Successfully reported this slideshow.
We use your LinkedIn profile and activity data to personalize ads and to show you more relevant ads. You can change your ad preferences anytime.
Diario de Noticias Jueves, 21 de noviembre de 2013 OPINIÓN 5
Colaboración
P O R J E S Ú S U R R A , J O S E T X O A R B I ...
Upcoming SlideShare
Loading in …5
×

Con ellas llego el escandalo. Diario Noticias Navarra

18 views

Published on

Las activistas de Femen saben conseguir notoriedad de una forma muy eficaz, los suyos
son actos muy sencillos. 21 Noviembre 2013 Diario Noticias Navarra

Published in: News & Politics
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

Con ellas llego el escandalo. Diario Noticias Navarra

  1. 1. Diario de Noticias Jueves, 21 de noviembre de 2013 OPINIÓN 5 Colaboración P O R J E S Ú S U R R A , J O S E T X O A R B I Z U Y T X E M A M A U L E Ó N ( * ) A Floren Aoiz, más argumentos y menos insultos L LAMAR la atención de los medios de comunicación es una ardua tarea, casi misión imposible, espe- cialmente para los movimientos sociales y de Derechos Humanos. Para que la denuncia de situaciones injustas tenga un reflejo en la pren- sa, e impacte así en la sociedad, es preciso innovar, y mucho. Sin embargo, esta realidad se complica mucho más en el caso de que la pro- testa tenga que ver con la defensa de los derechos de las mujeres. La causa de las mujeres sigue estando al final de la cola. Han pasado ya unas semanas des- de que las Femen (mujeres en ucra- niano) realizaron su primer acto público de denuncia en España. La acción en el Congreso de los Dipu- tados contra el proyecto de ley del aborto del ministro Gallardón se produce después de otras muchas en las que se han servido de sus cuerpos. Como hicieron en Davos ante el Foro Económico Mundial, contra la dominación de la econo- mía mundial que penaliza espe- cialmente a la población femenina; o en los Juegos Olímpicos de Lon- dres en 2012, contra el apoyo del COI a los sangrientos regímenes islá- micos represores de las mujeres. Más recientemente, en Madrid, cin- co de sus activistas se han mani- festado frente a una manifestación antiabortista y fueron detenidas por ello. En sus inicios, solamente actua- ban en Ucrania contra la explota- ción sexual de las mujeres dentro y fuera de su país, convertido de facto en un enorme prostíbulo don- de las violaciones con frecuencia quedan impunes. Defendían su for- ma de protesta, consistente en apa- recer o bien ligeras de ropa o bien en topless, como la única forma de hacerse visibles. Lo cierto es que, en eso, su éxito es indiscutible. Saben conseguir notoriedad de una forma muy eficaz, en el senti- do de que los suyos son actos muy sencillos que consiguen una reper- cusión mediática considerable. La réplica vehemente, según la cual “éstas solo consiguen aparecer en los medios porque se desnudan”, se equivoca de blanco, ya que eso, en realidad, no es una crítica con- tra las mujeres de Femen, sino contra un statu quo en que los medios de comunicación focalizan en el desnudo, especialmente si responde a los cánones de belleza femenina socialmente implanta- dos por el propio patriarcado con- tra las que desde Femen parecen luchar. Está clarísimo que los medios apenas les habrían dedi- cado espacio si las manifestantes hubieran estado convenientemente vestidas. El partido que sustenta al Gobier- no español ha encajado mal el eslo- gan, escrito en sus torsos desnu- dos, de que “el aborto es sagrado”. Y parece que fue algo muy calcu- lado por Femen, precisamente para que la reacción del propio PP –que ha sido tan visceral– les sirviera de amplificador. Además del escán- dalo por el uso del calificativo de sagrado, Gallardón ha calificado la acción como “manifestación de fal- ta de respeto a la soberanía popu- lar”. González Pons supera al ministro afirmando que es “un ataque