Brecha digital trabajo yomaira
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×
 

Brecha digital trabajo yomaira

on

  • 440 views

Brecha digital

Brecha digital

Statistics

Views

Total Views
440
Views on SlideShare
402
Embed Views
38

Actions

Likes
0
Downloads
1
Comments
0

1 Embed 38

http://yomaira-zambrano-coloma.blogspot.com 38

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Microsoft Word

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

Brecha digital trabajo yomaira Brecha digital trabajo yomaira Document Transcript

  • HISTORIAL DE LA BRECHA DIGITALEl concepto de brecha digital encuentra su antecesor en el llamadoinforme “El eslabón perdido”, que se publicó en 1982 por la comisiónMaitland. Este puso de manifiesto las conclusiones sobre la carencia deinfraestructuras de telecomunicaciones en los países en vías dedesarrollo, poniendo como ejemplo el teléfono. El término procede delinglés digital divide, utilizado durante la Administración Clinton,aunque su autoría no puede ubicarse con toda precisión. Mientras queen algunas referencias, se cita a Simon Moores como acuñador deltérmino, Hoffman, Novak y Schlosser3 se refieren a Lloyd Morrisettcomo el primero que lo empleó para hacer referencia a la fractura quepodía producirse en los Estados Unidos entre "conectados" y "noconectados", si no se superaban las serias diferencias entre territorios,razas y etnias, clases y géneros, mediante inversiones públicas eninfraestructuras y ayudas a la educación. En todo caso, durante estaadministración se dio lugar a una serie de reportes publicados bajo eltítulo Falling through the Net, en el que se dejaba evidencia del estadoque este fenómeno guardaba en la sociedad estadounidense a finalesde la década de 1990. A partir de este origen, algunos autores prefierenen español, el término fractura digital4 o estratificación digital, por sermucho más expresivos sobre lo que realmente significa. La traduccióna otras lenguas latinas, como el francés, también ha optado por eltérmino de fractura. No obstante, la mayoría de los autores hispanos sedecanta por el de brecha, más suave y políticamente correcto. Algunasotras expresiones que han sido usadas para referirse a la BrechaDigital son divisoria digital,6brecha inforcomunicacional7 y abismodigital.8Otros autores extienden el alcance de la Brecha Digital para explicarlatambién en función de lo que se ha denominado analfabetismo digital,que consistente en la escasa habilidad o competencia de un gran sectorde la población, especialmente entre aquellos nacidos antes de ladécada de 1960, para manejar las herramientas tecnológicas decomputación y cuyo acceso a los servicios de Internet es por ende muyextenso.Aspectos teóricos de la brecha digital
  • Algunos de los primeros autores que abordaron el problema de laBrecha Digital desde una aproximación sistemática y socialmenteprofunda fueron Herbert Schiller y William Wresch. De manerageneral, estos autores planteaban la necesidad de incluir a todos lossectores de la población en el acceso a la información disponible através de las nuevas tecnologías de la información y la comunicación,así como de las posibles ventajas derivadas de tal acceso.Para Pippa Norris, se trata de un fenómeno que implica tres aspectosprincipales: la brecha global (que se presenta entre distintos países), labrecha social (que ocurre al interior de una nación) y la brechademocrática (que se refiere a la que existe entre quienes participan yquienes no participan de los asuntos públicos en línea).Otra corriente de investigadores se han centrado en aspectoscuantitativos de la brecha digital, destacando las diferenciasestadísticas en el acceso a las tecnologías de la información y lacomunicación, según un extenso abanico de variables socio-demográficas entre las que destacan el sexo, edad, nivel de ingresos,escolaridad, raza, etnia y lugar de residencia.Uno de los aspectos más recientes que han sido analizadossobre labrecha digital, tiene que ver no solamente con el acceso a Internet, sinocon la calidad de dicho acceso y la disponibilidad de conexiones debanda ancha que permitan acceder a contenidos multimedia entiempos y costos adecuados al contexto de los usuarios.De forma específica, el investigador holandés Jan van Dijk identificacuatro dimensiones en el acceso: la motivación para acceder; el accesomaterial; las competencias para el acceso; y el acceso para usosavanzados (o más sofisticados). Plantea que la brecha digital está enconstante evolución, dado el surgimiento de nuevos usos tecnológicos,que son apropiados más rápidamente por aquellos que tienen el accesoen forma más permanente y de mejor calidad, determinado por dichoancho de banda.El propósito de la brecha digital es enfocarse a la revisión de lainformación y comunicación para el extenso desarrollo de las Tics.La brecha digital en el contexto de la sociedad de la información
