Bonilla, h. ¿cuál es la sed del hombre
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×
 

Like this? Share it with your network

Share

Bonilla, h. ¿cuál es la sed del hombre

on

  • 362 views

 

Statistics

Views

Total Views
362
Views on SlideShare
331
Embed Views
31

Actions

Likes
0
Downloads
0
Comments
0

3 Embeds 31

http://seminariociencia01.blogspot.com 27
http://www.blogger.com 3
http://seminariociencia01.blogspot.mx 1

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Adobe PDF

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

Bonilla, h. ¿cuál es la sed del hombre Document Transcript

  • 1. ¿Cuál es la sed del hombre?¡Bang! Pudo ser un ruido cualquiera. El pequeño, que yace sobre el suelo retorciéndose y jalándose lasropas de dolor, prefiere distraer su mente pensando en que se ha tratado de algún compasivo cazador desoles, de un hombre a cuyo rifle le falta poco para escupir el tiro perfecto. En cualquier momento, solíasoñar, el cielo se vería eclipsado por una gran pantera y sobre su madre, las mujeres y los niños quecorrían a sus espaldas, el sol que llevaban a cuestas se resquebrajaría cual vasija de barro y los bañaríaa todos en el agua fría y cristalina que, para sorpresa de todos a excepción suya, había llevado en suvientre de fuego desde el principio de los tiempos. Sobra decir que entonces nada de esto sucedió. Nadaademás de los buitres, que como balas perdidas y desesperanzadas de su noble e inalcanzable fin,siempre le indicaban la ubicación de su aldea desde lejos.Detrás de un paupérrimo grifo oxidado, se extendía una fila de unas treinta y cinco mujeres a la espera;era un día más bien calmado. La madre del pequeño, como éste, había transgredido todo límite defatiga y para su cuerpo la sensación de vértigo, por estar al borde del colapso, ya era más que normal.La imposibilidad de contar en su aldea con una fuente medianamente limpia de agua, la convertía adiario en una vértebra de aquella melancólica y sedienta serpiente de personas. Para ella y su hijo, laexpresión vivir un día a la vez, se padecía al pie de la letra. Lo que no logró el cansancio que ledestrozaba las rodillas ni la sarna que le carcomía, de nuevo, las plantas de los pies desde hacía ya unpar de semanas, sí lo pudo hacer la imagen de su hijo gravemente enfermo, ante la cual dejó elaparatoso recipiente en el suelo y se apresuró a darle un trago del agua babosa y hedionda de la aldeapara que al menos tuviera qué vomitar mientras llegaba su turno y podían marcharse.Después de haber expulsado toda el agua hasta el punto de sentir las entrañas tan arrugadas como elcuero reseco de sus pequeñas manos, miró a su madre y trató de componerse rápidamente para nopreocuparla. Su cuerpo frágil y dolido, era como una ruina abandonada por la vida a su corta edad decinco años y sus ojos, brillantes del dolor, parecían ser la única morada que aún ocupaba el agua entodo su ser. Tanto calor, tanta aridez, tanto escozor dentro del vientre, lo llevaban a prolongados deliriosen los cuales sus recuerdos se distinguían difícilmente de cualquier sueño momentáneo. No sabía si eraun niño o un cazador de soles, si de sus mejores amigos, que eran hermanos, el que había muerto lasemana pasada era el mayor o el menor, si no ambos.Una vez de regreso, todo parecía encausarse de nuevo a la rutina en aquel precipicio sin fronteras. Elsopor de la tarde era digno de un lugar, al cual la ley y el aclamado progreso del hombre, le dan laespalda mientras la muerte es una vieja conocida en los alrededores. Allí, junto a una pila exorbitantede bolsas plásticas con excrementos humanos, donde niños y adultos viven con sed, hay un tubo rotocuyo líquido color ceniza es la mezcla de los coloridos matices del Trachoma, la Shistosomiasis y elGusano de Guinea, fantasmas que para la gente del lugar se reconocen por los males que causan másque por sus nombres castizos debido la falta de atención médica que los ha perpetuado en el anonimato.Allí, a unos pocos metros, muere otro niño más pagando una pena que no es suya, una cuenta de cobroa un plazo más corto que largo. La causa parece no cesar, la consecuencia esta vez, ha sido la cólera dela naturaleza desatada sin distinción alguna en las entrañas de un infante; literalmente.¡Bang! Pudo ser un ruido cualquiera. Esta vez un corcho de champaña. El hombre, que flota en lapiscina como una esponja de carne envuelta en seda, olvidó que el caviar también puede ayudar a quevengan los calambres y que el trago no le ayuda con lo aprendido en las lecciones de buceo que tomóen Río de janeiro. Tampoco recordó que incluso su muerte, al igual que lo que parecía una de lascomodidades más cotidianas de su vida, pudo ser algo igualmente envidiable y ¿por qué no? justo.