Your SlideShare is downloading. ×
Proyecto educativo republicano
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Thanks for flagging this SlideShare!

Oops! An error has occurred.

×
Saving this for later? Get the SlideShare app to save on your phone or tablet. Read anywhere, anytime – even offline.
Text the download link to your phone
Standard text messaging rates apply

Proyecto educativo republicano

2,080
views

Published on

Published in: Education

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total Views
2,080
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0
Actions
Shares
0
Downloads
13
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

Report content
Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
No notes for slide

Transcript

  • 1. Proyecto Educativo Republicano
    Por: Yumey Acevedo
  • 2. Introducción
    En este encuentro tendremos algunos extractos de la legalidad educativa Republicana y las circunstancias en las que se encontraba el país al momento de la independencia; también reseñaremos parte de los dicho por Simón Bolívar ante el Congreso de Angostura y las actividades de Joseph Lancaster.
    Este encuentro es una recopilación tanto de textos legales como comentarios de algunos historiadores.
  • 3. 3
    Situación de la Educación Republicana
    “Conquistada la independencia, hubo necesariamente que atenderse a la instrucción pública, y el Gobierno de Colombia se dedico formalmente a protegerla dando decretos importantes. Las rentas de los conventos extinguidos y sus edificios, las temporalidades de los ex - jesuitas, los fondos destinados por los testadores para la enseñanza, las rentas de las canonjías suprimidas, dos mil pesos de las vacantes mayores y menores de cada obispado, las fundaciones de capellanías y patronatos de legos, se dedicaron al sostenimiento de escuelas públicas…
  • 4. 4
    Mandose que en todas las parroquias de cada cantón hubiera establecimientos de segunda enseñanza elemental; que en cada capital de cada departamento de Colombia hubiera una universidad, y que se tratara de plantear en los puertos, donde conviniese, escuelas especiales de astronomía y navegación, del arte de la construcción naval, de artillería, de ingenieros, geógrafos, de cosmografía, de hidrografía, de minas, de agricultura experimental y de bellas artes. Ya porque los medios fueran inadecuados, o porque la política no permitiera poner en practica tan importantes decretos, el caso es que estos no produjeron el efecto deseado.”
    PAEZ, José Antonio. (1946). Autobiografía del General José Antonio Páez. Tomos I y II. Nueva York: H & R ELLIOT & CO., Inc. Pág. 186.
  • 5. 5
    A consideración del historiador Elías Pino Iturrieta, la situación de la educación en la época posterior a la independencia era precaria, para ello describe “La comunicación entre las regiones constituye una aventura riesgosa por la falta de caminos, de puentes y vigilancia. Tampoco hay escuelas, ni bibliotecas. Apenas la Universidad de Caracas puede ofrecer un simulacro de instrucción superior”.
    PINO ITURRIETA, Elías (2001). País Archipiélago. Venezuela, 1830 – 1859. Caracas: Fundación Bigott. Pág. 22.
  • 6. 6
    Se plantea la educación del ciudadano con la finalidad de generar la práctica de las virtudes sociales.
    Es por ello, y como lo expresa el Padre Fray Juan Antonio Navarrete el 2 de septiembre de 1811 en discurso pronunciado ante la Sociedad Patriótica reunida para honrar la memoria de los caídos en Valencia, la instrucción pública en las Repúblicas es “una virtuosa necesidad”, porque “la libertad no puede conservarse en el seno de la ignorancia. Ella es hija primogénita de la luz, como la esclavitud es el fruto vergonzoso de las tinieblas. ¡Qué puede esperarse de un pueblo estúpido!
  • 7. 7
    Este es un instrumento de injusticia dispuesto siempre a obrar en favor de aquél que logra dominarle. El es capaz de destruir hasta a sus bienhechores, sin un ambicioso le persuade que su felicidad consiste en este acto de gratitud. El es tan imprevidente, tan ciego que corre a la servidumbre, creyendo ir a la libertad, y que se precipita sobre su ruina, imaginando que marcha sobre su seguridad. El aprehende por realidades lo que es ilusión, por favores lo que es traición, por patriotismo lo que es crueldad, por amor del bien público”.