  • En ocasión de la Cumbre Mundial sobre la Sociedad de la Información(CMSI) los principales grupos de la sociedad civil dieron vida a lacampaña CRIS (Communication Rights in the Information Society –Derechos de Comunicación en la Sociedad de la Información), con elobjetivo de infundir la agenda de la Cumbre con cuestionesrelacionadas con los medios de gobierno y derechos a la comunicación.En la CRIS se ha enfatizado la función de las nuevas tecnologías comoherramientas de comunicación de valores comunes entre grupos,individuos y organizaciones sociales, criticando una justificacióninstrumental de las tecnologías vistas principalmente como un fin másque como un medio para impulsar un cambio social, una visióninstrumental que no considera ni las barreras culturales y lingüísticas,ni las relaciones de dependencia y subordinación técnica, económica ypolítica entre y dentro del Norte y el Sur del Mundo.La inclusión digital, sostiene este sector de la sociedad civil, hay quepensarla como un asunto colectivo, no individual, donde los beneficiossociales hay que verlos en relación a los que se generan para lascomunidades, organizaciones, familias y grupos que sacan provecho delas tecnologías, aunque no tengan acceso a éstas. La eficacia de laspolíticas de inclusión digital dependerá de las posibilidades deintegración del conocimiento en los propios objetivos de susbeneficiarios, considerando que no existe un solo modelo, sino muchasposibles sociedades de la información y de la comunicación adaptadassegún las diferentes necesidades y objetivos individuales y comunes deun planeta para nada homogéneo.Según la Organización Mundial del Comercio, las nuevas oportunidadestecnológicas (y del libre comercio a escala global) serán el motor deuna "tercera revolución industrial". Gracias a las Tics, se sostiene, sepodrán anular las brechas de pobreza y de falta de recursos existentes,confrontándose en el campo de la economía, de las transformacionespolíticas y sociales, de la identidad, en la cultura y en el poder,modelando nuevas relaciones a escala global.A través del comercio electrónico y de los e-servicios, de la reducciónde los costos de conexión, mejorando la eficiencia de los gobiernos yservicios públicos y favoreciendo el rol del sector privado, se creará un"entorno favorable" para lograr la reducción de las desigualdadesentre y dentro de los Estados, siempre según la OMC.
  • Algunos autores críticos1415 han señalado que si bien en las grandesagendas internacionales se enfatizan los grandes beneficios que lasNuevas Tecnologías pueden tener para los países del Sur, lo que hastaahora se identifica con la Sociedad de la Información se muestra comouna invención de las necesidades de la globalización, vista como unfenómeno neoliberal; un desarrollo que no tiene en cuenta lasnecesidades de un Sur, que se encuentra en la parte equivocada de labrecha digital.Según esta visión, son los países del Norte los principales propietariosy beneficiarios de la World Wide Web, así como de la industria delhardware, del software y de la producción de los contenidos, el 70% eninglés. El Sur permanece excluido, y con ello aumentan las diferenciassociales regionales, y se impone un modelo de desarrollo "desde elNorte", a su imagen y semejanza.Tales voces críticas sostienen que de nuevo se proponen viejas lógicasque nunca han promovido cambios significativos y que, al contrario,han dado lugar a nuevas relaciones de dependencia y han acentuadolas desigualdades existentes: el hardware, por ejemplo, está pensadoen Occidente, lo que supone para el Sur nuevas formas de trabajo,muchas veces femenino e infantil, en las industrias de ensamblaje,reforzando la destrucción de los lazos sociales y de economía deexplotación y aumentando exponencialmente la polución tecnológica.Cifras en torno a la brecha digitalSegún Internet World Stats,16 en el 2010, de los 1966 millones deinternautas conectados, casi el 63% vive en los países industrializados,donde reside el 15% de la población mundial. Mientras que Europa yEstados Unidos suman 501 millones de usuarios, en todo el continenteafricano la cifra desciende a 110 millones, y estas diferencias semanifiestan asimismo entre hombres y mujeres, ciudad o campo,edades, estatus sociales, paralelamente a las "brechas" de siempre: elacceso a la sanidad, a la educación, la mortalidad infantil, el hambre, lapobreza.Datos de 2006 de la Unión Internacional de Telecomunicaciones17muestran que mientras el 58.6% de los habitantes de los paísesdesarrollados tienen acceso a Internet, en los países en vías dedesarrollo apenas el 10.2% de los habitantes tiene acceso a estatecnología.
