Successfully reported this slideshow.
We use your LinkedIn profile and activity data to personalize ads and to show you more relevant ads. You can change your ad preferences anytime.

Don Bosco y El Gris

  • Login to see the comments

  • Be the first to like this

Don Bosco y El Gris

  1. 1. Don Bosco y Gris Don Bosco vivía en un pequeño pueblo donde había callejones sin salida y esquinas donde los ladrones podían atacar sin ser vistos. Durante el día, era un tranquilo y hermoso lugar donde todo el mundo se conocía y tenía confianza entre ellos, pero por la noche era un lugar siniestro y oscuro donde nadie se atrevía a salir de sus casas. Don Bosco era un señor que dio su vida por los demás, ayudándoles y apoyándoles en todo lo que podía. Era un hombre ejemplar, que todo su pueblo lo admiraba. Gris era un misterioso perro de gran tamaño, con un largo hocico, orejas erguidas y abundante pelaje gris lo que le hacía parecerse a un lobo. Gris era fuerte, valiente y tenía un gran vínculo con Don Bosco, lo que le hacía protegerle cada vez que se encontraba en una situación peligrosa; lo que se llamaba lealtad. Gracias al gran vínculo que Don Bosco y Gris entablaron, éste siempre que Don Bosco se encontraba en peligro, Gris aparecía para salvarle en el momento y lugar justos. Una tarde oscura y lluviosa Don Bosco volvía de la ciudad por la calle de la Consolata. Cuando se dio cuenta de que dos hombres caminaban a poca distancia delante de él. Trató de pasar a la otra acera, para no encontrarse con ellos, pero volvieron a colocarse hábilmente frente a él. Cuando quiso volver sobre sus pasos le tiraron un manto sobre la cara y uno de ellos consiguió amordazarle con el pañuelo. En ese momento apareció Gris, rugiendo ferozmente y se lanzó sobre uno de ellos, enseñándole los dientes al otro. Uno de los ladrones gritó: -¡Llama al perro! Y Don Bosco dijo: -Llamaré al perro si dejan en paz a los transeúntes. A lo que ellos respondieron: -¡Llámelo, rápido! Don Bosco lo llamó, Gris seguía rigiendo enfurecido y los bandidos siguieron su camino. Gris, tan fiel como siempre, siguió al lado de Don Bosco acompañándolo hasta el oratorio. 3º A

×