• Share
  • Email
  • Embed
  • Like
  • Save
  • Private Content
Cesar lombroso
 

Cesar lombroso

on

  • 356 views

Cesar lombroso percutor de la Criminologia

Cesar lombroso percutor de la Criminologia

Statistics

Views

Total Views
356
Views on SlideShare
356
Embed Views
0

Actions

Likes
0
Downloads
10
Comments
0

0 Embeds 0

No embeds

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Microsoft PowerPoint

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

    Cesar lombroso Cesar lombroso Presentation Transcript

    • Ezechia Marco Lombroso conocido con el pseudónimo Cesare Lombroso , fue un médico y criminólogo italiano, representante del positivismo criminológico, llamado en su tiempo la nueva escuela (Nuova Scuola), teoría sostenida también por Enrico Ferri y Raffaele Garofalo. Hijo de Aarón Lombroso y Zefora Levi, en 1852 se inscribió en la facultad de medicina de la Universidad de Pavía, donde se graduó en 1858. Al poco tiempo participó en campañas contra la pelagra en Lombardía, contribuyendo con la educación de los campesinos pobres.
    • En 1866 fue nombrado profesor extraordinario en la Universidad de Pavía y en 1871 asumió la dirección del manicomio de Pésaro. En 1871 fue nombrado profesor de medicina legal en la Universidad de Turín. Casado en 1870 con Nina De Benedetti, tuvo cinco hijos; la segunda de ellos, Gina Lombroso Ferrero escribió su biografía.
    • Lombroso dijo que las causas de la criminalidad son de acuerdo con la forma, causas físicas y biológicas. Un aspecto particularmente difundido de la obra de Lombroso es la concepción del delito como resultado de tendencias innatas, de orden genético, observables en ciertos rasgos físicos o fisonómicos de los delincuentes habituales (asimetrías craneales, determinadas formas de mandíbula, orejas, arcos superciliares, etc.). Sin embargo, en sus obras se mencionan también como factores criminógenos el clima, la orografía, el grado de civilización, la densidad de población, la alimentación, el alcoholismo, la instrucción, la posición económica y hasta la religión
    • Un rasgo llamativo en su obra es la crudeza con que expone algunas de sus conclusiones, que resulta aún más chocante a la luz de las ideas que predominan en la criminología luego del ocaso de la escuela positiva. Esta crudeza puede deberse a la tendencia positivista a despojar el discurso científico de toda otra consideración aparte de la mera descripción de la realidad, eludiendo juicios morales o sentimentales. Por ejemplo, refiriéndose a lo que él llama la terapia del delito, dice: "En realidad, para los criminales natos adultos no hay muchos remedios: es necesario o bien secuestrarlos para siempre, en los casos de los incorregibles, o suprimirlos, cuando su incorregibilidad los torna demasiado peligrosos"
    • Rasgo característico de la obra de Lombroso Otro rasgo característico de la obra de Lombroso es la precariedad de su método científico, frecuentemente de la observación empírica, a veces sobre la población, y de relaciones de causalidad escasamente fundadas. Por ejemplo, de la comparación entre la temperatura anual media en las distintas provincias de Italia y el índice de homicidios en cada una de ellas concluye Lombroso que el calor favorece este tipo de delitos.
    • La concepción de Lombroso torna irrelevante el estudio de la imputabilidad del sujeto, puesto que –según se deriva lógicamente de sus postulados– todos los criminales son inimputables, y cuanto menor sea su responsabilidad, mayor es su peligrosidad. Esta idea se opone agudamente a las concepciones más frecuentes entre abogados y juristas, a quienes Lombroso criticó, sosteniendo que pretendían aminorar la pena precisamente para los individuos más peligrosos.
    • Ernest Seeling
    • Hans Gross y Ernest Seeling Dicen que es una “conducta psíquico-corpórea y culposa de un hombre, que por ser contraria a la sociedad está jurídicamente prohibida y amenazada con una pena” En esta enunciación entramos otra vez en el ámbito jurídico, que no es por hacerlo menos, porque sabemos que de ahí nace la criminología, pero como una ley de la vida, todo hijo debe seguir su camino, dejando los brazos maternos atrás...creo que es tiempo de que la Criminología se desarrolle independientemente del Derecho, claro sin abandonarlo por completo, para que empiece a sobresalir y a trabajar con lo que realmente le atañe: la criminalidad y quiénes la efectúan.
    • ERNEST SEELIG Escuela austriaca Génesis del delito: (crítica a Lombroso), el delincuente no es antropológicamente unitario. Hace hincapié en la prevención del delito. SEELIG parte de la existencia de unos tipos criminológicos principales, que son los que se repiten una y otra vez en el mundo criminal, con unas características muy semejantes. Un individuo puede reunir las características de un solo tipo (tipo puro) o puede pertenecer a distintos tipos presentando sus diversos caracteres (tipo mixto). Observando el desarrollo de la vida criminal de un individuo también se pueden distinguir: Los tipos paralelos, en los que existe coetáneamente el complejo de caracteres de varios tipos. Los tipos metamórficos, en los que el complejo de caracteres de distintos tipos se sucede temporalmente. Para la formación de los tipos, SEELIG utiliza un “procedimiento combinado” (tipificación fenomenológica, a partir de la observación directa de los delincuentes añadiéndoles una nota psicológica), de propiedades de carácter y formas de vida. Así resultan ocho tipos criminológicos principales. DELICUENTES CONTRA EL PATRIMONIO POR ESCASA FUERZA DE RESISTENCIA
    • En contraste con los anteriores, se trata de hombres que cumplen una misión social, y que pueden, frecuentemente, ser descritos como trabajadores laboriosos. Sin embargo, carecen, frente a los estímulos criminógenos de su mundo circundante, en particular frente a las posibilidades que su profesión les ofrece para apropiarse de lo ajeno u obtener una ganancia ilícita, de las necesarias inhibiciones. A pesar de los “buenos propósitos” que conciben a menudo, reinciden con frecuencia. Caracterológicamente, no presentan ninguna otra peculiaridad. Los tipos especiales que describe SEELIG son: El empleado ladrón, domésticas, aprendices El cajero infiel El funcionario venal, que abusando de sus funciones, se enriquece personalmente apropiándose de lo ajeno. El comerciante egoísta Los estafadores ocasionales y los que se apropian de los objetos encontrados.