Your SlideShare is downloading. ×
Planes para el Area Central: El Plan de Rezonificación y Parcelamiento del AreaCentral de Maracaibo y El Plan Integral de ...
estudiantilesy, para el rescate físico ambiental propone: convertir el ACM en una zonaambientalmente satisfactoria, contro...
En relación con qué actores y niveles de gobierno participan en la formulación y gestiónde la política de consolidación ur...
eminentemente top down, impuesta desde arriba con poca consulta y       participación a nivel estadal y local.       A niv...
En relación con la praxis neoinstitucionalista y top down del policy making enVenezuela, coincidimos con Goma y Subirats (...
territorio, conflictividad política y social, que debilita las expectativas positivas de lasociedad civil con respecto al ...
calidad de vida de los ciudadanos. Y tercero, destacar la existencia real de espaciosparticipativos emergentes en el mundo...
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Planes para el area central

233

Published on

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total Views
233
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0
Actions
Shares
0
Downloads
0
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Transcript of "Planes para el area central"

  1. 1. Planes para el Area Central: El Plan de Rezonificación y Parcelamiento del AreaCentral de Maracaibo y El Plan Integral de Renovación Urbana, PIRU.El Plan de Rezonificación y Parcelamiento del Area Central de Maracaibo, elaboradopor El Banco Obrero en los 70’s (CRU, 1992:177), tenia como objetivo principal frenarel desarrollo incontrolado de la ciudad hacia la periferia (para esa fecha ya el 64% de lapoblación de Maracibo vivia en barrios de la periferia), mediante las siguientes cuatroacciones: 1. dotación de infraestructura vial y de servicios; 2. liberación de terrenos paragenerar nuevs construcciones; 3. restauración y revalorización de monumentos yespacios de valor histórico ambiental y, 4. promoción del área para la inversión públicay privada. A partir de este planteamiento cuyo objetivo era densificar el Area Central encontraste con el resto de la ciudad, el Plan permitía el USO RESIDENCIALMULTIFAMILIAR - R9 - con Comercio Vecinal y Comercio Metropolitano, ladensidad más alta de la ciudad. Para esas fecha Maracaibo era una ciudad con un únicocentro, sobredimensionado en infraestructura y servicios. La aplicación de estasordenanzas de zonificación causarón la demolición del 50% del Area Central y, según elCRU (1992), sólo generó desarrollos puntuales y una imagen desarticulada de la ACM,situación que permanece todavía en el área central de Maracaibo.PIRU: Cinco Políticas para el ACMEl objetivo del PIRU es desarrollar integralmente el ACM sobre la base de su valorhistórico y, como espacio para el encuentro de la colectividad con sus raices,adecuándolo a las exigencias de la nueva ciudad. Este Plan plantea cinco políticasurbanas: 1. Reestructuración funcional; 2. Repoblamiento del área; 3. rescate físicoambiental, recuperación de edificaciones y del paisaje tradicional; 4. organización socialy gestión participativa y 5. Diversificación y orientación de las inversiones (CRU, 1999:3, 4 y 5). Es importante destacar que, desde 1995 los Planes Urbanos Locales identificana Maracaibo como ciudad policentrica y en este sentido, según el CRU debeconsolidarse el rol del ACM como CENTRO DE PRIMER ORDEN DE MARACAIBO,a través de las acciones siguientes: redimensionar el AC, con una estructura de mayorcapacidad con la diversidad funcional del centro tradicional; diversificar los usos delárea, incrementando los de tipo cultural, turístico recreacional a nivel urbano; consolidarla función de administración pública local y regional; fortalecer la función residencial;ordenar y regular la actividad informal; conservar la función portuaria para potenciar laactividad turística y, repotenciar las PYMI. Para repoblar el ACM el PIRU proponecrear incentivos y acciones para incrementar la población residente, esto implicaríaconservar la población actual y generar nuevas propuestas de vivienda ya que, segúnuna encuesta realizada por el CRU en los años 90-91, la población residente,propietarios y empleados residentes en el ACM era de 20.106 habitantes y, la poblaciónno residente de propietarios y empleados era de 34.900 habitantes. En este sentido sepuede concluir que el ACM es un área con muy baja ocupación causada por la expulsióndel uso residencial ante las malas condiciones de vida, inseguridad y deterioro del ACM.Para el logro de los objetivos del PIRU el CRU plantea, mejorar el clima de seguridad,definir el mercado para la promoción de viviendas, fomentar la conservación de lasviviendas existentes, promover la localización de hoteles, pensiones y residencias