    FERNÁNDEZ, H. R. (1981). Memoria de Cien Años. Tomo I. Caracas: Ediciones del Ministerio de Educación. Pág. 100-101.
  • 8. 8
    Decreto del Congreso de Venezuela sobre el Servicio militar de los estudiantes. (Gaceta de Caracas, N° 369, del viernes 13 de septiembre de 1811. El texto en referencia, dice:
    “El Supremo Congreso de Venezuela, considerado que la ilustración y el fomento de las ciencias es no menos necesaria que l fuerza armada para la conservación y felicidad del Estado, y que son ya muy considerables los prejuicios de aquellas y la moral pública se resienten con que la juventud estudiosa se ocupe tan seriamente en el objetivo y fatiga de las armas”, dicta el siguiente reglamento:
  • 9. 9
    Que todos los escolares que cursan en los generales y escuelas publicas de la capital y demás de la confederación sean relevados del servicio de guardias, patrullas y demás fatigas en que se hallan ocupados actualmente, y sólo en los casos urgentísimos de invasión e podrán en lo sucesivo sobre las armas.
    Que los Comandantes de los batallones y demás cuerpos militares que hay en esta ciudad no admitan en ellos a ningún estuante aunque se presente voluntariamente, a menos que exhiba por escrito la licencia y el consentimiento de sus padres.
    Que se fomenten tantas compañías, cuantas permitan el numero de estudiantes hábiles por su corporatura y edad, que será de catorce años para arriba.
  • 10. 10
    Que los oficiales, sargentos y cabos se nombren de los mismos estudiantes, prefiriéndose a los doctores y maestros que actualmente estuvieren cursando.
    Que no permita al cuerpo ni a ningún individuo el uso de uniforme particular ni otra distinción fastuosa, sino una sencilla divisa.
    Que todos los estudiantes se instruyan en el ejercicio y manejo e las armas los domingos por la tarde en los patios del Colegio.
    Que para esta instrucción se destine un oficial de probidad y experiencia militar. Comuníquese al Supremo Poder Ejecutivo para que disponga su ejecución y cumplimiento de modo que continué más oportuno. Dado en el Palacio Federal de Caracas a 5 de septiembre de 1811.
    FERNÁNDEZ, , H. R. (1981). Memoria de Cien Años. Tomo I. Caracas: Ediciones del Ministerio de Educación. Pág. 121.
  • 11. 11
    AcademiadeInstrucción: “La creación de la Academia de Instrucción para estudiantes de trece a catorce años de edad, “que sepan leer y escribir bien, y tengan la disposición para emprender los estudios sublimes”, a cargo de Don José Benis. Este instituto, especie de centro de educación media, se proponía enseñar matemáticas, agrimensura, principios de astronomía e idiomas italiano y francés, y expresaba la tendencia cientista de la ilustración. En el prospecto aprobado por la Suprema Junta se establece que se recibirán indistintamente todos los sujetos que quieran instruirse “pero deberán ser presentados por su padre u otro pariente de edad, que de testimonio de su conducta y la garantice”
  • 12. 12
    y “cada uno pagará mensualmente con arreglo a la especie de estudio que emprendiese”. “La Academia de instrucción pública dirigida por Don José de Benis, anunciaba la Gaceta de Caracas, del martes 30 de abril de 1811, está ya abierta para dar clases a los que quisieren aplicarse, y es en la esquina de Las Ibarras, casa del Marqués del Toro”.
    FERNÁNDEZ, , H. R. (1981). Memoria de Cien Años. Tomo I. Caracas: Ediciones del Ministerio de Educación. Pág. 139.
    La Biblioteca Pública: “La idea de fundar un Biblioteca Pública con fines de educación y de cultura política surge también en aquellos días iniciales de la Revolución de Caracas. Una idea análoga nonata, producto naturalmente del espíritu de la época que veía en la educación y la cultura un resorte de progreso y felicidad, aun cuando restringida en su propósito esencial y obediente a intereses de utilidad agrícola y mercantil, se plantea en 1805.
  • 13. 13
