La educación digital

  • 812 views
Uploaded on

 

  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Be the first to comment
    Be the first to like this
No Downloads

Views

Total Views
812
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0

Actions

Shares
Downloads
4
Comments
0
Likes
0

Embeds 0

No embeds

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
    No notes for slide

Transcript

  • 1. A nuestros lectores digitales:Esta es una versión en internet del texto completo deEducación Digital. Esperamos que esta nueva modalidadsea provechosa para la comunidad educativa. Invitamos aleerlo para su beneficio personal y de sus colegas. Noscomplacería recibir vuestros comentarios por correoelectrónico a byd@byd.com.ar. Si le interesa el libro, lopodrá adquirir en Emecé editores solicitándolo eneditorial@emece.com.ar.La educación digital es ciertamente un trabajo de amor. Al mismotiempo es una discusión reflexiva y detallada sobre la forma de la educación del futuro. Howard Gardner. Graduate School of Education. Harvard LA EDUCACION DIGITAL UNA NUEVA ERA DEL CONOCIMIENTO ANTONIO M. BATTRO
  • 2. La Educación DigitalVersión Internet PERCIVAL J. DENHAM2
  • 3. 3
  • 4. La Educación DigitalVersión Internet A la memoria de Jean Piaget en el centenario de su nacimiento4
  • 5. Copyright © Battro & DenhamEditorial: EMECE www.emece.com.arBuenos Aires, Abril 1997ArgentinaBattro & Denham: www.byd.com.arEmail: byd@byd.com.ar 5
  • 6. La Educación DigitalVersión Internet INDICEPrefacioI. Una nueva eraII. La educación y sus circunstanciasIII. El hábito digitalIV. La escuela expandidaV. Herramientas nuevas y antiguasVI. La transición digitalVII. Medios y finesVIII. La biblioteca digitalIX. La computadora hogareñaX. Los nuevos instrumentos del pensamientoXI. Presencia y telepresenciaXII. Talento y discapacidadConclusiones6
  • 7. 7
  • 8. La Educación DigitalVersión Internet PREFACIOE ste libro se propone presentar un panorama de la aplicación de las nuevas tecnologías digitales en la educación de este fin de siglo. En algunos casos hemos identificado aquellas que ya se emplean con todo éxito, en otros nos encontraremos conpromesas a la espera de confirmación. Haremos, eso sí, loposible por despertar un “entusiasmo crítico” para unaimplementación efectiva y beneficiosa de la mejortecnología al servicio de la educación, es decir de lapersona humana. Se trata de un gran desafío pues, por una parte, lamultiplicidad y la complejidad de las nuevas tecnologíasdesbordan constantemente los límites tradicionales de lasciencias de la educación y, por otra, nadie sabe cuálesserán las tecnologías que perdurarán en la educación delpróximo siglo. Un texto de estas características deberásometerse a revisión en forma periódica por cuanto laexplosión tecnológica es de tal magnitud que muchasinnovaciones, que parecían imposibles de aplicar en elcampo de la educación hace pocos años, hoy ya sonmoneda corriente. Esta tendencia se extiende a todas laslatitudes y, a veces, un producto de alta tecnología de un8
  • 9. país avanzado encuentra una aplicación educativa en unpaís periférico antes que en el propio lugar de origen. Por consiguiente, este libro se conformará conplantear la situación tal como se presenta hoy al educadorcomprometido en la incorporación eficiente de las nuevastecnologías digitales, que ya se encuentran disponibles enel mercado y son accesibles para muchos. Comenzamoseste proyecto con su divulgación por Internet, al ofrecereste libro también en un formato digital en nuestro sitio enla red (www.byd.com.ar) como ejemplo de una modalidadque se difundirá en muy corto tiempo en el mundoeditorial, el “libro dual”, impreso y en red. En el límite, toda tecnología puede encontrar unaaplicación válida en la educación. De esto se sigue que laresponsabilidad de un “buen uso” de las nuevasherramientas recae plenamente sobre el educador, lospadres y los mismos alumnos. Este buen uso estarádeterminado por una correcta adecuación de las nuevas ypoderosas tecnologías al mejoramiento del proceso deaprendizaje. El diseño de las futuras herramientastecnológicas para la educación dependerá en gran medidade este compromiso que el auténtico educador no deberádelegar jamás en la tecnocracia o en la burocracia, ambasmuy proclives a transformar las innovaciones tecnológicasen fines en sí mismos. El fin de la educación es la formaciónintegral del ser humano y la tecnología que pasaremos aanalizar es un medio que resultará indispensable paraalcanzar esa noble meta. Una palabra para los lectores sudamericanos. Estelibro es el fruto de más de quince años de trabajo de campoen la educación digital y por eso, creemos, podrá brindaruna ayuda para nuestros colegas de la región. La mayorparte de las tecnologías digitales que describimos en estelibro han sido ensayadas minuciosamente por nosotros enlos más variados contextos educativos y en diferentespaíses de América del Sur. Nuestras evaluaciones, porconsiguiente, están basadas en una intensa práctica 9
  • 10. La Educación DigitalVersión Internetcotidiana y nos atrevemos a pensar que podrán ser deutilidad para quienes se inicien en el mundo digital odeseen continuar su perfeccionamiento en esta dirección. Este libro es también el producto de una colaboraciónpermanente con múltiples equipos de profesionales dediversas disciplinas. A todos ellos nuestro reconocimientomás sincero y nuestros deseos de éxito, ya que la semillasembrada con tanto esfuerzo ha comenzado a fructificar. Asu vez, este punto de apoyo en nuestra experienciapersonal, generacional y regional nos ha servido paraprocesar una gran cantidad de información proveniente delos países más avanzados en las nuevas tecnologías, conlos que hemos mantenido estrechos y provechososcontactos durante estos años. Agradecemos ante todo a nuestro amigo Horacio C.Reggini, pionero indiscutible en este campo, quien nosayudó en innumerables proyectos digitales desde elcomienzo mismo de nuestra actividad educativa. Uno denosotros tuvo el privilegio de trabajar con Jean Piaget enGinebra en el Centro Internacional de EpistemologíaGenética, en variadas oportunidades, desde 1961. Allíconoció a Seymour Papert, cuyas profecías digitales nosólo se cumplieron sino que permitieron establecer un nexofecundo entre las teorías epigenéticas y constructivistascon las prácticas educativas de la era digital. Tenemostambién una gran deuda con Marvin Minsky y NicholasNegroponte, del Massachusetts Institute of Technologyquienes han creado un mundo digital más amigable einteligente y con Steve Ocko, diseñador inspirado dejuguetes digitales. En particular, el notable libro deNegroponte, Ser digital, se convirtió para nosotros en unaguía de reflexión y en un estímulo para seguir avanzandoen el campo de la educación digital. Una mención muyespecial merece nuestra querida colega Lea da CruzFagundes, de la Universidade Federal do Rio Grande doSul, en Porto Alegre, quien ha sido capaz de implementarexitosamente muchas de las tecnologías educativas10
  • 11. descriptas en este libro en la inmensa escala geográfica yhumana del Brasil. Queremos también agradecer a dos institucioneseducativas de Buenos Aires que nos abrieron sus puertascon generosidad. El Instituto Oral Modelo, que inició,cuando nadie lo hacía en el mundo, la actividadcomputacional para discapacitados auditivos y al ColegioSan Martín de Tours de niñas, donde hemos podidoaplicar gran parte de las ideas más avanzadas expuestasen este libro. El apoyo de los profesionales de estoscolegios, de sus autoridades y, sobre todo, la maravillosacolaboración de sus alumnos y alumnas nos han permitidopenetrar en la intimidad del proceso de aprendizaje y deenseñanza de una nueva generación digital. Pero seríaimposible mencionar a todas las personas que nos haninspirado y ayudado en la redacción de este libro; la listaocuparía muchos K de memoria en nuestra computadora.Han sido numerosos nuestros alumnos y colegas endiversos laboratorios, colegios y universidades de distintospaíses, ellos saben cuánto los recordamos y lesagradecemos en estos años de esfuerzos compartidos paraingresar en una nueva era del conocimiento.A. M. B y P. J. DSan Isidro y Buenos Aires 11
  • 12. La Educación DigitalVersión Internet I. UNA NUEVA ERAS e dice que, hace miles de años, empezamos a contar con los dedos y que de allí nacieron los números o dígitos, que eran diez. Hasta que se inventó el 0. Leibniz probó que todos los números se pueden escribir con sólo dos dígitos, el 1 y el 0.Se inauguró así en el siglo XVII la “era binaria”. Sedemostró después que esta simplificación favorecía elcálculo automático y que las máquinas podían efectuarcualquier cálculo realizado efectivamente por un calculistahumano (conocido también como “computador”). A estasmáquinas se las llamó, en inglés, digital computers,computadoras o computadores digitales. A los dígitosbinarios 1 y 0 se los bautizó bits, binary digits, que seconvirtieron en los “elementos” de la información. Ycomenzó a mediados de este siglo la “era digital”. Lasmáquinas digitales se revelaron como “máquinasuniversales” y pronto desbordaron el cauce numérico desus orígenes. No sólo sirven para hacer enormes cálculos agran velocidad sino que los mismos dígitos binarios sepueden emplear para representar y para transmitir todasuerte de información, para procesar textos, imágenes ysonidos.12
  • 13. Esta prodigiosa versatilidad digital ha transformadoprofundamente a la sociedad de este fin de siglo y, comoveremos, ha iniciado una revolución irreversible en laeducación. Especialmente ha invertido el paradigmapedagógico que giraba en torno a la escuela, centrotradicional de atracción y foco del aprendizaje. Laeducación digital ha comenzado a distribuir elconocimiento fuera de la escuela, del colegio y de launiversidad, llevándolo hacia el hogar y el trabajo, graciasal empleo creciente de la informática y de lastelecomunicaciones. La materia prima de la nueva educación es el bit porsegundo, la cantidad de información por unidad detiempo. De allí el programa fascinante de irradiar bits porel mundo. La educación digital se basa precisamente enesta distribución centrífuga del conocimiento. El bit es unelemento indestructible, algo así como el gen hereditarioque se transmite intacto de generación en generación.Tiene una capacidad ilimitada para combinarse con otrosbits y puede correr a la velocidad de la luz por las redesdigitales. Los dígitos binarios 1 y 0 bastan para representarlas más variadas formas del mundo continuo y cambiante,del mundo “analógico” donde vivimos. Ese proceso sellama “digitalización”. Y con la digitalización nadaquedará como antes aunque todavía nos resulte difícilcomprender en profundidad el impacto de este nuevomodo de comunicación y de información, en particular enla educación de las nuevas generaciones. El siguiente “experimento mental” es provocador. Siresucitáramos a un médico que practicaba la cirugía haceun siglo y lo lleváramos a un quirófano moderno, seencontraría perdido y ciertamente no podría ejercer suprofesión. Por otro lado si despertáramos a un maestroque ejercía la educación también hace un siglo y loinvitáramos a una escuela de nuestro barrio, no laencontraría muy cambiada y seguramente podría dar suclase. Esta comparación (que no es nuestra, sino quehemos recogido de otros) es irritante, pero cierta. Una 13
  • 14. La Educación DigitalVersión Internetinterpretación inmediata es que la educación no haprogresado tanto como las ciencias médicas. Sin embargo,y este es el mensaje central de este libro, muchos son losindicios que señalan que la educación está por dar uncambio sustancial en el umbral del siglo XXI, unatransformación como nunca se ha visto. Un cambio digital. En realidad asistimos a la agonía de una formasecular de educar. En todos los niveles de enseñanza,desde el jardín de infantes hasta los institutos superioresde investigación y enseñanza, nos encontramos en unafase de transición crítica del sistema educativo. En estepunto, una levísima perturbación de las condicionespolíticas, sociales y económicas puede hacer balancear lasinstituciones educativas hacia una regresión irreversible ohacia una nueva etapa constructiva, colmada de desafíos einterrogantes. Bastaría una onda de “fundamentalismo”ideológico o de “proteccionismo” comercial para destruirirremisiblemente a la educación del futuro. Seríasuficiente, en cambio, el impulso de una genuina“desregularización” de las comunicaciones y de laeducación para abrir nuevas oportunidades a laenseñanza y al aprendizaje de todo tipo y nivel. Nadie sabe a ciencia cierta cómo y cuándo semanifestará en concreto este nuevo mundo de la educacióndigital, pero hay, por de pronto, muchos indicios queanuncian el fin irremediable de la educación tradicional.Todo es cuestión de adelantarse a ese momento, de estarpreparado para ofrecer nuevas soluciones a los nuevosproblemas, algo semejante a lo que sucedió con elderrumbe del muro de Berlín. Personalmente estamosconvencidos de la victoria de la libertad y de la caída de lasbarreras que agobian a la educación. Este libro está escritoa partir de este optimismo crítico. Sería nuestro mayordeseo poder contribuir a desentrañar los signospremonitorios de este cambio y trazar algunos caminospara el futuro de la educación. Pero somos conscientes denuestras limitaciones y no creemos en las profecíascientíficas. Lo que sigue es una reflexión sobre lo que se14
  • 15. puede hacer en la práctica para provocar esos cambiosdigitales que consideramos deseables. La globalización, primer signo de cambio No quedan dudas sobre el impacto del fenómeno dela globalización en las relaciones humanas y en lastransacciones de todo tipo, pero debemos reconocer queparadójicamente, hasta ahora, el principal sector que haresistido frontal y tenazmente a esta globalización es lapropia educación. No existe una “educación global”,planetaria, en el sentido, por ejemplo, del turismo, que seencuentra en explosivo crecimiento y moviliza ingentesrecursos en todo el mundo. En lugar de promover esatendencia centrífuga que será fuente de riqueza y debienestar muchos gobernantes y educadores se esfuerzanpor defender lo indefendible. Se aplican tozudamente enproteger su jurisdicción educacional, con los viejosargumentos nacionalistas, que en este campo, como entantos otros, han sido superados por los acontecimientos.Esa actitud localista y centralizadora está profundamenteerrada y deberá cambiar. Además, ¿qué mejor manera dedefender una cultura local o nacional que abrirse al mundoy hacerla conocer a todos? Lamentablemente, cuando se proponenmodificaciones en los programas de educación paraintegrar las nuevas tecnologías digitales sucede que elpunto de vista localista es tan arraigado que estasiniciativas muchas veces sólo sirven para proteger el statuquo, para hacer más de lo mismo. Se cambia simplementeel “soporte” para que nada cambie... No se piensaexplícitamente en la integración de los conocimientosdentro de una escuela, entre las mismas escuelas y entreregiones y países. Pero creemos que en el futuro será imprescindibleque todas nuestras acciones educativas estén diseñadaspara que también tengan sentido fuera de nuestro circuito 15
  • 16. La Educación DigitalVersión Internetlocal. Son todavía pocos los que se atreven a impulsar laidea de convertir a la educación en una empresa culturalde carácter global, integrada regional einternacionalmente, en una genuina actividad“globalizada”. En tal sentido, es bien conocido el aporte dela escuela piagetiana en el reconocimiento de los procesosde “descentración” y de “co-operación” en la constitucióndel conocimiento. Piaget decía que “es imposible encualquier nivel separar al objeto del sujeto. Sólo existenlas relaciones entre ambos, pero estas relaciones puedenestar más o menos centradas o descentradas y el pasaje dela subjetividad a la objetividad consiste precisamente enesta inversión de sentido”. Por esta razón, tomar encuenta el punto de vista del otro es una condición decrecimiento y de desarrollo personal. Comunicarse,además, con personas de otros ambientes y culturas espotenciar la solidaridad social y el talento individual. A pesar de algunas iniciativas promisorias como lasasociaciones internacionales de colegios universitarios queincluyen un intercambio permanente de alumnos yprofesores, o los sistemas de reconocimiento de cursossuperiores entre países, como sucede en algunosprogramas universitarios dentro de la comunidadeuropea, poco se hace aún para la integración sistemáticade la enseñanza a nivel regional o mundial. Las becas ysubsidios de viajes demuestran la conveniencia de “sacar”a un individuo de su medio habitual para su progresopersonal y el de toda la comunidad. Es cierto que hay milesde becarios dando vueltas por el mundo, pero son legiónlos que deciden quedarse en los centros de mayor atraccióncultural. En tales casos fracasa el propósito de“intercambio educativo”, la necesidad imperiosa deestablecer una doble vía de comunicación. Creemos que,frente a esta situación, la educación digital inventaránuevos caminos para mantener en contacto a losestudiantes y profesores a través de las distancias yacercará más a todos.16
  • 17. En efecto, sabemos que las nuevas redes digitalespodrán revertir algún día ese proceso de dispersión ydespilfarro de recursos. Por el momento, lascomunicaciones educativas son extremadamenterestringidas y no se pueden comparar a ningún sistemaexitoso en vigencia en otros ámbitos. Consultemossimplemente la información on line para las reservas devuelos aéreos o los sistemas bancarios. ¿Acaso hay algoparecido en educación? Este es el drama actual: no haysuficiente conciencia del inaceptable atraso en el tema delas comunicaciones en educación. Pero el destino de laeducación dependerá, en gran medida, de la libertad paraaprender y enseñar que nos otorgarán las comunicacionespor encima de todas las fronteras físicas y mentales. El inglés, el nuevo lenguaje planetario La difusión del inglés como lengua universal es unclaro signo cultural de la globalización de este fin de siglo,pero la enseñanza del inglés como segunda lengua en laescuela tradicional deja mucho que desear en todas partesdel mundo. No se ha tomado suficiente conciencia delatraso que significa para la globalización el no podercomunicarse en inglés. Una vez más la educación mirahacia otro lado en lugar de movilizar suficientes recursosmateriales y humanos para resolver un problema tan serioy urgente. Mucho se podría avanzar en el aprendizaje decualquier idioma extranjero, por ejemplo, con un fácilacceso a videoconferencias y a Internet desde el colegio ydesde las propias casas. Lamentablemente todavía lascomunicaciones tienen un costo demasiado alto ¡Nadieaprendería su propia lengua si fuera necesario pagar lashoras de comunicación verbal con la tarifa vigente en lascompañías de telecomunicaciones, cuanto más paraaprender una segunda lengua! Pero esta situación nopodrá continuar por mucho tiempo debido al crecimientode los vínculos digitales entre las personas y a la 17
  • 18. La Educación DigitalVersión Interneteliminación de los monopolios estatales y privados. Enesta tendencia hacia la desregulación vemos una luz deesperanza para una educación globalizada. Un cambio de escala en la educación El acceso masivo a la educación es un fenómenosocial prodigioso en sí mismo pero que no asegura lacalidad de esa educación. ¿Cómo hacer para mantener lacalidad de la enseñanza frente a la avalancha decandidatos, al desborde de las exigencias laborales y a lapresión social? Nadie sabe a ciencia cierta cómo procedercon sensatez en este campo, pero nada impide que enalgún punto se combinen la cantidad y la calidad bajonuevas formas difíciles de imaginar aún. Sabemos que la educación es un servicio cuyademanda crece en forma rápida. Es el momento degenerar nuevos “empresarios de la educación” para queprocedan a derribar las murallas que siguen aislando a lasdiferentes comunidades educativas del mundo y, de esaforma, se aprovechen mejor tantos talentos dispersos.Podemos imaginar, tal vez, un nuevo tipo de empresaeducativa globalizada pero nos oponemos frontalmente ala idea de convertir a la educación en una mera subsidiariade las empresas de medios y comunicaciones. Lo que senecesita es gente de la educación con genuina capacidadempresaria. No empresarios que pretendan hacereducación de cualquier manera. Debemos reconocer que la introducción masiva delas nuevas tecnologías digitales no ha cambiadodemasiado la intimidad del proceso educativo aunque enmuchos países, incluido el nuestro, el número decomputadoras en las casas supera al que se encuentra enlas escuelas. Es un buen comienzo para lanzar a funcionaruna educación globalizada. ¿Quién hubiera imaginadoesta distribución de computadoras hace sólo una década?Pero aquí subsiste un problema grave y difícil de resolver:18
  • 19. las computadoras en las casas no siempre tienen usoseducativos interesantes y raramente están conectadas conla escuela. Una vez más corremos el riesgo de quedarnosen la superficie de las estadísticas en lugar de evaluar laprofundidad de los cambios educativos deseables. En las escuelas más afortunadas “cuando sedupliquen los alumnos se duplicarán las máquinas” perolos niños siguen aprendiendo como antes y los adultosenseñan esencialmente de la misma manera ¡concomputadoras o sin ellas! Es como si se evaluara unasociedad por el número de personas que saben conducir unautomóvil, lo que no nos dice mucho sobre la conducta alvolante ni menos sobre la calidad de vida del mundomotorizado. Por ejemplo: cuando se empezó a“informatizar” el sistema educativo, algunoscomprobamos que no tenía sentido seguir aumentandociegamente el número de equipos en la escuela y que eramenester recurrir a las computadoras existentes en lascasas. Para ello implementamos algo nuevo, la red digital,algo casi subversivo para el carácter tradicionalmentecentrípeto de la escuela, cuya regla es que el alumno “debeaprender en el aula”. Una red de computadoras, por elcontrario centrifuga las ideas, las mezcla, las hace correrpor caminos raramente transitados, permite que “laescuela vaya al alumno”. No es fácil, como se comprende,implementar una propuesta que corre en sentidoexactamente opuesto a la modalidad fuertementecentralizada por siglos de educación presencial, pero lasventajas están a la vista. Ahora podemos exigir unaenseñanza distribuida, antes estábamos obligados a unaprendizaje concentrado. Piaget solía citar la frase del físico Ch. E. Guye quedecía “la escala crea el fenómeno”. En efecto, debemossaber que el cambio de escala provoca fenómenos nuevostanto en la materia como en la mente, donde el cambio demagnitud genera con frecuencia una “catástrofecognitiva” a la manera de René Thom. Esto significa que loque es perfectamente válido en una escala deja de serlo en 19
  • 20. La Educación DigitalVersión Internetotra, lo que no excluye que la transición pueda ser tambiénuna catástrofe feliz. El cambio de escala en la educaciónobliga a un cambio de actitud frente a las comunicaciones.Por eso es triste comprobar que frecuentemente se alientanvanas esperanzas dentro del ámbito escolar y se hacealarde de disponer de recursos maravillosos que en lapráctica no son tales pues están limitados a unos pocosaccesos a la red digital y a un altísimo costo operativo. Esmejor comenzar más modestamente despertando elinterés real por las redes internas de la escuela, de costocero, siguiendo con las comunicaciones locales a las casashasta poder llegar al mundo de Internet, con millones deusuarios en una red planetaria que se expande a pasosexponenciales. Estos cambios de escala son muy difíciles decaptar. ¿Quién puede honestamente imaginar una redinternacional de un millón de escolares si ya aparecenproblemas absolutamente nuevos con redes internas depocos cientos de alumnos? ¿Cómo se podría usar esta redcolosal de manera sensata, creativa y digna? La tendencia docente más difundida es la dedefender sistemas de comunicación “controlables”. Lasconsecuencias educativas de esta inercia mental songraves. Se sigue enseñando lo mismo, con redes o sin ellas,cuando todo obligaría a inventar, en la nueva escalaglobal de las comunicaciones, temas que son imposibles deimaginar y realizar en el nivel local. Para ello es menesterprepararse en forma escalonada, probando y corrigiendocontinuamente hasta dominar la escala en que uno seencuentra. Eso llevará años. Se trata de una nuevafrontera: conquistar progresivamente nuevas escalas deconectividad e interactividad. Esa será la manera másapropiada de entrar en la nueva era digital.20
  • 21. 21
  • 22. La Educación DigitalVersión Internet II. LA EDUCACION Y SUS CIRCUNSTANCIASE n lo que nos atañe hay una evidente correlación entre la marginalidad social y las carencias educativas. Hoy más que nunca se cuestiona la enseñanza tradicional que en muchos casos se ha vuelto “reaccionaria”. Percibimos que semantiene un desfasaje creciente entre la aceleradatransformación de la sociedad, la cultura, la política, laeconomía y la producción frente a los conocimientos yvalores impartidos en el aula. En efecto, nadie puedenegar que es difícil mantener a los docentes actualizadosen los temas más relevantes o interesar a los alumnos entareas que tienen poca vigencia en la vida cotidiana y en eltrabajo. Además, como las empresas exigen un personalcada vez mejor capacitado, los responsables en recursoshumanos deben luchar constantemente contra las fallassensibles en la educación de quienes ingresan y tambiéncontra la insuficiente capacitación recibida en el propiotrabajo. Educación y empresa La visión “eficientista”, ahora de moda, quepretende imponer una educación dirigida principalmente a22
  • 23. la producción, tiene también serias limitaciones. Nosotrosno la compartimos tal como muchas veces se la presenta.Mantenemos que la educación va mucho más allá de laadquisición de una habilidad, de un know how particular.La educación es en realidad la adquisición de una“segunda naturaleza”, de un hábito mental, como decíanlos antiguos maestros, que impregna toda la conducta ytodo el saber. El hábito de aprender es lo que distingue alhombre civilizado. Pero debemos reconocer que loscambios globales de la última década han sido tanprodigiosos que la enseñanza formal no ha logradotodavía incorporarlos con acierto. Entraremos con nuevos hábitos, buenos y malos, enla educación del tercer milenio. A nuestro entender esto esevidente en la incomprensible marginación de la educaciónrespecto de las tres actividades de mayor crecimiento delmundo, la llamada triple T de las telecomunicaciones,turismo y transporte. Las escuelas siguen considerando alas telecomunicaciones como un gasto y no como unainversión esencial. La educación a distancia y la presencialcontinúan en pugna en lugar de complementarse. Encuanto al turismo son contadas las iniciativas educativasvaliosas y sistemáticas al respecto. En general se reducen aviajes escolares de fin de curso, sin llegar a crear unambiente propicio para la instrucción in situ, fuera de losmuros de la escuela. Pero nadie negaría, por ejemplo, quela mejor manera de aprender un idioma es vivir en el lugardonde se lo habla. Finalmente, las nuevas tecnologías de laconstrucción permiten crear escuelas, talleres ylaboratorios móviles, estructuras funcionales más abiertasy flexibles, bien equipadas y transportables, y no fijas ycerradas entre paredes de ladrillo. ¿Veremos tal vez algúndía aparecer un “campamento educativo” de nuevo estilo,perfectamente equipado y conectado por red? Reconocemos que el sistema educativo tradicional seencuentra muchas veces separado del resto de la sociedady que ésta, incluso, la percibe a menudo, yparadójicamente, como una rémora, un obstáculo para su 23
