El Jornal nº 3

339 views

Published on

Published in: Environment
0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
339
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
4
Actions
Shares
0
Downloads
2
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

El Jornal nº 3

  1. 1. Número 3 - Noviembre 2014 - Enero 2015 / / . _,ii_a‘rfñjalll__a ‘antigranizqïrw b solución de presenïteïiy I i M futuro, si - ‘ ‘Una’ imagen , de'wcá Iidadïiïír: f . _,: . , __u x / fl‘. ' y . .' l ‘A . '_. i i z “ ‘Huella ' mi x "SI>"L'WE| resurgimiento de los ¿‘sistemas qagroforestales. -¿. e huella hídrica ani; i; {productos agrarios. __ e V? ,g-’í esca‘en vides: del? ’ i
  2. 2. Laboratorio de análisis, 1o años contigo. Laboratorio de análisis medioambientales, agrícolas . y alimentarios situado en Ia ciudad de Lleida. _ y f Disponemos de un laboratorio líder en tecnología "‘ con fiabilidad de resultados contrastada. 12:‘. 3;‘. Nuestro objetivo es ayudaros a mejorar la calidad de vuestros vaig? ‘ frutos. Os ofrecemos servicio agronómico cualificado __, : .= y el asesoramiento personalizado que necesitéis. yfiaï“*x . ¿“viv a W Nos preocupamos por nuestros clientes. y _ l Ofrecemos asesoramiento gratuito para que f‘ w os sea más fácil interpretar vuestros análisis. Crta LL-nt, Km 9 Cl Ivars d'Urgell, 65 Edifici Neoparc 2, 1,3 Planta 25191 Lleida a I. www. ||ersap. com i1l: rsg¡7)3@1?| g:: p.com
  3. 3. Editorial En ocasiones, la falta de información o de una opinión experta hace que se tengan dudas a la hora de realizar una inversión O contratar un servicio. En este sentido, a los agricultores se les plantea frecuentemente una importante decisión, dadas las condiciones climáticas ad- versas y la incertidumbre de los mercados tanto nacionales como internacionales en los úl- timos años, que es la de optar por un sistema de protección de mallas antigranizo o bien contratar el seguro. El primer sistema tiene como punto fuerte su máxima efectividad, mi- entras el segundo resulta mucho más económico a corto plazo. En cualquier caso, la deci- sión no es tarea fácil. Siguiendo con el Objetivo fundamental de la revista El jornal en este número presentamos dos opiniones acerca del tema, que esperamos sean de utilidad. Hasta hace unos años era impensable escuchar a encargados de cooperativas, técnicos y agricultores de cualquier edad hablar sobre el conocimiento como una de las mejores tec- nologías y un insumo Cada Vez más necesario para mejorar el manejo y, por tanto, la rentabi- lidad de sus producciones. Por fortuna esto ha cambiado mucho y vemos con satisfacción que los conocimientos transmitidos de forma clara, sencilla y transparente tienen eco en el sector. Y también, por qué no decirlo, que los artículos de los distintos colaboradores publi- cados en los primeros números de El jornal y los nuevos Conceptos transmitidos por el equipo de AKIS International en cursos y conferencias tienen buena repercusión entre téc- nicos y agricultores. Edita: AKIS Research SL. Depósito Legal: DL L 802-2014 Dr. Robert 33. 25171 Albatarrec (Lleida) EL JORNAL es una revista trimestral gratuita. info@akisinternational. Com Está totalmente prohibida su venta. Equipo editor FRANCISCO FONSECA JOAN LORDAX Ingeniero agrónomo. Doctor en Ingeniería Agronómica. Ingeniero agrónomo. Máster en Investigación f. fonseca@akisinternational. com en Sistemas de Producción Agroalimentaria. j. lOrdan@akisinternationalcom VICTOR FALGuERA VÍCTOR MONTILLA Ingeniero agrónomo. Doctor en Tecnología de Alimentos. Ingeniero forestal. Máster en Ingeniería Doctor en Ingeniería Química. Forestal. v. falguera@akisinternational. com ymontilla@akisinternational. com JOSEP PAPIÓ Ingeniero agrónomo. Máster en Gestión e Innovación Portada en 1a Industria Alimentaria. Mallas antigranizo en la finca experimental del 1-‘papíocüïkísífltemaflonfll. com IRTA en Mollerussa (foto: AKIS International). Número 3 - Noviembre Z014 - Enero 2015 3
