Evidencia ancestral final

  • 5,420 views
Uploaded on

 

  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Be the first to comment
No Downloads

Views

Total Views
5,420
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
5

Actions

Shares
Downloads
70
Comments
0
Likes
1

Embeds 0

No embeds

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
    No notes for slide

Transcript

  • 1. TURISMO LA OTRA HISTORIAINMATERIAL ARQUEOLOGÍA DEL VALLE DEL RÍO QUIMIPALEONTOLOGÍA ESTUDIOS PRELIMINARES LOS MAMÍFEROS CONTEMPORÁNEOSARQUEOLOGÍA E HISTORIA DE LOS PRIMEROS CAZADORES RECOLECTORES EN EL NOROESTE DEL PERÚ DIOSES, RETABLOS Y CAMPANAS EN LOS CAÑARIS DEL NORTE DEL PERÚ SALINAS DE BOLÍVAR: UN DESTINO TURÍSTICO CON HISTORIA, PAISAJES NATURALES, GENTE EMPRENDEDORA Y ECONOMÍA PRODUCTIVA Y SOLIDARIA MEMORIAS “TERCER ENCUENTRO NACIONAL DE ARQUEOLOGÍA Y PRIMERO BINACIONAL ECUADOR- PERÚ LOJA 2010” No. 3 / Año 2011 1
  • 2. LA OTRA HISTORIA NUESTROS SERVICIOS • Desarrollar, apoyar e incentivar proyectos de investigación de instituciones gubernamentales y no gubernamentales en temas relacionados con: arqueología, antropología, historia, inmaterial, medio ambiente, ecología y turismo. • Editar y publicar trabajos de investigación de: profesionales, empresas públicas y privadas en las áreas afines con nuestro trabajo. • Elaborar y ejecutar proyectos de planes de manejo y gestión de sitios patrimoniales. • Organizar y dictar: cursos, seminarios, coloquios para instituciones públicas y privadas sobre la temática que abordamos.ÍNDICE 04 ARQUEOLOGÍA DEL VALLE DEL RÍO QUIMI 14 UN PRIMER ACERCAMIENTO AL CONTEXTO ARQUEOLÓGICO DE LOS PETROGLIFOS DE LA PROVINCIA DE LOJA 24 OCUPACIONES ARQUEOLÓGICAS EN YAMANUNKA 28 LAS RUTAS COMERCIALES DEL GOLFO DE GUAYAQUIL 38 CULTURA MILAGRO–QUEVEDO 50 TRONO SAGRADO EN CHORNANCAP, UN TEMPLO DE LA CULTURA LAMBAYEQUE - PERÚ Director General: Arqlgo. Francisco Sánchez Flores 66 HACIA UN AFINAMIENTO DE LA SECUENCIA CRONOLÓGICA MAYO-CHINCHIPE Directora Editorial: Mag. Fanny Gómez Torres 74 LOS MAMÍFEROS CONTEMPORÁNEOS Gerente General: Lic. Paola Cadena Gómez 82 DIOSES, RETABLOS Y CAMPANAS EN LOS CAÑARIS DEL NORTE DEL PERÚ Comercialización y Ventas: Lic. Paola Cadena Gómez 94 APORTES ECUATORIALES A LA CIVILIZACIÓN Telf: 321 5560 / 080 757 697 Diseño y Diagramación: 102 LA INVESTIGACIÓN INMATERIAL EN LA ARQUEOLOGÍA Cinearte Impresión: 108 REFLEXIONES SOBRE EL PATRIMONIO SONORO Cromatik Salinas N17-245 y Santiago 112 SALINAS DE BOLÍVAR Edif. Federicom, oficina 203 (02) 321 55 60 / 080 757 697 / 084 684 476 Quito-Ecuador grupoevidencia@andinanet.net 2
  • 3. E sta edición contiene las Memorias del Tercer Encuen-tro Nacional de Arqueología y Primero Binacional Ecua-dor- Perú, realizado en la ciudad de Loja en Diciembre del2010. Los objetivos y resultados del Encuentro fueron:Analizar la problemática del Patrimonio Cultural Arqueo-lógico en el contexto del desarrollo de los dos países,proponiendo una visión integral de la investigación delPatrimonio Cultural Arqueológico, Paleontológico y Antro-pológico para dar a conocer los avances de los estudiostanto en el Ecuador como en el Perú. Se establecieronacuerdos y alianzas estratégicas entre los dos paísespara la preservación y conservación del Patrimonio Cultu-ral Arqueológico, así como la creación de una Escuela deArqueología y la inclusión de la investigación inmaterialen los estudios arqueológicos.Siendo países vecinos con similares características cultu-rales, las investigaciones han sido independientes. Esteencuentro logró unir lazos científico-culturales con uncompromiso permanente de acción común para beneficiode las dos naciones.Es importante resaltar el interés de la empresa privadaen los estudios de Arqueología, antes de realizar obrasde infraestructura para la explotación minera en el sur delEcuador y la relación con la empresa pública para la con-servación de los bienes arqueológicos y con ello lograr elfortalecimiento de la identidad regional.En este número estamos remarcando que la difusión quese realiza, no solo es el resultado de investigaciones ais-ladas, sino de un trabajo conjunto de: arqueólogos, antro-pólogos, paleontólogos, historiadores, quienes a travésde sus exposiciones dan a conocer importantes estudiosdel Ecuador y la relación Ecuador –Perú; por lo tanto coneste tipo de eventos, se están generando nuevos espa-cios para la trasmisión de estos conocimientos.Agradecemos a EcuaCorriente S.A., Instituto Nacional dePatrimonio Cultural (Central y Regional 7), Consulado dePerú en Ecuador, Museo del Ministerio de Cultura de Loja EDITORIALy Casa de la Cultura Benjamín Carrión, Núcleo de Loja,por la apertura, auspicio y facilidades otorgadas para larealización de este Encuentro, así como para la publica-ción del Tercer Número de “EVIDENCIA ANCESTRAL, LaOtra Historia”.Entonces, presentamos esta edición que la llamamos“Especial”, por su volumen y trascendencia, que encierrauna pequeña parte del océano de contenidos que desea-mos difundir.Los Editores 3
  • 4. ARQUEOLOGÍA DEL VALLE DEL RÍO QUIMI Lic. Fabián Villalba ESTUDIOS PRELIMINARES EcuaCorriente S.A. Vista Panorámica del sector. INTRODUCCIÓN A partir del año 2008, bajo el dientes. Están construidas ínte- En la cuenca media del río auspicio de EcuaCorriente S.A. gramente de suelo desplazado Zamora, a lo largo de cuyas se inicia con una etapa de es- por los cortes provocados, no riveras están asentadas las tudios interdisciplinarios de ca- hay presencia de muros de ciudades de Zamora, Zumbi, rácter sistemático. El escenario piedra en la conformación de Yanzatza, El Pangui se han se centra en el valle del río Qui- estos espacios aplanados. El identificado esporádicos sitios mi, un río tributario del Zamo- tamaño de las terrazas llega a arqueológicos producto de la ra, cuyas aguas descargan a la lo mucho a los 50m de largo, ejecución de trabajos muy pun- altura del límite entre las pro- mientras que el ancho es me- tuales. Generalmente, son tra- vincias de Zamora Chinchipe y nor. Determinadas terrazas su- bajos incluidos en la denomi- Morona Santiago. peran estas dimensiones, pero nada arqueología de rescate, su existencia es muy limitada. formando parte de los estudios Los resultados parciales de la Además de los sitios aterra- de impacto ambiental (Camino, prospección realizada a lo lar- zados existen otros sitios que 2000; Echeverría, 2003; Moles- go de todo el valle, sacan a la presentan otras características, tina y Castillo, 2004; Aguilera, luz la existencia de importantes están presentes en la sección 2005; Domínguez, 2005; Mejía asentamientos de sociedades baja del valle. y Chacón, 2006). También se pasadas, principalmente a lo han realizado otros estudios, largo de las laderas del valle. Hasta el momento hemos iden- mediante recorridos rápidos, Las características de los si- tificado y registrado alrededor sobre lo cual existe una publi- tios arqueológicos distribuidos de 100 sitios en el valle del Qui- cación y un proyecto presenta- en las laderas, se identifican mi. Algunos sitios con morfolo- do al INPC, que en general son por una sucesión de terrazas gía semejante se registraron a aportes mínimos (Valdés, 2004 construidas intencionalmente lo largo de la cuenca media delARQUEOLOGÍA E HISTORIA e Idrovo, 2009). siguiendo el sentido de las pen- Zamora. Unos cuantos sitios de 4
  • 5. las mismas características, em- bletza, límite interprovincial. El agua constituye también unpezamos a registrar en Zumbi y (Mapa 1). componente primordial del pai-se continuará en los tributarios saje del Valle. Existen importan-principales como en Namírez El río Quimi nace en los altos tes cuencas y subcuencas queBajo y Cumbaratza. de la cordillera del Cóndor, está recorren el área mejorando no- orientado, en su micro cuenca tablemente la calidad ambien-Las características morfológi- alta en sentido norte-sur; una tal. No obstante, su coloracióncas de los sitios aterrazados vez que desciende al valle por oscura debida a los taninos,descubiertos inicialmente a lo una caída de 600 m, por dos puede restar el valor agregadolargo del valle del río Quimi, cascadas “las gemelas” hasta dado por la limpidez de los re-constituyen un referente de un llegar al valle, toma un senti- cursos. Existe buena cantidadpatrón que se repite en el su- do este-oeste. El valle tiene de cascadas y abundantes ver-roriente ecuatoriano. Varios una configuración alargada y tientes naturales que puedenfechamientos obtenidos en el estrecha de aproximadamente también ser observadas.transcurso de nueve proyectos 25 kilómetros de extensión yejecutados en el Quimi, entre un ancho promedio de dos ki- La vegetación es del tipo bos-los cuales están los autores lómetros. Tiene dos tributarios que secundario y siempre verde(Molestina y Castillo, 2004; Me- principales: el Wawayme y el en las laderas, muy intervenidojía y Chacón, 2006), se reagru- Tundayme. La topografía que en las zonas planas, donde pre-paron para tener una primera rodea al valle es muy acciden- dominan los cultivos y pastiza-aproximación cronológica de la tada, presenta pendientes que les. En las zonas pobladas seocupación a lo largo del tiempo. llegan a los 60°, las elevacio- puede observar una importanteLos datos que a continuación nes que rodean al valle, se le- degradación de las zonas bos-se exponen deben considerar- vantan desde los 800 m hasta cosas, debido a la extracciónse como preliminares, aún hay la altura de 1600 msnm. selectiva de madera y desbrocevarios temas que se seguirán para generar pastizales.tratando a mayor profundidad. ZONAS DE VIDA 1 El Valle se encuentra distribuido en las zonas de vida de bosque UBICACIÓN El paisaje en general es homogé- muy húmedo tropical, entre los neo, topográficamente correspon- 900 y 1000 msnm; con transiciónEl proyecto arqueológico está de a un relieve subandino típico de al bosque húmedo pre-montanoubicado en el Suroriente del pie de monte. La intensa humedad entre los 900 y 2700 msnm.Ecuador, al pie de la sección genera la formación de gruesasnorte de la cordillera del Cón- capas de neblina especialmente La temperatura permanece re-dor, en el valle del río Quimi, el en las mañanas. La luminosidad lativamente constante a lo lar-cual desemboca en el río Za- se ve afectada por las grandes di- go de los años, entre los 20 ymora a la altura de Chuchum- ferencias de nivel topográfico. los 25°C con un promedio de 21,6°C. El valor de la precipita- ción anual estimada es de 2708 mm. El período más lluvioso co- rresponde a los meses de abril a junio, en tanto que los menos lluviosos son entre julio y marzo. El valor de la evaporación anual representa, aproximadamente el 43% de la precipitación anual total. La humedad relativa at- mosférica media mensual está en el orden del 87%. Los valo- res de nubosidad indican que en general la zona amazónica pasa cubierta más del 50% del tiempo a lo largo de todo el año. La mayor parte del año los vien- ARQUEOLOGÍA E HISTORIA tos soplan hacia el sur-suroeste.MAPA 1: Localización del Proyecto Arqueológico Valle del Río Quimi. 1 EcuaCorriente S.A. Estudio de Impacto Ambiental 2005. 5
  • 6. distintos espacios. Hasta el año en todo el valle del río Quimi, 2007 se llegaron a identificar incluyen las cuencas de los dos un total de 22 sitios. tributarios principales Tunday- me y Wawayme. Otra zona de A partir del 2009 iniciamos con interés para el proyecto es la la prospección extendida para cuenca media del río Zamora todo el valle del río Quimi, en el y principales afluentes como recorrido se dio prioridad a las el Machinatza, Nangaritza, Ya- pendientes; de esta manera, se cuambi y Chicaña. extendió más allá de los espa- cios predeterminados para las El registro de sitios consistió en actividades mineras. Esta me- la georeferenciación sobre una todología responde a objetivos imagen satelital en el sistema relacionados con un plan de in- UTM PSAD 56, con curvas de Valle del Río Quimi. vestigaciones que llega a supe- nivel cada 10m y georeferencia- rar los niveles de la arqueolo- da en lugares estratégicos con Las especies existentes en el gía de rescate tradicionalmente puntos de geoposicionamiento área se hallan en estrecha re- requeridos por los Estudios de satelital de alta precisión, trian- lación con el medio físico, el Impacto Ambientales (EIA). gulados desde hitos del IGM clima y principalmente la vege- Bajo esta nueva concepción, (Instituto Geográfico Militar). tación. La mayor parte del ali- se llegó a registrar alrededor de En el mapa de sitios, el punto mento en los bosques tropica- 90 sitios arqueológicos en todo de referencia, está ubicado en les y del área de estudio es de el valle. la terraza de origen antrópico origen vegetal, por esta razón, de menor cota. Se obtuvieron los mamíferos frugívoros y her- El proyecto se enrumba hacia datos cualitativos y cuantitati- bívoros alcanzan el 60% del to- una propuesta de investigación vos generales de cada uno de tal de las especies registradas. de alcance regional y de ca- estos, se elaboró un dibujo es- rácter interdisciplinario como quemático a mano con curvas En el área se registraron 45 una necesidad de promover de nivel referenciales. especies, y se puede decir que los estudios culturales y el co- el valor de la diversidad de los nocimiento de las sociedades La mayoría de los sitios identi- mamíferos que actualmente ancestrales asentadas en el ficados y registrados por noso- habitan el área se la categoriza Suroriente ecuatoriano. tros están compuestos por con- como media, con relación a los juntos de terrazas. Las terrazas registros en bosques cercanos. Los estudios comprenden: re- son cortes intencionales pro- conocimiento y registro de sitios vocados a las pendientes en El Wawayme es la localidad arqueológicos, excavaciones de no más de tres metros de alto, menos diversa. De 45 especies sitios seleccionados y análisis producidas para generar espa- de mamíferos registrados, tan de materiales recuperados en cios medianamente nivelados. solo tres pueden ser conside- las diferentes fases. A mediano Generalmente se encuentran radas como abundantes, diez plazo, los bienes patrimoniales desplazadas siguiendo el senti- son comunes, veinte y cuatro e información procesada están do de las pendientes, dispues- son poco comunes y ocho son destinados a cumplir una fun- tas en orden lineal ascendente raros. ción social, se ha considerado continuo. También, se presen- como plan de difusión la habili- tan ramificaciones laterales. tación de una ruta cultural de re- En determinados sitios suelen ESTUDIOS ARQUEOLÓGICOS corrido por ciertos sitios arqueo- construir una terraza de tama- lógicos, se instalaría un museo ño mayor, puede estar ubicada En el año 2004 se inician los de sitio y otro de exhibición per- en la cima de la pendiente, o primeros trabajos en el Pro- manente en uno de los pobla- no; en este caso, se nivela el yecto Mirador en ciertas áreas dos más cercanos, además de suelo para conformar una pla- de interés del proyecto Minero. publicaciones de los resultados nicie amplia de forma general- Se realiza la prospección en el de los estudios. mente semicircular, a las que área de la mina y escombre- hemos denominado terrazas ras. En los años siguientes se El reconocimiento de sitios de coronación.ARQUEOLOGÍA E HISTORIA realizan otros trabajos más, en comprende el registro básico 6
  • 7. 7 Distribución de sitios arqueológicos en el Valle del Río Quimi (Z6D3-001; Z6C4-001).ARQUEOLOGÍA E HISTORIA
  • 8. 017, 018 y 019, todos estos no tizales acelera el proceso de presentan terrazas. degradación. La distribución de los sitios res- Los sitios que están desplaza- ponde a un patrón que podría dos hacia una u otra margen del denominarse como asenta- río Quimi presentan diferencias mientos aterrazados de piede- en la densidad y frecuencia de monte en el sur oriente amazó- terrazas. Aquellos que están nico, distribuidos en la cuenca situados en la margen derecha media del Zamora. contienen un promedio de 19 terrazas por sitio, en cambio, La cantidad de terrazas por si- los que están en la margen tio oscila desde 1 hasta 65, en izquierda alcanzan las cinco Construcción de terrazas a lo largo de las pendientes. un promedio general de 10 te- terrazas por sitio. No existen rrazas por sitio. Las terrazas de variaciones topográficas, ni de Cada sitio, generalmente está coronación se presentan en un área entre los dos lados, pero, separado de otro, en una dis- promedio 0.3 por sitio. sí existen variaciones en la fre- tancia de más de 300m.; hacia cuencia de sitios. En la margen las laterales están separados En total, se tiene contabilizado derecha se identificaron 28 si- por accidentes topográficos una cantidad que alcanzan las tios, en la margen izquierda, en como cortes naturales semi- 1000 terrazas distribuidas en cambio, hay 55. profundos propios del terreno los diferentes sitios del valle. ondulante, provocado por pe- La cubierta de vegetación ar- En el futuro se irán encontrando queños riachuelos o quebradas bustiva que está presente en respuestas a estas incógnitas, que descienden de las partes determinados sitios arqueoló- por ejemplo: las razones de las altas. Las pendientes no pre- gicos, constituye un factor im- diferencias de frecuencias de sentan amplios espacios late- portante que permite controlar las terrazas, las probables fun- rales y más bien son muy es- la erosión de las terrazas; por ciones, qué tipo de sociedades trechas. el contrario la deforestación y ocuparon esta región y desde conversión de suelos en pas- cuándo. Los sitios se presentan distri- buidos a lo largo de toda la ex- tensión del río Quimi tanto en el curso medio como en el infe- rior, se localizan principalmente en las pendientes que rodean las dos márgenes. En el curso superior aún no se ha realiza- do ningún recorrido. En los dos afluentes mayores, el Waway- me y Tundayme, los sitios se encuentran, también, hacia las dos márgenes y hasta los cur- sos superiores. Todos los sitios hasta hoy identificados se en- cuentran desde los 800msnm y alcanzan una altura máxima de 1400. Se presentan en un ran- go altitudinal de 600m. La gran mayoría de sitios iden- tificados se distribuyen en las pendientes, otros están en la parte del valle en terreno plano sobre suelos firmes; estos son:ARQUEOLOGÍA E HISTORIA Sitio Z6D3-004, topografía de distribución de 11 terrazas en un patrón secuencial. Z6C4-010, Z6D3-015, 016, 8
  • 9. Uno de los sitios estudiados Uno de los bordes correspon-mediante excavaciones es el de a la categoría de vasijasZ6D3-004, ubicado en San restringidas independientes,Marcos cerca de la confluencia forma 3E). En el depósito 2 (dedel río Tundayme en el Quimi. 35cm de espesor) la frecuenciaEs una pequeña elevación na- de materiales decrece. En estetural de 45m de altura que se depósito, se reduce la presen-levanta sobre la planicie de cia de materiales (10 bordes,San Marcos, tiene un área de no hay cuerpos decorados, en5 hectáreas, presenta pendien- lítica hay 1 pulidor). Al final deltes de 35°, está aislada del res- depósito 2 en el extremo norteto de elevaciones que se levan- de la trinchera, se encontraron Vasija reconstruida.tan al este, originarias del pie cuatro vasijas grandes, agru-de la cordillera del Cóndor. padas entre sí y en posición fragmentos grandes de carbón, vertical; están fragmentadas y material arcilloso amarillento yEl sitio está compuesto por 11 sin los bordes. Dos formas de fragmentos de cerámica. En elterrazas, distribuidas en dos vasijas son del tipo restringidas centro de la terraza y apega-hileras opuestas entre sí. Las dependientes (2A Y 2D). En do al corte de la pendiente seterrazas están construidas si- esta terraza no se encontraron encontraron 3 vasijas grandesguiendo un orden secuencial cuencos. agrupadas (2 vasijas sin la sec-lineal a lo largo de las dos pen- ción superior). Se recuperarondientes de menor grado. Son La terraza 2 no presenta ma- 37 artefactos diagnósticos,terrazas pequeñas donde la teriales en el depósito 1, en el principalmente bordes de cerá-dimensión frontal es de 20m y depósito 2 se recuperó un bor- mica, 3 bordes con decoraciónel ancho llega a los 40m. Se de decorado con engobe, al corrugada; en cuanto a líticaconstruyeron mediante cortes final de este depósito aparece hay 2 manos para moler, unadel talud que generalmente no un rasgo de 30cm de diámetro de estas fragmentada.sobrepasan los dos metros de consistente en una agrupaciónaltura, son desplazamientos de de restos óseos aparentemen- En la terraza 5 se recuperarontierra desde la parte superior te son de origen fáunico. fragmentos de cerámica en loshasta conseguir un área rela- dos primeros depósitos, contivamente plana. En la terraza 3 aparecen tres mayor densidad en el segun- rasgos definidos como con- do y un molde de poste en el10 terrazas tienen la forma se- centraciones de fragmentos de depósito 3. Al final del depósitomielipsoide y la restante es de cerámica. Contienen 23 arte- 2 aparece un molde de posteforma cuadrilateral, esta última factos diagnósticos en los tres que se introduce en el D3; tam-está localizada en la cima de la depósitos, principalmente son bién, hay 4 moldes de posteloma. Para la consolidación de bordes de cerámica con de- en el D3. Hacia el centro de lalas estructuras de las terrazas, coraciones corrugados y tres línea de desbanque de la terra-no se encuentra ningún material excisos. En lítica tenemos un za, en la unidad 2 se presen-ajeno que no sea el propio suelo yunque, un fragmento de mano ta un fogón con fragmentos dedesplazado. El área total de las para moler, una preforma de cerámica. Cerca al fogón hay11 terrazas es de 3878,3 m2. hacha y un fragmento de huso una concentración de cerámi- para hilar. ca, en cuyo contenido hay va-En la terraza 1, en el depósito rios bordes de distintas vasijas1, se distingue una frecuencia La terraza 4 se destaca por la grandes. Se identificaron ochoimportante de artefactos diag- presencia del rasgo 2, locali- elementos diagnósticos, en elnósticos de cerámica entre zado en la sección norte de la D3 se resalta la existencia deestas, del tipo corrugado (Los terraza, tiene forma rectangular bordes con engobe al interior.fragmentos de cerámica están es de 112cm de largo por 58cmdispersos en la sección sur de de ancho y 42cm de profundi- En la terraza 6, en el depósitola terraza: 20 bordes, 20 cue- dad, contiene un suelo arcilloso 2 hay presencia de fragmentosllos decorados y un pulidor. De de color amarillento, con límites de cerámica, los que se incre-los cuellos, 19 son decorados bien definidos contrastable con mentan hasta el nivel 2 y des-corrugados y uno con bandas la matriz del suelo rojizo que ro- aparecen en el 3. En el nivel 4 ARQUEOLOGÍA E HISTORIAde engobe. dea al rasgo. Está rellenado por hay dos moldes de poste. Este 9
  • 10. depósito tiene el espesor de aparecen materiales culturales, más se encuentran fragmen- 73cm, poco usual en este sitio. hay importantes evidencias tos de cerámica dispersos en Se recuperaron 8 bordes en el de ocupación. Los depósitos la unidad. Entre los artefactos depósito 2, de los cuales 4 pre- ocupacionales son poco pro- recuperados hay: 1 borde con sentan engobe, también hay fundos; desde el depósito 1 se decoración antropomorfa, 1 15 objetos de lítica tallada en el encuentran restos culturales, fragmento de asa y 1 yunque D2, en los niveles intermedios. pero en el depósito 2 la presen- de piedra. La terraza 7 está construida en cia de cerámica y lítica se in- la cima de la elevación del sitio, tensifica. Se debe resaltar que En la terraza 9 se encontró 1 tiene un área de 1225m2, tiene en el depósito 2 se logró definir vasija en el depósito 2 incrusta- la mayor extensión de todas. dos ocupaciones, en la ocu- da 12cm en el depósito 3 (ras- Está conformada en dos sec- pación temprana se identificó go 1). Los fragmentos de cerá- ciones separadas por un montí- una estructura habitacional de mica están presentes hasta el culo natural que se desplaza en forma elipsoide delimitada por depósito 3, la densidad es baja. la parte media de la terraza. En 10 moldes de poste. Tanto en En la terraza 10, en el primer las dos secciones se encontra- el interior como en el perímetro depósito se advierte una altera- ron materiales culturales, Los de la estructura hay 5 vasijas ción moderna, alcanza hasta el más significativos están en la completas definidas como ras- depósito 2. En el depósito 3 se sección sur de la terraza. gos y seis concentraciones de definieron 10 moldes de poste En la sección norte se encon- materiales culturales; además, sin que presenten algún orden traron 23 artefactos diagnósti- un posible taller lítico con he- específico. Entre los artefactos cos de cerámica. En el depósi- rramientas de piedra. se encontraron 2 hachas de piedra, 1 pulidor, 1 huso para En los exteriores de la estruc- hilar. Además, existe una piedra tura, también se encontraron de moler con dos horadaciones 8 rasgos y concentraciones de en el noreste de la terraza. materiales, algunas son vasijas En la terraza 11 se localizó 1 grandes incompletas. vasija fragmentada sin el punto terminal superior, están coloca- En la terraza 8, los materiales das en posición vertical a 40cm culturales están dispersos y bajo superficie en el depósito aparecen en mayor frecuencia 2, se introduce hasta el depó- en el nivel dos del depósito 2, sito 3. Al este de la unidad, se incluye cerámica corrugada. presenta una concentración de En la unidad 1 se identificaron cerámica. En el depósito 2 se Piedra de moler con desgaste circular provocado por la frecuencia del uso. 6 vasijas grandes colocadas en encontró 1 fragmento de figu- posición vertical en el segundo rín antropomorfo. También hay to 1 hay dos bordes de cuencos nivel del depósito 2, están in- presencia de fragmentos de y una base plana sólida, todos crustadas hasta el depósito 3 cerámica dispersos en toda la sin decoración. En el depósito 2 (rasgos 4, 5, 6, 7, 8 y 9); ade- unidad excavada. están la mayoría de artefactos, hay 3 formas de vasijas restrin- gidas independientes y 1 borde de cuenco; también bases pla- nas y convexas y algunos cuer- pos. La decoración es limitada, se presenta el corrugado y pin- tura o engobe negro al interior. Se encontró 1 piedra para pulir. Se logró definir, además, una circunferencia de 1.2m de diá- metro en cuya contorno se dis- tribuyen moldes de poste. En la sección Sur de la terraza,ARQUEOLOGÍA E HISTORIA desde los 5cm bajo superficie Estructura habitacional de forma elíptica delimitada con moldes de poste. 10
  • 11. producido desde una hasta tres no es procedente. Es necesario concavidades de formas elips- realizar análisis complementa- oidales o redondeadas; las ma- rios, de la cerámica, lítica, sue- nos de moler son delgadas, se los, relaciones contextuales y usaron los bordes a través de cronológicas para comprender movimientos ondulantes y no mejor algunas interrogantes las facetas. que surgen a raíz de los datos generales expuestos. Todas estas características anotadas nos llevan a interpre- Por medio de la cerámica reco-Vasija vertical,rasgo mixto compuesto por dos vasijas. tar, en forma preliminar, que brada en el sitio, hemos logrado se trata de un sitio relacionado estructurar un cuadro básico deTodas las terrazas del sitio con actividades domésticas. La formas, podría ser representativoZ6D3-004 han sido ocupadas, interpretación funcional de este de la vajilla empleada en el vallese manifiesta en la frecuencia sitio bien puede convertirse, del río Quimi. Esto nos permitirde materiales culturales distri- en un referente para aquellos contar con una base referencialbuidos principalmente en los sitios compuestos por conjun- comparativa para los estudiosdos primeros depósitos. En la to de terrazas y que contienen posteriores, lo óptimo son lasterraza 7 localizada en la parte una terraza de coronación, es- muestras de formas para cadamás alta del sitio se definió una tán presentes en el valle del río estrato ocupacional de este sitio.estructura habitacional de for- Quimi y tampoco sería extrañoma elipsoidal, con el eje mayor que también suceda lo mis- La metodología utilizada en lade 9m; esta estructura consti- mo en la cuenca del Zamora. clasificación de la cerámica recu-tuye un marcador que permite La interpretación funcional de perada se sustenta sobre la baseir definiendo la funcionalidad las terrazas restantes del sitio del análisis modal. El objetivodel sitio. A esto adicionamos la aún falta por definir, para esto es definir los aspectos funciona-existencia de rasgos culturales se requiere completar análisis les de los artefactos y para esto(principalmente agrupaciones especializados. Generalmente, se parte de una caracterizaciónde cerámica, vasijas aisla- a las terrazas identificadas en formal, se clasifican desde el es-das completas e incompletas, la región andina o costanera quema propuesto por Shepardfogones, moldes de postes). se han venido asociando con (1976), denominado formas es-En cantidades limitadas se actividades agrícolas; debido a tructurales de vasijas (vasijas noencuentran hachas de piedra las características particulares restringidas, vasijas restringidaspequeñas, husos de cerámica de aquellas que registramos, la simples y dependientes y vasijaspara hilar, 1 piedra y manos misma interpretación funcional restringidas independientes).para moler.Aún está por definir el uso finaldado a las agrupaciones devasijas de tamaño grande se-micompletas que aparecen enel nivel inferior del depósito 2;esta característica es recurren-te en las terrazas, 1, 4, 7 y 8.La piedra de moler correspon-de a una granodiorita, prove-niente de los lechos de los ríos,desde donde ha sido trans-portada. Son piedras planasde 30cm de grosor, general-mente alargadas de 1 a 1.50mx 0.80m de ancho. En la carasuperior presentan huellas dedesgaste producido por la fric- ARQUEOLOGÍA E HISTORIAción, la frecuencia de uso ha Concentraciones de cerámica. 11
  • 12. La cerámica diagnóstica re- transporte y retención de líqui- Chacón, 2007)y las restantes cuperada supera los 356 arte- dos, esto por la estreches del por nosotros, se organizó un factos. Dentro de este grupo cuello. En cambio, las formas cuadro cronológico compuesto el 20% son bordes de vasijas. 1, entre estas la 1D y 1G, que por 15 muestras (FIGURA 7). Los materiales restantes se son las más frecuentes en este El conjunto de fechas provie- clasifican como bases, bases sitio, por su boca ancha y cuer- nen de cuatro sitios: Z6D3-003, con cuerpo, vasijas sin bordes, po poco profundo, se relacio- Z6D3-004, Z6D3-020 y Z6D3- cuellos corrugados, cuerpos nan con las acciones de servir- 022. Las fechas de mayor an- decorados y no definibles. se bebidas y/o alimentos. tigüedad obtenidas para el sitio Z6D3-04, se sitúan en los 900 Las formas identificadas co- Los depósitos culturales, gene- años a.C. (3000 años antes del rresponden a las tres clases ralmente son de poca profun- presente), también hay fechas estructurales: la mayoría de didad alcanzan los 30 cm, ex- que se ubican en los demás formas son vasijas no restringi- cepcionalmente hay otros que períodos subsiguientes, que in- das (1D, 1F, 1G, 1H, 1I, 1J, 1K), alcanza los 60 cm. Es usual cluye el colonial y republicano. vasijas restringidas simples y que el Depósito 2 tenga mayor dependientes (2A, 2C, 2D) y espesor que los dos restantes, Al período de las Sociedades formas de vasijas restringidas la coloración presenta tonalida- Tribales (Desarrollo Regional), independientes (3A, 3B, 3C, des grisáceas. también corresponden dos 3D, 3E,3G). muestras provenientes del sitio En un caso se logró determinar Z6D3-004, de 600 años des- Las frecuencias de cada una que en el depósito 2 se presen- pués de Cristo. de las formas definidas se en- ta al menos dos ocupaciones, cuentran en el informe del año esto sucede en la terraza 10; Para el período de Integración 2009, aquí se distingue que también, hay otros casos como tenemos seis muestras, es el sobresalen las frecuencias de la terraza 4 donde se presen- período donde se agrupa el las formas 3D Y 3E, son va- tan rasgos al final del D2 y que mayor número de resultados. sijas grandes esferoidales de se incrustan en el depósito De acuerdo a estos datos, se contorno inflexionado, borde 3, sucede algo similar con las podría pensar en un período de evertido, cuello corto cóncavo vasijas orientadas en posición mayor ocupación, en compara- de garganta ancha, eventual- vertical, entre estas las cinco ción con los restantes. Las fe- mente con decoración del tipo vasijas de la terraza 1. chas fluctúan entre 800 y 1300 corrugado en el cuello. años después de Cristo. Mediante una recopilación Este tipo de vasijas se asocian de los resultados de los aná- Durante el período Colonial con la preparación, servicio y lisis de radiocarbono obteni- Hispano, en el sitio Z6D3-004 conservación de alimentos. La das a partir del año 2004 (dos se encontraron de ocupación forma 3C es más útil para el por Molestina, 2004 y tres por que se sitúan entre los 1500 Cronología C14. Cuadro de fechas obtenidas en varios sitios, organizadas en los diferentes períodos.ARQUEOLOGÍA E HISTORIA 12
  • 13. y 1700 años después de Cris- BIBLIOGRAFÍA CONSULTADA bierno Provincial del Azuay. Cuencato. Por último tenemos que el 2009.mismo sitio, vuelve a ser reocu- AGUILERA, Maríapado hace 90 años. La reocu- Informe Arqueológico de la Central MEJÍA, Fernando. y CHACÓN,pación del sitio en los períodos Hidroeléctrica Isimanchi, Provincia Rosalba.Colonial y Republicano tiene de Zamora Chinchipe. Informe pre- Informe Final del Proyecto Arqueo-relación con la cultura Shuar. sentado al Instituto Nacional de Pa- lógico Mirador: Prospección de las trimonio Cultural, Quito, 2005. Escombreras 1 y 2, Piscina de Rela- ves 1, Vía de Acceso, Campamen- AGRADECIMIENTOS CAILLAVET, Chantal. to, Planta, Cantera de agregados Los Grupos Étnicos Prehispáni- y Sector Gabarra-Puente-Cruce deLos resultados de este estudio Tubería, Cantón Pangui, Provinciason el producto de un trabajo cos del Sur del Ecuador Según las Fuentes Etnohistóricas. Memorias de Zamora-Chinchipe. Informe Pre-en equipo de varias personas e sentado al Instituto Nacional de Pa-instituciones involucradas en el del Primer Simposio Europeo sobre Antropología del Ecuador, Quito, trimonio Cultural, Quito. 2006.proyecto que son: EcuaCorrien-te S.A., Instituto Nacional de 1985. MOLESTINA, María y CASTILLO,Patrimonio Cultural, Subdirec- Alex.ción del INPC Loja, ayudantes CAMINO, Byron. Informe Arqueológico del Apro- Informe Final del Proyecto de Pros-de las comunidades locales y pección y Reconocimiento Arqueo-alrededores y, asistentes técni- vechamiento hidroeléctrico Delhi- Tanisagua. Unión FENOSA, Quito. lógico del Proyecto Minero Mirador,cos. Nuestro reconocimiento a Cantón el Pangui, Zamora Chinchi-la Vicepresidencia de Proyec- Informe Presentado al Instituto Na- cional de Patrimonio Cultural, Quito, pe. Inédito, Terrambiente. Informetos y Desarrollo Ambiental de Presentado al INPC. 2004.ECSA: Doctor Darryl Lindsay, 2000.Ingeniero Raúl Brito; Geren- MORENO, Segundo.te de Operaciones, Ingeniero DOMINGUEZ, Victoria, Chacón, R. Informe de la Prospección Arqueo- Formaciones Políticas Tribales yDixon Briceño, Departamento Señoríos Étnicos. Nueva Historiade Planificación, Ingeniero José lógica en el Área de la Piscina de Relaves y Diagnóstico del Corredor del Ecuador Vol. 2. Época AborigenAguayo, Levantamiento Topo- II, Enrique Ayala Editor. Corporacióngráfico al Detalle por Segundo de la banda Transportadora del Pro- yecto Minero Mirador, Provincia de Editora Nacional. Editorial Grijalbo.Toledo, Departamento Ambien- 1983.tal de ECSA en la preparación Zamora Chinchipe. Informe Presen-de datos relacionados con flora, tado al Instituto Nacional de Patri- monio Cultural, Quito, 2005. SHEPPARD, Ann.fauna y meteorológicos. Ceramics for the Archaelogist. Was- ECHEVERRÍA, José. hington, D.C. Traducción por VíctorEl proyecto de investigación Nuñez Regueiro. Primera Conven-ejecutado en coordinación inte- Informe Final del Reconocimiento Arqueológico en el área para la Lí- ción Nacional de Antropología. 1980rinstitucional entre el Estado yla empresa privada, auspiciada nea de Transmisión de 138KV Sa- banilla – Cóndor Mirador, Provincia VALDEZ, Francisco.por EcuaCorriente S.A., se eje- Sitio Arqueológico Santa Ana de lacuta bajo una nueva concep- de Zamora, Ecuador. Informe Pre- sentado al Instituto Nacional de Pa- Florida Proyecto Zamora Chinchipe.ción de responsabilidad cultural Quito. Informe Presentado al Institu-frente a la necesidad de rees- trimonio Cultural, Quito. 2003. to Nacional de Patrimonio Cultural,tructuración de los tradicionales Quito, 2004.estudios de impacto ambien- ECUACORRIENTE S.A.tal (EsIA). Se convierte en un Línea Base. Estudio de Impacto Ambiental Proyecto Minero Mirador. VILLALBA, Fabián.aporte significativo para el co- Informe del Proyecto de Prospec-nocimiento de la historia de los Informe Preparado por la Consulto- ra Terrambiente, Quito, 2005. ción y Excavación Arqueológica enpueblos antiguos que ocuparon el Valle del Río Quimi, Parroquiadesde hace miles de años esta Tundayme, Zamora Chinchipe. In-región del país, lo cual hace que IDROVO, Jaime y Dominique GO- MIS forme Inédito Presentado al Institu-se hable de otro modelo, cuan- to Nacional de Patrimonio Cultural,do existe conciencia y compro- Historia de una Región Formada en el Austro del Ecuador y sus Co- Loja, 2009.miso orientado al fortalecimien- ARQUEOLOGÍA E HISTORIAto de la identidad. nexiones con el Norte del Perú. Go- 13
  • 14. Petroglifos de Santa Esther en el cantón Gonzanamá. RESUMEN UN PRIMER ACERCAMIENTO AL CONTEXTO ARQUEOLÓGICO cias rupestrespara iniciar ladel contexto dedeunsusitio En este documento preliminar discutiré las eviden- como parte arqueológico comprensión te- DE LOS PETROGLIFOS los mismos. Se exploraron los siguientes sitios: Ya- jido histórico y proponer una cronología relativa de DE LA PROVINCIA mana, Barrial Blanco, LaPaltas; Alamor, Mercadillo capianga, en el cantón Rinconada, Cuamine, Sa- DE LOJA. zul, Quillusara, en La Cantón Celica; Numbiaranga, y Chitoque en el cantón Puyango; La Merced, Pò- el Hornillos, Jorupe, Mary Jadán V. Mg.Sc. Guarara de Jujal y Pindal de Jujal en el cantón Macará; extendiéndose a otros sitios como Santa Esther en el Cantón Gonzanamá, y Canguraca en el Cantón Pindal. Las muestras de cerámica encontrada han sido examinadas para determinar la técnica de manufac- tura, cocción, acabado de su superficie y su corres- pondiente correlación cronológica. Los rastros de cuarzo triturado dentro de los tacines y otros rasgos culturales junto a los petroglifos fueron sustancia- les para la definición cultural de los yacimientos. El estudio demostró que los petroglifos se encuentran en grave estado de deterioro ya sea por agentes naturales o por causas antrópicas, catalogándose a estas últimas como las más dañinas.ARQUEOLOGÍA E HISTORIA 14
  • 15. INTRODUCCIÓN arqueológico fue diagnosticar y media anual entre los 180 y 22 establecer pautas para un plan grados centígrados. La mediaEl primer trabajo sobre los pe- de conservación y protección. de lluvia fluctúa entre los 500troglifos de la provincia de Loja Se elaboraron además dibujos y 1000 milímetros al año. Laha sido realizado en el año de los diferentes petroglifos en zona de vida corresponde a1993 por la Universidad Técni- tamaño normal y en formato di- un Bosque Seco Pre-montanoca particular de Loja, el Centro gital. Al mismo tiempo se incor- (Cañadas, 1983), en contrastede Difusión Cultural CEDIC y poró a las grafías dentro de un solo un 5 % de los sitios co-el Banco Central del Ecuador, sistema de información geográ- rresponde a la región Bosquebajo la dirección de Erasmo fica (SIG) (Jadán, 2010). Sub Húmedo Subtropical. EstaAlejandro (1993); en esta ex- región tiene los mismos rangosploración se realiza un registro Este documento intenta un pri- altitudinales y de temperaturae inventario de los sitios ar- mer acercamiento al contexto media anual que la región secoqueológicos y de los petroglifos de los petroglifos considerán- subtropical y se diferencia deexistentes en esta provincia. dolos como unidades de un ésta porque recibe precipitacio-Posteriormente en el año 2004 sitio arqueológico que “reflejan nes mayores a 1000 mm., perofinanciado por la misma Uni- en su esencia un hecho históri- menores a 1500 milímetros. Noversidad, el Licenciado Diego co social concreto” (Lumbreras obstante la tendencia generalGonzales (2004) publica un 1981:45). A partir de esta con- es poseer lluvias durante todolibro titulado “El arte rupestre cepción se discute y propone el año. (Ob. Cit.).de Loja”, en el se analizan las una cronología relativa para lasgrafías inventariadas en el año diferentes grafías, basada en Se han estudiado alrededor de1993 y añade nuevos sitios con la integridad de los datos recu- 20 sitios con petroglifos quepetroglifos. perados en el campo y respal- tienen un total de roca grabada dada en la investigación de las de 33,677 m2, además de 84Las investigaciones de la “Mi- fuentes bibliográficas. tacines, estos últimos ubicadossión Arqueológica de Loja” bajo en los cantones de Paltas y Ma-la dirección de Jean Guffroy cará. Si detallamos cada una(2004) se centraron en el estu- RESULTADOS de las áreas con grafías encon-dio de los asentamientos pre- tramos que los petroglifos delhispánicos de la zona central Y DISCUSIÓN cantón Paltas ocupan 8.95 m2y sur de la provincia. En este de área tallada; los petroglifostrabajo se hizo una breve rese- 1.- Características Generales. del cantón Celica 6,68 m2; losña de los petroglifos basándo- petroglifos del cantón Puyangose en la información obtenida El 95% de los sitios con pe- 4,93 m2; las grafías de Macarápor Erasmo (1993) y González troglifos se encuentran en la 10,167m2, el sitio Sacapalca(2004), concluyendo que éstos región bioclimática denomina- en el cantón Gonzanamá 0.95todavía no podían ser atribui- da Bosque Seco Subtropical. m2 y Canguraca en el cantóndos con certeza a una época La altura aproximada prome- Pindal con 2 m2. No se descar-particular, no obstante, se pro- dio está entre los 300 a 1900 ta la presencia de otros en lospuso una asociación probable msnm., con una temperatura cantones descritos.con sociedades del Período deDesarrollo Regional. Tabla 1.- Densidad de Cerámica en los sitios Arqueológicos con Petroglifos.Con el patrocinio del InstitutoNacional de Patrimonio Cultu- Sitio Cantidad de Dispersiónral, Regional Zona 7, entre no- Arqueológico Cerámica en 1m2viembre del 2009 a febrero del Mercadillo 3 Esparcida2010, se ejecutó el estudio Ar-queológico del Patrimonio Ru- Barrial Blanco 2 Esparcidapestre de la Provincia de Loja Sto. Domingo 1 Esparcidaen los cantones de Paltas, Pu- Sacapianga 2 Esparcidayango, Celica y Macará; cuyo Pindal de Jujal 1 Esparcidaobjetivo además de una inves- Numbiaranga 7 Esparcida ARQUEOLOGÍA E HISTORIAtigación desde el punto de vista Quillusara 8 Esparcida 15
  • 16. ARQUEOLOGÍA E HISTORIA Figura 1: Mapa de ubicación de los Diferentes Petroglifos en la Provincia de Loja 16
  • 17. La tabla 1, presenta la densi- San Antonio. Consiste en una por minerales criptocristalinos dad de la cerámica en los si- piedra con catorce tacines dos como sílice. Otros tiestos con- tios arqueológicos. Obsérvese de los cuales parecen estar en tienen mica, lutita, magnetita, que solo 7 de veinte sitios es- proceso de formación. Los ta- plagioclasas y también carbón tudiados tienen cerámica sobre cines son unas pequeñas o vegetal1. Por su acabado las la superficie o en el subsuelo. medianas perforaciones reali- muestras cerámicas de estos Además 5 de estos tienen un zadas en las rocas que tienen sitios parecen pertenecer al promedio de menos de 2 ties- huellas de excavados mediante mismo periodo. Guffroy (2004: tos en 1 m2. Solo Numbiaranga líneas circulares y forma cóni- 107) encontró en la cuenca del en Macará y Quillusara en el ca producidos posiblemente rio Playas cercana a esta re- cantón Celica tienen una media por fenómenos naturales. El gión cerámica de la primera y de 8 tiestos por metro cuadrado. arqueólogo Julio César Fer- segunda etapa del periodo de nández (2007:63) ubica a las Desarrollo Regional. El inves- 2.- Los Tacines de Saca- piedras con concavidades en el tigador considera que material pianga y El Petroglifo de Perú para la época formativa. de Desarrollo Regional inicial Santo Domingo. tiene rasgos del Formativo Tar- El segundo sitio es el petrogli- dío de Catamayo, lo cual pare- fo de Santo Domingo, llamado ce probable. Además para esta también petroglifo de Chinchiles época se señala la existencia por encontrarse allí la hacienda de pequeños grupos ubicados del mismo nombre. Atraviesan en barriadas y separados de la zona el Río Santo Domingo, los demás por ciertas distan- además de dos quebradas, la cias y considera menos proba- del Convento y una quebrada ble el desplazamiento de los seca llamada Santa Ana. Santo mismos grupos por diferentes Domingo está en una depre- lugares (ob. Cit.). Se observa sión al pie de una montaña, es que Santo Domingo es el único una piedra tallada en un solo sitio que presenta un depósito lado con orientación norte. El cultural ligeramente profundo, área tallada tiene de alto 1.09 lo que sugiere una ocupación m., por 1.41 m. de ancho. El permanente del sitio en el pe-Figura 2. Tacines en el sitio Sacapianga. petroglifo representa básica- ríodo descrito. mente un motivo principal que los lugareños lo denominan 3.- Los Petroglifos de La Sol. Este es el único sitio que Rinconada y Barrial Blanco. presenta una ocupación con un depósito cultural aparente- mente más intenso que abarca una profundidad de 50cm. Asi- mismo cultura material como metates fueron localizados en la superficie, caracterizándose al área circundante de este pe- troglifo como una zona arqueo- lógica. Si bien la cerámica encontradaFigura 2. Dibujo del Petroglifo de Santo Domingo. en toda el área de los petro- glifos es escasa y deteriorada En la parroquia San Antonio en (tabla 1), una característica co- el cantón Paltas, hay dos luga- mún es la similitud de pastas res, uno se llama Sacapianga y entre la cerámica de Santo Do- el otro es Santo Domingo–Chin- mingo y la de Sacapianga. Las chiles. El primero se encuentra dos cerámicas son finas con un al pie de dos quebradas la San- grosor de las paredes meno- ARQUEOLOGÍA E HISTORIA Figura 3. Tres representaciones de Petroglifos to Domingo y la quebrada de res a 1 cm., están compuestas de la Rinconada en el cantón Paltas. 1 Análisis petrográfico y mineralógico realizado por el geólogo Mágner Turner, integrante del equipo de investigación. 17
  • 18. El oso, es un animal mítico im- aparecieron tiestos relaciona- portante dentro de la cosmovi- dos con el periodo de integra- sión andina, un petroglifo con la ción. Junto a estos petroglifos representación de este animal se encuentran unos muros de como figura central existe en la piedra que aparentan cercar la parroquia Mercadillo del can- zona. Investigadores como Pe- tón Puyango, aunque con una dro Villar Córdova, Horkeimer temática diferente a la descrita, entre otros (citados por Núñez (figura 7C). 1986:7, 27) definen a las es- tructuras de piedra que están Próximo al petroglifo de La Rin- en los sitios con petroglifos conada se encuentran dos taci- como “corrales sagrados”, que nes uno de los cuales evidenció también los hallaron en petro- restos de cuarzo. Es probable glifos como Chekta en el Perú. que grupos culturales utiliza- En el Ecuador las estructuras o ran los tacines como morteros corrales de Piedra ya fueron ci- experimentando con recursos tados para la provincia de Loja, Figura 4. Petroglifos Barrial Blanco en el cantón Paltas. minerales para aprovecharlos aunque no relacionados con ta- como componentes de la arci- cines, y están identificados con La mayoría de los sitios con lla para mejorar la calidad de la un periodo pre-inca. (Collier y petroglifos y tacines se en- misma o minerales para confec- Murra, 2007:54). cuentran en esta región al pie ción de joyas. Guffroy (2004) de quebradas y relativamente sugiere que la producción y di- Una problemática que se debe cerca unos de otros. Entre los fusión de objetos metalúrgicos dilucidar, es conocer si los pue- sitios de este tipo están los de en la región estuvo limitada a blos que utilizaron los tacines Barrial Blanco y la Rinconada objetos de prestigio y solo a fueron los mismos que efectua- (cantón Paltas) que son afines elites locales. La arqueología ron los petroglifos. Es evidente en su estilo y tienen represen- peruana menciona a las tacitas que estos tacines, probable- taciones de figuras esquemá- (tacines) como huequillos que mente naturales, llamaron la ticas y antropomorfas y otras aparecen en los campos de los atención a los pueblos prehis- posiblemente fálicas repetidos petroglifos. Núñez (1986: 66) pánicos quienes tallaron en el en rocas de toda el área. Uno señala a importantes arqueó- contorno grafías impresionan- de los petroglifos de la Rinco- logos como Lehmann, Nitsche, tes. Por el momento además nada (figura 3A) tiene una te- Uhle, que identifican los taci- de evaluar el contexto minera- mática que llama la atención nes como morteros, mientras lógico de la zona se requiere por su representación donde que Latchan y la mayoría de de mayor investigación arqueo- aparece una aparente cola arqueólogos chilenos le atribu- lógica. pegada entre las dos extremi- yen un origen a ritos mágicos dades inferiores de la figura. (ob.cit). El hallazgo de cuarzo 4.- Los Petroglifos de Ya- Este tipo de temática ya es ci- en uno de los tacines de la Rin- mana y Guarara de Jujal. tada para el sitio Corral de Pie- conada, aportaría datos para el dra por Fernández (2007: 65), uso de éstos como morteros. La similitud de grabados en dos quién indica que la mencionada zonas lejanas entre sí es indi- representación evoca el relato La escasez de material cerámi- cador de una movilidad cultural de Juan El oso2 ocurrido en el co apunta que estos lugares de los diferentes grupos, inver- siglo XVI en la provincia de los no eran espacios de habitación so a lo propuesto por Guffroy Paltos. El cuento del hijo del permanente y únicamente fue- para el Período de Desarrollo oso se ha difundido en todo el ron aprovechados para generar Regional (Guffroy, 2004). Los mundo andino, según parece, manifestaciones ideológicas de sitios La Guarara de Jujal (Ma- sobre la base de una tradición grupos especializados. Para el cará) y Yamana (Paltas), tienen más antigua (Taylor 1997). En caso de La Rinconada, confor- en sus petroglifos los mismos el caso de la Rinconada la figu- me a información proporciona- elementos, considerando que ra parece más bien evocar una da por esa comunidad, hallaron Yamana se encuentra al nores- situación de un alumbramiento, contiguo al sitio restos de ha- te de La Guarara de Jujal, en chas, metates y cerámica. Por línea recta aproximadamente aARQUEOLOGÍA E HISTORIA notemos el volumen del vientre en el dibujo descrito. el contrario en Barrial Blanco 50 kilómetros. Además se ob- 2 Se refiere al rapto de una adolecente de 15 a 16 años en el siglo XVI, en la provincia de los Paltos en la parroquia de Numbacola, dentro de Loja Ecuador (En Loja actualmente existe la parroquia de Nambacola en el cantón Gonzanamá), que es embarazada por un oso, cuya criatura tenía un rabo semejante al de su padre y que fue cortado al momento de nacer por la madre (Narváez 2001, Cabello Valboa 1951, citado por Fernández 2007:65). 18
  • 19. serva que grafías en esta temá- tocapo inca que aparece en tica están presentes al sur en Huamán Poma (citado por Kau- el Petroglifo de Chacuascucho ffmann Doing 1978:63; Gentile en la provincia de Casma del 2008). Según Gentile (ob. Cit), departamento de Ancash en el la palabra “tocapo” de acuerdo Perú, (Núñez, 1986: 568). a un antiguo diccionario que- chua significa “Labor en la que A. se brosla o Teje”. También lo relaciona con el Inga Viracocha que se le atribuye como “indus- A. trioso e inventor de ropas puli- das, al que llama en su lengua UiracochaTocapo ques como entre nosotros el brocado” (Sar- miento 1943, citado por Genti- le 2008). Pero algo interesante relacionado al “Inca Viracocha B. y sus ministros”, también citado por Gentile (ob. Cit) respecto a símbolos utilizados al parecer B. C. para implantar mandatos está Figura 7. manifestado en la siguiente cita A Petroglifo de Quillusara. B. Detalle de la misma grafía. “tiznábanse los días festivos o C. Tocapo Inca, presentado por Guamán Poma mandábales que enseñacen a y citado por Kauffmann Doig 1978. sus ministros por figuras…”. En conclusión esta serie de símbo- los o figuras que aparecen en Quillusara eventualmente su- gieren una influencia Inca, con- siderando la fuerte presencia de esta cultura sobre el territorio Palta. A. C.Figura 5. A. Petroglifo Yamana en el CantónPaltas. B. Petroglifo Guarara de Jujal en elcantón Macará. C. Petroglifo de Chacuas-cucho en la Provincia de Casma (Núñez,1986: 568). A. 5.- Los Petroglifos de Numbiaranga, Quillusara, B. La Merced y Jorupe. Figura 8. Asimismo los diseños de Num- A. Petroglifo de Quillusara. B. Petroglifo de La Merced. biaranga, Jorupe, (Macará), La Ambos en el cantón Celica. Merced y Quillusara (Celica), Otros sitios, como Numbiaran- que en promedio guardan las ga, Pindal de Jujal (Macara) mismas distancias que los an- también conservan estructuras teriores descritos, tienen pro- B. como muros o corrales de pie- bablemente el mismo estilo. dra, que en el área andina de Además hay unos símbolos Figura 6. Ecuador están relacionados interesantes en Quillusara (Fi- ARQUEOLOGÍA E HISTORIA A. Petroglifo de Numbiaranga en Macará. B. Sitio Quillusara en Celica. con el Período de Integración. gura 7 B), que rememora al 19
  • 20. Un análisis de la cerámica de Otro rasgo interesante y pre- ración o miedo. (Acosta 1590, los sitios, Numbiaranga, Pindal sente en estos sitios es el gra- Garcilaso de la Vega 1609, ci- de Jujal, Barrial Blanco y Qui- bado de pequeños hoyos que tado por Figueroa 2008). Tam- llusara, concluye que tienen insinúa un parecido con la ta- bién en el pasado tenía uso características similares. Los bla de calcular que aparece en curativo, posiblemente desde tiestos están bien diferenciados el dibujo del quipu presentado la época incaica (Pizarro 2008). con masa homogénea, coccio- por Guamán Poma (Kauffmann nes intensas, arcillas del tipo Doig 1978:63) junto al Quipu o La cerámica encontrada en el lutita de textura muy fina con sistema numérico utilizado por sitio Mercadillo tiene evidencia un color rojizo debido al hierro, los Incas. de una producción en molde con desgrasantes como cuarzo, como lo demuestra los tiestos hematitas y mica. La cerámica 6.- Los Petroglifos de San- con rastros de vaciado y el co- de Quillusara tiene además evi- ta Esther y Mercadillo. lor que indican el uso de una dencia de materiales post- coc- horma, además se observa en ción, los desgrasantes usados El petroglifo de Mercadillo en los tiestos un tipo de estría uni- son pedacitos de cuarzo, micro el cantón Puyango representa forme circundando la vasija. La líticos de 1 a 2 mm, hematites un estilo parecido al petroglifo cerámica de Mercadillo tiene fe2o3 en bajísimo porcentaje. de Santa Esther, ambos utilizan magnetita, mezclada con arci- Además contienen resina ve- dobles líneas en sus dibujos. El lla fina de procedencia epige- getal en las oquedades, (que petroglifo de Mercadillo tiene nética (mina primaria) y micas tienen menos de 10 micrones). como figura central el oso andi- hasta un 5%, plagioclasas en Jacinto Jijón y Caamaño men- no3. Este animal importante en mayor cantidad. Adicional en el ciona una cerámica pintada la cosmovisión andina es citado lugar localizamos restos de un presente en el valle de Cata- por los cronistas como un cua- segmento de un camino anti- mayo y contemporánea con los drúpedo que provocaba admi- guo empedrado, así como tam- Incas. (Jijón y Caamaño, 1997: 219; Collier y Murra 2007: 53), A. B. también Napoleón Almeida in- cluye el material pintado, como integrante de la cultura Palta (Guffroy, 2004). Observando que las fuentes etnohistóricas relaciona el periodo de integra- ción con la Cultura Palta en la actual provincia de Loja (Cailla- vet. 1989). A. C. B.ARQUEOLOGÍA E HISTORIA Figura 6. A, B. Pequeñas oquedades talladas en piedra del sitio Joru- Figura 7. pe en Macara que evoca al Quipu Inca, (parte inferior izquierda). A y B, Petroglifos de Santa Esther en el cantón Gonzanamá. C. Petroglifo Piedra del Sol en Mercadillo, cantón Puyango. 3 El oso andino (Tremarctos ornatus), es el único representante de la familia Ursidae que habita en América del Sur. Está distribuido a lo largo de las tres cadenas de la Cordillera de los 20 Andes, en Venezuela, Colombia, Ecuador, Perú y Bolivia, sobre una superficie aproximada de 260 000 Km2 y con una población aproximada de 20000 osos silvestres (Peyton et al. 1998, citado por Figueroa 2008: 3).
