L ibros poeticos
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Like this? Share it with your network

Share
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Be the first to comment
    Be the first to like this
No Downloads

Views

Total Views
811
On Slideshare
811
From Embeds
0
Number of Embeds
0

Actions

Shares
Downloads
8
Comments
0
Likes
0

Embeds 0

No embeds

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
    No notes for slide

Transcript

  • 1. LIBRO DEJOB, Libro del Antiguo Testamento, escrito casi todo en forma poética. Su tema principal es elsufrimiento del justo. El libro toma el nombre del personaje principal, Job. Estructura Del Libro Job comienza con dos capítulos de introducción. Los capítulos 3 al 37 constituyen el núcleo dellibro y pueden dividirse en cuatro partes bien definidas. La primera contiene el diálogo con Job queentablan Elifaz, Bildad y Zofar. Este diálogo a su vez tiene tres ciclos de discursos en que hay unaintervención de cada amigo y la respuesta de Job. El primer ciclo va del capítulo 3 al 14, el segundodel 15 al 21 y el último del 22 al 26. La segunda parte de la sección poética la constituyen los capítulos 27-31, de los cuales el 28 esun bello elogio de la sabiduría. Los capítulos 29-31 son un resumen que Job hace de todo el debateanterior. La tercera está formada por el largo discurso de Eliú en los capítulos 32-37. Este personaje no seha mencionado antes en el libro. Parece ser un joven sabio que ha llegado cuando el debate estabaya en marcha y que, después que los tres amigos de Job no tienen ya nada que añadir, resuelvetambién intervenir. Su discurso repite en gran parte lo que ya se ha dicho, pero con la novedad deque su intervención establece un giro distintamente teológico. La última palabra en el asunto la tiene Jehová (38.1-42.6), y esta constituye la cuarta y últimaparte de la sección poética. Es la parte culminante de todo el poema. El ambiente y la terminología del poema sugieren un tribunal en el cual Job ocupa el banquillode los acusados. Nótese que aunque la magnitud de los sufrimientos y de la paciencia en el caso deJob se han vuelto proverbiales, no es esto lo que constituye el meollo del poema. A Job lepreocupan intensamente sus relaciones directas y personales con Dios. Su gran querella consisteen saber por qué Dios lo ha abandonado. Las respuestas de sus amigos fatigan e impacientan a Job porque representan lasimpugnaciones prefabricadas de personas que, a base de un concepto individualista de Dios, juzganpor igual todas las circunstancias y a todas las personas. Él los oye con atención pero, aunqueentiende la lógica de sus argumentos, sospecha que las bases de su razonamiento no son firmes;
  • 2. que la explicación de su problema no puede ser tan simple, tan automática ni tan final. Poco a pocova impacientándose con sus interlocutores porque ve en su actitud y en sus conceptos un enormemuro que se interpone entre él y su Dios. En varias ocasiones expresa el deseo de ir directamente aDios para que sea Él quien lo juzgue. Expresa la certeza de que su Vindicador vive y de que enalgún momento le responderá en forma adecuada. Job aboga insistentemente por un acceso personal y directo a Dios, y en sus interlocutores solove a intermediarios que le impiden este acceso y que le ofrecen conceptos estereotipados imposiblesde aceptar. Por eso ninguno, ni siquiera Eliú, que se jacta de su sabiduría y de tener en su habertodas las respuestas, puede responder satisfactoriamente a la querella de Job. No obstante, la paz yla alegría regresan al alma de Job cuando directamente oye la voz de Jehová (38-42). El poema llega a su clímax en 42.5 con las palabras de Job: "De oídas te había oído; mas ahoramis ojos te ven", y en el repudio que Dios hace de los interlocutores de Job y el respaldo que da aeste en 42.7. Nótese que, cuando Job pronuncia sus palabras de satisfacción en 42.5, suenfermedad había llegado a extremos espantosos. Esto no preocupa a Job ante el gozo de haberpodido, al final, pasar por encima de sus intermediarios y haber llegado al tribunal divino. Por esoel libro de Job va más allá del problema que se toca de paso en el diálogo; llega hondamente alproblema de cómo entendemos la relación entre el hombre y Dios. JOB: Un bosquejo para el estudio y la enseñanza I. Las circunstancias de Job 1.1-5 Primera parte: El dilema de Job (1.1-2.13) II. El primer asalto de Satanás 1.6-22 III. El segundo asalto de Satanás 2.1-10 IV. La llegada de los amigos de Job 2.11-13 I. El primer ciclo de debate 3.1-14.22 Segunda parte: Los debates de Job (3.1-37.24) A. Primer discurso de Job 3.1-26 B. Primer discurso de Elifaz 4.1-5.27 C. Respuesta de Job a Elifaz 6.1-7.21 D. Primer discurso de Bildad 8.1-22 E. Respuesta de Job a Bildad 9.1-10.22 F. Primer discurso de Zofar 11.1-20 G. Respuesta de Job a Zofar 12.1-14.22 II. El segundo ciclo de debate 15.1-21.34
  • 3. A. Segundo discurso de Elifaz 15.1-35 B. Respuesta de Job a Elifaz 16.1-17.16 C. Segundo discurso de Bildad 18.1-21 D. Respuesta de Job a Bildad 19.1-29 E. Segundo discurso de Zofar 20.1-29 F. Respuesta de Job a Zofar 21.1-34 III. El tercer ciclo de debate 22.1-26.14 A. Tercer discurso de Elifaz 22.1-30 B. Respuesta de Job a Elifaz 23.1-24.25 C. Tercer discurso de Bildad 25.1-6 D. Respuesta de Job a Bildad 26.1-14 IV. La defensa final de Job 27.1-31.40 A. Primer monólogo de Job 27.1-28.28 B. Segundo monólogo de Job 29.1-31.40 V. La solución de Eliú 32.1-37.24 A. Eliú interviene en el debate 32.1-22 B. Primera refutación de Eliú 33.1-3 C. Segunda refutación de Eliú 34.1-37 D. Tercera refutación de Eliú 35.1-16 E. Conclusión de Eliú 36.1-37.24 I. La primera controversia de Dios con Job 38.1-40.5 Tercera parte: La liberación de Job (38.1-42.17) A. Primer reto a Job 38.1-40.2 B. Primera respuesta de Job a Dios 40.3-5 II. La segunda controversia de Dios con Job 40.6-42.6 A. Segundo reto de Dios a Job 40.6-41.34 B. Segunda respuesta de Job a Dios 42.1-6 III. La liberaciónAutor Y Fecha El libro no da indicaciones ni del autor ni de la fecha de su escritura. Por no mencionar lahistoria de Israel ni sus ritos religiosos, algunos lo han fechado en el tiempo de Moisés o lospatriarcas. Sin embargo, aunque la base histórica de la narración pudiera ser tan antigua,probablemente el libro fue escrito posteriormente. Se han sugerido muchas fechas entre el tiempode Salomón (950 a.C.) y 250 a.C. Muchos prefieren la última parte de este período, pero ciertosparalelos con la poesía de [Ver=] UGARIT sugieren una fecha entre 950 y 500 a.C.
  • 4. Marco Histórico Los hechos que se describen en Job pueden haber ocurrido siglos antes de que se escribiera ellibro. Job bien puede haber vivido en tiempos de Abraham, allá por el 2000 a.C. Como Abraham, la fortuna de Job se medía en términos de rebaños y ganado. Conforme a lacostumbre patriarcal, los hijos casados de Job eran parte de su casa. Vivían en tiendas apartes,pero se sometían a la autoridad del jefe de la familia.Aporte a La Teología Job parece abrir la puerta al concepto neotestamentario de la gracia, al plantear que Dios estámás allá de la misma Ley y de las interpretaciones que los hombres hicieron de ella en momentosespecíficos. Ese concepto nos lleva a confiar en Dios en cualquier circunstancia. No ganamos nadacon tratar de entender el porqué de la dificultad. A veces el justo sufre sin saber por qué, de ahí quesea importante aprender a dejarlo todo en las manos de Dios. Por otro lado, este magistral libro, nos deja ver que Dios no está amarrado ni a este mundo, ni asu pueblo, ni al concepto que tengamos de la naturaleza divina. Dios es libre y soberano. Ante sugrandeza nos sentimos empequeñecidos. Como Job, no hallamos más remedio que rendirnos a Élcon humildad. El libro no termina sin recalcar que Dios es bueno y justo en todos sus tratos. Al final restauró aJob y hasta le dio más de lo que antes tenía. Si permanecemos fieles, a la postre Dios siempredisipa las tinieblas de nuestra existencia con la luz de su presencia.Otros Puntos Importantes Lo primero que llama la atención al intentar analizar el libro de Job es que los dos primeroscapítulos y el último, a partir del v. 7, están escritos en prosa y parecen servir únicamente de puntode partida y de conclusión, respectivamente, al cuerpo mismo del libro (3.1-42.6), que está todoescrito en verso. Este fenómeno se trata ampliamente en los comentarios. Muchos lo ven comoindicación de diferentes autores. Sin embargo, se debe tomar en cuenta que este estilo, A. B. A., esconocido en otras literaturas antiguas. Un ejemplo es el código de Hammurabi, que tiene un prólogoen poesía, las leyes en prosa y un epílogo en poesía. Job es una joya de la literatura universal. Por ello, y por el contundente impacto de sucontenido, tenemos que leerlo y releerlo con detenimiento.