  4. 4. ELIORNAL La seguridad del sistema de seguros agrarios: el caso concreto de los frutales. Agroseguro. Desde finales de la década de los ochenta, los agricultores han confiado en el Sistema de Seguros Agrarios, el cual con una pard- cipación mixta entre las Administraciones y la iniciativa de tipo privado, ofrece a los empresarios agrarios un procedimiento que garantiza que, en un plazo no superior a 60 días desde el cierre de cosecha, el agri- cultor va a recibir una indemnización que le permitirá cuanto menos cubrir una parte significativa de las pérdidas ocasionadas por los fenómenos meteorológicos cubier- tos por la póliza. Si analizamos las soluciones que pueden darse en forma de ayudas económicas frente a la incertidumbre que produce la meteorología en la región mediterránea, ni los gobiernos son tan automáticos en su respuesta (que puede demorarse en el mejor de los casos más de un año) ni nadie en solitario puede garantizar a un conjunto extenso de producciones y riesgos que el agricultor recibirá una compensación acorde a las garantias contratadas, cualquie- ra que sea su importe, al final de ese perio- do de incertidumbre. Sólo el seguro agrario garantiza automatismo en la respuesta, cer- teza en el importe que puede llegar a perci- birse, y rapidez en el cobro de la indemni- zación. 4 Número 3 -Noviembre 2014 — Enero 2015 Francisco Javier Joana Calaf Director Territorial de Cataluña. acwaseearo ¡ 35' É? " ’ z En los últimos tiempos vuelve a estar viva la polémica de la utilización de los quema- dores de yoduro de plata. En este sentido sólo recordaré que los mayores daños en nuestros frutales han coincidido con los quemadores en marcha. Igual sí que los im- pactos eran más pequeños gracias a la acción de núcleos del yoduro, pero las con- secuencias en las cosechas y economías de los empresarios agrarios han sido igual de gravosos con quemadores de yoduro que sin ellos, con los conocimientos y técnicas aplicadas hasta la fecha. También en los últimos tiempos se esta ha- blando mucho sobre la utilización de redes de protección antigranizo. Aquí la eficien- cia está mas que contrastada, pero el limi- tante lo tenemos en la inversión que supone para el fruticultor el proteger su plantación. A nuestro criterio, deberemos dejar esta solución a las zonas de alto riesgo o siniestro casi seguro, o por razones o es- trategias comerciales ligadas a una marca o variedad concreta y siempre con una plani- ficación y estrategia clara a priori. Cuando igualamos parametros económicos entre los dos sistemas, seguros agrarios versus protección activa con redes, en la coyuntura actual de recursos públicos vol- cados al productor en la contratación de se-
  5. 5. 30% 25% 20% 10% Valor relativo medida 5% 0% 20,000 30,000 40,000 la revista de AKISINTERNATIONAL . 50,000 60,000 70,000 Rendimiento medio (kg/ ha) 1 Con malla a 0.28 €lkg ï Con malla a 0.40 €/ kg guros agrarios y analizando por tanto la parte del capital que supone un coste di- recto en el empresario el utilizar un siste- ma u otro en cada anualidad, nos damos cuenta que salvo caso de producciones por ha muy altas o garantía de precio de venta de producto elevado (en resumen capitales elevados por ha) siempre en un horizon- te temporal con 10 años y regularidad en cada anualidad, es difícil en ninguna de las especies de fruta dulce encontrar una clara ventaja económica por parte de la protec- ción con redes antigranizo. Evidentemen- te hay muchos más factores