Successfully reported this slideshow.
We use your LinkedIn profile and activity data to personalize ads and to show you more relevant ads. You can change your ad preferences anytime.
Iritzia 2013 12 8 igandea GARA16
KOLABORAZIOAK
L
lamar la atención de
los medios de comuni-
cación es una ardua ta-
rea, c...
Upcoming SlideShare
Loading in …5
×

Con ellas llego el escandalo. Gara

18 views

Published on

La acción transgresora de las Femen suscita simpatías porque situó en la agenda una
reforma legislativa que reducirá al máximo el derecho de las mujeres a decidir sobre sus
cuerpos. 8 Diciembre 2013 Gara

Published in: News & Politics
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

Con ellas llego el escandalo. Gara

  1. 1. Iritzia 2013 12 8 igandea GARA16 KOLABORAZIOAK L lamar la atención de los medios de comuni- cación es una ardua ta- rea, casi misión imposi- ble, especialmente para los movimientos sociales y de derechos humanos. Para que la denuncia de situaciones injustas tenga un reflejo en la prensa, e impacte así en la sociedad, es preciso innovar, y mucho. Sin embargo, esta realidad se com- plica mucho más en el caso de que la protesta tenga que ver con la defensa de los derechos de las mujeres. La causa de las mujeres sigue estando al final de la cola. Han pasado ya unas semanas desde que las Femen realizaron su primer acto público de denun- cia en España. La acción en el Congreso de los Diputados con- tra el proyecto de ley del aborto de Gallardón se produce después de otras muchas en las que se han servido de sus cuerpos. Co- mo hicieron en Davos ante el Fo- ro Económico Mundial, contra la dominación de la economía mundial que penaliza especial- mente a la población femenina; o en los Juegos Olímpicos de Lon- dres en 2012, contra el apoyo del COI a los sangrientos regímenes islámicos represores de las muje- res. Más recientemente, en Ma- drid, cinco de sus activistas se han manifestado frente a una manifestación antiabortista y fueron detenidas por ello. En sus inicios, solo actuaban en Ucrania contra la explotación sexual de las mujeres dentro y fuera de su país, convertido de facto en un enorme prostíbulo donde las violaciones con fre- cuencia quedan impunes. Defen- dían su forma de protesta, con- sistente en aparecer ligeras de ropa o en topless, como la única forma de hacerse visibles. Lo cierto es que, en eso, su éxito es indiscutible. Saben conseguir no- toriedad de una forma muy efi- caz, en el sentido de que los su- yos son actos muy sencillos que consiguen una repercusión me- diática considerable. La réplica vehemente, según la cual «estas solo consiguen aparecer en los medios porque se desnudan», se equivoca de blanco, ya que eso no es una crítica contra las muje- res de Femen, sino contra un sta- tu quo en que los medios de co- municación focalizan en el des- nudo, especialmente si responde a los cánones de belleza femeni- na socialmente implantados por el patriarcado contra las que des- de Femen parecen luchar. Está clarísimo que apenas les habrían dedicado espacio si las manifes- tantes hubieran estado «conve- nientemente» vestidas. El partido que sustenta al Go- bierno español ha encajado mal el eslogan escrito en sus torsos desnudos: «el aborto es sagra- do». Parece que fue algo muy cal- culado por Femen, precisamente para que la reacción del PP –que ha sido tan visceral– les sirviera de amplificador. Además del es- cándalo por el uso del calificativo de «sagrado», Gallardón ha califi- cado la acción como «falta de res- peto a la soberanía popular». González Pons supera al minis- tro afirmando que es «un ataque contra la democracia». Ana Belén Vázquez Blanco y Beatriz Escude- ro, diputadas del PP, describen la acción como «repugnante», «pa- tética» y «fanatismo». Esta casca- da de reacciones ha conseguido desviar la atención del verdadero problema, que no es otro que el desmantelamiento del Estado del bienestar, con los recortes en educación y sanidad como pun- tas de lanza, y ahora con el recor- te de los derechos de las mujeres. ¿Falta de respeto a la soberanía popular? ¿Ataque a la democra- cia? El proyecto de Ley del Aborto promovido por Gallardón va en la misma línea de retroceso que la recién aprobada Ley Wert. Sin embargo, no esperemos ni un debate ni una oposición tan con- tundente. Entre otras cosas, por- que el aborto es tabú. Pero hay una razón aún más poderosa: ¿cómo van a ser las mujeres, y so- lo las mujeres, quienes decidan libremente sobre sus cuerpos? El feminismo es un movimien- to enormemente plural y en constante debate. Por ejemplo, hay muy divergentes opiniones sobre la legalización de la prosti- tución, a lo que Femen se opone de plano. Otras opciones femi- nistas son críticas con esta orga- nización, por el hecho de que las mujeres de Femen que se desnu- dan respondan al canon de belle- za aceptado y definido por el pa- triarcado. Sin embargo, la acción transgresora de las Femen susci- ta simpatías porque situó en la agenda una reforma legislativa que limitará al máximo el dere- cho de las mujeres a decidir so- bre sus cuerpos, devolviendo a España a una situación anterior a 1985 y hoy casi inédita en nues- tro entorno europeo. Porque, de hecho, los medios de comunica- ción no habían