Your SlideShare is downloading. ×
DIAPORAMA - FIESTA DE SAN PEDRO EN LONCURA
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Thanks for flagging this SlideShare!

Oops! An error has occurred.

×
Saving this for later? Get the SlideShare app to save on your phone or tablet. Read anywhere, anytime – even offline.
Text the download link to your phone
Standard text messaging rates apply

DIAPORAMA - FIESTA DE SAN PEDRO EN LONCURA

1,958
views

Published on

Published in: Education, Travel

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total Views
1,958
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0
Actions
Shares
0
Downloads
0
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

Report content
Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
No notes for slide

Transcript

  • 1. Cargado de mis honores San Pedro, he venido a verte y en prueba de mis amores te cantaré hasta tu muerte
  • 2. Te cantaré hasta tu muerte para celebrar tu día para celebrar tu santo vengo lleno de alegría
  • 3. La memoria humana es frágil, pero aún así las tradiciones de un pueblo trascienden al tiempo, gracias a su espíritu y la fe de sus habitantes. Esto ocurre en Loncura, donde sus residentes estiman que ya hace más de 105 años que en su caleta se celebra la Fiesta de San Pedro. Los orígenes de esta fiesta se basan en distintas teorías, sin embargo, todas confluyen en una mezcla de religiones con rituales chamánicos que desde tiempos inmemoriales llevan a su gente a danzar y cantar por las calles en honor al santo patrono.
  • 4. “Esta fiesta es una fusión de dos culturas, porque los antiguos habitantes de esta zona, los aborígenes, tenían sus dioses que eran representados por hechos naturales como la lluvia, el mar y el viento. Entonces, cuando llegaron los españoles, los nativos fueron subyugados pero sin perder la práctica de sus ritos en forma privada. Fue ahí cuando ambas culturas se fusionaron y se crearon los bailes de chinos. Por eso la fiesta es vista como un asunto religioso, pues hay una devoción a un santo, pero las flautas, los bailes y todo lo demás, pertenecen a la cultura indígena”, indica Marcelo Bernal, Presidente del Sindicato de Pescadores de Loncura.
  • 5. La producción de sonidos era realizada por las culturas prehispánicas, para apaciguar los temporales que acaecían de forma dramática sobre los antiguos asentamientos de la zona, de allí surgieron las danzas y cánticos rituales. Esta actividad no se daba sólo en las áreas costeras, pues también en el interior se realizaban rituales similares para llamar la lluvia, mejorar la agricultura y evitar plagas. En 1536 llega al sector el español Alonso de Quintero, a cargo del "Santiaguillo", que era parte de la expedición del descubridor de Chile, Diego de Almagro. Su misión era llevar por mar los diferentes enceres que pudiese necesitar la empresa por tierra, además de cartografiar la ruta marítima. Posterior a este aventurero, fueron muchos los que llegaron a este sector, desde corsarios y piratas, hasta monjes Jesuitas.
  • 6. Es precisamente en esta época y con estos actores, cuando se vivió el inicio de la mezcla entre las culturas originarias chilenas con la cultura de las tripulaciones extranjeras que venían a colonizar. Fue allí donde surgen las costumbres más enraizadas en los chilenos, como la tradicional Fiesta de San Pedro y sus bailes chinos. “La mayoría de los bailes chinos tienen una raíz indígena que es anterior obviamente a lo cristiano, católico y español, y nuestro afán es rescatar ese otro origen que es anterior y quizás mucho más importante. Es un origen más genuino y claro, pues después de la mezcla con los españoles pasó todo lo que ya sabemos. Por eso nosotros traemos acá, por ejemplo, a la virgen Chimuchina, que es una virgen mapuche, pues tiene que ver con ese otro origen, no se si más importante pero sí anterior”, señala Mario Martínez, alférez del Baile Chino Aconcagua Salmón.
  • 7. La Fiesta de San Pedro se ha celebrado en Loncura, ininterrumpidamente, desde hace 105 años. En ella participan los pescadores, sus familiares y el pueblo en general, que de forma directa o indirecta colabora en su desarrollo. “Mi abuelito, don José Valencia, decía que se le puso la fecha aproximada a su edad, porque él de chico se acordaba que hacían estas fiestas, por eso se puso 105 años, pero se calcula que el baile es más viejo. Y nunca ha dejado de salir, Loncura usted ve que aunque no pare la lluvia se hace la fiesta igual. Es una fe que a uno le inculcan desde chico, mi abuelo, mi papi que tocaba el bombo, mi hermano (yo soy el menor) y ahora mi hijo. O sea, cantor soy el único, pero los otros todos han participado en el baile”, nos cuenta Juan Cisternas, alférez e integrante por más de 40 años del Baile Chino Loncura.
