Mary maluenga ultimo

499
-1

Published on

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total Views
499
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0
Actions
Shares
0
Downloads
5
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Mary maluenga ultimo

  1. 1. REPÙBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA UNIVERSIDAD NACIONAL EXPERIMENTAL DE LOS LLANOS CENTRALES “RÒMULO GALLEGOS” ÁREA DE POSTGRADO DOCTORADO EN CIENCIAS DE LA EDUCACIÓN La Formación Pedagógica de los Profesionales no Docentes en Los Nuevos Paradigmas Curriculares Universitarios. Autora: Mary Maluenga ResumenLa presente Reflexión busca desde una perspectiva Interpretativa, encaminada por elmétodo etnográfico, desentrañar una nueva concepción del saber académico como referentedel ejercicio de la profesión docente y la dimensión práctica, consecuencia natural para queel profesional no docente ejerza su papel como educador-facilitador, en los espaciosuniversitarios donde se vislumbra una nueva forma de entender la educación y lasrelaciones de las instituciones con la comunidad, exigiendo repensar el papel de laprofesión docente en los entornos universitarios más abierta e integradora en los procesosde construcción de sociedades más justas y equitativas hacia una re conceptualización delser en educación y la formación de sus actores principales. En este sentido, el concepto dedesarrollo profesional es más amplio que el de formación permanente, así, debe entendersecomo un proceso planificado, de crecimiento y mejora, en relación con el propioconocimiento, con las actitudes hacia el trabajo, con la institución, y buscando lainterrelación entre las necesidades de desarrollo personal y las de desarrollo institucional ysocial. Resaltando que el tomar como referencia estos trazados no es una ocurrencia más omenos eventual o caprichosa, sino que obedece a dos razones, a mi juicio, bien poderosas:las teorías subyacentes en la formación pedagógica de los profesionales no docentes y losNuevos Paradigmas Curriculares Universitarios que conviertan la universidad en unaacción de saberes y práctica encaminada a obtener ciudadanos capaces de aplicarconocimientos a situaciones concretas de la vida cotidiana en consonancia con las nuevasrealidades contextuales y planetarias. Descriptores: Formación Pedagógica. Profesional no docente. DesarrolloProfesional. La Formación de Competencias Profesionales. Introdución La Educación Universitaria enfrenta una serie de desafíos en un mundo que setransforma, por ello, debe revisar su misión y redefinir muchas de sus tareas sustantivas, enespecial aquellas que se relacionen con las necesidades de la sociedad en materia de
  2. 2. aprendizaje y superación continua. Un punto clave en su misión está dirigido a destacar lastareas de las universidades, para lo cual se requiere llevar a cabo esfuerzos dirigidos aelevar la formación pedagógica de los profesores, lo cual tributará en una mejorpreparación de los egresados universitarios. A tal efecto, la actividad del profesor ha sido y seguirá siendo un aspecto de estudiode la Didáctica cada vez más evidente en su papel de facilitador en la calidad del procesode enseñanza aprendizaje y en la educación en general. En sí, la mejora de la calidad delproceso de enseñanza aprendizaje según Otero y Martínez (2006), “pasa necesariamentepor la transformación del pensamiento y de los sentimientos de los profesores” (p. 9), paraello la Educación Universitaria necesita de la calidad del personal docente, de losprogramas, de los estudiantes, de las infraestructuras y del ambiente universitario. En este sentido, vale acotar que para que la Universidad pueda cumplir sus tareasacadémicas, laborales e investigativas requiere de profesores preparados, que no sólo sepanel contenido científico, sino que sepan enseñar lo que necesita la sociedad, de aquí lanecesidad de que en la universidad se enseñe a los profesores a educar, para que losestudiantes aprendan a aprender. A este respecto se trae a colación o hago referencia a la Conferencia mundial sobre laEducación Superior de la UNESCO (1998), donde se aprobaron documentos que insistenen la necesidad de la educación permanente del profesorado universitario y su formaciónpedagógica. En uno