  • 24. La Educación DigitalVersión Internetdesarrollo. Lo repetimos, las instituciones educativascomo tales, son las más reacias a la globalización. Peroaquellas que no se abran al mundo real, que no cambienradicalmente en su modo de enseñar a las nuevasgeneraciones que vivirán en el siglo XXI, serán eliminadaspor la misma sociedad, como está sucediendo conindustrias y servicios obsoletos. La educación deberáabandonar definitivamente el aislacionismo en el que se haenquistado, renunciar a privilegios anacrónicos eintegrarse debidamente en la sociedad abierta. Pensamos que en este proceso de globalización de laeducación las empresas jugarán un papel protagónicocada día más importante. En efecto, las empresas(exitosas) saben adaptarse a los cambios del mercado conmucha rapidez; la educación no siempre sabe hacerlo, eslenta y muchas veces reacciona tarde a los cambios. Lasmejores empresas conocen muy bien la relación costo/beneficio y hacen lo posible para mejorar su producto final,procuran una calidad total, corrigen sobre la marcha y noesperan un examen final para rechazar un producto. En laeducación estas ideas (en la jerga empresaria leanproduction) parecen extrañas, aunque algunos pioneroshan comenzado a aplicarlas. Tampoco se penaliza una“mala práctica” en la enseñanza como en la medicina o enla ingeniería. Los responsables no están habituados a darcuenta satisfactoria de los resultados estrictamenteeducativos de los ingentes recursos utilizados en laformación (demasiado prolongada a veces) de losalumnos, como es la obligación de las empresas frente asus accionistas. Por eso deben ser bien recibidas lasevaluaciones externas y auditorías educativas quecomienzan a aplicarse en algunos lugares. Por otra parte, la práctica empresaria puede serestimulada en el colegio, como se hace a veces con granéxito en iniciativas comerciales dirigidas por grupos dealumnos (tipo Junior Achievement). A su vez, comocontrapartida, las propias empresas deberán convertirseen centros educativos permanentes. Felizmente, son cada24
  • 25. vez más numerosas las empresas comprometidas con laeducación de su personal. Por ahora se la llama“capacitación”, para diferenciarla de la educación formal,pero pronto descubriremos que estamos hablando delmismo proceso educativo. En efecto, muchas empresastienen vínculos con universidades, algunas conestablecimientos secundarios y técnicos (pero muy pocascon el nivel primario). La pregunta es: ¿por qué siguen tandesconectados aún el mundo del trabajo y el mundo de laeducación? Y sus derivadas: ¿no podrían ambosinteractuar mejor y complementarse? ¿qué diferencia hay,realmente, entre aprender y trabajar? ¿se puede aprendersin trabajar? o ¿se puede trabajar sin aprender? Educación y estado En esta transición hacia una globalización de laeducación el Estado deberá cambiar su orientación. Es dela mayor urgencia, en efecto, otorgar la mayor libertadposible a los sistemas educativos nacionales para queencuentren su propio camino y estimular en todos los casosla competencia internacional. Los países empezarán tardeo temprano a “vender y a comprar educación”. Ya lo hacenindirectamente a través de los medios masivos decomunicación, pero el intercambio se hará más genuino yefectivo con los servicios sin fronteras de una educacióndigital. Veremos fructificar en los próximos años estenuevo tipo de servicios educativos internacionales de unamanera espectacular. Los países que se nieguen a abrir susfronteras a este nuevo intercambio de ideas y deconocimientos se retrasarán inexorablemente. El Estadodeberá garantizar y alentar este derecho de susciudadanos de transitar sin problemas por los nuevosterritorios del mundo digital. En suma, con el correr del tiempo, de la mismamanera que la televisión libre se infiltra hasta en los paísesmás totalitarios, así la educación más avanzada podrápenetrar en todas las regiones del globo siguiendo, entre 25
  • 26. La Educación DigitalVersión Internetotros medios, los caminos de las telecomunicaciones, elturismo y el transporte. De esta manera, disminuirá laimposición de horarios y lugares de encuentro y cadapersona o grupo podrá optar por los cursos que más leconvengan. La libertad de aprender y enseñar deberá serpreservada en su total integridad, como lo garantizanpero no siempre practican, las constituciones de los paísesmodernos. De esta manera desaparecerán progresivamente losterritorios “cautivos” dentro del mapa de la educación, losalumnos y sus familias buscarán maestros y docentes entoda la red mundial de educación y elegirán a los quemejor respondan a sus reclamos y necesidades (¿yviceversa?). Los programas vigentes en una localidadserán sencillamente ignorados si no satisfacen lasexigencias familiares y el apetito intelectual del alumno. Y,lo que es más serio, nadie ni nada lo podrá impedir.Muchos que hoy dedican su tiempo a crear programaseducativos municipales, provinciales, nacionales, ointernacionales, creyendo que pueden controlar loscontenidos del aprendizaje hasta en su últimos detalles,serán superados por los acontecimientos en una educaciónglobal. No habrá lugar en el mundo globalizado para un“pensamiento único” en la educación, para un programadictado por los ministerios, para un currículum impuestopor una determinada doctrina educativa. La nuevasociedad del conocimiento pasará por encima de todasestas barreras, será una sociedad digital, mundial y libre.Hay razones para creer que no postulamos una utopía.Habrá que prepararse para ello, pero pocos son los quehan tomado conciencia de que el muro de Berlín de laeducación, que mantiene aislado a los Estados y a laspersonas, ya se ha derrumbado...26
  • 27. 27
  • 28. La Educación DigitalVersión Internet III. EL HABITO DIGITALL os antiguos filósofos decían que el hábito es una “segunda naturaleza”. Eso significa que la naturaleza del hombre se enriquece (o empobrece), se perfecciona (o se denigra) con el hábito. Hay buenos y malos hábitos. Estaconcepción, ligada a la noción de “virtud” tuvo, en sutiempo, importantes consecuencias prácticas en lascostumbres y también en la moral, en la educación eincluso en la política. Actualmente el concepto de hábito hapasado a segundo plano, tanto en la teoría como en lapráctica, especialmente entre los educadores, peromerecería mayor atención. En realidad podríamos decir que todo el proceso dela educación se basa en la creación de “nuevos hábitos”.Recientemente las ciencias contemporáneas han venido alrescate de esta noción casi olvidada pero tan necesaria.Las ciencias cognitivas, la etología, las neurociencias,todas ellas investigan la adquisición de hábitos, sumantenimiento y su pérdida. Desde las conductas innatas,genéticamente programadas, hasta las más librescreaciones del espíritu humano, pasando por los reflejoselementales y los mecanismos neurofisiológicos de la“habituación” y adaptación, podemos decir que el28
  • 29. aprendizaje humano se basa en la incesante construcciónde nuevos hábitos. Jerome Bruner, el distinguido psicólogoy educador norteamericano ha llegado a afirmar que “elconocimiento sólo sirve cuando se convierte en hábito”. En algunos casos, como el que nos ocupa, el hábitoestá ligado a la irrupción masiva de una nueva tecnologíaen la sociedad humana. El automóvil, el teléfono, la radio,la televisión han creado nuevos hábitos en el mundoentero. También la informática ha modificadodrásticamente los comportamientos sociales en los másvariados campos en este fin de siglo. Sólo la educación,curiosamente, parecería inmune a esa transformación. Noexiste todavía un buen “hábito digital” de caráctereducativo que pueda competir con otros que no lo son,como el “zapping” televisivo o los juegos de vídeo. ¿Pero cómo se forma este hábito digital? En primerlugar, la familiaridad con las computadoras y lascomunicaciones para aprender y enseñar es todavíaescasa. En efecto, la organización típica de una escuela(mal) llamada “informatizada” consiste en la existencia deun mundo aparte donde se “hace computación”, conhorarios rígidos y espaciados. Pero este ejercicio noinfluye, como debería hacerlo, en la intimidad de laeducación. La prueba es que si quitásemos el pizarrón deun aula de esa escuela la maestra no podría dar clase, si encambio elimináramos de un día para otro todas lascomputadoras, ¡las clases se seguirían dando sinproblemas! (pero no así la facturación del colegio). Enrealidad, a pesar de tantos esfuerzos la computadora no seha incorporado plenamente a la educación moderna. Aúnno ha sido debidamente domesticada. Para muchos esapenas un instrumento que conviene tener por imposiciónsocial y/o programática. Ciertamente no ha logradorenovar, hasta hoy, los viejos hábitos de la enseñanza y delaprendizaje heredados del siglo pasado como lasactividades presenciales, las clases magistrales, losexámenes. 29
  • 30. La Educación DigitalVersión Internet Una forma práctica de generar hábitos digitales es laexposición continuada y sin restricciones a un ambienteinformatizado. Así como la mejor manera de aprender unalengua es vivir en una comunidad donde se habla eseidioma, para adquirir el “idioma digital” es preciso viviren un “hábitat digital”. En general, son pocos los docentesque concurren voluntariamente a cursos de computación.Cuando lo hacen están sometidos a las mismas pautasrestrictivas de sus alumnos, horarios reducidos y pocadisponibilidad de máquinas. Es absolutamente necesarioromper este molde rígido y abrir las nuevas tecnologías atodos, docentes y alumnos por igual. Para lograrlo no haynada mejor que crear un ambiente donde los docentestengan posibilidad de capacitarse, es decir de adquirirnuevos hábitos digitales en forma libre dentro del colegio oen su casa. Es preciso crear “el aula que faltaba” paraellos, con las mayores comodidades y el mejorequipamiento, sin limitación de horario. Nuestraexperiencia en el Colegio San Martín de Tours de BuenosAires resultó alentadora. Cuando comenzamos nuestroasesoramiento nos encontramos con una instruccióninformática tradicional a cargo de un pequeño grupo deexpertos, en un aula cerrada. Propusimos abrir el juego yofrecer cursos de computación a todos los docentes quequisieran capacitarse. Poco a poco la situación fuecambiando y ahora el colegio, al cabo de dos años, halogrado incorporar a todos los docentes y directivos almundo digital. El colegio cuenta con más de cien docentescapacitados en comunicaciones e informática frente alpuñado de expertos en computación del comienzo. Lacapacitación de los adultos no fue fácil, no todos estabanconvencidos de la necesidad de hacerlo, pero revolucionóprofundamente el colegio. El aula cerrada con llave sedesintegró y las computadoras en red comenzaron apoblar los patios y pasillos de toda la institución. Todos,administrativos, docentes y alumnas, se beneficiaron alpoder trabajar en total libertad con las mejoresherramientas informáticas.30
  • 31. Esta experiencia señala que, en lugar de restringir eluso de las pocas computadoras de la sala de informática alas contadas “horas de computación”, es imprescindibleofrecer a toda la comunidad escolar un acceso libre a lasmáquinas, en todo momento y en todo lugar. Esto significaque las computadoras deberán estar conectadas en reddentro de la institución, y de esa manera, dejarán de sercomputadoras “personales” para transformarse encomputadoras “interpersonales”, distribuidas por todo elcolegio, pasillos, aulas, bibliotecas, patios. El hábito digitalse adquiere rápidamente cuando el usuario puede sentarseante cualquier equipo, en todo momento y en cualquierlugar de la escuela y apropiarse enteramente delinstrumento. Esta ubicuidad de las máquinas es unapropiedad digital por excelencia, todas las computadorasestán conectadas entre sí y conmigo mismo en todomomento y lugar; están a mi disposición y no a la inversa,como sucede en la inmensa mayoría de las escuelas. Pero la familiaridad no se limita de hecho a laescuela sino que se extiende al hogar. El concepto de“escuela expandida” no es más que la prolongación de laeducación en el hogar y en la sociedad. Lamentablemente,los educadores no son líderes genuinos del cambiotecnológico y la mayoría sigue pasivamente las ondas delmercado y de las modas; todavía no todos han adquirido nireconocen las ventajas del hábito digital en su propia vidapersonal. Por eso sustentan, en el mejor de los casos, laidea errónea de que sólo el aumento del número decomputadoras “en la escuela” podrá hacer avanzar laeducación. No se ha tomado conciencia suficiente delformidable recurso existente en los hogares. Una rápidaencuesta bastará, sin embargo, para comprobar la riquezaen equipamientos informáticos instalados en el hogarfrente a la escasez crónica en la escuela. Lo que nos preocupa es comprobar que esta enormeriqueza en talento humano y en equipamientosinformáticos está desperdiciada para la educación por lasencilla razón de que el hogar no está conectado 31
  • 32. La Educación DigitalVersión Internetdigitalmente con la escuela. Aquí habrá que impulsar portodos los medios un cambio profundo en conectividad. Loprimero es conectar en red las casas de docentes y alumnoscon la escuela si queremos establecer un hábito digitalacorde con las necesidades de la globalización moderna.En efecto, en la casa, la computadora familiar es elinstrumento de todos, niños y adultos por igual. Laconectividad, por otra parte, ha comenzado ya con el usode Internet en el hogar y su crecimiento prodigioso es untema en sí mismo. ¡Pero la escuela sigue desconectada dela casa! Esta es una asignatura pendiente. Debemos crearuna verdadera escuela expandida, ya que esta conexióndigital entre la casa y la escuela será el sustento de lanueva educación. Pero si la familiaridad con la computadora escondición necesaria para establecer el hábito digital,debemos reconocer que no es suficiente. El uso de lacomputadora debe tener un significado personal para elusuario. Muchas veces las computadoras están instaladaspero nadie las usa con regularidad ni con provecho. Unaprueba infalible es verificar si la computadora estáencendida en el escritorio de un directivo o en la sala dedocentes. Otra prueba es calcular el número dedocumentos impresos en papel en un establecimientoeducativo. Mientras la computadora se use simplementecomo máquina de escribir la institución seguirá inundadade papeles, memos, tareas para corregir, listas, avisos,etcétera Pero la prueba decisiva está en el aula. El idealpara muchos docentes, mal llamados “informatizados”,sería contar con una computadora al frente de la sala paracontrolar la actividad computacional de cada uno de susalumnos en sus bancos. Es sumamente difícil romper esteesquema verticalista, la irradiación de conocimientosdesde una fuente única hacia los receptores más o menosbobos de la información. Nuestro desafío educativo se basa, por el contrario,en superar este modelo centralizado y otorgar la máximaconfianza a la inteligencia distribuida en forma horizontal,32
  • 33. entre pares. El docente aprenderá a exigir los trabajosprácticos en forma digital a través de la red, la evaluaciónon line cotidiana de todas las tareas reemplazará alexamen final, y todos se encontrarán comunicados con lamayor libertad de consultar, de preguntar, equivocarse ycrear. En las escuelas donde esta práctica digital ya hacomenzado, los cambios favorables se suceden a velocidadvertiginosa. Podemos dar testimonio personal de ello. La nueva cultura digital En la práctica, este camino hacia una mayor unión dela sociedad humana exige un cambio de cultura,comenzando por un profundo cambio de hábitos de trabajoen la vida cotidiana. Y esto supone un entrenamientoparticular que no es fácil pero merece ser ensayado ya quesus ventajas son evidentes. Por de pronto ayuda a nivelarlos tiempos de ocio y de estudio. Disminuye el estrés delcambio. Por ejemplo, salir o volver de vacaciones nosignificará un salto tan brusco de actividad para losalumnos y profesores. Desaparecerán tanto la urgencia de“dejar todo listo” al partir, como la montaña de tareas alregreso y las decisiones en lista de espera. El “escalón” delas vacaciones se hará menos abrupto, más gentil ypodríamos llegar de esta manera a una mayor armoníapersonal. Este aspecto primará en la educación adistancia, que no se suspenderá jamás por vacaciones.Siempre encontraremos alguien en red con nosotros paraaprender y para enseñar, en todo momento. Pero el hechode estar siempre conectado, de estar siempre en red, nosignifica estar atado a una tarea sino todo lo contrario,crea una sensación de enorme libertad, que podemosejercer en cualquier momento y lugar. Nos atrevemos a pensar que no siempre se descansacuando uno se “desconecta”. Estos nuevos hábitosdigitales de estudio comenzarán a desarrollarse en laescuela y continuarán perfeccionándose durante toda lavida bajo la forma de una capacitación permanente. El 33
  • 34. La Educación DigitalVersión Internetcambio será muy profundo y tendrá consecuenciasinsospechadas para la educación en su conjunto, para lasociedad global y para cada uno de nosotros. Lo que seprotegerá es el verdadero descanso, absolutamentenecesario para el equilibrio físico y espiritual de laspersonas cuando el trabajo o el estudio transiten conmayor facilidad por las redes digitales. Estos tiempos dedescanso y de trabajo no obedecerán más a un rígidocronograma burocrático, estarán regulados por nuestropropio reloj interno. Un consejo elemental: hay que practicar el ejerciciode eliminar, dentro de lo posible, el documento en papel.Eso lleva tiempo, pues hemos acumulado siglos de unacultura de la impresión sobre papel, montañas dedocumentos públicos y privados. Ahora sabemos que elpapel es caro y se deteriora, que los libros, diarios yrevistas no se pueden conservar por largo tiempo, que espreciso encontrar soportes más ecológicos, duraderos yflexibles para su consulta. La respuesta, una vez más, es ladigitalización: el bit es incorruptible. Así lo han entendidoperfectamente muchos documentalistas y bibliotecariospero pocos educadores. Al comienzo se dan situaciones híbridas, a saber, lacoexistencia de textos impresos y textos digitalizados,como cuando un arquitecto despliega un plano sobre papelque ha sido generado por computadora y que podríaconsultarse directamente desde la máquina. Pero con eltiempo será posible adquirir el hábito de comunicarse sinpapeles. Incluso el fax de papel resulta obsoleto frente almodem/fax que permite enviar y recibir mensajesdirectamente desde la computadora. Una vez establecida la red entre los alumnos y susprofesores, las cosas empiezan a marchar a otro ritmo.Uno de los beneficios inmediatos es que disminuye laacumulación de tareas. Comenzamos a resolver losproblemas sin agobiarnos porque el trabajo no se acumula,se procesa por partes. En la red digital vivimos34
  • 35. “conectados”, estamos siempre on line, es decirintegramos un sistema de comunicación permanentementeabierto. Con esta enorme ventaja: los mensajes digitalesno interfieren con el descanso ni con el trabajo. Eldestinatario los consultará en el momento más adecuado.Pero la respuesta también puede ser inmediata, si fueranecesario, cuando los interlocutores resuelven encontrarsesimultáneamente en línea. Es difícil transmitir el valor deesta experiencia dialogal y digital a distancia. Este libro ha sido escrito de esta manera y en muchasocasiones fue procesado durante todo el día y casi toda lanoche. Uno de nosotros es búho (prefiere trabajar denoche) el otro alondra (prefiere la madrugada). Estediálogo electrónico no es simplemente una conversacióntelefónica entre amigos o un intercambio entre autores quecomparten muchas ideas. Se trata de un nuevo género depresencia virtual entre interlocutores distantes cuyosmensajes perduran y adquieren como una vida propia.Nuestro libro se fue armando lentamente, al correr de losmeses. Nunca desapareció en un cajón, siempre “estabaallí”, on line, a nuestra disposición en el espacio digital.Hicimos en total cientos de versiones, con la mayortranquilidad, sin apuro. Tal vez el resultado no revelesuficientemente esta persistente y minuciosa tarea, tejidasin prisa ni pausa. Pero al hacerlo de esta maneraexperimentamos cómo se desenvuelve un proyecto en el“tiempo digital”. Proyectos digitales En nuestra experiencia educativa, donde hemosprocesado miles de mensajes electrónicos, observamos quelo primero que mejora es la relación afectiva entre laspersonas. Esto se debe, como dijimos, a que el diálogodigital no es invasor, no interrumpe una actividad sino quela enriquece. Es curioso, pero el primer dato objetivo en eltrabajo digital a distancia es la disminución significativade los llamados telefónicos. En las instituciones educativas 35
  • 36. La Educación DigitalVersión Internetel tema del teléfono es muy serio. Todos sabemos que eluso convencional del teléfono puede llegar a ser alienanteya que el interlocutor queda siempre “expuesto”. Encambio, en una comunidad conectada por redes digitales lacomunicación telefónica se reduce progresivamente adeterminados temas coyunturales mientras que lasinformaciones más sustanciales transitan entre laspersonas, pero sólo a través de las computadoras, queobran como un filtro y disminuyen los roces. Además,queda un registro digital en la memoria de lacomputadora, lo que asegura el seguimiento de cada tema,la privacidad absoluta de los documentos y memos, suconsulta rápida, etcétera. Todo ello incita a una actividadmás profesional. En el sistema educativo, lo hemos comprobadomuchas veces, los primeros beneficiados por esta nuevacultura son los administradores y directivos.Inmediatamente después comienzan a intervenir losdocentes y el círculo se completa cuando ingresan losalumnos, cientos o miles, a la red. Entonces podemosasistir a un fenómeno nunca visto antes en el colegio. Seabre un inmenso abanico de intereses, de cuestiones, depropuestas. Muchas de ellas se expresan por primera vezen público, se presentan en sociedad, se someten a crítica.El comienzo puede ser algo caótico y es preciso que hayadocentes con sentido común para orientar (sin censurar)este intenso tráfico de ideas y anuncios. Se planteainmediatamente la responsabilidad de guiar a los jóvenesusuarios por el camino del respeto mutuo, lo que exigecrear también una “etiqueta” digital que elimine lanecesidad de una “policía de bits” como dice Negroponte.La tarea no es fácil ni inmediata, pero si la escuela digitalsigue un desarrollo normal, al cabo de un tiempo (¿unaño?), los mensajes toman un nuevo estilo, disminuyen lastrivialidades y aumenta la participación constructiva detodos, alumnos y docentes por igual. En segundo lugar, en contra de lo que puedanimaginar algunos, la escuela digital enriquece36
  • 37. notablemente la calidad del encuentro personal, cara acara, entre el profesor y su alumno, que es la base de todaeducación. En efecto, cuando se ha preparado el encuentrocon un intercambio digital previo, detallado e interactivo,el diálogo personal en el aula, en el taller o en ellaboratorio se establece sobre un fundamento más firme ysustancial. Más aún, se elimina de esta forma laimposición de muchos traslados inútiles para seguir uncurso y se aprovechan mejor las reuniones realmenteindispensables. La agenda educativa cambiarásustancialmente cuando disminuyamos la redundancia ennuestra actividad de aprender y de enseñar. Nosreuniremos para celebrar el encuentro más que parapasarnos información. De esa manera evitaremos el malendémico de la “reunionitis”. La escuela digital seráesencialmente un lugar para el encuentro, pero unencuentro abierto al mundo. El tiempo de asimilación Para crear un hábito es preciso tiempo. Ese tiempono puede reducirse a voluntad, es inelástico. Está ligado ala capacidad que poseen los esquemas mentales para“asimilar” la novedad. Este tema ha constituido laprincipal preocupación de un psicólogo como Jean Piaget.De alguna manera la constitución de nuevos hábitosdigitales depende del desarrollo de nuevos esquemasmentales. Este desarrollo no se improvisa ni se imponedesde el exterior. Exige una esforzada adaptación a lasnuevas características del ambiente digital. Hemosmencionado la exigencia temporal, donde percibimosetapas claramente diferenciadas. Las primeras horassirven sólo para acceder a los instrumentos (generalmenteunas 10 horas son suficientes), después viene un período deaprendizaje (unas 100 horas) y finalmente una larga etapade práctica. Sólo al superar las 1000 horas podemosafirmar que el usuario ha incorporado (asimilado) unnuevo hábito digital en su vida de estudio y de trabajo.Esta sucesión temporal de carácter logarítmico 37
  • 38. La Educación DigitalVersión Internetposiblemente esté relacionada con la creación de nuevoscircuitos cerebrales en las diferentes etapas de asimilaciónde un hábito cognitivo. Sobre el tema hay mucho queinvestigar todavía, pero todo nos induce a pensar que setrata de un proceso interno de asimilación constructivamás que de una “impregnación” pasiva del ambienteexterno. Por eso debemos dar tiempo suficiente al docentey alentarlo para que incorpore estos nuevos usos de lasherramientas digitales en su vida. El alumno lo haránaturalmente en el largo proceso de aprendizaje queasegura la escuela. Uno de los hechos novedosos que aporta laeducación digital es que los alumnos aprenden o usan latecnología más rápidamente que sus maestros. Cualquierintento de revertir esta situación, obligando a “marcar elpaso”, será inútil y contraproducente. Muchas veces losdocentes repiten la misma lección año tras año mientrasque sus alumnos se han adelantado al programa debido aque acceden con extrema facilidad a la información digitalmás actualizada. Para el docente el gran desafío de laeducación digital implica “enseñar mientras se aprende”,o sea: aprender con sus alumnos y de ellos. Todavía nadie, debemos reconocer, se ha atrevido acrear una escuela predominantemente digital, donde elalumno desde su primer día de clase contara con todos loselementos necesarios para crear un hábito digital sin pasarpor otros intermediarios. Por ejemplo, no se ha estudiadoaún el proceso de adquisición de la escritura con niños queusaran “exclusivamente” computadoras frente a otros quesiguieran el método tradicional de alfabetización. Unalarga experiencia con la alfabetización digital nos inclina apensar que este método sería significativamente másproductivo y rápido que el tradicional. Pero el merointento de enseñar a escribir a un niño pequeño pulsandolas teclas de una computadora en lugar de dibujar lasletras con lápices en un papel, representaría para muchos,el equivalente de un “experimento prohibido”. Sinembargo creemos que esta prohibición es simplemente un38
