LA HISTORIA DEL BAJO URUBAMBA
Primera misión en Sepahua. En el año 1805 a 1807 los padres misioneros
franciscanos Busquets...
aislado de la sociedad peruana, al que no llegaban lanchas comerciales, por lo que se hacían difíciles los transportes de
...
a as comunidades nativas, les concede personería jurídica y propiedad sobre su territorio. No hay comunidad que no
tenga e...
identidad jurídica y social a los habitantes del Bajo Urubamba que no la tenían. Hasta estas fechas esta zona era
consider...
La Colonia Penal Agrícola del Sepa se creó en cumplimiento del artículo 408 inciso 4º del Código Penal, mediante Decreto
L...
Upcoming SlideShare
Loading in …5
×

La historia del bajo urubamba

2,123 views

Published on

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
2,123
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
4
Actions
Shares
0
Downloads
17
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

La historia del bajo urubamba

  1. 1. LA HISTORIA DEL BAJO URUBAMBA Primera misión en Sepahua. En el año 1805 a 1807 los padres misioneros franciscanos Busquets y Rocamora programaron un viaje al Bajo Urubamba desde Cuzco, para fundar una misión en Sepahua, conducidos a este lugar por miembros de la etnia piro. Se inicia entonces la evangelización en plena paz y armonía entre los nativos y los misioneros. Los misioneros han sido testigos de la organización interna de las sociedades nativas y nos hablan de la tolerancia entre los grupos diversos, de los valores de sus culturas y de su espíritu abierto a la inculturación religiosa. El etnocidio del boom del caucho. En el año 1894 comienza la etapa de la explotación del caucho. El Sepahua y el Mishahua son constituidos en centros de acopio del caucho extraído en el Madre de Dios. Para la extracción de este producto los pueblos indígenas son asaltados por los caucheros y los hombres son conducidos a punta de fusil a los lugares de extracción. Los niños y mujeres son vendidos o empeñados por los patronos por caucho. Se produce un etnocidio y un genocidio durante 20 años, quedando los pueblos nativos diezmados demográfica y culturalmente. Enlaces Encuentre más información en los siguientes enlaces: >> ¿AISLADOS? ¿EXCLUIDOS? >> IMPERIO AMAZONICO >> HISTORIA BAJO URUBAMBA >> IDENTIDAD INDIGENA En el año 1914 se da por quebrada la empresa de extracción del caucho. Los nativos se dispersan. Algunos recobran sus lugares de origen, otros huyen al interior de la selva, refugiándose en las quebradas más remotas. En este éxodo, los patronos caucheros crean haciendas y someten a los nativos en ellas a una nueva explotación. Para aumentar su potencial humano, los patronos hacen incursiones a los pueblos indígenas y trafican con hombres, mujeres y niños, haciendo del comercio humano el mayor capital codiciable. Colonización agrícola. Estamos en el año 1927, a menos de 10 años de declarado fracasado el boom cauchero. Se había llegado al convencimiento de que la etapa extractiva había terminado definitivamente y se debería pensar en sustituirla por la colonización agrícola. El Estado abrió el Bajo Urubamba a la colonización, ofreciendo toda clase de garantías y facilidades a quienes se decidieran a emprender una colonización en esta zona, fueran nacionales o extranjeros. Especialmente ofreció óptimas facilidades a las inmigraciones europeas, en viajes, estudios de factividad e instalación. El Distrito de Alto Ucayali. Como preparación para recibir colonizaciones el Estado puso las bases políticas, sociales y geográficas creando un nuevo distrito denominado Alto Ucayali, con fecha 28 de setiembre de 1928, cuya capital fue erigida Atalaya. En esta Ley se señalan los pueblos y caseríos anexos del Bajo Tambo, Alto Ucayali y Bajo Urubamba. Del Bajo Urubamba se citan como centros poblados: Sepa, Shapapajilla, Cumarillo, Ceilán, Mapchirga, Tres Colinas y La Huayra. Conviene precisar que estos poblados eran haciendas, cuyos peones, en su mayoría, eran nativos piro y campa. La creación del distrito del Alto Ucayali significaba para la historia