• Share
  • Email
  • Embed
  • Like
  • Save
  • Private Content
Clavijo
 

Clavijo

on

  • 776 views

 

Statistics

Views

Total Views
776
Views on SlideShare
776
Embed Views
0

Actions

Likes
0
Downloads
2
Comments
0

0 Embeds 0

No embeds

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Microsoft PowerPoint

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

    Clavijo Clavijo Presentation Transcript

    • La aportación lanzaroteña de Clavijo y Fajardo al proyecto ilustrado
    • 1. Aspectos biográficos
      ¿Ordenamos la biografía?
    • 2. La obra. Visión de conjunto
      Obra extensa: Ciencias de la Naturaleza, compendios militares, traducciones literarias, ensayos poéticos, artículos periodísticos…
      ¿Por qué las traducciones?  Para dar a conocer en español los modelos filosóficos y estéticos extranjeros de la Ilustración.
      ¿Qué tradujo?  Ópera, tratados de tipo moral y religioso, y los 21 tomos de la Historia Natural de Buffon y La Cepéde.
    • 3. El Pensador
      En el siglo XVIII, los libros y la prensa eran de gran importancia para divulgar las reformas ilustradas.
      Toma como referencia TheSpectator. Inglaterra 1711.
      Había tres en esta línea: El Duende especulativo sobre la vida civil (1761), La Pensadora gaditana (1763) y El Pensador.
    • a) Objetivos de El Pensador
      El objeto es mejorar a los hombres; la empresa es ardua, ¿pero qué se aventura en emprenderla? Se procura mejorar la raza de los caballos, de los pájaros y de otros animales; se trabaja en mejorar las tierras, las calles, los caminos y las habitaciones, ¿y para quién todo esto? Para el hombre, para su servicio, para su comunidad: ¿pues por qué no se ha de procurar mejorar al hombre, objeto de tantas atenciones, y tantos afanes? Los hombres son malos muchas veces por mera malicia; pero muchas más por ignorancia, o por una estúpida y ciega imitación. Quien se tome el trabajo de rectificarles las ideas les hará un servicio, quizás el más importante de la vida. (I, I, 6-7).
    • b) Partidarios y detractores
      Fuerza es empezar a ser Pensador juicioso y procurar conciliar los ánimos de tantos enemigos, como se han levantado contra los Pensamientos. […] Es forzoso tener enemigos, y creo que no hay remedio. Los gustos y los intereses son varios. Los Autores de malas comedias están contentos cuando hablo de Cortejos, y los Cortejos cuando hablo de Piezas Dramáticas. Las Damas se complacen en la crítica de los hombres, y éstos en las de las Damas; pero en tocándole a cada uno donde le duele, se acaba la complacencia, y el sufrimiento. (III, XXVIII, 1-2).
    • Un ejemplo posterior
      Menéndez y Pelayo (1974: 1255), bastante tradicionalista, critica al “afrancesado y volteriano” Clavijo y Fajardo, pero elogia a Romea y Tapia, autor de Escritor sin título, que también seguía la senda de TheSpectator, pero con una ideología tradicional.
    • c) El teatro
      Defendía el teatro para “corregir las costumbres de los hombres” (I, XXIII, 196).
      Debía ser decoroso y didáctico, sin mezcla entre tragedia y comedia.
    • Crítica a Demoofonte, Rey de Tracia
      Pero si estos pasajes son intolerables por lo que en sí son, y por lo que influyen en las costumbres, y modo de pensar de los Pueblos. ¿Qué diremos de la osadía con que Matusio llama traidor al mismo Rey, acusándolo de adúltero con su mujer Pomponia, y de la ligereza con que el Rey cree haberle sido infiel la Reina con Matusio? Doblemos aquí la hoja. Hay materias que apenas permiten apuntarse. ¿Y esto se llama Comedia? ¿Y son estas las escuelas, en que ha de aprender el Pueblo el respeto a sus soberanos, y los hijos que deben aprender en ejemplos tan viciosos el recato de las casadas, y todas las mujeres la decencia, y la modestia? ¿De semejantes espectáculos, pueden salir enamorados a la virtud, no horrorizados del vicio los oyentes? Muy al contrario. Aprenderán a hollar la autoridad paterna, y a menospreciar la regia siempre que lo pida su antojo: a ser embusteros; ser insolentes; y a no consultar más que el propio capricho en la fuga de las pasiones. (II, XXII).