  2. 2. estudiantilesy, para el rescate físico ambiental propone: convertir el ACM en una zonaambientalmente satisfactoria, controlando el acondicionamiento climatico, de ruidos yolores, el saneamiento de espacios públicos, riberas del Lago y cañadas. La restauración,conservación y mantenimiento de edificaciones de valor histórico y/o arquitéctonico,restituyendo el paisaje del área, así como el conjunto urbano de mayor significación dela ciudad (CRU, 1999: 8,9,10). En cuanto a la organización social y gestiónparticipativa, el CRU plantea desarrolar su propio MODELO DE GESTION, concriterio de apertura y en correspondencia con el proceso de descentralización y, demayor democratización de la sociedad venezolana, buscando legitimar con el modelo lasacciones que se proponen llevar a cabo en beneficio común y generar sentido deautoridad local (CRU, 1999:13). En relación con la diversificación y orientación de lasinversiones el CRU propone, diversificar sus fuentes de financiamiento, dando cabida ainversión privada, pública y mixta (CRU, 1999:15).La rehabilitación del área central de Maracaibo como política botton upEn 1999 ante el deterioro del área central un grupo de investigadores de la Facultad deArquitectura y Diseño de la Universidad del Zulia, inicia el proyecto de investigaciónaplicada, Maracaibo entre dos Siglos una Ciudad de Vanguardia (Portillo, Ferrer,Marquez y Quintero), con el objeto de promover un nuevo proceso de gestióncompartida en la ciudad invitando a coparticipar en él a doce instituciones publicas yprivadas del Estado Zulia. El objetivo de la investigación era promover la recuperaciónde una parte del área central, el conjunto urbano conformado por EL MALECON DEMARACAIBO Y SU ENTORNO INMEDIATO. Este esfuerzo - botton up - se concretóel 21.12.2000 con la firma del Convenio de Gestión Estratégica para la Rehabilitación yRecuperación del Malecón de Maracaibo y su entorno inmediato, cuyo objetivo esrecuperar ese espacio público ahora muy deteriorado pero de gran valor patrimonial,desde donde todavía se vivencia el Lago de Maracaibo que dío origen a la ciudad y, através de su puesta en valor impactar positivamente la ciudad. Este proyecto potencia lacapacidad política - capital social - de la comunidad para liderizar y formular políticas y,puede ser el inicio de nuevas estrategias de intervención urbana en Maracaibo, en lascuales las instituciones, el gobierno local y el CRU, comparten el liderazgo y lacompetencia en la gestión y construcción de la ciudad con otros actores urbanos, comolas Cámaras de Comercio, Inmobiliaria y, de la Construcción, El Puerto de Maracaibo,La Secretaria de Cultura, El Centro de Arte de Maracaibo, La Universidad del Zulia, através de la Facultad de Arquitectura (promotora del proyecto) y de la Facultad deEconomía, La Unión de Comerciantes e Industriales del Estado Zulia, El Instituto dePatrimonio Cultural, IPC y la Asociación Civil Centro de Información Patrimonial elTabacal.5. REFLEXIONES FINALES: HACIA UNA POLITICA DE CONSOLIDACIONURBANA SUSTENTABLEEstas reflexiones finales se estructuran en tres partes, en la primera respondemos las trespreguntas planteadas en la introducción del trabajo, en la segunda, asumimos unaposición critica con respecto a los resultados preliminares obtenidos y, en la tercera,pensamos sobre los procesos de policy making desde la planificación y gestión para lasociedad emergente considerando la sustentabilidad urbana.5. 1. Primeras Reflexiones
  3. 3. En relación con qué actores y niveles de gobierno participan en la formulación y gestiónde la política de consolidación urbana, las conclusiones son las siguientes: De acuerdo al avance de nuestra investigación, el policy making en Venezuela relacionado con la política formal urbana es un proceso eminentemente legalista burocrático (sistema de leyes y planes) y, en consecuencia top down, que se enmarca en la tesis neoinstitucionalista, ya que son las instituciones con competencia en el territorio las que formulan la política urbana, donde la participación ciudadana esta ausente. Hasta 1999 los actores involucrados fueron: Cordiplan, el MARNR, MINDUR y los gobiernos locales. A partir de 2000, es el MPD en Venezuela quién concentra la toma de decisión sobre este tema asumiendo un rol central e, impone desde el centro (recentralización de las decisiones) como política de Estado la ordenación del territorio, designa como brazo ejecutor de esta política a nivel regional (sumatoria de estados que conforman los tres ejes de desconcentración), a las Corporaciones Regionales (dependientes de ese ministerio, dejando de lado las Oficinas de Planificación