contra la democracia”. Ana Belén Vázquez Blanco y Beatriz Escudero, ambas diputadas del PP, describen la acción como “repug- nante”, “patética” y acto de “fana- tismo”. Esta cascada de reacciones ha conseguido desviar la atención del verdadero problema, que no es otro que el desmantelamiento del Estado del bienestar, con los recor- tes en educación y sanidad como puntas de lanza, y ahora con el recorte de los derechos de las mujeres. ¿Falta de respeto a la soberanía popular? ¿Ataque a la democracia? El proyecto de Ley del Aborto pro- movido por Gallardón va en la mis- ma línea de retroceso que la recién aprobada ley Wert. Sin embargo, no esperemos ni un debate ni una opo- sición tan contundente. Entre otras cosas, porque el aborto es tabú. Pero hay una razón aún más poderosa: ¿cómo van a ser las mujeres, y solo las mujeres quienes decidan libre- mente sobre sus cuerpos? El feminismo es un movimiento enormemente plural y en constan- te debate. Por ejemplo, hay muy divergentes opiniones sobre la lega- lización de la prostitución, a lo que Femen se opone de plano. Otras opciones feministas asimismo son críticas con esta organización, por el hecho de que las mujeres de Femen que se desnudan respondan LasactivistasdeFemen sabenconseguir notoriedaddeunaforma muyeficaz,lossuyos sonactosmuysencillos - Pensamosqueninguna mujerdebever amenazadasusalud físicaopsíquicaporno poderabortar R ESULTA curiosa la forma de dialogar o debatir puesta en práctica por Floren Aoiz en el artícu- lo publicado el 17/11/13 por DIARIO DE NOTICIAS. Ya estamos acos- tumbrados a filípicas similares de lo que parece ser la escuela de la izquierda abertzale en Tafalla. En primer lugar, se aplica a raja- tabla el axioma de que o estás con- migo o estás contra mí. O estás con el Gobierno del PP o estás con la izquierda abertzale. De este modo, el articulista sataniza y niega legi- timidad al acuerdo suscrito por Ezker-Anitza, IUN, Equo y Batzarre sobre algunos aspectos del final de ETA. Para él no hay más camino que el trazado por ellos. Fuera de la izquierda abertzale no hay salva- ción para la gente de izquierdas. En segundo lugar, lo que nos pare- ce más grave. No se puede sustituir el argumento racional por el insul- to o el ataque personal. Y esto es lo que hace conscientemente Floren Aoiz al afirmar: “el profeta Eceola- za”, que no exige “la autocrítica a los fascistas que llenaron Navarra de cadáveres” (¿realmente se cree F. Aoiz sus propias palabras?), o “los firmantes del acuerdo prefieren dar oxigeno a las posiciones más inmo- vilistas” (se supone al Gobierno del PP), o estas izquierdas (heréticas) tienen “un discurso coincidente con el de la derecha” o pretenden “ven- der gato por liebre en tiempo de caza de votos del PSOE” o “hacen el trabajo sucio del régimen”. Ni se puede incurrir en la descalificación o en la interpretación falseada de lo que propone el adversario dialécti- co. Como lo corrobora, al afirmar que Batzarre no rechaza categóri- camente la vulneración de los Dere- chos Humanos llevada a cabo por el Estado o por algunos de sus funcio- narios con muertes incluidas a manos del GAL; de verdad, ¿has leí- do la entrevista? ¿No dice textual- mente que el Estado “en muchísi- mos casos ha vulnerado gravemen- te los Derechos Humanos”? O al equipararnos continuamente con la derecha, cuando Ioseba plantea sobre los presos el acercamiento, la derogación de la doctrina Parot, la aplicación legal para quienes hayan cumplido con 2/3 partes o 3/4 par- tes de la condena, la revisión de las leyes a la luz de la nueva situación sin ETA, y añadimos a sus puntos suspensivos, la libertad de las per- sonas condenadas por pertenecer a organizaciones políticas o sociales ilegalizadas próximas a ETA, la excarcelación de los presos con gra- ves enfermedades incurables, aco- meter un plan general y definitivo para los presos tras