    En efecto, en este referido año, un grupo de comerciantes acompañados de otras personas principales de la ciudad estableció una Casa de Bolsa y Recreo “con el objeto de reunir en ella los individuos que se ocupaban de la Agricultura y Comercio, tratar sus negocios, intentar el establecimiento de una Biblioteca de estos ramos, el de un Banco Público, de una compañía de seguros y de todo los demás concernientes al aumento y prosperidad de los Ramos que debe constituir la felicidad de estas Provincias.
    Los promotores de la iniciativa reconstruyeron el hecho indicado en la representación que formula el Gobierno de Caracas en 1811, y al hacerlo señalan que habían hecho algunas inversiones en el arreglo de una casa ad-hoc por la cantidad de cinco a seis mil pesos “quedando además obligados a pagar trescientos pesos anuales al propietario del edificio por el término de nueve años.
  • 14. 14
    Los promotores de la iniciativa expresan al Gobierno que no pueden llevar adelante los propósitos iniciales, “aunque el nuevo orden de cosas que establece nuestra feliz independencia abre un campo mucho más extenso a nuestras esperanzas”, y proponen los referidos señores al Gobierno que asuma la tarea de dar al inmueble un destino diferente aun cuando distante del objetivo inicialmente concebido, reteniendo los promotores, la “obligación de satisfacer a su dueño alquileres correspondientes por el tiempo que falta para el cumplimiento de su contrata”. Es probable que el objeto de esta representación hecho al gobierno el 31 de julio de 1811, tenga alguna relación con la misión que el Real Consulado encomendó en 1809 al señor Francisco Javier Ustáriz para la formación de una “pequeña biblioteca”, para atender exigencias vinculadas a la agricultura y a la prosperidad agraria”
    FERNÁNDEZ, H. R. (1981). Memoria de Cien Años. Tomo I. Caracas: Ediciones del Ministerio de Educación. Pág. 126-127.
  • 15. 15
    La Escuela como agente configurador de la ciudadanía: “...sobre el valor del plantel escolar y la acción del magisterio para iniciar en los niños el proceso de modelación del espíritu republicano, el procerato patriota tenía sus ideas muy claras, como consta por la instrucción consagrada en el artículo 328 de la Constitución de la Provincia de Caracas: “Igualmente se encarga y recomienda a todos los maestros de primeras letras que pongan en manos de sus discípulos, en la forma y modo que hallen más adaptables, la presente Constitución, y también Federal, procurando que las posean y manejen como cualquier libro o lectura de las que se usan comúnmente en las escuelas,
  • 16. 16
    haciéndolas leer y estudiar constantemente, y en especial el capítulo octavo de la Constitución Federal que trata de los derechos del hombre, por ser una de las instituciones en que deben estar radicados a fondo, y un objeto esencialísimo de la educación que debe recibir la juventud de Venezuela”. Sobre la escuela ponía la República una gran responsabilidad ya que a esa correspondía el cuidado y formación de la primera edad del hombre y con ello dar el cimiento para la felicidad y el nuevo orden establecido. Estas ideas afloran en un discurso que se dio a leer al niño Juan Bautista Calcaño en un acto de fin de curso de la escuela del puesto de La Guaira, bajo la preceptoría del doctor Miguel Landa el 24 de diciembre de 1810, y donde concurrieron distinguidas personalidades presididas por el Comandante Don Juan de Escalona...”
    FERNÁNDEZ, H. R. (1981). Memoria de Cien Años. Tomo I. Caracas: Ediciones del Ministerio de Educación. Pág.133.
  • 17. 17
    La Estabilidad de la República – La Estabilidad de la Escuela: “Con la Capitulación de Miranda y la llegada de Monteverde a Caracas en junio de 1812, que significó la caída de la Primera República, los ideales republicanos y educacionistas antes indicados (desarrollo cultural y consolidación del sistema educativo) pasan a padecer la dura prueba de la guerra y del exterminio. La caída de la Primera República (y el advenimiento de la “Guerra a Muerte”) significó el colapso de aquel movimiento culturizador que acompañaba al proyecto político, y la autoridad española con la entrada de Monteverde a Caracas modificó el estatuto escolar impuesto por la República.
  • 18. 18