en juego a la hora de analizar su implantación, pero de manera simplista y general el resultado es el expuesto. En la gráfica ponemos de una manera visual lo comentado. En ella estamos relacionando para la especie manzano y en la provincia de Lleida, los tres parámetros descritos en el párrafo anterior; por una parte en las absci- sas colocamos los rendimientos por ha ob- : Con seguro anual tenidos de media de las 10 anualidades, y en ordenadas la relación en porcentaje del coste de la medida sobre el valor de la pro- ducción que representa cada una de las hi- pótesis estudiadas. La primera es contratar el seguro de pedrisco que se corresponde con la curva verde -coste anual medio al productor del seguro de pedrisco que es constante en °/ o. La curva azul — coste anual medio de la protección con red antipedris- co obteniendo un precio anual medio de venta de 0,28 € por kg recolectado y otra al- ternativa (curva roja) donde somos capaces de garantizar un precio medio de Venta en los 10 años de 0,40 € Kg de fruta recogida. Las conclusiones son las expresadas ante- riormente: necesitamos capitales regulares elevados, que podemos obtener por rendi- miento de cosecha o por precio de venta, para poder competir en términos econó- micos y en la coyuntura actual frente a la solución aportada por el sistema de segu- ros agrarios combinados. Número 3 - Noviembre 2014 — Enero 2015 5
  6. 6. EL IORNAL ó La malla antigranizo: solución de presente y de futuro. dulce de Unió de Pagesos. Es conocido por todos que la climatología mediterránea nos da cambios bruscos y re- pentinos que constantemente ponen en riesgo nuestros cultivos, ya sea por heladas primaverales, fuertes vientos, granizadas, etc. Hoy en día debemos hacer, y tenemos al alcance, algo más que mirar al cielo y es- perar que haga buen tiempo, o lamentarnos después de las inclemencias meteorológi- cas, porque esto no nos da de comer. Tene- mos diferentes opciones. Se puede pensar que los seguros pueden solucionar el futuro, pero me parece que con esta opción vamos mal encaminados, ya que cada día son más caros, debido a la rebaja de finan- ciación pública que ha recibido este sector. Una de las peores inclemencias meteoroló- gicas y la más temida por los agricultores es una granizada. Hay opiniones que defien- den la restauración de los sistemas de que- madores de yoduro de plata; personalmen- te, no veo la efectividad que puede tener este sistema en datos reales, ya que creo que depende mucho de la nubosidad y de cómo se forma la tormenta, para que no cause daños económicos a nuestra parcela. La única solución que nos garantiza no perder la cosecha es la instalación de mallas antigranizo, que no sólo protegen nuestro cultivo de las granizadas, sino que también Número 3 ‘Noviembre 2014 — Enero 2015 i ¿ Ïi Josep Xavier Gorgues Caelles Responsable del sector de la fruta 't'il "' ' Rr-, á«c 4h o; . i n ‘l. .. n . ¡.1 . ¿.. ¡. , ... uu J» hacen un trabajo magnífico de protección contra los vientos y de esta manera evitan la caída de fruta y la aparición de daños cosméticos por rozaduras. Otro punto a favor de las mallas antigranizo es que pueden reducir la insolación que reciben directamente los frutos y así evitar los daños por quemaduras en la epidermis (golpe de sol). Otra ventaja que podemos encontrar en la utilización de mallas es que se puede reducir el consumo hídrico de nu- estra plantación hasta un 10°/ o. Con todos estos puntos a favor el porcentaje de fruta afectada por cualquier causa, es decir fruta de segunda categoría, baja considerable- mente, lo que reduce notablemente los costes de recolección al no tener que hacer ninguna selección en campo, y baja mucho el destrío en la central.