de la región un gran avance, pues se otorgaba identidad jurídica y social a los habitantes del Bajo Urubamba que no la tenían. Hasta estas fechas esta zona era considerada "tierra de indios" o "tierra de infieles", ya que oficialmente no estaba integrada dentro de ningún distrito ni dependencia del Estado. La Reserva del Sepahua. En el mismo año 1929, por una Resolución Suprema del 12 de abril, el Estado crea una Reserva en la confluencia del río Sepahua con el Urubamba, con el fin de dedicarla a la colonización. La Colonia polaca del Sepa. El "Sindicato de Colonización Polaco Americano" solicitó al Gobierno peruano una concesión de tierras de montaña a favor de una inmigración polaca. Por Resolución Suprema del 20-05-1927 se aprueba una colonización en el Departamento de Loreto a favor de Casimir Warchalowski, quien recibirá el título de propiedad hasta por el máximo de 100.000 has., si logra establecer hasta el 31 de diciembre 630 colonos. El Estado reserva 150.000 has. que el concesionario podrá vender en Brasil, Polonia o Estados Unidos, correspondiéndole el 50% del producto de la venta. Los polacos desestimaron Sepahua, por no existir allí una base agrícola, pues las tierras estaban en barbecho desde hacía varios años y las antiguas construcciones del caucho estaban derruidas. Los polacos prefirieron ubicarse en el Sepa. La colonización polaca del Sepa fue un fracaso. Muy pocos polacos llegaron hasta este lugar, quedándose en Iquitos, San Martín, Lima y en otras zonas del Ucayali. Sepa resultaba un lugar lejano,
  2. 2. aislado de la sociedad peruana, al que no llegaban lanchas comerciales, por lo que se hacían difíciles los transportes de pasajeros y de productos. Desarrollo industrial. Desde los años 1937 en adelante las nuevas vías de penetración a la Selva posibilitaron el fomento de la extracción de materias primas de la Selva a la costa y a la sierra. En la década del 40 se intensificó la ganadería, la agricultura, la producción del yute, la extracción de cedro, de caoba, palo de rosa y otras especies madereras. Se instalaron aserraderos y otras empresas en Pucallpa y pueblos aledaños. Aumentaron los patronos informales que surcaban los ríos haciendo sus negocios, motivando la ruptura y el cambio de las haciendas, pues uno de los grandes negocios seguía siendo la posesión de peones nativos, mediante la compra venta, las incursiones armadas, el soborno y la seducción. Se crea el Distrito Raymondi. El Estado seguía teniendo sobre el Alto Ucayali y Bajo Urubamba una proyección de futuro que le servía de base para sus intereses políticos. Mediante la Ley Nº 9815 del 2 de julio de 1943 crea el distrito de Raymondi con la capital Atalaya, cuyos límites llegan al Inuya, Sepahua y Mishahua. Atalaya es dotada de autoridades formales: Alcalde, Gobernador, Guardia Civil, Guarnición militar, Parroquia, Colegio de Educación Común y Técnica, Oficina de Correos, Juez de Paz, etc . Se abre a la colonización la Reserva de Sepahua. En el año 1944, por Resolución Suprema, del día 5 de setiembre, el Estado rescinde la reserva creada por Ley del 12 de abril de 1929 en el Sepahua, con el fin de fomentar la mediana propiedad, autorizando la admisión de solicitudes de compra de terreno fijando como límite 100 has. Nadie se presentaba, pues el sistema de "colonización" no tenía atractivo, ya que el fomento económico de la zona seguía orientado a la extracción. Convenio del Estado y el ILV. En 1945 ingresa en el Perú el Instituto Lingüístico de Verano (I.L.V.) e inicia los contactos para implantar programas educativos en toda la Amazonía. Firma un Acuerdo con el Estado el 28 de junio del mismo año en el que se contempla que el ILV. se compromete a realizar un Programa de investigación que incluye el estudio de las leguas aborígenes y la recopilación de datos etnográficos. Además el ILV. se compromete a servir de intérprete para las autoridades del Gobierno y a realizar Cursos de Capacitación de maestros nativos, preparar cartillas para las escuelas de las comunidades nativas, a moralizar