¿Qué tal si...
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×
 

¿Qué tal si...

on

  • 175 views

 

Statistics

Views

Total Views
175
Views on SlideShare
160
Embed Views
15

Actions

Likes
0
Downloads
0
Comments
0

1 Embed 15

https://twitter.com 15

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Microsoft Word

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

¿Qué tal si... ¿Qué tal si... Document Transcript

  • ¿QUÉ TAL SI..? En memoria de Carlos Efraín Machado y Alfonso Laso Bermeo que pintaron el gramado con llantos y risas, sin mesura, ni falsa objetividad… ¡Qué mierda! ¿Y me pides que me calme? ¿Cómo crees que puedo dejar de pasearme de un lado al otro y comerme todo lo que encuentro, si el país esta embriagado de pasión, te lo repito, incluso unos, literalmente se han bebido todo; se han fumado lo infumable y han recorrido las calles envueltos en la bandera, gritando, delirando, repitiendo mil veces la hazaña de los Valencias, Montero, Rojas, Paredes y esa capacidad del Dida Domínguez para llegar hasta donde ninguno de los consagrados del campeonato del mundo, pensaban que iba a llegar; ahí , en sus manos se ahogaron decenas de goles de los famosos, y luego se levantaba como si no le hubiese costado ningún trabajo, agarrando la pelota con su manota de gigante y esa cara de niño asustado, que cuando lo miras, tienes ganas de ir corriendo para Brasil, ya ni siquiera para alentar a todo el equipo sino para abrazarle al Dida y decirle que ya nadie, nunca más va a amenazar su arco, que ningún delantero va a llegar corriendo para patear delante suyo; exacto… solo para abrazarle en el minuto preciso, antes que se quiebre, porque eso si te digo, que cada vez que le veo que ataja y luego se levanta, me da ternura y pienso que sigue siendo ese joven asustado, al que incluso lo sancionaron porque dizque había falsificado su identidad o alguna de esas mierdas que hacen los empresarios, pero que después la pagan los jugadores… ¡Cómo no voy a estar al borde de la locura!, al igual que el idiota del Lucho, que encima se llevó un televisor casi gratis, ¿entiendes lo que es ganarse un plasma de 32 pulgadas? En serio… solo porque él, al igual que cientos, quizá miles jugaron con la fe que les faltó a los empresarios de Créditos La Grande, de esa gran casa distribuidora de electrodomésticos, que
  • lanzó la promoción que retire el plasma sólo con la entrada y que si Ecuador pasa a cuartos de final, no paga el resto… Imbéciles pensaron hacer el gran negocio de su vida, seguramente porque los analistas financieros y deportivos le dijeron que era muy difícil que pasemos a cuartos de final… Claro, es que ellos apostaban a que ni clasifiquemos en el Grupo E, pasando por encima de Francia y Suiza; incluso los más optimistas, decían que si llegamos a octavos de final iba a ser en segundo lugar, luego de Francia, con lo cual nos tocaba medirnos con Argentina… No se imaginaban siquiera que en el primer partido, la Hormiga Paredes le iba a sacar en plena área chica, la pelota al Shaqiri, y cuando todos gritábamos como desesperados, que le lance afuera o como seaaaaaa, pero fuera del área, la Hormiga cambia de pierna y sale corriendo como alma que lleva el diablo, le pone la pelota al Toño, que con solo alzar la cabeza, como si fuera Play Station, le coloca al otro Valencia, al Enner , para que ubique la pelota por encima de Benaglio, que nunca se enteró lo que paso; ¿te acuerdas?, que te vas a acordar, si te tapaste los ojos con el cojín para no ver; no entiendo porque tienes esa maldita costumbre, aunque ahora más bien creo que es una cábala bendita, porque dos o tres veces que te vi hacer lo mismo, en todas vino el gol y ya, aunque no veías como entraba la pelota no dejabas de abrazarme y gritar, gritar, mientras llorábamos de pura emoción… Quién iba a creer que a Suiza le íbamos a ganar 3 a 1, porque después del Valencia vino el Jefferson Montero, este guambra infame que debe medir 1,65 y al que conozco, porque vive ahí en Rincón de Castilla, en la casa que compró para sus padres y que por más señas tiene un gallo con el horario cambiado, el mismo Montero que cuando llega le pasea a su Matí y les firma todos los autógrafos que le piden, te digo en serio, les firma a todos… que golazo fue ese, desbordando por izquierda, entrando en el área, dándole un baile a Lichtsteiner, preciso como reloj suizo, para que no le olviden nunca y por más que Benaglio se arrodilló implorando, le metió la pelota abajo en el mismo ángulo
