• Share
  • Email
  • Embed
  • Like
  • Save
  • Private Content
Anticoncepcion adolescente
 

Anticoncepcion adolescente

on

  • 382 views

 

Statistics

Views

Total Views
382
Views on SlideShare
382
Embed Views
0

Actions

Likes
0
Downloads
6
Comments
0

0 Embeds 0

No embeds

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Adobe PDF

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

    Anticoncepcion adolescente Anticoncepcion adolescente Document Transcript

    • Anticoncepción en las adolescentes D. Serfaty La prescripción de anticonceptivos a la adolescente ofrece un campo mucho más amplio de detección sistemática y de educación en términos de higiene de vida, de alteraciones ponderales y metabólicas y de infecciones. La prescripción en sí misma concierne a los estroprogestágenos de primera elección en ausencia de contraindicaciones. En el caso contrario, se opta por soluciones alternativas en función de los deseos de la mujer y el entorno (vía no oral, anticoncepción sin estrógenos). Puede resultar útil acompañarla de una prescripción a priori de un anticonceptivo de urgencia detalladamente explicado. © 2009 Elsevier Masson SAS. Todos los derechos reservados. Palabras Clave: Anticoncepción; Infecciones de transmisión sexual; Estroprogestágenos Plan ¶ Introducción 1 Embarazos accidentales y abortos 1 Embarazos de riesgo 2 Porcentaje de fracasos de los métodos anticonceptivos 2 Enfermedades de transmisión sexual (ETS) o infecciones de transmisión sexual (ITS) 2 ¶ Elección de un anticonceptivo 2 Métodos desaconsejados 2 Métodos discutibles 2 Métodos aconsejados 3 ¶ Papel del médico 4 Conseguir realizar la primera consulta de demanda de anticoncepción 4 Adaptar las informaciones y consejos (counseling) a la personalidad de la adolescente y al método prescrito 5 Informar a la adolescente sobre la prevención de las infecciones sexualmente transmisibles, incluido el síndrome de inmunodeficiencia adquirida 5 Informar sobre la anticoncepción de urgencia 5 Tener en cuenta el aspecto coste/eficacia del anticonceptivo prescrito 5 ¶ Conclusión 5 ■ Introducción Por ejemplo en Francia, hay 4.008.076 de varones y mujeres de edades comprendidas entre 15-19 años; los menores de 20 años representan el 25,4% de la población general [1]. Muchos de ellos son sexualmente activos. La especificidad de la anticoncepción en las adolescentes es, en todos los casos, evidente por razones fisiológicas y de comportamiento, lo que debe tenerse en cuenta. Embarazos accidentales y abortos Las concepciones, nacimientos y abortos en las adolescentes siguen siendo elevados en la mayoría de los países. Un 10% de los 50 millones de abortos provocados que se practican cada año en el mundo se da en adoles- centes de 15-19 años de edad. El Cuadro I [2] muestra el número y el porcentaje de interrupciones voluntarias del embarazo (IVE) de muje- res entre 15-19 años en Francia entre 1990-2003. En los países donde se dispone de una anticoncep- ción de buena calidad y fácilmente disponible y de una educación sexual apropiada, el porcentaje de embarazos en las jóvenes está disminuyendo. Sin embargo, en Francia, las IVE en las menores muestran un aumento lento pero regular desde 1990. Cuadro I. Interrupciones voluntarias del embarazo (IVE) en las adolescentes en Francia. Reparto de las IVE según el grupo de edad 1995 2001 2002 2003 2006 Entre 15 y 17 años 8.331 10.245 10.722 11.029 13.230 Entre 18 y 19 años 13.102 17.089 16.468 16.290 18.549 IVE entre 1.000 mujeres de 15 a 19 años de edad 1995 2001 2002 2003 2006 Entre 15 y 17 años 7,5 9,1 9,4 9,6 11,5 Entre 18 y 19 años 17,8 21,7 21,6 21,7 23,8 Fuente: Vilain A. Estudios y resultados (DREES). ¶ E – 802-A-45 1Ginecología-Obstetricia