  • 8. Ante la proximidad de la fiesta, todos los habitantes de Loncura se reunían para la realización de los preparativos. “Yo me acuerdo que antiguamente participaba todo el pueblo porque entre los viejos, los padres de uno y anteriores, eran más unidos. También porque el pueblo de Loncura, aproximadamente en el año 69, recién empezó a parcelarse y se creó esa población grande de arriba. Antes de eso, eran puros bosques y el único pueblo que existía era ese sector de allá (cercano a la caleta), y los grupitos eran ellos que se conocían todos y se respetaban”, señala José Verdejo, secretario del Sindicato de Pescadores de Loncura. “Era un juego para uno ensayar porque salíamos a cazar, cortábamos cañas y frutas, y hacíamos un baile, y nos veníamos del cerro chineando; porque no había otra entretención, Loncura era súper muerto”, recuerda Juan Cisternas.
  • 9. La fiesta en sí no ha variado, significativamente, con el paso del tiempo. Antes, entre los años 50 y 60, se recibía a los bailes en las instalaciones del Poder Judicial, ubicado en el pueblo de Loncura, para luego enfilar en procesión hacia Quintero, llevando la imagen de San Pedro hasta la parroquia del sector. “Salían de Loncura danzando más de 2 kilómetros hasta Quintero, y se iban bailando con el santo al hombro. Había un baile en Quintero y ese nos esperaba allá, los demás llegaban a Loncura y de aquí se iban todos danzando”, comenta Verdejo. Las danzas se desarrollaban en su totalidad en aquel sector, para luego regresar a Loncura a disfrutar del almuerzo que los pobladores preparaban en su honor. Esta comida ha consistido siempre en dos platos principales: Carbonada de mariscos y pescado frito con ensaladas, que se ofrecen de manera gratuita, a modo de agasajo, para las cofradías invitadas.
  • 10. “Un año quedaron cortos de sopa, porque vino mucha gente, cocinaron para cerca de mil personas y llegaron 1200. Entonces tuvieron que echarle más agüita al caldo, porque nosotros les ofrecimos más presas de pescado y ellos nos decían: no, si pucha un poquito de caldo”, recuerda Marcelo Bernal. Al respecto, también agrega José Luís Verdejo: “Hubo también un año en que se les sirvió cazuela de vacuno y empanadas, pero la gente reclamó porque en su mayoría vienen del campo, y decían: no si comemos carne y ave todos los días, para que nos dan cazuela de vacuno aquí, den más pescado. Y ahí el finao’ Ramón dijo: ya se terminó esta cuestión, les vamos a dar pescado frito y carbonada de marisco o sopa de macha y ya está. Y así se empezó a hacer y los invitados dijeron: ya, ahora sí, y decían: pucha, ¿no les queda más?”
  • 11. Pero los festejos no terminaban ahí, ya que luego de esta atención, los comensales retomaban sus bailes de vuelta a Quintero, para saludar al coronel de la Fuerza Aérea, quien les ofrecía vino y empanadas. Y así continuaban danzando hasta la parroquia, donde San Pedro les esperaba para salir nuevamente en procesión, esta vez por mar, rumbo a la caleta de Loncura. “En Quintero hay 4 caletas: Loncura, El Manzano, El Embarcadero y el Papagayo. Las primeras fiestas se hacían en conjunto, los primeros bailes chinos que se hicieron eran en Quintero, y la gente de aquí se desplazaba hasta allá, y aquí sólo se les atendía. Hasta que se separaron, hace 35 o 40 años más o menos, porque el trabajo se lo llevaba la gente de acá”, recuerda José Verdejo.
  • 12. Juan Cisterna es uno de los pocos alférez que quedan vigentes de aquella época, desde pequeño fue integrado al baile chino por su abuelo que también danzaba desde su infancia. De aquel tiempo nos comenta: “La primera vez que baile yo tenía 6 años, en el 68, esas fiestas eran con hartos bailes, había varios de la comuna, de Puchuncaví sobretodo, muchos bailes que se han terminado. En Puchuncaví quedan 3 bailes vigentes y tienen que haber habido unos 10 ó 12 bailes, y en Quintero hubo un baile un tiempo y después se terminó.”