las costumbres corrigiendo "los vicios por todos los medios posibles" y traduciendo "libros de gran valor moral y patriótico". Sus primeros contactos en la selva los realizaría con los nativos del Alto Ucayali y Bajo Urubamba. Un grupo de señoritas lingüistas comenzaron su trabajo con los matsiguengas del Camisea y con los piros del Huao. La Colonia Agrícola del Sepa. En el año 1947 el Gobierno del General Odría, siguiendo el programa de colonizar la selva, lanzó la idea de crear una Colonia Penal Agrícola en la región de la selva, con el fin de contribuir a la regeneración de los presos. Se propusieron dos alternativas: Una, crearla en el Cenepa, en el río Marañón; pero se encontraba con el inconveniente del Pongo de Manceviche, muy torrentoso y de difícil navegación. Otra alternativa era crearla en el río Sepa en el Bajo Urubamba, que tenía la ventaja de ser una "base agrícola" de propiedad de Estado, como herencia de la colonización polaca. La Colonia Penal Agrícola del Sepa se creó en cumplimiento del artículo 408 inciso 4º del Código Penal, mediante Decreto Ley Nº 10931 del 16-12-1948. Ocupa un área de 37.000 has. Estaba diseñada para albergar 500 colonos y comenzaría a funcionar oficialmente en el año 1951. Todo esto se cumplió. Estado social del Bajo Urubamba. Durante esta época el Alto Ucayali y el bajo Urubamba eran focos de corrupción social y económica. Dominaba el sistema feudal y las haciendas y las casas de los hacendados y de comerciantes se atendían con personal nativo en régimen de esclavitud. La compra y venta de niños era intensa y pública. Se rifaban niños en la plaza de Atalaya y se otorgaban al mejor postor, a vista de todos, sin que se pusiera coto a esta acción. También eran vendidos niños a Pucallpa y a Lima. Las denuncias de la Iglesia parecían no tener eco en las autoridades. Fundación de la Misión del Rosario del Sepahua. En el año 1947 se establecía en Sepahua la Misión del Rosario. Una de sus funciones sería, además de la evangelización, la lucha contra el infame negocio de seres humanos. La misión creó escuelas, internados, hospitales y una institución de defensa y liberación de los nativos. Se considera que este tráfico terminó en el año 1957. En la misión han estudiado primaria y secundaria cientos de niños y de niñas nativos de nueve étnias que, en cincuenta años de existencia de la misión, han tenido la oportunidad de superar la esclavitud y de afirmar su propia identidad de ciudadanos. La Ley de las Comunidades Nativas. La Ley 20653, promulgada el 24 de junio de 1974, reconoce organización y derechos
  3. 3. a as comunidades nativas, les concede personería jurídica y propiedad sobre su territorio. No hay comunidad que no tenga escuela primaria y muchas de ellas tienen colegio de secundaria. Los indígenas se capacitan en cualquier profesión, estudian en las universidades y en institutos superiores. La transformación del Bajo Urubamba. Debemos hacer resaltar un hecho histórico de suma importancia, que será la clave para llegar a comprender la historia de las sociedades nativas en el Bajo Urubamba: En el Bajo Urubamba las sociedades nativas han experimentado un cambio y este cambio se hace extensivo a toda la región. Sin embargo no fueron los grandes hitos históricos los que han producido los cambios o el desarrollo económico y social en el Alto Ucayali y Bajo Urubamba. Las verdaderas transformaciones hay que buscarlas en la lógica que las comunidades indígenas han desarrollado en su forma de vida y de trabajo. Aunque la historia oficial considere que las grandes innovaciones fueron llevadas a la selva por los conquistadores, las reducciones, las haciendas, el Estado, la legislación, los sistemas extractivos y las formas empresariales, sin embargo, lo que ha permitido el desarrollo en la región ha sido, paradójicamente, la suma de las transformaciones efectuadas por las propias sociedades indígenas en el proceso de búsqueda de su identidad en un contexto social y económico adverso. (Como referencia véase: ALVAREZ, Ricardo "Tsla"; "Sepahua