Misterios de las mudanzas/Aventura de Biblioteca/ Destripando la realidadLa familia Martínez acababa de mudarse a las afue...
encontró a los de 5º, y les contó su pesadilla; y le prometieron que irían a su casa por latarde.Después de comer, sus ami...
- ¡ Niños, a cenar! ¡Qué raro!- pensó – Siempre están preguntando que cuándocenamos y hoy hay que llamarlos.Así que decidi...
Como no se ponían de acuerdo, decidieron echarlo a suertes y salió la puerta vieja. Laabrieron y se encontraron con un com...
Upcoming SlideShare
Loading in …5
×

Cuento Viajero del 3º ciclo

1,549 views

Published on

Cuento colaborativo entre escuelas del proyecto TEJE_RDES

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
1,549
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
1,115
Actions
Shares
0
Downloads
1
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Cuento Viajero del 3º ciclo

  1. 1. Misterios de las mudanzas/Aventura de Biblioteca/ Destripando la realidadLa familia Martínez acababa de mudarse a las afueras de Madrid. La familia estabacompuesta por los dos pequeños Jemmy y Pablo, por la feliz pareja Teresa y Alberto,por los gatitos Garfield y Lulú y por la perrita Cora.Ellos estaban muy ocupados con la mudanza, pero como los niños eran muy curiosos,decidieron revolver por toda la casa con su amistosa perrita. - ¡Vayamos a la parte más alta de la casa! Propuso Pablo. - Será divertido revolver en el trastero...Los dos subieron las escaleras. Una vez en el trastero, la niña encontró una caja ydecidió abrirla. Había un reloj antiguo... - ¡Demasiado sucio! Hay que tirarlo a la basura. - ¡Noooo! Se lo llevaremos a mamá, sabes que le gustan las antigüedades- dijo Pablo.A su madre le encantó, como la casa tenía una hermosa biblioteca, lo colgaron allí.Esa misma noche acabaron la mudanza, así que fueron temprano a la cama. A lamañana siguiente, Alberto bajó a todo correr para darle algo de leche a los gatos (comotenía prisa bajó en calzoncillos). Vio a Garfield pero a Lulú no. Buscó por todas parteshasta que llegó a la Biblioteca. Allí yacía Lulú tumbada sin una pata, al lado del relojque estaba parado a las doce. Teresa había despertado e ido a la biblioteca porqueAlberto la había llamado. Cuando vió eso, se asombró mucho y decidió esconder losrestos de Lulú antes de que los niños lo vieran.Los niños estaban preocupados porque no habían visto aún a la gatita y le preguntaron asu madre donde estaba. - La llevamos a la casa de los abuelos porque rompió la manta de nuestra cama.Los niños estaban tristes pero no se enfadaron.Al día siguiente, Pablo se despertó de un grito, todo había sido una pesadilla, y…¡Sehabía meado del miedo que tenia!Se cambió los calzoncillos, y se puso sus favoritos, los de los Teletubbies.Bajó corriendo porque llegaba tarde a clase. Cuando llegó al colegio vio que llevabapuesta la camiseta de Dora la Exploradora.Cuando lo vieron los de 6º, le bajaron los pantalones;( porque son unos zulús y es loúnico que saben hacer) y le vieron sus calzoncillos de los Teletubbies. Después
  2. 2. encontró a los de 5º, y les contó su pesadilla; y le prometieron que irían a su casa por latarde.Después de comer, sus amigos fueron a su casa, y entraron en la biblioteca;…y… allíestaba, el gato, sin una pata…y… el reloj… estaba parado a las 12.El reloj… la biblioteca estaba prácticamente a oscuras pero del reloj salía una tenueluz… los chicos se acercaron cautelosamente y vieron que salía de un pequeño cajónque tenía el reloj. Con mucho cuidado lo abrieron y… dentro había: “una llave”Los chavales no sabían qué hacer con la llave. - Y si buscamos la puerta que abre –dijo Pablo-Todos estuvieron de acuerdo y por absurdo que parezca empezaron por la biblioteca. Derepente detrás de unas cortinas, escondida, encontraron una puerta y lo másdesconcertante fue que la llave abría la puerta.Por segunda vez contuvieron la respiración y abrieron la puerta… en medio delpequeño cuarto encontraron una nota que decía: Si mi secreto queréis descubrir, al reloj debéis acudir.Con la nota en las manos y un mosqueo enorme volvieron a la biblioteca e hicieroncorro alrededor del reloj. Allí no pasaba nada y era hora de volver a casa, así que trasdespedirse de Pablo este se quedó solo, entonces apareció Jemmy. De pronto mientrasPablo le estaba explicando todo lo ocurrido se oyó: “Dongggg, Dongggg…” El relojestaba tocando las horas, Pablo y Jemmy salieron corriendo y chillando y no pararonhasta llegar a su habitación, cuando llegaron los dos dijeron a la vez: Doce, ha tocadolas doce.En la habitación se dieron cuenta que el reloj continuaba sonando y hacía mucho tiempoya, seguro que había sonado más de 12 veces u Pablo dijo: - ¿Por qué no para de sonar?Intrigados, bajaron de nuevo a la biblioteca, se encontraron un portal misterioso quedecidieron atravesar y vieron un castillo al fondo, pero para llegar a él, debían pasar unlaberinto.Una vez dentro de él, les cayó una nota de un árbol que ponía: “Si del laberinto queréis salir,Como ya era la hora de cenar, Teresa por a los niños: llamó la izquierda debéis ir”