  7. 7. Una vez hechas estas valoraciones, nos viene la pregunta de qué coste tiene hacer esta instalación. Debo decir que una hec- tárea de malla completamente montada puede costar entre 17.000 y 18.000 €, y el plegar y desplegar la malla puede suponer unas 50 horas de trabajo por hectárea ayu- dados de una plataforma elevadora. Basán- donos en los costes y viendo que con la ins- talación de malla antigranizo todo son ven- tajas, el problema que se nos plantea es el de cómo financiar el capital que nos cuesta. Para tal objetivo existen diferentes formas de financiación. Por un lado, financiación propia o planes operativos de organizacio- nes de productores, los cuales dependen de las propias organizaciones y sus condi- Ia revista de flKISINTERNATloNAL m ciones vienen dadas por los mismos. En Cataluña, el Departamento de Agricul- tura ha abierto dos lineas de crédito con el Instituto Catalán de Finanzas (ICE) para fa- cilitar el acceso a la financiación en forma de garantías (avales). Y también se dispone de los recursos bancarios tales como líneas de crédito ICO o el BEI. Además, existe también la posibilidad de acogerse a alguno de los planes de mejora que ofrecen los Departamentos de Agricul- tura o esperar a las nuevas lineas del Plan de Desarrollo Rural (PDR) que abrirán con- vocatoria durante el 2015, antes de cumpli- mentar la DUN. a? 760 I TRIMAD ' - ¡‘IAB Uwna alternativa eficaz frente a enfermedades de madera en vides Uso fácil y cómodo Nso tiene periodo de restricción de entrada a campos tratados Producto cero residuos apto para agricultura ecológica Pedidos al teléfono 626 08 98 50
  8. 8. EL IORNAL 8 Una imagen de calidad. 1 -- Victor Montilla Prieto M iii-T, AKIS International. Cámaras digitales, smartphones, aplicacio- nes de estos o algunas de las redes sociales más conocidas son algunos de los términos que hoy día se relacionan directamente con la fotografía digital. Un tipo de fotografía que (al contrario de lo que muchos usuari- os querrían) se ha impuesto a la analógica. Y los números así lo demuestran, solo hace falta que cojamos nuestro teléfono móvil y tendremos un claro ejemplo. La fotografía digital ha entrado en nuestras vidas, substi- tuyendo el carrete por la tarjeta de memo- ria y los negativos por las pantallas de orde- nador. El papel ha dejado paso a números y códigos, que representan una gran canti- dad de información en forma del conocido píxel. Si consideramos los millones de pí- xeles que tiene una imagen nos podemos hacer la idea de la cantidad de información que se puede extraer. Una vez más el sector agrícola, especialmente el hortofrutícola, se puede beneficiar de una nueva herramien- ta, una tecnología que actualmente resulta muy económica y que ofrece un gran aba- nico de posibilidades. En los últimos años, la medida de ciertos parámetros en la fruta ha ido evolucionan- do. Como ejemplo de un aspecto especifi- co que se relaciona con la calidad, se puede citar la cantidad de russeting en algunas de las variedades de pera como la “Conferen- Número 3 -Noviembre 2014 - Enero 2015 —ce” Hasta ahora, la forma más utilizada para poder cuantificarlo era la clasificación de los frutos de manera visual en diferentes categorías. ¿Y por qué no aprovechar una herramienta con tantas posibilidades y tan al alcance como es la imagen digital para medir estos parámetros? El color de la piel, a diferencia de paráme- tros como el gusto, la firmeza o el aroma, entra directamente por los ojos del consu- midor. En la actualidad, las cartas de color o el colorímetro son algunos de los méto- dos que se utilizan para determinar esta va- riable. Las cartas de color son un conjunto de diferentes tonalidades que puede pre- sentar el fruto durante su maduración, un catálogo de color que se puede confeccio- nar en el propio laboratorio o encargarlo a empresas graficas especializadas. Pero du- rante la avaluación visual del fruto hace falta tener siempre en cuenta la subjetivi- dad de cada usuario y la propia experiencia. Una cuestión que con el uso del coloríme- tro desaparece, proporcionando una gran precisión y un resultado expresado en co- ordenadas de color. Cabe pero, comentar que son equipos específicos y de elevado coste, que además miden una superficie de ocho milímetros de diámetro (que compa- rados con los ochenta que puede medir un fruto, es poco representativo). La imagen