  • 21. bién evidencias de tolas y otros A.rasgos líticos. En Santa Esthercolindante al sitio existe unmuro de contención para evitarposiblemente las crecientes delrio Catamayo, así como restosde canalizaciones para la tomade agua de regadíos agrícolas.Estos datos sugieren un perio-do Integración influenciado porla cultura Inca en la respectivazona.7.- Los Petroglifos en lasparedes de afloramientosrocosos.Hay tres sitios con petroglifosubicados en la pared de aflora-mientos rocosos y son Chitoque B.en la parroquia Mercadillo delcantón Puyango, Canguracaen el cantón Pindal y parroquiadel mismo nombre y Tablarumiubicado en el límite entre loscantones Pindal y Celica. Por elmomento en las calicatas rea-lizadas en el área circundanteno se encontró presencia decerámica. Los tres petroglifospresentan escenas sencillas ycotidianas. No obstante Chito-que y Canguraca son los másrústicos. En el de Chitoque lasescenas son representacionesde aves de la zona y otros sím-bolos indeterminados. El deCanguraca los grabados al pa-recer son también sencillos, ca- C.racterísticas que sugieren unaubicación cronológica más tem-prana para estos dos petroglifos. Figura 8.A. Petroglifos de Chitoque en el cantón Puyango. B. Canguraca en el cantón Pindal. C. Tablarumi en la frontera entre los cantones Pindal y Celica. ARQUEOLOGÍA E HISTORIA 21
  • 22. CONCLUSIONES • El análisis corroboró a la pro- periodo de Desarrollo Regional, vincia de Loja como una zona Integración (Palta) y un grupo muy rica en petroglifos. Se ve- en el periodo Palta - Inca. rificó que en cuatro sitios del cantón Macará está la mayor • Las investigaciones sugie- parte de trabajo de grabado ru- ren que la evidencia cerámica pestre con un total de 10, 167 en los sitios es restringida, se m2. Por otra parte Paltas tiene considera que los lugares de 5 sitios con 8,95m2. Celica tie- los petroglifos no eran lugares ne 3 sitios con 6.68 m2 de gra- de habitación permanente sino fías. Del mismo modo Puyango lugares seleccionados para la con 3 sitios pero con 4,93 m2 actividad rupestre. de grabados. Observando que estos datos no consideran ta- • La similitud de grabados en maño de las rocas, tampoco es- zonas lejanas entre sí, podría tán contabilizados los llamados aportar elementos para forta- tacines que aparecen solitarios lecer la movilidad de grupos en el caso de Sacapianga del desde el sur. Los sitios La Gua- cantón Paltas y Faical del can- rara de Jujal y Yamana, tienen tón Macará. en sus petroglifos los mismos elementos, considerando que • En lo relativo a la presencia Yamana (Paltas) se encuentra conjunta de los petroglifos con a unos 50 kilómetros al noreste los tacines en sitios de la re- de La Guarara de Jujal (Macará). gión de Paltas, consideramos que es muy significativa su • El daño que más ha perturba- asociación, de igual manera su do la grafía rupestre estudiada ubicación junto a quebradas o es el desconocimiento del va- ríos. Un análisis preliminar de lor patrimonial de las mismas. campo evidenció restos mine- El abandono en la mayoría de rales dentro de los agujeros lo los casos es casi total, llegan- que sugirió un posible proceso do a perder la visibilidad de las de experimentación con mine- obras y sobre todo el vandalis- rales, por lo que su uso como mo que ha provocado su daño mortero es probable, aunque irreversible (Unda 2010 en no se separa algún uso mágico. Jadán, 2010). Del total de las obras analizadas en esta inves- • Se plantea preliminarmente tigación el 100% está deteriora- que los petroglifos estudiados, da y necesita de un programa conforme a la información en- inicial urgente de conservación. contrada, estarían asociadosARQUEOLOGÍA E HISTORIA con culturas pertenecientes al 22
  • 23. REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICASCAÑADAS, Luis. 1983. El Mapa roamericano de la Biodiversidad, C_Cd_Drz7 _014_2009, InstitutoBioclimático y Ecológico del Ecua- CIBIO, Universidad de Alicante. Nacional de Patrimonio Cultural,dor, MAG-PRONAREG, Banco España, 95 pp. Regional de Zona 3. Loja, Ecuador.Central del Ecuador, Quito – Ecua-dor. GENTILE, Margarita. 2008. El to- JIJÓN Y CAAMAÑO, Jacinto. capu 285: consideraciones acerca 1997. Antropología PrehispánicaCAILLAVET, Chantal. 1989. Los de la llamada “escritura incaica”. del Ecuador. Embajada de EspañaGrupos Étnicos Prehispánicos Revista Arkeos, Vol. 3, Nº 2. Ponti- Agencia Española de Cooperacióndel Sur del Ecuador, Según Las ficia Universidad Católica del Perú, Internacional, Museo Jacinto Jijónfuentes Etnohistóricas. En memo- Lima. ttp://www.revista.pucp.edu. y Caamaño, Quito, Ecuador.rias del Primer Simposio Europeo pe/arkeossobre Antropología del Ecuador. KAUFFMANN DOIG, Federico.Compilador Segundo Moreno Yá- FERNÁNDEZ, Julio César. 2007. 1978. Manual de Arqueología Pe-nez. Ediciones Abya Yala. Motux. Historia, Tradición y Fe en ruana. PEISA, Lima, Perú. El Norte del Perú. Universidad Ca-COLLIER, Donald y MURRA J. tólica Santo Toribio de Mogrovejo. LUMBRERAS, Luis. 1981. La Ar-2007. Reconocimiento y Excava- Editora USAT, Chiclayo, Perú. queología como Ciencia Social.ciones en el Austro Ecuatoriano. Obras Universitarias. Librerías laCasa de la Cultura Ecuatoriana GONZALES, Diego. 2004. El Arte Familia S.A. Lima.Núcleo del Azuay. Rupestre de Loja. Universidad Técnica Particular de Loja. Edito- NÚÑEZ JIMÉNEZ. 1986. Petrogli-CUMMIS T., BURGOS J. y MORA rial Universitaria. fos del Perú, Panorama MundialC. 1996. Arte Prehispánico del del Arte Rupestre. Ministerio deEcuador, Huellas del Pasado, Los GUFFROY, Jean. 2004. Catamayo Cultura. Editorial Científico Técni-Sellos de Jama Coaque. Misce- Precolombino. Investigaciones ar- ca, La Habana.lánea Antropológica Ecuatoriana. queológicas en la provincia de LojaSerie Monográfica 11. Banco Cen- (Ecuador), IRD ediciones, Paris. TAYLOR, Gerald. 1997. Juantral del Ecuador, Dirección Regio- Puma, el Hijo del Oso: Cuento Que-nal de Programas Culturales, Gua- IDROVO, J. y Gomis D. 1997. Ar- chua de La Jalca, Chachapoyasyaquil. queología Lojana enfoques y Pers- En: Bulletin de l’Institut Français pectivas a partir de una Colección d’Études Andines, N°spécial: “Tra-FAO 1984. Guidelines for profile Cerámica. Ediciones Banco Cen- dición oral y mitología andinas”,description. 2d Edition, Rome. tral del Ecuador, Cuenca. Tomo 26, Nº3, Lima.FAO 1990. Guidelines for Soil Pro- JADÁN, Mary. Informe Final de UNIVERSIDAD TÉCNICA PARTI-file Description, 3era edition (revi- Investigación “Reconocimiento CULAR DE LOJA (UTPL). 1993,sed) Food and Agricultura. Arqueológico del Patrimonio Ru- Centro de Difusión Cultural CEDIC, pestre En La Provincia De Loja, Banco Central del Ecuador. Infor-FIGUEROA, Judith. 2008. Ca- Fase 1, - Cantones: Paltas, Pu- me sobre el Inventario Arqueológi-cería del Oso Andino en el Perú. yango, Celica y Macará; Pautas co Etnográfico, Loja.Memoria para la Obtención de Para La Preservación y Conserva- ARQUEOLOGÍA E HISTORIAEstudios Avanzados, Centro Ibe- ción”. Proceso de Consultoría No. 23
  • 24. OCUPACIONES ARQUEOLÓGICAS EN YAMANUNKA: DESCRIPCIÓN DE LOS SELLOS PARA UNA INTERPRETACIÓN DE SU POSIBLE USO Dra. Soledad Solórzano A mediados del año 2007, durante la construcción de la plataforma Yamanunka 1 (para explotación de petróleo), localizadas en la Comuna del mismo nombre, Parroquia Limon- cocha, Cantón Shushufindi, Provincia de Sucumbíos, se definió la presencia de una gran área de actividad cultural prehispánica, con cuatro ocupaciones, siendo una de ellas con apariencia pre- cerámica. Para este efecto, se hizo uso de dataciones absolutas y corre- laciones estratigráficas. OCUPACIÓN 0 La dificultad de definir como una doble pico que no se pudieron re- ocupación lítica o cerámica, radica construir, gran cantidad de mates y Se logró determinar la presencia en el tipo y en el escaso material cuencos, material corrugado, frag- de elementos de piedra tallada, encontrado. Son tres los elemen- mentos decorados con pintura roja asociados al depósito 4, potencial- tos ubicados: un hacha fracturada y blanca similares a otros reporta- mente vinculadas a una ocupación y erosionada de 10 centímetros de dos que han llevado a proponer la pre-cerámica. A pesar de que la largo por 6 centímetros de ancho y presencia de una nueva fase cultu- estratigrafía de la Amazonía Norte 3 centímetros de espesor, una las- ral para la Amazonía Ecuatoriana Ecuatoriana puede ser muy difícil ca de 8 centímetros de largo por 5 denominada Capucuy1. a la hora de determinar estratos, de ancho y un raspador. Estos ar- debido a que los limos y arcillas se tefactos se localizaron a una altura La Fase Capucuy estaría asociada encuentran en los suelos inferiores de 42 centímetros de la pared sur al Período de Desarrollo Regional, y que pueden mantener un tipo de y 20 centímetros de la pared oeste. con fechas absolutas de 150 a 110 textura con variaciones por activi- Se concluye que este material co- aC., representada por la presen- dad antrópica casi imperceptible, rresponde a una ocupación previa cia de figurines antropomorfos o no se logró encontrar más eviden- a las otras determinadas en el sitio. “Venus de Capucuy” que denotan cias asociadas, ni similares, por lo un culto al cuerpo. Por los estu- tanto se ha denominado a la prime- PRIMERA OCUPACIÓN dios realizados a los apliques an- ra ocupación como 0. DEFINIDA tropomorfos y restos de cabezas, se concluye que practicaban la También se plantea como hipóte- En la zona de Yaguanga, área de deformación craneal que se man- sis, que el sitio sirvió para talla de la Misión Capuchina (perímetro tiene hasta el contacto hispánico, elementos líticos que marcarían que permite el contacto fácil con el de acuerdo con los datos aporta- una diferenciación de espacios área de la Plataforma Yamanunka dos por Miguel Ángel Cabodevilla para las variadas actividades de 1) se encontraron figurinas femeni- (1998), en relatos para interpretar corte doméstico. nas con evidencia de deformación el material cultural que reposa enARQUEOLOGÍA E HISTORIA craneal, sellos, asas de estribo de el museo de la zona. 1 Se plantea el nombre de Capucuy, porque es el antiguo nombre de la Laguna de Limoncocha, previo a la llegada del Instituto Lingüístico de Verano (Comunicación personal María Elena Hurtado) 24
  • 25. Además de la representación de precocción de la arcilla, son repre- rial asociado a esta ocupación fue su fenotipo, obtenido a partir de sentativos de esta fase cultural (los recolectado en superficie y basán- prácticas culturales, se puede de- corrugados de monitoreo asocia- dose en los datos de excavación cir que una de las características dos a la tercera ocupación del sitio se pudo obtener información in distintivas de estos individuos era pese a que mantienen el trabajo, situ, situación por la cual se plan- que tenían ojos muy rasgados, de- son más toscos en la mayoría de tea que el material encontrado en talles que quedaron plasmados por casos). este lugar, por las características los alfareros que construyeron los que posee, constituiría una nueva artefactos. La cerámica en general de Capu- fase cultural dentro de la Amazonía cuy, tiene diferentes tipos de tra- Norte Ecuatoriana. Encontrándose Los “sellos” encontrados dan la tamiento. Se destaca la presencia además, material asociado en el pauta para plantear, que los que de pasta roja y pasta negra, situa- círculo cultural natural que com- tienen forma de pies, garras y ción que se encuentra asociada a prende el área de influencia del manos, tienen una connotación la fuente de arcilla que debió estar Río Napo hasta el San Miguel. identitaria, parece ser una espe- en varios lugares de la Amazonía. cie de firma personal del individuo, Esta hipótesis tan solo puede que- Las características del material cul- situación que no debe sorprender, dar planteada, porque no se han tural de la Fase Capucuy se man- pues más allá del grupo humano rastreado fielmente las potenciales tienen en períodos posteriores, al que pertenezcan, han tendido a áreas de obtención de arcilla en y es posible que provenga desde diferenciarse y compararse con el esta región. fases previas, porque los diseños otro, generando una identidad pro- de los alfareros no son más que la pia dentro y fuera del grupo. La presencia de mates y cuencos representación artística de la reali- pequeños caracterizan a esta fase dad, que de cierta manera ha sido cultural; los artefactos pequeños a heredada de generación en gene- manera de lliptas, son un elemento ración, a través de la tradición oral clave para entender su economía y del contacto entre los diferentes doméstica y deben ser considera- grupos humanos. El horizonte co- dos como indicadores indirectos rrugado, se encuentra presente de uso de curare, que hasta la ac- dentro de esta fase cultural; sin tualidad se utiliza junto a bodoque- embargo los demás elementos ras para cacería. Otros elementos encontrados, son fundamentales representativos de esta fase cultu- para empezar a definir un nombre ral son los discos de cerámica, uti- propio para el material localizado. lizados, unos como contenedores y otros como tapas. Un elemento adicional que se debe tomar en cuenta cuando se trataGarra felínica. Por la cantidad de material aso- de Capucuy, es su posible relación ciado a las tres unidades de ex- con los pueblos de la Zona Andina La presencia de torteros en el sitio cavación abiertas, inicialmente se por la presencia de obsidiana y ar- arqueológico, demuestran que fue- planteó que el área correspondería tefactos de basalto. ron elementos reutilizados, cons- a un basural, sin embargo la con- tituyéndose como evidencia indi- centración del material y su con- SEGUNDA OCUPACIÓN recta de trabajo en textiles, pese a tinuidad en todo el depósito tres, DEL SITIO que las figurinas no se representan llevó a sugerir una connotación con vestimenta. ritual del asentamiento. La presen- Por la estratigrafía y los datos cia de figurinas, sellos y el tipo de de carbón se pudo definir el área La pintura negra y blanca encon- material, en un segundo momento de la vía de acceso a las platafor- trada en este estrato, se mantiene podría indicar que correspondería mas. Tomando en cuenta el patrón utilizada por ocupaciones poste- a un área donde se realizaban ritos de aparición de material cultural, riores, al igual que los diseños co- de fertilidad. se plantea que en la zona de las rrugados no tienen representación plataformas y el inicio de la vía alguna; sin embargo, en base a Es importante indicar que el con- de acceso debió existir una aldea los cuerpos asociados a la última texto de excavación no estaba tipo poblado, asociado al 920 dC., técnica de decoración indicada, alterado, no así sus alrededores, vinculado con una ocupación Pre- realizada con detalle y con apa- debido a la construcción de la vía Napo, en donde el contacto con ARQUEOLOGÍA E HISTORIA rente paciencia y por la decoración de acceso a la plataforma. El mate- la zona alta-andina debió jugar un 25
  • 26. papel importante, porque la deco- confirmaría, en función del segun- tractas, posiblemente fitomorfas, ración de pintura, la pasta delga- do elemento (centro nucleado), una vez estampadas. da de los cuencos reconstruidos considerando principalmente las tipo batea y globulares cóncavos, características geológicas estables La dualidad recurrente en varias hacen reminiscencia al material de la meseta aluvial. culturas se puede observar re- encontrado en Cosanga, no por presentada en estos elementos, forma sino por el tratamiento de MORFOLOGÍA asociadas al material encontrado la cerámica. El material asociado DE LOS ARTEFACTOS con la secuencia que debe cumplir a esta ocupación no solo posee el diseño en el cuerpo de él o los características delgadas, sino tam- Todos los sellos que fueron encon- individuos. El objetivo que debió bién pasta marrón gruesa, eviden- trados en el sitio Capucuy, perte- cumplir el artefacto, fue decorar el ciada en tres platos reconstruidos necen a la zona de acceso a las cuerpo. asociados a diferentes contextos. plataformas. Tomando en conside- Este material se encuentra presen- ración su morfología, se ha realiza- te de alguna manera en la fase Ti- do la siguiente clasificación: vacuno, en la Fase Suno y en otras fases culturales durante el Periodo LOS SELLOS de Desarrollo Regional Tardío e DE CAPUCUY Integración Temprano, que deben ser considerados como elementos Son piezas de barro u otro material de identificación de un contacto in- con dibujo en relieve para ser es- tra y extra regional que se manten- tampados, pueden ser cilíndricos– Pie cóncavo. dría desde la primera fase cultural. sólidos o con perforación para el eje de madera sobre el que giraba TERCERA o planos con o sin mango. Cuan- SELLOS OCUPACIÓN DEL SITIO do su función está asociada para DE DEMARCACIÓN pintura corporal, se denomina pin- CLÁNICA Se definió en función de las con- taderas (Echeverría, s/f). Son elementos que potencialmen- centraciones cerámicas de una te pudieron servir como pintade- unidad y de cuatro trincheras ex- ras, tienen una agarradera elíptica cavadas. Por asociación del tipo que se trunca con una zona abul- de material, se plantea que tiene tada, en cuya base se encuentran una fuerte influencia Napo, con la diseños de extremidades, que en persistencia de material corruga- algunos casos presenta un orifi- do. Corresponde a una ocupación cio o indicio de orificio que debe vinculada al Período de Integra- ser considerado más que como ción Tardío o Período de Contacto adorno, como un elemento para Hispánico. ser utilizado como colgante; en Sello cilíndrico. otros casos del área de agarradera En general la dispersión del mate- pudo haberse colocado una liana rial al interior del área de la plata- para sujetar el artefacto. El único forma, da la pauta para deducir que SELLOS HUECOS artefacto que no posee las carac- existió una gran área de actividad terísticas básicas para ser utilizado doméstica, en función de conoci- En la zona de la plataforma, ocu- como colgante es un sello de pie miento del entorno, tomando en pación 3, se encontraron dos tipos en el inicio y en la planta una mano cuenta la dispersión del material de sellos. Se definieron elementos que entrelaza el pie. en la ocupación 1 y 2. Consideran- compactos y grandes, mientras do el factor contacto intra y extra que asociado a la fase Capucuy, Si se considera a las figuras cerá- regional para la última ocupación el único ejemplar recuperado co- micas como representación de la arqueológica del área, los indivi- rresponde a un elemento cilíndri- realidad, más aún a los elementos duos debieron no solo vivir a nivel co hueco, bastante delgado y pe- misceláneos de abstracción, se de familias ampliadas, sino que la queño. Su función se encuentra debe tener en cuenta que la pre- zona debió ser un centro nucleado. asociada principalmente a pintura sencia de la deformación craneal corporal. Los diseños observados es una evidencia del fenotipo de Tomando en cuenta los estudios se vinculan a figuras geométricas,ARQUEOLOGÍA E HISTORIA los antiguos pobladores de esta etnohistóricos, esta hipótesis se ligadas a representaciones abs- 26
  • 27. zona, en donde el uso de tablas trenzada puede ser un indicio de Este material encontrado, ademáspara conseguirla, debió ser una una especie de mestizaje. de ser estudiado a profundidad,actividad relativamente cotidiana. debería ponerse en valor en mu-Esto puede ser considerado como CONCLUSIONES seos especialmente preparados enun elemento clave en torno a lo la misma región a la que pertene-que sería la diferenciación de “cla- La arqueología de contrato, urgen- cen, siendo este parte de un planses sociales”, situación que debe cia o salvamento, puede llevar a de manejo turístico- arqueológico-llevar una lectura conjunta con los generar grandes contribuciones a ambiental en el que la comunidad“sellos” en forma de pie que podría la prehistoria ecuatoriana, toda vez sea protagonista de su propio de-estar asociado a diferenciaciones que permite llegar a realizar inter- sarrollo para lo cual deberá darseclánicas. venciones arqueológicas en dife- la capacitación necesaria dentro rentes zonas. de cada una de las áreas que for- men el proyecto. En el área donde se encuentra la plataforma Yamanunka 1 y su vía Esto es viable, porque las políticas de acceso, una de las mayores del gobierno actual, acertadamen- contribuciones de la arqueología te, están empeñadas en fortalecer de urgencia, fue la definición de la identidad nacional a través de la Fase Capucuy, cuya represen- proyectos como el que se sugiere. tación en cerámica corresponde a diferentes tipos de elementos que BIBLIOGRAFÍA por sus características arrojarían ciertas luces en relación a la ideo- CABO DE VILLA, Miguel Angel, logía de los antiguos moradores de “Coca, La Región y sus historias,Mano y pie enlazados. esta zona, como la importancia de Cicame Talleres Gráficos Navarra la mujer representada en las figu- de Cantabria y Aragón, Navarra,Si consideramos datos etnológi- rinas y las asociaciones y diferen- España, 1988.cos contemporáneos, los clanes ciaciones familiares reflejadas eno familias entre los Huaoranis, se los sellos. SOLÓRZANO, María, “Rescate ydan en función de su jefe o líder, Monitoreo Arqueológico de la Pla-considerando que los grupos hu- Si bien es cierto, esto puede no taforma Yamanunka 1”, Informemanos de la foresta tropical ecua- ser definido como una tautología, presentado al INPC auspiciado portorial debieron mantener amplios se presentan los resultados de la UAOT Bloque 15, a través de Envi-territorios de contacto, que fueron investigación y la interpretación de rotec, Quito, Ecuador, 2007.truncados por la llegada de los en- las diferenciaciones clánicas repre-comenderos durante la época de sentadas en los sellos, a manerala colonia. Alrededor del siglo XVII, de hipótesis. Esta situación quedaen el segundo momento de incur- a consideración de la comunidadsión a esta zona, se mantuvieron en general, por lo que se podríapatrones similares de contacto en- abrir un debate que puede ser co-tre los grupos humanos con algu- rroborado o rebatido con base ennas características de prevalencia investigaciones de corte científico,clánica. Tomando en cuenta que con asociación etnológica.la mayoría de grupos humanosposeen elementos de identidad El estudio realizado en esta franjaque los diferencian de los otros, es amazónica demuestra claramenteprobable que estos “sellos” hayan que en el Ecuador existieron po-sido la representación tangible de bladores con gran habilidad para ella cosmovisión que determinaría trabajo, preocupados de sí mismosla pertenencia a un grupo. Los pies y del grupo humano al que perte-serían el indicador base del clan y necieron, marcando la diferencialas variaciones de los tipos de ex- de posición social y sexo. Es unatremidad (pie plano, cóncavo- ga- gran riqueza cultural y natural dig-rra de felino) estaría asociado a na de exponer al turismo nacionalla pureza –no mezcla con otros-, e internacional. ARQUEOLOGÍA E HISTORIAmientras que el pie con la mano 27
  • 28. LAS RUTAS COMERCIALES DEL GOLFO DE GUAYAQUIL UNA DINÁMICA REGIONAL. Por: Amelia Sánchez. A l hablar del comercio del Gol- fo de Guayaquil debemos tener en nas, ejemplificando relaciones de diverso tipo pero básicamente co- merciales, dejando claro en la ma- cuenta que estamos refiriéndonos yoría de los casos que este rasgo a un complejo portuario marítimo y es más antiguo en un lugar que en fluvial cuyo centro era el estuario otro, en otras palabras estas pro- donde está asentada la ciudad de puestas “invocan al mecanismo Guayaquil. Las principales zonas primario para plantear la difusión y asociadas, sin incluir cabos ni en- el asunto queda allí” (Zeidler, 1986: senadas fueron Manta, Punta de 133). Se trata de un comercio pri- Santa Elena y Puná. Otros puer- mitivo, uno de los postulados más tos menores con los que existían interesantes es el que propone relaciones de comercio fueron: La Pires-Ferreira, quien distingue seis Canoa, Charapotó, Cayo, Salango, tipos de intercambio: Colonche y Chanduy, todos hacia el Norte; tenían un intenso tráfico 1. Los de artículos de subsistencia de cabotaje realizados por balsas entre aldeas en diferentes zonas y embarcaciones de pequeña en- medioambientales... vergadura, que llegaban con fines 2. El intercambio recíproco de artí- de aprovisionamiento. Algunos culos utilitarios (excluyendo los ali- puertos de mediana importancia mentos) a los cuales tenía acceso en el Perú estuvieron muy relacio- cada habitante de la aldea… nados con el comercio guayaquile- 3. La mancomunización de artícu- ño, estos fueron: Túmbez, Colán y los utilitarios para distribución pos- Sechura. terior a todos los miembros de la comunidad... 1. El comercio aborigen 4. Los intercambios de artículos no utilitarios y no elaborados para Uno de los problemas que la ar- su conversión en artículos acaba- queología ha enfrentado tiene que dos por especialistas que trabajan ver con el hecho de que muchos a tiempo parcial, y a los cuales la prefieren presentar una lista de mayoría de los habitantes de lasARQUEOLOGÍA E HISTORIA rasgos compartidos entre dos zo- aldeas tenían acceso... 28
  • 29. 5. La conversión de materias pri-mas exóticas en artículos aún másexóticos para su intercambio entreélites...6. Los intercambios de artículosque funcionaban en contextosceremoniales o de ritos públicos,algunos de los cuales probable-mente se consideraban como pro-piedad comunitaria... (Pires-Fe-rreira & Flannery, 1976:287-289).Se debe tener en cuenta que lamayoría de los artículos intercam-biados en estas diversas redes noeran adquiridos localmente, sinomediante relaciones con zonasubicadas a cierta distancia y otrosgrupos que participaban en red. Esdecir, las sociedades manteníanun intercambio interno y externo,principalmente. El intercambio in-terno se produce dentro de fron-teras espaciales, sus condiciones Ilustración 1. Rutas del Ecuador Aborigenson recíprocas en un eje horizontal(entre diferentes caseríos) y redis-tributivas en un eje vertical (centrocon lugares más pequeños). El que fueron usados antes de los El dominio Inca en Ecuador fueintercambio externo es a través de Incas son prácticamente descono- muy diverso en cuanto a intensi-las fronteras sociales, entre luga- cidos; sin embargo, hay que tener dad y extensión; lo cierto es que,res centrales y comunidades ex- en cuenta que muchos caminos especialmente al sur de la sierratranjeras (Renfrew, 1975:24). fueron utilizados antes de la llega- la práctica de mitmas (traslados) da de los Incas y éstos los reutili- como medida ante la fuerte resis-En el Ecuador aborigen, sabemos zaron. tencia, fue importante en la plani-por la abundante información etno- ficación de una red de caminos.histórica respecto a los habitantes Sobre la época incaica se ha men- La sección del camino más sep-del Golfo de Guayaquil, que existía cionado varias posibilidades rela- tentrional es Achupallas, que vaun amplio y complejo sistema de cionadas a caminos que involucren desde este punto hasta Ingapirca,comercio e intercambio mercantil, el comercio. Para los incas el sis- desde Incapirca hasta Cuenca, desistema muy organizado que invo- tema de caminos fue un complejo Cuenca a Déleg y a Gapal, y desdelucraba extensas redes comercia- sistema administrativo que deter- Dumapara hasta Ayaloma.les marítimas y terrestres. En las minaba la comunicación y trans-tempranas referencias de la zona, porte, convirtiéndose en importan- Siempre se ha discutido sobre lael centro de la especialización ma- te dentro del establecimiento del relación entre la sierra y la costarítima parece ser la costa ecuato- poder en América del Sur (Hys- durante el período Inca. Certeroriana, y de manera notoria se men- lop, 1984). Llegó a tener aproxi- es que existe una pista al respec-ciona lo que pasaba en el Golfo de madamente más de 2400 km de to en la descripción de Cieza deGuayaquil y Puná, especialmente longitud. Los sistemas de caminos León (1990:149), que mencionaen lo que tiene que ver con el co- fueron determinantes en el soste- un camino desde las montañas amercio tan dinámico que existía. nimiento de las cuatro divisiones través del área de Chimbo hacia alrededor del centro político en el la costa, con la finalidad de em-Esta persistencia del desarrollo Cuzco. Los caminos incas fueron plear las balsas que llevaban haciamarítimo se dio simultáneamente importantes dentro de la geografía la isla Puná en el sur. Esta pistacon redes de caminos que en al- del territorio, marcando posiciones nos indica que el camino a la costa de pueblos y lugares dentro del terminaba en las montañas y que ARQUEOLOGÍA E HISTORIAgunos casos han sido estudiadas,pero que en general los caminos sistema físico de caminos. el río formó parte de las rutas que 29
  • 30. comunicaban ambas regiones; sin embargo, es interesante pensar en la manera en que los incas tu- vieron acceso a las balsas ya que ellos no eran expertos navegantes. El mismo Sebastián de Benalcázar usó la ruta de Chimbo después de la batalla de Tiocajas. Por otro lado, hay evidencia de más de un camino inca al Suroeste de Tome- bamba en la región del Río Jubo- nes. La existencia de Mullepungu (la puerta del Mullu - Spondylus) podría indicar que por esa zona pasaba uno de los bienes más pre- ciados de la zona septentrional an- dina. Cabe indicar, que no existen pruebas claras de que las socie- dades preincaicas también usaron los caminos incas. Los caminos incas, aún en estudio, Ilustración 2. Rutas comerciales coloniales fueron construidos en: 1. piedra, segmentos que están asociados cerca de fuentes de agua 2. tapia (lodo/tierra), 3. senderos de arena disturbada, 4. con paredes latera- a.C. ya existían puertos de inter- El análisis de fauna de varios si- les de piedra, adobe o tapia, 5. ca- cambio, alrededor de 500 a.C. el tios costeros nos llevan a pensar minos marcados con una hilera de Spondylus estaba convirtiéndose en la determinante importancia piedras y 6. rutas marcadas con en dinero primitivo y en 500 d.C. de la fauna marina en la dieta piedras de la roca madre. Cada ya lo era. Mediante el Spondylus alimenticia (Sánchez Mosquera, tipo dependía del ambiente donde se unieron dos sistemas: el siste- 2002). Ya desde el Formativo Me- se encontraba. ma mesoamericano (comerciantes dio se han encontrado evidencias privilegiados) y el sistema de inter- de navegación mar adentro (Sán- Los caminos aborígenes fueron cambio de la región andina (red de chez Mosquera, 1992). Igualmente reutilizados por los peninsulares, y distribución y asignación de pro- ciertos elementos como conchas son detallados más adelante. ductos). (Ilustración 3). fueron considerados importantes dentro de la ideología de la zona El comercio aborigen ha sido tra- 2. Las mercancías septentrional andina: el mullu y el tado por varios arqueólogos, entre pututo, ambos son obtenidos prin- ellos el de más notable innovación, El mar fue fundamental para el de- cipalmente de la costa central del la propuesta de Jorge Marcos, en sarrollo costeño desde las primeras Ecuador. la que menciona la existencia de expresiones culturales, hasta los modelos de comercio basados chonos, punáes y manteños quie- En esas sociedades antiguas el en productos de mar: Spondylus nes basaban su modo de subsis- trueque fue la base de toda or- (Mullu) y Strombus (Pututo). Mar- tencia casi exclusivamente en la re- ganización económica costeña, cos propone que la necesidad de colección de moluscos, crustáceos distinguiéndose tres niveles: 1. el Spondylus se da por razones ideo- y pesca tanto desde la orilla como local y dentro de una misma comu- lógicas en el centro de Andinoamé- mar adentro, así como en lagunas nidad (se elaboraba un determina- rica, siendo un producto exótico cercanas al océano. Parece ser que do producto y se intercambiaba de que debía ser obtenido mediante en el Ecuador sucede lo mismo que acuerdo a sus necesidades), 2. el las redes comerciales que se esta- en Perú, que el mar fue un producto trueque alimenticio, realizado más blecieron al norte (actual Ecuador). de riqueza extraordinaria que debió allá de los limites locales, y, 3. el Los del sur (Perú) debían también propiciar desarrollos sociales usual- de objetos suntuarios o sagrados: proveer de estos productos intere-ARQUEOLOGÍA E HISTORIA mente asignados a la agricultura ciertos artefactos u ornamentos de santes. Para Marcos hacia 1500 (Rostowroski de Diezcanseco, 1981). concha, metal, plumas o textiles. 30
  • 31. cia Quito. Otros productos impor- tantes eran la sal, llevada de Puná hasta el desembarcadero y el pes- cado salado. Las actividades eco- nómicas de los indios de los repar- timientos de Guayaquil eran: • Yaguachi, transporte y explotación de madera, cultivo de legumbres. • Chilintomo, zarzaparrilla, galli- nas, patos, palos de balsa y caña guadúa. • Baba, frutas, melones, camote, frijoles, maíz, algodón, aves, pesca y transporte en balsas. • Yabuna, pueblo de Puná, me- lones, camotes, frijoles, ají, maíz, gallinas, patos, pescado y mantas de algodón. • Pimocha, comercio en balsas de sal, vino, pescado, mercaderías y otras hasta el desembarcadero. Explotaban roble para llevarlo a Guayaquil. Estando entre Guaya- quil y el desembarcadero era es- cala para botiquines, bergantines y balsas. • Daule: nativos son labradores, balseros, cultivan maíz, frijoles, yuca, camote, legumbre, plátano y frutas. • Machala, maíz, pescado, cortan mangle para llevar a Puna y em- barcarlo a Lima, proveen de frutaIlustración 3. a los navíos.Rutas entre Golfo y Meso y Andinoamérica • Isla de Puná, venado en abun- dancia, cabritos, aves, ostiones, frutas, pero sobre todo pescado fresco y salado. Otro aspecto del comercio que no debe ser olvidado es de los meta- Al llegar los españoles fueron sor- mones, tocinos, quesos y muchas les, que se mantuvo desde la épo- prendidos por la presencia de gru- otras cosas. Se llevaban a la sie- ca aborigen y que persistió hasta pos que dominaban la zona tanto rra desde la costa: textiles, hierro y fines del s. XVII de manera espe- en lo social como en lo económico. especias. Se comerciaba también cífica, y seguramente tuvo que ver vino, vinagre, aceitunas y aceite. con las relaciones político-admi- 2.1 Las mercancías que lle- Desde fines del s. XVI Quito im- nistrativas de la zona. A pesar de gaban a Guayaquil portaba añil de Centroamérica; de que las cantidades no fueron ex- China venían sedas, textiles, por- traordinarias, existieron evidencias Durante la Colonia, desde la sierra celana, lacas, hierro y otras manu- concretas de este comercio desde se exportaban productos: alparga- facturas. épocas muy tempranas como el tas, paños, jerga, sombreros, ba- Período Formativo1 hacia la cuen- yetas, cabuya, cordobanes, sillas Todas las mercancías llegaban ca del Guayas. de brida y jineta, pólvora, papas, hasta el puerto de Guayaquil, des- ARQUEOLOGÍA E HISTORIA maíz, harina de trigo, bizcocho, ja- de donde emprendían su ruta ha- 1 Formativo ca. 5000 A.P. hasta 2500 A.P. 31
  • 32. 3. Guayaquil y su comercio “Y a causa de carecer de montaña su comarca [Los Reyes] de donde Los roles que la ciudad ha cumpli- cortar madera, no se fabrican en do a través de los años son diver- ASTILLERO él todas las naos de esta mar, las sos: centro de acopio, astillero y cuales de ordinario se hacen en centro de comercio e importación. Guayaquil…..” 5 El puerto de Guayaquil fue desde Ilustración 4. su creación, uno de los centros de Diagrama de roles de Guayaquil distribución que el Virreinato de GUAYAQUIL Perú tuvo en el área septentrional, centro desde el cual, los productos CENTRO DE de Castilla (importados) y la sal, CENTRO DE fueron redistribuidos a todo el te- COMERCIO ACOPIO AGRÍCOLA rritorio de la Audiencia de Quito, E IMPORTACIÓN básicamente y a otros virreinatos, inclusive. Durante la época precolombina, desde inicios de la colonia, son las “De la ciudad al desembarcadero de Manta, en la provincia de Mana- perlas, que lamentablemente no Guayaquil se traen mercadurías de bí, fue el centro de concentración han sido encontradas arqueológi- Castilla y sal y desta provincia se de la navegación y probablemen- camente, al menos en las propor- lleva biscocho y tocinos y quesos y te del poder de la sociedad de los ciones que se esperaba. jarcia de cabuya para navíos, y todo Manteños o Paches. Guayaquil esto de entrada y salida para ningu- se convirtió durante la Colonia en “En la costa de la mar, en el térmi- na parte no pagan derechos. …..” 6 el centro del comercio de la zona, no de Guayaquil, se han comenza- tanto su desembarcadero como su do a sacar algunas perlas; enten- En todo caso, es importante indicar puerto, fueron los lugares donde demos que si allí se mandase que que Guayaquil, ha sido considera- las mercaderías eran negociadas. los indios las sacasen, pagándoles do el puerto principal del Mar del Parece que el puerto tenía dos par- su trabajo, sería cosa de gran pro- Sur, especialmente a partir del s. tes, como se menciona anterior- vecho para V.R. Hacienda; aunque XVIII, pero parece ser que tendre- mente, en Puná existía un muelle la dicha ciudad de Guayaquil tiene mos que irnos más atrás y pensar y en Guayaquil otro. El de Puná por puerto la isla de La puná, está en la posibilidad de que ese papel era para barcos más grandes. en Vuestra Real Corona e no hay fue desempeñado desde el s. XVI; derechos que allí se paguen. Allí sin olvidar que la costa estuvo des- “…. Guayaquil … es el desembar- hay pesquerías de los indios, que de la época aborigen en un siste- cadero y puerto donde vienen las son de poco momento. …..” 3 ma económico determinado por el balsas de Guayaquil allí y de allí intercambio horizontal y vertical. se traen en recuas las mercadu- Uno de los aspectos comerciales rías a esta ciudad. Renta cada y productivos de la zona del Golfo “….a emplear mercaderías, volvien- año al presente, que paga la per- de Guayaquil es el embarcadero do hacia el puerto de Guayaquil….” 7 sona que lo arrienda, doscientos y de madera, materia prima de mu- cuarenta pesos de plata corriente, chos centros comerciales del Vi- Por estas y varias otras razones, porque tienen derecho de las bal- rreinato del Perú. La madera más desde sus inicios Guayaquil fue sas que allí llegan y tienen venta y explotada fue el roble, convirtiendo fruto de una constante disputa en- casa en que se encierran las mer- a Guayaquil desde el comienzo de tre los indios naturales y los inva- cadurías que tienen y trato de traer la colonia en un centro de almace- sores, debido a lo cual la ciudad allí sal esta ciudad y provincia y naje y redistribución de la produc- fue movilizada en varias ocasio- otras comarcas. Hasta agora este ción maderera que se desarrollaba nes, llegando a ser fundada de puerto lo ha poseído la ciudad de de manera intensiva tierra adentro, manera final en 15378. Guayaquil Guayaquil por cédula del Marqués por la cuenca del Río Guayas. era una ciudad ubicada en un am- de Cañete, visorrey que fue destos biente cálido, montañoso y estuari- reinos. …..” 2 “La madera se trae por toda la mar, no, donde los pobladores se dedi- la mayor parte de la ciudad de Gua- caban básicamente a trabajar ropa Otro producto que ha sido parte de yaquil, más de doscientas leguas de de algodón, granjerías de campo,ARQUEOLOGÍA E HISTORIA los bienes comerciados en la zona, aquí; es casi toda de roble; …” 4 comercio de mercaderías de Cas- 2 Jiménez de la Espada, M. Idem. Tomo 2, 1965: 176. 3 Jiménez de la Espada, M. Idem: Tomo 2, 1965: 177. 4 Cobo, B. Idem. libro 1, capítulo 9, 1956: 307. 5 Cobo, B. Idem. libro 1, capítulo 31, 1956: 357. 32 6 Jiménez de la Espada, M. Idem. Tomo 2, 1965: 178. 7 Jiménez de la Espada, M. Idem. Tomo 1, 1965: 10. 8 La primera fundación fue realizada en 1534, de acuerdo a la Descripción de la Gobernación de Guaya- quil de 1605 –Revista del Archivo Histórico del Guayas No.4:61-93. Año II. 1973-.
