Successfully reported this slideshow.
We use your LinkedIn profile and activity data to personalize ads and to show you more relevant ads. You can change your ad preferences anytime.

Padres algunas-reflexiones-2011

1,515 views

Published on

  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

Padres algunas-reflexiones-2011

  1. 1. ALGUNAS REFLEXIONES DE VALOR EN EL DÍA DEL PADRE Por Eliseo Hernández Echegoyén Usado con permisoLa Palabra de Dios tiene mucho que decirnos en cuanto a los padres: sus privilegios, deberes, responsabilidades, yautoridad dada por Dios y como jefe del hogar o la familia.El padre es el jefe y cabeza de la familia quien ha recibido de Dios la autoridad para gobernar su casa. Es cierto, esun gran privilegio, pero conlleva una gran responsabilidad que debe cumplir delante de Dios, con toda cabalidad.En gran parte, el futuro de sus hijos depende del cumplimiento o incumplimiento de estos sagrados deberes. Lospadres reciben a sus hijos de las manos cariñosas de Dios. “Por este niño oraba, y Jehová me dio lo que le pedí”(1 Samuel 1:27). “He aquí, herencia de Jehová son los hijos; cosa de estima el fruto del vientre” (Salmo 127:3).Los hijos son tesoros que Dios entrega a los padres, para que ellos los administren sabiamente; con amor, prudenciay fidelidad. Es un deber ineludible de fieles padres encaminar a sus hijos a los pies del Señor y criarlos para Diosen la disciplina y amonestación del Señor: como padres responsables, hablarles a los hijos de los justos juicios deDios, y enseñarles a obedecer su Palabra.El mandamiento de Dios es: “Hijos, obedeced en el Señor a vuestros padres, porque esto es justo. Honra a tupadres y a tu madre, que es el primer mandamiento con promesa; para que te vaya bien y seas de larga vida sobre latierra” (Efesios 6:2-3).El tercer domingo de junio se ha dedicado para honrar al padre de familia. La Biblia enseña: “Honra a tu padre...”(Ef. 6:2) “Y alimentaba José a su padre...” (Gn. 47:12). “El hijo sabio recibe el consejo del padre...” (Pr. 13:1). “Alque maldice a su padre y a su madre se le apagará su lámpara en la oscuridad tenebrosa...” (Pr. 20:20). Laobediencia de los hijos para con sus padres, honra y agrada a Dios. Notamos que en la Biblia Dios les da muchaimportancia a los padres por su noble misión en la tierra. A los padres que cumplen a cabalidad sus sagrados yelevados deberes para con sus hijos, y que saben disfrutar con ellos de sus privilegios, realmente merecen honra.El padre es el jefe y cabeza de la familia, pero la esposa está a su lado en ese cuerpo de la familia. La cabeza no esnada cuando se separa del cuerpo. Ambos padres se unen a sus hijos en el vínculo sacrosanto de los más nobles ypuros sentimientos y de la más perfecta afinidad. ¡Qué importante es, que cada niño pertenezca a tal vínculo,sintiéndose ser amado, protegido y comprendido; que al llegar a ser adulto pueda recordar del ejemplo de suspadres con afecto profundo y agradecimiento por la inversión que ellos hicieron en su vida, ahora un hombretemeroso de Dios, de principios rectos, de una moral irreprensible, trabajador honrado, capacitado para formar supropio hogar, conforme a la Palabra de Dios y la fe cristiana, y dar testimonio delante del mundo que Dios honra alos que le honran! “Porque es necesario que el obispo (y ¿por qué no decimos, cada padre y sacerdote de suhogar?) sea irreprensible, como administrador de Dios; no soberbio, no iracundo, no dado al vino, no pendenciero,no codicioso de ganancias deshonestas, sino hospedador, amante de lo bueno...justo, santo, dueño de sí mismo,retenedor de la Palabra...para que...pueda exhortar con sana enseñanza” (Tito 1:7-9).En verdad, ser padres honorables, responsables, temerosos de Dios y ejemplares es un gran privilegio, una dicha ofelicidad; pero trae grandes deberes que cumplir. ¡Qué seamos fieles en nuestro hogar, y qué Dios nos dé subendición.Recordando a papá (el Colportor)(Julia A.E.)Fuiste para mi vida venturosaPrecioso ejemplo digno de imitar;Me guiaste por la senda dolorosaA los umbrales del Eterno Hogar.Viviste por la fe, siempre confiandoEn Aquel que a las aves sustentó;
  2. 2. Fuiste tras Él, tan sólo mirandoPara servir a quien te rescató.Viviste en el mundo feliz e ignorado,De aquellos que quieren la fama y honor:Mas eras el siervo del Dios de los cielosY era tu gloria hablar de su amor.Por sendas tortuosas cansado y sufridoLlevaste el mensaje de la salvación:Tal vez a los sabios parecías necioMas de Dios hablabas al vil pecador.Viviste una vida sin dobleces,Con firme fe en Cristo, tu SeñorSufriendo de la vida los reveses,Dando la gloria sólo a nuestro Dios.Fue tu vida de siervo, fiel modeloDe los que van de Cristo solo en pos;Gozas ahora en Él, allá en el cieloQue te fue a preparar tu Redentor.Así fue mi padre (Julia Anaya Echegoyén)Fue mi padre un anciano bueno y noble,Un cristiano tan fiel y abnegado;Predicaba de Cristo, el EvangelioCon santa sencillez y amor de niño.Muy chica apenas comprendí quién eraAquel santo varón bueno y amado;Andando por veredas escarpadasY por caminos por el sol bañados.Lo miraba tan pobre y tan sencillo,Predicando con gracia la Escritura;Y me decía yo: ¿Podré algún díaEnseñar la Palabra cual mi padre?¡Cómo amaba su Biblia! La leíaHoras y horas sin cansarse nunca;El sol en su salida lo veíaDe rodillas leyendo su tesoro.Año tras año así vivió mi padreAl santo ministerio consagrado...Y cuando Dios se lo llevó del mundoCon santa unción le coronó su frente.Grande y Noble Amor (Arturo B. Anderson)Grande y noble es el amor de la madre,Mas el hogar no sería completo
  3. 3. Sin el amor, disciplina y respetoQue el Creador quiso infundir por el padre.Ama a los hijos con amor muy puroEvitando se aparten del camino;Y con prudencia y riguroso tinoLes apareja porvenir seguro.El amor de la madre, ya se dijo:Es muy noble, abnegado y constante;Pero cuántas veces es tolerante,Y contribuye al desvío del hijo.Ved al padre, ecuánime y completoViene del trabajo, recto y prudente;Mas trae el sudor y el seño en la frente,Símbolo de amor y de respeto.Como el padre Abraham, no se desvíaDe la senda del bien y la conciencia;Siembra en el hijo la fe y la obedienciaQue conduce a la paz y la alegría.Es la sombra grata y majestuosaEn la ruda jornada de la vida;Con su ejemplo nos marca la salidaEn la lucha sin tregua y fatigosa.Por eso, Dios, en su sabiduría,Quiso darnos a los hijos un padre,Para que en la santa unión con la madre,Hubiese la más perfecta armonía.Hijos, reverenciad a vuestro padre...Si no lo tenéis, honrad su memoria.Más hoy es justo que demos la gloriaAl que nos dio un padre y una madre.ObreroFiel.com – Se permite reproducir este material siempre y cuando no se venda.

×