  • 5. LIBRO DE LOSSALMOS I. Importancia del salterio Sería difícil exagerar, tanto para el judío como para el gentil, la significación del libro de losSalmos. En él se reflejan los ideales de la piedad religiosa y la comunión con Dios, del dolor por elpecado y la búsqueda de la perfección, del caminar en la oscuridad sin temor, guiados por lalámpara de la fe; de la obediencia a la ley de Dios, de la delicia de adorar a Dios, de la comunióncon los amigos de Dios, de la reverencia por la Palabra de Dios; de la humildad bajo la vara de lacorrección, del saber confiar cuando triunfa la maldad y prospera la iniquidad, de mantener laserenidad cuando arrecia la tormenta. Los poetas hebreos recibieron inspiración para hacer suyos estos conceptos y experienciasespirituales y utilizarlos como temas de sus canciones. No obstante, debe tenerse en cuenta que―los salmos son poemas, y poemas destinados a ser cantados, no tratados doctrinales, comotampoco sermones‖ (C. S. Lewis, ReflectionsonthePsalms, 1958, pp.pp. página(s) 2)—de ahí el títulohebreo de Salmos, tƒhilléÆm, ‗canciones de alabanza‘—y que, además, daban expresión a lareligión de Israel, de la cual los salmistas eran herederos, y no simplemente a sus experienciasreligiosas personales. Por ello Salmos pertenece a todos los creyentes, judíos y gentiles por igual. II. La formación del salterio Generalmente se ha descrito al libro de los Salmos como ―el himnario del segundo templo‖, yen rigor de verdad esta es la descripción exacta. Sin embargo, el título de referencia podría resultarconfuso si se interpreta que significa que todos los salmos fueron escritos en el período del exilio oel posexílico. Es importante observar que este tipo de literatura no se limita únicamente al salterioen el ATAT Antiguo Testamento sino que está representado en muy diversos períodos de la historiahebrea. Aparece entre los hebreos ya en el período del éxodo (Ex. 15), y otro ejemplo nos llega de unperíodo posterior, pero relativamente cercano, a la invasión de Canaán bajo el liderazgo de Josué(Jue. 5). El salmo de Ana (1 S. 2.1–10) aparece al final del período de los jueces. La literatura profética preexílica también ofrece ejemplos de salmos compuestos en esostiempos (cf.cf. confer (lat.), compárese, p. ej.p. ej. por ejemplo, Os. 6.1–3; Is. 2.2–4; 38.10–20; Jer.14.7–9; Hab. 3.1ss, etc.). Del período posexílico nos llegan pasajes como el de Esd. 9.5–15 y Neh.9.6–38, que transportan insistentemente la memoria a muchos de los salmos. Por lo tanto, esevidente que el salterio no constituye un fenómeno literario aislado. Más aun, entre los babilonios ylos ciudadanos de Ugarit existía este mismo tipo de *poesía, como lo demuestran las tablillas de RasShamra. El salterio veterotestamentario es una colección de poemas típicos de un estilo literarioque los hebreos, lo mismo que otras culturas, usaron desde por lo menos el éxodo hasta bien
  • 6. entrado el período posexílico o del segundo templo. Y, por supuesto, si se tienen en cuenta lossalmos no canónicos, es evidente que esta forma literaria persistió entre los judíos hasta muyavanzada la era cristiana. a. Paternidad literaria Se atribuyen a David no menos de 73 salmos. Otros autores que se nombran en los títulosson Asaf (50; 73–83), los hijos de Coré (42–49; 84–85; 87–88), Salomón (72; 127), y Hemán (88),Etán (89), ambos ezraítas, y Moisés (90), a quienes se les atribuye un salmo cada uno. Muy amenudo se ha negado la paternidad literaria davídica de muchos salmos, argumentando que elsalmista David de aceptación popular no se asemeja en absoluto al David guerrero de los libros deSamuel y Reyes. También se puede argumentar que la atribución lƒd_aµwid_ (―de David‖) noconstituye necesariamente una indicación de paternidad literaria, sino simplemente unencabezamiento para indicar que ciertos salmos estaban destinados a algún ritual real para el―David‖ (el rey davídico) del momento. Sin embargo, sí sabemos que David era músico (1 S. 16.14ss)y poeta (2 S. 1.17ss; 3.33ss). Los intentos de algunos estudiosos de refutar la paternidad literariadavídica atribuida a 2 S. 22.1ss; 23.1–7, y de eliminar las palabras ―como David‖ de Am. 6.5 (dondese hace referencia a la tradición de David y su música y canciones unos 300 años después de sumuerte) tienen un aire de argumentos especiosos. Además el NTNT Nuevo Testamento no solamenteacepta sino que fundamenta argumentos en la paternidad literaria davídica de estos materiales.Sobre esto, véase también la sección IV, inf.inf. infra (lat.), abajo Este himnario del segundo templo contiene material muy antiguo. Esto de ninguna maneradebe sorprender si se tiene en cuenta que las tablillas de Ras Shamra demuestran que, cuandoIsrael invadió Canaán, el tipo de poesía representado en los Salmos constituía ya una tradiciónlargamente establecida entre los habitantes de Ugarit. Por lo tanto, el canto de Moisés en Ex. 15, yel de Débora (Jue. 5), no constituían casos aislados ni ejemplos sin precedentes en la poesíasemítica. La paternidad literaria mosaica y salomónica a que se hace referencia en los títulos de tressalmos indica que la antigua religión del tabernáculo y el primer templo seguramente requeríamúsica sagrada. La religión en los días de Amós (5.21–23) e Isaías (30.29), durante el exilio (Sal.137.1ss) y el período que siguió al retorno, y la edificación del segundo templo, indudablementetambién requería cantares solemnes. No obstante, es el lugar prominente del rey en el salterio(véase sección IV) lo que ha obrado en forma más decisiva para convencer a los estudiosos recientesde que el período clásico de composición de los fue la monarquía, e. d.e. d. es decir desde Davidhasta el comienzo del exilio.
  • 7. b. Organización El salterio veterotestamentario tal como lo conocemos hoy se compone de cinco libros. Estadivisión se remonta a la versión de la LXXLXX Septuaginta (vs. gr. del AT), que fue comenzada allápor el ss.ss. siglo(s) III a.C.a.C. antes de Cristo Se puede distinguir fácilmente cada sección porquecada libro termina con una doxología. Las doxologías son breves con excepción de la que cierra ellibro V; en este caso se dedica un salmo entero a la doxología final. Las cinco divisiones del salterioson las siguientes: libro I, Sal. 1–41; libro II, Sal. 42–72; libro III, Sal. 73–89; libro IV, Sal. 90–106;libro V, Sal. 107–150. Muchos han percibido en esta quíntuple división un intento por imitar ladivisión de la Torá, o Pentateuco, en cinco libros. (Véase N. H. Snaith, Hymns of the Temple, 1951,py. 18–20, donde se hace un estudio de su significación.) Diversos rasgos sugieren que estaban ya en uso colecciones separadas de salmos antes derealizarse la compilación final. Por ejemplo, ciertos salmos, en su totalidad o en parte(especialmente Sal. 14 y 53; Sal. 40.13–17 y Sal. 70; Sal. 57.7–11 más 60.6–12 para formar el Sal.108), aparecen más de una vez en el salterio. Más aun, un grupo considerable (42–83) hablapredominantemente de ―Dios‖ más bien que del ― Señor ‖, mientras que otros conjuntos (1–41; 84–89; 90–150) revelan una preferencia opuesta, aun en salmos atribuidos a algunos de los autores delgrupo anterior (42–83). Además, Sal. 72.20 evidentemente marca la conclusión de un conjuntoparticular de salmos davídicos, pero de ninguna manera incluye toda la producción de David, comolo demuestra el resto del salterio. Parecería probable, como sugieren diversos estudiosos, que la penúltima etapa en lacompilación del salterio fue el agrupamiento de distintas series de salmos en tres salteriosprincipales, quizás usados en distintos centros o períodos, como sigue: a. los salmos davídicos 3–41ó 2–41, que prefieren el nombre divino Yahvéh (el Señor ); b. salmos 42–83 (―salterio elohístico‖) deCoré, Asaf y David, donde predomina el término <ƒloµhéÆm (Dios) (grupo al cual se le agregó unapéndice, 84–89, en el que prevalece ―Yahvéh‖); c. colección de salmos mayormente anónimos, 90–150 (donde nuevamente aparece ―Yahvéh‖), que contiene ciertos conjuntos que se distinguen pordeterminados temas o usos (p. ej.p. ej. por ejemplo la majestad real de Dios, 93–100; el ―Hallelegipcio‖, 113–118, asociado tradicionalmente con la pascua; los cánticos graduales, 120–134; lossalmos finales de aleluya, 146–150). Finalmente, desde este punto de vista, para coincidir con loslibros de Moisés, las tres colecciones fueron subdivididas para formar cinco, y el Sal. 1 (o 1 y 2) secolocó al principio como introducción al todo.