  • 33. tilla y contratación de servicios. de los del Perú y Chile, vino, aguar- a esto le debemos agregar la car-Para 1574 López de Velasco, aún diente, aceite, aceitunas, pasas, al- ga que venía de la ruta Guayaquilno reporta una lista de pueblos de mendras, cobre y jarcia. De las de - Manta.la zona de Guayaquil. Guatemala y Nicaragua, tabaco en polvo, tinta, añil, breay, alquitrán y La comunicación y el transporteGuayaquil, siendo el puerto de la simples de botica. De las de Tierra entre Guayaquil y su distrito se rea-zona donde llegaban los produc- Firme, mercaderías y géneros que lizaba a través de los numerosostos importados y de donde salían llaman de Castilla, de los registros ríos que constituyen la cuenca dellos que serían exportados, utiliza- de galeones y navíos sueltos de Guayas y que son navegables enba a más del puerto de Puná, un estos Reynos, en cuyo retorno le la mayoría de los tramos, enlazan-desembarcadero que se en- entran por tierra para el abasto y do luego con caminos terrestrescontraba río arriba, desde donde consumo de los partidos, de los de hacia la costa o la sierra, caminostransportaban la mercadería hacia Quito, Latacunga, Amabato, Rio- que no salían de Guayaquil sino detierra adentro. Está claro el papel bamba, Chimbo y Alausí, paños, pa- los puertos fluviales interiores: Ya-redistribuidor de mercancías que ñetes, bayetas, alfombras y lienzos guachi, Babahoyo, Chimbo, entreGuayaquil funge desde su funda- de algodón, que llaman tucuyos, De otros. Las principales vías del trá-ción hasta el día de hoy. el de Cuenca, harinas, menestras fico fluvial son: Babahoyo, Daule, jamones, quesos, azúcar y frutas de Yaguachi y Naranjal que conecta-“Hidrografía general de Indias y conserva, Y también po mar, de los ban con la capital y a los recintos oDeclaraciones de la carta de ma- puertos de Guanchaco, Cherrepe y parroquias cercanas a Guayaquil.rear precedente: Pobló esta ciudad Payta, nombrados intermedios, ha-Sebastián de Belalcázar primero, y rinas, dulces, jabón, sebo, azúcar Los caminos tuvieron un rol de-después, habiéndose despoblado y cordovanes; cuyo comercio tam terminante dentro del comerciopor levantamiento de los indios, la abundante y continuado, la consti- regional, las principales conexio-volvió a poblar año 37 Francisco de tuye opulenta y abastecida de todo nes se dieron con los tres partidosOrellana, por orden de Francisco Pi- lo necesario para la comodidad y occidentales: La Punta de Santazarro. Es la tierra cálida y montuosa, regalo de la vida humana, sin otro Elena, Portoviejo y La Canoa. Ely el trato della es la ropa de algodón defecto, que el de no tener la con- llamado camino de la Costa o de lay grangerías del campo y las merca- veniencia de agua dulce dentro de Legua era en realidad el único ca-derías y contratación por causa del la población y necesitar conducirla mino importante que salía de Gua-puerto el cual con el dicho puerto es- del río de Daule, que es la más cer- yaquil, iba hacia la Punta de Santatán muy metidos á la tierra catorce ó cana y de admirable calidad, por el Elena a través del pueblo de Chon-quince leguas de la mar, por ser el inconveniente de estar mezclada la gón. Desde la Punta se bifurcaba,río de legua y media cuando entra del río de Guayaquil con la del mar; yendo hacia el norte (Portoviejo) yen la mar, el cual nace en la jurisdic- y que aunque en la Ciudad Vieja hay hacia el sur (El Morro y Chanduy).ción de la ciudad del Quito, y por él dos pozos (en los parages que los Desde Portoviejo iba hacia el nortese navega y se llevan las mercade- demuestra el Plano) que la produ- hacia Montecristi y Manta, Chara-rías veinte leguas el río arriba hasta cen en abundancia, es desabrida al potó, Pichota y La Canoa.el desembarcadero, que llaman, y gusto e ingrata al calor natural, quedesde allí cuarenta leguas por tierra solo sirve al uso de los ministerios Los caminos que ponían en con-en recuas hasta la ciudad: no hay caseros... (Alsedo y Herrera, Com- tacto a Guayaquil con el interiorlista de pueblos de indios de esta pendio 6-14) fueron: a) Babahoyo a Quito porciudad”. 9 Guaranda y Riobamba; b) el de Ya- Había balsas que viajaban entre guachi a Alausí y c) el de NaranjalLuego que cesa el rigor del invier- la Punta de Santa Elena y Piu- a Cuenca y Loja. Todos enlazabanno... corre, por espacio de ocho me- ra, otras desde la Punta y desde con el Camino Real de Quito, tam-ses, el tráfico de las provincias de la Chanduy hasta Guayaquil o Puná. bién llamado camino de la sierra osierra, abasteciéndose las de Quito, Los balseros pescadores tenían del correo de Lima. (Laviana Cue-Cuenca, Riobamba, Chimbo y Alau- una estrecha comunicación con los tos, 1987). El más importante erasí, de los frutos de Guayaquil, que puneños. De Puná partían hasta el primero y se bifurcaba: el primerson cacao, algodón, tabaco en oja, puerto Bola, como ejemplo de la tramo iba de Babahoyo a Ojiva ypescado seco, sal cera. arroz, ajon- gruesa arteria entre Guayaquil y atravesaba luego la célebre cues-jolí, maní, miel, cocos, novillos, ca- Puná, dentro de la cual aprovecha- ta de San Antonio Tarigagua paravallos, potros y mulas; y de los otros ban los ríos y esteros, tanto como salir a Guaranda y el segundo erade las provincias ultramarinas, que el mar. Desde Guayaquil por el Río llamado el camino de la Chima o ARQUEOLOGÍA E HISTORIAse conducen por su puerto, como Daule había un importante tráfico, de Angás, iba de Babahoyo a Gua-9 López de Velasco. Idem. 1971: 225. 33
  • 34. randa pasando por el pueblo de loza, olores y especerías de Phe- los mismos efectos; y de la sierra Chapacoto, de allí se unían ambos lipinas. traen las harinas, cascarilla, paños, ramales y se iba por el Camino lienzos, bayetas, sayales, y toda Real a Ambato, Latacunga y Quito. El Comercio con los puertos de especie de frutos de la tierra10 (Ze- (Laviana Cuetos, 1987; Baleato, Ilo, Ica, Arica y demás que llaman laya, 1765: 98-99). Juan y Ulooa, Alsedo y Herrera, “Intermedios”, está prohibido por el Excelentísimo Señor Virrey de La carga que traen las embarcacio- Las dificultades en las comunica- Lima, con notable perjuicio de esta nes de los puertos de Nueva Espa- ciones terrestres desde Guayaquil Provincia. ña, Panamá, el Perú y Chile, con lo hacia la sierra persisten durante que se transporta de las serranías el tiempo desde la época colonial Por tierra comercia con toda la de Quito... asciende todo a cerca hasta finales del s. XIX. (Hamerly, serranía; por las Reales Bodegas de 200.000 pesos; lo principal suele 1973), ni mencionar sobre una ca- de Babahoyo, se interna la sal del ser aguardiente, vino, hierro, ropa rretera, eso no se dio hasta entra- Morro y Punta de Santa Elena, el de Castilla, aceite, jarcia y bayetas do el s. XX. cacoa, la cera, tabaco en rama, lienzos de la tierra, tintas, alquitrán, arroz, pita, pescado, algodón, mu- cordobanes, harinas y otras menu- 3.1 El comercio externo cho ganado vacuno, caballar, y dencias que nunca igual su consu- mular, el botjambre que viene del mo el valor de lo que se coge en la El comercio naval de Guayaquil Perú; ropa y fiuerro de Tierra Fir- misma provincia. (Requena, 1770). es con el Reino del Perú, adonde me; tinta y brasil de Goathemala; se lleva cacao, tabaco, madera, loza, olores, y especerías de Aca- Dentro del panorama iberoameri- cera, pita y suelas; del Perú traen pulco; cordobanes y jabón de los cano a partir del s. XVIII, Guaya- harinas, botijas, vino, aguardiente, Valles. quil tuvo un rol importante dentro aceite y aceitunas. Al reino de Tie- del comercio regional, igualado al rra Firme llevan cacao, y algún ta- Por las Bodegas de Yaguache se de Callao y Panamá. baco, y de regreso cargan las em- comercia con Riobamba, y Provin- barcaciones ropa de Castilla, cera cia de Alausí, y por la de Naranjal y fierro, tablones de cedro, caoba, con Cuenca y Loja, conduciendo Ilustración 5. cocobolos, negros y perlas. Diagrama de rutas externas El comercio con el Chocó en los dos viajes que anualmente se per- miten, es de carnes, sebo, quesos y sal, con algunas botijas perule- ras; véndese todo a trueque de oro CHILE y vuelven las embarcaciones car- VIÑA Y gadas de brea, y tablones de ce- dro. A Payta y Trujillo llevan algu- VALPARAÍSO na madera, cocos y cacao; y traen harinas, azúcar, pescado salado, NUEVA ESPAÑA TIERRA FIRME cordobanes, jabón, piedras de sal, algunos granos, cajetas de dulce, MÉXICO PANAMÁ aceitunas, lonas y algodón. A Gua- temala se permiten dos viajes to- dos los años, solo se llevan vinos y GUAYAQUIL aguardientes del Perú y traen tinta añil, palo brasil, pocos bálsamos y caña fístola. Los mismos viajes y PERÚ efectos se permiten al Realejo, de donde regresan jarcia, brea y al- GUATEMALA LIMA Y CALLAO quitrán. Cuando su Majestad o los Exce- lentísimos señores virreyes conce- den licencia para Acapulco, llevanARQUEOLOGÍA E HISTORIA cacao, y algún botijambre, y traen 10 Zelaya, 1765 34
  • 35. 4. El Golfo de Guayaquil y vilización de algunos pobladores Al momento de la llegada de lossu dinámica. de Puná a Tierra Firme (Panamá), peninsulares, parece que los pu- hecho que no ha sido comprobado, neños no estuvieron bajo el do-4.1 Punáes pero si analizamos detenidamente minio incaico, pero si encontraron el momento en que se realizó la evidencias de sus conflictos conPuná, es el lugar que es mencio- pacificación de Puná, pudo ser po- los vecinos. Las pesquerías de losnado de manera repetitiva por los sible, debido a que los vientos al nativos de la isla eran obtenidascronistas de la Colonia Temprana, norte apoyan notoriamente la na- de una amplia región marítima, asílas referencias son constantes so- vegación a vela durante la mayor como las vías comerciales eranbre la belicosidad de sus habitan- parte del año en la zona. desarrolladas con pueblos vecinostes, así como de las permanentes de Naranjal, Balao y otros, al igualdisputas, tanto con la gente de Es notorio que para los peninsu- que con las rutas que bajaban deTúmbez como con los peninsula- lares, uno de los rasgos culturales los Ríos Daule y Babahoyo. Pare-res. Los peninsulares decidieron que más les llamó la atención fue ce ser que el sistema de comerciodetenerse en Puná debido a las in- la presencia de naves grandes y de los mercaderes de la costa no-formaciones de gran poder y rique- pequeñas (balsas), que en gran roccidental, comandados por losza que les habían sido proporcio- número eran las encargadas del Punáes y Manteños, junto con lasnadas. Encontraron una sociedad tráfico del Golfo de Guayaquil y la producciones de la puna cuzqueñacon territorio definido y unidad polí- costa del actual Ecuador y extremo y circum Titicaca, sirvieron básica-tico - administrativa que les fue di- norte de Perú, especialmente la mente para sostener económica-fícil de dominar como se puede ver zona entre cabo Pasado y Túmbez. mente las sociedades de la zona.en las referencias de algunos cro-nistas como Fernández de Oviedo, Relación general de las poblacio- Algunos investigadores han pro-Las Casas y Garcilaso de la Vega. nes españoles del Perú, hecha por puesto una reconstrucción del siste- el licenciado Salazar de Villasante: ma socioeconómico de la Puná.12“y el alzamiento que el cacique e in- Desde este puerto de Paita, yendodios de la isla de Sanctiago habían por la mar, hay a la ciudad de San- La propuesta de Volland (1995),ordenado, se castigase e les fuese tiago de Guayaquyl sesenta leguas, sostiene que el sistema de Punáhecha la guerra. Esta isla se llama, y seis leguas antes de llegar a Gua- tenía las siguientes características:en lengua de los naturales della, la yaquil está la isla de La Puná, a do un jefe principal con su séquito dePuna, y está en tres grados de la lí- surgen los navíos grandes, y los esposas y nobles, clara diferencia-nia equinocial; e apremiados los in- pequeños allegan a surgir a Gua- ción de rangos y linajes, permisodios, la desampararon e se pasaron yaquil junto a las casas, en el río. de matrimonio entre hermanos,a la Tierra Firme. E por ser aquella No suben los grandes, por ciertos gran población, un centro de redis-isla tan rica, fértil y poblada, e que bajos que tiene el río por do suben. tribución que fungía de capital, al-no se acabase de destruir, soltó el Desde la isla La puná a la boca del deas pequeñas relacionadas al ejegobernador don Francisco Pizarro río hay dos leguas, y de la boca a central, cultivo de tubérculos, hor-al cacique, e asegúrole, porque re- Guayaquil cuatro. talizas, caza de animales, presen-cogiese su gente que andaba alte- cia de animales domésticos y ex-rada e derramada, e se tornase a Salazar de Villasante, nos presen- plotación de la pesca. Queda pocopoblar. Y él fue my alegre e conten- ta un esquema geográfico bas- claro si redistribuían, así como sito, acordándose que en su prisión tante claro, indica varias cosas, existía tributo entre los isleños.13se le hizo buen tratamiento, e dijo enfatiza el hecho de que Puná es una isla que se encuentra estraté- Por lo mencionado, se puede de-que iba con voluntad de servir a sus gicamente ubicada, lo que hacíamajestades de ahí adelante”. 11 que los navíos grandes y peque- cir que sí se manejó el trueque y ños realizaran una parada antes el tráfico de bienes, seguramenteEn este texto, Fernández de de subir a Guayaquil. El tramo debió existir un grupo de especia-Oviedo, nos da información so- Puná-Guayaquil es de gran cuida- listas.bre varias cosas. Este cronista do para los navegantes, incluso enmenciona a Puná como la isla de la actualidad, esto se debe a que De lo encontrado se deduce queSantiago, es decir la relaciona con la condición del río hace que este el territorio dominado directamen-la ciudad Santiago de Guayaquil, acumule una enorme cantidad de te por los punáes era la isla en sílugar donde evidentemente se en- material de arrastre, lo que ocasio- misma, a esto debemos agregarcontraba asentada la sociedad que na que se formen pequeñas islas, territorios de tierra firme que fue- bajos y otros accidentes que pro- ron dominados indirectamente, ARQUEOLOGÍA E HISTORIAellos denominaron Guancavilcas. vocan que la navegación sea bas-También nos informa sobre la mo- tante inestable. tales como Túmbez y el sitio La11 Fernández de Oviedo, 1959. (1535/57). Historia General y Natural de las Indias. Tomos 1 y 5. Biblioteca de Autores Españoles Vol. 117 y 121. Madrid. tomo 5, libro 2, capítulo I,: 33-34.12 Martin Volland. Los Punaes: una jefatura del periodo de Integración Tardío. Miscelánea Antropológica Ecuatoriana No.8: 15-28.1995José Alcina Franch. El modelo teórico de jefatura y su aplicación al área andina septentrional norte. En Miscelánea Antropológica Ecuatoriana No.6: 265-288. Serie Monográfica. Guayaquil. 1986.13 Volland, ibidem: 22. 35
  • 36. Bola que era desembarcadero de se moje la gente y ropa que va en s. XVIII varios historiadores cono- Cuenca14, que estaba a cargo de ellas con el agua que les entra por cidos como Juan de Velasco, Fe- los punáes, pueblos de Naranjal y las junturas de los leños. Navegan derico González Suárez, Miguel Machala. Algunos investigadores por la mar a vela y remo, y son Aspiazu, Emilio Estrada, Alfredo han planteado la participación de algunas tan grandes, que caben y Piedad Costales, incluyen a la los punáes en una Confederación holgadamente cincuenta hombres. nación Chono como parte de los de mercaderes15, órgano adminis- El peligro que tiene esta embarca- Huancavilcas. En 1964, Dora León trativo que estaría encargado de li- ción, es ser muy aparejada, para Borja, da una imagen más justa derar el comercio de varios bienes si los indios quieren urdir alguna para los chonos. y las relaciones socioeconómicas traición, porque la pueden ejecutar en el pacífico septentrional. Otros de improviso, desatando sutilmen- El territorio Chono, Daulis o Dau- investigadores, han propuesto te los palos y deshaciendo el com- les, constituye todo lo que hoy se el papel monopolista de algunos puesto; y ellos, como son grandes conoce como Balzar, Quevedo, productos como la sal, monopolio nadadires y no les impide la poca Mocache, Palenque, Colimes, Vin- que parece haber sido tan extenso o ninguna ropa que llevan encima, ces, Guare, Las Ramas, Baba, Pi- como en toda el área septentrional escapan nadando, y los que no sa- mocha, Babahoyo, Daule, Victoria, andina.16 ben nadar parecen ahogados. Así Chilintomo, Juján, Sambor, Loren- lo hicieron los isleños de la Puná zo Garaicoa, Yaguachi, Chobo, Mi- 4.2 Guancavilcas con los soldados del Inca que les lagro, Buca, Naranjito, San Andrés, pretendió conquistar.” 18 Taura, Cone, Jelí, Churute, Jesús El aspecto que es más relatado en María, El Naranjal, Balao y Tengel, las crónicas, referente a los Guan- 4.3 Chonos La Soledad y Colimes. cavilcas es la presencia de balsas y la importancia de la navegación Desde el s. XVI varios cronistas y El prestigio de los chonos era bas- para los habitantes de la zona. declarantes en probanzas hablan tante notorio tanto por abarcar la Esta información llevó a parte de de los Chonos, como un grupo cuenca del Río Amay (Guayas) los primeros arqueólogos ecuato- ubicado en la cuenca del Guayas, como por las cualidades de gran- rianos a proponer la presencia de jurisdicción de la ciudad de Santia- des comerciantes que tuvieron con la Confederación de Mercaderes, go de Guayaquil. En esta parte le los peninsulares. que está directamente relaciona- daremos énfasis a la información da con la presencia de los Balse- proporcionada por las crónicas de La agricultura, la caza y la pesca ros del Mar del Sur17. Los puertos Diego de Urbina, que hace refe- complementaron la susbsistencia que sirvieron como centros desde rencia a la provincia de los chonos, de los chonos. Usaban balsas y donde se manejaban las mayores caracterizándolos como buenos canoas para transportar su alimen- balsas fueron: Paita, Manta y Gua- navegantes y magníficos construc- to y otros elementos. Los chonos yaquil. tores de balsas19. Girolamo Benzo- eran enemigos tradicionales de los ni20 menciona al Río Chione a cua- habitantes de la isla Puná, librán- “Las mayores balsas que usan los renta millas del mar y afluente del dose verdaderas batallas entre indios peruanos que habitan cer- Guayas. Diego de Trujillo presenta ellos. ca de montañas, como los de los a los chonos como conocidos ene- puertos de Payta, Manta y Gua- migos de los huancavilcas21. Miguel Conclusión yaquil, son compuestas de siete, Cabello de Balboa cita a los cho- nueve o más maderos de palo de nos junto a los huancavilcas, como La dinámica del Golfo de Guaya- balsa, por este orden: que los atan los grupos que habitaron la cuenca quil aún está en proceso de expli- a lo largo unos de otros con be- del Guayas, que en su momento cación. Los aportes de los cronis- jucos o cuerdas sobre otros atra- era el Río Amay y de Santiago. tas deberán enriquecerse con los vesados; el de en medio es por la recientes hallazgos de la Arqueolo- proa más largo que los otros; los Reginaldo de Lizarraga22 menciona gía, así como la apertura de fronte- cuales van siendo más cortos unos que en la zona de Guayaquil exis- ras para mejorar el entendimiento que otros cuanto más se apartan tían dos naciones de indios, unos de los procesos regionales. de los lados; de suerte que vienen llamados huancavilcas y otros que a quedar en la proa con la figura se llaman chonos. Hacia el s. XVII y proporción que guardan los de- la provincia de los chonos era una dos de la mano extendida, puesto de las tres que conformaban los que por la popa son iguales; enci- términos de la ciudad de Guaya-ARQUEOLOGÍA E HISTORIA ma hacen tablados, para que no quil. Lastimosamente, a partir del 14 Anónimo. Descripción de la gobernación de Guayaquil. Revista del Archivo Histórico del Guayas No.4: 62-93. 15 Martin Volland. 1995. Ibidem:23. Jacinto Jijón y Caamaño. Antropología Prehispánica del Ecuador. Coedición PUCE-IECI. 1997. Quito. 16 Roswith Hartmann. Märkte im alten Peru. Bonn. 1968. 17 Jacinto Jijón y Caamaño. Ibidem. 18 Cobo. Idem. libro 14, capítulo 14, 1956: 267. 36 19 Diego de Urbina. Carta al Emperador. CDIHP III: 544-545. 1543. Ver Anexo No.2 20 Girolamo Benzoni. La Historia del Nuevo Mundo. Museo Antropológico del Banco Central del Ecuador. Guayaquil. 1985. 21 Trujillo, D. De. Relación del descubrimiento del reino del Perú. En Conde Canilleros (Ed.) Tres testigos de la Conquista del Perú. Pp.117-141. Madrid. (Colección Austral No.1168). 1964 (1571) 22 Reginaldo de Lizárraga. Descripción breve de toda la tierra del Perú, Tucumán, Río de la Plata y Chile. Biblioteca de Autores Españoles No.15. Madrid. 1909.
  • 37. 5. Bibliografía. gua provincia de Guayaquil, 1763-1842. Pu- 1986b, Intercambio a larga distancia enALCINA FRANCH, José. blicación del Archivo Histórico del Guayas. América: el caso del Spondylus. Biblioteca1986 El modelo teórico de jefatura y su apli- Guayaquil. Ecuatoriana de Arqueología, Volumen 1:cación al área andina septentrional norte. En HARTMANN, Roswith. 197-206. Arqueología de la costa ecuatoria-Miscelánea Antropológica Ecuatoriana No.6: 1968, Märkte im alten Perú. Bonn. na: nuevos enfoques. Guayaquil-Ecuador.265-288. Serie Monográfica. Guayaquil. HYSLOP, John PIRES-FERREIRA, Jane & K. FLANNERYALSEDO Y HERRERA, D. DE 1984, The Inka Road System. Academic 1976, Etnographic models for Formative1999, Compendio Histórico de la Provincia press, Inc. Orlando, Florida. exchange. En: The early mesoamerican vi-de Guayaquil. Museo Municipal. Edición facsímil. JIJÓN Y CAAMAÑO, J. llage. Kent Flannery, ed. pp.286-292. NewBENZONI, Girolamo. 1990, Ojeada general sobre la composición York, Academic Press.1985, La Historia del Nuevo Mundo. Museo étnica de la costa ecuatoriana. En La Balsa RENFREW, C.Antropológico del Banco Central del Ecua- en la historia de la navegación ecuatoriana: 1975, Trade as Action at a distance: ques-dor. Guayaquil. 111-128. ed. Jenny Estrada. Instituto de His- tions of Integration and Communication. En:CIEZA DE LEÓN, P. toria Marítima, Armada del Ecuador, Guayaquil Ancient Civilizations and Trade, J. Sabloff1990, Relación Sámano-Xerez. La Crónica JIMÉNEZ DE LA ESPADA, M. and C. Lamberg-Karlovsky, eds. pp.3-59. Al-del Perú. En La Balsa en la historia de la na- 1965, Relaciones geográficas de Indias-Pe- buquerque: University of New Mexico Press.vegación ecuatoriana: 23-42. ed. Jenny Es- rú. Biblioteca de Autores Españoles No.183, REQUENA, F.trada. Instituto de Historia Marítima, Armada 184 y 185. Tomo 3. Madrid. 1982 (1774), Descripción histórica y geo-del Ecuador, Guayaquil. 2da. Edición. JUAN, JORGE & A. DE ULLOA gráfica de la provincia de Guayaquil en el1990a, Crónica del Perú. Parte I. Pontificia 1978, Relación Histórica del viaje a la Améri- virreinato de Santa Fé, hecha por el inge-Universidad Católica del Perú. Lima ca Meridional. Tomo I. Ed. Facsimilar. Madrid. niero don Francisco Requena por orden del1971, Crónica del Perú. Ediciones de la Re- 1982, Noticias secretas de América [1826] 2 Superior Gobierno, Guayaquil, 30 de Agostovista Ximenez de Quesada. Ministerio de vols. Ed. facsimilar. Madrid. de 1774. Historiografía y bibliografía Ameri-Educacion Nacional. Instituto Colombiano LAVIANA CUETOS, M. L. canistas, vol.XXVI: 3-134. Sevilla.de Cultura Hispánica XXIV. Santafé de Bogotá. 1982, Una descripción inédita de Guayaquil. ROSTOWOROWSKI DE DIEZ CANSECO,COBO, B. Temas Americanistas, Nº1:25-28. Sevilla. María 1981, Recursos naturales renovables1956, Obras de P. Bernabé Cobo, de la com- 1987, Guayaquil en el siglo XVIII: recursos y pesca, siglos XVI y XVII. Instituto de Estu-pañía de Jesús. Tomo 1 y 2. Biblioteca de naturales y desarrollo económico. Escuela dios Peruanos. Lima. 1ra. edición.Autores Españoles No. 91 y 92. Madrid. de Estudios Hispanoamericanos de Sevilla SÁNCHEZ MOSQUERA, A.ESPINOZA SORIANO, Waldemar. NºCCCXXXII. Consejo Superior de Investi- 1992, Patrones de pesca precolombinos de1988, El reino de los Chono, al este de Gua- gaciones Científicas. Sevilla. la costa central ecuatoriana. Revista del Ins-yaquil (s. XV-XVII). En: Etnohistoria ecua- LEÓN BORJA DE SZASZDI, Dora tituto de Historia Marítima No.13: 7-20. Añotoriana: estudios y documentos. Ediciones 1964, Prehistoria de la costa ecuatoria- VII. Diciembre 1992.Abya-yala. Quito. na. Anuario de Estudios Americanos, vol. 2002, Antropología de la comida: los re-ESTETE, M. DE XXI:381-436. Sevilla. cursos fáunicos. MAAC-Banco Central del1959 (1534), El Descubrimiento y la conquis- 1976, Los indios balseros como factor en el Ecuador. Junio 2002. ms. sin publicar.ta del Perú. En Poesía popular, Alcances y desarrollo del puerto de Guayaquil. Simpo- TRUJILLO, D. DEApéndice, Indices, pp.319-407. Puebla. (Bi- sio Hispanoamericano de Indigenismo His- 1964 (1571), Relación del descubrimien-blioteca Ecuatoriana Mínima). tórico. Terceras Jornadas Americanistas de to del reino del Perú. En Conde CanillerosFERNÁNDEZ DE OVIEDO Y VALDEZ, G. la Universidad de Valladolid. (Ed.) Tres testigos de la Conquista del Perú.1959 (1535/57), Historia General y Natural LIZÁRRAGA Reginaldo de 1968, Descrip- Pp.117-141. Madrid. (Colección Australde las Indias. Tomos 1 y 5. Biblioteca de Au- ción breve de toda la tierra del Perú, Tucu- No.1168).tores Españoles Vol. 117 y 121. Madrid. mán, Río de la Plata y Chile. Biblioteca de VOLLAND, Martín.GARCILASO DE LA VEGA, I. Autores Españoles No. 216. Madrid. 1995, Los Punaes: una jefatura del periodo[1590] 1960, Obras completas del Inca Gar- LÓPEZ DE GOMARA, F. de Integración Tardío. Miscelánea Antropoló-cilaso de la Vega. Tomo II y III. Biblioteca de 1922 (1552), Historia General de las Indias: gica Ecuatoriana No.8: 15-28.1995Autores Españoles No.133 y 134. Madrid Tomo II. Ed. Calpe . Madrid.. ZEIDLER, JamesGLAVE, Luis Miguel. LÓPEZ DE VELASCO, J. 1986, El intercambio primitivo, el comercio1991, Tambos y caminos andinos en la for- [1574], Geografía y descripción universal de prehistórico y el problema de una conexiónmación del mercado interno colonial. En las Indias. Editor Don Marcos Jiménez de Mesoamericana-Sudamericana. En: Biblio-Reproducción y transformación de las so- la Espada. Biblioteca de autores españoles teca Ecuatoriana de Arqueología, Volumenciedades andinas siglos XVI-XX, Tomo I: Nº248. Ed. Atlas. Madrid 1: 131-162. Arqueología de la costa ecuato-285-342. Compiladores Segundo Moreno & MARCOS, Jorge riana: nuevos enfoques. Guayaquil-Ecuador.Frank Salomon. Colección 500 años No.41. 1986a, De dia y vue,ta a Acapulco con mer- ZELAYA, Juan AntonioEdiciones Abya-Yala – Movimientos Laicos caderes de mullu. En: Biblioteca Ecuatoria- (1765), 1974 Estado de la Provincia de Gua-de América Latina. Quito. na de Arqueología, Volumen 1: 162-198. yaquil. Revista del Archivo Histórico del Gua-HAMERLY, M.T. Arqueología de la costa ecuatoriana: nuevos yas No.6: :97-106. ARQUEOLOGÍA E HISTORIA1973, Historia social y económica de la anti- enfoques. Guayaquil-Ecuador. 37
  • 38. CULTURA MILAGRO–QUEVEDO NUEVAS EVIDENCIAS SOBRE LA PRESENCIA DE LOS TSÁCHILAS, COLORADOS O YUNGAS. Lic. Rocío Murillo Macay 1. INVESTIGACIONES REA- participaron arqueólogos ecuato- LIZADAS rianos y extranjeros. Cuando los europeos llegaron a Amelia Sánchez, realizó investiga- nuestras tierras, varios señoríos ciones arqueológicas de este mis- étnicos ocupaban diferentes zo- mo período, en Buena Fe y Valen- nas, dos sociedades complejas cia, aledaños al Cantón Quevedo, compartían territorio en lo que ac- ella anota que se da un proceso de tualmente son las provincias de aglutinación en diferentes regiones Los Ríos y Guayas, denominadas y caracteriza a estos pobladores por los arqueólogos que la descu- como grupos con organizaciones brieron y de acuerdo a la toponimia sociales y políticas complejas. Se de los sitios, estas son las culturas: incorporaron y se intensificaron Milagro Quevedo y Huancavilcas. nuevas técnicas de cultivo, así como también surgen construccio- Era el Período de Integración, el de nes de canales, albarradas, terra- las sociedades agrícolas aldeanas zas agrícolas, camellones, entre supra comunales, con una organi- otros. La intensificación de la agri- zación social definida como jefatu- cultura trae consigo el intercambio ra o señorío étnico (Enrique Ayala, de productos. 2008). La cronología va desde el año 500 d.C. a 1500 d. C., que fue Esta población muestra evidencias determinada durante la Conven- de una jerarquización especializa- ción Arqueológica de Guayaquil da: los constructores de tolas, losARQUEOLOGÍA E HISTORIA realizada en el año 1969 en la que orfebres, los ceramistas, los nave- 38
  • 39. gantes, los agricultores, los caza- El Padre Pedro Porras realizó una prano y Desarrollo Regional. Eldores, y ¿por qué no? los comer- compilación de las investigacio- proyecto fue realizado a pocos ki-ciantes, cuya producción de bienes nes arqueológicas realizadas en lómetros al Norte del Cantón Que-y servicios además de abastecer el país. Plantea que la zona ocu- vedo, en los alrededores de Loslas necesidades propias de su po- pada por los portadores de esta Vergeles, Buena Fe y Patricia Pi-blación, estaban encaminadas a Fase, está cubierta por montícu- lar. Estos sitios parecen haber sidosatisfacer también necesidades de los artificiales, unos de carácter centros urbanos conformados porpueblos tanto de la sierra como de ceremonial, otros habitacionales y tolas con rampas y posiblementela costa. A ello se añaden los tra- otros para usos funerarios. En es- alrededor de una plaza central conbajos en metalurgia de oro, plata, tos últimos, se destacan las tolas ocupaciones intensivas.platino y cobre. con tumbas Chimenea, que están compuestas por una serie de án- Oswaldo Tobar, investigador queLos primeros investigadores de la foras sin fondo aunque la inferior realizó el estudio arqueológico aCultura Milagro Quevedo fueron que contenía el fardo funerario si propósito de la construcción deEmilio Estrada, Jacinto Jijón y Ca- lo tenía, pues aquí se depositaba los Poliductos de la Costa, defineamaño y Max Uhle. Emilio Estrada el cuerpo, y sus ofrendas y, a partir dos sitios arqueológicos en el tra-dejó un gran legado histórico en de ésta se colocaban una encima mo Colimes-Santo Domingo en elel Museo Arqueológico del Banco de otra a manera de tubo de hasta sector Patricia Pilar; se trata deCentral del Ecuador – Guayaquil, 5 metros de altura (1987). dos centros urbanos de la cultu-conformado por centenares de pie- ra Milagro Quevedo. El primer si-zas arqueológicas de contextos, El territorio ocupado por los habi- tio (N3B3-001) se ubica entre lasprocedentes de sus investigacio- tantes de la cultura Milagro Queve- abscisas 214 – 215 del poliducto ynes (cerámica, lítica, metalurgia, do fue extenso, entre otros sitios, está compuesto por 27 tolas, unastextiles, entre otras). se han reportado evidencias en: a) de forma circular, otras alargadas Sitio Novecientos ubicado a 2 ki- con dimensiones que van desdeInvestigaciones posteriores de di- lómetros al Sur de Milagro, b) Los los 18 hasta los 30 metros. El se-ferentes sitios dataron con análisis sitios Los Monos y Gante cercanos gundo centro urbano (N3B3-002)de carbono catorce la siguiente a Milagro, es aquí, donde se repor- se localiza a unos 2 Km. al Nortecronología: Ubelaker en 1981, hizo taron las primeras tolas funerarias del primero, específicamente en eldatación con muestras proceden- con chimenea y artefactos de co- km. 217,22, consiste en 14 tolastes del sitio Ayalán, y se estimó bre no trabajado, c) Lomas Parti- agrupadas con las mismas formasentre 730 a 1600 d.C.; Michael das y Papayal, en comunidades circulares y alargadas.Muse obtiene dos fechas: 960 a del Ingenio Valdez, d) La Elisita1242 d.C., correspondiente a Mi- cercano a Milagro, e) Yumes y Pe- Guillaume-Gentil y otros (2001)lagro Quevedo Temprano, y 1242 ñón del Río en el margen oriental realizaron el Proyecto Arqueológi-a 1525 d.C, a Milagro Quevedo del río Babahoyo a 5.5 km. de Du- co denominado: La Cadena-Que-Tardío; Victoria Domínguez para el rán y a 1.25 km. al Este de la ribera vedo-La Maná, durante seis años,sitio Peñón del Río da una crono- del mismo río. investigaron un área de aproxima-logía de 1242 – 1525 d.C. y final- damente 400 km². El objetivo delmente Betty Meggers reportó una Amelia Sánchez (2007) en el Pro- proyecto era interpretar y entenderfecha con hidratación de la obsi- yecto Multipropósito Baba, com- Tolas. En las dos primeras tempo-diana entre 460 a 1480 d.C. Las ponente arqueológico, determinó radas de prospección se identifica-fechas varían de acuerdo al sitio la presencia de 23 sitios arqueo- ron 1219 tolas distribuidas en 111de la investigación y a las metodo- lógicos, de ellos se excavaron 11, sitios, estas se encuentran agrupa-logías de datación; sin embargo, en el que se incluyen montículos das hasta en 58 tolas. Por la orga-ratifican que la cultura Milagro artificiales y naturales, en plani- nización espacial, las dividieron enQuevedo, perteneció al Período cies o cuchillas de quebradas. Los cuatro grupos denominados siste-de Integración, caracterizado por sitios excavados fueron: Mirador, ma de gestión del espacio así: a)la tecnificación de la agricultura, el El Cielo, Bahareque, Chaune, La Sitios con un modelo regular simé-aumento de la población, la pre- Muga, Gran Cacao, Tola Perdida, trico, b) Asociados a los sitios consencia de numerosos sitios habi- Carrao, Cubos, Peripa del Baba, y un modelo regular, c) Los sitios contacionales que hasta se puede ha- Tres Bailejos. Las investigaciones un modelo irregular y d) Sitios conblar de centros urbanos, y no solo concluyeron que los sitios fueron montículos aislados de grandes di-se preocuparon por adaptarse al ocupados en más de una ocasión, mensiones.medio ambiente sino que, además, y que dichos asentamientos vienen ARQUEOLOGÍA E HISTORIAlo mejoraron (Porras, 1987). desde el Período Formativo Tem- 39
  • 40. Estas excavaciones dieron como de la tola y cortan las ocupacio- tios funerarios de la sociedad Mi- resultado que en los estratos ante- nes anteriores (Guillaume-Gentil, lagro Quevedo, están ubicados en riores a las construcciones de las 1999). relación directa con el tipo de ac- tolas, se encuentran sitios arqueo- tividad productiva que realizaban, lógicos del Formativo Temprano Otra zona que ha reportado montí- por ejemplo: los que habitaban en (Valdivia 3500 - 1800 a. C) y Tardío culos artificiales o tolas, cercanos los bosques en la que su actividad (Chorrera 1200 – 500 a.C) en la a nuestra área de estudio, es el productiva era la explotación, los base de la tola; también se iden- sector de Patricia Pilar en el anti- sepultaban en elevaciones natu- tificaron asentamientos corres- guo trasvase, en Agua Fría – La rales, mientras que los grupos que pondientes al Desarrollo Regional, Ceiba, antigua presa, registrán- se asentaban en las partes bajas y mientras que los hallazgos atribui- dose terrazas aluviales en la par- que su actividad productiva era la dos al Período de Integración Mi- te alta de la meseta y que son de explotación de los recursos de los lagro Quevedo, provienen de intru- ocupación temporal (A. Sánchez, ríos y lagunas, lo hacía en montí- siones que perturban la superficie 2004). Señala además que los si- culos artificiales. SITIOS ARQUEOLÓGICOS CON FILIACIÓN CULTURAL MILAGRO QUEVEDO Sitio Ubicación Período Filiación Investigada por: Cultural Cerro Pimocha Cantón Babahoyo Integración Milagro Quevedo Emilio Estrada Hacienda Santa Rosa Cantón Vinces Integración Milagro Quevedo Emilio Estrada Peñón del Río Cantón Daule Integración Milagro Quevedo Victoria Domínguez Las Carmelitas Cantón Baba Integración Milagro Quevedo Florencio Delgado Los Cerritos Cantón Baba Integración Milagro Quevedo Florencio Delgado Aspiazu Cantón Baba Integración Milagro Quevedo Florencio Delgado Los Cerezos Cantón Baba Integración Milagro Quevedo Florencio Delgado Versalles 1 Cantón Baba Integración Milagro Quevedo Florencio Delgado Versalles 2 Cantón Baba Integración Milagro Quevedo Florencio Delgado Bocachico Cantón Palenque Integración Milagro Quevedo Florencio Delgado Mocache Cantón Palenque Integración Milagro Quevedo Florencio Delgado Balzar Cantón Palenque Integración Milagro Quevedo Florencio Delgado Pechiche 1 Cantón Palenque Integración Milagro Quevedo Florencio Delgado Pechiche 2 Cantón Palenque Integración Milagro Quevedo Florencio Delgado Poliducto de la Costa Parroquia Patricia Pilar Integración Milagro Quevedo Oswaldo Tobar Km. 214 Poliducto de la Costa Parroquia Patricia Pilar Integración Milagro Quevedo Oswaldo Tobar Km. 217.22 Antiguo Trasvase Parroquia Patricia Pilar Integración Milagro Quevedo Amelia Sánchez y en Agua Fría La Ceiba, antigua presa, Parroquia Patricia Pilar Integración Milagro Quevedo Amelia Sánchez 111 sitios arqueológicos Proyecto: Quevedo Integración Milagro Quevedo Guillaume-Gentil – La cadena – La ManáARQUEOLOGÍA E HISTORIA Seis Tolas y Chaunecito, Km, 57 vía Quevedo Santo Integración Milagro Quevedo Pedro Porras G. Hacienda San Fernando Domingo. El Corazón Cantón Pangua Integración Milagro Quevedo George Gumerman IV. 40
  • 41. 2. LAS TOLAS Y PATRONES establecer como procedimiento de Holm (1983) citado por DomínguezDE ASENTAMIENTO construcción: a) Acarreo de tierra (1986), considera que en dicha hasta el lugar elegido para cons- zona no hay vetas de cobre, creeQuienes formaron parte de la cul- truir el montículo, b) Excavación de que el elevado número de hachastura Milagro – Quevedo constru- las fosas en la llanura para realizar no fue de minería propia sino pro-yeron y reutilizaron las tolas de los entierros, c) Descendimiento ducto del trueque, posiblementetipo funerario, contaban con tum- de las urnas con los restos huma- con el austro andino. Domínguezbas que tenían cámaras laterales nos y ofrendas, d) Colocación de plantea que en un principio cuandoy un complemento peculiar era el tapa sobre los entierros con urnas no conocían como trabajar el me-de construir tumbas con chimenea y e) Depósito de tierra alrededor de tal, se dio el trueque, pero cuandoedificadas en base a la colocación los entierros. aprendieron las técnicas, se inter-de varias urnas grandes de barro cambiaba solo la materia prima.(4 ó 6) y la característica es que Los entierros en montículos no te-esta última, donde reposaba el di- nían un mismo patrón, de acuerdo Se desconoce la existencia defunto era la única que tenía base, con el siguiente cuadro el tipo de ríos auríferos en la provincia desobre ésta se colocaban las demás enterramiento dependía de la cla- Los Ríos, sin embargo el Institutouna sobre otra. La diferencia en las se de montículo y de su ubicación Ecuatoriano de Minerología (Yo-ofrendas fúnebres nos hace pen- en la cuenca del Guayas, alta, me- landa Navas en: Angamarca en elsar en una sociedad jerarquizada dia o baja. siglo XVI ) en su boletín de 1986,y al parecer no todos gozaban de menciona la existencia de oro, pla-los mismos atributos, algunos lle- 3. METALURGIA ta y otros metales en este territoriovaban ajuares suntuosos con me- y que incluso este metal fue explo-tales preciosos. En Milagro Quevedo se trabajó el tado en la época colonial en las mi- cobre, el oro, plata y tumbaga re- nas de Macuchi y Nuestra SeñoraEn general, la presencia de montí- presentados en narigueras, pin- de Angamarca, hasta 1939 aún seculos artificiales o tolas, es notable zas, agujas, cascabeles, anzuelos, explotaban minas de oro en Macu-en toda la cuenca del Río Guayas, cuchillos, cinceles, perforadores chi dentro de la actual provincia dese construyeron tanto en sitios ba- en contextos de viviendas. Estra- Cotopaxi.jos, cerca de ríos y esteros, como da, en la tola las Palmas cerca alen zonas altas y de compleja topo- cantón Milagro, encontró más degrafía entre la cuenca y la cordille- 150 hachas, campanas, narigue-ra. Para el Período de Integración, ras, cuchillos, cinceles y pinzas,según Amelia Sánchez (2006), planchas gruesas de cobre identifi-en los asentamientos de Milagro- cadas como hachas ceremonialesQuevedo se identificaron tres tipos en la cuenca del Guayas, en ellasde sitios funerarios: a) En eleva- se destacó una cabeza redondaciones naturales, b) En montículos con un rostro muy esquemático enartificiales reutilizados que fueron forma de corazón, atribuibles a laconstruidos en épocas tempranas lechuza o águila arpía, esto es, encon otros fines y utilizados tardía- contextos funerarios.mente para enterramientos y c) Pectoral de oro, Milagro Quevedo MBC.En montículos construidos exclu- Pero tantos trabajos en metal, ¿desivamente para enterramientos. dónde procedía la materia primaEn este último caso se ha podido para los trabajos en metalurgia?PATRONES DE ENTIERROSEN LA CUENCA DEL RÍO GUAYAS ZONA CLASE DE TIPO DE ENTIERRO SITIO FUNERARIO CUENCA ALTA Montículos artificiales No se reportan entierros en urnas. Entierros primarios y secundarios sin urna. CUENCA MEDIA Montículos artificiales Entierro secundario en urna con tapa y Montículos reutilizados. múltiples. ARQUEOLOGÍA E HISTORIA CUENCA BAJA Elevaciones naturales Entierros primarios y secundarios sin urna. Montículos artificiales. Entierro secundario en urna con una tapa.Tomado de: Proyecto Multipropósito Baba – componente arqueológico, 2006. “Hachas Monedas” Milagro Quevedo MBC. 41
  • 42. Las investigaciones arqueológicas sobre dos regiones: Costa y Sierra, Esmeraldas, pero en territorio no realizadas en los alrededores de a los de la parte baja, por presentar colonizado entre el Cabo Pasado la provincia de Los Ríos, eviden- un clima caliente propio de nues- y la Bahía de Buenaventura. Mar- cian que los cantones de Buena tra costa ecuatoriana, se los deno- tín Carranza, yerno de Contero, se Fe, Valencia, Quevedo y parte de mina Yungas o de las tierras ca- encontró con su suegro en Guaya- los cantones Babahoyo (Pimocha lientes. Sigchos y Angamarca son quil con alguna gente que se alista- y la cabecera cantonal de Babaho- regiones que están situadas en un ba a salir de vuelta a Lima en plan yo) y Palenque, son espacios que espacio con características ecoló- de descubrimiento (Jijón y Caama- fueron ocupados por los habitan- gicas comunes y con acceso a los ño, 1940), el recorrido de Contero tes de la cultura Milagro Queve- valles calientes de la Costa y la y Carranza fue el siguiente: do. Mientras que la parte Sur de Sierra, probablemente compartie- los actuales cantones: Palenque, ron territorio de un mismo grupo ét- “A principios de octubre partió, por Baba, Babahoyo fueron territorio nico denominado “Los Colorados”. el río de Babahoyo y metiéndose que compartían los Huancavilcas. por unas montañas desiertas, an- Para Frank Sálomon, los Tsáchi- duvo perdido, hasta que el segun- Son pocas las investigaciones ar- las de Santo Domingo, en época do día de Navidad, dio Carranza queológicas que nos ayudan a de- preinca, fueron un pueblo cultural con una <<provincia poblada de terminar con exactitud quienes se y lingüísticamente emparentados buena gente y vestida, y que to- asentaban en el resto del espacio con los pueblos de la serranía la- dos andan adornados de joyas de fluminense, lo que sí está demos- tacungueña que pueden mostrar oro en las narices y en las orejas trado es que, mientras los canto- alguna diferencia en lo relaciona- y labios de abajo>> … De allí, ya nes ubicados hacia el Sur y Oes- do con la adaptación al medioam- juntos los dos jefes, fueron al valle te eran comarcas del cacicazgo biente; que la formación de estos de Vili 1 en donde fundaron la Ciu- Huancavilca, el actual cantón Que- pueblos como “redes delimitadas” dad de Castro <<a la ribera de un vedo y los cantones que ocupan la marcadamente diferenciadas de río que baja de los Sichos y entra parte Norte y Este de la Provincia sus contemporáneas en la Costa y en el río grande de Guayaquil>>2 de Los Ríos, eran comarcas de los en la Sierra, lo que se acentúa en <<Donde a pocos días se entendió cacicazgos de Sigchos y Angamar- tiempo de los incas siendo destina- por indios Sichos, Angamarcas, ca. das a erigir fronteras políticamente mercaderes, que estábamos en defendibles, pero económicamen- el paraje de los Sichos y que to- 4. LA COLONIA te permeables. dos los indios Sichos, Tomavelas, Canzacotos y otros muchos paga- A la región de Angamarca en los Los documentos coloniales al refe- ban tributos del oro que bajaban a siglos XVI y XVII, se la conoce rirse al grupo étnico de la provincia rescatar con unas taleguitas de sal con el nombre de “Provincia de de Angamarca, y para diferenciar a que pesaban a poco más de libra y Angamarca”, se localiza entre las los colorados de los pisos ecológi- media, y que además del oro que estribaciones de la Cordillera Oc- cos altos, se los identifican como con esta sal compraban, compra- cidental de los Andes Centrales “Yungas Colorados”, “Yungas de ban algodón y ají y pescado seco y la depresión interandina; Anga- Angamarca”, “Colorados de Anga- y otras cosas. marca debió comprender parte de marca”, “de los Calientes de Anga- las actuales provincias de Bolívar, marca”. A estos Yungas de la parte <<Salieron luego de paz de las pro- Cotopaxi, Los Ríos y Tungurahua baja, se los describe como bárba- vincias de Bunigando y Mayno- y sus principales asentamientos ros, habitan en el monte áspero mo y Caligua y Guapala y Combi estuvieron ubicados en el actual donde también abundan animales y Calopi y Mollo y Longozaso y cantón Pangua. Se caracteriza feroces, tienen la costumbre de Amboyo; las provincia de Honda- por la variedad de pisos ecológi- pintarse de color rojo con achiote. na, Pucama y Ohongo y otras no cos, ostenta formaciones que van quisieron dar obediencia>>.3 desde el Bosque Húmedo Tropical En el año de 1568 el capitán Con- al Páramo Pluvial Subandino. La tero fundó la ciudad de Castro Las poblaciones Bunigando, Ma- parte baja o llanura se ubica bajo en el Valle de Vili, esto es en las ynomo, Caligua, Guapala, Combi, los 300 m.s.n.m., mientras que la cercanías de la actual Quevedo. Calopi, Mollo, Longozaso, Ambo- parte alta de la Cordillera se ha- Contero, quien había sido Corregi- yo, Hondana, Pucama y Ohongo, lla sobre los 4000 m.s.n.m. Por la dor de Guayaquil por varios años eran territorios que posteriormente diversidad de pisos ecológicos y y que además había pacificado formaron parte de lo que actual- la variedad de pisos climáticos, la Quijos, recibió de Lope García de mente es la provincia de Los Ríos,ARQUEOLOGÍA E HISTORIA provincia de Angamarca se asentó Castro, el título de Gobernador de pero que en época de la incursión 1 Vili, Bili o Huilli? 2 Jijón y Caamaño, 1940, T.II, pp. 74 3 Jijón y Caamaño, 1940, T.II, pp.74 42 Los nombres con negrilla son sitios ubicados en el alto Babahoyo, actual provincia de los Ríos.