  3. 3. - ¡ Niños, a cenar! ¡Qué raro!- pensó – Siempre están preguntando que cuándocenamos y hoy hay que llamarlos.Así que decidió ir a buscarlos. Cuando llegó a la biblioteca descubrió el misteriosoportal. Asustada, llamó a Alberto. - ¡Albertoooo!Alberto se encontraba en la cocina preparando una exquisita tortilla de patatas, suespecialidad. Salió disparado, teniendo la precaución de apagar el fuego. Cuando llegó ala biblioteca encontró a Teresa impresionada.Mientras tanto, Jemmy y Pablo habían tomado el camino de la izquierda como decía lanota. Siguieron caminando un buen rato hasta que llegaron a un punto en el que no sepodía continuar, un alto muro les impedía el paso. Cuando ya estaban pensandovolverse, cayó una nota que decía: “Si del laberinto queréis escapar, este muro tenéis que pasar”. -¿Pero cómo lo pasamos?- Preguntó Pablo- No podemos saltarlo, es muy alto. - Si no podemos saltarlo, vamos a excavar un pequeño túnel. Dijo Jemmy.Se pusieron manos a la obra hasta que abrieron un hueco por el que pudieron pasar.Se encontraron en una especie de jardín en el que todos los árboles eran manzanos conmanzanas muy rojas. Pablo ya tenía hambre así que decidió coger una. Al ir a hacerlo sedió cuenta que había una manzana diferente, la cogió y al darle un mordisco encontróuna nueva nota que decía: “ Del laberinto habéis salido, todo recto y llegaréis al castillo”.Por fin, llegaron y se encontraron ante dos puertas, una vieja y destartalada y otra deaspecto dorado y reluciente, pero las dos tenían la misma inscripción: “ Si la verdad queréis encontrar, esta puerta tenéis que cruzar”. -¿ Y ahora qué hacemos? –Se preguntaron…Pablo pensó que sería mejor atravesar la puerta vieja pero Jemmy prefería la dorada.
  4. 4. Como no se ponían de acuerdo, decidieron echarlo a suertes y salió la puerta vieja. Laabrieron y se encontraron con un complicado mecanismo de engranajes oxidado, queno funcionaba así que se quedaron atrapados, no podían avanzar ni retroceder. Losnervios se apoderaron de ellos y empezaron a gritar y moverse de un lado a otrobuscando una salida. De repente Jemmy pisó sin querer una piedra que empezó a girarlentamente, como si se desenroscara, la apartaron y descubrieron unas escaleras quedescendían hacia un sótano. Se miraron uno a otro y sin pensárselo dos veces bajaronpor aquellas angostas escaleras. Parecía que nunca se acababan, siguieron bajando hastaque se encontraron con una cueva subterránea con un enorme y precioso lago. Sequedaron boquiabiertos contemplando aquellas aguas tan transparentes de un bonitocolor azulado.Estaban tan ensimismados contemplándolo todo que no se dieron cuenta de que el aguaestaba empezando a moverse cada vez con más fuerza y comenzó a espesarse, parecíagelatina de kiwi, era de una verde intenso pero…¿¡no!, no era gelatina era “el moco dela nariz gigante”, una espeie a punto de extinguirse. Los niños asustados retrocedieron ypisaron un géiser que los despidió hasta la cámara secreta de “Las Hadas Burbuja”.Estas hadas eran diminutas, rechonchas y olían a jabón, no hablaban pero salían de suboca grandes y coloridas pompas. Se metieron en una de ellas y la programaron paraque los llevara de nuevo a su casa, pero como no conocían las coordenadas exactasacabaron dentro de la televisión.Mientras sus paders preocupados se relajaban viendo un programa de chistes, cuál fuesu soprresa que al cambiar de canal encontraron a los niños encerrados en la pantalla,¡dentro de un programa de teletienda, qué horror!Nerviosos cogieron el teléfono para recuperar a sus hijos y los compraron con la tarjetadel Corte Inglés. Se los devolvieron a través de la ranura del DVD pero como no habíanpagado el IVA la niña vino sin un pie, es decir defectuosa.Hicieron una reclamación y les devolvieron, previo pago de impuestos, el pie de la niñay los obsequiaron sorprendentemente con una gatita llamada Lulú.

×