  • 39. tabú irracional, imposible de justificar. Algún día, no muylejano, los niños llevarán a la escuela una computadoraliviana como una nueva caja de útiles para aprender aescribir. Pero muchos ya habrán aprendido a hacerlo desdesus casas gracias a las máquinas de sus hermanos oamigos. Esta resistencia al cambio digital es pertinaz. Pruebade ello es que cuando recomendamos el uso de unacomputadora portátil en la escuela, y a veces en la mismauniversidad (nos ha sucedido con estudiantesdiscapacitados, por ejemplo) es preciso superar unaenorme cantidad de barreras psicológicas y burocráticas,que revelan hasta qué punto la computadora no esbienvenida sino apenas “tolerada” por la institución. Pero,como dijimos anteriormente, un día esa resistencia caeráestrepitosamente. La educación digital hará entoncesirrupción con tanta fuerza que el panorama educativo setransformará irreversiblemente ante el asombro dequienes no supieron o no quisieron dar ese “salto digital”.En realidad el muro que nos separa del mundo digital yaha caído pero pocos se atreven a pasar del otro lado. 39
  • 40. La Educación DigitalVersión Internet IV. LA ESCUELA EXPANDIDAS e puede rastrear a lo largo de la historia una relación muy estrecha entre las formas y contenidos de la enseñanza con los sistemas sociales de producción de bienes y servicios. Durante la revolución industrial las escuelas eran verdaderas“fábricas de enseñar” puesto que la educación tomó elmodelo del sistema productivo en los más variadosaspectos. Las mejores escuelas eran las de mayor tamaño,a semejanza de aquellas empresas que descubrían el valorde una producción en gran escala. La incorporación degrandes masas de obreros, analfabetos en su mayoría, alsistema productivo debió ser potenciada con campañasgigantescas de alfabetización. El diseño arquitectónico delos espacios de aprendizaje no difería demasiado del queera habitual en las usinas, fábricas y almacenes. Losexteriores eran muy semejantes y en el interior las aulasamplias y frías que recibían a decenas de alumnos,sentados en filas, parecían reproducir las cadenas demontaje de la época. Un maestro al “frente de la clase”,como el capataz a cargo del taller, uniformes o delantalespara todos, timbres y sirenas para marcar el ingreso, lasalida y los tiempos libres. Se trabajaba y se estudiaba lossábados. Las vacaciones estivales fueron previstas en uncomienzo para que los chicos ayudaran a sus padres40
  • 41. campesinos en las tareas tradicionales de las cosechas,después coincidieron con las vacaciones pagas de losoperarios. El sistema era rígido, los programas inflexibles,tanto en la fábrica como en la escuela. Los cambios socialesy conceptuales eran lentos, la producción estabaasegurada por decenios en el ambiente educativo y en elfabril. Aquel mundo ha concluido. El nuevo milenio se prepara con otras pautasproductivas. Las nuevas empresas funcionan con enormeflexibilidad y multiplican sus servicios por todo el planeta.Se dice que la nueva industria exige “cerebro de obra” másque “mano de obra”. Entramos de lleno en la era delconocimiento. Aparecen pujantes industrias sin chimeneas,como el turismo, las comunicaciones, la informática, labiotecnología, los servicios de salud, que mueven ingentesrecursos financieros y humanos. Necesariamente laeducación ha de variar en consecuencia. Los reclamos porun cambio profundo en la educación de las nuevasgeneraciones son imperiosos pero la inercia del sistemaeducativo es enorme. La educación en un momento crucial La educación de este fin de siglo vive un “momentocrucial”, como dijo Jacques Maritain al término de laSegunda Guerra Mundial. El gran problema entonces,como ahora, era rehacer la vida civilizada y democráticadesde la educación después de la caída de los grandesimperios totalitarios. Los dos grandes derrotados de ayer,Alemania y Japón, son hoy dos potencias mundiales en elcampo de la economía, la ciencia, la tecnología y lacultura. En cambio, por contraste, una nación victoriosacomo la ex Unión Soviética ha entrado en un proceso deimplosión y de disgregación. No se sabe qué pasará conChina en los próximos años, pero si transitara hacia unasociedad abierta su aporte a la cultura podría serinconmensurable. 41
  • 42. La Educación DigitalVersión Internet La única superpotencia moderna está en el nuevomundo, en América. Paradójicamente, los Estados Unidosviven hoy una profunda crisis educativa. El famosodocumento de 1983 A Nation at Risk ofrece un diagnósticoimplacable y desolador que sigue vigente. Cada día haymás pobres y analfabetos en el país más poderoso delmundo. ¡Y qué decir de nuestros países latinoamericanos!Las cifras son pavorosas, incluso en la Argentina, que seenorgullecía de ser el pueblo más rico y mejor educado dela región. Por consiguiente el problema de la educación esun problema de civilización, trasciende todas las fronterasy las culturas. Las reflexiones que siguen intentan una salida deeste laberinto. Sabemos que si insistimos en las huellas yatransitadas quedaremos empantanados para siempre ypondremos en peligro el destino de las nuevasgeneraciones. El esfuerzo debe realizarse en todos losfrentes de manera simultánea. Nos limitaremos en estecapítulo al aporte que puede brindar la tecnología yainstalada en la sociedad, tecnología que servirá paramejorar nuestra educación. Este camino nuevo se enlazaránecesariamente con todos los demás. Una definición de escuela expandida Toda educación se imparte siempre dentro de unacomunidad, de manera que tanto el establecimientoescolar como el universitario son, de hecho, ámbitosabiertos, no forman enclaves cerrados. Pero una cosa esabrirse a la pequeña comunidad medieval o a la sociedadindustrial y nacional del siglo XIX y otra a la nuevasociedad postindustrial y planetaria del siglo XXI. Lasexigencias educativas de la comunidad varían en cadaépoca y los recursos materiales e intelectuales disponiblespara la educación cambiarán en consecuencia. Es ilustrativo pensar a la escuela expandida como unorganismo vivo apoyado en dos bases, el establecimiento42
  • 43. educativo (escuela) y la comunidad de sus alumnos ydocentes (casa). Llamaremos “escuela expandida” a launión entre la escuela y la casa. Siempre ha existido yseguirá existiendo la escuela expandida, la novedad es queahora la nueva onda de expansión transita por carrilestecnológicos de alta complejidad. Intentemos unarecorrida esquemática por la historia de la escuelaexpandida desde el punto de vista tecnológico. Ayer: el conocimiento concentrado En el siglo pasado y en gran parte de este, la escuela(incluimos bajo este término a toda la enseñanza primaria,secundaria y técnica) era un ambiente privilegiado queconcentraba el conocimiento dedicado a la educación delniño y del adolescente. Hay infinidad de ejemplos queprueban esta tesis en las comunidades más variadas delmundo entero. Pero, además, la escuela concentraba nosólo el conocimiento sino también las “herramientaspedagógicas”, es decir, la tecnología imprescindible paraimpartir la enseñanza: pupitres, libros, lápices, plumas,tinteros, tinta, cuadernos, pizarrones, tizas, mapas. En lascasas estos instrumentos eran escasos o inexistentes.Lamentablemente, un recorrido por el mundo nosdemuestra que en muchos lugares aún perdura estasituación dual, propia del pasado donde el hogar carece delo elemental. Este hecho es tremendamente injusto yconfigura nuestra mayor deuda internacional. En estascomunidades olvidadas, la escuela, cuando existe, sigueconcentrando todo el conocimiento y la tecnologíaeducativa como en épocas pasadas. Hoy: el conocimiento distribuido Cuando la sociedad comenzó a prosperar, elconocimiento también empezó a distribuirse mejor, juntocon la tecnología adecuada, entre la mayor parte de losciudadanos. Al aumentar la capacidad de ahorro de la 43
  • 44. La Educación DigitalVersión Internetcomunidad, las familias se equiparon con la mejortecnología mientras que las escuelas, por diversas razones,no siempre fueron capaces de seguir esta tendencia. Laescuela, especialmente en este fin de siglo y en lascomunidades más avanzadas, ha dejado de ser el espacioprivilegiado y único para aprender y enseñar. Suimportancia relativa en la transmisión del saber hacomenzado a mermar en forma significativa al perder elmonopolio del conocimiento. Este cambio de roles espositivo porque la escuela del futuro, desligada de muchasimposiciones curriculares, gracias a un mejor empleo delas nuevas tecnologías digitales a distancia para impartirconocimientos, será cada vez más importante en elproceso de socialización de los niños y adolescentes. Seconvertirá en un ámbito de encuentro más creativo yabierto al mundo. Su mayor privilegio será, precisamente,el de poder reunir a algunos para comunicarse conmuchos. Este movimiento de la balanza educativa en favordel hogar tiene algunas expresiones interesantes. En losEstados Unidos, por ejemplo, aumenta constantemente elnúmero de familias de alto nivel profesional que handecidido no enviar más sus hijos a la escuela primaria ni alcolegio secundario (ingresan directamente en launiversidad sin haber pasado por las aulas). En estos casosson los propios padres quienes se convierten en docentesde sus hijos, lo que supone una organización familiar yeconómica muy especial. Este esquema de “aprendizaje sinescuela”, que parecerá a muchos tan impracticable comoindeseable, es sin embargo frecuente en el caso de losprodigios y talentos excepcionales, donde se prefiere, engeneral, una asistencia tutorial permanente, extra-curricular, a la escolaridad formal. Tal vez en el futuroesta modalidad informal, reservada actualmente paraalgunos pocos privilegiados, se difunda como un amplioabanico de alternativas educativas. En definitiva, la buena noticia es que hoy la cantidady calidad de la tecnología disponible en las casas para44
  • 45. enseñar y para aprender es más que suficiente. Elproblema es que no siempre se sabe aplicar esta tecnologíacon fines educativos. Debemos reconocer que la escuelaexpandida es rica en equipamientos y pobre en ideas sobresus usos educativos. Este es un dato de la mayorimportancia frente a nuestra penuria crónica en materiaescolar. Incorporemos pues cuanto antes esta enormeinversión familiar al proceso educativo. Para ello laescuela deberá realizar inversiones inteligentes quecomplementen o suplementen lo que ya existe en el hogar.Y la inversión más importante no es en máquinas sino enideas. Mañana: el conocimiento conectado. Para llegar al próximo estadio de la educación en elsiglo XXI deberíamos, primero, lograr una inversiónequilibrada en equipamientos informáticos tanto en laescuela como en la casa. Segundo, conectar la casa con laescuela y a las escuelas del mundo entre sí por los mediosde comunicación más avanzados. Lo repetimos, en lugarde ladrillos tendremos que aprender a invertir más y mejoren comunicaciones: bits por segundo versus metroscuadrados. En la actualidad sólo algunas universidadesavanzadas se han atrevido a impartir sus cursos adistancia, otorgar títulos y certificados, a través de redesdigitales y videoconferencias. En cambio, las pocasexperiencias digitales a distancia realizadas conestablecimientos secundarios o técnicos son claramenteinsuficientes. En efecto, para mantener un diálogoeducativo genuino y satisfactorio, es preciso mantener lacontinuidad del programa a distancia pero comprobamosque los costos de mantenimiento de la red y de lascomunicaciones son aún demasiado altos para la mayoríade las instituciones de enseñanza. Sólo la desregulación delas comunicaciones y la sana competencia podrán cortar elnudo que encadena a la educación a un modelo presencial 45
  • 46. La Educación DigitalVersión Internetinmutable y retrógrado. La sociedad global exigeimperiosamente que esta situación se revierta cuantoantes.46
  • 47. 47
  • 48. La Educación DigitalVersión Internet V. HERRAMIENTAS NUEVAS Y ANTIGUASC omo dijimos anteriormente, las ciencias de la educación se empeñaron en incorporar la tecnología de la sociedad industrial para sus propios fines. Esta tecnología era de carácter eminentemente mecánico y eléctrico. En este finde siglo, análogamente, la educación ha debido incorporarlos poderosos recursos tecnológicos que ofrecen los nuevossistemas electrónicos, magnéticos y ópticos. El contrasteentre ambos tipos de implementación tecnológica es muyilustrativo. Algunos ejemplos podrán, además, despertarrecuerdos infantiles (y emociones contradictorias) enmuchos lectores. La tiza y el pizarrón Ante todo, la tiza y el pizarrón siguen siendoinstrumentos de enorme valor en la enseñanza en todoslos niveles, y en todas partes. Debemos decir que todavíano han sido reemplazados. Merece señalarse, sinembargo, que varios adelantos de la era informática sehan inspirado en esta tecnología tan antigua comoeficiente. De alguna forma la computadora en la escuelatiende a ocupar el mismo “nicho didáctico” que la tiza y el48
  • 49. pizarrón. Se desearía imitar su bajo costo, accesibilidad yversatilidad gráfica (dibujos y textos). Se ha avanzadociertamente en la disponibilidad de memoria (recordemoslos avisos en los pizarrones repletos de fórmulas: “porfavor no borrar”), en la supresión selectiva de símbolos ytrazos (que antes se hacía con el dedo o el borrador), en elagregado de nueva información, en los colores pararesaltar los mensajes, etcétera. Pero, a decir verdad, nohemos logrado construir aún un auténtico “pizarróndigital”. La Tierra gira El globo terráqueo que gira sobre su eje en las clasesde geografía sigue siendo muy atractivo. Ahora se lo hareemplazado por globos de plástico de menor costo, queruedan por el aula y pueden pasar de mano en mano. Noshemos educado con un planisferio colgado en la pared,pero la innovación en materia de cartografía pasa por losmapas digitalizados y las fotografías satelitales, quepueden llegar al instante a la pantalla de unacomputadora. Algún día tendremos imágenes holográficaso de realidad virtual de nuestro planeta. Si a ello seagrega la incorporación de colores ficticios pararelevamientos de interés agronómico, industrial,ecológico, etcétera, se podrá tener una idea acabada delcambio sustancial que se está produciendo en larepresentación mental de nuestro planeta. Todo ello seencuentra ya al alcance de una computadora conectadadebidamente en red. Esta nueva visión dinámicarepresentará un enriquecimiento considerable en laformación de una “conciencia planetaria” desde la mismaescuela primaria. La vida minúscula ¡Y qué decir de los maravillosos microscopios ópticosde los laboratorios escolares! Esta tecnología revolucionó 49
  • 50. La Educación DigitalVersión Internetla enseñanza de la biología elemental a comienzos desiglo. Nada comparable a observar por el microscopio unabuena preparación histológica o un cultivo bacteriano. Lasimágenes del sistema nervioso obtenidas a comienzos desiglo por Santiago Ramón y Cajal todavía sonreproducidas en los más recientes tratados de histología.Los sistemas de proyección y de fotografía, los ocularesmúltiples, etcétera, permiten, además, el accesosimultáneo de muchos alumnos al reino fascinante de lominúsculo. Pero toda esta tecnología óptica hoy tiene unaextensión formidable en el campo de la digitalización deimágenes. Muchos cursos de metalografía, biología ymedicina están incorporando miles de imágenes demicroscopio en CD-Roms (compact disk, read onlymemory). Naturalmente esta nueva “manera de ver lascosas” en la práctica docente producirá también cambiossustanciales en los programas de cursos. El pupitre y el trabajo Una de las innovaciones pedagógicas másrevolucionarias del siglo pasado fue, sin duda, el diseñointegrado y modular de un pupitre y banco de madera paracada alumno, con su tintero incorporado, ranuras paradepositar plumas y lápices, asiento rebatible y apoyo paralos libros y cuadernos. Esta tecnología se puede considerarcomo precursora de la moderna “estación de trabajo”(workstation) que ha sido concebida para la computadorade mesa (desktop computer). La comparación entre las dostecnologías no deja de ser interesante. El banco/pupitreescolar tuvo una enorme aceptación en el mundo entero yse convirtió en el primer mueble diseñado expresamentepara la educación. El diseño inicial se fue perfeccionandocon el tiempo y llegó a incorporar algunos parámetrosergonómicos para mayor comodidad de una posiciónsentada prolongada, con curvaturas anatómicas para elrespaldo y el asiento. Además se construyeron muebles dediferentes tamaños para diferentes edades. En suma, se50
  • 51. creó una nueva tecnología que fue plenamente exitosa ensu tiempo. Pero este diseño estaba ligado a la función didácticatradicional de un maestro al frente de la clase. Losbancos/pupitres formaban filas paralelas frente alpizarrón y a la tarima del profesor pero no servían paraarmar un círculo de discusión. Los alumnos recibían unaenseñanza magistral pero se daban la espalda entre sí, conlo que se reforzaba una conducta de subordinación. Sepasaba “al frente” para dar la lección como en el teatro “sesube” al escenario. Cuando los métodos pedagógicos comenzaron acambiar a través de movimientos como la “escuela activa”esta rígida configuración espacial, de tipo “frontal”,también fue alterada y con ella los propios muebles. Lasnuevas funciones didácticas reclamaban nuevasestructuras espaciales en el aula. En el período detransición hacia configuraciones más flexibles seensayaron nuevos e interesantes diseños: mesaspoligonales que se ensamblan con facilidad y sillasapilables. Actualmente el sistema está buscando un nuevoequilibrio debido a la incorporación de computadoras en elaula, que ha complicado el panorama. Pero nuestraspreguntas son: ¿cuántas computadoras fijas sonnecesarias en el aula? ¿Por qué no estimular, además, eluso de computadoras portátiles? Pero son pocos losestablecimientos educativos que se atreven a desarmar elaula, a flexibilizarla. Hay algo de sagrado en el aulatradicional. Sin embargo, pensamos que una aperturasería la mejor solución. En realidad la era digital acabacon el aula como espacio físico cerrado. El jardín de computadoras Desearíamos compartir algunas experienciassatisfactorias para abandonar los planos rígidos del aulatradicional. Así como en el famoso Laboratorio de Medios 51
  • 52. La Educación DigitalVersión Internetdel Massachusetts Institute of Technology los equipos máspoderosos se congregan en un verdadero “jardín decomputadoras” o “vivario”, que jamás cierra sus puertas,lo que proponemos ahora no es una fantasía, estamossimplemente relatando nuestra experiencia cotidiana en elColegio San Martín de Tours. Allí todas las alumnas (ydocentes) tienen acceso libre a las computadoras desdemuchos lugares. Las máquinas se distribuyen por losrincones, patios y pasillos. Algunos equipos están sobremesas bajas, muy cerca del piso, para las más pequeñas. Esmás, algunas computadoras portátiles se pueden solicitaren préstamo a la biblioteca como un libro más. Debemosconfesar que causa admiración ver la celeridad del cambioen las mentes y en las conductas cuando elegimos lalibertad dentro de un colegio. Esta apertura nos llevarápronto a la sustitución de las aulas por espaciosfuncionales y paredes virtuales. Ya no se llamarán aulasporque el conocimiento no soporta divisiones ni fronteras. Transparencias y cristales El impacto de la tecnología en la era informática hasido de tal magnitud, que muchos recursos pedagógicostradicionales tienden a desaparecer para ser sustituidospor sus análogos electrónicos. Eso está sucediendo, porejemplo, con las transparencias para retroproyección. Estatecnología tuvo un gran auge en las últimas décadas y dealguna manera se usó como un complemento o como unsustituto del pizarrón tradicional. En realidad, la técnicade la retroproyección constituyó un gran adelantopedagógico pues cambió muchos hábitos que pareceríaninmutables. En primer lugar, el profesor puede seguirhablando sin dar la espalda a su clase mientras escribe odibuja en el tablero del retroproyector (lo que esdoblemente importante en los cursos a discapacitadosauditivos). También el retroproyector tiene la ventaja desu movilidad y su bajo costo. Pero, tal vez, lo másimportante es que facilita el ordenamiento del curso ya quelas láminas trasparentes obran como una colección de52
  • 53. fichas sucesivas. En general el curso se prepara deantemano, los datos se pueden cubrir y descubrirparcialmente según los requerimientos de la exposición yen caso necesario se puede volver atrás sin perderinformación o se dibuja algo nuevo con un marcadorespecial en el momento. Muchas de estas interesantes funciones didácticas delas trasparencias se han conservado y perfeccionado en losmodernos sistemas de presentaciones digitales. Aparecenen el monitor de la computadora y se pueden proyectar engrandes pantallas, pueden modificarse en las más diversasformas a través de punteros electrónicos y botonessensibles. Una tecnología híbrida, actualmente en boga, esla de los retroproyectores equipados con pantallas decristal líquido conectados a la computadora. En estos casoslas transparencias aisladas se sustituyen por páginaselectrónicas generadas en la computadora que seconservan en su memoria como un archivo más. De estamanera se evita la manipulación, siempre engorrosa, delas hojas trasparentes y el profesor no hará más que pulsaruna tecla o un botón para proyectar la serie en el ordenbuscado. Todo esto ayuda también a bajar los costos deproducción, a reducir el tiempo de preparación y sobretodo a facilitar los cambios en las proyecciones durante elcurso. Proyectores y proyecciones Otras tecnologías usuales en la enseñanza son lasproyecciones de diapositivas y audiovisuales. Durantemucho tiempo los sistemas de proyección de fotos de 35mm. en blanco y negro o en color cumplieron una funciónconsiderable en el aula y en las salas de conferencias. Estatecnología permite la presentación de amplias coleccionesde imágenes ordenadas secuencialmente que pueden sercontroladas a distancia en forma manual o por circuitospreprogramados en forma automática. Muchosestablecimientos educativos cuentan con enormescolecciones de diapositivas. Las diapositivas se disponen 53
  • 54. La Educación DigitalVersión Interneten carretes lineales o circulares que no siempre son fácilesde manipular, cargar y descargar. Este sistema se perfeccionó hace unas décadas con latecnología audiovisual que permitió realizar maravillas enla integración de imagen y sonido. Pero ahora aparece unanueva generación de recursos audiovisuales, losmultimedios basados en las tecnologías de proyectoresdigitales y CD-Roms, que han abierto un nuevo campocuyo impacto en la educación podrá ser incalculable. LosCD-Roms pueden contener miles de fotografías eimágenes en movimiento además de sonidos. Su costo esínfimo si se lo compara con la información contenida en lossistemas audiovisuales anteriores. Las imágenesdigitalizadas no se borran ni deterioran. A ello se agregala facilidad de manipulación ya que el acceso a cadaimagen es inmediato y puede estar controlado desde unprograma de computadora. La presentación es másflexible, en particular cuando ha sido el mismo docentequien ha generado su propio CD-Rom. Es más, lainformación puede guardarse en el disco rígido de unacomputadora (los actuales pueden tener incluso máscapacidad que un CD-Rom) para hacer los cambiosnecesarios. La ventaja mayor es que los discos ópticos sonmuy resistentes y fácilmente transportables. Los alumnospodrán navegar por el CD, después de clase,individualmente o en grupo, para repasar el contenido yejercitarse en el tema. En el futuro próximo estas consultasse harán por la red, directamente. Copias secas y digitales Para finalizar nos referiremos a los sistemas deduplicación y fotocopiado de uso tan corriente eneducación. El extraordinario impacto de la “copia seca” (laempresa Xerox que inventó este nuevo sistema en ladécada del 50 extrajo su nombre de marca de la palabragriega xérein = secar) tal vez sólo se pueda comparar al dela misma imprenta. Sería difícil imaginar hoy un mundo54
  • 55. sin fotocopiadoras, aunque en algunos países la simpleposesión de estas máquinas está prohibida para losciudadanos comunes y sigue configurando un delito paraciertos gobiernos totalitarios. La fotocopiadora es, enefecto, un instrumento de libertad que nos permitereproducir y conservar en forma privada un documento decualquier procedencia. Vivimos en la “cultura de lafotocopia”, para mal y para bien. En muchos lugares losalumnos desconocen el libro y recurren casiexclusivamente a la fotocopia. Por una parte estaconducta va en desmedro de la calidad y del placer de lalectura, atenta contra la integridad e identidad de la obra eincita a la piratería editorial. El tema plantea problemaslegales sobre el derecho de autor que no siempre se quiereno pueden resolver. Por otra, la fotocopia es invaluablepara el investigador que trabaja en bibliotecas, para elprofesor que reparte sus apuntes y notas. En definitiva, lafotocopiadora cumple todavía una función central en laeducación, pero sus horas están contadas con ladigitalización creciente de los documentos más variadospor el sistema de scanning, como veremos más adelante. Este rápido recorrido nos muestra hasta qué puntoestamos en plena fase de transición de la tecnologíaanalógica a la digital. Eso no significa, sin embargo, que laeducación como tal haya asimilado la profundatransformación de sus instrumentos. Será preciso unanueva generación de educadores, ellos mismos educadosen las modalidades digitales, para que la transformaciónse complete. 55
  • 56. La Educación DigitalVersión Internet VI. LA TRANSICION DIGITALS i en capítulos anteriores nos ocupamos de la dirección que toma el mundo y la educación hacia una digitalización global, en éste analizaremos la transición de una educación cerrada a otra abierta. Nuestro análisis pretende acompañar este cambio,ofrecer algunas sugerencias y de esta manera facilitar elingreso a este nuevo mundo, en la práctica actual ycotidiana. La capacitación permanente Este tema es el eje de la transformación hacia unaeducación digital. Hay que tomarlo muy en serio. Nosolamente en sus aspectos tecnológicos, sino en todos losnecesarios para abrir el proceso educativo al mundo. Espreciso crear la conciencia de la necesidad de unacapacitación permanente. A medida que se acelera lainnovación tecnológica se hace más evidente la angustiade quedar rezagado, no sólo de perder el tren delconocimiento sino de perder el trabajo para el cual noshemos formado. Además, las carreras profesionalestienden a acortarse para no seguir arrastrandoconocimientos obsoletos y sobre todo para no postergar56
  • 57. indebidamente la entrada al mercado laboral. Por todoello es urgente reflexionar sobre los ciclos de capacitaciónpermanente y obrar en consecuencia. Ante todo, la libertad de aprender es una condiciónque no puede ser negociada. Desde esa libertad, surgiráncódigos y pautas futuras para una educación globalizada.En este proceso, hay que encontrar el placer de aprender,la emoción de dominar una nueva herramienta y evitar eltemor y la ansiedad que produce el cambio. Buscar losmejores “profesores de profesores”, ampliar los criteriosde la enseñanza, plantear nuevas metas y objetivos. Endefinitiva, aprender a enseñar mientras se aprende,aprender junto con los alumnos, aprender de los alumnos,aprender investigando. El intercambio cultural Nadie duda de la importancia del intercambiocultural para un aprendizaje. Los viajes educativos fuerony serán de gran valor en este proceso. Pero la educaciónactual cuando permanece encerrada en una isla no puedever más allá de sus narices. Un intercambio inteligente,por el contrario, aumenta nuestra capacidad de aprender,de comprender y de aceptar otras formas de aprender.Llegará pronto el día en que aprender en un aula aislada,sin conexiones, no tendrá sentido alguno. El aprendizajeserá global, interconectado, intercambiable y multiculturaldesde un comienzo. ¿Qué sucedería si una pared entera delaula se transformara en un “muro virtual” conectadopermanentemente a un ambiente escolar de una culturamuy diferente a la nuestra? Hemos visto algo semejante enuna empresa que cuenta con una “pared digital” paraconectar dos sedes separadas por cientos de kilómetros.¿Qué esperamos para seguir este ejemplo en el campo dela educación? ¿Cómo sería ese aprendizaje? ¿Quéaprenderíamos? ¿Cómo creceríamos? No creemos que esteretardo sea sólo cuestión de dinero, sabemos que es algo 57