  • 43. inca estaban habitadas por Yungas recibía beneficios de los de las tre ellas Palenque Alto; se dice queColorados, identificados también tierras calientes (yungas) debido los Mangaches también ocuparoncon los nombres de Yungas de An- a que se encontraban esparcidos territorios del Palenque Alto y quegamarca, Colorados de Angamar- en un espacio de veinte leguas, a aunque la mayoría ya hablaba algoca o Calientes de Angamarca. diez leguas de Angamarca; consi- de español, ellos tenían su propio deraba difícil el acceso a la zona y dialecto de la lengua de los Colo-De acuerdo con la cita de Ca- decía que los yungas carecen de rados.rranza, se puede inferir que la doctrina, que casi siempre estánfundación de Contero tuvo cierta en guerra. Porcel veía muy nece- Para Frank Salomon, Yungas esresistencia de los pueblos arriba saria la reducción. palabra sur – andina que se utiliza-mencionados, pues no fue sencillo ba durante el siglo XVI por los mo-instaurar instituciones hispanas, la En 1592 el padre Onofre Esteban, radores de las montañas occiden-labor misionera como el cobro de había convertido al cristianismo a tales de Latacunga y se comunicantributos encontraron obstáculos, se los colorados de Angamarca. Sin con Sigchos y Angamarca. Paraproducía resistencia y migraciones embargo en 1604 Diego Porcel, este y otros autores los Yungas ha-para escapar de dichas imposicio- también encomendero de esa épo- brían sido los mismos pobladoresnes. En 1576 se produjo una insu- ca, va a poblar la zona yunga para llamados Colorados.rrección de los indios yungas. que vivan en pulicia (sic) y adoc- trinarlos en la Santa Fe Católica. Para Cabello de Balboa (en: JijónPara 1585, Lucas Porcel enco- y Caamaño, 1940), el territorio quemendero de Angamarca, al hablar Años más tarde de la llegada de va desde la Cordillera Occidentalde sus indios decía que tenía más los españoles, Los Colorados (Tsá- de los Andes hasta el Daule, fuede doscientos entre las zonas alta chilas), comenzaban a dispersarse poblado por los Campaces, super-y yunga y se quejaba de que no y adentrarse en las montañas en- poniéndose el territorio ocupado ARQUEOLOGÍA E HISTORIAÁrea de los Yungas Colorados, tomado de: Morales y Eloy, Juan. 43
  • 44. por los Colorados, de manera que los Incas fue capturado por éstos valles y afluentes del Daule, Que- para Balboa unos y otros son los junto con su hijo mayor Tiban y en- vedo y Babahoyo (Rivet en: Ramí- mismos, pero con diverso nombre. viados (desterrados) al Cuzco, le rez, 1996). Estrada (Ídem) también De tal manera que para este cro- sucedió su hermano Cachitocan- comparte esa idea y dice que la nista los límites de los Compaces do, pues Alonso Cunchi hijo menor época de las tolas funerarias en la serían: por el Norte los Niguas, de Chunchucando, era menor de cuenca del Guayas, Daule y Ba- por el Sur Los Guancavilcas, por edad y continuó la dinastía Cando bahoyo, corresponde a la invasión el Este Los Panzaleos (Sigchos) y hasta la época de Don Sancho Ha- de los indios Cayapas Colorados. por el Oeste los pueblos marinos. cho. Otto Von Buchwald en 1918, corro- bora que aún a principios del siglo Jacinto Jijón y Caamaño, plantea El primer encomendero de Anga- XX, existe la presencia Tsáchila en que entre los pueblos de la actual marca fue Juan Lobato de Sosa, zonas adyacentes a Quevedo en provincia de Chimborazo (Puru- cuando se instauró la encomienda; la parroquia Ramón Campaña y en háes) y los del litoral, se encontra- al encomendero se le asignaba un las cercanías a Angamarca La Vie- ban gente de idioma Cayapa – Co- grupo de indígenas, la cantidad de- ja (Navas 1990). lorado; a inicios del siglo 20 todavía pendía del lugar y debían pagar un los Colorados llegaban a Quevedo tributo; en Angamarca se pagaba En honor a los Tsáchilas me permi- y las inmediaciones de Babahoyo. al inicio en oro, luego en especies, to resumir las características gene- Este historiador asegura que has- que podían ser: mantas, algodón, rales de dicha nacionalidad. ta 1835 las poblaciones cercanas gallinas, ají, maíz, papas, entre a Baba, las de Pucheri, Nausa y otras. A Lobato le sucedió Juan LOS TSÁCHILAS Chilintomo estaban pobladas por Porcel, luego su hijo Lucas Por- Colorados y no por Huancavilcas. cel, Diego Porcel, Bentura Porcel María Augusta Vargas, (2009) rea- Los indios marítimos se entendían y otros liza el estudio sobre la nacionali- todos entre sí, eran pueblos Huan- dad Tsáchila, y los ubica en la pro- cavilcas y su idioma era semejante Es probable que los indios Sichos vincia de Santo Domingo de Los al Puruhá. y Angamarcas mercaderes, a los Tsáchilas, tiene alrededor de 3000 que hace referencia Carranza, ci- personas que ocupan aproximada- Para Marcelo Quishpe, (1999) tado por Jijón (1940), son los Colo- mente 10.500 ha. Existen dos Go- quien hace un estudio sobre la rados de la parte alta (de la Sierra) bernadores: el Democrático que es provincia de Los Sigchos, la re- de Angamarca que bajaban a co- elegido en las urnas, y el Vitalicio, gión Yunga aparece asociada a los mercializar oro procedente de las que es auto proclamado como tal, pueblos Sigchos, estos se encon- minas de Macuchi, mientras que ambos representan a las siete co- traban en varias poblaciones de los colorados Yungas de la parte munas. “colorados niguas” bajo la doctrina baja, intercambiaban, algodón, ají, de San Lorenzo de Sigchos. Du- sal y pescado seco. Las siete comunas Tsáchilas son rante el siglo XVI y XVII, los indios las siguientes: Sigchos conservaron íntegramente Para Rita Díaz, en los años de Comuna Territorio Hectáreas Habitantes sus bienes territoriales, ubicados 1727 y 1728 algunos Colorados Búa 2885 538 en diferentes contextos geográfi- estaban distribuidos en los pueblos Cóngoma 2104 620 cos, es así que, el Cabildo de Quito de Nanegal, Cachillacta y Alambí. Chihuilpe 1231 359 en el año de 1537 reconoció e hizo Para 1741 refiere otro grupo de El Poste 1284 328 merced al “gobierno y señorío” de Colorados, pero esta vez en San- Los Naranjos 448 210 los “Cichos, Niguas y Colorados” to Domingo y San Miguel anexos Otongo Mapalí 1300 166 en la persona de don Cristóbal Tu- al pueblo de Cansacoto. Menciona Peripa. 608 125 zasanin quien los había poseído además que La Carta de la Provin- Fuente: La Cultura Tsáchila en la Aldea Colorada Rescate más de 76 años. cia de Quito (1750) seguía regis- y fomento de su identidad, 2009. trando a dos grupos de Colorados, Entre las versiones de los candida- uno en Angamarca y otro en Santo Por tradición, el Gobernador tie- tos a caciques que son como prue- Domingo. ne varias responsabilidades, ejer- ba para legitimar los cacicazgos se cía el poder nombrando jefes de menciona que los primeros caci- Paul Rivet en 1907 sugiere que el sus grupos, estos jefes eran poné ques de Angamarca desde antes territorio de Los Colorados, coin- (hombre sabio, sanador, respon- de la llegada de los incas, quien cide exactamente con la zona en sable de la salud de la comuni- dad). Actualmente la dirección deARQUEOLOGÍA E HISTORIA gobernaba fue Chunchucando. En que se encuentran las tolas, que el combate entre Angamarcas y abarca la parte superior de los cada comuna es compleja, en su 44
  • 45. Miembros de la nacionalidad Tsáchila y vivienda “colorada” (Fotos M. Augusta Vargas).interior tienen el Cabildo con un como el uso del atuendo tradicio- dad de Castro”, en los alrededo-presidente, eligen un secretario, nal, la arquitectura, alimentación y res de Quevedo, y que vivían enun tesorero, y un síndico. Tienen la celebración de sus festividades montículos y que los cronistasademás tenientes vinculados a la y ceremonias ancestrales. denominaron Yungas ColoradosGobernación Tsáchila y mantienen es el mismo grupo étnico que losrelación directa con las autorida- CONCLUSIONES arqueólogos denominaron Culturades del Gobierno Central. Milagro – Quevedo, que con la in- Han sido algunos los investigado- cursión española, poco a poco fue-Según este estudio el antiguo res interesados en esta Cultura ron abandonando sus tierras paramodo de vida estaba basado en la y que han proporcionado aportes adentrarse en las montañas de laextracción de recursos del bosque, valiosos que han permitido deter- actual provincia de Santo Domingomediante la caza, la pesca, la re- minar el espacio geográfico y las de los Tsáchilas.colección la producción de alimen- condiciones de vida que tenían es-tos en las chacras aledañas a sus tos pueblos que pertenecieron a la La Cultura es cambiante y de lasviviendas. Actualmente su modo Cultura Milagro-Quevedo. manifestaciones culturales de losde vida está articulado al mercado Tsáchilas que practicaban hace 60y su economía monetarizada; la Quienes habitaban la actual pro- años, son pocas las que se man-caza y la pesca son escasas por- vincia de Los Ríos, eran los Yun- tienen y las que persisten tienenque la fuente de estos recursos ha gas Colorados y los Huancavilcas; ciertas variaciones producidas porido desapareciendo, algunos viven los primeros ocupaban territorios el contacto con otras culturas deen zonas urbanas, ya no practican de la parte alta y baja de la región los occidentales y es muy difícilactividades agrícolas, mientras de Angamarca, debido a los dife- mantener una identidad cultural deque los que viven en el campo to- rentes pisos ecológicos, a diferen- hace 500 años, después de haberdavía realizan actividades relacio- cia de que los colorados de arriba sido objeto de varias etapas de in-nadas con su medio. Los ponés o eran serranos y los de abajo eran cursión, que además de apropiar-curanderos gozan de una situación yungas o de tierras calientes. Los se de sus territorios, lo hicieron deeconómica que en ocasiones se Huancavilcas, los Quilcas y Moca- su cosmovisión.puede decir que es holgada pero ches, que aparecen en los mapashay familias que tienen serias pri- antiguos, probablemente sean tri- Toda la riqueza cultural e históri-vaciones o necesidades. La cerca- bus Huancavilcas vecinos de los ca que se refleja a través de estenía a la ciudad y el contacto con yungas. trabajo, debería llevarnos a ponerotros patrones culturales ha propi- énfasis por conocer y defenderciado el abandono de sus creen- El señorío étnico que describe nuestra identidad. ARQUEOLOGÍA E HISTORIAcias, conocimientos y costumbres, Contero en la recién fundada “Ciu- 45
  • 46. BIBLIOGRAFÍA AYALA MORA, Enrique, Manual GUILLAUME-GENTIL, y otros, SALOMON, Frank, Los Yumbos, de Historia del Ecuador, Épocas Proyecto Arqueológico <<La Ca- Niguas, y Tsátchila o “Colorados” Aborigen y Colonial, Independen- dena-Quevedo-La Maná>> avan- durante la Colonia Española, Quito, cia, Vols. I y II, Quito, Corporación ces de la temporada 2000 - 2001, Ed. Abya Yala, 1997. Editora Nacional, Universidad An- Jahresberichte, SLSA, FSLA, dina Simón Bolívar, Sede Ecuador, SLFA, 2001. SÁNCHEZ MOSQUERA, Amelia, 2008. Componente Arqueológico Estu- GONZÁLEZ SUÁREZ, Federico, dio de Impacto Ambiental Proyec- DELGADO ESPINOZA, Floren- Historia General de la República to Multipropósito Baba, Provincia cio, Inventario de las áreas de del Ecuador, Vols. I, II y III, Quito, de Los Ríos, Guayaquil, Norberto importancia arqueológica: informe Casa de la Cultura Ecuatoriana Obebreth compañía constructora, final, Cantones Baba, Colimes, Pa- Benjamín Carrión, 1969. Efficacitas Consultora Cía. Ltda., lenque, Salitre, Cuillanes, Pimam- 2006 piro, Chaguarpamba, Saraguro y MORALES Y ELOY, Juan, Ecua- Joya de Los Sachas, Quito, PRAT, dor, Atlas Histórico-Geográfico, SÁNCHEZ MOSQUERA, Amelia, MAG-BID, 2003. Quito, Ministerio de Relaciones Programa de Rescate Arqueológi- Exteriores, MCMXLII. co Proyecto Multipropósito BABA, DÍAZ B., Rita, Compilacion de re- Guayaquil, Norberto Obebreth ferentes historicos de la etnia Tsá- MURILLO M., Rocío, Investiga- compañía constructora, Efficacitas chila o Colorados de Angamarca y ción Histórica: La provincia de Los Consultora Cía. Ltda., 2007 de las Yungas y de la Etnia Yumbo, Ríos y el Cantón Quevedo, Qui- Quito, INPC, 2009. to, UNIANDES, OBRARGES Cía. VARGAS ALZAMORA, María Au- Ltda. (Inédito) 2010. gusta, La Cultura Tsáchila en la DOMÍNGUEZ SANDOVAL, Vic- Aldea Colorada Rescate y fomento toria, Análisis cerámico de la cul- NAVAS, Yolanda, Angamarca de su identidad, Quito, INPC, 2009. tura Milagro Quevedo recuperado en el Siglo XVI, Quito, Abya Yala, en un contexto cerrado (R 37) en 1990. VILLAVICENCIO, Manuel, Geo- el sitio arqueológico Peñón del grafía de la República del Ecua- Río, (06-GQ-DU-ODI), Guayaquil PORRAS GARCÉS, Pedro, Nues- dor, New York, Imprenta de Ro- CEAA – ESPOL, 1986. tro Ayer Manual De Arqueología bert Craighead, 81,83, 85 Center Ecuatoriana, Quito, Centro de In- Street, 1858. JIJÓN Y CAAMAÑO, Jacinto, El vestigaciones Arqueológicas de la Ecuador Interandino y Otccidental PUCE, 1987. WOLF, Teodoro, Geografía y Geo- antes de la Conquista Castellana, logía del Ecuador, Quito, Editorial Tomos I y II, Quito, Editorial Ecua- QUISHPE BOLAÑOS, Jorge de la Casa de la Cultura Ecuatoria- toriana, 1940, Reedición facsimilar Marcelo, Transformación y Re- na, 1975. limitada, 1998, Museo Jijón y Ca- producción Indígena en los Andes amaño, Universidad Católica del Septentrionales, los pueblos de la Ecuador. provincia de Sigchos, Siglos XVI y XVII, Quito, Abya Yala, AECI, JIJÓN Y CAAMAÑO, Jacinto, An- PUCE, 1999. tropología Prehispánica del Ecua- dor, Quito, Embajada de España, RAMÍREZ, Katherine, Arqueolo- AECI, Museo Jacinto Jijón y Ca- gía del sitio La Cadena – Quevedo: amaño, PUCE, 1997. Análisis del componente cerámico de la tola 5, Guayaquil, CEAA – GUILLAUME-GENTIL, y otros, ESPOL, 1996. Proyecto La Cadena-Quevedo-La Maná Investigaciones arqueológi- SALOMON, Frank, Los señores ét- cas en la cuenca norte del Gua- nicos de Quito en la época de los yas, Ecuador: avances del 1998 incas, Otavalo, IOA, colección Pen- y 1999, Jahresberichte, SLSA, doneros Nº 10, 1980.ARQUEOLOGÍA E HISTORIA FSLA, SLFA, 1999. 46
  • 47. ARQUEOLOGÍA E HISTORIAFoto del Banco Central de Guayaquil, lugar donde reposan las piezas arqueológicas. 47
  • 48. 48
  • 49. 49
  • 50. TRONO SAGRADO EN CHORNANCAP, UN TEMPLO DE LA CULTURA LAMBAYEQUE - PERÚ Arqueólogo Carlos Wester (Perú) HUACA de 95 Hectáreas, la superficie está formada generalmente por la pre- rencial por los lados oeste, norte y este de la pirámide hasta llegar CHOTUNA sencia de dunas estables, algunas a la parte superior de la misma. de las cuales se hallan sepultando Hacia el oeste, cerca de la rampa, Ubicación y localización parcialmente importantes estruc- se aprecian los restos arquitectóni- El complejo arqueológico Chotuna turas arquitectónicas; otras posi- cos de lo que fue un gran recinto - Chornancap está situado a 8 Km. blemente han cubierto totalmente rectangular, habiéndose registrado al Oeste de la ciudad de Lambaye- edificaciones o rasgos arquitectó- evidencias que se trataría de un que, a 4.5 km. aproximadamente nicos menores. De los reconoci- espacio dedicado a desarrollar di- de la línea de la playa de San José, mientos superficiales realizados se versas actividades artesanales y ubicado en el Distrito, Provincia y constata la presencia de posibles de especialización, posiblemente Región Lambayeque. Zona coste- áreas de cementerios y áreas de talleres (Donnan, 1989). Hacia el ra del norte peruano. viviendas, por la evidencia en los lado sur-este del monumento, se sectores donde se aprecian restos ubican grandes espacios amuralla- El complejo arqueológico limita: de osamentas humanas, de frag- dos de forma rectangular, construi- Por el Norte: Comunidad Campe- mentería de cerámica dispersa e dos con adobes de regular tama- sina de Mórrope (Distrito Mórrope); intensa actividad doméstica. ño, cuya función aún no es clara, por el Sur: Comunidad Campesina debido a la falta de investigaciones de San José (Distrito San José); El entorno que rodea el área ar- ya que se presentan como simples por el Este: Campos de cultivo y queológica monumental, está de- corralones o posiblemente áreas ciudad de Lambayeque (Distrito finida actualmente por campos de para actividades rituales y admi- Lambayeque); por el Oeste: Cam- cultivo dedicados al sembrío de nistrativas, que debieron deman- pos de cultivo y el Océano Pacífico arroz, algodón y de productos de dar grandes concentraciones de (Distrito de San José y Mórrope). pan llevar, sin embargo entre estos personas. Hacia el lado nor-este y terrenos, también se ven montícu- formando parte de este complejo, Descripción de los compo- los arqueológicos, apreciándose también se observan otras estruc- nentes del sitio la ubicación de algunas viviendas turas platafórmicas de menor volu- El complejo Chotuna – Chor- en los límites del área arqueológi- men que la pirámide principal, co- nancap es uno de los principales ca, sobre todo por sus lados sur y nocidas con los nombres de Huaca monumentos arqueológicos, que este, mientras que hacia el oeste Gloria, Huaca Susy y Huaca Norte. se conserva casi intacto a pesar apenas a 4 kms. se ubica el litoral del paso de los años y la acción del Océano Pacífico. depredadora del hombre. El complejo Chotuna está definido Ubicado a 8 km. al oeste de la ciu- principalmente por una estructura dad de Lambayeque, se emplaza de adobe de forma tronco – pira- sobre una extensa llanura areno- midal, de 40 m. de altura aproxi-ARQUEOLOGÍA E HISTORIA sa, cubriendo un área aproximada madamente; hacia el frente oeste se inicia una larga rampa circunfe- Panorámica de gran parte del complejo arqueológico Chotuna - Chornancap. 50
  • 51. primero de ellos a la altura de la Lámina 01,Panorámica oeste - este de Huaca Chornancap. superficie actual del área agrícola, el segundo a una altura de 8 m. y el último superior de 25 m. aproxi- madamente. Hacia el lado norte de Chornancap, existe un corredor de- terminado por el profundo talud de la huaca y una pared que en el eje Este - Oeste se emplaza a 6.50 m., del frontis norte de Chornancap,Huaca Chotuna. determinando un corredor de 12 m. de profundidad con respecto a la HUACA superficie actual. Producto del aca- CHORNANCAP rreo eólico la arena ha cubierto una importante área, con arquitectura Lámina 02. Vista de norte a sur de la plaza y el trono sagrado en su fase final. Teniendo como antecedentes las visible en una superficie que fuera últimas excavaciones realizadas parcialmente excavada en la déca- en el año 1984, dirigidas por el Dr. da del 80 por Christopher Donnan, Christopher Donnan de la Univer- que le permitió reportar no sólo la sidad de California UCLA – USA, arquitectura final sino sucesivas con su equipo de arqueólogos ob- fases de ocupación y remodela- tuvieron el registro del denominado ciones, sobre todo, un patio con patio con murales polícromos, ubi- elaboradas pinturas polícromas cado en el frente noreste del edi- realizadas sobre la pared superior ficio principal del Templo de Chor- este a manera de “cenefa”, que nancap. Se consideró necesario, reflejan una bien desarrollada tra- en la temporada 2009, reiniciar las dición artística y colorística, con excavaciones arqueológicas de escenas de amplia diversidad de este sitio. imágenes y composiciones. Estos murales polícromos de acuerdo a la referencia realizada por Donnan nos aproximan a entender el mar- Ubicación cado carácter religioso y político Chornancap, forma parte del Com- (1989), pertenecerían a la fase in- termedia del Complejo Chotuna que tuvo el sitio en las diferentes plejo Arqueológico de Chotuna, se etapas constructivas. ubica dentro de las coordenadas U. Chornancap, fechada entre 1100 a T. M. 614255 E y 9257639 N, a 1.5 1300 d.C. El Trono Sagrado de Chor- km, al Oeste de Chotuna, a 3 km del litoral marino y a 17 m.s.n.m. Nuestra intervención se inició con nancap la reapertura de aquellas áreas ex- La excavación al oeste del patio de Comprende una zona arqueológi- los murales polícromos, nos permi- ca intangible de aproximadamente cavadas por Donnan en el frente norte de Chornancap, planteando tió identificar un área de singular y 21 hectáreas. excepcional calidad arquitectónica además una excavación contigua al Oeste del patio de los murales y simbólica, que muestra al centro Descripción una pequeña plaza en el eje norte Es una estructura tronco piramidal polícromos. Esta área de 20 por 10 m. se excavó totalmente logrando - sur, abierta al norte con acceso a de 70 m. de largo por 50 m. de an- través de un vano que conduce a cho, con una altura aproximada de definir una compleja arquitectura que al parecer correspondería al una pequeña rampa, la que permi- 25 m., de planta rectangular alar- te el ascenso hacia una plataforma gada con eje Este – Oeste, con último momento constructivo y a una fase posterior al funcionamien- baja con banquetas laterales em- un desnivel hacia el Este, que se plazadas al este y oeste respecti- conecta con una rampa central en to de los murales. vamente; hacia el frente principal forma de “T” (Donnan: 1989, 1990 de esta plataforma existe un altar a y 1990b) (Lámina 01). Excavaciones en la Plata- forma Norte a manera de una banqueta longi- Los resultados obtenidos durante tudinal, en cuyo centro se aprecia En el frontis este del edificio deli- una estructura bajo la forma de un mitado por una rampa, se apre- las excavaciones en Chornancap, nos revelan importantes elementos trono, tiana o asiento con su res- ARQUEOLOGÍA E HISTORIA cian tres niveles platafórmicos, el pectivo respaldar. arquitectónicos y decorativos, que 51
  • 52. Los lados de la plataforma presen- Hacia el lado sur este del altar y tan corredores a manera de acce- trono, se emplaza una estructura sos de restringida circulación, que cuadrangular como un pequeño unen el altar del trono con el área recinto que denominamos provi- de ingreso al norte. Junto al ac- sionalmente como “Sacristía” por ceso principal se aprecian a cada su significado y la proximidad que lado (este y oeste), dos pequeñas tiene al altar del “trono”. Presen- estructuras como altares y/o pe- ta acceso al norte, a través de un destales que definen la forma de sistema de gradas de tres pasos una media Chacana con círculo hacia la izquierda del ingreso en la central. Este elemento constituye pared; se ubica en un pequeño al- un distintivo singular, que hace que tar o reclinatorio invertido en cuya el recinto del trono adquiera una pared principal muestra un rectán- connotación de alto contenido re- gulo, que al interior presenta restos ligioso, por el profundo simbolismo de un friso con la representación que la arquitectura representa (Lá- de un felino, con círculos concén- mina 05, 06 y 07). tricos en la cola y patas inferiores. Lámina 03. Planta de trono sagrado en fase final. Tanto al frente del trono como de- lante de las banquetas laterales, existen unos pequeños depósitos cuadrangulares distribuidos simé- tricamente en un número de 17 a cada lado, de igual manera se han dispuesto ordenadamente hacia la proximidad del altar uno a cada lado del trono y otro asociado a Lámina 05. Vista de pódium este, previo a la plaza y al trono sagrado en Chornancap. este que suman un total de 35 pe- queñas estructuras (Lámina 02,03 y 04). Lámina 04. 3D plaza y trono sagrado en fase final en Lámina 06. Huaca Chornancap. 3D de pódium este, previo a la plaza y el trono sagrado en Chornancap.ARQUEOLOGÍA E HISTORIA Lámina 07. Recreación de Naylamp en el trono de Chornancap (Leonidas Guevara Ramirez). 52
  • 53. Actualmente sólo se conserva la parte de la cola y extremidades posteriores. Sospechamos que este diseño estaría simbolizando al “animal lunar”, importante deidad costeña presente en la iconografía Lambayeque, que está representa- do en vasijas de línea fina y apare- ce desde épocas tempranas (Mac- key y Vogel 2003) (Lámina 08). Este pequeño recinto (Sacristía) está dividido en dos espacios: el primero, inmediato al acceso que incluye el friso del felino y una es- pecie de banqueta con respaldares que simulan ser el asiento que re- cibió sólo dos individuos a la vez y el otro atravesando un vano, en cuya parte posterior se aprecia un área más reducida determinada por una “mesa” de barro. En su pa- red sur se observan tres columnas de algarrobo enlucidas y pintadas de color rojo, éstas indudablemen- te debieron soportar el techo del recinto que llamamos “Sacristía” (Lámina 9 y 10). Lámina 08. Altar o reclinatorio invertido con friso en relieve con la representación de felino Hacia el exterior de este recinto, existe una pequeña plataforma muy baja en forma cuadrangular, que perteneció a la fase tardía de esta área, donde se desarrollaron actividades vinculadas a la meta- lurgia, en razón a las evidencias de quema, toberas y hoyos de gran- des vasijas que hemos identificado (Lámina 11 y 12).Lámina 9. Vista de sur a norte del recinto “Sacristía” Fase Intermedia Lámina 11. Detalle de plataforma cuadrangular ubicada Continuando con la excavación y delante de sacristía, véase improntas de vasijas. con la finalidad de tener una mayor idea de la evolución constructiva que ha tenido el espacio sagrado del “trono”, excavamos al centro de la plaza cerca a las banquetas, logrando identificar una pequeña rampa que define una fase previa en la que no existen las banquetas laterales, y desaparecen los pe- queños cubículos, quedando sólo ARQUEOLOGÍA E HISTORIALámina 10. Detalle de columnas de algarrobo en su parte el que se ubica frente al “Trono”central, pertenecientes a “Sacristía” (Lámina 13, 14 y 15). Lámina 12. Detalle de tobera hallada cerca de la plataforma cuadrangular. 53
  • 54. La conexión de la Fase Interme- dia con la “Sacristía” se produce al este, por un acceso en la pared oeste del recinto, que conecta el área del altar y el trono con el re- cinto, a través de un vano y gradas que en la Fase Final fue clausura- da. A esta Fase Intermedia al igual que la Fase Final se asocia el patio de las pinturas polícromas. La limpieza del relleno que sepul- taba la capa blanca del muro, nos Lámina 16. Detalle los grafitis del paramento este en permitió identificar algunos grafitis el patio de los murales policromos entre los que se puede mencionar- se un personaje de alta jerarquía, un guerrero, un individuo que lla- dispuestos a lo largo del muro sur mamos “El Decapitador o Sacrifi- y posiblemente a los lados este, Lámina 13. Planta de la plaza del trono sagrado, corresponde a la fase intermedia cador” en razón de que porta una oeste y probablemente al norte. cabeza en cada mano, y finalmen- Estos elementos decorativos se te una maqueta de arquitectura clási- asemejan a las evidencias arqui- ca de la Cultura Lambayeque (Lámina tectónicas, registradas en la déca- 16). da del 80 por Christopher Donnan, en el extremo noreste del sector 2, Fase Tardía del Templo del a unos 100 metros de distancia del Trono recinto principal del trono (Lámina Representada por un color verdo- 17, 18 y 19). so característico del enlucido, que constituye una constante en toda el área de Chornancap y Chotuna, mientras que para la Fase Inter- media, el enlucido es de color gris claro. El altar del “Trono” muestra hacia los lados los hoyos de los postes que soportaron el techo, construi- do exclusivamente para este es- Lámina 14. Vista - este oeste de rampa perteneciente a la fase intermedia pacio sagrado, así como para la sacristía. Al profundizar la excava- ción, debajo de la Fase Intermedia Lámina 17. Vista norte – sur de recintos y muro hemos identificado una Fase Anti- decorado con elementos escalonados en Chornancap gua, que está asociada a paredes (foto Christopher B. Donnan). de color amarillo intenso, que de- terminan un espacio cuadrangular a mayor profundidad. El frente sur de esta fase, está determinado por una pared delgada, pintada de amarillo con dos vanos simétrica- mente dispuestos en los extremos. En la cabecera de este muro se aprecia un elemento decorativo a manera de cenefa geométrica con diseños “escalonados” en forma de muro “almenado” con elemen-ARQUEOLOGÍA E HISTORIA Lámina 15. 3D de plaza del trono sagrado de la fase Lámina 18. Elementos escalonados hallados en intermedia tos elaborados en color blanco, escombros, en el trono fase temprana. 54
  • 55. una dimensión diferente, donde la existencia de los escenarios revela las posibles actividades que allí se desarrollaron, orientados por los elementos decorativos de los sím- bolos religiosos representados y obviamente la presencia humana. El Trono de Chornancap fue en su Lámina 20. 3D de la fase temprana mostrando momento un espacio privilegiado y los elementos escalonados y el trono sagrado. destinado al uso de una autoridad de status jerárquico, físicamen- te la estructura está asociada al funcionamiento del Templo Chor- nancap ó Huaca Chornancap. Evi- dentemente que la plataforma con el trono, el altar, la sacristía y los elementos decorativos, no sólo se articulan físicamente, sino que for- man parte de un espacio y/o con- Lámina 21. Detalle de muro con frisos junto religioso que está determina- en círculos dentro de hornacinas do por la Huaca, como el espacio para el ancestro, el trono como el escenario para la autoridad que ejerce y ostenta el poder; frente a este poder, aparece un elemento fundamental como es la dualidad,Lámina 19. Detalle de paramento enlucido y pintado color amarilloy con elementos escalonados de color negro. expresada en los pedestales o al- tares que tiene la forma de la mitad En la fase temprana (amarilla) de la Chacana con círculo central; sospechamos que debió existir la que está al este representaría el también un altar con un “Trono” Lámina 22. 3D hipotético del muro elemento solar, la tierra, elemento techado, evidentemente que esta decorado con frisos circulares masculino y la que está al oeste constituye una proyección siguien- el elemento lunar, el mar y el gé- do el patrón definido recientemen- Estos elementos se ubican en la nero femenino. Estas chacanas te en la Fase Intermedia y Fase parte anterior al muro donde se unidas forman la imagen comple- Tardía. encuentran las pinturas polícro- ta de la cruz andina que articulan mas. los espacios, las dimensiones, los En el extremo sur del patio de los territorios, los ciclos estacionales, murales, las excavaciones realiza- al tiempo que se traducen en un das por Christopher Donnan, re- velaron una fase antigua previa al EL TRONO DE concepto ideológico en América andina que llamamos dualidad y de los murales, conformada por un CHORNANCAP complementariedad (Lámina 23). muro orientado de este a oeste, de 4.90 m. de largo por 0.45 m. de an- Escenario ritual o espacio de cho, cuyo paramento norte se ca- poder racteriza por presentar una deco- Nuestras excavaciones en Chor- ración en forma de círculos en alto nancap durante el año 2009, han relieve, encerrados dentro de hor- sido sumamente importantes y con nacinas, de forma cuadrangular, resultados significativos, que nos que miden 70 cm. de ancho por 78 permiten entender el valor del mo- cm. de alto, pero lamentablemente numento arqueológico y la relación se encuentran parcialmente des- con las actividades religiosas que Lámina 23. Chacana con elementos al que se asocian truidas por algún fenómeno pluvial se han desarrollado. La arquitectu- en la Ideología Andina. ó tal vez por la mano del hombre ra de la plaza con el Trono Sagra- ARQUEOLOGÍA E HISTORIA (Lámina 20, 21 y 22). do de Chornancap, nos ubica en 55
  • 56. Hemos realizado una rápida re- Acaso los “oficiantes” al presentar Otro tema está referido a la clásica visión de los diversos temas que las ofrendas habrían exclamado presentación de una copa conte- aparecen en el Arte Moche, (Ho- ante el Trono del Señor: ¡Ponemos niendo la sangre de un prisionero cquenghen 1987, Donnan 1975), el agua en tus manos simbolizada sacrificado previamente y que es representados en botellas de línea en estas conchas exóticas, que la elevada ante el Trono del personaje fina y otros materiales que simbo- naturaleza prodigiosa solo le con- principal (Señor) por otro de menor lizan escenas rituales, ceremonias fiere a gobernantes de tu estirpe! rango, que presenta esta ofrenda y actividades que a nuestro juicio, Esta recreación textual la efectua- como testimonio de la reafirmación debieron mantener su continuidad mos, porque no podemos escapar del poder y autoridad del señor en la tradición Lambayeque (Cul- o sustraernos a nuestra interpreta- que es “dueño” de la vida y de la tura Lambayeque), como producto ción imaginaria, sobre todo si conta- decisión sobre la muerte, tal como de la evidente trasmisión de ras- mos con una escena recreada como se grafica en la imágenes adjuntas gos, costumbres y hábitos que se la animación adjunta (Lámina 25). (Lámina 26 y 27). heredan de una civilización a otra, sobre todo si estas formaron parte de un escenario geográfico y pai- sajístico común, que en nuestro caso es la costa norte. El Trono de Chornancap nos su- giere la posibilidad por un lado, de explicar su configuración espa- cial y estructuración arquitectóni- ca desde la óptica de la forma, el diseño y la construcción (técnicas y Lámina 25. 3D de la entrega de ofrendas de concha Spondylus al personaje principal. materiales). De otro lado, nos aproxima a la búsqueda de explicaciones sobre uso y función, más allá del solo he- cho de identificar el espacio para el personaje principal que se empla- zó en el Trono, nos interesa sobre manera conocer qué tipo de activi- dades ha presidido trasmitiendo su poder y autoridad. Lámina 26. Escena de la iconografía Mochica representando desfile de prisioneros En la búsqueda de explicaciones y la entrega de una copa ante el trono el personaje principal. de la funcionalidad de este espa- cio sagrado, encontramos un tema que en el Arte Moche está referido al ritual de entrega de ofrendas de conchas Spondylus y Conus, que son transportados en camélidos y traídos desde el extremo norte para ser presentados ante el altar del Señor, como testimonio del culto al agua y el poder que este personaje tiene sobre ella (Lámina 24). Lámina 27. Escena de la iconografía Mochica representando la entrega de una copa conteniendo sangre de un prisionero- Lámina 24. Escena de la iconografía Mochica representando la entrega de conchas conus a personaje importante.ARQUEOLOGÍA E HISTORIA 56
  • 57. Un tercer elemento para correla- tratándose de uno de los elemen- cionar el significado y uso de los tos más importantes que preside la tronos en el antiguo Perú, apa- vida religiosa de los hombres, sus rece en un cuchillo ceremonial autoridades y los ancestros (Lámi- de oro perteneciente a la Cultura na 28 y 29). Lambayeque, cuya hoja laminada termina en una forma semilunar y En la Fase Final del Trono, se de- en el extremo opuesto que es la fine la estructura como tal, donde empuñadura, aparece la imagen se sitúa la autoridad religiosa que escultórica de un personaje “se- controla un calendario ceremonial midivino” conocido como el Dios que denominamos “Tiempo”, y que Naylamp (Kauffman Doig 1989, está determinado por los peque- 1992), ricamente ataviado, lleva ños recintos o cubículos existentes tocado semilunar, a la altura de las junto a la banqueta de la plaza del espaldas, orejeras y pectoral; está trono, 17 a cada lado y cuatro adi- sentado con las piernas flexiona- cionales dispuestos simétricamen- das totalmente, descansando so- te; 17 elementos al este pueden in- bre lo que sería un trono. Lleva en dicar días y/o semanas de rituales la mano derecha una esfera y en la solares; y los 17 al oeste días y/o izquierda un cuchillo ceremonial o semanas de rituales lunares, mien- tumi. Este es una clásica represen- tras que en la parte inferior, donde tación que alude simbólicamente aparecen los altares y pedestales al estatus y jerarquía suprema de de media Chacana, con círculo este personaje y a la relación que central se reitera el poder sobre tiene con los elementos que porta la tierra, el mar, el día, la noche, el en las manos, que al parecer esta- sol, la luna, lo masculino y feme- ría vinculado al poder y a la luna, nino. Todo esto como un conceptoLámina 29. 3D de personaje principal sentado en el trono cogiendo con una de las manos una esferay con la otra un cuchillo ceremonial. ARQUEOLOGÍA E HISTORIA Lámina 28. Deidad Lambayeque sentado en el trono representado en un cuchillo ceremonial o Tumi 57
  • 58. Lámina 30. 3D representando a una escena de oficiantes de jerarquía religiosa precedido por el personaje principal de dualismo y complementariedad Evidentemente que la existencia revoque cubre algunos segmentos que llamamos “Espacio”. Por lo de las banquetas con los peque- que previamente estuvieron pinta- tanto nuestra conclusión preliminar ños cubículos delanteros, dan la dos de color negro, indicando que sobre este escenario sagrado, es idea del repentino cambio del ca- bajo esta capa blanca podía existir que la autoridad Lambayeque ins- rácter de este espacio hacia una una superficie pintada, que hoy se talada en el Trono, presidió rituales dimensión más pública, donde la halla cubierta por el enlucido blan- de culto al ancestro que es la hua- denominada “Sacristía” ya no se co. ca a través de un calendario cere- relaciona directamente con la pla- monial, que demandó un entorno taforma y el altar del trono, al clau- El paramento norte del muro peri- simbólico que reafirma el poder y surarse el acceso que los comuni- metral sur del patio de los murales, estatus del personaje que lo ocupa caba por otro hacia el exterior del mantiene en un segmento la conti- y la jerarquía del escenario. muro perimetral este. nuidad de las escenas polícromas, interrumpiéndose dramáticamente Los elementos arquitectónicos y El Recinto de las Pinturas Po- como producto de una destrucción los rasgos estilísticos así como al- lícromas en Chornancap originada por algún fenómeno alu- gunos materiales, nos aproximan Los murales polícromos fueron vial, ó tal vez intencionalmente por a ubicar el escenario en la época pintados en la parte superior de la mano del hombre. A diferencia Lambayeque Clásico de los siglos un patio cuadrangular abierto in- de la pared oeste, esta, no presen- X al XI d.C., no obstante las próxi- tencionalmente al sur, con dimen- ta la capa de enlucido blanco, tal mas excavaciones podrán reforzar siones de 21 m. norte- sur y 20 m. parece que el enlucido blanco es nuestra propuesta. De otro lado, un este-oeste. En medio del paramen- usado en los paramentos este de comentario especial merece, que to este del muro perimetral oeste, los muros orientados al oeste, dan- en la fase final las dos banquetas hay una “hendidura vertical” o vano do una señal que dicha orientación paralelas que conforma la platafor- clausurado que divide la pared en estaría relacionada con el mar tal ma baja, debieron servir para reci- dos segmentos, que propicia tam- como sucede con el muro polícro- bir e instalar a un grupo específico bién el cambio de la escenografía mo, en el templo de la Ola Antro- de “personalidades” y “oficiantes” polícroma representada (Lámina pomorfa, es decir el color blanco de jerarquía religiosa, que partici- 31 y 32). Debajo de la “cenefa” po- representaría al mar. paron en un ritual presidido por el lícroma a una altura de 2.70 m. se personaje principal instalado en el ubica el piso del patio de los mura- En líneas generales, las imágenes trono, tal como se puede apreciar les; toda la pared oeste se halla en- plasmadas en los diseños de losARQUEOLOGÍA E HISTORIA en la imagen adjunta (Lámina 30). lucida por una capa blanca y este murales muestran un sorprendente 58
  • 59. colorido, producto de la armoniosa combinación de colores como rojo, amarillo, verde oscuro, verde cla- ro, negro y blanco que provienen de origen mineral (Donnan, 1989). Para elaborar los murales no es claro si es que los artistas hicieron un boceto previo en la pared antes de pintar el mural; no hay eviden- cia de líneas incisas o trazos que podrían indicar este tipo de trabajo preliminar; sin embargo, es posi- ble que usaran “carbón” y que por ello no hayan quedado las líneas del boceto (Donnan 1989). Todos los murales parecen haber sido pintados de la misma manera con los mismos pigmentos aplicados, siguiendo la misma secuencia. Asimismo, el estilo es consistente en todos ellos, sugiriendo que el trazo se hizo para formar una uni- dad. Hay una clara distinción entre los objetos, personajes y acciones pintadas en la pared sur y los que están en la pared oeste. A pesar de que las escenas por razones de conservación no se encuentran completas, se puede identificar claramente personajes y elementos que mantienen un sentido o dirección que le da mo- vimiento a la acción, es decir los personajes van de perfil interrum- piéndose de forma alterna por un personaje de alto estatus que miraLámina 31. Vista donde se muestra la llamada hendidura o posible acceso clausurado en el patioo de los murales (foto tomada por Donnan) al frente, éste a diferencia de los demás aparece recurrentemente y está ornamentado con corona, orejeras, pectoral, bastones en las manos y un cinturón que cae a am- bos lados de su cintura en forma escalonada (Láminas 33, 34 y 35). Los personajes que complemen- tan la escena, parecen tratarse de guerreros con armas que asisten a un desfile de prisioneros, llevados con sogas amarrados al cuello y en algunos casos (cabezas trofeo) en las manos. Al parecer el punto de convergencia de estos desfiles, re- sulta ser una plataforma baja don- de se halla descansando un felino, ARQUEOLOGÍA E HISTORIALámina 32. Reconstrucción 3D del vano de acceso del patio de los murales al área del trono sagrado el cual podría tratarse de la “criatu- ra lunar”. 59
  • 60. Los Grafitis del Patio de los Murales En la pared oeste del Patio de los Murales excavadas parcialmente por Donnan en la década del 80 y al profundizar nuestras excavacio- nes hasta el piso al cual se asocia este recinto, hemos identificado en el segmento sur de la hendidu- ra, cuatro grafitis que se asocian al momento del abandono de la función principal del patio que co- rresponde a las pinturas murales y a la fase final de la plataforma y el altar del Trono. Por sus caracterís- ticas, las imágenes representadas se asocian estilísticamente a la época Lambayeque. Por razones Lámina 33. Escena de la pintura mural representando un desfile de prisionero , guerreros y cabezas trofeo metodológicas le hemos asignado en el patio principal un número arábigo a cada uno de ellos. Al primer grafiti lo denomina- remos Grafiti Nº 1, que pertenece a un personaje de alto estatus con corona y tocado semilunar con or- namentos (aparentemente armas) en las extremidades superiores, así mismo un pectoral y toda la vestimenta típica Lambayeque, Lámina 34 como por ejemplo la camisa de forma trapezoidal; se trataría del mismo personaje representado en la cenefa de la pintura mural poli- croma. (Lámina 36). Lámina 35. Reconstrucción en 3D de escena del patio de los murales en Chornancap Es sumamente complejo efectuar generosamente por Christopher B. por ahora una descripción detalla- Donnan, y con otras imágenes de da y pormenorizada de cada uno la iconografía Lambayeque. de los personajes y participantes de esta escena (seres antropomor- Así mismo, de la evaluación del fos, ornitomorfos, etc.), sin embar- arte mural en la costa norte, se Lámina 36. Detalle de Grafiti Nº 1 representando un personaje de alto status go, podemos certificar de que se puede precisar que existe una téc- trata de un importante ritual desa- nica y tradición que se mantiene rrollado en la zona y que tiene su durante un largo tiempo en la zona, El Grafiti Nº 2 se trata de un perso- momento culminante en el recin- prueba de ello son las semejanzas naje en posición de perfil, con un to de los murales polícromos y el estilísticas con los murales de Ucu- ornamento (arma) en la mano de- Trono Sagrado. No obstante, he- pe (Alva y Meneses 1984) el mural recha, corona y tocado semilunar, mos ejecutado una reconstrucción de Huaca Loro (Shimada 1995) y un detalle significativo del rostro de este personaje, muestra un per-ARQUEOLOGÍA E HISTORIA aproximada de la escena, hacien- el mural de la Ola Antropomorfa en do uso de fotos proporcionadas Chotuna. fil hacia ambos lados. Tanto en el 60