  • Estrategias para disminuir la brecha digitalUna manera de disminuir la brecha digital es implantar políticas deaccesibilidad web, para que todas las personas, independientementede sus limitaciones físicas o de las derivadas de su entorno puedanusar de forma satisfactoria Internet y la World Wide Web.Una gran cantidad de gobiernos de todo el mundo, han desarrolladoplanes encaminados a la disminución de la Brecha Digital, en estrechacolaboración con el sector privado, de manera que se ha planteado lanecesidad de estimular no sólo el acceso, sino también el uso y laapropiación de las nuevas tecnologías, porque sostienen que éstasefectivamente puedan incidir en los propios procesos de desarrollo,combatiendo las demás brechas que subyacen a la digital.Sin embargo, algunos trabajos18 han concluido que muchas de estasiniciativas responden a visiones optimistas sobre el impacto de lastecnologías de la información y la comunicación en el desarrollo, yconciben que el problema de la Brecha Digital se resolverá mediante laintroducción de computadores personales con acceso a Internet.Aspectos como la capacitación de los usuarios y la creación decontenidos culturalmente adecuados a cada contexto, sonfrecuentemente dejados de lado. De forma similar, las comunidadesreceptoras en estos procesos de equipamiento tecnológico pocas vecesson tomadas en cuenta, lo que afecta la sustentabilidad a largo plazo deproyectos de esta naturaleza.En este sentido, algunos autores19 plantean que las Tics deberíanproporcionar un espacio de encuentro de una nueva esfera pública,donde la sociedad civil pueda definirse y comprenderse en sudiversidad y donde las estructuras políticas estén sujetas al debatepúblico y sean evaluadas por sus acciones, garantizando laparticipación de las categorías más excluidas a través de perspectivasde género, regionales y sociales.Brecha digital de géneroEn la sociedad actual, existe una preocupación creciente acerca de labrecha digital de género, que se refiere a la diferencia que existe entrehombres y mujeres en el acceso y uso de las computadoras e Internet.
  • Cecilia Castaño hace referencia en su libro La segunda brecha digitalque este tipo de brecha, afecta más a las mujeres que a los hombres.El aumento sostenido del número de usuarios de ordenadores y de lasconexiones a Internet parece indicar que la primera brecha digitalpuede resolverse en el futuro. La segunda brecha digital, relacionadacon las habilidades necesarias para obtener todos los beneficios delacceso (digital literacy), afecta más a las mujeres que a los hombres.Ésta constituye un reto complejo de resolver en tanto en cuanto lacapacidad de diseñar políticas eficaces destinadas a superar ladesigualdad entre hombres y mujeres en el acceso y uso de Internet seve frenada por la ausencia de datos e investigaciones rigurosas. Contra la brecha digital en EcuadorSegún el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (INEC), el 31.4 %de los 14.483.499 ecuatorianos usaron Internet en el último año. Setrata de una cifra que evidencia los avances que ha tenido el país en losúltimos años en cuanto al acceso a esta tecnología, pero también revelaque aún hay mucho por hacer para que la mayoría de la poblaciónecuatoriana acceda al ciberespacio.
  • “Esto no significa que el 30 por ciento de la población tiene conexiónfija a Internet en sus hogares, sino que muchos acceden a través deuniversidades, puestos de Internet, etc.”, ha señalado Fabián Jaramillo,superintendente de Telecomunicaciones, al comentar acerca del uso deInternet en Ecuador.No obstante, Jaime Guerrero, ministro de Telecomunicaciones y de laSociedad de la Información (MINTEL), mediante un boletín de prensa,informó que “la densidad de Internet subió al 44,85%”. “En el 2006 seregistraban 823.483 usuarios de Internet, a marzo de 2012, son6´654.080”.Por esta diferencia en cifras y términos utilizados es que Hugo Carrión,experto en el tema de Internet, critica la falta de un sistema sólido deestadísticas en tecnología.En lo que sí coinciden autoridades oficiales y expertos es en acortar labrecha digital, democratizando el acceso y uso de Internet.