  • 8. III. Terminología técnica en el salterioEn hebreo el título del libro es tƒhilléÆm, ‗canciones de alabanza‘, o ‗alabanzas‘. El título salterioviene de la LXXLXX Septuaginta (vs. gr. del AT) A, Psalteµrion, mientras que Los salmos viene de laLXXLXX Septuaginta (vs. gr. del AT) B (Psalmoi), o de la Vg.Vg. Vulgata latina (LiberPsalmorum).Además del título original dado al libro entero, la mayoría de los salmos individuales tienendistintos encabezamientos. Sin embargo, dado que muchos de los términos técnicos en los títulos yen otras partes de los salmos ya resultaban oscuros para los traductores judíos de la LXXLXXSeptuaginta (vs. gr. del AT) (ss.ss. siglo(s) III al II a.C.a.C. antes de Cristo), cualquier comentariotiene que ser tentavivo. 1. Designaciones técnicas de los salmos. El término más frecuente es mizmoÆr, ‗salmo‘, palabra que sugiere el uso de acompañamiento instrumental. ―Canción‖ (sûéÆr) es un término más general, no limitado al culto. En el salterio a menudo está ligado a mizmoÆr (p. ej.p. ej. por ejemplo 48, título), y hay quince ―cánticos graduales‖ (120–134), probablemente canciones de peregrinos o, de otro modo, canciones para las procesiones vinculadas con las fiestas. Trece salmos llevan el encabezamiento masŒkéÆl, que parecería querer decir, ―revistiendo de sabiduría o habilidad‖. Los salmos de referencia (32; 42; 44–45; 52–55; 74; 78; 88–89; 142) reflejan experiencias sumamente escarmentadoras, aunque con una notable excepción (45). Sin embargo, el título podría no referirse al contenido o contexto del salmo sino más bien a su estilo literario. Tenemos que confesar nuestra ignorancia. Seis salmos se denominan mik_taµm, interpretado por la LXXLXX Septuaginta (vs. gr. del AT) como ―inscripción‖, y avavAuthorizedVersion (King James‘), Versión autorizada inglesa de 1611 mgmg margen (casi igualmente improbable) como ―salmo de oro‖ (de ket_em, ‗oro‘). Mowinckel, no obstante, llama la atención al ac.ac. acádico, acadio katamu, cubrir, e infiere un salmo de expiación, ya que clasifica a todos estos salmos (16; 56–60) como lamentos. Pero la ―cobertura‖ que buscan no es expiación sino defensa, y el sentido más probable es ―plegaria para pedir protección‖; casi, en términos nuestros, ―un S.O.S.‖ Otros títulos son ―oración‖ (17; 86; 90; 102; 142), ―alabanza‖ o ―doxología‖ (145) y ―sigaión‖ (sûiggaµyoÆn, Sal. 7; cf.cf. confer (lat.), compárese Hab. 3.1, plural). Este último término no nos resulta claro; se lo ha vinculado con sûgh, vagar o tambalear, y (Mowinckel) con el ac.ac. acádico, acadio sûegu, aullar o lamentar. Pero tanto el Sal. 7 como Hab. 3, aunque enfrentan situaciones desesperantes, reaccionan ante ellas con extraordinaria fe y esperanza. 2. Direcciones musicales. Muchas instrucciones que parecen ser de este tipo ocurren juntamente con el encabezamiento lamƒnasah, ―al (o ―del‖) músico principal‖ (cf.cf. confer (lat.), compárese °bj°bj Biblia de Jerusalén, totalmente revisada, 1981, Sal. 4ss, etc.), lo que podría indicar una colección especial de salmos (existen 55, desparramados por los cinco
  • 9. libros) con elaboración más compleja que los demás. Pero esto es conjetura, y se han sugerido varios otros significados para este término heb.heb. hebreo que deriva de una raíz que significa sobresalir, perdurar o brillar: p. ej.p. ej. por ejemplo la LXXLXX Septuaginta (vs. gr. del AT) reza ―hasta el fin‖; Mowinckel, ―predisponer a Yahvéh a la misericordia‖ (haciendo resplandecer su rostro)—para mencionar solamente dos—. Los *instrumentos musicales indicados en los títulos incluyen los siguientes; nƒg’éÆnoÆt_(cuerdas) y nƒhéÆloÆt_ (‗flautas‘), y el tono de los instrumentos o voces puede quizá indicarse porel vocablo >‡laµmoÆt_ (Sal. 46), ―tiple‖ (?)—lit. ―niñas‖—y sƒméÆnéÆt_ (Sal. 6 y 12), ―una octavamás baja‖ (?)—lit. ‗octava‘—sobre la base evidentemente enigmática de 1 Cr. 15.20s. Algunos términos, generalmente ligados con la preposición >al (―de acuerdo a‖), se haninterpretado como direcciones litúrgicas (véase 3, inf.inf. infra (lat.), abajo) o nombres de tonadas.Los principales ejemplos son a. Gitit (gittéÆt_, 8; 81; 84), vocablo que se deriva de Gat o de lagar oprensa de olivas; b. Mut-labén (>al-muÆt_ labbeµn, 9), ―muerte del hijo‖ (pero revocalizada de lasiguiente manera, >alaµmoÆt_ laµd_éÆn, como sugiere L. Delekat, podría quizás interpretarsecomo ―tiples para mayor claridad‖); c. La cierva de la aurora‖ (<ayyelet_ ha-sûah, 22); pero laLXXLXX Septuaginta (vs. gr. del AT) tiene ―la ayuda al amanecer‖ (cf.cf. confer (lat.), compárese<ƒyaµluÆt_éÆ, ‗mi ayuda‘, en el vv.vv. versículo(s) 19 (20, heb.heb. hebreo), como señala B. D.Eardmans). Sin embargo, véase 3, inf.inf. infra (lat.), abajo d. ―Lirios‖ (sûoµsûannéÆm, 45; 69; 80),―Lirio del testimonio o pacto‖ (sûuÆsûan>eµd_uÆt_, 60); pero en lugar de ―lirios‖, la LXXLXXSeptuaginta (vs. gr. del AT) tiene ―los que efectúan cambios‖ (sûesûsûoµnéÆm [?]). e. ―La palomaen lejanos terebintos‖, o, ―la silenciosa paloma en lugares lejanos‖ (yoÆnat_ <yÆlemrƒhqéÆm,56): ¿es esta, sin embargo, una nota de conclusión para el Sal. 55, en vista de 55.6s (7s, heb.heb.hebreo)? Referente a una interpretación cúltica, véase 3, inf.inf. infra (lat.), abajo f. ―No destruyas‖(<al-tassûht_, 57–59; 75) es una frase de los viñedos en Is. 65.8, y posiblemente el nombre de unacanción de la vendimia y su melodía. Pero las mismas palabras aparecen con mayor significancia enDt. 9.26, que puede subyacer tanto a Is. 65.8b como a este título. g. ―Mahalat‖ (mah‡lat_, 53; 88)parere derivarse de h, ‗estar enfermo‘ o ‗propiciar‘. Podría ser ―la palabra característica en unacanción, que le da el nombre a la melodía‖ (BDBBDB F. Brown, S. R. Driver y C. A. Briggs, Hebrewand English Lexicon of the Old Testament, 1906), y la palabra adicional lƒ>annoÆt_ en el título delSal. 88 podría significar ―cantar antifonalmente‖ (cf.cf. confer (lat.), compárese Vg.Vg. Vulgatalatina) o ―afligir o humillar‖. Pero véase el párrafo siguiente, contrario a la noción de nombres demelodías. 3. Direcciones litúrgicas. La preposición <al (―de acuerdo a‖) que precede a la mayoría de los términos en el párrafo anterior, significa básicamente ―sobre‖. Por lo tanto, Mowinckel relaciona los títulos anteriores, a. a g., con actos cúlticos, ―sobre‖ los cuales se cantaban los
  • 10. salmos. Así, p. ej.p. ej. por ejemplo, e. se referiría a algún ritual como el de Lv. 14.5–7, donde un ave era sacrificada y otra soltada para que saliera volando, y g. indicaría un ritual para los enfermos. Igualmente, >al-yƒd_uÆt_uÆn (62, 77; cf.cf. confer (lat.), compárese 39) se referiría no al cantor Jedutún (2 Cr. 5.12) sino a un acto de confesión sobre el cual debían cantarse los salmos. Las sugestiones de Mowinckel son especulativas; pero debe admitirse que la mayoría de las demás también lo son. Quizás su ejemplo más dudoso sea el título del Sal. 22, que se ha tomado como referido al sacrificio de un ciervo, un animal no apto para tal cosa (Dt. 12.15, etc.). El vocablo sélah (selaÆ) aparece 71 veces, y sigue resultándonos oscuro. Como parece que amenudo marca una división en el salmo, podría ser una indicación a los participantes en el cultopara ―elevar‖ (sll) sus voces o el volumen de los instrumentos en un interludio o en el canto de unestribillo. Higaión (higgaµyoÆn, 9.16 [17, heb.]) es como sélah, evidentemente indicación para lamúsica. Es un término que aparece en Sal. 92.3 (4, heb.heb. hebreo) para indicar el sonido de uninstrumento de cuerdas. IV. Enfoque litúrgico del salterio Etapa culminante en la investigación moderna del salterio fue la obra de H. Gunkel en lasprimeras décadas de este siglo. Para él resultó de suma importancia comenzar por hacer unadistinción entre las diferentes clases (Gattungen) de salmos atendiendo a a. las distintassituaciones cúlticas que les habían dado origen (―algún servicio religioso concreto‖, antes que algúnacontecimiento en la historia de la nación o en la vida del escritor); b. los pensamientos odisposición de ánimo que ciertos salmos pudieran tener en común; y c. la repetición de los diversosrasgos de estilo, forma e imágenes para llegar a los distintos propósitos enunciados. Descubrió lossiguientes tipos principales de salmos: himnos de alabanza, acciones de gracias personales,lamentos colectivos y lamentos personales. Además, había categorías tales como liturgias iniciales,bendiciones y maldiciones, salmos de sabiduría, salmos reales; había también tipos mezclados. Suclasificación ha merecido aceptación general, y rara vez se ha cuestionado su insistencia en laimportancia de este modo de encarar la cuestión. Gunkel consideraba que la mayoría de los salmos canónicos eran descendientes literarios dela salmodia original de Israel, mientras que S. Mowinckel pensaba que eran producto del cultoviviente. Se dedicó a reconstruir los ritos y las festividades de Israel sobre la base de las pistas queconfiadamente creía detectar en dicho culto, independientemente de toda confirmación en elPentateuco. Sus primeros estudios de los Salmos, en la década de 1920, daban singularimportancia a una postulada festividad de la coronación de Yahvéh como Rey, supuestamente
  • 11. celebrada en año nuevo en forma similar al festival akitu de Babilonia, que dejó sus rastros enalrededor de cuarenta salmos y en la formación de la escatología veterotestamentaria. Estainiciativa fue prontamente seguida, a veces en forma excesiva, por otros erudicos, notablemente porla así llamada escuela de especialistas británicos y escandinavos en mitos y ritual en la década de1930, que se valieron en gran parte de la religión comparada para construir en detalle un dramacúltico que describía luchas y nupcias de carácter divino y la fijación de destinos, todo lo cualexplicaba muchos de los gritos de angustia o triunfo en el salterio y la mayoría de las referencias amares y manantiales, enemigos y monstruos, derrota y victoria, y los atributos y actividades del rey. No todos los entendidos, sin embargo, que se reconocen deudores de Mowinckel están deacuerdo con él en todos los detalles o (aun menos) con aquellos que han llegado a extremos en laaplicación de sus métodos. El mismo Mowinckel da menos importancia al tema de la ascensión delrey en sus escritos posteriores que en sus primeros estudios, y otros estudiosos que destacan lainfluencia de la festividad de año nuevo sobre el salterio entienden que el aspecto principal de lamisma está relacionado con la renovación del pacto (A. Weiser) o la reafirmación de la elección deSión y la casa de David por parte de Dios (H. J. Kraus). No obstante, el legado de Gunkel yMowinckel perdura, en la atención que la mayoría de los comentaristas presta a la labor de asignarcada salmo a la clase que le corresponde, y en la consideración de casi todo el material comoeclesiástico. Esto difiere del punto de vista de que los salmos fueron reunidos y utilizados para el culto, yen muchos casos escritos expresamente para tal fin. Con dicho punto de vista no puede haberdiscrepancia. Por el contrario, supone que aun aquellos salmos que confesadamente nacieron deepisodios en la vida de David (p. ej.p. ej. por ejemplo la mayor parte de los Sal. 51–60), o que elNTNT Nuevo Testamento considera como de su pluma (p. ej.p. ej. por ejemplo Sal. 16; 69; 109–110),surgieron por el contrario de los dramas cúlticos, o fueron compuestos anónimamente en forma depiezas fijas para situaciones de culto que podrían presentársele al individuo, al rey davídico, o a lacongregación. Así el Sal. 51, no obstante la mención introductoria de que forma parte del textohebreo, no se considera como la oración de David después de su pecado con Betsabé, y el Sal. 110,a pesar de la referencia que hace nuestro Señor al mismo, no se acepta como obra ―de Davidmismo, inspirado por el Espíritu Santo‖, aun cuando es el propio Señor quien así lo declara en Mr.12.36. Sin embargo, dentro de esta escuela dominante de interpretación, existe una diversidad deopiniones en cuanto a la correcta clasificación de determinados salmos, y se habla con másconfianza acerca de quienes no escribieron los salmos que de los que sí lo hicieron. El intento de ubicar los salmos dentro del marco que les corresponde debiera regirse, segúnnuestro entender, por los elementos evidenciales en cada caso particular. Aquí se han de incluir lascaracterísticas internas a que se han referido Gunkel y sus sucesores, pero acordando el peso