  • izquierdo y mientras el Jeff, al igual que hizo antes Valencia, corría con los dedos índice hacia el cielo haciendo el 11, gritándole al Chucho ese fue para vos, para que le enseñes a Dios como les regalamos goles, nosotros nuevamente a gritar ya llorando sin parar, ¿te acuerdas que locura? Ya lo del Felipao, casi al final del partido, fue la demencia, les arrastró a toda la defensa y golazo… Con ese gol, mientras el Ecuador entero se abrazaba, los de Créditos La Grande, debieron pensar que es suerte de principiantes, al fin y al cabo la propia Suiza, le ganó en el primer partido de Sudáfrica a España y luego no clasificó a octavos, mientras España resultó campeón del mundo. Luego el partido contra Honduras, ¡qué partidazo! Ese si fue sufrido, porque al fin y al cabo, ahí estábamos en la cancha los considerados chicos, los desechables, los que según los entendidos, nos íbamos a casa en la primera serie, claro que después del triunfo de Ecuador y el empate de Honduras con Francia, todos se comieron las pollas mundialistas hasta la indigestión… Es que parece que los centroamericanos una noche antes del partido vieron un video, algunos dicen, que auspiciado por la misma FIFA, colgado por EA Sports Latinoámerica en que les daban por vencedores a los galos por 2 a 0 y con superioridad indiscutible de los europeos. Según supe, el técnico Suárez al que todos conocemos porque, para decir la verdad, se hizo en Ecuador, no sólo en la selección sino sufriendo en la banca del Aucas, frunció la frente y nadie me atinó a decir que dijo, pero algo habló entre dientes y les puso a ver a los muchachos, estos si que se encabronaron, cantaron el himno y juraron que el mismo 15 de junio pondrían el video en el rincón del ridículo, por eso jugaron como jugaron y aunque no pudieron marcar, tampoco dejaron que los favoritos franceses vulnerarán su valla… Para decirte la verdad, si ha de ver sido la propia FIFA la del video, es que como dice Maradona, sólo les interesa los “bisnes” y obvio, si clasificábamos Ecuador y Honduras, se les acababa el
  • negocio en “mercados” más grandes y rentables, te juro, por eso, creo que debe haber sido la propia FIFA la del video, pero les salió todo al revés. Mal pasamos con Honduras, imagínate que hubiese pasado si llega a entrar ese tiro de Palacios en el minuto cuatro del primer tiempo, que casi bota el arco, incluso, luego Figueroa les ganó a todos los zagueros metiendo el frentazo y con las justas manoteo Dida; eso si el segundo tiempo fue nuestro y de Méndez, que les tapó la boca a todos los que decían que estaba viejo y las tonteras que se oyen, fue armador y se cansó de repartir pelotas hasta que por fin el pase cruzado al costado derecho y nuevamente el Toño con la cabeza arriba templó el globo para que llegué limpiecito, desde atrás, Felipao y reviente las redes… ¡Cómo festejaron!, eso no olvidaremos nunca, bailando frente al banderín, riendo y luego todo el país rezó cada minuto hasta que llegó el pitazo final. 6 puntos y quedaba Francia… Ahora te puede sonar arrogante, pero siempre me sentí confiado frente a Francia, tal vez porque llegaban más presionados, quizá porque lo vi en los ojos de abatimiento de su entrenador Didier Deschamps, no tenía la luz que se vio en las cámaras cuando llegó a la final de la Champions con el discreto Mónaco o ascendió a la A con el Juventus ni cuando campeonó con el Marsella de Francia; por eso, siempre tuve el convencimiento del triunfo, de tal forma que cuando marcó, el recién ingresado, Rojas en el minuto 70, solo confirme que esa mirada era el augurio de la derrota; no hay duda que este ha sido el mundial de las sorpresas y en el que se estrellaron algunos grandes, por eso es lindo el fútbol, no vimos juntos ese partido, pero no me vas a negar que todos pensaban que España le ganaba fácil a Holanda y total que la “naranja mecánica” -vestida de azul- le hizo hasta gatear al consagrado Casillas, que luego no veía la hora en que el partido finalice… El campeón del mundo abdicando, como su decadente régimen, a favor de Holanda y Chile. No puedo creer que sigas buscando justificativos, todo lo
