Your SlideShare is downloading. ×
  • Like
Cuentos
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Thanks for flagging this SlideShare!

Oops! An error has occurred.

×

Now you can save presentations on your phone or tablet

Available for both IPhone and Android

Text the download link to your phone

Standard text messaging rates apply

Cuentos

  • 135 views
Published

 

  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Be the first to comment
    Be the first to like this
No Downloads

Views

Total Views
135
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0

Actions

Shares
Downloads
0
Comments
0
Likes
0

Embeds 0

No embeds

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
    No notes for slide

Transcript

  • 1. El gallo, el pato y las sirenasUn gallo y un pato discutían tanto sobre siexistían las sirenas, que decidieron averiguarloyendo al fondo del mar. Bajaron viendo primeropececitos de colores, luego peces medianos ygrandes, hasta que todo estaba oscuro y noveían nada. Entonces les entró un gran miedo ysubieron. El gallo estaba aterrado y no queríavolver, pero el pato le animó a seguirintentándolo, y para calmarle llevó una granlinterna. Bajaron, y al llegar a la oscuridad,cuando estaban pasando más miedo,encendieron la linterna y descubrieron queestaban totalmente rodeados de sirenas, queles podían ver en la oscuridad. Ellas lescontaron que pensaban que no les querían,
  • 2. porque la otra vez se habían ido justo cuandoles iban a invitar a una gran fiesta, y sealegraron muchísimo de volver a verles.Y gracias a su valentía y su perseverancia, elpollo y el pato fueron grandes amigos de lassirenas.
  • 3. El pirata buenoManos Largas era un niño pirata, hijo de piratas. Élnunca había robado nada ni asaltado ningúnbarco, pero en su familia todos daban por seguroque sería un pirata de primera. Sin embargo, aManos Largas no le atraía para nada la idea dededicarse a robar a la gente. Lo sabía porque depequeño uno de sus primos le robó uno de susjuguetes favoritos y aquello le había parecidohorrible.Según fue creciendo, el bueno de Manos Largasempezó a angustiarse con la idea de que encualquier momento surgiera su verdaderapersonalidad de pirata, y no pudiera evitardedicarse al robo, al abordaje y los pillajes.Con el tiempo, todos se dieron cuenta de que noera un pirata como los demás, pero era tan largala tradición familiar de estupendos piratas, queninguno se atrevía a decir que no era pirata.
  • 4. "Simplemente", decían, "es un pirata bueno", y loseguían diciendo a pesar de que Manos Largashubiera estudiado medicina y dedicara sus días acuidar de los enfermos de la ciudad.Un día, viéndose viejecito, y mirando a sus hijos ysus nietos, ninguno de los cuales había llegado aser pirata, se dio cuenta de que ni él ni nadie teníaque ser pirata ni ninguna otra cosa de formanatural ni por obligación. ¡Cada uno podía hacercon su vida lo que quería! Y él, que había sido loque había elegido, se sentía profundamentesatisfecho de no haber elegido la piratería.
  • 5. El niño súper campeónCristóbal era un niño que lo que más le gustabaen el mundo era ganar y como no soportabaperder, se había convertido en un experto contodo tipo de trampas. Así, era capaz de hacertrampas prácticamente en cualquier cosa quejugase sin que se notara, e incluso en los juegosde la consola y jugando solo, se sabía todo tipode trucos para ganar con total seguridad.Así que ganaba a tantas cosas que todos leconsideraban un campeón. Eso sí, casi nadiequería jugar con él por la gran diferencia queles sacaba, excepto un pobre niño llamadoAndrés un poco más pequeño que él, con el que
  • 6. disfrutaba a lo grande dejándole siempre enridículo.Pero llegó un momento en que el niño seaburría, y necesitaba más, así que decidióapuntarse al campeonato nacional de juegos deconsola, donde encontraría rivales de su talla.Fue dispuesto a demostrar a todos sushabilidades, pero cuando quiso empezar autilizar todos esos trucos que sabía de miljuegos, resultó que ninguno de ellos funcionaba.¡Los jueces habían impedido cualquier tipo detrampa!Entonces sintió una vergüenza enorme: él erabueno jugando, pero sin sus trucos, fue incapazde ganar a ninguno de los concursantes. Allí sequedó una vez eliminado, triste y pensativo,hasta que todo terminó y oyó el nombre delcampeón: ¡era el niño pequeño a quien siempreganaba!Entonces se dio cuenta de que aquel niño había
  • 7. sido mucho más listo: nunca le había importadoperder y que le diera grandes palizas, porque loque realmente hacía era aprender de cada unade aquellas derrotas, y a base de tantoaprender, se había convertido en un verdaderomaestro.Y a partir de entonces, aquel niño dejó dequerer ganar siempre, y pensó que ya no leimportaría perder algunas veces para poderaprender, y así ganar sólo en los momentosverdaderamente importantes.