  9. 9. digital correctamente trabajada, bajo condi- ciones de luz estandarizadas y procesadas con técnicas avanzadas, acontece una herra- mienta que aporta un resultado numérico y expresado en coordenadas de color, con un la revista JAKISINTERNATIONAL El russeting es una característica importante en la pera “Conference”; en consecuencia, su cuantificación coge un gran protagonis- mo e importancia, solo hace falta repasar los numerosos trabajos que se han realiza- coste muy económico y donde, además, la do durante los últimos años en los cuales se representatividad no resulta un problema ja intenta mejorar la calidad de esta variedad que se evalúan diversos frutos en forma de y por lo tanto, de medir entre otros aspec- lote. tos la cantidad de russeting. En este caso la imagen digital permite evaluarlo y obte- ner un resultado exacto del porcentaje que ocupa el russeting sobre el total de la super- ficie del fruto. _ La imagen digital se presenta como una v- herramienta potente, fiable y económica i 5 que, gracias a la cantidad de información que proporciona, puede ofrecer un gran número de aplicaciones. Es decir, las ideas , _ están, solo hace falta un pequeño empujón para que sean una realidad. Mostra 1 - 50,9% Mostra 2 - 62,9% Mostra 3 - 86,8% a Quieres reducir la factura de electricidad sin reducir las prestaciones? Quieres mejorar la eficiencia energética de las instalaciones? al‘ Fil ji '-‘- i Quieres pagar menos en la factura de la luz? Llama a ECOSTUDI 973 07o 075 Te ayudaremos a ahorrar! Los certificados ISO 14001 y ISO 9001 avalan la calidad de nuestros servicios ST U D y respeto al medio ambiente www. ecostud¡. com GA-ZDH / 0080 ER-DZZZ / Z0||
  10. 10. EL JORNAL Huella de carbono y huella hídrica en productos agrarios. Francesc Ferrer Alegre Director técnico. eFoodPrint. Avanzar en temas de sostenibilidad ambi- ental desde las empresas y entidades vincu- ladas al sector agrario productivo está muy relacionado con el Control de la Calidad, el Cuaderno de Campo, la rentabilidad de la explotación y con la toma de decisiones agronómicas en base a una información fiable. Y no sólo eso, ya que la diferencia- ción del producto y los argumentos técni- cos de venta y fidelización del comprador se pueden beneficiar también de ello. Hasta el momento, las normativas de cali- dad, la trazabilidad y los procedimientos de producción se han asociado a un Cuaderno de Campo centrado en los temas de con- trol de plagas y enfermedades y en la racio- nalización en el uso de fertilizantes. El agua y el consumo energético se han considera- do desde un punto de vista productivo, de disponibilidad, consumo y eficiencia, pero no se han incorporado dentro de la praxis del control del proceso productivo y de la calidad. El consumidor, las empresas de distribu- ción de producto fresco y las empresas de transformación cada vez están más conci- enciados respecto al impacto ambiental del producto que compran, transforman y venden. El impacto sobre el calentamiento global y la huella de carbono nos es ya fa- ] O Número 3 "Noviembre 2014 — Enero 2015 7 ïeFood iPrInt Agrifood Environmental Sustainability miliar; menos lo es la huella hídrica y el im- pacto ambiental derivado del uso del agua en relación a la disponibilidad en la cuenca. Actualmente, ya es posible calcular y verifi- car el impacto ambiental en términos del calentamiento global (Huella de Carbono) según el modelo sugerido por el Intergo- Vernmental Panel on Climate Change (2007) y las directrices generales marcadas por la ISO 14067, GHG Protocol y PAS 2050:2011. En todos los casos, se tiene en cuenta la metodología del Análisis del Ciclo de Vida (ACV) que considera la provisión de materias primas, transporte, proceso productivo (consumo de gasóleo y energía eléctrica, fertilizantes y productos fitosani- tarios) y reciclaje de residuos, más el uso de infraestructuras. El resultado se expresa en unidades de kg CO, equivalente por kg de producto. El cálculo de la Huella Hídrica (HH) tiene como referencia la Water Eootprint Network (wwwwaterfootprintcom), asoci- ada al profesor Arjen Hoekstra de la Uni- versidad de Twente (Holanda). La Huella Hídrica se basa en el agua directa e indirec- ta que se ha utilizado para producir una unidad de producto (se expresa en L o m3 por kg o t de producto), ya sea resultado de la evapotrztnspiración o por el agua