de esos documentos se especifica que “Un elemento esencial para lasinstituciones de enseñanza superior es una enérgica política de formación del personal” (p.5). Encomendando que se deberían establecer directrices claras sobre los docentes de laeducación superior, que deberían ocuparse sobre todo, hoy en día, de enseñar a sus alumnosa aprender y a tomar iniciativas, y no a ser, únicamente, pozos de ciencia. Por consiguiente y en concordancia con lo anterior, deberían tomarse las medidasapropiadas en lo constituyente a la investigación, así como de la actualización y mejora desus competencias pedagógicas, para lo cual sería imprescindible la implementación oestablecimiento de programas adecuados de formación del personal, que estimulen lainnovación permanente de los planes de estudio y por supuesto los métodos de enseñanzaaprendizaje, tendentes a mejorar las condiciones profesionales, el desarrollo profesional y
  3. 3. financieras apropiadas a los docentes a fin de poder garantizar la tan divulgada excelenciade la investigación y la enseñanza. Lo anteriormente mencionado conduce a Generar una Visión Ontológica de laFormación Pedagógica en los Profesionales No Docentes. Una Hermenèusis de LosNuevos Paradigmas Curriculares Universitario. En la Universidad Nacional experimentalde los Llanos Centrales “Rómulo Gallegos”, lo cual precisa repensar las funciones de laprofesión docente. Más que un nuevo adorno de reformas para establecer la formación ylos perfiles, las funciones o competencias de la profesión, se debería definir una verdaderareprofesionalización, volver a pensar la profesión, docente o no, en los entornosuniversitarios, sobre todo, y enmarcarla en el contexto anteriormente descrito. Realizaruna verdadera deconstrucción de lo que ha sido la profesión para diseñarla de nuevo. La Formación Pedagógica La formación pedagógica, en este caso del docente universitario cobra en laactualidad una significativa relevancia a los efectos de provocar el estímulo a lainnovación, el sentido crítico, la reflexión, la creatividad en función de revestir cabalmentelas necesidades del proceso de aprendizaje que demanda su práctica docente,contribuyendo todo ello a enaltecer la calidad de la formación del estudiante cursante ypor ende egresado de la Educación Universitaria en el país. De allí que la formacióndocente como necesidad para el personal que tiene funciones de facilitador en lasinstituciones universitarias se concibe en opinión de Cáceres, y otros: (2008) “como elproceso permanente de adquisición, estructuración y reestructuración de conocimientos,habilidades y valores para el desempeño de la función docente” (p. 12), por cuanto deacuerdo a esta opinión, al ser profesionales de diferentes especialidades y áreas no poseenlos requerimientos adecuados para el desempeño pedagógico, pero si la capacidad ydominio de sus áreas de competencias lo que los hace muy idóneos en su transitarpedagógico pero con ausencia de estrategias de esta índole. En consonancia con lo anterior la UNESCO en la Conferencia Mundial sobre laEducación Superior en el siglo XXI: Visión y Acción, subrayan que desde tiempos pasados
  4. 4. y aun se mantiene que el concepto de formación, el cual es presentado como principiounificador asumiéndose como proceso de humanización, misión y eje teórico de lapedagogía. A este respecto Flórez, (2010) expresa: "El concepto de formación, desarrollado inicialmente en la ilustración, no es hoy día operacionalizable ni sustituible por habilidades y destrezas particulares ni por objetivos específicos de instrucción. Más bien los conocimientos, aprendizajes y habilidades son apenas medios para formarse como ser espiritual. La formación es lo que queda, es el fin perdurable; a diferencia de los demás seres de la naturaleza, "el hombre no es lo que debe ser" (p. 61) Considerando lo antes expuesto pudiera decirse que la formación es eladvenimiento de la experiencia de la práctica docente como la idea Hegel, citado porHeidegger (1992) en la “triada dialéctica” y por eso la condición de la existencia humanatemporal es formarse, integrarse, “convertirse en un ser espiritual capaz de romper con loinmediato y lo particular, y ascender a la universalidad a través del trabajo y de la reflexiónfilosófica, partiendo de las propias raíces".