    • Embarazos de riesgo El embarazo de las adolescentes debe considerarse como un embarazo de riesgo para la madre y para el niño. Los riesgos particulares del embarazo a esta edad son: • para la adolescente embarazada: consecuencias socioeconómicas por lo general negativas, aumento de las disgravidias (toxemia gravídica, prematuridad, abortos espontáneos), aumento de abandonos de niños tras dar a luz sin dar su identidad (pero dismi- nución del porcentaje de cesáreas); • para el niño nacido de madre adolescente: disminu- ción del peso al nacer, así como de los demás pará- metros, aumento de la incidencia de prematuridad, aumento de la mortalidad durante el primer año (muy variable según los países). Para W. Pasini, 1999: «El embarazo en la adolescente no representa dificultades obstétricas pero sí una ligera tendencia a la prematuridad. En cambio, la adaptación psicosocial de la adolescente embarazada es mucho más compleja». Porcentaje de fracasos de los métodos anticonceptivos El porcentaje de fracasos de los diferentes métodos anticonceptivos es mucho más elevado en las adoles- centes que en las mujeres mayores. Todos los métodos de anticoncepción (píldora, dispositivo intrauterino [DIU], preservativo y métodos naturales) parecen ser menos eficaces en las adolescentes que en las mujeres mayores. Las posibles explicaciones de esta situación son: una fertilidad intrínseca muy elevada, relaciones sexuales más frecuentes, sobre todo una menor observancia de la anticoncepción dada la inexperiencia sobre los métodos anticonceptivos y/o razones conductuales. Enfermedades de transmisión sexual (ETS) o infecciones de transmisión sexual (ITS) Las adolescentes tienen un alto riesgo de ETS. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), los porcen- tajes más elevados de ITS se observan a menudo entre los 20-24 años, seguidas de los 15-19 años de edad. Las ITS más frecuentes en las adolescentes son: Chlamydia trachomatis (que sería responsable de la mayoría de los embarazos extrauterinos en los países desarrollados y una causa esencial de infertilidad tubárica), condilomas genitales, herpes, sífilis y virus de la inmunodeficiencia humana (VIH). Para las adolescentes sexualmente activas, es indis- pensable una anticoncepción muy eficaz que plantee el menor número de problemas de observancia, anti-ETS (o anti-ITS) y adaptada a su edad. ■ Elección de un anticonceptivo En Francia, los principales métodos anticonceptivos utilizados por jóvenes entre 18-24 años figuran en el Cuadro II [3]. Obsérvese el alto porcentaje de uso de la píldora a esta edad: del 54-68%. Métodos desaconsejados Métodos naturales El retiro anticipado, el método Ogino-Knaus, la temperatura o el método Billings, no son métodos adaptados a las adolescentes, cuya fertilidad es alta, presentan ciclos a menudo irregulares (lo que dificulta la abstinencia periódica), una sexualidad a menudo imprevisible y que tienen una especial necesidad de protegerse frente a las ITS. No obstante, el médico debe ayudar a las pocas adolescentes que, muy motivadas por su ética o su deseo de emplear métodos naturales, adoptan estos procedimientos. Deberán obtener el mejor resultado posible. Métodos vaginales Salvo excepción, el diafragma, los capuchones cervi- cales clásicos o modernos y los espermicidas utilizados solos como método principal de anticoncepción no son los métodos de primera elección para las adolescentes. Estos métodos presentan una eficacia insuficiente, son laboriosos, con frecuencia se asocian a una mala obser- vancia y todos ellos alteran, más o menos, la esponta- neidad de las relaciones sexuales. No obstante, el diafragma protege contra el cáncer y las lesiones pre- cancerosas del cuello del útero, lo que puede ser esencial en aquellas adolescentes cuya pareja no desea usar preservativo. Métodos discutibles Dispositivo intrauterino (DIU) Es frecuente decir que la adolescente no es la usuaria ideal del DIU, cuya ventaja principal es la de no crear problemas de observancia. Los inconvenientes del DIU a esta edad son en teoría numerosos: la menor toleran- cia (dolores, metrorragias, expulsiones más frecuentes) y sobre