  • 12. debido, además, a las manifestaciones en los títulos y otras escrituras, donde existan. También hade tener en cuenta el hecho de que el salmista podría hablar (como lo señaló Pedro en Hch. 2.30s)como ―profeta‖, con conciencia de las promesas divinas, y previendo lo que había mucho más alláde su propio horizonte. V. La teología del salterio 1. La médula de la vida religiosa de los salmistas era sin lugar a dudas su conocimiento de Dios. No se cansan de cantar acerca de su majestad en la creación. En todas sus obras en cielos, tierra, y mar, se ha hecho conocer como el Dios omnipotente, omnisciente, y omnipresente. Es también el Dios de toda la historia, que va guiando todas las cosas hacia la meta final que se ha propuesto alcanzar. Pero este Soberano de toda la tierra, este Rey de reyes, es también el supremo Legislador y Juez, defensor de todos los oprimidos, a la vez que su Salvador. Por lo tanto, es misericordioso y fiel, justo y recto, el Santo a quien hombres y ángeles adoran. Pero el Dios de los salmistas es también, en forma única, el Dios de Israel. El Dios que se reveló a Abraham, Isaac y Jacob, que por medio de Moisés libró a Israel de Egipto, estableció un pacto con ellos y les entregó la tierra prometida, sigue siendo el Dios de Israel, el Señor y Defensor del pueblo elegido. Teniendo un concepto tan elevado de Dios, no puede causar sorpresa que los salmistasencontrasen su principal deleite y privilegio en la oración a Dios. En las oraciones de los salmistasse advierte una sensación de franqueza, de espontaneidad, de cercanía que nos demuestra que paraellos la oración era algo muy real. Creen en su providencia, confían en su presencia, se regocijan ensu rectitud, descansan en su fidelidad y se apoyan en su cercanía. En sus oraciones alaban,peticionan y disfrutan de comunión con su Dios, hallando en él refugio de la enfermedad, de lanecesidad, de la pestilencia, de la calumnia, y se humillan bajo su poderosa mano. En eldesenvolvimiento de la vida de la comunidad su comportamiento se caracteriza por la fidelidad aDios, la reverente obediencia a la ley, la bondad hacia los oprimidos, y la alegría en el culto delpueblo de Dios. 2. Frente a este fondo de fe y obediencia, los salmos imprecatorios (véase especialmente 35:1–8; 59; 69; 109) parecerían ofrecer un escollo de tipo moral. Se encuentran oraciones similares en las que se pide venganza en Jer. 11.18ss; 15.15ss; 18.19ss; 20.11ss. La idea fundamental en estos pasajes del salterio, donde se invocan maldiciones y castigos vengativos sobre el enemigo, se expresa en 139.21s, ―¿No odio, oh Jehová, a los que te aborrecen? … Los tengo por enemigos.‖ Lo cual significa que los salmistas se sienten impulsados por el celo para con el Santo de Israel, quien debe ejercer la retribución en el orden moral imperante en el mundo. Por detrás de las
  • 13. imprecaciones se advierte un reconocimiento de la autoridad moral divina en el mundo, la creencia de que el bien y el mal tienen sentido para Dios, y que por lo tanto en un mundo moral debe aplicarse el juicio tanto como la gracia. Por consiguiente, era natural, para hombres que vivían bajo la dispensación de la ley, que orasen por la destrucción de los enemigos de Dios por medio del juicio, aunque hoy los creyentes que viven en la dispensación de la gracia oran por todos los hombres a fin de que sean salvos, aun cuando siguen creyendo en la realidad de un juicio inmediato además de un juicio venidero. También debe recordarse que, si bien es cierto que los salmistas se daban cuenta de lastensiones existentes entre la justicia y la injusticia, entre el pueblo de Dios y los enemigos de Dios,hasta ese momento no se conocía la noción del juicio en sentido escatológico, no poseían tampoconinguna doctrina respecto a un estado futuro en el cual los impíos serían castigados y los piadososrecompensados. Por consiguiente, si la vida de justicia ha de ser reivindicada, ha de serlo ahora, sila maldad ha de ser castigada, tendrá que ser castigada ahora. Porque cuando el hombre justooraba por la destrucción de la maldad, en su mente no diferenciaba entre el impío y su impiedad.Para el hebreo justo, era impensable la destrucción del primero sin lo segundo. Incluso resultabadifícil, si no imposible, para algunos salmistas hacer distinción entre el impío y su familia. Todo loque pertenecía al hombre impío estaba comprometido con él en su impiedad. El cristiano, pues,debe tener presente estas cosas cuando lee estos salmos imprecatorios, y no restarles lasignificación que puedan tener. Por lo menos, constituyen una seria advertencia acerca de larealidad del juicio en este mundo moral, y revelan el ardiente celo por la causa de la justicia queinflamaba los corazones de algunos de los salmistas, y su negativa a condonar el pecado. 3. ¿Tiene el salterio alguna teología respecto a una vida futura? Aquí la respuesta es que no. Hay una esperanza pero no una creencia absoluta en cuanto al futuro. En el salterio no se percibe ninguna referencia segura a la resurrección. Es posible que se adviertan destellos de revelación o discernimiento en cuanto a la vida en el más allá, pero no existe ninguna doctrina, ninguna afirmación que se parezca a un artículo de fe de carácter religioso. Puede ser que se descubra el germen de una esperanza de esta naturaleza en los Sal. 16–17; 49; 73, pero no pasa de ser una simple esperanza. En ninguna parte se vislumbra que algún salmista manifieste una firme creencia en la resurrección. 4. Los salmos mesiánicos. Uno de los factores más importantes en la supervivencia nacional de Israel ha sido la esperanza mesiánica. Esta esperanza se funda en el retorno de la era de David, cuyo reinado en el pasado marcó la edad de oro en la historia de Israel; y es precisamente contra este fondo que debe apreciarse la esperanza mesiánica en el salterio. La descripción del Mesías que emerge del salterio tiene un doble aspecto.
  • 14. En primer lugar, como el Mesías ha de ser descendiente de la dinastía davídica, ha de ser elRey de la era mesiánica. En el salterio se ve un rey mesiánico divino contra el cual las naciones serebelarán en vano (Sal. 2). La era mesiánica se describe en el Sal. 72, mientras que en el Sal. 2 sedescribe el reino como un reino universal que pertenece a Dios, pero sobre el cual el Mesíasgobierna en íntima asociación con el Señor. En el Sal. 110 el Mesías es Rey, Sacerdote y Vencedor,y está sentado en gloria a la diestra de Dios. El Sal. 45 habla de dominio eterno, mientras que elSal. 72 destaca la universalidad del gobierno mesiánico. Pero en segundo lugar, el salterio prepara, también, la mente del hombre para un Mesíassufriente. Is. 53 tiene su contrapartida en el salterio. El Hijo ungido de Yahvéh, el Rey-sacerdotecuyo trono ha de permanecer para siempre, y cuyo reinado de paz y justicia será causa debendición para todas las naciones, ha de someterse a terribles padecimientos (Sal. 22; 69, etc.). Sinembargo, sólo cuando Cristo interpretó el salterio a los apóstoles estos salmos, y otros similares,fueron considerados mesiánicos (Lc. 24.27–46). Solamente en la medida en que el Señor esclarecióel entendimiento de los discípulos pudo la iglesia comprender el significado de estos pasajes en elsalterio y consagrarlo como el himnario y libro de oraciones de la iglesia. VI. El cristiano y el salterio Aparte de las cualidades religiosas y devocionales inherentes de los Salmos existen factoresque han impulsado a la iglesia cristiana a adoptar el salterio como su libro de oraciones. 1. Está el hecho de que el salterio ocupó un lugar preponderante en la vida y las enseñanzas de nuestro Señor. Seguramente era el libro de oraciones que usaba en los servicios de la sinagoga, y su himnario para las fiestas que se celebraban en el templo. Lo utilizaba en sus enseñanzas, enfrentó con él la tentación, cantó el Hallel al finalizar la Última Cena, lo citó desde la cruz, y murió con él en sus labios. 2. Además, desde los primeros tiempos el salterio ha sido a la vez el himnario y el libro de oraciones de la iglesia cristiana. Algunos de sus grandes himnos de alabanza han tenido por modelo los salmos (Lc. 1.46ss, 68ss; 2.29ss). El salterio sirvió de inspiración a los apóstoles en momentos de persecución (Hch. 4.25s), fue incorporado en su predicación (Hch. 2.25ss; 13.33), fue utilizado por ellos para proclamar sus más profundas creencias con respecto al Señor (He. 1.6, 10–13; 2.6–8; 5.6; 10.5–7). En todas las edades la iglesia ha encontrado en el salterio ―una Biblia en miniatura‖ (Lutero), o ―la Biblia dentro de la Biblia‖. Y si bien es cierto que esta ―Biblia en miniatura‖ tuvo su origen en la iglesia judaica, y está íntimamente relacionada con el ATAT Antiguo Testamento, sin embargo,
  • 15. por cuanto ha sido iluminada por la luz que irradian los evangelios, la iglesia cristiana la ha adoptado y la utiliza también en su acercamiento a Dios, a quien rinde culto y adoración eternamente. Bibliografía. °H. Ringgren, La fe de los salmistas, 1970; L. Alonso Schökel, Treinta salmos,poesía y oración, 1981; P. Beauchamp, Salmos noche y día, 1981; A. González, El libro de lossalmos, 1966; A. Deissler, Los salmos traducidos y explicados, 1968; P. Drijvers, Los salmos,introducción a su contenido espiritual y doctrinal, 1964. Comentarios: A. F. Kirkpatrick, 1901; A. Weiser, 1962; J. H. Eaton, 1967; M. J. Dahood,1966–70; A. A. Anderson. 1972; D. Kidner, 1975. Otros estudios: H. Gunkel, The Psalms (trad.trad.traductor, traducción, traducidoing.ing. inglés, inglesa 1967, Facet Books); B. D. Eerdmans, TheHebrew Book of Psalms, 1947; N. H. Snaith, Hymns of the Temple, 1951; S. Mowinckel, The Psalmsin Israel‘s Worship, 1962; H. Ringgren, The Faith of the Psalmists, 1963; C. Westermann, ThePraise of God in the Psalms, 1966; D. J. A. Clines, TynBTynB Tyndale Bulletin (antes THB) 18,1967, pp.pp. página(s) 103–126; TynBTynB Tyndale Bulletin (antes THB) 20, 1969, pp.pp. página(s)105–125; B. S. Childs, JSSJSS Journal of Semitic Studies 16, 1971, pp.pp. página(s) 137–150.J.G.S.S.T.J.G.S.S.T. J. G. S. S. Thomson, B.A., M.A., B.D., Ph.D., Pastor, Wigtown, Escocia.,F.D.K.F.D.K. F. D. Kinder, M.A., A.R.C.M., ex Director de Tybdale House, Cambridge, Inglaterra.LIBRO DE PROVERBIOS El título heb.heb. hebreomisûleÆ, ‗proverbios de‘, es abreviatura demislemisûleÆsûƒloÆmoÆh, ―los proverbios de Salomón‖ (1.1). Nuestro título proviene del de laVg.Vg. Vulgata latina, LiberProverbiorum. Es una colección de colecciones, que sirve de manualpara la vida exitosa. Sin destacar abiertamente los grandes temas proféticos (p. ej.p. ej. por ejemploel pacto), los proverbios muestran la forma en que la peculiar fe de Israel afectaba su manera devivir. I. Bosquejo del contenido a. La importancia de la sabiduría (1.1–9.18) Después de una declaración introductoria de su propósito (1.1–6), el escritor instruye a suhijo o alumno en cuanto al valor y la naturaleza de la sabiduría. En contraste con los proverbios de10.1ss, se considera cada concepto en forma bastante extensa mediante un poema didáctico. Estosensayos poéticos constituyen una forma altamente refinada y evolucionada del maµsûaµl (*Proverbio; * Sapiencial, Literatura).