(p. 11), por tanto, la formación humana comomisión y eje teórico de la pedagogía, trasciende, va más allá del docente, en tanto hacereferencia a su misión de educador y formador de la condición humana de los sujetos conquienes dispersa su accionar cotidiano. En este aspecto la formación pedagógica delprofesional no docente en la UNERG, está sujeta a los deseos de adquirir las herramientasadecuadas y necesarias para el desarrollo de las actividades de aula y de extensión ya queel aspecto investigativo se ciñe a los requerimientos de la orientación metodológica y larealización de los trabajos de ascenso. En esta perspectiva, al explorar las tendencias de la formación y desarrolloprofesional, se percibe que es una tarea compleja si partimos por entender que unadisposición para la preparación permanente significa una fuerza que impulsa al profesionalhacia su evolución en la búsqueda de la excelencia y en consecuencia, se puede decir quela tendencia teórica que posee el profesional se refiere al cúmulo de ideas y deabstracciones que dan cuenta sobre los fenómenos sociales vividos dentro y fuera delrecinto universitario, durante su carrera y luego a lo largo de su experiencia pedagógica. Endefinitiva, una tendencia de formación se refiere a un conjunto coherente de ideas sobre el
  5. 5. hombre, la sociedad y la historia a partir del cual, se direcciona también una visión sobre laprofesión en relación con la sociedad. Ahora bien, en relación al tema existen enigmas referentes a ¿si existen diversastendencias en la formación del profesional no docente, pues interpreto que emergen éstascon grados diversos de explicitación y, en algunos casos con un interés por reactualizar unaperspectiva teórica y metodológica vinculada a diversas concepciones acerca de lapedagogía por cuanto, las insuficientes ofertas de trabajo en el campo específicos de losprofesionales de carreras no docentes les dirige hacia el desarrollo de sus capacidades en elcampo educativo desde las perspectivas técnicas o propias de las áreas correspondientes.Es allí donde de la tendencia actual a la formación docente, se ejecuta para apropiarse delos nuevas nociones ajustadas a los perfiles del docente universitario, lo cual les brinda laoportunidad de difundir y proyectar los conocimientos adquiridos durante el desarrollo dela carrera correspondiente. Sin embargo, muy particularmente aprecio en el contexto social universitario que locomplexo se asienta en visualizar comprensivamente su concepción ontológica y el caminoa seguir en un mundo tan complejo, tan urgido de actitudes transformadoras producto deuna reflexión seria acerca del papel que juegan los docentes, formadores pero sobre todolos profesionales no docentes Desarrollo Profesional En referencia a este aspecto vale considerar que la práctica docente fundada en laexperiencia está signada por la particularidad, por la especificidad de cada momento osituación, también por el entorno o contexto y por supuesto por un estilo de comunicacióndidáctica, lo cual en opinión de Vázquez, G. (1993) “conduce a ejecutar el rol docentecomo una práctica de intervención característico, en la que el programa que atiende a esaformación debe estar dirigido a brindar una orientación reflexiva sobre los dificultades ysoluciones de esa práctica académica” (p.20). Esto significa que las acciones a desarrollar,transformar, optimizar o representar deben estar estrechamente vinculadas a ese contexto, ala naturaleza de la asignatura específica del profesor y a la utilización de estrategiasmetodológicas acordes con esas características, que permitan relacionar la teoría con la