todo el riesgo infeccioso pélvico, en principio más alto que en las adultas, dada la elevada prevalencia de las ITS a esta edad. Ahora bien, hay que proteger totalmente la fertilidad posterior de las jóvenes nulípa- ras. A pesar de estas reservas, el DIU no está contrain- dicado en las adolescentes según la OMS, que no plantea reserva alguna en cuanto a la utilización del DIU en las nulíparas incluso jóvenes [4]. Tampoco está contraindicado en Francia en las nulíparas según la Agence Française de Sécurité Sanitaires des Produits de Santé (AFSSAPS), la Agence Nationale d’Accréditation et d’Évaluation en Santé (ANAES) y el Institut National de Prévention et d’Éducation pour la Santé (INPES) [5]que precisan, en sus recomendaciones para la práctica clínica (estrategia de elección de los métodos anticonceptivos) que «los dispositivos intrauterinos no sólo están desti- nados a las mujeres con uno o varios hijos y que el DIU puede proponerse a cualquier mujer siempre que se tengan en cuenta las contraindicaciones, que se valoren Cuadro II. Método anticonceptivo principal, para 100 mujeres de 18 a 24 años de edad (edad cumplida el 1 de enero de 2001) en Francia. 18-19 20-24 18-44 Emplean un método 63,3 79,2 73,6 Píldora 53,9 68,3 45,8 DIU 0,0 0,9 16,1 Preservativo 9,2 8,6 7,5 Marcha atrás 0,0 0,2 2,1 Esterilización 0,0 0,0 4,5 Otro método, no clasificado 0,2 1,4 4,2 No emplean método 36,7 20,7 22,0 Total 100 99,9 100,1 Fuente: N. Bajos et al, 2003 [3]. DIU: dispositivo intrauterino. E – 802-A-45 ¶ Anticoncepción en las adolescentes 2 Ginecología-Obstetricia
    • y descarten los riesgos infecciosos y de embarazo extrauterino y que la mujer sea informada de los riesgos potenciales». Cabe preguntarse si hay que seguir contraindicando sistemáticamente los DIU a las adolescentes [6]. La respuesta perece ser no, con la condición de elegir un DIU apropiado (de pequeño tamaño), de cobre o con levonorgestrel, practicar sistemáticamente un estudio microbiológico genital completo con búsqueda de Chlamydia trachomatis antes de colocar el DIU, insistir en la profilaxis de las ITS y vigilar de forma particular- mente estrecha a estas jóvenes usuarias del DIU. Métodos aconsejados Preservativo masculino Las principales ventajas del preservativo masculino en la adolescente son su efecto protector contra las ITS (VIH incluido) y contra las lesiones precancerosas y el cáncer del cuello uterino, así como su eficacia anticon- ceptiva muy aceptable si se utiliza correctamente. No obstante, los adolescentes no suelen ser buenos usuarios de preservativos y parecen ser responsables de un gran número de IVE en los centros de planificación familiar, sobre todo debido a un uso inconstante. Esto explica el porcentaje relativamente bajo de uso del preservativo como método principal de anticoncep- ción en las adolescentes en Francia y en Europa occi- dental, porcentaje que no obstante ha aumentado ligeramente desde la aparición del SIDA. La proporción de las primeras relaciones sexuales (en las adolescentes) protegidas con preservativo ha aumentado notable- mente en Francia: ha pasado de un 8% en 1987 a un 45% en 1993. Se insiste cada vez más en el mensaje de «protección doble» en la adolescente con riesgo de ITS: píldora y preservativo (el double dutch de los holandeses, que muestran un porcentaje muy bajo de IVE en las adolescentes). Por las mismas razones, otras asociaciones como preservativo y anticonceptivo de urgencia debe- rían también considerarse en las jóvenes. Preservativo femenino El preservativo femenino de poliuretano, disponible en varios países, sobre todo europeos, parece tener una eficacia comparable a la de los otros métodos anticon- ceptivos de barrera, pero su aceptabilidad parece medio- cre, en particular en las adolescentes. Sin embargo, para aquéllas con elevado riesgo de ITS (sobre todo VIH) y cuya pareja se niega a utilizar el preservativo masculino, resulta la única alternativa