que lo es tuyo.- Entonces, -replicó Buby- seremos hermanos...- Sí, hijo mío; son tus hermanos.Los ojitos de Buby rebo-saron admiración pro-funda y, con la voz em-pañada por las lágri-mas, preguntó:- ¿Y por qué soy yo elrey y tengo de todo y ellos son pobres y no tienen denada?Le apretó la reina contra su corazón y le besó en lafrente:- Porque tú eres el hermano mayor, que eso es ser rey...¿Lo entiendes, Buby...?. Y Dios te ha dado de todopara que cuides de que tus hermanos menores no carez-can de nada.- Yo no sabía eso- dijo Buby.Y se puso a rezar, como todos los días, sus oracionesde la mañana. Mientras rezaba, le parecía que todoslos Gilitos pobres y desvalidos del reino se agrupaban 14
  16. 16. a su alrededor, y que él decía, rezando como hermanomayor, con todos:- Padre nuestro, que estás en el cielo...Y cuando el rey Buby fue ya un hombre y un grangobernante y tuvo que pedir a Dios auxilio en los tra-bajos y darle gracias en las alegrías, siguió rezandocon todos sus súbditos:- Padre nuestro, que estás en el cielo...Cuando murió el rey Buby, ya muy ancianito, y llegósu alma a las puertas del cielo, se arrodilló allí y dijocomo siempre:- Padre nuestro, que estás en el cielo...En cuanto lo dijo, le abrieron las puertas de par enpar miles y miles de Gilitos, de los que había sido rey,es decir, hermano mayor, acá en la tierra... 15
  17. 17. ACTIVIDADES SOBRE EL CUENTO1. Contesta a las preguntas.-¿Cómo se llamaba el rey?_____________________-¿A qué edad comenzó a reinar?_________________-¿Quién se reunió en consulta?__________________-¿Qué quisieron hacerle los médicos?______________-¿Cómo era el diente que se le cayó al rey___________________________________________________-¿Cómo se llamaba la calle dónde vivía Gilito?______________________________________________-¿Quién era Don Gaiferos?____________________-¿Cómo era la cama de Gilito y su madre?_________________________________________________ 16
  18. 18. .2. Busca nombres de personajes que aparecen en elcuento. D O N G A I F E R O S W F I Y U R Y L A Ñ M T L Ñ D T B F J T B A E O O S U R D Q O V D O D J B T Y U A N L I T A E F D S R S P B A I T S C X I Z C E B L L N U B V I S F R I E I W S L A C A S E T D G S E T A S J A Z Y AEscribe en las pautas los nombres que has encontrado._________________ ___________________________ ____________ _______________________ ___________ _________ 17
  19. 19. 3.Ordena las siguientes palabras y forma frases.cuchitril madre Gilito y en un vivían su infecto.____________________________________estrepitosamente. Buby estornudó nuevo de____________________________________embobado. Le rey oía el Buby____________________________________toda reunió Se Facultad. la consulta en____________________________________ 18
  20. 20. 4. Recorta y completa el árbol familiar de Ratón Pé-rez. Familia Ratón Pérez ___________________ _________________ Ratón Ratona Pérez Pérez Adolfo Adelaida Elvira 19
  21. 21. 5. Escribe V si es verdad y F si es falso.- Adolfo venía de jugar al pocker- Adelaida cantó una sevillana- Don Gaiferos era un enorme perro- Gilito vivía en un gran palacio- La madre de Gilito lavaba ropa en el río- Cuando murió Buby fue al cielo- Ratón Pérez vivía en la calle Arenal 8- Ratón Pérez era un gamberro- Buby se manchó los cinco dedos- Los médicos quisieron anestesiar a Buby _________________________________6. Dibuja a Ratón Pérez y a Buby. 20
  22. 22. 7. Ordena alfabéticamente las siguientes palabras delcuento:rey, ratón, diente, gentilhombre, majestad, hermano, ra-bo, guardia. 1- 2- 3- 4- 5- 6- 7- 8- 21
  23. 23. 8. Busca en el diccionario las siguientes palabras.Adolescente, alimaña, aria, arpa, aya, casadera, gentil-hombre.Adolescente.-_________________________________________________________________________Alimaña.-__________________________________________________________________________Aria.-____________________________________Arpa.-______________________________________________________________________________________________________________________Aya.-______________________________________________________________________________Casadera.-__________________________________________________________________________Gentilhombre.-_______________________________________________________________________ 22
  24. 24. 9. Dictado sobre el cuento.______________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________10. Escribe correctamente la primera letra de los nom-bres de los personajes. _aiferos _ilito _lvira _dolfo _uby _atón _érez _delaidaMis padres se llaman__________ y __________Mis amigos se llaman________________________Yo me llamo_______________________________ 23
  25. 25. 11. Repasa y colorea estos instrumentos.12. Explica con tus palabras para qué sirven losinstrumentos que has repasado y coloreado en el ejerci-cio 11.______________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________ 24
  26. 26. 13. Rodea de color rojo las palabras que son adjeti-vos en las siguientes frases:- El rey Buby fue gran amigo de los niños pobres.- Buby era un niño encantador.- Era animoso y valiente afrontando los peligros cara a cara.- El médico era el más anciano de la corte.- El diente era tan blanco, tan limpio y tan precioso como una perlita.- Sintió una cosa suave que le rozaba la frente.- El camino era muy peligroso porque había un gato muy mal intencionado._____________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________ son adjetivos calificativos. 25
  27. 27. 14. Localiza y escribe en las pautas los siete verbosque hay en la sopa de letras. D T R E C O G I O E J E R C I W H T S L I S F A C T S C M N E E N G S O A T O W A Y T R C N R L M F D I R A S R F U I M A E E A K R U I N A Q S R E S P O N D I O_________________________________________________________________________________________________________________________________________________ son verbos. 26
  28. 28. 15. Lee las siguientes palabras y escríbelas donde co-rresponda. cerraba, reina, oro, carrera, rozaba, agarró, archivos, rabitos, terreno, ratón, gorro, rendija, agarrando, aterrador, rincón, arrodillaron r rr _____________ ______________ _____________ ______________ _____________ ______________ _____________ ______________ _____________ ______________ _____________ ______________ _____________ ______________ _____________ ______________ 27

×