  6. 6. práctica, en tal caso la formación y mejora del docente representa un conjunto de accionesque una institución debe generar para su personal, las cuales se traducen en sucapacitación, actualización y perfeccionamiento a objeto de asegurar el desempeñocompetente y eficaz que redunde en el beneficio organizacional e individual. Desde esta perspectiva la profesionalización para el desarrollo de la docencia tienecomo objetivo hacer de ella una actividad profesional, una profesión, es decir una carrera uotra carrera en el caso de los profesionales no docentes; de tal forma que el ingeniero, losadministradores, el médico, el contador, el agrónomo, el arquitecto, independientemente desu formación inicial, puedan hacer de la docencia una actividad profesional. Más auncuando en los actuales momentos se formula, en el marco de procesos de cambio que noestán al margen sino que son elementos condicionantes del entorno sociopolítico yeconómico en el que encontramos, de una larga crisis de las instituciones sociales yfamiliares en relación con los procesos y las finalidades educativas, esto de cara a larealidad paradigmática de la instituciones universitarias de nuestro país. Ahondando en esta idea final se vislumbra que hoy día se requiere una actitud deliderazgo y proactiva que permita el dominio de ese contexto global, altamentecompetitivo, que “conduce a las universidades a la necesidad de generar ambientes deaprendizaje más amplios y divergentes para la globalización y facilitar la formación deprofesionales trans y multiculturales” (Fereira, 1997) Siguiendo con este mismo orden en la idea es importante destacar que en laConferencia Mundial sobre la Educación Superior de la UNESCO (1998) se aprobaronalgunos documentos que avalan la necesidad de una educación permanente del profesoradouniversitario y de su formación pedagógica. De allí que en uno de esos documentos seespecifica que las instituciones de Educación Superior ahora llamada educaciónUniversitaria, deben considerar dentro de sus políticas la formación permanente de supersonal, con el propósito de impulsar el desarrollo profesional en las instituciones. La Formación de Competencias Profesionales.
  7. 7. De acuerdo con los razonamientos que se han venido realizando el concepto decompetencia debe transmitir claramente la idea que los procesos educativos tienen que estardirigidos fundamentalmente a la formación de un ciudadano que reúna condiciones que lasociedad actual está demandando. Ante la situación planteada existen contextos que segúnMarcel y Vaillent (2009) “son relevantes en la difusión de las competencias de losprofesionales, ya que en los alrededores de los sistemas educativos” (p. 54), parece que elénfasis en las competencias ha entrado por la vía de la empresa y el empleo propiamentedicho. Aun cuando muchas ocupaciones y trabajos se definen hoy mediante enumeracionesde competencias o capacidades utilizadas para la selección de personal: detección de talentohumano futuro, para promover a las personas, en la evaluación de habilidades,determinación de necesidades de entrenamiento, evaluación de puestos: estas listas se hanformalizado, lo cual facilita discutir los conceptos, revisarlos periódicamente, adaptarlos ynegociarlos. No obstante, existe una traza para la selección o ingreso del personal docente queingresa a las universidades dado que estas competencias están dadas por el nivel académicoy la preparación en el campo determinado al cual solicita el ingreso o amerita de susservicios, de allí que el esfuerzo por una reforma del currículo en los sistemas educativosUniversitarios, efectuado durante los últimos 25 años, con el propósito de actualizarcontenidos y adaptarlos para estar a tono con el desarrollo del conocimiento, ha dejado unasensación de insatisfacción y malestar. Tal Insatisfacción, se presenta porque estasafamadas reformas, están básicamente concentradas en añadir más contenidos, han hechoperder de vista la organización de los programas como una totalidad y malestar, porque enun mundo en el cual el conocimiento se hace rápidamente obsoleto, las reformascurriculares nunca terminan, se exige mayor capacidad y formación en los profesionales,actualización permanente y ajustarse a los requerimientos de la población estudiantilatendida y a las políticas internas de la institución correspondiente, para promover elintercambio de ideas. Intercambio que debe ser tanto entre profesor y estudiante como entreellos mismos, ya que la organización de las actividades debe permitir y favorecer laexplicitación de ideas, su intercambio y confrontación, por cuanto éstos a su vez debenhaber adquirido una serie de competencias, las cuales deben entenderse como la capacidad