  • 13. Los alférez son una figura de suma importancia dentro el baile, ya que ellos tienen la misión tanto de guiar al baile como de conectarlos con la divinidad, de manifestar las peticiones y agradecimientos al Santo Patrono, además de saludar y dar la bienvenida a los demás bailes participantes. “En esa época, cada baile chino traía un alférez, un diablo, que es el que lleva la batuta del baile y el que los organiza. Entonces cuando se presentaban dos bailes chinos, obviamente uno con cada alférez, se saludaban y si alguno cometía un error, se iban en una pelea, una pelea verbal, eso era bonito. Eso se ha perdido, el repuntéo, que era como una canción que va seguida de otra. El alférez decía una cosa y todo el baile chino repetía la última rima, y así sucesivamente, hasta que se ponían en la buena, por así decirlo y quedaban todos en amistad”, cuenta José Verdejo
  • 14. Los motivos de estos cánticos a lo divino, varían dependiendo de la inspiración del alférez, sin embargo, antiguamente se convertían en una especie de disputas para determinar quien realizaba los versos más largos, más fuertes y con mejores historias. “Antes se usaba hacer competencia entre los alférez, el que más historias contaba; pero ahora hay que demostrarle al de arriba no más lo que uno sabe, pero yo se que estoy catalogado como dentro de los top ten como se dice. Ahora estamos más viejos, pero aún me queda voz”, dice Juan Cisterna. Añade además, “en esa época eran más pesaditos los cantores, porque eran más bíblicos para cantar. Ahora es más difícil, porque hay mucha gente que conoce la historia, y hay algunos que no cantan pero que están bien metidos en el tema, es gente que conoce la Biblia. Antes, que me perdonen los cantores, con segundo tercero de preparatoria a veces, no sabían leer ni escribir, a algunos les leía la señora como a don Oscar Villalón, que tenía muy buena memoria, y en una de esas un carrilito por ahí, nadie te lo quitaba”.
  • 15. Al respecto, Oscarina Montenegro, danzante e hija de “Caballito Blanco” alférez del Baile Chino San Victorino de Lourdes, se refiere a las diferencias que pueden llegar a existir entre los cantores: “aún es como una competencia dentro de todo, para ver quien suena más fuerte en las flautas, que alférez canta mejor. Igual se forma su poquito de malicia en la cosa, pero después de que se dice todo lo que uno se tiene que decir, viene el abrazo, el abrazo de amigos“.
  • 16. Entre sus recuerdos de niñez, el experimentado alférez de Loncura, recuerda en especial a un personaje muy conocido por las cofradías de la época, que asistían a la Fiesta de Loncura. “Había un viejito, que esta muerto ahora hace 2 años atrás, que siempre le gustaba cantar historias largas y molestar a Juan Zamorano y a otro niño, que éramos los más jóvenes. El cantaba la historia bíblica y llegó a San Pedro a cantar con nosotros, y yo le digo al presidente del baile que era también el presidente del sindicato: oye a ese viejo le encanta cantar por historia, yo tenía unos 23 años más o menos, pero a mi me va a venir a nombrar a San pedro y lo voy a pescar y lo voy a envolver con la bandera, no va a saber por donde arrancar porque a los cabros los estaba cuqueando. Le dije, viene cantando por historia, y justamente se le ocurre al hombre nombrarme a San Pedro y no lo solté, no sabía para donde iban las micros. Como era más viejo venía a echarle la chorea’ al cabro más chico”
  • 17. En este sentido, agrega “A mi gusta cantar la vida de San Pedro que murió, igual la meto siempre por ahí, porque yo estoy seguro de lo que cantó. Porque a mi nadie me va a decir que San Pedro no fue a Roma el año 42, porque no lo digo yo, lo dice la historia sagrada, y en el año 47 lo deportaron, y el 52 volvió a Roma y eso lo tengo más que claro, y lo canto desde cabro. Me aprendí casi toda la vida de él, o sea de la vida que dedicó a la iglesia, porque antes no se sabe de él, se dice que era mayor que el maestro, se dice y se cree que nació en Besaida, no hay una seguridad, de unos 80 años tiene que haber muerto”.
  • 18. Marcelo Bernal nos cuenta que su familia también ha formado parte importante de la tradicional Fiesta de San Pedro en Loncura, al respecto comparte la experiencia de su abuelo: ”Mi abuelo Ismael, que nació en 1800 y algo, no me acuerdo bien, y murió en 1950, fue uno de los primeros alférez, el llevaba la batuta, ordenaba el baile, cantaba y hacía alegorías al santo, pidiéndole favores o pagándole favores, ellos son como el representante que tiene la voz del baile hacia la divinidad, por decirlo de alguna manera.”