la desaparición inequívoca de ETA; como se puede cotejar en un folleto de Batzarre, que aborda ampliamente el final de ETA. Tercero, lo que Floren Aoiz debe- ría hacer es decirnos si es legítimo moral y políticamente matar en una democracia (sin pena de muerte) y en un autogobierno potente para obtener beneficios políticos. Si la izquierda del futuro puede avalar en sus fundamentos la aseveración anterior o si puede mirar para otro lado ante dicha cuestión. Si puede haber un gobierno de izquierdas en Navarra que no se pronuncie con rotundidad y con un rechazo ine- quívoco ante los asesinatos de ETA o del GAL, ante las vulneraciones de los Derechos Humanos las haga quien las haga. Si ha merecido la pena todo el sufrimiento ocasiona- do por ETA a las víctimas, a la socie- dad y el propio sufrimiento padeci- do por los miembros de ETA y por una parte de sus simpatizantes, teniendo en cuenta los objetivos propuestos y los logros obtenidos en la territorialidad (unión de la al canon de belleza aceptado y defi- nido por el patriarcado. Sin embar- go, la acción transgresora de las Femen suscita simpatías porque, de un plumazo, situó en la agenda una inminente reforma legislativa que limitará al máximo el derecho de las mujeres a decidir sobre sus cuerpos, devolviendo a España a una situación anterior a 1985 y hoy por hoy casi inédita en nuestro entorno europeo. Porque, de hecho, los medios de comunicación no habían prestado atención a los esfuerzos, manifestaciones, infor- mes, debates y reflexiones del femi- nismo local. Como activistas de los derechos humanos, pensamos que ninguna mujer debe ver amenazada su salud física o psíquica por no poder abortar. Las Femen están acusadas de escándalo público por haber inte- rrumpido una sesión parlamenta- ria. Los tribunales decidirán aun- que, según lo dispuesto en el artí- culo 497.2 del Código Penal, parece difícil catalogar su acto de protesta como un hecho de perturbación grave penado como un delito de alteración de orden público en el Congreso. Mientras no medie vio- lencia – y en el caso que nos ocupa no la hubo– entendemos que no serían actos punibles. Otra cuestión muy distinta es que sus reivindica- ciones, y sus métodos de denuncia, se compartan o no. (*) En representación de la Asociación Pro Derechos Humanos Argituz Rechazamosdeplanoel insultoburdopracticado porFlorenAoizensu artículo,yaqueno conduceanadapositivo Tribuna Abierta P O R A N D R É S K R A K E N B E R G E R , M A R Í A N A R E D O Y B E R T H A G A Z T E L U M E N D I ( * ) Con ellas llegó el escándalo CAV y Navarra), en el derecho de autodeterminación o en la inde- pendencia, en el apoyo electoral (en 1979 HB ya era, como ahora, una de las fuerzas políticas fundamentales de la CAV y de Navarra). Y no nos olvidemos de que ETA ha practica- do la violencia mortal durante 35 años en democracia sobre sus 54 años de existencia y de que más del 90% de las 829 muertes infligidas por ETA lo han sido en democracia. Y, finalmente, ya nos gustaría que se resuelva tan fácilmente, como apunta con arrogante desdén Flo- ren Aoiz, la compleja y dificilísima relación entre la ética y la política; la presión constante entre la supuesta eficacia, invocada por la política, y la moral; o la voluntad por conseguir la necesaria cohe- rencia entre fines y medios. Sobre estas y otras cuestiones en estos momentos seguramente nos encontramos en las antípodas de lo que piensa F. Aoiz. No obstante, nuestra mano sigue tendida para el diálogo, el debate y para vivir con normalidad estas profundas dife- rencias. Mas ha de hacerse con franqueza y con respeto. Por eso rechazamos de plano el insulto bur- do practicado por Floren Aoiz en su artículo, ya que no conduce a nada positivo. Y nos preocupa que éstas sean las ideas y los estilos de la nue- va izquierda abertzale. (*) En nombre de la Permanente de Batzarre

×