    • Sí se oponía a la representación de Autos Sacramentales.
      Provocó que lo tildaran de ateo.
      Él alegaba que le producía consternación ver en escena, sin decoro, elementos que consideraba dignos de las más altas veneraciones.
    • ¿A qué Católico, que haga un mediano uso de su razón, dejará de causar repugnancia, ver, desde que entra en un Corral de Comedias, pintada una Custodia sobre la Cortina? ¿Quién, que no tenga ideas muy bajas de su Religión, podrá sufrir, que unas gentes tan profanas representen a las Personas de la Santísima Trinidad? ¿Que una mujer, que alguna vez tendrá pocos réditos de casta, haciendo el papel de la Gracia, o de la Aurora, representa a la Purísima Virgen? […] ¿Es esto tratar a las cosas Santas santamente? ¿Es este el decoro, y la veneración, que les corresponde?
    • En verdad, hay un deseo ilustrado de hacer triunfar a la razón por encima de la actitud del “pueblo grosero” que “no consulta sino a los sentidos”  Crítica a la mentalidad barroca. La vida ya no es sueño, sino que debe ser pensada, analizada, razonada, y no sólo sentida.
    • d) La educación
      Era la mejor manera de convertir a los individuos en seres racionales autónomos.
      Se aparta de Lockeo de Rousseau –y de la filosofía ilustrada racionalista-, para acercarse al tradicionalismo español  niega a la mujer la posibilidad de acudir a las aulas.
    • ¿Hemos de ir a las Universidades? ¿Nos darán becas en los Colegios? No, Señoras. La piocha, y el bonete, el tontillo, y la sotana harían malísima comparsa. Cada Estado pide su instrucción particular; y lo que yo pido y deseo en Vms. no está ceñida a las aulas. En el estrado, con la labor, y el medio de la conversación, puede aprender, y sin afán, gasto, ni fatiga, puede una Dama instruirse. No son los Aristóteles, los Teutones, los Gaseados, los Avicenas , ni los Baldos los autores que deben Vms. frecuentar. ¿Aprender las lenguas muertas? Ni por sueño. Esto de citar un verso de Homero, o de Virgilio sería tentación, en que caerían a cada paso todas las Damas Griegas o Latinas. Sacamos por consecuencia, (replican Vms.) que no debemos dedicarnos a ser Filósofas, Médicas, ni Letradas, ni hemos de conocer sino de nombre a Homero, y a Virgilio. (I, II).
    • ¿Misoginia?
      Así como dicen los teólogos, que hay muchos a quienes les cuesta más irse al Infierno, que les costaría emprender el camino para salvarse, de la misma manera muchas emplean más ideas, aplicación, y memoria para ser necias, que las que serían suficientes para ser sabias, útiles y prudentes.
    • Cuando me pongo a reflexionar sobre esto, me falta poco para pensar, que las mujeres no son criaturas racionales, sino cierta especie de animales, poco superiores a las monas, que éstas aun son más festivas que ellas, y por fin son animales menos perjudiciales, y de menos gasto, y aún acaso capaces también de adquirir con el tiempo un notable discernimiento del paño, y de la seda; y yo juzgo les deberían igualmente convenir tales estofas. (III, XXIX, 50-51).
    • e) Política y desigualdad social
      Algunos propusieron la vía revolucionaria para cambiar el transcurso de la historia.
      Otros optaron por un cambio pacífico orientado desde arriba para educar a la masas  Absolutismo Ilustrado.
      ¿Qué defendió Clavijo?