  • 16. El propósito del autor es señalar con el mayor hincapié posible el contraste entre losresultados de buscar la sabiduría y los de llevar una vida alocada. Prepara así el terreno para loscientos de proverbios específicos que siguen. Hay ciertas tentaciones que se destacan especialmenteen la mente del sabio: los crímenes de violencia (1.10–19; 4.14–19); el comprometerse mediante unapromesa hecha precipitadamente (6.1–5); la pereza (6.6–11); la duplicidad (6.12–15); yespecialmente la impureza sexual (2.16–19; 5.3–20; 6.23–35; 7.4–27; 9.13–18). Al que logra evitarestas trampas, la *sabiduría le ofrece felicidad, larga vida, riquezas, y honor (3.13–18). Lanaturaleza profundamente religiosa de esta sección (p. ej.p. ej. por ejemplo 1.7; 3.5–12), su tonomoral sensible, y su estilo exhortativo y didáctico son reminiscentes de Deuteronomio. Aparentemente el escritor de estos capítulos es anónimo, desde que 1.1–6 problablemente serefiera a todo el libro, y 10.1 presenta una colección de proverbios que pretenden ser salomónicos.Normalmente esta sección se fecha entre los últimos de la colección. Aunque la publicación finalpuede ser relativamente tardía (ca.ca. circa (lat.), aproximadamente, alrededor de 600 a.C.a.C.antes de Cristo), buena parte del material puede ser considerablemente más antiguo. W. F. Albrightha llamado la atención a la serie de paralelos, en cuanto a pensamiento y estructura, entre estasección, especialmente los cap(s).cap(s). capítulo(s) 8–9, y la literatura ugarítica o fenicia (Wisdom inIsrael, pp.pp. página(s) 7–9). También sostiene que ―es enteramente posible que ciertos aforismos, eincluso secciones más extensas, correspondan a la edad del bronce, sustancialmente en su formaactual‖ (p.p. página(s) 5). Para la personificación de la Sabiduría en 8.22ss, véase * Sabiduría. b. Los proverbios de Salomón (10.1–22.16) Es probable que esta sección sea la más antigua del libro, y hay entre los estudiosos unatendencia creciente a aceptar la exactitud de la tradición que se refleja en 1 R. 4.29ss; Pr. 1.1; 10.1;25.1, que rinde honor a Salomón como el sabio por excelencia. Sus contactos con la corte de Egipto,la gran extensión de su imperio, y la combinación de riquezas con respiro de toda acción militar, lepermitieron dedicarse a actividades culturales en escala que no disfrutaron los que le sucedieron enel poder. En esta colección se cuentan alrededor de 375 proverbios. Su estructura es mayormenteantitética en los Capítulo(s) 10–15, y sintética o sinónima en los Capítulo (s) 16–22. La mayoría deestos proverbios no tienen relación entre sí, y no se discierne ningún sistema de agrupamiento. Aunque por cierto la nota religiosa no está ausente (cf.cf. confer (lat.), compárese 15.3, 8–9,11; 16.1–9, etc.), el grueso de los proverbios no contiene ninguna referencia específica a la fe deIsrael, sino que se basan en observaciones prácticas de la vida diaria. La naturaleza
  • 17. extremadamente práctica de las enseñanzas, que recalcan los beneficios de la sabiduría, ha sidomotivo de crítica por parte de aquellos que sostienen que la religión pura debe ser desinteresada.Mas, ¿cómo podía un sabio con mentalidad práctica, a quien Dios aun no había revelado el misteriode la vida después de la muerte, esclarecer el problema sin señalar las bendiciones del sabio y lospeligros que amenazan al necio? c. Las palabras de los sabios (22.17–24.22) El TMTM texto masorético y las vss.vss. versión, versiones han oscurecido el título al haberloincorporado en 22.17; Sin embargo, el título obvio, ―También estos son dichos de los sabios‖(24.23), sugiere que 22.17–24.22 debe considerarse como una colección aparte. Estas máximasestán más íntimamente relacionadas entre sí, y se sostienen más unidas en cuanto a tema, que lasde la sección anterior. Los tópicos son variados: la consideración para con los pobres (22.22, 27), elrespeto debido al rey (23.1–3; 24.21–22), la disciplina de los hijos (23.13–14), la temperancia(23.19–21, 29–35), el honrar a los padres (23.22–25), la castidad (23.26–28), etc. El énfasisreligioso, aunque no predomina, no está ausente (p. ej.p. ej. por ejemplo 22.19, 23; 24.18, 21). Se reconoce ampliamente que existe una relación formal entre los proverbios egp.egp. egipciode Amenernope y 22.17–23.11. La discusión gira en torno al problema de determinar quién influyósobre quién. W. Baumgartner (The Old Testament and Modern Study, eds.eds. edición, editor(es),editado H. H. Rowley, 1951, pp.pp. página(s) 212) observa que ―actualmente la … teoría de queAmenemope es el original … ha sido aceptada por la generalidad‖. Esta opinión, sin embargo, hasido cuestionada recientemente, desde el seno de la egiptología misma, por E. Drioton, quien hapropuesto razones muy serias en defensa del punto de vista de que el Amenemopeegp.egp. egipcioes, en realidad, nada más que una traducción (a veces demasiado literal) de un original heb.heb.hebreo; este original heb.heb. hebreo estaría constituido, así, por las ―palabras de los sabios‖, de lascuales se sirvió Proverbios en forma independiente. Véase É. Drioton, Mélanges André Robert, 1957,pp.pp. página(s) 254–280, y Sacra Pagina , 1, 1959, pp.pp. página(s) 229–241. Para una opinióncontraria, no obstante, véase R. J. Williams, JEAJEA Journal of EgyptianArchaeology 47, 1961,pp.pp. página(s) 100–106. El pasaje ha sido tan bien pulido por la fe de Israel que, sea cual fuere suorigen, pertenece a la revelación veterotestamentaria. d. Dichos adicionales de los sabios (24.23–34) Esta breve colección exhibe la misma irregularidad formal que la que antecede. Hayproverbios cortos (p. ej.p. ej. por ejemplo vv.vv. versículo(s) 26) y máximas extensas (p. ej.p. ej. porejemplo vv.vv. versículo(s) 30–34; cf.cf. confer (lat.), compárese 6.6–11). El elemento religioso no sedestaca, Pero se nota un marcado sentido de responsabilidad social (p. ej.p. ej. por ejemplo vv.vv.versículo(s) 28–29). Estas dos colecciones parecerían no ser salomónicas; forman parte, en cambio,
  • 18. del legado de los sabios de Israel, quienes crearon o recolectaron y pulieron un gran número dedichos sabios (cf.cf. confer (lat.), compárese Ec. 12.9–11). e. Proverbios adicionales de Salomón (25.1–29.27) En lo que respecta a su contenido, esta sección no difiere de 10.1–22.16 (p. ej.p. ej. porejemplo 25.24 = 21.9; 26.13 = 22.13; 26.15 = 19.24, etc.). Sin embargo, los proverbios aquí tienenmenos uniformidad en extensión; el paralelismo antitético, columna vertebral de la sección anterior,es menos común, aunque los cap(s).cap(s). capítulo(s) 28–29 contienen numerosos ejemplos; lacomparación, rara en 10.1ss, aparece frecuentemente (p. ej.p. ej. por ejemplo 25.3, 11–14, 18–20,etc.). La declaración en 25.1 ha tenido su influencia sobre la opinión talmúdica (Baba Batra 15a)de que Ezequías y los que lo acompañaban escribieron los Proverbios. El papel de los seguidores deEzequías en la preparación del libro no es muy claro, pero no hay motivo para dudar de la exactitudde 25.1, que se refiere a los dichos de los cap(s).cap(s). capítulo(s) 25–29. El interés demostrado porEzequías en la literatura de Israel está demostrado en 2 Cr. 29.25–30, donde restaura el ordendavídico del culto, incluido el uso de los salmos cantados de David y Asaf. A. Bentzen piensa queestos proverbios fueron conservados en forma oral hasta la época de Ezequías, cuando fuerontranscritos (IOTIOT Introductiontothe Old Testament, 2, pp.pp. página(s) 173). S. R. Driver(AnIntroductiontotheLiterature of the Old Testament, pp.pp. página(s) 401) enumera los proverbiosque reflejan intranquilidad respecto a la monarquía (28.2, 12, 15s, 28; 29.2, 4, 16). ¿Se refleja, enla selección de estos proverbios, la turbulencia del ss.ss. siglo(s) VIII a.C.a.C. antes de Cristo? f. Las palabras de Agur (30.1–33) Agur, su padre Jaqué, Itiel, y Ucal (30.1) no han podido ser identificados. Véase * Masa parael reajuste de la división de las palabras, que elimina completamente los dos nombres mencionadosen último término. Oráculo (30.1 °nbe°nbe L. Alonso Schökel, J. Mateos, Nueva Biblia Española, 2ªeds. 1977) probablemente deba leerse como nombre propio *Masa (véase °vp°vp Dios habla hoy,―versión popular‖, 2ª eds. 1983). Los primeros versículos son de difícil interpretación, pero parecerían ser de tono agnóstico.Este agnosticismo recibe su respuesta (5–6) mediante una declaración referente a la palabrainmutable de Dios. Después de una breve pero conmovedora oración (7–9), el capítulo termina conuna serie de extensos proverbios que describen alguna cualidad recomendable o reprochable. Enmuchos de ellos se destaca el número cuatro. Varios exhiben el esquema x, x + 1, esquemaperfectamente comprobado en el ATAT Antiguo Testamento (p. ej.p. ej. por ejemplo Am. 1–2; Mi.