  • 58. La Educación DigitalVersión Internetmás grave aún, se trata de una enorme falta deimaginación. El cambio mental ¿Qué significa cambiar? Es obvio que cambiar porcambiar no tiene sentido alguno, pero renovarseconstantemente es algo fundamental en todo procesovital. Hay que aprender a superar los temores al cambiodentro de la comunidad escolar. Es importante trabajaresos temores, analizarlos en profundidad, discutirlos engrupo entre educadores y con nuestros alumnos.Imaginemos una situación sin escuelas, donde todos nosviéramos obligados a aprender desde nuestras casas.¿Cómo sería ese aprendizaje? Imaginemos una catástrofeque impidiera que se fabrique más papel ¿podríamosaprender sin el soporte del papel? Ejercicios mentales deeste tipo quitan telarañas mentales. Para ello deberíamos proponer una reingenieríaeducativa. Generalmente aceptamos las cosas como son yrara vez nos ponemos a pensar si podrían ser mejor. Paraingresar en la era digital resulta imprescindible abandonarla rutina diaria y crear un cordial ambiente de reflexión yde renovación. Apartar los vicios y modelos de siglos deeducación presencial y centrípeta para abrirnos al nuevomundo digital y centrífugo es una tarea ardua, peroalgunos ya han quemado las naves... El pensamiento crítico En la educación actual, se acepta con naturalidad (ocon resignación) que “alguien” (del ministerio, de ladirección escolar, o de cualquier otra parte) piense pornosotros, nos diga qué hacer, cómo, cuándo y dóndedebemos enseñar y aprender. Preferimos seguir las reglasimpuestas desde afuera que correr el riesgo de serautónomos. Muchas veces aquellos docentes que dicen58
  • 59. pensar lo contrario, al estar frente a un aula obedecenciegamente pautas convencionales sin fundamento y secierran al mundo. Pero si los docentes no desarrollan unpensamiento crítico sobre sus propias acciones educativas,incluso sobre las más triviales, difícilmente podrántransmitirlo a los alumnos. Nosotros utilizamos el “test del timbre”, querecomendamos aplicar para medir el grado deconservadurismo de una escuela. Todos sabemos que nohace falta tocar un timbre (o una campana) para llamar osalir de clase. Basta consultar su propio reloj. Sinembargo, pruebe el lector y verá. Los argumentos paraseguir ordenando las horas con un timbrazo soninagotables, todos igualmente falsos. Muchos de ellos seremontan a esquemas fabriles del siglo pasado. En muchoslugares sería más fácil instalar una computadora de altatecnología, que abolir el timbre, un artefacto de muy bajatecnología. Aquí hay una confusión conceptual grave querevela un estado aún primitivo del proceso de transiciónhacia la autonomía del aprendizaje. Vivimos inmersos enplena heteronomía, incluso en actos tan triviales como losque ordenan el horario escolar. La comunicación interna Es importante crear el espacio y el tiempo para lareflexión crítica, para experimentar sin temor, conresponsabilidad y en libertad. En este sentido hemoscomprobado con satisfacción que el intercambio demensajes digitales, por correo electrónico, afianza laconfianza y la libertad de expresión dentro de lacomunidad escolar. Y, lo que es más importante, habilita atodos a cruzar las fronteras de los puestos jerárquicos. Lared digital permite dialogar tanto con las autoridadescomo entre pares o subordinados. El texto (bien) escritotiene mayor poder de convicción que la oratoria vana, queel apercibimiento apresurado. 59
  • 60. La Educación DigitalVersión Internet La red escolar que llamamos Intranet, la que conectaa todos los miembros de la comunidad educativa de lainstitución, exige respetar una etiqueta y crear un nuevoestilo en los mensajes electrónicos. Ello ayudagrandemente a disminuir los conflictos entre personas, noes un medio invasor, nos ayuda a reflexionar antes deresponder a una crítica. Lo decimos con conocimiento decausa pues lo experimentamos continuamente, es más,cuando por alguna razón se suspenden los mensajeselectrónicos, se vive el momento como una regresión.Además, el correo electrónico tampoco tiene fronterasgeográficas cuando los mensajes salen del local escolar yse envían a una red mundial como Internet. Aquíintervienen otros aspectos que por su novedad mereceránmayor estudio. Las aduanas educativas En el proceso hacia una globalización educativa nosencontraremos con múltiples obstáculos a la libertad deaprender y de enseñar. Debemos superar esta suerte de“aduanas educativas” que someten a alumnos y docentes areglamentaciones arbitrarias, muchas de ellas ridículas yanacrónicas. Pero no será fácil perder los malos hábitosactuales para acceder a esa sociedad abierta y digital. Seguramente nos enfrentaremos a restriccionesequivalentes a las de la educación presencial. La educaciónpresencial arrastra consigo muchos condicionantesespacio-temporales. Por ejemplo al reglamentar unhorario escolar podemos afirmar que no siempre se tomandebidamente en cuenta las exigencias cronobiológicas delalumno (y del profesor). ¿Por qué se obliga al niño pequeñoa llegar a la escuela en determinado horario,generalmente muy temprano, en contra de lo que sabemossobre los ritmos neurobiológicos del organismo encrecimiento? ¿Por qué no respetamos las diferencias entrecaracterísticas psicofísicas dispares, entre “búhos” queprefieren estudiar de noche y “alondras” que rinden más60
  • 61. por las mañanas? En la educación presencial es difícil darrespuestas y soluciones prácticas a estas preguntas. Encambio en la educación digital, esencialmente no invasoray asincrónica, podemos aprender a respetar las exigenciasde los ritmos internos y ofrecer una mayor libertad deelección para aprovechar mejor los estados de alerta y deatención del docente y del alumno. Además, ¿por qué elalumno debe estar siempre con compañeros de la mismaedad o tomar las vacaciones en el mismo tiempo del año?¿Por qué se obliga a estudiar con libros o manualesdeterminados? Estas mismas preguntas se transferirán ala era digital. No será inmediato el reconocimiento de unhorario más flexible ni la apertura a tareas conjuntasentre alumnos de edades diferentes. Será difícil tambiéndesterrar el mal llamado software educativo, tan rígidocomo aquel sistema que quiere suplantar. Por su parte, las instituciones actuales deben cumplircon una serie de imposiciones externas (actos, ceremonias,saludos, ornamentos) que poco tienen que ver con laeducación. Mucho de esto se hace con la demagógicaintención de impartir “una misma educación para todos”,pero, ¿quién dijo que cada persona quiere una idénticaeducación? En la era digital la elección personal podrá sermás respetada, pero nada asegura que ello sucedanaturalmente. Una genuina educación digital será unaconquista cotidiana de nuevos espacios de aprendizaje,espacios que aún desconocemos. Nuestro deseo es quealgún día tengamos una educación libre dereglamentaciones impuestas por la burocracia y que elaprendizaje fluya entre las mentes sin fronteras,pasaportes ni aduanas intelectuales. Queremos decir no alpensamiento único en educación. La actualización tecnológica La tecnología se desarrolla a una velocidad tangrande que es difícil determinar sus rumbos, su calidad ysus aplicaciones educativas. Por otro lado, la educación se 61
  • 62. La Educación DigitalVersión Internetmueve tan lentamente que la brecha entre la tecnología yel proceso educativo se hace cada día más amplia. Es difícilhoy encontrar suficientes personas del ámbito tecnológicoque puedan orientarnos en la selección de los mejoresinstrumentos educativos. En otras épocas podía sucederque el carpintero que diseñaba y construía bibliotecas lasentregara con los libros que él mismo seleccionaba por sutamaño o color, arbitrariamente, para conformar unconjunto decorativo. Lo lamentable es que, en laactualidad, muchas instituciones educativas sonasesoradas por los mismos técnicos que vendieron lascomputadoras o las instalaron... Estos técnicos queignoran los procesos educativos más básicos son, confrecuencia, los encargados de recomendar el “contenido”de los soportes tecnológicos. ¡A veces incluso se atreven oson invitados, a enseñar! Felizmente como hay cada díamás docentes y profesionales capacitándose en las nuevastecnologías en educación serán ellos quienes pronto sabránelegir correctamente sus propios instrumentos digitalespara la enseñanza y el aprendizaje, sin pasar por el filtrotecnocrático y comercial. La renovación tecnológica permanente es otro temaimportante a tener en cuenta. Debemos reflexionar con elmayor cuidado para saber cuándo conviene actualizardeterminada tecnología, por qué hacerlo, cuáles son loscostos y el impacto educativo de dicho cambio. Cadaescuela debe tener un proyecto tecnológico claro, flexible yactualizable pero nunca comprar por impulso, moda orecomendación de un amigo. Para ello es indispensablecontar con un presupuesto dedicado explícitamente a latecnología. Hemos visto fracasar estrepitosamentemuchos proyectos, algunos de fama mundial, porincapacidad de renovación tecnológica. La analogía quemuchas veces se establece con el costo de mantenimientode las construcciones escolares no es válida. Elmantenimiento edilicio es sólo una fracción de la inversiónrealizada en la construcción. En cambio en la escueladigital las máquinas deben reponerse constantemente, noson ladrillos estables sino instrumentos en perpetua62
  • 63. metamorfosis, que requieren una actualizaciónpermanente e inversiones acordes con un presupuestoanual equivalente a la implementación tecnológica inicial.Es importante aclarar que en la educación hay que tener lamejor tecnología, la tecnología de mañana. La educaciónes un vector hacia el porvenir en todos sus aspectos.Nunca hay que aceptar la tecnología de descarte ni la delpasado. La elección para instalar nuevos equipos debeestar siempre fundamentada desde el punto de vistaeducativo. Muchas veces la mejor tecnología no es la máscara. Creatividad y desregulación Focalizar toda la fuerza de la educación en eldesarrollo de la creatividad del alumno es un objetivo quelleva muchos años. La creatividad debe comenzar por seruna meta explícita de las mismas instituciones y de susdocentes, en todos los niveles. El fracaso de tantatecnología incorporada en la educación se debesencillamente al hecho de seguir haciendo con lascomputadoras lo mismo que se hacía con el pizarrón. Nosolamente se trata de una falta de imaginación sino deconocimientos elementales, de estudio, de actualización. Las instituciones educativas, en todos sus niveles, secaracterizan por su funcionamiento piramidal. Hay pocolugar para áreas independientes sin un control estricto delsuperior. Esta característica dificulta la realización deproyectos interesantes, nuevos y creativos. Se deberáconfiar más en los docentes a cargo de alumnos. Ellos sonlos responsables directos de educar con mayor libertad yresponsabilidad. ¿Cómo será la evaluación en la era digital?Tradicionalmente los docentes no son evaluados o seresisten a serlo. Por otro lado las evaluaciones finales enel caso de los alumnos, impiden hacer correcciones a 63
  • 64. La Educación DigitalVersión Internettiempo y generan reacciones innecesarias y muchas vecesfrustrantes. La escuela digital nos obligará a imaginarnuevas formas de evaluación, más justas y sensatas. La desregulación educativa en su sentido másestricto, es decir, la disminución de los controles externossobre los contenidos y programas anuales llevará a unamejor distribución de los conocimientos, a una mayorpersonalización de la enseñanza. Las nuevas tecnologíasdigitales son herramientas insustituibles para alcanzar esaindependencia. Cada institución, cada persona involucrada en elproceso educativo debería tener suficiente libertad paradiseñar sus propios ciclos de aprendizaje. El mundodigital, las redes y las computadoras nos permiten, porprimera vez, desarrollar una educación que respete yaliente cada estilo de aprender y de enseñar. Todas lasinstituciones educativas pueden tener algo que decir y quemostrar al mundo. La mejor forma de aprender de otro esestar conectado con él. Las redes digitales nos permitenhacerlo. Y sobre todo nos permiten investigar, sabiendoque nos equivocaremos. En efecto, en las escuelas no siempre se investigarealmente, más bien se “juega a la investigación”. Muchasveces nos conformamos con realizar una serie deexperimentos controlados donde los resultados se conocencon anticipación. Pero una investigación genuina nocuenta con esta seguridad, es una aventura del espíritu.Una de las características más notables del mundo digitales que abre nuevos espacios para investigar libremente.Por eso tanto los docentes como los alumnos deberíanestar permanentemente investigando con lascomputadoras y las comunicaciones, documentando ydifundiendo sus hallazgos, incluyendo sus errores yfracasos. Estas investigaciones deben involucrar aparticipantes de diferentes edades y disciplinas. Lainvestigación y el aprendizaje podrán así fusionarse hastaconfundirse en una espiral cognitiva en perpetuo64
  • 65. crecimiento. Y todo debería ser hecho con frescura yatrevimiento, tomando riesgos. En el mundo digital, losdocentes deberían enseñar a la tarde lo que aprendieron ala mañana. 65
  • 66. La Educación DigitalVersión Internet VII. MEDIOS Y FINESE n todas las actividades humanas llamadas “prácticas” es preciso establecer una distinción fundamental entre los medios que se proponen para alcanzar un fin determinado y el fin en sí mismo. En nuestro campo el fin es la educación, elmedio es la tecnología. Esta distinción debe mantenerse entodos los niveles de la discusión y del análisis, de locontrario se pueden producir graves distorsionesconceptuales. El tecnocentrismo es la más frecuente y sepuede definir como la sustitución indebida de un fin por unmedio: la tecnología por la tecnología misma. Otra es elconsumismo, que se nutre en el exceso de la oferta, en lasmodas y en la propaganda. La aceleración prodigiosa delas innovaciones, la obsolescencia constante de losequipamientos, las modas pedagógicas, el afán de lucro acorto plazo, entre otras causas, provocan una inquietanteconfusión que perturba el desarrollo de unaimplementación racional de las nuevas tecnologías en laeducación.66
  • 67. Los valores de hoy y de siempre Debemos reconocer que no existe una “tecnologíaneutra” así como tampoco existe una cienciaindependiente de los valores morales. Tanto la cienciacomo la tecnología son actividades humanas ligadas poruna densa red de intereses y motivaciones de todo tipo.Algunas instancias o relaciones son más valiosas queotras, muchas son incompatibles entre sí; en suma haydiferentes escalas de valores que ordenan el conjunto delos medios y fines. Identificar estos valores es unrequerimiento básico para emprender una accióneducativa coherente y armoniosa. Estas consideracioneséticas son necesarias también para encarar programas alargo plazo, decidir la compra y distribución de losequipamientos, investigar su implementación, desarrollarnuevas comunicaciones, capacitar a los docentes,proponer programas y cursos útiles y creativos. La educación contemporánea es una actividad deenorme complejidad tecnológica. En ella intervienenmuchos tipos de sistemas conceptuales, herramientas yequipamientos. Las nuevas tecnologías informáticas por símismas nada podrán hacer si no logran integrarsedebidamente en el proceso educativo global, lo quesignifica en muchos casos una re-adaptación sustancial alnuevo campo de aplicación. La historia de la educación nosremite a una larga serie de adaptaciones de estrictocarácter tecnológico. Todas ellas exigieron un esfuerzo ycrearon tensiones entre los componentes del delicadosistema educativo imperante en el momento. Hoy sucedelo mismo, pero en grado superlativo. Las nuevas tecnologías informáticas, en efecto,apenas tienen una década de aplicación a nivel masivo enel campo de la educación. En los países que iniciaron estarevolución tecnológica la penetración se realizó en forma“descendente”, a partir de las instancias superiores, 67
  • 68. La Educación DigitalVersión Internetuniversidades y centros de investigación. Fueron losestudiantes universitarios los primeros en beneficiarse conlos recursos prodigiosos de las grandes computadoras, através de terminales disponibles para numerosasdisciplinas científicas. Con el advenimiento de lascomputadoras personales este sistema cerrado y limitadoa unos pocos centros de excelencia se abrió y se extendióprogresivamente a todas las instituciones educativas,llegando hasta el jardín de infantes en pocos años.Actualmente la distribución de estas nuevas tecnologíasestá definida por la dinámica económica de cada sociedad.En algunos países avanzados no se concibe la posibilidadde cursar la universidad sin poseer un equipo decomputación personal en la casa comunicado por Internet.Pero esta condición no se ha generalizado aún en laeducación primaria y secundaria. La tendencia hacia unadistribución masiva de estas nuevas tecnologíasinformáticas es lenta, no sólo por el costo, que sigue siendomuy elevado, sino por los prejuicios pedagógicos que nosatan a modelos perimidos. Esta historia fluctuante dejó empero su marca en laimplementación de las nuevas tecnologías. En las primerasetapas las computadoras dedicadas a la educación, porejemplo, estaban sometidas a la dependencia de losprogramadores profesionales. Comenzó así la industriadel software educativo. Muchos ingenieros y técnicos eninformática se volcaron a este nuevo campo. Tambiénmuchos educadores, maestros y administradores seunieron a esta corriente. Evidentemente, el impacto de unatecnología tan novedosa causó serias perturbaciones en elámbito de la educación. Los primeros programas aplicadosen la educación distaban mucho de ser satisfactorios.Algunos asumían una posición reduccionista sobre elaprendizaje humano, insistiendo, por ejemplo, en el meroentrenamiento de habilidades. Era el momento de auge dela “instrucción asistida por computadora”. Otros tomabanlas mismas ideas de los cursos tradicionales quetransportaban sin mayores cambios a un soportemagnético (diskette) u óptico (CD-Rom). Los más no68
  • 69. hacían sino “poner vino nuevo en odres viejos”. Pocos seatrevían a patrocinar verdaderas innovaciones en lapráctica de la enseñanza. Como consecuencia de ello, una nueva tecnocraciacomenzó a expandirse y las instituciones contrataron a unpersonal técnico ajeno al sistema educativo, especialmenteen los niveles primarios y secundarios. Algunos “expertosen informática educativa” llegaron a tomar laresponsabilidad integral del manejo de los equipos, deldiseño de los cursos y hasta de la distribución de loshorarios de los alumnos. Impusieron de manera implícita(o explícita) una pedagogía improvisada sin fundamentossólidos. Los fracasos se multiplicaron, llenaron deinquietud a los docentes y frustraron en buena medida alos alumnos. Fue un período confuso que todavía perduraen muchas partes. Muchas veces hemos percibido en lasescuelas una psicología de la educación del siglo XIXaplicada a una tecnología del siglo XXI. En nuestro asesoramiento a establecimientoseducativos y a empresas, en el área de recursos humanos ode capacitación, muchas veces hemos encontrado quequienes deciden sobre los servicios informáticos y decomunicaciones son los expertos del área técnica o desistemas. Tendría que ser a la inversa. La máquina alservicio del usuario, del gerente y del empleado, delprofesor y del alumno. También nos ha llamado laatención que muchas empresas e instituciones educativas“informatizadas” tienen ahora más personaladministrativo que antes. Este es un tema preocupante.Cuando no se logra una digitalización correcta laburocracia crece en lugar de disminuir. Para dar el paso almundo digital, hay que saber desprenderse de los maloshábitos. 69
  • 70. La Educación DigitalVersión Internet Tecnocentrismo y consumismo El tecnocentrismo se presenta como una patologíadifícil de tratar. Ello se debe a que se infiltra como uncáncer en todos los niveles de la enseñanza y puede llegara distorsionar la intimidad misma del proceso deaprendizaje. Se trata de una inversión de valores que noshace olvidar que en la dinámica propia del proceso deenseñanza/aprendizaje el sujeto es el alumno y el objeto esel contenido educativo. Ese contenido tiene, por así decir,una materia y una forma. La materia es el conocimientoque se imparte y se recibe, la forma es el medio, soporte oformato que transmite ese contenido. Marshal McLuhan fue el primero que detectó laimportancia de la forma en la transmisión delconocimiento. Su famoso lema: “el medio es el mensaje” esuna expresión extrema que, en el límite, identifica la formacon el contenido. Pero la revolución digital invirtiónuevamente los términos y, si seguimos el razonamientode Nicholas Negroponte, tenemos que concluir,necesariamente, que el medio ya no es más el mensaje. Enefecto, cuando se irradia un conocimiento en formaplenamente digital, el receptor puede elegir el medio, elsoporte, que prefiera para recibir el mensaje (texto, voz,imagen). La metamorfosis se produce a la llegada delmensaje a la computadora. La información que llevan losbits se convierte en mensaje humano sólo al llegar adestino. Esta libertad de elección tiene su mayor enemigoen el tecnocentrismo. El tecnocentrismo actual deriva, precisamente, de lainvasión de la forma sobre el contenido. Las nuevastecnologías electrónicas han creado soportesverdaderamente prodigiosos para transmitir todo tipo deinformación que eran inimaginables hace apenas unadécada en el campo de la educación. Pero, la adecuación delas nuevas formas a los nuevos contenidos es aún70
  • 71. ambigua. El camino que propone el tecnocentrismo esverter sin más el viejo contenido en las nuevas formas.Sabemos que esta transferencia tecnocéntrica ha llevadoal fracaso en muchos otros campos. La única salida serárenovar el contenido de la educación, su forma ya estádecididamente encaminada hacia los soportesinformáticos y de comunicación, pero no deben ser éstoslos que guíen el proceso educativo, sino lo contrario. Por otra parte, la proliferación de equipos decomputación, periféricos, redes telemáticas, bancos dedatos, programas educativos de todo tipo (software ycourseware) ha creado una situación paradójica en elmercado. No hay guía de compras o catálogo deequipamientos que perdure, la renovación es tan aceleradaque el educador pareciera condenado a vivir en laobsolescencia. El usuario no sabe por dónde comenzar y sepierde en el laberinto creciente del mercado educativo.Contra esta sensación paralizante el mejor remedio es unbuen asesoramiento profesional, el peor es seguirciegamente los consejos interesados de los vendedores deesta nueva tecnología educativa. El abanico dealternativas para la compra de nueva tecnología puede seramplísimo, como en los países centrales y productores, omuy estrecho, como en la mayoría de los países periféricos,pero en todos acecha el mismo consumismo. Una versión“rica” del consumismo de tecnología es la acumulacióninútil de software educativo, una versión “pobre” es lautilización de equipamientos inadecuados (por ejemplo,computadoras de memoria muy limitada, impresoras debaja resolución, etcétera). Algún día el consumidor podráexigir equipamientos mejor adaptados a la educación quelos que se venden hoy en el mercado. Las máquinas y lascomunicaciones serán más accesibles y de costos muyreducidos. La distorsión actual no tiene futuro. 71
  • 72. La Educación DigitalVersión Internet El software de dominio público Una de las vertientes más tentadoras delconsumismo se origina en la libre disponibilidad decentenares de horas de cursos y programas de todo tipo,que el educador tiene a su disposición. La tendencia aconsumir lo que es gratis, o muy barato, crece con esteefecto de “canilla libre” e incide negativamente sobre unaselección crítica del software en cuestión. Algunos sonrealmente aprovechables, otros no. El problema habituales que el administrador de un establecimiento escolar, porejemplo, ante la alternativa de comprar un nuevosoftware educativo o acceder al de dominio público, podráinclinarse hacia este último sin contar con suficienteselementos de juicio respecto de su verdadera utilidadpedagógica. Sería como salir a comprar un libro por elprecio y no por el contenido. En esta elección puede incidirtambién algunos espejismos tecnocéntricos. Mucho software que pretende ser educativo sigue laevolución normal de un juguete. Se empleaapasionadamente al comienzo y luego se olvida. Estacurva con un máximo de uso es propia de instrumentos(juguetes, herramientas) que cumplen solo una funciónlocalizada en el espacio y en el tiempo. Son restringidos aun contexto, no se pueden generalizar debidamente. Unaforma de apreciar el valor didáctico de una aplicación essu rendimiento multifacético. Por ejemplo, un mismoutilitario como el procesador de textos puede aplicarse endiferentes niveles de complejidad y en variados contextoseducativos. Por eso es de gran valor. En conclusión, eleducador deberá navegar con prudencia entre losextremos del consumismo y del tecnocentrismo, preservarsu libertad y defender criterios de valor.72
  • 73. 73
  • 74. La Educación DigitalVersión Internet VIII. LA BIBLIOTECA DIGITALI nvitamos ahora a nuestros lectores a recorrer y consultar una biblioteca digital. No se trata de una visita al futuro sino a una realidad accesible con la tecnología actual. Recogiendo valiosos fragmentos aquí y allí podremos armar un rompecabezas digital ymultimedial que será de utilidad en la vida escolarcotidiana. Para ello es preciso entrar en el debate del libro,de la lectura y de la escritura en la era digital. Atomos versus bits Esta distinción expuesta con contundencia porNicholas Negroponte es central en la discusión sobre lafunción del libro en la era de la educación digital. El librocomo objeto físico (y, por extensión, todas laspublicaciones, las revistas y los diarios) está hecho de“átomos”, que es menester imprimir, encuadernar,conservar y distribuir. Lo mismo sucede con los demásmedios audiovisuales (discos, casetes, vídeos, CDs,etcétera). Estos objetos requieren en la actualidad unatecnología muy especializada y costosa dealmacenamiento, producción y de distribución. El negociodel libro mueve enorme cantidad de personas y de dinero74