    • Contento cada uno con su estado, despreciaría la quimera de mejor fortuna, que le impide gozar tranquilamente de una felicidad presente, por hacerle correr tras una dicha distante, e imaginaria. (III, XXXVII).
    • ¿Solución para los más desfavorecidos?
      Esta virtud [la caridad], que en algún modo nos hace semejantes al Criador, es la que puede llenar el corazón del hombre en lo humano. ¡Hacer bien a otros! Miserable corazón, el que no conoce lo que esto encierra. Aquí se incluye casi cuanto bueno se puede decir del hombre. Grande, noble, caritativo, generoso, magnánimo, discreto: todo esto, y mucho más tiene en sí el que es benéfico. A esta virtud siguen, como ligados, los verdaderos placeres, y la sólida gloria, o por mejor decir, en ella se contienen. (V, LX).
    • La élite es el ejemplo a seguir. Por ello, inventa a ficticios lectores de clase alta que le envían cartas agradeciéndole sus consejos, como aquella misiva de una “hija de padres ricos, y nobles, y según dicen las gentes, hermosa”, quien le agradece sus consejos sobre la educación de las mujeres.
    • 4. Clavijo como personaje literario
      Enquistamiento de su relación con María Luisa (Lisset) Carón, hermana del dramaturgo francés Pedro Agustín Carón de Beaumarchais.
      Lo narra Agustín Espinosa en su Discurso de inauguración del Instituto de Arrecife (1928):
    • Clavijo y Fajardo, viajero curioso por la Europa de la prerrevolución, intima en París con una graciosita francesa: MademoiselleLissette, hermana de Agustín Carón de Beaumarchais, secretario de Luis XV, y uno de los valores más auténticos de la literatura francesa del siglo XVIII.
      Razones de la caprichuda ruleta del vivir obligan a establecerse en Madrid a una hermana casada de Lisette, el flirt casi olvidado de Clavijo. Con su hermana y su cuñado viene Luisa Carón a Madrid.
      Reanúdanse entonces las deleznantes relaciones entre la damita francesa y el escritor de Lanzarote, ahora novios madrileños de la calle de Alcalá y de los jardines del Buen Retiro.
    • […] Pero no paró aquí la aventura. Clavijo y Fajardo pulsó pronto la abulia de los amores de Lisette. Dio a las bodas esa serie de plazos nuevos que el deudor busca siempre frente a la deuda. Los periódicos de la Corte anunciaron pasmosamente aquella boda que una causa desconocida hacía siempre aplazar. Y, al fin, el abandono de Clavijo. Y el desconsuelo, de niña sin marido, de la francesita.
      La hermana de Lisette escribe entonces a París. Da cuenta al hermano ilustre del «caso Clavijo». Beaumarchais, con la venia de su rey, viene a España, nuevo Cid francés, a vengar francesamente el deshonor de su casa. […] Pero el lanzaroteño no se deja embaucar fácilmente. Se baten Beaumarchais y Clavijo. Beaumarchais consigue la expulsión de Clavijo del Archivo Real y de la Corte. El pensador está tres años sin publicarse. (Espinosa 1988: 113-114).
    • 1767. Beaumarchais publica su primer drama: Eugénie. El lanzaroteño es un malvado aventurero, y Lisset es una mujercita ingenua e infantil que ha sido engañada.
    • Solía leerse algo nuevo en cada una de nuestras reuniones, y en una velada llevé, como novedad fresca, la Memoria de Beaumarchais contra Clavijo, en el original. La lectura fue recibida con aplauso; no faltaron comentarios, y luego que se hubo hablado mucho del libro dijo mi querida pareja:
      -Si yo fuera tu amada y no tu mujer, te suplicaría que transformases esa Memoria en un drama, que creo te saldría bien.
      -Para que veas querida, que amada y mujer pueden estar reunidas en una sola persona, te prometo que dentro de ocho días leeré este cuaderno transformado en una pieza dramática.
    • Siglo XX. Ricardo Baroja. Clavijo: tres versiones de una vida.