I). LA HISTORIA DEL BAJO URUBAMBA Primera misión en Sepahua. En el año 1805 a 1807 los padres misioneros franciscanos Busquets y Rocamora programaron un viaje al Bajo Urubamba desde Cuzco, para fundar una misión en Sepahua, conducidos a este lugar por miembros de la etnia piro. Se inicia entonces la evangelización en plena paz y armonía entre los nativos y los misioneros. Los misioneros han sido testigos de la organización interna de las sociedades nativas y nos hablan de la tolerancia entre los grupos diversos, de los valores de sus culturas y de su espíritu abierto a la inculturación religiosa. El etnocidio del boom del caucho. En el año 1894 comienza la etapa de la explotación del caucho. El Sepahua y el Mishahua son constituidos en centros de acopio del caucho extraído en el Madre de Dios. Para la extracción de este producto los pueblos indígenas son asaltados por los caucheros y los hombres son conducidos a punta de fusil a los lugares de extracción. Los niños y mujeres son vendidos o empeñados por los patronos por caucho. Se produce un etnocidio y un genocidio durante 20 años, quedando los pueblos nativos diezmados demográfica y culturalmente. Enlaces Encuentre más información en los siguientes enlaces: >> ¿AISLADOS? ¿EXCLUIDOS? >> IMPERIO AMAZONICO >> HISTORIA BAJO URUBAMBA >> IDENTIDAD INDIGENA En el año 1914 se da por quebrada la empresa de extracción del caucho. Los nativos se dispersan. Algunos recobran sus lugares de origen, otros huyen al interior de la selva, refugiándose en las quebradas más remotas. En este éxodo, los patronos caucheros crean haciendas y someten a los nativos en ellas a una nueva explotación. Para aumentar su potencial humano, los patronos hacen incursiones a los pueblos indígenas y trafican con hombres, mujeres y niños, haciendo del comercio humano el mayor capital codiciable. Colonización agrícola. Estamos en el año 1927, a menos de 10 años de declarado fracasado el boom cauchero. Se había llegado al convencimiento de que la etapa extractiva había terminado definitivamente y se debería pensar en sustituirla por la colonización agrícola. El Estado abrió el Bajo Urubamba a la colonización, ofreciendo toda clase de garantías y facilidades a quienes se decidieran a emprender una colonización en esta zona, fueran nacionales o extranjeros. Especialmente ofreció óptimas facilidades a las inmigraciones europeas, en viajes, estudios de factividad e instalación. El Distrito de Alto Ucayali. Como preparación para recibir colonizaciones el Estado puso las bases políticas, sociales y geográficas creando un nuevo distrito denominado Alto Ucayali, con fecha 28 de setiembre de 1928, cuya capital fue erigida Atalaya. En esta Ley se señalan los pueblos y caseríos anexos del Bajo Tambo, Alto Ucayali y Bajo Urubamba. Del Bajo Urubamba se citan como centros poblados: Sepa, Shapapajilla, Cumarillo, Ceilán, Mapchirga, Tres Colinas y La Huayra. Conviene precisar que estos poblados eran haciendas, cuyos peones, en su mayoría, eran nativos piro y campa. La creación del distrito del Alto Ucayali significaba para la historia de la región un gran avance, pues se otorgaba
  4. 4. identidad jurídica y social a los habitantes del Bajo Urubamba que no la tenían. Hasta estas fechas esta zona era considerada "tierra de indios" o "tierra de infieles", ya que oficialmente no estaba integrada dentro de ningún distrito ni dependencia del Estado. La Reserva del Sepahua. En el mismo año 1929, por una Resolución Suprema del 12 de abril, el Estado crea una Reserva en la confluencia del río Sepahua con el Urubamba, con el fin de dedicarla a la colonización. La Colonia polaca del Sepa. El "Sindicato de Colonización Polaco Americano" solicitó al Gobierno peruano una concesión de tierras de montaña a favor de una inmigración polaca. Por Resolución Suprema del 20-05-1927 se aprueba una colonización en el Departamento de Loreto a favor de Casimir Warchalowski, quien recibirá el título de propiedad hasta por el máximo de 100.000 has., si logra establecer hasta el 31 de diciembre 630 