  • 61. Grafiti Nº 1 como el Nº 2, se apre- cian elementos comunes como los tocados y las armas, que son atuendos que generan el estatus y la identidad del personaje, por lo que se tratarían de oficiales y per- sonajes de rango (Lámina 37). Lámina 38. Detalle de Grafiti Nº 3 representando un personaje: “El Decapitador ó Sacrificador”, similar a divinidad conocida desde la fase Moche Temprano (A) Lámina 39. Detalle de Grafiti Nº 4 representando un templo Lambayeque Finalmente el Grafiti Nº 4, es una imagen de un templo Lambaye- que, con la clásica alegoría en la parte superior al cuerpo del ave en picada, en el centro apareceLámina 37. Detalle de Grafiti Nº 2representando un guerreo un vano de acceso que indica que estamos en la representación de una fachada, y el entorno del grafiti está determinado por símbolos esca- El Grafiti Nº 3 corresponde a un lonados (Lámina 39). personaje excepcional a simple vista, se trataría del llamado “Deca- La búsqueda de elementos com- pitador ó Sacrificador” en la época parativos nos ha permitido iden- Mochica. Es un personaje que lle- tificar una vasija existente en las va un tocado simple; en cada una colecciones del Museo Nacional de las manos porta una cabeza es- de Arqueología, Antropología e quematizada en forma de triángu- Historia de Pueblo Libre (Lima), en lo. A cada una de las cabezas las la que aparece representada una está tomando del cabello y podría fachada similar con vano central y tratarse del epílogo del desfile de elementos decorativos en forma de los prisioneros, representados cla- relieves de círculos, olas y símbolos ramente en las pinturas polícromas escalonados, tal como se aprecia en ubicados en la cenefa del patio de las fotos y la ilustración adjunta (Lá- ARQUEOLOGÍA E HISTORIA los murales (Lámina 38). mina 40, 41 y 42). Lámina 40. Botella representando fachada de un templo 61
  • 62. Posterior a la elaboración de los grafitis, probablemente como parte del ritual del cierre o cubrimiento de la pared de las pinturas y los grafitis, se edifica un muro con pa- ramento externo hacia el este que sepulta la fase de los elementos decorativos. Así mismo, la llamada hendidura por Donnan (1989) se trata de un vano clausurado, cuyo sello corresponde a la construc- ción del muro final que sepulta la pintura polícroma (Lámina 43). La tradición oral Un elemento complementario y significativo a la evidencia arqueo- Lámina 41. Recreación de lámina anterior, lógica del Trono Sagrado de Chor- fachada de un templo con elementos decorativos de círculos, nancap lo constituye la tradición olas y símbolos escalonados. oral, recogida por Miguel Cabello de Balboa en 1586 y luego por el cura de Mórrope y Pacora Justo Modesto Ruviños y Andrade en 1782, que registraron respectiva- mente una de las tradiciones ora- les más importantes del antiguo Perú, que narra el arribo a las pla- yas de la hoy caleta de San José, de un personaje legendario llama- do Ñaymlap, quien habría sido el fundador simbólico de la dinastía del antiguo Reino de los Lambaye- que. Este relato contiene una valio- sa información relacionada con las tradiciones y costumbres de dicho pueblo, como es el caso de la na- vegación marítima, composición Lámina 42. Detalle de muro decorado con elementos escalonados cortesana, modalidad y proceso de en Chornancap (foto tomado de Donnan) colonización, sucesión dinástica, nombres de personajes y escena- rio, patrones funerarios de élite, costumbres religiosas, tradiciones conyugales, entre otras. El relato del arribo de Ñaymlap narra implícitamente el reordena- miento del pueblo Muchick que al parecer coincidiría con el “decai- miento” de la Cultura Moche en la costa norte del Perú. Fue tanto el prestigio que debió alcanzar Ña- ymlap, que primero su pueblo lo representó en una serie de mate- riales y escenarios y que posterior- mente los españoles bautizaron aARQUEOLOGÍA E HISTORIA este pueblo con el nombre del ído- Lámina 43. Paramento este del muro este que sella las pinturas policromas en el patio o recinto principal. 62
  • 63. lo, que representaba a este caudi- Sagrado de Chornancap y desa-llo: Llampallec conocido hoy como rrollado complejos rituales comoLambayeque. parte del culto a los ancestros, sa- crificios humanos, culto a la fertili-La Leyenda de Ñaymlap, nos brin- dad, recepción de ofrendas y otras.da información sobre nombre de (Lámina 44 y 45).lugares, escenarios y personajesde alto rango que en el pasado Puede significar también que aque-habrían arribado, vivido y goberna- llos que proclamaron tener descen-do en este ámbito conocido como dencia de Naylamp (el mítico funda-Chotuna – Chornancap, lo que nos dor de la civilización Lambayeque),permite sostener en forma provi- en realidad existieron, y usaron elsional, que algunos de los perso- discurso mítico para reafirmar sunajes citados en la Leyenda o los poder, en una especie de legitimiza-descendientes de ellos, podrían ción. Sólo la investigación multidis-haber usado en el marco de su je- ciplinaria y sostenida podrá ayudarrarquía y autoridad divina, el Trono a revelar este misterio. Lámina 46. Vista arqueológica del trono en ChornancapLámina 44. Recreación de personaje en trono de Chornancap ARQUEOLOGÍA E HISTORIALámina 45 63
  • 64. BIBLIOGRAFÍA CALANCHA, Fray Antonio de la can Lore 1 (2), 147-162, Latin Ameri- (1638) can Center, Universidad of California,ALVA ALVA Walter y Susana MENE- 1982, Crónica moralizada del orden Los Ángeles.SES DE ALVA. de San Augustín en el Perú (transcrip- 1989, En busca de Naymlap: Chotu-1984, Los Murales de Úcupe en el Va- ción, estudio crítico, notas, bibliografía na, Chornancap y el valle de Lamba-lle de Zaña, Norte del Perú. Beiträge e índice por I. Prado Pastor), 6 vols., yaque. En: Lambayeque, editado porzur Allgemeinen und Vergleichenden Crónicas del Perú 4 a 9, Universidad José Antonio de Lavalle, pp. 105-136.Arcbäologie, 5 (1983): 335-360, KAVA, Nacional Mayor de San Marcos, Lima Colección Arte y Tesoros del Perú.Deutschen Archäologischen Instituts, (1638). Banco de Crédito del Perú, Lima.Bonn. 1990a An assessment of the validity CASTILLO BUTTERS, Luis Jaime of the Naymlap dynasty. En: The nort-BECERRA OLAYA, José, Julio Cé- 2003, Los últimos mochicas en Je- bern dynasties: Kingship and statecra-sar, FERNÁNDEZ ALVARADO, Qui- quetepeque, en: S. Uceda y E. Mujica ft in Chimor, editado por Michael E.rino, OLIVERA NÚÑEZ y Carlos (eds.), Moche: hacia el final del mile- Moseley y A. Cordy-Collins, pp. 243-Eduardo, WESTER LA TORRE. nio, Actas del Segundo Coloquio so- 274. Dumbarton Oaks, Washington,1992, Arquitectura y Secuencia Ocu- bre la cultura Moche (Trujillo, 1 al 7 de D.C.pacional de Huaca La Tina, parte baja agosto de 1999), tomo II, 65-123, Uni- 1990b The Chotuna friezes and thedel Valle de Lambayeque. Universidad versidad Nacional de Trujillo/Pontificia Chotuna-Dragón connection. En: theNacional Trujillo. Facultad de Ciencias Universidad Católica del Perú, Lima. northern dynasties: kingship and state-Sociales. Informe de Prácticas Pre- craft in Chimor; editado por Michael E.Profesionales de Arqueología. Trujillo. CASTILLO Luis Jaime y Christo- Moseley y A. Cordy-Collins, pp. 275-158 Páginas. pher B. DONNAN 296. Dumbarton Oaks, Washington, 1994, Los mochicas del norte y los D.C.BENNETT, Wendell C. mochicas del sur, una perspectiva1939, Archaeology of the North Coast desde el valle de Jequetepeque, en: FERNÁNDEZ ALVARADO, Julio Césarof Peru: An Account of Exploration and K. Makowski (comp.), Vicús, 143-181, 1992, Al Encuentro de Naymlap. Do-Excavation in Viru and Lambayeque Colección Arte y Tesoros del Perú, minical. Suplemento del Diario La In-Valleys, American Museum of Natural Banco de Crétido del Perú, Lima. dustria de Chiclayo. Domingo 06 deHistory; Anthropological Papers 37 Setiembre. Año XX. Nº1,130. Pgs.6 y(parte 1), Nueva York. CARRERA, Fernando de la 7. (1644) 1994a Naymlap. Historia o Reali-BOURGET, Steve 1939, Arte de la Lengua Yunga de dad: Un Ensayo de la Validez Ideo-1998, Pratiques scrificieles et funérai- los Valles del Obifpado de Truxillo del lógica Prehispánica. Folklore. Arte.res au site Moche de la Huaca de la Perú, con un Confeffonario, y todas Turismo y Cultura Popular. Vol. II Nº1.Luna, cóte nord du Pérou, Bulletin de las Oraciones Chriftianas, traducidas Editores Computer Age S.R.L. Trujillo.I’Institut Francais d’Etudes Andines 27 en la lengua, y otras cofas. Reedición, Pgs. 25 – 31.(1), 41-74, Lima. con Introducción y Notas por Rada- 1994b Morfología y Decoración de2001 Rituals of sacrifice: Its prac- mis A. Altieri. Universidad Nacional la Cerámica Lambayeque de Golletetice at Huaca de la Luna and its re- de Tucuman. Departamento de Inves- Cónico Simple. Colección del Museopresentations in Moche iconography, tigaciones Regionales. Publicación Arqueológico Nacional Brüning deen: J. Pillsbury (ed.), Moche Art and Nº256. 117 páginas. Lambayeque. Universidad NacionalArchaeology in Ancient Peru, 89-109, de Trujillo.Studies in the History of Art 63, Cen- CIEZA DE LEÓN, Pedro 2004, SINTO, Señorío e Identidad enter for Advanced Studies in the Visual (1553) la Costa Norte lambayecana, EditadoArts, Syposium Papers XL, National 1973, La Crónica del Perú, Ediciones por CROPOTUR. Colección: Yampa-Gallery of Art, Washington D.C. PEISA, Biblioteca Peruana. Tomo I. llec 2 214pág. Chiclayo – Perú. Lima 262 páginas.BRÜNING, Enrique HOCQUENGHEM, Anne Marie(1922), 1989, Estudios monográficos CLELAND, Kathryn y SHIMADA Izumi 1987, Iconografía Mochica. Fondodel Departamento de Lambayeque 1994, Cerámica paleteada: tecnolo- Editorial de la Pontificia Universidad(compilación de J. Vreeland), So- gía, modos de producción y aspectos Católica del Perú – Lima.ciedad de Investigación de la Cien- sociales. En: Tecnología y organiza- 1992 “Eventos El Niño y lluviascia, Cultura y Arte Norteño, Chiclayo ción de la producción cerámica en los anormales en la costa del Perú: Si-(1922). Andes prehispánicos, editado por Izu- glos XVI y XIX”. Buletin de l’Institut mi Shimda, pp.321-348. Fondo Edito- Français d´Etudes Andines. Tomo 21,CABELLO DE VALBOA, Miguel rial, Pontificia Universidad Católica del Nº 1, pp. 197-278.1586, 1951, Miscelánea antártica: Una Perú. Lima.historia del Perú antiguo (introducción de KAUFFMANN-DOIG, FedericoI.E. Valcárcel), Facultad de Letras e Ins- DONNAN, Christopher B. 1989, Oro de Lambayeque. En: Lam-tituto de Etnología. Universidad Nacional 1975, The tematic approach to Moche bayeque, editado por José AntonioMayor de San Marcos, Lima (1586). iconography, Journal of Latin Ameri- Lavalle, pp. 163-214. Colección Arte64
  • 65. y Tesoros del Perú, Banco de Crédito co, que va al fin de cada uno de estos Coast of Peru, Middle-Late Horizons,del Perú, Lima. artículos. Hecho por el Liz. D. Justo en: M. Moseley y a. Cordy-Collins1992 Mensaje iconográfico de la Modesto de Ruviños y Andrade cura (eds.), The Northern Dynasties: Kings-orfebrería lambayecana. En: Oro del de estos dhos. pueblos. Año de 1782. hip and Statecraft in Chimor, 297-392.antiguo Perú, editado por José Anto- Biblioteca Nacional del Perú, Sala de Dumbarton Oaks Research Librarynio Lavalle, pp. 237-263. Colección Investigaciones, C 4372. and Collection, Washington, D.C.Arte y Tesoros del Perú, Banco de 1995, Cultura Sicán: Dios, riqueza yCrédito del Perú, Lima. RUCABADO, Julio poder en la costa norte del Perú, Fun- 2006, Construyendo y destruyendo dación del Banco Continental para elMACKEY Carol, Melissa Vogel Identidades: Tumbas de élite Transi- Fomento de la Educación y la Cultura,2003, La Luna sobre los Andes: Una cional Tardío en San José de Moro, Lima.revisión del animal lunar. En Moche: ponencia presentada en la 71 th An-hacia el final del Milenio. Acatas del nual Meeting of the Society for Ameri- TRIMBORN, HermannSegundo Coloquio sobre la Cultura can Archaeologists, San Juan, Puerto 1979, El reino de Lambayeque en elMoche (Trujillo, 1 al 7 de Agosto de Rico. antiguo Perú, Haus Völker und Kultu-1999), Santiago Uceda y Elías Mujica, 2008, “En los dominios de Naymlap”, ren Anthropos- Institut, St. Augustín.Editor Páginas 325 – 442, Lima, Uni- en: Señores de los Reinos de la Luna,versidad Nacional de Trujillo y Pontifi- Krz y sztof Makowoski (ccompilador). UCEDA, Santiago y Elías MUJICAcia Universidad Católica del Perú. Colección Artes y Tesoros del Perú. 1994, Moche: propuestas y perspecti- Banco de Crédito 183 – 199pp. Lima vas, Actas del Primer Coloquio sobreMARTÍNEZ FIESTAS, Juan – Perú. la Cultura Moche (Trujillo, 12 al 16 de1996, Informe del Proyecto de Resca- abril de 1993), Travaux de I’Institutete Arqueológico. Illimo – Depolti. RUCABADO, Julio y Luis Jaime Francais d’Etudes Andines 79, Univer- CASTILLO sidad de La Libertad-Trujillo/InstitutoNARVÁEZ VARGAS Alfredo 2003, El Periodo Transicional en San Francés de Estudios Andinos/Asocia-1994, La Mina: Una Tumba Moche I en José de Moro, en: S. Uceda y E. Muji- ción Peruana para el Fomento de lasel Valle de Jequetepeque, en Moche: ca (eds.), Moche: hacia el final del mi- Ciencias Sociales, Lima.Propuestas y perspectivas, Santiago lenio, Actas del Segundo Coloquio so- 2003, Moche: hacia el final del milenio,Uceda y Elías Mujica, Editores Actas bre la cultura Moche (Trujillo, 1 al 7 de Actas del Segundo Coloquio sobre ladel Primer Coloquio sobre la Cultura agosto de 1999). Tomo I, 15-42, Uni- cultura Moche (Trujillo, 1 al 7 de agos-Moche. (Trujillo 12 al 16 de Abril de versidad Nacional de Trujillo/Pontificia to de 1999), 2 vols., Universidad Na-1993). Páginas 5a – 81 Lima-Perú. Universidad Católica del Perú, Lima. cional de Trujillo/Pontificia Universidad1995 El Ave Mítica Lambayeque: Católica del Perú, Lima.Nuevas Propuestas Iconográfica (I). SCHAEDEL, Richard P.Utopia Norteña. Revista de la Facultad 1966, The Huaca El Dragón, Journal VARGAS UGARTE, Rubénde Ciencias Histórico Sociales y Edu- de la Société des Américanistes 55 1942, Los mochicas y el cacicazgocación. Universidad Nacional Pedro (2), 383-496 de Lambayeque, en: Actas y trabajosRuiz Gallo de Lambayeque. Páginas 1985 Coast-Highland Interrelation- científicos del 27 Congreso Internacio-109 – 123. ships and Ethnic Groups in the Nor- nal de Americanistas, vol. II, 475-482,1996, Las Pirámides de Túcume. El thern Perú (500 B.C.-A.D.1980), en: Lima.Sector Monumental. Túcume. Colec- S. Masuda, I. Shimada y C. Morrisción Arte y Tesoros del Perú. Banco (eds.), Andean Ecology and Civiliza- ZEVALLOS QUIÑONES, Jorgede Crédito del Perú. Lima. Páginas 83 tion. An Interdisciplinary Perspective 1971, Cerámica de la cultura Lamba-– 151. on Andean Ecological Complementari- yeque (Lambayeque I), Universidad ty, 443-473, Wenner-Gren Foundation Nacional de Trujillo, Trujillo.RUBIÑOS Y ANDRADE, Justo Mo- for Anthropological Research, Sympo- 1989a Introducción a la cultura Lam-desto sium 91, University of Tokyo Press, To- bayeque, en: J. de Lavalle, Lambaye-1782, 1936, (ms.) Sucesión chronolo- kio. que, 15-103, Colección Arte y Tesorosgica o historial de los curas de Mórro- del Perú, Banco de Crédito del Perú,pe y Pacora en la Prova de Lambaye- SHIMADA, Izumi Lima.que del obispado de Truxillo del Perú, 1985, La cultura Sicán: Una caracteri- 1989b Los cacicazgos de Lambaye-desde la conquista del reyno hasta el zación arqueológica, en. E. Mendoza que, CONCYTEC, Trujillo. 138 pági-día presente de los sumos pontífics , (ed.), Presencia histórica de Lambaye- nas.Arzobispos y Obispos: Reyes Catho- que, 76-133, DESA, Lima.lics Virreyes y Governadores, que han 1986, Batan Grande and Cosmolo-tenido jurisdicción en estas doctrinas; gical Unity in the Prehistoric Centralcon un compendio de las constitucio- Andes, en: R. Matos, S. Turpin y H.nes y breves, decretos, concilios, y Eling, Andean Archaeology, 163-188,sinodals cédulas y leyes, que hacen University of California, Los Angeles.al gobierno espiritual, y político de 1990, Cultural Continuities and Dis-ambos pueblos, por el orden alfabeti- continuities on the Northern North 65
  • 66. HACIA UN AFINAMIENTO DE LA SECUENCIA CRONOLÓGICA MAYO-CHINCHIPE: RESULTADOS DE LA TEMPORADA DE EXCAVACIONES 2010 EN SANTA ANA-LA FLORIDA (CANTÓN PALANDA, ZAMORA-CHINCHIPE, ECUADOR) Arqueóloga Catherine Lara I. INTRODUCCIÓN (1970) en la Amazonía norte del con culturas de la Costa y del Nor- Perú comenzaron a cuestionar ra- te del actual territorio del Perú, lo dicalmente esta visión. Hallazgos cual termina de confirmar el nivel El yacimiento arqueológico Santa posteriores contribuyeron a abogar de perfeccionamiento político, tec- Ana-La Florida (cantón Palanda, por la hipótesis de Lathrap. El caso nológico, económico e ideológico provincia de Zamora Chinchipe), del yacimiento Santa Ana-La Flori- alcanzado por los Mayo Chinchipe fue descubierto hace ocho años da es uno de ellos: con dataciones (ver Valdez 2008ª, 2008b, 2009, por investigadores del IRD (Insti- ubicadas hacia el 2 500 a.C. (4 2010 y Valdez et al. 2005). Por otra tuto Francés de Investigación para 500 a.p.) aproximadamente, este parte, este florecimiento cultural el Desarrollo), bajo la dirección del sitio fue asociado a la cultura Mayo se dio en un medio ecológico muy Dr. Francisco Valdez. Desde aquel Chinchipe, cuyo alto grado de de- particular: la ceja de montaña o entonces, el estudio del yacimiento sarrollo cultural ilustra de la forma Alta Amazonía, más precisamente –realizado por el IRD en el marco más elocuente. el piso altitudinal conocido como de un convenio de asistencia téc- “bosque muy húmedo tropical” nica con el Instituto Nacional de Santa Ana-La Florida consiste (Valdez, 2010), un medio hasta Patrimonio Cultural del Ecuador efectivamente en un complejo ar- cierto punto hostil pero también in- (INPC)-, no ha dejado de revelar quitectónico de piedra organizado, mensamente rico en recursos na- hallazgos cada vez más sorpren- caracterizado por una necrópolis, turales. dentes para la arqueología de la un sector reservado a espacios do- Amazonía y del mundo andino en mésticos, una gran plaza circular Los resultados del estudio que se general. y un posible espacio ceremonial. presentará a continuación son el La complejidad estructural de este fruto del trabajo conjunto entre el Efectivamente, percibida como un centro revela la presencia de una equipo del IRD y una consultoría medio hostil a partir de la llegada organización política capaz de le- contratada en el año 2010 por el de los conquistadores europeos, vantarlo (Lippi, 1998; Renfrew y INPC. Desde este punto de vista, la Amazonía fue relegada a un se- Bahn, 1996). Esta complejidad se constituyen una nueva etapa de la gundo plano a nivel político y so- refleja en los ajuares hallados en colaboración entre el IRD y el INPC cial (Taylor, 1988), y considerada la necrópolis, en donde se encon- dentro de la investigación del yaci- como un espacio poblado de for- traron objetos de cerámica, cuen- miento Santa Ana-La Florida. Esta ma tardía por grupos caracteriza- cos de piedra y cuentas de turque- primera participación del INPC en dos por manifestaciones culturales sa de un asombroso refinamiento las excavaciones de Santa Ana- menores (Meggers, 1966). A partir tecnológico y estético. Se hallaron La Florida tenía como objetivo la de los años 60, las investigacio- además evidencias de agricultura investigación del eje nororientalARQUEOLOGÍA E HISTORIA nes llevadas a cabo por Lathrap y de intercambio a larga distancia del sitio, en el marco general de 66
  • 67. Fotos 1 y 2: vistas del sector noreste del área de estudio antes y después de la excavación.un mejor entendimiento de los mo- grafía de la zona presenta general- Saulieu y Rampón Z., 2006; Val-dos de vida de esta excepcional mente tres niveles: una capa orgá- dez, 2009). Su rasgo decorativomanifestación cultural amazónica. nica inicial, un estrato de transición más representativo consiste enEfectivamente, desde el descubri- café oscuro y finalmente, un nivel acordelados de arcilla intencio-miento del yacimiento, y debido amarillento. Se detectaron también nalmente evidenciados cerca dea su complejidad arquitectónica, áreas asociadas a actividades de los bordes de los recipientes (desus componentes estructurales quema, derrumbes y zonas de es- Saulieu, 2006), y/o en el cuello uhan podido ser excavados en un correntía. Sorprendentemente, los hombro de las vasijas (idem; Val-porcentaje relativamente bajo en principales elementos arquitec- dez, 2009).comparación a lo que aún queda tónicos expuestos revelaron unapor descubrirse. El eje nororiental sobre posición cronológica entre La arquitectura bracamoro expues-del yacimiento es –o era- una de las épocas bracamoro (asociada a ta en Santa Ana-La Florida durantelas zonas de incógnita a nivel del la cerámica corrugada), Tacana y la última temporada de campo –ypatrón arquitectónico del sitio. Palanda (estas dos últimas fases asociada al estrato orgánico super- pertenecientes al complejo cultural ficial- consiste principalmente enLa siguiente –y brevísima- reseña Mayo Chinchipe). ocho acumulaciones de piedras,de la investigación consistirá en dispersas y de diversas dimensio-una presentación de los compo- Inicialmente utilizado por Meggers nes. Desgraciadamente, el amplionentes arquitectónicos descubier- en la descripción de un rasgo es- lapso cronológico abarcado por latos y del análisis de los artefactos tilístico registrado en la cerámica ocupación bracamoro del sitio yencontrados en asociación a las Valdivia (Valdez, 2009), el término la ausencia de contextos específi-estructuras expuestas, la cual fun- “corrugado” llegó luego a caracte- camente fechables para esta fasedamentará una reflexión cronológi- rizar un horizonte asociado al pe- imposibilitaron en esta ocasión de-ca y funcional del área intervenida riodo de Integración amazónica, en finir secuencias cronológicas y/oy del yacimiento en general. donde habría iniciado más concre- funcionales precisas respecto al tamente a partir del siglo VI/VII de material recuperado durante la ex-Material cultural: nuestra era (de Saulieu y Rampón Z., 2006). Guffroy (2006) asocia el horizonte corrugado a la familia lin- cavación. No obstante, un análisis estadístico preliminar asociado a una breve información etnográfica/arquitectura y güística Jíbaro-Candoa; en Santa Ana-La Florida, se lo atribuye más bibliográfica permitió sugerir la po- sible existencia de áreas de activi-cerámica concretamente al grupo étnico et- nohistóricamente conocido como dades colectivas y domésticas en la zona. Bracamoro. En la Amazonía delEn total, el área intervenida y te- sur del Ecuador, la cerámica corru- En cuanto a las fases Tacana y Pa-chada en esta temporada alcanzó gada se caracteriza por su aspecto landa, de acuerdo a los estudiosaproximadamente los 1053 metros ARQUEOLOGÍA E HISTORIA tosco, lo cual a menudo la asocia disponibles hasta el momento, lacuadrados de superficie. La estrati- a una elaboración doméstica (de hipótesis más aceptada es que la 67
  • 68. bonizados y cerámica tacana dio una fecha de 210 aC. (2210 a.p.). Finalmente, entre los componen- tes arquitectónicos asociados a la fase Palanda, se destacan una pequeña plataforma de dos niveles con su graderío y su empedrado de acceso junto a cuatro estructu- ras semicirculares, cada una con niveles empedrados internos. A nivel del material cerámico Palan- da, los bordes recuperados provie- nen de ollas pequeñas y de cuello corto, así como de cuencos. Cabe subrayar que la cerámica Palanda encontrada en esta última tempo- rada es idéntica a aquella resca- tada en los basurales de la misma fase identificados en excavaciones Foto 3: Base de vasija corrugada (V 14 [16; 21]; 2.14 m bajo BM). anteriores (Valdez, 2009), cerá- mica que difiere notoriamente de fase Palanda (ubicada hacia el 2 Así, dentro del patrón arquitectónico los recipientes finos usados como 500 a.C. aproximadamente) ante- tacana, se descubrieron un complejo ofrendas en el contexto de los en- cede a Tacana (fechada en los alre- de muros y empedrados de acceso a terramientos ubicados en la terraza dedores del 280 a. C). Al ser, por el la “gran plaza” así como seis estruc- este del yacimiento, y sugiere una momento, exclusivas de la cuenca turas circulares tempranas. La gran función más bien doméstica de las del Chinchipe, estas dos fases fue- plaza constituye el rasgo mayor que estructuras del área nororiental del ron establecidas por el equipo de caracteriza a la parte plana de la terra- sitio. No obstante, a primera vista, investigación del IRD en el trans- za occidental del yacimiento. Se com- la complejidad de la arquitectura curso de sus excavaciones y pros- pone por un doble muro circular de de la plataforma, el empedrado y pecciones sucesivas en la región. piedra (40 m de diámetro) que rodea el graderío no evocan un simple Como consecuencia, los trabajos y diferencia el espacio no habitacional uso doméstico, por lo cual no se de la misión arqueológica del IRD del sitio (Valdez, 2009 y comunicación descarta que –en último término-, son los únicos que existen de mo- personal). dentro de la misma fase Palanda, mento acerca de esta cerámica. A este sector haya tenido al menos nivel estratigráfico, los fragmentos Entre los elementos cerámicos dos etapas de ocupación: la prime- de la fase Palanda se encuentran diagnósticos de la ocupación Ta- ra, caracterizada por un uso de tipo a menudo en el nivel amarillento, cana, aparecieron fragmentos de doméstico, y la segunda, más bien mientras que los tiestos Tacana recipientes de cuellos largos o rec- ligada a actividades de tipo ritual. aparecen generalmente en la capa tos, ollas, cuencos hemisféricos, y La muestra de carbón asociada al de transición. A pesar de compar- diversos recipientes abiertos. Los material cerámico recuperado en el tir similitudes de pasta y morfolo- hallazgos especiales de este mis- estrato amarillento correspondiente gías, las fases Tacana y Palanda mo estrato de transición consistie- a los cantos del empedrado central se distinguen por los acabados de ron en un fragmento de cuenco lí- (BETA-287172) dio una fecha pro- superficie y las decoraciones. A ni- tico gris de borde con muescas, un medio de 1440 a.C. (3 440 a.p.). vel decorativo, la cerámica Tacana fragmento de una eventual figura se destaca por una alta incidencia antropomorfa hueca con pastillaje Reflexiones finales de engobes y pinturas rojas o blan- y acanaladura (posible represen- cas, así como incisiones finas, e tación de una oreja humana), dos y conclusiones impresiones con diversos motivos cuentas de turquesa, dos “patas geométricos. Por su lado, la pasta de cerámica” y un conjunto de de la fase Palanda es monocroma, fragmentos de pasta muy delgada, lo cual constituye una de las princi- tipo “cáscara de huevo” (entre 1 y En resumidas cuentas, esta última pales diferencias con Tacana. 1.5 mm). La muestra asociada a unARQUEOLOGÍA E HISTORIA temporada de excavaciones en el contexto de huesos fáunicos car- 68
  • 69. yacimiento Santa Ana – La Floridareveló sorpresas considerables,comenzando por la arquitecturadel área nororiental, la cual eviden-ció tres niveles de sobre posiciónestructural. El primero -tardío-,conformado por acumulaciones depiedras de filiación bracamoro; elsegundo, asociado a la última fasede la tradición Mayo-Chinchipe(Tacana), que consiste básicamen-te en las estructuras circulares delnorte del área de excavación. Fi-nalmente, el tercero, asociado a laocupación Palanda, se concentraen torno al sector oeste de la zonaintervenida.A nivel cuantitativo, la diferenciaentre la cerámica Palanda y Taca- Foto 4: Muro externo de la estructura y muro intermedio con sus dos ramales.na rescatada en esta temporadade campo es mínima, lo cual sugie- Efectivamente, el esclarecimiento este evento, que inició en Palandare una densidad de ocupación de de los motivos que originaron la en marzo del 2010. El acto reunióla zona poco más o menos similar transición de Palanda a Tacana un grupo de arqueólogos ecuato-entre una etapa y otra, teniendo será sin duda alguna un paso más rianos y peruanos que trabajan enen cuenta el sesgo estadístico que hacia un mejor entendimiento de la la región limítrofe entre la Amazo-pueden conformar los diversos fac- conformación de la tradición Mayo- nía peruana y ecuatoriana.tores al origen de la formación del Chinchipe como tal y por ende, delsitio. origen de la civilización andina en Del lado ecuatoriano, este estudio sí, tal como lo proponía Lathrap conjunto no se puede dar sin el im-Esta “estabilidad” estilística y es- hace cinco décadas. El hallazgo plemento a largo plazo de un plantratigráfica del material confirma de sitios del formativo tardío en la paralelo de investigación, conso-por lo tanto la continuidad existen- región de las actuales ciudades de lidación y promoción del registrote entre el grupo cultural asociado Bagua y Jaén (Perú) por el arqueó- arqueológico. En el caso concretoa la fase Palanda y aquel asociado logo Quirino Olivera y su equipo de Santa Ana-La Florida, el INPC ya Tacana, continuidad que a su vez –especialmente los sitios de San sobre todo, el Ministerio Coordina-ratifica la existencia de una ver- Isidro y Montegrande - contribuirá dor, han aportado en ese sentido.dadera tradición Mayo-Chinchipe. quizá a completar poco a poco el Desde su llegada al sitio, el equipoPor otra parte, desde un punto rompecabezas hipotético del de- del IRD por su parte ha llevado ade vista estratigráfico y cerámico, sarrollo cultural de la cuenca del cabo un intenso trabajo con la co-los contextos excavados en esta Chinchipe. Desde esta perspecti- munidad del cantón Palanda (vertemporada corresponden a una va, la colaboración entre arqueólo- Valdez, 2010). El pasado mes detransición entre las fases Palanda gos que trabajan en la zona fron- noviembre de este año, Palanday Tacana, la cual aún no ha sido teriza entre la Amazonía de Perú y tuvo la visita de dos museólogosdefinida con certeza a nivel crono- Ecuador, -colaboración que existe asociados al IRD: el Dr. Yves Gi-lógico, pero de acuerdo a esta nue- desde hace varios años ya gracias rault y la Dra. María Isabel Orella-va evidencia, podría estar situada a la iniciativa de Francisco Valdez na. Conjuntamente al equipo dealrededor del 200 a.C. (2 200 a.p.). (Ecuador), Quirino Olivera y Ulises arqueólogos que trabajan en Santa¿A qué se debe esta evolución es- Gamonal del lado peruano- es más Ana – La Florida, los museólogostilística de Palanda hacia Tacana? que nunca esencial. Así, el pasa- elaboraron una propuesta prelimi-En la espera de investigaciones do mes de noviembre, tuvo lugar nar para la valoración del sitio y eladicionales al respecto, se puede en Jaén el segundo lanzamiento conjunto del patrimonio arqueoló-atribuir este fenómeno a un cambio del libro I er Encuentro de Arqueó- gico del cantón Palanda, la mismasocial propio de la dinámica misma logos del Norte de Perú y Sur del que fue entregada a los represen-del colectivo (Valdez, comunica- Ecuador: Memorias, publicado por tantes culturales y turísticos tanto ARQUEOLOGÍA E HISTORIAción personal). la Universidad de Cuenca a raíz de de la municipalidad de Palanda 69
  • 70. Foto 5: fragmento de “pata” en cerámica hallada en la zona de acceso a la gran plaza (VIII 16 [1]). Foto: Francisco Valdez como del Consejo Provincial de LATHRAP, Donald W. The Upper Isbell eds., Springer, pp. 865-891. Zamora Chinchipe y desde luego, Amazon, Thames & Hudson. Gran Estados-Unidos, 2008 (a). a las autoridades del INPC. Por Bretaña, 1970. otra parte, existe ya la propuesta “Mayo Chinchipe, el otro Formati- de plan de gestión del yacimiento LIPPI, Ronald. Una exploración vo Temprano”, en Miscelánea An- Santa Ana-La Florida elaborada Arqueológica del Pichincha Occi- tropológica Ecuatoriana Segunda por la UTPL en el año 2009. dental, Ecuador, Museo Jacinto Ji- época 1: 170-197, 2008 (b). jón y Caamaño. Quito, 1998. El Consejo Provincial de Zamora Informe Final de los trabajos arqueo- Chinchipe es –al parecer- la enti- MEGGERS, Betty. Ecuador, Tha- lógicos realizados en el marco del dad que mayor interés ha manifes- mes & Hudson. Londres, 1966. proyecto UTPL-IRD / Ministerio de la tado en el tema de la promoción Cultura, 2009. Disponible en http:// turística del sitio. Sin embargo, RENFREW, Colin; Paul Bahn. Ar- palanda.arqueo-ecuatoriana.ec/ un manejo óptimo del patrimonio chaeology: theories, methods and arqueológico de la región exige la practices, Thames & Hudson. Es- “Uso social de la arqueología en el colaboración, orientación y super- tados-Unidos, 1996. sitio Santa Ana-La Florida”, en I er visión de las entidades culturales Encuentro de Arqueólogos del Nor- a nivel local y nacional. En defini- SAULIEU DE, Geoffroy; Lino te de Perú y Sur del Ecuador: Me- tiva, las herramientas están ahí, lo Rampón Zardo. Colección arqueo- morias, p. 23-40. Cuenca, 2010. único que falta de momento para lógica de Morona-Santiago del impulsar y potencializar la riqueza Museo Amazónico de la UPS. Una VALDEZ, Francisco; Jean Gufroy; patrimonial, científica y turística de introducción a la Amazonía ecua- Geoffroy de Saulieu; Julio Hurtado; Santa Ana-La Florida es actuar. toriana prehispánica, Abya-Yala. Alexandra Yépez. Découverte d’un Quito, 2006. site cérémoniel formatif sur le ver- Bibliografía TAYLOR, Anne-Christine. Al este de los Andes, t.II, Abya-Yala. Quito, 1988. sant oriental des Andes, 2005. En www.ird.fr GUFFROY, Jean. “El Horizonte co- rrugado: correlaciones estilísticas VALDEZ, Francisco. “Inter-zonal y culturales”, in Bulletin de l’Institut relationships in Ecuador”, en Han- Francais d’Etudes Andines, 2006, dbook of South American Archaeo-ARQUEOLOGÍA E HISTORIA 35 (3): 347-359. logy, Helaine Silverman y William 70
  • 71. Figura 1: plano general del eje nororiental de Santa Ana-La Florida ARQUEOLOGÍA E HISTORIA 71
  • 72. ARQUEOLOGÍA E HISTORIA 72
  • 73. MUSEO DE LA HISTORIA Y LA CULTURA LOJANAS BREVE HISTORIA DEL EDIFICIO DEL MUSEO Ubicado en la plaza mayor, a través del tiempo ha sido propiedad de personalidades que tuvieron mucho que ver con el progreso de Loja. “En ella vivió Don Bernardo Valdivieso y González de las Heras”, fun- cionaron las oficinas de los Estancos de Alcoholes y Monopolios de Estado, con su fábrica de cigarrillos; se instalaron las oficinas y juz- gados de la Corte Superior de Justicia de Loja. Don Daniel Álvarez Burneo, legó esta casa a la ciudad para la educación de la juventud lojana. Cuando el edificio estaba próximo a colapsar, el Banco Cen- tral compró el inmueble para que allí funcione el Museo de Loja; la restauró en 1986, reabriendo sus puertas con un enfoque didáctico de la historia y la cultura lojanas. Actualmente pertenece al Ministerio de Cultura.Tiene varias salas de exhibición:1) SALÓN DE ARQUEOLOGÍAMuestra aquel testimonio más evidente, tangible e importante de la cultura regio-nal, aquellos vestigios arqueológicos, representados por maravillosas y únicaspiezas con cerámica y metal, recopiladas a través de la Colección Riofrío.2) SALA ETNOGRÁFICAMuestra el colorido del folclore, de la artesanía popular y sus manifestacionesculturales y festivas. La Etnia Saraguro, representa una de las recreacionesmás variadas de la actividad artesanal de la provincia de Loja. En un imaginarioviaje por su geografía, se puede apreciar la imagen poética y humana de unaregión multiétnica y pluricultural. La sala etnográfica se organiza sobre la basede la explicación de conceptos como: nación, etnia, nacionalidad, estado, objetoetnográfico y cultural.3) SALA DEL ARTEPresenta unas importantes visiones del arte barroco del siglo XVIII, además dela mejor expresión artística ecuatoriana, en los períodos colonial y republicano,en pintura e imaginería, arraigadas y el tema religioso, con el desarrollo del re-trato y sus peculiaridades morfológicas. Loja creó un bello arte sacro, guardadosobre todo en sus conventos y monasterios, pero también contribuyó con suproducción minera, a dar brillo al deslumbrante decorado de sus iglesias.4) SALA DE LOS PRÓCERESEn este espacio, se encuentran aquellos personajes que se destacaron en estaciudad, que lideraron varios momentos históricos y del acontecer nacional. Setrata de una galería de músicos, escritores, políticos y otros prohombres, quecontribuyeron al engrandecimiento del país durante el siglo XX.5) SALA DOCUMENTALBiblioteca:Con cientos de volúmenes con temas lojanos y ecuatorianos, guardan tambiéntítulos y ejemplares de revistas especializadas, periódicos y el servicio de inter-net, en una amplia sala de lectura.Musicoteca - Videoteca:Cuenta con varios cientos de casetes de audio y video y discos compactos demúsica: clásica, géneros latinoamericanos, andinos, norteamericanos y músicapopular ecuatoriana. 73
  • 74. LOSPRIMEROS CAZADORES RECOLECTORES EN EL NOROESTE DEL PERÚ DE LOS MAMÍFEROS CONTEMPORÁNEOS Paleontólogo Jean-Noël Martinez (Perú) INTRODUCCIÓN Las evidencias más antiguas de presencia humana en el noroeste peruano están registradas en la Provincia de Talara (Departamento de Piura) (Richardson, 1978) y a grandes rasgos entre los valles del Río Zaña y del Río Chicama (De- partamentos de Lambayeque y La Libertad) (León Canales, 2007). En estos lugares, el hombre estaría presente en el Holoceno Tempra- no, es decir que sería posterior al fin de la última glaciación y a la ex- tinción de los grandes mamíferos de la megafauna pleistocénica. La ausencia de evidencia de coexis- tencia - o por lo menos de interac- ción - entre el hombre y la mega- fauna fue muy discutida en el caso Imagen clásica de la megafauna pleistocénica de la Pampa argentina. El mayor desarrollo de las de la llamada “Pampa de los Fósi- investigaciones paleontológicas en Argentina hizo que este tipo de escena fuera a menudo reprodu- cido con el título “La megafauna del Pleistoceno en Sudamérica”. En realidad, existen diferencias en les” (Departamento de la Libertad). la composición de la megafauna de una región a otra del continente sudamericano. Este sitio de interés arqueológico y paleontológico proporcionó abun- embargo, existen ahora argumen- El noroeste peruano tiene un dantes fósiles de la megafauna tos, a favor de una antigüedad de abundante registro paleontológico pleistocénica, sin argumentos con- 15,000 años o más para el hombre de mamíferos cuaternarios que vincentes para sugerir su contem- sudamericano, por lo que los pri- detallaremos a continuación. Nos poraneidad con el material lítico de meros cazadores recolectores en enfocaremos sobre cinco departa- la industria llamada “paijanense” esta región del planeta hubiesen mentos: Cajamarca, La Libertad, comúnmente encontrado a proxi- coexistido durante algunos miles Lambayeque, Piura y Tumbes. midad (Chauchat, 1987, 2006). de años con la megafauna pleis- Salvo por escasas dataciones ab- tocénica (Dillehay, 1989, 1997; solutas, rara vez es posible asignar De manera general, la antigüedad Waters & Stafford, 2007; Barnosky una edad precisa a las localidades del hombre en Sudamérica sigue & Lindsey, 2010). fosilíferas donde la megafauna ex- siendo objeto de debates. Sin tinguida está asociada con espe-PALEONTOLOGÍA 74
  • 75. cies todavía existentes en la actua- Los litopternos persisten hasta el LOS XENARTROSlidad. Probablemente la mayoría Pleistoceno superior en la partede estos sitios son del fin del Pleis- meridional de Sudamérica pero Los edentados o xenartros (Supe-toceno. Aunque no existe todavía existen muy pocos registros en la rorden Xenarthra), están represen-evidencia física de la contempora- región norandina. La única loca- tados en el Pleistoceno norperuanoneidad del hombre con la mega- lidad en el norte del Perú donde por los perezosos terrestres (Su-fauna pleistocénica en el noroeste está presente un litopterno (Ma- borden Phyllophaga con dos infra-peruano, es razonable pensar que craucheniidae) es La Huaca (Paita, ordenes: Megatheria y Mylodonta) ylos primeros cazadores recolecto- Piura). Fechada radiométricamen- más escasamente por los “armadi-res en esta región hayan podido te (230Th/234U) a 304,000 años llos” sensu lato (Orden Cingulata).ver estos animales desaparecidos, con una incertidumbre de + 54 000 Eremotherium laurillardi (Lund,lo cual no significa necesariamente / - 35 000 años (Falguères et al., 1842) es el Megatheriidae más co-que hayan intervenido en su extin- 1994), La Huaca sería la más an- mún en el Pleistoceno de la costación. tigua de las localidades fosilíferas mientras que Megatherium está registradas en el Pleistoceno nor- presente en la región andina (enMás allá de la problemática de la teño, lo cual refuerza la hipótesis Cajamarca, Megatherium celendi-coexistencia y posible interacción que, en la región norandina, los nense Pujos, 2006). La familia Me-del hombre con la megafauna, litopternos no hayan vivido hasta galonychidae está representadael estudio paleontológico de las el Pleistoceno superior (Hoffstet- en el Pleistoceno terminal de Cu-comunidades de mamíferos del ter, 1952) y por lo tanto no hayan pisnique (La Libertad) por Diabo-Pleistoceno Terminal es suscep- podido ser contemporáneos de los lotherium nordenskioldi Pujos, Detible de proporcionar información primeros cazadores recolectores. Iuliis, Argot & Werdelin, 2007. Estapaleoecológica, contribuyendo a especie, cuya localidad tipo se ubi-precisar las condiciones ambien- Los Macraucheniidae eran cur- ca en Puno (andes surperuanos)tales a las cuales se tuvieron que soriales. Su presencia indica un ilustra la adaptabilidad y la ampliaadaptar los primeros cazadores ambiente abierto de tipo pradera distribución geográfica que pudie-recolectores. De este punto de o sabana arbórea pero su tipo ali- ron haber tenido estos animales.vista, los pequeños mamíferos, ta- mentario, ramoneador-pacedor oles como murciélagos y roedores, esencialmente pacedor, es conje- Referente a los milodontes, haypueden ser más informativos que tural (Bond et al., 1995). registro de Scelidotheriidae - Sce-los grandes mamíferos. lidodon chiliensis (Philippi, 1893) - en la costa, en Pampa La Brea (Ta-LOS MARSUPIALES lara, Piura) y Pampa de los FósilesSus restos fósiles son por el mo-mento extremadamente escasosen los terrenos pleistocénicos delnoroeste peruano, con un solo re-gistro de Marmosa en Pampa LaBrea (Lemon & Churcher, 1961).LOS LITOPTERNOSLos litopternos constituyen unorden extinto de ungulados nati-vos de Sudamérica (existen va-rios otros reunidos en el superor-den “Meridiungulata”). El nombredel orden Litopterna creado porAmeghino en 1889 significa “tobi-llos simples”, ya que a su autor leparecieron más sencillos que losde los caballos, con cuyos antepa-sados fueron confundidas las pri- Hemimandíbula izquierda de Scelidodon, un perezoso terrestre, poco antes de su extracción (Pam- pa de los Fósiles, Departamento de La Libertad). Colecciones del Instituto de Paleontología de lameras especies descritas. Universidad Nacional de Piura, Perú. PALEONTOLOGÍA 75