  • 19. 5.5), y común en ugarítico (cf.cf. confer (lat.), compárese C. H. Gordon, UgariticHandbook, 1947,pp.pp. página(s) 34, 201). g. Las palabras de *Lemuel (31.1–9) Este rey de *Masa es desconocido. Los consejos de su madre incluyen advertencias contra elexceso sexual y la borrachera, y recomendaciones para juzgar aun a los pobres con rectitud. Esdigna de mención la influencia del arameo en esta sección (p. ej.p. ej. por ejemplo bar, ‗hijo‘;mƒlaµkéÆn, ‗reyes‘). h. Alabando a la esposa virtuosa (31.10–31) Este excelente poema acróstico carece de título, pero difiere tanto de la sección precedenteque debe considerarse por separado. Su forma estilizada indica que debe incluirse entre las últimassecciones del libro. La descripción de una mujer trabajadora, concienzuda, y piadosa, constituyeuna adecuada conclusión para un libro que trata sobre las manifestaciones prácticas de una vidasujeta a la dirección divina. II. Fecha No es posible que los Proverbios hayan sido completados antes de la época de Ezequías(ca.ca. circa (lat.), aproximadamente, alrededor de 715–686 a.C.a.C. antes de Cristo). Sin embargo,el poema acróstico (31.10–31) y los dichos de los masaítas (30.1–33; 31.1–9) bien pueden haber sidoagregados en el período exílico o posexílico. Fecha aceptable para la redacción final es el ss.ss.siglo(s) V a.C.a.C. antes de Cristo Los proverbios individuales se remontan, en la mayoría de loscasos, a fechas muy anteriores al exilio. Según W. F. Albright (op. cit.op. cit. opere citato (lat.), en laobra antes citada, pp.pp. página(s) 6), el contenido de Proverbios debe, por razones literarias, serfechado con antelación a los dichos arm.arm. arameo de Ahiqar (s.s. siglo(s) VII a.C.a.C. antes deCristo). III. Proverbios y el Nuevo Testamento Proverbios ha dejado su marca en el NTNT Nuevo Testamento mediante varias citas (p. ej.p.ej. por ejemplo 3.7a = Ro. 12.16; 3.11–12 = He. 12.5–6; 3.34 = Stg. 4.6 y 1 P. 5.5b; 4.26 = He.12.13a; 10.12 = Stg. 5.20 y 1 P. 4.8; 25.21–22 = Ro. 12.20; 26.11 = 2 P. 2.22) y alusiones (p. ej.p.ej. por ejemplo 2.4 y Col. 2.3; 3.1–4 y Lc. 2.52; 12.7 y Mt. 7.24–27). Como Cristo cumplió la ley y losprofetas (Mt. 5.17), así también cumplió los escritos sapienciales al revelar la plenitud de lasabiduría divina (Mt. 12.42; 1 Co. 1.24, 30; Col. 2.3). Si Proverbios representa un extensocomentario sobre la ley del amor, luego contribuye a preparar el camino para Aquel en el cual se
  • 20. encarnó el verdadero amor. Véase C. T. Fritsch, ―The Gospel in the Book of Proverbs‖, TheologyToday 7, 1950, pp.pp.página(s) 169–183. Bibliografía. °D. Kidner, Proverbios, 1975; L. Alonso Schökel, Proverbios, 1984; R. E.Murphy, Introducción a la literatura sapiencial, 1970; J. B. Pritchard, La sabiduría del antiguooriente, 1966; W. Zimmerli, Manual de Teología del Antiguo Testamento, 1980, pp.pp. página(s)177–190; G. von Rad, La sabiduría en Israel, 1984; id.id. idem (lat.), el mismo autor, Actuación deDios en Israel, 1980; F. F. Bruce, ―La literatura de sabiduría del Antiguo Testamento‖, °NCBR°NCBRD. Guthrie et al. (eds.), Nuevo Comentario Bíblico, 1977, trad. de la eds. rev.deThe NewBibleCommentary (NBC), 1970, pp.pp. página(s) 48–50. A. Cohen, Proverbs, 1945; C. T. Fritsch, Proverbs, IBIB G. A. Buttrick et al. (eds.), Interpreter‘s Bible, 12 t(t)., 1952–7; B. Gemser, SprücheSalomos, 1937; W. O. E. Oesterley, WCWC Wesminster Dictionary of the Bible, 1944, 1929; T. T. Perowne, The Proverbs, 1916; C. I. K. Story en JBLJBL Journal of Biblical Literature 64, 1945, pp.pp. página(s) 319–337; D. W. Thomas, Wisdom in Israel and in the Ancient Near East, eds.eds. edición, editor(es), editado M. Noth y D. W. Thomas, 1955, pp.pp. página(s) 280–292; C. H. Toy, ICCICC International Critical Commentary, 1899; A. Barucq, Le Livre des Proverbes, 1964; D. Kidner, Proverbs, TOTCTOTC Tyndale Old Testament Commentary (en castellanoComentariosDidaqué, de los queyahanaparecidoalgunostomos), 1964; W. McKane, Proverbs, 1970.D.A.H.D.A.H. D. A. Hubbard, B. A. B.D., Th.M., Ph.D., D.D., L.H.D., Presidente y Profesor deAntiguo Testamento del FullerTheologicalSeminary, Pasadena, California, EE.UU.LIBRO DEECLESIASTÉS. El escritor se titula a sí mismo qoµhelet_. La terminación femenina probablemente denota elcargo que se detenta, en este caso el del que cita a asamblea. Por consiguiente ―Predicador‖ o―Maestro‖ constituyen traducciones razonables. I. Bosquejo del contenido El tema de este libro es la búsqueda de la clave para el sentido de la vida. El Predicadorexamina la vida desde todos los ángulos a fin de ver dónde puede encontrarse la satisfacción.Descubre que sólo Dios tiene la clave, y que hay que confiar en él. Mientras tanto debemos recibir lavida día a día de sus manos, y glorificar a Dios en las cosas ordinarias de todos los días.
  • 21. Dentro de este marco general, Eclesiastés se divide en dos secciones principales de pensamiento, (a)―la vanidad de la vida‖, y (b) ―la respuesta de la fe práctica‖. Estos temas se elaboran paralelamentea lo largo de sus capítulos. En el bosquejo siguiente los pasajes que pertenecen a la primeracategoría aparecen en caracteres romanos, y los que pertenecen a la segunda en cursiva. 1.1–2. Enunciación del tema. 1.3–11. La naturaleza es un sistema cerrado, y la historia una mera sucesión de acontecimientos. 1.12–18. La sabiduría desalienta al hombre. 2.1–11. El placer lo deja insatisfecho. 2.12–23. La sabiduría tiene que estar ubicada por encima de tales cosas, pero la muerte derrota al sabio y al necio por igual. 2.24–26. Recibe la vida día a día de Dios y glorifícalo en las cosas comunes. 3.1–15. Vive paso a paso y recuerda que sólo Dios conoce todo el plan. 3.16. El problema de la injusticia. 3.17. Dios juzgará a todos. 3.18–21. El hombre muere como las bestias. 3.22. Por lo tanto Dios tiene que ser glorificado en esta vida. 4.1–5. Los problemas de la opresión y la envidia. 4.6. La quietud de espíritu es por lo tanto algo que debe buscarse. 4.7–8. El avaro solitario. 4.9–12. La bendición de la amistad. 4.13–16. El fracaso de los reyes. 5.1–7. La naturaleza del verdadero adorador. 5.8–9. Funcionarios públicos opresivos. 5.10–17; 6.1–12. El dinero acarrea muchos males. 5.18–20. Confórmate con lo que Dios da. 7.1–29. Sabiduría práctica, que comprende el temor de Dios, como guía para la vida. 8.1–7. El hombre debe someterse a los mandamientos de Dios aun cuando el futuro esté escondido. 8.8–9.3. El problema de la muerte, que acontece a buenos y malos por igual. 9.4–10. Ya que la muerte es universal, usa la vida con energía mientras dispongas de sus poderes. 9.11–12. Pero no te enorgullezcas por los talentos naturales. 9.13–10.20. Más proverbios para la vida práctica. 11.1–8. Ya que no se puede conocer el futuro, el hombre debe colaborar razonablemente con las leyes naturales que se conocen. 11.9–12.8. Ten presente a Dios en la juventud, por cuanto la ancianidad debilita las facultades. 12.9–12. Presta atención a las palabras sabias. Para resumir su contenido, este libro constituye una exhortación a vivir una vida en el temorde Dios, comprendiendo que algún día se deberá dar cuenta ante él. II. Paternidad y fecha Si bien el escritor afirma que fue rey de Israel (1.12), y habla como si fuese Salomón, enninguna parte declara que es Salomón. El estilo del heb.heb. hebreo es posterior a la época deSalomón. Si Salomón fue el autor, el libro sufrió posteriormente la modernización de su lenguaje.