  • 75. alrededor del mundo y se encuentra en permanenteexpansión. Todo indica que se está creando un nuevo “espaciodigital” que movilizará recursos aún más importantes quelos que emplea la empresa editora tradicional basada en elsoporte material –en los átomos– del texto y de lasimágenes. Al pasar de los átomos a los bits entramos enotro terreno, apasionante pero casi inexplorado. Aquí estáel problema, creemos que los conceptos de “lector” y de“lectura” deberán ser reformulados y ampliados en la eradigital. Lo que sigue es una tentativa de reflexión quepodrá ayudar a implementar en la práctica educativa unabiblioteca digital y multimedial. El libro dual El libro es el fundamento de la civilización. No sepuede imaginar una educación sin libros, sin publicaciones.Se trata de un soporte material de las ideas,suficientemente robusto para no degradarse demasiadocon el paso del tiempo, liviano para transportar, detamaño apropiado para sostener con las manos, fácil deapilar y de conservar, etcétera. Una especie de ladrillouniversal, elemento indispensable de toda construcciónintelectual, una memoria externa confiable y resistentesobre la cual se ha construido la sociedad moderna. Verbavolant scripta manent, las palabras se las lleva el viento,los textos quedan y aseguran la transferencia deconocimientos de generación en generación. Tanto es asíque hasta ahora una visita a la biblioteca de un colegiorevelaba la calidad de la enseñanza que en ella se imparte.Por el contrario, la carencia de libros equivalía a unsíntoma de engaño o censura, de atraso cultural, depobreza mental y económica. Esta situación ha cambiado en forma radical. El libromoderno no necesita un soporte material ¡ni siquiera unaestantería! Todas las funciones que hasta el momento ha 75
  • 76. La Educación DigitalVersión Internetcumplido el libro, y algunas otras que aún nos cuestaimaginar, pueden trasladarse al mundo de los bits. Estecambio de los átomos a los bits abre nuevas esperanzaspara las instituciones educativas más pobres y marginadasy modificará decisivamente las inversiones culturales delindividuo y de la sociedad. A corto plazo, todos los textos, libros, diarios yrevistas, serán “duales”, una versión en soporte de papel yotra en soporte digital. Sin ir más lejos tenemos el ejemplode una enorme cantidad de diarios y revistas (más de milpublicaciones) que se venden en el kiosco de la esquinacomo siempre pero se distribuyen al mismo tiempo porInternet a todo el mundo. Algunos lo hacen en formagratuita, otros exigen un abono mensual. Estas opcionesrevelan una cierta indecisión comercial respecto de lapenetración en el nuevo mercado digital, pero se trata deun tema que será resuelto progresivamente. Esto suponeresolver también el tema de los derechos de autor y delcomercio de las ideas o patentes en la era digital. Nuestro libro fue realizado en una versión dualdesde su concepción. Como autores nos reservamos elderecho de hacerlo así. Además nos complace pensar queestamos colaborando para disminuir una brecha digital enel mundo del libro. Tal vez el lector comience por hojear ellibro en su versión digital a través de la red pero siempretendrá la posibilidad de adquirirlo en una librería o,simplemente, lo imprimirá en su casa (tal vez en papelreciclable). En definitiva, nada impide, desde un punto de vistatécnico, que un libro impreso como “átomos” pueda sertambién distribuido por la red en bits. De hecho los librosactuales se escriben con un procesador de textos, nacenbajo el formato digital y son aptos para su distribucióninmediata por las redes digitales.76
  • 77. La calidad digital Un colegio bien equipado cuenta ya con unaimprenta electrónica para editar e imprimir en papelcualquier texto. Si a ello sumamos una preocupaciónespecífica por el diseño gráfico y artístico se podránproducir ejemplares de calidad profesional en las másvariadas disciplinas. No se trata aquí de competir con laproducción industrial sino de crear un ambiente propiopara el libro personalizado y artesanal. Pero al mismotiempo aquel libro, revista o diario escolar, podrá serdistribuido por la red interna de computadoras del colegioo por Internet, lo que exigirá también aspirar a una“calidad digital”. Para ello será necesario cambiar losparadigmas habituales. Cuando se prepara un hipertexto,cuando se diseña un home page, una carátula electrónicapara la red digital, en realidad no se “escribe” una páginabidimensional sino que se la “esculpe” en un espaciovirtual de innumerables dimensiones. Nos estamosenfrentando a cambios muy profundos en el mismoproceso intelectual. Leer y escribir En este sentido no vendría mal poner un poco más decerebro en la educación. Por de pronto los progresos de lasneurociencias cognitivas han demostrado de manerairrefutable que el procesamiento cerebral de la escritura noes el mismo que el de la lectura. La evidencia histórica yanos había revelado que un buen copista de manuscritos nonecesitaba saber leer si sabía copiar cada signo lingüísticocomo un grafismo. Desde el punto de vistaneurocognitivo, las observaciones médicas hanconfirmado también que las lesiones cerebrales queproducen un deterioro en la escritura (agrafias ydisgrafias) no siempre se acompañan de una dificultadpara la lectura (alexias y dislexias) y viceversa. La 77
  • 78. La Educación DigitalVersión Internetadquisición de la lectura es independiente de la escritura. Asu vez, la experiencia escolar nos permite reconocer adiario que el dictado es diferente de la redacción, que lacopia fiel de un texto no depende de la caligrafía ni de laortografía, etcétera. Hay, además, muchas maneras deleer un texto y estas han evolucionado con los tiempos ylas culturas. Llegamos de esta manera a la conclusión deque el llamado aprendizaje de la lecto-escritura es elproducto híbrido de la “razón burocrática”, de losprogramas escolares, más que un dato neurocognitivounívoco. Este panorama se enriquece enormementecuando pasamos al mundo digital, del texto al hipertexto. Textos e hipertextos Hoy llamamos “hipertextos” a objetos con múltipleslecturas, es decir a conjuntos integrados por varios nivelesde conexión entre textos, imágenes y sonidos. También seconocen como “multimedios”. Una genuina bibliotecadigital es esencialmente hipertextual y requiere unaeducación concorde. Nos resistimos a hablar de“hiperlectores de hipertextos”... pero desearíamos contarcon una palabra nueva para designar al usuario de unabiblioteca digital. Debemos aceptar que las nuevas tecnologíasdigitales exigen nuevas formas de expresar elpensamiento. Lamentablemente tenemos la tendencia derepetir en el campo digital lo que hemos hecho antes conlos libros, la lectura y la escritura. Reflexionemosbrevemente sobre la historia de la palabra escrita. Elverbo, la palabra, en muchas civilizaciones poseía unsignificado sagrado y como tal era resguardado y temido.El ideograma, el jeroglífico, la palabra dibujada o impresa,llegaron a convertirse en verdaderos objetos de culto,algunos de tal belleza que resistieron el paso de los siglos ysiguen provocando admiración.78
  • 79. Muy pronto al texto escrito se le agregó la imagenpictórica. La fascinante historia de los textos ilustrados,desde los manuscritos iluminados de la edad media a losgrabados de los grandes editores del renacimiento ha sidobien estudiada. En realidad los textos ilustradosrespondían a la demanda social y religiosa por una mayorcomprensibilidad y accesibilidad de la palabra escrita. Eneste sentido los multimedios actuales representan el nivelmás desarrollado de un libro ilustrado. Es interesanterecorrer un poco la historia para comprobar que losiconoclastas fueron siempre enemigos de una lecturahipertextual, diríamos hoy. Aunque parezca mentira,muchos eruditos se opusieron, no hace tantos años, a laproliferación de los libros de arte con reproducciones encolores, por el temor de perjudicar para siempre la imagende una obra maestra. En realidad el problema de la reproducción noestriba tanto en la fidelidad de la copia en color sobre elpapel, sino en la forzosa reducción del tamaño de la obraoriginal. Pero en un mundo digital no sólo la calidad de lareproducción es insuperable sino que hasta se puederecuperar la obra en su tamaño original gracias a lageneración de “cuadros virtuales”. Un intento en estesentido ha sido realizado recientemente en el MuseoElectrónico de Toshiba en Tokio, donde el visitante puedeapreciar cientos de obras maestras digitalizadas enpantallas de muy alta resolución, que son transmitidas, apedido, por una red digital desde una base de imágenes. Elsueño de André Malraux de un “museo imaginario”, se hahecho realidad en este museo digital que algún día llegaráa la escuela por Internet. Consultar y navegar Advertimos, por de pronto, que la biblioteca escolarademás de libros y revistas en papel comienza a cobijarotras “especies” de documentos que se conservan enmemorias externas como cintas grabadas, casetes, vídeos, 79
  • 80. La Educación DigitalVersión Internetvideodiscos, bandejas y columnas de CD-Roms. Hay en elmercado cientos de CD-Roms que albergan hemerotecasenteras. Estos intrusos tienen el don de ubicuidad pues alser digitales (o digitalizables) se irradian a través de redesde computadoras para su consulta en forma remota. Labiblioteca digital es, a todas luces, más práctica que labiblioteca tradicional. Además es más participativa ydemocrática. Pero, atención, eso no significa que el lugar de labiblioteca desaparezca de la escuela sino todo lo contrario.A nuestro parecer la biblioteca debería convertirse en elprincipal lugar de encuentro de toda la comunidadeducativa. En el lugar de mayor calidad y movimiento detodo el colegio. Pero sus funciones serán muy diferentes alas tradicionales, no sólo concentrarán sino que irradiaráninformación, permanentemente. Para aquellos adultos que aún piensan erróneamenteque la computadora crea pequeños seres autistas nadamejor que pasar un tiempo en una biblioteca digital de unaescuela moderna. Lo comprobamos a diario en el colegioSan Martín de Tours. Las alumnas de la nueva generacióndigital hacen todo a la vez, copian textos e imágenesinteresantes, prestan atención al sonido y a la vozmientras toman notas e intercambian ideas frente a unapoderosa computadora donde guardan sus hallazgos.Además transmiten sus resultados por la red a suscompañeras. Lo más novedoso para el docente provienedel aprendizaje horizontal que espontáneamente ocurreentre los usuarios de cualquier edad en una bibliotecadigital donde la interacción entre personas y máquinas esintensa e íntima. Por ejemplo, cierta vez recibimos a través de losavisos cotidianos de la cartelera electrónica del colegio lainvitación para un concurso literario. Bajamos esedocumento a nuestra computadora, lo abrimos y leímos lasbases del concurso, los nombres del jurado y oímos –cosaincreíble– la voz de una niña de corta edad que nos80
  • 81. invitaba a participar en este premio. Todo ello desdenuestra casa. Quienes repiten aquello de que los alumnos“ya no leen” seguramente no han pasado por laexperiencia de una biblioteca digital. ¡Lo que pasa es que selee de otra manera! Pero el fenómeno realmente decisivo es que estenuevo espacio “hiperliterario” trasciende los límitesfísicos, arquitectónicos y geográficos, de una biblioteca enparticular gracias a Internet y a la World Wide Web, www.Se trata de una consulta hipertextual al instante que apelaa las miles de redes de computadoras locales o Webs. Enlugar de consultar con el bibliotecario de la escuelapedimos simplemente a una de las “máquinas debúsqueda” de Internet que nos procure tal o cualinformación. Por este procedimiento de consultacomenzamos a “navegar” por Internet y saltamos de unabiblioteca a otra con la facilidad más asombrosa, pasandode una universidad americana a una biblioteca europea, deun laboratorio de investigación a un museo de arte. Alcabo de un tiempo de navegación por Internet el usuariopuede establecer un conjunto amplísimo de contactosplanetarios. No hay nada más impresionante para unlector que entrar en las grandes bibliotecas del mundodesde su computadora personal y recorrer el ficheroelectrónico de millones de libros, como si estuviera usandouna terminal en la misma sala de consultas de unabiblioteca situada en las antípodas. Con Internet el lector se encuentra provisto de unaherramienta poderosísima, jamás soñada. En algunoscasos no sólo es posible consultar los catálogos completosde bibliotecas y de casas editoras, sino también leer en suintegridad cientos de revistas de ciencia, negocios, artesque se encuentran completamente digitalizadas (textosintegrales e imágenes) en bancos de datos accesibles através de la red. Pero, a diferencia de las revistas, loslibros raramente llegan a nuestro poder por la red. En sumayoría las grandes bibliotecas (y empresas editoriales) 81
  • 82. La Educación DigitalVersión Internetguardan celosamente sus tesoros como átomos que bienpodrían estar en bits y ser distribuidos a todo el mundo. Esto es paradójico pues la inmensa mayoría de laspublicaciones actuales han sido producidas en formadigital en una computadora. Muchos nos preguntamos siaún tiene sentido seguir construyendo bibliotecasgigantescas para albergar tanta información, cuando lasredes serían el lugar más apropiado para conservarla ydistribuirla. Se necesitará, sin duda, una profunda revisiónde las leyes de derechos de propiedad intelectual o deautor para volcar esta información en las pistasinformáticas. Pero nadie cuestiona que este será un pasoineludible para la expansión del saber, para atravesar elumbral de la nueva sociedad del conocimiento. Y esta seráuna sociedad digital.82
  • 83. 83
  • 84. La Educación DigitalVersión Internet IX. LA COMPUTADORA HOGAREÑAL a educación siempre fue compartida entre el hogar y la escuela. La ventaja de concurrir a la escuela primaria pública y obligatoria se hizo evidente en el caso extremo de padres analfabetos. Ese simple hecho permitió elengrandecimiento de las naciones y distribuyó con mayorequidad el conocimiento entre los hombres. Pero a medidaque toda la sociedad se fue educando, el hogar haretomado una mayor relevancia en el proceso educativo,llegando incluso a favorecer la creciente opción por unaeducación predominantemente hogareña en algunasfamilias dispuestas a hacerlo. En esta nueva era, gracias precisamente a laeducación digital, “las escuelas entrarán en las casas” pordiferentes líneas o conexiones. Tanto las redes telemáticascomo las videoconferencias serán puestas al servicio de laeducación en un grado difícil de imaginar en el momentoactual. Las familias, por ese motivo, deberán aprender aorganizarse de otra manera para recibir al maestro en lacasa. Y las escuelas, a su vez, deberán prepararse pararecibir mejor a la familia en la institución. Se creará así unnuevo intercambio, más justo y solidario.84
  • 85. Nadie imaginó que el mayor mercado para lascomputadoras sería un día el hogar. Ahora es un datosociológico y comercial de trascendencia incalculable. Poreso, repetimos, las instituciones educativas deberánreplantear toda su estrategia educativa, que en general seha basado en llevar los alumnos a clase en lugar de llevarla clase al alumno... Es verdad que la educación adistancia, especialmente la universitaria, se está abriendoa esta nueva realidad, pero también es cierto que laeducación presencial y la educación a distancia están aúnmuy disociadas, son como dos esferas tangentes denuestra sociedad. En lo que sigue intentaremos esbozaruna integración creciente entre la casa y la escuela a travésde redes digitales, sin entrar en el camino incierto de lasutopías, pero alertando sobre las consecuencias de lasopciones tecnológicas y pedagógicas que tomemos en estemomento decisivo para la educación. Hasta hace poco tiempo las computadoras sellamaban “personales” (personal computers,abreviadamente PC) porque tenían un dueño, pero estabanaisladas. Ahora, en forma creciente las computadoras son“interpersonales”, no tienen dueño ya que estánconectadas en red, cualquiera se puede sentar frente a unade ellas y apropiarse de la herramienta informática parasu beneficio en cualquier lugar del planeta. Los caminos delas comunicaciones telemáticas son amplios y variados ycrecen sin cesar. Muchos de estos canales de comunicaciónson aún lentos y estrechos (ancho de banda reducido) perocon la implementación de nuevos materiales (fibrasópticas, por ejemplo) y con el impulso de la desregulación anivel mundial de las compañías telefónicas, de videocabley televisión, es de esperar cambios sustanciales en larapidez y costo de las comunicaciones por computadora enun corto plazo. 85
  • 86. La Educación DigitalVersión Internet ¿Un nuevo mueble o un nuevo instrumento? Con las computadoras está sucediendo un fenómenosimilar al de los teléfonos, radios y televisores domésticos.En un comienzo existía apenas sólo un aparato para todospero al cabo de un tiempo cada miembro de la familia sefue independizando y logró contar con su propio equipo.Lo mismo se repite con las PC. La existencia decomputadoras portátiles, además, ha permitido unamultiplicidad de usos y una movilidad constante, comoocurre con el teléfono celular o el inalámbrico, que no estáen ningún lugar y está en todas partes. Por eso, podemosprever la multiplicación creciente de estas herramientasinformáticas bajo un mismo techo. Pero la computadorano es un mueble más. Es más bien como un instrumentomusical, como un piano, instalado en un lugar fijo o comoun violín, portátil. Es más, podemos prever que cadamiembro de esa familia contará con su “instrumentoinformático” predilecto y además podrá usar el de losdemás. En realidad las computadoras domésticas deberíanestar todo el día encendidas y conectadas a la red comoinstrumentos educativos omnipresentes y activos paratoda la familia. Juegos y juguetes electrónicos Ya es un paso muy promisorio lograr la instalaciónde la primera computadora en la casa. Ocurre que nosiempre se la sabe usar adecuadamente. Para los padresque con esfuerzo han adquirido una computadora puederesultar frustrante ver el tiempo que pasan sus hijos en lacomputadora entreteniéndose con simples “jueguitos ”. Eltema de los juegos electrónicos es recurrente, elconsumismo es inapelable y la presión comercialinsostenible. ¿Qué hacer entonces si el uso predominantede la computadora doméstica es un juego? No existe unareceta ni una respuesta universal. Mucho depende del86
  • 87. ambiente familiar, de las pautas culturales, de los valoresmorales y de la educación que reciben los niños y losadolescentes de hoy. Por de pronto no todos los juegos electrónicos sondesechables. Hay en el mercado juegos muy instructivos.Entre los más interesantes se encuentran los que simulan elvuelo de un avión, con sus comandos y pistas de aterrizaje,las “aventuras” para encontrar un tesoro o descubrir eldesenlace de una historia de suspenso, los CD-Rominteractivos y más recientemente los juegos grupales enInternet. Hay infinidad de juegos posibles.Permanentemente se lanzan nuevos productos al mercado.Algunos expertos creen que las grandes empresas dejuegos electrónicos convertirán a la computadorahogareña en un instrumento de comunicación y deaprendizaje de muy bajo costo. La prueba es que muchosdestacados innovadores en estos campos se han dedicadoa crear instrumentos de “educación-entretenimiento”.Pensamos que la escuela deberá encarar ese problema defrente y recomendar a los padres los mejores juegoselectrónicos computacionales. De esta manera, en lugar demantenerse a distancia de los juegos electrónicos, laescuela podría convertirse en el mejor asesor en el tema.Para ello se necesitaría crear un equipo de educadoresinteresados en estudiar el tema. Ello sucede en algunosinstitutos universitarios de gran prestigio científico dondela industria del juguete financia investigacioneseducativas de avanzada, como sucede en el MassachusettsInstitute of Technology. Por otra parte, sabemos perfectamente que lafunción lúdica es esencial para todo aprendizaje, laposibilidad de explorar con placer un nuevo mundo,competir y colaborar, buscar y encontrar, es fundamentalpara el desarrollo humano. Cuando los adultos semaravillan por la facilidad que los niños demuestranfrente a las máquinas olvidan que esos niños “juegan conlas computadoras”, tienen el placer de experimentar sintemor hasta las últimas herramientas de un procesador de 87
  • 88. La Educación DigitalVersión Internettexto o de un graficador, a diferencia de los mayores, quese atienen muchas veces a lo que aprendieron de unprofesor de computación o se restringen a la lectura delmanual. Esta libertad hay que estimularla y no debe sercoartada con argumentos principistas, que tampoco sonválidos en otros terrenos del aprendizaje. Si un niño nopudiera crear libremente su propia colección de caracoles ode mariposas difícilmente se despertaría en él unavocación de naturalista. Lo mismo ocurre con lascomputadoras en el hogar. El joven usuario debe tenerplena libertad para usar su herramienta informática entodo momento. El juego forma parte integrante de estaintimidad con la máquina y con el ejercicio de su propiashabilidades mentales. Robots para armar Los robots creados por el adulto para vender a losniños corren el peligro de convertirse en el “trencitoeléctrico” de fin de siglo. Es decir, en poco tiemposaturarán el mercado del juguete sin operar cambiossustanciales en el aprendizaje del niño o del joven. Todo locontrario sucede con aquellos interesantes objetos paraarmar, modulares, con motores eléctricos, sensores,etcétera, que acoplados con una computadora permiten laconstrucción de auténticos autómatas por parte del mismoniño (el Lego-Logo es una de las plataformas más aptaspara la creación de robots). La tarea constructiva en estecaso se convierte en un campo muy fecundo de aprendizajeintegrado de varias disciplinas, mecánicas, electrónicas ycomputacionales. El mayor problema es el tiempo y el espacio quedemandan estos juguetes computacionales. Es evidenteque lleva mucho tiempo construir una máquina controladapor programas. Por otra parte, estos emprendimientosexigen un espacio protegido. No hay nada más frustranteque desarmar una construcción que ha llevado horas detrabajo para limpiar la habitación... En la escuela también88
  • 89. la falta de espacio para talleres robóticos es la granlimitante para la prosecución de estos ensayosconstructivos. En el hogar, el problema de espacio se haceaún más agudo. Pero algún día veremos seguramentedesarrollar estas actividades constructivas en gran escalaen jardines y patios públicos de la ciudad cuando losmódulos y los procesadores sean de costo accesible paratodos. Muchos piensan que la escuela del futuro será unlugar de encuentro privilegiado para compartirexperiencias de este tipo. Por otra parte, cada día son máslos juegos de construcción compartidos por la red y losautómatas o “agentes virtuales” en el ciberespacio deInternet. Esta es una nueva frontera que está abierta a laeducación y que anuncia nuevas formas de construir engrupo algo interesante en el espacio virtual digital, enequipo y a distancia. Todo está por hacer y explorar eneste nuevo campo. La impresora silenciosa La impresora en la casa plantea problemas crónicos(como sucede también en la escuela). Generalmente sequeda sin tinta y sin papel. La misma inercia cultural, quese transmite desde la escuela donde la información circulahabitualmente en un soporte de papel, alcanzairremediablemente a la casa. Eso se debe a unacontaminación de la nueva cultura de los bits con la“cultura del plomo”, del texto impreso en papel. Si en laescuela los directores, administrativos y docentes estánatiborrados de papeles, de memos, de cuadernos, es lógicoque todo el sistema educativo sufra las consecuencias. Porejemplo, en la mayoría de las escuelas las tareas para elhogar siguen siendo solicitadas en papel. Será preciso cambiar la cultura de la escuela pararesolver el problema hogareño, estimular el uso dediskettes y de las redes y reservar el papel para laproducción artesanal de un buen diseño gráfico. De esemodo el hogar verá desaparecer progresivamente la 89
  • 90. La Educación DigitalVersión Internetpresión sobre la impresión y disminuirá el gasto domésticode papel y tinta. Pero también la familia comenzará ainventar nuevos modos de producción al contar con unaverdadera imprenta electrónica en su casa; es el sueño deun humanista del renacimiento, diseñar y producir supropio libro. El enorme valor educativo de la producciónde objetos artesanales de este nuevo tipo con ayuda de lacomputadora merecerá la mayor consideración. Lo mismovale para la edición electrónica de páginas en Internet. Esuna nueva artesanía de arte digital que tendrá uncrecimiento considerable en el futuro. La red comunitaria El tema de la conectividad es absolutamente esencialpara una escuela abierta al mundo, para una escuelaexpandida que se conecte con la casa del alumno y deldocente. La inversión en buenas conexiones digitalesforma parte ineludible de una buena administración delpresupuesto familiar y escolar. Nuestra idea rectora esayudar a establecer una verdadera comunidad digital online entre la escuela y la casa. Por consiguiente todo lo quefacilite la integración entre ambas tendrá un significadoeducativo y a la larga permitirá la globalización tanesperada de la educación. Ante todo, la existencia de una simple líneatelefónica doméstica abre el hogar al mundo. Pero nosiempre esta condición necesaria es suficiente. Cuando seinstala un modem en la línea, una conexión con Internet, elnúmero de comunicaciones aumenta sensiblemente y eltiempo de conexión telemática comienza a interferir con latelefónica. Se producen evidentes conflictos, como sucedeen una casa donde hay varios adolescentes que compitenpor el uso del mismo teléfono. Aquí se trata de unasuperposición de funciones, que es preciso clarificar concuidado. Por un lado el uso habitual y doméstico delteléfono, por otra el nuevo uso de la misma línea90
  • 91. telefónica para enviar y recibir mensajes y navegar porInternet. En efecto, una escuela bien provista encomunicaciones por red “irradia” informaciónconstantemente y el usuario, docente o alumno, tieneacceso a la comunidad educativa en su integridad en todomomento. Es preciso que la casa se encuentre equipada enconsecuencia para responder a este nuevo sistema decomunicación en red, comenzando por conectar a todas lascomputadoras del propio hogar. Para ello sería idealinstalar en cada casa una nueva línea telefónica para lascomunicaciones por computadora y, muy pronto, unaconexión ISDN para videoconferencias. 91
  • 92. La Educación DigitalVersión Internet X. LOS NUEVOS INSTRUMENTOS DEL PENSAMIENTOE l mundo digital viene acompañado de muchos instrumentos. Uno más interesante y apasionante que otro. Forman una verdadera orquesta que se encuentra en permanente expansión. Estos instrumentos nos acompañarán durante todanuestra vida, bajo una u otra forma. Ellos nostransformarán y nosotros a su vez los transformaremos.Se han convertido en los nuevos instrumentos delpensamiento humano que permitirán transformar laeducación de las próximas generaciones. Sabemos que noserá fácil lograr su plena integración en el ambienteescolar, pasaremos por muchos desencuentros,desafinaremos constantemente, pero tenemos esperanzade alcanzar un pensamiento sinfónico en un par degeneraciones. Procesadores de textos, una nueva forma de escribir. Los procesadores de textos han evolucionadoenormemente desde sus primeras versiones rudimentariasy costosas hasta convertirse en verdaderas ayudaseditoriales al alcance de todos. Gutenberg decía que con92