  • 76. esencialmente representados en Pampa La Brea (Talara, Piura). Esta localidad es conocida por ha- ber proporcionado un yacimiento fosilífero tafonómicamente similar al famoso sitio de Rancho La Brea (California, U.S.A.). Los afloramientos de asfalto fun- cionaron como trampas naturales, constituyendo un potente agente de concentración de los cadáveres y de preservación de los esquele- tos, en particular de mamíferos y Osteodermo del armadillo gigante Pachyarmatherium procedente de la localidad de La Encantada aves (Lemon & Churcher, 1961; (Provincia de Morropón, Departamento de Piura). Es hasta la fecha el único registro en toda la región Churcher, 1962, 1965; Churcher andina para este género conocido en la parte oriental del continente, en Brasil, Uruguay y Venezue- la. Colecciones del Instituto de Paleontología de la Universidad Nacional de Piura, Perú. & Van Zyll De Jong, 1965; Cam- pbell, 1979; Seymour, 1983; Cza- (La Libertad). Los Mylodontidae osteodermos permite atribuir esta plewski, 1990; Martínez & Cadeni- (Glossotherium) están presentes forma a Pachyarmatherium tene- llas, 2004; Cadenillas & Martínez, en la costa (Piura y Tumbes) y en bris Rincón & White, 2007 (Martí- 2006; Oswald & Steadman, 2010; la sierra (Cajamarca). nez & Rincón,o.c.). Estos animales Seymour, 2010). ocupaban ambientes de tipo pasti- Los ambientes correspondien- zales o áreas abiertas parcialmen- Una característica de estos yaci- tes son generalmente de pas- te arboladas (Scillato-Yané et al., mientos paleontológicos en asfalto tizales o de áreas abiertas par- 1995). (comparados con depósitos fosilí- cialmente arboladas como lo feros en ambientes fluvio-lacustres sugieren las adaptaciones de LOS CARNÍVOROS o cársticos) es la mayor propor- Diabolotherium nordenskioldi para ción de restos de carnívoros. En trepar árboles(Pujos et al., 2007). Los carnívoros (Orden Carnivora) Pampa La Brea, tres familias de Debió haber una diferenciación de del Pleistoceno norperuano están nichos entre especies simpátricas como la hay en la actualidad entre grandes herbívoros que compar- ten un mismo ecosistema (Bargo, 2001). En cuanto a los Cingulata, el regis- tro fósil de dasipódidos (“verdade- ros” armadillos) en el noroeste del Perú se limita a la fecha al géne- ro Propraopus presente en la sie- rra de Cajamarca. Un pampaterio está abundantemente represen- tado en la costa desde Tumbes hasta La Libertad. La biometría de sus osteodermos permite atri- buirlo a Holmesina majus (Lund, 1842) (Martínez & Rincón, 2010). Una mención particular amerita la presencia en la localidad de La Encantada (Chulucanas, Piura) de Cráneo de jaguar (Panthera onca) procedente de Pampa La Brea (Provincia de Talara, Departamen- Pachyarmatherium, género nunca to de Piura). Los restos fósiles encontrados en este sitio corresponden a una forma más robusta antes mencionado en la parte oc- que el jaguar moderno, por lo cual fue confundido con Panthera atrox, el león del Pleistoceno de Norteamérica, hasta que los trabajos de Kevin Seymour (1983) demostrarán que esta identificación cidental de Sudamérica (Martinez estaba equivocada. Colecciones del Royal Ontario Museum, Toronto, Canadá. et al., 2008). La biometría de susPALEONTOLOGÍA 76
  • 77. El tigre dientes de sable Smilodon fatalis se enfrenta con el lobo gigante Canis dirus, por un cadáver de caballo. Esta reconstrucción artística de unaescena del Pleistoceno Terminal en California podría ser adaptada, mediante algunos cambios en el paisaje y la vegetación, para representar algo su-cedido en la Provincia de Talara (Departamento de Piura) hace 14,000 años atrás. Los primeros cazadores recolectores en esta región podrían haberpresenciado esta escena. Mural de William Stout, San Diego Natural History Museum. PALEONTOLOGÍA 77
  • 78. sición a los elefántidos cuya super- ficie dental está constituida por una serie de crestas transversales. La palabra “mastodonte” no tiene un significado preciso en términos de sistemática porque se refiere a dos familias distintas: los mastodontes de Norteamérica (familia Mammu- tidae) y los de Sudamérica (familia Gomphotheriidae, ya diferenciada en Africa desde el Mioceno inferior, hace más de 20 millones de años). Este orden fue más diversificado que en la actualidad hasta en tiem- pos geológicamente muy recientes. Hace menos de diez mil años, a finales de la última glaciación, aún quedaban dos especies de masto- dontes en América y varias más de elefántidos, entre ellas el mamut la- Algunos elementos del esqueleto del tigre dientes de sable Smilodon fatalis, procedentes de Pampa nudo (Mammuthus primigenius) de La Brea (Provincia de Talara, Departamento de Piura). En esta localidad, los fósiles vertebrados son a menudo fragmentados pero muy abundantes. Colecciones del Instituto de Paleontología de la Eurasia y Norteamérica, el mamut Universidad Nacional de Piura, Perú. de Columbia (Mammuthus colum- bii) y unas cuantas especies insula- carnívoros están representadas: calopex culpaeus (Molina, 1782) res enanas de los géneros Palaeo- Canidae (Canis dirus Leidy, 1858 en Santa Rosa de Celendín (Caja- loxodon y Stegodon. y Lycalopex sechurae (Thomas, marca). 1900)), Mustelidae (Conepatus ta- Los proboscídeos están represen- larae Churcher & Van Zyll De Jong, LOS PROBOSCIDEOS tados en Sudamérica por los “mas- 1965) y Felidae (Smilodon fata- todontes” Gomphotheriidae. La es- lis (Leidy, 1868), Panthera onca Los proboscídeos (Orden Probos- pecie más común presente en casi (Linnaeus, 1758), Puma concolor cidea) son un grupo de mamíferos todos los yacimientos paleontológi- (Linnaeus, 1771) y Leopardus sp.) placentarios, que contiene solo cos de vertebrados del Pleistoceno (Seymour, 1983, 2010). una familia viviente en la actua- norperuano, es Stegomastodon lidad denominada Elephantidae, waringi (Holland, 1920). Cuviero- Los carnívoros, en particular los la cual está representada por tres nius hyodon (Fischer, 1814) solo grandes, suelen tener distribucio- especies: el elefante africano de está registrado, por el momento, nes geográficas amplias. El “Tigre sabana (Loxodonta africana), el en la localidad de Yamaluc (Chota, Dientes de Sable” de Pampa La elefante africano de bosque (Loxo- Cajamarca). Brea no ha sido atribuido a Smilo- donta cyclotis) y el elefante asiático don populator Lund, 1842 (especie (Elephas maximus). Es el legado Stegomastodon waringi sería una clásicamente señalada en Suda- muy pobre de un grupo aparecido forma adaptada a zonas de clima mérica) sino a Smilodon fatalis hace 60 millones de años en Áfri- templado-cálido mientras que Cu- (Leidy, 1868) (especie presente, al ca, con más de 15 familias total- vieronius hyodon tendría prefe- igual que Canis dirus, en Rancho mente extintas. rencia por climas templados-fríos, La Brea, California) (Kurtén & Wer- explicándose así su presencia delin, 1990). Es común la confusión entre los en localidades de altura en la re- términos “mastodonte” y “mamut”. gión intertropical (Alberdi & Prado, La presencia de carnívoros en Los mamuts (género Mammuthus) 1995a). otras localidades fosilíferas del eran muy cercanos parientes de Pleistoceno norperuano es más los elefantes actuales, en particu- LOS ARTIODÁCTILOS anecdótica, siendo señalado Ly- lar del elefante de Asia (Elephas calopex sechurae (Thomas, 1900) maximus). El término “mastodonte” Los artiodáctilos (Orden Artiodac- en San Sebastián (Piura) y Pampa se refiere a la forma redondeada tyla) son mamíferos ungulados cu- de los Fósiles (La Libertad) y Ly- de las cúspides dentales, por opo- yas extremidades terminan en unPALEONTOLOGÍA 78
  • 79. número par de dedos de los cuales está presente en muchas locali- no cárstico (Martínez, 2010) dondeapoyan en el suelo por lo menos dades de la costa, desde Tumbes están adicionalmente representa-dos. Los dedos más desarrollados hasta La Libertad. Probablemente dos numerosos restos de Caviason el tercero y el cuarto y, salvo el material todavía fragmentario cf. tschudii Fitzinger, 1857. Losen la familia de los hipopotámidos, encontrado en la sierra de Caja- micromamíferos de Santa Rosa deson los únicos que se apoyan en marca, pertenezca a otra especie. Celendín 2 serían compatibles conel suelo. un ambiente abierto parcialmente LOS QUIRÓPTEROS arbolado en un clima templado,Los Cervidae y los Camelidae son congruente con la macrofaunalas dos familias de artiodáctilos Hasta la fecha, los pocos tamiza- asociada.más comunes en el Pleistoceno dos realizados en sedimentos delnorperuano. Pleistoceno norperuano han per- Aunque las posibilidades de inter- mitido encontrar restos fósiles de pretación paleoclimática son to-En cuanto a los Cervidae, Odo- murciélagos (Orden Chiroptera) en davía limitadas, la abundancia ycoileus está presente en muchí- yacimientos cársticos en Celendín la variedad de la fauna deberíansimas localidades, tanto costeras (Cajamarca) y en los yacimientos permitir a futuro una buena resolu-como de la sierra. Churcher (1962) de asfalto de Pampa La Brea (Ta- ción en términos de reconstrucciónmencionó también la presencia lara, Piura). Solo han sido determi- paleoambiental.en Pampa La Brea, de una espe- nados a nivel génerico o específicocie atribuible al género Mazama, los murciélagos de Pampa La Brea CONCLUSIONESla cual junto con otras especies (Cadenillas & Martinez, 2004): Lo-encontradas en este yacimiento, phostoma silvicolum (d’Orbigny, Los macromamíferos, en particularsugiere un ambiente más húmedo 1836), Myotis sp., Eptesicus in- los grandes herbívoros, al igual queque en la actualidad. noxius (Gervais, 1841) y Eptesi- los micromamíferos son suscep- cus sp. La especie indeterminada tibles de ser indicadores del tipoEl camélido extinto Palaeolama de Eptesicus podría ser Eptesi- de ambiente (bosque denso, bos-está presente también en muchas cus fuscus (Palisot de Beauvois, que ralo, pastizal, estepa, etc.) asílocalidades norperuanas, tanto 1796), actualmente presente en como de las variables climáticascosteras como de la sierra. la vertiente oriental de los Andes, (temperatura y humedad), siendo lo cual traería un argumento más probablemente los roedores másMucho trabajo de revisión está por a favor de un paleoambiente más sensibles a cambios en estas va-hacerse en el material fósil de am- húmedo en la región de Talara du- riables para las reconstruccionesbas familias, para poder pretender rante el Pleistoceno superior. paleoecológicas se debe tomar enhacer inferencias paleoambienta- cuenta la totalidad de la fauna (noles precisas. LOS ROEDORES solo mamíferos) así como la flora porque también se dispone de gra-LOS PERISODÁCTILOS El registro de roedores (Orden Ro- nos de polen o restos macrovege- dentia) del Pleistoceno norperuano tales.Los perisodáctilos (Orden Peris- se limita generalmente a un macro-sodactyla) son mamíferos ungu- mamífero: el capibara Neochoerus. Del punto de vista paleobiogeográ-lados que se caracterizan por la Las especies de pequeño tamaño, fico, se puede hacer hipótesis deposesión de extremidades con un que constituyen la inmensa mayo- vías de migración de los grandesnúmero impar de dedos termina- ría dentro de este orden, no suelen mamíferos que suelen tener dis-dos en pezuñas, estando el dedo ser mencionadas y se quedaron tribuciones amplias. Lo mismo secentral, que sirve de apoyo, más prácticamente sin estudiar. Hasta puede decir de los murciélagos pordesarrollado que los demás. hace poco, solo se solía mencionar su capacidad a volar y expandir su dos géneros de Sigmodontinae, territorio cuando las condicionesMención aparte de un tapir regis- Sigmodon y Phyllotis, en Pam- climáticas son favorables (caso detrado en Pampa La Brea (Lemon & pa La Brea (Lemon & Churcher, Pampa La Brea con presencia deChurcher, 1961), los perisodáctilos 1961). Akodon, Calomys, Phyllotis por lo menos una especie de afini-del Pleistoceno norperuano son y Thomasomys, que están pre- dad amazónica).siempre representados por caba- sentes en el yacimiento cársticollos. Equus (Amerhippus) santae- de Santa Rosa de Celendín, en la Las comunidades de mamíferoselenae (Spillman, 1938), especie sierra de Cajamarca (Pujos, 2002). pleistocénicos de la costa norteadaptada a ambientes de llanura Últimas prospecciones revelaron del Perú sugieren generalmentecostera (Alberdi & Prado, 1995b), la presencia de un segundo relle- un clima más húmedo que en la PALEONTOLOGÍA 79
  • 80. actualidad. El estudio del registro mate change. Quaternary Interna- nos. Patronato Huacas del Valle fósil de micromamíferos (roedores tional, 217: 10-29. Moche. y murciélagos), generalmente más sensibles que los grandes mamí- BOND M., CERDEÑO E. & LÓ- CHURCHER C.S. & Van Zyll DE feros a los cambios climáticos, es PEZ G. 1995 - Los ungulados na- JONG C.G. 1965 - Conepatus ta- sólo incipiente. No hay duda que tivos de América del Sur. In: M.T. larae n. sp. from Talara tar seeps, un mayor conocimiento de estos Alberdi, G. Leone & E.P. Tonni Peru. Royal Ontario Museum, Life pequeños mamíferos traerá mucha (eds.), Evolución biológica y cli- Science Contributions, 62: 1-15. precisión a la reconstrucción de los mática de la región pampeana du- Churcher C.S. 1962 - Odocoileus ecosistemas y de los cambios cli- rante los últimos cinco millones de salinae and Mazama sp. from Ta- máticos alrededor de la transición años, Museo Nacional de Ciencias lara tar seeps, Peru. Royal Ontario Pleistoceno-Holoceno, de impor- Naturales, Consejo Superior de In- Museum, Life Science Contribu- tancia para entender el entorno vestigaciones científicas, Madrid: tions, 57:1-27. natural de los primeros cazadores- 259-275. recolectores en esta región del pla- CHURCHER C.S. 1965 - Camelid neta. CADENILLAS R. & MARTÍNEZ material of the genus Palaeolama J.-N. 2006 - Cuatro especies de Gervais from Talara tar-seeps, murciélagos (Mammalia, Chirop- Peru, with a description of a new tera) registradas en el Pleistoceno subgenus, Astylolama. Procee- REFERENCIAS superior de La Brea (Provincia de dings of the Zoological Society BIBLIOGRÁFICAS Talara, Departamento de Piura). (London), 145: 161-205. Resúmenes extendidos del XIII ALBERDI M.T. & PRADO J.L. Congreso Peruano de Geología, CZAPLEWSKI N.J. 1990 - Late 1995a - Los mastodontes de Amé- Lima, Perú - Publicación Especial Pleistocene (Lujanian) occurrence rica del Sur. In: M.T. Alberdi, G. Nº 7 de la S.G.P.: 599-602. of Tonatia silvicola in the Talara tar Leone & E.P. Tonni (eds.), Evolu- seeps, Peru. Anais da Academia ción biológica y climática de la re- CAMPBELL K.E. Jr. 1979 - The Brasileira de Ciências, 62: 235- gión pampeana durante los últimos non-passerine Pleistocene avifau- 238. cinco millones de años, Museo Na- na of the Talara tar seeps, Nor- cional de Ciencias Naturales, Con- thwestern Peru. Royal Ontario Mu- DILLEHAY T.D. 1989 - Monte Ver- sejo Superior de Investigaciones seum, Life Science Contributions, de: A Late Pleistocene Settlement científicas, Madrid: 279-292. 18: 1-203. in Chile, 1: Paleoenvironment and Site Context. Smithsonian Institu- ALBERDI M.T. & PRADO J. L. CAMPBELL K.E. Jr., PROTHE- tion Press, Washington and Lon- 1995b - Los équidos de América RO D.R., ROMERO-PITTMAN L., don, 306 pp. del Sur. In: M.T. Alberdi, G. Leone HERTEL F. & RIVERA N. 2010 - & E.P. Tonni (eds.), Evolución bio- Amazonian magnetostratigraphy: DILLEHAY T.D., 1997 - Monte Ver- lógica y climática de la región pam- dating the first pulse of the Great de: A Late Pleistocene Settlement peana durante los últimos cinco American Faunal Interchange. in Chile, 2: The Archaeological millones de años, Museo Nacional Journal of South American Earth Context and Interpretation. Smith- de Ciencias Naturales, Consejo Sciences, 29: 619-626. sonian Institution Press, Washing- Superior de Investigaciones cientí- ton and London, 1071 pp. ficas, Madrid: 295-308. CHAUCHAT C. 1987 - Niveau marin, écologie et climat sur la FALGUÈRES C., FONTUGNE M., BARGO M.S. 2001 - El aparato côte nord du Pérou à la transición CHAUCHAT C. & GUADELLI J.- masticatorio de los perezosos te- Pléistocène-Holocène. Bulletin de L.1994 - Datations radiométriques rrestres (Xenarthra, Tardigrada) l’Institut Français d’Etudes Andi- de l’extinction des grandes faunes del Pleistoceno de Argentina: mor- nes, XVI (1-2): 21-27. pléistocènes au Pérou. Comptes fometría y biomecánica. Tesis doc- Rendus de l’Académie des Scien- toral, Universidad Nacional de La CHAUCHAT C. 2006 (con la co- ces, Paris, Série 2, 319: 261-266. Plata. laboración de E. WING, J.-P. Hoffstetter R. 1952 - Les mammi- LACOMBE, P.-Y. DEMARS, S. fères pléistocènes de la Républi- BARNOSKY A.D. & LINDSEY E.L. UCEDA & C. DEZA) - Prehisto- que de l’Equateur. Mémoires de la 2010 - Timing of Quaternary mega- ria de la costa norte del Perú. El Société géologique de France, n. faunal extinction in South America Paijanense de Cupisnique. Ins- s., 66: 1-391. in relation to human arrival and cli- tituto Francés de Estudios Andi-PALEONTOLOGÍA 80
  • 81. KURTÉN B. & WERDELIN L. 1990 OSWALD J.A. & STEADMAN D. rica. M. Sc. Thesis, University of- Relationships between North and W. 2010 - Late Pleistocene passe- Toronto, Canada.South American Smilodon. Journal rines from South America semi-aridof Vertebrate Paleontology, 10 (2): scrub habitats. Resúmenes exten- SEYMOUR K.L. 2010 - The late158-169. didos del XV Congreso Peruano de Pleistocene fossil vertebrates from Geología, Cusco, Perú - Publica- the Talara tar seeps, Peru and Co-LEMON R.R.H. & CHURCHER ción Especial Nº 9 de la Sociedad rralito, Ecuador, with particular re-C.S. 1961 - Pleistocene geology Geológica del Perú: 445-447. ference to the Carnivora. Resúme-and paleontology of the Talara re- nes del X Congreso Argentino degion, Northwest Peru. American PUJOS F. 2002 - Estudio geológi- Paleontología y Bioestratigrafía yJournal of Science, 259: 410-429. co, estratigráfico y sedimentológi- VII Congreso Latinoamericano de co de la cueva de mamíferos del Paleontología, La Plata, Argentina.LEÓN CANALES E. 2007 . Ori- Pleistoceno de Santa Rosa (Perú):genes humanos en los Andes del interpretación paleoambiental. Bu- WATERS M.R. & STAFFORDPerú. Universidad de San Martín lletin de l’Institut Français d’Etudes T.W. Jr. 2007 - Redefining thede Porres, 328 p. Andines, 31 (1): 101-113. age of Clovis: implications for the peopling of the Americas. Science,MARTÍNEZ J.-N. 2010 - The late PUJOS F., DE IULIIS G., ARGOT 315: 1122-1126.Pleistocene fossil vertebrates from C. & WERDELIN L. 2007 - A pecu-the Talara tar seeps, Peru and Co- liar climbing Megalonychidae fromrralito, Ecuador, with particular re- the Pleistocene of Peru and its im-ference to the Carnivora. Resúme- plication for sloth history. Zoologi-nes del X Congreso Argentino de cal Journal of the Linnean Society,Paleontología y Bioestratigrafía y 149: 179-235.VII Congreso Latinoamericano dePaleontología. RICHARDSON J.B. III. 1978 - Early Man on the Peruvian NorthMARTÍNEZ J.-N. & CADENILLAS Coast: Early Maritime ExploitationR. 2004 - Paleoambiente de la re- and the Pleistocene and Holocenegión de Talara - La Brea (Piura, Environment. In: A.L. Bryan (ed.),Perú) hacia el fin del Pleistoceno: Early Man in America: From a Cir-datos sugeridos por las paleoco- cum-Pacific Perspective, Occasio-munidades de mamíferos. Resú- nal Papers nº 1 of the Departmentmenes extendidos del XII Congreso of Anthropology, University of Al-Peruano de Geología - Publicación berta, Archaeological ResearchesEspecial Nº 6 de la Sociedad Geo- International, Edmonton, Alberta,lógica del Perú : 481-484. Canadá: 274-289.MARTINEZ J.-N., Fernicola J.C. SCILLATO-YANÉ G.J., CARLI-&Vizcaíno S. 2008 - Presencia NI A.A., VIZCAÍNO S.F. & ORTIZde Pachyarmatherium Downing & JAUREGUIZAR E. 1995 - Los xe-White, 1995 en el Pleistoceno de nartros. In: M.T. Alberdi, G. LeoneLa Encantada (Morropón, Piura): & E.P. Tonni (eds.), Evolución bio-primer registro para el Perú. Resú- lógica y climática de la región pam-menes del Ier Congreso de la So- peana durante los últimos cincociedad Peruana de Mastozoología, millones de años, Museo NacionalCusco, Perú. de Ciencias Naturales, Consejo Superior de Investigaciones cientí-MARTINEZ J.-N. & RINCÓN A. ficas, Madrid: 183-209.2010 - Los Xenarthra Cingulatadel Noroeste del Perú. Resúme- SEYMOUR K.L.1983 - The Fe-nes extendidos del XV Congreso linae (Mammalia: Felidae) fromPeruano de Geología, Cusco, Perú the late Pleistocene tar seeps at- Publicación Especial Nº 9 de la Talara, Peru, with a critical exa-Sociedad Geológica del Perú: 432- mination of the fossil and recent435. felines of North and South Ame- PALEONTOLOGÍA 81
  • 82. DIOSES, RETABLOS Y CAMPANAS EN LOS CAÑARIS DEL NORTE DEL PERÚ Arqueólogo Julio César Fernández Alvarado (Perú) Los Cañaris de la región Lambaye- tórico, que une a los Cañaris del grupo cultural de la zona ecuato- que se ubican sobre el macizo tec- Perú con los Cañaris de Ecuador. riana. Hecha la conquista de los togénico de la cordillera occidental Es por esta razón que las crónicas Cañaris, tuvo a bien el gran Inca, de los Andes. La topografía es muy más antiguas, hacen referencia a entender y ordenar a los muchos accidentada1. El distrito de Cañaris un grupo llamado Cañari, ya que el grupos que se agrupaban debajo se encuentra localizado en la pro- italiano Girolamo Benzoni3 registra del nombre Cañari. El Inca asistió vincia de Ferreñafe y su territorio a este pueblo con esa denomina- personalmente a la doctrina, ense- abarca una superficie de 376,05 ción. Pedro Cieza de León4 conoce ñanza de sus ceremonias y leyes. Km2, (37.605 Ha), que representa a este grupo cultural como Cañaris Asimismo, invirtió mucho tiempo el 17,29 % del territorio provincial y o Cañares. El Inca Garcilazo de la en dejar bien asentada, pacifica- el 2,64 % del regional. Sin embar- Vega5 los llama Cañari y Cañaris. da y tranquila a esta zona, de tal go, su extensión real llega a 69,000 Es un tema polémico saber, si Ca- manera que las demás provincias Hectáreas. Por el aislamiento y el ñaris, es nombre de un guerrero, no sujetas a los Incas, se dignasen olvido de sus autoridades, ha he- el nombre de una planta, es una a recibirlos como tal. Los Cañaris cho que se incorpore administrati- denominación impuesta por los es- dieron tributo a los Incas, aumen- vamente a otros distritos cercanos pañoles o es un topónimo derivado tando las tierras de labor, saca- de manera espontánea. El proce- de Cañar o de Caña, esto todavía ron acequias para regar, hicieron so de fragmentación territorial se está por dilucidarse. en aquella provincia todo lo que da en la vertiente occidental del acostumbraban hacer en todas las distrito. El territorio está dividido Lo que conocemos, es que el Inca que ganaban. Los Cañaris fueron políticamente en 106 caseríos, y Pachacutec, tuvo un hijo llamado muy buenos seguidores, tal como socialmente en dos comunidades Túpac Inca Yupanqui, décimo Inca se demostró en las guerras en- campesinas: Túpac Amaru, al oes- que gobernó el Tahuantinsuyu en- tre Huáscar y Atahualpa. Aunque te; y San Juan Bautista de Cañaris tre 1471 - 1493 d.C.6 viviendo a después, cuando los españoles in- al este2. escasos 39 años de la llegada de gresaron, - afirma Garcilazo – uno Pizarro y sus huestes al Perú. Gar- de los Cañaris se pasó de bando Entender a los Cañaris de Lamba- cilazo de la Vega, narra el pasaje y con su solo ejemplo bastó, para yeque, es comprender en parte la de la conquista de los Cañaris de que ellos siguieran a los españoles historia de los Cañaris de Ecua- Ecuador por parte de Túpac Inca y luego aborreciesen a los Incas7. dor, para ello no podemos ver la Yupanqui, pero antes de conquis- Así como fue con los Cañaris, tam- historia de manera desmembrada tar la provincia de Cañari, conquis- bién sucedió con otros grupos ét- y aislada del gran contexto his- tó a los Paltas en el trayecto, otro nicos sometidos por los Incas, que 1 Llatas Quiroz, Santos y Mario López Mesones. “Bosques montanos relictos en Kañaris (Lambayeque, Perú)”. Bosques relictos. Bosques relictos del NO de Perú y SO de Ecuador. Weigend, Rodríguez y Arana (Compila-INMATERIAL dores). Rev. Peru. Biol. 12(2): 299-308. Facultad de Ciencias Biológicas UNMSM. Versión online: ISSN 1727-9933. http://sisbib.unmsm.edu.pe/BVRevistas/biologia/biologiaNEW.htm., 2005, p. 301. 2 Torres Bances, Leonor y Segundo Espinoza Hernández. “Realidades y Desafíos”. Nuevo enfoque para el desarrollo de las comunidades campesinas de Kañaris. Editor, Germán Torre Villafane. Centro de Estudios 3 Sociales SOLIDARIDAD. Manos Unidas, Chiclayo, 2009, p. 19. 82 Benzoni, Girolamo. La Historia del Mondo Nuovo (Relatos de su viaje por Ecuador, 1547 – 1550), Traducido por primera vez en lengua castellana por Carlos Radicati di Primeglio, Guayaquil, 2000, p. 122. 4 Cieza de León, Pedro de. Crónica del Perú, Primera Parte. Introducción de Franklin Pease G.Y. y Nota de Miguel Maticorena E. PUCP y ANH, Tercera Edición, Lima, 1996 (1553), p. 17. 5 Garcilazo de la Vega, Inca. Comentarios Reales de los Incas. Librería Internacional del Perú S.A. Prólogo de Aurelio Miro Quesada S. Buenos Aires, 1959 (1609), p. 450-451. 6 Kauffmann Doig, Federico. Manual de Arqueología Peruana, Editorial Peisa, Lima, 1980, p. 567. 7 Garcilazo de la Vega, Inca. Comentarios Reales de los Incas, p. 452.
  • 83. posteriormente se convirtieron en Nina Masha en el caserío el Chorro o candela y Chumpi o Chhumpi,aliados de España.8 en Cañaris; en el relato se cuenta quiere decir color castaño oscuro, que Nina Masha, quiso deshonrar alazán o pardo15. Túpac Inca Yu-En las visitas realizadas a Ca- a una joven, la misma que al que- panqui, cuando realizó su viaje porjamarca en 1567, 1571-1572 y rer hacerlo se convirtió en la Vir- mar desde la isla de la Puná hasta15789, aparecen las siete huaran- gen María. Aquí se puede percibir Manta (Ecuador), llegó a las islasgas, entre ellas están: las de Bam- el tema de la lucha entre el mundo de Hahua Chumpi y Nina Chumpi.bamarca, Pomamarca, Chondal, nativo ancestral y el mundo católi- Si Chumpi significa “faja de cintu-Caxamarca, Guzmango, Chuqui- co. Cuenta el relato que Nina Mas- ra”, o sea cinturón y Nina es fuego,bamba y Mitimaes. Entendiendo ha en el filo de la peña, estuvo a podemos decir – afirma Balleste-por Huaranga a una unidad pobla- punto de realizar el acto sexual y la ros – que era una isla rodeada decional de 1000 familias y como Pa- virgen le dio un tremendo punta pié fuego o con un volcán en erupción.chaca a una unidad poblacional de que lo hizo rodar por el peñón. Nina Como Haua (Hawa con la ortogra-100 familias. La última huaranga, Masha lleno de despecho y cólera, fía moderna) se traduce por lejano,en este caso la de Mitimaes, esta- hizo arder toda la peña conforme puede referirse a una isla muy ale-ba conformada por cuatro Pacha- iba rodando, la virgen no permitió jada del continente16. Esta afirma-cas y su correspondiente lugar de que siga el incendio, transformán- ción puede tener sentido, siempreprocedencia, entre ellas aparece la dolo en un gran chorro que arroja y cuando, se supiera ha qué isla sePachaca de Guayacondor, Caña- agua por su boca y el ano. Dicen refería Murúa, hecho que no lo pre-ris, Quechuas y Collasuyu. que Nina Masha para no ver la cisa. En el caso de la palabra Nina cara de la muchacha que lo despe- está referida a fuego y a un dios,Deidad de fuego chó y acabó con su virilidad, que- dó tendido boca abajo, que es por pero también es parte de nombres compuestos y denominación decontra la deidad donde discurre el chorro, y su ano isla, demostrando la trascendencia está en la parte alta de la llanura de este topónimo quechua. donde nacen las aguas. De lejosde piedra. se ve al Nina Masha tendido boca abajo, transformado en un gran En la tradición popular de Cutervo, en la región de Cajamarca, existe chorro como castigo de la virgen, el relato de Ninacuro. Es un gusanoEstudiar el campo de las divinida- por no saber respetar la dignidad tipo larva de incandescente vientre,des no está alejado del territorio de de las mujeres. Es necesario indi- que en las noches da una luz tenuelas etnias o macroetnias, para ello car que Nina Masha según el que- de color verde. Aparece a los piesRostworowski10 al abordar el tema chua, significa “yerno (hombre) de de la cama de la persona que estáde las fronteras étnicas, afirma fuego o candela”. Alfredo Narváez enferma, siendo la señal que moriráque es interesante e importante analiza el tema de Nina Masha, en indefectiblemente. El Ninacuro viveen el ámbito andino y representa relación a un reporte que realiza en el suelo, en el día no aparece, porun complicado sistema de recipro- Pedro Alva Mariñas para la zona eso dicen que es el alma de alguiencidades y complementariedades de Cajamarca. Narváez13 propo- que va a morir. Nadie puede matarloverticales y horizontales, muy dife- ne la hipótesis del fuego versus ni jugar con él, porque la barriga serente a la noción habitual de terri- el agua, y sus manifestaciones en le hincha y a media noche viene eltorio usada en otras latitudes. Los la tradición oral cajamarquina del alma del penante para arreglar cuen-límites de una macroetnia no com- “Hombre Candela”. Al caer el agua tas con quien ha estado jugando conprendían un territorio homogéneo sobre el personaje, este “muere” y el Ninacuro. El Ninacuro es el gusa-ni definido, sino que correspondían exclama: “…a partir de ahora me no que produce luz en su vientre, esa una posesión salpicada o discon- encontrarán en las piedras de los símbolo de almas penantes.17 El Ni-tinua en la que existía dos tipos de cerros y en los fósforos…”. Es evi- nacuro o Ninakuro, es un insecto queenclaves: los enclaves socioeco- dente, - indica Narváez - la simili- aparece en la región quechua, en lanómicos o verticales enunciados tud de argumentos que corroboran sierra norte del Perú.18por John Murra11 y los enclaves la idea de una dupla de agua y fue-religiosos en torno a las huacas o go que convive en unidad. En el antiguo Perú, las piedras fue-divinidades más importantes, cuya ron muy importantes, a tal puntoinfluencia podía ser vertical u ho- Al doblegar a los Huanca Vilcas que existen relatos que hacen re-rizontal. de la zona de Ecuador, Túpac Inca ferencia a piedras y a elementos Yupanqui, sujetó a sus jefes prin- que se convierten en piedras. EsteEs valioso el aporte de Gamonal y cipales, entre ellos a uno llamado comportamiento está asociado aMoscoso12 al registrar el mito de Nina Chumpi14. Nina significa fuego cerros y a las conocidas huancas,8 Bravo Guerreira, Mª Concepción. 2003. “Sometidos al Cuzco y aliados de España. Grupos étnicos andinos ante la Conquista española”, Revista Española de Antropología Americana, vol. extraordinario, pp. 335-344. INMATERIAL9 Remy Simatovic, María del Pilar. “Organización y Cambios del Reino de Cuismanco 1540 – 1570. Cajamarca”. Historia de Cajamarca. Tomo II, INC – CORDECAJ, 1986, p. 35-68.10 Rostworowski, María. Pachacutec Inca Yupanqui. IEP, Lima, 2006, p. 324.11 Murra, John. (1975). Formaciones económicas y políticas del mundo andino. IEP, Lima, 1975.12 Gamonal Guevara, Ulises y Lucero Francisco Moscoso. “Nina Masha”. Facetas. Año 32, Edición N° 58, Jaén, Perú, 2008, p. 32. 8313 Narváez Vargas, Alfredo. Dioses, Encantos y Gentiles. Introducción al Estudio de la Tradición Oral Lambayecana. Instituto Nacional de Cultura - Lambayeque, 2001, p. 36.14 Murúa, Fray Martín de. Historia General del Perú. Edición de Manuel Ballesteros Gaibrois, Crónicas de América, Dastín Historia 20, Madrid (España), 2001 (1617), p. 72.15 Gonzales Holguin, Diego. Vocubvlario de la Lengva General de todo el Perv llamada Lengua Qquichua o del Inca, con el Prólogo de Raúl Porras Barrenechea, Instituto de Historia, Universidad Nacional Mayor de San Marcos,Tercera edición, Lima, 1989 (1608), p. 121.16 Ballesteros Gaibrois, Manuel. “Introducción y notas”. Historia General del Perú. Fray Martín de Murúa, Crónicas de América, Dastín Historia 20, Madrid (España), 2001, p. 83.17 Gamonal Guevara, Ulises y Lucero Francisco Moscoso. “El Ninacuro”. Tupay Tupana y otros relatos del Alto Marañón. Editorial Filito, Jaén, 2008, p. 196.18 Montoya Peralta, Eddy y Guillermo Figueroa Luna. Geografía de Cajamarca. Departamento de Cajamarca. Provincias de San Ignacio, Jaén, Cutervo y Santa Cruz. Volumen I, Editorial LABRUSA S.A., Lima, 1990, p. 39.
  • 84. que vienen a ser piedras sagradas, cementerio de bravos guerreros, pagapu a la Mama Yacu, sea para las cuales eran objeto de venera- los que al ser derrotados habían que no haya mucho verano o para ción en el mundo prehispánico pe- sido enterrados allí y para que no que haya mucha lluvia y así pue- ruano. Así como para los antiguos puedan salir, la puerta de la fosa dan mejorar sus sembríos y tener mochicas, la palabra que signifi- principal había sido tapada con una mejores cosechas. El cerro Kutílla caba piedra era “Pong”19, para el enorme piedra. Se dice que los es- se encuentra cerca al cerro El Cho- mundo andino quechua hablante, píritus de estos siguen luchando; rro, lugar sagrado en donde esta- la palabra era “Rumi”, que igual- es por ello que la piedra botaba ba Usya Rumi (o también llamado mente significa piedra. Los Cañaris chispas. Para seguir evitando estos Qasay Rumi), que es la piedra del de Ecuador, tenían como deidad hechos, los pobladores contrataron verano y de la lluvia. a la Luna, pero también a ciertos los servicios de un maestro curan- árboles y a ciertas piedras jaspea- dero, que luego de varias noches En la memoria de los pobladores das20. Haremos el seguimiento de seguidas y de extremos esfuerzos, de Cañaris, existe el recuerdo del los Rumis en varias partes de la logró vencer a los espíritus que le gran espíritu del pueblo Cañaren- región de Lambayeque, espacio daban fuerza. Es por esta razón se, llamado Qasayrumi, es el dios geográfico en donde hemos en- que Aya Rumi significa “la piedra de la lluvia, que se encuentra a dos contrado este elemento, que es partida o la piedra muerta”. En horas de distancia, en un bosque constante y reiterativo, pero que no el distrito de Cañaris, existe una llamado Paltique. Allí se encuentra es propiedad exclusiva de Lamba- versión que habla de una piedra una piedra grande y blanca; la gen- yeque, sino que existió a lo largo y llamada Nina Rumi, que estaba te tiene una fe única en ese cerro ancho de los territorios que abarcó pegada al camino y que era muy y cuentan que este tiene espíritu, el Tahuantinsuyu. Existen nombres mala; por las noches a eso de las que Qasayrumi, es el hombre ma- compuestos con denominaciones once se llenaba de fuego, nacido cho que se encuentra en la monta- que evocan a la piedra, es el caso desde su raíz y bastaba que uno la ña de Páltique, según se sabe, su de Rumi Ñaui que significaría ojo mirase para que al día siguiente no esposa se encuentra en una de las de piedra con nube21. Ruminaui fue se pudiera levantar. Por años esta provincias de Cajamarca. Cuando capitán a las órdenes de Huayna piedra enfermaba a la gente; sólo hay sequía una parte del pueblo Capac y Atahualpa. un maestro curandero, que durante viaja a Cajamarca a visitar a la es- tres noches seguidas; y con la ayu- posa de Qasayrumi; y antes que Para entender que tiene que ver da de buenos rampeadores, tuvie- vaya a visitar a su esposa, tienen el topónimo Rumi con los Cañaris, ron que llevar más hierbas buenas que avisar al pueblo. Ese aviso ya hemos encontrado diversas deno- y sustancias que de costumbre. lo,conocía la gente mayor, a tra- minaciones relacionadas a esta Además, la mesa tuvo que ser he- vés de un sonido como un fuerte palabra, tales como: Aya Rumi, cha con más piedras e instrumen- viento huracanado, muy potente Nina Rumi, Morro Rumi, Cerro tos de acero y bronce de diferentes que hacía ecos en otros cerros; Sogorumi, Villa Rumi, Rumichaka, tamaños y formas. El maestro cu- sonaba fuerte, como un trueno Puncurumi, Rumi Lanche y Toro randero y sus acompañantes, estu- pero más largo. Entonces cuando Rumi. El conocer la relación en- vieron hasta el amanecer, logrando había sequía, la gente del pueblo tre cerros, piedras y hombres, nos que las piedras de la mesa botaran se ponía de acuerdo para ir a ha- ayudará a comprender cómo fue la chispas e hicieran arder a las espa- cer una reverencia a esa piedra; cosmovisión del hombre de Caña- das y despertar la ira de los apus. tenían que irse con las personas ris, la que se ha mantenido todavía En el cielo, aparecieron de pronto mayores que sepan rezar y lla- a través de los siglos, gracias al truenos y relámpagos que cayeron mar al espíritu de ese cerro desde aislamiento y la distancia que los sobre Nina Rumi, con esto la de- Cajamarca para que vuelva y que separa de la costa. rrotaron. Los antiguos la llamaron venga la lluvia. Entonces, la gen- piedra con candela23. te se organizaba para llevar, cinco Antiguamente en Cañaris, se te- (5) granos de maíz blanco, cinco nía conocimiento sobre una piedra En la tradición oral del pueblo de (5) granos de maíz amarillo, un que había sido traída de otro sitio, Cañaris, existe el relato de Mama cuy blanco, sino había cuy blan- a la que la población tenía miedo, Yacu24. Antiguamente se realizaba co, tenían que llevar un cuy rojo narra Joaquin Huamán Rinza22 y un culto a la Mama Yacu, que era de ojitos rojos, esos cuyes tenían que muchos hablaban que debajo la madre de las aguas. Este culto que ser pequeños. Entonces ese de ella, se encontraban sepultados se efectuaba cuando escaseaban era el fiambre que tenían que darle los gentiles, quienes habían muerto las lluvias, para ello los miembros al alma del Qasayrumi y aparte de defendiendo su territorio. Huamán de la comunidad se desplazaban eso el maestro curandero que ha- Rinza, indica que aquel lugar era hasta el cerro Kutílla para hacer el cía el rezo, tenía que llevarle aguaINMATERIAL 19 Fernández Alvarado, Julio César, Motux. Historia, Tradición y Fe en el norte del Perú. Universidad Católica Santo Toribio de Mogrovejo, Facultad de Humanidades, Departamento de Humanidades, Chiclayo, 2007. Fernández Alvarado, Julio César, “Cerros, huacas y encantos en la costa norte lambayecana del Perú”. Perspectivas Latinoamericanas. Centro de Estudios Latinoamericanos, Número 5, Universidad de Nanzan, Nagoya, Japón, 2008, p. 96-110. 20 Garcilazo de la Vega, Inca. Comentarios Reales de los Incas, p. 452. 21 Ludeña de la Vega, Guillermo. Vocabulario y Quechua utilizado por el cronista indio Felipe Guaman Poma de Ayala, Vol II, Perúgraph Editores S.A., Lima, 1982, p. 202. 84 22 Huaman Rinza, Joaquin. Mitos y Leyendas de Kañaris. Ediciones Prometeo Desencadenado, Exploraciones Milenio S.A., Proyecto Cañariaco, Chiclayo, 2008, p. 18. 23 Ibídem, p. 19. 24 Gamonal Guevara, Ulises y Lucero Francisco Moscoso. “La Mama Yacu”. Tupay Tupana y otros relatos del Alto Marañón. Editorial Filito, Jaén, 2008, p. 70.
  • 85. florida, agua de cananga y otros mán Rinza28 nos cuenta el caso significa puerta de piedra, se trataolores para que pueda refrescar al de un cerro conocido como Cerro de un gran bloque de piedra, decerro. Una vez terminado el rezo, Sogorumi, que su parte más alta forma rectangular que está a 2063la gente tenía que hacer la fiesta miraba hacia el oeste con Ma- m.s.n.m. Es una piedra sagrada odel regreso; osea, allí tenían que majpampa. Cuenta una leyenda29 huanca que fue parte de un lugarrealizar la danza del Taki. La gente que este cerro estaba cubierto por de especial veneración en el pasa-se iba con su charango a tocar di- enormes árboles, juncos, gran va- do, en la zona alto andina lamba-ferentes ritmos y dar toda la vuelta riedad de arbustos y pastos por yecana31.alrededor de esa piedra; de igual doquier. A esto se debía que nomanera también bailaban la danza faltaban ganados de buena raza. En Cañaris existe el topónimode cascabeles, y tenían que dan- En una ocasión, se dio la venta de Rumi Lanche, que incluye el nom-zar con todo el fervor, alrededor de un ganado y el comprador jamás bre de una planta llamada Lan-la piedra, y bailar con la Chirimia. volvió. Quedando el cerro abando- che, (Myrcianthes fragans) queSi se hacía una buena ceremonia nado, porque en el cerro habitaba traducido sería Lanche de piedra,y aceptaba con cariño esa ofrenda, una criandera que la habían rapta- caso similar a Huanca Vilca, queel espíritu de Qasayrumi regresa- do. La criandera y dueña del cerro, como bien sabemos Huanca, estába. Al regresar de ese lugar a la quien cuidaba todo el paraje, había referido a una piedra sagrada; ymedia hora o quince minutos, la sido raptada y llevada al cerro Ce- Vilca significa árbol. En el mundolluvia comenzaba torrencialmente. lama, en Cajamarca. Allí vivía un de los Cañaris de Ecuador, existi-Ese ritual se practicaba hasta los gran señor con mucho poder y ri- ron ciertos árboles sagrados. Enaños 1989 y 1990. Actualmente la queza, quien fue inquietado por los el Museo de los Huanca Vilcasgente mayor actualmente ha falle- lugareños para que conquistara a en la ciudad de Guayaquil, existecido y la juventud ya no hace este la famosa criandera del Sogorumi, un gran árbol sagrado, que tieneritual25. ya que en aquel lugar hacían falta más de cinco metros de alto, que las reses. En un inicio, al ver fra- contiene una serie de grabados.Existe otro relato acerca del cerro casado su intento, empleó luego Como indicaba Garcilazo, paraQasay Rumi, que se encuentra a la influencia y el poder de buenos los Cañaris de Ecuador, existieronun costado del cerro Kutilla. Según maestros curanderos. Es de este ciertos árboles sagrados, caso si-se sabe, este cerro era de color modo, que la llevan raptada. A pe- milar pero en condiciones diferen-blanco y los naturales lo compara- sar de todo, la criandera y dueña tes sería Rumi Lanche. El lancheban con el almanaque Bristol. Este del cerro Sogorumi había vuelto o lanchi es un árbol andino seña-cerro era el padre de la lluvia y del en varias oportunidades, originan- lador de buen tiempo32. En estaverano. Cuando se presentaban do verdaderas luchas nocturnas, misma línea se encuentra el tra-lluvias torrenciales, en señal de quitando el sueño a los pobladores bajo etnográfico,que realiza Javieragradecimiento, los campesinos le de la Congona. En Cañaris existe Rivera33, cuando trata el tema dellevaban un cuy vivo de color blan- un caserío llamado Villa Rumi, que los instrumentos musicales de Ca-co y como refresco, maíz molido vendría a ser la villa de la piedra o ñaris, dando luces acerca del tematambién blanco, colocando al cuy donde está la piedra, refiriéndose del árbol del lanchi o lanche. El tér-en un corralito debajo de una pie- posiblemente a una huanca o pie- mino lanchi, incluido en el nombredra. En caso de que desearan que dra sagrada. de este instrumento, - indica Rive-el tiempo se haga verano, llevaban ra - no pudo ser traducido por nin-un cuy colorado y maíz amarillo. Uno de los caseríos de Incahua- guna de las personas que conoz-Mientras el cuy estaba con vida, si lleva por nombre Rumichaka, co en la región. Al mismo tiempo,los cañarenses hacían su Taki, a denominación que se divide en todos conocen una planta llamadauna distancia de veinte metros, de- dos palabras: Rumi, que significa “lanchi”, un árbol maderable, quejando de danzar cuando el animali- roca, piedra, pedregal, peñasco, crece entre los 1600 y 3000 m. Suto moría; si desaparecía, era signo huanca30 y Chaca, que quiere decir madera es muy resistente y tienede que la ofrenda era insuficiente. Puente. Rumichaka es el puente de diversas utilidades. Es posible,Hasta hace dos décadas todavía se piedra. En la comprensión del cen- aunque no seguro, que uno de loshacía este ritual. Ir a Qasay Rumi tro poblado menor de Colaya, que usos de esta madera haya sido –alpara determinar las lluvias y el vera- le pertenece a la jurisdicción del menos así lo aceptan algunos deno era una experiencia única26. distrito de Salas, se puede llegar a los interpretes- la fabricación del través de una trocha carrozable al lanchi pinkullu, aunque es necesa-Existe un sitio llamado Morro caserío de Corral de Piedra, a un rio registrar más documentos paraRumi27, que es considerado como sector conocido como Puncurumi. verificarlo.un Morro de Piedra. Joaquín Hua- Este es un topónimo quechua que25 Entrevista realizada por Julio César Fernández Alvarado, al profesor José Gaspar Lucero, natural de Cañaris, en la ciudad de Chiclayo, el 08 de enero de 2010. INMATERIAL26 Huaman Rinza, Joaquin. Mitos y Leyendas de Kañaris, p. 14.27 Ibídem, p. 25.28 Ibídem, p. 27.29 Ibídem, p. 27.30 Torres Fernández de Córdova, Glauco. Lexicón Etnolectológico del Quichua Andino. Tomo III, Editorial Tumipanpa, Primera Edición, Ecuador, 2002, p. 89. 8531 Fernández Alvarado, Julio César, Motux. Historia, Tradición y Fe en el norte del Perú, Universidad Católica Santo Toribio de Mogrovejo, Facultad de Humanidades, Departamento de Humanidades, Chiclayo, 2007, p. 67-69.32 Torres Fernández de Córdova, Glauco. Lexicón Etnolectológico del Quichua Andino. Tomo II, Editorial Tumipanpa, Primera Edición, Ecuador, 2002, p. 236.33 Rivera Andía, Juan Javier. “Aerófonos y membranófonos de Cañaris (Ferreñafe). Apuntes sobre los instrumentos musicales tradicionales de Lambayeque”, Revista Flumen, Universidad Católica Santo Toribio de Mogrovejo,Chiclayo (Perú), 2010 (En prensa).
