El origen de las rosasHace muchos años, en el Olimpo, el lugar donde los dioses pasan lamayor parte de su día, estaba Afro...
Upcoming SlideShare
Loading in …5
×

M ito de aye

208 views

Published on

Texto elaborado por una estudiante de 7mo. grado.

Published in: Education, Travel, Technology
0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
208
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
16
Actions
Shares
0
Downloads
1
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

M ito de aye

  1. 1. El origen de las rosasHace muchos años, en el Olimpo, el lugar donde los dioses pasan lamayor parte de su día, estaba Afrodita, la diosa del amor y de la belleza, belleza,Una diosa linda, coqueta, atractiva y deseada por todos los hombres delOlimpo. Ella diseñaba otro de sus hermosísimos vestidos, cuando deOlimpo. hermosísimosrepente llegó Zeus, el dios de todos los dioses.Él quedó impactado por la belleza de la diosa y se lo comentó . Ellaagradeció. Arcas, un cazador, escuchó la confesión del dios y fue corriendo acontárselo a Némesis, la diosa de la venganza. La diosa se enfureció, Némesis, enfureció,gritó con todas sus fuerzas y juró vengarse de Afrodita. El grito degritóNémesis llegó a los oídos de Hércules, un héroe fuerte, lindo, solidario y solidariotolerante, que se propuso alertarla.Un día Afrodita, estaba en el bosque y llevaba puesto un vestido rojo con estabaun aroma riquísimo, con su cabellera suelta y con unos zapatos verdes.Cuando apareció Némesis y le dijo:-Te maldigo por haber enamorado a Zeus, él es mío- mío-Afrodita le contestó:-Pero yo no tengo la culpa de que él se halla enamorado de mí- mí-Hasta que llegó Hércules y le dijo:¡Némesis…..no le hagas daño!- daño!-Pero ya era muy tarde porque la maldición de Némesis había caído sobreAfrodita. En sólo un minuto el vestido de Afrodita se fue transformando enpétalos rojos, con un aroma riquísimo, sus zapatos verdes setransformaron en el tallo de una rosa.Pasaron los años y la rosa, que hace tantos años había sido Afroditaseguía allí, perfumando el bosque. Ayelén

×