  • 93. sus pocas letras de plomo había creado un ejército paraconquistar al mundo ¡qué se podrá decir entonces de estasmáquinas digitales! Pero si la imprenta del renacimientovenció al analfabetismo, la nueva imprenta digital podrácrear nuevos analfabetos si la dejamos solamente enmanos de los expertos adultos. Como dijimos, los niñosaprenderán a escribir directamente con las computadorassin pasar por el lápiz y el papel. Ellos nos guiarán en elproceso de adquirir nuevos hábitos de trabajo. Nadie discute ya las ventajas que brinda lacomputadora para escribir y redactar, en términos develocidad de trabajo, en la flexibilidad para editar untexto, sin mencionar la extraordinaria calidad final deimpresión o presentación. Pero estas ventajas técnicas sóloexpresan la envoltura del proceso transformador que seha generado en la mente misma del autor del escrito. Elprocesador de textos, en efecto, nos ayuda a pensar enforma diferente, nuestro pensamiento se organiza de otramanera puesto que nuestra producción escrita “flota” en lapantalla (no está impreso o cristalizado) y se vatransformando ante nuestros ojos. Esta realimentación esabsolutamente esencial para el proceso creativo y para elaprendizaje de la escritura en los primeros años de vidaescolar. En tal sentido debemos destacar la importancia delcómodo proceso de copiar/pegar (copy /paste) que nospermite con rapidez y facilidad recorrer diferentes lugaresdel texto y transformar nuestras pantallas de manerasimilar a un artesano que pule su obra sin temor aequivocarse, armando y desarmando las frases y las ideas,tantas veces como fuera necesario. También son muyimportantes los diccionarios, los correctores de estilo y lostesauros incorporados al procesador. Gracias a estasherramientas, podemos enriquecer sin cesar nuestrotrabajo escrito dándonos mayor confianza para concluirnuestra obra. 93
  • 94. La Educación DigitalVersión Internet Debemos mencionar también a los “compaginadoreso editores profesionales”, que son como super-procesadores de textos. Estos permiten editar las páginasmás complejas de diarios, folletos, libros, revistas,etcétera. Posiblemente en un futuro estos compaginadoresse confundan con los procesadores de textos en un soloinstrumento con múltiples funciones. Otra familia decompaginadores o creadores de páginas son los que hoycombinan imágenes y texto, vídeo y animación o realidadvirtual, para ser presentados en redes (Webs), pantallas opáginas en Internet. La experiencia con estos instrumentoses aún muy reciente pero todo indica que será muy valiosaen el futuro. La pronta implementación de estasherramientas en la educación digital creará nuevasgeneraciones de alumnos sin tantas limitaciones paraexpresar sus ideas y comunicarlas. El procesador de textos también es un gran aliadocuando debemos trabajar en grupo, sobre todo cuandoqueremos presentar en equipo un mismo documento. Paralos coautores de un texto que necesitan interactuarpermanentemente para pulir, mejorar y enriquecer cadauno de sus párrafos, una de las herramientas más valiosasson las así llamadas “anotaciones” (annotations, enalgunos procesadores). Se trata de pequeños comentariosque ya no quedan “al margen” de la página sino que seintercalan en el mismo texto sin alterarlo, y que puedenguiar al autor para mejorar su tarea. Cuando son varioslos autores de una misma obra es conveniente que cadauno respete “a la letra” el trabajo realizado por su colega.Esta herramienta esencialmente no invasora permitecorregir, criticar o aclarar el texto original, respetando lasideas de cada participante. Finalmente, el procesador detextos unido a un buen sistema de correo electrónicopermite, además, que una determinada idea viaje, setransforme y enriquezca sin límites de manera clara,amable y rápida a través de la red. Este libro fue escrito ycorregido de esta manera entre Buenos Aires y San Isidro,especialmente durante los fines de semana.94
  • 95. No cabe duda de que el procesador de textos es uninstrumento insustituible en la educación digital y hacreado ya un nivel de calidad en la producción intelectual.Lo que llama la atención es que todavía las escuelas siganprivilegiando a la escritura manual, caligráfica. Comodijimos antes, pocos son los que quieren admitir que el niñose alfabetizaría más rápido y mejor con una computadoraque con un cuaderno y un lápiz. La tradición pesa aúndemasiado y se niega la evidencia. Un simpático ratón El ratón o mouse es la prolongación de nuestra manoy de nuestra mirada en la pantalla, nos permite señalarobjetos, oprimir botones, operar selecciones, abrir y cerrarcarpetas, poner en movimiento un vídeo, todo ello con lamáxima facilidad. Ha sido uno de los inventos másnotables de la época. Hay ratones de muchos tipos (conrabo y sin rabo), algunas versiones ni siquiera exigendesplazar la mano, basta hacer girar una bolita (track ball)o simplemente mover el dedo sobre una superficie (trackpad) para desplazar el puntero sobre la pantalla. Nosresulta difícil imaginar hoy la lejanísima época de lascomputadoras sin el mouse. Pero todo comenzó hace pocomás de una década en Xerox y Apple, en la California deWalt Disney y, como Mickey Mouse, este otro ratóntambién conquistó al mundo entero (digital). Una enseñanza más portátil El mundo digital trae consigo la última tecnologíaportátil. Esta tiene una gran ventaja sobre la tecnologíaestática ya que permite llevar el conocimiento a cualquierlado. Por ejemplo, si un grupo de alumnos va al campo atomar mediciones, juntar muestras, etcétera, paraprocesarlas después en el laboratorio de su colegio, estarásujeto a una pérdida de información, a una menorprecisión, al deterioro de las muestras. En cambio en la 95
  • 96. La Educación DigitalVersión Internetera digital se pueden hacer mediciones confiables en elmismo lugar, obtener los resultados on line y hastacompartirlos inmediatamente si fuera necesario porcorreo electrónico. Toda tecnología portátil debe estar acompañada debuenos sistemas de comunicaciones. Por ejemplo losteléfonos celulares actuales, muy prácticos y de grandifusión, nos permiten (cada vez con mejor calidad ymayor ancho de banda de comunicaciones) mantener laconexión en red mientras nos movemos o nosencontramos en lugares muy alejados. También muy útilesson los famosos pagers, que permiten recibir un mensajeescrito en cualquier lugar en forma discreta, no invasora.La tecnología celular más reciente permite también lacombinación de telefonía y mensajería en un solo sistema,con ventajas evidentes. La telefonía celular satelitalbrindará, además, enormes beneficios cuando esté alalcance de todos. Algunas escuelas modernas se estánfamiliarizando con estos equipos portátiles, especialmentepara salir de excursión, pero pocas veces hacen un buenuso educativo de estos recursos. Es otra asignaturapendiente. Si generalizamos esta idea de una “educaciónportátil” podríamos ampliar notablemente el ámbitonatural del aprendizaje. Por ejemplo, en lugar decuadernos, ¿por qué no emplear computadoras portátiles?En efecto, las laptop, (literalmente: computadoras paraponer sobre la falda) se están haciendo cada vez máspopulares y económicas. Su capacidad es comparable a lascomputadoras de escritorio (desktop) y tienen ventajasmuy notorias. Gracias a su movilidad nos permiten llevartodos nuestros trabajos de un lado a otro y alcomunicarnos desde nuestra laptop por modemseguiremos conectados on line desde cualquier lugar. Perolas escuelas en general rechazan esta tecnología, siguenamarrando las computadoras a los bancos de trabajo, lescortan las alas. Sólo en casos excepcionales, para unalumno discapacitado por ejemplo, hemos visto que la96
  • 97. escuela se atreve a abrir la jaula de las computadoras y leofrece la alternativa más racional de una laptop. pero ¿porqué sólo para unos pocos? Nuestra experiencia de ofrecercomputadoras portátiles para llevar a la casa, así como sepide prestado un libro en la biblioteca, es alentadora.¡Ojalá se hiciera universal! Hay también otros instrumentos denominados“asistentes personales digitales” (PDA, personal digitalassistants) que son computadoras minúsculas que caben enla palma de la mano. Son en realidad verdaderascomputadoras de bolsillo. Estos instrumentos portátilesforzarán a la escuela a trabajar en forma distribuida, sinhorarios rígidos y desde cualquier lugar. En definitiva, lamovilidad propia de la era digital tendrá un impactotremendo en la práctica educativa. Todo confluye paraliberar a la escuela de sus ataduras físicas actuales, parasalir de sus cuatro paredes y de la página impresa. Diseños con computadoras Los “sistemas de diseño asistido por computadora”(CAD, computer assisted design) permiten realizarsimulaciones completas de los objetos diseñados porcomputadora, pasear por el interior de edificios, recorrerpaisajes inexistentes o el propio cuerpo humano. Soninstrumentos insustituibles para artistas, ingenieros,arquitectos y científicos. Estas herramientas no sólo nosayudan a pensar sobre los objetos construidos de unamanera más realista sino que nos permiten expresar mejornuestras ideas, diseños o proyectos. La educación digital podría también incluir estasherramientas para enseñarnos a diseñar mejor los nuevosespacios de aprendizaje que requiere la escuela del futuro.Podríamos mejorar y embellecer constantemente loslugares de encuentro y hacerlo entre todos, alumnos,docentes y arquitectos, en lugar de asumir pasivamente unespacio físico predefinido e inmutable. Aprenderemos de 97
  • 98. La Educación DigitalVersión Internetesta manera a ser más críticos sobre el espacio físico quededicamos a la educación presencial dentro de la escuela. Una ayuda considerable en esta tarea del diseñoproviene de aquellas herramientas maravillosas que sellaman “graficadores”. Los hay con diferentesorientaciones, algunos se especializan en la pinturaartística, otros en el dibujo técnico. Ambos tipos degraficadores son instrumentos fundamentales para mirarcon otros ojos los dibujos o diseños que creamos en lapantalla. Para ello podemos usar el ratón o mouse (contodas sus variantes ergonómicas) y lápices sensibles a lapresión en las “tabletas gráficas”. La plasticidad en eldiseño que nos ofrece el mundo digital es ilimitado.Podemos contar con millones de colores, cientos deinstrumentos para borrar, cortar, superponer, mezclar.Estas herramientas digitales no se deterioran, se adaptana nuestras habilidades, se vuelven más personales amedida que progresamos y, sobre todo, estimulan elproceso constructivo con marchas y contramarchas hastaobtener nuestro objetivo. Finalmente, los graficadoresacoplados a un buen sistema de correo electrónicopermiten que los gráficos viajen de una persona a otrapara lograr un diseño final aceptable por todos. Podemosde esta manera trabajar grupalmente en pinturas digitalescompartidas en talleres virtuales a distancia. El eslabón de oro de las comunicaciones: el modem Este elemento esencial (modem: modulador/de-modulador) permite unir los mundos digitales y analógicospor líneas telefónicas. Hay muchos modelos de modem enel mercado y muchas velocidades de transmisión. El“baudio” es la unidad de medida de velocidad decomunicación telemática, en homenaje a J.M. Baudot,pero a los efectos prácticos se emplea generalmente eltérmino “bits por segundo” bps. Este libro transitó por lared en innumerables versiones entre ambos autoresempleando dos modems que transmiten a 28000 bps. En el98
  • 99. futuro los modems telefónicos serán tal vez reemplazadospor equipos de modem/cable, de mayor velocidad, que nospermitirán visualizar un vídeo digital generado en elmismo momento a miles de kilómetros en nuestracomputadora doméstica con altísima definición. También existen modems de radio de gran uso entrelos radioaficionados. Pueden ser de utilidad, además, paraconectar en red ¡gratuitamente! a escuelas marginales omuy distantes de centros poblados a través del correoelectrónico. El proyecto del Laboratorio de EstudosCognitivos que dirige Lea da Cruz Fagundes en laUniversidad Federal de Rio Grande do Sul, en PortoAlegre, Brasil, ha permitido que algunas escuelas seconecten por radio a Internet, a costo cero. El correo electrónico siempre llega a destino Es uno de los instrumentos de mayor utilización anivel mundial y el de mayor crecimiento en estos últimostiempos. Permite enviar mensajes a cualquier personaconectada a la red digital sin importar la distancia o lacantidad de bits. No importa la distancia, el mensaje emitido llega adestino inmediatamente a cualquier punto de la red. Elmensaje viaja en forma de paquetes de bits, como losvagones de un tren. Los paquetes pueden viajarseparadamente por diferentes caminos, pero cuandollegan a destino se unen en perfecto orden. El mejormensaje electrónico es corto y sintético, pero cuando seabren las compuertas a la comunicación, como realmentesucede en una escuela digital, por ejemplo, la imaginaciónbrota de manera incontenible. En el colegio San Martín deTours, por ejemplo, es muy común que las alumnas envíensus mensajes con frases escritas en colores, cosa que pocasveces se ve en el ámbito académico acostumbrado a unatransmisión ascética y lacónica (¡todavía hay algunos 99
  • 100. La Educación DigitalVersión Internetcientíficos que creen que el color no agrega ningunainformación al mensaje!). Tampoco incide significativamente la cantidad detexto involucrado, y esto sucede por primera vez en elcampo de las comunicaciones. Además, el mensaje digitalpuede ser enviado a centenares o miles de personassimultáneamente sin aumentar el costo. Es interesantemencionar, finalmente, que las comunicaciones digitalespor el sistema de “tarifa plana” (flat fee) han permitido uncrecimiento del correo electrónico realmente asombroso.Con una tarifa plana no se paga por comunicación, pormensaje, sino por mes de uso, por ejemplo, y la ocupaciónde las líneas es absolutamente libre en todo momento deldía. Este sistema de abono mensual es ideal para unaescuela digital. Según los países y el sistema de conexiónelegido sólo se paga la comunicación telefónica local si nose cuenta con una línea directa a Internet. Algún día,esperamos, los costos de las comunicaciones seráninsignificantes. Por otra parte, los sistemas de correo electrónico hanido simplificándose año a año, y podríamos decir mes ames. Las últimas versiones permiten que junto al texto omensaje escrito puedan viajar sonidos, imágenes einclusive vídeos. Todo tipo de mensaje viaja por la red,independientemente de su “peso” (en Kbits). Estaprodigiosa facilidad de transmitir una multiplicidadsimultánea de mensajes visuales y auditivos tendrá cadadía mayor impacto en la educación digital. En el ColegioSan Martín de Tours la tasa de comunicación creció enforma exponencial cuando se dio a cada uno de losusuarios una dirección personal de correo electrónico enInternet. El correo electrónico ha provocado un saltocualitativo en el concepto de proximidad entre personas.Incorpora incesantemente nuevos códigos culturales,nuevos hábitos. Arthur C. Clark cuenta que cuando seinauguraron las comunicaciones telefónicas entre América100
  • 101. y Europa, un inmigrante preguntó al empleado deteléfonos si podía hablar en italiano desde los EstadosUnidos a su familia en Italia. Algo semejante nos sucediócon un usuario que comenzaba a usar el correo electrónicoy nos preguntó, con la mayor ingenuidad, si podía mandarun mensaje en francés desde Buenos Aires, como si los bitstuviesen nacionalidad y necesidad de pasaporte. En definitiva, el correo electrónico o Email se haconvertido en instrumento de libertad para los ciudadanosen un grado tal que su distribución nos da una pautacertera del grado de apertura de una sociedad. En China,con una población de más de mil millones de personas haysólo unos pocos miles de computadoras en red, en losEstados Unidos, en cambio, son muchos los millones deusuarios de correo electrónico. El fax, una especie en extinción Se trata de un instrumento que irá desapareciendo amedida que se reduzca el uso del papel como documento.Es un elemento todavía muy difundido en el mundoempresario pero en el educativo está limitadogeneralmente a las áreas administrativas. Tal vez una desus ventajas, para los más pequeños, es que no se necesitasaber leer y escribir para usarlo. Los hay con papel y sinpapel, en este último caso el fax se envía directamentedesde las computadoras por los equipos llamadosmodem/fax. Este sistema resulta útil en la fase detransición actual para comunicarse con el mundo de losátomos, desde los bits. Pero son bits mal aprovechados, nopodemos modificar ni editar el fax que recibimos, cambiarsu formato o las letras, salvo que lo podamos digitalizarcon un reconocedor óptico de caracteres (OCR, opticalcharacter recognition). El fax nos ata al emisor en lugar deliberarnos, como hace el correo electrónico, donde los bitsestán a nuestra disposición y nos permiten toda suerte demanipulaciones y ediciones. 101
  • 102. La Educación DigitalVersión Internet WWW, las tres letras mágicas La red www (world wide web) es un subconjunto delsistema Internet que ha revolucionado enteramente elcampo de las comunicaciones. Como su nombre lo sugierees una red que se extiende a todo el mundo. Su crecimientoes tan impresionante que no tiene antecedentes.Esencialmente consiste en la fusión digital de textos,imágenes y sonidos en un soporte común que se irradia alplaneta entero. Habrá pronto millones de webs en elmundo, en los más variados temas, deportes, espectáculos,ciencias, artes, comercio, política, turismo, religión,educación. Para identificarlos es preciso contar con“máquinas de búsqueda” digitales en la red. Ya existencatálogos muy completos de los webs existentes y labúsqueda de un dato se convertirá en uno de los requisitosde la educación digital. Será como pedir una informaciónpor teléfono. Pero debemos advertir que la www es un verdadero“océano digital”. Hay que aprender a “navegar” por él,evitar los escollos y las tormentas. El maestro será másnecesario que nunca para desarrollar entre los alumnosque naveguen por la red el sentido crítico, laresponsabilidad personal y los valores universales. Este“hiperespacio digital” de múltiples dimensiones morales eintelectuales se presenta como un desafío genuino parauna educación integral. En el mundo digital cada uno puede hacer valer susderechos y cumplir con sus obligaciones, con una libertadpocas veces vista. Pero para garantizar una educacióndigital verdaderamente libre y genuina será muyimportante participar en la creación y diseño de webs, entodos los niveles. En particular, convendrá alentar laconstrucción de páginas electrónicas (pages) atractivasque representen las actividades de nuestras institucioneseducativas con la mayor fidelidad y flexibilidad. Aprender102
  • 103. el lenguaje propio de las webs, sus códigos y estilos,dominar sus interconexiones planetarias, será una grantarea para toda persona involucrada en el mundo de laeducación digital. El edificio del conocimiento será, comosiempre, obra de todos. Bases de datos confiables y accesibles Las bases de datos están con nosotros desde lainvención de la computadora. Son prodigiososinstrumentos de organización de la información. Se tratade una “memoria externa”, viva y permanentementeaccesible que nos permite ordenar fichas (registros) coninformación digital, en forma de texto, imagen, vídeo ysonido, dentro de ficheros (archivos) y relacionar unos conotros. Hay dos etapas muy claras en el uso corriente debases de datos. Comenzamos habitualmente por operaruna base de datos diseñada por otra persona, o adquiridaen el mercado (algunas vienen en CD-Roms). Despuéspasamos a dominar las técnicas necesarias para crearnuestras propias bases de datos. Tener el control de laestructura que da soporte digital a la información que nosinteresa es algo muy importante. De más está decir que la base de datos es uninstrumento fundamental en la educación digital, ya seapara usarla como elemento externo de consulta o comosustento de conocimientos personales. Sabemos quehaciéndolo así no solamente ordenamos y clasificamostextos, imágenes y sonidos sino también nuestras propiasideas y pensamientos. Piaget descubrió hace más decincuenta años que la clasificación y el orden son dosoperaciones fundamentales de la inteligencia. Las bases dedatos digitales se podrán convertir, por esta razón, ennuevos pilares de la inteligencia para el alumno queaprenda a construirlas por sí mismo. 103
  • 104. La Educación DigitalVersión Internet Tablas, ábacos y planillas de cálculos, Las planillas electrónicas de cálculo, tan antiguascomo las bases de datos, tienen la particularidad deprocesar números a gran velocidad para realizar cálculosde diverso tipo. Se han ido simplificando en los últimosaños y han hecho la fortuna de muchos. Antes estaban enmanos de contadores y economistas, ahora se handifundido por todas partes. Incluso los alumnos de laescuela primaria pueden incursionar con este valiosoinstrumento que, además, nos permite graficar los datosbajo diferentes formatos y colores. Los gráficos y las tablasson elementos indispensables para la representación dedatos, pero hasta la aparición de las planillas ygraficadores se generaban independientemente. Una vezmás en lugar de separar el mundo digital une. Nos une. El scanner, un puente entre dos mundos Este instrumento admirable permite la transición delmundo analógico al digital. Siempre tendremos objetosfísicos que desearíamos digitalizar, transformar,reproducir, o transportar por redes. Por ahora sólo lopodemos hacer con objetos bidimensionales (en un futurotal vez sean otros los objetos físicos digitalizables). Elscanner es muy popular entre los diseñadores gráficos ycada vez se simplifica más. Se volverán ciertamenteindispensables en la escuela digital donde ya estánsupliendo o reemplazando a las fotocopiadoras. Los hayde varios tipos: Scanners de mesa: son los más tradicionales, separecen a fotocopiadoras delgadas y nos permiten llevar auna computadora/pantalla cualquier objeto bidimensional(generalmente un impreso en papel). Son los más precisos,de mayor capacidad y los más utilizados por losprofesionales del diseño gráfico.104
  • 105. Scanners manuales: existen dos tipos, algunospueden barrer el ancho de una hoja y otros (del tamaño deun lápiz), lo hacen por línea de texto (como si fueran unresaltador). Scanners automáticos: tienen una ranura que recibela página o folleto que queremos digitalizar, lo aspiran einmediatamente se reproduce en nuestra pantalla de lacomputadora. Quedan siempre conectados a lacomputadora, se activan automáticamente cuando seintroduce una hoja y son ideales para cargar informaciónen una computadora, para hacer una base de datos o dedocumentos de la manera más rápida y sencilla. Tambiénpermiten irradiar esa información de forma inmediata porla red. Los tres equipos antes mencionados, secomplementan muy bien con sistemas de reconocimientode caracteres (OCR) que permiten reconocer letra a letrael texto que ha pasado por el scanner para luego podereditarlo en cualquier procesador de texto. Todos estoselementos en sus diversas formas, calidades y usos, sonfundamentales en la educación digital, sobre todo en estemomento de transición cuando los papeles aún nosabruman. Pero lo mejor sería abandonar, dentro de loposible, el papel (y conservar los árboles). Nuevas interfaces y viejos teclados Las computadoras tienen teclados de viejasmáquinas de escribir, diseñados hace un siglo paramecanismos lentos y engorrosos. Por eso una fila delteclado de PC comienza con las letras QWERTY, algo asícomo un fósil de la era industrial en la época de los bits. Setrata de una convención que aún perdura como sucede conmuchos estándares aceptados universalmente a pesar deno ser los mejores. Este libro ha sido escrito, debemosreconocerlo, en un teclado QWERTY. 105
  • 106. La Educación DigitalVersión Internet Felizmente existen otras interfaces paracomunicarse con la máquina digital. Por ejemplo, algunos“reconocedores de voz”, permiten dictar a la máquinadirectamente un escrito, el sueño de la secretariaelectrónica hecho realidad. Pero debemos resignarnos acomprobar que dictar no es lo mismo que escribir, sonprocesos mentales diferentes, y tal vez por eso estossistemas aún no se han difundido masivamente. Sinembargo son una preciosa ayuda para aquellas personascon trastornos motores en las manos que no pueden usar elteclado. También los “tableros de dibujo” digitales estánevolucionando en los últimos tiempos de maneraasombrosa. Nos permiten manejar un lápiz digital ycombinar cientos de herramientas para dibujar o pintar.Podemos afinar su precisión y controlar a voluntad lapresión de nuestra mano sobre la tableta, lo que nos ponedirectamente en contacto físico con nuestra obra. Es unaforma de aprovechar la maravillosa sensibilidad al tacto ya la presión que ha desarrollado la especie humana paraexpresar el talento de cada individuo en el extremo de susdedos. Con una tableta gráfica podemos, además, simulartanto una acuarela salpicada con manchas de agua comouna pintura al óleo. Con la ventaja de que, a diferencia delos materiales tradicionales, las acuarelas y óleos digitalesson perfectamente reciclables, transmisibles, escalables yreproducibles. Es decir, una copia digital no se puededistinguir de la obra original, se puede reproducirincontables veces sin perder la calidad, se difunde por lared y llega a la computadora del amante del arte encualquier tamaño y formato que se elija. En todo taller dearte digital deberá ser éste un instrumento de usocotidiano.106
  • 107. Presentadores para llamar la atención Estos instrumentos son ideales para ilustrarconferencias y seminarios. Permiten comunicar una ideade forma amena mediante gráficos muy coloridos ymuchas veces animados. Estos instrumentos necesitanproyectores digitales sobre grandes pantallas y sonapropiados para crear una atmósfera y mantener elinterés del auditorio. El público se concentra más, losconceptos se aclaran mejor gracias a un desarrolloprogresivo de las imágenes, se pierde menos tiempo quecon los equipos habituales de transparencias odiapositivas. Pero para preparar una buena presentacióndigital se requiere una metodología y una técnicaelaborada. Se trata de un instrumento en constanteevolución que nos acerca cada día más a una presentaciónacorde con nuestro estilo personal de contar las cosas. A diferencia de un pizarrón, que no es programable,una presentación digital bien armada, sintoniza a todoslos presentes, sirve de llave para un diálogo posterior másrico e interesante. Toda institución educativa deberíaposeer este instrumento, pero será preciso aprender ausarlo adecuadamente para no caer en la trampa de unamera repetición de la clase tradicional donde el pizarrón sesustituye por una pantalla. Pero pocos se arriesgan atrasladar sus ideas a un presentador pues corren el riesgode no dar con una sala apropiada, y los más vuelven a lasviejas transparencias o diapositivas, siempre listas. Los mal llamados multimedios La posibilidad de poder juntar y presentar en unmismo espacio, textos, vídeos, fotografías y animacionesen forma interrelacionada ya no es novedad. Estosinstrumentos están evolucionando permanentemente,hace apenas una década se necesitaba un equipo de 107