válida. Métodos inyectables Los progestágenos inyectables de liberación sostenida, anticoncepción trimestral (acetato de medroxiprogeste- rona [DMPA] 150 mg) tienen pocas indicaciones en Francia a esta edad (esencialmente, adolescentes con alto riesgo de incumplimiento) a causa de sus frecuentes efectos secundarios (sangrados irregulares, amenorrea, cefaleas, aumento ponderal y sobre todo osteopenia), lo que a menudo lleva a su interrupción. Sin embargo, 104 mg de DMPA en inyección subcutánea, autoinyec- table, probablemente disponible pronto, debería en principio ser más aceptado. En teoría, los estroprogestágenos inyectables mensua- les (todavía no disponibles en Francia) parecen ser un método más interesante que los progestágenos inyecta- bles para las adolescentes poco cumplidoras. Están asociados a un mejor control del ciclo y a una mejor tolerancia global que los progestágenos inyectables trimestrales. Implantes progestágenos Los implantes progestágenos se aconsejan para las adolescentes en Estados Unidos (sobre todo en las adolescentes que ya son madres) y en algunos países europeos. Parecen sobre todo aconsejables en las adoles- centes con alto riesgo de incumplimiento (como, por ejemplo, las adolescentes «reincidentes» de IVE u «olvidadizas» crónicas de la píldora, etc.). Sin embargo, los implantes no protegen de las ITS y se acompañan de sangrados irregulares muy mal tolerados en particular por parte de las jóvenes. El nuevo implante con etonogestrel, cuya eficacia dura una media de 3 años, más sencillo de insertar y de quitar (un solo bastoncillo en lugar de seis, sin incisión ni trocar) puede tener buenas indicaciones en algunas adolescentes, sobre todo las poco cumplidoras. De todas formas, hay que subrayar el hecho de que las mujeres jóvenes lo utilizan a menudo en Francia, país donde este implante no está contraindicado en las adolescentes. Parche anticonceptivo El parche anticonceptivo estroprogestágeno semanal que libera etinilestradiol (EE) y 17-diacetil norgestimato (norelgestromina) es una innovación real en la anticon- cepción hormonal. Se trata de una opción interesante para las adolescentes, sobre todo para aquéllas con problemas de observancia con la píldora. Es un parche semanal: 1 parche a la semana durante 3 semanas seguidas de una semana sin parche durante la cual aparece la regla. Este parche está disponible en Francia así como en varios países europeos y en Estados Unidos, donde tiene un éxito creciente, sobre todo en las jóvenes. Según la opinión del autor, no existe razón alguna para no comenzar una anticoncepción estropro- gestágena con este parche en las adolescentes que lo deseen. Anillo vaginal El anillo vaginal anticonceptivo estroprogestágeno (EP) mensual puede también adaptarse a las adolescen- tes, sobre todo a aquellas que tienen problemas para tomar regularmente su píldora. Este método es otra innovación real en la anticoncep- ción hormonal EP. Este anillo vaginal, muy flexible, fácil de colocar y de quitar, difunde 120 µg de etonogestrel y 15 µg de EE al día durante 3 semanas. La usuaria debe colocárselo en la vagina, conservándolo durante 3 semanas, retirándolo a continuación. Entre cada anillo, hay que descansar durante una semana durante la cual aparece la regla. Esta anticoncepción está asociada a un excelente control del ciclo y a una aceptabilidad muy satisfactoria por parte de las usuarias y de sus parejas. Su eficacia es idéntica a la de la píldora EP, pero el anillo vaginal mensual constituye una ventaja potencial respecto al uso diario de la píldora. Píldora estroprogestágena Este método, empleado por un 11-64% de adolescen- tes entre 15-19 años en Europa occidental y por casi un 54% de las adolescentes entre 18-19 años en Francia, (por lo general en minidosis con 15, 20 o 30 µg de etinilestradiol) parece ser el mejor método anticoncep- tivo para las adolescentes por numerosas razones descri- tas en el Cuadro III. No obstante, parecen existir riesgos potenciales de la píldora específicos de esta edad. De hecho: • la píldora no protege de las ITS (se puede, si es necesario, asociarle un preservativo); Anticoncepción en las adolescentes ¶ E – 802-A-45 3Ginecología-Obstetricia