  11. 11. resultado de la evapotranspiración o por el agua que necesitaríamos para diluir la contaminación de acuíferos (normalmente, por nitratos). El agua que consume el culti- vo se extrae del agua almacenada en la zona radicular, que a su vez proviene o bien de la lluvia o del riego. La HH total es la suma de tres componentes: la HH azul y HH verde que corresponden al agua evapotranspirada por cultivo (extraída de la zona radicular) proveniente del riego y de la lluvia, respec- tivamente, y la HH gris, que corresponde al volumen de agua necesario para diluir la contaminación por nitratos. El cálculo de la HH, por tanto, está muy relacionado con la producción y el cálculo de un balance hí- drico (como mínimo mensual). Como se puede entender, la interpretación de la HH deberá tener muy en cuenta la calidad y la especificidad de los datos de entrada para cada parcela y campaña, las hipótesis de cál- culo y la definición del sistema. El consumo de agua azul y la HH azul (aso- ciada a la extracción y uso de agua de ríos, embalses y acuíferos) se puede relacionar con la disponibilidad de agua a nivel de cuenca, estableciendo un Índice de Estrés VVater sügéüíï la revista de AKISINTERNATIONAL Hídrico según el trabajo del profesor Stephan Pfister del Institute of Environ- mental Engineering de la ETH de Zurich (Suiza). En este artículo hemos hablado del cálculo de la HC y de la HH del producto primario, pero se podrían añadir las huellas ambien- tales derivadas de la manipulación, envase y conservación, distribución y transforma- cion. Como comentario final, hay que añadir que lo importante y lo que acabará comunican- do por parte de la empresa no serán los valores absolutos de las huellas como indi- cadores del impacto ambiental, sino cómo podemos mejorar con el manejo y avanzar en paso firme y demostrable hacia una pro- ducción más sostenible ambientalmente. Al mismo tiempo, tendremos números claros para incidir en puntos concretos donde hay margen para reducir costes sin comprome- ter la producción y la calidad, y tendremos elementos para el departamento comercial y de marketing para valorar mejor el producto ante los clientes de la cadena de distribución y transformación y el consumidor. FoodPHnt 9) Carbon FoodPnnt Número 3 - Noviembre 2014 — Enero 2015 1 1
  12. 12. EL JORNAL Yesca en vides: del laboratorio al campo. Santi Mangues Jaime Director Gerente. Lonave, SL. Las enfermedades de madera son uno de los mayores contiicionantes para la produc- tixridad y rentabilidad de los huertos. En el caso de las vides, la yesca es una de las prin- cipales dado su amplia zona geográfica. Los manejos culturales que hoy se siguen están principalmente orientados a la pro- longación de la vida productiva. de la planta (podais e injertos); sin embargo, una vez que la enfermedad se encuentra dentro de los haces vasculares comienza un rápido proceso de colonización que produce inici- almente un deterioro en la calidad de los frutos y posteriormente una disminución de la producción. Esto genera un proceso destructivo que termina cuando la planta es arrancada. Pero el proceso no se detiene, ya que al replantar en la misma zona se produ- ce una recidiva en la nueva planta. Las condiciones climáticas itgresixrzts (pluvi- ometrías menores de 300 L/ m2, bdjïl hu- medad relativa durante largos períodos del año, acusadas alteraciones de calor y frío) y las prácticas culturales habituales (sin riego en la tnayoría de viñedos, severas podas y frecuentes abonados con nitrógeno) son factores de predisposición pair-a diversos hongos que participan en el desarrollo de la ytesca. Todas las zonas productoras de uva, ya sea vinífera o de mesa, están afecta- das en mayor o menor grado en España. 1 2 Número 3 ' Noviembre 2014 - Enero 2015 LOHOVJ lo ística lïallflal valle del ebro sl. Aunque la lucha fitosanitaria ha producido diferentes líneas de productos para tratar la presea, en la viticultura son especialmente importantes los de residuo cero, dado el alto valor añadido de la producción y las tendencias actuales en la comercialización. Además, parra ser realmente efectivos, los tratamientos para reducir la incidencia de una enfermedad tan compleja deberán in- troducirse en la planta y viajar a través de sus haces vasculares para así poder obtener una acción translaminzlr. Una vez dentro de la planta, los compuestos pueden inducir la producción por parte de la propia planta de una serie de metabolitos secundarios que destruyen los patógenos y eliminan sus ór- ganos de resistencia. Este efecto, que pode- mos llamar “indirecto”, resulta ser real- mente la base de la efectividad de la lucha contra la yesca. Corte transversal de Sarmiento nuevo. A Ia izquierda, planta sin tratar afectada por yesca, con necrosis marrón y gomosis interna. A la derecha, planta tratada. con reversión de gomosis interna y coloración clara de la médula.