  8. 8. de responder a demandas complejas pudiendo llevar a cabo diversas tareas de una formaapropiada, dicho de otra manera, supone una combinación de habilidades prácticas,conocimientos, motivaciones, valores éticos, actitudes, emocionales y otros elementossociales. Atendiendo a lo antes expuesto se refiere la definición de Tenorio (2001) quienafirma que: La competencia es una combinación de destrezas, conocimientos y actitudes adecuadas al contexto. Las competencias claves son aquellas que todas las personas precisan para su realización y desarrollo personal, así como para la ciudadanía activa, la inclusión social y el empleo. (p. 19) Por lo tanto, éstas deberían haber sido desarrolladas para el final de la enseñanza oformación obligatoria en la medida necesaria para la vida adulta y deberían seguirdesarrollándose, manteniéndose y actualizándose, como parte de un aprendizaje a lo largode la vida Es decir, así como de comportamientos que se activan conjuntamente paraobtener una acción eficaz, esto les permitirá comprender la realidad en su dimensiónpersonal, social, natural y trascendente, y desarrollar sus potencialidades físicas, afectivase intelectuales, como lo evidencia la figura que a continuación se muestra: Saber Conocimiento Habilidad Saber Hacer Actitud Saber Ser Cultura y Valores Saber Estar Fuente: Elaborado por Maluenga (2012) en base a la Teoría de las competencias Tenorio de (2001)
  9. 9. Esto significa que las competencias a adquirir no son sólo beneficio o capacidad deldocente por cuanto las experiencias de aprendizaje son compartidas básicamente porquesegún Kolb (1971) “el hombre aprende sobre todo a través de experiencias concretas” (p.9)y se hace crítico cuando reelabora la información que recibe sobre una base desustentación propia. Toda este pensamiento emergido del camino transitado me permite comprender queen los actuales momentos se formula, en el marco de procesos de cambio que no están almargen sino que son elementos condicionantes del entorno sociopolítico y económico en elque encontramos, de una larga crisis de las instituciones sociales y familiares en relacióncon los procesos y las finalidades educativas, buscando la calidad y la excelencia, donde,por ende las nuevas demandas educativas que han ido apareciendo en los últimos años,hacen posible que la institución educativa tenga que dedicarse con más ahínco al procesoformativo tanto de docentes como de estudiantes ya que estos últimos podrá aprender fuerade la escuela otros ámbitos del conocimiento, y me estoy refiriendo a la educación en elcontexto, la educación para el desarrollo humano sostenible, la educación en valores y enciudadanía responsable, la educación para el desarrollo del pensamiento complejo y para laautoformación en la sociedad de la información y del conocimiento. De allí que el desarrollo de una profesión más educativa y social, además de técnica,permitiría afianzar y nutrir el desarrollo de los aprendizajes básicos, debe voltearse lamirada hacia una reprofesionalizaciòn del docente o bien una formación pedagógica a losprofesionales no docentes. BibliografíaFereira, Emilio (1997). “El Futuro es Hoy: Reflexiones sobre el rol de la Universidad del Siglo XXI. Emilio Fereira & Asociados. Instituto de Relaciones Humanas. CaracasFlòrez Ochoa (2010) La formación como principio y fin de la acción pedagógica. Revista educación y pedagogía. Vol VIII. ULAHeidegger Martin (1992). La fenomenología del espíritu de Hegel, Editorial Alianza, Madrid, Traducción, introducción y notas: Manuel E. Vázquez y Klaus Wrehde.
  10. 10. Kolb David (1971) La Teoría del Aprendizaje Experiencial. Editorial Prentice Hall.Marcel C y Vaillent D (2009) Desarrollo Profesional Docente. ¿Cómo se aprende a enseñar? Ediciones NARCEA. España.Otero, R. y Martínez, V. (2006). De la reflexión a la autorregulación en el aprendizaje. En Revista Iberomericana de Educación, 38Tenorio Sampson Maria C. (2001) Desarrollo de Actitudes y Habilidades para el desarrollo de competencias. Universidad del Valle del Cauca Lugar: Cali Colombia,UNESCO (1998), Conferencia mundial sobre la Educación Superior en el siglo XXI: Visión y acción. Sede de la UNESCO en París. FranciaVázquez, G. (1993) “El papel del profesor universitario en la sociedad V Centenario. Actas del Congreso Internacional de Universidades. Madrid, Complutense, , pp. 699-704.

×