  • hemos ganado en la cancha llegamos primeros en el Grupo E, luego ya no es culpa nuestra que Bosnia Herzegovina, venciendo su propio dolor y con el riesgo de que su clasificación enoje a la mitad de su país haya llegado segundo, luego de Argentina en el Grupo F… Que va, eso no es suerte, no tienes porque saberlo, pero Yugoslavia tenía buen fútbol y permitía que vivan en paz serbios, croatas y musulmanes; de tal forma, que lo de Croacia no es suerte y al final también le ganamos con goles, eso no te olvides; suerte fue la del Lucho y todos los que compraron en Créditos La Grande, que por jugar con el corazón en la Tri se quedaron con el plasma de 32 pulgadas sin tener que pagar una cuota más… te das cuenta, eso es como la venganza de los nerds, los incautos contra los avispados, es justicia divina Lo que si te acepto es que fue una suerte que Rusia le haya ganado a Alemania, pero no me puedes negar que en el partido contra Rusia estuvimos inspirados, no sólo por el golazo de Enner Valencia sino porque todo el equipo corrió, marcó y mantuvo el orden y ahora contra todo pronóstico y sobre todo contra los intereses económicos de la FIFA, listos para medirnos contra Brasil en semifinal, ¡en semifinal! ¿Sabes que hasta el Presidente ha decretado que todos trabajamos sólo hasta las dos de la tarde? Pero es que todo este tiempo andamos con ojos de colibrí enamorado y eufóricos, ya no hay como decir nada, porque uno pregunta si tiene pan y la señora de la tienda te habla de la selección ¿y por qué no pensar que ahora, 8 de julio, si le podemos ganar a Brasil? Es que los propios brasileños tienen miedo de la sombra del Maracaná y aunque juguemos en Belo Horizonte ese fantasma siempre ronda… Vamos a ganar, no sé por qué, pero estoy seguro que ganamos y luego la final ante Argentina, porque mañana los argentinos les dan un paseo a los holandeses… ¡Que bestia! ¡qué maravilla! Te confieso, que nunca me ha gustado el grito de ¡Sí se puede!, ¿sabes que también gritan lo mismo en México? Es cómo la confirmación de que no hemos podido y que por eso jugamos siempre con
  • la esperanza antes que con las estadísticas, es que es una pendejada intentar ser objetivos en el fútbol, por eso me caen mal algunos periodistas que se dan de analistas, objetivos, mesurados… Te decía que no me gustaba el ¡Sí se puede, sí se puede! Pero ahora todos saludan y dicen: sí se puede, y es cómo si hubiésemos recuperado el amor e inventado una manera distinta de decir buen día, que le vaya bien… Son las diez de la mañana, el olor a café que sale de la cafetera me distrae de mis pensamientos, se cruza mi hija apresurada y prende el viejo Panasonic, ya están las previas del partido frente a Suiza, me dice emocionada. Me levantó raudo, quizá aún estoy a tiempo de llegar a Créditos La Grande por mi plasma de 32 pulgadas. Virgilio Hernández E.
  • la esperanza antes que con las estadísticas, es que es una pendejada intentar ser objetivos en el fútbol, por eso me caen mal algunos periodistas que se dan de analistas, objetivos, mesurados… Te decía que no me gustaba el ¡Sí se puede, sí se puede! Pero ahora todos saludan y dicen: sí se puede, y es cómo si hubiésemos recuperado el amor e inventado una manera distinta de decir buen día, que le vaya bien… Son las diez de la mañana, el olor a café que sale de la cafetera me distrae de mis pensamientos, se cruza mi hija apresurada y prende el viejo Panasonic, ya están las previas del partido frente a Suiza, me dice emocionada. Me levantó raudo, quizá aún estoy a tiempo de llegar a Créditos La Grande por mi plasma de 32 pulgadas. Virgilio Hernández E.