  • 22. De otro modo un escritor posterior puede haber dado forma a un comentario sobre la vidaexpresado por Salomón, ―vanidad de vanidades, todo es vanidad‖, y haberlo utilizado como textopara demostrar cómo es que hasta un rey sabio y rico podía llegar a decir semejante cosa. No esposible determinar en qué fecha el libro recibió la forma que tiene actualmente, ya que no tienealusiones históricas claras. Generalmente se sugiere una fecha alrededor del 200 a.C.a.C. antes deCristo III. Interpretación (Véase el bosquejo del contenido más arriba.) La interpretación está parcialmente ligada a lacuestión de la unidad del libro. Los que rechazan su unidad sostienen que hay un núcleo originalde un escritor escéptico que cuestionaba la mano de Dios en el mundo. A dicho documento uno omás escritores le dieron forma, y uno de ellos, por lo menos, intentó lograr un equilibrio por el ladode la ortodoxia (p. ej.p. ej. por ejemplo 2.26; 3.14, etc.), mientras que otro posiblemente insertó lospasajes de orientación epicúrea (p. ej.p. ej. por ejemplo 2.24–26; 3.12–15, etc.). Sin embargo, seríaextraño que un escritor ortodoxo considerase que valía la pena salvar lo que fundamentalmente erauna obra escéptica. Más todavía, ¿por qué había de encomiarse como sabio a un escéptico (12.9)? En el caso de que el libro constituya una unidad, para algunos contendría las reflexiones delhombre natural. El Predicador abandona los problemas de Dios y el hombre, pero sostiene que lomejor es vivir una vida normal y reposada, evitando los extremos peligrosos (p. ej.p. ej. por ejemploA. Bentzen, IOTIOT Introductiontothe Old Testament, 2, pp.pp. página(s) 191). La síntesis final en12.13–14 sugiere que el libro no es primariamente escéptico, y que los pasajes así llamadosepicúreos no tienen sentido epicúreos. La vida es un misterio, para el que el Predicador procurahallar la clave. El significado de la vida no ha de encontrarse en la adquisición de conocimiento,dinero, placeres sensuales, la opresión, la profesión religiosa, o la necedad. Estas cosas resultanvanas o algo ocurre que las hace inútiles. Hasta la mano de Dios a veces resulta inescrutable. Elhombre está hecho de tal modo que siempre tiene que procurar encontrarle sentido al universo, yaque Dios ha puesto eternidad en su corazón; mas únicamente Dios conoce el esquema completo(3.11). Por lo tanto el plan para el hombre consiste en recibir su vida cada día de las manos de Dios,y disfrutarla como procedente de él y para él. Este tema debe compararse con lo que dice Pabloacerca de la vanidad del mundo en Ro. 8.20–25, 28. Bibliografía. A. Barucq, Eclesiastés, 1971; G. von Rad, Sabiduría en Israel, 1985; R. E.Murphy, ―Introducción a la literatura sapiencial‖ y ―Eclesiastés‖, Comentario bíblico ―SanJerónimo‖, 1972, t(t).t(t). tomo(s) II; P. R. de Mauresa, Eclesiastés, 1935; G. Ziener, ―La sabiduría
  • 23. del antiguo Oriente; norma de conducta para la vida‖, Palabra y mensaje del Antiguo Testamento,1972. C. H. H. Wright, The Book of Xoheleth, 1883; H. Ranston, Ecclesiastes and the Early GreekWisdom Literature, 1925; G. S. Hendry, ―Ecclesiastes‖ en °NCBR°NCBR D. Guthrie et al. (eds.),Nuevo ComentarioBíblico, 1977, trad. de la eds. rev. de The New Bible Commentary (NBC), 1970:; J.Paterson, The Book that is Alive, 1954, pp.pp. página(s) 129–150; F. D. Kidner, A Time to Mourn,and a Time to Dance: Ecclesiastes and the Way of the World, 1976.CANTAR DE LOS CANTARES DE SALOMÓN ―Cantar de los cantares‖ (sûéÆrhasûsûéÆréÆm 1.1) es un superlativo que indica el mejorde los cantares. Asma Asmatoµn (LXXLXX Septuaginta (vs. gr. del AT)) y CanticumCanticorum(Vg.Vg. Vulgata latina) (de donde proviene el título alternativo ―Cánticos‖) son traducciones literalesdel heb.heb. hebreo Es el primero de los cinco rollos que se leían en las Fiestas judías, y se usa enla pascua. Ya que el análisis dependerá de la teoría particular de interpretación que se adopte(véase inf.inf. infra (lat.), abajo), no se hace aquí ninguna tentativa de bosquejar su contenido. I. Canonicidad La Misná (Yadaim 3.5) parece indicar que Cantares no fue aceptado sin discusión. Despuésde considerar un veredicto afirmativo por el rabí Judá y una opinión negativa del rabí José, el rabíAkiba afirma la canonicidad de Cantares en términos superlativos: ―El mundo entero no vale lo quevale el día en que le fue entregado a Israel el Cantar de los Cantares; todos los Escritos sonsagrados, y el Cantar de los Cantares es el lugar santísimo‖. El negar con tanta firmeza laposibilidad de cualquier objeción podría fácilmente servir de prueba de que realmente la hay. Es indudable que la resistencia a canonizar Cantares estriba en su carácter erótico. Lamencionada resistencia fue neutralizada por la tradicional paternidad salomónica y por lasinterpretaciones alegóricas rabínicas y cristianas que elevaron los poemas a un nivel muy porencima del sensual. II. Paternidad y fecha La atribución tradicional a Salomón se basa en las referencias que se hacen a él (1.5; 3.7, 9,11; 8.11), especialmente el versículo que sirve de título (1.1.). La frase lisûloÆmoÆhprobablemente indica paternidad, pero también puede significar ―para Salomón‖. La capacidad deSalomón como escritor de canciones se atestigua en 1 R. 4.32 (cf.cf. confer (lat.), compárese Sal. 72
  • 24. y 127, °vm°vm Versión moderna (hecha por H. B. Pratt), eds. rev. 1929). La opinión que se expresaen Baba Bathra 15a, de que fueron Ezequías y sus escribas los que escribieron Cantar de losCantares, se basa probablemente en Pr. 25.1. La presencia de lo que parecen ser préstamos del persa (pardeµs, ―paraíso‖ 4.13) o del gr.gr.griego (<appiryoÆn de foreion, trad.trad. traductor, traducción, traducido ―carroza‖ en °vrv2°vrv2Versión de Reina y Valera, rev. 1960, pero mejor en °vm°vm Versión moderna (hecha por H. B.Pratt), eds. rev. 1929, ―palanquín‖, 3.9), el uso invariable de š (excepto en 1.1) como pronombrerelativo, y numerosos vocablos y frases muy semejantes al arm.arm. arameo (véase S. R. Driver,Literature of the Old Testament, pp.pp. página(s) 448), sugieren a algunos que la redacción final dela obra, si no su composición misma, se efectuó con posterioridad a la época de Salomón. Noparecería necesario, sin embargo, suponer que esta composición se haya realizado conposterioridad al período griego (ca.ca. circa (lat.), aproximadamente, alrededor de 300 a.C.a.C. antesde Cristo) en vista de las pruebas que existen de intercambio entre Canaán y Jonia desde la épocasalomónica en adelante. Tampoco la presencia de arameísmos es prueba de una fecha tardía. S. R.Driver (op. cit.op. cit. opere citato (lat.), en la obra antes citada, pp.pp. página(s) 449) observa quelos elementos lingüísticos, juntamente con una cantidad de alusiones geográficas (p. ej.p. ej. porejemplo Sarón, 2.1; el Líbano, 3.9; 4.8, 11, 15, etc; Amana, Senir, Hermón, 4.8; Tirsa, 6.4;Damasco, 7.4; el Carmelo, 7.5) señalan un origen septentrional. Pero en esto no hay provincialismoalguno. El autor conoce la geografía de Palestina y de Siria desde En-gadi, en la ribera del marMuerto (1.14), hasta las montañas del Líbano. III. Cualidades literarias Los discursos intensamente personales de Cantares adoptan dos formas principales: eldiálogo (p. ej.p. ej. por ejemplo 1.9ss), y el soliloquio (p. ej.p. ej. por ejemplo 2.8–3.5). Resulta difícilreconocer a los participantes de la conversación, salvo los dos amantes. Se mencionan hijas(doncellas) de Jerusalén (1.5; 2.7; 3.5, etc.), y se han atribuido a ellas algunas breves respuestas(1.8; 5.9; 6.1, etc.). Declaraciones diversas se han atribuido a habitantes de Jerusalén (3.6–11) y aSulem (8.5). En la poesía lírica altamente metafórica es posible que los participantes centrales esténreconstruyendo las respuestas de otros (p. ej.p. ej. por ejemplo la sulamita parece estar citando asus hermanos en 8.8–9). El poder de su poesía radica en la intensidad del amor y de la devoción que se expresa, yespecialmente en las ricas imágenes que saturan las descripciones de los amantes y su amor. Siestas descripciones resultan demasiado íntimas en sus detalles para el gusto occidental, debetenerse en cuenta que son producto de una época y un lugar remotos. Si algunas de lascomparaciones suenan menos que lisonjeras (p. ej.p. ej. por ejemplo ―dientes como manadas deovejas trasquiladas‖, ―cuello como la torre de David, 4.2ss), A. Bentzen oportunamente nos recuerda