  • 108. La Educación DigitalVersión Internetexpertos electrónicos para ensamblar esas partes, de allí lapalabra multimedio. Cada profesional tenía a su cargo unequipo, computadora, cámara fotográfica,videograbadora, etcétera. Compaginar las diferentesproducciones era una tarea de titanes. Hoy día el procesose ha simplificado de tal manera que la producción de un“multimedio” se convertirá muy pronto en una tareaescolar más, en manos de los propios alumnos. Todos losmedios tradicionales convergirán en uno y el conceptomultimedial será trivializado en favor de un solo y únicomedio, el digital. El CD-Rom es uno de los soportes actuales para losmultimedios, se trata de un disco compacto con grancapacidad digital, información que no se borra y quepodemos consultar una y otra vez sin que se pueda dañar.Pero también hay discos compactos especiales que sepueden grabar. La capacidad de un CD-Rom aumentarácon el tiempo y se llegará a conservar una impresionantecantidad de información con una excelente calidad deimágenes. Un solo CD-Rom puede hoy día contener todoslos libros que necesitaría leer un alumno desde el primergrado de la escuela primaria hasta el último cursouniversitario. Pero, como en otros campos del saber, latecnología ha avanzado más que las ideas y lo que sevende en el mercado como “multimedios educativos” dejahoy mucho que desear. En general se repiten los viejosestilos del libro ilustrado (o hablado) tradicional. Algosemejante pasó con las primeras películas de cine que sóloimitaban el teatro y se debió esperar algunas décadas paraver nacer un séptimo arte. Aguardamos con ansias estesalto creativo también para los multimedios y los CD-Roms. Cada institución educativa podría producirartesanalmente su propia serie de CD-Roms gracias a losnuevos equipos digitales. Para ello será preciso creargrupos de trabajo interdisciplinarios y, de esa manera, latarea de diseñar instrumentos multimediales seconvertiría en una de las actividades más interesantes dela educación digital.108
  • 109. Una cámara digital sin película Se trata de un instrumento que nos permite captarimágenes en forma estática o en movimiento. La granrevolución tecnológica de las cámaras de fotos digitalesreside en que nos permiten sacar infinidad de fotografíaspudiendo trasladarlas a una computadora en formaautomática sin gastar el rollo de película sensibletradicional y eliminando los procesos complicados derevelado químico. Aquí todo es digital, nada se pierde ni sedegrada con el tiempo. Todo se conserva en la memoria dela computadora y se puede imprimir sobre papel. Nuestraexperiencia escolar al respecto es muy auspiciosa, lasalumnas llevan las cámaras digitales en sus excursiones ysin dificultad trasladan las imágenes a sus computadoraspara ilustrar simpáticas cartas personales tanto comotrabajos de investigación. Hay algo de mágico en todoello. En cambio, la cámara de vídeo digital es aún muyreciente en el mercado para llegar a evaluar su impactoeducativo. Dará lugar a nuevos estilos de arte y, sobretodo, permitirá que los aficionados logren resultados quehoy están restringidos al ámbito profesional. La cámara devídeo digital evita el engorro de las “islas de edición”analógicas tradicionales, disminuye el enorme tiempo queexigía la compaginación y simplifica la combinación deaudio y vídeo. El vídeo digital pasará en breve a ser partede la educación digital básica. Y con los proyectores devídeo digital, de todos los tamaños y calidades, lasimágenes de una computadora o videograbadora sepueden admirar en grandes pantallas. Su uso es yahabitual en presentaciones grupales o para enlaces devideoconferencia. Pronto tendremos vídeos en Internetrecorriendo el mundo en forma compactada, un vídeo deuna hora transmitido en un segundo, por ejemplo. Lavuelta al mundo en un segundo. 109
  • 110. La Educación DigitalVersión Internet Los vídeos digitales en la escuela Los “editores de vídeos digitales” estánrevolucionando la producción de imágenes enmovimiento. Trabajar con vídeos digitales en una pantallade computadora permite en poco tiempo compaginar confacilidad las imágenes previamente grabadas ovideodigitalizadas. Además, los nuevos “efectosespeciales” digitales enriquecen nuestra tarea de talmanera que muchas veces los resultados finales puedenresultar muy diferentes a los esperados a partir delmaterial pregrabado. Lo mismo sucede con el audio quegeneralmente acompaña al vídeo, ya que las tecnologíasdigitales permiten transformar con facilidad los sonidos yseguir con soltura los cambios de la imagen. Una música para todos Las herramientas digitales aplicadas a la música sonmuy variadas. Todas ellas pueden acompañar el procesode creación de una obra original. Permiten entender mejorsus partes, destacar los temas y sus variaciones,transponer de una cuerda a otra. También gracias a lamultiplicidad de generadores sonoros la combinación detonos, la construcción de series, de melodías y de ritmos sehace con extrema facilidad. Estas herramientas digitalespueden actuar acopladas a instrumentos musicalestradicionales o simulados. La educación musical es desuma importancia a cualquier edad y siempre habrá uninstrumento digital interesante para aprender y crearsonidos y silencios. Pero necesitamos maestros de músicacapacitados para enseñar en este entorno digital. Este recorrido por los instrumentos digitales de losmás variados tipos es necesariamente esquemático eincompleto pero esperamos que sea de utilidad paraquienes se inician en la apreciación digital, que, tanto como110
  • 111. la musical, requiere “hacerse un oído” atento a la polifoníasiempre cambiante de la tecnología moderna al servicio dela educación. 111
  • 112. La Educación DigitalVersión Internet XI. PRESENCIA Y TELEPRESENCIAN uestra insistencia en las comunicaciones digitales podría ser mal interpretada, como si trasluciera un desdén por la comunicación cara a cara, por el diálogo presencial en la educación. En realidad es todo lo contrario.Por que valorizamos tremendamente el encuentrohumano, la comunicación personal, es que defendemos latele-presencia. Y recíprocamente, por que conocemos laslimitaciones de los medios digitales, insistimos enrecuperar el valor insustituible del encuentro y del diálogopersonal, que también se puede dar a distancia. Presencia ytelepresencia no son antagónicas sino complementarias.Pero ello exige aguzar el entendimiento crítico, paradistinguir suficientemente entre ambas situaciones, parano hacer en una lo que corresponde en la otra y de esaforma unirlas convenientemente en una síntesis dinámica,cambiante y enriquecedora. Por de pronto, en este nuevo mundo digital, losedificios dedicados a la educación sufrirán unatransformación importante en su arquitectura. Lascomunicaciones, las redes por las que se impartirá unaeducación a distancia, permitirán una distribucióndiferente del aprendizaje en el espacio y en el tiempo.112
  • 113. Algunos espacios se reciclarán progresivamente, otrosdesaparecerán. Lo que sigue es un intento de abrir nuestraimaginación creadora ante estas transformacionespropias de una era digital. Características de la educación a distancia La educación “presencial”, establecida desde hacesiglos, ha sufrido recientemente grandes cambios, muchosde ellos provocados por las crecientes exigencias de unapoblación que requiere mayor cultura y capacitaciónprofesional pero que no puede asistir a los cursostradicionales, por diferentes razones (lejanía, trabajo,costo, etcétera). Todos los días se inauguran cursos adistancia en algún lugar del planeta pero, en general, elpúblico considera la educación a distancia como unaeducación de segunda clase o a lo sumo supletoria.Seguramente la dificultad reside en una creenciaarraigada en el valor intrínsecamente superior de laeducación presencial. Este prejuicio, pensamos, provienede una visión estática del aprendizaje. Ha sido necesarioprobar la excelencia de algunas propuestas de educación adistancia para cambiar esta imagen negativa. El tema de la educación a distancia merece seractualizado a la luz de las nuevas tecnologías. Debemosreconocer que hasta el momento no contamos siempre conbuenas tecnologías digitales para ofrecer una educación adistancia de valor. Ante todo nos enfrentamos a un dilemamoral: el miedo a la libertad. El maestro o el profesor alfrente de la clase aspira a conservar el control del procesoeducativo dentro de los límites de un programa impuestoautoritariamente. Fuera de los muros del aula, dellaboratorio o taller este control presencial desaparece y elalumno quedaría libre de hacer su voluntad. Estadistinción, empero, es equívoca. Siempre se necesitasuficiente autocontrol para convertirse en un alumnoresponsable, tanto dentro del aula como afuera. Comosabemos la conquista de la autonomía moral es un proceso 113
  • 114. La Educación DigitalVersión Internetlargo y complejo, pero es exactamente el mismo para unalumno presencial que para un alumno a distancia. Después, el temor al cambio. Este obstáculo esesencialmente cognitivo. Por ignorancia se prefiere repetirlo conocido. De allí proviene la tendencia de repetir connuevas tecnologías lo que siempre se ha hecho sin ellas.Por ejemplo, reproducir en la pantalla de la computadorael mismo texto que se encuentra en un manual impreso, elmismo mapa o dibujo, cuando se podría hacer usos demultimedios novedosos creados especialmente por cadaprofesor para sus propios cursos o utilizar imágenessatelitales on line. Esta tendencia a la repetición seobserva también en gran parte del software educativo. Enrealidad no se cambia nada, sólo se reproduce lo mismobajo un nuevo formato. Los editores de diarios, porejemplo, fueron los primeros en superar este estereotipocuando percibieron que el lector digital no queríasimplemente leer el mismo periódico en la pantalla sinootra cosa. Muchos diarios (pero no todos ciertamente) hanrecorrido un buen trecho en la creación de un nuevolenguaje digital. Pero eso no es frecuente en el mundo de laeducación, que apenas está balbuceando sus primerosbits... Finalmente, nos enfrentamos a la limitacióneconómica debido al alto costo de las comunicacionesdigitales en la mayor parte de los países. De nada valeestablecer la red digital más sofisticada si lascomunicaciones entre los usuarios, alumnos y profesoresestán limitadas drásticamente por su costo. Como dijimos,nadie podría aprender a hablar si debiera pagar unarancel para comunicarse. Aquí reside, en la actualidad, lamayor desventaja de la teleeducación respecto de laeducación presencial, donde nadie paga por minuto dehablar, escuchar o mirar. Pero sus ventajas son tambiénevidentes, los costos de desplazamiento, el tiempo y elesfuerzo que significa reunirse en un lugar para presenciaruna clase, desaparecen en la educación a distancia. Eso no114
  • 115. implica que la facilidad de comunicación por sí sola cambiela educación. El obstáculo mayor será siempre el mental. Por de pronto, el concepto de tarifa plana enInternet, es decir el pago de un canon mensual paracomunicaciones durante 24 horas del día sin restricciónalguna, configura una modalidad novedosa yreconfortante, propia del nuevo mundo digital. Laextensión generalizada de tarifas planas a todas lastecnologías de redes digitales hará posible concretar elsueño de una telepresencia, en una sola red unificada, quehasta el momento sólo se da en contadas ocasiones. A esto se suman, como dijimos, las ventajaseconómicas que provienen del ahorro en transporte quesignifica una educación descentralizada. Este costoconsiderable de la educación presencial es evidente cuandose comparan los gastos escondidos (tiempo y transporte) ylas grandes inversiones inmobiliarias (metros cubiertos deconstrucción) frente a los gastos computables (tarifasplanas) y a las inversiones en equipamientos informáticosy de comunicación, que requiere la educación a distancia.Pero el hábito presencial mantiene sus privilegios en lasociedad actual y sólo una revolución en las mentesacompañada de una explosión en las comunicacionespodrá desequilibrar el panorama educativo y conservadora que estamos acostumbrados. No nos cabe la menor dudade la catástrofe que se avecina para la educacióntradicional, centralizada y presencial cuando se confrontecon una alternativa digital, globalizada y libre. Las tres generaciones Se puede hablar de tres generaciones de tecnologíaeducativa a distancia. Primera generación (impresos):envío de textos y manuales por correspondencia,intercambio de documentos. Segunda generación(analógica): envío de vídeos, programas radiales, TVabierta, TV por cable. Tercera generación (digital): 115
  • 116. La Educación DigitalVersión Internetvideoconferencias + redes (Intranet + Internet). Enrealidad la educación a distancia más empleada por elmomento es una mezcla de ingredientes de las tresgeneraciones. En el futuro todo será digital. Estas diferentes modalidades se han extendido a losmás variados segmentos de la población y abarcanprincipalmente los niveles secundarios, técnicos yuniversitarios. Por eso la teleeducación digital impondránuevos hábitos de estudio y de enseñanza quecomplementarán los presenciales y estimulará eldesarrollo de nuevas modalidades para aprender yenseñar en todos los niveles. Estos hábitos digitales novedosos se basan en unareformulación drástica de los sistemas habituales. Lascarreras y cursos se acortan. La sociedad moderna está encontinua transformación, los conocimientos se renuevanaceleradamente y el alumno de una carrera prolongadacorre el riesgo de aprender muchas cosas inútiles que seráninexorablemente superadas por los acontecimientos. Enlugar de insistir sobre una larga y onerosa preparación,concentrada en el tiempo de la juventud, la sociedadmoderna exige a los educadores un esfuerzo deimaginación y de coraje para implantar un régimenextendido en el tiempo que ofrezca (a todos, docentes yestudiantes) las mejores oportunidades para unreciclamiento permanente de los conocimientos a lo largode toda su vida. Se calcula que en muchas clases presenciales sepierde un alto porcentaje del tiempo en transmitiroralmente o por escrito la información que podría hacerseen forma remota de modo digital. El colmo del desperdicioes llegar a una clase y copiar lo que el profesor ha escritoen el pizarrón, cuando el texto podría haber sido enviadopreviamente por red a la computadora personal de cadaalumno. Esta situación absurda es muy común y revela alas claras las limitaciones instrumentales y mentales de uncurso presencial. El retroproyector es un paso más116
  • 117. adelante pero también tiende a convertirse en un sustitutoestático de la pizarra. En cambio el uso habitual depresentadores digitales abre las puertas a una mayorinteractividad al convertir la simple ordenación deimágenes en un sistema multimedial atractivo. Queremos también enfatizar el valor decisivo delintercambio personal entre el profesor y el alumno. Contralo que algunos creen, la educación a distancia pone derelieve este aspecto en lugar de eliminarlo. Es ciertamentela base de todo el proceso educativo. Mediante latecnología digital el profesor está más cerca de sudiscípulo que muchos otros que sólo lo ven de lejos en lasclases magistrales. Existe una gran confusión de roles alrespecto. La educación presencial reivindica como propia yexclusiva esta interacción pero veremos que no siemprecumple con sus premisas teóricas. Ante todo, las exigenciasde brindar educación a un número siempre creciente depersonas de toda edad y ocupación dificulta cada día másel seguimiento individual, de carácter tutorial. ¡Cuántosalumnos han terminado una carrera universitaria sinhaber tenido un genuino contacto con un profesor titular oun investigador de primera línea! Tampoco es fácil lapráctica de evaluaciones y exámenes minuciosos ante laavalancha de candidatos en los períodos críticos del año. Una educación a distancia, en cambio, permite unaevaluación permanente del alumno, quien se encuentra enred con su profesor en todo momento, lo que disminuye lossobresaltos y las sorpresas del examen final. En suma, esbueno repetirlo, la educación a distancia refuerza lainteracción profesor/alumno, en lugar de disminuirla oanularla, como algunos imaginan. Es más, cuando elprofesor combina su telepresencia con su presenciaefectiva y tutorial puede encontrar un mejor equilibrio,disminuir la redundancia de los cursos, aprovechar mejorel diálogo cara a cara, maximizar el empleo de losrecursos disponibles, disminuir los traslados innecesarios yfrustrantes. Pero este camino de integración no es sencilloy exige una actualización permanente de los sistemas 117
  • 118. La Educación DigitalVersión Internet(redes, videoconferencias) y una capacitación pedagógicaacorde con los tiempos digitales. Sincronía y asincronía Debemos diferenciar entre momentos asincrónicos ysincrónicos en la educación a distancia. En cuanto a laasincronía, los profesores pueden mejorar y extender eldiálogo, las consultas y los comentarios críticos con susalumnos a distancia mediante el empleo del correoelectrónico a cualquier hora del día o de la noche, sininvadir la privacidad y los tiempos de su alumno. Respectode la sincronía, las salas de videoconferencias parapequeños grupos pueden permanecer permanentementeabiertas gracias al régimen de tarifa plana. En estos casoslos cursos y seminarios se suceden con naturalidad, norevisten un carácter excepcional, y todos se encontrarán adeterminadas horas del día o la noche siguiendo un ritmoque puede resultar más flexible que los habituales en laeducación tradicional. Este encuentro “virtual” también sepodrá hacer en muy poco tiempo desde las propias casasgracias a las nuevas líneas digitales telefónicas y de cablepara videoconferencias personales. Debemos reconocer que la educación tradicional(presencial) siempre ha tenido un componente nopresencial. El maestro exige tareas en la casa, los alumnosdeben remitir pruebas escritas a los profesores, hayintercambios de documentos, de fotocopias, de libros, degrabaciones, de vídeos, que perpetúan el encuentropresencial. Sin embargo, esta asincronía está limitada porlos soportes materiales de las ideas (papel, casete,etcétera), que están sometidos al deterioro, a pérdidas, ytienen a veces un alto precio. Muchos libros, por ejemplo,quedan fuera de circulación, no son reeditados, lasfotocopias se borran con el tiempo, hay que retirar loslibros y devolverlos personalmente en las bibliotecas.118
  • 119. En un campus digital, en cambio, las ideas puedenmantenerse en la red de manera indefinida a un costoínfimo, los libros nunca están agotados, se puedenconsultar tantas veces como se quiera, etcétera. Lasventajas digitales son evidentes tanto para laconservación como para el transporte. La digitalización detextos e imágenes es cada día más accesible. Los CD-Romsaseguran la conservación de grandes cantidades deinformación de bajo costo y se pueden consultar en formaremota si fuera necesario. Los cursos o seminarios de lasvideoconferencias quedan grabados en forma digital. Endefinitiva, el sistema nervioso de la educación a distanciaes la red digital que comunicará a todos sus integrantesentre sí, por correo electrónico y videoconferencia. Espacios de encuentro Todo deja prever que los lugares y momentos deencuentro en una educación digital revestirán unaimportancia primordial. Pero serán muy diferentes a losactuales. En una escuela tradicional el centro de laeducación es el aula, el ámbito sagrado, por así decir. Enuna escuela digital el aula estará distribuida por todo elestablecimiento gracias a las múltiples conexiones entrecomputadoras, y se prolongará en el hogar, como hemosexplicado anteriormente. Por esta razón será imposiblemantener las distinciones tradicionales entre estudio yesparcimiento, entre locales cerrados y abiertos, entreexperimentación y juego. También los tiempos mudarán,la clase de 50 minutos, el recreo de 10 minutos, son enrealidad el resultado de una visión convencional, pre-digital, de la educación. En la era digital esas divisiones notendrán más sentido. También cambiará el concepto y lapráctica de las vacaciones escolares, puesto que laeducación será permanente y personalizada. La escuela, en el sentido más amplio, se convertiráen un lugar de encuentro privilegiado, pero no sólo paraalumnos y docentes. Un lugar de encuentro es un lugar 119
  • 120. La Educación DigitalVersión Internetpúblico o semipúblico. Allí la gente se siente a gusto paraconversar, para descansar, para mirar, para pasear.Algunos ejemplos: salones de espera en aeropuertos, conbuenos sillones, un hall de entrada de un teatro, unarambla junto el mar. En pocas palabras, las escuelasdisponen de pocos lugares para pensar, reflexionar,intercambiar ideas, investigar y descubrir. Además, en unainstitución educativa, son raros los lugares accesibles para“los de afuera”. Proponemos, en definitiva, crear máslugares de encuentro para los visitantes y, ciertamente,para todos los alumnos y docentes. Por ejemplo, un lugar de encuentro es una galería dearte dentro de la institución, una exposición de escultura alaire libre, un anfiteatro con gradas, una fuente o unestanque con bancos, un solarium en la terraza, unmicrocine, un teatro, una cafetería, una glorieta, unacarpa para hacer música, un museo abierto al público.Además, poco a poco se abrirán las ventanas de la escuelaal mundo y aparecerá un nuevo lugar de encuentro, que sehará cada día más natural y acogedor: la sala devideoconferencias. El tema merece mayor discusión. Setrata de anticipar una realidad que será cotidiana dentrode pocos años en la educación digital, aunque ahoraparezca muy lejana e inaccesible. El aula abierta al mundo. La videoconferencia nos ofrece la posibilidad deconversar con otra o varias personas a distancia con audioe imagen en movimiento. Se trata de un instrumentonuevo en la educación cuyo impacto será de tal magnitudque nada seguirá siendo como antes cuando se distribuyaglobalmente. La videoconferencia trata de hacer “realidadla presencia virtual”, valga la paradoja. Dos grupos depersonas pueden verse, hablar y dialogar con la mayorfacilidad aunque los separe un océano. Por ahora hay dosdivisiones bien marcadas. Por una parte, los sistemas devideoconferencias “grupales” con proyectores digitales120
  • 121. sobre grandes pantallas (o TV de buen tamaño). Lasvideoconferencias grupales están de moda en las empresasy serán también de importancia para la educación, siempreque se respete el tamaño real de las imágenes de personas(es difícil dialogar con un gigante proyectado en lapantalla). Por otra, la videoconferencia “personal” que yaestá incorporada a las computadoras y permite dialogarentre dos o más personas mediante una pequeña ventanaen el monitor. A ello se agregan los nuevos sistemas colaborativosintegrados, que permiten en la misma videoconferenciaintercambiar cualquier información digital. Generalmentese utilizan los llamados “pizarrones blancos” (whiteboards) donde cada sitio manipula lo que necesita (textos,imágenes, gráficos, vídeos) y ambos pueden trabajar alunísono sobre un mismo documento durante lavideoconferencia. En el proceso educativo este dato esimportante porque las personas mientras conversan y seven pueden intercambiar “objetos digitales” o generar unonuevo entre ambos extremos. En realidad el nombre “videoconferencia” es unatraducción indebida del inglés. En inglés “conference” es eldiálogo o encuentro entre dos o más participantes y esinteractiva, multidireccional. En cambio, para quieneshablamos español una conferencia (lecture en inglés) eshabitualmente una comunicación unidireccional de uno (elconferencista) a muchos (el público), donde no hay diálogosino exposición o presentación. La diferencia es capital.Deberíamos acuñar en español para la nueva modalidadaudiovisual a distancia la palabra “videodiálogo”, pero esdifícil cambiar un uso aceptado. Lo mismo sucede con lapalabra “computadora”, que sólo se refiere a una de lasfunciones de la máquina digital, las operaciones decómputo o cálculo, aunque todos sabemos que la máquinatiene otras funciones tanto o más significativas que elpropio cálculo numérico, como el procesamiento de lapalabra, de la voz, de la imagen, el control de objetos a 121
  • 122. La Educación DigitalVersión Internetdistancia, etcétera. Pero es casi imposible modificar unaasignación convencional ya aceptada por todos. A pesar de sus evidentes ventajas el tema de lavideoconferencia es conflictivo para muchos. La presenciay la telepresencia se presentan, a veces, como posicionesexcluyentes, lo que es falso. Muchos, incluso, temen quecon la videoconferencia se pierda el contacto directo entredocente y alumno. Pero ese temor es infundado. Estecontacto es esencial, sin duda, en particular cuando revisteun carácter tutorial. Pero debemos reconocer que se da enmuy pocos lugares privilegiados. De hecho, la mayoríapadecemos una tecnología obsoleta de enseñanza en aulascolmadas donde ese contacto es inexistente. Latelepresencia, en cambio, es una solución al alcance de lamano aunque todavía pocos se atreven a implementarla. Aello se suma un ingrediente de incertidumbre económica¿no será que la educación a distancia eliminará alumnosdel aula? De ninguna manera. La educación que se limiteal aula presencial no tendrá futuro, tendrá que ofrecerambas modalidades pedagógicas: presencia ytelepresencia. La forma de complementar ambasmodalidades se convertirá en un tema central de laeducación digital. No podemos imaginar lo que será la educacióncuando la modalidad de videoconferencia (en el sentidogenuino de diálogo audiovisual a distancia) sea tan comúncomo la telefónica. Pero, para discutir este nuevo aportetecnológico en la educación hogareña a distancia, seríapreciso contar con una experiencia más desarrolladadentro de la propia escuela digital. Por el momento nosencontramos en una situación análoga a la de veinte añosatrás cuando el mundo de la informática estabarestringido a los expertos, cuando no había computadorasaccesibles para el usuario común y, menos aún, para losniños en edad escolar o para los jóvenes universitarios. Nuestras esperanzas en las videoconferenciaseducativas están fundadas en la increíble aceleración de122
  • 123. las nuevas tecnologías. Existen pequeñas cámaras devídeo adaptadas a las computadoras que pueden servirpara transmitir imágenes y sonidos de un lugar a otro dela red escolar, de esta manera dos computadorasconectadas entre sí permiten establecer un diálogo adistancia, a través de una ventana en la pantalla, cara acara dentro del mismo establecimiento y con costo cero. Yacomenzamos esta experiencia entre dos edificios delColegio San Martín de Tours. Los primeros días lasalumnas se sacaban fotografías con esas cámaras. Ahoracomienzan a emplear el vídeo a distancia con fines másinteresantes. Esta experiencia es muy valiosa y en el futurose podrá hacer desde cualquier casa. A la escuela digital le corresponde, sin duda, ofrecerestos nuevos y extraordinarios recursos educativos a todala comunidad. Es en ella donde se generarán los nuevosprogramas interactivos audiovisuales a distancia congenuino valor para la enseñanza. La posibilidad deinteractividad a grandes velocidades permitirá múltiplesconexiones multimediales. En este nuevo espacio se podrácompartir en tiempo real infinidad de bits. Pero de nadavaldrá instalar estos recursos por una imposición externadel mercado si los propios docentes y alumnos no hanexperimentado libremente con videoconferencias dentrode su propio establecimiento educativo. Debemoscomenzar ya a prestar una gran atención al asunto de lasvideoconferencias para que no se repita el accidentado (ymuchas veces insatisfactorio) proceso de introducción de lainformática en la escuela o de la televisión “educativa” enel aula y en las casas. No se trata de una tecnología para elfuturo lejano, es la tecnología de hoy y tenemos laresponsabilidad de usarla bien. Esta prodigiosa modalidad de comunicación exigeun local apropiado. Cuando el aula presencial tradicionalse vaya desmontando en función de una enseñanza mejordistribuida, tal vez ese nicho pedagógico pasará a serocupado por la sala de videoconferencias. Seguramenteesta sala llegará a tener “paredes virtuales” donde se 123