  • 86. Otra posible relación entre esta la fertilidad. Los campesinos entie- patrones locales, que han sido y flauta y el “lanchi” podría asociarse rran las illas en los corrales, cuye- son la expresión de algún milagro al “culto” o carácter “sagrado” de ros y huertos)35. El ganado aumen- concedido. Las festividades cató- este árbol en la zona. En efecto, en ta rápidamente, los becerros son licas son la fuerza que une a los algunos parajes (de los que bien lindos, la mayoría plateados, en el pueblos una vez cada año, signi- valdría la pena hacer un mapa) se hato no existen toros de ese color. ficando encuentros y desencuen- veneran algunos “lanchis” cuya for- En el poblado de Toro Rumi, existe tros, en el primero por la fe que ex- ma, es una cruz que recuerda a los un enorme toro de piedra, que en presan los fieles seguidores hacía habitantes de la sierra. Esta puede las noches toma vida y se convier- un ícono católico; y en el segundo, ser una de las razones por las cua- te en el fabuloso toro plateado. por la degeneración que muchas les, a veces, se prefiere poner, en veces se produce en estos tiem- vez de una cruz, un tronco de “lan- chi” en las tumbas de los cemen- Campanas pos, cuando la población prefiere la diversión a la devoción. y Retablos terios. Estos árboles-cruces son discretamente visitados por aque- En la festividad de San Juan Bau- llos que les tienen fe, sobre todo tista de Cañaris, que por cierto no al alba. En sus ramas, atan bolsas es el único lugar en el Perú, en plásticas que contienen tierras de donde se rinde reconocimiento a Todos los pueblos en España, sus parcelas, lana de sus ganados San Juan Bautista, se encuentran América Latina y el Caribe, profe- e incluso cabellos de sus parien- las festividades de San Juan Bau- san lo que se conoce como la re- tes. Además, al pie del tronco, se tista de Cutervo, de Chota, del po- ligiosidad popular, es el sentimien- encienden velas, bien protegidas blado de Huabal (San Felipe) en to que tienen los pueblos de vivir del viento por grandes piedras. Piura, en el poblado de Las Jun- su fe, expresada a través de las tas que está por la zona de Poma- representaciones de cristos, vír- Estamos seguros que el árbol del huaca en el ámbito de Cañaris; y genes, santos, niños milagrosos, lanche o lanchi, es un árbol sa- en varias localidades de la selva cruces, mártires, entre otras mani- grado, teniendo en consideración peruana. Esta fiesta de San Juan festaciones católicas. los elementos históricos, etnohis- Bautista, se celebra el 24 de junio tóricos y etnográficos, que para la de cada año. Es importante desta- Todas las festividades religiosas zona de los Cañaris del Perú, se car que la religiosidad popular, es católicas, están dentro del campo puede comprobar. Los antiguos una parte de la identidad cultural de la religiosidad popular, ámbito Cañaris del siglo XV que fueron de un determinado pueblo, por- rico en tradición ancestral y tradi- dominados por los Incas, tuvieron que a través de ella se congregan, cional de todos los pueblos, tenien- como una de sus divinidades a unen y comparten las personas, do como exponentes a sus santos ciertos árboles, uno de ellos para el caso de Lambayeque sería el ár- bol de lanchi. En diversas zonas geográficas del Perú existe la presencia del lexe- ma Rumi, es el caso del distrito de Bellavista, en la provincia de Jaén, en el ámbito de la región Cajamar- ca; existe el relato de Toro Rumi34, se trata de un poblado que está cercano al caudaloso Marañón - según se cuenta - allí en noches de luna llena, entre el ganado, aparece un enorme toro plateado, que es de primera clase. Cuando los ganaderos se acercan por el lu- gar, el toro desaparece y se trans- forma en toro de piedra. Dicen que el misterioso toro es illa (objeto mágico de piedra, que representa un animal o planta, es símbolo de 34 Gamonal Guevara, Ulises y Lucero Francisco Moscoso. “Toro Rumi”. Tupay Tupana y otros relatos del Alto Marañón. Editorial Filito, Jaén, 2008, p. 89-90. Figura 1INMATERIAL 35 Ibídem, p. 193. Campana con el grabado de 1721 86
  • 87. por las creencias que son el pro-ducto de su propia fe.En la capital del distrito de Ca-ñaris, está la iglesia de San JuanBautista de Cañaris, que por cier-tas características propias delarte religioso estaría relacionadocon la época virreinal. El recintoreligioso tiene un campanario, endonde encontramos tres campa-nas, una pequeña y dos del mismotamaño. En la segunda y terceracampana, aparecen unas inscrip-ciones que han sido moldeadassobre la misma; en la segunda deellas, se puede leer la siguienteinscripción: SOY-D-D-MIGEL-D-LEONYRIBERA”, lo que significaes: “Soy de Don Miguel de León yRibera”; y en la tercera campanaaparece otra inscripción que dice:“ERA ELAÑOD1721-D-M” el tex-to sería el siguiente: “Era el añode 1721” (Figura 1). En el casode la primera inscripción sería elnombre de la persona que donó lacampana a la iglesia; y el otro, esun dato histórico de la campana,que sustentaría con mayor fuerzaque la iglesia ya existía desde ini-cios del siglo XVIII. En el espacioque abarca el altar mayor de laiglesia, se encuentra una estruc-tura de madera de dos cuerpos,que está conformada por diversasimágenes católicas y el santísimo.Tiene como elementos decorati-vos columnas salomónicas y elretablo es un tallado muy particu-lar en esta parte andina de Lam-bayeque. Por sus característicasestaría asociado al siglo XVIII, po-siblemente de la misma época dela campana. Es importante indicar Figura 2. El sol, cristo crucificado de Cañaris y la lunaque el retablo del altar mayor, fuepensado por una mente hispana,pero elaborado con mano nativa del estos parajes andinos de Lambaye- se encuentra otro pequeño retablo,lugar. En el tallado aparecen figuras que, podrían haber sido los Francis- que protege al Cristo crucificadoconocidas como “cariátides” o “at- canos, debido a que fue la primera de Cañaris. Este cristo muestra ellantes”, que aparecen en la parte orden religiosa que sentó las bases sol y la luna (Figura 2), que es lasuperior del retablo, pero en este iniciales de lo que es ahora la capi- representación de los astros quecaso, son ángeles femeninos, debi- tal de la región Lambayeque. siempre aparecen en las imágenesdo a que muestran los senos pro- católicas, referidas por ejemplo, alpios de una mujer. Es probable que Hacía el costado izquierdo del al- señor de los milagros. Lo singularla orden religiosa que estubiera por tar mayor, mirándolo frontalmente de esto, es que estos astros están INMATERIAL 87
  • 88. por debajo de la cruz y no sobre con ellas confeccionarán peque- res, pero también guardan en sus ella. Así mismo, el sol sonríe y la ños arcos, que permitirán decorar mantas las que sobran, para luego luna igual. El sol es rojo con deste- las cruces de los dos santos. Los sahumar sus casas con las flores llos amarillos y la luna es amarilla arcos de flores serán colocadas en del Santo Patrón, para que quede y crema. El sol mira frontalmente y el anda del santo patrón, cuando limpia de cualquier mal. Las imá- la luna mira de perfil. Existe ade- se realice el ingreso del santo al genes son introducidas a la iglesia más el Cristo grande y un Cristo templo, luego de haber sido vesti- a eso de las ocho de la noche y al pequeño. do y venerado. El santo patrón es hacerlo sus mayordomos se en- vestido con su túnica de color rojo, cargan de decorar el anda de San La Fiesta de San al que le colocan un par de espejos como una forma de no mirarse así Juan Bautista, con las flores que han sido confeccionadas a manera Juan Bautista de mismo, sino de ver la imagen de de arcos, que flanquean al santo los demás y su capa color azul con por los cuatro lados del anda. El bordados dorados. Cañaris santo patrón es llevado en su anda hasta el altar mayor y es colocado El caso especial del Santo San al costado de donde se encuentra Juan Bautista de la Agüita, lleva el Cristo crucificado de Cañaris. La fiesta de San Juan Bautista de sobre su cabeza una serie de cin- San Juan Bautista del Agüita, es Cañaris se inicia con las fiestas tas multicolores, una alforjita y en colocado al otro costado. Al reali- previas que organiza la municipa- su mano derecha una pequeña es- zar este acto se procede a la ce- lidad del distrito un día antes de la cultura de un cordero. remonia religiosa a cargo de las misma. Una banda recorre las ca- madres de la congregación Verbo sas de los mayordomos principa- La combinación de elementos ca- y Víctima. San Juan de la Agüita les, antes de la ceremonia religiosa tólicos con elementos tradicionales es llevado por su mayordomo a y popular, durante gran parte de la propios de su realidad cotidiana, eso de las cuatro a cinco de la ma- tarde del día miércoles 23 de junio como son la alforja y el cordero, ñana hacia la laguna artificial de hasta la noche del mismo día. son aspectos que lo relacionan San Pedro y San Pablo, en donde con su entorno natural y cultural. el mayordomo coge a la imagen y A partir de las seis de la tarde, los En esta festividad están los prime- da unas vueltas dentro de la lagu- mayordomos acompañados de ros y segundos mayordomos; los na, hasta recibir la bendición por la banda típica, están con su res- primeros se dedican a la imagen parte de las monjas que están en pectiva bandera en la entrada de principal de San Juan Bautista de la zona de Cañaris. Luego de la la iglesia. La fiesta se inicia con Cañaris, que es el Santo Patrón y bendición, regresa a la iglesia para la salida de las imágenes de los los segundos mayordomos se de- la celebración del día central, que santos hacía la puerta de la igle- dican a cuidar la imagen de San es el 24 de junio. A las diez y me- sia por parte de sus mayordomos, Juan de la Agüita. dia de la mañana, los mayordomos entre ellos está el Santo San Juan ingresan a la iglesia para sacar al Bautista de Cañaris y el Santo Las mujeres que han llevado las Santo Patrón San Juan Bautista y San Juan Bautista de la Agüita; el flores (Figura 3), que en promedio a San Juan Bautista de la Agüita primero es una imagen de mayor son entre 40 y 50 entre mayores, junto con los fieles devotos para estatura que el segundo. Para adultas y jóvenes, están sentadas realizar la procesión por el centro ello los mayordomos, proceden a frente a las dos imágenes, una a del pueblo de Cañaris. limpiar a cada una de las imáge- una se postran en actitud de ve- nes, desde que se inicia el proce- neración frente al Santo Patrón so ceremonial, hay una banda que San Juan Bautista de Cañaris y en todo momento con tambor y posteriormente se acercan a San dulzaina, acompaña esta celebra- Juan de la Agüita y de manos de ción. En el ingreso a la iglesia exis- su mayordomo, les pasa la imagen te un grupo de mujeres mayores, por todo el cuerpo, como una se- adultas y algunas niñas de Cañaris ñal y muestra de protección y de que están sentadas, y que en sus curación del santo hacia la perso- tejidos llevan las flores, que servi- na. Este acto lo hace el mayordo- rán para realizar un pago al Santo mo cuantas veces las mujeres se Patrón San Juan Bautista de Ca- coloquen al frente de la imagen. ñaris; estas flores son llevadas por Como hicimos referencia anterior- las esposas de los mayordomos y mente, las madres llevan las flo-INMATERIAL 88
  • 89. Figura 3.Mujeres de Cañaris haciendo las flores para el santo patrón de Cañaris Conclusiones En las visitas realizadas a Caja- marca en el siglo XVI, aparece la huaranga de mitimaes, que esta- ban conformada por cuatro pacha- cas de mitimaes serranos, de los cuales dos grupos proceden del sur (Quechuas y Collasuyus) y dos del norte (Guayacondor y Cañaris). La pachaca de Cañaris procedía de Quito (Ecuador)36. Esta infor- mación permite afirmar que para el caso de la región de Lambayeque, los Cañaris fueron grupos despla- zados por los Incas para el adoc- trinamiento de una determinada área, permitiendo educar a la po- blación conquistada en las nuevas formas y labores que necesitaba el Inca y el Tahuantinsuyu. Otro ele- mento a considerar, es el hecho que la etnia de los Cañaris no es propiedad exclusiva del Perú y en especial de la región Lambayeque, las referencias históricas mencio- nan de manera constante a la et- nia de los Cañaris de Ecuador, que sería la zona de donde procedería este grupo étnico. Sevilla37 proponía que sería la et- nia de los Penachíes la que inte- graba a las etnias de Penachí, Incahuasi y Cañaris, posición de la cual discrepamos, recordemos en palabras del Inca Garcilazo lo siguiente: “muchas etnias que se agrupaban debajo del nombre Ca- ñari y para favorecerles más” 38. La etnia que incluiría a Penachí, Incahuasi y Cañaris, serían los Ca- ñaris y no a la inversa como pro- pone Sevilla. Todas las pruebas históricas, lingüísticas, etnológicas y tradicionales; nos llevan a pensar que los Cañaris se nutren de tradi- ciones del norte (Ecuador), del sur a través de la costa central perua- na; y de la misma sierra norte del Perú, que se enlazan y combinan, produciendo una identidad cultural particular para el grupo étnico co- INMATERIAL 36 Remy Simatovic, María del Pilar. “Organización y Cambios del Reino de Cuismanco 1540 – 1570. Cajamarca”. Historia de Cajamarca. Tomo II. INC – CORDECAJ, 1986, p. 35-68. 37 Sevilla Exebio, Julio César. “La Etnia de los Penachies”. Flumen. Revista de Investigación, Universidad Católica Santo Toribio de Mogrovejo, Vol. 1, N° 1, Enero - Junio, Chiclayo (Perú), 2005, p. 16-27. 38 Garcilazo de la Vega, Inca. Comentarios Reales de los Incas. Librería Internacional del Perú S.A. prólogo de Aurelio Miro Quesada S. Buenos Aires, 1959 (1609), p. 450-451. 89
  • 90. nocido como los Cañaris de Lam- necesarias para la existencia y la queñas provincias sino en los lu- bayeque. continuidad de la etnia. gares menos retirados del camino principal” 43. Los Cañaris, son un pueblo que El dios de fuego siempre estuvo mantiene sus creencias y costum- en lucha permanente con el agua, Abordando ahora el tema de la reli- bres, además de su forma de ha- pero también se combinaba con giosidad popular, debemos indicar blar el quechua. El tipo de quechua el dios de piedra, recordemos a que en la tradición judeo católica, es la variante Q II A o Quechua de Nina Rumi. De los dos dioses, el Juan el Bautista como afirma el Ferreñafe. Entre los mitos de la más recurrente y permanente es el nuevo testamento, era un hombre zona de Cañaris, vale rescatar el dios de piedra, asociado a relatos que llevaba “con un cinto de cue- caso de Nina Masha, que es la re- de cerros, de huancas, piedras sa- ro alrededor de sus lomos”; en el presentación viva de la lucha entre gradas y de sitios arqueológicos; caso de San Juan de la Agüita, lle- el bien y el mal. Es una divinidad como petroglifos y a grandes com- vaba una variedad de cintas de co- pre Inca, que al igual que la Virgen plejos arqueológicos como Raca- lores en su cabeza de donde caían María representada en este relato, rumi (Lambayeque), que está aso- hacía todo su cuerpo. Se sabe que no es más que la representación ciado a una presencia Cupisnique Juan, bautizaba en las aguas del de otra divinidad pre Inca llamada hasta Inca41, para al final convertir- Río Jordán. En el caso de San Pachacamac39 representada por el se en dios, dentro del recuerdo de Juan de la Agüita, su mayordomo agua, el mismo que la Virgen usa la tradición del pueblo cañarense, se introdujo junto con él dentro de para castigar a Nina Masha. Se re- tal como sucedió con Qasay Rumi. una pequeña laguna. Sin lugar a fuerza la tesis de la presencia de dudas el poder del agua bendecida una divinidad que viene de la costa Los Cañaris del Norte del Ecua- por Juan el Bautista y el poder del central del Perú y su relación costa dor son el origen de los Cañaris agua de una laguna, nos hace re- - sierra, que se mantiene en los mi- del Sur del Perú42, sin embargo, cordar al poder que antiguamente tos de los Cañaris de Lambayeque, los Cañaris del Norte ya no son tuvieron las lagunas, los puquios y demostrando con esto la continui- los mismos, siendo un grupo do- las quebradas en el mundo andi- dad de una tradición religiosa pre- blegado y adoctrinado por los in- no, combinando perfectamente el hispánica, que tiene un largo tiem- cas y manteniendo hasta el día de mundo católico con el poder que po de existencia. Es importante el hoy costumbres andinas que se tuvieron antiguamente las fuerzas reporte que realiza Alva Mariñas40 practicaban durante el Tahuantin- de la naturaleza. Existen mensa- de la presencia de Pachacamac en suyu; y en el caso de los Cañaris jes encubiertos, pero de manera las zonas de Huallabamba, Con- del sur, no son un grupo puro, es inconsciente en la población de gona, Mamajpampa, Quirichima, una etnia mezclada como produc- Cañaris, que son parte de rituales Atumpampa y el propio Cañaris, en to de otras tradiciones culturales que tienen mucho tiempo de exis- donde tienen como protagonista a que proceden del extremo Sur del tencia y que es parte de la vida re- esta divinidad pre Inca. La relación Perú y de la sierra Norte de Ca- ligiosa de los pueblos; es el caso de Pachacamac y Nina Masha nos jamarca. Por ello hablar de etnias emblemático de ciertos elementos hace pensar en una relación cul- puras es totalmente irreal y falso, dentro de la iglesia de San Juan tural muy anterior a los Incas, que ambos grupos a lo largo de siglos, Bautista de Cañaris y es el caso según Alva Marinas estaría empa- han mantenido tradiciones y cos- de San Juan Bautista de la Agüita, rentada con una presencia cultural tumbres que han sabido adaptar que aunque tiene relación directa desde la costa central. y construir. Ambas etnias y pue- con el pasaje bíblico de San Juan blos, mantienen la misma lengua, Bautista, que bien sabemos que En el mundo de los dioses de Ca- la cual les permite entender lo que bautizó a Jesús en el Río Jordán; ñaris, podemos entender que hay cada pueblo quiere decir y trasmi- en Cañaris San Juan Bautista de una constante referencia a dioses tir. Actualmente, existe una lucha la Agüita, es llevado por su mayor- de fuego y dioses de piedra, en por la hegemonía entre el distri- domo, que ingresa a una pequeña especial con el elemento piedra, to de Incahuasi y Cañaris, supo- lagunita artificial y se pasea dentro debido a que una de las divinida- niendo que Incahuasi es la etnia de la misma con el pequeño san- des de los Cañaris de Ecuador a más antigua, lo que es totalmente to, aparentemente todo es normal, parte de la luna, eran ciertos ár- falso. Si lo vemos desde la pers- pero recordemos que en el mun- boles y piedras. Para el caso de pectiva histórica, cuando Rostwo- do andino, los lugares que tenían las piedras, estas eran sagradas roswki habla de la reconstrucción fuerza, espíritu, energía cósmica y ejercían un poder relacionado a del Cusco, indica lo siguiente: “En y natural, estaban representados la fertilidad, la siembra, el clima, todo el país hubo palacios reales por los cerros, las quebradas, las la lluvia y las cosechas, que son o inca huasis, no sólo en las pe- pampas, las lagunas; para prueba, 39 Alva Mariñas, Pedro. “Pachacamac en la Serranía de Lambayeque”. Seminario de Investigaciones Sociales en la Región Norte, CONAPIS, Tomo II, Trujillo, 1996, p. 14.INMATERIAL 40 Ibídem, p. 14. 41 Sociedad Minera La Granja S.A. y el Museo Arqueológico Nacional Brüning de Lambayeque. Informe Final del Proyecto “Identificación e Inventario de Monumentos y Yacimientos Arqueológicos en el Ámbito del Mineroducto”, Setiembre-Octubre, 1996, p. 85-92. 42 Fernández Alvarado, Julio César. “Cañaris del Norte, Cañaris del Sur. Una visión desde el norte del Perú”. I Encuentro de Arqueólogos del norte de Perú y sur del Ecuador. Universidad de Cuenca, Catedra Abierta 90 de Historia de Cuenca y su Región, Cuenca (Ecuador), 2010. 43 Rostworowski, María. Pachacutec Inca Yupanqui. IEP, Lima, 2006, p. 196.
  • 91. hasta el día de hoy los maestros de la época del cronista.curanderos de la zona alto andinade Piura, en las conocidas lagunas Estos elementos son parte de unade las Huaringas, se introducen a continuidad inconsciente, que evo-la laguna para curarse de sus do- can el mundo inca y pre inca. Ellencias y penas. En el caso de San tener una imagen grande y otraJuan Bautista de la Agüita, de una pequeña, sea de un Cristo, unamanera simbólica, introducen al virgen, un santo, un niño o cruces,santo para proveerle de la fuerza para el mundo andino es lo que seque necesita, para realizar mila- conoce como el “doble” o “inter”,gros y buenas acciones en bien de dentro del dualismo religioso, quesu feligresía. tiene sus raíces desde tiempos prehispánicos, recodemos que losEl Cristo crucificado de Cañaris incas tenían a los ídolos sagra-que aparece dentro de un retablo, dos de sus enemigos en el Cuzco.tiene tres elementos que es nece- Asimismo, al tener a sus diosessario comentar, el primero es el tenían el alma del pueblo doblega-sol, luego la luna y al final las estre- do. Hay muchos casos en el Perúllas. Asimismo, dentro del retablo de la existencia de dobles en losexisten dos Cristos, uno grande y íconos católicos, que actúan comootro pequeño. Destacamos de todo una continuidad del dios principal,esto, que el devoto que dibujó es- al tener a su doble o representantetos tres elementos dentro del reta- dual, que puede ser movido y des-blo, el sol, la luna y las estrellas, lo plazado con mayor facilidad que elhizo de manera natural y espontá- ícono más grande. Estos son men-nea, pero eso refleja posiblemente sajes, que a lo largo de los siglosuna continuidad inconsciente de la están encubiertos, detrás de laspersona. imágenes católicas, que reempla- zaron a las representaciones nati-En el tema del sol, este es mascu- vas ancestrales de los pueblos dellino y de color rojo y amarillo, que Perú antiguo, de los cuales ahoraestá sonriendo, por las caracterís- solo tenemos un lejano y remototicas del rostro. La luna es de co- recuerdo.lor amarillo, mira de perfil al Cristocrucificado, podría afirmarse quedesde esa perspectiva, la luna estáen el cuarto creciente, en orienta-ción de derecha a izquierda. Por ladefinición de los trazos que hizo eldibujante, esta luna es femenina.Las estrellas están sobre el Cristo,pero si lo comparamos con el dibu-jo que realizó Joan de Santa CruzPachacuti Yamqui Salcamayguaen el siglo XVII44, sobre el retablode la creación, en donde apareceun dibujo cosmogónico, podríamosafirmar que existen estas tres simi-litudes como son el sol, la luna ylas estrellas. Este comportamientotambién lo podemos encontrar, enla obra de Felipe Guamán Pomade Ayala45, cuando se refiere al di-bujo de la creación, en este apare-cen nuevamente estos elementos,pero desde la perspectiva católica INMATERIAL44 Duviols, Pierre y César Itier. Relación de antigüedades deste reyno del Piru: Estudio Etnohistórico y Lingüistico. Joan de Santa Cruz Pachacuti Yamqui Salcamaygua, IFEA, Lima, 1993 (1612).45 Guaman Poma de Ayala, Felipe. Nueva Coronica y Buen Gobierno. Fondo de Cultura Económica. Edición y prólogo de Franklin Pease G. Y. Tomo I. Lima. 1993 (1615). p. 15. 91
  • 92. CORPORACIÓN JURÍDICA Dr. Fabricio Moreno Cáceres ABOGADO • Asuntos Penales • Asuntos Policiales y Militares • Asuntos Administrativos Juan Salinas N17-245 y Santiago, Ed. Federación de Choferes Profesionales del Ecuador, Of 20392 Teléfono: (593-2) 321 5560 / 097 694 920 email: corpjurimoreno@andinanet.net Quito-Ecuador
  • 93. 93
  • 94. APORTES ECUATORIALES A LA CIVILIZACIÓN Mauricio Naranjo Gomezjurado / UNIVERSIDAD CRISTIANA LATINOAMERICANA LOGROS ECUATORIALES En nuestra ponencia demostra- remos que los ecuatorianos de la época anterior a la invasión inca, fueron seres creativos, capaces de educar a todo el continente americano. Para sostener lo que afirmamos, sustentamos lo que exponemos, con bibliografía toma- da de diferentes especialistas en arqueología. Notarán los lectores que muchos de esos especialistas no son ecuatorianos; eso garantiza la imparcialidad de lo que exponen en sus obras, científicamente, rigu- rosas. La primera casa de América (Holm, 1985) La primera casa de América: Se- gún la Doctora Karen E. Stothert El cementerio más grande de Amé- con una piedra grande oprimiendo (1988: 43-45), en la Península de rica: Según la Doctora Karen E. su cabeza. Finaliza la Doctora Sto- Sumpa o Santa Elena, encerrada Stothert (1988: 159-160), en la Pe- thert diciendo que: “los entierros de por los cerros de Colonche y Chon- nínsula de Sumpa o Santa Elena, Cerro Mangote son parecidos a los gón, al noreste, y por las tibias se descubrieron y estudiaron los del Sitio 80 y se sugiere una cerca- aguas del Golfo de Guayaquil, al restos del cementerio paleolítico na relación histórica. La única fe- suroeste, se descubrieron y estu- más grande de América. cha de Cerro Mangote es de 6800 diaron los restos del Primer Hogar años, que apenas se sobrepone a de América. Este hecho es interesante y lo es la fecha Las Vegas más reciente” más aún, cuando se descubre que (1988: 160). Efectivamente, en Las Según el Profesor Olaf Holm, fuera estos patrones complejos de ente- Vegas, estas prácticas funerarias de la casita que debió tener la forma rramiento fueron copiados por la tienen una antigüedad de, al me- de un proyectil (Naranjo, 2001: 56), cultura panameña Cerro Mangote. nos, 8000 años. se hallaron los restos de una fogata Allí, los arqueólogos Gimsey, Co- que, posiblemente, sirvió de cocina llins y Mckern, descubrieron entie- Puntas de flecha “Cola de Pes- del edificio. Las fechas de radiocar- rros primarios, secundarios y en cado”: Las puntas de proyectil bono arrojaron 9400 años de anti- paquete, en todo similares a los cola de pescado, encontradas en güedad para la casita y 8900 años de Las Vegas, en el Ecuador. En El Inga, son bastante anteriores al antes del presente para la fogata. Panamá, los cuerpos también es- año 7080 a.C. Así mismo, parecen “Hasta este momento estas fechas taban orientados; había entierros ser el origen de puntas similares son las únicas que tenemos en el dobles y entierros masivos como halladas en otros lugares de Amé- Ecuador y las más antiguas de Amé- en Las Vegas. Al igual que con rica. El arqueólogo Pedro Porras rica, de una habitación intencional- los “Amantes de Sumpa”, cerca Garcés (1987: 141) hablando a mente construida por los habitantes de Salinas, en Cerro Mangote se este respecto, anota que: “el des- precolombinos”(Holm, 1985: 6). descubrió un esqueleto enterrado cubrimiento en El Inga, de diferenteINMATERIAL 94
  • 95. tecnología en el trabajo de la obsi- sente. Siendo la más antigua y pri- ni modernos; entre las casas, losdiana y el basalto, con técnicas no mera ciudad del continente ame- espacios abiertos o calles, estuvie-encontradas hasta entonces en el ricano, Real Alto tuvo una función ron pavimentados con concha prie-Nuevo Mundo, ha llamado la aten- básicamente habitacional. Según ta. Estas casas que alcanzaban di-ción de muchos estudiosos... Lo la arqueología, esta ciudad indíge- mensiones cercanas a los 11 x 8más interesante del caso es que na ocupó una superficie aproxima- metros, sobrepasaron el centenarlos artefactos de Costa Rica y Pa- da de 12 hectáreas. Era de traza- de unidades, calculándose que ennamá tienen más parecido con las do regular; contaba con una plaza los días de su apogeo, Real Altopuntas lanceoladas y acanaladas central rectangular y de esquinas albergó una población de entrede El Inga que con las del norte del redondeadas, elevada sobre el 2.000 y 3.000 personas. PareceContinente. Varias versiones de la nivel de los barrios. Al ruedo de que la ciudad se planificó y cons-punta en forma de hoja u ovalada la gran plaza, se erigieron cúmu- truyó con la intención de controlarse han encontrado en Sudaméri- los de tierra; el arqueólogo Pedro los nuevos suelos agrícolas y losca, como en Ayampitín e Intihuasi Porras Garcés dijo al respecto, recursos naturales de los bosques(Argentina), aunque con una fecha que uno de esos cúmulos “alcan- de tierra adentro, así como los pro-más tardía que en El Inga: 6,000 zaba 13 m de altura con un diáme- ductos del manglar y del océano,años a.C... El Inga tiene especial tro en la base de 9 m. Al pie de la de la costa. (Almeida, 1997: 172)interés, tanto por los estilos como misma, una escalinata.” (Porras, (Damp, 1988: 72) (Holm, 1985: 9)por la tecnología, ambos compa- 1987: 38). En torno a la gran plaza (Lathrap, 1975: 67) (Porras, 1987:ginados en tal forma que hacen central, se construyeron plazue- 38) (Viteri, 1980: 53).del sitio, el único en Sudamérica o las rodeadas de casas de diseño,acaso del Nuevo Mundo” (Porras, probablemente, similares al de las1987: 141-142). malocas de los shuar o los huaora-Puntas de flecha bifaces: Cubilán Real Alto, Provincia de Santa Elena (Holm, 1985)influyó sobre culturas peruanas dela región de Junín, en los Andescentrales de ese país surameri-cano. La elaboración de puntasde proyectil de herida romboidal,fue una especialidad de Cubilány nuestra técnica de talla fue taneficiente, que alcanzó a los caza-dores del centro del moderno Perú.La arqueóloga Matilde Temmemenciona a este respecto que: “unvistazo en el vecino Perú dondeexisten bifaces y que pueden te-ner un origen similar... demuestraque probablemente Chivateros 1 yII y Cuchimachay y Acomachay enla zona de San Pedro de Cajas /Junín/ son los únicos que puedentener parentesco muy cercano conel material de Cubilán” (Temme,1982: 160).La primera ciudad de América:Perteneció a la manifestación cul-tural Valdivia (4000 al 1800 a.C). Elinicio del sitio puede ubicarse ar-bitrariamente entre los años 3000y 3500 a.C. (Damp, 1988: 29). Esdecir, que la primera antigüedad einicio de Real Alto, puede situarsehacia el año 5500 antes del pre- INMATERIAL 95
  • 96. El maíz más antiguo de Suda- teamericana Betty J, Meggers ha- quizá constituían símbolos de fer- mérica: Dice la leyenda que el blando de la cerámica en América, tilidad.” (Pareja, 1994: 14). Queda fundador de nuestra Nación, el Se- dice que “algo inesperado es la por determinar la fecha de inicio de ñor Quitumbe y sus acompañan- evidencia de que la más elabora- este arte escultórico ecuatoriano. tes, evadiendo a los gigantes que da y mejor decorada cerámica que Si se quiere conocer la época de desembarcaron en la Península proviene de la cultura Valdivia, en origen de este arte, basta con citar de Santa Elena, se internaron en la costa ecuatoriana, es además la al arqueólogo ecuatoriano Pedro el mar y navegaron, sin saberlo, más antigua, con una fecha tenta- Porras Garcés, quien indica que: hacia la isla Puná. “Al segundo día tiva por radiocarbono, de 3,200 + “en lo que respecta a las figurinas descubrieron una isla y saltando en 150 a. C.” (Meggers, 1973: 35). pese a que en el Período A, como ella la hallaron fértil y abundante en vimos anteriormente, se hicieron fi- frutas y otras semillas, entre ellas La primera papa del mundo: Ha- gurinas esquematizadas en piedra, la del maíz;...” (Salvador, 1980: blando de la papa, anota el histo- a partir del Período B hasta el C, 198). riador ecuatoriano Doctor Jorge se trabajaron figurinas de cerámica Salvador Lara que “... Luis Cordero con gran abundancia y variedad de La leyenda —aquella narración señala como región de origen ‘ la formas y detalles.” (Porras, 1987: fantástica que, sin embargo, nace cordillera de los Andes, en toda 44). Si, según la cita, la tradición de los hechos reales— avaliza o casi toda su longitud ‘ y señala de figurillas inició con Valdivia -Pe- la suposición de que el Ecuador que, con frecuencia, la ha encon- ríodo A-, tendríamos para asignar- es el país donde por primera vez trado en estado silvestre en las le una antigüedad mínima de 3000 se cultivó el maíz, al menos en la provincias de Cañar y Azuay, en años antes de Cristo. región andina de Sudamérica. El el Ecuador, habiendo ensayado Doctor Jorge Salvador Lara men- una almáciga con semilla ‘ proce- ciona que, después de enviarse dente de las alturas de Surampal- muestras de restos de este cereal te, en la parroquia de Déleg’. El procedentes de las excavaciones presbítero Coba Robalino estima en Valdivia para su análisis, se que ‘ la papa o patata (es) nativa consiguió el siguiente resultado: exclusivamente de los montes in- “el Dr. Earl Leng ha identificado, en terandinos del Ecuador, pues no EE.UU., la clase de maíz: es del se ha encontrado hasta hoy en tipo flint de ocho hileras rectas de estado silvestre sino sólo en el grano por mazorca, la misma raza Ecuador ‘...” (Salvador, 1980: 182). keello ecuatoriana que todavía se Más adelante, el Doctor Salvador siembra en la zona de Cuenca. menciona que el cronista español Todo ello prueba la antigüedad Pedro Cieza de León, que recorrió del cultivo del maíz en el Ecuador, buena parte del continente ameri- 3,500 años a. C, fecha hasta aquí cano en la primera mitad del siglo la más antigua para la agricultura XVI, conoció y mencionó a la papa, del área andina.” (Salvador, 1980: por primera, cuando se detuvo en 194). Poco más o menos, esta fe- Quito, concluyendo que “... es ésta cha está apoyada por el arqueó- la primera descripción española de logo norteamericano Jonathan la papa.” (Salvador, 1980: 183). Damp, cuando tratando sobre la ciudad de Real Alto, anota que “la La primera escultura en América: presencia de manos y metates en El Señor Alfredo Pareja Diezcan- Venus o Llira de Valdivia los depósitos Valdivia temprano de seco hablando de las creaciones Real Alto y la construcción de túmu- antropomorfas de la manifestación La primera muestra de metalur- los allí, abogan por la agricultura del cultural Valdivia, anota que “sus gia en América: En el informe ti- maíz en el valle del Chanduy, hacia famosas figurillas, bellamente mo- tulado Tecnología Metalúrgica del 3,300 a. C.” (Damp, 1988: 72). deladas en barro, parecen ser las Ecuador Prehispánico, el Doctor primeras en aparecer en el conti- Zevallos demuestra que la me- La primera cerámica de América: nente y podrían haber influido en talurgia surgió en el Cañar, antes La manifestación cultural Valdivia, las que más tarde se encontraron que en cualquier otro lugar del en la costa de la Provincia del Gua- en Mesoamérica; la abundancia continente americano. Por eso, en yas, es la descubridora americana entre éstas, de imágenes femeni- 1987 vuelve a reafirmar su acierto de la alfarería. La arqueóloga nor- nas y otros detalles, sugiere que al decir que este descubrimientoINMATERIAL 96
  • 97. metalúrgico, en Cañar, fechado en barcaciones con velas y remos, lizados: soldadura imperceptible,1978 antes de Cristo, “... ha venido poco menores que las españolas; miniaturas, láminas tan delgadasa constituir la fecha más antigua “... fueron nuestras balsas, que en- como papel, repujados que alcan-para la aparición de la metalurgia tonces eran las únicas en América zan más de dos centímetros, peroen América.” (Zevallos, 1987: 185 Prehispánica, que se movilizaban -sobre todo—la presencia del plati-y 188). a vela a grandes distancias, llevan- no, nada menos que 200 años an- do y trayendo materiales para con- tes de Cristo (el primero en la his-Los primeros figurines huecos tractar (comerciar)...” (Zevallos, toria de la humanidad). El métodode América: Los primeros figuri- 1987: 70). empleado no es el de la fundición,nes huecos aparecieron al final de sino el sintering que, a través dela manifestación cultural Valdivia, El primer platino trabajado en calentamientos sucesivos alter-hace unos 3600 años. Desde allí, el mundo: Los orfebres tolanos nados con martillado, logra dar lase difundieron a Méjico y el Perú, no solo que trabajaron el platino apariencia de platino a la superficiellegando unos 600 años después. aglutinando sus partículas sólidas exterior, mientras —en realidad—Acerca de esto, Lathrap anota que en una cama de oro derretido, sino el núcleo sigue manteniendo la“en el Ecuador las figurillas huecas que trabajaron las más hermosas mezcla natural aurinoplatinífera.”se remontan a Valdivia terminal y máscaras y joyas en este precioso (Adoum, 1995: 60). Al margen dehay una evolución continua en el metal. La antropóloga ecuatoriana todo lo anterior, sabemos que elestilo de las figurillas de Valdivia y Rosángela Adoum, hablando de segundo puesto en el mundo, enChorrera y las figurillas huecas de La Tolita, en este aspecto, nos re- lo que toca al trabajo del platino, loRío Chico. Claramente las figurillas fiere que: “la variedad de técnicas ocupa la nación alemana en dondehuecas de México y del Perú fue- asociadas al martillado y el nivel sus orfebres empezaron a trabajar-ron producto de la influencia de la logrado, solo pueden obedecer a lo en el siglo XVIII, 1900 años des-costa del Ecuador.” (Lathrap, 1975: la existencia de orfebres especia- pués que en nuestra Tolita.68-69). Máscara de La TolitaLa primera botella de América:El arqueólogo norteamericano Do-nald Lathrap dice que: “una de lasformas más interesante del Perío-do Machalilla es la botella de asade estribo. Esta forma tambiénaparece en el norte del Perú y en eloeste de México. La fecha que te-nemos sugiere que Machalilla es lafuente de estos casos en que apa-rece el asa de estribo.” (Lathrap,1975: 66).La primera trepanación cranea-na en América: El Doctor ZevallosMenéndez informa que, en 1964,descubrió “...el primer y único crá-neo trepanado en el Ecuador, conuna antigüedad de 860 a. C. o seamayor en 400 años al cráneo tre-panado más antiguo descubiertoen América.” (1987: 186).La primera navegación oceáni-ca de América: Vasco Núñez deBalboa, invasor de Panamá, fueinformado por el hijo del caciqueComagre, que hacia el occidentehabía un gran océano por el quenavegaban comerciantes con em- INMATERIAL 97
  • 98. El único caso conocido de orto- Nuestra moda en el vestir, llegó das asociadas a éstos, a más de pedia prehispánica: Durante una a Méjico: La investigadora norte- la forma de vestir de las habitantes investigación arqueológica dirigida americana Patricia Rieff Anawalt, de Tarasco -Méjico— del siglo XVI, por el Doctor Carlos Zevallos Me- Directora del Centro para el Estu- en todo similar a la moda de las néndez en territorios del Manteño, dio de la Vestimenta Regional del habitantes de la costa ecuatoriana, descubrió uno de estos casos: “En Museo Fowler de Historia Cultural unos tres mil años antes, llevaron a 1972, en su excavación en ‘Loma de la Universidad de California en la profesora norteamericana a pro- de los Cangrejitos’ en el Valle de Los Ángeles (UCLA), menciona poner estudios comparativos del Chanduy, encuentra un entierro que “en una carta fechada el 15 ADN humano en ambas regiones Guancavilca, al que le habían co- de diciembre de 1525 y dirigida al del continente americano, para de- locado una mano de madera en el Soberano Carlos V, el comisiona- mostrar nuestra paternidad. (Rieff, brazo derecho, siendo este hallaz- do español Rodrigo de Albornoz 1997: 52). go, el único trabajo de Ortopedia reportaba la presencia periódi- Prehispánica descubierto en Amé- ca de ‘lejanos comerciantes’ que Las primeras columnas de Amé- rica” (Zevallos, 1987: 186). llegaban a intercambiar ‘cosas rica: El arqueólogo peruano Rog- exquisitas’-por bienes locales, en ger Ravines afirma que, en la Amé- La primera moneda en América: el puerto de Zacatula, localiza- rica prehispánica, los Manteño de En el Ecuador precolombino apa- do en la desembocadura del Río la costa ecuatoriana, fueron de los reció la moneda expresamente ela- Balsas, en el oeste de Méjico. Se pocos pueblos americanos que borada para el efecto. Las hachas- decía que estos comerciantes per- emplearon el principio de la colum- moneda, elaboradas en cobre, con manecían en esta área por espa- na. (Ravines, 1982: 101). Que se- forma de hacha y del grosor de cio de cinco o seis meses, hasta pamos, el otro lugar de la América una cartulina, sirvieron para adqui- que un clima benigno y una mar precolombina donde se la utilizó, rir los bienes requeridos. Fueron en calma les permitieran retornar es el centro del Méjico moderno. funcionales a lo largo de la costa a salvo a su sureña tierra natal. Quizá, las celebradas “sillas man- occidental de América aunque solo Quiénes eran los lejanos comer- teñas” de las que tanto habla la Méjico las adoptó. “Esto del uso ciantes? Cuáles eran los bienes arqueología ecuatoriana, sean, en de las hachas-monedas de cobre, que traían? Qué es lo que adqui- realidad, los restos de los capiteles parecidas a la vieja ‘moneda de rían? Sugiero que los recurrentes o remates superiores, de esas co- cuchillo de los chinos’, como ano- visitantes debían venir de la pro- lumnas de piedra y de madera. ta Krickeberg, merece destacarse vincia de Manabí en la costa del porque en nuestra América Prehis- Ecuador, unas 2,400 millas al sur... UN PAR DE pánica, sólo existieron dos centros Es difícil documentar tal comercio que las usaron: el Sur Pacífico de a larga distancia por la ausencia de REFLEXIONES México y, entre los antiguos pue- registros escritos precolombinos PARA CONCLUIR blos navegantes del Guayas. Si se del oeste de Méjico y por la escasa han encontrado en otros perfiles información arqueológica tocante Ecuador, primer polo civilizador de la costa como los situados en el a la costa occidental de Centro- de América: Visto lo anterior, solo Pacífico Sur, costa peruana,... su américa. Creo, sin embargo, que resta suponer que la tradicional re- presencia nos estaría señalando el intercambio entre el Méjico occi- gionalización cultural de América las viejas vinculaciones que tuvie- dental y el Ecuador puede inferirse manejada aún hoy por los arqueó- ron nuestros grandes navegantes.” por las similitudes en los diseños logos, queda suprimida. Afirman (Zevallos, 1987: 91). y técnicas de elaboración de sus éstos que en el continente existen cerámicas, arquitectura sepulcral dos polos de civilización: Méjico y y ofrendas mortuorias y la metalur- Perú; entre éstos, un área “inter- gia, así como la distribución de dos media” –Centroamérica, Colombia especies emparentadas de aves, y Ecuador--; y, alrededor de esta a más de la introducción del perro “área nuclear” americana (MÉJI- sin pelo. Es más, ahora puedo in- CO –Centroamérica, Colombia, cluir el vestido como evidencia del Ecuador—PERÚ), un “área pe- contacto entre Méjico occidental y riférica” (Norteamérica, Antillas, el Ecuador.” (Rieff, 1997: 48-49). Venezuela, Brasil y el Cono Sur) Así pues, las indiscutibles seme- de menor desarrollo cultural. G. janzas encontradas en el trabajo H. S. Bushnell expresa con mayor de la metalurgia, en la construc- claridad esta postura enquistada ción de los sepulcros y las ofren- cuando afirma que “el Área Inter- Hacha-moneda de Chono o Milagro-QuevedoINMATERIAL 98
  • 99. Al iniciar el año 10000 del Ecuador (2000 D.C.), los trazos del proceso se definen de otro modo: existe un único polo primario de civilización que se sitúa en la región ecuatorial y occidental del continente (Ecua- dor), en donde se originan los más importantes logros y que luego se difunden, vía marítima básicamen- te, hacia el sur (Perú y Bolivia), al este (Amazonas) y al norte (Co- lombia, Centroamérica, Méjico y sur de los EEUU.), configurando el área nuclear de la civilización en América. Lo demás por lejano y distante del Ecuador, devino en pe- riférico. La razón de lo anterior es fácil de entender. En la región hay más luminosidad solar al día y al año. Su paisaje vertical sumado a una mayor soleación, permiten una vida más contemplativa. Su ubica- ción central en el continente y fren- te al océano Pacífico –verdadero “mar nuestro” ecuatoriano--, que le sirve de vía de comunicación y en- lace con el resto del área nuclear. Y su cosmopolitanismo debido a sus múltiples contactos con socie- dades cercanas y lejanas dentroCuestionada regionalización cultural de América. del continente. Sin duda, estos ele- mentos en manos de una sociedad media y los Andes Centrales nunca en el Ecuador no se desarrollaron creativa, permitieron la ejecución y alcanzaron la altura de sus ilustres las ampulosas formas a las que si propagación de hallazgos que, con vecinos, y en mucho, tuvieron el llegaron algunos de los países a el pasar del tiempo, educaron al mismo nivel cultural que las partes los que civilizó, tiene una explica- continente. menos desarrolladas del occidente ción sencilla: aquí perfeccionamos mejicano. Recibieron influencias la idea desde su fondo y su raíz La misma arqueología tradicional de los polos o regiones de mayor para difundirla al resto del conti- que mantiene conceptos de origen civilización, incluyendo el cultivo nente; en Mesoamérica y el Alto colonial –Méjico y Perú como focos del maíz de Méjico, metalurgia del Perú solo les restó desarrollar la primeros del desarrollo continen- Perú y los complejos sacerdota- forma de nuestra idea primera. Es tal--, es la que está probando con les y ceremoniales de Méjico y el más fácil digerir lo ya masticado. abundante evidencia, su error de Perú” (Bushnell, 1968: 103). Valga aquí una comparación para concepto. Donald Lathrap demues- Ciertamente que el autor antes ilustrar mejor lo planteado: en Pa- tra lo dicho cuando asevera que “el citado, al igual que los ignorantes lestina (Oriente Medio) se desarro- término Formativo es aplicado a conquistadores, cayó de rodillas lló el fondo de la filosofía cristiana; la etapa de desarrollo cultural en ante el embrujo del monumenta- no tuvo ni tiene que exagerar pues las Américas en el cual un sistema lismo. Los grandes edificios de la idea de suyo es impresionante. agrícola eficiente llevó al desarrollo Mesoamérica y del Alto Perú no le Cuando el fondo de esa idea al- de comunidades permanentes de dejaron ver lo que ya en sus días canzó Europa, solo quedó desa- considerable tamaño que deriva- era más que evidente, o sea, que rrollar la forma; no les quedó más ban la mayor parte de su alimenta- desde el Ecuador salieron los tres que llamar la atención con grandes ción del cultivo de las tierras. Basa- elementos que él mencionó como y doradas iglesias. En definitiva, el das en la Etapa Formativa, culturas aportes mejicanos y peruanos al inventor es sobrio, el imitador es con ciudades, organización de es- “área intermedia”. Ahora, el porqué desenfrenado. tado y sistemas de clases, se de- INMATERIAL 99
  • 100. de Gordon Willey...´ (Salvador, 1978: 172). Así las cosas, la región ecuatorial se constituye en tierra prometida dentro del continente americano. Sus modelos arquitectónicos y ur- banísticos, agrícolas, alfareros, metalúrgicos, médicos, legales, comerciales y económicos, entre otros, son imitados y convertidos en ideales de la civilización. En buena medida, gracias al Ecuador, Améri- ca salió de las cavernas. Todos quieren llegar al Ecuador, al QUITO (Quichá = Mitad y To = Tie- rra; o sea, QUI´TO o Tierra de la Mi- tad en tsafiqui o el idioma verdade- ro del Ecuador). Recuérdese nada más, por ejemplo, a Cerro Mangote de Panamá imitando las formas de enterramiento de Las Vegas (Sto- thert, 1988: 160); la cerámica de Ajalpán, Colima y Olmeca de Mé- jico, San Agustín de Colombia o Chavín de Huantar del Perú, entre otras, imitando al pie de la letra a la de Chorrera del Ecuador (Wi- lley, 1966: 95-102)(Lathrap, 1975: 58-60). El valle del Amazonas, La Venta en Méjico o el sur de Estados Unidos de Norteamérica, influidos por Valdivia (Estrada, 1958: 110- Verdadera regionalización cultural de América. 111). En Marajó, al extremo oriente del río Amazonas y en la costa at- sarrollaron en Mesoamérica y los ...El país se constituyó como uni- lántica del moderno Brasil, se pue- Andes Centrales (Perú y Bolivia). dad étnica miles de años atrás. de encontrar influencia ecuatorial La Etapa Formativa se desarrolló No es un país artificialmente ta- en la cerámica: “en un tipo de deco- varios siglos antes de 3000 a. C. llado de un bloque mayor. Es y ración de Marajoara, el entorno del en el Ecuador pero no hasta 2000 siempre ha sido una unidad étni- dibujo ha sido fuertemente rebajado a. C. en Mesoamérica y los Andes ca, tal como hoy, pudiendo ade- para resaltar el motivo. El estilo es Centrales, así que es el Ecuador y más decirse terminantemente muy parecido a uno de la distante las tierras bajas tropicales de sus que fue foco de grandes inven- Fase Napo en el alto Amazonas...” alrededores en donde debemos ciones tecnológicas, que irradian (Willey, 1971: 409). buscar los orígenes de la cultura tanto al sur como al norte. Fue el Formativa” (Lathrap, 1975: 64). In- foco cultural más antiguo de Amé- Ni Pizarros ni Orellanas hacen fal- cluso en ese momento –1975--, lo rica... A este país, como uno de ta ya para reivindicar los derechos mencionado por el norteamericano los más antiguamente poblados nacionales; el Amazonas y su cuen- no es ninguna novedad. En 1961 y de América, como fuente civiliza- ca son ecuatorianos desde que los de modo sorprendentemente visio- dora de muchos países vecinos, napos del noreste ecuatoriano, lo nario, el sabio guayaquileño Emilio le toca por derecho el calificativo civilizaron hace unos mil años. Al Estrada Ycaza hablando del Ecua- de alma mater de Perú, Colombia príncipe – sacerdote tolteca Topil- dor, deja enunciada una verdad de y otras naciones cercanas”. Esta tzin-Quetzalcoatl huyendo en 987 cien siglos: aseveración `parece ser ratifica- D. C., “... hacia el sureste con sus da por las conclusiones últimas seguidores”, para inmolarse en elINMATERIAL 100