    • • algunos riesgos ligados a su uso, sobre todo en las jóvenes, siguen siendo discutibles: C posible efecto sobre el crecimiento en las adoles- centes muy jóvenes; C probable efecto sobre el eje hipotalamohipofiso- ovárico y sobre el aparato genital; C parece que aumenta el riesgo de cáncer del cuello uterino, en particular en las adolescentes que fuman (efecto cancerígeno propio del tabaco sobre el epitelio cervical) y que presentan un alto riesgo de ITS, sobre todo de virus del papiloma humano (VPH) (la vacuna anti-VPH tiene una indicación prioritaria en las jóvenes antes de cualquier rela- ción sexual); C posible aumento del riesgo de cáncer de mama, sobre todo en las adolescentes que van a comenzar a usarla a una edad temprana y que, en principio, van a tomarla durante mucho tiempo. Dados los conocimientos actuales, se puede tranqui- lizar a la adolescente respecto a este tema con la condi- ción de que la joven que toma la píldora, en ocasiones durante muchos años, necesite realmente una anticon- cepción, que la píldora sea la correcta, que sus contra- indicaciones sean estrictamente respetadas y que sus usuarias estén bien controladas. Cómo escoger una píldora para una adolescente. Para aquellas que no presentan problemas particulares, parece existir un consenso hoy día para el uso de los estroprogestágenos débilmente dosificados con 20 µg (incluso 15 µg) o 30 µg de etinilestradiol. Los progestá- genos de base que se utilizan son los progestágenos de tercera generación, dada su buena tolerancia general (criterio particularmente importante en la adolescente). Por supuesto, los progestágenos de segunda y primera generación no deben excluirse; incluso ciertas mujeres pueden preferirlos. En cuanto a las adolescentes con problemas, el Cua- dro IV presenta algunos casos particulares. ■ Papel del médico Teniendo en cuenta la especificidad de la anticoncep- ción de las adolescentes, existen cinco puntos que parecen esenciales para el médico. Conseguir realizar la primera consulta de demanda de anticoncepción Las palabras clave aquí son: • anamnesis orientada hacia: C antecedentes personales; Cuadro III. Ventajas de la píldora estroprogestágena en la adolescente. Eficacia: ≈ 100% (con la condición de un uso perfecto) Contraindicaciones: muy raras a esta edad Respeto a la espontaneidad de la vida sexual Efectos beneficiosos específicos en la adolescente a: ↓ desarreglos menstruales ↓ dismenorrea (presente aproximadamente en una de cada dos adolescentes) b ↓ síndrome premenstrual ↓ menorragias ↓ quistes funcionales del ovario c ↓ salpingitis (= ↓ infertilidad tubárica y embarazo extrauterino) ↓ acné, seborrea, exceso de vello c a Efectos que se añaden a los efectos beneficiosos de la píldora en general. b Según J. Henry-Suchet: «La endometriosis es actualmente la causa en más de un tercio de las esterilidades femeninas. Afecta a mujeres cada vez más jóvenes. Debe pensarse en este diagnóstico durante la consulta de anticoncepción, ante una dismenorrea, primer signo habitual de la endometriosis. c Si la píldora está correctamente elegida. Cuadro IV. Anticoncepciones de algunas adolescentes con problemas. Adolescentes en las que los estrógenos están contraindicados Contraindicaciones raras a esta edad → Anticonceptivo progestágeno de forma más o menos ocasional y bajo control: micropíldoras progestágenas puras o 17-OH-P (acetato de clormadinona): 10 mg/d, 21 d/28) o norpregnanos 20 o 21 d/28: acetato de nomegestrol, 5 mg/d o promegestona, 0,5 mg/d Adolescentes muy jóvenes EP sin consecuencias sobre el crecimiento si se utilizan durante el último año de crecimiento En caso de duda sobre el estado de crecimiento, realizar