Estadales) y, formaliza la política mediante los Planes Nacionales de Desarrollo Regional. En este proceso de formación de la política urbana el MPD asume competencias del MARN y del MINFRA, así como de los gobiernos estadales y locales. La política de consolidación surge como parte de la estrategia de desconcentración (99-00) y de descentralización desconcentrada (00-01), es en esencia una política homogenea y uniforme, igual para todas las grandes ciudades del país y no sustentable, no ha sido revisada en base a las seis dimensiones que conceptualmente apoyan el Plan Zamora 2000. Estas estrategias intenta dar respuesta a dos problemas: 1) a la concentración de población y actividades en las áreas metropolitanas y principales ciudades del país, a través de la desconcentración y; 2) a la centralización política y territorial que ha sido característica de la praxis política en Venezuela y América Latina, a través de la descentralización. La descentralización desconcentrada aparece como contratendencia desde dos puntos de vista, en relación con la desconcentración, porque en la praxis Venezuela - debido a la crisis política, económica y social - mantiene y ha visto reforzado el patrón concentrante de población y actividades en las áreas metropolitanas y principales ciudades y, en relación con la descentralización, porque el país vive un proceso de recentralización del poder político, de la planificación de la ordenación del territorio y de formación de la política urbana (de arriba - abajo), que se expresa en la ausencia de diálogo y, el debilitamiento de la participación de la población y de las instituciones intermedias ,gobiernos locales y regionales, generando una creciente competitividad entre el gobierno nacional y los gobiernos regionales y locales, conflictividad política - social y recesión económica.En cuanto a si existe relación entre el contenido de la política formal de consolidación ylos problemas urbanos de Maracaibo, de acuerdo al resultado del análisis preliminarrealizado identificamos conclusiones a dos niveles, nacional y local: A nivel nacional, la política de OT implantada en el país desde el centro y mediante la estrategia de descentralización desconcentrada (2000-2001), es
  4. 4. eminentemente top down, impuesta desde arriba con poca consulta y participación a nivel estadal y local. A nivel local, la política de consolidación urbana en Maracaibo aunque, circunscrita en la política nacional (constitución del 99 y, planes de ordenación territorial de los niveles superiores de planificación), adquiere contenidos específicos al compatibilizarse con la problemática local, eso parece cierto tanto para la periferia como para el ACM. La política de consolidación responde a problemas urbanos locales, pero esta fuertemente condicionada por las determinantes expresadas en la estructura jerarquica y en cascada del sistema de leyes y planes territoriales en Venezuela, en la cual la ciudad no se constituye en un escenario de diálogo paritario entre instituciones y ciudadanos ni entre, eficiencia económica, equidad y redistribución social, bases fundamentales para construir una política urbana sustentable. El grado de compatibilidad entre estos dos niveles de política se patentiza al analizar en el PDUL de Maracaibo (1995), el escenario objetivo físico espacial denominado “concentrado”, en el cual el crecimiento de Maracaibo es principalmente por densificación del área urbanizable actualmente y, mediante la ocupación de los intersticios vacíos y áreas vacantes y, segundo, el Programa de Actuaciones Urbanística que esta dirigido básicamente a solucionar problemas dotacionales.En cuanto a qué impacto ha generado esta política en la periferia y área central deMaracaibo las conclusiones son las siguientes: En el caso de la periferia la aplicación de la política de consolidación ha significado la implantación de programas de intervención urbana homogéneos con énfasis en la dotación de servicios de infraestructura, equipamiento y vivienda.El Plan de Desarrollo Urbano de Maracaibo, PDUM, (Alcaldía de Maracaibo, 1999), corrobora el planteamiento anterior al proponer en el Capitulo 1, lo siguiente: las Actuaciones Urbanísticas están dirigidas a ordenar y cubrir los déficits actuales y demanda futura de los servicios para la población, las cuales se constituyen en obras de gestión prioritaria por parte de la Alcaldía del Municipio Maracaibo, dependiendo su ejecución de los organismos públicos involucrados a escala municipal, regional y nacional. En el área central de Maracaibo los aspectos sustantivos y el contenido de la política formal urbana y de inversión planteadas por el CRU, dan respuesta a los problemas del ACM y son coherentes en general con los planes de desarrollo urbano local (1995 y 1999). Sin embargo, la aplicación parcial del PIRU hasta la fecha, mantiene grandes áreas del centro de Maracaibo abandonadas lo cual ha contribuido al deterioro y perdida del patrimonio natural y cultural. La gestión del patrimonio y de las áreas centrales en Venezuela, en muchos casos depende de instituciones regionales que sin coordinación con el gobierno local formulan políticas aisladas del resto de la ciudad. En Maracaibo a partir de 1999 en el marco del proceso de consulta pública del PDUM, se inició un proceso de compabilización de las ordenanzas del área central, entre la alcaldía y el CRU.4.2. Segunda Reflexión