    Al efecto, la Municipalidad de Caracas a partir de 15 de septiembre de 1812 considera y así lo acuerda, “la necesidad de reponer la escuela de primeras letras y la de gramática (sic) latina, por indispensables recursos para la buena educación de sus hijos”, y se fijan carteles incitando a quienes se sientan con capacidad para ejercer el magisterio a comprobar su idoneidad. Estima asimismo el Ayuntamiento que deben establecerse en cada parroquia dos escuelas de primeras letras a donde concurran por separado los niños blancos y pardos o gente de color, prefiriendo a los hijos de legítimos matrimonio, para enseñarles a leer, escribir, nociones elementales de aritmética y sobre todo la doctrina cristiana .
  • 19. 19
    Sin embargo, si el centro de interés son los menesteres de la guerra, cuantas veces se presenta un claro, en medio de aquella tempestad, que prodiga alguna fortuna y estabilidad para la causa republicana, el tema de la educación reaparece en la sensibilidad de aquellos libertadores. Así acontece en 1813, cuando Bolívar, reconstituida la República por segunda vez inicia el proceso de ordenación del aparato político-administrativo del Estado Venezolano. Allí aparece el organismo que tiene la responsabilidad de atender el ramo de la instrucción publica: la Secretaria de Gracia, Justicia y Policía”.
    FERNÁNDEZ, H. R. (1981). Memoria de Cien Años. Tomo I. Caracas: Ediciones del Ministerio de Educación. Pág. 152.
  • 20. Estado de la Educación:En la segunda década, al abrirse el periodo de la Guerra de Independencia se desatienda lo poco que se había logrado en materia educativa. El siguiente resumen es el mejor testimonio de la situación educativa para el año de 1815:
    “No hay sino una casa de niñas educandas y esta en tanta infelicidad, que no puede mantenerse ni una docena así es que con sumo dolor veo madres afligidas, que ocurren a mí para la colocación de sus hijas doncellas sin podérsela conceder. No hay ni el necesario numero de cátedras en el seminario, ni las que existen tienen competente dotación, así es que tampoco hay opositores a ellas, sino casi las mas veces uno solo cuyo nombramiento se hace forzoso en el. No hay sino dos escuelas de enseñanza de primeras letras, la una en el seminario para veinte y cinco niños provenientes de una dotación y la otra de dotación de la ciudad, ambas insuficientes para mas de mil niños varones que hay en ellas, y así es que para algunos, cuyos padres supieran por que la instrucción no les falte, se acomodan unos pagados maestros, y otros solicitando la caridad de un lego de convento de San Francisco o de otras personas pías, aunque sea un negro de que resulta el hallarse estas escuelas sin el correspondiente orden para la mejor disciplina. Y para las niñas no hay absolutamente escuela alguna y rara la casa particular en que se les haga la competente Instrucción para las faenas y otros oficios mujeriles y caseros”. LEAL citado por CANCHICA, A. (1980). Algunos rasgos característicos del proceso de la educación en Venezuela. Mimeografía. Caracas: Escuela de Educación. UCV
  • 21. Poder Moral
    Discurso de Angostura:Simón Bolívar, en sus discursos, cartas y otros documentos, tuvo una permanente preocupación por el hecho educativo. Ya, en el discurso de Angostura de 1819, dejó claro que la Moral y las Luces debían ser un hecho primordial de la República. En el proyecto constitucional sentó las bases del concepto de estado docente, al proponer la creación de la Cámara de Educación, desde la cual se establecerían las normas que regirían la enseñanza en toda la República. Así mismo, en sus escritos planteó gran interés en los problemas pedagógicos, en cuyas ideas expresamente reconoce los aportes de Simón Rodríguez, del cual toma ideas innovadoras. Además, trata temas curriculares tales como la orientación vocacional (“inclinación, genio y temperamento”), la necesidad del estudio de idiomas extranjeros y el conocimiento geográfico como parte de la formación básica.
    MINISTERIO DE EDUCACIÓN, CULTURA Y DEPORTE (2001). Observaciones al Proyecto de Ley Orgánica de Educación. MINISTERIO DE EDUCACIÓN, CULTURA Y DEPORTE
  • 22. Como gobernante mantuvo la tesis de darle relevancia al hecho educativo, como base fundamental para garantizar el avance moral y material de la República. Esto quedó plasmado a instancia del Padre de la Patria, en la creación, mediante Ley, de la Dirección General de Instrucción Pública para toda la Gran Colombia. En 1827 crea un régimen legal para la Universidad de Caracas, sobre bases republicanas.