un estudio radiológico óseo. → EP con minidosis de EE, prescripciones cortas Adolescentes sin pareja sexual en la actualidad Confirmar la necesidad anticonceptiva → EP, prescripciones cortas bajo controles frecuentes o preservativos masculinos y prescripción sistemática de un anticonceptivo de urgencia → Píldora EP a base de acetato de ciproterona o de drospirenona o de acetato de clormadinona Adolescentes con acné leve o moderado Adolescentes con problemas de cumplimiento con los anticonceptivos orales → Evitar, a priori, las píldoras «complicadas» (multifásicas) → Son preferibles los EP monofásicos continuos 28 d/28 → Son preferibles los EP monofásicos normodosificados con 50 µg de EE para las «olvidadizas» crónicas de la píldora o emplear métodos pasivos o semipasivos: - progestágenos inyectables trimestrales (o mejor estroprogestágenos inyectables mensuales cuando estén disponibles) - implante - en algunos casos, un dispositivo intrauterino (DIU), a pesar de la reticencia que puede existir por colocar un DIU a una adolescente - parches anticonceptivos y anillo vaginal, métodos igualmente interesantes para las adolescentes con problemas de observancia 17-OH-P: 17 hidroxiprogesterona; EP: estroprogestágeno; EE: etinilestradiol. E – 802-A-45 ¶ Anticoncepción en las adolescentes 4 Ginecología-Obstetricia
    • C antecedentes familiares, en particular: antecedentes tromboembólicos venosos y arteriales; trastornos de la hemostasia; antecedentes neoplásicos; trastornos metabólicos, etc.; • sexualidad; • tabaquismo; • toxicomanía; • exploración física: peso, talla, corazón, presión arterial (PA), mamas, piel, etc.; • exploración ginecológica (evitar y aplazar si se trata de una adolescente virgen o reticente, más aún en ausencia de alteraciones funcionales ginecológicas); • prescripción, desde esta primera consulta, de un anticonceptivo temporal que pueda utilizarse inmedia- tamente y al mismo tiempo, cada vez que sea posible, del anticonceptivo definitivo (incluso, si se trata de un anticonceptivo oral, utilizando con precaución el método «Quick Start» que permite comenzar esta anticoncepción desde el día de la consulta, con independencia del día del ciclo ovárico) [7]; • pruebas complementarias habituales orientadas en función del método adoptado y de los antecedentes familiares; • ambiente de confianza, disponibilidad; • consulta de control de tres a seis meses más tarde. El modelo BERCER (OMS) de consulta recomendado por la AFSSAPS, la ANAES y el INPES [5] puede también resultar orientativo. Adaptar las informaciones y consejos (counseling) a la personalidad de la adolescente y al método prescrito Las cuatro recomendaciones de la Federación Interna- cional para la Planificación Familiar (IPPF) en este terreno son las siguientes: • centrar el counseling en lo esencial para permitir que la adolescente escoja adecuadamente su método y lo utilice correctamente y de forma constante; • limitar el counseling a lo que puede ser correctamente dicho durante la consulta; • limitar las informaciones a lo que la adolescente pueda recordar; • adaptar las informaciones a las necesidades y caracte- rísticas de cada adolescente. En una palabra, la calidad del counseling es más importante que la cantidad de información ofrecida a la adolescente. Informar a la adolescente sobre la prevención de las infecciones sexualmente transmisibles, incluido el síndrome de inmunodeficiencia adquirida Es aconsejable proceder a la detección sistemática de Chlamydia trachomatis en las adolescentes sexualmente activas que consultan para pedir una anticoncepción, dada la alta prevalencia de esta ITS en las jóvenes. Hay que recordar que, en Francia, la detección de las ITS es gratuita para las menores que consultan en centros de planificación familiar. Informar sobre la anticoncepción de urgencia El médico debe informar sistemáticamente a la ado- lescente sobre las posibilidades y los límites de la