  • 25. que ―los orientales fijan la vista en un solo punto sobresaliente, lo cual en nuestras concepcionesquizá no sea característico‖ (IOTIOT Introductiontothe Old Testament, 1, pp.pp. página(s) 130). Laopinión de L. Waterman de que las lisonjas son irónicas (JBLJBL Journal of BiblicalLiterature 44.1925, pp.pp. página(s) 179ss) no ha merecido apoyo de parte de los entendidos. Las cualidadespastoriles de las imágenes se han puntualizado frecuentemente. Los poemas están llenos dereferencias a animales, y especialmente a plantas. Este hecho no ha escapado a la atención deaquellos que encuentran el origen de Cantares en ritos paganos de la fertilidad (véase inf.inf. infra(lat.), abajo). IV. Teorías de interpretación Las interpretaciones de Cantares han sido numerosísimas, y muy pocos eruditos concuerdanen cuanto se refiere a su origen, su significado, y su propósito. Los poemas líricos vivamentedetallados y eróticos, la virtual ausencia de temas claramente religiosos, y la vaguedad de su tramahacen de ella un desafío a la intelectualidad, y una tentación para la ingenuidad imaginativa.Resulta indispensable para el estudio de las variadas interpretaciones el ensayo de H. H. Rowley,―TheInterpretation of theSong of Songs‖ en TheServant of the Lord, 1952. El problema de cómo aceptar en el canon una colección de poemas de amor tuvo su soluciónpara los rabinos y los Padres de la iglesia en el método alegórico de interpretación. Se descubrenindicios de este método en la Misná y en el Talmud, mientras que el tárgum de Cantares ve en lahistoria de amor una clara figura del trato bondadoso de Dios para con Israel a través de suhistoria. Una vez iniciado el camino de interpretación alegórica, los rabinos rivalizaban entre ellosen sus esfuerzos por ampliarla y darle nuevos enfoques. Se multiplicaron las supuestas alusiones ala historia de Israel, que se justificaban vinculándolas a partes sumamente improbables de losCantares. Los Padres de la iglesia y muchos intérpretes posteriores bautizaron los Cantares en lapersona de Cristo, pues supuestamente encontraron en ellas una alegoría del amor de Cristo paracon la iglesia, o para con el creyente. Diversos escritores de la época medieval siguieron el ejemplode Ambrosio, que creyó descubrir que la virgen María estaba prefigurada en la *sulamita. Losintérpretes cristianos no se han quedado a la zaga de los rabinos en su interpretación imaginativade los detalles. La explicación alegórica ha predominado en el pensamiento protestante hastaépocas recientes, e incluye entre sus defensores figuras de la talla de Hengstenberg y Keil. Íntimamente relacionado está el método tipológico, que conserva el sentido literal del poemaa la vez que discierne un significado superior y más espiritual. Evitando los excesos de lainterpretación detallada, característica del método alegórico, la tipología recalca los temasprincipales del amor y la devoción, y encuentra en la historia de Cantares una ilustración de larelación de amor entre Cristo y aquellos que creen en él. Este enfoque se ha justificado conanalogías extraídas de poemas de amor árabes que podrían tener significados esotéricos, tomando
  • 26. en cuenta la forma en que Cristo utilizó la historia de Jonás (Mt. 12.40), o la de la serpiente en eldesierto (Jn. 3.14), y por analogías bíblicas del desposorio espiritual, p. ej.p. ej. por ejemplo Os. 1–3;Je. 2.2; 3.1ss; Ez. 16.6ss; 23; Ef. 5.22ss. No son pocos los conservadores modernos que hanadoptado la interpretación tipológica, p. ej.p. ej. por ejemplo J. H. Raven (OldTestamentIntroduction, 1910), M. F. Unger (Introductory Guide tothe Old Testament², 1956). Aunque judíos y cristianos han obtenido beneficios devocionales en los enfoques alegóricos otipológicos de Cantares, la base exegética de estos enfoques es dudosa. Tanto la abundancia dedetalles como la ausencia de indicios en cuanto a un significado espiritual más profundo dentro delpropio libro hablan a las claras de la imposibilidad de encontrar elementos alegóricos o tipológicosen Cantares. La interpretación dramática de los Cantares, sugerida tanto por Orígenes como por Milton,fue elaborada en el siglo XIX en dos formas predominantes. F. Delitzsch encontraba dosprotagonistas principales, Salomón y la muchacha sulamita. Llevándola de su hogar aldeano aJerusalén, Salomón llegó a amarla como su esposa, con un afecto que se elevó por encima de laatracción física. H. Ewald formuló una interpretación basada en tres protagonistas principales:Salomón, la sulamita, y el pastor que la amaba, a quien ella permanece fiel a pesar de losdesesperados esfuerzos del rey por ganarla. Mientras que el enfoque de Ewald (conocido comohipótesis del pastor), que fue aceptado por S. R. Driver y pulido por otros entendidos, evita algunasde las dificultades del enfoque de Delitzsch, ya que explica por qué se presenta al amante como unpastor (1.7–8), y por qué el poema termina en un ambiente pastoril en el NN norte, sin embargoadolece de otras dificultades, p. ej.p. ej. por ejemplo la ausencia de instrucciones dramáticas, lascomplejidades comprendidas en los diálogos cuando Salomón describe la hermosura de la sulamita,mientras que ella responde como si se tratara del pastor. Las interpretaciones dramáticas tropiezancon otra dificultad: la escasez de indicios de la existencia de literatura dramática entre los semitas,especialmente en el caso de los hebreos. El estudio efectuado por J. G. Wetzstein de las costumbres matrimoniales sirias sugirió a K.Budde la idea de interpretar Cantares como una colección de cantos nupciales semejantes aaquellos que se utilizaban en las fiestas de casamiento de una semana de duración en las que elnovio y la novia son coronados como rey y reina. Los que critican este enfoque han señalado elpeligro de utilizar costumbres sirias modernas para ilustrar antiguas prácticas palestinas. Además,en ninguna parte del Cantar se la llama ―reina‖ a la sulamita. La opinión de T. J. Meek de que Cantares proviene de los ritos litúrgicos del culto de *Tamuz(cf.cf. confer (lat.), compárese Ez. 8.14) ha tenido una aceptación muy amplia, pero es improbableque un elemento litúrgico pagano con notas de inmoralidad fuese incorporado en el canon sin una
  • 27. cuidadosa revisión en función de la fe de Israel, y Cantares no revela señal alguna de unprocedimiento de esa naturaleza. LeroyWaterman, que en un principio sostuvo la teoría de Meek (JBLJBL Journal ofBiblicalLiterature 44, 1925), últimamente ha vuelto a una base histórica para el Cantar. Esta basehistórica la encuentra en el relato acerca de Abisag, la joven *sunamita que le fue dada a David (1R. 1.3), que supuestamente rehusó las propuestas de Salomón, para quedarse con su pastoramante. Esta interpretación depende de la relación conjetural entre *sulamita y sunamita. Un número creciente de comentaristas ha interpretado Cantares como una colección depoemas de amor no necesariamente relacionados con festividades nupciales ni de ninguna otraíndole específica. Los intentos de asignar las diversas secciones a autores distintos (p. ej.p. ej. porejemplo W. O. E. Oesterley dividió la obra en 28 poemas distintos y rechazó enfáticamente la ideade su unidad; Song of Songs, 1936, pp.pp. página(s) 6b) han sido resistidos por varios entendidos,especialmente H. H. Rowley: ―Las repeticiones que aparecen dejan la impresión de que hubo unasola mano …‖ (op. cit.op. cit. opere citato (lat.), en la obra antes citada, pp.pp. página(s) 212). V. Propósito Si Cantares no es una alegoría o tipo que transmite un mensaje espiritual, ¿con qué derechoocupa un lugar en el canon bíblico? Sirve como de lección objetiva, un maµsûaµl (* Proverbio)extenso, que ilustra las ricas maravillas del amor humano. En la medida en que las enseñanzasbíblicas acerca del amor físico han sido liberadas del asceticismosubcristiano, la hermosura y lapureza del amor conyugal se han ido apreciando más cabalmente. Cantares, aunque expresado enlenguaje demasiado audaz para el gusto occidental, ofrece sin embargo un saludable equilibrioentre los extremos del exceso o la perversión sexual y la negación ascética de la virtud esencial delamor físico. Según E. J. Young, existe un propósito más alto todavía: ―No solamente habla de lapureza del amor humano, sino que por su sola inclusión en el canon Cantares nos recuerda quehay un amor más puro que el nuestro‖ (IOTIOT Introductiontothe Old Testament, 1949, pp.pp.página(s) 327). Bibliografía. L. Alonso Schökel, El cantar de los cantares, 1969; R. Tournay, El cantar de loscantares, 1970; G. de Saint-Thierry, Comentario al Cantar de los cantares, 1979; J. C. Dillow,Cantar de los cantares, 1981; A. Canclini, Amada mía … amado mío, 1975; W. Nee, El cantar de loscantares, 1974; H. Cazelles, Introducción crítica al Antiguo Testamento, 1981; E.J. Young, Unaintroducción al Antiguo Testamento, 1977.
  • 28. W. Baumgartner, en OTMSOTMS H. H. Rowlery (ed.), The Old Testament and Modern Study, 1951.,pp.pp. página(s) 230–235; J. C. Rylaarsdam, Proverbs to Song of Solomon, 1964; W. J. Fuerst,Ruth, Esther, Eclesiastes, The Son of Songs, Lamentations, 1975; S. C. Glickman, A Song forLovers, 1976; H. J. Schonfield, The Song of Songs, 1960; J. C. Exum, ―A Literary and StructuralAnalysis of the Song of Songs‖, ZAWZAW Zeitschriftfür die alttestamentlicheWissenschaft 85, 1973,pp.pp. página(s) 47–49; R. Gordis, The Song of Songs, 1954; L. Waterman, The Song of Songs,1948.D.A.H.D.A.H. D. A. Hubbard, B. A. B.D., Th.M., Ph.D., D.D., L.H.D., Presidente y Profesor deAntiguo Testamento del FullerTheologicalSeminary, Pasadena, California, EE.UU.J.S.W.J.S.W. J. S. Wright, M.A., ex Director de Tyndale Hall, Bristol; Canónigo de la catedral deBristol, Inglaterra.CANTARES: