Successfully reported this slideshow.
We use your LinkedIn profile and activity data to personalize ads and to show you more relevant ads. You can change your ad preferences anytime.

Alfa y Omega 967 03 iii-2016

492 views

Published on

Recorte de prensa del nº 967 de Alfa y Omega

Published in: Government & Nonprofit
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

Alfa y Omega 967 03 iii-2016

  1. 1. España 15jueves, 3 de marzo de 2016 María Martínez López El banco de productos Acompartir nació de dos datos y de una cita de la beata Teresa de Calcuta. Por un lado, en España 12,8 millones de personas viven bajo el umbral de la pobreza y tienen problemas para acceder a productos básicos, como los de higiene. Por otro, cada año se desechan en nuestro país 4.000 millones de productos no vendidos, que en la mayoría de los casos se destruyen. «La pobreza la hacemos tú y yo cuando no compartimos lo que tenemos», denunció en su día la fundadora de las Misioneras de la Caridad. Hace dos años, esas palabras em- pujaron a los creadores de Acompar- tir a hacer algo para acabar con este desperdicio. Habían visto «cómo en los comedores sociales la gente se lanza a los lavabos para asearse, o se guardan las servilletas» para usar- las como papel higiénico, explica su presidenta, Miriam Tallada. La entidad hace llegar los produc- tos no vendidos que reciben de em- presas a quienes más los necesitan, a través de un centenar de entidades solidarias como varias Cáritas dio- cesanas, las Cáritas parroquiales de Madrid, y fundaciones como Madri- na o Soñar Despierto. Problemas de salud por la falta de higiene Las personas en riesgo de exclu- sión –añade Tallada– no solo nece- sitan techo y comida. «Muchos tie- nen problemas de salud por falta de higiene. Darles lejía es como darles oro». ¿Qué recorrido hace esa bote- lla de lejía que ya no se va a vender porque ha cambiado la fórmula o el diseño de la etiqueta? Después de que la empresa ofrezca un lote de mercancía a Acompartir, la Funda- ción Seur se hace cargo a un coste reducido de la manipulación y el almacenaje, explica Leticia López- Cotelo, directora de la institución. La página web de la asociación ofrece a tiempo real el catálogo de productos, y las entidades solida- rias piden lo que necesitan según su número de beneficiarios. Para cubrir la manipulación, hacen una pequeña aportación de no más del 5 % del valor del producto. Esta red, formada por un equipo de seis personas y otros tantos vo- luntarios, ha hecho que 557.000 per- sonas en riesgo de exclusión hayan recibido jabón, desodorante, ropa, calzado, menaje del hogar o electro- domésticos nuevos; y las 55 empre- sas donantes se han ahorrado los costes de almacenaje y destrucción de sus excedentes, y han reducido su impacto ambiental. Como hacer la compra por internet Cáritas Toledo es una de las enti- dades que se beneficia de Acompar- tir. Antes, «las Cáritas parroquia- les no podían dar a cada familia un tambor de detergente porque era muy caro», explica Marisa Martínez, responsable de la distribución de los productos de la institución toledana. Ella aprovecha toda la heterogénea oferta de Acompartir: pañales para el programa Mater de ayuda a em- barazadas; lapiceros para los talle- res infantiles... incluso fertilizante para el taller de huerto. «Tenemos a 60 familias en pisos alquilados que pagamos nosotros». Gracias a Acom- partir, «cada familia tiene un lote con platos, cubiertos, sartenes... todo nuevo. Me gustaría que les hubieran visto la cara». Otros beneficiarios de esta labor son las más de 500 personas sin ho- gar o en riesgo de exclusión que el año pasado recibieron estos pro- ductos a través de la Fundación San Martín de Porres, o se alojaron en la residencia y los pisos equipados, en parte, con enseres de Acompartir. Para Israel Terrones, de la funda- ción dominica, «es como hacer la compra por Internet, pero más rá- pido. Si vamos a por ello, podemos recogerlo ese mismo día». Entre los productos de primera necesi- dad que reparten hay gel, pasta de dientes o desodorante, pero tam- bién «cosas que la gente no pien- sa», como el pegamento para den- taduras: «Quienes han pasado por una situación de calle suelen tener problemas importantes en la boca», explica. Poder usar correctamente la dentadura postiza es fundamen- tal para alimentarse bien. «Antes, teníamos que comprarlo nosotros en la farmacia, y era caro». Una docena de madrileños hace posible que más de medio millón de personas en riesgo de exclusión, en toda España, puedan acceder a productos de higiene, material escolar, menaje o electrodomésticos «Darles lejía es como darles oro» Entrega de productos de higiene en la Fundación San Martín de Porres. Arriba, almacén de Acompartir Fundación San Martín de Porres

×