  5. 5. En relación con la praxis neoinstitucionalista y top down del policy making enVenezuela, coincidimos con Goma y Subirats (1999: 28), cuando plantean que lasinstituciones en esta perspectiva, aunque reducen incertidumbres, coordinan el uso derecursos cognitivos, median en los conflictos, entre otros aspectos, no deben eliminar eljuego característico del proceso de policy making, la interaccón entre actores, que es loque actualmente sucede en el país y, con Scharpf (en Goma y Subirats, 1999), cuandodice que las instituciones pueden circunscribir el juego, vincular a los actores, pero nodeterminan las opciones presentes en cada política. Para Goma y Subirats (1999:28), larecuperación del rol de las instituciones en el juego de formación de las políticasprobablemente era necesario, pero no se le puede conferir un valor explicativo tangeneral que reduzca la permanente capacidad de los actores en redefinir el juego y, elproblema que lo ha suscitado.En este sentido, el MPD (2000: 40), asume la descentralización desconcentrada delterritorio nacional, su población y economía, como alta política de Estado, sin embargoen la práctica y según Ferrer (2000), desde 1993 y con mayor fuerza desde 1999,Venezuela vive un proceso de recentralización política y del proceso de planificación y,de debilitamiento, tanto de las instituciones intermedias y de la participación de lasociedad civil. Lugo Galicia (2001), coincide con este planteamiento cuando dice que, ladescentralización tiembla ante la creación del Consejo Federal de Gobierno, para esteautor, muchas reservas y dudas despierta el proyecto de ley del Consejo Federal entregobernadores y alcaldes, que ven amenazada la autonomía de las regiones a través delcontrol de recursos. El Consejo Federal, según el artículo 185 de la Constitución del 99,planificará y coordinará las políticas de descentralización y transferencia decompetencias del poder nacional a los estados y municipios y, administrará el Fondo deCompensación Interterritorial, con el cual se financiaran las inversiones públicas en lasregiones (en Brewer Carias, 2000). Por otro lado, las autoridades en materia viviendadel occidente del país (Zulia, Tachira, Lara, Portugues, Trujillo y Cojedes), reunidas enMaracaibo el 4 de Agoso de 2001, en el marco de las Jornadas para el Diseño de laPolitica Integral de la Vivienda y Hábitat, según Fernández (Panorama, 2001),coincidieron en exigir mayor autonomía regional en vivienda. En la instalación delevento el gobernador del Zulia destacó la necesidad de rediseñar la LPH porque laactual no va al fondo del problema y resaltó que existe una dispersión de esfuerzos yrecursos. Como ejemplo expresó que desde Caracas los organismos deciden sinconversar con las autoridades regionales y sin tomar en cuenta los planes municipales.En este sentido, el presidente del Comité Estadal de la Vivienda del Estado Trujilloplanteó que, deben fortalecerse los grupos de consulta para coordinar la polica devivienda y en ese proceso de interactuación, deben escucharse las recomendaciones delas regiones participantes (Panorama, 2001).En este contexto, ante una realidad política mucho más compleja y, según Font y Goma(2001) con más actores, más niveles de gobierno y, menos esquemas estables, debido nosolo por la falta de patrones ideológicos claros, sino por la dificultad de localizar a losresponsables en la toma de decisión y, por el fenómeno del gobierno MULTINIVEL,para Ferrer (2000), el gobierno nacional desconoce esta realidad y formula una políticade ordenación del territorio y de vivienda y, una nueva regionalización del país, desde elcentro - MPD - sin la participación de los otros dos niveles de gobierno del territorio,estadal y local, ni de la sociedad, contrario a lo establecido en la Constitución del 99 y alos planteamientos del Plan Zamora y el Proyecto País. Este proceso de recentralizaciónpolítica esta creando una fuerte competitividad entre los tres niveles de gobierno del