anticoncepción poscoital, llamada de urgencia, que debe prescribirse sistemáticamente desde la primera consulta de petición de anticonceptivos. Podría necesitarla algún día. Tener en cuenta el aspecto coste/ eficacia del anticonceptivo prescrito Debe considerarse, sobre todo en la adolescente, el buen cumplimiento de la anticoncepción, más aún que la eficacia intrínseca de cada método anticonceptivo; la prevención del incumplimiento debe ser una preocupa- ción constante para el médico. Entre las medidas en favor del cumplimiento, es necesario que todos aquellos que están involucrados en la anticoncepción de la adolescente, médicos y no médicos, se esfuercen en facilitarle la accesibilidad a los diversos métodos anticonceptivos. ■ Conclusión Lo que parece esencial para la adolescente es una buena tolerancia global de su anticonceptivo que respete ante todo su esquema corporal, principalmente su peso, su estado general, incluído el psicológico, y que garantice un buen control del ciclo y que sea compati- ble con su sexualidad. El médico debe, además, preocu- parse de la salud de la adolescente y de su fertilidad posterior, adaptándose a la diversidad de las adolescen- tes. A cada adolescente su anticonceptivo. “ Punto fundamental Anticonceptivo de urgencia: levonor- gestresl 1,5 mg 1. Tomar 1,5 mg de levonorgestrel en una sola toma, durante o después de la comida, lo antes posible después de la relación sexual mal o nada protegida y antes de 120 horas (cinco días) después de esta relación (la anticoncepción de urgencia es más eficaz si se toma lo antes posible tras la relación sexual no protegida). 2. En caso de aparecer vómitos dentro de las 3 horas posteriores a la toma de la dosis, repetir la toma. 3. Abstenerse de relaciones sexuales o tomar precauciones anticonceptivas (preservativo, etc.) hasta la próxima regla ya que, hasta ese momento, este anticonceptivo de urgencia no protege del riesgo de embarazo. 4. En la gran mayoría de los casos, la regla que aparece tras la toma de 1,5 mg de levonorgestrel es normal y aparece más o menos en la fecha prevista. Si la regla después 1del levonorgestrel es escasa o si no aparece pasados 5 días de la fecha prevista, es obligatorio consultar para comprobar que no se trate de un principio de embarazo (ya que este fármaco, como todos los demás anticonceptivos de urgencia, no tiene una eficacia del 100%). 5. Este anticonceptivo de urgencia no protege de las enfermedades de transmisión sexual (ETS). . Anticoncepción en las adolescentes ¶ E – 802-A-45 5Ginecología-Obstetricia
    • ■ Bibliografía [1] SerfatyD.Contraceptiondesadolescentes.In:Contraception. 3e édition. Paris: Masson; 2007. [2] Vilain A. Les interruptions volontaires de grossesse en 2006. Etudes et Résultats (DRESS) n° 659, septembre 2008. [3] Bajos N, Leridon H, Goulard H, Oustry P, Job-Spira N. Cocon Group. Contraception: from accessibility to efficiency. Hum Reprod 2003;18:994-9. [4] Medical eligibility criteria for contraceptive use. 3rd ed. Geneve: World Health Organization; 2004. [5] AFFSAPS, ANAES, INPES. Stratégies de Choix des Méthodes Contraceptives chez la femme. Décembre 2004. [6] Serfaty D. Est-il permis de continuer de refuser les dispositifs intra-utérins aux nullipares? Genesis 2003:21-2. [7] Le Serfaty D. « Quick Start », une nouvelle méthode d’initiation de la pilule améliorant potentiellement l’observance. Genesis 2003;83:31-2. D. Serfaty (drserfatyfncgm@aol.com). 9, rue de Villersexel, 75007 Paris, France. Cualquier referencia a este artículo debe incluir la mención del artículo original: Serfaty D. Contraception des adolescentes. EMC (Elsevier Masson SAS, Paris), Gynécologie, 802-A-45, 2009. Disponible en www.em-consulte.com/es Algoritmos Ilustraciones complementarias Vídeos / Animaciones Aspectos legales Información al paciente Informaciones complementarias Autoevaluación E – 802-A-45 ¶ Anticoncepción en las adolescentes 6 Ginecología-Obstetricia