  • 19. El motivo de la Fiesta no ha cambiado con los años, como señala José Verdugo, “los pescadores antiguos tenían la misma fe que tenemos nosotros ahora con San Pedro. Debido a eso se formó el baile y empezaron a salir muchachos antiguos, algunos veteranos, salían de chino igual como salen ahora.” “Yo creo que siempre, han existido que venía el baile de Petorquita, de Pachacamita, de Tabolango, de Puchuncavi, del Rungue, en Ventana había bailes de Chinos; y todos esos se invitaban a bailar acá y de aquí también iban a Ventana a Pachacamita a Tabolango y así iban a distintas partes para que después ellos vengan”, explica el secretario del Sindicato.
  • 20. Los bailes son el aspecto más tradicional de la Fiesta de San Pedro, siendo hoy en día, el principal atractivo para los visitantes que llegan a finales de Junio a la caleta. Sin embargo, antiguamente las fiestas formaban parte de la religiosidad innata de sus habitantes que buscaban perfeccionar sus danzas, tanto para agradar al santo como para destacarse de entre las demás cofradías. Es por ello, que sus integrantes ensayaban con semanas de anticipación, lo cual ha cambiado en el último tiempo, ya que son las mismas personas que año a año salen a chinear y, por ende, ya conocen las rutinas y danzas.
  • 21. Entre sus recuerdos, Juan Cisterna, comparte con nosotros la opinión de su familia respecto al baile, “Mi abuelito siempre decía que el baile era mejor antes que ahora, era más reglamento. Me consta, porque cuando yo empecé a salir era más estricto, había un cacique que nos ordenaba, había que salir con el pelo corto, todos bien uniformaditos, usábamos el traje de marino, con pantalones pata ancha, como usaban los marinos antes. Y tenía un orden, nosotros ensayábamos un mes antes de la fiesta y ahora no, antes no había Internet, no habían videos, no habían esas cosas, era un juego para uno ensayar”
  • 22. “Ahora se trabaja más en adornar la caleta, en conseguir las cosas para atender a los bailes chinos, pero durante todo el año se están juntando recursos. La caleta esta todo el año pensando en que el próximo año va a ser la fiesta de San Pedro, se pasó el verano, llegó marzo, se hace la primera reunión, y se consulta: ¿se hace la fiesta de San Pedro? sí, y empezamos a trabajar nuevamente”, nos cuenta el presidente del Sindicato. En antaño, eran los mismos pobladores y pescadores los que financiaban las actividades, lo cual hacía más difícil la realización de la fiesta. Hoy la cosa es distinta, pues los pescadores reciben ayuda del sindicato, de empresas y del municipio, lo cual alivia bastante la elaboración de los preparativos. “Ahora es más fácil hacer la fiesta, porque tienen un respaldo del sindicato, antes si faltaba plata había que hacer un baile a beneficio para pagar. Ahora no falta, porque si falta, el sindicato nos ayuda”, señala Cisterna.
  • 23. Además, agrega “Yo pienso que en Loncura todavía existe la fe, se ve porque esto no se hace por lucirse. Loncura es una caleta súper pobre, Loncura tiene 24 socios en el sindicato, y hace la fiesta más grande de la quinta región, este año no hubo más bailes por el mal tiempo, pero calculamos 20 bailes nosotros, y estábamos preparados, porque el año pasado llegaron 22 agrupaciones.”
  • 24. La devoción y el misticismo presentes en la Fiesta de San Pedro, no sólo proviene de los pescadores como podría creerse, ya que dentro de las cofradías que participan en ella, se pueden encontrar distintas historias de plegarias y mandas, como la de Oscarina y su familia, que conforman el baile chino San Victorino de Lourdes, “Mi hermana, la Valeska, cuando tenía 3 o 4 años, la vestimos de la Virgen de Lourdes, porque tenía una grave enfermedad que malformada sus huesitos, entonces con su problema caminaba y se caía, sufría mucho. Entonces mi papá le cantó en sus coplas a San Pedro por ella, y gracias a eso y a la medicina, ella ahora baila en el Baile Chino San Victorino de Lourdes, por que puede caminar bien y estamos agradecidos de ello.”
  • 25. Desde tiempos inmemoriales, que se mantienen pálidos en la reminiscencia oral de sus actores, los habitantes de Loncura han expresado año a año su fervor a San Pedro, continuando la tradición a pesar de las típicas lluvias y el mal tiempo propio de la época. Abuelos, padres, hijos y nietos, que año a año reviven los ritos más ancestrales de nuestra cultura, por distintas razones religiosidad, fe u otras creencias, que han logrado mantener la identidad de su pueblo.
  • 26. Caleta Loncura, comuna de Quintero, Región de Valparaíso, Chile invierno de 2009 Imágenes Julio Bajo – Archivo Sindicato de Pescadores Independientes de Loncura Texto Karina Rivera Digitalización CREAEDUCA Dirección Jorge Renault
  • 27. AUSPICIA COLABORA Sindicato de Pescadores Independientes de Caleta Loncura PRODUCE

×