  13. 13. la revista de IIISINTERNATIONAL Diferencias en el follaje. Ala izquierda, plantas sin tratar afectadas por yesca, con entrenudos cortos y hoja pequeña y encarrujada. A Ia derecha, plantas parcialmente recuperadas, con entrenudos más largos y hojas planas y de mayor tamaño. Un follaje más sano se traduce, a la vez, en una mayor capacidad productiva. En la campaña 2014 se dio curso a una serie de aplicaciones y evaluaciones de la- boratorio _v de campo de un producto con actividad translaminar en una finca de una importante bodega de la zona de Lleida, a fin de evaluar el control de yesca en uva vi- nífera de la variedad Xarello. La parcela se componía de plantas de 26 ziños, altamen- te afectadas por la enfermedad. Los resul- tados obtenidos después de una serie de tratamientos mostraron una reducción de la incidencia. Se observó una menor carga fíingica en el interior de los haces vascu- lares de las plantas tratadas con respecto a las plantas sin tratar, lo que se tradujo posteriormente en una mayor masa foliar activa _v en una mayor producción. Superficie Foliar Exema Incidencia enfermedad Producción tm’ (se) (Kg/ Fila mí 5,39 (413%) 43 (43%) 547 (+1696) (Valores promedio de lS filas por sector). En conclusión, aunque la yesca es una en- fermedad muy compleja debido al hecho que coloniza los haces vasculares del inte- rior dela planta y que una vez ha infectado una parcela es dificil de erradicar, los últi- mos avances en desarrollo de productos Fitosanitarios indican que se ha comenza- do a encontrar soluciones prometedoras a este problema. Haces vasculares. izquierda, testigo con colonización abundante. Derecha, planta tratada, con haces libres sin colonización. Número 3 ' Noviembre 2014 - Enero 2015 l3
  14. 14. EL IORNAL EI resurgimiento de los sistemas agroforestales: una alternativa para el desarrollo sostenible. ze s‘ '-" Rut Serra Sabé fin b d‘ ¡i ' etdelaForét. Université Laval (Québec, Canadá). Observando el paisaje que nos rodea, es fácil saber si la superficie de tierra que vemos pertenece a la agricultura o bien se trata de un bosque. Cogemos una fotogra- fía aérea y con un simple vistazo podemos distinguir una superficie forestal de un campo cultivado. Este paisaje evoluciona, se transforma según las necesidades del hombre. Para combatir el hambre en el mundo, durante la Revolución Verde apa- recen grandes extensiones de monocultivo ganando cada vez más territorio. Un terri- torio ocupado, años atrás, por los bosques. Poco tiempo será necesario para que agri- cultura y bosque se transformen en dos mundos separados, que se han de tratar de forma bien disúnta y con unos conocimi- entos precisos y bien diferenciados. En Canadá, por ejemplo, solo hace falta ver la dicotomía existente entre los Ministerios de Agricultura y los Ministerios Forestales. O incluso, aún más cerca, la gran mayoría de universidades separan las dos carreras sin dar opción a combinarlas. No obstante, el aumento exponencial de la población o los grandes desastres natura- les, entre otros motivos, hacen que la socie- dad se cuestione la viabilidad de estos siste- mas de fuerte demanda de inputs, que pro- vocan dependencia económica y degrada- ción del medio ambiente. ¿Hasta qué punto 1 4 Número 3 ‘Noviembre 2014 - Enero 2015 Département des Sciences du Bois UNIVERSITÉ LAVAiL esta manera de producir es sostenible a largo plazo? Una alternativa para producir respetando el medioambiente es la agrofo- restación, un sistema de utilización de la tierra que combina los recursos forestales con los agrícolas (cultivos y/ o