colonos. El Estado reserva 150.000 has. que el concesionario podrá vender en Brasil, Polonia o Estados Unidos, correspondiéndole el 50% del producto de la venta. Los polacos desestimaron Sepahua, por no existir allí una base agrícola, pues las tierras estaban en barbecho desde hacía varios años y las antiguas construcciones del caucho estaban derruidas. Los polacos prefirieron ubicarse en el Sepa. La colonización polaca del Sepa fue un fracaso. Muy pocos polacos llegaron hasta este lugar, quedándose en Iquitos, San Martín, Lima y en otras zonas del Ucayali. Sepa resultaba un lugar lejano, aislado de la sociedad peruana, al que no llegaban lanchas comerciales, por lo que se hacían difíciles los transportes de pasajeros y de productos. Desarrollo industrial. Desde los años 1937 en adelante las nuevas vías de penetración a la Selva posibilitaron el fomento de la extracción de materias primas de la Selva a la costa y a la sierra. En la década del 40 se intensificó la ganadería, la agricultura, la producción del yute, la extracción de cedro, de caoba, palo de rosa y otras especies madereras. Se instalaron aserraderos y otras empresas en Pucallpa y pueblos aledaños. Aumentaron los patronos informales que surcaban los ríos haciendo sus negocios, motivando la ruptura y el cambio de las haciendas, pues uno de los grandes negocios seguía siendo la posesión de peones nativos, mediante la compra venta, las incursiones armadas, el soborno y la seducción. Se crea el Distrito Raymondi. El Estado seguía teniendo sobre el Alto Ucayali y Bajo Urubamba una proyección de futuro que le servía de base para sus intereses políticos. Mediante la Ley Nº 9815 del 2 de julio de 1943 crea el distrito de Raymondi con la capital Atalaya, cuyos límites llegan al Inuya, Sepahua y Mishahua. Atalaya es dotada de autoridades formales: Alcalde, Gobernador, Guardia Civil, Guarnición militar, Parroquia, Colegio de Educación Común y Técnica, Oficina de Correos, Juez de Paz, etc . Se abre a la colonización la Reserva de Sepahua. En el año 1944, por Resolución Suprema, del día 5 de setiembre, el Estado rescinde la reserva creada por Ley del 12 de abril de 1929 en el Sepahua, con el fin de fomentar la mediana propiedad, autorizando la admisión de solicitudes de compra de terreno fijando como límite 100 has. Nadie se presentaba, pues el sistema de "colonización" no tenía atractivo, ya que el fomento económico de la zona seguía orientado a la extracción. Convenio del Estado y el ILV. En 1945 ingresa en el Perú el Instituto Lingüístico de Verano (I.L.V.) e inicia los contactos para implantar programas educativos en toda la Amazonía. Firma un Acuerdo con el Estado el 28 de junio del mismo año en el que se contempla que el ILV. se compromete a realizar un Programa de investigación que incluye el estudio de las leguas aborígenes y la recopilación de datos etnográficos. Además el ILV. se compromete a servir de intérprete para las autoridades del Gobierno y a realizar Cursos de Capacitación de maestros nativos, preparar cartillas para las escuelas de las comunidades nativas, a moralizar las costumbres corrigiendo "los vicios por todos los medios posibles" y traduciendo "libros de gran valor moral y patriótico". Sus primeros contactos en la selva los realizaría con los nativos del Alto Ucayali y Bajo Urubamba. Un grupo de señoritas lingüistas comenzaron su trabajo con los matsiguengas del Camisea y con los piros del Huao. La Colonia Agrícola del Sepa. En el año 1947 el Gobierno del General Odría, siguiendo el programa de colonizar la selva, lanzó la idea de crear una Colonia Penal Agrícola en la región de la selva, con el fin de contribuir a la regeneración de los presos. Se propusieron dos alternativas: Una, crearla en el Cenepa, en el río Marañón; pero se encontraba con el inconveniente del Pongo de Manceviche, muy torrentoso y de difícil navegación. Otra alternativa era crearla en el río Sepa en el Bajo Urubamba, que tenía la ventaja de ser una "base agrícola" de propiedad de Estado, como herencia de la colonización polaca.