prestado aten- ción a los esfuerzos, manifesta- ciones, informes, debates y re- flexiones del feminismo local. Como activistas de los dere- chos humanos, pensamos que ninguna mujer debe ver amena- zada su salud física o psíquica por no poder abortar. Las Femen están acusadas de escándalo público por interrum- pir una sesión parlamentaria. Los tribunales decidirán aunque, según lo dispuesto en el artículo 497.2 del Código Penal, parece di- fícil catalogar su protesta como un hecho de perturbación grave penado como un delito de altera- ción de orden público en el Con- greso. Mientras no medie violen- cia –y en el caso que nos ocupa no la hubo– entendemos que no serían actos punibles. Otra cues- tión muy distinta es que sus rei- vindicaciones, y sus métodos de denuncia se compartan o no. Con ellas llegó el escándalo Andrés Krakenberger, María Naredo, Bertha Gaztelumendi Asociación Pro Derechos Humanos Argituz E ste título de película antigua es el que me ha venido a la cabeza después de unos días de no poder creer lo que leo, pasando de la sorpresa de lo que parecía un chiste de mal gusto a la indignación. Son muchas las veces que con este Gobierno una tiene esa sensa- ción de eterna pecadora aunque tampoco es que lo de pecar me importe mucho. Por ser mujer, por ser euskaldun, por ser fun- cionaria, por ser abertzale y aho- ra… horror, profesora y además... en el modelo D. Sorprende primero que por el mero hecho de impartir docen- cia en euskara tengamos mayor probabilidad que el resto del per- sonal docente de influir en la ide- ología de nuestro entorno. Está visto que nuestra lengua tiene un plus sobre el resto, ya sabía- mos que nos dotaba de mejor vista, mayor salud y menor nece- sidad de tener que recurrir a los servicios del Gobierno de Nava- rra, ahora resulta que también nuestra capacidad de convicción es mayor. Todo son ventajas… creo que en realidad todo esto forma parte de la política lingüís- tica para incentivar el aprendiza- je del euskera. Dejando a un lado el sarcasmo necesario para que no me pro- duzca una úlcera de estómago creo que es reseñable la falta de rigor, poco sorprendente, de la Guardia Civil si es que son ciertas las frases entrecomilladas publi- cadas el diario “Abc”. En este in- forme supuestamente «reserva- do» sobre la influencia de la izquierda abertzale en la red de enseñanza pública de la Comuni- dad Foral de Navarra dice el dia- rio que la investigación se centra en las ikastolas, la primera duda que me surge ¿en las ikastolas, en los centros públicos, en ikas- tolas públicas, en qué queda- mos?; seguimos y nos habla de Sortzen-Ikasbatuaz como proyec- to educativo nacional que poten- cia y coordina el trabajo de las ikastolas… En fin, si todo este gran informe-estudio de tres fo- lios tiene el mismo rigor que es- tos dos pequeños detalles ya creo que poco más hay que decir, ade- más de añadir que no me parece que tenga nada de nuevo el plan- teamiento educativo de la iz- quierda abertzale, basta con echar un vistazo a nuestros pro- gramas electorales de cualquier convocatoria electoral. Sorprende, o no tanto, que quienes se indignaban por inten- tar recopilar en ficheros los datos de quienes hablan en una u otra lengua calificándolo de práctica discriminatoria y nazi ahora bendigan sin rubor la caza de brujas sobre la ideología del pro- fesorado del modelo D. Soy aber- tzale, sí, y defiendo la necesidad de un sistema público de ense- ñanza de calidad laico que res- ponda a nuestras necesidades, partiendo desde nuestra reali- dad, también la sociolingüística. Esto no es nuevo y no me aver- güenzo de ello, creo que tengo derecho a tener la ideología que me venga en gana, siempre que con ello no conculque los dere- chos fundamentales de nadie. He defendido esta idea sobre el sis- tema educativo en muchas oca- siones públicamente pero jamás se me ha pasado por la cabeza hacerlo, mezclando churras con merinas, mientras daba clase de matemáticas, o mientras hablaba con las familias. ¿Por qué se pone nuevamente en tela de juicio la profesionali- dad de las personas que habla- mos en euskera? ¿Alguien cree que no hay gente abertzale en otros modelos? ¿No hay perso- nas de otras ideologías en el mo- delo D? De hecho, si hacemos ca- so del supuesto informe casi el 75% del profesorado del modelo D no sería abertzale… ¿Y este sec- tor no hace proselitismo de su ideología? Un poco de seriedad y de respeto hacia la profesionali- dad del profesorado en general, de todos los modelos y de todas las ideologías. No es esta desde luego la mejor forma de recono- cer el trabajo docente, dejen por favor de gastar dinero en estos informes y dedíquenlo a dotar de medios a la educación públi- ca, que buena falta nos hace. Go- bernar es priorizar, dicen, pues claro está cuáles son esas priori- dades y a mí no me gustan. Yo confieso: soy profesora del modelo D Nekane Pérez Parlamentaria de Aralar-NaBai La acción transgresora de las Femen suscita simpatías porque situó en la agenda una reforma legislativa que reducirá al máximo el derecho de las mujeres a decidir sobre sus cuerpos Soy abertzale, sí, y defiendo la necesidad de un sistema público de enseñanza de calidad laico que responda a nuestras necesidades, partiendo de nuestra realidad

×