ganado) en una misma superficie y en un tiempo deter- minado, con el objetivo de obtener benefi- cios económicos, sociales y medioambien- tales. Estos sistemas existen des de hace miles de años, y se están haciendo grandes esfuerzos para modernizarlos y adaptar esta práctica a las necesidades presentes. Por ejemplo, Francia posee una fuerte tra- dición y es uno de los países que más se in- teresa en poner en práctica estos sistemas y donde los estudios de I+D son numerosos. Otro ejemplo, que seguramente conocerán, es la dehesa española o el “montado portu- gués”, un sistema ancestral que integra todos los componentes posibles — agrícola, silvícola y ganadero. En el Québec, provincia de Canadá, el desarrollo de la agroforestación es muy re- ciente, por lo que se practica sobre todo a nivel experimental. Sin embargo algunos productores, generalmente mas innovado- res y atrevidos, deciden lanzarse y probar uno de los cinco sistemas agroforestales existentes: 1) los cultivos intercalados, 2) las bandas de ribera, 3) la silvopastura, 4)
  15. 15. los cultivos de sotobosque y 5) las vallas na- turales cortavientos. Este último es el siste- ma más abundante en Canadá, ya que fue incentivado por el gobierno para frenar los vientos violentos provocados por la fuerte deforestación, impulsada por las necesida- des de aumentar la superficie de cultivo y facilitar el paso de maquinaria. Consiste en plantar, en el perímetro de los campos agrí- colas o alrededor de las infraestructuras ga- naderas, una franja de árboles para evitar la erosión eólica del suelo, proteger los culti- vos, los animales, los edificios y las carrete- ras del viento y reducir el ruido y los malos olores. A su vez, de los árboles se obtienen otros productos como la madera y la fruta (en el caso de utilizar árboles frutales) y be- neficios ecológicos como el secuestro de CO2 atmosférico. Por lo tanto, se trata de un sistema multifuncional que tiene como la revista de AKISINTERNATIONAL objetivo principal crear relaciones comple- mentarias o bien suplementarias entre los componentes que entran en juego para que el resultado final sea siempre positivo. Evi- dentemente, estamos hablando de sistemas más o menos complementarios, que evolu- cionan en el tiempo, y que se han de diseñar teniendo en cuenta las características geo- climáticas v edáficas de la zona donde se v quieran implantar. Con este artículo no se pretende decir que la agroforestación sea la mejor o bien la única opción para el desarrollo del territo- rio, pero por 1o menos sí que es una manera sostenible de producir. Espero, al menos, haber despertado el interés y la curiosidad de querer aprender más sobre estos siste- mas. Valla cortavientos de 10 años en una explotación de 100 ha de cultivos extensivos situada en Québec (Canadá). En este caso se han alternado dos especies, planifolio y conifera (Foto: Rut Serra). Número 3 - Noviembre 2014 — Enero 2015 1 5
  16. 16. _ c ' a l . ... .,L. t ' I -. 1o “ "j ¡‘i j ' n 4 ‘(j kFJrÏJ ‘ A _. ’nKlsIN, T«ERNATIONA i, . i v A ‘. _‘ . _ Á f ‘V, . s , AV ¿N n SERvioIoDE iAiSESÓÉÁMIiÉNTO AGRÍCÓLA Ajuditoriadel r_i_ego: .m_ dÜa-de s s hidrico ( -Gestión dielaferíilizaci n re post-cosecha) . “- , . ‘ ‘*"'“-v*ï‘_iïgr i i - Diagnostico ysoiu ‘Ü- _ ‘r*"i‘¿'c. rrïi i; ónge problemas agronómicos y '. ¡ . o o‘. r _ i)‘. i; info@akisinternatiional. com«= »660‘ gCiTAla-e-FP EUJ ardéfi i r y 25071 — Lleida “ya . . __‘_. —. —» a '». ._ AKIS"; “i? ‘ Irrigation . / / La primera app de recomendación de riegos del mundo. u -. / V’ ' ‘"3: / Descárguela gratuitamente

×