    La preocupación de Bolívar por la educación tiene continuidad en nuestros gobernantes. José María Vargas y Carlos Soublette contribuyen a ir definiendo la instrucción Pública como un servicio público. Los sucesivos gobiernos aportan al desarrollo progresivo de la Instrucción Pública a Cargo del Estado. Queda asentada en la tradición constitucional la educación como servicio público.
    MINISTERIO DE EDUCACIÓN, CULTURA Y DEPORTE (2001). Observaciones al Proyecto de Ley Orgánica de Educación. MINISTERIO DE EDUCACIÓN, CULTURA Y DEPORTE
  • 23. Joseph Lancaster
    El sistema lancasteriano en la Legislación Educativa Colombiana: “Los deseos de Lancaster de instalarse en Colombia (pues lo había expresado éste en carta al Libertador el 5 de mayo de 1823) llegaban en el mejor momento de la vida de la joven República, ya que recientemente promulgada en 1821, la nueva legislación educacional y consagrado en uno de sus artículos el uso en los planteles de la República del método de la enseñanza mutua o sistema lancasteriano, la presentación en Colombia de tan prestigioso Maestro, el líder de la novedad pedagógica, significaba un respaldo a la iniciativa educativa del gobierno y el mejor aval para garantizar el éxito de la empresa de cultura que se proponía el Libertador”.
  • 24. “Lo atractivo del método en aquellas circunstancia (de la naciente República), consistía en atender a una exigencia socio – política, a bajo costo, mediante el uso de la propia capacidad que genera el plantel, dando atención educativa a grandes grupos, con la cooperación de los alumnos mas adelantados bajo la dirección de un solo maestro”.
    “De estas ventajas para promover la educación de la juventud en forma masiva tenían conocimiento el Libertador y otros hombres de su equipo de gobierno, muy particularmente el Lic. José Rafael Revenga...” Tomas Lander, Calos Bello, importantes preceptores de la época en Caracas, y el Dr. Felipe Fermín Paúl, Rector de la Universidad de Caracas.
    FERNÁNDEZ, H. R. (1981) Memoria de Cien Años. Tomo I. Caracas: Ediciones del Ministerio de Educación. Pág. 236-237.
  • 25. Conclusión
    La Ilustración impregnó a los pensadores de los últimos tiempos coloniales y a los que participaban en el proyecto independentista en la idea de que la educación debía ser la mejor vía para lograr:
    • Un cambio de mentalidad hacia una vida republicana
    • 26. La mejor forma de ir hacia el progreso como nación
    • 27. y la única manera para aprender a vivir sin dependencias
    Sin embargo, en el caso de los pensadores coloniales, sus ideas no se manifestaron, por una causa y otras, en acciones emprendedoras de mejoras; y en el caso de los actores de la independencia, la acción de la guerra y los tiempos convulsionados dejaron sólo huella dentro de la acción legal.
    A partir de estas líneas y de los contenidos vistos, genere Usted sus propias conclusiones.
  • 28. Bibliografía
    Acosta, C. Cosas sabidas y cosas por saberse Revista de educación No. 82. Caracas, Ministerio de Educación 1956.
    Fernández Heres, R. Memoria de cien Años. Caracas, ediciones del Ministerio de Educación, 1981.
    Fermín, Manuel. Momentos Históricos de la Educación Venezolana. Editorial Romor. Caracas, 1991.
    Gil Fotoul, J. Historia Constitucional de Venezuela. Caracas, Ministerio de Educación, 1954.
    Márquez Rodríguez, A. Doctrina y proceso de la Educación en Venezuela. Caracas, 1964.
    Rojas, Arístides Capítulo de la Historia Colonial en Venezuela. Madrid, Editorial Americana, 1919.
    Anderson M.S. La Europa del Siglo XVIII. Breviarios. Fondo de Cultura Económica. Méjico 1966.
    Pérez Vila, M. Los libros en la Colonia y en la Independencia. Caracas, Imprenta Nacional 1970.
    Fermín Manuel. Momentos Históricos de la Educación Venezolana. Editorial Romor. Caracas 1991.
    Este encuentro fue realizado basándose en Corrientes del Pensamiento Pedagógico. De la Universidad Nacional Abierta y la Universidad Pedagógica Experimental Libertador. Caracas. 1988.

×