  5. 5. La Colonia Penal Agrícola del Sepa se creó en cumplimiento del artículo 408 inciso 4º del Código Penal, mediante Decreto Ley Nº 10931 del 16-12-1948. Ocupa un área de 37.000 has. Estaba diseñada para albergar 500 colonos y comenzaría a funcionar oficialmente en el año 1951. Todo esto se cumplió. Estado social del Bajo Urubamba. Durante esta época el Alto Ucayali y el bajo Urubamba eran focos de corrupción social y económica. Dominaba el sistema feudal y las haciendas y las casas de los hacendados y de comerciantes se atendían con personal nativo en régimen de esclavitud. La compra y venta de niños era intensa y pública. Se rifaban niños en la plaza de Atalaya y se otorgaban al mejor postor, a vista de todos, sin que se pusiera coto a esta acción. También eran vendidos niños a Pucallpa y a Lima. Las denuncias de la Iglesia parecían no tener eco en las autoridades. Fundación de la Misión del Rosario del Sepahua. En el año 1947 se establecía en Sepahua la Misión del Rosario. Una de sus funciones sería, además de la evangelización, la lucha contra el infame negocio de seres humanos. La misión creó escuelas, internados, hospitales y una institución de defensa y liberación de los nativos. Se considera que este tráfico terminó en el año 1957. En la misión han estudiado primaria y secundaria cientos de niños y de niñas nativos de nueve étnias que, en cincuenta años de existencia de la misión, han tenido la oportunidad de superar la esclavitud y de afirmar su propia identidad de ciudadanos. La Ley de las Comunidades Nativas. La Ley 20653, promulgada el 24 de junio de 1974, reconoce organización y derechos a as comunidades nativas, les concede personería jurídica y propiedad sobre su territorio. No hay comunidad que no tenga escuela primaria y muchas de ellas tienen colegio de secundaria. Los indígenas se capacitan en cualquier profesión, estudian en las universidades y en institutos superiores. La transformación del Bajo Urubamba. Debemos hacer resaltar un hecho histórico de suma importancia, que será la clave para llegar a comprender la historia de las sociedades nativas en el Bajo Urubamba: En el Bajo Urubamba las sociedades nativas han experimentado un cambio y este cambio se hace extensivo a toda la región. Sin embargo no fueron los grandes hitos históricos los que han producido los cambios o el desarrollo económico y social en el Alto Ucayali y Bajo Urubamba. Las verdaderas transformaciones hay que buscarlas en la lógica que las comunidades indígenas han desarrollado en su forma de vida y de trabajo. Aunque la historia oficial considere que las grandes innovaciones fueron llevadas a la selva por los conquistadores, las reducciones, las haciendas, el Estado, la legislación, los sistemas extractivos y las formas empresariales, sin embargo, lo que ha permitido el desarrollo en la región ha sido, paradójicamente, la suma de las transformaciones efectuadas por las propias sociedades indígenas en el proceso de búsqueda de su identidad en un contexto social y económico adverso. (Como referencia véase: ALVAREZ, Ricardo "Tsla"; "Sepahua I).

×