  • 101. sol (Willey, 1966: 153)(León Porti- FUENTES RIEFF ANAWALT, Patricia. Tra-lla, 1961: 35-36). A los aztecas y a ders of the Ecuadorian Litoral. Enlos modernos mejicanos, emplean- ADOUM, Rosángela. El Arte Pre- fotocopia de la Revista “Arqueolo-do como distintivo nacional el ave hispánico Ecuatoriano: otro tipo gía”. Noviembre y Diciembre 1997.de rapiña (América) atacando a la de Monumentalidad. En: Museo Pp: 48-52.serpiente (Ecuador), motivo cuyo Histórico. Órgano del Archivo Mu-origen puede rastrearse en Chorre- nicipal de Historia de la Ciudad de SALVADOR LARA, Jorge. Apun-ra -litoral de Santa Elena-, a juzgar Quito. Número 62. Quito. Gráficas tes para la Historia de las Cienciaspor una vasija que lleva en su bor- Barzola. 1995. Pp: 51-67. en el Ecuador; tomo 1. Quito. Offy-de esta representación del eterno graba. 1978.conflicto entre el cielo y la tierra, lo BUSHNELL, G.H.S. The Firstlejano y lo cercano, América contra Americans. London. Thames& SALVADOR LARA, Jorge. Apun-el Ecuador (Lathrap, 1975). Final- Hudson. 1968. tes para la Historia de las Cien-mente, a los incas desangrándose cias en el Ecuador: tomo 2. Quito.al querer subyugar el lugar “donde DAMP, Jonathan. La Primera IPGH. 1980.el Sol se sienta”. Así de respetada Ocupación Valdivia de Real Alto.y codiciada esta Tierra de la Mitad Guayaquil. CEN. 1988. STOTHERT, Karen E. La Prehis-que se sirvió civilizarlos. toria Temprana de la Península de ESTRADA, Emilio. Las Culturas Santa Elena, Ecuador: Cultura LasQue hablen los Arqueólogos: Ante pre Clásicas, Formativas o Arcai- Vegas. Guayaquil. Banco Centralsemejante evidencia, los verdade- cas del Ecuador. Guayaquil. Vida. del Ecuador. 1988.ros arqueólogos deben hablar. Es 1958.cierto que existe una “orden” de TEMME, Matilde. Excavaciones“sabios del jurásico” que en nada HOLM, Olaf. Arquitectura Preco- en el Sitio Precerámico de Cubilanha aportado a la antropología y a la lombina en el Litoral. Guayaquil. (Ecuador). En: Miscelánea Antro-arqueología científicas del Ecuador, Banco Central del Ecuador. 1985. pológica Ecuatoriana, 2. Guaya-en los últimos cuarenta años. Tanto quil. MBCE. 1982. Pp: 135-164.es así que en el imaginario popu- LATHRAP, Donald. El Ecuadorlar, el antropólogo y el arqueólogo Antiguo. Chicago. Field Museum of VITERI GAMBOA; Julio. Valdiviasiguen siendo asociados a la Mo- Natural History. 1975. Tierra Adentro. Guayaquil. Museomia, al “profesor” Indiana Jones o de la ESPOL. 1980.a los platillos extraterrestres de los LEÓN-PORTILLA, Miguel. Losracistas “ufólogos”. Pero, al margen antiguos Mexicanos a través de WILLEY, Gordon R. An Intro-de estos sabelotodo, bloqueadores sus Crónicas y Cantares. México. duction to American Archaeology;de las iniciativas de los verdaderos FCE. 1961. North and Middle America. Volumeprofesionales que quieren contribuir One. New Jersey. Prentice-Hallcon la educación del pueblo ecuato- MEGGERS, Betty J. Prehistoric Inc. 1966.riano fuera de los muros de su igno- America. Chicago. Aldine Publis-rancia, existe un grupo de personas hing Company. 1973. WILLEY, Gordon R. An Intro-de buena fe y muy buena forma- duction to American Archaeology;ción intelectual, que pueden y van NARANJO GOMEZJURADO, South America. Volume Two. Newa marcar la diferencia con el pasa- Mauricio. Tierra de la Mitad. Quito. Jersey. Prentice-Hall Inc. 1971.do de estas disciplinas en el país. UCL. 2001.Efectivamente, es cuestión de unir ZEVALLOS MENÉNDEZ, Carlosfuerzas y demostrar al mundo y, PAREJA DIEZCANSECO, Alfre- A. La Gran Navegación Prehispá-sobre todo, a nuestro pueblo --con do. Breve Historia del Ecuador; nica en el Ecuador. Guayaquil. Li-evidencia científicamente sustenta- tomo 1. Quito. LIBRESA. 1994. tografía e Imprenta de la Universi-ble-, que somos el primer polo civili- dad de Guayaquil. 1987.zador de América. PORRAS GARCES, Pedro. Nues- tro Ayer; Manual de ArqueologíaSolo de esta manera habremos Ecuatoriana. Quito. Artes Gráficascumplido con el propósito por el Señal. 1987.cual nos dedicamos tantos años alestudio de estas disciplinas científi- RAVINES, Rogger. Panorama decas y a la aplicación práctica de sus la Arqueología Andina. Lima IEP.técnicas y exigencias. 1982. INMATERIAL 101
  • 102. LA INVESTIGACIÓN INMATERIAL EN LA ARQUEOLOGÍA Lic. Francisco Sánchez F. INTRODUCCIÓN El actual Gobierno de Ecuador ha abrir unidades, hacer prospección, interpretación conjunta donde in- implementado dentro de su políti- excavación y rescate, algunas ve- tervenga: la etnohistoria, la antro- ca, estrategias enfocadas a con- ces realizar análisis cerámicos y pología, la biología, la etnografía servar, rehabilitar y aprovechar los muy pocos análisis líticos, olvidán- y otras ciencias. En conclusión es patrimonios cultural y natural, sin donos de aspectos tan importantes un simple informe técnico, carente embargo no ha dado la importan- como constituyen las hipótesis, de interpretación y explicación del cia que merece el masificar el co- los supuestos y otros ingredientes proceso socio económico que es nocimiento de las investigaciones de una investigación propiamente fundamental para el conocimien- arqueológicas y hacer hincapié en dicha, que nos lleve más allá de to y proyección de las sociedades formar arqueólogos, lo que se ha simples interpretaciones que de pretéritas. constituido en una necesidad ur- cierta manera cubren las necesi- gente para la arqueología acadé- dades del contratante. Que decir Se menciona esta situación, por- mica, de contrato y para los efec- de un análisis interdisciplinario o que se ha visto un vacío en la in- tos que de ellas se generen. multidisciplinario. No se aprovecha terpretación de la superestructura la arqueología de contrato que fi- y por lo tanto en la inmaterialidad Esa competitividad de investiga- nancia algunos proyectos en su de esas evidencias arqueológicas. ción y conocimiento se ha visto totalidad. Justamente en esta ponencia, se menoscabada y la investigación van a poner de manifiesto algu- arqueológica en el Ecuador se ha Estas situaciones son evidentes, nos ejemplos de esa colisión im- convertido en una situación mer- porque la mayoría de informes téc- portante que tiene este tema en la cantilista y oportunista y no en una nicos que se revisa en el Instituto reconstrucción de las sociedades, investigación científica, histórica y Nacional de Patrimonio Cultural se antes y después de la investiga- de nuevos descubrimientos. quedan solo en eso y no pasan a la ción arqueológica. difusión de los datos, posiblemen- Las necesidades y despreocupa- te por esa carencia investigativa. Antes de hacer investigación ar- ciones, se observan en los análisis En el mejor de los casos hay una queológica, es necesario realizar e interpretaciones de las eviden- interpretación de ciertas eviden- algunas investigaciones de tipo cias arqueológicas. Nos hemos cias, a veces de forma individual y bibliográfico y de campo, siendo quedado en una simple tarea de: no contextual; tampoco existe una éstas de índole etno histórico, et-INMATERIAL 102
  • 103. nográfico, antropológico que se • En 1999 se decide crear la dis- culinario y la medicina tradicional,traduce en: costumbres ancestra- tinción internacional a las obras entre otros.les, tradición oral, topónimos y maestras del patrimonio oral e in-otras situaciones importantes. material de la humanidad, cuya pri- Este concepto se fundamenta en la mera proclamación se efectuó en rica herencia cultural incorporada aEn este artículo se pretende des- París en mayo del 2001. manera de una memoria colectiva.tacar estas características a través • En el área regional de América Y cuando analizamos las caracte-de ejemplos que deberían estudiar- Latina y el Caribe, en el año 2001 rísticas de este patrimonio inma-se y señalarse, porque son indica- fueron proclamadas cuatro ex- terial nos damos cuenta que estasdores sustanciales para plantear presiones culturales: La lengua, costumbres, tradiciones, creen-hipótesis, que podrían conducir danzas y música de los garifuna cias vienen desde hace muchocon mucha veracidad a plantea- (Belice, Honduras, Guatemala y tiempo atrás, silenciosamente, enmientos correctos. Estos sucesos Nicaragua), y el carnaval de Oruro una relación íntima con el pasadoque en muchas ocasiones parecen (Bolivia). arqueológico y futuro de los con-fábulas y leyendas poco creíbles • En el 2001 se efectúa en Turín, glomerados sociales, siendo lasdeberían tomarse en cuenta por- Italia, la reunión internacional de características de la inmaterialidadque en la mayoría de los casos expertos sobre Patrimonio cultural las siguientes:tiene una estela larga, interesante inmaterial realizando definicionese importante para el conglomerado operacionales y declarando patri- • Se transmite de generación ensocial ecuatoriano. monio mundial la lengua Zapara. generación; • En enero del 2002 se realiza en • Es recreado constantemente por Brasil el Seminario sobre el patri- las comunidades y grupos en fun-CONCEPTOS monio inmaterial, donde se sientan las bases. ción de su entorno, su interacción con la naturaleza y su historia;FUNDAMENTALES: • En septiembre del 2002 se efec- túa en Estambul, Turquía, la IIIª • Infunde a las comunidades y los grupos un sentimiento de identidad Mesa Redonda de los Ministros de y de continuidad;La arqueología y otras ciencias Cultura sobre el tema El patrimonio • Promueve el respeto de la diversi-no quieren conocer más allá de lo cultural inmaterial, espejo de la di- dad cultural y la creatividad humana;que los estudios técnicos pueden versidad cultural... Como resultado • Es compatible con los instrumen-producir. Para manejar con mayor del encuentro se da a conocer la De- tos internacionales de derechoscriterio estos conceptos de inmate- claración de Estambul,5. humanos existentes;rialidad, hay que señalar que estos • El 17 de Octubre, 2003, 17 de • Cumple los imperativos de res-se vinieron fraguando desde hace noviembre del 2003 la UNESCO peto mutuo entre comunidades,mucho tiempo, ante la necesidad efectúa la Segunda Proclamación grupos e individuos y de desarrollode protegerlos, así: de Obras Maestras del Patrimonio sostenible. (UNESCO, 2003). Oral e Inmaterial de la Humanidad.• Durante 1988-2002, la UNESCO (Tomado de: Morales P. 2008). Pero el lector se preguntará, cuálpublica Oralidad, para el rescate es esa clasificación tan formal quede la tradición oral de América La- Para conocer mejor la inmateriali- ha hecho la UNESCO sobre eltina y el Caribe, dad, se ha tomado en considera- tema?. En efecto, para esta clasi-• En 1989 se adopta la Recomen- ción el punto de vista patrimonial, ficación lo debieron haber pensadodación sobre la salvaguardia de la esto es, sus conceptos funda- mucho y a lo mejor no encontraroncultura tradicional y popular. mentales que en su momento la unanimidad, pero lo hicieron y lo• Durante 1995-1999 se auspicio y UNESCO, determinó como nece- dividieron en los siguientes ám-se resaltó la prioridad de proteger sidad de conceptualizar, dividirla y bitos: ORALIDAD, SONORIDAD,las culturas tradicionales. caracterizarla. RITUALIDAD, COGNOSCITIVO y• En 1997 se efectuó en Marruecos ARTÍSTICO (UNESCO, 2003).la Convención del patrimonio oral Desde esta óptica, el patrimoniode la humanidad. inmaterial comprende los valores• En 1998 el Consejo Ejecutivo dela UNESCO aprobó los criterios de culturales y los significados socia- les contenidos en la música y las ALGUNOS EJEMPLOS:elección de los espacios culturales artes del espectáculo; el lenguajesusceptibles de ser proclamados y la literatura: las tradiciones ora- A continuación daremos algunos ejem-símbolos del patrimonio oral de la les, la toponimia, los festivales, plos sobre el tema inmaterial relaciona-humanidad. los ritos y las creencias; el arte do a la investigación arqueológica. INMATERIAL 103
  • 104. 1) En la década del setenta (1970- viajar manifestó: “Cecilia, los es- de los flancos occidentales desde 1980) se realizaban expediciones píritus van a venir hoy día, no se Pichincha en el Norte hasta Coto- a sitios arqueológicos, auspiciados asustará”. Cecilia un poco incrédu- paxi en el Sur (Lippi 1998, Navas especialmente por gobiernos ex- la y atemorizada pensó que tal vez de Pozo 1990:55-58). De acuerdo a tranjeros, porque supuestamente lo mencionado era mentira o una Salomón (1986:108-109) el sitio de el Ecuador y otros países subde- ocurrencia del arqueólogo. Pero no Angamarca La Vieja fue despobla- sarrollados no tenían la capacidad fue así, en efecto, de acuerdo a lo do por los incas y reestablecido en técnica y logística para realizar ta- que cuenta Cecilia, eran las doce un nuevo lugar más alto. Fue cono- les emprendimientos. Ejemplos de del medio día y sus lámparas anti- cido como un centro importante de estos fueron: La Cueva de los Ta- guas -tipo araña- que cuelgan en el actividad mindalá en el período tar- yos, Los Llanganates y Angamarca centro de su sala realizaron el mo- dío precolombino (Navas del Pozo: la Vieja. Me referiré a este último. vimiento del péndulo sin que exista 1990: 55-58); aunque al parecer el movimiento aparente, ni tampoco sitio fue ocupado anteriormente por Entre los años de 1974 y 1975 se sismo detectado. El arqueólogo los panzaleos, por la evidencia de realizó una expedición al sitio ar- finalmente dijo: ya están aquí los cerámica de esta cultura (Guber- queológico Angamarca La Vieja, espíritus que le manifesté y me es- man 1991). que se encuentra localizado, entre tán haciendo una buena despedi- los 500 y 800 m.s.n.m., en el sec- da. Estas son revelaciones de tipo Por la leyenda mencionada, Los tor Subtropical, perteneciente al inmaterial. Colorados o Táschilas habitaron en Cantón Pangua, de la actual Pro- Angamarca alta, tal como refiere vincia de Cotopaxi. La expedición Después de muchos años, se rea- Salomon en sus registros etnohis- estuvo dirigida por el arqueólogo lizaron investigaciones arqueoló- tóricos. boliviano Gregorio Lozabalsa, un gicas y antropológicas en Anga- ex militar. Con él estuvieron algu- marca. Según Navas (1990) los Pero de acuerdo a lo manifesta- nos historiadores y aficionados a habitantes indígenas de esta zona do los Tsáchilas no permanecie- la arqueología. El objetivo de la fueron los Tsáchila o Colorados, ron mucho tiempo en Angamarca expedición fue identificar compo- una etnia que ocupó la montaña alta, porque no era su habitat y se nentes arqueológicos dentro del sitio. En realidad se identificaron algunas estructuras de piedra a manera de habitaciones y se en- contraron entre otras cosas, arte- factos de cerámica, piedra y es- pecialmente metal como cobre y oro. Esta investigación de campo duró treinta días aproximadamen- te. (Datos proporcionados por C. Maldonado, 1988). Dentro de esos artefactos y orna- mentos, el arqueólogo encontró un pectoral de oro, que de acuer- do a la conversación mantenida con C. Maldonado (1988), esa misma noche a través de sueños reveladores, los espíritus le mani- festaron que lo encontrado debía devolvérselo a su lugar de origen. Al día siguiente, el arqueólogo, muy respetuoso de lo sucedido procedió a dejar en el lugar en- contrado. Lozabalsa, antes de viajar a Bo- livia pernoctó en casa de Cecilia Maldonado y unas horas antes de FOTO 1: Camino Prehispánico en el tramo AngamarcaINMATERIAL La Vieja- Angamarca Nueva. 104
  • 105. trasladaron hacia el sub trópico N.1) que venía desde Manta, cru-norte, sin dejar mucha huella po- zaba Angamarca (La Vieja) (Sub-siblemente a raíz de la conquista trópico), Angamarca Alto (2900española. m.s.n.m.) hasta llegar a la Sierra Central y posiblemente se dirigíaSi se hubiese realizado un estudio hasta el Oriente. Por este caminoarqueológico-inmaterial, probable- avanzó una cacique con una gra-mente se podría haber determi- ve enfermedad, que estaba acom-nado a quién mismo perteneció el pañada de todo su séquito, peropectoral encontrado y el valor que antes de llegar a la población depudo haber tenido como identidad Angamarca murió, sin que los cu-local. randeros pudieran hacer nada por su salud. Ante esta situación se2) En la cuenca del Río Angamarca decidió enterrarla con todo lo queexiste la población del mismo nom- traía, incluyendo la gente que labre, perteneciente a la provincia de acompañaba.Cotopaxi, situada a 2900 m.s.n.m. FOTO 2: Caminos prehispánicos en el sector delPor la cerámica encontrada, fue un De acuerdo con la tradición oral, Sub trópico de la Provincia de Cotopaxi.asentamiento Panzaleo (Guberman esta cacique dejó por herencia1991); después fue ocupada por de que cierta familia fuese custo- Por lo tanto es importante dise-los incas (Salomón1986:108-109) dia del enterramiento a través de ñar una investigación arqueológi-y finalmente por los españoles en todas sus generaciones para que ca acorde a la antropología socioépoca colonial. este sitio no sea profanado y que cultural, con la intervención de la se vigile hasta la eternidad. (La ca- población para que se empodereEn este sitio todavía se pueden es- cique que fue enterrada es ascen- del estudio y participe de ella, des-cuchar los topónimos, tales como: diente de la familia que cuida, de de un punto de vista de identidadRayoloma, Cañarpamba, Ingaloma, acuerdo con la información propor- local.Canduyata y otros, justamente com- cionada por O. Sánchez con la jefaprobándose que, de acuerdo a Na- de la familia, 1980). Los sitios arqueológicos en mu-vas (1990) la toponimia se refiere a chos lugares, son referentes dehechos o sucesos reales, como por Si hubiese existido una investiga- la comunidad como icono de suejemplo: Canduyata (tierra de los ción de lo inmaterial, posiblemente identidad. La magia de los luga-Candus), Cañarpamba (tierra don- encontrasemos muchos aspectos res arqueológicos conviven con elde habitaron los Cañaris). De estos, sobre la verdad de los sucesos, presente a través de sus espíritusse reportaron 11 sitios arqueológi- inclusive lo relacionado con los ca- que cultivan y cuidan sus lugarescos en la prospección realizada por minos existentes en esta zona y el como en espera de acontecimien-Guberman en los alrededores de valor del entierro. tos futuros, que están en concor-Angamarca Alta (1991). dancia con lo que sucedió y con el En la parte baja, a propósito de presente.En el centro de este poblado, exis- la prospección arqueológica en elte un lugar cercano a Ingaloma, y área para el proyecto Hidroeléc- Se observa actualmente que laque de acuerdo a la tradición oral, trico Angamarca, Cantón Pangua, medicina convencional se está fu-Angamarca fue un centro prehis- Provincia del Cotopaxi, Fase III, se sionando con la medicina ances-pánico donde existían grandes señala: “La zona de estudio pre- tral, existen hospitales con las dosshamanes, y antes que shamanes senta una cualidad muy especial, alternativas, inclusive una despuéseran curanderos, posiblemente los pocos asentamientos antiguos de la otra, como que la una sirvieseligados a los Colorados (Navas, en los alrededores de El Corazón como diagnóstico de la otra. Esto1990). están directamente asociados en demuestra la conciencia actual de una red de caminos dentro de un lo valiosa que es la medicina an-De acuerdo a esta tradición, antes sistema complejo y práctico de co- cestral, que tan importante fue ende la conquista española hubo un municación entre regiones a largas tiempos prehispánicos.suceso que causó impacto en la distancias. Se determinó cuatropoblación que residía en el lugar. grandes vías de comunicación te- Muchos arqueólogos deben tenerDesde la parte baja (posiblemente rrestre plasmados por 7 caminos experiencias parecidas, pero nodesde Milagro o Quevedo) a tra- que unen a toda la región” (Mejía lo manifiestan por temor a ser in-vés del camino prehispánico (Foto 2007: 42). comprendidos y a ser tachados de INMATERIAL 105
  • 106. espiritistas, señalando que la ar- Foto José Chancay. queología es evidente y no ilusoria. Los aportes espirituales están ba- sados en concreciones reales y fi- losóficas, pero lastimosamente no podemos ver, porque el ser huma- no ha evolucionado y parte ha per- dido lo que ha conseguido como podemos apreciar en el período de Desarrollo Regional, que sirvió para elevarnos espiritualmente y conocer muchas aspectos basa- dos en la verdad y el conocimiento, FOTO 4: Lagunillas: Huarmi, Cari y Churi en las minas de sal como lo manifiesta el concepto de Foto José Chancay. Foto José Chancay. mitos y rituales según la UNESCO (2003): “Los ritos son las manifes- taciones de orden social que rigen y dan significado y estructuran las vidas de los individuos y comuni- dades. Incluyen los ritos de pasa- je, ritos estacionales (cosechas) y ritos de iniciación para todas las etapas de la vida desde el naci- miento (bautizo) hasta la muerte (ceremonias funerarias). Muchos de los ritos y los mitos representan las obras de un dios, de un héroe FOTOS 5 Y 6: Chacras con revestimiento de: mítico, de un maestro espiritual cerámica, piedra o mortero de cemento o de un antepasado, así como la misma cristiana es la representa- ción de la vida, pasión y muerte de escasos 200 metros de la zona ur- Este proceso de obtención de la sal Jesucristo”. bana, se puede observar una mina se va venido repitiendo a través del de sal, (Foto N 3), en el que apa- tiempo por los habitantes del lugar, 3) En julio del año 2009, a propósi- recen algunos hoyos artificiales y quizá esto se realizó en épocas to de una inspección arqueológica, denominados chacras, realizados prehispánicas como lo demuestra se evidenció un sitio sui generis por habitantes del sector. Estas el museo del Hotel El Refugio de en la Provincia de Bolívar, Cantón chacras son hechas con cerámica, esta localidad, al presentar vasijas Guaranda, Parroquia Salinas. Al piedra o mortero de cemento (Fo- de cerámica y hachas de piedras oeste de la Parroquia Salinas pa- tos 5 y 6), cuyo objetivo es acumu- pertenecientes a las culturas: Pan- sando el río del mismo nombre, a lar agua traída de las tres vertien- zaleo, Puruhá, Inca y de la Colonia, tes que se encuentran en la misma que de acuerdo a las personas que mina y que producen pequeñas manejan el sitio, estas son piezas lagunillas. A estas se les ha deno- que fueron donadas por diferentes minado: huarmi, cari y churi. personas que viven en el sector, especialmente de la parroquia ur- 4). Una vez que se encuentra el bana. A esto se añade, la gran can- agua dentro de las chacras por al- tidad de restos de tiestos prehispá- gunos días, especialmente en los nicos que se encuentran dispersos días de verano, el agua va espe- en la parroquia de Salinas; lo que sando y aumentando su densidad, demuestra que el sitio fue ocupado esto se prueba arrojando un huevo constantemente por la importancia y si este se sumerge, el agua esta que tenía. Eran los pobladores qui- lista para ser cocinada, de allí se zás los que manejaban el comer- obtiene la sal para el consumo hu- cio de la sal en la región. mano y animal. FOTO 3: Mina de sal en la parroquia Salinas.INMATERIAL 106
  • 107. 8) Si relacionamos evidencia ar- queológica con el estudio inmate- rial, podremos entender muchos aspectos que quedan inconclusos al analizar solamente la evidencia arqueológica. 9) Esta relación (arqueología-in- material), es un método para en- contrar las verdaderas costumbres e interpretar de mejor manera los datos obtenidos para plantear si- tuaciones que permiten aclarar muchos procesos de la historia que aparentemente no podemos alcanzarlos.FOTO 7: Cascadas en el Subtrópico de Cotopaxi Por lo expuesto, se desprende que en este sitio han convivido las costumbres ancestrales, sea 3) Los manuales de arqueología señalan que, antes de un estudio arqueológico, debe realizarse un BIBLIOGRAFÍA: por necesidad, tradición u otras estudio antropológico y sociocultu- BRAY, Tamara, 2005.- “A los Bor- circunstancia, permaneciendo vi- ral, pero en la realidad pocos o casi des del Imperio: Los Mitmaqkuna gentes las prácticas durante miles ningún arqueólogo lo cumple. and la dinámica Social en la Fron- de años y que día tras día reviven tera Norte del Tahuantinsuyo.- estos acontecimientos como un te- 4) Los arqueólogos deben inves- Fase 1: Reconocimiento Preliminar soro vivo. tigar y obtener nuevos datos para del Área de Angamarca/Sigchos, el bien de la comunidad, regresar Provincia de Cotopaxi”.-. 2005 La inmaterialidad de la zona tam- a soñar como en antaño y descu- bién se evidencia a través de las brir o redescubrir situaciones que GUMERMAN IV, George 1996.- cascadas, cuevas y otros lugares aportarían a la comunidad ecuato- Informe Técnico de la Prospección ecológicos que estarían muy liga- riana. Arqueológica Proyecto de Subsis- dos a los lugares arqueológicos. tencia Cotopaxi, Fase Piloto I. (Foto 7) 5) Todas las poblaciones tienen: leyendas, mitos, rituales, medici- MEJÍA, Fernando 2008.- Informe na tradicional y otros elementos Técnico: “Prospección Arqueoló- CONCLUSIONES: que son importantes dentro de la reconstrucción e interpretación del gica en el área para el proyecto hidroeléctrico Angamarca, Cantón Pangua, Provincia de Cotopaxi, material arqueológico. 1) Antes de realizar un estudio ar- Fase II y III. queológico, es necesario conocer la 6) Una buena investigación nos población aledaña y sus característi- lleva a poner en valor nuestro pa- NAVAS, Yolanda, 1990.- “Anga- cas tales como: tradición oral, toponi- trimonio arqueológico, pero no marca en el siglo XVI”, Ediciones mia, costumbres ancestrales y otras, aislado de otros aspectos como el ABYA YALA, Quito-Ecuador. con el objeto de plantear hipótesis inmaterial que es la esencia misma que permitan acercarnos a interpretar de las vivencias de nuestros ante- SANCHEZ, Francisco 2009.-In- y conocer una historia real, a través pasados. forme Técnico para INPC de la de las investigaciones arqueológicas, inspección realizada a la parroquia tanto de campo como de laboratorio. 7) Todos esos valores intrínsecos Salinas. junto con la evidencia arqueológi- 2) Antes de realizar un estudio de im- ca podemos mostrar al público a UNESCO 2003.- Descubre tu pa- pacto ambiental, los investigadores través de museos, de centros de trimonio preservamos nuestro fu- deben trasladarce al área o región, interpretación y de los sitios y ele- turo.- Planes de Manejo un instru- donde se va a realizar el estudio para var el nivel de vida de la comuni- mento de Gestión y participación. evitar realizar una “arqueología mer- dad, así como mejorar el paisaje cantilista”. cultural. INMATERIAL 107
  • 108. REFLEXIONES SOBRE EL PATRIMONIO SONORO Órgano tubular. Fundación Iglesia de la Compañía, Quito. Dr. Juan Mullo Sandoval En la cotidianidad nos pregunta- que debemos ir construyéndolo noros de las diversas culturas y la ríamos cuáles son los propósitos en relación con la movilidad social correspondencia que guarda con la mediáticos del Patrimonio Sonoro, contemporánea dentro de patrones memoria social, la diversidad, la in- estos podrían ser la investigación, que comprometen “lo tradicional”, lo terculturalidad y sobre todo su valo- la museología, el arte, la gestión marginal, tal es el caso de la des- ración dentro de las culturas vivas. cultural, la pedagogía, entre otros; aparición de instrumentos musica- Es indudable que un instrumento aspectos que nos llevan a pensar les patrimoniales como el pingullo1, musical, una cinta magnetofónica, primero, en un modelo general especialmente en relación al proce- un disco de pizarra, una partitura de interpretación del patrimonio so de modernización y urbanización del siglo XVIII o un piano del siglo y segundo en posibles aplicacio- de los centros rituales de las comu- XIX, nos remiten a un conjunto de nes educativas como la etnoedu- nidades o parroquias rurales. bienes que identifican a una socie- cación. Sin embargo pensamos dad, la misma que le ha otorgado que la definición de lo patrimonial Nos interesa debatir el uso social un contenido simbólico, en ello es desde lo sonoro es un concepto de los objetos patrimoniales so- básico pensar que su valoración yINMATERIAL 1 El pingullo es un instrumento con características rituales por excelencia, su utilización está ligada a las celebraciones más importantes del calendario agrícola andino, para solemnizar con su acompañamiento, a danzas sagradas algunas de origen prehispánico, tal el caso de la Yumbada. 108
  • 109. 000656-253 Rondador de 15 huesos de animales. Ecuador siglo XIX. Museo Pedro Traversari. Casa de la Cultura Ecuatoriana.preservación es un aspecto clave Considero que una real praxis pa- estado nacional y la imagen de na-para cohesionar a dicha sociedad. trimonial debe apuntar a los proce- ción que pretendía el liberalismo, se sos que la sabiduría ancestral ge- busca mecanismos de integraciónPero si bien desde una actividad neró con respecto al objeto sonoro. social a los sectores subalternos,patrimonialista es fundamental pre- Desde una comprensión ideológica hacia un proyecto de visibilizaciónservar las estéticas autocontenidas de la valoración de los objetos pa- exótica de la cultura material que seen el objeto sonoro, su morfología u trimoniales sonoros, hemos here- producía étnicamente, en la medidaorganología, sin embargo es prepon- dado una mentalidad oligárquica y de exponerlas al mundo dentro dederante comprender los significados museística, la que desde inicios del las famosas exposiciones interna-y el uso comunitario de este patri- siglo XX –momento cuando comien- cionales de inicios del siglo XX, po-monio. Siguiendo con el ejemplo del zan a concebirse las primeras colec- siblemente dentro de esa lógica sepingullo, instrumento clave en los ri- ciones de instrumentos musicales hayan comenzado a comprender lastuales andinos más importantes, este al menos en Quito2- no le confieren primeras colecciones del Patrimonioguarda todo el contenido de su ac- más valor que un cierto grado de Sonoro.cionar simbólico a través de quienes exotismo. Posiblemente lo que in-establecen su manejo: mamacos, teresó a los primeros coleccionistas En este contexto la exposicióntamboneros o pingulleros, es decir la fue establecer un modelo civilizato- centenaria se combinan formatoscultura viva, para generar a través de rio de la cultura, que heredarían las de clasificación internacionalesdanzas como la yumbada quiteña o élites oligárquicas desde el período codificados en Chicago y Paríslos danzantes de Pujilí, la permanen- colonial. Es justamente cuando en con colecciones y retóricas de re-cia de una memoria social. el proceso de fortalecimiento del presentación construidas desde2 Colección de instrumentos musicales kichwa de la Amazonia de Jacinto Jijón y Caamaño (1920-30). La colección de instrumentos musicales Pedro Pablo Traversari, es quizá el más importante repositorio de instrumentos musicales del Ecuador, INMATERIALque ahora reposa en el Museo de instrumentos musicales de la Casa de la Cultura Ecuatoriana. El compositor e investigador quiteño Pedro Traversari (1874-1956), fue quien lo constituyó desde fines del siglo XIX y entregó en custodia a estainstitución hacia 1950. 109
  • 110. la particular mirada de élites oli- en el período colonial, … la plebe de un proceso nacionalista. Bajo gárquicas y élites regionales que doméstica (artesanos urbanos) y esta mentalidad se ha tratado de gobiernan la nación y la región de los indios (rurales y amazónicos). oficializar las conmemoraciones y países periféricos del sistema mun- (Coronel, V. Monografiado, Quito, aniversarios junto a la fetichización dial. En ese sentido la expo 1909 2009)3. de los objetos patrimoniales, tal es y las colecciones de objetos de la el caso del “Día del pasillo”, oficiali- cultura material que pone en esce- Según estos parámetros históricos, zado en el gobierno de Sixto Durán na, representa una doble intencio- al Patrimonio Sonoro se lo manejó Ballén. Observa García Canclini nalidad: por un lado la promoción bajo una mentalidad colonizadora, un “tradicionalismo sustancialista”, del país y sus mercancías exóticas carente de los contenidos simbóli- que no toma en cuenta los proce- al mercado internacional y a la mi- cos y el uso social que le confiere sos sociales y en este caso las cul- rada imperial, la construcción de históricamente las culturas vivas. turas que lo producen, su grado de las élites como mediadores entre Por ejemplo la institucionalización contemporaneidad que incorpora occidente y trópicos; por otro lado del 1 de octubre como el “Día del una acelerada movilidad social y existe la intencionalidad de exhibir pasillo ecuatoriano” 4, no trajo casi su grado cada vez más fuerte de la existencia de un orden interno ningún beneficio al desarrollo de la heterogeneidad cultural. Este mis- en el que las élite se encuentran a música popular mestiza, no vino mo autor considera que dentro del la cabeza y se empeñan en conti- de la mano de proyectos de inves- seno de una sociedad excluyente, nuar el trabajo civilizatorio iniciado tigación o educación musical des- el poder genera: Tamboril kichwa de la Amazonia, Museo Jacinto Jijón y Caamaño, PUCE. 3 Coronel, V. Cómo leer la exposición centenaria: modernismo periférico, y representación de la nación oligárquica o interno colonial. Quito, 2009. Informe de la dirección del proyecto bicentenario Flacso, y del seminario de investigación eje 2 conINMATERIAL fines museológicos. 4 El 1 de octubre se lo tomó en conmemoración de la fecha de nacimiento de Julio Jaramillo. 110
  • 111. “Ante la impotencia para enfrentar nes etnomusicológicas, se han ubi- los desórdenes sociales, el empo- cado ya las primeras flautas, pero brecimiento económico y los desa- no se ha encontrado todavía un fíos tecnológicos, ante la dificultad solo registro musical. Es decir que para entenderlos, la evocación de el ejercicio y comprensión de lo tiempos remotos reinstala en la patrimonial se complica aún más, vida contemporánea arcaísmos cuando las diferentes regiones del que la modernidad había despla- país, en este caso la Costa, las éli- zado. La conmemoración se vuel- tes y los poderes locales se desen- ve una práctica compensatoria: si tendieron de aquellas culturas que no podemos competir con las tec- consideraban marginales, tal es el nologías avanzadas, celebremos caso de las montubias. nuestras artesanías y técnicas antiguas; si los paradigmas ideo- En nuestro país se ha comenzado lógicos modernos parecen inútiles un proceso de debate social en para dar cuenta del presente y no torno al patrimonio, sin embargo surgen nuevos, re-consagremos el capital simbólico de los grupos los dogmas religiosos o los cultos subalternos, en este caso artístico- esotéricos que fundamentaron la populares, todavía ocupa un lugar vida antes de la modernidad” (Gar- secundario dentro de una institu- cía Canclini, N. 2008: 163)5. cionalidad hegemónica que ma- neja lo patrimonial. En ese sentido Si seguimos con el pingullo, este es imprescindible generar en los humilde pero sabio instrumento grupos artístico-musicales un em- sonoro, nos pone en evidencia la poderamiento del concepto de pa- contradicción de cómo los bienes trimonio desde la memoria social, culturales, son entendidos desde como un ejercicio o proceso de un una participación desigual de los colectivo para dinamizar lo patri- grupos sociales en el manejo de lo monial desde su experiencia histó- patrimonial. En el caso de las cul- rica. A través de la memoria social turas costeñas el asunto es mucho que es incorporativa y dinámica, se Vihuela de Santa Mariana de Jesús, s. XVI-XVII. Fundación Iglesia de la Compañía, Quito más grave, su acervo organológico: inserta la organización popular y las flautas montubias y la tambora lucha colectiva para el ejercicio de de cuero de zaíno, desaparecieron sus derechos sobre lo patrimonial. Bibliografía casi sin dejar el menor rastro. Se Dentro de la memoria social se van conoce que hacia la década de los CORONEL, V. Cómo leer la expo- enriqueciendo, éstos significados 60s, se toman las últimas fotogra- sición centenaria: modernismo pe- que son permanentemente defini- fías de estos instrumentos6; en la riférico, y representación de la na- dos por lo comunitario. actualidad desde las investigacio- ción oligárquica o interno colonial. Quito, 2009. (Informe de la direc- ción del proyecto bicentenario Fla- cso, y del seminario de investiga- ción eje 2 con fines museológicos). GARCÍA Canclini, N. Culturas hí- bridas: estrategias para entrar y salir de la modernidad. Buenos Ai- res, Paidós, 2008. MULLO SANDOVAL, J. Músi- ca patrimonial del Ecuador, serie Cartografía de la memoria, Quito, Ministerio de Cultura, Instituto Ibe- roamericano de Patrimonio Natural y Cultural, IPANC, 2009.000655-252 Rondador de 11 plumas de cóndor. 5 García Canclini, N. Culturas híbridas: estrategias para entrar y salir de la modernidad. Buenos Aires, Paidós, 2008. INMATERIAL 6 Referencia verificada por Pablo Guerrero y Juan Mullo Sandoval en el 2009, en el archivo personal del investigador guayaquileño Wilman Ordóñez.Ecuador, siglo XIX. 111
  • 112. SALINAS DE BOLÍVAR: UN DESTINO TURÍSTICO CON HISTORIA, PAISAJES NATURALES, GENTE EMPRENDEDORA Y ECONOMÍA PRODUCTIVA Y SOLIDARIA. Ing. Diego Arboleda Salinas de Bolívar o de Tomabela es el nombre de este sector que es tan antiguo como la historia misma de su pueblo. Se la conoce más por el nombre de Salinas, debido a la presencia de las minas de sal. Sus primeros habitantes fueron los Salinas, Tomabelas y Simiatugs. Su gente es tranquila, productiva y se desarrolla en un ambiente turístico encantador. Cuenta con 4.000 km² de extensión, se encuentra a 3600 m.s.n.m., en la parte central de los Andes Ecuatorianos, a 30 km de la capital de la provincia de Bolívar, Guaranda. La temperatura promedio en el páramo es de 10°C, mientras que en el subtrópico es de 21°C. De acuerdo con las estadísticas formuladas por documentos oficiales del Ministerio de Turismo y de la misma comunidad parroquial, Salinas “posee una población de 10.000 habitantes aproximadamente, de los cuales, el 70% corresponde a la población de indígenas quechuas, el 15% a los mestizos y el 15% restante lo conforman los montubios. La mayor parte de la población son campesinos, agricultores y ganaderos, además, el 40% del total de la población, son jóvenes menores de 20 años”. colonos ingleses, constituyeron la prima que poseen para convertirla en INTRODUCCIÓN principal base económica de la pa- distintos tipos de productos finales, rroquia; sin embargo, con la llegada que se comercializan tanto a nivel El clima de esta localidad, Salinas, ha de voluntarios italianos y padres sa- nacional como internacional. esculpido su maravillosa geografía an- lesianos, se da un cambio radical en dina a través de los años, la cual se ve su economía. Dentro de las actividades que se rea- manifestada en formaciones geológi- lizan en esta parroquia, se conside- cas un tanto raras pero de gran interés Salinas, inicia su desarrollo comu- ran entre las más sobresalientes: para los arqueólogos e historiadores nitario en los años setenta, con un porque estas estructuras naturales grupo de ancianos voluntarios que forman parte de su historia. Al viajar entre Salinas y Simiatug se puede vinieron a radicarse en este sector. •Las Minas de sal Actualmente, cuenta con más de 32 apreciar una inmensa llanura a cuyos comunidades y sobrepasa a 98 el Son formaciones naturales de sal lados se distinguen grupos de piedra número de actividades productivas, que poseen un carácter especial, viva que semejan famosas ciudades (Fuente: Ministerio de Turismo) con- ya que de las entrañas de la mon- con castillos, con torres a manera de virtiéndose así, en uno de los más taña se deslizan vertientes de agua picachos, columnas y estatuas, de una exitosos procesos de economía so- salada por filtros gigantescos de belleza única; al interior de los farallo- lidaria en base a un modelo de de- roca. Los socavones de agua como nes del río Tiahua se encuentran las sarrollo denominado “GRUPO SALI- la huarmi y el kari, son declives de cuevas arqueológicas o prehistóricas NAS”. donde se saca el agua salada que se que son testigos de la historia por la deposita a mano en las pendientes, que atravesó su población. Poco a poco, a esta pequeña pobla- bajan a pozas entalladas en piedra, ción se va introduciendo la industria bautizadas como chacras. Este pro- Al explorar este lugar, se encontra- y la tecnificación. Se inicia la capaci- ceso repetitivo sedimenta la sal, que rá varias composiciones bañadas tación a los pobladores en el campo será extraída mediante un proceso de colores y formas que atraerán de la producción y transformación de de evaporación; luego, la sal es en- la atención de los visitantes. En su materia prima, en especial a grupos vuelta en guías de paja para su en- entorno se divisa una diversa vege- de jóvenes, y consecuentemente trega y mercadeo. tación, entre la cual se encuentran se crea la Cooperativa Salinas, que las plantas criptógamas, helechos, contó inicialmente con 15 socios y al líquenes y hongos que nacen de la momento suman más de 3 000 inte- hojarasca, sin dejar de mencionar las grantes. minas de oro blanco o sal, cuyo pro- ceso de extracción le dio el nombre En la actualidad, esta cooperativa se a esta población. encarga de organizar a la población local para la elaboración de varios Las minas de sal que inicialmente productos; los pobladores de Salinas fueron descubiertas y explotadas por se dedican a transformar la materiaTURISMO 112
  • 113. 4. Elaboración de mermeladas y • Turismo comunitario •Fabricación conservas: mermeladas de mortiñoLa organización y la cooperación de de hongos deshidratados y mora.los individuos permiten realizar un Estos productos se exportan al mer-trabajo comunitario. Son los propios Los hongos crecen de manera natu- ral, son recolectados en los bosques cado italiano y para el consumo na-pobladores los que se convierten en cional.guías de turismo y el dinero genera- de pino, por los mismos pobladoresdo con esta actividad, se reinvierte de Salinas. Luego son limpiados, re-en proyectos para la comunidad. banados y deshidratados. Finalmen- te se los clasifica y envasa para ser • Proceso de elaboraciónSalinas, gracias a la implementación distribuidos al mercado nacional e de quesosdel turismo comunitario, ha logrado internacional. Los productos lácteos, a través decon los años, evitar la migración po- los años, se han convertido en unblacional hacia zonas urbanas, encontraste con la situación que se da • Elaboración de textiles alimento delicioso y esencial. En Salinas se producen 9 tipos de que-en otros sectores del país, ya que El pastoreo de alpacas y borregos sos con tecnología Suiza, entre ellosposee un sistema industrial bien es- provee a sus productores de alimen- podemos encontrar: el dambo, tilsit,tructurado, beneficiando de igual ma- to y lana, que es procesada técni- mozarela, queso fresco, queso andi-nera a comunidades aledañas que camente en la hilandería del lugar, y no, queso gruyer, entre otros.han encontrado en estas industriascondiciones mucho más favorables su producto es usado por la comu- nidad como materia prima para tejer El proceso de elaboración de losque en la urbe. a mano coloridas y elegantes pren- quesos, comienza en la mañana, das como sacos, ponchos, guantes, con la llegada de la leche cruda al bufandas, bolsos y gorros, que son centro de producción, donde la re- exportados al mercado europeo. ceptan, la pesan y almacenan. Al lácteo embasado se lo pasteuriza a 67°C, este proceso mata cualquier bacteria existente mediante el calor. Para la coagulación se añade la en- cima del cuajo, 2,5 gramos por cada 150 litros, que corta la leche; se deja reposar durante 30 minutos y luego se corta en línea con una lira; (cor- te maíz), el líquido que se drena es la lactosa. Una vez que los sólidos y líquidos están bien separados, pasa- mos al moldeado terminal, en donde los sólidos son puestos en moldes • Elaboración de confites con una subcapa de tela para darle • Elaboración de panela y chocolates la forma adecuada, inmediatamente se los voltea y se los prensa duran- Es ésta una de las más importantes te 30 minutos; a continuación se losLuego de cosechar y cortar la caña, deposita en salmuera por 24 horas,se exprime mediante un proceso an- empresas de Salinas, posee 4 áreas de producción: para enfriar y salar los quesos.tiguo de engranajes, con impulso defuerza animal (caballos o mulares); 1. Elaboración de pasta de cacao: pas-el jugo obtenido es hervido a altas ta y chocolate de taza.temperaturas en un fogón de leña 2. Elaboración de chocolates: chocola-construido específicamente para te fondente, de leche y blanco. Se des-esta labor. Cuando la parte líquida tacan las trufas, chocolates rellenos dese evapora, el semisólido es puesto Pájaro Azul (aguardiente), de Ají (paraa secar en moldes, lo que dará como el mercado japonés), entre otros.resultado bloques de panela para el 3. Elaboración de turrones: dos tiposautoconsumo y distribución en sus de turrones, de maní y de nuez de ma-locales a nivel nacional. cadamia. TURISMO 113
  • 114. Los tres mil litros de leche que ingre- • Atractivos turísticos GUÍA PARA LLEGAR san a diario, se convierten en cientos de quesos, de los cuales algunos se- Desde Quito, se toma la carretera rán almacenados en los cuartos de Dentro de la parroquia se recibe a más de 15 mil turistas al año, que Panamericana Sur hasta llegar a la maduración y se tomará en cuenta el ciudad de Ambato, en la provincia tiempo de permanencia según el tipo puedan visitar además de las minas de sal y los sitios de elaboración de de Tungurahua, 136 kilómetros al de queso. Finalmente, son empaca- sur. Una vez aquí, se continúa por el dos al vacío y embarcados para su productos, otros lugares únicos por su paisaje, como: la Cueva de Dos desvío sur occidental de la carretera, distribución en los puntos de venta en dirección a la ciudad de Guaran- creados en las distintas provincias Pisos, la Cueva de las Guayamas, la Cueva de la Virgen y la Cueva de las da, capital de la provincia de Bolívar. del Ecuador. Durante el recorrido se podrá ob- Tizas, el Diente del Inca, el Sombrero Rumi que son fenómenos geológicos servar de cerca el nevado más alto • Elaboración de artesanías y altares andinos modelados por el del Ecuador, el Chimborazo (6310 m.s.n.m.), al lado izquierdo del cami- ambiente. Un paradigma de este trabajo organi- no. Luego de 90 kilómetros de reco- zado es efectivamente la creatividad Otros atractivos son los caminos a rrido, se encontrará una bifurcación, humana, representada en la creación las comunidades y bosques endémi- que nos llevará, en dirección norocci- de artesanías en paja y cabuya. La cos como: dental a la parroquia rural del cantón paja es tejida en una base de hilo (de Guaranda llamada “Salinas”. cabuya pintada) dando formas geomé- Camino a la Comunidad tricas consistentes y durables. Entre de Yacubiana En cuanto a hoteles, se sugiere el otras artesanías también se destacan hotel comunitario de Salinas, llamado figuras de cerámica y bisutería. Desde las minas de sal se admiran “El Refugio”;o también la Hostería “El bellos paisajes, al atravesar la mese- Socavón”, a 10 minutos del círculo ur- ta se contemplan monolitos similares bano de Guaranda. a soldados petrificados y al llegar al valle del río Yacubiana y a la comu- • CONCLUSIONES nidad del mismo nombre se pueden apreciar las chozas y viviendas tra- Salinas es un ejemplo para las de- dicionales construidas con tierra, ba- más poblaciones del Ecuador y del hareque y paja. mundo debido al alto desarrollo co- munitario basado en el compromiso Comunidad de Chazo Juan y cultura de trabajo logrado a través de muchos años. La comunidad cuenta con una moda- lidad de ecoturismo comunitario; sus Debido a las múltiples opciones la- principales atractivos son: la chorre- borales que tiene Salinas ha logrado ra de Moras, las Chorreras de Pillo- que se disminuya notablemente la tingo, la Poza del Río Chazo Juan, la migración. Laguna de Río Verde. La multi diversidad de actividades y Bosque Protector Peña Blanca productos hacen que Salinas sea un polo de desarrollo productivo, gracias Está formado por terrenos escarpa- al buen manejo de los recursos y la dos y precipicios, allí se encuentra reinversión de las utilidades, que han una gran roca o peña que da el nom- beneficiado de manera igualitaria a to- bre al lugar. Es la zona mejor prote- dos los trabajadores de la comunidad. gida y la menos accesible; por la alta densidad de vegetación, esta peque- Finalmente sería conveniente que el ña área sirve de refugio a la fauna modelo desarrollado en Salinas sea local donde se localiza la mayor bio- replicado en otras zonas de nuestro diversidad de fauna y flora. Ecuador para fortalecer las econo- mías locales.TURISMO 114
  • 115. 115
  • 116. 116