  • 124. La Educación DigitalVersión Internetproyecten las imágenes de otras salas similares endiferentes lugares del mundo. En todo caso, será muydiferente al aula encerrada en sí misma que hoyconocemos. La realidad superará la ficción. ¿Cuáles son su ventajas? La videoconferencia es interactiva. Los participantesdialogan entre sí a través de pantallas de televisión que sedisponen de manera adecuada para facilitar laconversación a distancia. Las personas pueden estarseparadas por miles de kilómetros pero el switching deuna sala a otra facilita un verdadero diálogo entre losparticipantes. Se puede buscar a una persona en otra salamediante la manipulación a distancia de la cámararemota, identificar a una persona, acercar o agrandar suimagen y conversar directamente con ella mirando a susojos. Si la “ventana” entre dos o varias instituciones estáabierta permanentemente, como lo proponemos, entoncesen poco tiempo los alumnos y profesores habrán asimiladola telepresencia como una nueva forma de diálogo. Almismo tiempo habremos incorporado nuevos espaciosvirtuales, los ajenos, sin haber invertido en más metroscuadrados de edificación. La videoconferencia es flexible.Las salas de videoconferencias se “agrandan o contraen”con facilidad. Las pantallas de vídeo pueden variar ennúmero y tamaño, de acuerdo con el número de asistentes.Para algunos eventos multitudinarios, se pueden instalarpantallas gigantes en auditorios apropiados delestablecimiento o en los patios. Las videoconferencias con fines educativos debentener una amplia libertad de uso. Sabemos que nadieaprende por “paquetes”, el niño aprende a hablar porqueestá inmerso constantemente en un ambiente lingüísticocon total libertad. La sala de videoconferencias essimultáneamente una sala de videograbación. Cuenta convideograbadores y los docentes y alumnos podrán grabarautomáticamente sus clases en vivo mientras están124
  • 125. comunicándose, de esa manera, al cabo de un año lectivo,las instituciones involucradas contarán con una videotecade inapreciable valor didáctico, con una nueva memoriaaudiovisual. Los nuevos nichos educativos Las redes digitales permiten alcanzar muchasempresas, instituciones y hogares que podrán beneficiarsede una educación de calidad superior a la que actualmenteno tienen acceso debido a los altos costos de traslado a launiversidad presencial, al compromiso horario exigente,al tipo de actividad laboral de muchos profesionales,etcétera. Por estas razones, las principales universidadesdel mundo han incorporando servicios de educación adistancia con ayuda de las nuevas tecnologías digitales,que mantienen el mismo grado de calidad y otorganexactamente los mismos títulos académicos. Se estáconstituyendo de manera acelerada una red globaluniversitaria a la que, en un futuro, se podrán conectar loshogares que lo deseen. Es difícil imaginar estos cambios sinabandonar el molde presencial donde nos hemos formado. Por lo pronto, la educación a distancia “sale” enbusca del alumno donde se encuentre y no le pedirá queconcurra a una sede central. Se lo instruiráconvenientemente para interactuar desde su casa, oficinao empresa. En un futuro esta actividad será tan comúncomo hablar por teléfono. Mientras la universidadpresencial es de tipo “centrípeto” y requiere la confluenciasimultánea en una misma sede de alumnos y profesores, laeducación a distancia es “centrífuga”, es decir se irradia atodo el planeta. Por consiguiente la estimación costo/beneficiodeberá realizarse con nuevos parámetros, basados en el“peso” de la información más que en el espacio ocupadopor aulas, talleres, laboratorios y bibliotecas. La cantidadde información que se envía por unidad de tiempo depende 125
  • 126. La Educación DigitalVersión Internetdel ancho de banda del canal de comunicación. Uncrecimiento armonioso y rentable debe conjugar, poretapas, las diferentes modalidades de comunicación. Amedida que aumenten los requerimientos educativos seinstalarán nuevos canales de comunicación. No hay límiteteórico para crecer en este mundo digital. Un nuevo tipo de profesor y de alumno El profesor que participe en la educación a distanciadebe cumplir varios requisitos indispensables. Dominar perfectamente la tecnología educativa adistancia. Los profesores deberán capacitarse en el uso delas nuevas tecnologías (esencialmente correo electrónico yvideoconferencias). Esta capacitación será permanentedebido a las exigencias siempre cambiantes de laeducación a distancia y a las nuevas oportunidades queofrece la renovación acelerada de las tecnologías. Estar bien equipado en su domicilio o lugar detrabajo. Para brindar una enseñanza de calidad es precisoque el docente disponga en su casa del equipamientoinformático y de comunicaciones considerado estándar.Este equipamiento deberá actualizarse periódicamente. Adquirir nuevos “hábitos digitales”. El proceso detransición de un mundo académico predominantementeanalógico y presencial a un mundo digital y virtual eslento. El profesor debe aprender a eliminar, dentro de loposible, la información impresa y reemplazar el papel porbits. Por una parte debe habituarse a establecer una rutinadiaria de correspondencia electrónica con sus alumnos ycolegas. Por otra, desarrollar nuevos criterios paraconvertir a la telepresencia en un ambiente creativo y dediálogo permanente. Brindar una atención tutorial a sus alumnos adistancia. La teleeducación aproxima a los participantes126
  • 127. de una manera muy peculiar, intensa y cordial. El profesordispondrá de más tiempo libre para dialogar con cada unode sus alumnos y colegas a través de las redes y de lasvideoconferencias. Todo lo dicho vale obviamente para el alumno. Elalumno a distancia recibirá toda la capacitación necesariapara operar con las computadoras y las redes con soltura,y con la práctica aprenderá a participar con el mayorprovecho en las videoconferencias. Una de las ventajasmás notables de la educación a distancia es la conexiónpermanente entre el alumno y el profesor a través delsistema digital. Por consiguiente el alumno podrá serevaluado con una periodicidad mayor que la habitual. Estaevaluación incluye la corrección a distancia de tareas ytrabajos prácticos. Algunos exámenes podrán realizarsetambién por entrevistas personales en videoconferencia. 127
  • 128. La Educación DigitalVersión Internet XII. TALENTO Y DISCAPACIDADE l concepto de educación digital debe extenderse también a la educación especial. Es en el terreno de la atención a la discapacidad mental y física donde con seguridad los recursos de las nuevas tecnologías informáticas y de comunicacioneshan producido los cambios más insospechados en losúltimos años. La asistencia de niños y adolescentes condeficiencias motoras, sensoriales y cognitivas ha llevado aldesarrollo de “prótesis informáticas” de los más variadostipos. Se puede afirmar que la mayor parte de losproblemas que presenta un usuario discapacitado paraoperar una computadora cuentan ya con una solucióntécnica, la cuestión es llevar a la práctica cotidiana lo quemuchas veces recién acaba de emerger del laboratorio deinvestigación. La escuela digital especial comienza, ante todo, porconceder un libre acceso al establecimiento educativo, yasea para seguir un curso presencial como para participaren programas de educación a distancia, en particular através de redes y videoconferencias. Esta libreaccesibilidad debe extenderse al propio hogar y no sólo ala escuela.128
  • 129. Nos encontramos aquí ante el tema apasionante delos “hogares inteligentes” donde el miembro discapacitadode la familia tiene acceso a una multiplicidad de “controlesde entorno” que mejoran su calidad de vida y suindependencia. Desde una silla de ruedas, por ejemplo sepuede controlar la luz, la TV, la radio, loselectrodomésticos, los cerramientos, etcétera. La escueladigital especial, de alguna manera, comienza en la propiacasa. Una buena oralización de un niño sordo promueve suincorporación al mundo oyente y, por esta razón, debeaprender a utilizar el teléfono desde su casa o la escuela.Para ello será necesario adaptar la red de comunicacionesexistente con “sistemas aumentativos” de audio omediante la conexión por modem a una computadora. El derecho a comunicarse Por lo que hemos dicho, la libre accesibilidadcomienza necesariamente con la eliminación de barrerasfísicas, construcción de rampas, baños, cabinas telefónicasadaptadas, etcétera, pero no termina allí. El umbral másdifícil de transponer es el mental, no el físico, el acceso alconocimiento más que el acceso al local de la escuela.Todos conocemos ejemplos lamentables, que pueden llegarincluso al ridículo, de exigencias curriculares que unalumno discapacitado no puede evidentemente cumplirdentro de una escolaridad ordinaria. Frente a estassituaciones cristalizadas en tantas escuelas tradicionales,el uso de instrumentos digitales permitirá resolver, casopor caso, los problemas e integrar con naturalidad a losalumnos discapacitados. No es un problema técnico, es undeber de solidaridad y un derecho a la comunicación delconocimiento. Nuestras primeras experiencias con el modemtelefónico (que al poco tiempo completamos con el modemradial) fueron realizadas en un colegio de alumnos condeficiencias auditivas, el Instituto Oral Modelo de BuenosAires, a comienzos del 80. Fue una demostración 129
  • 130. La Educación DigitalVersión Internetconcluyente de la recuperación del teléfono para el usuariocon deficiencias auditivas. En efecto, cuando Graham Bellconstruyó el teléfono excluyó a los sordos e hipoacúsicosdel nuevo mundo de las telecomunicaciones. Fue una tristeparadoja pues Bell era profesor de sordos, estaba casadocon una mujer sorda y todos sus esfuerzos estabanencaminados para mejorar la comunicación con ellos. Poreso la telefonía analógica significó un doloroso paso atrásen este proceso. Felizmente, la telemática digital salvó lasituación cien años después del gran invento de Bell. Ahoralas personas sordas pueden usar el teléfono vía modem yes esencial que los niños deficientes auditivos aprendan ahacerlo desde pequeños. En el Instituto Oral Modelo el resultado fue notable.Entonces nuestras experiencias parecían mágicas ¡enseñara usar el teléfono a un niño sordo! Nuestro argumento fueque toda computadora parecía diseñada expresamentepara una persona con discapacidad auditiva. El modemresultó ser el nexo perfecto con el teléfono y así logramosrealizar las primeras comunicaciones por computadoraentre escuelas de sordos de los EE.UU. y de la Argentinacon el mayor de los éxitos (¡a sólo 300 bps!), cuando pocosimaginaban una conexión telefónica entre deficientesauditivos. El lema que nos guía es : “adaptar las máquinas alusuario y no a la inversa”. Muchas veces se carga sobre elusuario todo el peso de la adaptación cuando se trabajacon equipamientos inadecuados. En realidad lascomputadoras son proteiformes, se pueden transformaren cualquier otra máquina adaptada a las necesidadesintelectuales más sutiles tanto como a las normasergonómicas más exigentes. También aquí debepromoverse un cambio profundo de actitud por parte demuchos educadores y rehabilitadores que no siempre estánactualizados en el tema de las nuevas tecnologías. Lo queera imposible de imaginar hace un par de años hoy está enel mercado y se puede aplicar con éxito en la mayor partede los casos. Veamos algunos ejemplos de barreras que130
  • 131. han sido eliminadas definitivamente para trabajar concomputadoras. El obstáculo del teclado Comencemos por el teclado de una computadora,que es el primer obstáculo que se presenta para un alumnocon problemas motores. En muchos casos basta con unteclado de mayor tamaño para facilitar la tarea. En otros,donde los movimientos de manos y dedos son limitados esconveniente emplear teclados de tamaño reducido quecaben en la palma de una mano. Otros usuarios que sufrenmovimientos involuntarios e incontrolables de las manospueden resolver su problema usando un protectortransparente con perforaciones sobre el teclado que dejanintroducir el dedo en la tecla buscada sin tocar lasadyacentes. Existen también sistemas de software quepermiten controlar todas las funciones con un solo dedo (eleasy access de Macintosh, por ejemplo) y eliminan ademásel uso del mouse. En los casos más severos, donde hayimposibilidad total de mover las manos, el teclado sepuede obviar totalmente, se lo reemplaza con un “tecladovirtual” que aparece en la pantalla de la computadora. Eneste caso el usuario puede accionar cada tecla a través deun puntero electrónico que controla con movimientos de sucabeza, por ejemplo. Otras veces es posible usar un cursorque se desplaza sobre la pantalla a velocidad constante yque se detiene a voluntad en la letra o símbolo (puede seruna frase) mediante un simple interruptor. Este es elmétodo que ha elegido el famoso físico inglés, StephenHawking, cuadripléjico y ya sin capacidad de hablar, pararedactar sus textos y para comunicarse. Un “sintetizadorde voz”, instalado en la computadora convierte el texto enhabla sintética. De esta manera ofrece sus conferencias yse comunica en su vida diaria con asombrosos resultados. Esta prótesis informática ya es muy difundida. En elmercado hay más de un centenar de sintetizadores de voz.La mayor parte son para el idioma inglés (donde existen 131
  • 132. La Educación DigitalVersión Internetmúltiples opciones, como voz infantil, adulta, masculina ofemenina), pero también existen sintetizadores para otraslenguas. Ello implica que todo lo que “entra” en unacomputadora puede “salir” por voz; en lugar de “leer eltexto” en la pantalla se puede “oír” cualquier texto a lavelocidad de emisión más adecuada. Los sintetizadores devoz prestan una ayuda considerable a las personas condiscapacidades de lectura tanto como a los ciegos ydisminuidos visuales, como veremos más adelante. Cuando el usuario conserva las funciones del hablatambién se puede usar un acceso vocal por micrófono ensustitución del teclado. En estos casos es precisoincorporar un sistema de “reconocimiento de voz” a lacomputadora. El usuario repite un número de veces lamisma palabra, letra, símbolo o cifra hasta que la máquinaaprende a reconocerlas. Algunos modelos comerciales noreconocen más que “la voz del amo” pero ya estándisponibles sistemas más universales. Con un sistema reconocedor de voz, además deescribir se pueden hacer cosas tan extraordinarias comodibujar dando órdenes en voz alta a la computadora. Deesta manera, después de un largo entrenamiento, tuvimosel privilegio de comprobar cómo un arquitectocuadripléjico pudo llegar a diseñar complejos proyectos deedificios ¡con su voz! Hasta ese momento nadie habíausado el área cerebral del lenguaje para dibujar, lacomputadora debió actuar en este caso como unaverdadera prótesis intelectual. Este caso, en tantossentidos ejemplar, nos abrió las mentes acerca de lasaplicaciones humanitarias de las máquinas digitales en lasociedad moderna. Pero además nos demostró quepodríamos acostumbrarnos todos a trabajar al unísonocon las manos y la voz en una computadora debidamenteequipada.132
  • 133. El obstáculo de la pantalla Evidentemente, como dijimos antes, la computadoramoderna con su monitor parecería haber sido construidaex profeso para ser utilizada por discapacitados auditivos¡y para excluir a los discapacitados visuales! Felizmente enestos últimos años estas limitaciones en el soporte delectura visual se han ido superando. Por una parte, lascomputadoras pueden controlar con facilidad unaimpresora Braille, que hará las veces de soporte de lecturatáctil. Por otra, como dijimos, existen sintetizadores devoz en el mercado que brindan un invaluable apoyo aquienes padecen una deficiencia visual. En estos casos lainformación visual de la pantalla estándar se transfiere auna información auditiva. Pero una cosa es lapresentación simultánea de todo el texto en una páginaelectrónica y leer las palabras moviendo los ojos sobre lapantalla, otra es el reconocimiento secuencial de laspalabras y frases en el habla sintética. El procesamientovisual de la palabra escrita y el auditivo de la palabrahablada activan áreas diferentes de la corteza cerebral. Espreciso crear un hábito cognitivo especial para aprovecharlos recursos formidables de esta tecnología de la vozsintética. En la actualidad las computadoras combinantambién la síntesis de la voz con el reconocimiento decaracteres impresos (sistemas OCR). Existen equipos en elmercado que permiten la lectura de cualquier libro opágina impresa. El texto se hace pasar por un scanner y lainformación escrita es procesada por la computadoramediante un software apropiado que la convierte en voz.Algunos equipos cuentan con suficiente inteligenciaartificial y mejoran la performance vocal a medida queprogresa la lectura automática del texto. De esta manerauna persona con deficiencia visual puede tomar cualquierlibro de una biblioteca, colocarlo en la máquina y escuchartranquilamente su contenido. Evidentemente lo mismo 133
  • 134. La Educación DigitalVersión Internetsucede cuando consulta un texto por Internet. Estatecnología abre un nuevo panorama en la educación deldiscapacitado visual pero aún no se ha difundidosuficientemente, no sólo por su costo sino por la falta decapacitación de los instructores tradicionales. Finalmente el tamaño de las letras en la pantalla sepuede variar a voluntad. Esta es una de las mayoresventajas de la presentación visual de una páginaelectrónica. El lector puede seleccionar el tamaño y el tipode letra que le resulte más cómodo. Es más, algunosequipos ofrecen como opción un sistema de “lupaelectrónica” para recorrer cualquier texto de la pantalla.Todos los textos (e imágenes) en la pantalla puedenamplificarse varias veces. Un alumno con una seriadisminución visual puede aprovechar este nuevo recursoincorporado en la computadora para escribir sus apuntes oleer sus programas y textos. En definitiva, superados los obstáculos del ingresode información por teclado y de la lectura de lainformación por pantalla, la computadora se convierte enun instrumento de valor incomparable para brindar unaauténtica igualdad de oportunidades a todos los alumnosde la escuela digital, independientemente de sus talentos odeficiencias. Una computadora debidamente adaptada alas necesidades del alumno discapacitado le permitiráparticipar en el proceso de aprendizaje con plenitud, tantoen la escuela como en la casa. Nosotros tuvimos la oportunidad de ver de quémanera un joven débil mental organizaba su espaciointelectual con la precisión de un técnico avezado cuandole enseñamos a ordenar su colección de discos compactosde audio. No se contentó con ingresar minuciosamente lostítulos de las canciones y los nombres de los músicos, sinoque agregó, ante nuestra admiración, muestras sonoras decada obra y además digitalizó las figuras de las tapas desus discos. Esta tarea de intensa concentración y de largaduración, muchas veces árida y siempre compleja, no134
  • 135. podría haber sido resuelta con los medios tradicionales deuna educación especial. Los instrumentos digitales, enefecto, amplifican las capacidades humanas, lasarmonizan. Una base de datos es, en definitiva, unaprótesis para nuestra memoria. En realidad todos tenemos alguna discapacidadrelativa, por eso las tecnologías que se han desarrolladopara ayudar a las personas con deficiencias orgánicas ymentales son de enorme valor para la comunidadeducativa en su integridad. ¡Cuántas dificultades físicas omentales han sido superadas gracias al uso de estosinstrumentos prodigiosos! El camino que se ha recorridoen este sentido es inmenso si tomamos en cuenta el cortotiempo de implementación de estas nuevas tecnologías.Muchas veces es gracias a un alumno discapacitado que laescuela se atreve a incorporar nuevos recursos digitalespara todos. La era digital promueve activamente lasolidaridad entre las personas al permitir aproximarnos alas máquinas de manera más natural. La expresión del talento individual Al analizar las ventajas de la digitalización paraayudar a las personas con discapacidades no hacemos másque poner en evidencia nuevas maneras de descubrir lostalentos individuales. A veces estos talentos sonexcepcionales y precoces. En efecto, mucho se discute en laeducación moderna las ventajas o inconvenientes de unaenseñanza “especial” para los alumnos mejor dotados. Esmás, la detección precoz del talento excepcional formaparte de algunos programas escolares. Pero hemos tenidotambién la oportunidad de asistir al despliegue de talentosexcepcionales aun antes de toda escolaridad formal,especialmente en las áreas del lenguaje escrito, del dibujo ydel cálculo cuando se dispone de las herramientascomputacionales adecuadas. A medida que se difundanestas tecnologías veremos aumentar el número dealumnos excepcionales y disminuir consecuentemente la 135
  • 136. La Educación DigitalVersión Internetnecesidad de darles un tratamiento especial. Toda lacomunidad educativa irá pasando progresivamente aniveles superiores de rendimiento intelectual en la eradigital. En realidad, todos los niños se beneficiangrandemente con el empleo de los nuevos instrumentos, elproblema es que no siempre se los sabe emplearcorrectamente. Este libro no da ninguna receta paraconseguir resultados garantizados y seguros, más bienhemos tenido el cuidado de insistir en el largo tiempo deasimilación que requiere una comunidad educativa paraadquirir hábitos digitales genuinos. Pero podemosasegurar que, cuando nos encaminamos correctamentepor esta vía, aparecen muchos talentos insospechadostanto entre los profesores como entre los alumnos.Creemos firmemente en el potencial escondido en todosnosotros y hemos experimentado incontables veces hastaqué punto es posible expresar la riqueza de estascapacidades con las formidables herramientas disponibles.136
  • 137. 137
  • 138. La Educación DigitalVersión Internet CONCLUSIONES"Muchas veces me dicen que me anticipo a propiciar cosasque sólo serán posibles de aquí 30 o 40 años. Pero eso no esexacto, porque preconizo lo que es actual y urgente, que yaexiste en los países adelantados, mientras que miscontradictores no lo saben porque están 30 o 50 añosatrasados y lo ignoran." Bernardo A. Houssay (Premio Nobel de Medicina, 1947) Llegados a este punto intentaremos resumir losconceptos centrales de la educación digital y esbozaralgunas conclusiones. Esperamos haber demostrado que laera digital no nos aguarda en un futuro lejano sino que yavivimos en ella. Pero muchos ignoran este hecho elementaly persisten en viejos hábitos. Nosotros no nosadelantamos a los tiempos ni invocamos un futuroutópico. Todo lo contrario, hemos tratado de concretaraquí y ahora lo que ya está disponible en las mentes y en lasmáquinas modernas. Hagamos un rápido repaso. Desde el punto de vista práctico, especialmente aaquellos lectores que aún no se han iniciado en el mundo138
  • 139. digital, les sugerimos comenzar cuanto antes, sin temor niansiedad, pero siguiendo algunas recomendaciones queprovienen de nuestra experiencia con cientos de alumnos ydocentes. Empezar con algún curso de procesador detextos (se pueden probar diferentes modelos de máquinasy plataformas, luego eligirá la que más le plazca). Exigirclaridad y cursos personalizados sin jerga técnica.Aprovechar doblemente la práctica computacional usandoprogramas en inglés, el lenguaje universal de Internet, queserá imprescindible para abrirse al mundo digital. Una vezdominado el procesador de textos podrá comprarse,entonces sí, una computadora. Pero convendrá asesorarsebien en esta compra ya que se trata de una inversión, no esun gasto. No conviene tampoco atarse a ningún equipo ysistema. Le recomendamos que cambie de máquina concierta frecuencia y deje que su sentido común lo ayude adar los próximos pasos. No hay una edad para ingresar enel mundo digital. Cada generación sabe más que laanterior; como dice Negroponte, cada generación es másdigital que la precedente. La tecnología se simplificacontinuamente. Pueden aprender en el mismo lugar niñosde primaria con adolescentes y personas mayores, cadacual a su ritmo y en diferentes proyectos. La educacióndigital no discrimina, pero la escuela no podrá crear unhábito digital si el docente no ha logrado incorporar lainformática y las telecomunicaciones en su vida diaria. Desde el punto de vista teórico podemos asegurarque el conocimiento no se deforma al transmitirse de unpunto a otro del planeta pues, en el mundo digital, todo se“transforma” para preservar la invariancia del mensajeoriginal. Quien recibe es quien decide cómo procesar elmensaje, basta que llegue en forma de bits. Por eso laeducación digital es un estilo de transmitir conocimientosque se ha liberado de la fragmentación de los medios decomunicación que nos obligaba a padecer las limitacionespropias de cada canal y nos sometía a la competencia,muchas veces salvaje, entre esos medios. En el mundodigital, por el contrario, hay un único medio, el digital. 139
  • 140. La Educación DigitalVersión Internet Por consiguiente hemos recuperado la unicidad delmensaje educativo. Este hecho, absolutamente central,pero aún mal comprendido, nos obliga a replantear lacentrifugación absurda de las disciplinas, a cuestionar lasbases mismas de la educación actual. Durante siglos, enefecto, hemos levantado muros impenetrables entre losconocimientos, entre las artes y las ciencias, al mismotiempo que hemos separado a las culturas, y a los pueblos,en compartimentos estancos. Sabemos que esteparcelamiento artificial ha infligido graves heridas a laeducación en la teoría y en la práctica. Pero ahora han comenzado a derrumbarseestrepitosamente estos muros artificialmente construidospor la ignorancia y la soberbia gracias al tremendoimpacto de las comunicaciones digitales. Asistimos,reconfortados, a una vuelta a Leibniz, precursor de lanueva era digital y enemigo de crear fronteras entre losconocimientos y entre los pueblos. Todo mensaje que sedigitaliza se puede transmitir sin obstáculos a todo elplaneta. Por las nuevas redes digitales podrá transitar laenorme riqueza cultural de un nueva sociedad sinfronteras. Y un mundo mejor educado será un mundo másjusto y solidario. FIN140
  • 141. 141
  • 142. La Educación DigitalVersión InternetLos autores A. M. Battro es doctor en medicina (Universidad deBuenos Aires) y en psicología experimental (Universidadde París). P. J. Denham es licenciado en informática(Universidad del Salvador). Los autores se han dedicado desde 1980 a lastecnologías digitales en instituciones educativas deAmérica y de Europa. Han implementado, además, sistemas informáticos yde comunicación para personas con discapacidadrecibiendo un amplio reconocimiento internacional enestas especialidades. Han publicado numerosos trabajos entre ellosComputación y aprendizaje especial (A. M. Battro, 1986) yDiscomunicaciones (A. M. Battro y P. J. Denham, 1989).142