  6. 6. territorio, conflictividad política y social, que debilita las expectativas positivas de lasociedad civil con respecto al gobierno nacional y, se expresa en Venezuela medianteprotestas ciudadanas.4.3. Tercera Reflexión: Planificación y Gestión Urbana para la Sociedad EmergenteEn relación con la ciudad, los problemas más graves y de más difícil solución del nuevouniverso urbanizado, postindustrial e informático, están relacionados con dos frentesespecialmente conflictivos, el antagonismo con el medio ambiente, contra el que sedesarrolla y, el derivado de algunas características persistentes como la desigualdad y lapobreza. Para resolver el primero, el urbanismo tradicional se abre a los planteamientosdel desarrollo sustentable y a la realización de buenas practicas de gestión inteligente yen relación a la segundo, se implementan políticas de renovación urbana, de repartoequilibrado de la calidad de vida (bienestar) y la integración en el desarrollo social, dadala clara dualización de la población, en función del trabajo estable y cualificado. En estecontexto, las grandes prioridades del planeamiento son, la formación de políticas para laregeneración y transformación de las áreas urbanas que han perdido sus funciones ydeben ser sustituidas en la organización del espacio territorial, compatibilizando eldesarrollo del bienestar con la protección ambiental y, la colaboración en laconstrucción de un nuevo orden social. Todo esto demanda la integración decidida de laaportación urbanística en el conjunto de políticas diversas, a distintos nivelesterritoriales y administrativos, si no quiere ser marginada o reducida al campo formal dela arquitectura.Por otro lado y, para lograr el cambio hacia una democracia más participativa de unamanera sustentable, es necesario para Veliz (en Finot, 1999), generar una tendenciacontraria a la tradición centralista latino americana. En este sentido y, según Finot(1999), junto a la cultura centralista que caracteriza a la mayoría de los países deAmérica latina, se ha desarrollado históricamente una cultura federal, participativa y deautogestión para la provisión de bienes públicos locales. La coexistencia de amboselementos culturales, que forman parte del patrimonio de Latino América, permitenreorientar la gestión pública en un sentido más eficiente, transparente y participativo. Eneste sentido, suscribimos lo planteado por Finot cuando dice que, para profundizar ladescentralización y, por ende la democracia participativa, la política debería revalorizarestas culturas y construir una voluntad política, para avanzar en la democratización delpoder. Para lograr este objetivo es necesario contar con un nuevo liderazgo que percibaque los réditos políticos al asumir esta postura son mayores que sus costos (Finot, 1999).A partir de los planteamientos anteriores, las recomendaciones básicas de este trabajocon las que finalizamos son tres: primero, la necesidad de transformar la política formalurbana en Venezuela ahora normativa, neoinstitucionalista y top down, en una políticaconcertada que viabilice la coexistencia de procesos top down y botton up, es decir,transitar hacia un modelo relacional y multinivel de gobierno (Brugué y Goma),segundo, la transformación de la política de consolidación urbana en una política deconsolidación sustentable que salvaguarde el equilibrio entre las variables, población,recursos y ambiente (Rogers, 1997) y, potencie, la participación de los actores urbanosen un contexto democrático, plural y de confianza activa (Fukuyama, 1996), lapreservación del medio ambiente y atienda, mediante estrategias de intervención urbanadiferenciales (proceso botton up), las múltiples realidades que coexisten en nuestrasperiferias y en el área central de Maracaibo, con el objeto de mejorar el bienestar y la
  7. 7. calidad de vida de los ciudadanos. Y tercero, destacar la existencia real de espaciosparticipativos emergentes en el mundo local y en Maracaibo, como el caso del proyectode rehabilitación de El Malecón y, apostar decididamente a favor de la participaciónciudadana en la formación de políticas públicas (Font, 2001) y gobernar por políticascomo imperativo para nutrir la institucionalidad democratica como plantea Uvalle(2001:299). En este sentido, toda política de desarrollo urbano para la periferia y áreacentral de Maracaibo debe considerar la diversidad de realidades existentes y, aplicarestrategias de intervención sustentables, más que imponer un modelo incapaz deentender una heterogeneidad creciente. REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICASALCALDIA DE MARACAIBO (1999). Plan de Desarrollo Urbano de Maracaibo, PDUM. Documento.BARROSO, Helen y MUSTIELES, Francisco (1997). Un modelo habitacional urbanopara la periferia.

×